RSS

Archivo de la categoría: Arte

Henri Matisse

Le Cateau-Cambrésis (Francia 🇫🇷), 31 de Diciembre de 1869 – Niza (Francia 🇫🇷), 3 de Noviembre de 1954.

Henri Matisse es uno de los artistas más destacados del Siglo XX junto a Pablo Picasso. Pintor, grabador, escultor; destacó por su dibujo alegre y un intenso uso del color, aunando influencias muy dispares a lo largo de su obra. Nos encontramos por lo tanto ante una de las figuras centrales del Arte Moderno.

Mujer leyendo (1894).

Olla azul y limón (1897).

Jarrón con girasoles (1898).

Estudio de un desnudo (1899).

Vajilla sobre una mesa (1900).

Jardines de Luxemburgo (1901).

Notre-Dame al final de la tarde (1902).

Carmelita (1904).

Lujo, calma y voluptuosidad (1904).

Plaza des Lices, Saint-Tropez (1904).

Los tejados de Collioure (1905).

Mujer con sombrero (1905).

Naturaleza muerta con tulipanes (1905).

Retrato de Madame Matisse, la raya verde (1905).

Ventana abierta, Collioure (1905).

La alegría de vivir (1905 – 1906).

Autorretrato con camiseta de manga corta (1906).

Jarrón, botella y fruta (1906).

Desnudo azul (1907).

Armonía en rojo (1908).

Juego de bolos (1908).

La conversación (1908 – 1912).

La danza (1909).

Naturaleza muerta con la danza (1909).

Música (1910).

Naturaleza muerta sevillana (1910 – 1911).

El estudio rojo (1911).

Estudio rosa (1911).

Paisaje marroquí (1913).

Retrato de la mujer del artista (1913).

El pintor con su modelo (1916 – 1917).

Autorretrato (1918).

El torso de yeso (1919).

Mujer ante una pecera (1922).

Retrato de mujer joven, Delectorskaya (1935).

Mujer joven con blusa azul, retrato de Lydia Delectorskaya (1936).

Como si ella nunca me hubiese visto (1943).

Polinesia, el cielo y el mar (1946).

Icarus (1947).

Retrato de Lydia Delectorskaya (1947).

Autorretrato (1948 – 1952).

El periquito y la sirena (1952).

La tristeza del rey (1952).

El caracol (1952 – 1953).

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 13 diciembre, 2017 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , ,

Alberto Durero

Núremberg (Alemania 🇩🇪), 21 de Mayo de 1471 – Núremberg (Alemania 🇩🇪), 6 de Abril de 1528.

Alberto Durero es unánimemente considerado uno de los artistas más completos del Renacimiento europeo y sin duda el más destacado en Alemania. Dotado de una gran habilidad, se prodigó en diversas ramas del arte como la pintura, el grabado, el dibujo e incluso escritos sobre arte en general; siempre con éxito y además influyendo a otros artistas muy posteriores a él. Su legado artístico es por lo tanto indudable.

Autorretrato a la edad de trece años (1484).

Autorretrato (1493).

Patio del Castillo de Innsbruck (1494).

San Jerónimo (1495).

Autorretrato (1498).

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis (1498).

Lamentación por Cristo (1498 – 1500).

Madonna Haller (Circa 1498).

Retrato de Oswolt Krel (1499).

Autorretrato (1500).

Némesis (Circa 1501).

Liebre joven (1502).

La gran mata de hierba (1503).

Adán y Eva (1504).

Retrato de una joven veneciana (1505).

Salvator Mundi (Circa 1505).

Fiesta del Rosario (1506).

Jesús entre los doctores (1506).

Adán y Eva (1507).

Anciana con monedero (1507).

Manos que oran (1508).

La Expulsión del Paraíso (1510).

Adoración de la Trinidad (1511).

Caballero, la Muerte y el Diablo (1513).

Melancolía I (1514).

San Jerónimo en su estudio (1514).

Rinoceronte (1515).

La Virgen con el Niño (1516).

Retrato de Jakob Fugger (Circa 1519).

Retrato de Maximiliano I (1519).

Retrato de un hombre (1521).

Los Cuatro Apóstoles (1526).

 
4 comentarios

Publicado por en 15 noviembre, 2017 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Sobre pociones de amor y olvido

Aquí no tenemos pociones para corazones rotos;  y es que podríamos pasar la vida buscando los ingredientes, la mezcla perfecta para dejar de caer en tromba hacia el suelo y no la encontraríamos. Conocer esta verdad destroza desde la férrea voluntad marcada por oídos sordos y palabras engoladas de miseria lúgubre y falsa sonrisa.

Ríe aunque vas a morir en la orilla, sin remedio, tienes un objetivo pero tu propósito ni te necesita ni te espera. Entiéndelo porque aunque no haya nada personal en esto, la última estocada que recibirás vendrá con placer en la ejecución y el desenlace, principio y fin para que el olvido acabe agrandándose ante tus ojos.

¿Y ahora qué?, la voluntad y lo inamovible se besan, eso sí que es amor (por la destrucción). Nada más lejos de la propia nada, recolectando limbo, precipicio, caída infinita… Vértigo y soberbia unidos en un baile de cadáveres sin tumba ni reposo en este caos desencadenado por una idea y una fogosidad tan intensa y breve como la llama de una cerilla.

La única certeza llegados a este punto, es rezar a lo prohibido, anhelando lo que tanto y tan firmemente te han negado. Más allá del bosque, donde las ruinas góticas ocultan altares profanados de sangre para los infiernos e ira para los cielos; sí, aquí. Reposa tu enajenación y deja que los espectros olvidados susurren su dulce calvario en tus oídos.

Y serás un ciego hablando para sordos, atesorando tiempo perdido y frustración, ambas alzándose como una plaga bíblica. Un día más sin ver más allá de tu orgullo herido, mientras tu derredor es un erial de corazones rotos; a cada uno de ellos le regalaste un agravio y ahora te van a pagar con (su) dolor y una sonrisa en tu caída.

Al final todo se centra en saber (querer) olvidar a tiempo.

Evelyn de Morgan – La poción de amor (1903).

 
2 comentarios

Publicado por en 18 octubre, 2017 en Arte, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Les Diableries

Con el nombre de Les Diableries se conoce a un grupo de tarjetas estereoscópicas publicadas en París desde 1860 hasta 1900 aproximadamente. Su originalidad radica sobre todo en la temática que tratan y en la tecnología de la época utilizada para su realización. Estas tarjetas fotográficas retratan escenas cotidianas en el Infierno en donde los esqueletos, demonios, ninfas, sátiros y otros seres campan a sus anchas, reflejando a modo de sátira la corrupción y decadencia del Segundo Imperio francés (1852 – 1870) de Napoleón III y también del declive en el estilo de vida de la burguesía.

Se sabe de al menos tres escultores que han creado viñetas de la serie: Louis Alfred Habert, Pierre Adolph Hennetier y Louis Edmond Cougny. La serie fue originalmente publicada por François Benjamin Lamiche pero más tarde se hizo cargo y se expandió gracias el editor Adolph Block. Un total de 72 escenas fueron publicadas por Block. Muchas “stereoviews” salieron a la luz más tarde aunque eran de menor calidad, en este caso fueron publicadas por un competidor de Adolph Block llamado Jules Marinier. Por lo herético y subversivo de las imágenes, Les Diableries fueron publicadas de manera anónima.

Las escenas representadas en estas Diableries fueron esculpidas en barro, sobre una mesa, y posteriormente se fotografiaron con una cámara estéreo. El resultado se imprimió en fino papel a la albúmina, aplicándose acuarelas en la parte posterior de las impresiones, y enmarcándose todo el conjunto en cartón grueso sin respaldo. El resultado, preparado para ser visto a través de un estereoscopio, es una escena en tres dimensiones, que se colorea de manera sorprendente al encender una luz detrás. Los ojos de los esqueletos resaltan tanto contra la luz porque están perforados y rellenos con gel o barniz de color rojo y verde.

La estereoscopía es cualquier técnica capaz de recoger información visual tridimensional y/o crear la ilusión de profundidad mediante una imagen estereográfica, un estereograma, o una imagen 3D (tridimensional). La ilusión de la profundidad en una fotografía, película, u otra imagen bidimensional se crea presentando una imagen ligeramente diferente para cada ojo, como ocurre en nuestra forma habitual de ver.

Reproducción del estereoscopio de Oliver Wendell Holmes, creado originalmente alrededor de 1860.

Diferencia entre una “Diableries” con su aspecto normal y vista con el estereoscopio.

Más información en: Diableries, Stereoscopic Adventures in Hell por Denis Pellerin, Brian May, Paula Fleming (2013).

Galería de Diableries en orden numérico aquí.

Durante finales del Siglo XIX también se pusieron de moda en París unos cabarets con decoración muy similar a la mostrada en Les Diableries.

Galería con algunos ejemplos de Les Diableries.

Nota: Todas las fotografías son propiedad de sus autores y únicamente se exponen aquí con fines culturales y divulgativos.

Fuentes: Wikipedia, Las Gatas Madrileñas, London Stereoscopic Company (Diableries, Stereoscopic Adventures in Hell por Denis Pellerin, Brian May, Paula Fleming), Cine-Graphics, Google & Pinterest (fotografías), elaboración propia.

 
2 comentarios

Publicado por en 27 septiembre, 2017 en Arte, Cultura, Entretenimiento, Esoterismo, Historia

 

Etiquetas: , ,

Genios

Los genios o yinn (جن) son seres fantásticos de la mitología semítica, fundamentalmente árabe. No debe confundirse esta palabra con otra idéntica que procede del latín genius. En ocasiones en vez de genio se usa el término árabe, usualmente transcrito jinn o djinn, de acuerdo con la transcripción francesa o inglesa. Por lo general, estos seres son invisibles, aunque por momentos pueden adoptar diferentes formas (antropomorfas, plantas, o animales) y tienen la capacidad de influir espiritual y mentalmente en el ser humano (posesión psíquica), pero no necesariamente utilizan estos poderes.

En la mitología mesopotámica, están asociados al ámbito divino, aunque no pueden considerarse dioses, sino principalmente, guardianes o seres tutelares de lugares donde los hombres no debían tener acceso. Se piensa que su representación tendría un valor apotropaico (fenómeno cultural que se expresa como mecanismo de defensa mágico o sobrenatural evidenciado en determinados actos, rituales, objetos o frases formularias, consistente en alejar el mal o protegerse de él, de los malos espíritus o una acción mágica maligna en particular.). En las tradiciones más antiguas, los genios eran los espíritus de pueblos desaparecidos, que actuaban de noche y se escondían al despuntar el día. Otras tradiciones dicen que son seres de fuego. En todos los casos se trata de seres con características de duendes y otros seres mitológicos elementales de la naturaleza, que pueden, según su talante, atacar o ayudar al ser humano.

genio-con-flor-de-amapola

Genio con flor de amapola. Bajo relieve del palacio de Sargón II en Dur Sharrukin, Asiria (actual Khorsabad, Irak), 716 – 713 a. C.

genio-alado

Genio alado. Relieve del Palacio del Rey Sargón II en Dur Sharrukin, Asiria (actual Khorsabad, Irak), 716 – 713 a. C.

El islam incorporó parcialmente la antigua creencia en los genios, y de este modo son hoy personajes presentes en las tradiciones de todos los pueblos del área islámica. Es prácticamente seguro, sin embargo, que esos genios no responden únicamente a los genios semíticos originales, ya que la extensión del mensaje del Corán impuso un mismo nombre a muchas manifestaciones distintas propias de los países islamizados. Así, en lugares donde el mazdeísmo hizo mella antes que el islam los genios son protagonistas de diversas prácticas mágicas alejadas de la ortodoxia sunní; para los tuareg, son tentadores del desierto y ladrones nocturnos, así como para los musulmanes de la India pueden ser molestos invasores del hogar que deben ser expulsados usando ciertas suras del Corán, en una ceremonia no muy distinta del exorcismo católico (referencia).

El islam considera a los genios seres creados de fuego sin humo, dotados como el ser humano de libre albedrío y que pueden obedecer a Dios o bien a Iblís, el demonio, a quien a veces se describe como tal, es decir como ángel caído, y a veces es considerado genio:

Hemos creado al hombre de barro, de arcilla moldeable

Antes, del fuego ardiente habíamos creado a los genios.

(Corán, 15, 26-27).

ali-vence-a-los-yinn

Alí (Abu l-Hasan Ali Ibn Abi Tálib, أبو الحسن علي بن أبي طالب) vence a los yinn (Ahsan-ol-Kobar, 1568).

Los genios son, pues, la tercera clase de seres creada por Dios, junto a los hombres y los ángeles. La creencia en esta tercera raza marca una diferencia respecto a las otras dos religiones monoteístas (cristianismo y judaísmo).

Los genios, a diferencia de los ángeles, comparten el mundo físico con los seres humanos y son tangibles, aunque sean invisibles o adopten formas diversas. Los genios y los humanos pueden casarse y procrear. Por esta razón, la jurisprudencia islámica medieval llegó a regular las condiciones relativas a matrimonio, descendencia y herencia entre genios y humanos. Fueron muchos los pensadores musulmanes medievales que dudaron de la existencia de los genios (no así de la de los ángeles) o directamente la negaron, como Avicena, Al-Farabi o Ibn Jaldún.

La creencia popular en los genios sigue estando muy extendida en las áreas rurales de algunos países islámicos y es muy frecuente su aparición en la literatura popular. En occidente son conocidos sobre todo los genios malignos del tipo ifrit, a través de los cuentos de Las mil y una noches (ألف ليلة وليلة) y sus adaptaciones cinematográficas. Las mil y una noches es una célebre recopilación medieval en lengua árabe de cuentos tradicionales del Oriente Medio, que utiliza en estos la técnica del relato enmarcado. El núcleo de estas historias está formado por un antiguo libro persa llamado Hazâr afsâna (mil leyendas). El compilador y traductor de estas historias folclóricas al árabe es, supuestamente, el cuentista Abu Abd-Allah Muhammad el-Gahshigar, que vivió en el Siglo IX. La historia principal sobre Scheherezade (شهرزاد), que sirve de marco a los demás relatos, parece haber sido agregada en el Siglo XIV.

Una muestra a la vez de la creencia popular en los genios y de que pueden ser seres dignos de devoción e imitación la encontramos en Marruecos, donde, en el marco del muy popular culto a los morabitos o santones, se inscribe el culto a un personaje que no es humano sino genio. Se trata del morabito Sidi Shamharush, situado en la aldea del mismo nombre en el Atlas, y al cual acude la gente de la zona en peregrinación para ganarse la baraka o bendición divina por intercesión del santón. El culto es similar al que se prodiga a otros morabitos, salvo por el hecho de que en este caso no gira alrededor de una tumba, ya que Sidi Shamharush no está muerto: Vive de día bajo la forma de perro negro y por la noche adopta apariencia humana.

Los genios son una especie maliciosa, pero no necesariamente maligna. En sus más benignas formas de comportamiento, suelen ser bromistas y embaucadores. Tienen una miríada de atributos, debido al efecto aglutinante que tuvo la extensión del islam respecto a las leyendas y supersticiones locales de los pueblos islamizados. Pueden ser invisibles o cambiar a voluntad de forma, haciéndose pasar por animales o presentándose con la apariencia de una mujer hermosa para visitar a los hombres por la noche, hacerles el amor y robarles la energía, como si se tratara de súcubos. Pueden también ser dominados a través de un objeto (como la lámpara maravillosa de Aladino) y convertirse así en esclavos de quien posea dicho objeto.

Los genios pueden ser causantes de ciertas formas de locura. La palabra árabe que designa al “loco” es maynun, que etimológicamente significa poseído por los genios. Pueden atravesar sólidas paredes sin dejar de tocar lo material y a los vivos, desplazarse a grandes velocidades, transfigurarse en seres humanos y suplantar a familiares y conocidos. El estado normal de un genio es el de invisible para los humanos, ya que Dios les proporcionó muchas habilidades, pero dificultó de esta forma que pudiéramos relacionarnos normalmente con ellos. Cuenta la tradición que al final de los días esta situación se invertirá y seremos nosotros quienes podamos verlos, obteniendo la ventaja que desde el principio del mundo atesoraron.

al-malik-al-aswad

Al-Malik al-Aswad, el Rey Negro de los yinn. Ilustración perteneciente al Libro de las Maravillas (كتاب البلهان, Siglo XIV).

Los genios tienen dinastías y jerarquías, no desmereciendo de la misma demonología católica en este punto. En otras culturas, como en la Mitología guanche (Tenerife, Canarias, España), también existía la creencia en seres que calificaríamos como genios, como los llamados Dioses paredros o Maxios (genios domésticos y de la naturaleza), los Tibicenas (genios malignos) y también el demonio Guayota (dios o diablo del mal aborigen), al que, al igual que al Iblís árabe, se le identifica a veces con un genio. Se especula que la cultura guanche era de origen bereber, provenientes del norte de África, lo que reforzaría la hipótesis de un parentesco entre los genios africanos y este panteón isleño.

En la actualidad se define a un genio como una criatura mágica que suelen ser bromistas y de aspecto humano o casi humano que generalmente es más poderoso que cualquier brujo, hechicero, mago o hada. Son las únicas criaturas mágicas que pueden conceder tres deseos pero solo cuando no son libres, cuando están prisioneros de su lámpara mágica esperando a alguien que sea su amo para concederles tres deseos, en general una lámpara mágica se encuentra en lugares casi imposibles de acceder y únicamente un genio puede ser liberado si se lo pides de corazón como deseo. Cuando es libre te puedes hacer amigo de él, un genio libre ya no depende de su lámpara mágica y es completamente inmortal, conserva todo su poder pero pierde la capacidad de conceder tres deseos.

zulqarnayn

Zulqarnayn (ذو القرنين) con la ayuda de algunos yinn contruye el Muro de Hierro para proteger a los pueblos civilizados de los bárbaros Gog y Magog. Miniatura persa del Siglo XVI.

Dentro de los yinn hay un subgrupo conocido como ifrit (عفريت), estos ifrit son considerados un tipo de genios dotados de gran poder y capaces de realizar tanto acciones benignas como malignas, con lo que presentan un carácter dual que no comparten los otros genios.

Llamados “la semilla de Iblís” en Las mil y una noches, estos monstruosos genios reciben este nombre (que significa literalmente, “poderosos”) porque según la tradición árabe fueron los primeros en ser creados. Se consideran superiores a la raza humana porque, a diferencia del ser humano, creado de arcilla, ellos provenían “del mismísimo vaho de Dios”. El más emblemático entre todos ellos es Eblís o Iblís, “El Mentiroso” (después conocido como Shaitan), quien se negó a postrarse frente a Adán cuando lo ordenó Alá, porque consideraba al hombre ulterior e inferior, por haber sido creado de la tierra:

Entonces, cuando el Creador lo creó y le dio forma, Él ordenó a los ángeles postrarse ante Adán; y se postraron, pero no Iblís. (Allah) Dijo : “¿Qué te retiene de postrarte cuando te lo ordeno?” Él contestó: “No es mejor que yo: Tú me creaste del fuego, y a él de la arcilla”.

Corán, 7:10-12.

Los ifrit destacan por su fuerza y astucia. Un ifrit es una enorme criatura alada de fuego, ya sea hombre o mujer, que vive bajo tierra y frecuenta ruinas. Los ifrit viven en una sociedad estructurada entre las tribus árabes antiguos, completar con reyes, tribus y clanes. Por lo general, se casan entre sí, pero también pueden casarse con los seres humanos. Si bien las armas y las fuerzas ordinarias no tienen poder sobre ellos, son susceptibles a la magia, que los seres humanos pueden utilizar para matar o capturar y esclavizarlos. Al igual que con otros genios, un ifrit puede ser un creyente o un incrédulo, bueno o malo, pero más a menudo se representa como un ser malvado y despiadado.

ifrit-abrazando-a-majan

Maján, que se halla en un jardín encantado, es abrazada por un ifrit. Ilustración de 1648, obra de un artista de Bujará, para un manuscrito iluminado del poema Hamsa, de Nezamí Ganyaví.

arghan-div

Un ifrit llamado Arghan Div da a Hamza un cofre con armadura (1562 – 1577).

Más allá de la simple mitología, algunos investigadores de lo paranormal consideran que estos genios son entidades ocultas que desempeñan un papel importante en una variedad de sucesos extraños. Considerando que seres de una dimensión paralela a la nuestra, pero que tienen la capacidad de acceder a nuestra dimensión a través de portales dimensionales e interactuar con nosotros, incluso nos observan cuando no podemos verlos. Según estos creyentes en lo paranormal, los yinn se comunican con los humanos a través de diversas formas psíquicas, como en sueños, visiones, fuertes sentimientos, intuiciones. Las personas que han afirmado tener contacto con esto seres han afirmado escuchar susurros o encontrarse objetos de otros tiempos, y a medida que han ido aumentando los diferentes métodos de comunicación, algunas personas han podido llegar a ver su genio particular en forma humana. Pero también cabe decir que son casos extremos ya que normalmente son vistos en sueños, como manifestaciones brumosas, orbes, rayas de la luz, o incluso como una especie neblina.

En la cultura popular actual, los yinn aparecen con mucha frecuencia y casi siempre concediendo deseos a la gente, como en la película Aladdín (1992), y también en juegos de cartas como el famoso Magic The Gathering, en donde una de las características caprichosa de los djinn (como así son nombrados en el juego) es una de sus principales cualidades en el juego, tanto para bien como para favorecer al jugador como para perjudicarlo.

djinn-mahamoti

Carta de Djinn Mahamoti del juego Magic The Gathering (4ª Edición).

lampara-maravillosa

Fuentes: Wikipedia, mundoesotericoparanormal.com, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Tiziano

Pieve di Cadore (Italia 🇮🇹), Circa 1488 – 1490 – Venecia (Italia 🇮🇹), 27 de Agosto de 1576.

Tiziano Vecellio es sin duda uno de los grandes maestros de la pintura del Renacimiento y uno de los mayores exponentes de la conocida Escuela Veneciana. Su obra se caracteriza por un vívido uso del color y la luminosidad, dotado además de una pincelada ligera pero a la vez muy precisa en detalles. La capacidad de Tiziano de ejecutar temas mitológicos, retratos, paisajes o temática religiosa le convierten en uno de los artistas más versátiles de la historia de la pintura.

Ariosto (Circa 1510).

Retrato de mujer (La schiavona, 1510 – 1512).

Noli me tangere (Circa 1512).

Amor sagrado y amor profano (1515).

Flora (1515).

La Asunción de la Virgen de Santa María dei Frari (1516 – 1518).

La bacanal de los andrios (1518 – 1519).

Ofrenda a Venus (1518 – 1519).

Baco y Ariadna (1520 – 1523).

Andrea Gritti, Dux de Venecia (1523 – 1538).

Carlos V con un perro (1533).

Magdalena penitente (1533).

Venus de Urbino (1538).

Alocución del Marqués de Vastos a sus soldados (1540 – 1541).

Carlos V a caballo en Mühlberg (1548).

Emperatriz Isabel de Portugal (1548).

Sísifo (1548 – 1549).

El caballero del reloj (1550).

Salomé con la cabeza del Bautista (Circa 1550).

Felipe II (1551).

Dánae recibiendo la lluvia de oro (1553).

Venus y Adonis (1554).

Venus recreándose con el Amor y la Música (Circa 1555).

Entierro de Cristo (1559).

El rapto de Europa (1560 – 1562).

Oración en el huerto (1562).

Alegoría del Tiempo gobernado por la Prudencia (Circa 1565 – 1570).

Ecce Homo (1565 – 1570).

Autorretrato (1567).

La Piedad (1576).

 
2 comentarios

Publicado por en 29 agosto, 2017 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Yūrei & Gaki, fantasmas japoneses

Yūrei y Gaki son figuras pertenecientes al folclore japonés y que guardan una importante analogía con las leyendas de fantasmas y malos espíritus occidentales.

sawaki-sushi-yurei

Sawaki Sūshi – Yūrei (1737).

Yūrei.

Los yūrei (幽霊) son fantasmas japoneses. Como sus similares occidentales, se piensa que son espíritus apartados de una pacífica vida tras la muerte debido a algo que les ocurrió en vida, falta de una ceremonia funeraria adecuada, o por cometer suicidio. Usualmente aparecen entre las dos de la madrugada y el amanecer, para asustar y atormentar a aquellos que les ofendieron en vida, pero sin causar daño físico.

Tradicionalmente, son femeninos, y están vestidos con una mortaja, un kimono funerario, blanco y abrochado al revés. Normalmente carecen de piernas y pies (en el teatro tradicional se simula esto con un kimono más largo de lo normal), y frecuentemente están acompañados por dos fuegos fatuos (hi-no-tama), de colores azul, verde o púrpura. Estas llamas fantasmales son partes separadas del fantasma más que espíritus independientes. Los yūrei también suelen tener un trozo triangular de papel o tela (hitaikakushi (額隠?), en su frente. La mayoría de estos fantasmas son representados con cabello largo y negro, siendo otra de sus características principales. Como muchos monstruos del folklore japonés, los yūrei pueden ser repelidos con ofuda (御札?), escrituras sintoístas santificadas.

Dentro de los yūrei hay varias categorías de fantasmas, dependiendo principalmente del modo en el murieron en vida o por su razón en volver a la tierra.

  • Onryō: Son fantasmas vengativos que vuelven del purgatorio por un mal hecho a ellos durante su vida.
  • Ubume: Es el fantasma de una madre que murió durante el parto, o murió dejando niños pequeños. Estos yūrei suelen regresar para cuidar de sus hijos y a menudo les traen dulces.
  • Goryō: Son fantasmas vengativos de la clase aristocrática, en especial aquellos que fueron martirizados.
  • Funayūrei: Son los fantasmas de los que fallecieron en el mar.
  • Zashiki-warashi: Son fantasmas de niños, más traviesos que peligrosos.
  • Fantasmas guerreros: Veteranos de las guerras Genpei que cayeron en batalla. Aparecen casi exclusivamente en el teatro Nō.
  • Fantasmas seductores: Es el fantasma de un hombre o una mujer quienes después de muertos inician un romance con un humano vivo.

maruyama-okyo-el-fantasma-de-oyuki

Maruyama Okyo – El fantasma de Oyuki (1750). Esta es la primera representación artística de un yūrei tradicional.

Algunas de las historias de yūrei más conocidas son:

  • Okiku: Se dice que se aparece en el Castillo de Himeji. La historia cuenta que hace doscientos años, vivía un jefe de policía llamado Aoyama Shuzen que se alojaba en la calle Bansho, en Tokio. Su trabajo consistía en capturar ladrones y pirómanos, y era hombre violento y cruel, sin atisbo de corazón o compasión. Shuzen tenía en su casa una sirviente llamada Okiku. Ella se había educado en su familia desde la infancia y conocía bien el temperamento de su amo. Un día, por accidente, rompió un plato de preciosa porcelana de un conjunto formado por diez. Sabía que pagaría por este descuido, pero pensó que si intentaba esconderlo el castigo sería mucho peor. Así que temblando de miedo, fue a ver a la mujer de su amo y le confesó lo que había hecho. Cuando Shuzen volvió y vio que uno de sus platos preferidos estaba roto, montó en cólera, la ató y la golpeó y cada día le cortaba un dedo. Okiku, agonizante, no podía hacer nada apenas, pero logró finalmente desatarse y escapar al jardín y se tiró a un pozo para ahogarse. Desde ese día, cada noche una voz sale del pozo y cuenta: “Un plato, dos platos, tres platos… hasta nueve, y luego se echa a llorar. Okiku pertenece a la leyenda Banchō Sarayashiki (番町皿屋敷).
  • Oiwa: Es un onryō, fantasma que busca venganza. Su fuerte pasión por la venganza le permite atravesar el puente de regreso al mundo de los vivos. Oiwa comparte las características más comunes del fantasma japonés, incluyendo el vestido blanco que representa el kimono que habría vestido, el cabello largo y desordenado y la cara blanca/violácea propia del fantasma en kabuki. Hay también rasgos específicos que la separan de otros onryō. El rasgo más famoso es su ojo derecho, que cuelga como resultado del veneno que le dio Iemon. Este rasgo es exagerado en kabuki para darle a Oiwa su apariencia particular. Oiwa es también parcialmente calva a consecuencia del veneno que tomó. En una escena espectacular de la obra de kabuki, la Oiwa de carne y hueso se sienta en frente del espejo y peina su cabello que se cae por efecto del veneno. Su cabello se acumula en montones de gran altura, efecto producido por alguien sentado debajo del escenario que empuja más y más cabello a través del suelo. Oiwa aparece en la obra Yotsuya Kaidan, la más famosa historia japonesa sobre fantasmas, escrita en 1825 por Tsuruya Nanboku IV.
  • El famoso Bosque de Aokigahara, situado en la falda Noroeste del Monte Fuji, es una localización popular para el suicidio en Japón y cuenta con numerosas leyendas de apariciones fantasmales y otros fenómenos extraños.  

La forma más fácil de exorcizar un yūrei es ayudar a cumplir su propósito. Cuando la razón de la fuerte unión del espíritu a la tierra y la emoción se ha ido, el yūrei está satisfecho y puede seguir adelante. Tradicionalmente esto se logra por miembros de la familia ejerciendo venganza sobre el yūrei acosador, o cuando el fantasma consuma su pasión/amor con su amante previsto, o cuando sus restos se descubren y se les da un entierro adecuado con todos los ritos necesarios realizados. Las emociones del onryō son particularmente fuertes, y ellos son los menos propensos a ser pacificado por estos métodos de “exorcismo”.

Monjes budistas y ascetas son en ocasiones contratados para llevar a cabo rituales en aquellas muertes inusuales o desgraciadas que pueden llevar a la aparición de un fantasma vengativo, de un modo similar a un exorcismo. En ocasiones estos fantasmas son deificados para aplacar sus espíritus.

tsukioka-yoshitoshi-shimobe-fudesuke-y-el-fantasma-de-la-mujer-en-la-cascada

Tsukioka Yoshitoshi – Shimobe Fudesuke y el fantasma de la mujer en la cascada (Circa 1865).

Tsukioka Yositoshi - Yūrei

Tsukioka Yositoshi – Yūrei (Desconocida).

Con el nombre de Yurei-zu (幽霊図) se conoce al género japonés que consiste en pinturas o grabados de fantasmas, demonios y otros seres sobrenaturales. Estas obras alcanzaron su cumbre de fama durante mediados y finales del Siglo XIX.

Los yūrei han sido protagonistas de multitud de películas japonesas de gran éxito dentro y fuera del país nipón. El Círculo (Ringu リング, 1998), Dark Water (仄暗い水の底から, 2002), Ju-on: The Grudge (呪怨, 2003), son algunas de las más destacadas, entre otras.

Gaki.

En el marco de las mitologías budista, hinduista y jaina, un preta es un tipo de espíritu atormentado (el alma de un fallecido) que soporta más sufrimientos que los humanos, particularmente del hambre y de la sed en un grado extremo. La palabra sánscrita preta deriva de pra-ita, literalmente “alguien que se ha ido”. Originalmente se refería a los espíritus de los muertos. Más tarde en la época puránica y budista, el término quedó confinado a un tipo de espíritu malvado e infeliz.

En la mitología budista, el reino de los pretas, también conocido como el “reino de los espíritus hambrientos”, se basa en el estado de ser posesivo y en el deseo. A partir del chino se traducen a menudo como ‘espíritus hambrientos’, lo que a su vez deriva de las fuentes indias tardías, generalmente seguidas por el budismo Mahāyāna. En textos más antiguos del budismo (como el Petavatthu), son mucho más variados. Las descripciones de abajo se aplican principalmente a su contexto restringido.

Se cree que un preta fue una persona envidiosa o avara durante su vida previa como ser humano. Como resultado de su karma, padece un hambre insaciable de una sustancia determinada o por un objeto (tradicionalmente, algo repugnante o humillante, como cadáveres humanos o materia fecal, aunque en historias más recientes puede ser cualquier cosa estrambótica). En las versiones tibetanas del texto Bhavacakra son dibujados con cuellos delgados para representar esta condición.

gaki

Representación treadicional de un Gaki.

En Japón, la palabra preta es traducida como gaki 餓鬼 (fantasma hambriento). Desde el año 657, algunos budistas japoneses guardan un día especial a mediados de Agosto para recordar a los gaki. Se cree que, a través de ofrendas y oraciones (segaki), los pretas pueden ser liberados de su tortura eterna. Considerados la reencarnación de aquellas personas que fueron codiciosas durante su vida que renacen como fantasmas famélicos con grandes vientres hinchados pero completamente vacíos, una joroba, una pequeña boca fruncida y un delgado cuello por el cual se hace imposible tragar. Invisibles al ojo humano en principio, merodean alrededor de las casa y buscan desechos en callejones y cementerios, devorando cosas repugnantes como cosas repugnantes como cuerpos en descomposición o heces de animales, también son notorias sus ansias por la sangre, pero por más que lo intenten no logran ingerir nada.

pergamino-fantasmas-hambrientos

Pergamino japonés que muestra a fantasmas hambrientos y la manera de aplacarlos (Museo Nacional de Kioto, Siglo XII).

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: