RSS

Archivo de la etiqueta: Zoología

Osos

Familia Ursidae.

Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus).

Tamaño: Entre 1,2 – 2 metros de largo.

Peso: Entre 100 – 200 kilogramos para los machos y 35 – 82 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita principalmente en los bosques húmedos de la Cordillera de los Andes (Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela) aunque a veces desciende a zonas más desérticas y bosques secos.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 3 crías después de un periodo de gestación que oscila entre los 5,5 – 8,5 meses. Los oseznos recién nacidos no suelen pesar mucho más de 300 gramos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El oso de anteojos, también conocido como oso andino es la única especie de su género y uno de los mamíferos de mayor tamaño de América del Sur. Lo que más caracteriza a esta especie es la presencia de manchas blancas o amarillentas en torno a los ojos, que en ocasiones llegan a la zona de la garganta y pecho, aunque en algunos especímenes pueden faltar totalmente las manchas claras en el rostro. El patrón del dibujo de tales manchas varía de un individuo a otro. El color de pelaje más común es el negro, aunque se encuentran ejemplares de color marrón y, con mucha menor eventualidad, de color rojizo. Sus garras, muy adaptadas para trepar a los árboles, poseen afiladas uñas. Su cuerpo en ocasiones recuerda en gran medida al de los primates, de ahí que en muchos lugares dieran lugar a mitos y leyendas referidas a “hombres salvajes peludos que viven en las selvas”. Como casi todos los osos, el de anteojos es omnívoro, aunque parece que siente predilección por lo vegetal: Hojas, frutos, bayas, raíces, hongos, etc. Insectos, pequeños reptiles, peces, roedores y algunas aves también entran dentro de su dieta aunque en menor proporción. El oso de anteojos es un animal solitario y preferiblemente de hábitos diurnos, además, en áreas boscosas establecen senderos que permiten un desplazamiento rápido entre áreas alejadas, así como la comunicación intraespecífica a través de marcaje por medio de rasguños y olor por medio de feromonas. En la actualidad este oso se encuentra amenazado ya que en el pasado fue objetivo de una caza muy intensa que ha prevalecido hasta nuestros días, ya que en algunas culturas se le considera un peligro aunque en otros es visto como un animal totémico y se le protege.

Oso de anteojos

Oso Grizzly (Ursus arctos horribilis).

Tamaño: Poseen una longitud media de 2 metros. Algunos especímenes excepcionales (machos) pueden alcanzar más de 3 metros de largo.

Peso: Entre 180 – 360 kilogramos para los machos y 130 – 180 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita principalmente en tierras altas del Noroeste de Norteamérica (Estados Unidos y Canadá), con una mayor densidad de población en el estado de Alaska y muy presente en los estados de Idaho, Montana, Washington y Wyoming. Parece ser que también están presentes en la siberiana Península de Kamchatka.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 4 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 8 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 500 gramos.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El oso grizzly es el tercer oso en tamaño, solamente por detrás del polar y del kodiak, convirtiéndolo así en una animal extraordinariamente poderoso y que ocupa uno de los primeros puestos en la cadena alimentaria en América del Norte. Nos encontramos pues ante un oso de color marrón, subespecie del oso pardo (Ursus arctos), diferenciándose de este en que sus garras son proporcionalmente más grandes, además de una porción de pelo color plateado que poseen en la espalda y al que debe este animal su nombre. El grizzly posee una “joroba” característica formada por masa muscular que potencia las patas delanteras del animal y lo ayuda a excavar guaridas rápidamente, sin embargo, las patas traseras siguen siendo más potentes que las delanteras, ya que los músculos de sus cuartos traseros son lo suficientemente fuertes como para que el oso pueda apoyarse únicamente sobre ellas, y hasta le permiten caminar cortas distancias en forma bípeda. Puede alcanzar la nada despreciable cifra 55 kilómetros por hora al correr. Este oso se alimenta principalmente de frutos, corteza de árboles, pastos, insectos y además caza presas de gran tamaño como son los caribúes, renos, venados e incluso crías de bisonte. Los salmones y truchas también entran dentro de su dieta habitual. Antes de entrar en hibernación, el grizzly pasa por un periodo de hiperfagia durante el cual puede aumentar unos 180 kilogramos El grizzly es un mamífero muy agresivo, territorial y competitivo que a pesar de su tamaño puede escalar árboles sin dificultad y suele enfrentarse a otras especies de oso para acceder al alimento. Las hembras por su parte, son mucho más agresivas cuando tienen crías, y aunque el ser humano no forma parte de su dieta cotidiana, la presencia del hombre puede ser peligrosa, ya que las madres suelen matar e incluso devorar a quienes representan un peligro para sus pequeños oseznos. El 70% de los ataques a humanos ocurridos han sido por parte de los osos grizzly aunque estos normalmente suelen evitar todo contacto con las personas. El 5 de Octubre de 2003, se produjo una tragedia cuando un oso mató y devoró al ecologista Timothy Treadwell y a su novia Amie Huguenard. En el documental Grizzly Man, el director alemán Werner Herzog trazó una semblanza de la relación de Treadwell con los osos, basándose en el extenso material audiovisual que fue autorizado a consultar. En el año 2011, un turista fue muerto por un grizzly en el Parque Nacional de Yellowstone, hecho excepcional que no se había repetido desde 1986. Los incendios forestales, la tala masiva de pinos, el cambio climático, su baja tasa de natalidad y las matanzas realizadas por representar un peligro para los humanos, han puesto en amenaza a esta especie, la cual se encuentra actualmente protegida.

Oso grizzly

Oso Kodiak (Ursus arctos middendorffi).

Tamaño: Los mayores individuos pueden superar los 2,44 metros de longitud.

Peso: Entre 360 – 635 kilogramos para los machos y 225 – 315 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita en regiones frías del Sur de Alaska e islas adyacentes (Archipiélago Kodiak).

Reproducción: Las hembras suelen parir 2 – 3 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 8 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 450 gramos. La tasa de mortalidad de estos cachorros es mayor que en otras especies de osos, algunos machos adultos atacan a las crías para poder aparearse con las madres, ya que las hembras solamente lo hacen cada 4 – 5 años.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El oso kodiak, también conocido como oso gigante de Alaska, es una subespecie de oso pardo de gran tamaño, solamente por detrás o prácticamente igualado al oso polar. Este oso en particular es de color marrón, con un pelaje más largo y especie que otras subespecies de oso pardo. Sin embargo, puede tener cualquier coloración de marrón, algunos de ellos son de color marrón claro y otros son de color muy oscuro. La coloración general en la cara será más ligera que en el resto del cuerpo. Esta es la manera de distinguirlos del oso grizzly (Ursus arctos horribilis). De cuerpo robusto y enorme cabeza, el oso kodiak posee una mandíbula muy poderosa y unas garras retráctiles muy agudas y largas. Compensan su deficiente vista con un sentido del olfato extraordinariamente desarrollado. Son excelentes nadadores y corriendo pueden alcanzar velocidades de hasta 56 kilómetros por hora. El oso kodiak se separó del oso grizzly hace unos 10.000 – 12.000 años atrás durante la última edad de hielo. Estos osos en particular fueron capaces de convertirse en un tamaño mucho mayor debido al hecho de que no tienen depredadores naturales en la zona, y el vasto suministro de alimentos les permitió prosperar. Debido al clima más frío en el que viven, la hibernación se convirtió en una parte necesaria de sus habilidades de supervivencia. Es un animal solitario que solo forma grupos cuando se trata de una hembra y sus crías, además cabe destacar que sus hábitos son principalmente diurnos, aunque pueden llegar a ser nocturnos cuando se enfrentan a competencia. Se alimentan principalmente de raíces, frutos, pastos, salmón (Mayo – Septiembre), focas, ciervos y alces, una dieta plenamente omnívora como la gran mayoría de los osos. Se les considera animales inteligentes. Estudios recientes han señalado que presentan actitudes similares a los perros. Son tranquilos mientras no sientan amenaza o peligro. Cuando están en cautiverio son sumisos y evitan tener contacto con la gente. Debido a su reducida área de distribución, esta especie no tiene una gran cantidad de población y se han mostrado ya algunos signos de endogamia. Se cree que la limitada región en la que viven es la razón principal por la que son más propensos a tener problemas con enfermedades y parásitos que cualquier otra especie de oso. En años anteriores, la caza se practicaba de manera desmedida, argumentando que representaban un peligro para el ser humano. En la actualidad se estima que existen unos 3.500 ejemplares en libertad. Su esperanza de vida en el medio salvaje es de unos 20 años.

Oso kodiak

Oso Malayo (Helarctos malayanus).

Tamaño: Entre 1,2 – 1,5 metros de longitud. Los machos son entre un 10% y un 20% más grandes que las hembras.

Peso: Entre 27 – 80 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Habita en los bosques tropicales del Sudeste Asiático (Birmania, Tailandia, Camboya, Laos, Vietnam Indochina, Malasia, Malaca, Sumatra y Borneo, en menor medida en India y Bangladesh).

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 3 – 6 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 280 – 325 gramos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El oso malayo es la especie más pequeña de úrsido que existe en la actualidad. Además de su tamaño, el oso malayo se diferencia fácilmente de otras especies de osos por su forma alargada, orejas pequeñas, cola prácticamente inexistente (con sólo 3 centímetros, resulta difícil verla a cierta distancia) y patas y cuello proporcionalmente más largos. El manto de pelo es corto y negro, excepto en el hocico, ojos y pecho, donde varía entre el amarillo blanquecino y el anaranjado. Presenta en el pecho una mancha, generalmente en forma de U muy abierta. Las plantas de los pies están desnudas, y por delante de ellas destacan las fuertes, largas y ganchudas zarpas de sus dedos, especialmente los anteriores. Esta característica permite a los osos malayos trepar a árboles altos hasta su copa, donde se alimentan de frutos, sobre todo de cocos que parte sin dificultad con sus poderosas mandíbulas. De hábitos preferentemente nocturnos, el oso malayo usa preferentemente el sentido del olfato para encontrar comida, mientras que su vista es pobre. Además de cocos, el oso malayo se alimenta principalmente de insectos, lagartos, pequeñas aves, mamíferos y materia vegetal. Debido al benigno clima de su ecosistema, los osos malayos no hibernan, esto permite a las hembras tener una camada de dos oseznos cada año. Esta especie se encuentra actualmente en peligro de extinción debido a la caza ilegal (sobre todo para obtener su bilis, la cual es usada como remedio en la medicina china tradicional) y a la deforestación de su hábitat.

Oso malayo

Oso Negro (Ursus americanus).

Tamaño: Entre 1,4 – 2 metros de longitud.

Peso: Entre 60 – 275 kilogramos para los machos y 40 – 180 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita en bosques y montañas desde el Norte de Alaska y Canadá hasta la Sierra Gorda de México, estando presente a su vez tanto en la costa atlántica como la pacífica de América del Norte. También parece adaptarse con facilidad a zonas de arbustos, ciénagas y bosques subtropicales.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 7 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 350 gramos.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El oso negro es el más común y extendido en América del Norte. El color de su pelaje varía del negro al blanco, pasando por numerosos matices: Chocolate, marrón, canela y rubios son colores bastante más frecuentes en los bosques del oeste de Estados Unidos y en Canadá que en las regiones del Este. En algunas regiones del Sur de Alaska hay una subespecie de oso negro cuyo pelaje es de un color blanco mate. Algunos individuos tienen una o más manchas blancas sobre el cuello o en el pecho. El oso negro muda y su gruesa piel le protege contra las picaduras de los insectos y contra los rigores del invierno. El oso negro posee ojos pequeños, orejas redondeadas, un largo morro puntiagudo de color marrón, y una cola relativamente corta (8–14 cm). Sus ojos son marrones, teniendo una visión no es especialmente buena pero la experiencia pone de manifiesto que le permite distinguir los colores. En cambio, su oído y su olfato están muy desarrollados; su lengua ágil y sus labios móviles le permiten comer pequeñas bayas y hormigas. Los osos negros son capaces de tenerse de pie y de andar sobre sus patas traseras: Éstas son ligeramente más largas (13 – 18 centímetros) que las patas delanteras. Cada pata está dotada con cinco dedos con garras no retráctiles utilizadas para rasgar, cavar y subir a los árboles. A pesar de su tamaño y su peso, los osos negros son asombrosamente ágiles en sus movimientos. Se desplazan en función de la temporada para buscar su comida y pueden subir fácilmente a los árboles para escapar al peligro, gracias a sus músculos dorsales potentes y a sus garras. Son capaces de correr a una velocidad que ronda los 55 kilómetros por hora. La materia vegetal forma el 75% del total de la dieta del oso negro, el otro 25% lo componen la carroña, insectos, roedores, cervatillos, peces, cangrejos y miel. El oso negro es un animal, la mayor parte del tiempo, solitario, excepto durante el período de celo y en la relación que mantiene la madre con sus oseznos. Los osos pueden reunirse de vez en cuando en las zonas de abundancia de alimento. Salen generalmente de día, excepto en los sectores donde hay mucha población humana: Prefieren entonces la noche, para evitar los encuentros con el hombre. Los ataques de osos negros contra los hombres son raros, se contabilizaron menos de 36 ataques mortales a lo largo del Siglo XX. Sus principales causas de mortalidad son la caza o el choque contra automóviles, se estima que en la actualidad hay entre 500.000 – 750.000 osos negros en libertad, una cifra más pequeña comparada a siglos anteriores, lo que unido a su baja tasa de fecundidad, constituye un peligro para la subsistencia de la especie, estando protegido en la mayoría de estados de Estados Unidos.

Oso negro

Oso Panda Gigante (Ailuropoda melanoleuca).

Tamaño: Entre 1,2 – 1,9 metros de longitud.

Peso: Entre 70 – 160 kilogramos aproximadamente con una media de 100 – 115 kilogramos. Las hembras son entre un 10% y un 20% menores que los machos.

Distribución: Habita en zonas montañosas del centro de China (Sichuan) de donde es nativo.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 3 – 6 meses. Si nacen dos crías, la madre seleccionará a una de ellas, la que cree que es la más fuerte, desechando a la otra la cual morirá. Los oseznos recién nacidos suelen pesar entre 90 – 130 gramos.

Estado de conservación: En peligro.

El oso panda gigante posee un cuerpo muy similar al de otros individuos de la familia Ursidae, destaca de forma importante su coloración del pelaje que produce mucho contraste. El panda de Sichuan presenta el reconocido pelaje negro y blanco, mientras la subespecie de Qingling tiene un pelaje de dos tonos marronáceos. Las orejas, nariz, los pelos alrededor de los ojos, los hombros y los miembros son oscuros. La cara, vientre y el lomo son blancos. Las orejas son ovales y erectas. La pata del panda, con cinco dedos, presenta un “sexto dedo” a manera de un pulgar. Sus patas delanteras son fuertes y aptas para escalar y más largas y musculosas que las traseras. Sus ojos son pequeños, y mientras las pupilas de los demás osos son redondas, las del panda son como las de los gatos, lo que les da el nombre en chino de “oso-gato”. A diferencia de otros osos, el panda gigante es principalmente herbívoro, alimentándose casi en exclusividad de 30 especies diferentes de caña de bambú, lo cual representa el 99% del total de su dieta. Se sabe que el panda también utiliza insectos y huevos como fuente de proteínas. Es posible que incluya, además roedores y crías de ciervo musk. Como herencia de sus antepasados carnívoros su sistema digestivo no está plenamente adaptado para asimilar las moléculas de celulosa, contenidas en el bambú, por eso necesitan consumir hasta 40 kilogramos de bambú por día (de los que 23 kilogramos de media son defecaciones) tarea que puede ocuparle hasta 14 horas. Sus fuertes dientes y mandíbulas están adaptados para triturar los troncos del bambú y llegar a su pulpa. Los pandas son animales normalmente solitarios, aunque periódicamente se juntan entre ellos fuera de la temporada de reproducción, por amistad entre ellos. Su mayor actividad se desarrolla durante la salida y la puesta del sol pasando la mayor parte del tiempo restante durmiendo en bosques de bambú. Marcan su territorio con una combinación de olores que producen con su glándula anal, orina y marcas con las garras, de este modo, evitan conflicto al no usar áreas compartidas del territorio. Al ser un animal subtropical, el panda ha perdido el hábito de la hibernación. La baja natalidad, la alta mortalidad infantil y la destrucción de su ambiente natural, lo colocan bajo la amenaza de la extinción. La ley china es muy rígida en cuanto a su caza, lo que ha disminuido esta problemática. En 1995, un terrateniente fue sentenciado a cadena perpetua por haberle disparado a un panda. Al año siguiente, dos hombres fueron condenados a pena capital después de ser capturados portando pieles de panda y mono dorado. A partir de 1997 la pena para los infractores pasó a ser de 20 años de prisión. Se estima que el número de pandas en China es de unos 1.600 individuos en la actualidad.

Oso panda gigante

Oso Pardo Europeo (Ursus arctos arctos).

Tamaño: Entre 1,6 – 2 metros de longitud. Algunos individuos extraordinarios pueden alcanzar los 2,5 metros de largo.

Peso: Entre 250 – 300 kilogramos para los machos y 150 – 250 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita en zonas montañosas y boscosas (robledales, hayedos, abedulares) desde la Península Ibérica (Cordillera Cantábrica y Pirineos) hasta Escandinavia y Rusia. Sin embargo, cabe destacar que únicamente tienen poblaciones viables en el área de distribución de su línea genética oriental: Rusia, Estonia, Letonia, Polonia, Eslovaquia, Rumanía y Ucrania (estas cuatro últimas localizadas en los Cárpatos) y en la península escandinava en Suecia, Finlandia y Rusia. De las poblaciones de la línea genética occidental solo la del refugio balcánico tiene viabilidad a largo plazo y se localiza en Serbia y zonas fronterizas de Austria e Italia.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 3 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 8 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 350 gramos.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El oso pardo europeo es un úrsido robusto y de gran tamaño característico por su pelaje pardo amarillento y marrón oscuro. La visión no la tiene muy desarrollada comparada con otros sentidos, aunque sí puede ver en color durante la noche. A larga distancia reconocen formas pero no detalles, y detectan mucho mejor animales u objetos en movimiento que inmóviles. En algunas situaciones desfavorables pueden erguirse sobre sus patas traseras para aumentar su campo de visión. Su oído es extremadamente agudo y desarrollado al igual que el olfato que es excelente, finísimo y, sin duda, su sentido más desarrollado y el que más les ayuda en su vida cotidiana. Gracias a él pueden detectar a larga distancia muchas de sus fuentes de alimento y también el estado sexual de otros ejemplares durante la época de celo. Esta especie de oso se alimenta principalmente de materia vegetal y carroña aunque su comida predilecta son los panales de miel. Además cazan pequeños vertebrados e insectos y, en el momento de remonte de los salmones en los ríos, se hacen pescadores, concentrándose cerca de las orillas. Únicamente algunos individuos se especializan en la captura de grandes presas, sobre todo animales domésticos y de caza. Los osos pasan el invierno en sus oseras, en las que duermen con un sueño entrecortado, sin variaciones en su temperatura corporal. Es también en este período cuando los osos paren (Diciembre – Enero) y comienzan a criar sus oseznos. Las amenazas a las que se enfrentan son variadas y todas provocadas directa o indirectamente por el hombre: cambio climático, destrucción del hábitat, caza furtiva, caza accidental (con lazos), aumento de presión sobre el hábitat. Su esperanza de vida suele ser de unos 25 años.

Oso pardo europeo

Oso Perezoso (Melursus ursinus).

Tamaño: Entre 1,4 – 1,9 metros de longitud.

Peso: Entre 80 – 192 kilogramos para los machos y 55 – 124 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita en praderas y bosques de llanura de la India, Bangladesh y Sri Lanka. Se cree que también puede estar presente en Bután.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 3 – 6 meses.

Estado de conservación: Vulnerable.

El oso perezoso, el cual posee hábitos preferentemente nocturnos, es un úrsido que presenta un conjunto de características poco comunes que lo diferencian fácilmente de otras especies de osos, entre las que se encuentra una amplia capa de pelo largo, lacio y negro (con la excepción de una banda de pelo blanco en forma de “V” en el pecho), un hocico elongado con una nariz y labios muy prominentes y móviles, y unos pies curvados hacia dentro, rematados por largas uñas más útiles para cavar que para atrapar y desgarrar animales. Estos elementos son tan raros que cuando los zoólogos europeos recogieron las primeras descripciones y pieles de manos de los hindúes, pensaron inicialmente que se encontraban ante algún tipo de perezoso u otro insectívoro emparentado. Este oso también es extremadamente lento cuando se desplaza (puede ser alcanzado por un hombre a pie) y puede trepar a los árboles. Sus huellas, debido a la peculiar forma de sus pies, son bastante parecidas a las humanas, aunque obviamente de mayor tamaño y provistas de garras. Al igual que otros osos, el perezoso es omnívoro, alimentándose de miel, flores, frutos, pequeños animales e insectos (hormigas y termitas). Los adultos suelen estar a salvo de los depredadores, aunque los jóvenes pueden caer víctimas de lobos, tigres, leopardos y otros grandes depredadores de la región en donde habitan. El mayor peligro para el oso perezoso es nuevamente el hombre y sus interacciones con el medio ambiente, principalmente la deforestación. Al igual que el oso malayo, el perezoso también es capturado para obtener su piel y vesícula biliar. Se han producido ataques de oso perezoso a personas con resultado de muerte, por lo que está considerado una especie potencialmente peligrosa.

Oso perezoso

Oso Polar (Ursus maritimus).

Tamaño: Entre 2,4 – 3 metros de longitud para los machos y 1,8 – 2,4 metros de largo para las hembras.

Peso: Entre 350 – 700 kilogramos para los machos y 150 – 250 kilogramos para las hembras.

Distribución: Zonas heladas del Hemisferio Norte (Alaska, Norte de Canadá, Groenlandia, Svalbard, Tierra de Francisco José, Norte de Siberia), incluyendo el Polo Norte.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 9 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 700 gramos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El oso polar es el úrsido de mayor tamaño junto al oso kodiak y uno de los canívoros mayores de la Tierra. Presenta un perfil más alargado que el de otros osos y las patas más desarrolladas, tanto para caminar como para nadar largas distancias. Las orejas y la cola son muy reducidas, para mantener mejor el calor corporal, al igual que en muchos otros mamíferos árticos. En esto también colaboran una gruesa capa de grasa subcutánea y un denso pelaje, que en realidad no es blanco, sino translúcido, formado por miles de pelos huecos (que al estar llenos de aire, son un buen aislante térmico). Bajo el pelaje se encuentra la piel, que es negra para atraer mejor la radiación solar y aumentar así el calor corporal. La luz ordinaria se refleja sobre el pelaje, generando normalmente la falsa sensación de blancura. No obstante, en determinados momentos y lugares puede verse amarillenta o incluso parda clara. La pérdida del calor corporal se encuentra muy reducida, tanto por el pelaje y el color de la dermis como por el espeso panículo adiposo que se encuentra bajo la piel y que sólo se adelgaza en la cabeza, especialmente en la nariz. El oso polar es el más carnívoro de todos los úrsidos, ya que los vegetales no se encuentran precisamente presentes en las regiones heladas en las que habitan. Nadan con facilidad y capturan a sus presas tanto en el mar como sobre el hielo, siendo el depredador dominante de su entorno. Se alimentan de focas y otros mamíferos marinos como la beluga (Delphinapterus leucas) que  son capturadas cuando abren agujeros en el hielo para respirar. También se alimentan de renos, que son una de sus presas favoritas junto a las crías de foca. No hibernan, y durante estos meses fríos suelen ser seguidos por decenas de zorros árticos que devoran las carroñas que deja a su paso, pero nunca los atacan. Los hábitos de estos animales son casi siempre solitarios, y son frecuentes las peleas entre machos para aparearse con las hembras y las peleas entre individuos de cualquier sexo para apoderarse de la comida. Por lo general las peleas se resuelven por horripilación, es decir, cuando un ejemplar disuade o intimida a otro haciendo notar su potencial fortaleza evidenciando su corpulencia. Tampoco parecen tener problemas con los lobos, siendo su único enemigo pluricelular importante los humanos. Algunos ejemplares se acercan a áreas habitadas, donde roban pescado puesto a secar o rebuscan en la basura. En Manitoba (Canadá) se ha llegado a ver individuos alimentándose de aceite de motor y grasa abandonada. Tradicionalmente, los osos polares fueron cazados por los esquimales y otros pueblos árticos, por su carne y piel, evitando ingerir el hígado, que por contener niveles extremadamente altos de Retinol (forma de Vitamina A encontrada en miembros del reino animal) consumirlo resulta peligroso para el ser humano. Los colonos europeos comenzaron a matarlos también por deporte y para evitar sus incursiones en los poblados, donde podían robar comida o atacar a los animales domésticos. En raras ocasiones se dieron ataques contra humanos, aunque la gran mayoría de éstos fue obra de animales heridos previamente por los propios hombres. Debido a todo ello, se cree que su población se ha visto disminuida un 35% en los últimos 45 años, por lo que es probable que en la actualidad no existan más de 20.000 – 25.000 individuos. Aparte del ser humano, el calentamiento global está afectando en gran medida al ecosistema del oso polar, viendo drásticamente el descenso de hielo polar en el Ártico, obligando al oso a retirarse a tierra firme sin haber completado sus reservas de grasa (además de hacer que los osos polares tengan que nadar muchas más distancia por la mayor fragmentación del hielo polar), que pierden durante el verano y el otoño en forma tan crítica que afecta la capacidad de las hembras para quedar preñadas y minan su capacidad de producir leche para alimentar a sus crías. Esto ha provocado una caída del 15% en la tasa de nacimientos. Se estima que el oso polar puede llegar a vivir unos 30 años.

Oso polar

Familia Ailuridae.

Panda Rojo (Ailurus fulgens).

Tamaño: Entre 50 – 64 centímetros de longitud a lo que hay que añadir una cola que ronda los 28 – 59 centímetros de largo.

Peso: Entre 3 – 6,2 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Habita en bosques templados y zonas montañosas del Sudeste Asiático (Nordeste de la India, Bután, Sur del Tíbet). En China está presente en las provincias de Yunnan y Sichuan.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 4 crías después de un periodo de gestación que ronda los 4 – 5 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 110 – 130 gramos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El panda rojo fue considerado durante años un miembro más de la familia Ursidae, aunque en la actualidad peternece a la familia Ailuridae. Posee un pelo de color marrón rojizo largo y suave en la parte superior, que se vuelve oscuro en la inferior. En el rostro tiene manchas de color blanco similares a las de un mapache, pero cada individuo tiene diferentes marcas faciales. Su cabeza es redondeada con orejas rectas de mediano tamaño, nariz negra, y los ojos muy oscuros, casi negros. Su cola, larga y felpuda con seis anillos de color ocre o rojo, le proporciona un equilibrio y una excelente habilidad sobre los resbaladizos musgos y líquenes que cubren los árboles. Las patas son cortas y de color negro. También tiene garras retráctiles y, como el panda gigante, un “falso pulgar”, que es en realidad una extensión de los huesos de la muñeca. Posee un pelaje grueso en la planta de los pies que ofrecen protección contra el frío y oculta los genitales. Los pandas son más activos al amanecer y la madrugada. Son principalmente sedentarios y durante el día descansan en las ramas de los árboles y los huecos de los árboles, aumentando su actividad sólo por la tarde y/o la mañana. Son sensibles al calor, con una temperatura “de bienestar” entre 10 – 25 °C, no pudiendo tolerar temperaturas superiores a 25 °C. Los pandas rojos deben dormir por lo tanto durante el mediodía en las partes superiores sombreadas de los árboles, a menudo, con los brazos estirados, o enrollado en cuevas; con su cola se puede cubrir su rostro. Los pandas rojos son animales muy habilidosos y acrobáticos que viven principalmente en los árboles. Viven en territorios, a menudo solos, y sólo rara vez viven en parejas o en grupos de familias. Son muy tranquilos y se comunican mediante gritos estridentes. Se alimentan principalmente de bambú pero también de diversas frutas, bayas, hongos y líquenes. En cautividad se ha observado que el panda rojo se alimenta también de carne. Hay dos subespecies de panda rojo, la que habita en la zona occidental (Ailurus fulgens fulgens), con un pelaje más claro en la cara, y el que habita en la zona oriental (Ailurus fulgens styani), con algunas facciones en su pelaje más marcadas. El panda rojo se encuentra en la actualidad en peligro de extinción ya que se ha observado un descenso de su población, calculada aproximadamente en unos 10.000 individuos por lo que está protegido en todo su rango de distribución y su caza está totalmente prohibida.

Panda rojo

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, bioenciclopedia.com, osopedia.com, Google (Fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 noviembre, 2015 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Fauna Abisal

La zona abisal o zona abisopelágica es uno de los niveles en los que está dividido el océano según su profundidad, está por debajo de la zona batipelágica y por encima de la hadopelágica y corresponde al espacio oceánico entre 3.000 – 6.000 metros de profundidad. Es una zona oscura donde la luz solar no llega. Esta región se caracteriza por un ambiente frío, presión hidrostática extremadamente elevada, escasez de nutrientes y ausencia total de luz. Una fosa abisal se forma cuando la corteza oceánica subduce bajo la corteza continental con un leve ángulo de inclinación lo que produce ruptura de la litosfera y la formación de una fosa. En el fondo del océano no existe vegetación que realice la fotosíntesis, es decir no existen algas verdes. Esta zona depende en gran parte del particulado de detritos que cae desde la superficie, excepto en las zonas donde se presentan las fuentes hidrotermales, que depende de la energía volcánica, en donde la producción primaria, depende de la quimiosíntesis que es desarrollada por especies bacterianas, presentes sobre el sustrato o en los organismos presentes. Esta zona morfológica de la geografía del fondo marino ocupa más del 70 % del área total de los océanos. No se conoce actualmente cuántas especies distintas habitan estos fondos marinos, pero aquellas que han sido avistadas tienen, generalmente, formas “monstruosas” en relación a los estándares de peces de lugares más superficiales. Además, según los científicos, estos peces son descendientes de los peces superficiales y son así debido a las condiciones en los que ellos viven. Estos tipos de peces tienden al gigantismo debido a las condiciones extremas en las que viven. Crecen muy lentamente, por lo tanto, su metabolismo es también muy lento y viven muchos años. Para salvar la falta de alimento y luz, presentan cambios evolutivos tales como grandes bocas, estómagos deformables, órganos bioluminiscentes, dientes desproporcionados, etc. Desde la superficie apenas llega alimento. Sólo el 5% del movimiento que se produce en la zona iluminada llega hasta su hábitat, y sólo entre el 2% – 7% de la luz solar alcanza esas profundidades, de modo que estos predadores esperan inmóviles a que sus detectores de movimiento les comuniquen la llegada de algo comestible.

Niveles del océano

Cabe destacar que a pesar de la utilización de basticafos modernos (principalmente a partir de 1977) y otros métodos de rastreo e investigación de los fondos marinos, aún se desconocen a un gran número de especies que habitan en esta región de la Tierra y las que se conocidas son un gran misterio para la ciencia ya que su comportamiento y costumbres son elementos prácticamente desconocidos.

Invertebrados.

Calamares de aleta grande (Magnapinnidae).

Los calamares de aleta grande, brazo largo o magnapínidos son un grupo de cefalópodos muy ratos y poco conocidos, los cuales poseen una morfología distintiva. Se han avistado muy pocos ejemplares de esta familia, principalmente en el Océano Atlántico (Golfo de México, costas de Senegal, Ghana y Brasil) y Pacífico (Hawái), a profundidades de más de 2.000 metros, hecho que avala lo difícil de avistarlos y de saber más de ellos. Se cree que la mayoría de los ejemplares vistos son individuos inmaduros, a pesar de ello, muchos científicos creen que estos calamares pueden llegar a medir 7 metros de longitud total. Se sabe muy poco también de sus hábitos alimentarios, cabe la posibilidad de que estos cefalópodos capturen a sus presas arrastrando sus brazos y tentáculos por el fondo del mar.

Magnapinnidae

Calamares de cristal (Cranchiidae).

Los calamares de cristal o cránquidos, son una familia de cefalópodos que comprende 60 especies conocidas. Los cránquidos iluminan parcialmente aguas oscuras donde su transparencia les provee de camuflaje. Se caracterizan por un cuerpo redondeado y de cortas extremidades, con dos filas de ventosas. El tercer par de brazos es alargado. Muchas especies tienen bioluminiscencia con órganos productores de luz a los lados de los ojos, usados para amortiguar su sombra en el piso marino. El tamaño ocular varía ampliamente, desde largos y circulares a telescópicos y saltones. Usan una cámara llena de solución de amonio para ayudar a la flotación. Frecuentemente el único órgano visible a través de los tejidos transparentes es la glándula digestiva semejante a un cigarro, que en los cefalópodos equivale al hígado de los mamíferos. Los cránquidos juveniles viven en aguas superficiales, descendiendo más profundamente al ir madurando. Algunas especies pueden vivir a más de 2.000 m de profundidad. La forma corporal de muchas especies cambia drásticamente entre los estadios fenológicos y muchos especímenes juveniles se confunden entre especies.

Cranchiidae

Calamar vampiro (Vampyroteuthis infernalis).

El calamar vampiro es un cefalópodo de pequeño tamaño (hasta 30 centímetros de largo en total) y de profundidad (900 metros o más) que puede encontrarse en aguas templadas y tropicales de todo el mundo. Su cuerpo gelatinoso varía entre el negro intenso y el rojizo pálido, dependiendo del lugar y las condiciones de luz. Una capa de piel conecta sus ocho brazos, cada uno de ellos forrado con hileras de espinas carnosas o cirros; el interior de esta “capa” es negro. Únicamente la mitad distal de sus brazos (la más alejada del cuerpo) poseen ventosas. Los ojos son límpidos y globulares, y de color rojo o azul, también en función de la iluminación; son proporcionalmente los más grandes del Reino Animal con 2,5 centímetros de diámetro. El calamar vampiro está cubierto enteramente de órganos productores de luz llamados fotóforos. El animal tiene un gran control sobre los órganos, y es capaz de producir flashes de luz que desoriente desde fracciones de segundo a varios minutos de duración. Al igual que muchos cefalópodos de aguas profundas, el calamar vampiro carece de depósitos de tinta. Si se ve amenazado, en lugar de tinta, una pegajosa nube de moco bioluminiscente formada por innumerables bolitas se expulsará desde la punta de sus brazos. Los cromatóforos (órganos pigmentados) comunes en la mayoría de los cefalópodos están pobremente desarrollados en el calamar vampiro, si bien esto significa que el animal no es capaz de cambiar el color de su piel de forma brusca como el resto de los cefalópodos, tal estrategia no es necesaria en las oscuras profundidades en las que vive. El calamar vampiro se alimenta preferiblemente de copépodos, gambas y cnidarios a los que depreda gracias sus tentáculos y tritura con su poderoso pico.

Calamar vampiro

Esponja globo verde (Latrunculia apicalis).

La esponja globo verde ha sido redescubierta y descrita recientemente. Este invertebrado mide alrededor de 12 centímetros de alto y puede ser encontrada a profundidades de hasta 1.200 metros en el Océano Antártico (Mar de Ross, Islas Kerguelen y costa de la Tierra de Wilkes oriental).

Latrunculia apicalis

Gusano de tubo gigante (Riftia pachyptila).

El gusano de tubo gigante es un invertebrado marino que se aloja (como su nombre indica) en el interior de un gran tubo quitinoso blanco. De su extremo superior, emergiendo del tubo, nace una gran pluma branquial roja. También posee un órgano especial en forma de saco llamado trofosoma. Éste alberga miles de millones de bacterias simbióticas que pueden constituir más de la mitad del peso del gusano y que le ayudan a sintetizar su alimento. Puede crecer hasta una altura de 2.7 metros, pero en general es más pequeño, en torno a 1,5 metros y con 4 centímetros de diámetro. Como todos los gusanos de tubo, carece de ojos y de aparato digestivo (boca, estómago, ano). Los gusanos de tubo gigantes viven en grandes grupos en el fondo del Océano Pacífico, a profundidades de 2.000 – 4.000 metros, cerca de fumarolas negras. Toleran condiciones extremas de altas temperaturas y grandes concentraciones de sulfuro. Como otras formas de vida que prosperan alrededor de las fumarolas, los gusanos tubícolas gigantes han desarrollado adaptaciones bioquímicas gracias a las cuales pueden vivir sin luz solar. Se cree que puede vivir hasta 250 años. Fue descubierto en 1977 por el sumergible estadounidense Alvin que surcaba la dorsal de las Galápagos.

Gusano de tubo gigante

Paromola cuvieri.

También conocido como centollo de fondo, es un cangrejo de gran tamaño de la familia Homolidae. De coloración anaranjada, patas rojizas y con un caparazón cubierto de espinas, habita principalmente en el Este del Océano Atlántico (desde Angola a Noruega, Islandia incluida) y en el Mar Mediterráneo, en profundidades que pueden alcanzar los 1.000 metros. Sus ojos son móviles, con pendúnculos estrechos en la base peron ensanchándose en la parte distal. Esta especie posee un dimorfismo sexual bastante acentuado, ya que los machos tienen unas garras más largas y en general un cuerpo de mayor tamaño que el de las hembras. Estos cangrejos rondan los 20 centímetros de largo en su caparazón, mientras que los brazos de las tenazas pueden alcanzar y extenderse hasta 1,2 metros.

Paromola curvieri

Phronima.

Es un género de crustáceos anfípodos de la familia Phronimidae, conocidos vulgarmente como anfípodos pram. Son pequeños y traslúcidos, de mar profundo. Su aspecto físico recuerda al de un camarón con cabeza, ojos, mandíbulas y patas con pinzas. Tal y como se ha mencionado anteriormente, estos crustáceos vive en el mar a grandes profundidades, y usualmente solamente son visto por la tripulación de los submarinos. No suelen medir más de 25 milímetros de largo y son principalmente carnívoros, comiendo plancton. Phronima sedentaria habita frecuentemente en sálpidos muertos, utilizando sus cuerpos con forma de barril como refugio.

Phronima

Grimpoteuthis.

Es un género de pulpos pertenecientes a la familia Opisthoteuthidae y conocidos vulgarmente como “pulpos Dumbo” por sus aletas, parecidas a orejas, que se proyectan sobre su “cabeza” (cuerpo), pareciendo las orejas voladoras del elefante de Walt Disney. Estos pulpos tienen un cuerpo suave o gelatinoso para soportar las altas presiones de las profundidades. Poseen ocho tentáculos fuertemente palmeadas con 60 – 70 ventosas cada uno. Los patrones en ellos distinguen los machos de las hembras por lo que muestran dimorfismo sexual. Aunque la mayoría de los Dumbos alcanzan longitudes de sólo 20 centímetros, ha habido avistamientos de pulpos de este género que superaban el metro de largo. Estos cefalópodos se alimentan principalmente de caracoles, gusanos, bivalvos, crustáceos y copépodos. Cabe destacar que este género de pulpos engulle a su presa de golpe y no la va picoteando como hacen otros octópodos menos raros de avistar. La mayoría de especímenes de pulpo Dumbo han sido encontrados a profundidades extremas que oscilan los 3.000 – 4.000 metros y en aguas de casi todo el mundo.

Grimpoteuthis

Pulpo luminoso (Stauroteuthis syrtensis).

El pulpo luminoso es un cefalópodo abisal que habita a profundidades de entre 1.500 – 2.500 metros, siendo bastante común sobre la plataforma continental de la costa Este de Estados Unidos e Islas Británicas. Este pulpo tiene una textura general gelatinosa, siendo además de color marrón rojizo translúcido, con los órganos internos visibles a simple vista. Presentar una cáscara pequeña e interna y dos aletas en su cabeza. Esta especie tiene un tamaño medio que ronda los 28 – 50 centímetros de largo en total con los tentáculos (todos ellos de distinto tamaño) extendidos. Este animal es bioluminiscente, ya que ciertas células que controlan sus ventosas han sido reemplazadas por fotóforos, órganos que emiten luz de color verdosa. Aunque los científicos no saben exactamente la utilidad de estos órganos, sospechan que la bioluminiscencia podría ayudarles a atraer a sus presas (pequeños crustáceos relacionados con el plancton principalmente) o parejas (hipótesis improbable ya que ambos sexos son capaces de desplegar ese tipo de luz, además de individuos inmaduros) e incluso confundir a sus depredadores.

Pulpo luminoso

Pulpo telescopio (Amphitretus pelagicus).

El pulpo telescopio es un cefalópodo de pequeño tamaño (hasta 9 centímetros de longitud) que se puede encontrar en aguas tropicales del Océano Índico y Pacífico, se cree que puede alcanzar al menos los 2.540 metros de profundidad. Posee ocho brazos y es semitransparente, hecho que hace aún más difícil la posibilidad de avistarlo. Su cuerpo es redondeando, corto y de consistencia gelatinosa. A diferencia de otros pulpos, en esta especie el manto se adhiere a ambos lados del sifón, el cual es muy largo y estrecho.

Pulpo telescopio

Tiburonia granrojo.

La tiburonia granrojo es el nombre de una especie de medusa descubierta hace relativamente poco (2003). Se sabe muy poco de especie del cual solamente se han encontrado 23 individuos, el ejemplar de mayor tamaño encontrado medía unos 15 centímetros de largo. Los científicos creen que habita principalmente en las profundidades (600 – 1.500 metros) del Océano Pacífico (Hawái, Golfo de California, Bahía de Monterrey y Japón). Esta especie alcanza entre los 60 – 90 centímetros de diámetro, siendo muy carnosa y robusta, además posee de cuatro a siete brazos urticantes en la boca que le sirven para obtener sus alimentos, posiblemente otras medusas. Su cuerpo presenta un intenso color rojo oscuro y de ahí debe su nombre.

Tiburonia granrojo

El calamar gigante (Architeuthis dux) y el calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni) también habitan en esta región del océano. Para más información: Calamar colosal y calamar gigante.

Vertebrados.

Chauliodus.

Chauliodus es el nombre de un género de peces abisales de la familia Stomiidae y que reciben el nombre común de peces víbora que habitan en aguas templadas y tropicales de casi todo el mundo y a profundidades de hasta unos 1.500 metros. Los peces víbora alcanzan tamaños de 30 – 60 centímetros de largo y varían en color, verde, plata e incluso negro. Como otros peces abisales, los víbora capturan a sus presas atrayéndolas gracias a órganos bioluminiscentes o fotóforos localizadas principalmente en el vientre y parte final de sus aletas y espina dorsal, este último es utilizado a modo de caña de pescar. De cuerpo alargado, los peces víbora poseen unos dientes largos y curvados hacia dentro con los que atrapan e inmovilizan a sus presas (otros peces principalmente), siendo capaces además de estar tiempo prolongado sin ingerir alimento alguno. Se cree que pueden llegar a vivir entre 30 – 40 años en estado salvaje.

Chauliodus

Himantolophidae.

Los peces balón son un género único dentro de la familia Himantolophidae, del que se conocen 19 especies. Se trata de peces marinos distribuidos en el Océano Atlántico, Índico y Pacífico que suelen mantenerse a profundidades de hasta 1.000 metros. El cuerpo de estos animales tiene forma muy redondeada, de ahí el nombre común de esta familia, con un dimorfismo sexual muy grande, pues la hembra mide unos 46 centímetros de longitud máxima mientras que el macho mide 39 centímetros. En ambos sexos faltan los parietales durante toda la vida; el cuerpo de las hembras presenta placas óseas, cada una de ellas con una espina mediana, las hembras difieren de otros ceratícidos (rapes abisales) por tener un hocico corto y romo. Cazan sus presas (peces pelágicos, cefalópodos, camarones) atrayéndolas moviendo el apéndice largo similar a una caña de pesca ubicado en su dorso. Al igual que en otras familias de ceratoideos, los pequeños machos adultos viven unidos a las grandes hembras, que tras su maduración sexual, las buscan y adhieren su cabeza dentro de ella, perdiendo las aletas y convirtiéndose en un órgano seminífero.

Himantolophidae

Idiacanthus antrostomus.

También conocido como dragón negro del Pacífico (Pacific Blackdragon) es un pez de cuerpo alargado y serpentiforme que vive en aguas profundas a más de 1.000 metros de profundidad en aguas del Este del Océano Pacífico, desde California hasta Chile. Presenta un dimorfismo sexual pronunciado ya que las hembras son mucho mayores que los machos (hasta cuatro veces más), pudiendo alcanzar los 60 centímetros de largo. De este pez cabe destacar sus grandes y desarrollados ojos y su poderosa mandíbula, equipada con dientes afilados y largos los cuales le sirven para capturar a sus presas (otros peces principalmente y crustáceos). El cuerpo del Idiacanthus antrostmus es de color muy oscuro y está recubierto de varias hileras de fotóforos que probablemente le sirvan para atraer a su pareja. También cabe destacar que en la mandíbula posee otra serie de fotóforos, en este caso para ayudarle a dar caza a otros peces, mostrando un comportamiento claro de depredador de emboscada. Los machos de esta especie, son mucho más pequeños que las hembras, no pueden alimentarse por sí mismos y nunca abandonan el estado de larva, por lo que únicamente viven el tiempo suficiente para aparearse, ya que poco después mueren.

Idiacanthus antrostomus1

Idiacanthus antrostomus2

Melanocetus johnsonii.

El Melanocetus johnsonii es un pez de aguas tropicales que habita a profundidades que pueden llegar a sobrepasar los 2.000 metros. Se caracteriza por su cuerpo grueso y redondeado de color rojizo oscuro, algo que le hace virtualmente invisible en las aguas en donde vive. Tiene una especie de antena sobre su cabeza que brota de su nariz en forma de caña repleta de bacterias bioluminiscentes que se ilumina como señuelo para atraer a otros peces que confunden este órgano con gusanos u otro organismo siendo al final sus presas, agarrándola con sus grandes dientes para evitar que la presa se escape. Su gran boca que puede tragar ejemplares de más del doble de su propia longitud, siendo una forma ideal de aprovechar la falta de comida en estas zonas. Esta especie muestra un dimorfismo sexual pronunciado, ya que las hembras pueden alcanzar los 20 centímetros de longitud mientras que los machos tienen un máximo conocido de 2,8 centímetros. Para aparearse, el macho muerde el vientre de la hembra y, al cabo de un tiempo, se funde con ella y se convierte en un apéndice de su cuerpo. La hembra le proporciona al macho riego sanguíneo y nutrientes, y el macho le proporciona esperma de forma continua. Las larvas aparecen a una profundidad de 100 metros y descienden con la madurez. Los machos son muy nadadores, al contrario que las hembras que pasan la mayor parte inmóviles, esperando a que se acerque algún animal a su señuelo.

Melanocetus johnsonii

Pez caracol.

Los peces caracol son un género de peces babosos de los que se conoce muy poco al igual que otros animales que habitan en las profundidades abisales. En este caso nos encontramos ante un género de peces (114 especies reconocidas) de la familia Liparidae que se pueden encontrar en el Océano Atlántico y Pacífico oriental a profundidades que pueden llegar a ser superiores a 7.000 metros, de ahí lo complicado de su observación, aunque se cree que normalmente se mantiene en un radio de 1.900 – 3.300 metros. Estos peces muestran dimorfismo sexual, ya que los machos rondan los 12,6 centímetros de largo y las hembras 16,2 centímetros. Los peces caracol se alimentan principalmente de crustáceos, moluscos, gusanos y otros pequeños invertebrados. Recientemente se han descubierto peces caracol en la Fosa de las Marianas (Océano Pacífico), a 8.100 metros de profundidad.

Pez caracol

Pez con colmillos cortos y cortos largos (Anoplogaster brachycera & Anoplogaster cornuta).

El pez con colmillos cortos posee un aspecto terrorífico y es uno de los dos integrantes del género Anoplogaster, perteneciente a la familia Anoplogastiridae. Es de aguas profundas y tropicales, distribuyéndose en gran profundidad (hasta 1.500 metros) en zonas del ecuador del Océano Atlántico y Pacífico. La cabeza es grande, con fauces amplias, plagado de moco con cavidades trazadas por bordes serrados y cubierto por una fina piel. Los ojos son relativamente pequeños en comparación con el tamaño del pez. El cuerpo entero es de un color marrón oscuro a negro y está muy comprimido lateralmente, en el fondo anterior y progresivamente más delgado hacia la cola. Las aletas son pequeñas y simples, las escamas están incrustadas en la piel y adoptan la forma de placas delgadas. Como compensación por la reducción de los ojos, la línea lateral está bien desarrollada y se presenta como un surco a lo largo de los flancos. Esta especie crece hasta unos 6 centímetros de longitud. Sus grandes dientes están curvados hacia dentro por lo que hace que sea prácticamente imposible escapar a sus presas.

Anoplogaster brachycera

El pez con colmillos largos es la otra especie del género Anoplogaster, el cual se encuentra en aguas tropicales y templadas de todo el mundo, a profundidades que pueden rondar los 5.000 metros como máximo, aunque su radió de acción normalmente está en torno a 500 – 2.000 metros. Esta especie crece hasta unos 18 centímetros de longitud, siendo físicamente muy parecido (aunque más grande) a su pariente de colmillos cortos. La larva de este pez, esta cubierta de excrecencias espinosas (crecimientos que están en la superficie de un cuerpo animal o vegetal, como pequeñas espinas, similares a las de un cactus). La reproducción de estos peces, generalmente es similar a los de otras especies. Se cree que los individuos jóvenes se alimentan de crustáceos mientras que los adultos tienen una dieta casi exclusiva de peces. Se tiene constancia de que esta especie puede formar pequeños grupos de varios individuos aunque también puede ir en solitario.

Anoplogaster cornuta

Pez dragón (Stomias boa boa).

El pez dragón es un pez abisal de mediano tamaño que se encuentra a grandes profundidades (más de 1.000 metros) en aguas tropicales y templadas de casi todo el mundo (ausente en el Norte del Océano Pacífico y Noroeste del Océano Atlántico). Posee ojos grandes y transparentes y un cuerpo alargado y serpentiforme, con una cabeza pequeña, la boca destaca porque su mandíbula inferior es predominantemente más grande y está equipada con unos dientes muy largos y puntiagudos, tal es el tamaño de dichos dientes que el pez a veces es incapaz de cerrar la boca. El pez dragón tiene un apéndice carnoso que sobresale de la barbilla al estilo de un tallo largo y pálido, terminado en una especie de “bombilla” que utiliza como anzuelo para capturar a sus presas. La piel del pez dragón está cubierta de pequeñas escamas hexagonales de color plateado y machas iridiscentes. La longitud máxima de este animal es de aproximadamente 32 centímetros. Se alimenta principalmente de otros peces y posiblmente también de crustáceos. El pez dragón posee además grandes órganos fotóforos detrás de los ojos y otros más pequeños repartidos por el resto de su cuerpo, sobre todo en la superficie ventral.

Pez dragón1

Pez dragón2

Pez pelícano (Eurypharynx pelecanoides).

El pez pelícano es un pez abisal que muy raramente ha sido avistado aunque en ocasiones queda atrapado en las redes de los pescadores. El rasgo más distintivo del pez pelícano es su enorme boca, mucho más grande que su cuerpo. La boca está sin apretar mediante una articulación y puede abrirse bastante para engullir a un pez de mayor tamaño que él mismo. La mandíbula inferior, parecida a una bolsa, recuerda a la mandíbula de un pelícano, de ahí su nombre. El estómago puede estirarse y expandirse para alojar comidas grandes. El pez pelícano utiliza una larga cola, con forma de látigo, para moverse; al final de la misma posee un órgano luminoso cuya finalidad es atraer a las presas y que brilla con un color rosáceo, aunque en ocasiones es capaz de emitir destellos de un rojo brillante. El tamaño de este pez ronda los 0,75 metros de longitud. Su estómago puede estirarse y expandirse para acomodar grandes comidas, aunque el análisis de los contenidos estomacales sugiere que comen principalmente pequeños crustáceos, plancton y peces. A pesar del gran tamaño de las mandíbulas, que ocupan alrededor de un cuarto de la longitud total del animal, que sólo tiene pequeños dientes, lo que no sería compatible con una dieta regular de grandes peces. Se le puede encontrar en aguas tropicales y templadas de todo el mundo, a profundidades que rondan los 500 – 3.000 metros.

Pez pelícano1

Pez pelícano2

Regaleco (Regalecus glesne).

También conocido como pez remo gigante o rey de los arenques, es el pez óseo más grande el mundo, pudiendo alcanzar los 11 metros de longitud. Se han reportado especímenes no confirmados de hasta 17 metros pero comúnmente mide en torno a los 3 metros. Su peso máximo registrado para un pez remo gigante es de 272 kilogramos. En su forma es parecido a una cinta, con una aleta dorsal a lo largo de toda su longitud de entre los ojos hasta la punta de su cola. Los radios de las aletas son pequeños y pueden contar hasta 400 o más. El regaleco destaca por su distintiva y llamativa cresta roja. Su aletas pectorales y pélvicas son casi adyacentes, las pectorales son regordetas, mientras que las aletas pélvicas son largas, de una sola raya, algo que recuerda a un remo en forma, con ampliación en la punta. Su cabeza es pequeña, con la mandíbula (sin dientes) protusible (puede extenderse fuera de la boca) típico de los Lampriformes. El regaleco posee entre 40 – 58 branquiespinas. El regaleco tiene una distibución global (en parte debido sus hábitos migratorios), por lo tanto se le puede encontrar en todo el mundo y a profundidades que pueden alcanzar los 1.000 metros. Se alimenta de krill y otros crustáceos pequeños, así como de peces pequeños y calamares. Debido a que no se ven a menudo y a su gran tamaño, cuerpos alargados y apariencia, se presume que el pez remo gigante es el responsable de algunos avistamientos de serpientes de mar. A pesar de no ser divisado con frecuencia, los científicos piensan en la actualidad que es una especie bastante común en los océanos aunque los avistamientos de ejemplares sanos en su hábitat natural siguen siendo extremadamente raros.

Regaleco1

Regaleco2

Saccopharynx.

Saccopharynx es el nombre dado a un género de peces abisales pertenecientes a la familia Saccopharyngidae y que destacan por poseer cuerpos sin escamas y parecidos a los de las anguilas y también por sus grandes bocas, además de estómagos extensibles. Son generalmente de color negro y pueden alcanzar los 2 metros de longitud, aunque la especie de mayor tamaño Saccopharynx ampullaceus, normalmente no supera los 1,61 metros de largo. Se han encontrado a profundidades de 1.800 metros en el Océano Atlántico y Pacífico pero se cree que pueden habitar incluso a 3.000 metros de profundidad. El cerebro y los ojos son muy pequeños y se sitúan en la parte frontal de la cabeza, presentando además órganos olfatorios muy desarrollados. Sus colas acaban en un órgano luminoso con forma de bulbo. El propósito exacto de este órgano es desconocido, aunque es probable que sea utilizado como señuelo para capturar a sus presas, principalmente otros peces que pueden ser incluso mayores en tamaño que el propio Saccopharynx.

Saccopharynx1

Saccopharynx2

Sternoptychidae.

La familia Sternoptychidae engloba a los vulgarmente conocidos como peces-hacha, los cuales están distribuidos ampliamente por aguas abisales del Océano Atlántico, Pacífico e Índico, a profundidades de 200 – 600 metros de media. Tienen el cuerpo muy comprimido lateralmente, con un desproporcionado tamaño del pecho que le da el aspecto de hacha por el que se les da el nombre común que tienen, pecho que está equipado con grandes placas replegadas que pueden estirar mucho para tragar presas hasta más grandes que ellos. Tienen ojos en forma de tubo que todo el tiempo están viendo hacia arriba, esta característica les es útil para poder ver y buscar toda la comida que cae desde arriba. El color de este pez, casi siempre es verde o violeta en tonos muy brillantes, desde su opérculo, mientras que es pálida en la parte superior y oscura en la parte inferior. En su vientre, tiene unas bandas que atraviesan el cuerpo de forma irregular y que son de color café oscuro. El dorso es del mismo color y su zona pectoral es de color amarillo, las aletas son transparentes. Normalmente son peces de pequeño tamaño que rondan los 2,8 – 12 centímetros de longitud, dependiendo de la especie. Al igual que otros animales de las profundidades, los peces.hacha también poseen órganos bioluminiscentes. Sus presas son principalmente pequeños crustáceos (anfípodos, copépodos, krill, etc).

Sternoptychidae

En esta zona también habitan diversas especies de tiburones de profundidad como la cañabota (Hexanchus grisus), el tiburón anguila (Chlamydoselachus anguineus) o el tiburón duende (Mitsukurina owstoni).

Para más información:

Tiburones I

Tiburones II

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, Wikifaunia, FishBase, Google (Fotografías), elaboración propia.

 
7 comentarios

Publicado por en 18 febrero, 2015 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

Grandes Peces de Agua Dulce II

Familia (Esocidae).

Lucio (Esox lucius).

Tamaño: Entre 50 – 100 centímetros, aunque algunos ejemplares excepcionales pueden alcanzar 1,5 metros de largo. Las hembras son mayores que los machos (dimorfismo sexual).

Peso: Hasta 25 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Muy extendido en ríos de todo el Hemisferio Norte (Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia Central.

Reproducción: Tiene lugar en orillas con vegetación abundante.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El lucio es un gran pez de agua dulce, de cuerpo largo y forma casi cilíndrica. La cabeza, relativamente larga, tiene una boca con forma de pico de pato que se abre hacia arriba. La aleta dorsal, de tamaño relativamente largo, se extiende hacia atrás. El color varía con el hábitat, la espalda es normalmente de color verde-café, la coloración cambia hacia tonos más claros acercándose al vientre blanco. Las mandíbulas están provistas de dientes especializados, al igual que la lengua y los arcos de las agallas. El lucio posee entre 110 – 130 pequeñas escamas a lo largo de la línea lateral. Las mandíbulas de los lucios son de cartílago y por lo tanto, diferentes a las mandíbulas óseas de la mayoría de los peces. Los dientes son reemplazables, y se disponen en hileras unas detrás de otras, de manera que cuando se pierde un diente, una nueva pieza se mueve hacia adelante y lo sustituye. El lucio es un pez de hábitat firme al que le gusta estar cerca de la orilla en aguas corrientes, lagos y grandes estanques. Prefiere las orillas con chamiza y otras posibilidades de esconderse, como troncos, raíces, rocas, puentes, vegetación. Necesita una calidad buena del agua para prosperar, así como agua fresca, nivel estable de las aguas, abundancia de peces, pasto y vegetación. Los lucios se alimentan de peces de todas las especies y de cangrejos, también pueden comer alevines de su propia especie. Sapos, aves y pequeños mamíferos pertenecen a su vez a su espectro de presa. El lucio tiene reputación de ser un pez de rapiña muy agresivo, a pesar de que pasa la mayor parte del tiempo escondido entre la vegetación. En raras ocasiones han sido encontrados ejemplares adultos con aves en el aparato digestivo. En España es considerada una especie invasora, ya que fue introducida durante los años 50 del pasado Siglo XX, y resulta una amenaza grave a otras especies autóctonas de la Península Ibérica. Los lucios en ocasiones pueden alcanzar la edad de 30 años.

lucio

Familia Erythrinidae.

Pez lobo (Hoplias aimara).

Tamaño: Puede alcanzar el metro de longitud.

Peso: Un máximo de unos 40 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Muy extendido en ríos de Sudamérica (Brasil, Colombia, Venezuela, Surinam, Guyana, Guayana Francesa e Isla de Trinidad). Habita en la cuenca media y baja del Río Amazonas y sus afluentes, Río Orinoco y ríos costeros del Norte de Sudamérica.

Reproducción: La hembra deposita entre 6.000 – 60.000 huevos (Diciembre – Marzo).

Estado de conservación: Sin datos.

El pez lobo es el más grande de las especies de su género. Posee una forma cilíndrica característica en su cuerpo, el cual es de un color café aunque con diferentes tonalidades y con un gran número de “parches” y bandas verticales. Normalmente posee pequeñas manchas visibles en la parte anterior y superior de su cuerpo, normalmente en la cabeza, dicho patrón puede variar dependiendo de la zona geográfica. Algunos individuos pueden ser prácticamente negros, con algunos tonos dorados o marrones. El pez lobo es un gran depredador de emboscada, muy voraz, devora peces pero también se alimenta de forma oportunista de otros animales que puedan caer en el agua, incluidos invertebrados terrestres. Su actividad es principalmente al atardecer y por la noche. Aunque como se ha mencionado con anterioridad, se le considera un pez voraz y potencialmente peligroso para el ser humano, ataques a humanos o a vertebrados de gran tamaño no se han podido probar a ciencia cierta. El pez lobo es muy apreciado en cocina por la gran calidad de su carne, por lo que muchas de sus poblaciones han sido diezmadas debido a la pesca.

Pez lobo

Familia Gymnotidae.

Anguila eléctrica (Electrophorus electricus).

Tamaño: Hasta 2,5 metros de longitud. Los machos son más pequeños que las hembras.

Peso: Hasta 20 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Nativa de Sudamérica. Habita aguas tranquilas, arroyos y zonas pantanosas de las cuencas del Río Amazonas y Orinoco.

Reproducción: La anguila eléctrica es conocida por su comportamiento reproductivo inusual. En la estación seca, el macho hace un nido con su saliva en la que la hembra pone sus huevos, alrededor de 3.000.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La anguila eléctrica debe su nombre a su extraordinaria capacidad para generar descargas eléctricas de hasta 600 voltios a partir de un grupo de células especializadas que posee y que forman tres pares de órganos en su zona abdominal (órgano principal, órgano de Hunter y órgano de Sach). Dichos órganos constituyen las 4/5 partes del cuerpo de la anguila eléctrica y son los que dan a este animal la capacidad de generar dos tipos de descargas: Baja y alta tensión. Dichas descargas las emplea para cazar presas, para defenderse y para comunicarse con otras anguilas. En cuanto a su aspecto físico, a similitud con la anguila está dada sobre todo por su cuerpo fusiforme y largo, cubierto por una piel de color verdoso desprovista casi completamente de escamas. La cabeza es aplanada y la boca grande, con una hilera de dientes cónicos en cada mandíbula. A pesar de su nombre común, este pez no es una anguila verdadera, sino un pez miembro de la familia Gymnotidae, cuyos integrantes son del mismo orden que los peces hacha. Como dato curioso, cabe destacar que la anguila eléctrica debe subir a la superficie cada 10 minutos más o menos para respirar antes de sumergirse de nuevo en el agua. Este animal se alimenta principalmente de invertebrados (camarones y cangrejos), peces y mamíferos pequeños.

Anguila eléctrica

Familia Latidae.

Perca del Nilo (Lates niloticus).

Tamaño: Hasta 2 metros de longitud. Las hembras son mayores que los machos.

Peso: Algo más de 200 kilogramos como máximo.

Distribución: Originaria de Etiopía, está muy extendida en el Río Nilo y ríos de agua dulce de Chad, Níger y Senegal, además de en los lagos Victoria, Volta y Turkana.

Reproducción: Las hembras realizan el desove principalmente en aguas protegidas y lentas, aunque también puede ocurrir en aguas abiertas y más rápidas durante los meses de Marzo a Junio.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La perca del Nilo es considerada una de las cien especias exóticas invasoras más dañinas del mundo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Buen ejemplo de ello es su introducción en el Lago Victoria, donde se adaptó perfectamente a su nuevo hábitat y provocó un descenso dramático de la población de especies autóctonas como los cíclidos. La perca del Nilo es un pez de gran tamaño, cuerpo robusto y de un color plateado con tinte azul. Posee unos distintivos ojos negros con un anillo exterior de un color amarillo brillante. La dieta de la perca del Nilo se compone de peces, insectos, crustáceos y moluscos. El tipo de presa ingerida por el depredador depende del tamaño de los depredadores, la disponibilidad de presas y la abundancia dentro de un hábitat determinado. Su comportamiento es el de un feroz depredador que ocupa un puesto muy alto en su cadena alimentaria. La esperanza de vida de la perca del Nilo se sitúa en torno a los 16 años.

Perca del Nilo

Familia Lepisosteidae.

Pejelagarto (Atractosteus spatula).

Tamaño: Hasta 3 metros de longitud.

Peso: Un máximo de unos 137 kilogramos.

Distribución: Vive en las partes bajas de los ríos, donde las aguas son lentas y también en estuarios y bahías desde la cuenca del Mississippi hasta el Golfo de México.

Reproducción: La hembra puede llegar a depositar en la maleza que se encuentra en el agua hasta 8.000 huevos por cada kilogramo de su peso.

Estado de conservación: Sin datos.

El pejelagarto es un curioso pez de agua dulce y uno de los mayores que habitan en América del Norte. Su forma es alargada y robusta casi cilíndrica, con vigorosa aleta caudal heterocerca en abanico. Las aletas dorsal y anal son opuestas y muy atrasadas, sin espinas y con pocos radios. Posee grandes escamas óseas que no se superponen. La cabeza del pejelagarto es alargada y terminada en una boca algo parecida a la de un caimán, con dientes igualmente filosos y de forma cónica. La boca es más corta, ancha y aplanada que en los catanes del género Lepisosteus, siendo la mandíbula inferior es algo más corta que la superior. El pejelagarto posee un color marrón o verde oliva en la parte superior, con un tono amarillento o blancuzco en la inferior. Puede presentar una línea clara en el flanco. Presenta pintas marrones en todas las aletas y algunas en la parte dorsal. Aleta caudal con tonalidades amarillas. El pejelagarto muestra un comportamiento pasivo, manteniéndose gran parte del tiempo agazapado, pareciendo inofensivo pero a la espera de que alguna presa pase delante de ellos. No hay que engañarse, el pejelagarto es un voraz depredador que se alimenta principalmente de todo tipo de peces y crustáceos e incluso de tortugas, aves y pequeños mamíferos. Esta especie se ha introducido en Tailandia para la pesca deportiva, en zonas como el lago Bung Sam, cerca de Bangkok, donde depreda y causa graves daños a la ictiofauna local. Su esperanza de vida se sitúa en torno a los 25 – 40 años.

Pejelagarto

Familia Osteoglossidae.

Arapaima (Arapaima gigas).

Tamaño: Unos 2,5 metros de longitud de media pero algunos ejemplares superan con mucho esta medida. El ejemplar más grande del que se tiene constancia medía 4,52 metros de largo.

Peso: Hasta 250 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Vive en la cuenca del Río Amazonas (Perú, Ecuador, Brasil, Colombia, Venezuela, Guayana y Surinam). Ha sido introducido para pesca deportiva en Tailandia y Malasia.

Reproducción: El arapaima construye nidos de unos 50 centímetros de ancho y 15 de profundidad en donde deposita sus huevos (alrededor de 2.000) durante los meses de Febrero – Abril, principalmente cuando las aguas se encuentran en niveles bajos. Ambos padres cuidan de su prole.

Estado de conservación: En peligro.

El arapaima es el pez de agua dulce más grande de Sudamérica y el segundo de mayor longitud tras el esturión beluga (Huso huso). El arapaima, también conocido como piracucu, tiene el cuerpo casi cilíndrico y alargado, comprimiéndose en forma progresiva hacia el origen de la aleta dorsal. Revestido de grandes y gruesas escamas, la cabeza es pequeña en relación a su cuerpo. La aleta caudal es de forma redondeada. La vejiga natatoria de estos peces hace el papel de órgano respiratorio suplementario, con la ayuda del cual pueden respirar el aire, permitiéndoles sobrevivir en aguas pantanosas pobres en oxígeno. El arapaima posee un color plateado con reflejos pardo negruzcos, las escamas abdominales en la mitad posterior del cuerpo están ribeteadas de rojo oscuro. La cabeza toma un color verde-cobre iridiscente y el cuerpo es de color azul verdoso en la parte superior, degradándose hasta el tono blanco de la parte ventral inferior. En los ejemplares juveniles aparecen puntos y manchas rojas muy visibles en la zona trasera superior, incluyendo la aleta caudal. El arapaima se alimenta de multitud de peces, crustáceos y en menor medida de mamíferos pequeños que caminan cerca de las orillas. Los adultos suben a la superficie para respirar en intervalos de 10 – 15 minutos y nunca permanecen sumergidos más de 40 minutos cuando son perseguidos, los peces jóvenes tienen una frecuencia de respiración mayor. Este pez (que puede saltar con facilidad fuera del agua) es víctima tanto de pesca comercial como deportiva, ello ha provocado un descenso significativo de su población.

Arapaima

Familia Pangasiidae.

Pez gato del Mekong (Pangasianodon gigas).

Tamaño: Hasta 3,2 metros de largo aproximadamente.

Peso: Un máximo de unos 300 kilogramos.

Distribución: Originario del Sureste Asiático. Habita principalmente en el Río Mekong (curso medio principalmente).

Reproducción: Esta especie se congrega durante el inicio de la temporada de lluvias y migra río arriba para desovar, durante el final de la primavera y meses de verano.

Estado de conservación: En peligro crítico.

El pez gato del Mekong es uno de los peces de agua dulce más grandes del mundo y uno de los más amenazados en la actualidad. Este pez gato, siluro o bagre, como también se le puede llamar, posee un color gris claro, con plateado en la parte superior, y de un  amarillo o crema en el vientre. No tienen dientes, los que resulta interesante, pues son la única especie de pez gato que no tienen ningún diente y tampoco bigotes. Su cuerpo es alargado y aplanado lateralmente al igual que otros bagres, teniendo además un hocico redondeado y romo. Durante su desarrollo, esta especie se alimenta de zooplancton en el río y se sabe que es caníbal. Después de aproximadamente un año, el pez se convierte en herbívoro, alimentándose de algas filamentosas, larvas y ocasionalmente de perifiton (conjunto de organismos de bacterias, hongos, algas y protozoos embebidos en una matriz polisacárida). Viven principalmente en el cauce principal del río donde la profundidad del agua es superior a 10 metros. No se cree que sean agresivos, en términos de comportamiento, sin embargo, son conocidos por ser muy fuertes. Migran grandes distancias cada año, pues necesitan determinados entornos para realizar el desove y la cría. Debido a diversas amenazas esta especie ya no habita la mayoría de su hábitat original, se cree que sólo existen pequeñas poblaciones aisladas en la región del Mekong medio. En los últimos 15 años esta especie ha perdido al menos el 80% de su hábitat. Tailandia tiene varios programas de conservación del pez gato del Mekong, habiendo impulsado un programa de cría en el Lago Bung Sam Ran de Bangkok.

Pez gato del Mekong

Familia Pimelodidae.

Pez Gato de Cola Roja (Phractocephalus hemioliopterus).

Tamaño: Un máximo de unos 1,8 metros de largo.

Peso: Hasta 80 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Se encuentra en las cuencas del Orinoco y Amazonas. También ha sido introducido en Florida (Estados Unidos).

Reproducción: Se desconoce la mayoría de la biología reproductiva de esta especie.

Estado de conservación: Sin datos.

El pez gato de cola roja es un gran bagre con forma de torpedo, único representante de su género; cabe destacar que posee fuertes músculos en la base de su cabeza y caudal. Todos los radios están asegurados con una espina de refuerzo, menos la caudal y adiposa. Posee 3 pares de barbillones recubiertos de zonas gustativas, olfativas y táctiles, que hacen de él un excelente depredador. s café-negruzco hasta tonos verde oliva en los costados, así mismo un recubrimiento blanco en el vientre y parte de la cola. Esta última es característica de ellos desde juveniles porque presentan una fuerte coloración roja hasta el término de su vida. Se pueden encontrar especímenes albinos. Esta especie es omnívora, aunque su dieta tiende a ser carnívora preferentemente, pues se alimenta casi exclusivamente de peces vivos, tiras de pescado, moluscos y crustáceos hasta pequeños mamíferos y aves. Esta especie es muy común en grandes acuarios de hoy en día.

Pez gato de cola roja

Piraiba (Brachyplatystoma filamentosum).

Tamaño: Un máximo de unos 3,6 metros de largo.

Peso: Hasta 200 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Nativo de Sudamérica, habita en las cuencas de los ríos Amazonas, Orinoco y Paraná.

Reproducción: Sus hábitos de reproducción son muy poco conocidos aunque se cree que están relacionados con migraciones.

Estado de conservación: Sin datos.

También conocido como Kumakuma, el piraiba es un pez de gran tamaño, cuerpo alargado y bajo. Su cabeza grande y provista de dos ojos pequeños ubicados en la parte superior de la misma. Presenta una gran boca provista de almohadillas dentales en ambas mandíbulas y unos seis barbillones, cuatro en el maxilar inferior y dos sumamente largos en el maxilar superior. Sus aletas son de buen tamaño y muy potentes. Posee además, aletas pectorales, ventrales, anal, dorsal, adiposa y caudal. Aleta caudal bilobulada de lóbulos iguales. El lóbulo superior está provisto de un largo filamento en su punta. Las aletas pectorales del piraiba están equipadas con espinas muy ornamentadas. Su coloración es simple, presenta un manto liso de color grisáceo en las aletas y la parte superior, el cual cuando el pez es joven, posee manchas negras de gran tamaño, y cuando el pez llega a cierta edad, pasa a ser de un gris verdoso liso. El abdomen en cambio es blanco. El piraiba se alimenta principalmente de peces, mostrando un comportamiento agresivo en ocasiones con otras especies de su entorno. Este pez nunca habita en afluentes pequeños, siempre en profundos causes de ríos principales. Suele permanecer entre marañas de troncos o rocas acechando a sus presas. Se desconoce su estado de conservación actual.

Piraiba

Familia Salmonidae.

Taimen (Hucho taimen).

Tamaño: Hasta 2 metros de longitud.

Peso: Unos 100 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Principalmente en Asia Central, estando presente en las cuencas de los ríos Volga, Pechora y Amur. Incluyendo zonas del Mar Caspio y Océano Ártico.

Reproducción: Tiene lugar en lugares poco profundos con corriente rápida, depositando los huevos en la parte alta de los ríos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El taimen es el mayor salmónido del mundo. Estos peces son depredadores feroces que a veces persiguen a sus presas en grupo, una práctica que les valió el apodo de “lobos de río”. Poseen cabezas de color verde grisáceo con cuerpos aerodinámicos, de color marrón rojizo y aletas anal y caudal de un rojo oscuro. Los taimen se alimentan principalmente de peces pero también de aves (patos), pequeños mamíferos (incluso murciélagos que se acercan al agua), incluso pueden caer en el canibalismo. A este respecto cabe destacar que algunos taimen se han asfixiado intentando tragar a otro congénere un poco más pequeño que ellos mismos. Los taimen gustan de ríos de aguas fríos con alta cantidad de oxígeno, pero habitando en agujeros con corriente lenta en períodos de baja actividad (meses de invierno). Este gigante fluvial es venerado por muchos budistas de Mongolia como el hijo de un antiguo espíritu del río, y ha disfrutado de una relativa paz en dicho país, donde la cultura nómada ha evitado tradicionalmente la pesca. Pero el cambio de estilos de vida en la modernización de Mongolia, la tala, la minería y el pastoreo, han perjudicado la calidad del agua en el hábitat de los taimen. La pesca también ha llevado a esta especie hasta casi su extinción en China, y está empezando a tomar un importante peaje en Mongolia. Estos peces tienen una esperanza de vida de unos 20 años.

Taimen

Familia Siluridae.

Siluro (Silurus glanis).

Tamaño: Algunos ejemplares podrían llegar a superar los 4 metros de largo. El tamaño medio de un siluro ronda los 1,3 – 1,6 metros de longitud.

Peso: Un máximo de unos 180 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Nativo de ríos y lagos del centro, Sur y Este de Europa. También ha sido introducido en el Oeste de Europa.

Reproducción: La hembra produce hasta 30.000 huevos por cada kilogramo de su propio peso.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El siluro es un gran pez con el cuerpo alargado y la cabeza ancha y aplanada. No tiene escamas pero sí la piel mucosa. Su boca es grande y terminal, con las mandíbulas cubiertas de dientes pequeños y delgados, que sirven para retener las presas. Posee dos barbillones muy largos que le salen del maxilar superior y cuatro más cortos bajo el mentón. La línea lateral la tiene bien marcada y completa, su aleta dorsal es pequeña, con 3 – 5 radios, mientras que la anal es muy larga, con 84 – 92 radios. El siluro posee un dorso de color azul negruzco, pardo o verdoso; con los flancos más claros, de jaspeado oscuro, y el vientre blanco sucio y con reflejo rojizo. El siluro es un pez bentónico, de hábitos principalmente nocturnos y que vive en los fondos fangosos de aguas lentas, preferentemente dulces, pero también salobres. Le gusta estar en ambientes cubiertos tales como agujeros en el lecho del río, árboles hundidos, etc. Tolera la contaminación y las concentraciones bajas de oxígeno. Se alimenta de todo tipo de presas, desde peces a crustáceos, ranas, aves (patos) e incluso carroña. Como es de esperar en un pez de aguas turbias activo en la oscuridad, no detecta a las presas mediante la vista, sino que lo hace mediante otros sentidos. El siluro posee electrorreceptores en los barbillones (también tienen función táctil) en la mandíbula y en la línea lateral (un órgano sensible a las vibraciones) y quimiorreceptores (sentido del gusto) en las barbas sensoriales, en la boca y en otras partes del cuerpo. Además, tiene buen olfato y un fino oído que le permite detectar muy bien los sonidos producidos fuera del agua. El siluro fue introducido en España en el embalse de Mequinenza (Zaragoza) el año 1974 y actualmente está presente en la mayor parte de la cuenca del Ebro, en el Llobregat, el Ter y el Tajo, entre otros. En algunas regiones donde el siluro fue introducido artificialmente, es ahora considerado como una plaga, ya que pone en serio peligro las poblaciones de peces nativos.

Siluro

Wallago (Wallago attu).

Tamaño: Hasta 2,4 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Puede rondar los 100 kilogramos de peso.

Distribución: Se encuentra en ríos y lagos del Subcontinente Indio (India, Nepal, Pakistán, Bangladesh y Sri Lanka), y algunas regiones del Sudeste Asiático (Tailandia, Camboya, Vietnam y Malasia).

Reproducción: Las hembras viajan río arriba durante el monzón para desovar miles de huevos, antes de regresar de vuelta a zonas más profundas de los ríos en donde habitan el resto del año.

Estado de conservación: Casi amenazado.

El wallago, también conocido como sareng, es un pez gato de la familia Siluridae, pariente cercano del siluro europeo. No tiene escamas, posee un cuerpo serpentino, fuertemente comprimido y en el que destaca su enorme boca, grande y terminal como otros siluros y cubierta de pequeños dientes. De su maxilar superior surgen dos barbillones característicos. Su aleta dorsal es muy pequeña mientras que la caudal es extremadamente larga. Los ojos de este pez son pequeños. Es común encontrar enormes ranas y peces dentro de su estómago, cuando se le ha abierto para cocinar. El wallago también se alimenta de insectos (sobre todo individuos jóvenes), crustáceos y moluscos. Se ha afirmado que en algunas zonas de Tailandia los nativos temen la especie debido a su hábito de comer pollos y patos, perros e incluso niños pequeños. Se cree que esta especie puede llegar a ser bastante agresiva, alimentándose incluso de los cadáveres que son arrojados a los ríos en ceremonias y ritos hindúes. Aunque se desconoce una gran cantidad de información acerca de esta especie, se cree que el wallago gusta de permanecer en regiones del río con talones y margen de hierba, además de pequeños pozos, bancos y canales, por lo que permanece principalmente en aguas profundas con fondos de barro o limo. Este pez se encuentra casi amenazado debido a la sobrepesca. Como se ha mencionado con anterioridad, es posible que esta especie se potencialmente peligrosa para el ser humano ya que muerde con facilidad y ello unido a su gran tamaño, puede provocar accidentes fatales. En la India se cree que es un dios que transporta en alma de los difuntos a los Dioses para ser reencarnados. 

Wallago

Nota: El Bagarius yarrelli, también conocido como goonch, pez gato de la familia Sisoridae que alcanza e incluso supera los dos metros de longitud, habita en las mismas aguas que el wallago y ha estado implicado en una serie de ataques mortales a humanos en el Río Kali (India) entre 1998 – 2007.

Goonch

Fuentes: Wikipedia, Wikifaunia, FishBase, PezAdicto, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 septiembre, 2014 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Grandes Peces de Agua Dulce I

Familia Acipenseridae.

Esturión Beluga (Huso huso).

Tamaño: Hasta 5 metros de largo, no obstante, su longitud media está entorno 1 – 3 metros.

Peso: Algo más de 2.000 kilogramos como máximo.

Distribución: Cuencas del Mar Negro, Mar Caspio y ocasionalmente Mar Adriático. El esturión beluga es anádromo, pasando la mayor parte de su vida en el mar, pero migra a aguas dulces para desovar.

Reproducción: Una sola hembra puede producir entre 300.000 y 7,5 millones de huevos que se adhieren a las piedras en el fondo del lecho de los ríos. Una vez que nacen, las crías migran corriente abajo hasta el mar.

Estado de conservación: En peligro crítico.

El esturión beluga (Huso huso) es el esturión más grande del mundo y el mayor pez de agua dulce europeo, puede alcanzar hasta 5 metros de longitud. Este antiguo pez tiene un cuerpo alargado y aplanado, con el hocico ligeramente empinado y la boca por debajo. Posee cinco hileras de placas óseas (o escudos) que se encuentra a lo largo del cuerpo, uno a lo largo de la parte posterior, uno en cada costado y dos en la parte inferior. Las cortas barbillas carnosas que tiene delante de la boca se insertan en los extremos de la misma. El cuerpo es de color gris predominantemente oscuro o verdoso, mientras que el vientre tiende a ser de color blanco. El esturión beluga es un gran depredador que se alimenta principalmente de otros peces. Este pez es muy apreciado por el valor de sus huevas, de las que se obtiene el famoso caviar de beluga, sin embargo su carne no es muy solicitada. La IUCN clasifica al esturión beluga como especie en peligro de extinción. Es una especie protegida listada en el Apendix III de la Convención de Berna y su mercado está restringido bajo el CITES Apendix II. La población del Mar Mediterráneo está fuertemente protegida bajo el Apendix II de la Convención de Berna, prohibiendo cualquier muerte intencional de estos peces. El crecimiento de este pez es muy lento y su maduración tardía por lo que algunos ejemplares pueden alcanzar los 150 años de edad.

Esturión beluga

Esturión Kaluga (Huso dauricus).

Tamaño: Hasta 5,6 metros de longitud aproximadamente. Se piensa que algunas hembras pueden alcanzar tamaños de algo más de 6 metros de largo.

Peso: Alrededor de un máximo de 1.500 kilogramos de peso.

Distribución: Endémica del Río Amur (Rusia y China) y de algunos de sus más importantes afluentes, así como de lagos de dicha cuenca. Ya en el mar extiende su hábitat más allá del estuario del Amur, en el Mar de Ojotsk frente a la Isla de Sajalín y en el Mar de Japón, donde es posible hallar ejemplares jóvenes.

Reproducción: El Kaluga desova miles de huevos en la cuenca baja del Río Amur, en fondos arenosos y con grava.

Estado de conservación: En peligro crítico.

El esturión Kaluga es un enorme pez y uno de los más grandes de la familia de esturiones. Está estrechamente emparentado con el esturión beluga, y sus hembras, como las de éste, producen abundante caviar negro. Es de color gris verdoso oscuro, con la parte inferior más clara. Su cabeza es triangular y posee varias placas óseas, el cuerpo del Kaluga es fusiforme y también dispone de varias filas de escudos óseos. La boca ocupa toda la superficie inferior del hocico, que es lateral, en forma de media luna y muy grande. El hocico del esturión de Kaluga es corto y afilado, también tiene ojos muy pequeños que se encuentran inmediatamente detrás de sus fosas nasales. En su primer año de vida se alimentan de invertebrados, su dieta habitual es el salmón, pero en caso de carencia de este se alimentan de otros peces adultos e incluso se da el canibalismo en esta especie. Su población decreció dramáticamente desde finales del Siglo XIX, por lo que en la actualidad su pesca está sometida a fuertes restricciones, pero se produce bastante pesca ilegal. Actualmente el Kaluga se encuentra en grave peligro de extinción, haciendo pensar a los científicos que su población se ha visto reducida al menos en un 80% del total que había antes de iniciarse la pesca industrial de esta especie. Aunque la pesca de este animal está ahora mucho más controlada y restringida, todavía existen muchos pescadores furtivos que siguen poniendo en peligro la recuperación del Kaluga. Su distribución se encuentra fragmentada en cuatro áreas, dos en China y cuatro en Rusia. Rusia y China exportan su caviar, que es siempre de origen salvaje, a países como Japón, Alemania, Estados Unidos y los Emiratos Árabes. Las piscifactorías de esturión del Río Amur, no han sido capaces, por el momento de criar este enorme pez. Se estima que puede vivir unos 80 años aunque su edad media normalmente no sobrepasa los 50 años.

Esturión Kaluga

Familia Alestiidae.

Pez Tigre Goliat (Hydrocynus goliath).

Tamaño: Hasta 1,5 metros de longitud.

Peso: Hasta unos 50 kilogramos de peso.

Distribución: Cuencas del Río Congo y Lago Tanganica.

Reproducción: Las hembras desovan cientos o miles de huevos en las orillas de los lagos o las orillas inundadas de los grandes ríos del Congo.

Estado de conservación: Sin datos. Aunque se cree que esta especie no se encuentra en peligro de extinción.

El pez tigre Goliat es muy característico debido al gran tamaño de su mandíbula, provista de unos dientes largos y cortantes, muy semejantes a los de los cocodrilos. Dichos dientes son perfectos para atrapar y no soltar a sus presas. Su cuerpo es semejante al de una piraña grande pero algo más alargado, cabe destacar la gran potencia de los músculos de su cola, lo que le convierte a este pez en un rápido nadador. El pez tigre Goliat se alimenta principalmente de otros peces (piscívoro), incluyendo congéneres suyos de menor tamaño (canibalismo). A la hora de cazar, este depredador acecha a sus presas ubicándose en los remolinos más tranquilos de los rápidos y así emboscándolas, usando su aguda vista y oído para detectarlas y lanzándose sobre ellas gracias a la aceleración que le proporciona su potente cola. En ocasiones nadan en grupos de alrededor de una media docena de ejemplares. En el Congo se han reportado algunos ataques a humanos por parte del pez tigre Goliat, el cual parece ser que se distraería por alteraciones en el agua y la presencia de objetos parpadeantes, lo que provocaría un error en este animal al confundir a un humano con un pez grande. Aún se desconoce una gran parte de información acerca del pez tigre Goliat.

Pez Tigre Goliath

Pez Tigre Goliath (Adulto)

Familia Anguillidae.

Anguila de Nueva Zelanda (Anguila dieffenbachii).

Tamaño: Esta especie puede alcanzar 1,5 metros de longitud aproximadamente. Las hembras son mayores que los machos.

Peso: Hasta 24 kilogramos de peso.

Distribución: Endémica de agua dulce de Nueva Zelanda.

Reproducción: Cada hembra pone entre 1 – 20 millones de huevos en Tonga después de realizar un viaje de miles de kilómetros desde Nueva Zelanda, muriendo tras el desove. 

Estado de conservación: Casi amenazado.

La anguila de Nueva Zelanda es un pez alargado con forma de serpiente y muy similar, como es natural, a otras especies de anguilas, destaca esta especie en concreto por la longitud de varias de sus aletas. La anguila de Nueva Zelanda es omnívora y además se caracteriza por ser un depredador oportunista, los ejemplares jóvenes se alimentan de larvas y de insectos, mientras que los adultos capturan peces pequeños. Como curiosidad cabe destacar que el sexo de esta especie de anguila no se define hasta que los individuos miden cerca de medio metro de longitud. Este pez es un recurso importante para los maoríes, ya que proporciona una importante fuente de comida (proteínas). Como reflejo de esta importancia para los maoríes tienen un amplio conocimiento de esta especie y de sus rutas migratorias. Entre los científicos y los grupos conservacionistas hay una creciente preocupación por la supervivencia de la especie, ya que pueden pescarse legalmente, y tienen una tasa de reproducción lenta, solamente se reproducen al final de su ciclo vital. En 2003 un estudio científico predijo que sus poblaciones iban a caer entre un 5 – 30% en la década siguiente. Se han reportado algunos ataques de anguilas de Nueva Zelanda a personas y ganado principalmente, aunque cabe destacar que son casos extremadamente raros.

Anguila de Nueva Zelanda

Familia Channidae.

Pez Cabeza de Serpiente Gigante (Channa micropeltes).

Tamaño: Normalmente en torno a 1,3 metros pero algunos ejemplares pueden alcanzar 1,8 metros o incluso más.

Peso: Alrededor de 20 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Agua dulce del Sudeste Asiático (Tailandia, Birmania, Laos, Indonesia, Malasia, Borneo y Sumatra) y algunas regiones de la India. También se ha introducido en algunas zonas de Estados Unidos donde se le considera como especie invasora.

Reproducción: Las hembras crean un círculo de vegetación que usan como nido, allí es donde colocan varios miles de huevos que son ferozmente protegidos.

Estado de conservación: Sin datos.

El pez cabeza de serpiente gigante es el mayor de familia Channidae. Los individuos juveniles son de color rojo, con franjas laterales de color naranja y negro, pero a medida que madura, pierde dichas franjas y el color rojo, pasando a un patrón negroazulado en la parte superior y blanco en la inferior. La especie tiene la capacidad de arrastrarse sobre la tierra y respirar aire, a pesar de que sólo son capaces de hacer esto en zonas fangosas o pantanosas, pudiendo mantenerse fuera del agua hasta tres días. Su capacidad de respirar aire con un pulmón primitivo situado justo detrás de las branquias le permite sobrevivir en el agua estancada donde los niveles de oxígeno son bajos, por salir a la superficie y tomar una pequeña bocanada de aire. También permite al cabeza de serpiente viajar distancias cortas en tierra, aunque es incapaz de cazar mientras está en tierra, ya que no puede sostenerse a sí mismo en absoluto con sus pequeñas aletas en comparación con su gran cuerpo. El pez cabeza de serpiente gigante es un predador de amplio espectro, situado en la cima de la cadena trófica, por lo que posee un apetito voraz y se alimenta de peces, anfibios e incluso pequeños pájaros. En el Sudeste Asiático su carne es muy apreciada, sirviéndose y cocinándose de muy distintas formas, se cree incluso que comer este animal ayuda a cicatrizar heridas recientes de cirugía, cortes o raspaduras. Esta especie es además vendida para acuarios como mascota.

Pez Cabeza de Serpiente Gigante

Familia Characidae.

Dorado (Salminus brasiliensis).

Tamaño: Puede alcanzar el metro de longitud.

Peso: Algo más de 30 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Ríos del Sur de Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Norte de Argentina. Los individuos adultos se mueven en aguas rápidas, mientras que los juveniles prefieren fondos arenosos y tranquilos.

Reproducción: Las hembras remontan la corriente de los ríos y depositan unos 200.000 huevos por puesta.

Estado de conservación: Sin datos.

El dorado es un pez de cuerpo salmonoide, robusto, moderadamente comprimido lateralmente. La cabeza es grande, hasta un cuarto del largo total, de forma aproximadamente cónica con el frente superior oblicuo. La boca alcanza aproximadamente la mitad de la cabeza, y muestra dientes fuertes de forma cónica; los ojos son pequeños, y están ubicados en posición retrasada. Los opérculos son de buen tamaño, presentando estrías radiales. El abdomen es largo. La aleta dorsal se ubica hacia la mitad del dorso; la adiposa es casi inexistente. Las ventrales se colocan tangencialmente por delante de la inserción de la dorsal, mientras que la anal está próxima a la caudal, que es poco lobulada, con los radios medios elongados. El pedúnculo de la cola es potente y robusto, como corresponde a su hábito de veloz nadador. Está recubierto de escamas grandes, algo mayores junto al pedúnculo caudal, amarillo-anaranjado en el opérculo, con el dorso ligeramente más oscuro y con reflejos verdosos, y el vientre plateado o blanquecino. Cada escama en el flanco presenta una pequeña mancha de color pardo oscuro. Las aletas son anaranjadas, con un reborde de color carmesí; una mancha negra faja el extremo de los radios caudales. El dorado es un voraz depredador, equipado con unas mandíbulas poderosas como cepos y con unos dientes muy cortantes. Esta especie se alimenta casi en exclusividad de otros peces. Es uno de los principales objetos de pesca deportiva en Argentina, y una de las presas más exigentes de la pesca de agua dulce en el mundo, hecho que ha provocado una merma significativa en su población, principalmente en el Río Paraná.

Dorado

Pacú Negro (Colossoma macropomum).

Tamaño: Puede superar el metro de longitud.

Peso: Unos 40 kilogramos como máximo.

Distribución: Habita principalmente en aguas de los ríos Amazonas y Orinoco. Fue introducido por el hombre en Nueva Guinea para servir como fuente de alimento.

Reproducción: Las hembras depositan cientos de huevos en el margen de los ríos y en zonas recién inundadas donde crecen los alevines. Es muy difícil que este pez llegue a reproducirse en acuarios.

Estado de conservación: Sin datos.

El pacú negro, pacú gigante o tambaquí es un pez con una forma similar a la de las pirañas y a veces es confundido con éstas aunque sus hábitos son muy distinto, principalmente en lo que corresponde a la alimentación. El pacú negro posee un cuerpo alto, comprimido lateralmente y está equipado con dos grandes ojos algo arqueados hacia atrás. Normalmente su cuerpo es de color negro o gris con machas. Sus aletas pectorales son pequeñas en relación al resto del cuerpo del pez y de color negro, al igual que el resto de aletas del pacú. Aproximadamente el 10% de su peso corporal está formado por grasa. Al igual que otras especies de pacú, el negro posee unos fuertes dientes cuadrados y rectos, ideales para satisfacer sus hábitos alimentarios. El pacú negro o tambaquí muestra un comportamiento solitario, los individuos adultos permanecen en bosques inundados durante los cinco meses de inundaciones, mientras que los jóvenes habitan en aguas oscuras y zonas con menores niveles de vegetación. El pacú negro se alimenta principalmente de algas, plantas en descomposición, zooplancton, semillas (esta especie tiene un importante papel en la diseminación de las mismas), insectos y caracoles. El tambaquí es utilizado en acuicultura, ya que puede sobrevivir en aguas pobres en minerales y es muy resistente a enfermedades. Todo ello ha hecho que sea introducido en Hong Kong y Singapur con fines comerciales (distribuyéndose fresco o congelado), habiéndose adaptado satisfactoriamente a las aguas de dicha región y prosperando incluso en estado salvaje en algunas zonas.

Pacú negro

Piraña Negra (Serrasalmus rhombeus).

Tamaño: Hasta unos 41,5 centímetros de largo.

Peso: Un máximo de 3 kilogramos.

Distribución: Aguas blancas y claras de ríos de Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela, Guayana Francesa, Guayana y Brasil.

Reproducción: Las hembras depositan cientos de huevos sobre las plantas de los ríos.

Estado de conservación: Sin datos.

La piraña negra es la más grande de su especie, posee un cuerpo es típicamente romboidal, alargado en individuos juveniles y muy profundo en los adultos, con la cabeza robusta y chata y el hocico corto en ejemplares adultos. Las mandíbulas están armadas de dientes grandes, triangulares y muy afilados. La cabeza es plateada y en ella destacan sus ojos con un iris rojo intenso. El ojo de esta piraña está atravesado por una banda negra vertical. El cuerpo es de color plateado plomizo con numerosas manchas ovaladas en individuos juveniles. Poseen también una mancha opercular difusa. La región ventral tiene pocas o directamente se encuentra sin manchas, y con tonalidades amarillentas o anaranjadas en ejemplares juveniles y preadultos. La aleta anal es amarillenta en su base y la caudal tiene una banda negra en su base y una banda terminal, muy evidente en adultos jóvenes. Los adultos de gran tamaño poseen un cuerpo homogéneamente plomizo y muy oscuro al igual que las aletas. La piraña negra es un animal extraordinariamente agresivo y territorial, se alimentan principalmente de otros peces más pequeños, de larvas de insectos acuáticos y de crustáceos. Es posible que la piraña negra también ataque a mamíferos y aves que se adentren en el agua y estén a su alcance. Al contrario que otras especies de pirañas, la negra es un animal principalmente solitario y que raramente forma grupos de hasta diez individuos. Esta especie puede ser criada en cautividad, en acuarios que mantengan una temperatura en torno a 24 – 28 ºC.

Piraña Negra

Nota: Algunos científicos consideran que tanto el pacú negro como la piraña negra permanecen a la familia Serrasalmidae y no a la Characidae. Sin embargo, otros científicos siguen incluyendo a estas dos especies en la familia Characidae. dentro a su vez de la subfamilia Serrasalminae

Familia Cichlidae.

Pavón (Cichla temensis).

Tamaño: Hasta 1 metro de longitud.

Peso: Un máximo de unos 12 kilogramos de peso.

Distribución: Brasil y Venezuela principalmente. Especie nativa de Río Negro, Río Uatumã y Río Orinoco.

Reproducción: Las hembras suelen desovar entre 4.000 y 10.000 huevos en el fondo de los ríos.

Estado de conservación: Sin datos.

El pavón es el pez más grande de la familia de los Cíclidos. Posee un color gris o marrón en la mayoría de su cuerpo, sus costados muestran cuatro líneas horizontales de forma punteadas semejante a lunares claros, en su etapa juvenil se puede observar que predomina este patrón del color y puntos. Es característica una mancha oscura-marrón detrás de la órbita del ojo. Ya cuando son adultos se observan tres barras verticales que cruzan sus costados hasta la zona ventral desde la aleta dorsal, dos bajo la aleta dorsal espinosa y solo una debajo de la aleta de radios blandos. La mitad inferior de la aleta caudal, así como el borde la aleta anal y pélvica es de color anaranjado o rojo, al igual que su borde ventral y el iris. Individuos machos adultos suelen presentar la protuberancia nucal. Por el contrario los individuos que tiene ausencia de esta protuberancia, pero mantienen los puntos claros en el cuerpo, cabeza y en aletas, se consideran que pueden ser hembras. El pavón ocupa áreas litorales más profundas en lagunas y también en bancos de arena y rocas del canal principal del río, prefiere además aguas lentas y negras. Muestra un comportamiento profundamente territorial. El pavón es un poderoso depredador con un apetito voraz, se alimenta principalmente de otros peces, crustáceos e incluso carroña.

Pavón

Familia Cynodontidae.

Payara (Hydrolycus scomberoides).

Tamaño: Hasta 1,2 metros de longitud.

Peso: Un máximo de unos 17,8 kilogramos.

Distribución: Cuenca Amazónica y del Orinoco (Perú, Bolivia, Brasil, Venezuela).

Reproducción: Se desconocen muchos datos al respecto aunque se piensa que su desove está ligado a migraciones estacionales.

Estado de conservación: Sin datos.

También conocido como pez vampiro por la longitud de algunos de sus dientes, el payara presenta bordes serrados en las escamas de los ejemplares adultos (de más de un metro de longitud). Su aleta dorsal muy pequeña y en posición muy retrasada, seguida de una aleta adiposa aún más pequeña, la caudal poderosa y de forma truncada. También tienen unos ojos muy grandes y característicos. Lo que más destaca en esta especie es su poderosa boca dispuesta en forma oblicua, con una formidable dentadura formada por piezas cónicas de gran longitud y afiladas como agujas. Especialmente los dos colmillos de la mandíbula inferior, con forma de caninos, son enormes y muy llamativos, y le dan un aspecto de “tigre de dientes de sable” acuático. Los “payaras” usan estos colmillos para atrapar los peces de los que se alimentan, empleándolos para ensartarlos y sujetarlos por los flancos. Poseen unas aletas pectorales sobredimensionadas, largas y puntiagudas, que les permiten dar saltos por encima de la superficie del agua. Su color de fondo plateado, con la parte superior del lomo con un tono negruzco en los ejemplares maduros. Las aletas pectorales y caudal presentan tonos más oscuros, pero no así la anal. Posee un punto verticalmente elongado en la parte posterior del opérculo. Se trata de un pez agresivo que se alimenta principalmente de otros peces de menor tamaño a los que atacará desde los flancos, la presa es ensartada y el depredador gira el pez en su boca para introducir en primer lugar la cabeza. Esta especie tiende a formar grupos pequeños, compuestos por unos pocos ejemplares (8 – 15, por lo general), que cazan juntos. No obstante, son territoriales entre ellos y a veces puede haber luchas por el espacio disponible.

Payara

Payara (Estados de crecimiento)

Familia Cyprinidae.

Carpa Gigante de Colorado (Ptychocheilus lucius).

Tamaño: Hasta 1,8 metros de longitud.

Peso: Alrededor de unos 45 kilogramos.

Distribución: Principalmente en la cuenca del Río Colorado (a su paso por los estados de Colorado y Utah).

Reproducción: Los huevos son puestos por las hembras en zonas de aguas rápidas donde son arrastrados por las corrientes a 50 – 100 kilómetros río abajo.

Estado de conservación: Vulnerable.

La carpa gigante es un pez originario de Estados Unidos, muy abundante en el pasado pero al que los excesos de la sobrepesca le han llevado a una situación delicada, encontrándose en la actualidad en peligro de extinción. Su carne era muy apreciada tanto por los nativos americanos como por los colonos europeos. Al igual que las otras tres especies de carpa gigante, tiene un cuerpo alargado que recuerda al del lucio (Esox lucius). La cabeza es algo aplanada en forma de cono y alargada, completando casi un cuarto de la longitud del cuerpo. Posee un color brillante de color verde oliva en la parte posterior que va hasta un tono más pálido amarillento en los flancos, siendo el vientre blanco. Los individuos jóvenes también tienen un punto oscuro en la aleta caudal. Tanto las aletas dorsal y anal poseen típicamente nueve rayas. Los dientes faríngeos son largos y con forma de gancho. Los individuos más jóvenes de carpa gigante se alimentan principalmente de larvas y de insectos, a medida que crecen, su dieta pasa a ser casi exclusivamente piscívora. Los esfuerzos de recuperación de esta especie se centran en las presas de operación para crear más de un patrón de flujo natural, mejorando el paso de peces aguas arriba y abajo, y la restricción de población de peces no nativos para reducir las interacciones ecológicas. Hasta el momento, los avances en la recuperación de la carpa gigante han sido limitados.

Carpa gigante

Familia Dasyatidae.

Raya Gigante de Agua Dulce (Himantura chaophraya).

Tamaño: Puede alcanzar hasta 5 metros de largo y 2 metros de ancho.

Peso: Un máximo de unos 500 – 600 kilogramos

Distribución: Estuarios y cuencas de los ríos Chao Phraya (Tailandia) y Mekong del Sudeste Asiático, principalmente en zonas arenosas y con barro. También se sabe que habita en Borneo e Indonesia y parece ser que ha desaparecido o se tiene constancia de su presencia en otras regiones como Java, Río Ganges y Bahía de Bengala.

Reproducción: Esta raya es vivípara, las hembras tienen camadas de entre 3 – 5 crías al año.

Estado de conservación: En peligro.

La raya gigante de agua dulce es uno de los peces de agua dulce más grandes del mundo. Tiene una delgada y ovalada aleta pectoral. El hocico es alargado, con una base ancha y una punta de punta afilada que se proyecta más allá del disco. Los ojos son diminutos y muy separados entre sí, detrás de ellos posee grandes espiráculos. Su boca tiene pequeños dientes con forma redondeada. Hay cinco pares de hendiduras branquiales en la parte ventral del disco. Las aletas pélvicas son pequeñas y delgadas. La cola la raya gigante de agua dulce es cilíndrica y delgada, midiendo 1,8 – 2,5 veces más que el disco y careciendo de pliegues de aleta. Esta especie es de color marrón grisáceo llano en su parte dorsal, a menudo con un tinte amarillento o rosado hacia los márgenes de las aletas. La parte inferior es de color blanco con anchas bandas oscuras, con un filo blanco al margen posterior de las aletas pectorales y pélvicas. La cola es negro detrás de la columna vertebral. La raya gigante de agua dulce se alimenta principalmente de peces, crustáceos y moluscos a los que detecta, aunque estén enterrados, gracias a sus ampollas de Lorenzini, equipadas con receptores eléctricos. La raya gigante de agua dulce no es agresiva pero las personas deben de tener cautela ante este animal, ya que posee un aguijón de unos 38 centímetros de largo (capaz de perforar el hueso), equipado con un veneno muy tóxico y cuya picadura puede provocar en humanos fuertes dolores y náuseas. Actualmente esta especie se encuentra en peligro de extinción, sus principales enemigos son la sobrepesca (incluida la deportiva) y la profunda degradación de su hábitat, básicamente por la contaminación y la construcción de presas que provoca la fragmentación de sus diversas poblaciones. En el centro de Tailandia y Camboya, se estima que el número de ejemplares de raya gigante de agua dulce se ha reducido en un 30 – 50% en los últimos 20 – 30 años.

Raya gigante de agua dulce

Fuentes: Wikipedia, Wikifaunia, FishBase, PezAdicto, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 septiembre, 2014 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Carcharodon megalodon

Megalodón (Carcharodon megalodon o Carcharocles megalodon).

Periodo: Cenozoico (Mioceno – Plioceno). Hace 23 – 2,6 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Debido a lo fragmentado de sus restos y a que la mayoría de ellos son dientes, es complicada la estimación de su tamaño. Originalmente pensaron que podría estar cerca de los 30 metros de longitud, un tamaño muy similar al de la actual ballena azul, sin embargo en la actualidad hay un consenso científico que nos dice que el Megalodón alcanzaba una longitud total de más de 16 metros, con un máximo quizá de unos 20,3 metros.

Peso: Según el modelo de Gottfried, un Megalodón de 15,9 metros habría tenido un peso de 47 toneladas, uno de 17 metros pesaría 59 toneladas y uno de 20,3 metros llegaría a las 103 toneladas. Todo ello le convertiría de largo en el mayor escualo que jamás haya habitado el planeta y uno de los peces más grandes que han existido.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas, dependiendo de su etapa vital. Los ejemplares jóvenes seguramente preferirían aguas pocos profundas (zonas costeras), mientras que los individuos adultos se moverían principalmente en aguas profundas y oceánicas. Sus áreas de cría estarían en regiones de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1835. Se han encontrado restos fósiles en numerosas partes del mundo pero principalmente en: Europa, América del Norte y del Sur, zona del Caribe, África, India, Japón. Ello nos indica que este animal tuvo una distribución cosmopolita.

El Megalodón (diente grande), es una especie extinta de tiburón que vivió durante el periodo Cenozoico. Es considerado uno de los mayores y más poderosos depredadores vertebrados que nunca hayan existido en el planeta. Se cree que tenía una aspecto muy parecido al del actual tiburón blanco (Carcharodon carcharias), ya que la carencia de esqueletos completos de Megalodón han obligado a los científicos a basarse en la morfología de su actual pariente para su reconstrucción.

Carcharodon megalodon

El condrocráneo de C. megalodon debió de tener una apariencia más compacta y robusta que el del gran tiburón blanco, para así reflejar funcionalmente sus mandíbulas y dentadura más macizas en comparación. Los dientes de este tiburón (principal evidencia fósil del mismo) son excepcionalmente robustos y serrados, la mayoría de ellos de unos 18 centímetros de largo. Su fuerza de mordida (108 – 180 Newton) según varios estudios, era 10 veces mayor que la del actual tiburón blanco y unas 5 veces superior que la del Tyrannosaurus Rex. Sus aletas también debieron haber sido muy probablemente proporcionalmente más grandes y gruesas comparadas con las del gran tiburón blanco debido a que las aletas relativamente grandes son necesarias para la propulsión y control de movimientos en un tiburón mayor. A través del escrutinio de las vértebras parcialmente preservadas de un espécimen de C. megalodon hallado en Bélgica, parece ser que éste tenía un número mayor de vértebras que los hallados en cualquier espécimen grande de los tiburones conocidos. Sólo el número de vértebras del gran tiburón blanco se aproxima en cantidad, simbolizando los cercanos vínculos anatómicos entre las dos especies. Sobre la base de las características mencionadas antes, Gottfried y colaboradores (1996) reconstruyeron un esqueleto completo de un individuo juvenil de Megalodón de 11,5 metros de longitud, el cual se exhibe en el Museo Marino Calvert en la isla Solomons (Maryland, Estados Unidos). El equipo hizo hincapié en que las diferentes proporciones al compararlo con el esqueleto de un gran tiburón blanco están basadas en los mismos patrones ontogenéticos de crecimiento del propio gran tiburón blanco actual.

Mandíbulas Megalodón

Mandíbulas reconstruidas de Carcharodon megalodon en el Museo Nacional de Baltimore (Estados Unidos).

Esqueleto Carcharodon megalodon

Reconstrucción de un esqueleto de un Carcharodon megalodon en el Museo Marino Calvert de Solomons (Maryland, Estados Unidos).

La mayoría de los científicos proponen al Megalodón como el carnívoro más formidable que jamás haya existido. Su gran tamaño, capacidad de nado y poderosas mandíbulas, le habrían colocado en la cúspide de la pirámide alimenticia de su tiempo. Diversas evidencias fósiles nos indican que se habría alimentado principalmente de cetáceos como delfines, marsopas y ballenas, además de pinípedos (focas, morsas) y grandes tortugas marinas. Muchos huesos de ballenas contemporáneas al Megalodón se han encontrado con profundas marcas de mordidas hechas por este tiburón. Incluso se han encontrado dientes de Megalodón en yacimientos de restos masticados de ballenas. Es posible que este enorme escualo también fuese piscívoro y es muy creíble a su vez que tuviese también cierta tendencia al canibalismo.

Los paleontólogos han realizado un estudio de los fósiles para determinar los patrones de ataque de C. megalodon en sus presas. los restos de una ballena de 9 metros de largo (de un taxón sin identificar), proporcionó la primera oportunidad de analizar cuantitativamente el comportamiento predatorio de C. megalodon. Este cazador se enfocaba principalmente en atacar las partes con más hueso (por ejemplo, hombros, aletas, costillas y la columna vertebral) de la presa, las cuales los grandes tiburones blancos generalmente evitan. El Megalodón trataba de destrozar los huesos y dañar los delicados órganos (el corazón y los pulmones) alojados en la caja torácica de las presas. Con un ataque pudo haber inmovilizado a la presa, la cual moriría rápidamente debido a las heridas en estos órganos vitales. Estos hallazgos también hacen claro por qué este tiburón prehistórico necesitaba unos dientes más robustos que los de los grandes tiburones blancos.

Diente de Megalodón

Diente de Megalodón en comparación con dos dientes de tiburón blanco actual.

No se sabe muy bien aún las causas de la extinción del Megalodón aunque se especula con diversas teorías, principalmente:

  • Enfriamiento oceánico y caída de los niveles del mar: El cierre del Istmo de Panamá cambió fundamentalmente la circulación oceánica global. Este evento permitió el inicio a una glaciación en el Hemisferio Norte, y más tarde, también facilitó el enfriamiento del planeta entero. Adicionalmente, la expansión de la glaciación durante el Plioceno retuvo grandes volúmenes de agua en forma de capas de hielo, lo que resultó en una significativa caída en los niveles del mar. A consecuencia de esto, durante el Plioceno tardío y el Pleistoceno hubo varias edades del hielo, que enfriaron los océanos significativamente. La principal razón citada para la extinción del C. megalodon es el declive en las temperaturas de los océanos a escala global durante el Plioceno. Esta tendencia al enfriamiento impactó de forma adversa a C. megalodon, ya que prefería aguas cálidas y como resultado, se volvió una especie extremadamente rara hasta su extinción final durante el Pleistoceno. No hay evidencia fósil de C. megalodon en regiones alrededor del mundo en las que la temperatura del agua había caído significativamente durante el Plioceno. Más aun, estos cambios oceanográficos pueden haber limitado muchos de los sitios de aguas cálidas que servían de área de cría para C. megalodon, obstaculizando el mantenimiento de su población. Las áreas de cría son esenciales para el mantenimiento de una especie.
  • Declive de las fuentes de alimentos: Los cetáceos alcanzaron su mayor diversidad durante el Mioceno, con cerca de 20 géneros reconocidos en comparación a los seis géneros vivientes. Dicha diversidad representaba el marco ideal para mantener a un superdepredador como C. megalodon. Después del cierre del Istmo de Panamá, muchas especies de cetáceos se extinguieron y muchas especies sobrevivientes desaparecieron de los trópicos. Los patrones de migración de las ballenas del Plioceno se han reconstruido a partir del registro fósil, sugiriendo que muchas especies sobrevivientes mostraron una tendencia a dirigirse hacia las regiones polares. Las temperaturas del agua más fría durante el Plioceno impidieron a C. megalodon llegar a las regiones polares, y las mayores presas ya no estaban “dentro del rango” del Megalodón después de dichas migraciones. Estos sucesos disminuyeron la fuentes de alimentos de C. megalodon en las regiones que éste habitaba en el Plioceno, principalmente el latitudes medias a bajas. El Megalodón estaba adaptado a un estilo de vida especializado, el cual fue perturbado como resultado de estos cambios. Además, la escasez de presas en los trópicos durante los tiempos del Plio-Pleistoceno puede haber impulsado el canibalismo en los C. megalodon. Los individuos jóvenes estarían en un creciente riesgo de ataques de los adultos durante las épocas de hambruna.
  • Competencia ecológica de nuevas especies: La aparición y amplia distribución de los grandes delfínidos depredadores del género Orcinus durante el Plioceno, llenó probablemente el vacío ecológico dejado a fines del Mioceno por la desaparición de los cachalotes superdepredadores. Una interpretación minoritaria indica que estos delfínidos pudieron haber superado la competencia ecológica con los últimos representantes de C. megalodon en el nicho de depredador superior. Sin embargo, muchos expertos han inferido que factores como la tendencia al enfriamiento en los océanos y la disminución de presas durante el Plioceno pueden haber jugado un papel muy significativo en el declive y extinción de C.megalodon. Otros depredadores superiores también parecen haberse beneficiado de la desaparición de esta especie. El registro fósil indica que estos delfínidos aparecen comúnmente en latitudes altas durante el Plioceno, indicando que pudieron hacer frente a las condiciones de aguas frías que se estaban volviendo predominantes, aunque también se han encontrado en los trópicos (como Orcinus sp. en Sudáfrica). Grandes marcas de mordidas en restos fósiles de delfínidos indican que C. megalodon los cazaba. Sin embargo, el paleontólogo Albert Sanders sugiere que C. megalodon se había vuelto demasiado grande como para sustentarse de las fuentes de alimentación disponibles en los trópicos.

Comparación Carcharodon megalodon

Comparación de tamaño entre el Carcharodon Megalodon, tiburón ballena (Rhincodon typus), tiburón blanco (Carcharodon carcharias) y hombre.

Carcharodon megalodon vs Tiburón blanco

Reconstrucción de un Megalodón junto a un tiburón blanco actual.

Aunque los expertos consideran que no hay ninguna evidencia disponible que indique que el megalodón no está extinto, la idea de que una población superviviente pudiese seguir existiendo en la actualidad parece haberse asentado en el imaginario público aunque sin pruebas concluyentes acerca de su veracidad.

Documental de National Geographic sobre el Megalodón (Gracias a pococteam por el vídeo).

Fuentes: Wikipedia, Canal de Historia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Félidos II

Familia Felidae.

Género Prionailurus.

Gato Pescador (Prionailurus viverrinus).

Tamaño: Altura a la cruz (38 – 41 centímetros), longitud (57 – 78 centímetros), cola (25 – 30 centímetros).

Peso: Entre 5 – 16 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Fragmentada. Habita exclusivamente en el Sudeste Asiático (Sur de la India, Bali, Bangladesh, Sri Lanka, Camboya, Tailandia, Laos, Vietnam, Java y Malasia).

Reproducción: Las hembras dan a luz a 2 – 3 crías tras un período de gestación de entre 63 – 70 días.

Estado de conservación: En peligro.

El gato pescador es un félido mediano y oriundo del Sur y Sudeste Asiático. Con un tamaño dos veces superior al del gato doméstico y una constitución robusta y musculosa, el gato pescador debe su nombre a sus hábitos alimentarios. Su gruesa piel tiene un color oliváceo gris con manchas oscuras más o menos dispuestas en rayas longitudinales. El rostro del gato pescador es alargado, con una nariz plana y oídos claramente establecido más atrás en la cabeza. La parte inferior de la testa es de color blanco y la parte posterior de las orejas son de color negro con manchas blancas centrales. Hay un par de rayas oscuras alrededor de la garganta y una serie de anillos negros en la cola. Los gatos pescadores son achaparrados, poseen patas cortas y una cola corta y musculosa de mitad a un tercio de la longitud de cuerpo del animal. Sus pies están menos “palmeados” que los de los gatos leopardo (Prionailurus bengalensis). El gato pescador está fuertemente asociado con los humedales, encontrándose por lo general en pantanos, zonas pantanosas, lagos, meandros cañaverales, arroyos de marea y zonas de manglares. Al igual que otros muchos félidos, el gato pescador tiene hábitos solitarios y se encuentran mucho más activos durante la noche, además es un gran nadador, por lo que pueden recorrer largas distancias de esta manera. Como hemos mencionado con anterioridad, la dieta del gato pescador se compone principalmente de varios tipos de peces, el resto de sus presas está compuesto por pequeños mamíferos, reptiles (serpientes incluidas), anfibios, moluscos, insectos y carroña. Los ejemplares de mayor tamaño pueden dar caza incluso a cabezas de ganado. El gato pescador por regla general captura a sus presas en los bordes de los cursos de agua pero no duda en bucear para atrapar a sus presas más lejos de la orilla. Este félido se encuentra en peligro de extinción, la razón principal de ello es su dependencia de los humedales, los cuales cada vez más utilizados para uso agrícola y también debido a la sobreexplotación de las poblaciones autóctonas de peces de los que se alimenta. Todo ello hace que el área de distribución del gato pescador se haya visto reducida drásticamente, habiendo desaparecido ya de ciertas regiones en donde hace años habitaba como Afganistán e incluso en Malasia y China, habiéndose vuelto una especie rara de observar en el resto de su área de distribución. El gato pescador tiene una esperanza de vida de algo más de 12 años en cautividad, no se tienen datos de su esperanza de vida en estado salvaje.

Gato Pescador

Género Puma.

Puma (Puma concolor).

Tamaño: Altura a la cruz (60 – 90 centímetros), longitud (1,5 – 2,75 metros, cola incluida), cola (63 – 95 centímetros).

Peso: Entre 34 – 72 kilogramos de peso aproximadamente. Algunos ejemplares macho de excepcional tamaño pueden llegar a los 100 kilogramos de peso e incluso más.

Distribución: Muy amplia. América del Norte, Centroamérica y América del Sur.

Reproducción: Las hembras dan a luz 1 – 6 cachorros tras un período de gestación de unos 91 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El puma o león de montaña es un félido de gran tamaño nativo de América. Esta especie vive en más lugares que cualquier otro mamífero salvaje terrestre del continente ya que se extiende desde el Yukón, en Canadá, hasta el Sur de los Andes en América del Sur. El puma es adaptable y generalista, por lo que se encuentra en los principales biomas (bosques, tierras bajas, desiertos montañosos, etc) de toda América. Es el segundo mayor felino en el Nuevo Mundo, después del jaguar, y el cuarto más grande del mundo, junto con el leopardo y después del tigre, el león y el jaguar. Los pumas son felinos esbeltos y ágiles. La cabeza del puma es redonda y las orejas están erguidas, posee poderosas patas delanteras, cuello, mandíbula y colmillos que le sirven para atrapar y matar grandes presas. Tiene cinco garras retráctiles en las patas delanteras, útiles para aferrarse a la presa, y cuatro de las patas posteriores La coloración del puma es uniforme (de ahí el nombre latino concolor), pero puede variar mucho entre los individuos e incluso entre hermanos. El pelaje es generalmente dorado, pero puede ser de color gris plateado o rojizo, con ligeros parches en el cuerpo, incluidas cerca de las mandíbulas, la barbilla y el cuello. Las crías nacen con ojos azules y anillos en la cola, los cachorros son más pálidos, y las manchas siguen en sus flancos. En contra de algunas afirmaciones, no se ha documentado la existencia de pumas completamente negros. Los pumas tienen grandes patas, proporcionalmente las mayores patas traseras en la familia de los felinos. Esta característica les permite un gran salto y una gran capacidad de carrera corta. Tienen una excepcional capacidad de salto vertical, se han registrado saltos de hasta 5,4 metros. En saltos horizontales parece que el rango es de 6 – 12 metros. El puma puede alcanzar los 72 km/h, pero está mejor adaptado a la carrera corta que a las persecuciones. Es un experto escalador, lo que le permite eludir competidores cánidos y aunque no está muy asociado con el agua, puede nadar. El puma se alimenta principalmente de cualquier animal que pueda capturar, desde insectos hasta grande ungulados, pasando por diversas especies de venados, los cuales conforman la mayor parte de su dieta. En Centroamérica y América del Sur, el puma prefiere dar caza a pequeños y medianos mamíferos. Este félido es por regla general un depredador de emboscada, Se esconde entre los árboles y en repisas, donde aguarda antes de dar un poderoso salto hacia la parte trasera de su presa y asfixiarla con una mordedura en el cuello (se estima que mata un ungulado cada dos semanas). El puma arrastra su víctima a un lugar preferido, lo cubre con pasto, y retorna para alimentarse de nuevo al cabo de algunos días. Respecto a su comportamiento y al igual que casi todos los felinos, el puma es un animal solitario. Sólo las madres y sus cachorros viven en grupos. Este animal es discreto y crepuscular (es más activo en torno a amanecer y al anochecer). Para marcar el territorio y atraer al sexo opuesto utilizan marcas de arañazos, orina y heces. Los machos pueden utilizar juntos una pequeña pila de hojas y hierbas y luego orinar sobre ella como una forma de marcar territorio. El puma está clasificado en preocupación menor pero no cabe duda que su población está viéndose disminuida de forma gradual en los últimos años, por lo que la IUCN deja abierta la posibilidad de que pueda ser clasificado como vulnerable cuando se disponga de más datos sobre su distribución. Amenazas a la conservación de la especie incluyen la persecución por considerarlo una amenaza para el ganado, la degradación y fragmentación de su hábitat y el agotamiento de sus presas. Debido al crecimiento de las zonas urbanas, las poblaciones de pumas se superponen cada vez más con las zonas habitadas por el hombre. Los ataques contra humanos son raros; para el puma el reconocimiento de las presas es un comportamiento aprendido y en general, no reconocen a los seres humanos como víctimas. Los ataques contra las personas, el ganado y los animales domésticos pueden ocurrir cuando el puma se habitúa a los humanos. Se han registrado 108 ataques confirmados a personas con una veintena de muertes en América del Norte desde 1890, cincuenta de los cuales se han producido desde 1991 y una gran parte de ellos en California. Al igual que ocurre con muchos depredadores, un puma puede atacar si es acorralado, si huyen de un ser humano, si se estimula su instinto para cazar, o si una persona se hace la muerta. Puede ahuyentarse si se los mira directamente a los ojos o gritando en voz alta, pero la calma y cualquier otra acción que haga parecer a la persona más grande y más amenazadora, puede hacer también que los pumas se retiren. La lucha contra pumas con palos y piedras, o incluso manos desnudas, a menudo es eficaz para desactivar el estímulo de ataque de un puma. El puma tiene una esperanza de vida de unos 13 años en estado salvaje y de unos 20 en cautividad.

Puma

Género Neofelis.

Pantera Nebulosa (Neofelis nebulosa).

Tamaño: Altura a la cruz (50 – 55 centímetros), longitud (68 – 108 centímetros), cola (61 – 91 centímetros).

Peso: Alrededor de 23 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Fragmentada. Habita en bosques tropicales y subtropicales del Este de la India, Sur de China, Birmania, Indochina, Sumatra y Borneo.

Reproducción: Las hembras dan a luz 1 – 5 crías tras un período de gestación de unos 93 días aproximadamente.

Estado de conservación: Vulnerable.

La pantera nebulosa, habitante de bosques tropicales y subtropicales del Sudeste Asiático, es un félido de medio tamaño que cuenta con la rareza de ser el felino con los caninos más largos en relación al resto del cuerpo de cuantos existen actualmente. La arquitectura craneal difiere en varias características de la del resto de felinos, por lo que se clasifica a este animal en un género biespecífico, Neofelis. Esta especie posee un pelaje está cubierto de grandes manchas irregulares de borde negro e interior pardo, lo que ayuda a la pantera nebulosa a confundirse entre las hojas. Su nombre procede precisamente de estas manchas, de forma parecida a una nube. En China se le conoce como leopardo de la menta, ya que las manchas también recuerdan a las hojas de esta planta. La pantera nebulosa es de hábitos principalmente arborícolas por lo que rara vez caza en el suelo, además utiliza su larga cola a modo de contrapeso y balancín. Gracias a sus particulares adaptaciones al medio arbóreo, la pantera nebulosa puede cazar multitud de tipos de primates como los gibones, macacos, monos násicos y también roedores, aves, cérvidos de pequeño tamaño e incluso puercoespines. Llegado el caso puede acercarse a zonas habitadas para alimentarse de animales de granja como gallinas. La pantera nebulosa puede saltar de una rama a otra con increíble precisión, desplazarse a lo largo de estas incluso cabeza abajo y descender a lo largo de los troncos con la cabeza por delante. Sólo el gato tigre (Leopardus wiedii) o margay de Sudamérica, puede compararse con él en agilidad dentro de los felinos. Cuando caza animales terrestres suele hacerlo abalanzándose sobre ellos desde las ramas de un árbol. El hecho de que la pantera nebulosa sea un animal nocturno ha dificultado enormemente su estudio en la naturaleza, y todavía se puede decir que esconde muchos interrogantes en su comportamiento. El número total de panteras nebulosas en la naturaleza se ignora, ya que resulta imposible hacer un censo (aunque sea aproximado) debido a sus hábitos nocturnos y su preferencia por la selva más impenetrable. Sin embargo, se puede dar por seguro que la especie está en declive principalmente por la pérdida de su hábitat fruto de la deforestación masiva causada por el hombre en el sudeste asiático, así como a la caza furtiva, debida entre otras cosas a supuestas propiedades suyas explotadas por la medicina china tradicional. La pantera nebulosa tiene una esperanza de vida de unos 17 años en cautividad, desconociéndose datos respecto a su longevidad en estado salvaje.

Pantera Nebulosa

Género Panthera.

Jaguar (Panthera onca).

Tamaño: Altura a la cruz (63 – 76 centímetros), longitud (1,2 – 1,95 metros), cola (45 – 75 centímetros).

Peso: Entre 56 – 96 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Muy amplia en el continente americano. Habita desde el Sur de Estados Unidos hasta el Norte de Argentina.

Reproducción: Las hembras dan a luz entre 2 – 4 crías tras un período de gestación de 93 – 105 días.

Estado de conservación: Casi amenazado.

El jaguar es el mayor félido de América y el tercero más grande del mundo, solamente por detrás del tigre y el león. Se encuentra emparentado y se asemeja mucho en apariencia física al leopardo (Panthera pardus), pero generalmente es de mayor tamaño, cuenta con una constitución más robusta y su comportamiento y hábitat son más acordes a los del tigre (Panthera tigris). Si bien prefiere las selvas densas y húmedas, puede acomodarse a una gran variedad de terrenos boscosos o abiertos. Está estrechamente asociado a la presencia de agua y destaca, junto con el tigre, por ser un félido al que le gusta nadar. El jaguar es fundamentalmente solitario. Caza tendiendo emboscadas, siendo oportunista a la hora de elegir las presas. Es una especie clave para la estabilización de los ecosistemas en los que habita; al ser un superdepredador, regula las poblaciones de las especies que captura. Los ejemplares adultos tienen una mordedura excepcionalmente potente, incluso en comparación con otros grandes félidos, lo que les permite perforar los caparazones de reptiles acorazados como las tortugas y utilizar un método poco habitual para matar: Ataca directamente la cabeza de la presa entre las orejas para proferir un mordisco fatal que atraviesa el cráneo con sus colmillos alcanzando al cerebro. La estructura corta y robusta de sus miembros hace que sea muy hábil a la hora de escalar, arrastrarse y nadar. La cabeza es robusta y la mandíbula, como se ha mencionado anteriormente, extremamente potente. La base de su pelaje suele ser de un color entre amarillo pálido y castaño rojizo. El pelaje del jaguar está cubierto de unas manchas en forma de rosa para camuflarse en su hábitat selvático. Las manchas pueden variar en la piel de un mismo animal y entre diferentes ejemplares: Las rosetas pueden incluir una o más manchas y la forma de las manchas varía. Las de la cabeza y el cuello son generalmente sólidas, igual que las de la cola, donde se pueden unir para formar una banda. La región ventral, el cuello y la superficie exterior de las patas y los flancos inferiores son blancos. En la especie se produce con relativa frecuencia un exceso de pigmentación conocido como melanismo y afecta al 6% de los ejemplares, a los que se conoce como panteras negras. Se han observado variaciones en su tamaño en diferentes regiones y hábitats, mostrando un incremento de tamaño cuanto más al sur se localicen, además los ejemplares que habitan en forestas a menudo son más oscuros y bastante más pequeños que los que viven en áreas abiertas. El jaguar se alimenta de numerosas presas, fundamentalmente mamíferos diurnos (capibaras, tapires, pecaríes, ciervos), armadillos, pacas, de reptiles como caimanes e incluso anacondas adultas, también da buena cuenta de aves, peces y ranas. De hábitos solitarios como la mayoría de los félidos, a menudo se describe al jaguar como un animal nocturno, pero más específicamente es crepuscular (su mayor actividad se desarrolla al amanecer y a la puesta del sol). Las poblaciones de este gran félido se encuentran actualmente en declive, o que quiere decir que podría estar amenazado de extinción en un futuro próximo. La pérdida de parte de su ámbito de distribución, incluida su práctica eliminación de sus áreas históricas en el Norte, así como la creciente fragmentación de las zonas restantes, caza furtiva y diversas interacciones con el hombre han contribuido a que su estatus actual esté clasificado como casi amenazado y con previsión negativa. Esta especie ha sido objeto de culto por gran parte de las culturas indígenas de México, Centroamérica y Sudamérica. El jaguar tiene una esperanza de vida de 8 – 13 años en estado salvaje y de unos 20 años en cautividad.

Jaguar

Pantera Jaguar

León (Panthera leo).

Tamaño: Altura a la cruz (91 – 125 centímetros), longitud (1,4 – 2,5 metros), cola (70 – 105 centímetros).

Peso: Entre 120 – 250 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Muy fragmentada. Habitan en África subsahariana y en el Noroeste de la India.

Reproducción: Las hembras dan a luz 1 – 4 crías tras un período de gestación medio de 110 días.

Estado de conservación: Vulnerable.

El león es el segundo felino viviente más grande después del tigre. Con unas extremidades potentes, una fuerte mandíbula y unos dientes caninos de ocho centímetros, el león puede matar grandes presas. La coloración de los leones va desde un color crema claro hasta un marrón amarillento, rojizo u ocre oscuro. La parte inferior suele ser más clarasy el pelo del extremo final de la cola es negro. Las crías de león poseen un dibujo manchado que se va perdiendo con la edad, aunque a veces puede apreciarse en las patas y el vientre, sobre todo de las leonas. Los leones son los únicos félidos que presentan un dimorfismo sexual evidente, es decir, los machos y las hembras tienen un aspecto notablemente diferente como consecuencia de los roles especializados que desempeñan dentro del grupo. Por ejemplo, la leona, como cazadora, carece de la densa melena del macho, que perjudicaría su capacidad de camuflarse al preparar emboscadas. El color de la melena va del rubio al negro y suele oscurecerse a medida que el león envejece. Tanto en los machos como en las hembras, el final de la cola tiene una mata de pelos a modo de brocha. En algunos leones, la mata oculta una “espina” o “espuela” de unos 5 milímetros de largo, formada por la fusión de las secciones finales del hueso de la cola. El león es el único félido que tiene una cola con una mata de pelos (se desconoce la función de la mata y la espuela). La mata está ausente en el momento del nacimiento, pero se desarrolla a partir de los 165 días de vida y ya es fácilmente observable a los 7 meses. La melena del león macho, única entre los félidos, es uno de los rasgos más característicos de la especie. Hace que el león parezca más grande, causando una excelente intimidación, lo que ayuda al león en los combates contra otros leones y contra la principal especie competidora de los leones en África, la hiena manchada. La presencia, ausencia, color y tamaño de la melena están asociadas con las condiciones genéticas, la madurez sexual, el clima y la producción de testosterona; como regla general, cuanto más oscura y densa sea la melena, más sano es el león. El león blanco no es una subespecie distinta, sino una forma especial con un trastorno genético, el leucismo, que provoca una coloración de la piel más pálida, parecida a la de los tigres blancos; el trastorno es similar al melanismo, que causa la coloración de las panteras negras.  Los leones pasan gran parte del tiempo descansando y están inactivos durante unas 20 horas al día. Aunque pueden ser activos a cualquier hora, su actividad suele tener su punto álgido en el ocaso, con un periodo de socialización, lamida y defecación. Se producen periodos intermitentes de actividad durante las horas nocturnas hasta el amanecer, que es cuando los leones cazan con más frecuencia. Pasan una media de dos horas al día caminando y 50 minutos comiendo. Los leones son predadores carnívoros con dos tipos de organización social. Algunos son residentes que viven en grupos llamados manadas. El grupo suele consistir en aproximadamente cinco o seis hembras emparentadas, sus crías de ambos sexos y uno o dos machos conocidos como la “coalición”, que se aparean con las hembras adultas (aunque se han observado grupos extremadamente grandes de hasta treinta individuos). La coalición de machos de un grupo suele consistir en dos machos, pero puede aumentar hasta cuatro y después volver a bajar. Los machos son expulsados de su grupo materno cuando alcanzan la madurez. El otro tipo de organización social es el de los “nómadas”, que se mueven por grandes territorios bien solos o bien en parejas. Las parejas son más frecuentes entre machos emparentados. Hay que remarcar que un león puede cambiar de estilo de vida; los nómadas se pueden convertir en residentes y viceversa. Los machos tienen que pasar por este estilo de vida y algunos nunca son capaces de unirse a otro grupo. Una hembra que se convierte en nómada tiene muchas más dificultades a la hora de unirse a un nuevo grupo, ya que las hembras de un grupo están emparentadas y rechazan la mayoría de los intentos de otras hembras no emparentadas de unirse a su grupo familiar. Los leones son animales potentes que suelen cazar en grupos coordinados y sitian la presa elegida. El ataque es corto y poderoso, intentando atrapar a la víctima con una aceleración rápida y un salto final. La presa suele morir por estrangulación o por asfixia, en la que el león tapa la boca y la nariz de su presa, aunque las presas más pequeñas pueden matarlas con un simple golpe dado con las patas. Las presas de los leones son principalmente mamíferos grandes, con una preferencia por ñúes, impalas, cebras, búfalos y facóqueros en África y nilgós, jabalíes y diversas especies de ciervos en la India. Los leones también cazan muchas otras especies según la disponibilidad, algo que atañe principalmente a los ungulados con un peso de entre 50 y 300 kilogramos. Muchas estadísticas recogidas en diversos estudios demuestran que los leones se alimentan normalmente de mamíferos de entre 190 y 550 kilogramos. Los ñúes son su presa preferida (representando casi la mitad de las presas de los leones en el Serengeti), seguido por las cebras. Aunque los leones adultos no tienen depredadores naturales, los indicios sugieren que la mayoría sufren una muerte violenta causada por humanos o por otros leones. Esto es particularmente cierto en el caso de los machos, que como principales defensores de la manada, tienen más probabilidades de interactuar agresivamente con machos rivales. De hecho, pese a que un león macho puede lograr una edad de quince o dieciséis años si consigue no ser expulsado por otros machos, la mayoría de machos adultos no viven más de diez años. Este es el motivo por el cual en estado salvaje la longevidad media de los leones tiende a ser significativamente inferior a la de las leonas. Sin embargo, los miembros de ambos sexos pueden resultar heridos o incluso muertos por otros leones cuando entran en conflicto dos manadas con territorios concurrentes. Se conocen casos en que leones se han apareado con tigres (habitualmente las subespecies siberiana y bengala), creando híbridos denominados ligres y tigones. La mayoría de leones viven actualmente al este y al sur de África y sus poblaciones se están reduciendo rápidamente, con un declive estimado del 30 – 50% a lo largo de las dos últimas décadas. Actualmente, las estimaciones de la población total de leones africanos varían entre 16.500 y 47.000 ejemplares salvajes en 2002 – 2004, una cifra inferior a las estimaciones de principios de la década del 1990, (100.000 ejemplares) y muy inferior a las del 1950 (quizás 400.000). Las causas del declive no son del todo entendidas y podrían ser irreversibles. Actualmente, la pérdida de su hábitat y los conflictos con humanos se consideran las amenazas más graves para la especie. Las poblaciones restantes a menudo están aisladas geográficamente entre sí, cosa que puede provocar consanguinidad y, como consecuencia, una carencia de diversidad genética. Por lo tanto, el león es considerado una especie vulnerable por asiática especie. Tras el descubrimiento del declive de las poblaciones de leones en África, se han organizado varios esfuerzos coordinados de conservación de los leones en un intento de frenar este declive. El plan para los leones africanos empezó en 1993, concentrándose especialmente en la subespecie sudafricana, aunque hay dificultades a la hora de valorar la diversidad genética de los leones en cautiverio, ya que la mayoría de ejemplares son de origen desconocido, haciendo que sea problemático mantener la diversidad genética. Aunque los leones no suelen cazar personas, algunos (habitualmente machos) parecen buscar presas humanas; casos bien conocidos como el de los devoradores de hombres de Tsavo, cuando 28 trabajadores del ferrocarril que construían el ferrocarril Kenia – Uganda fueron matados por leones durante un periodo de nueve meses, mientras construían un puente sobre el Río Tsavo en Kenia en 1898; o el devorador de hombres de Mfuwe, que en 1991 mató a seis personas en el valle del Río Laungwa, en Zambia. Los leones tienen una esperanza de vida de unos 10 – 16 años en estado salvaje y de más de 20 años en cautividad.

León

Leona

Leones Blancos

Leopardo (Panthera pardus).

Tamaño: Altura a la cruz (45 – 80 centímetros), longitud (90 – 165 centímetros), cola (60 – 110 centímetros).

Peso: Entre 23 – 91 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Amplia. El leopardo habita principalmente en el centro y el Este de África y de Oriente Medio a China, en todo tipo de hábitats excepto desiertos. Las poblaciones asiáticas de leopardo se encuentran cada vez más fragmentadas.

Reproducción: Las hembras dan a luz a unas 2 – 4 crías tras un período de gestación de entre 90 – 105 días.

Estado de conservación: Casi amenazado.

El leopardo es uno de los grandes félidos y el cuarto en tamaño, por detrás del tigre, el león y el jaguar. El color básico del leopardo es el amarillo rojizo en su pelaje, variando la tonalidad de un individuo a otro, con manchas oscuras que forman patrones circulares, rosetas, en el cuerpo; muy similar al pelaje del jaguar americano, lo que en el leopardo las rosetas, usualmente, son más pequeñas. En el leopardo la forma melánica, la pantera negra, es común en las poblaciones de Asia y relativamente rara en las de África. Se ha documentado un individuo de pelaje muy claro, donde el amarillo era color crema y las rosetas ligeramente más oscuras. También existe documentación de individuos albinos, aunque son muy raros. En comparación con otros miembros de la familia Felidae, el leopardo tiene unas patas relativamente cortas y un cuerpo largo en el que destaca su gran cráneo. Los leopardos por regla general muestran un comportamiento solitario y nocturno y muestran una gran habilidad para trepar a los árboles, incluso cargando en su boca presas más grandes que ellos y depositándolas en las ramas de los árboles para después comérselas sin prisa. Muestran además una gran capacidad para correr (58 km/h), saltar (6 metros en horizontal – 3 metros en vertical) y para nadar, aunque no se muestran tan dispuestos a esto último como el tigre. El éxito de esta especie se debe a su gran adaptabilidad al territorio (desde selva tropical a terrenos desérticos), velocidad y agilidad, todo ello hace que tenga la mayor distribución geográfica de un “gato salvaje” en la actualidad. Los leopardos son cazadores nocturnos, versátiles y oportunistas, alimentándose principalmente de monos, ungulados, cerdos, chacales, antílopes, impalas aves (principalmente terrestres), etc. En muchas ocasiones los leopardos tiene que luchar por mantener a sus presas ante el acoso de otros depredadores por robar sus capturas como los leones, las hienas e incluso los babuinos. Para el leopardo, el árbol es a la vez donde descansa, desde donde visualiza y caza a su presa y donde almacena su comida. Desde lo alto del árbol, el leopardo puede tender una emboscada a sus presas y también dejar la comida fuera del alcance de algunos carroñeros. Las poblaciones de leopardo han sufrido un descenso importante en los últimos años, debido básicamente a la caza furtiva para hacerse con su piel, el agotamiento y escasez de presas y a los conflictos con los ganaderos. Existen casos verificados de ataque de leopardos a personas con resultados fatales, dos de estos casos extremos son muy famosos y ambos ocurrieron en la India: Leopardo de Rudraprayag (más de 125 víctimas mortales) y el Leopardo de Panar (unas 400 víctimas mortales). En la Antigüedad, el leopardo era considerado un híbrido de un león y una pantera, como queda reflejado en su nombre, el cual se compone de las palabras griegas de λέων leōn (león) y πάρδος pardos (pantera macho). Está además relacionado con el Sánscrito पृदाकु pṛdāku (serpiente, tigre, pantera) y probablemente se deriva de la lengua mediterránea, así como del egipcio. El leopardo tiene una esperanza de vida en estado salvaje de 12 – 17 años y de unos 20 años en cautividad.

Leopardo

Pantera Leopardo

Leopardo de las Nieves (Panthera uncia).

Tamaño: Altura a la cruz (60 centímetros), longitud (75 – 130 centímetros), cola (80 – 100 centímetros).

Peso: Entre 27 – 55 kilogramos aproximadamente. Hay informes de machos que alcanzan los 75 kilogramos de peso.

Distribución: Concentrada en Asia Central (China, Mongolia, India, Nepal, Kirguistán, Pakistán, Tayikistán, etc).

Reproducción: Las hembras dan a luz normalmente a dos crías tras un período de gestación de unos 100 días.

Estado de conservación: En peligro.

El leopardo de las nieves es un félido de gran tamaño que habita principalmente en praderas montañosas y zonas rocosas y remotas a unos 2.700 – 6.00 metros de altura, motivo por el cual se desconoce gran parte de su comportamiento, hábitos, etc. Su pelo es gris, suave y excepcionalmente denso, moteado con una serie de manchas negras, tiene además una cola también de longitud excepcional que enrolla alrededor del cuerpo para abrigarse. El cuerpo del leopardo de las nieves es robusto y muestra diversas adaptaciones para la supervivencia en climas fríos y montañosos como son sus orejas pequeñas y redondeadas, piel gruesa y patas anchas para distribuir mejor el peso cuando camina el animal por la nieve. El leopardo de las nieves tiene un hocico corto y la frente abombada, además de unas grandes fosas nasales para respirar aire frío de su entorno montañoso. Este felino solitario se alimenta de un gran número de presas dependiendo de la época del año: Liebres, conejos, ardillas, cabras, yaks, marmotas, íbices, aves y también de carroña por lo que muestra comportamientos de depredador oportunista. El leopardo de las nieves es la única especie de su género que no ruge, sin embargo, su aparato fonador posee casi todas las características que permiten rugir. La limitación al rugido parece estar condicionada por unas cuerdas vocales más pequeñas y por la ausencia de un tejido fibroso y elástico desarrollado en las mismas, que es el que permite la vibración en bajas frecuencias de los rugidos. Se estima que en la actualidad pueden vivir unos 4.000 – 7.000 ejemplares de esta especie en libertad, además de unos 600 individuos en cautividad. El leopardo de las nieves por lo general se considera una especie en peligro de extinción y está siendo objeto de seguimiento y trabajo por parte de diversas agencias para conservar y mantener tanto su especie como los ecosistemas en los que habita. El leopardo de las nieves tiene una esperanza de vida de unos 21 años.

Leopardo de las nieves

Tigre (Panthera tigris).

Tigre de Bengala (Panthera tigris tigris).

Tigre de Indochina (Panthera tigris corbetti).

Tigre de Malasia (Panthera tigris jacksoni).

Tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae).

Tigre Siberiano (Panthera tigris altaica).

Tigre del Sur de China (Panthera tigris amoyensis).

Tigre de Bali (Panthera tigris balica).

Tigre de Java (Panthera tigris sondaica).

Tigre del Caspio (Panthera tigris virgata).

Tamaño:

Tigre de Bengala: Altura a la cruz (90 – 110 centímetros), longitud (2,7 – 3,1 metros incluyendo la cola), cola (85 – 100 centímetros).

Tigre de Indochina: Altura a la cruz (80 – 100 centímetros), longitud (2,55 – 2,85 metros incluyendo la cola), cola (60 – 90 centímetros).

Tigre de Malasia: Altura a la cruz (58 – 110 centímetros), longitud (1,9 – 2,8 metros incluyendo la cola), cola (60 – 100 centímetros).

Tigre de Sumatra: Altura a la cruz (60 – 100 centímetros), longitud (2,15 – 2,30 metros incluyendo la cola), cola (60 – 100 centímetros).

Tigre Siberiano: Altura a la cruz (99 – 107 centímetros), longitud (2,75 – 3,3 metros incluyendo la cola), cola (90 – 100 centímetros).

Tigre del Sur de China: Altura a la cruz (80 – 100 centímetros), longitud (2,2 – 2,65 metros), cola (60 – 90 centímetros).

Tigre de Bali: Entre 1,9 – 2,20 metros de longitud incluyendo la cola.

Tigre de Java: Entre 2 – 2,45 metros de longitud incluyendo la cola.

Tigre del Caspio: Entre 2,4 – 2,9 metros de longitud incluyendo la cola.

Peso:

Tigre de Bengala: 139 – 221 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Indochina: 100 – 195 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Malasia: 120 – 190 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Sumatra: 75 – 140 kilogramos aproximadamente.

Tigre Siberiano: 167 – 320 kilogramos aproximadamente.

Tigre del Sur de China: 110 – 175 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Bali: 65 – 100 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Java: 75 – 140 kilogramos aproximadamente.

Tigre del Caspio: 135 – 240 kilogramos aproximadamente.

Distribución:

Tigre de Bengala: India, Bangladesh y Nepal.

Tigre de Indochina: Sureste de China, Camboya Birmania (Myanmar), Tailandia, Laos, Vietnam, Norte de Malasia.

Tigre de Malasia: Península de Malaca (Malasia), Tailandia.

Tigre de Sumatra: Isla de Sumatra.

Tigre Siberiano: Sureste de Rusia (región del Río Amur y frontera entre Rusia y China).

Tigre del Sur de China: Sureste de China.

Tigre de Bali: Habitaba en la Isla de Bali.

Tigre de Java: Habitaba en la Isla de Java (Indonesia).

Tigre del Caspio: Península de Anatolia, Cáucaso, Kurdistán, Norte de Irak e Irán, Afganistán, Mongolia.

Reproducción: Las hembras dan a luz 1 – 6 crías tras un período de gestación aproximado de unos 103 días.

Estado de conservación:

Tigre de Bengala: En peligro.

Tigre de Indochina: En peligro.

Tigre de Malasia: En peligro.

Tigre de Sumatra: En peligro crítico.

Tigre Siberiano: En peligro.

Tigre del Sur de China: En peligro crítico.

Tigre de Bali: Extinto (desde 1937).

Tigre de Java: Extinto (desde 1979).

Tigre del Caspio: Extinto (desde 1970¿?).

El tigre es el felino más grande del mundo, comparable en tamaño con los grandes félidos fósiles. La mayoría de los tigres tienen un pelaje naranja o leonado, un área intermedia y ventral blanquecina y las rayas varían en tono desde marrón oscuro hasta el negro. La forma y cantidad de las rayas varían según su sexo (si es hembra la cantidad de rayas es menor), aunque la mayoría de los tigres suelen tener menos de 100 rayas. El patrón de rayas es único en cada ejemplar y es posible utilizar esto para identificar a un individuo, de la misma forma que las huellas dactilares se utilizan para identificar a una persona. Sin embargo, debido a lo difícil que es registrar el patrón de rayas en un tigre salvaje, este no es el método más usado para la identificación de un tigre. Probablemente, la función de las rayas es el camuflaje, siendo útil para ocultarse de sus posibles presas. El patrón de rayas también se encuentra en la piel del tigre, por lo que, si es afeitado, sus rayas distintivas pueden ser observadas. Al igual que los otros miembros de su género, el tigre tiene la capacidad de rugir. A diferencia de otros felinos, aunque a semejanza del jaguar, el tigre es un excelente nadador y puede sorprender y cazar presas en el agua. En libertad, los tigres se alimentan sobre todo de ungulados de gran tamaño, aunque, como muchos otros depredadores, los tigres son oportunistas y no desprecian presas más pequeñas como monos, pavos reales, liebres e incluso peces. Los tigres prefieren cazar presas grandes como el sambar, el gaur o el búfalo acuático, ya que proporcionan más carne, por lo que dura varios días, evitando la necesidad de otra caza. En todas sus poblaciones, el tigre es el máximo depredador y no compite con otros carnívoros, con excepción de osos que le superen en tamaño y peso, y del perro salvaje asiático, que compensa su carencia de fuerza con su gran número. En ocasiones, pueden llegar a dar muerte a otros grandes depredadores, como cánidos, leopardos, pitones u osos. Un tigre hambriento y desesperado puede atacar a cualquier cosa que considere como alimento potencial. Este felino usa su tamaño y fuerza para golpear a su posible presa y abatirla. A pesar de su gran tamaño, los tigres son ágiles y rápidos, pudiendo alcanzar velocidades de hasta 90 km/h. Los tigres adultos son capaces de dar saltos de hasta 5 metros de altura, o de 9 – 10 metros de longitud, lo que lo convierte en uno de los mamíferos que más alto pueden saltar (sólo detrás del puma en cuanto a la capacidad de salto). Las garras del tigre (que suelen medir alrededor de 7,5 centímetros de largo), combinadas con la fuerza que puede utilizar para golpear, lo hacen capaz de matar a un rumiante adulto con un sólo golpe. Se sabe que los tigres viejos o heridos son los más propensos a atacar al ganado doméstico o a seres humanos. Los casos de tigres que han incluido al hombre en su dieta no son infrecuentes, aunque posiblemente éstos hayan sido muy exagerados. Las razones que llevan a un tigre a adoptar esta conducta son las mismas que la de los leones en África, y pueden ser la senectud del depredador, la superposición del territorio antropogénico con el de caza del felino, la defensa de cachorros durante la época de cría o simplemente la comodidad por presas “fáciles” y abundantes, como son los niños y jóvenes de las aldeas. En la actualidad, el mayor enemigo para el tigre es el ser humano. Los huesos y prácticamente todas las partes del cuerpo del tigre han sido usados en la medicina tradicional china, aunque en la actualidad esta práctica ha sido prohibida. La caza ilegal para la obtención de la piel y la destrucción de su hábitat han reducido de forma considerable la población salvaje del tigre. Se estima que en el año 1900 existían alrededor de 100.000 tigres en estado salvaje, distribuidos desde la península de Anatolia hasta la isla de Bali. Recientemente se calcula que la población salvaje del tigre consta de unos 3.000 ejemplares, mientras que en cautividad se estima que existen aproximadamente 20.000. Los tigres tienen una esperanza de vida es de hasta unos 26 años en cautividad. En estado salvaje no suelen superar los 10 – 15 años.

Tigre Blanco

Nueve subespecies de tigre han habitado Asia en tiempos recientes, en la actualidad sobreviven (aunque con muchas dificultades en estado salvaje) seis de ellas y tres están ya oficialmente extintas. Su distribución histórica también se ha visto muy reducida y fragmentada.

Tigre de Bengala: Es la subespecie más numerosa y conocida de tigre, y se encuentra en una gran variedad de hábitats, incluyendo sabanas y bosques tropicales y subtropicales. Su piel es generalmente de color naranja o leonado, aunque existe una mutación genética que produce que la piel naranja del tigre sea sustituida por el color blanco, a estos tigres se les conoce como tigres blancos. Existe una mutación aún más rara (de la que existen menos de 100 ejemplares, todos en cautiverio), conocida como tigre dorado. Como todos los tigres, son animales solitarios y generalmente no viven en grupos, a excepción de las hembras, que viajan con sus crías en grupos de 3 – 4.

Tigre de Bengala

Tigre de Indochina: Es una subespecie de tigre de aspecto muy similar al de bengala pero de menor tamaño. Su pelaje un poco más oscuro y sus rayas más finas y apretadas. Las estimaciones sobre su población varían entre 700 – 1.300 ejemplares en estado salvaje. Es relativamente abundante en Malasia, donde vive también otra subespecie de tigre, el tigre malayo (Panthera tigris jacksoni), ya que ese país es el que controla de forma más efectiva la caza furtiva de estos animales para comerciar luego con sus pieles.

Tigre de Indochina

Tigre de Malasia: Es una subespecie de tigre de la que solamente quedan unos 500 ejemplares en libertad. Hasta 2004 se consideró que estas poblaciones pertenecían a la subespecie indochina Panthera tigris corbetti, pero un estudio realizado por científicos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, dirigidos por el investigador Stephen J. O’Brien, demostró que pese al fuerte parecido anatómico entre ambos animales, los tigres de Malasia tenían la suficiente diferenciación genética como para considerarse una subespecie por derecho propio.

Tigre de Malasia

Tigre de Sumatra: Es la subespecie más pequeña de tigre de las que existen en la actualidad y de ella solamente quedan unos 400 – 500 ejemplares agrupados en la mayoría de los parques nacionales de la Isla de Sumatra. Sus rayas son más delgadas que las de otras subespecies de tigres, y tienen una barba o melena más desarrollada, sobre todo en el caso de los machos. Los últimos análisis de ADN revelan la existencia de ciertas características genéticas únicas, indicando que el tigre de Sumatra está en el límite entre la subespecie y su separación como nueva especie diferente del resto de tigres, si no se extingue antes.

Tigre de Sumatra

Tigre Siberiano: También conocido como tigre de Amur, es la subespecie de tigre de mayor tamaño junto a la de Bengala y posiblemente el felino más grande del mundo. Tiene la particularidad que en los meses de invierno le crece el pelo y se torna más espeso para proteger al animal del intenso frío de la región en donde habita. En la actualidad existen unos 500 ejemplares de tigre siberiano, su población había estado relativamente indemne hasta alrededor de 1990, tras la caída de la U.R.S.S. se produjo un aumento alarmante de la caza furtiva. Afortunadamente en la actualidad, el tigre siberiano se encuentra sometido a un intenso plan de protección y recuperación de su población.

Tigre Siberiano

Tigre del Sur de China: Es la subespecie de tigre más amenazada de todas, se estima que en la actualidad sobreviven únicamente unos 69 ejemplares en cautividad, descendientes todos de 6 individuos originales. Una diversidad genética demasiado pequeña para que una población de felinos pueda recuperarse, por lo que es probable que esta subespecie acabe extinguiéndose a corto o medio plazo. Por ello en el zoo de Cantón se ha empezado ya a preservar células de esta subespecie de tigre para evitar su definitiva desaparición. El tigre del sur de China alberga una serie de características primitivas en comparación con el resto de subespecies de tigres vivientes, que lo asemejan al antepasado común que todas las subespecies actuales tuvieron a finales del Pleistoceno en el Sur de Siberia. Tamaño modesto, pelaje anaranjado con menos zonas blancas que otras subespecies y rayas negras más escasas y separadas entre sí son sus características físicas principales.

Tigre del Sur de China

Tigre de Bali: Fue una subespecie de tigre de pequeño tamaño (similar al de un jaguar). Dada la escasa extensión de Bali, esta isla no podía sostener una alta población de tigres, que necesitan amplios territorios de caza, por lo que la subespecie nativa nunca fue abundante. Con la llegada del Siglo XX la población humana aumentó y se aclararon cada vez más zonas de bosque tropical para destinarlas al cultivo; también se persiguió duramente a los tigres por el miedo que inspiraban. Tras la Primera Guerra Mundial, varios cazadores occidentales llegaron a la parte oeste de la isla (única zona donde habitaba para entonces) y abatieron animales por deporte. El 27 de Septiembre de 1937 se cazó el último ejemplar, una hembra, en esta zona. Se han producido desde entonces avistamientos no confirmados de tigres en Bali pero ninguno de ellos ha podido ser confirmado.

Tigre de Bali

Tigre de Java: Fue una subespecie de tigre extinta en la actualidad y que tenía un parecido muy importante con el tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae) pero se diferenciaba de éste por su pelaje más oscuro y rayas negras más finas, abundantes y apretadas. La pérdida de su hábitat y la caza furtiva por su piel hizo que pasase de ser considerado un animal muy numeroso a una especie en peligro. El último lugar donde persistieron los tigres fue una remota área montañosa del Sureste de Java llamada Meru – Betiri, que fue protegida en 1972 (aunque eso no le salvó de padecer la tala y roturación ilegal). Ese año se produjo el último avistamiento confirmado en la zona, y en 1979 se localizaron por última vez unas huellas que podrían corresponder a tres ejemplares diferentes. Desde entonces no hay evidencias fiables de la existencia del tigre de Java, a pesar de que se han realizado algunos supuestos avistamientos en el intervalo 2008 – 2010, que probablemente corresponden en realidad a leopardos.

Tigre de Java

Tigre del Caspio: Fue una subespecie de tigre, también conocida como tigre persa que se encuentra extinta en la actualidad. Era la tercera en tamaño, únicamente por detrás del tigre siberiano y el de Bengala. El pelaje de esta subespecie era amarillo dorado, un poco más apagado que el del tigre de Bengala y con más zonas blancas en costados y cara. Las rayas, en lugar de ser negras, tenían un color marrón de distintas tonalidades e incluso se volvían amarillentas en las zonas blancas cercanas al vientre. En invierno, el pelo crecía bastante para soportar el frío clima que se adueñaba entonces de las montañas de Asia Central y Occidental, especialmente en el vientre y la característica barba o pequeña melena de la zona de las mejillas y garganta. El cuerpo era bastante robusto, y algo alargado, con patas fuertes y bien desarrolladas rematadas por unas garras excepcionalmente largas, más grandes que las de cualquier otro tigre. Las largas a la par que robustas patas les permitían recorrer largas distancias, de hecho, esta subespecie de tigre, al contrario que las otras, emigraba cada año siguiendo las manadas de saigas, asnos salvajes, ciervos y camellos de los que se alimentaba. Con el progresivo aumento de la población y presión humana, el tigre del Caspio redujo lentamente su área de ocupación, hasta que a principios del Siglo XX los zares ordenaron al ejército ruso su exterminio, misión que completaron en poco tiempo. Desde entonces se han producido supuestos avistamientos no confirmados de tigre del Caspio en Kirguistán, Tayikistán, China, Irán y Turquía principalmente.

Tigre del Caspio

En el año 2015 varios investigadores han sugerido en un estudio publicado en Science Advances que únicamente existen dos subespecies de tigre: La Continental y la de Sonda. La primera incluiría todos los tigres que viven el Continente Asiático, mientras que la segunda incluye a los que habitan en las islas.

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, arkive.org, animalesextincion.es, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 diciembre, 2013 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Félidos I

Familia Felidae.

Género Acinonyx.

Guepardo (Acinonyx jubatus).

Tamaño: Altura a la cruz (66 – 94 centímetros), longitud (110 – 150 centímetros), cola (60 – 84 centímetros).

Peso: Entre 21 – 72 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Relativamente aislada. Existen poblaciones de guepardo fragmentadas en zonas de unos 25 países del centro (excepto zonas selváticas), Este y Sureste de África. El mayor número de guepardos se encuentra en Namibia. Sobrevive una población minúscula de guepardo en Irán.

Reproducción: Las hembras suelen dar a luz entre 2 – 4 crías tras un período de gestación de alrededor de tres meses.

Estado de conservación: Vulnerable.

El guepardo o chita (Cheetah) es un félido de gran tamaño y el animal más veloz que existe sobre la Tierra, capaz de alcanzar a la carrera velocidades de entre 95 – 115 km/h en distancias cortas de no más de 500 metros. El guepardo posee una anatomía especializada para la carrera, destacando su cuerpo delgado y su estrecha cintura. Posee el mayor corazón en proporción a su tamaño de todos los felinos. Esto le permite bombear la sangre con más fuerza hacia todo su cuerpo. Sus pulmones y fosas nasales son muy amplias para absorber más oxígeno y su cola larga que puede alcanzar la mitad de la longitud de su cuerpo, le da estabilidad en la persecución. Sus garras no son retráctiles como las de los demás félidos, esta característica mejora su tracción en altas velocidades. El guepardo posee un pelaje corto y grueso de color marrón y con manchas negras de un diámetro en torno a los 2 – 3 centímetros, lo cual le permite camuflarse cuando caza. El vientre es blanco. Algunos guepardos sufren una mutación, la cual hace que las manchas de su pelaje confluyan en bandas longitudinales y curvas, esta mutación es producida por un gen recesivo, lo cual hace que sea extremadamente raro el encontrar guepardos con esta variación en su pelaje. Cabe destacar que durante algún tiempo, los científicos clasificaron erróneamente como guepardo real (Acinonyx rex) a todos aquellos ejemplares que poseían dicha mutación. Hace aproximadamente 10.000 años, este animal estuvo a punto de extinguirse, víctima de su propia incapacidad para defender las presas que obtiene, e incluso a sus propias crías. Según los estudios genéticos más recientes, su reproducción en aquella época se produjo desde un grupo muy reducido, lo que en la actualidad les concede a todos un mapa genético muy parecido. Acostumbrado a que los carroñeros de mayor envergadura o fuerza (como la hiena, el babuino o incluso el león y el leopardo) le roben las piezas que caza, el guepardo se ha habituado a cazar en las horas centrales del día, cuando los otros depredadores duermen. Su estructura física adaptada a la velocidad limita su capacidad de lucha y defensa, ya que su cuerpo esbelto y fino a expensas de la musculatura potente y la fuerza en sus zarpas lo limitan al momento de enfrentarse con un oponente con dotes más defensivas. Así, es probable que el guepardo sufra una fatal derrota. Por este motivo se retira antes de que suceda y de este modo evitar ser dañado. Se alimenta principalmente de gacelas, impalas, liebres y crías de otros mamíferos como el ñu y las cebras.  Escoge la táctica de caza en función del terreno y la situación. Si el terreno le permite acercarse sigilosamente, pondrá en práctica toda su habilidad de felino para atacar desde lo más cerca posible, y aprovechar luego la desbandada para lanzarse sobre la víctima más cercana ignorando al resto. Cuando el terreno es demasiado regular, estudiará la situación desde lejos esperando que algún adulto se retrase o buscando un ejemplar más vulnerable que el resto. Si no tiene más remedio, también puede comenzar la carrera desde lejos, manteniendo una carrera de fondo que separe del grupo a alguna hembra en gestación o a alguna cría a la que atacará enseguida. Aunque el guepardo no puede rugir, sí que es capaz de vocalizar una gran variedad de sonidos distintos y agudos muy parecidos al de algunas aves. Actualmente esta especie se encuentra en peligro de extinción y ha visto reducida su distribución territorial de una manera muy importante, ya que en la antigüedad se extendía por casi la totalidad de África, Península Arábiga e Irak, Irán, Pakistán y la India. Sus cachorros tienen una alta tasa de mortalidad y las poblaciones de guepardo en el último siglo se encuentran en un más que claro declive. Se piensa que existen unos 12.400 ejemplares en toda África y entre 50 – 60 individuos habitando en Irán, esta última población en concreto se encuentra en peligro crítico de extinción. En la actualidad existe un plan del gobierno indio para la reintroducción en la India del guepardo, el cual se extinguió por la caza alrededor del año 1940 del pasado siglo. Esta especie tiene una esperanza de vida de entre 10 -12 años.

Guepardo

Género Caracal.

Caracal (Caracal caracal).

Tamaño: Altura a la cruz (40 – 45 centímetros), longitud (69 – 105 centímetros), cola (23 – 34 centímetros).

Peso: Entre 8 – 20 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Extensa. Sabanas y semidesiertos de África, Oeste de Asia (desde Turquía hasta Kazajistán) y Noroeste de la India.

Reproducción: Las hembras suelen dar a luz entre 1 – 6 crías después de un período de gestación de entre 69 – 81 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El caracal es un félido de tamaño medio y de hábitos preferiblemente nocturnos del que se desconoce aún una gran parte de su biología y hábitos particulares. Al caracal se le llama en ocasiones “lince africano”, pero no está estrechamente emparentado con los linces, parece estar más relacionado evolutivamente con el serval, un pequeño y patilargo felino africano con el que en cautividad se puede cruzar, generando híbridos llamados “caravales” y “servicales”. Esta especie se caracteriza por la presencia de un largo mechón en la punta de cada una de sus orejas, dicho mechón tiene una longitud algo inferior o igual a la longitud de la oreja del animal. El caracal tiene aspecto básicamente de un gato delgado, de largas patas y cola relativamente corta. Su pelaje es principalmente tanto en el dorso como en los flancos del animal de un color rojizo uniforme con una tonalidad mate muy similar al de la arena. El vientre, pecho y la parte posterior de las patas son blanquecinas. El cráneo del caracal es alto, redondeado y posee algunas manchas faciales blancas, principalmente alrededor de los ojos y cerca del hocico. Los caracales adultos son solitarios, pero también se han observado yendo en parejas. Estos animales producen una gama habitual de sonidos característicos de los gatos, incluyendo gruñidos, silbidos, ronroneos y otros tipos de llamadas típicas de los gatos. Excepcionalmente, también emiten un sonido parecido al de los ladridos, el cual utilizan posiblemente como una advertencia. Los caracales marcan su territorio, dejan heces en lugares visibles y también rociando orina en los arbustos o troncos e incluso rastrillando en el suelo con sus patas traseras. El caracal se alimenta principalmente de pequeños mamíferos como liebres, roedores, damanes, crías de antílope y aves, las cuales pueden cazar incluso cuando alzan el vuelo gracias a la gran capacidad de salto del caracal. La destrucción del hábitat debido a la agricultura y la desertificación es una amenaza importante para la especie. En el centro, Oeste, Norte y Noreste de África, los caracales se encuentran escasamente distribuidos en grandes superficies de terreno. Es muy probable que los caracales que habitan en Asia también tengan como principal amenaza la agricultura y la desertificación de sus territorios. Estos animales además son capaces de cazar y dar muerte pequeños animales domésticos, por ello y a menudo son objeto de persecución, la severidad de la depredación de este tipo de caza parece ser dependiente de la disponibilidad de presas silvestres. Los caracales se domestican con facilidad, razón por la que su agilidad y velocidad han sido aprovechadas en distintas épocas en Egipto, Persia y la India para la caza. El caracal puede llegar a vivir 16 años en cautividad.

Caracal

Género Catopuma.

Gato Rojo de Borneo (Catopuma badia).

Tamaño: Altura a la cruz (28 – 30 centímetros), longitud (49,5 – 67 centímetros), cola (30 – 40, 3 centímetros).

Peso: Entre 3 – 4 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Endémico de la isla de Borneo.

Reproducción: Sus hábitos reproductores son desconocidos.

Estado de conservación: En peligro.

El gato rojo de Borneo es un pequeño félido del tamaño de un gato doméstico, con cabeza redondeada, y endémico de la Isla de Borneo. Se conoce muy poco de esta especie, incluso es relativamente desconocido para la población local de la isla aunque se cree que tiene hábitos nocturnos y es mucho más activo durante la madrugada. Nos encontramos ante un animal que suele presentar un color rojo principalmente aunque algunos individuos son grises. Poseen algunos rastros de manchas poco visibles por el pelaje de su cuerpo y destaca la marca blanca que tienen en la parte inferior de la cola, la cual se extiende desde la base de la misma hasta la punta. El vientre del gato rojo de Borneo es más claro que el resto del cuerpo y está ligeramente moteado. Este felino es considerado un animal feroz y de hábitos solitarios que habita en bosques primarios (bosque virgen) de Borneo, en zonas cercanas al agua y los ríos. Esta especie caza en tierra y se alimenta principalmente de pequeños mamíferos como roedores (ratas, ratones), monos, aves e incluso insectos y carroña. Los científicos piensan que está estrechamente emparentado con el gato dorado asiático. El gato rojo de Borneo se encuentra en importante peligro de extinción, es muy posible que su población en estado salvaje no supere los 2.500 ejemplares y se estima que su número de individuos puede llegar a descender un 20% en los próximos doce años debido a la caza furtiva y la deforestación de su hábitat. Se desconoce la esperanza de vida de esta especie.

Gato rojo de Borneo

Género Felis.

Gato Montés Euroasiático (Felis silvestris).

Tamaño: Altura a la cruz (60 – 70 centímetros), longitud (51 – 80 centímetros), cola (26 – 31 centímetros).

Peso: Entre 2,8 – 5,8 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Muy amplia. Europa, gran parte de África, Oriente Medio, Sur y centro de Asia.

Reproducción: Las hembras suelen dar a luz entre 1 – 8 crías tras un período de gestación de entre 63 – 69 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El gato montés euroasiático, también conocido como gato salvaje, es un félido de pequeño tamaño, el cual se encuentra muy extendido por Eurasia y África y posee multitud de subespecies distintas. Se puede hibridar con los gatos domésticos (Felis silvestris catus) que han sido abandonados en la naturaleza o se han escapado del cautiverio. Los gatos salvajes generalmente son de constitución más robusta que sus parientes caseros. Suelen ser de color predominante pardo grisáceo atigrado, más claro y ocráceo en el vientre y partes inferiores, con cuatro rayas negras longitudinales en la frente, que van a converger en una línea que recorre toda la espina dorsal. Los ejemplares de la subespecie europea (Felis silvestris silvestris) tienen una capa de pelo más espesa y la cola más poblada y ancha que la del gato doméstico, con su punta negra y al menos dos franjas negras anchas junto a ella. El gato montés euroasiático a veces puede ser confundido con un gato doméstico asilvestrado de capa parda rayada pero, en el caso de la forma euroasiática, puede diferenciarse por su espesa cola, más robusta y ancha, con terminación roma y redondeada, y con al menos tres anillos negros completamente cerrados. El color general es gris oscuro con tonos amarillentos. Cuatro líneas negras recorren la parte dorsal del cuello, y el cuerpo tiene un esbozo de franjas transversales oscuras, que son las que le confieren aspecto de gato atigrado. En la cola se observan de dos a cuatro anillos negros (raramente cinco), más o menos bien definidos, y una franja ancha, también negra, en la punta. La garganta y el vientre son de color mucho más pálido, mientras que las plantas de los pies son negras. La única prueba morfológica indudable para distinguir al gato salvaje del doméstico es la medición de la capacidad craneana, ligeramente mayor en el primero. El gato montés euroasiático es un animal solitario sale a cazar preferentemente al crepúsculo y por la noche, aunque puede mantenerse activo durante veintidós horas del día. Se alimenta de pequeños roedores y otros micromamíferos, invertebrados, aves y anfibios. Su estado de conservación presenta ciertas dudas, en el paso el gato montés euroasiático fue prácticamente exterminado en zonas del centro de Europa y hoy en día solamente se le encuentra en gran número en los Cárpatos, en el resto de Europa se cree que está en franca recesión, a pesar de ello la IUCN clasifica a esta especie como “preocupación menor”, aunque con perspectiva negativa. El gato montés euroasiático puede llegar a vivir en libertad hasta 15 años en casos excepcionales, normalmente su esperanza de vida media es de 6 – 12 años de edad.

Gato montés euroasiático

Género Leopardus.

Ocelote (Leopardus pardalis).

Tamaño: Altura a la cruz (40 – 50 centímetros), longitud (68 – 100 centímetros), cola (26 – 45 centímetros).

Peso: Alrededor de 8 – 18 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Amplia. América Central y América del Sur (ausente en Chile y en el centro y Sur de Argentina).

Reproducción: Las hembras suelen dar a luz entre 1 -2 crías tras un período de gestación de entre 72 – 82 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El ocelote es un félido de mediano tamaño, ampliamente distribuido en Centroamérica y América del Sur, habiendo diversas subespecies. Los ocelotes poseen grandes orejas y gran sentido del oído, con unos ojos grandes y expresivos, también tienen un sentido del olfato muy desarrollado. Las extremidades anteriores tienen cinco dedos y las posteriores cuatro; las zarpas están provistas de almohadillas, que permiten al animal caminar sin hacer ruido, y con uñas largas, afiladas y completamente retráctiles, esto le resulta muy útil cuando no es necesario utilizarlas como, por ejemplo, al correr, y evitar, de este modo, su deterioro. Sus ojos están muy bien adaptados a los cambios de luminosidad: Las pupilas se contraen hasta formar una fina y negra línea vertical durante los días de mucha luz pero se abren y se redondean en situaciones de oscuridad. Presenta una gran versatilidad en el uso de hábitat pudiendo adaptarse a selvas húmedas, zonas montañosas y hasta semidesérticas, su hábitat se extiende desde el Sur de Texas hasta el Norte de Argentina. Los ocelotes son de hábitos nocturnos, pasando la mayor parte del día durmiendo en las ramas de los árboles o escondidos entre la vegetación. Son además animales solitarios que tienden a emboscar a sus presas. Un ocelote se alimenta principalmente de mamíferos de pequeño y mediano tamaño (zarigüeyas, monos, murciélagos), también reptiles (caimanes juveniles, lagartos y serpientes), huevos de tortugas y aves, incluso se han registrado varios casos de canibalismo en los ocelotes. Aunque son básicamente solitarios, los ocelotes pueden cazar también en grupo, utilizando diversas técnicas como la de acechar a sus presas y/o esperar escondido para lanzarse encima y por sorpresa sobre sus víctimas. Esta especie no se encuentra especialmente en peligro pero como muchos otros animales, la destrucción de su hábitat y la caza furtiva (para comercialización de su piel) se presentan como serias amenazas para su conservación en la actualidad y en los años venideros. El ocelote puede llegar a vivir algo más de 20 años en cautividad. Su esperanza de vida en estado salvaje se reduce ligeramente.

Ocelote

Género Leptailurus.

Serval (Leptailurus serval).

Tamaño: Altura a la cruz (54 – 66 centímetros), longitud (59 – 92 centímetros), cola (20 – 45 centímetros).

Peso: Entre 7 – 18 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Amplia. El serval es nativo de África y se le puede encontrar en la mayor parte del África Subsahariana, especialmente en zonas de sabana y selvas, no habita en desiertos o regiones muy secas. El serval se encuentra extinto en la mayor parte de Sudáfrica.

Reproducción: Las hembras dan a luz normalmente a dos crías después de un período de gestación de entre 66 – 77 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El serval es un félido de tamaño medio y constitución esbelta, con cola no muy larga, cabeza pequeña en relación al resto del cuerpo y orejas grandes. Destacan sus largas patas, que le permiten ver mejor en las praderas de hierbas altas donde vive más frecuentemente, y su pelaje amarillento con motas negras. Son buenos corredores y aunque no suelen subirse a los árboles, pueden escalar bastante bien. En las zonas boscosas, sobre todo en las montañas, no son infrecuentes los individuos melánicos. Aunque abunda más en las zonas de matorral, se encuentra presente también en sabanas, selvas y semidesiertos, con lo que su distribución se extiende por todo el continente africano con la excepción de la zonas desérticas y buena parte de Sudáfrica, donde se extinguió la subespecie local (Leptailurus serval serval) debido a la caza excesiva. La subespecie que habita al norte del Sahara (Leptailurus serval constantinus) probablemente se encuentre extinguida, siendo sus últimas citas en Argelia de 1880 o quizá de 1930. Los servales presentes en Túnez proceden de reintroducciones hechas con ejemplares subsaharianos. Este félido es un buen depredador, de hábitos preferiblemente nocturnos y se alimenta básicamente de mamíferos de pequeño tamaño (roedores, liebres), aves, reptiles, anfibios y excepcionalmente también de antílopes. A pesar de estar en un puesto elevado de la cadena trófica, el serval es en ocasiones cazado por depredadores de mayor tamaño como los leopardos. El serval es un animal extremadamente inteligente y demuestra una notable capacidad de resolución de problemas, por lo que es conocido por hacer travesuras, así como por su facilidad de burlar a su presa y eludir otros depredadores. El serval a menudo juega con su presa capturada durante varios minutos antes de consumirla. En la mayoría de situaciones, el serval se mostrará muy fiero al defender su comida contra los intentos de robo por parte de otros animales. Los machos normalmente suelen ser más agresivos que las hembras. Cabe destacar que esta especie puede llegar a ser domesticada, especialmente individuos jóvenes, aunque es muy complicado ya que no suelen aceptar la jerarquía de su dueño. Aunque se considera que su estado de conservación no es malo, sus poblaciones se han visto reducidas de manera importante por la caza (su piel es muy valiosa) y también por la destrucción y modificación de su hábitat por parte del ser humano. El serval tiene una esperanza de vida de unos 10 años en estado salvaje y de 20 en cautividad.

Serval

Género Lynx.

Lince Ibérico (Lynx pardinus).

Tamaño: Altura a la cruz (60 – 70 centímetros), longitud (85 – 110 centímetros), cola (12 – 30 centímetros).

Peso: Entre 9,3 – 12, 8 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Muy fragmentada. El lince ibérico habita únicamente en varias regiones de la Península Ibérica como el Parque Natural de la Sierra de Andújar, Parque Nacional y Natural de Doñana, Montes de Toledo y Sur de Ciudad Real.

Reproducción: Las hembras dan a luz a 1 – 4 crías tras un período de gestación de entre 65 – 72 días.

Estado de conservación: En peligro.

El lince ibérico es un félido de aspecto grácil, con patas largas y una cola corta con una borla (grupo de hilos trenzados) negra en el extremo que suele mantener erguida batiéndola en momentos de peligro o excitación. En comparación con otras subespecies de lince, el ibérico es de pequeño tamaño, pesando únicamente la mitad que el lince boreal (Lynx lynx). Sus características orejas puntiagudas están terminadas en un pincel de pelos negros rígidos que favorece su camuflaje al descomponer la redonda silueta de su cabeza. También son características las patillas que cuelgan de sus mejillas. Aparecen a partir del año de vida, cuando apenas cuelgan por debajo de la barbilla y aumentan de tamaño con la edad. Los machos tienen las patillas y los pinceles negros más largos que las hembras y su coloración varía de pardo a grisáceo con los flancos moteados de negro. Existen tres patrones de pelaje en el lince ibérico:

  • Mota fina: Con numerosas manchas de pequeño tamaño, todas ellas repartidas uniformemente y de manera densa, que tienden a concentrarse en los flancos laterales.

  • Mota gruesa A: Las manchas son de mayor tamaño y tienen cierta tendencia a disponerse en líneas, apareciendo dos o más parejas de motas de mayor tamaño a nivel de los hombros.

  • Mota gruesa B: Las motas son del mismo tamaño que en la mota gruesa A, pero no se aprecia ninguna ordenación específica ni las manchas de los hombros.

El lince ibérico tiene como hábitat principal el bosque y matorral mediterráneo, en zonas muy restringidas de la Península Ibérica. En España se mantiene en muy pocas áreas (Doñana-Aljarafe y Sierra Morena, principalmente), bien conservadas y aisladas de la actividad humana, mientras que en Portugal parece que se ha extinguido. Este tipo de hábitat le proporciona refugio y pastos abiertos para cazar conejos, que suponen el 90 % de su dieta, además de ungulados, perdices, patos y otros pequeños mamíferos que complementan el resto de presas de las que se alimenta. En Portugal se están haciendo esfuerzos denodados para la recuperación del hábitat del lince, como en la Reserva Natural de la Sierra de Malcata. Las principales amenazas sobre la especie son la mortalidad inducida por el hombre, sobre todo por atropellos con vehículos de motor, pero también por caza furtiva directa, instalación de cepos y lazos dirigidos a otras especies, envenenamiento ilegal, etc. La población de lince ibérico (1.200 ejemplares, de los cuales únicamente 350 son hembras reproductoras) se ha reducido en un 50% en los últimos 10 años. De las 31 zonas en las que habitaba el lince en 1960, solamente quedan linces en 8 y sólo en puntos muy concretos parece que la especie se ha mantenido en buen estado. Únicamente la población del Sur de España, que consiste en tres subpoblaciones, se cree que es viable, estando compuesta por unos cientos de linces. Los individuos de las subpoblaciones restantes se reparten en pequeños núcleos, difícilmente viables, compuestas por unas decenas de individuos. Una especie cuyos ejemplares están distribuidos únicamente en poblaciones mínimas encuentra su principal amenaza en la fragmentación de su área de distribución por construcción de infraestructuras, lo que provoca que las poblaciones se separen paulatinamente unas de otras hasta llegar a estar totalmente incomunicadas, fragmentadas y aisladas por barreras de distintos tipos que impiden el intercambio genético entre poblaciones. Hay diversos programas (Pacto Ibérico 2007) de cría en cautividad de lince ibérico para posteriormente reintroducir dichos ejemplares en estado salvaje e ir recuperando poco a poco sus poblaciones originales, estos programas están obteniendo resultados positivos aunque con una especie tan amenazada como es el lince ibérico, es necesario mucho tiempo y redoblar esfuerzos para su paulatina recuperación. En la Sierra de Andújar (Jaén), la población de lince ibérico ha descendido un dramático 16% en el período comprendido entre los años 2011 – 2013 El lince ibérico. Actualmente no quedan en dicha zona más de unos 169 ejemplares. tiene una esperanza de vida de unos 13 años. En Junio de 2015 y debido a los grandes esfuerzos del programa Life+Iberlince, la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) decidió reclasificar al lince ibérico como especie “en peligro”, después de haber estado muchos años clasificado como “en peligro crítico”.

Lince Ibérico

Género Pardofelis.

Gato Jaspeado (Pardofelis marmorata).

Tamaño: Altura a la cruz (28 centímetros), longitud (45 – 62 centímetros), cola (35 – 55 centímetros).

Peso: Entre 2 – 5 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Amplia pero fragmentada. Desde el Noreste de la India hasta Malasia y Sumatra, incluyendo Borneo.

Reproducción: Las hembras dan a luz unos dos cachorros por camada tras un período de gestación de 66 – 82 días.

Estado de conservación: Vulnerable.

El gato jaspeado, único representante de su género, es un félido de pequeño tamaño (como un gato doméstico) y con una cola más larga y peluda, adaptación a su estilo de vida arbóreo, donde la usa como contrapeso. El pelaje presenta manchas y rayas que le confieren un aspecto marmóreo. En ocasiones se las compara con el una especia relacionada y de mayor tamaño, la pantera nebulosa (Neofelis nebulosa). El color de fondo de la piel varía de amarillo pálido a marrón grisáceo con zonas más claras. Tiene manchas oscuras sobre las piernas, vientre y frente, con bandas sobre la cola y rayas sobre la nuca, así como a lo largo del centro de la espalda. Adicionalmente, presenta bandas blancas sobre la parte posterior de las orejas. Aparte de su larga cola, la especie se distingue por sus grandes extremidades, característica que comparte con la pantera nebulosa. También posee unos caninos inusualmente largos, proporcionalmente similares a los grandes felinos. No se dispone de demasiada información respecto al comportamiento y hábitos del gato jaspeado pero se cree que caza en las copas de los árboles, capturando de esa manera aves, ardillas, roedores y reptiles aunque también hay algunos informes que señalan que puede cazar en el suelo. El gato jaspeado sería un félido con una actividad especialmente nocturna o crepuscular. Debido a la dificultad para observar esta especie en su hábitat selvático natural, motivo por la cual se han realizado pocas investigaciones. Su población se estima por debajo de 10.000 ejemplares, ello unido a la destrucción de los bosques selváticos debido a la tala indiscriminada, hace pensar a los científicos que el número de ejemplares de esta especie está disminuyendo por lo que está catalogada como vulnerable. En cautividad el gato jaspeado puede alcanzar los 12 años de edad.

Gato Jaspeado

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, arkive.org, animalesextincion.es, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 diciembre, 2013 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: