RSS

Archivo de la etiqueta: Gótico

Delicia de Damocles

Sentados en el mismo sofá, la lluvia se hizo un hueco entre ambos. El silencio, el recuerdo difuso de un piano marcando a melancolía el fuego extinto y las cenizas incandescentes. Así se marcan para siempre las historias de amor que acechan la libertad con su recuerdo.

Miradas en el limbo, corazones en el purgatorio ansiando su oportunidad para ser el fénix que renazca del repleto cementerio de sueños perdidos. Como Dante, todo un infierno de penurias buscando un único corazón igual, todo un purgatorio para hacer realidad un paraíso que se resiste.

No es melancolía si la prosa desdibuja tu sinsentido y el mío a la vez. Precisamente esta delicia de Damocles nos reafirma de nuestra perdición, de una manera u otra es el destino el que marca un destierro helado como lugar donde reposar.

El cenicero repleto de intentos impotentes de ansiedad ya se desborda de imposibilidad. Mientras tanto, la realidad tras el espejo se muestra lasciva y provocadora, puede que el objeto de deseo sea un sensual desastre y la demolición interna que ello conlleva.

En efecto, la seda sobre la piel no hace más que rozar las mismas y dolorosas cicatrices. El decadentismo como modo de vida, la escritura como esgrima de lápiz ante indefenso papel. Eso podría ser todo pero ambos sabemos que no, hagamos un imposible.

El amor se despide hasta otra con un afectuoso saludo.

 
4 comentarios

Publicado por en 11 diciembre, 2019 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Opaco, herido y decadente (Y tenía corazón)

El ritmo de una noche en picado desciende en barrena sobre el ánimo, siempre tan a medio camino entre la gloria y la inmolación. Es cruel pensar que nada tendría sentido sin estas llamas carbonizando cada resquicio de piel sin cicatrices, nada, salvo tu corazón.

Vacíos, a resguardo de la nada que tanto empatiza con aquellos que yacen acabados sin esperar el tren que nunca pasará. Nos aceleramos, creemos que podremos sobrellevar estas veinticuatro horas con sabor a infierno en las lenguas y a miedo en tu mirada.

El fantasma que deja su perfume de cripta en derredor, visita cada noche el bosque de ahorcados por amor, cuya espera desintegra la esperanza, sin más intención que la de acabar contigo, en silencio, a media noche y duermevela. Estamos implicados en una oda a la vorágine.

Esta deliciosa penumbra desnuda nuestros deseos, y en ninguno de ellos estás tú. Como un recuerdo remoto al que cuesta un océano trasladarse, es la memoria que niega la evidencia de la férrea sangre en las manos y el dulce carmín en los labios morados.

El otoño, opaco, herido y decadente arrastra el odio paso a paso hasta la abandonada tumba de la indiferencia, alegre por ser el centro de atención de un paraíso en llamas y un Hades aterido de la imposibilidad de remontar de semejante destrozo silente.

Ya viene, siempre solícita, la noche de lluvia que pregunta si ella tenía corazón, o solamente fue el recuerdo el que destapó por un evasivo instante el cofre de las esencias olvidadas y el consiguiente diluvio de lágrimas al descubrir la polvorienta verdad. Viene para quedarse.

Como un rito inacabado o una plegaria a la nada en el desierto, la verdad se antepuso a todo. ¿Ella tenía corazón?, sí, y tenía corazón, pero también el mío, y eso ya es para siempre.

Edvard Munch – El beso de la muerte (1898).

 
2 comentarios

Publicado por en 6 noviembre, 2019 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Ecos

La Luna en llamas, el Sol apagado con el agua de la tormenta perfecta, y en mitad de todo, la cascada eterna de su antigüedad hecha ruinas y olvido. Amanece y no queremos acabar con la magia de ese destello iridiscente que vimos mutuamente en nuestros ojos.

El tiempo se mantiene en el lado oscuro del deseo, a salvo de las ganas de tirar por la borda los resquicios de cordura por un instante plegado a lo primario. Resuenan esos ecos de amor, ecos de atadura, en ti, en mí, retumban con la misma vibración atemporal.

Se lee melancolía en la piedra abandonada, se recita poesía entre la oscuridad de nuestras sombras, sin desprecio, sin labrar más frustraciones en un tiempo yermo que lo apuesta todo a los vivos, mientras los muertos esperan su turno tras el telón de la victoria.

Piras de soledad acompañada, en el incendio se vislumbra el sentimiento primigenio de pertenencia del uno al otro. No lo sabemos pero ya ardemos, consumidos desde el interior, sin verlo, pero sintiendo que estas ruinas andantes, por un segundo, darán sentido a todo.

No perdamos jamás el momento preciso en el que decir todo aquello que apuñala el corazón, todas las cicatrices, todas las heridas que hoy sangran no serán más que ecos (de nuevo) de un pasado que define lo que somos y esculpe a lo que aspiramos ser, mano a mano.

Costin Chioreanu – Remembrance (2012).

 
4 comentarios

Publicado por en 2 octubre, 2019 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Iglesias de Madrid: San Pedro el Viejo

La Iglesia de San Pedro el Viejo es un templo cristiano católico, que se encuentra en la confluencia de la Calle del Nuncio y la Costanilla de San Pedro, cerca de la Calle de Segovia, en el barrio de Palacio de Madrid, muy cerca de La Latina. Es la segunda iglesia más antigua de Madrid, sólo por detrás de San Nicolás de Bari de los Servitas.

Historia.

Aparece citada en el Fuero de Madrid de 1202, en referencia a una antigua edificación existente en la actual Plaza de Puerta Cerrada, y se sabe que, en el Siglo XIV, fue trasladada a un nuevo edificio, en su actual emplazamiento, no muy lejos de la citada plaza. Es muy posible que éste se construyera sobre la antigua mezquita de la aljama de la Morería madrileña. Su fundación puede deberse a Alfonso X de Castilla que cedió un solar junto a las denominadas “fuentes de San Pedro”. Las fuentes aparecen denominadas como sci.petri en el Fuero de 1202. Una de las primeras misiones de la parroquia fue velar por la distribución de sus aguas, que se vertían por los barrancos de la Calle Segovia.

Inicialmente era conocida como san Pedro el Real, pero perdió esta denominación en 1891, cuando dejó de ser parroquia a favor de la Iglesia de la Paloma. Ya en el año 1863 hay propuestas urbanísticas que pretenden acabar con la iglesia. Esta última iglesia pasó a llamarse entonces San Pedro el Real y, para evitar confusiones, popularmente se bautizó al edificio de la Calle del Nuncio como san Pedro el Viejo.

Iglesia de San Pedro el Viejo.

Torre de San Pedro el Viejo desde la Calle del Príncipe de Anglona.

Edificio.

El edificio actual es el resultado de diferentes reformas y añadidos, que conforman una amalgama de construcciones desestructuradas e indefinidas. La torre de 30 metros de altura es el único elemento que mantiene un estilo concreto, el mudéjar, y aun así no aparece en estado puro, pues está rematada con un campanario de traza herreriana. Fue erigida en ladrillo, a mediados del Siglo XIV. Junto a la base de la torre, aparece una sencilla portada (actualmente sellada), que podría datar del Siglo XVI.

En el interior conviven rasgos arquitectónicos del Siglo XV, caso de la cabecera nervada de la nave de la epístola; del Siglo XVI, como la capilla de los Luján (hoy llamada del Perpetuo Socorro); y del Siglo XVII, cuando se levantaron la cabecera principal y las tres naves.

En san Pedro el Viejo se guarda la talla de Jesús el Pobre (llamado así para diferenciarlo de la imagen de Jesús de Medinaceli), obra de Juan de Astorga, de finales del Siglo XVIII, que la Archicofradía de Jesús el Pobre saca en procesión el Jueves Santo. En el interior del templo se encuentra asimismo la capilla del Cristo de las Lluvias, que tiene su origen en la leyenda medieval que relata que sus campanas conseguían desviar las tormentas, salvaguardardando así las cosechas.

Altar Mayor.

Jesús el Pobre.

María Santísima del Dulce Nombre en su Soledad.

Virgen del Perpetuo Socorro.

Capilla.

Leyendas.

Se cuentan algunas leyendas curiosas de hechos insólitos que supuestamente han ocurrido en San Pedro el Viejo:

Exorcismos: Se cuenta que dentro de la parroquia de San Pedro el Real se celebraban exorcismos que llevaba a cabo el calabrés Genaro Andreini, al que el mismísimo Francisco de Quevedo dedicó un romance.

“Venid, viejas, a San Pedro,

venid, que ya está el beato

Andreini con hisopos

preparado a sacar diablos.”

Hombre emparedado: En el Siglo XVI, tras derrumbarse uno de los muros de la sacristía de San Pedro el Real, apareció la momia de un hombre que había sido enterrado de pie. El cuerpo estaba perfectamente conservado con su peto, su espaldar y sus ropas intactas, sólo la cabeza, al no haber sido embalsamada, se encontraba en mal estado. Nunca se supo de quién se trataba.

Campanas: Se dice que las campanas de San Pedro el Viejo han sonado solas en dos ocasiones. La primera de ellas el 13 de Septiembre 1598 para anunciar la muerte de Felipe II, y la segunda el 2 de Mayo de 1808 cuando se produjo el levantamiento popular contras las tropas invasoras francesas de Napoleón.

Fotografías realizadas por La Exuberancia de Hades (Marzo – Julio 2019).

San Nicolás de Bari de los Servitas.

Fuentes: Wikipedia, De Rebus Matritensis, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

De silencio (y otros amantes)

Noche de tragedias sin un amanecer a la vista para calmar a las pesadillas. Ya se desliza entre tus dedos el deseo de cambiar las huellas del pasado sobre la piel, sobre el corazón.

De silencio (y otros amantes) tratan estos requiebros sentimentales, de conversaciones a destiempo y caricias inesperadas que lo cambiaron todo para siempre.

Hablar, compartir la soledad de la tumba en un beso robado a la desesperación de esta agonía que impoluta quiebra nuestra espalda hasta derrumbarnos nos haría recordar, otra vez.

La memoria fallida de unos momentos basados en la aspiración de ser estrellas en un universo de agujeros negros, odiamos lo que somos, sin dejar de aspirar a aquello que no podemos ser.

En la vieja guarida de conejos ya no hay nada más que abandono y magia fallida, esas reminiscencias que espectralmente vuelven una y otra vez para dañarte allí donde más nos duele. Es el frío tan aterrador que nos separa, es ese veneno que nos empuja hasta el fin.

Si el amor es la única pregunta, ¿de dónde viene tanto destrozo? Fragmentos de corazón roto como respuesta al interrogante de qué filo será el que cortará nuestras venas.

Como zafiros sin pulir son estos ojos que claman al cielo una miserable oportunidad entre la ventisca arrolladora de su recuerdo, cada vez más diluido y sangrante.

Queremos que estos ecos dejen de retumbar a destiempo, arrítmicos, perdidos, como un metrónomo hipnótico de pupila y labios sabor ceniza al anochecer. Amor, nos encomendamos al fuego y no hay salida salvo la de acabar derrotado en tus brazos y en la paz de tu piedad.

Es una declaración de intenciones no perder más el tiempo en compañía de la nada que palidece en la esquina de su memoria perfecta, tan a medida de su indiferente mirada.

Querremos querer un día, sin percatarnos de nuevo de haber perdido la cabeza allí donde no la podremos encontrar rebuscando en arcones vacíos y romances sin fuego.

Estos instintos de pasión por sublimar, el decreto implacable que vende nuestra alma al mejor postor y los besos a la mayor gloria de la nada en su trono de dolor y alas rotas.

Y en este surrealismo con tintes de descontrol llega otro amanecer, aunque nosotros en realidad busquemos algo más exquisito y único, eclipsarnos (uno en el otro).

Franz von Stuck – El beso de la Esfinge (1895).

 
4 comentarios

Publicado por en 28 agosto, 2019 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , , ,

Descabezados

Si prendes el fuego debes atener a las consecuencias, un incendio, un catástrofe desde el corazón hasta la piel. El terreno es yermo y está lleno de locuras por el camino, perderse es fácil si pones los labios entre los míos y el infierno.

La inspiración, agotada de gritar y no ser escuchada, es necesario dar un paso más para caer del todo o subir allá donde espera el éxtasis. Son decisiones al fin y al cabo, las que marcan la nada de la corona de laurel sobre tu cabeza.

Si estás aquí no hace falta más, si marchas será necesario todo para cubrir y malvivir, si es que esa posibilidad existe más allá de tu cuerpo y el mío. Sólo un retazo más con el que recordar que en un solo segundo podemos pasar de reyes a desterrados.

No hay coronas ni tronos que reclamar, el ambiente es glacial y la tormenta se aproxima con una navaja de hielo entre los dientes. Es el cielo el que se desploma sobre nosotros y todos los sueños que pudieron ser no son más que recuerdos a los que aferrarse hasta sangrar.

Directos y sinceros, no hay nada lejos de esas certezas, nada, para cuando llegue el momento saber distinguir si alguien más reza por nosotros y así seguir manteniendo la cabeza sobre el corazón y el corazón sobre los hombros. Sí, soñemos.

 
2 comentarios

Publicado por en 31 julio, 2019 en Libros, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , , ,

La hora de la ira

El tedio desdibuja su silueta nocturna, temblorosa cual incertidumbre que se filtra en los huesos. Abstraídos en una niebla extendida de colosal espesura, las melodías que ululan en su densidad son lentas y romas, de un calibre ejecutor sin igual.

Hecatombes y piruetas circenses se mezclan en la hora de la ira, a las diez, con todo el infierno vendido y sin ángeles de la guarda a los que suplicar. Tras la cena, el horror, el pintalabios descorrido por los labios agrietados y sedientos de rabia.

El conflicto llegó de forma fría e indiferente, no se asomó acalorado al abismo por miedo a caer y no volver a encadenar un desastre con otro. Se frota las manos, se desangra en mitad de la certeza, la iluminación y su posterior apagón a la cordura.

La máscara mortuoria de la desdicha se derrite entre llamas y palabras flamígeras, se desencadena el Cerbero al anochecer y con él el peso de los años y sus frustraciones, la perspectiva del tiempo fija el camino de rosas (muertas).

Abiertas están las puertas bajo el cielo carmesí, vestimos de escarlata nuestro conflicto, tan fácil como endulzar la tragedia con el inane sabor de la esperanza. Abrazamos con fuerza el momento, porque bien sabemos que tras la ira, no hay nada.

Etéreos, volátiles como fuego fatuo de pantano, ¿se nos vislumbra? Si eres capaz de ver algo es que estamos avistando el final. Prendemos (en un acto suicida), escapamos, despistamos por la más afilada esquina al destino en la hora convenida, en punto.

Luca Giordano – Batalla de los dioses y los gigantes (Circa 1692).

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 julio, 2019 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: