RSS

Archivo de la categoría: Entretenimiento

El Caso del Duende de Zaragoza

El 27 de Septiembre de 1934 se produjo uno de los fenómenos más extraños y conocidos en la España de principios del Siglo XX. Un supuesto duende o entidad invisible hablaba a través de una hornilla de carbón en una casa de la Calle Gascón de Gotor, Nº 2 de la capital aragonesa, Zaragoza (España).

Historia.

Todo comenzó a las seis y media de la mañana del mencionado 27 de Septiembre de 1934. En el 2º Derecha de la zaragozana Calle Gascón de Gotor, Nº 2, rompía el silencio durante unos minutos el resonar de unas “tremendas risotadas” que hicieron que se abriesen casi todas las puertas del inmueble. En dicho momento ninguno de los vecinos encontró explicación a dicha desagradable risa. Al día siguiente, se comentó el tema entre los vecinos, no sin cierta preocupación por si estaban siendo objeto de alguna desafortunada broma. En esa misma jornada, ya de noche, empezaron a escucharse una serie de golpes y extraños ruidos por la escalera de la casa. Dichos sonidos empezaron a repetirse de manera monótona y puntual a lo largo de las siguientes cuatro noches, casi siempre a la misma hora.

Pascuala Alcober (Alcocer según otras fuentes), criada de la familia de Antonio Palazón, propietarios del 2º Derecha, se convirtió a partir de entonces en una de las principales protagonistas de la extraña historia. En la mañana del 15 de Noviembre, Pascuala se acercó al fogón para preparar el desayuno de la familia cuando una voz resonó a su lado. No entendió lo que decía dicha voz, y sin más se lo comentó a Isabel, dueña de la casa, la cual no le dio más importancia. No obstante, al día siguiente y de nuevo sobre la misma hora, Pascuala escuchó un llamativo “¡Ay!”, seguido de “¡María…, ven!”. La criada aterrorizada fue a referir lo sucedido a Doña Isabel, y ambas acabaron saliendo del edificio presas del pánico.

En los siguientes días, todos los inquilinos del edificio refirieron escuchar cómo la voz que surgía de dicha hornilla hablaba una y otra vez. Tal fue la tensión y lo inexplicable de la situación que los vecinos acabaron denunciando el asunto a la policía, interponiendo la correspondiente denuncia. Un agente de policía se presentó entonces en el domicilio, desde un punto de vista escéptico y hasta burlón. El agente removió las brasas de la chimenea con el correspondiente gancho y ante el estupor del gentío presente, resonó una voz ronca desde el interior: “¡Ay, ay…, que me haces daño!”. El policía en ese momento cambió su escepticismo y marchó hacia la comisaría, dándose parte de lo ocurrido a la republicana Guardia de Asalto. Varios agentes de dicho cuerpo policial se presentaron en el edificio y realizaron un minucioso registro en el lugar de los hechos (con albañiles incluidos), no encontrándose nada que diese explicación a lo sucedido. No había bromista de por medio escondido y tampoco era fruto de interferencias de radio.

Durante cuatro días, 20 – 23 de Noviembre, se realizaron pesquisas infructuosas, no hallándose causa u origen de dichas voces. Puesto que la criada Pascuala Alcober era la única persona presente siempre que se manifestaba la extraña voz, se dijo que podría ejercer de “médium”, estando involucrada en el misterio. Esta explicación incluso llegó a oídos de psiquiatra Joaquín Gimeno Riera, el cual daba verosimilitud a dicha teoría: “Dudo de que no pueda tener el fenómeno una explicación racional. Me acuerdo perfectamente de que ha habido médiums, por lo general mujeres, que han llegado a realizar verdaderos portentos que todavía permanece inexplicados; pero no quiere decir, ni mucho menos, que yo califique de médium a esa muchacha sin haberla sometido antes a un detenido estudio”. Ventriloquia inconsciente, histeria, alucinaciones psicomotrices, hipersensibilidad; fueron otras de las teorías que el doctor Riera expuso como posible aclaración del caso.

Con el foco de los medios de comunicación puesto sobre los extraños sucesos del supuesto “duende”, hasta el gobernador civil de la época, Otero Mirelis, llegó a declarar que dicho caso era un problema de orden público, y que debía de acabarse con dicho asunto para evitar consecuencias lamentables. Lo cierto es que de estudiantes equipados con linternas y sábanas, se colaron en la casa y en el tejado de la misma se aparecieron a modo de fantasmas, fueron posteriormente multados por las autoridades.

Pascuala Alcober (28-11-1934).

Análisis e investigaciones.

Pascuala Alcober fue de nuevo objeto de un análisis por parte de dos forenses (Manuel Rost Mateo Ojer y Jaime Penella Murt). Tras el examen, expertos, juez, agentes y vecinos abandonaron el edificio, quedando prohibida su entrada al mismo a cualquier persona extraña. Justo cuando todo el mundo abandonaba la casa, una voz resonante exclamaba: “Adiós, adiós”. El Lunes 26 de Noviembre, el comisario Pérez Soto declaró a la prensa que la guardia se había retirado ya que no había vuelto a oírse la voz del supuesto duende desde que los propietarios abandonaran la casa el Sábado 24: “Es decir, que, una vez desalojado el piso, ha desaparecido el fenómeno”.

En el informe judicial, también publicado el 26 de Noviembre se descartaba a la criada como origen del fenómeno, y que no se habían descubierto fabulaciones, o tendencia a la mentira en Pascuala, no pudiéndose probar que fuese una histérica o médium, ya que pudo comprobarse en cierto momento que aun estando alejada de la cocina, la voz continuaba siendo escuchada.

Durante la noche del 28 de Noviembre, la extraña voz reapareció, esta vez en un tono distinto y más siniestro si cabe: “¡Ya estoy aquí, cobardes, cobardes. Voy a matar a todos los habitantes de esta maldita casa!”. La policía nuevamente fue avisada de este nuevo suceso, por lo tanto, el comisario ordenó que dos guardias quedaran a modo de vigilancia en la casa. Al crecer la fama del caso, un conocido vidente, Tomás Menés, acudió al domicilio pero por órdenes de la policía, se le prohibió la entrada a la cocina donde surgían las extrañas voces. Del caso se hizo eco incluso el The Times, que aludía en sus páginas al “irónico duende” y exponiendo lo siguiente en su edición del 27 de Noviembre de 1934: “Un irónico duende, que habla por la campana de una chimenea, tiene sobresaltados estos días a los habitantes de Zaragoza, los cuales se afanan de dar con la pista de la misteriosa voz. Un arquitecto y varios obreros han sido requeridos para trabajar sobre el terreno: han removido todo el piso e incluso han levantado el tejado, pero los trabajos han sido totalmente infructuosos. La policía trabaja activamente. No se ha podido impedir que grupos estacionados frente a la casa se destacasen varias personas y se lanzaran al techo, presas de gran alteración nerviosa, para buscar al duende. La policía se ha visto obligada a desalojar varias veces la puerta de la casa”.

Oficiales de la Guardia de Asalto realizando un registro en el lugar de los hechos.

Los periódicos de la época hicieron referencia al caso numerosas veces.

Cierre del caso.

A partir del Viernes 30 de Noviembre, el juez De Pablos, encargado del caso, se prestó a concluir el caso, por lo que se cortó toda comunicación al respecto con los medios informativos. El Lunes 3 de Diciembre el juez declaró y sentenció: “Las pruebas realizadas demuestran con absoluta claridad, que la voz es debida a un fenómeno psíquico, que únicamente se produce en determinadas circunstancias. En la cocina de la casa nos encontrábamos la muchacha de servicio, dos testigos y yo… La voz se dejó oír tantas veces como me lo propuse. Desde el punto de vista científico no puede ser más interesante y sugestivo, pues, aunque no es el primero que se produce, son muy contados los que registra la historia médica. Por ahora no puedo decir más. Las actuaciones practicadas serán archivadas hoy, por no haberse encontrado persona responsable de la falta. El misterioso suceso ha quedado totalmente aclarado”.

Otero Mirelis, gobernador civil, declaró: ” Con la habitación iluminada y a oscuras, el resultado fue satisfactorio… Todo lo que no sea conocer esto, es deseo de sacar las cosas de quicio y adoptar posiciones falsas que no quiero calificar”. El doctor Gimeno Riera por su parte afirmó: “Por fin, he oído la voz, si es que se puede llamar voz a un sonido apagado y que da cierta impresión de lejanía. Me ratifico en cuanto dije el primer día… Al punto al que han llegado las cosas, lo mejor que yo puedo hacer, es dar el asunto por terminado y callar. Mi posición en el asunto es peligrosa, puedo escudarme incluso tras el secreto profesional”.

La opinión pública pensó que la presión política que estaba recibiendo el caso dejaría sin validez las verdaderas investigaciones para resolver el misterioso fenómeno. La criada Pascuala Alcober fue trasladada al nuevo domicilio de Antonio Palazón, no obstante, el duende seguía hablando sin parar en dicha cocina. La marcha de los Palazón de la casa hizo que los vecinos del piso de arriba, los Grijalba, se trasladaran al domicilio del duende. El de cuatro años de los Grijalba también mantuvo conversaciones con el duende de la hornilla. En declaraciones suyas sesenta años después expone lo siguiente: ” Lo único que hacía era hablar y adivinar. Mi difunto padre una vez le preguntó: “¡Vamos, si tan listo eres, dime cuántos estamos aquí!”, la voz respondió: “¡Trece!”. “¡Bah!, te has equivocado, estamos doce”. “¡Trece, sois trece!”, porque era conciso. Fueron a contar y efectivamente, estábamos trece personas. En un principio dijimos que no…, pero no habíamos contado que había un niño de un mes en brazos”.

Edificio de la Calle Gascón de Gotor, Nº 2, durante los fenómenos paranormales sucedidos en el inmueble. Muchos curiosos se arremolinaban en el lugar de los hechos durante los días de manifestaciones del Duende.

Programa de Cuarto Milenio en donde se trata el caso del Duende de Zaragoza.

Temporada 1 Programa 19

Hoy, el moderno edificio que se levanta en la Calle Gascón de Gotor, Nº 2, lugar donde se dejó oír lo extraño, se conoce como Edificio Duende.

-¿Quién eres?

-No lo sé – responde el Duende.

-¿Por qué haces esto?

-No tengo la culpa.

-¿Quieres dinero?

-No.

-¿Eres hombre o mujer?

Pasan unos segundos y responde:

-Hombre. *Según otras fuentes el Duende responde aquí: (Nada. No soy hombre).

Fuentes: Cuarto Milenio, Guía de la España Misteriosa (Pedro Amorós), akizaragoza.com, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

Feliz Navidad – Happy Christmas 2019

Feliz Navidad & Año Nuevo para todos, Happy Christmas & Prosperous New Year.

Fra Angelico – La Anunciación (1425 – 1426).

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 diciembre, 2019 en Arte, Cultura, Entretenimiento

 

Etiquetas: , , , ,

Grandes tiburones prehistóricos

Otodus obliquus.

Periodo: Cenozoico (Paleoceno – Mioceno). Hace 45 – 55 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Entre 9,1 – 12,2 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Sin datos.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de todo el mundo.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1843. Se han encontrado restos fósiles en América del Norte, Europa, África y Asia.

El Otodus es una especie de grandes tiburones reconocidos por el hallazgo de sus dientes triangulares (de hasta 10 centímetros de largo) y vértebras (sobre todo centrales). En su época sería uno de los mayores depredadores del océano, por lo que su dieta consistiría en otros peces y tiburones y mamíferos marinos. Muchos científicos creen que esta especie es la principal antecesora y ancestro original del gran Megalodon.

Carcharocles auriculatus.

Periodo: Cenozoico (Eoceno – Oligoceno). Hace 35 – 25 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Hasta 9 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Sin datos.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por David Starr Jordan en 1923. Se han encontrado restos fósiles en Carolina del Norte y del Sur (Estados Unidos) y en Marruecos.

El Carcharocles auriculatus fue un enorme tiburón prehistórico emparentado con el más famoso Megalodon y el más primitivo del género Carcharocles. Destaca por el gran tamaño de sus dientes de 2,5 – 11,4 centímetros, lo que le habría convertido en uno de los mayores depredadores oceánicos de su tiempo y de la historia.

Carcharocles angustidens.

Periodo: Cenozoico (Oligoceno – Mioceno). Hace 33 – 22 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Más de 9,3 metros de longitud.

Peso: Sin datos.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de todo el mundo.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1843. Se han encontrado restos fósiles en Nueva Zelanda (dientes bien conservados y vértebras), Europa, América, África y Japón.

El Carcharocles angustidens fue un enorme tiburón prehistórico megadentado. Al igual que los otros tiburones del género Carcharocles, este animal era bastante mayor que el actual tiburón blanco (Carcharodon carcharias). Sus dientes (de 9,87 centímetros de largo en longitud diagonal) son notables por sus coronas triangulares y sus pequeñas cúspides laterales que están totalmente aserradas, además de muy afilados y pronunciados. Como el superdepredador que era, probablemente se alimentaba de pingüinos, peces, delfines y ballenas.

Carcharocles chubutensis.

Periodo: Cenozoico (Oligoceno – Plioceno). Hace 28 – 5 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Las estimaciones indican más de 12,2 metros de longitud.

Peso: Sin datos.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de todo el mundo.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1843. Se han encontrado restos fósiles en América, Europa y África.

El Carcharocles chubutensis fue un enorme tiburón prehistórico megadentado y el más cercano en tamaño al gran Megalodon, además de estar estrechamente relacionado con él. Los dientes de esta especie se aproximaban a los 13 centímetros de longitud diagonal. La investigación paleontológica sugiere que esta especie puede haber cambiado sus preferencias de hábitat a través del tiempo, o que pudo haber tenido la suficiente flexiblilidad en su comportamiento para ocupar distintos ambientes en distintas épocas.. Se cree que se alimentaba de peces, tortugas marinas, mamíferos marinos y sirénidos.

Entrada exclusiva sobre el Megalodon aquí.

Fuentes: Wikipedia, Prehistoric Wildlife, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

Golem

Un golem es, en el folclore medieval y la mitología judía, un ser animado fabricado a partir de materia inanimada (normalmente barro, arcilla o un material similar). Normalmente es un coloso de piedra. En hebreo moderno, el nombre proviene de la palabra “guélem” (גלםgélem), “materia”; por otra parte, en dicho idioma, la expresión “jómer guélem” (חומר גלםḥomer gélem) a su vez significa “materia prima”.

La palabra gólem se da en la Biblia (Salmos 139:16) y en la literatura talmúdica para referirse a una sustancia embrionaria o incompleta. Como motivo, la figura del golem forma parte del imaginario hebraico centroeuropeo y pertenece por consiguiente al arte asquenazí (el que es desarrollado por las comunidades judías del centro y Este europeo desde la Edad Media hasta el Siglo XX).

El relato folclórico más famoso relativo al golem involucra al ilustre Rabbi Judah Loew (1512 – 1609), Judah Loew ben Bezalel, conocido como el Maharal de Praga, un conocido rabino del Siglo XVI. Se le atribuye haber creado al golem para defender el gueto de Praga de ataques antisemitas, así como para atender también el mantenimiento de la Sinagoga Vieja-Nueva (Altneuschul).

Sin embargo, el golem habría sido creado en varias ocasiones y por diversos rabinos ilustres a lo largo de toda la Edad Media. Es más, la primera existencia del golem se remontaría a los orígenes mismos de la humanidad, donde un golem habría sido creado por una persona creyente y cercana a Dios. Como Adán, el golem habría sido creado a partir del barro, insuflándole después una chispa divina que le habría dado la vida. Así, la creación de Adán es en principio inspiradora y referente de la creación de todo golem. Desde este punto de vista, mediante el mencionado acto, toda persona con un cierto grado de santidad y acercamiento a Dios podría adquirir algo de la sabiduría y el poder divinos. E importante como poder es aquel de insuflarle vida a la materia inerte. Crear un golem es entonces expresión patente de sabiduría y santidad. Pero, más allá del grado de santidad que tuviera el creador de un golem, el ser creado nunca sería más que una sombra de aquel creado por Dios, ya que, significativamente y por definición, todo golem carece de alma.

Mikoláš Aleš – Rabino Loew dando vida al golem (1899).

La existencia de un golem presenta entonces ventajas y desventajas. El golem es fuerte, pero no inteligente. Si se le ordena llevar a cabo una tarea, la llevará a cabo de un modo sistemático, lento y ejecutando las instrucciones de un modo literal, sin cuestionamiento ninguno. Famosa en este sentido es una anécdota, según la cual la esposa del rabino le pidió al golem que fuera “al río a sacar agua” a lo que el golem accedió pero al pie de la letra: fue al río, y comenzó a sacar agua del mismo sin parar, hasta que terminó por inundar la ciudad.

Según sostiene una leyenda, la incapacidad principal del golem era la de hablar. Además, para hacerlo funcionar había que meterle un papel con una orden por la boca u otro orificio. Otra manera de hacerlo funcionar era inscribiendo alguno de los Nombres de Dios o bien la palabra Emet (אמת—”verdad” en hebreo). Al borrar la primera letra de Emet (alef) de su frente y quedar en ella solo met (מת—”muerte” en hebreo), el golem podía ser desactivado y volvía a ser una masa de barro inerte.

Sinagoga Vieja-Nueva (Praga).

En su obra La cábala y su simbolismo, Gershom Scholem escribe que el golem es una figura que cada treinta y tres años aparece en la ventana de un cuarto sin acceso en el gueto de Praga. De acuerdo con la leyenda checa, los restos del golem están aún guardados en un ataúd en el ático del Altneuschul en Praga, y, el mismo puede ser devuelto a la vida, de ser ello necesario.

En cuanto al cine, la figura del golem inspiró algunas películas, la más destacada es sin duda El Golem (Der Golem, wie er in die Welt kam – 1920), dirigida por Carl Boese y Paul Wegener. Cuenta la historia de un Golem de arcilla hecho por un rabino de Praga. A pesar de que la novela homónima de Gustav Meyrink se suele citar como la fuente de la historia, ambas obras no tienen en común más que la presencia del Golem.

Cartel de El Golem (1920).

Fotograma de El Golem (1920).

Fuentes: Wikipedia, Europa en fotos, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,

Feliz Navidad – Happy Christmas 2018

Feliz Navidad & Año Nuevo para todos, Happy Christmas & Prosperous New Year.

El Greco – Adoración de los Pastores (1612 – 1614).

 
4 comentarios

Publicado por en 18 diciembre, 2018 en Arte, Cultura, Entretenimiento

 

Etiquetas: , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: