RSS

Archivo de la etiqueta: OVNIS

Fenómeno celeste sobre Nuremberg

El fenómeno celeste de 1561 sobre Nuremberg fue un avistamiento masivo de fenómenos celestes u objetos voladores no identificados (OVNI) sobre Nuremberg, Alemania. El fenómeno ha sido interpretado por algunos entusiastas de los ovnis modernos como una batalla aérea de origen extraterrestre. Los escépticos descartan este punto de vista, algunos hacen referencia a los escritos de Carl Jung de mediados del Siglo XX sobre el tema, mientras que otros consideran que el fenómeno probablemente sea un perro del Sol.

Un artículo de noticias de gran formato impreso en Abril de 1561 describe un avistamiento masivo de OVNIS. La hoja ancha, ilustrada con un grabado en madera y el texto de Hans Glaser, mide 26,2 centímetros por 38 centímetros. El documento está archivado en la colección de grabados y dibujos de la Zentralbibliothek Zürich en Suiza.

Según la hoja informativa, al amanecer del 14 de Abril de 1561, los residentes de Nuremberg vieron lo que describieron como una batalla aérea, seguida de la aparición de un gran objeto triangular negro y luego un gran accidente fuera de la ciudad. La hoja informativa afirma que los testigos observaron cientos de esferas, cilindros y otros objetos de formas extrañas que se movían erráticamente por encima.

La hoja describe objetos de varias formas, incluyendo cruces, globos, dos medias lunas, una lanza negra y objetos tubulares de los cuales varios objetos redondos más pequeños emergieron y se lanzaron alrededor del cielo al amanecer.

Esta octavilla procede de Nuremberg y cuenta lo siguiente:

“En la mañana del 4 de Abril de 1561, al amanecer, entre las 4 y las 5 de la madrugada, una aparición terrible ocurrió en el Sol y fue presenciado por muchos hombres y mujeres de toda la ciudad de Núremberg. Al principio aparecieron en el medio del Sol dos arcos semicirculares color rojo sangre, igual que la Luna menguante. Por encima, por debajo y a los lados el Sol tenía color sangre y había una bola redonda color metálico (ferroso) y negro. A ambos lados había también más esferas en gran número, tres en línea, cuatro formando un cuadrado y varias esferas solas. Entre estas esferas había varias cruces rojas muy visibles y grandes tubos o barras con más esferas en su interior. Todos ellos comenzaron a pelear entre sí, de modo que las primeras esferas volaron hasta donde se encontraban los que estaban a los lados del Sol y los tubos fueron hacia el Sol, luchando entre ellos durante más de una hora. Cuando acabó la lucha, todas cayeron del Sol sobre la erra como si se hubieran quemado y se consumieron en la erra con un inmenso humo. Tras esto, quedó una especie de lanza negra en el cielo muy larga y gruesa con el eje señalando hacia el Este. Lo que significan estas señales, sólo Dios lo sabe”.

“…La terrible aparición llenó el cielo de la mañana con formas cilíndricas de las que emergieron esferas negras, rojas, naranjas y azules y blancas que se lanzaban por el cielo. Entre las esferas, había cruces con el color de la sangre. Este horrible espectáculo fue presenciado por numerosos hombres y mujeres. “Después, un objeto de lanza color negro apareció. El autor de la Gaceta advirtió que “la voluntad del temeroso de Dios es de ninguna manera descartar estas señales, tienen que tomarlo en serio como advertencia del Padre misericordioso en el paraíso, vivan sus vidas fielmente creyendo en Dios, para que él evitara su ira, incluyendo el castigo merecido, en nosotros, para que podamos, de en esta vida, aquí y perpetuamente allí, vivir como hijos de Él”. – Extracto de la Gaceta de Nuremberg.

Hans Glaser – Fenómeno celeste de Nuremberg (1566).

Octavilla de Basilea realizada por Samuel Coccius describiendo los extraños fenómenos celestes sobre dicha ciudad el 7 de Agosto de 1566.

Entre las explicaciones del fenómeno las hay variadas:

  • Parhelio: Fenómeno óptico asociado con la reflexión/refracción de la luz, producto de una gran cantidad de partículas de hielo en las nubes cirro. Muy parecidos a los halos (de hecho pueden y suelen suceder al mismo tiempo), se manifiestan alrededor de 22º a la izquierda o derecha del Sol como manchas brillantes y hasta coloridas en el cielo.
  • Ufología: Avistamiento documentado de OVNIS en la antigüedad.
  • Carl Gustav Jung: Realizó la observación de que no es fortuito el que los espectadores hayan organizado la escena con una gestalt familiar: Cruces, tubos de cañones, balas de cañón, la lanza y el color rojo “sangre” de una “inminente desgracia divina”. Para él lo importante no era tanto lo que ocurre en el fenómeno OVNI sino cómo lo interpretan los seres humanos.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

Caso OVNI de Levelland

Durante el 2 y el 3 de Noviembre de 1957 varios conductores de Texas informaron de que los motores de sus vehículos se habían parado después de que se encontraran con un objeto brillante en forma de huevo, y que solo volvieron a ponerse en marcha después de que el supuesto OVNI pasara volando sobre ellos.

Testimonios.

En la tarde del 2 de Noviembre de 1957, dos trabajadores agrícolas inmigrantes, Pedro Saucedo y Joe Salaz, llamaron al departamento de policía de Levelland para denunciar un avistamiento de OVNI. Saucedo le dijo al oficial de policía A.J. Fowler, que estaba trabajando en el mostrador de la noche en la estación de policía, que habían estado conduciendo cuatro millas (6 km) al Oeste de Levelland cuando vieron un destello de luz azul cerca de la carretera. Afirmaron que el motor de su camión se paró abruptamente y que un objeto con forma de cohete se levantó y se acercó al camión. Según Saucedo, “salté de la camioneta y golpeé en la tierra porque tenía miedo. Llamé a Joe pero no salió. La cosa pasó directamente sobre mi camioneta con un gran sonido y una oleada de viento. Sonó como un trueno y mi camión se sacudió por el destello… Sentí mucho calor”. Cuando el objeto se alejó, el motor del camión se reinició y funcionó normalmente. Creyendo que la historia era una broma, Fowler la ignoró. Una hora más tarde, el motorista Jim Wheeler informó de que un “objeto con forma de huevo y brillantemente iluminado, de aproximadamente 200 pies de largo (61 metros)” estaba sentado en la carretera, a cuatro millas (6 km) al Este de Levelland, bloqueando su camino. Afirmó que su vehículo se apagó repentinamente y cuando salió de su automóvil, el objeto se esfumó y las luces se apagaron. Al alejarse, el auto de Wheeler se reinició y funcionó normalmente.

A las 10:55 pm, una pareja casada que conducía al Noreste de Levelland informó que vieron un brillante destello de luz moviéndose a través del cielo y sus faros y radio del coche se apagaron por tres segundos. Cinco minutos después, José Álvarez afirmó que se encontró con un objeto extraño posado en la carretera 11 millas (18 km) al Norte de Levelland, y el motor de su vehículo quedó apagado hasta que el objeto se fue. A las 12:05 am (3 de Noviembre), un estudiante de la Universidad Tecnológica de Texas llamado Newell Wright, se sorprendió cuando, conduciendo 10 millas (16 km) al Este de Levelland, su “motor de automóvil comenzó a chisporrotear, el amperímetro en el tablero saltó para descargar y luego volvió a la normalidad, y el motor comenzó a apagarse como si se hubiera quedado sin gasolina. El automóvil se detuvo; luego se apagaron los faros y varios segundos más tarde el motor”. Cuando salió para controlar el problema, vio un objeto con forma de huevo de “100 pies de largo (30 metros)” posado en la carretera. Fowler recibió otra llamada, esta vez por parte de un granjero llamado Frank Williams, quien afirmó que había encontrado un objeto brillantemente iluminado posado en la carretera, y “cuando su automóvil se acercó, sus luces se apagaron y su motor se detuvo”. El objeto voló, y las luces y el motor de su vehículo comenzaron a funcionar nuevamente. Otras personas que llamaron fueron Ronald Martin a las 12:45 am y James Long a la 1:15 am, y ambos informaron haber visto un objeto iluminado posado sobre el camino frente a ellos, y también afirmaron que sus motores y faros se apagaron hasta que el objeto se marchó volando.

Para estas fechas, varios oficiales de policía de Levelland estaban investigando los informes. Entre ellos se encontraba el sheriff Weir Clem, que vio un objeto rojo brillante que se movía por el cielo a la 1:30 am. A la 1:45 am, el jefe de bomberos de Levelland, Ray Jones, también vio un objeto y las luces y el motor de su vehículo se apagaron. Los informes aparentemente terminaron poco después. Durante la noche del 2 al 3 de Noviembre, el departamento de policía de Levelland recibió un total de 15 informes relacionados con OVNI, y el Oficial Fowler señaló que “todos los que llamaron estaban muy alterados”.

Dos policías buscan señales del supuesto OVNI avistado en Levelland (Texas, 1957).

Explicación de las Fuerzas Aéreas.

Los avistamientos de Levelland recibieron publicidad nacional y pronto fueron investigados por el Proyecto Libro Azul. Iniciado en 1947 como Project Sign, el Proyecto Libro Azul (Project Blue Book) fue el grupo de investigación oficial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos asignado para investigar informes sobre OVNIS. Un sargento de la Fuerza Aérea fue enviado a Levelland y pasó siete horas en la ciudad investigando el incidente. Después de entrevistar a tres de los testigos oculares, Saucedo, Wheeler y Wright, y después de enterarse de que había tormentas eléctricas en el área al principio del día, el investigador de la Fuerza Aérea concluyó que una tormenta eléctrica severa, probablemente un rayo en la bola o fuego de San Telmo fue la causa principal de los avistamientos y los fallos de automóviles informadas. Según el historiador OVNI Curtis Peebles: “La Fuerza Aérea encontró solo a tres personas que habían presenciado la luz azul… no había una descripción uniforme del objeto”. Además, el Proyecto Libro Azul creía que “no se podía confiar en el testimonio de Saucedo; él solo tenía una educación de grado y no poseía un concepto de dirección y era contradictorio en sus respuestas. En vista de las condiciones climáticas tormentosas, “fenómeno eléctrico como el rayo de la bola o el fuego de San Telmo parecían ser la causa más probable”. Las fallas del motor mencionadas por los testigos presenciales fueron atribuidas a “circuitos eléctricos húmedos”. Donald H. Menzel y un destacado escéptico de los OVNIS, estuvo de acuerdo con la explicación de la Fuerza Aérea: “Los miembros de los grupos de platillos civiles se quejaron de que, dado que (el investigador de la Fuerza Aérea) había pasado sólo siete horas en el área, obviamente no había tomado el problema en serio y no podía haberlo hecho. Sin embargo, incluso setenta horas de trabajo no podría haber producido una imagen más clara, la evidencia conduce a una probabilidad abrumadora: La incógnita desconocida en Levelland era un rayo”. Menzel argumentó que “en Levelland, en la noche del 2 de Noviembre, las condiciones eran ideales para la formación de rayos en bola. Durante varios días el área había estado experimentando un clima extraño, y en la noche en cuestión había habido lluvias, tormentas eléctricas y relámpagos”. Menzel admitió que “dado que el rayo de la bola es de corta duración (y muy raro) y no puede conservarse como evidencia tangible, su aparición en la noche del 2 de Noviembre nunca se puede demostrar de manera absoluta”. Sin embargo, también argumentó que “sólo los defensores de los platillos volantes podrían haber convertido una serie de eventos tan triviales (unos pocos automóviles paralizados, bolas de fuego en el cielo al final de la tormenta), en un misterio nacional”.

Recorte de periódico informando sobre el avistamiento de un OVNI en Levelland (Texas).

Explicación ufológica.

Dos ufólogos florecientes, Clinton H. Hendricks IV y J. Allen Hynek , refutaron la explicación de la tormenta eléctrica/rayos en bola de la Fuerza Aérea. Ambos investigadores argumentaron que no hubo una tormenta eléctrica en el área cuando ocurrieron los avistamientos. En un testimonio ante un comité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en 1968, McDonald dijo que “un caso famoso (OVNI) fue en Levelland, Texas… diez vehículos fueron detenidos en un área corta, todos de manera independiente en un período de 2 horas. No hubo relámpagos ni tormentas eléctricas, y sólo un rastro de lluvia”. Hynek escribió que “como la persona responsable del seguimiento del nuevo satélite soviético Sputnik, estuve en un servicio virtual las 24 horas y no pude prestarle atención alguna. Hoy no estoy orgulloso de haber aceptado rápidamente la evaluación de la Fuerza Aérea como rayo en bola sobre la base de la información de que una tormenta eléctrica había estado en progreso en el área de Levelland en ese momento. Esto se demostró que no es el caso. Los observadores informaron de un día nublado y con niebla, pero sin un rayo.” Hynek también señaló que “si hubiera dado ningún pensamiento en absoluto, pronto habría reconocido la ausencia de cualquier evidencia de que el rayo en bola puede dejar de coches y apagar los faros”. Los ufólogos también argumentaron que el investigador de la Fuerza Aérea no entrevistó a nueve de los quince testigos, ni se mencionaron en el informe final del Libro Azul sobre el incidente.

Una de las personas que afirmó observar el célebre OVNI de Levelland sostiene un dibujo de aquello que vio.

Representación moderna del OVNI de Levelland.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

Incidente OVNI de Kecksburg

El incidente OVNI de Kecksburg es un suceso ocurrido el 9 de Diciembre de 1965 en la localidad pensilvana del mismo nombre, al Noreste de los Estados Unidos. Un gran bola de fuego fue vista por miles de personas en por lo menos seis estados de los Estados Unidos y en la provincia canadiense de Ontario. Pasó fugazmente sobre el área de las ciudades de Detroit (Michigan) y Windsor (Ontario), supuestamente arrojando restos de metal caliente sobre el estado de Michigan y el Norte del de Ohio. La prensa generalmente asumió que se trataba de un meteoro, y así lo informó en esos días (descartando otras alternativas como un avión estrellado, un misil errante o basura espacial proveniente de un satélite artificial). Sin embargo, varios testigos oculares de la pequeña villa de Kecksburg, ubicada a unos 50 kilómetros al Sudeste de la ciudad de Pittsburgh, afirmaron que algo se había estrellado en los bosques cercanos, habiendo sido testigos del avistamiento de humo azul, además de haber notado grandes vibraciones y un sonoro golpe.

Según la historia inicial publicada en Greensburg Tribune-Review: “El área donde cayó el objeto se cerró de inmediato por orden de los oficiales del Ejército y la Policía Estatal de los Estados Unidos. Según se informa, en previsión de una “inspección cercana de lo que haya caído”. Los oficiales de la policía estatal ordenaron que el área fuera acordonada para esperar la llegada de los ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, y de posiblemente científicos civiles”. Cuando los policías estatales y el personal de la Fuerza Aérea buscaron en el bosque, no encontraron “absolutamente nada”. Una edición posterior en Tribune-Review llevaba el título: “Los buscadores no encuentran el objeto”.

Las autoridades descartaron las explicaciones propuestas, como un accidente aéreo, una prueba de misiles errantes o el reingreso de desechos de satélites y, en general, lo consideraron un meteoro. El astrónomo Paul Annear dijo que la bola de fuego probablemente era un bólido que entraba en la atmósfera terrestre. El geofísico George Wetherilo descartó las especulaciones de que se trataba de escombros de un satélite y acordó que los informes probablemente se debieron a un meteoro. Los astrónomos William P. Bidelman y Fred Hess dijeron que, sin duda, era un bólido de meteorito. Un portavoz del Departamento de Defensa en Washington dijo que los primeros informes indicaban que la bola de fuego reportada era un fenómeno natural.

No obstante llegó a informarse de la recogida de restos metálicos en el lugar del impacto del objeto. Los incendios de pasto asociados con los restos que caían fueron ampliamente informados en reportes de prensa elaborados por la conocidas agencias de noticias AP (Associated Press) y UPI (United Press International) en Elyria y el municipio de Eaton, cerca de la ciudad de Columbus (las tres en el estado de Ohio), y cerca de Lapeer (Michigan), unos 65 kilómetros al norte de la ciudad de Detroit los testigos también informaron de humo en los bosques relacionado a lo que cayó cerca de Kecksburg y causó estampidos sónicos en la parte occidental del estado de Pensilvania. Los testigos y la prensa también informaron de la presencia de humo en los bosques cercanos a Kecksburg.

Réplica del supuesto OVNI estrellado en Kecksburg.

Testigos.

Mabel Mazza, ex directora administrativa de la oficina de la radio WHJB recuerda: “La gente me contaba que algo había caído en Kecksburg, algunos decían que era un meteorito, otros que un avión se había estrellado, recibimos muchas llamadas y los teléfonos seguían sonando, cuando alguien dijo que había visto un OVNI en las afueras de Kecksburg le pasé la llamada al director John Murphy”, quien se dirigió al área de inmediato. En una entrevista grabada en terreno esa noche por el periodista Murphy, un niño de 8 años dijo haber visto (cuando estaba junto a su madre) caer un objeto en el bosque que “parecía una estrella en llamas”, entonces el periodista formula otras preguntas: “¿Y viste en qué parte del bosque cayó?”, – “Justo allá abajo” – “¿Allá abajo?, ¿Y viste salir humo de él?”, – “Si”.

Bulebush, camionero retirado, declaró: “Escuchaba en la radio a unos tipos de Ohio comentando que habían visto esa cosa yendo también hacia el Este y se preguntaban qué sería, de pronto sentí un sonido semejante a un siseo y levanté la mirada y lo vi volar sobre mí chisporroteando. Me bajé del vehículo para verlo mejor, lo observé y era como una gran bola de fuego en el cielo y se dirigía hacia la montaña, luego retrocedió un buen trecho y vi que cambiaba de dirección y descendía hacia Kecksburg. Me detuve en lo alto de la colina y puse las luces, pude verlo allá abajo en el valle, en aquellos árboles, allí es donde aterrizó, chocó en la copa de los árboles. Me quedé unos 15 – 20 minutos observándolo. Lo vi a unos 3 – 4 metros desde atrás de un árbol grande, porque me preocupaba que pudiera estallar, y olía a azufre o a huevos podridos y tenía la forma de una bellota enorme, más o menos del tamaño de un Volkswagen. Su color era de un naranja brillante, estaba quemado desde adelante hasta atrás, se podía ver el anillo que tenía detrás, que parecía escritura egipcia, no tenía ventanas ni junturas, ni marcas de remaches, parecía que era de una sola pieza”.

William Weaber, entonces de 19 años, declaró: “La luz del atardecer se desvanecía pero podíamos verlo allá abajo, yo era muy curioso y me adentré para ver si algo había aterrizado allí… era como si lo hubiesen plantado o algo así, irradiaba una luz azul como de un soplete, no sé si por delante, por atrás, o por un lado, se hacía muy brillante y luego más débil, iba y venía”.

Robert Blystone, entonces de 16 años, recuerda: “Era una bola de fuego redonda, con llamas todo alrededor, dejando un rastro de vapor de diferentes colores, y comenzó a frenar como si lo controlase/n, y luego percibió que está detrás de la colina donde ya no puedo verlo, pero empiezo a ver como humo o polvo subiendo de los árboles, así que lo que supuse fue que el objeto en cuestión se había estrellado”.

Los testigos además informaron que una intensa presencia militar, sobre todo de parte de miembros del Ejército de los Estados Unidos, identificables por las estrellas blancas en sus vehículos y por su particular uniforme. Mabel Mazza afirma haber recibido llamadas ese día de parte de mandos militares, “que me preguntaron cómo llegar a Kecksburg, y también qué era lo que yo sabía”. Ellos y la policía local aseguraron el área, ordenando que los civiles se retirasen. Blystone afirma que vio como un camión militar, con remolque plano, había ingresado al área para luego retirarse con un objeto de proporciones similares cubierto con una lona.

El Tribune-Review de la cercana localidad de Greensburg mandó un reportero a la escena; la portada del periódico al día siguiente decía “Objeto Volador No Identificado cae cerca de Kecksburg – El Ejército acordona el área” (Unidentified Flying Object Falls near Kecksburg — Army Ropes off Area). Poco tiempo después, no obstante, los militares afirmaron que habían buscado en el bosque y encontrado “absolutamente nada”. La explicación oficial de la muy vista bola de fuego fue que se trató de un meteoro. El capitán Joseph Dussia de la policía estatal de Greensburg dijo haber buscado “sin descubrir absolutamente nada.” Él atribuyó la historia del impacto a la imaginación de jóvenes muchachos.

Robert R. Young, astrónomo aficionado y profesor en un planetario de Pensilvania, ha investigado el caso y cree que los testimonios directos que presentan el caso como un misterio son en verdad escasos y parecen idealizaciones o magnificaciones de lo sucedido. Publicó sus conclusiones en “Skeptical Enquirer, Extraterrestial Inteligence”. En una entrevista a Ed Myers, quien fue jefe de bomberos en Kecksburg en 1965, este le narró que, “mientras buscaba, y había mucha gente allí, no se encontró nada, y que no había muchos militares, algunos muchachos disparaban flashes mientras sacaban fotografías, y eso explica los destellos azules”. Luego de revisar 150 entrevistas en los periódicos y hacer las suyas propias, concluye que la explicación oficial del meteorito sale favorecida.

Sin embargo, la especulación acerca de la verdadera identidad del objeto de Keckburg (si es que hubo uno) también varían, desde un meteorito, a basura espacial, a los posibles restos posteriores al reingreso orbital del Cosmos 96 (Kosmos 96), un satélite artificial soviético, hasta una supuesta nave alienígena. Algunos incluso han trazado similitudes entre el incidente de Kecksburg y el mundialmente famoso Caso de Roswell, llevando a que el primero comenzase a ser conocido como el “Roswell de Pensilvania”.

Recorte de periódico en el que se informaba del accidente de un OVNI cerca de Kecksburg.

Símbolos desconocidos descritos por los testigos que supuestamente poseía el OVNI en su fuselaje.

Objeto.

El reportero y director de noticias de la radio FM local WHJB, John Murphy llegó al lugar de los hechos antes de que las autoridades lo hiciesen, en respuesta a varias llamadas a su estación de radio, provenientes de ciudadanos alarmados. Realizó entrevistas con testigos y tomó varias fotografías, pero estas nunca han sido halladas, su anterior esposa Bonnie Milslagle posteriormente afirmó que a su esposo se le había confiscado el rollo de película por parte de los militares o alguna autoridad. Contradiciendo ese testimonio, Mabel Mazza, entonces gerente de la radio WHJB, afirmó haber visto una de esas fotos y la describió con las siguientes palabras: “Estaba muy oscuro y había muchos árboles alrededor y todo. Y no sé qué tan lejos estaba él del sitio. Pero vi la imagen de una suerte de cosa con forma de cono. Es la única vez en que la vi”.

Durante las siguientes semanas, Murphy se centró o interiorizó en el incidente, y escribió un documental radial llamado Object in the Woods (Objeto en el bosque), el cual mostraría sus experiencias personales y las entrevistas que había realizado durante aquella noche. Sin embargo, poco antes de que el documental fuese emitido, recibió la inesperada visita en su estación de radio de dos hombres vestidos con trajes negros, quienes se identificaron a sí mismos como funcionarios gubernamentales. Solicitaron hablar con él detrás de la puerta cerrada de una habitación trasera. La reunión duró unos 30 minutos. Una entonces empleada de la WHJB, de nombre Linda Foschia, recordó que los hombres confiscaron algunas de las cintas de audio de Murphy de esa noche, y nadie sabe qué les sucedió a las restantes fotografías. Una semana después de la visita, un agitado Murphy emitió una versión censurada del documental, la cual él afirmó en su introducción que había tenido que ser editada debido a que algunos entrevistados habían solicitado que sus declaraciones fuesen eliminadas de la transmisión por miedo a meterse en problemas con la policía y el Ejército. La nueva versión no contenía nada revelador, e incluso no mencionaba ningún objeto para nada. Mazza, y también la esposa de Murphy, recuerdan que el documental emitido era totalmente diferente de lo que el propio Murphy había escrito originalmente. Luego de la emisión, Murphy se volvió extrañamente desanimado y dejó de realizar cualquier investigación adicional sobre el caso y se negó a hablar con nadie sobre aquél otra vez, aunque nunca dio claras razones acerca de por qué decidió no hacerlo.

En Febrero de 1969 (poco más de tres años después del incidente de Kecksburg), mientras estaba cruzando una carretera, Murphy fue atropellado mortalmente por un automóvil no identificado cuyo conductor se dio a la fuga. El accidente ocurrió cerca de la ciudad californiana de Ventura, mientras Murphy se encontraba de vacaciones. Los ufólogos y teóricos de conspiración atribuyen a este accidente sin conexión aparente un acto para hacer desaparecer a un testigo ocular de un encuentro extraterrestre.

Reconstrucción artística de la sonda Kosmos 96 estrellándose en los alrededores de Kecksburg.

Investigaciones posteriores.

En el año 2003, el canal de televisión estadounidense Sci Fi Channel patrocinó un estudio científico del área y de los registros oficiales relacionados al incidente, con la ayuda de la ONG The Coalition for Freedom of Information.

El hallazgo más importante del equipo científico fue una línea de árboles dañados cuyas copas habían sido rotas, que llevaban hacia el sitio donde algunos testigos oculares habían dicho que el objeto se incrustó en el suelo junto al daño asociado a los árboles. Aún más, las muestras dendrocronológicas dataron el daño hacia 1965. Esto proveyó una prueba física de que algo que volaba podría haberse estrellado en el bosque en ese tiempo, después de haberse abierto paso impactando a través de algunos árboles, lo que contradiría la historia oficial de los militares de que nada se había encontrado. También se encontraron menores muestras adulteradas del suelo en el supuesto sitio en el objeto se estrelló. Esto podría apoyar la tesis de un supuesto aterrizaje suave controlado y eliminar el históricamente propuesto impacto de un objeto como un meteorito u otro objeto grande que hubiese golpeado el suelo pasivamente, el cual naturalmente habría creado un cráter de un tamaño más bien grande, además de daños de una cierta magnitud. No obstante, uno de los científicos del equipo de investigación por su parte sugirió que el hielo podría haber sido lo que habría dañado los árboles

Varios testigos oculares hablaron de una extendida presencia militar allí, acordonando el área y a veces amenazándolos, incluso a punta de pistola. El programa radial también emitió al aire las afirmaciones de algunos testigos, quienes habrían escuchado un fuerte y terrorífico grito mientras los soldados armados se aproximaban al objeto.

También hubo presión sobre la NASA para que liberase sus documentos históricos relacionados o pertinentes a dicho caso o incidente. Unas 40 páginas de estos documentos fueron liberadas el 1 de Noviembre de 2003, pero las mismas no fueron muy reveladoras. Sin embargo, existen documentos del Proyecto Libro Azul (Blue Book Project) de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos que indican que un equipo compuesto por militares y solo tres hombres de la Fuerza Aérea habría sido enviado desde una instalación de radar de la USAF cercana a la ciudad de Pittsburg para investigar el supuesto impacto de un meteorito en Elyra (no menciona directamente a Kecksburg). Estos informaron a los investigadores del Blue Book Project que no se había encontrado objeto alguno.

En Diciembre de 2005, justo antes del 40 aniversario del incidente OVNI de Kecksburg, la NASA emitió una declaración respecto de que habían examinado fragmentos metálicos del objeto y ahora la agencia espacial estadounidense afirmaba que eran o provenían de un “satélite soviético” que reingresaba a la atmósfera. David Steitz, portavoz de la NASA, además afirmó que se habían perdido los registros relacionados. Según un informe publicado por la agencia de noticias Associated Press Seitz dijo: “El objeto parecía ser un satélite ruso que reingresó en la atmósfera y se destruyó”

Esta nueva explicación de la NASA contradice la explicación oficial de 1965 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos acerca de una bola de fuego proveniente de un meteoro y de que no se había logrado encontrar nada en Kecksburg. Aún más, tal afirmación contradice lo que Nicholas L. Johnson, el principal científico de la NASA especializado en restos orbitales, le dijo a la periodista Leslie Kean en 2003.

En Febrero de 2009 el programa UFO Hunters, emitido por el canal de cable de origen estadounidense The History Channel investigó este clásico incidente OVNI, junto a otro similar que habría sucedido en la localidad californiana de Needles. Entrevistaron a testigos, usaron equipos que no se habían usado en la investigación realizada en 2003 por el Sci Fi Channel, pero tampoco lograron encontrar nada nuevo o particularmente revelador. Por el contrario, el principal tema abordado por el documental fue la aparente gran presencia militar y el supuesto encubrimiento gubernamental.

Recreación artística del supuesto OVNI de Kecksburg.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

Encuentro OVNI de Westall

En 1966 más de doscientos estudiantes y profesores de dos escuelas de Melbourne (Australia) supuestamente vieron un platillo volador que descendió en un campo de hierba que luego ascendió sobre un barrio de las afueras. Por desgracia no existen imágenes de este fenómeno, pero los testigos todavía se reúnen para hablar de ello, tal y como ocurrío en 2006 para celebrar el 40º aniversario de dicho avistamiento.

Descripción.

Ocurrido el 6 de Abril de 1966 en Melbourne, Victoria, Australia. Alrededor de las 11:00 de la mañana durante aproximadamente 20 minutos, más de 200 estudiantes y maestros de dos escuelas estatales (presuntamente) presenciaron un objeto volador inexplicable que descendió a un cercano campo abierto de hierba silvestre. Dicho campo estaba ubicado junto a un bosquecillo de pinos en un área conocida como The Grange (ahora una reserva natural). Según los informes, el objeto ascendió al cabo de unos minutos en dirección Noroeste hacia el suburbio de Clayton South (Victoria).

Tras completar una actividad deportiva en el óvalo principal, un objeto, descrito como un platillo gris, hizo aparición según los testigos. Se dijo que se había visto una nave de un ligero color púrpura y que era aproximadamente del doble del tamaño de un automóvil familiar. Las descripciones de los testigos fueron mixtas: Andrew Greenwood, un profesor de ciencias, le dijo a The Dandenong Journalen que vio un disco plateado-verde. Según testigos, el OVNI descendía y luego cruzaba y sobrevolaba la esquina Suroeste de la escuela secundaria, yendo en dirección Sudeste, antes de desaparecer de la vista cuando descendía detrás de un grupo de árboles y hacia el campo abiero de The Grange, frente de la Escuela Estatal Westall. Después de un corto período (aproximadamente 20 minutos), el objeto, con testigos que sumaron más de 200, subió a gran velocidad y partió hacia el Noroeste. A medida que el objeto ganaba altura, algunos relatos lo describen como perseguido desde la escena por cinco aviones no identificados que lo rodeaban.

Dibujo de Victor Zakruzny del OVNI avistado en Westall.

El caso en los medios de comunicación.

El Diario Dandenong cubrió el encuentro en detalle y publicó dos historias de primera página. El primero fue el 14 de Abril y el siguiente el 21 de Abril.

El periódico The Broadsheet publicó un pequeño artículo sobre el incidente de Westall el 7 de Abril de 1966, en la página 6: “Un objeto volador no identificado visto sobre la zona de Clayton-Moorabbin ayer por la mañana podría haber sido un globo meteorológico. Cientos de niños y varios maestros de la escuela Westall, Clayton, observaron el objeto durante el descanso de la mañana”.

El periódico también afirmó que varios aviones pequeños volaban alrededor del supuesto OVNI. Sin embargo, un informe posterior mostró que ningún piloto comercial, privado o RAAF había indicado algo inusual en el área. The Weather Bureau lanzó un globo en Laverton a las 8:30 de la mañana y el viento del Oeste que soplaba en ese momento podría haberlo movido al área donde se informó el avistamiento”. Testigos e investigadores se sorprendieron cuando The Sun News-Pictorial (un tabloide) no publicó ninguna historia, sin embargo The Age (un periódico) sí lo hizo.

Los periódicos The Sun y The Herald, aunque no mencionaron el incidente de Westall, publicaron dibujos animados en las ediciones del día siguiente que no reflejaban los fenómenos del platillo volante.

Página del diario The Dandenong Journal relatando que el misterio acerca del avistamiento OVNI de Westall prosigue a pesar de haber transcurrido una semana de investigaciones.

Investigación no oficial.

El supuesto avistamiento fue investigado por dos grupos: La Victorian Flying Saucer Research Society (VFSRS) y Phenomena Research Australia (PRA). Ambos grupos lo describieron como uno de los principales casos de OVNIS inexplicables en Australia. El equipo de VFSRS llegó al sitio el 8 de Abril y habló con los estudiantes. El VFSRS imprimió una imagen y un pequeño informe en su revista Australian UFO Bulletin en Diciembre de 2000. Un investigador, Brian Boyle (PRA), llegó al sitio el 9 de Abril con otros cuatro investigadores del ejército. Boyle hizo varias entrevistas, que grabó en cinta durante varios días y tomó muestras de la marca de fondo. Estos investigadores pudieron hablar con muchos de los testigos durante las vacaciones de Pascua (8 – 11 de Abril).

Explicaciones.

Aunque algunos testigos informaron de cinco aeronaves tipo Cessna alrededor del objeto, los investigadores no pudieron encontrar ningún registro de dichos aviones. El aeropuerto de Moorabbin, que está a 4,76 kilómetros (Sudoeste) de la ubicación, fue verificado pero ninguna aeronave de ese aeropuerto ingresó al espacio aéreo. La RAAF también informó que no hubo actividad militar en esa área.

Por el contrario los escépticos australianos expusieron la hipótesis de que el OVNI podría haber sido un avión militar experimental. Sugieren que puede haber sido una especie de paracaídas de nailon, como un calcetín de viento, remolcado por un avión para que otros lo persiguieran y que la RAAF local supiese que estaba en uso en ese momento.

Dibujo de Less Whitmore representando lo sucedido en Westall el 6 de Abril de 1966.

El parque recreativo infantil The Grange Reserve en Westall se ha diseñado como conmemoración al avistamiento OVNI sucedido allí mismo.

Fuentes: Wikipedia, theconversation.comweekendnotes.com, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

OVNI sobre Madrid de 1968

El avistamiento OVNI sobre Madrid del 5 de Septiembre de 1968 es el primer y más documentado caso de este calibre sobre la capital de España. Ese día el Sol estaba a punto de esconderse por el horizonte de la capital cuando un objeto volador no identificado se alza en el cielo. El extraño cuerpo tiene forma de un globo esférico, permanece estático e iluminado. Conforme el tiempo pasa, los conductores y transeúntes madrileños se aglomeran. Nadie sabe de qué se trata. La noche empieza a caer, pero parece imposible retirar la vista del firmamento y el asombro del gentío termina por provocar un gigantesco atasco paraliza Gran Vía.

Dos testigos notifican a las 20:05 horas y a las 20:30 horas al Jefe de Servicio del EMA la presencia “de un objeto muy brillante, con cambios de intensidad luminosa, al Suroeste de Madrid. No hacen referencia a movimiento apreciable, tamaño o forma”. La primera llamada procede del barrio de las Avenidas y en ella se comunica que a una altura de entre unos 40 – 50.000 pies (unos 15.000 metros de altura) hay un objeto muy brillante con cambios de intensidad luminosa. La segunda de las llamadas, realizada 30 minutos después, proviene de la Plaza de Cristo Rey por parte de una señora de la que se desconoce su identidad que asegura “hay un objeto muy brillante con destellos”.

Los vientos de la troposfera superior y la baja estratosfera soplaban del Este y del Sureste respectivamente, mientras que el objeto parecía desplazarse lentamente hasta el sureste. “Ello hace suponer que poseía un movimiento propio, se movía contra el viento o que su altura era mucho mayor”, explicaba el redactor del ABC en su crónica de aquel día. “Indudablemente se trata de un OVNI”, declaraba entonces un portavoz del Observatorio de Meteorología. Según su versión no se trataba de un globo meteorológico, ni ningún globo cautivo experimental, ya que los sondeos realizados desde el aeropuerto de Barajas no lo habían detectado. Tampoco dejó un rastro visible para los aparatos de la base de Torrejón de Ardoz. Ni desde Robledo de Chavela se había podido precisar la identidad del objeto. Lo más extraño de todo era que ni tan siquiera el radar de Paracuellos del Jarama había captado la señal de este OVNI.

Investigación y datos de J. J. Benítez.

El famoso escritor e investigador ufológico Juan José Benítez recabó información sobre este caso que no concuerda en algunos datos (principalmente en la forma del OVNI) con el expediente que el Ejército del Aire hizo a tenor de este caso y del que hablaremos más adelante en sus conclusiones. Según Benítez, el misterioso objeto permaneció sobre los cielos de la capital de España por espacio de 65 minutos. Tiempo más que suficiente como para que pudiera ser observado con prismáticos, telescopios de todo tipo y, por supuesto, fotografiado. Al cabo de ese tiempo, la “pirámide flotante” desapareció por detrás de una nube. También asegura Benítez que la Fuerza Aérea Española sacó a un caza F-104, que se dirigió hacia el objeto. Cuando el reactor había llegado a los 50.000 pies (unos 15.000 metros) de altura, el piloto comunicó que el ovni se hallaba mucho más arriba y que regresaba a la base puesto que se le agotaba el combustible. El informe del piloto militar fue ratificado por otro avión que volaba a 36.000 pies (unos 11.000 metros) de altura. Y según mis noticias, las pantallas de radar del Ejército del Aire llegaron a precisar que el OVNI se movía muy lentamente.

Lockheed F-104 Starfighter del Ejército del Aire español.

Según J. J. Benítez, el objeto pudo ser observado también desde el observatorio astronómico de Madrid. Allí, un periodista dio fe de la “luz cegadora” que emitía el ovni. “Su forma, afirmaron desde el observatorio, es triangular. A primera vista parece sólido por una de sus caras, aunque resulta traslúcido por otros lados”. Desde zonas próximas a Madrid, como fue el caso de la estación meteorológica de Cuenca, el objeto pudo ser observado también con claridad y por espacio de varias horas. Días después de este avistamiento se produjeron muchos más a lo largo de la geografía española, entre ellos el de un farmacéutico que en su regreso por carretera a Dueñas (Palencia) dijo haber sido seguido durante varios kilómetros por un objeto con forma ovoide, silencioso y que emitía distintos colores.

Fotografía realizada por un testigo del OVNI que surcó el cielo de Madrid el 5 de Septiembre de 1968.

Expediente oficial del Ejército del Aire.

En el expediente (681211A) desclasificado por el Ejército del Aire en relación a este caso concreto se afirma lo siguiente: “No se aprecian datos que introduzcan suficientes elementos de extrañeza en la observación como para descartar la hipótesis de que se trata de un astro brillante (Venus). El hecho de que una observación tan poco significativa sea comunicada a un organismo oficial podría indicar que la apreciación subjetiva del tamaño de la luz era inusualmente grande, aunque parece mucho más probable que se deba a la psicosis generalizada durante 1968 en torno a la aparición de OVNIS”.

El expediente se refiere a la “ola” de OVNIS sobre España de 1968, la cual fue tan intensa que en ese mismo otoño, la oficina de prensa del Ministerio del Aire Español hacía pública una nota en la que solicitaba a cuantos ciudadanos pudieran ser testigos de uno de estos objetos, lo comunicara al correspondiente Sector Aéreo. Aquella nota oficial iba a ser el primer “reconocimiento” indirecto por parte de las autoridades aeronáuticas hispanas de la existencia de los OVNIS. Cabe destacar que en otro informe oficial fechado el 3 de Junio de 1967, el Ejército del Aire explicaba el intento de interceptación de otro OVNI con forma de “pirámide” por parte de dos Sabres (F-86) españoles.

Según el diario La Vanguardia de 7 de Septiembre de 1968 el Ministerio del Aire dio en aquellas fechas la explicación de que el OVNI había sido en realidad una sonda meteorológica de forma tetraédrica: “Aunque se carece de datos fidedignos, parece ser que podría tratarse de una sonda meteorológica para el estudio de la baja mesosfera (capa de la atmósfera terrestre que se extiende entre los 50 y los 80 kilómetros de altitud aproximadamente), zona de interés para futuros vuelos supersónicos”. En este punto resulta llamativo que la explicación dada en su día por el Ministerio del Aire no coincide con las conclusiones plasmadas en el expediente correspondiente a este caso.

Este avistamiento OVNI permanece sin una explicación firme a fecha de hoy y sigue siendo uno de los grandes clásicos de la ufología española.

Varios testigos del OVNI visto en Madrid la tarde del 5 de Septiembre de 1968.

Fuentes: ABC, El Mundo, La Vanguardia, planetabenitez.com, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Caso OVNI de McMinnville

El 11 de Mayo de 1950, entre las 7:30 – 7:45 de la tarde (hora local), la señora Trent daba de comer a sus conejos. La granja de Paul Trent se levanta a cosa de 18 kilómetros al Suroeste de la ciudad de McMinnville (Daytona), en el estado norteamericano de Oregón (Estados Unidos).

Se trata de una región principalmente agrícola, elevada a 70 metros sobre el nivel del mar y con viviendas alejadas entre sí varios centenares de metros. Aquella tarde de frío el tiempo se presentaba húmedo, con una capa de nubes a unos 1.500 metros de altura. La señora Trent se encontraba en el patio trasero de la granja cuando vio “aquello”. Su marido, según declaró, estaba en el interior de la casa.

“Comencé a gritar a mi marido”, cuenta la señora Trent, “pero no me oía. Así que corrí hasta la casa. Paul hacía no sé qué en la cocina. Salimos al exterior y el objeto seguía allí, hacia el Noreste”. Paul finalmente tomó su máquina cargada con un rollo de película pancromática de la que únicamente quedaban disponibles cuatro disparos más. “Rebobiné el film tan rápido como pude y al intentar la segunda toma me di cuenta de que el OVNI había cambiado su posición. Ahora se movía hacia el Norte, aumentando su velocidad. Así que no tuve más remedio que girar hacia la derecha”, según contó el propio Trent. Tras la segunda fotografía, no hubo tiempo para más, el OVNI se alejó despareciendo en el horizonte.

paul-trent

Paul Trent, autor de las fotografías.

Los testigos describieron el objeto como un “paracaídas” de gran tamaño al que le hubieran sacado las cuerdas. Era de color plateado y bronce, muy brillante, con ese toque ligero como bronceado en la parte inferior-. El matrimonio insistió mucho en esta diferenciación de tonalidades: Plateada en la parte superior y dorada o bronce en la inferior.

Entre uno y otro disparo transcurrieron unos 30 segundos, según estimación del fotógrafo. En ese lapso de tiempo, el OVNI siguió moviéndose muy lentamente, sobrevolando el lugar, para luego cambiar su curso y orientación de forma algo compleja. Modificó su dirección, ladeándose justo antes de alejarse. La señora describió ese movimiento como un “ondulación y no como una rotación”. El propio Paul Trent aseguró sentir una ligera brisa proveniente del OVNI en el momento en que realizó el primer disparo, la brisa desapareció cuando el objeto quedó estabilizado.

Ninguno de los testigos vio humo, fuego o escapes de gas, ni siquiera escucharon ruido alguno. Según la señora Trent, el OVNI debía de medir unos diez metros de diámetro, pero ninguno de los testigos se arriesgó a pronunciarse en cuanto a la velocidad del mismo y tampoco a la distancia a la que se encontraba el mismo de la casa.

mcminnville-ovni1

mcminnville-ovni2

Fotografías del OVNI de McMinnville.

Una vez reveladas las fotos días después, los Trent prefirieron no darle excesiva publicidad al caso, a excepción de un reducido grupo de familiares. El propio Trent llegó a comentar que “temía las molestias con el Gobierno y los posibles disgustos con los periodistas”. El caso pareció quedar oculto hasta que un periodista del Telephone Register, Bill Powell, supo de las fotografías a través de dos banqueros (Ralph y Frank Wortman) de la ciudad de McMinnville. Powell fue a hablar con los testigos del caso y también para solicitar los negativos. Finalmente el 8 de Junio de 1950 se publicó la historia en el Telephone Register, fotos incluidas.

telephone-register-ovni

Artículo del Telephone Register sobre el OVNI de McMinnville.

A raíz de dicha publicación, el caso alcanzó fama mundial, apareciendo en numerosos periódicos más, agencias de noticias e incluso en la revista Life.

Años más tarde la conocida como Comisión Condon perteneciente a las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y encargada principalmente del esclarecimiento del fenómeno OVNI, lanzó un informe en el que aseguraba que los negativos obtenidos por Paul Trent no habían sido manipulados. El brillo del cielo era el correcto según las coordenadas y orientación que Paul Trent había dicho y también quedó descartada la hipótesis del lanzamiento de una maqueta. La Comisión Condon puntualizó: “Es uno de los pocos informes sobre OVNIS en el cual todos los factores estudiados, ya sean geométricos, psicológicos y físicos, están en perfecto acuerdo con la hipótesis según la cual un extraordinario objeto volante plateado, metálico, en forma de disco, de unos diez metros de diámetro y evidentemente artificial, fue observado por dos testigos”. Después de otros análisis más, la Comisión Condon afirmó que el objeto debió de estar a unos 400 metros de distancia de los testigos, descartando totalmente el mencionado anteriormente lanzamiento de una maqueta o un objeto sujeto por una cuerda.

mcminnville-ovni-ampliacion

Ampliación de las dos fotografías del OVNI de McMinnville.

El caso ya clásico del OVNI de McMinnville es a fecha de hoy uno de los más conocidos y emblemáticos de la ufología y a la vez uno de los más misteriosos y difíciles de desprestigiar por los escépticos. A día de hoy la incógnita de un avistamiento excepcional prosigue.

Fuentes: Los Visitantes (JJ Benítez), elaboración propia.

 

 

Etiquetas: , ,

Kenneth Arnold, primer avistamiento OVNI en Estados Unidos

Kenneth A. Arnold (29 de Marzo de 1915, Sebeka (Minnesota) – 16 de Enero de 1984, Bellevue (Washington)) fue un piloto privado de Boise, Idaho. El conocido como “avistamiento OVNI de Kenneth Arnold” ocurrió el 24 de Junio de 1947, cuando el piloto privado Kenneth Arnold volando en su avioneta afirmó ver una cadena de nueve brillantes objetos voladores no identificados volando más allá de Mount Rainier (Monte Rainier) a velocidades que Arnold estimó en un mínimo de 1.200 millas por hora (1.932 kilómetros/hora). Este fue el primer avistamiento de post-guerra en los Estados Unidos, obtuvo además la cobertura de noticias en todo el país y se le atribuye ser el primero de la era moderna de avistamientos de OVNIS, incluyendo numerosos reportes en las siguientes dos a tres semanas. La descripción de los objetos de Arnold también condujo a la prensa a acuñar rápidamente los términos platillo volante y el disco volador, términos descriptivos como populares y ya clásicos para el fenómeno OVNI.

Kenneth Arnold

Avistamiento.

El 24 de Junio de 1947, Arnold volaba de Chehalis (Washington) a Yakima (Washington) en un CallAir A-2 en viaje de negocios. Hizo un breve desvío después de enterarse de una recompensa de $5,000 por el descubrimiento de los restos de un avión de carga C-46 que se había estrellado cerca del Monte Rainier. El cielo estaba completamente despejado y había un viento suave.

Unos minutos antes de las 3:00 p.m. a aproximadamente 2.800 metros de altura y cerca de Mineral (Washington), renunció a la búsqueda del C-46 y empezó a dirigirse hacia el Este, hacia Yakima. Entonces vio una luz intermitente brillante, similar a la luz solar reflejada desde un espejo. Con temor de que pudiera estar acercándose peligrosamente a otra aeronave, Arnold escaneó el cielo a su alrededor, pero todo lo que pudo ver era un DC-4 a su izquierda y otro detrás de él, a unos 24 kilómetros de distancia.

Unos 30 segundos después de ver el primer brillo de luz, Arnold vio una serie de destellos brillantes en la distancia a su izquierda, al Norte del Monte Rainier, que estaba entonces a 40 kilómetros de distancia. Pensó que podrían ser unos reflejos sobre las ventanas de su avión pero descartó esta posibilidad. Los reflejos provenían de objetos voladores. Volaban en una formación en cadena larga, y Arnold por un momento consideró que podría tratarse de una bandada de gansos, pero rápidamente descartó esta posibilidad por una serie de razones, incluyendo la altitud, destello brillante, y, obviamente, una velocidad muy rápida. Entonces pensó que podría ser un nuevo tipo de avión y comenzó a buscar fijamente una cola y se sorprendió de que no podía encontrar ninguna.

Las luces se acercaron rápidamente a Rainier y luego pasaron por delante, por lo general se veían muy oscuras de perfil en contraste con la nieve blanca y brillante que cubría la montaña, pero de vez en cuando los objetos todavía emitían destellos de luz brillante mientras volaban de forma errática. Arnold comentó que a veces al ver su borde, parecían tan delgados y planos que eran prácticamente invisibles. Según Jerome Clark, Arnold los describió como una serie de objetos con formas convexas, delgados y planos, redondeados en el frente pero cortados por atrás, más o menos como un plato, un disco o un bumerán; aunque más tarde se reveló que uno de los objetos se diferenciaba del resto por tener forma de media Luna. Varios años más tarde, Arnold comparó su movimiento con el de platillos saltando sobre el agua, sin comparar sus formas reales de platillos, pero las frases iniciales de él, comparó su forma con la de un “platillo”, “disco”, “tarta de pan”, o “media Luna”, generalmente convexa y delgada. En un momento dado, Arnold dijo que voló detrás de un pequeño pico de Rainier y brevemente desaparecieron. Conociendo su posición y la posición del pico (no especificado), Arnold colocó su distancia mientras volaban pasando Rainier en alrededor de 37 kilómetros.

Arnold se dio cuenta de que los objetos tendrían que ser bastante grandes para ser vistos sus detalles a esa distancia y, más tarde, después de comparar notas con una tripulación de United Airlines que tenía un avistamiento similar 10 días más tarde, se coloca el tamaño absoluto como más grande que un avión de pasajeros DC-4 (superior a 30 metros de longitud). Los analistas de la Fuerza Aérea serían más tarde estimarían el tamaño en unos 85 metros, basado en el análisis de los recursos humanos de la agudeza visual y otros detalles de puntería (como distancia estimada).

Arnold dijo que los objetos se agrupaban, “en una diagonal escalonada hacia abajo”. Arnold dijo que los objetos también se balanceaban de lado a lado, “como la cola de una cometa china”, como él mismo indicó más adelante, lanzándose a través de los valles y alrededor de los picos de las montañas más pequeñas, dejando a su paso destellos cegadores al reflejar la luz del Sol. El encuentro le dio una “sensación extraña”, pero Arnold sospechó que había visto los vuelos de prueba de un nuevo avión militar de Estados Unidos.

A medida que pasaban los objetos por el Monte Rainer, Arnold volvió su avión hacia el Sur en un curso más o menos paralelo. Fue en este punto que abrió la ventanilla de su lado y comenzó a observar los objetos sin la posible obstrucción y los reflejos del cristal. Los objetos no desaparecieron y continuaron moviéndose muy rápidamente hacia el Sur, de forma continua hacia adelante de su posición. Curioso acerca de su velocidad, aseguró que los objetos volaron desde el Monte Rainer al Monte Adams (separados por 80 kilómetros) en el que desaparecieron de la vista, en un minuto y cuarenta y dos segundos, de acuerdo con el reloj en su tablero de instrumentos. Cuando más tarde tuvo tiempo para hacer el cálculo, la velocidad de dichos objetos sería entonces de unos 2.700 kilómetros por hora. Esto era alrededor de tres veces más rápido que cualquier aeronave tripulada en 1947. Sin saber exactamente a la distancia donde los objetos desaparecieron de la vista, Arnold redondeó de forma conservadora y arbitrariamente esto a 1.900 kilómetros/hora, siendo más rápido que cualquier aeronave que se sepa, además tuvo que romper la barrera del sonido. Fue esta supersónica velocidad, además de la forma inusual de platillo o disco que pareció captar la atención del público.

Localización Kenneth Arnold OVNI

Localización de la avioneta de Kenneth Arnold y los objetos avistados por él.

Kenneth Arnold recreación

Recreación del avistamiento de Kenneth Arnold.

Arnold comparte la historia.

Arnold aterrizó en Yakima aproximadamente 4:00 p.m. y rápidamente le dijo a su amigo y gerente general del aeropuerto de Al Baxter la historia increíble de la que había sido testigo, y en poco tiempo, todo el personal del aeropuerto supo lo que había cotado Arnold. Se refirió a la historia con el personal, y más tarde escribió que Baxter no le había creído.

Arnold voló a un espectáculo aéreo en Pendleton (Oregón), sin saber que alguien en Yakima había telefoneado para decir que Arnold había visto unos nuevos y extraños. Fue en este momento que Arnold estudió sus mapas, determinó la distancia entre el Monte Rainier y Monte Adams, y calculó la velocidad bastante sorprendente de los objetos. Les contó la historia a varios amigos pilotos, y escribió a la inteligencia de las Fuerzas Aéreas de que no se burlasen o rieran de él. Se sugirió que tal vez había visto misiles guiados o algún prototipo nuevo, aunque Arnold sintió que esta explicación era inadecuada. También escribió que algunos ex pilotos del Ejército le dijeron que habían sido informados antes de entrar en combate de que “podían ver objetos de forma y diseño similares a los que he descrito y se me aseguró que no estaba soñando y no me había vuelto loco”.

Arnold no fue entrevistado por la prensa hasta el día siguiente (25 de Junio), cuando fue a la oficina del East Oregonian de Pendleton. Cualquier escepticismo de los reporteros se evaporó cuando fue entrevistado largamente Arnold. El historiador Mike Dash afirmó: “Arnold tenía los ingredientes de un testigo fiable. Era un hombre de negocios respetado y experimentado piloto… y parecía contar sin exagerar lo que había visto, ni añadió detalles sensacionales a su informe. También dio la impresión de ser un observador cuidadoso… Estos detalles impresionaron a los periodistas que lo entrevistaron y dieron credibilidad a su informe”.

Chicago Sun Kenneth Arnold

Chicago Sun del 26 de Junio de 1947 en donde se da la noticia del avistamiento de “objetos supersónicos” por parte de Kenneth Arnold. Es posible que en esta noticia apareciese por primera vez la palabra “platillo volador”.

Arnold pronto se quejó de los efectos de la publicidad en su vida privada. El 27 de Junio fue entrevistado diciendo: “No he tenido un momento de paz desde la primera vez conté la historia”. Luego afirmó que un predicador le había llamado y le dijo que los objetos que veía eran “precursores del fin del mundo” y que el predicador estaba preparando a su congregación “para el fin del mundo”. En otro encuentro, Arnold estremecido comentó que una mujer en un café de Pendleton se fijó en él y salió gritando: “Ahí está el hombre que vio a los hombres de Marte.” Ella se quedó sollozando, diciendo que tendría que hacer algo por los niños.

Luego agregó que: “Todo esto se ha ido de las manos. Quiero hablar con el FBI o alguien. La mitad de las personas que me miran lo hacen una combinación de Einstein, Flash Gordon y excéntrica. Me pregunto lo que mi esposa piensa cuando vuelva desde Idaho”.

Si analizamos lo descrito por Kenneth Arnold, veremos que tenía claro aparentemente lo que vio. Empezaron por llamarle la atención con un reflejo producido en una superficie metálica, de tal modo que se pensó que tendría otra aeronave muy cerca y la intentó divisar. “Volaban como un platillo si usted lo lanza a la superficie del agua”. Volaron en una formación definida, pero irregularmente. Como los describí por aquel entonces, su vuelo era como los barcos en un agua brava o similar a la cola de una cometa china y le considero como si planearan contra el viento. O sería quizás la mejor descripción de sus características de vuelo como muy similares a una formación de gansos, algo como en una línea diagonal, como si fueran unidos. Como lo puse a los periodistas en Pendleton, Oregón, volaron como un platillo si usted lo lanza a la superficie del agua”. Pero el periodista confundió la característica de su vuelo, con la forma de los objetos. Este error, sumió a Kenneth Arnold en una gran frustración durante toda su vida y no se cansó nunca de intentar enmendar el error literario del periodista.

Montreal Gazette Kenneth Arnold

Montreal Gazette del 16 de Junio de 1947.

Arnold habla de posible origen no terrestre.

El 7 de Julio de 1947, en un artículo de la Associated Press, Arnold dijo que había recibido cantidades de cartas de admiradores con ganas de ayudar a resolver el misterio, en ninguna de ellas se le llamaba “excéntrico”. Al igual que el predicador del fin del mundo que habló con anterioridad con Arnold, muchos de los escritores de cartas hablaron una interpretación religiosa de su avistamiento. Pero otros, dijo, “sugieren que los discos eran los visitantes de otros planetas”. Arnold añadió que había comprado una cámara de cine, que ahora llevaría con él en cada vuelo, con la esperanza de obtener una prueba fotográfica de lo que había visto.

Arnold fue entrevistado por el Chicago Times: “… Kenneth Luis Arnold Luis… no está tan seguro que esos extraños artilugios estén hechos en este planeta. Arnold… dijo que esperaba que los dispositivos fueran realmente el trabajo del Ejército de Estados Unidos. Pero le dijo al Times en una conversación telefónica: “Si nuestro gobierno no sabe nada acerca de estos dispositivos, a la gente se le debe decir. Hay una gran cantidad de personas aquí que están muy perturbadas. Algunos piensan que estas cosas pueden ser de otro planeta pero no están perjudicando a nadie. Creo que sería lo peor el disparar a uno de ellos, en caso de poderlo hacer. su alta velocidad lo arruinaría por completo…” “Arnold, que apunta a la posibilidad que estos discos son de otro mundo, dijo, independientemente de su origen, que al parecer se dirigían a algún destino en concreto. El que los controlaba, dijo, obviamente no estaba tratando de hacer daño a nadie. Dichos discos estaban dando vueltas de manera tan abrupta y rodeando los picos que habría sido imposible para los pilotos humanos en el interior de sus aviones de haber sobrevivido a la presión. Por lo tanto, él también piensa que son controlados desde otro lugar, sin importar si es de Marte, Venus, o nuestro propio planeta”.

En un artículo de la Associated Press del 19 de Julio, Arnold reiteró su creencia de que si no fueran Ejército, entonces los objetos eran de procedencia extraterrestre: “El ex nadador y futbolista de la Universidad de Minnesota nos dice sus creencias:

1. Los discos no son de ningún país extranjero.

2. El Ejército podría dar la respuesta si quisieran, “si no tienen la explicación ahora, sin duda podrían hacer algo para averiguarla.

3. Si el Ejército no tiene ninguna explicación para estos discos puede ser, y sé que esto suena loco, porque son de otro planeta.

Arnold haría declaraciones similares cuando fue entrevistado por el periodista Edward R. Murrow en 1950.

En Abril de 1949, en un artículo escéptico en el Saturday Evening Post titulado “Lo que usted puede creer sobre platillos volantes”, Arnold fue asimismo citado: “Desde mis primeras observaciones y el informe de los llamados discos voladores, he gastado una gran cantidad de dinero y tiempo a investigar a fondo el tema… No hay duda en mi mente, de que estos objetos son aviones de un diseño extraño y de un material que es desconocido para la civilización de esta tierra”.

El artículo continúa diciendo: “Arnold mismo ha estado llevando a cabo una campaña en solitario para demostrar que vio algo fuera de lo normal ese día sobre el Monte Rainier… Arnold ha escrito otros artículos para Fate, uno de ellos titulado Luces fantasma sobre Nevada, y otro Están los Visitantes Aquí. En este último, se discute sobre el informe de un pescador que vio unas esferas de color púrpura extrañas con ojos de buey y que maniobraban sobre el río Corona, en Ontario, Arnold escribió: “Una vez más, podemos estar seguros de que estos globos de color azul-verde-morado canadienses no son meteoros, ni son fragmentos de un cometa o Venus. Entonces, ¿qué son?, ¿naves espaciales de otro mundo?”.

Es evidente que Arnold se inclinaba fuertemente desde el principio a la hipótesis extraterrestre para explicar lo que él y otros habían visto.

Kenneth Arnold con una ilustración de uno de los objetos que observó sobre Monte Rainier.

Kenneth Arnold informe FA

Informe de Kenneth Arnold a la inteligencia de las Fuerza Aérea con fecha 12 de Julio de 1947.

Corroboración.

El avistamiento de Arnold fue corroborado en parte por un prospector llamado Fred Johnson en el Monte Adams, que escribió a la inteligencia de la Fuerza Aérea que había visto a seis de los objetos el 24 de Junio más o menos al mismo tiempo que Arnold, había visto dichos objetos a través de un pequeño telescopio. Dijo que eran “redondos y cónicos”, “bruscamente en la parte frontal y con forma oval.” También señaló que los objetos parecían alterar su compás. Una evaluación del testigo por inteligencia de las Fuerzas Aéreas aseguró que creíble. Irónicamente, el informe de Johnson fue catalogado como el primer informe inexplicable OVNI en los archivos de la Fuerza Aérea, mientras que el de Arnold fue desechado como un espejismo, sin embargo, Johnson parecía estar describiendo una continuación del mismo evento que Arnold.

El Portland Oregon Diario informó el 4 de Julio que recibió una carta de un tal L.G. Bernier de Richland (Washington), 180 kilómetros al Este del Monte Adams y 230 kilómetros al Sureste de Monte Rainier. Bernier escribió que vio a tres de los más extraños objetos volar “casi de canto” hacia el Monte Rainier aproximadamente una media hora antes de Arnold. Bernier cree que los tres eran parte de una formación más grande. Indicó que viajaban a alta velocidad: “He visto a un P-38. Aparece aparentemente en un horizonte y luego desapareció en el horizonte opuesto en poco tiempo, pero estos discos sin duda viajaban más rápido que cualquier P-38. Sin duda, el Sr. Arnold los vio a pocos minutos o segundos más tarde, en función de su velocidad”. El día anterior, Bernier también habían hablado con su periódico local, el Richland Washington Villager, y fue uno de los primeros testigos en sugerir orígenes extraterrestres: “Creo que pueden ser visitantes de otro planeta”.

A unos 97 kilómetros al Oeste-Noroeste de Richland en Yakima (Washington), una mujer llamada Ethel Wheelhouse asimismo reportó el avistamiento de varios discos voladores que se movían a velocidades fantásticas al mismo tiempo que sucedía el avistamiento de Arnold.

Cuando la inteligencia militar comenzó a investigar el caso de Arnold a principios de Julio, encontraron a otro testigo en la zona. Un miembro del servicio forestal del estado de Washington que había estado de guardia contra incendios en una torre en Diamond Gap, a 32 kilómetros al Sur de Yakima, dijo haber visto “flashes” a las 3:00 p.m. el día 24 sobre el Monte Rainier (exactamente al mismo tiempo del avistamiento de Arnold), que parecían moverse en una línea recta. Del mismo modo, a las 3:00 p.m. Sidney B. Gallagher en el estado de Washington (posición exacta no especificada) informó haber visto nueve discos de destello brillante por el Norte.

Un periódico de Seattle también menciona a una mujer cerca de Tacoma que dijo que vio una cadena de nueve objetos brillantes volando a gran velocidad cerca del Monte Rainier. Por desgracia, esta breve noticia no era precisa en cuanto a tiempo o fecha, pero indicó que fue alrededor de la misma fecha que el famoso avistamiento de Kenneth Arnold.

Sin embargo, un piloto de un DC-4 alrededor de 24 kilómetros al Norte de Arnold en el camino a Seattle informó no haber visto nada inusual. (Este fue el mismo DC-4 visto por Arnold y que se utiliza para la comparación de tamaño).

Otros periódicos del área de Seattle también informaron de más avistamientos de destellos, se movieron rápidamente objetos de origen desconocido en el mismo día, pero no al mismo tiempo, como el avistamiento de Arnold. La mayoría de estos avistamientos fueron sobre Seattle o al Oeste de Seattle, en la ciudad de Bremerton, ya sea por la mañana o por la noche. En total, hubo al menos otros 16 registros de avistamientos OVNI el mismo día de Arnold en la zona del estado de Washington.

La alerta continúa.

El principal avistamiento que corroboraba de alguna forma lo vivido por Kennet Arnorld se produjo diez días más tarde (4 de Julio) cuando la tripulación de un avión de United Airlines sobre Idaho camino a Seattle también vio de cinco a nueve objetos en forma de disco que seguían su avión durante 10 – 15 minutos antes de desaparecer repentinamente. Al día siguiente, en Seattle, Arnold se reunió con el piloto, Capitán Emil J. Smith, y el copiloto y comparó los detalles del avistamiento. La principal diferencia era que el equipo de United Airlines pensó que los objetos aparecieron en bruto en la parte superior de su aparato. Este fue uno de los pocos avistamientos que Arnold sintió que era fiable, la mayor parte del resto pensaba que era el público el que quería ver otras cosas y dejar correr su imaginación. Arnold y Smith se convirtieron en amigos, se reunieron de nuevo con oficiales de inteligencia de la Fuerza Aérea el 12 de Julio y presentó varios informes de avistamientos, a continuación, se unió a finales del mes de Jului al equipo de investigación del extraño incidente de la Isla de Maury.

Un avistamiento similar de ocho objetos también se produjo en Tulsa (Oklahoma), el 12 de Julio de 1947. En este caso, una foto fue tomada y publicada en el Tulsa Daily World al día siguiente. Curiosamente, el fotógrafo, Enlo Gilmore, dijo que en ampliaciones de la foto, los objetos se parecían béisbol guantes de béisbol. Él era de la opinión de que los militares tenían una flota secreta de aviones. Había sido un oficial de artillería en la Marina durante la guerra, y gracias al uso de información de otro testigo, también un veterano, que realizó una triangulación y llegó a la estimación de que la velocidad del objeto era 2.700 kilómetros por hora, esencialmente las misma estimación que hizo Arnold. Uno de los objetos, dijo, parecía tener un agujero en el medio.

OVNI Tulsa 12 Julio 1947

Fotografía de una formación de objetos similares a los que observó Kenneth Arnold sobrevolando Tulsa el 12 de Julio de 1947 aparecida en el diario Darly World.

Dos o tres fotos de un objeto similar, solitario, fueron tomadas por William Rhodes sobre Phoenix, Arizona, el 7 de Julio de 1947, y apareció en un periódico local de Phoenix y en algunos otros periódicos. El objeto era redondeado en el frente con una media luna trasera. Estas fotos también parecen mostrar algo parecido a un agujero en el centro, aunque Rhodes pensó que era una especie de toldo. Los negativos y copias de Rodhes fueron posteriormente confiscados por el FBI. Sin embargo, las fotos se muestran en posteriores informes de inteligencia de la Fuerza Aérea.

Arnold pronto vio una muestra de las fotos de Rhodes cuando se reunió con dos oficiales de inteligencia de la Fuerza Aérea. Él comentó: “Fue un disco casi idéntico al platillo volante tan peculiar que me ha estado preocupando desde mi observación original. El que se veía diferente del resto y que nunca había mencionado a nadie”. Como resultado, Arnold sintió que las fotos Rhodes eran auténticas.

William Rhodes OVNI

OVNI fotografiado por William Rhodes el 7 de Julio de 1947.

Publicidad y orígenes del término “platillo volante”.

El caso de Arnold fue presentado por primera vez en un par de ediciones de periódicos de la tarde el 25 de Junio, y el 26 de Junio apareció en numerosos diarios de Estados Unidos, Canadá y también extranjeros. Sin excepción, de acuerdo con Bloecher, la historia de Arnold fue inicialmente relacionada con un tono serio, ecuánime. Los primeros reporteros enviados para entrevistar a Arnold fueron Nolan Skiff y Bill Bequette del East Oregonian de Pendleton (Oregón), el 25 de Junio, y la primera historia del avistamiento de Arnold fue escrita por Bequette, apareciendo en el periódico el mismo día. El término “platillo volante” realmente apareció el 26 y 27 de Junio en varios periódicos para describir a los objetos citados por Kenneth Arnold. En un informe del 12 de Julio de las Fuerzas Aéreas se describe a los objetos con “forma de platillo”.

Para complicar aún más las descripciones de formas, un mes después de su avistamiento, Arnold fue a participar en la investigación del extraño incidente de la Isla de Maury. Arnold fue enviado por un editor de revistas de Tacoma para investigarlo, aunque finalmente recayó el esclarecimiento de los hechos en las Fuerzas Aéreas. En una reunión con dos oficiales de inteligencia de dicho cuerpo (los mismos que lo entrevistaron el 12 de Julio y para quien escribió su informe), Arnold reveló por primera vez que uno de los nueve objetos era diferente, siendo más grande y con más forma de media Luna. Fue en este momento que Arnold también se le mostraron las fotos de Rhodes en las que se observa un objeto en forma de media Luna sobre Phoenix, que Arnold consideró auténticos debido a la forma inusual.

Kenneth Arnold OVNI

Kenneth Arnold mostrando la ilustración de uno de los OVNIS que pudo observar sobre Monte Rainier.

Informes generalizados de avistamientos OVNI tras el de Arnold.

En las semanas que siguieron al avistamiento de Arnold, alrededor de cien casos OVNI tuvieron lugar en Estados Unidos y en todo el mundo, muchos de ellos descritos como objetos con forma de platillo. Uno de los avistamientos fue reportado por la tripulación de un avión de United Airlines que divisó nueve objetos discoidales sobre Idaho el 4 de Julio. Este caso generó probablemente muchas más hojas de periódico y cobertura informativa que el del propio Arnold.

En total llegaron a contabilizarse ese año unos 853 avistamientos de platillos volantes de los que se hicieron eco tanto periódicos de Estados Unidos como de Canadá. Para añadir más intriga a estos hechos, el ejército de Estados Unidos señaló que no tenía ningún tipo de aeronave sobre el Monte Rainier en el momento de los hechos que Arnold describió. Sin duda el caso más famoso sucedido en 1947 y uno de los más célebres de la historia de la ufología fue el conocido como Caso Roswell.

En una entrevista de 1950 con el periodista Edward R. Murrow, Arnold informó haber visto objetos similares en otras tres ocasiones, y dijo que otros pilotos que vuelan en el Noroeste de los Estados Unidos habían avistado objetos similares como unas ocho veces. Los pilotos sintieron inicialmente el deber informar de los objetos a pesar de las burlas, dijo, porque pensaban que el gobierno de Estados Unidos no sabía lo que eran. Arnold no afirmó que los objetos eran naves extraterrestres, aunque sí dijo: “Siendo nacido en América, si no es hecha por nuestra ciencia o nuestras Fuerzas Aéreas, me inclino a creer que es de un origen extraterrestre”. Luego añadió que él pensaba que todo el mundo debería estar algo preocupado, pero “yo no creo que sea algo que la gente deba volver histérica”.

Investigación militar de la historia de Arnold.

La conclusión formal pública de la Fuerza Aérea del Ejército era que Arnold había visto un espejismo, a pesar que en el informe realizado por el teniente Frank Brown y el capitán William Davidson se decía que Arnold realmente había visto lo que afirmaba. Avistamientos de OVNIS producidos en esas mismas fechas y posteriores fueron considerados como identificaciones erróneos de globos meteorológicos. El Mayor Edward J. Ruppelt aseguró que una vieja teoría sobre el caso Arnold es que éste confundió la nieve levantada por el viento en los picos del Monte Rainier y alrededores con objetos voladores no identificados.

Explicaciones de escépticos.

La mayoría de las explicaciones de escépticos sugieren a equivocaciones o falsas identificaciones que pudo tener Arnold. El científico Steuart Campbell cree que lo que vio Arnold fue un espejismo, la misma conclusión a la que llegó la investigación militar. Philip J. Klass, ingeniero, periodista e investigador piensa que Arnold pudo haber identificado de forma errónea un grupo de meteoros. James Easton sin embargo fue de los primeros en sugerir que dichos platillos volantes no eran más que una bandada de pelícanos. El historiador Richard Carrier da una versión similar a la de Easton, asegurando que un grupo de gaviotas podría haber confundido a Arnold. Sin embargo, todas estas teorías escépticas pueden ser fácilmente rebatidas según el físico Bruce Maccabee, el grupo de meteoros requeriría una velocidad más lenta y una duración excesivamente mayor, algo no compatible con los avistamientos habituales de meteoritos chocando contra nuestra atmósfera. Igualmente, ningún pájaro puede reflejar la luz del Sol de una manera tan brillante como la que describió Arnold pormenorizadamente.

Bruce Maccabee

Bruce Maccabee en 1993.

El astrónomo y astrofísico Donald Menzel realizó una serie de teorías acerca de lo que Arnold pude observar aquel día sobre Monte Rainier.

En 1953 Menzel sugirió que Arnold nubes de nieve producidas por el viento que soplaba desde las montañas al Sur del Monte Rainier. Según Maccabee, tales nubes tienen un brillo brumoso, no se concuerdan con el potente brillo de espejo descrito por Kenneth Arnold.

En 1963 Menzel propuso que Arnold había visto nubes orográficas u ondas de nubes, algo con no demasiada base ya que el propio Arnold afirmó tajantemente que el cielo estaba completamente despejado aquel día. Además de esto, ninguna nube puede brillar de esa forma o moverse a la altísima velocidad descrita.

En 1971 Menzel dijo que Arnold vio gotas de agua sobre las ventanillas de su avioneta pero esto se contradice con el testimonio del propio Arnold según Maccabee.

El caso Arnold es sin duda uno de los más apasionantes en la historia de la ufología y el que comenzó una era de avistamientos de lo desconocido que, quizá con menor intensidad o publicidad, prosigue hasta nuestros días. Un misterio de difícil explicación pero igualmente apasionante.

Kenneth Arnold

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: