RSS

Archivo de la etiqueta: Gótico

Órgano y nave central de la Catedral de la Almudena

La música que eleva el alma.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Madrid).

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 7 noviembre, 2018 en Arte, Cultura, Música, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , , ,

Bellatrix

Mirando a Orión recibo el reflejo de tu recuerdo, el aroma de la derrota impregna la noche con férreo sabor a sangre en la boca. Alzo las manos al cielo nocturno con la cobriza culpa que fluye entre estas plegarias, esperando una luz que brille más que ayer, un tormento que duela menos que mañana.

Y ya que no hay redención, al menos que se conceda el deseo de volver a verme cubierto de la inocencia de un pasado que no es casi perfecto solamente por el hecho de yacer hoy en el hueco más hondo de un pensamiento tan repetitivo como hiriente.

Entre tú y yo confesamos que la indolencia fue el veneno que acabó con las expectativas, marchitando el verde (des)esperanza y tornándolo de un resolutivo ocre que amenaza con cubrirlo todo con su insípida e insoportable presencia.

Confieso que he amado a todas las estrellas del cielo, pero al final el único brillo que perdura es el tuyo. Retorceremos la realidad para que finalmente adopte el rostro que buscamos, aunque nada será lo mismo con estas cicatrices marcando el latido de cada solitaria noche.

Sonámbulos y perdidos, congelados y sedientos, la oscuridad se persigna ante nosotros; es el Apocalipsis que traemos tras nuestra el peso que derrumba a Faetón de los cielos y hace desierto de la esperanza que un día, no muy lejano, bebió de estos labios hoy secos.

Ya que tú mandas en cada pálpito, haz que esto acabe, de una forma rápida y certera, que sólo quede tiempo para amar o renunciar para siempre al corazón. Y mañana que sea como esa efeméride en la que recordar que un día todo se perdió porque al intentar caminar sobre el agua acabamos hundidos.

Sombras de guerra combaten contra mis dudas, el terreno es ya de por sí baldío en esperanza pero fértil en metáforas. Amazona, empecemos una vez más, si hay que caer que sea con todo, que así sea, de los cielos al infierno en un último acto de fe incontrolado.

No habría mayor fanatismo que dejar escapar esta oportunidad. Las páginas que no pueden ser escritas desde la necedad están ya sobre la mesa, y es que siempre lo han estado, es hora de firmar hoy y dejarlo así para siempre.

Francis Picabia – Los amantes, después de la lluvia (Circa 1924 – 1925).

 
2 comentarios

Publicado por en 31 octubre, 2018 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Dime corazón si en el olvido hay lugar para los dos

Dime corazón si en el olvido hay lugar para los dos, porque si hay que callar para siempre, no esperes que silencie estos labios ante la avalancha que está por venir.

Hay una oscuridad aquí cerca que debemos sentir, no obstante, puede que sea la última que abandonemos su calor para adentrarnos en el frío de la ausencia.

¿No ves estas heridas?, están hechas a medida para ti y para mí, y aun así seguimos azuzando con sal su dolor y con erráticas fantasías el recuerdo de ese pasado secuestrado que no volverá.

La noche eclipsa la inspiración que como unos viejos amantes, reconocen la derrota ante la adversidad y lo afrontan con una sonrisa amplia y el cianuro más dulce.

Aquí, con las manos rojas y el corazón negro, lúgubres herejes que sabemos que la escapatoria es difusa y la solución no se encuentra en turbios posos de rencor.

Nos queda una oportunidad para el milagro y así resurgir en mitad de una Luna llena de Grimshaw, plenos y con las expectativas exorbitadas como Venus en Mayo.

Hagamos de este epílogo algo épico digno de recordar y escucha, porque si vamos a volver ser mártires del azar del amor, que nos atrape libres de toda efímera duda.

Dime corazón, sin mirarme, sólo dime que a veces lates al mismo ritmo que yo.

René Magritte – Los amantes (1928).

 
10 comentarios

Publicado por en 3 octubre, 2018 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Es

No es posible contabilizar las lágrimas a través de la lluvia, igual que no es posible determinar la próxima vez en la que podré indagar los dictámenes del infierno a través de tus ojos. Estos sentimientos rezagados anegan de silencio la cripta en donde una vez descargamos las ganas de caer en nuestra propia fantasía.

Con la mesa puesta y el corazón sobre ella, a cuchillo y tenedor esperamos y esperamos la mesura que no vendrá, el recuerdo que lo cambie todo, ese significado oculto tras el pincel que pinte un retrato lo más acertado posible al sin sentido, para que la niebla que entierra en preguntas sin respuesta estos besos sea bendecida con silencio.

Un momento antes de la tormenta el corazón se acelera, lo que está por llegar quiere cambiarlo todo por un beso en los labios y un adiós con sabor a infinito. Será que el día se resiste a morir para brindarnos unas horas más en el paraíso, y es que si la eternidad de su vacío está tras la puerta, que espere ahí.

Muecas exageradas y retorcidas en la oscuridad, me transformo sin remedio con el devenir insustancial de las horas. Este silencio incómodo conspira contra la cordura, derivándome a un estado de alerta permanente en el que cada rincón puede ser el lugar preciso en donde hallar la magia que creía haber encontrado y ahora se ausenta sin fecha de retorno.

No es que sea reacio a morir de (des)amor, sólo que el tiempo que discurra hasta la certeza imposible de tu abrazo, prefiero pasarlo allí donde la piel se funde y el juicio se pierde. La gente quizás hablará, haremos oídos sordos; y el camino, allí, se abrirá entre la incertidumbre que provoca lo imprevisible de un único sentir a medianoche.

No será lo que tenga que ser, ya es.

 
6 comentarios

Publicado por en 26 septiembre, 2018 en Cine, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

A propósito del olvido

A propósito del olvido que obró el milagro de convertir las lágrimas en sangre y los recuerdos en efímeras efigies de éxtasis que se debaten entre lo trágico y lo divino.

A propósito de ti, que cincelaste el miedo en ganas de hundir el Infierno que guardamos todos en nuestro interior a un rincón todavía más profundo de la carne y el alma.

A propósito de mí, que clamé para derrotar la tempestad y con ella perdí la cordura y la pasión que un día juró que lo perfecto sería un juego terrible en el que ganar o perderlo todo.

La tormenta define el camino y este se bifurca para hacer de esta emoción un laberinto inabarcable de pretensiones que deambulan por suelos mojados y resbaladizos sentimientos.

De camino a casa, miras atrás por hallar un resquicio de esperanza que te obligue a recuperar un momento de ilusión que mantener vivo al caer a plomo sobre ti el amanecer.

Llega el momento en el que sólo quiero distinguir su rostro entre la niebla que se arremolina a mi alrededor como una musa insuflando su inspiración. Llegará el día, llegará el momento.

Y en un último gesto calculado de ira, como un relámpago degollando la noche, nos presentamos ambos observando paisajes nocturnos como en un déjà vu, levantamos un dedo al recordar al fin… A propósito del corazón entre las manos, a propósito del olvido (que ya no es más).

Brassaï (Gyula Halász) – Pareja bajo una farola (Circa 1932).

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 agosto, 2018 en Arte, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Icono

Rosas negras, de luto y desamparo se ciñe la razón a la realidad que tan de pronto se distorsiona con cánticos de sirena infinitos. Juramentos que se pierden entre los restos de esa perdida inocencia que hoy tanto añoramos.

Boca seca y labios húmedos del recuerdo de la boca que hoy tanto crucifica este amor e induce a una deriva sin fin. Solamente nos quedan sueños y lágrimas de plata, trece lágrimas que dan forma a la misma traición escrita con tu pecho.

No bajará ningún ángel bajo alas soñadoras a hacernos recordar lo dulcemente vacío de tu amor, ni afirmará que con esta jaula negra que encarcela nuestra desdicha, el fin parece más cerca, aunque a veces nos resistamos inútilmente a pensar lo contrario.

¿Qué te hiere tanto ahora como para condenarnos a una existencia de miseria? Será que el demonio te hizo así y que ninguna caricia sanadora será capaz de curar estas heridas que rezuman desesperanza e inmovilismo.

Lo cierto es que contigo o sin ti el silencio lo será todo, infinito, el altar al que rezar desde nuestras cenizas, porque una vez me prendiste fuego y ya no hubo forma de apagar ese incendio. No pidas perdón, puesto que si alguna vez estuve perdido, fue por no creer en ti.

Entre momentos de locura nos difuminamos, como el pintor perdido y enloquecido en un océano de inspiración, creando de la nada un diamante, un diamante cariño, una joya imperfecta al óleo que plasma nuestra vorágine, y será nuestro, sólo nuestro, un icono.

 
2 comentarios

Publicado por en 22 agosto, 2018 en Astrología, Esoterismo, Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Desde la oscuridad con amor

La espesa negrura cae como una gruesa sábana por la piel, no obstante la anhelamos, la encontramos irresistible, como unos muslos marmóreos a la luz de la Luna. Y es que ciertamente nos derrotamos y acomplejamos al mismo tiempo por no tener la suficiente capacidad como para resistir el envite del pecado. Pero no importa.

¿Para qué frenar cuando la tumba tan de par en par ya alza sus brazos para enterrar junto a ella la cordura?, sin más predisposición que la de llevarse consigo esperanzas fértiles y sueños intermitentes como brillo de estrellas. Demos un segundo más sólo, para beber la certeza de que el Infierno se corona al caer el Sol y el Cielo queda muy lejos de nuestras aspiraciones.

Tan sombrío como rezar a la muerte, esto no es agarrarse a un último clavo ardiendo, esto es tragarlo directamente aunque la garganta se desangre y no precisamente por las mentiras que ha habido que deslizar hasta llegar aquí, las verdades también poseen afilados bordes. Y ahora por favor, un poco de tregua para enamorarnos de la vida en negro y para siempre… Es lo que queremos.

No pretendemos dejar huella, pero cuando todo se basa en escribir ambición con la letra más grande posible, damos una sola posibilidad al azar, aunque el saco se rompa y la cuerda nos ahorque y balancee exhibiéndonos como trofeos ejecutados de la codicia, siempre intimando tanto con la desdicha. Como el fantasma de la ópera, nunca haciendo de gala de nuestra mejor cara, pero constantemente en sombras.

Nuestras tinieblas son sustento, abono para tierra de cementerio y como unos besos robados de amantes impacientes de madrugada, no será nada, nada más que lo que nosotros estemos dispuestos a rompernos el corazón por un sueño arrebatado al destino más incierto. Desde la oscuridad con amor, ahora será para siempre, mañana será nunca.

Tom French – Cranio Anatomia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 julio, 2018 en Arte, Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: