RSS

Archivo de la etiqueta: Gótico

Ruinas del Convento do Carmo

Ni siquiera la destrucción acaba para siempre con la belleza de la piedra eterna.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Lisboa).

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , ,

Lucifer

Puñados de certezas arrojados a la cara con la promesa exacta de que todo lo que empieza acaba, y en tus manos simplemente está la oportunidad de dar un óptimo fin a lo inevitable.

Esta vez el refugio no llega entre las fauces de la oscuridad. La penumbra ciega y nos arrojamos a los brazos de luz, ardiente y plena, como un Sol de madrugada incendiando la noche.

Allí, donde cada palabra no es medida al extremo ni sometida a un riguroso interrogatorio sobre su significado y la reacción (des)medida ante ella, allí es donde vamos a ocultarnos por fin.

A resguardo del bochorno del corazón y el chaparrón de los párpados que sin dueño, entregan sus desvelos a un destino radiante de infinito blanco con ánimo de eternizarse.

Ocupamos hoy el lugar de Lucifer, destronando a la más bella Aurora jamás contemplada por una obra maestra del desastre que retrata nuestros rostros con el ojo de Bouguereau inflamado en inspiración, y es que académicamente somos demasiado imperfectos.

Las puertas del Infierno quedan ya muy lejos, no escucharemos más las voces del averno o quizá es que finalmente no nos percataremos de que todo empezaba y acababa en nosotros mismos, así pues olvida esta soberbia ahora que no somos nada más que rayo y reflejo.

Es el silencio el que marca el ritmo de los latidos, la paz acompañada por las ganas de no decir nunca adiós se aferra, se enrosca, se niega ante sí misma. Queda mucho por aprender, por eso guardemos un minuto de silencio por la reflexión que ansiamos y nunca llega.

Un amanecer ardiendo, lo único que pedimos, que no quede nada, sobre todo consumir los recuerdos que engalanan de deseo y de ganas de caer una vez más entre llamas como lenguas y fuego como piel. Contemplemos atentos, pues alas blancas ya nos rodean a la vez, ¿serán capaces de unirnos hasta la eternidad?

William Blake – Satán en su gloria original (Circa 1805).

 
6 comentarios

Publicado por en 27 junio, 2018 en Arte, Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Cementerio de reyes vikingos

Las puertas de Hel retumban al abrirse entre un estruendo bombástico, es el reino de la infamia el que se vierte desde el abismo hacia el exterior, trayendo consigo una sensación generalizada de pesadumbre ante el épico final que se avecina.

Por el río de la muerte fluyen ya ecos de recuerdo, el de la gloria incandescente que hace arder la avaricia e inflama las ganas de ser destruido entre un mar salvaje de mentiras y acuerdos rotos como corazones que pierden la virginidad ante la traición más cruda.

Y cuando el reloj de arena expire, los cielos se volverán negros como denso plumaje de cuervo, nada importará, no habrá victoria cuando la derrota máxima se cierna sobre todo y todos. Sólo acuérdate en qué rincón guardaste tu última esperanza porque falta nos hará encomendarnos a ella.

En el Náströnd, los viles, la escoria, se pudrirán sobre su arena maldita mientras los tambores de guerra retumban con su ritmo arcaico en los perlados salones infinitos, allí donde sólo el honor te asegura un nombre o el olvido para siempre entre tantas profecías como certezas.

No queda tiempo, seremos historia de un pasado demente que olvida que no hay presente sin raíces hondas que sustenten el pesado y ambicioso futuro. La primavera parece hoy tan lejana en este invierno triple que soñar se antoja utopía, y la miel que calme las heridas un precioso sueño inalcanzable.

El cementerio de reyes vikingos será el trágico y postrero destino, congelado y absorto en un tiempo que no es el suyo, yace desierto de gloria e inundado en silencio, sólo roto por la lacerante ventisca que trae entre sus latigazos helados una súplica: No nos olvidéis, no nos olvidéis al llegar el último final.

Se desenrosca la serpiente, el lobo aúlla, el suelo tiembla, ya está tronando.

“Festr mun slitna, en freki renna – Las cadenas se romperán, y el lobo correrá libre”.

Völuspá.

Johann Heinrich Füssli – Thor luchando contra la serpiente marina (1788).

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 mayo, 2018 en Arte, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Amor & Odio

Te despiertas cada día con la sensación de que el mundo es un lugar muy opresivo reducido a suburbios de desesperación que empequeñecen sin parar. Un abrazo reventando esperanzas como cristales rotos de espejos que ya sólo reflejarán cientos de formas de romperte el corazón, para no volver a la cordura ni la vista atrás a tu pequeño reino sin trono.

¿Hay amor aquí o es un espejismo para el autoengaño más cruel que nunca se ha visto? Alimentando esperanzas día tras día sobre un terreno yermo y perdido de la moda del momento, el último grito aquí sólo proclama el nombre de la frustración, ese que cala cada esquina con su pérfido veneno.

Los sin corazón caminan como zombis, presas de sus propios pecados, poniéndose al alcance de sus depredadores, y estos no harán más que alimentarse de los despojos esqueléticos que subviven a base de la inercia adicta que roe como una termita, todo rastro de dignidad e inocencia a cambio de una máscara de efímera y feliz anestesia.

Odio, porque es la llave que abre todas las puertas del Infierno y nos envía a sus criaturas entre rescoldos tan implacables como abrasadores. Cuando llegue la hora del exterminio no querrás estar de rodillas rezando a tu patrón del mal, ni al falso santo del barrio. Si el respeto se gana con sangre, mira un poco por encima del hombro y verás quien se baña en él.

Ofrece cristalino descanso y una cura perpetua para acabar esta historia de una vez por todas, y un billete de ida sin retorno, puesto que lejos de esta podredumbre, cualquier erial es un paraíso en el que buscar la manzana prohibida y volver a caer en este limbo sin salida. Hay que darse prisa porque el final del día está aquí.

 
2 comentarios

Publicado por en 2 mayo, 2018 en Música, Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Catedral Nueva de Salamanca

La perfección de las formas, la armonía de las medidas.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Salamanca).

 
2 comentarios

Publicado por en 25 abril, 2018 en Arte, Cultura, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , , , ,

La revancha es el vivero del que nacen todos los desapegos

Y en el momento preciso, la conciencia toma por fin posesión de la realidad, enfocándose con sabio interés en el mar de dudas. Despejar las ecuaciones más siniestras y enrevesadas se convierte entonces en fácil y sano ejercicio para la mente y el corazón.

Es innecesario fingir más, las evasivas se convierten en artillería pesada y fuego implacable, y es que no hay que esperar más de donde no hubo, de donde parecía y en verdad no. Proporcionar la dosis correcta de olvido será el único y necesario acto de misericordia a practicar.

A base de gotas, una tras otra, el tsunami se hizo imparable; a base de ausencias se creó un espacio en donde colocar odio primero, impasibilidad después. Mantengámonos a la espera del momento preciso para ejecutar un acto de fe que acabe con tanta falsa incertidumbre.

Somos gladiadores del tedio por la espera eterna al hecho que nunca llega. Y es que dos mundos distintos no tienen por qué estar destinados a conocerse, sino quizá a destruirse entre ellos entre reproches que ya sólo arrancan muecas de indiferencia.

Esta decadencia haría las delicias de cualquier romántico con ínfulas de poeta embriagado de pesadillas y absenta, con una pluma tan ligera como afilada. Ya veo que Eros acertó, tu costado sangra como Venus profanada a la espera de un nuevo renacer.

Nada que temer, la revancha es el vivero del que nacen todos los desapegos, incluidos los míos. Permite marchar a lo que nunca llegó y deja un trono vacío para otro que quiera arriesgar su tiempo en volátiles deseos y esperanzas discutibles. He ahí la bendición del olvido.

Nathalia Suellen – Earth.

 
Deja un comentario

Publicado por en 4 abril, 2018 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Epitafios

Palabras, son sólo palabras sin respuesta escritas en el éter, como súplicas desesperadas ante un caos viviente que se derrama sobre la piel. Así es cómo la mácula anega cada rincón, cada lugar en el esconderse del vendaval despertado.

Se deshace la conciencia entre lo bueno, lo malo y aquello por hacer y cuyo devenir es simple y condenadamente fracasado. No hay resquicio de valentía al que aferrarse aquí, ni ganas quedan de adivinar que el siguiente paso es una caída a los infiernos.

Puesto que estas heridas son autoinflingidas, no perdamos más tiempo en acabar de una vez por todas. Tan simple como cortar del hilo pendiente y cerrar de par en par cada puerta que esperaba tu regreso, a cal y canto.

En este ambiente trágico que se esperanza con señales difusas y promesas vacías, cabría destacar el influjo que hace el desencanto en esta farsa desafinada. Cuando el corazón se eclipsa en su propia estupidez arruina cualquier bacanal que se precie.

Esta locura de inspiración no tiene nombre, ni ganas de inflamar el ego a alguien lo suficientemente necio como para creerse responsable de unas palabras y un sentir que traspasan más allá de las simples letras.

Epitafios, vuelven a ser sólo eso, resquicios elegantes que definen un momento en lo inevitable, esbozando trazos de un todo borroso con ánimos de eternidad. Así, con sobriedad y elegancia indisimulada, damnatio memoriae al sentir.

Caspar David Friedrich – Cementerio bajo la nieve (1826).

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 marzo, 2018 en Arte, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: