RSS

Archivo de la etiqueta: Psicofonías

El Caso de la Mano Cortada

El Caso de la Mano Cortada es uno de los más interesantes y misteriosos de toda España y en el que se mezclan la presencia de personajes fascinantes y bizarros, crímenes extraños, rituales e incluso fenomenología paranormal. Para poner en antecedentes. cabe decir que la principal protagonista de esta historia fue la Señora Margarita Ruiz de Lihory, Marquesa de Villasante, Baronesa de Alcalahí, Duquesa de Valdeáguilas y Vizcondesa de la Mosquera. Sin duda una mujer con una historia realmente atrayente en todos los sentidos. Hay que resaltar como detalle importante, que según la revista El Caso (Nº 92), la cual trató profusamente el conocido como “Caso de la Mano Cortada”, la señora Ruiz de Lihory no era la auténtica titular de dichos, valga la redundancia, títulos nobiliarios, sino que lo era una hermana mayor suya, María Soledad Ruiz de Lihory y Resino Pardines y de la Bastida, XII Baronesa de Alcalahí y VII Marquesa de Villasante, consorte además de Don Manuel de la Villa y Masip.

Fuese o no la poseedora de dichos títulos, la vida de Margarita Ruiz de Lihory no es menos interesante. Ya para empezar, su fecha de nacimiento es poco clara, 1893 según ella misma, 1892 según su segundo esposo y 1885 según sus propios hijos. A la temprana edad de 17 años contrajo matrimonio con Ricardo Shelly (valenciano de origen irlandés), con el que tuvo cuatro hijos, tres varones y una hija, la enfermiza Margot, la cual sería una de las principales protagonistas en el caso de la mano cortada. Margarita Ruiz de Lihory era una mujer muy inteligente, poseía la carrera de derecho, además de haber estudiar dos años de medicina e idiomas, algo totalmente inusual para una fémina de su época. Además de ello, poseía fuertes convicciones feministas y tras separarse de su marido, decidió vivir diversas aventuras y gracias a varios de sus contactos políticos, logró una credencial de prensa y la corresponsalía en Marruecos para el periódico “La Correspondencia de España”. Allí en el Norte de África ejerció como espía y agente doble, convirtiéndose, según se cuenta, en la amante del líder rifeño Abd-el-Krim. Durante sus estancias en Marruecos, la Marquesa entablaría una gran amistad con uno de sus contactos en la zona, un prometedor militar que más tarde jugaría un importante papel en la historia de España, Francisco Franco. Tras Marruecos, la Marquesa pasó algún tiempo en Estados Unidos ejerciendo como conferenciante feminista y pintora, para luego pasar cinco años en París, antes de volver de nuevo a España, donde años después contraería matrimonio civil por segunda vez, en esta ocasión José María Bassols-Iglesias, el cual dirigió en su día un próspero bufete de abogados en Barcelona.

Margarita Ruiz de Lihory

Margarita Ruiz de Lihory de joven.

La Marquesa fijó su residencia en la Calle Princesa de Madrid, Nº 72, 3º Derecha, aunque no cesó de visitar otras de sus residencias, entre ellas su palacio albaceteño, casa conocida como La Bastida y que ocupaba parte de una manzana entre la calle Mayor y la del Tinte. Los macabros hechos acontecidos en su domicilio madrileño están relacionados a las personas que habitaron durante un tiempo la casa albaceteña, que fueron presentados por la propia marquesa como médicos daneses y que, según diversos investigadores, “eran con toda probabilidad nazis refugiados en nuestro país”. Doña Margarita además profesaba un amor desmedido por los animales, manteniendo en dicho domicilio de la Calle Princesa a 17 perros, 3 gatos, 10 ó 12 canarios y 2 tórtolas.

La tarde-noche del Sábado 30 de Enero de 1954 saltó el escándalo. Un joven llamado Luis Shelly se presentó en el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, donde interpuso una denuncia contra su propia madre, la  Marquesa Margarita Shelly Ruiz de Lihory. Su relato fue por demás extraño, manifestó que su madre, de 67 años de edad, habría realizado diversas mutilaciones al cuerpo de su hermana, Margot Shelly, refiriéndose en concreto a los siguientes hechos: El pasado día 19 de Enero, a la una menos diez de la tarde, había muerto en el domicilio de su madre, una hija de la denunciada y hermana del declarante, llamada Margarita (Margot) Shelly, de 42 años de edad, posiblemente por leucemia. Margot era “feúcha, pasilarga y distraída”, pero a pesar de ello, era la hija favorita de la Marquesa. Por la noche y hallándose en la casa un reducido grupo de amigos, entre ellos dos médicos, fueran vista sobre la cama donde yacía el cadáver, unas tijeras y unas pinzas de las utilizada por Doña Margarita en la disección de los animales, lo cual causó en todos los presentes, una desagradable impresión, aumentada por las palabras de doña Luisa, criada de la casa, quien dijo a los presentes: “Tengan ustedes cuidado con la señora, no vaya a hacer esta noche algo raro”. Me ha pedido la garrafa grande de alcohol y el paquete grande de algodón. Y ha manifestado que quiere quedarse sola con el cadáver esta noche”. Esa noche y el día siguiente (20 de Enero) transcurrieron con tranquilidad, quedándose en la habitación del cadáver únicamente Doña Margarita y Don José María Bassols-Iglesias. Al siguiente día, 21 de Enero, el féretro permaneció cerrado y la madre no permitió que fuese abierto a pesar de que llegaron algunos familiares y amigos de Albacete e hicieron dicho ruego. A las 11 de la mañana de ese día, el ataúd fue sacado para su conducción al Cementerio de San Isidro. Después, apareció en la sala donde había estado, un cuchillo muy largo y afilado y bajo la cama, una tabla corriente de cortar carne. Don Luis Shelly Ruiz de Lihory terminó declarando manifestando que por todos esos detalles, sospechaba que su madre podía haber realizado sobre el cuerpo de su difunta hermana algún hecho anormal. El denunciante también aseguraba que su madre diseccionaba a sus mascotas que morían, arrancándoles el pellejo, cortándoles la lengua y sacándoles el corazón.

Ante la denuncia del joven, el juez instructor ordenó un registro en casa de la Marquesa. Registro que realizó un grupo de la Brigada Criminal, mandado por el inspector jefe señor Fernández Ruvas e integrado por los inspectores Alcocer, Gallego, Ruiz, Barroso, Ojeda y Arés. Durante cuatro horas (el registro comenzó a las 23:30 del día 30 de Enero y se extendió hasta las 3:30 de la madrugada del día siguiente) los investigadores se dedicaron a buscar algún miembro u órgano humano en el piso del Nº 72 de la Calle Princesa. La casa, ricamente alhajada, poseía abundancia de cuadros en las paredes. Durante las dos primeras horas de registro, los inspectores recorrieron diversas habitaciones sin encontrar nada digno de interés. Solamente cuando llegaron a la alcoba de Doña Margarita y abrieron uno de los armarios, vieron allí una pequeña hacha de carnicero. A partir de ese momento, extremaron su minuciosidad en la búsqueda, que finalmente dio fruto. En el mismo armario, en un rincón, encontraron una vasija de plástico conteniendo un líquido transparente y una mano derecha. La vasija era una especie de lechera, de un litro aproximadamente de capacidad. El líquido, seguramente alcohol, la llenaba completamente, bañando por entero la mano. Esta se encontraba con los dedos hacia arriba y había sido cortada por la muñeca. Había también en el mismo mueble, dos toallas de felpa rosada manchadas de sangre y tres fundas de almohadas con manchas similares.

Mano cortada

La mano cortada de Margot Shelly tal y como fue encontrada en la lechera de plástico.

En un ángulo de la cama también se descubrieron dos pieles de perro (según diversos conocidos de la Marquesa, esta poseía muchas mascotas pero extrañamente, sus perros fallecían casi siempre al poco tiempo de tenerlos). En otro armario de la misma habitación se encontraron: Una palangana con manchas de sangre en el fondo y que contenía además tres trozos de algodón manchados con sangre, diez o doce pares de tijeras de diversos tamaños, pinzas y otros instrumentos quirúrgicos, además de un tensiómetro, un fonendoscopio, una probeta llena de sangre y una garrafa de alcohol de dos litros de capacidad. Dentro de una canasta para la fruta hallaron un sobre y en su interior un moño de pelo largo de color castaño caoba, otro puñado de pelo más corto y dos peinecillos. En el comedor, sobre un trinchero, dentro de una sopera cerrada los inspectores encontraron dos cabezas de perro a las que les habían quitado la piel. En uno de los cuartos de baños el hallazgo fue el de un barreño con vísceras de animales, igualmente sumergidas en alcohol. En el registro también se dio con una lengua y unos ojos humanos. La cosa no terminó ahí, ya que los mismos inspectores practicaron posteriormente otro registro en el hotel en el que Doña Margarita tenía en Ciudad Lineal, al cuidado de una guardesa, y en el que hallaron los cadáveres momificados de dos perros y numerosas pieles de estos mismos animales.

Ante este hallazgo se ordenó la exhumación inmediata del cuerpo de Margot, descubriéndose que todos los miembros amputados pertenecían a la hija de la Marquesa. La misma morbosa pericia que la Marquesa había demostrado con la disección de sus perros, y que sin duda se debía a sus estudios de medicina, había sido empleada para amputar la mano, los ojos y la lengua del cadáver de su hija. Que además había rasurado de vello completamente, siguiendo la costumbre islámica. Durante sus largas permanencias en Marruecos, Doña Margarita había tenido contacto con diversas sectas islámicas de las que quizá, aprendió dichas prácticas, totalmente insólitas para la España de los años 50.

Ya durante el registro, la Marquesa había dado muestras de extrañeza, asegurando que no sabía nada del hallazgo de la mano en el recipiente de plástico: “Esto es una infamia de mi hijo Luis, para vengarse de mí”. A las preguntas del juez, respondió en el mismo sentido. No sabía que la mano estuviera allí, y mucho menos podía admitir que la hubiera cortado ella. Achacaba el acto a su hijo Luis, con el que no se hablaba hacía tiempo, ya que había cometido numerosas estafas utilizando el nombre de ella y habiendo estado más de una vez en la cárcel y hallándose reclamado por la justicia en varios juzgados de Barcelona. Doña Margarita manifestó también que el de la día de la muerte de su hija, por la tarde, salió con el Señor Bassols-Iglesias y recorrió tres cementerios, porque deseaba enterrarla en tierra y no en un nicho. Mas como no pudo encontrar lo que buscaba, al final decidió darle sepultura en un nicho del Cementerio de San Isidro, donde más adelante haría construir un mausoleo. Cuando llegó el turno de declaración del Señor Bassols, sus declaraciones estuvieron totalmente de acuerdo con las de Doña Margarita, sin que nada nuevo añadiera. Tampoco gran cosa dijeron los criados, que no hicieron mención de las frases que en su denuncia atribuía Luis Shelly a Luisa Ballery sobre sus temores de que la señora cometiese alguna barbaridad.

Margarita Ruiz de Lihory Periódico

Periódico de la época con declaraciones de la Marquesa.

Tanto la Marquesa como su pareja, Jose María Bassols, fueron puestos a disposición policial y conducidos al Psiquiátrico Penitenciario de Carabanchel, para ser sometidos a diferentes pruebas psíquicas. Si bien Don José María Bassols tuvo que permanecer algún tiempo encerrado, la Marquesa recuperó la libertad casi inmediatamente. Quizá alguien importante estaba en deuda con ella tras los servicios prestados en Marruecos durante varios años. A pesar de todo ello, la “Mata Hari” española murió en la ruina, malvendiendo poco a poco sus propiedades, para  poder comer, y para terminar con sus huesos en la parte más antigua del Cementerio Virgen de los Llanos de Albacete. Justo al fondo del cementerio a mano derecha, exactamente en las Galerías de San José, tercer patio, fila 147, segundo nicho desde arriba. Muriendo en la más absoluta miseria, Margarita Ruiz de Lihory fue enterrada en un nicho que durante veinte años permaneció sin lápida ni referencia alguna. Actualmente una austera lápida de “Mármoles Beneyto” presenta el siguiente epitafio:

Excelentísima Señora.

Dª Margarita Ruiz-De Lihory y Resino.

Marquesa de Villasante-Baronesa de Alcahalí.

Murió el 15 de Mayo de 1968.

Descanse en Paz.

La sentencia condenatoria de Margarita Ruiz de Lihory rezaba textualmente (ABC, 16 Mayo de 1964): “Por conformidad del fiscal y la defensa, ratificada por los procesados, se declaró probado que la fallecida, una hija de la procesada, ésta, horas antes de efectuarse el entierro, y en unión del otro procesado (José María Bassols), mutilaron el cadáver separando del mismo la mano derecha, extirpándole los ojos y cortándole el tercio anterior de la lengua, y guardaron todo ello en diversos recipientes en su propio domicilio, donde también conserva gran número de cabezas y vísceras de perros y pájaros. Tales hechos los realizaron con el fin de conservar aquellos miembros como un recuerdo”. La Audiencia de Madrid condenó a la Marquesa y a José María Bassols como autores de un delito de profanación de cadáveres y otro contra la salud pública, con la agravante de parentesco respecto a la procesada. Pero las penas fueron menores.

Las motivaciones que llevaron a la Marquesa a mutilar el cuerpo de su difunta hija siguen siendo desconocidas. Según ella misma durante el juicio, aseguró en su defensa que su hija “era una santa y quise conservar partes de su cuerpo como reliquias. ¿Acaso los católicos no veneran con respeto la lengua de san Antonio en Padua, el brazo de san Vicente Ferrer en Valencia o el famoso brazo de santa Teresa?”. A pesar de sus declaraciones, nadie la creyó y el misterio persiste a fecha de hoy. Según algunos investigadores, la clave del secreto puede estar en el palacete que la aristócrata poseía en la calle Mayor de la ciudad Albacete. Según su mayordomo, Andrés Gómez Honrubia, allí sucedían cosas muy extrañas. Este confidente afirmó que el palacete era el “cuartel general” de la marquesa, donde estaba el “cuarto del moro”, un sótano al cual se descendía a través de una trampilla de hierro que sólo podía levantarse entre dos personas. En él permanecía muchas horas; no sé exactamente lo que hacía allí, pero sí sé que con frecuencia subía con una palidez cadavérica”, contó al periódico Levante en Febrero de 1954. La marquesa criaba en sus domicilios de Madrid, Valencia, Barcelona y Albacete a unos 80 perros, 20 gatos y otros animales. Una de las perras llevaba un collar de oro. Otra tuvo un parto sobre una cama de matrimonio. Pese a estas excentricidades, la aristócrata mantenía a la mayoría de los animales en pésimas condiciones higiénicas y alimentarías. Muchos estaban enfermos y esqueléticos. A veces el hambre era tal que se comían los cadáveres de sus semejantes. Cuando alguno de los animales moría, Margarita Ruiz de Lihory tenía la morbosa costumbre de fotografiarse junto al cadáver, después los disecaba o experimentaba con ellos.

Margarita Ruiz de Lihory Mascotas

Margarita Ruiz de Lihory con algunas de sus mascotas.

El misterio en relación al Caso de la Mano Cortada sin embargo no termina aquí, tornándose tremendamente rocambolesco. El presidente de la Sociedad Castellano-Manchega de Parapsicología, insiste en el misterioso papel que habrían jugado esa pareja de científicos mencionados con anterioridad en el caso de la mano cortada: “De hecho, estos siniestros personajes, a los que se veía con frecuencia en el desaparecido bar El Nido de nuestra capital, desaparecieron del país nada más ocurrir los hechos”. Posteriormente, estos mismos individuos fueron considerados extraterrestres, circunstancia que dio mayor repercusión al caso a nivel internacional, incluso la CIA llegó a enviar a Albacete un agente para que arrojase luz sobre los hechos. La idea de que éstos fueran alienígenas (procedentes de un hipotético planeta llamado Ummo) es rocambolesca y cobró cuerpo a raíz de la publicación de unas cartas (la primera fechada el 6 de Agosto de 1971) cuya supuesta autoría correspondía al profesor Jesús Jordán Peña, vinculado a un grupo esotérico que se reunía en La Ballena Alegre de Madrid. En una de las cartas fechadas en 1971, se decía que Margot Shelly realmente fue infectada por un virus que había escapado al control de los supuestos ummitas, infectando de forma accidental a la hija de la Marquesa. En cualquier caso, este nuevo giro en los hechos fue la cortina de humo perfecta para evitar ahondar en la auténtica naturaleza de estos personajes, presuntamente vinculados al III Reich, y que habrían estado viviendo de incógnito en Albacete.

Por si esto fuera poco, el famoso palacete de la Marquesa en Albacete fue demolido y sobre su solar se edificó la Conserjería de Industria de Castilla-La Mancha. En dicho lugar se dice que suceden algunos fenómenos paranormales y hasta se han grabado unas supuestas psicofonías (Mamá, frío, miedo; yo soy Dios), obtenidas por el investigador José Luis Tajada Herráiz y su equipo, psicofonías que a pesar de su espectacularidad, recuerdan en gran medida a las falsas parafonías del Palacio de Linares obtenidas por Carmen Sánchez de Castro, ya que se percibe golpe de glotis y una muy clara respiración pegada al micrófono de la grabadora, algo que en principio, parece mucho más terrenal que paranormal. De todas formas, desde La Exuberancia de Hades y al no tener pruebas definitivas para aclarar las dudas de un modo u otro al respecto, se respeta la opinión de los investigadores que aseguran que dichas inclusiones parafónicas se obtuvieron de forma seria y rigurosa.

Escudo Casa Labastida

Escudo que presidía el palacete de la Marquesa en Albacete.

Programa de Íñigo en Directo en donde se cuentan los detalles sobre el Caso de la Mano Cortada y se emiten las psicofonías obtenidas por José Luis Tajada y su grupo de investigación en el antiguo palacete de la Marquesa.

Revista El Caso, el misterio de la mano cortada

Famosa portada del Nº 92 de la revista El Caso, el cual trataba de forma pormenorizada los hechos relativos al Caso de la Mano Cortada.

Nota: Ummo sería el nombre de un exoplaneta del que hipotéticamente procedería la “civilización ummita” que habría contactado con diversas personas de la Tierra. La información llegó en forma de documentos y cartas (también llamadas telefónicas en las que el supuesto interlocutor alienígena tenía una voz extraordinariamente gangosa) enviados a grupos de personas creyentes en el fenómeno OVNI y gozó de cierta popularidad en España y Francia en los años 60 y 70. Germán de Argumosa y Valdés, introductor de la parapsicología en España, fue uno de los receptores de dichas y misteriosas cartas, pero tal y como dijo en el desaparecido programa Turno de Noche de Juan Antonio Cebrián, nunca creyó en la veracidad del Caso UMMO y tampoco en la de las mencionadas cartas, calificando sus textos como un “prestidigitado paranoide” y un “sinsentido”. Son muy famosas las fotografías realizadas el 1 de Junio de 1967 en San José de Valderas (Madrid) de supuestos OVNIS que tenían grabado en su fuselaje un símbolo extraño. Aunque a fecha de hoy el caso es considerado como fraudulento, algunos investigadores como Juan José Benítez, aseguran que es posible que algo de cierto exista en torno a este extraño Caso UMMO.

OVNI UMMO San José de Valderas

Famosa fotografía del OVNI de UMMO obtenida el 1 de Junio de 1976 en San José de Valderas (Madrid).

Fuentes: El Caso, El Archivo del Crimen (Manuel Carballal), La Tribuna de Albacete, Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,

Palacio de Linares: Misterio, leyenda, realidad

Historia.

El Palacio de Linares de Madrid, también conocido en la actualidad como Casa de América, está situado entre el Paseo de Recoletos y la Calle de Alcalá, abriendo su fachada principal a la Plaza de Cibeles, en los terrenos de los antiguos Molinos de Plata y del Pósito Real de Madrid, gran almacén de cereal pensado para atender posibles crisis de abastecimiento en la ciudad. El Palacio de Linares es muy conocido debido a las leyendas fantasmales que le rodean y de las que daremos buena cuenta en este artículo, exponiendo alguno de los fenómenos y sucesos más famosos al respecto.

José de Murga y Reolid y Raimunda de Osorio y Ortega, I marqueses de Linares y I vizcondes de Llanteno, compraron el solar, de 3.064 metros cuadrados, en 1872 al Ayuntamiento de Madrid. Se encomendaron las obras al arquitecto municipal Carlos Colubí en 1877, siguiendo fundamentalmente los diseños del arquitecto francés Adolf Ombrecht, responsable asimismo de la construcción de otros fastuosos palacios como el desaparecido Palacio de Portugalete, propiedad de los Duques de Bailén. Algunas partes del palacio de Linares, como la escalera de mármol que da paso al jardín, las caballerizas o la famosa Casa de Muñecas, fueron obra de Manuel Aníbal Álvarez. Los marqueses de Linares se mudaron al edificio en 1884, aunque las obras no terminarían por completo hasta 1900.

Marqueses de Linares

José de Murga y Reolid y Raimunda de Osorio y Ortega, I Marqueses de Linares.

Su arquitectura corrió a cargo de Carlos Colubí, Adolf Ombrecht y Manuel Aníbal Álvarez (este último se encargó de la escalera de mármol del jardín, las cabellerizas y la Casa de Muñecas). Si bien su exterior se caracteriza por la piedra caliza con la que se levantó, en el interior del palacio abundan los tapices, los cristales de Amberes, las lámparas y bronces de París, así como numerosas pinturas de artistas de la talla de Francisco Pradilla, Manuel Domínguez y Alejandro Ferrant, entre otros. La presencia de ricas telas y objetos preciosos se alterna con materiales como el mármol, el bronce, las maderas finas  y el mosaico.

El palacio consta de cuatro pisos (sótano, entresuelo, planta noble, y tercera planta) más un subsótano que se extiende a lo largo y ancho de las caballerizas y del jardín y que consta de galerías cegadas que, al parecer, comunican con edificios cercanos. En la planta del sótano, que abre sus ventanas al ras del suelo de la calle, se encontraban las cocinas, diversas dependencias para el servicio y las oficinas de los empleados del marqués de Linares. En la planta del entresuelo se encuentran la entrada a la escalera principal, el despacho, la biblioteca, el fumoir, la sala de billar, el salón de música Luis XVI, el comedor de diario, el office, el dormitorio, el baño y el boudoir Luis XVI de la marquesa, y el dormitorio del marqués. En la planta noble se pueden encontrar el salón de baile con sus respectivas antesalas, el salón de tapices, el saloncito chino, el comedor de gala, otro office, la capilla, la sacristía, el dormitorio, el baño y el boudoir Luis XV de la marquesa y el salón de retratos. La tercera planta alberga las galerías pompeyanas, los invernaderos, un comedor, diversas habitaciones de recibo, el coro de la capilla, y el dormitorio, el baño y el boudoir para invitados.

El edificio se caracteriza por su bella fábrica y la calidad de sus materiales, como puede apreciarse en la soberbia escalera principal, que une el entresuelo con la planta noble, realizada en bloques de mármol de Carrara, o las galerías del segundo piso, pintadas al óleo con motivos pompeyanos. La decoración se inspira en diversos estilos, pasando de los lujosos Luis XV y Luis XVI al pomposo Rococó o al sobrio Luis Felipe. Todas las salas están decoradas con exquisito gusto: Tapices de la Fábrica de Gobelinos, techos decorados con abundantes dorados y pinturas mitológicas, suelos de maderas exóticas, lámparas francesas, alfombras de la Real Fábrica de Tapices, sedas de China para el salón oriental, diversos panneaux decorados con ricas telas bordadas, etc. El Palacio incluye obras de Alejandro Ferrant, Francisco Pradilla, Manuel Domínguez, Jerónimo Suñol (elementos decorativos del exterior como ángeles, jarrones y escudos nobiliarios), Casto Plasencia, Francisco Amérigo y Valeriano Domínguez Bécquer.

Tras la muerte de los marqueses de Linares, el Palacio fue heredado por Raimunda Avecilla y Aguado, Condesa de Villapadierna, ahijada de los marqueses e hija de su administrador, Federico Avecilla Delgado. Con el paso de los años y tras sufrir los estragos de la Guerra Civil Española, el Palacio estuvo a punto de ser derruido. Sin embargo, fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1976, lo cual le salvó de una desaparición segura. A pesar de los cambios de propietario, entre los que se incluyen la compañía marítima Trasmediterránea, la Confederación Española de Cajas de Ahorro, el Ayuntamiento de Madrid y el industrial Emiliano Revilla, permaneció sin uso y clausurado “con cien llaves” durante casi un siglo, lo que garantizó que su decoración y mobiliario llegasen casi intactos hasta el día de hoy. Los polvorientos salones del palacio fueron empleados, en 1981 cuando aún permanecía cerrado, para el rodaje de la película “Patrimonio Nacional” de Luis García Berlanga.

En 1992, coincidiendo con los actos del Quinto Centenario de la llegada a América de Cristóbal Colón y de la capitalidad cultural europea de Madrid, el Palacio de Linares se reabrió, tras una rehabilitación llevada a cabo por el arquitecto Carlos Puente Fernández, como Casa de América, un centro destinado al intercambio cultural entre España y América. Con este fin, el centro organiza numerosas exposiciones, debates, presentaciones, conferencias, cursos, etc.

Sepulcro Marqueses de Linares

Sepulcro de los Marqueses de Linares en el Hospital de San José y San Raimundo de Linares (Imagen por http://www.flickr.com/photos/albtotxo/).

¿Leyenda o realidad?.

Una turbia leyenda persigue a José y Raimunda, y al palacio que levantaron en Madrid. Según la rumorología madrileña, el palacio de Linares encerraría los fantasmas de los primeros marqueses de Linares, así como el de una niña, su supuesta hija. Siguiendo esta leyenda, José de Murga y Reolid le habría confesado a su padre, el rico comercial Mateo Murga y Michelena, haberse enamorado de una muchacha humilde, Raimunda Osorio, supuestamente hija de una cigarrera de Lavapiés. Al conocer su padre el nombre de la joven, horrorizado, habría mandado a su hijo a estudiar a Londres, con el fin de hacerle olvidar tal amor de juventud. La razón de su espanto vendría dada por el hecho de que esa muchacha humilde habría sido fruto del amor extramatrimonial del propio Mateo con la madre de ésta, y por tanto, ambos enamorados serían hermanos de padre.

La leyenda continúa situando a Mateo recientemente muerto y a los jóvenes recién casados. En tal situación habría encontrado José una carta de su padre dirigida a él en la que le explicaba las razones de su oposición a tal relación. José y Raimunda, conscientes del pecado incestuoso que habrían cometido, se habrían dirigido al Papa Pío IX, quien finalmente les habría otorgado una bula papal denominada Casti convivere, esto es, vivir juntos pero en castidad. Sin embargo, el amor que se profesaban les habría hecho pasar por alto su relación de medio hermanos y habrían engendrado una hija, a la que habrían asesinado siendo niña para evitar un gran escándalo. Tal hija, Raimundita, habría sido emparedada o ahogada, y enterrada en el propio palacio y, según tal leyenda, hoy en día, seguiría su espíritu paseándose por los grandes salones del viejo palacio cantando canciones infantiles y llamando a sus padres. A pesar de que durante años no se han podido encontrar pruebas históricas que demuestren que los marqueses eran hermanos de padre y que tuvieran ninguna clase de descendencia, el reciente trabajo de la historiadora Carmen Maceiras Rey intenta argumentar todo lo contrario.

Palacio de Linares (1905)

Alrededores del Palacio de Linares en 1905.

Supuesta fenomenología paranormal.

Durante el mes de Mayo de 1990 y durante la rehabilitación del Palacio de Linares, obreros y guardas jurados aseguraron que un supuesto fantasma recorría las distintas dependencias del edificio. Finalmente el 29 de Mayo España se despertó con la noticia “hay fantasmas en el Palacio de Linares”. Fue entonces cuando la mayoría de informativos matinales de radio y posteriormente de televisión, emitieron una serie de supuestas psicofonías de un contenido realmente perturbador: “Mi hija Raimunda, nunca, nunca, oí decir mamá”, “mamá, mamá, yo no tengo mamá” y “fuera, fuera”. Dichas parafonías fueron obtenidas por la presunta doctora Carmen Sánchez de Castro. Como casi todos los amantes del misterio saben, dichas psicofonías resultaron ser falsas, una actriz de doblaje fue la que puso su voz a dichas falsificaciones que no resistieron un primer análisis por parte de grandes investigadores de lo paranormal como Germán de Argumosa, el Padre Pilón y su famoso grupo Hepta o el periodista Antonio José Alés, director del mítico programa de radio Medianoche.

Las falsas parafonías de Carmen Sánchez de Castro no tienen el tono y timbre de las verdaderas inclusiones paranormales, las cuales son realmente inimitables por voz humana. Este lamentable hecho desprestigió en gran medida los resultados positivos obtenidos por investigadores serios en el Palacio de Linares. Entre este grupo de investigadores cabría destacar nuevamente el profesor Germán de Argumosa y Valdés, el cual obtuvo su famosa parafonía “quítame la falda”, que algunos detractores de la misma afirman (erróneamente) que no es más que el jingle “Directamente Encarna”, del desaparecido y homónimo programa de la también desaparecida Encarna Sánchez. Cabe destacar, que la propia Carmen Sánchez de Castro fue detenida por la policía (poco tiempo después del “boom” paranormal del Palacio de Linares) por supuesta falsificación de unos cheques, nunca más se supo de ella a nivel público.

El investigador Santiago Vázquez junto a su hermano Fernando Vázquez, Pedro Esteban y Enrique Muro, fueron unos de los investigadores que obtuvieron permiso por parte del Ayuntamiento de Madrid para pasar una noche (5 de Junio de 1990) en el interior del Palacio de Linares, permiso concedido por Enrique Villoria, concejal de Obras e Infraestructuras. Estos investigadores fueron testigos de varios fenómenos interesantes, como son el fallo de una linterna que tenía las pilas nuevas, escuchar el llanto desgarrador de un niño que retumbó por todo el palacio, tétricos sonidos musicales (similares a un órgano antiguo) que no se sabía muy bien de donde salían, jadeos y llantos de una mujer que parece que procedían del tocador de la Marquesa, sonido de pasos por los pasillos, extrañas corrientes de aire frío (siendo el mes de Junio) y psicofonías. Quizá la parafonía más impactante captada por el grupo de investigación de Santiago Vázquez fue un grito resonante que decía “Raimunda”. En otras de las psicofonías captadas durante esa noche se puede escuchar una voz infantil decir “mamá”, sonidos musicales, lamentos y golpes. Dichas parafonías fueron captadas en diversas estancias del palacio como la capilla, el despacho del Marqués y el tocador de la Marquesa.

La gran sorpresa que deparó la investigación por parte de Santiago Vázquez y su grupo, fue captar en el salón de baile dos figuras humanas (hombre y mujer), en movimiento, como si se dispusieran a bailar. Todo ello al efectuar un barrido de la estancia con la cámara. Además, aparece a la derecha de la imagen, una tercera figura espectral de hombre, vestido con camisa blanca, que irrumpe en la escena. No fue la única inclusión paranormal captada en vídeo, ya que Santiago Vázquez y su grupo también captaron otra aparición, sobre el suelo de marquetería de una de las habitaciones de la segunda planta, de un féretro con una rosa amarilla apoyada en la tapa de éste. Santiago Vázquez y su equipo se dieron cuenta de la captación de dichas figuras 8 años después de grabar las imágenes, en un visionado posterior de la cinta.

Otros investigadores de lo paranormal y ex-trabajadores de la Casa de América (guardias de seguridad entre ellos), han reportado una variedad realmente rica de fenomenología extraña en el edificio: Apariciones de sombras en las ventanas, gritos inexplicables en el interior del palacio, sonido de pasos, golpes de origen desconocido, voces, lamentos, mal funcionamiento de aparatos electrónicos, aparición de extraños orbes en fotografías, etc.

Si bien es cierto que desde la propia Casa de América se rehúye cualquier tipo de comentario acerca de los supuestos fenómenos paranormales que suceden tras sus muros, cabe destacar el uso de dicha “leyenda” durante alguna de las “Noches en Blanco” celebradas en Madrid, en donde se proyectaron figuras fantasmales en las ventanas del palacio y casi todas ellas con velas en las manos.

También es importante decir que a pesar del magnífico trabajo de sus guías, desde La Exuberancia de Hades se ha podido constatar en primera persona varias contradicciones cuanto menos curiosas respecto a la historia “oficial” contada de un guía a otro. Afirmando en uno de los casos que no existían cocinas en el propio palacio, mientras que otro de los guías (tiempo después de la primera visita) afirmaba tajantemente la presencia de dos cocinas en el subsótano de la Casa de América. También se ha asegurado que la leyenda fantasmal del palacio se remonta ni más ni menos que a los tiempos en que vivían los Marqueses de Linares y que surge por meros motivos de envidia, cuando es bien sabido que la fama de casa encantada de la Casa de América aparece de repente en la opinión pública a principios de los años 90 (el Grupo Hepta ya realizó investigaciones en el Palacio de Linares a principios de Junio de 1989) y más en concreto el 29 de Mayo de dicho año, donde los informativos matinales de multitud de radios nacionales (y posteriormente en televisión) se hicieron eco de los extraños que sucesos que parecían ocurrir en el Palacio de Linares. No obstante, puede ser cierto que durante la época en que los marqueses vivían, corriesen rumores en torno a ellos, pero más por su vida privada que por la posibilidad de que el Palacio de Linares estuviese encantado. Finalmente, todo ello nos puede llevar a sospechar que la leyenda alrededor del palacio tiene más visos de realidad que de ficción y que muy seguramente, los distintos fenómenos paranormales comprobados por investigadores serios en el palacio y apoyados por los testimonios de gran cantidad de testigos, se sigan produciendo a fecha de hoy, a pesar de intentar correrse un tupido velo (hasta cierto punto comprensible) al respecto por parte de la propia Casa de América.

Programa de Milenio 3 en donde se exponen nuevas informaciones y testimonios referentes a los fenómenos paranormales que supuestamente se siguen produciendo en el interior de la actual Casa de América:

Ir a descargar

Investigación por parte de Santiago Vázquez, Fernando Vázquez, Enrique Muro y Pedro Esteban en el Palacio de Linares perteneciente al programa Más Allá de la Realidad.

Programa de Cuarto Milenio en donde se habla en buena parte del mismo de los misterios del Palacio de Linares:

http://www.mitele.es/programas-tv/cuarto-milenio/temporada-2/programas-75/

Palacio de Linares (2009).

Fotografías en HDR de la casa de muñecas y de diversos adornos del Palacio de Linares, fachada e interior (2009 – 2014).

Todas las fotografías y retoques por La Exuberancia de Hades.

Nota: Desde La Exuberancia de Hades se recomienda encarecidamente la vista a la Casa de América, ya sea para las visitas guiadas como para el resto de sus exposiciones y actividades culturales.

www.casamerica.es/visitas

Fuentes: Wikipedia, casadeamerica.com, Revista Más Allá (Monográfico Casas Encantadas), Cuarto Milenio, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

Las Caras de Bélmez

Bélmez de la Moraleda (Jaén), municipio andaluz enclavado en el Parque Natural de Sierra Mágina, lugar y epicentro del que está considerado por muchos investigadores como el fenómeno paranormal más importante de la historia. Las denominadas “Caras de Bélmez” llevan desafiando a científicos, investigadores, testigos y demás curiosos desde hace más de 40 años y poseen alrededor suyo una densa aureola de misterio que no deja indiferente a nadie y que a fecha de hoy no ha logrado ser disipada de una vez por todas.

Para su inicio tenemos que remontarnos a 1971, y más concretamente al 23 de Agosto de dicho año. María Gómez Cámara (1919 – 2004), propietaria de una vivienda situada en la Calle Real Nº 5 de Bélmez de la Moraleda, observó mientras cocinaba como en la zona próxima a la chimenea de su casa, una extraña mancha comenzó a adquirir de forma sorprende el aspecto de un rostro humano sobre el suelo de cemento. A medida que pasaban las horas, la mancha se fue consolidando hasta adquirir un aspecto que no dejaba lugar a dudas de que era una cara. María Gómez Cámara avisó a su familia y vecinos de lo ocurrido, los cuales transmitieron con rapidez lo que acaba de suceder al resto del pueblo. En un principio, la cara que surgió sobre el suelo de cemento fue relacionada con la Santa Faz que se guarda en la Catedral de Jaén, debido a su parecido. A pesar de ese hipotético origen benéfico, María y el resto de su familia decidieron que lo mejor era borrar dicho rostro por lo que cinco días más tarde de su aparición fue tapada con yeso por el albañil Sebastián Fuentes León. La sorpresa llegó en Septiembre de 1971, una nueva cara surge en el mismo lugar donde estaba la anterior, con forma inequívoca de varón, ojos y boca abiertos y una especie de trazos más oscuros a modo de bigotes. El nuevo rostro fue bautizado con el nombre de “La Pava”, cuya imagen es ya desde hace unos años todo un icono del mundo del misterio. La Pava no fue destruida esta vez sino que se decidió que lo mejor era conservarla y extraerla del lugar donde emergió y protegerla con un cristal a modo de cuadro. En los días siguientes, nuevos rostros que se añadieron al inicial surgieron en el suelo de la cocina y también el pasillo de la casa. Aparecían y desaparecían, se desplazaban o se transformaban en otros de forma inexplicable, en un continuo movimiento que parece haberse repetido en mayor o menor medida hasta hoy.

La Pava

Teleplastia conocida como “La Pava”.

A partir de entonces, la vorágine comenzó a crecer en torno al caso de las Caras de Bélmez, la noticia se extendió con una gran rapidez por la comarca, haciéndose eco a su vez diversos medios de comunicación (radio, prensa y televisión) e incluso autoridades políticas, eclesiales y científicas de la época. El Ayuntamiento de Bélmez de la Moraleda decidió realizar una serie de excavaciones en la casa de las caras para averiguar y explicar lo que estaba sucediendo, llegándose a citar como explicación a la aparición de dichos rostros el uso de aceites, radiactividad e incluso meras humedades. Al realizar los primeros trabajos, la sorpresa fue mayúscula cuando al levantar el suelo, comenzaron a aparecer una serie de huesos enterrados, dichos huesos resultaron ser restos humanos que se encontraron a una profundidad de unos 3 metros. Estos hallazgos no tomaron por sorpresa a los vecinos del pueblo ya que según informaron, las lluvias torrenciales podrían haber arrastrado los huesos aparecidos de un cementerio que parecía estar ubicado en el suelo de la casa y sus alrededores desde hace siglos. El cementerio pertenecía a una iglesia antigua que durante la Reconquista, había sustituido a una antigua mezquita que estaba ubicada en dicho lugar durante el Siglo X. La iglesia y el cementerio posteriores habían permanecido en pie hasta el Siglo XVIII, cuando se edificaron las actuales viviendas más tarde en el Siglo XIX. Las pruebas del carbono 14 dataron cronológicamente los huesos, afirmando que pertenecían muy seguramente al Siglo XII. Cabe destacar que no se encontró ningún cráneo entre los restos humanos descubiertos.

Fue en ese momento cuando surgieron versiones afirmando que la casa de la familia Pereira y las que le rodeaban pertenecían a un lugar maldito. A mediados del Siglo XIX, vivían en ella María Antonia Martínez y su marido Ramón Sánchez, abuelos maternos del esposo de María Gómez Cámara. Cuentan que su pequeña hija Ramona se asustaba y lloraba con frecuencia. Decía la niña que escuchaba lamentos de quienes ella llamaba “personas invisibles” y que parecían deambular como perdidos, vagando por la vivienda. En las casas colindantes se decía que los objetos cambiaban de sitio misteriosamente, siendo varios los testigos que en su momento tuvieron ocasión de comprobarlo. Hasta tal punto llegó el grado de alarma que consideraron necesario pedir ayuda a una curandera de la Sierra de Cazorla que, al parecer, acabó expulsando a esos espíritus. A todo esto hay que añadir que según el marido de María Gómez Cámara, su abuelo Ramón Sánchez, murió en la cocina de las caras ante la presencia de un fantasma. En sus últimos momentos de vida no cesaba de repetir: “Esto tiene que ser un alma del otro mundo”.

El caso de las Caras de Bélmez trajo una gran atención mediática como hemos comentado con anterioridad, el periódico El Ideal fue el primero de ellos, el cual mantuvo una actitud escéptica ante el caso mientras que el diario Pueblo, defendía claramente la autenticidad del fenómeno. Al tener las Caras de Bélmez una difusión nacional, no tardaron los curiosos y los visitantes en llegar a cientos e incluso miles hasta Bélmez de la Moraleda, llegando incluso a triplicar el número de habitantes del pueblo. Hasta tal punto fue así que el gobernador civil de Jaén, Ruiz de Gordoa y Quintana, tuvo que ocuparse personalmente del evento (llegó a personarse en la casa de María), teniendo que rendir cuentas al ministro de la Gobernación, Tomás Garicano Goñi. Las especulaciones sobre si era un reclamo para atraer el turismo al pueblo no se hicieron esperar. El diario ABC publicaba en sus páginas que las caras de Bélmez se habían convertido en una lucrativa atracción turística (A este respecto cabe decir que María Gómez Cámara jamás cobró a nadie por ver las caras). Para completar su informe, Ruiz de Gordoa pidió a su amigo personal y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Germán de Argumosa, que realizara una investigación sobre el terreno en la casa de las caras.

Caras de Bélmez - El Ideal

Página del diario El Ideal hablando sobre las Caras de Bélmez.

Don Germán de Argumosa y Valdés (1921 – 2007), el siempre añorado y recordado profesor, no sabía aún que gracias a este caso sería cuando él mismo introduciría de forma oficial la Parapsicología en España. Argumosa no estuvo solo en la investigación de las Caras de Bélmez iniciada en Febrero de 1972, ya que el eminente profesor Hans Bender (1907 – 1991), médico y catedrático de Psicología de la Universidad de Friburgo de Brisgovia le acompañó y ambos realizarían una serie de investigaciones científicas en Bélmez, además de la grabación de diversas psicofonías, la mayoría de ellas con contenido inquietante. El propio Hans Bender recibió posteriormente en 1977 el Premio Internacional de la Asociación Suiza de Parapsicología gracias a su investigación en Bélmez, “por los progresos de la Parapsicología en España”. Argumosa grabó multitud de parafonías en la casa de las caras, captando voces de mujer que se autoidentificaban con los nombres de “Sofía” e “Isabel”, este último nombre se repitió varias veces en las grabaciones del viejo Nagra de cinta abierta de Don Germán, el cual fue colocado junto a un rostro afeminado rodeado de pequeñas caras. Además de nombres, las psicofonías tenían un contenido realmente turbador: Voces, gritos desgarradores, llantos, insultos… Todo un compendio del terror que no dejó indiferente al propio Argumosa ni a Hans Bender. Entre las parafonías grabadas, destacaba también la desagradable voz de alguien autodenominado como el “Quico”, una voz cascada y rota que hablaba el dialecto andaluz de principios del siglo pasado, cuajado de arcaísmos. También logró una voz desgarrada de mujer y perfectamente audible que gritaba: “¡Es que yo sigo enterrada!”.

Germán de Argumosa - Bélmez

Caras de Bélmez - Periódico

Diversos recortes de periódico haciéndose eco de las investigaciones de Don Germán de Argumosa en la casa de las Caras de Bélmez.

Algunas de las psicofonías grabadas por Germán de Argumosa y Hans Bender:

“¡Borracho, aquí no acepto borrachos!”.

“Pobre Quico”.

“Quico, ¡Quico!”.

“Va con todos los hombres”.

“Entra mujer, entra, entra mujer, entra”.

“Germán, pica, patio, levanta cemento”.

“El infierno empieza aquí”.

Para obtener resultados definitivos, Germán de Argumosa solicitó que la habitación de las caras fuera sellada durante algún tiempo para comprobar la evolución del fenómeno. Nadie entró en la cocina durante los tres meses que estuvo sometida al experimento. Se encargó levantar acta notarial del procedimiento por el notario de Huelma, Antonio Fernández Luque (1972). Se pudo comprobar entonces que dieciséis caras nuevas habían aparecido durante ese periodo, y así lo dejó constatado. Esta experiencia colmó los límites de la tolerancia del régimen franquista, que a través del Jefe del Movimiento en Segovia, Pablo Núñez Moto, amenazó con una carta al alcalde de Bélmez (Febrero de 1973), instándolo a que acabase con todo aquello, ya que consentirlo era “no ser adepto al régimen de Franco”. También lo llamó a su despacho, y allí le dijo: “Como no acabes con esto, te voy a meter en la cárcel”. A pesar de todo, Manuel Rodríguez Rivas mantuvo la posición que había sostenido hasta ese momento: Las caras no eran un fraude y su cometido en la obligación de mantener el orden en el pueblo era intachable. A estas alturas del tiempo, las visitas para contemplar el extraño suceso se hicieron multitudinarias. Las declaraciones de Germán de Argumosa aportaron además credibilidad a los hechos. Era frecuente ver a famosos de la vida pública como toreros, cantantes y hasta los nietos del dictador entre los curiosos que esperaban para ver las caras. Otros investigadores se fueron añadiendo años más tarde a los estudios como por ejemplo: El doctor Jiménez del Oso, Iker Jiménez y Pedro Amorós entre otros.

A partir de entonces y por una serie de circunstancias, el fenómeno comenzó a entrar en declive. A los seis meses de la aparición de las caras, el periódico El Ideal hacía públicos los resultados de unos análisis demostrando que las caras habían sido pintadas con nitrato y cloruro de plata. Este método, usado en fotografía, es muy eficaz ya que los rostros aparecen al tiempo de haber sido pintados. Más tarde, en los análisis realizados por el CSIC (1991, 1994 y 2002) evidenciaron que en las caras no había ni aceite, vinagre, hollín o sales de plata, no se mostraban restos de dichas sustancias, eso sí, advirtiendo el CSIC que desconocía el método por el que se recogieron las muestras, y que éstas fueron entregadas en un sobre de azúcar de cualquier cafetería, algo que hace dudar de la procedencia de las muestras, las cuales han servido para que muchos investigadores afirmen la falsedad de las caras. Este aspecto fue desmentido por la investigadora del Grupo Hepta, Sol Blanco-Soler, la cual afirmó que se tomaron todas las medidas de seguridad y transparencia en la obtención de las muestras que se entregaron al CSIC y que son pruebas perfectamente válidas, las cuales demuestran la no intervención de compuestos como sales de plata en la formación de las teleplastias.

Muchos investigadores aseguran que se pusieron en marcha una serie de actuaciones conocidas con el nombre de “Operación Tridente”, la cuales iban dirigidas a intentar desprestigiar y silenciar el fenómeno de las Caras de Bélmez, todo ello orquestado por el régimen de Franco que no veía con buenos ojos la enorme atención y el revuelo que estaba ocasionando el supuesto fenómeno paranormal de las caras. Los investigadores que creen en la existencia de la Operación Tridente, aseguran que ésta fue dirigida en tres frentes distintos:

Iglesia: Muchos de los seguidores del fenómeno de las caras de Bélmez están convencidos de que si se hubiera mantenido la primera teoría, la iglesia hubiera adoptado una actitud diferente. Al principio la cara de “la Pava” se comparó con la de la Santa Faz de Jesús, icono muy venerado en la Catedral de Jaén. Si la afluencia de autocares hubiera tenido cariz cristiano, las cosas tal vez se habrían enfocado de forma diferente. El cura del pueblo que por aquel entonces era Antonio Molina, fue el primero en ser instrumentalizado por la institución religiosa. Sufrió fuertes presiones para explicar desde el púlpito que todo lo sucedido no era nada más que una broma entre las gentes del pueblo y de cuyos resultados pretendieron sacar beneficio económico. Tachó de fraudulentas las pruebas realizadas por el profesor Germán de Argumosa, reconociendo años después que nunca tuvo pruebas para afirmar que lo sucedido no fuera realmente un hecho parapsicológico. Terminaría abandonando el pueblo y renunciando a su carrera de sacerdocio. El obispo de Jaén también jugaría un papel decisivo en esta partida.

Estado: Puso al servicio de la investigación a distintos estamentos, llegando a preocuparse por demostrar el fraude, implicando en la operación desde la policía local hasta el titular del Ministerio de Gobernación. Cuando la Brigada de Investigación Criminal no pudo demostrar ningún tipo de fraude, el alcalde de Bélmez fue llamado al Gobierno Civil, siendo amenazado por su titular con ser detenido. Posteriormente requirió su presencia el ministro Tomás Garicano Goñi. Hasta el mismo general Franco, a través de su mujer Carmen Polo, pidieron explicaciones y exigieron actuaciones contundentes para acallar los hechos. Sin embargo, ni las amenazas de las más altas instancias de la dictadura surtieron efecto.

Ciencia: El Ministerio de Gobernación seleccionó a una serie de personas especialistas en distintas disciplinas entre las que figuraban fotógrafos profesionales, pintores que explicaran los posibles trucos de pinceles y óleos, químicos capaces de certificar un fraude de las manchas en el cemento. Fueron convocados todos los técnicos necesarios para desenmascarar un presunto timo a las masas. La comisión publicó que las caras habían sido pintadas empleando hollín y vinagre, teoría que fue descartada más tarde por las investigaciones del CSIC.

Sin embargo, los detractores del fenómeno de las Caras de Bélmez opinan que dicha operación jamás existió y que simplemente el asunto cayó por su propio peso.

Durante los años 90 del Siglo XX y la primera década del Siglo XXI, el fenómeno de las Caras de Bélmez comenzó a reactivarse, principalmente por la labor del periodista Iker Jiménez que puso el caso nuevamente de plena actualidad tanto en revistas (Enigmas), como en televisión y que publicó el libro “Tumbas sin Nombre” junto a Luis Mariano Fernández, en el que exponen novedosas teorías sobre la causa que podría estar detrás de la aparición de dichas caras. Otros investigadores como el Doctor Jiménez del Oso, Pedro Amorós, Francisco Contreras, Miguel Blanco o Lorenzo Fernández, realizaron nuevas investigaciones sobre las teleplastias de Bélmez.

Hipótesis: Claramente hay dos hipótesis opuestas y enfrentadas que intentan explicar el origen de las extrañas caras.

Paranormal: Esta hipótesis es sostenida por todos aquellos investigadores que sostienen que el origen de las caras está relacionado con un antiguo cementerio medieval árabe de los Siglos XII – XIII descubierto en el subsuelo de la casa. Otros investigadores también aseguran que la antigua dueña de la casa, María Gómez Cámara, era una especie de sensitiva o médium, siendo ella misma la que producía las caras de forma inconsciente y mediante un mecanismo psíquico desconocido. Muchos pensaron que las caras desaparecerían al fallecer Doña María pero a pesar de ello y tras su muerte, las teleplastias no solamente no han desaparecido sino que además han surgido algunas nuevas, siendo estas consideradas como las “nuevas caras”, aunque la mayoría de ellas tienen unos trazos mucho más vagos que las originales y están demasiado sujetas a la interpretación de quien las observa (pareidolia). Hay que destacar que las Caras de Bélmez han mutado con el paso del tiempo, muchas aparecieron para luego disolverse y otras han modificado su posición original de una manera aparentemente inexplicable por lo que algunos investigadores de lo paranormal afirman que es como si las teleplastias tuviesen “vida” propia.

En el libro anteriormente mencionado Tumbas sin Nombre de Iker Jiménez, se expone otra teoría muy interesante, relacionándose la aparición de las Caras de Bélmez con la muerte violenta de varios familiares de María Gómez Cámara durante la Guerra Civil y más concretamente durante el asedio del Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza de Andújar (Jaén) entre los años 1936 – 1937. Dichos familiares serían: Miguel Chamorro (Padre – 48 años), Isabel Gómez Cámara (Madre – 45 años – Hermana de María Gómez Cámara), Juana Chamorro Gómez (Hija – 22 años), Ana Chamorro Gómez (Hija – 20 años), Carmen Chamorro Gómez (Hija – 18 años), Remedios Chamorro Gómez (Hija – 15 años), Francisca Chamorro Gómez (Hija – 8 años), Amparo Chamorro Gómez (Hija – 4 años) e Isabel Chamorro Gómez (Hija – 1 año). El Guardia Civil Miguel Chamorro sería aquel que está representado en La Pava según esta teoría. Se realizaron exhaustivas pruebas de establecimiento de matices en correspondencia geométrica con programas informáticos empleados por las dotaciones de la policía científica británica y renderizaciones para efectuar un proceso de transformación entre cada fotografía de estos parientes de María Gómez Cámara y las distintas teleplastias. “Las coincidencias y paralelismos dan un nivel de concordancia de un 68,3% en modo forzado, lo cual indicaría algo más que simple azar o capricho en la formación del conjunto de Bélmez” (Conclusión del informe de comparativa y robotización entre retratos de la familia Chamorro y las Caras de Bélmez).

Según el libro de Iker Jiménez, las condiciones infrahumanas y la falta de alimento azotaban sin piedad los sitiados en el santuario. En tal circunstancia extrema, el 2 de Febrero de 1937, Miguel Chamorro y sus hijas Juana y Carmen murieron envenenados al comer unas raíces a las que confundieron con rábanos, sin darse cuenta que estaban envenenadas (tubérculos de gamones). Algunos investigadores relacionan la mancha negra que surge de la boca de La Pava con la representación de la agonía por envenenamiento de Miguel Chamorro al vomitar sangre tras su intoxicación mortal. El 27 de Abril de 1937, Isabel Gómez, Remedios, Ana y Paquita mueren a consecuencia de un bombardeo por morteros republicanos, solamente Amparo e Isabel (la hija más pequeña) lograron sobrevivir al asedio del santuario, no sin sufrir multitud de heridas y quedar traumatizadas por la terrible experiencia.

Santuario de la Virgen de la Cabeza

Santuario de la Virgen de la Cabeza antes de ser bombardeado.

Santuario de la Virgen de la Cabeza bombardeado

Santuario de la Virgen de la Cabeza tras el bombardeo.

Comparación Miguel Chamorro y La Pava1

Comparación Miguel Chamorro y La Pava2

Comparaciones fotográficas entre Miguel Chamorro y la teleplastia conocida como “La Pava”.

Fraude: La hipótesis del fraude ha estado y está muy presente en torno a las Caras de Bélmez. Ha habido parapsicólogos escépticos que se inclinaban a la hipótesis del fraude como José Luis Jordán Peña, vicepresidente de la Sociedad Española de Parapsicología, el cual habló de diversas posibilidades de fraude como la pigmentación con una sustancia pardonegruzca, una mezcla de hollín y vinagre o la acción agresora de un compuesto químico. Ramos Perera, presidente de la Sociedad Española de Parapsicología, manifestó que por medio de pruebas con infrarrojo en La Pava, la primera de las caras, se percató que había coloración; de lo que podría deducirse que fue pintada. Existe además el análisis químico de un investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CISC). El reporte de J.J. Alonso fue publicado originalmente en Psi Comunicación, la revista de la Sociedad Española de Parapsicología. En dicho informe se aseguraba que la cara conocida como “La Pelona”, correspondía a una suela de zapato de la talla 39. Otros muchos escépticos también difieren de las interpretaciones parapsicológicas. Se ha mencionado el análisis químico realizado por el Instituto de Cerámica y Vidrio (ICV) sobre muestras de dos caras de Bélmez. En su evaluación del caso para un artículo de la Journal of The Society for Psychical Research de julio de 1993, Luis Ruiz Noguez opina que, del análisis ICV hay que destacar la presencia de tres cationes que se usan como pigmentos en la fabricación de pinturas: Zinc, plomo y cromo. Otra posible explicación sería el uso de productos químicos oxidantes, o que sean sensibles a la luz, nitrato de plata que se oscurece con la parte ultravioleta de la luz solar.

En Febrero de 2013, el Ayuntamiento de Bélmez inauguró el “Centro de Interpretación de las Caras”, con un coste de unos 850.000 € y financiado en gran parte con dinero de la Unión Europea (70%), ayuda que generó alguna indignación en su momento, pero luego justificado como un medio promoción turística aprovechando una tradición folklórica local. Dicho museo posee soportes audiovisuales, gráficos, documentación pero nada de las caras auténticas. Éstas se mantienen en su lugar de origen. Por un donativo se siguen mostrando a todos los curiosos crean o no en estos fenómenos del más allá. Entre tanto, el ayuntamiento de Bélmez sigue confiando en que las caras y su museo sirvan de  reclamo para visitar esta zona de Jaén.

Nuevamente nos encontramos ante un supuesto fenómeno paranormal que hace que nos realicemos multitud de preguntas al respecto aunque obteniendo a su vez muy pocas respuestas para descifrar el misterio. La realidad a fecha de hoy es que las Caras de Bélmez de la Moraleda siguen estando presentes en la antigua casa de María Gómez Cámara, mujer paciente que convivió con dichas rostros durante 33 años. Extrañas teleplastias que parecen hablar, contarnos algo y que son parte indispensable e inmortal de la historia de la parapsicología y que guardan, o no, bajo su terrible y macabra expresividad, una historia negra como la más oscura de las noches… Esperando que alguien logre descifrar el misterio de una vez por todas.

Entrada a Casa Caras de Bélmez

Entrada a la casa de las Caras de Bélmez.

Últimos análisis científicos efectuados por el programa de Cuarto Milenio señalan que no existe fraude alguno en el fenómeno de las Caras de Bélmez.

Programa de Milenio 3, especial sobre las Caras de Bélmez.
Ir a descargar

Programa de Espacio en Blanco, especial sobre las Caras de Bélmez.

Parte I.

Ir a descargar

Parte II.

Ir a descargar

Psicofonía obtenida por Pedro Amorós. Hay una versión alternativa que transcribe esta parafonía como “matar a yei” en vez de “matar a él”.

Psicofonía obtenida por Pedro Amorós.

Psicofonía obtenida por Pedro Amorós.

Nota: Las psicofonías anteriores son propiedad de Pedro Amorós y únicamente se exponen aquí con fines informativos y divulgativos. Para más información sobre Pedro Amorós, sus trabajos e investigaciones visitar: www.pedroamoros.com

Fuentes: Wikipedia, culturandalucia.com, Iker Jiménez y Luis Mariano Fernández (Tumbas sin Nombre), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Casas encantadas

Una casa encantada (o casa embrujada) es un edificio o construcción en donde supuestamente ocurren apariciones o fenómenos paranormales. Según la leyenda popular, una casa embrujada puede contener fantasmas, espectros, poltergeist o incluso demonios. A veces estas presencias, tal como informan los testimonios tanto de testigos como de investigadores, siguen frecuentando el mundo físico después de que un acontecimiento trágico ocurriera en la propiedad, como un asesinato, una muerte accidental, o un suicidio (también puede ser objeto de una maldición). Según la parapsicología, en una casa encantada se produce el fenómeno llamado “infestación“.

Las casas encantadas siempre han estado envueltas en un halo de misterio a lo largo de la historia y las primeras noticias que se tienen sobre ellas datan de las civilizaciones más antiguas y principalmente de aquellas que ya tenían respeto por la muerte y habían desarrollado ritos funerarios. Ya Plinio el Joven recogió el famoso caso del filósofo griego Atenodoro, el cual sufría diversos fenómenos de índole paranormal en su vivienda de las afueras de Atenas, principalmente ruidos similares al arrastre de cadenas y fantasmogénesis. Según cuenta Plinio el Joven, el filósofo logró que la entidad paranormal le dijese en dónde reposaban sus restos (en el patio de la casa) y lo que debía de hacer para que descansaran en paz, para de esa forma, dejasen de producirse fenómenos paranormales en la vivienda, cosa que finalmente sucedió.

Hemos de destacar que el fenómeno de casa encantada debe diferenciarse del de poltergeist porque aunque los hechos que se producen en ambos casos son similares, el origen no parece ser el mismo, existiendo bastante confusión a este respecto dentro de la propia parapsicología. A pesar de la multitud de casos, el enigma que encierran las casas supuestamente encantadas, sigue siendo un tema algo marginal dentro de la ciencia ortodoxa, dándose principalmente la explicación de la psique humana o la interacción directa de una o varias personas (fraude), a la hora de dar luz a los fenómenos que ocurren en este tipo de edificaciones.

Mansión Victoriana

¿Qué fenómenos ocurren en una casa supuestamente encantada?: Podemos encontrarnos desde crujidos, golpes (raps), desaparición o cambio de lugar de objetos, apariciones (fantasmogénesis, espectrogénesis), sombras extrañas, clariaudiencia, clariesencia (olores extraños), pirogénesis, aportes, etc. Si bien es cierto que cada casa termina adquiriendo la impronta de aquellos que la habitan, quizá una de las explicaciones a todos estos hechos sería precisamente el de la impregnación (psíquica) de dichas viviendas a medida que pasa el tiempo por los propios inquilinos. A todo esto podría unirse el hecho de que la construcción estuviese edificada con ciertos materiales, ubicada en un lugar determinado o especial (sobre antiguos cementerios, templos, iglesias), todo ello quizá afectaría o influiría en que se produjesen fenómenos inexplicables.

Parece ser que los niños y los animales son más susceptibles a la percepción de fenómenos anómalos, ya que su sensibilidad o su mente sin influencias o condicionamientos sociales, les permite, dentro de esta hipótesis, acceder o captar “otra realidad” que a los demás se nos escapa, a excepción de los sensitivos (en hipótesis), los cuales aparentemente podrían tomar contacto con la impregnación de una casa encantada y realizar así una visualización de escenas del pasado, decodificando la información latente en el lugar, de la misma forma o similar a la de un receptor de televisión. Este último caso sería más vívido en recintos donde se han producido muertes violentas, enriquecidas por importantes descargas emocionales, tanto de amor como de odio.

Casa fantasmal

Diversas hipótesis que intentan explicar el fenómeno de las casas encantadas:

  • Causas naturales: Roedores, carcoma, termitas, aves nocturnas, murciélagos, mal estado en las conducciones de las tuberías, dilataciones y contracciones térmicas, vibraciones originadas por artefactos mecánicos, etc. Todo ello puede justificar en parte algunos fenómenos que ocurren en casas posiblemente encantadas, estas explicaciones deben tenerse siempre en cuenta en cualquier investigación seria y rigurosa en lugares con supuesto encantamiento.

  • Causas patológicas y fraude: Las ganas de fama, notoriedad, dinero, psicopatías, frustraciones, bromas pesadas y exceso de tiempo libre hacen que no puede ser descartada la hipótesis del fraude en algunos casos de casas encantadas en donde han quedado al descubierto diversos engaños producidos por inventiva y mano humana.

  • Hipótesis trascendente: Esta hipótesis justifica muchos de estos fenómenos como producto y resultado de la intervención de entidades del mundo espiritual. Los movimientos de objetos, aportes, ruidos, apariciones y demás fenómenos, serían causa de entes (de bajo astral) o espíritus que intentan llamar nuestra atención. Algunos de estos espíritus se manifestarían porque necesitan algún tipo de ayuda en el más allá y otros porque aún no son conscientes de haber fallecido y permanecen en un limbo entre el mundo físico y el espiritual.

El cine no ha sido ajeno al fenómeno de las casas encantadas y multitud de películas de terror y suspense han relatado de mejor o peor manera historias relacionadas con estos hechos inexplicables. Personalmente pienso que La Casa Encantada (The Haunting – 1963), es una de las mejores del género producidas a lo largo de la historia del cine, una película que además detalla con precisión multitud de hechos presentes en este tipo de fenomenología paranormal. Más recientemente podemos encontrar una muy buena película que también transcurre en parte en una casa encantada, La Mujer de Negro (The Woman in Black – 2012).

Mansión Mujer de Negro

Fotograma de la película La Mujer de Negro (The Woman in Black – 2012).

Respecto a películas más clásicas del género podemos destacar: La Mansión de los Horrores (House on Haunted Hill, 1959), la ya mencionada anteriormente La Casa Encantada (The Haunting, 1963), La Leyenda de la Casa del Infierno (The Legend of Hell House, 1973), Pesadilla Diabólica (Burnt Offerings, 1976)Terror en Amityville (The Amityville Horror, 1979), y Al Final de la Escalera (The Changeling, 1980). Todas ellas son clásicos del cine de terror y suspense y que aún teniendo partes evidentemente fantásticas, describen también diversos hechos reportados por testigos e investigadores en (supuestas) casas encantadas. Terror en Amityville está basada en hechos reales muy célebres en su época y que aún hoy siguen creando controversia entre escépticos de lo paranormal e investigadores y fans de lo desconocido.

Equipamiento recomendado para investigación en posibles lugares encantados: Termómetros, sensores de campos electromagnéticos, cámaras de foto y vídeo, cámaras de visión nocturna e infrarrojos, generadores de ultrasonidos, grabadoras de audio, detectores de movimiento. Cabe destacar que los estudiosos de lo paranormal que se limitan a laboratorio, no suelen aceptar de buen grado la presencia de sensitivos en estos casos, sin embargo, algunos grupos de investigación utilizan personas con supuestas capacidades sensitivas para complementar el análisis físico de un lugar con posible fenomenología paranormal.

Casas encantadas famosas:

  • Rectoría de Borley: La Rectoría de Borley es conocida como la casa más encantada de Inglaterra. Según la leyenda, en el Siglo XII un monje y una monja fueron ajusticiados en su monasterio como castigo a su pasión prohibida. En los terrenos en los que existió el monasterio fue edificada en 1863 la Rectoría de Borley. Hasta el incendio que en 1939 acabó con esta construcción, el lugar fue escenario de múltiples apariciones y numerosos fenómenos poltergeist. En la década de los años veinte del siglo pasado, el parapsicólogo Harry Price se trasladó a la rectoría pero no pudo dar explicación científica a lo que sucedía allí. En 1930 la familia Foyster se mudó a Borley. La mujer de Lionel dijo que estaba siendo atacada por una presencia sobrenatural que llegó a poner en peligro su vida. Los investigadores llegaron a la conclusión de que fue la propia Marianne Foyster la que provocaba esos fenómenos.

  • Torre de Londres: Está catalogada como el lugar más embrujado sobre la faz de la tierra; tiene más de 900 años de antigüedad y se dice que ahí se encuentra el fantasma de Ana Bolena, quien fue encerrada en ella y posteriormente decapitada por orden de Enrique VIII de Inglaterra.

  • Cementerio de Highgate: En este caso en concreto no nos encontramos ante una casa sino a todo un recinto. El Cementerio de Highgate es todo un ejemplo de la arquitectura victoriana, se comienza a construir en la colina de Highgate en 1839. El cementerio alberga unas 168.000 personas enterradas en unas 52.000 tumbas. Está dividido en secciones. La sección oeste es la más antigua y la este la más moderna, ambas se comunican por el camino de Swain’s Lane. El cementerio de Highgate está repleto de mausoleos y esculturas, con el tiempo árboles y vegetación lo han ido invadiendo todo, cubriendo el cementerio de una alfombra de vegetación. El cementerio está abierto al público excepto una parte, la zona del oeste, donde es posible realizar visitas guiadas. Se habla de la presencia de fantasmas en este cementerio en incluso de la de un vampiro aunque en la actualidad se cree que son meras leyendas urbanas.

  • Hampton Court: El castillo de Hampton Court es un castillo situado en el Reino Unido. Es la antigua morada del rey Enrique VIII de Inglaterra y es un castillo muy conocido porque tiene fama de ser uno de los castillos más encantados de Inglaterra y del mundo. Enrique VIII vivió en el castillo de Hampton Court con su tercera esposa, Catalina Howard, quien fue condenada a muerte por adulterio. Narra la leyenda que poco antes de la hora de su muerte, Catalina fue a implorar clemencia a su ilustre esposo, detrás de la puerta de la capilla real donde él rezaba. Gritaba, golpeaba e imploraba su nombre, pero él no la oyó (o no quiso oírla). Se dice que muchas veces se oyen sus llamadas de socorro y sus gritos de dolor, resonando por los pasillos del castillo próximos a la capilla real. Muchos afirman también haber visto su fantasma, su espíritu, vagando por Hampton Court y también el del propio Enrique VIII.

  • Castillo Inveraray: Por sus recovecos se ha visto el fantasma de una joven asesinada y el de un soldado que murió durante un ataque a la fortaleza.

  • Loftus Hall: Ubicada en Irlanda, tiene una larga y fascinante historia de fantasmas. La primera casa en construirse en ese lugar fue el Redmond Hall, edificado en 1350; posteriormente, Loftus Hall fue levantado sobre sus ruinas, en 1870. La leyenda que cae sobre esta propiedad dice que un desconocido llegó en su caballo a mediados del Siglo XVIII y pidió refugio para pasar la noche, la familia que vivía en dicho hogar estuvo de acuerdo. Durante su estancia, la familia decidió jugar a las cartas. Mientras transcurría la partida, Anne Tottenham tiró una carta y cuando ésta se inclinó para recogerla, vio que el desconocido tenía pies deformes, como de cabra. Acto seguido, éste desapareció saltando por los aires, dejando un agujero en el techo que se dice que existe todavía. A partir de ese suceso la construcción registró una gran actividad paranormal.

  • Palazzo Ca’ Dario: Cuenta la leyenda del palacio veneciano Ca’ Dario que la mayor parte de sus propietarios murieron en extrañas circunstancias y en la ruina más absoluta. La maldición de este edificio, cuyo nombre procede del senador italiano Giovanni Dario, se remonta a finales del Siglo XV, cuando el arquitecto Pietro Lombardo construyó este palacio en los terrenos de un antiguo cementerio de los Templarios.

  • Casa de Amityville: A finales de la década de los setenta, la película Terror en Amityville dio a conocer una de las casas encantadas más populares de la historia. El film de Stuart Rosenberg ilustraba las peripecias del matrimonio formado por George y Kathy Lutz, una pareja que en diciembre de 1974 se mudó a un enorme caserón de la localidad neoyorquina de Amityville. La casa había sido testigo de un terrible hecho: el 13 de Noviembre del mismo año, Ronald “Butch” DeFeo mató a tiros a los seis miembros de su familia. El chico tenía 17 años. Poco tiempo después de su llegada, los Lutz comenzaron a experimentar una serie de fenómenos extraños: puertas que se abrían solas, manchas en las paredes y la presencia cada vez más fuerte de una entidad desconocida que se iba apoderando del padre sembraron la inquietud en el seno de la familia, que acabó abandonando la casa. En la actualidad existe una grandísima controversia en torno a la veracidad de los testimonios de los Lutz.

  • Edificio Dakota: La construcción del edificio Dakota de Nueva York se inició en 1880. Situado junto a Central Park, este edificio de apartamentos de lujo es mundialmente conocido por haber sido el escenario del asesinato de John Lennon el 8 de Diciembre de 1980. Pero la leyenda negra del Dakota comenzó mucho antes: los rumores sobre sesiones de magia negra y sucesos extraños aportaron una mayor dosis de verosimilitud a la atmósfera creada por Roman Polanski en La Semilla del Diablo. En Agosto de 1969, el grupo satánico liderado por Charles Manson asesinó a Sharon Tate, hecho que pasó a formar parte, aunque fuera de manera indirecta, de la oscura historia del Dakota.

  • Mansión Winchester: El misterio de la casa Winchester comienza y acaba con fantasmas. En 1881, William Wirt Winchester, fundador de la Winchester Repeating Arms Company falleció, dejando sola a su esposa, Sarah, quien nunca fue la misma desde que su único hijo murió. Poco después de su muerte, Sarah visitó a un médium para contactar a su difunto marido. Al parecer, William Winchester le dijo a su esposa que había una maldición sobre su familia. Le comentó que tenía que viajar al Oeste y construir otra casa.

  • Casa Whaley: La Casa Whaley alega ser la casa más embrujada de Estados Unidos. Se encuentra en San Diego, y alguna vez albergó un Palacio de Justicia; incluso, fue la escena de una muerte por la horca y un suicidio. La casa ha sido un museo desde 1960; desde entonces, los visitantes han informado ver los fantasmas del hombre que fue ahorcado, así como del dueño de la casa, vagando por los pasillos.

  • Sanatorio Waverly Hills: En 1926 el sanatorio de Waverly Hills en Lousville, Kentucky, fue abierto para curar y aislar a los ya contagiados por la plaga de “muerte blanca”, ahora llamada tuberculosis, que se extendía por el condado. Las condiciones de vida en Kentucky empeoraron y la epidemia se extendió sin límites, por lo que más de 63.000 personas perdieron la vida en los años que siguieron. La acumulación de cadáveres obligó a que el sanatorio fuese ocupado para aislar a estas personas, por lo que los contagiados fueron introducidos en un oscuro túnel bajo el sanatorio, donde la cantidad de personas en el interior fue colosal. Se dice que uno de los lugares de más actividad dentro de este hospital abandonado es la famosa habitación 502.

  • Palacio de Linares (Casa de América): Cuenta la leyenda que el fantasma de la pequeña Raimunda, fruto de una relación extramatrimonial del Marqués de Linares y una empleada, vagaba por las habitaciones del palacio llamando a su madre fallecida (que también se materializó como ectoplasma). Sus lamentos y ruegos pidiendo venganza resultaron ser un fraude que, eso sí, hizo creer a media España que las pruebas de la existencia del más allá estaban un poco más cerca. Las famosas psicofonías obtenidas en el Palacio de Linares por Carmen Sánchez de Castro resultaron ser falsas y un burdo fraude pero no así, otras parafonías grabadas por multitud investigadores, como Germán de Argumosa, en dicho edificio.

  • Museo Reina Sofía: El museo fue en el siglo XVIII un hospital con capacidad para 18.000 pacientes, el Hospital General de Atocha. Este antiguo hospital funcionó hasta hace relativamente poco tiempo, exactamente hasta 1965. Después estuvo casi 20 años cerrado, sin actividad alguna, hasta que en 1982 se decidió reconvertirlo en el actual Museo de Arte Moderno. Mientras se llevaban a cabo las obras se encontraron, además de material médico, grilletes, cadenas y restos humanos. Los más llamativos fueron las momias de tres monjas que habían sido fusiladas y enterradas en el interior de la capilla del hospital. Hoy en día estas tres momias siguen enterradas en la mismísima puerta del hospital. Ya entonces empezaron a ocurrir cosas extrañas. Las alarmas saltaban sin motivo aparente, se oían voces y gritos, se abrían y cerraban puertas. Pero fue a partir del año 1992 cuando de verdad se forjó la leyenda, los ascensores se ponían en marcha aun estando desconectados, se veían monjas caminando por los pasillos haciendo sonar sus rosarios. Algunos de los funcionarios que entonces trabajaban en el museo se tomaron a “broma” todos estos sucesos y llegaron incluso a poner nombre al fantasma: Ataulfo. Mas información en el enlace.

  • Cortijo Jurado: Según una leyenda urbana basada en datos reales y en otros aún no comprobados, varios casos de desapariciones de chicas jóvenes estarían relacionados con ritos sexuales satánicos llevados a cabo en el cortijo por personas de la alta sociedad del Siglo XIX, personas que podían escapar de la justicia mediante sobornos. Según la misma leyenda, la mansión tiene unos sótanos ocultos en los que hay máquinas de tortura y que están comunicados con el vecino Cortijo de Colmenares. Otras versiones sostienen que las víctimas están enterradas bajo el cortijo, lo que explicaría los sucesos paranormales allí ocurridos.

Fuentes: Wikipedia, Revista Más Allá (Monográfico Casas Encantadas), taringa.net, listas.20minutos.es, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

La Psicofonía del Infierno

La llamada como Psicofonía del Infierno, es una inclusión supuestamente paranormal de unos diez minutos de duración que fue grabada por el profesor, filósofo, escritor e investigador español Germán de Argumosa y Valdés (Torrelavega, 1921 – Madrid, 2007) sobre Noviembre de 1985. Varios fragmentos de dicha parafonía han sido emitidos a lo largo de los años, incluida la psicofonía completa en el programa La Otra Frontera, perteneciente a la humilde emisora de barrio Radio Fortaleza (La Uva, Madrid), en Noviembre de 1985, primera y única vez que fue radiada, con la presencia en el estudio de radio del propio Germán de Argumosa, el cual fue entrevistado y explicó diferentes pormenores de cómo obtuvo la parafonía, aunque siempre salvaguardando ciertos detalles relacionados con el lugar exacto donde se grabó y sobre los diversos testigos (entre 9 – 12 según varias versiones) presentes durante la sesión psicofónica.

Dicha parafonía fue grabada en la biblioteca de un chalet de dos plantas localizado en una urbanización a las afueras de Madrid, chalet propiedad de unas amigos de Germán de Argumosa, con los que se reunía (junto a más personas de alto nivel social y cultural) con cierta frecuencia para cenar y tener un coloquio sobre diversos temas científicos, religiosos, paranormales, etc. A petición de los propietarios de la casa para realizar una experiencia psicofónica y unido a los testimonios de otras tres personas que extrañamente afirmaron no sentirse bien cuando se encontraban en la biblioteca de dicho chalet, se realizó la experiencia parafónica alrededor de las tres de la madrugada y en total silencio, utilizando una cinta virgen y fijando el tiempo de grabación en unos diez minutos. Una de las asistentes fue la encargada de hacer la introducción, pidiendo la manifestación de las voces psicofónicas en la cinta.

Los fragmentos que han visto la luz nos muestran una coral de sonidos muy estridentes, choques metálicos, campanas, algo similar al estiramiento de cuerdas en potros de tortura, posibles latigazos o golpes con algún tipo de vara y lo que es más sorprendente, se escuchan con relativa claridad lamentos, gritos, quejidos de dolor y voces, algunas de ellas claramente inteligibles y que profieren diversos insultos y amenazas. Según el propio Argumosa, la parafonía en total es impresionante, tan terrible que después de esta primera emisión, decidió no volver a emitirla de forma completa, a excepción de un fragmento de alrededor de cincuenta segundos que Don Germán pensó que era de todo el conjunto de diez minutos, el menos impresionante o impactante para el oyente, advirtiendo siempre sobre la posibilidad de que personas hipersensibles que pudiesen escuchar el total de la parafonía, resultasen dañadas psicológicamente por ella.

Alrededor de esta extraña grabación corre un aura de misterio muy densa, puede que en parte propiciada (sin querer) por el propio Argumosa al querer salvaguardar detalles sobre el lugar donde se efectuó y los testigos (nueve en total) de la sesión psicofónica. Según Don Germán, en dicha parafonía hay diversos contenidos proféticos por medio de desagradables voces, tanto masculinas como femeninas, y referencia directa hacia un diplomático chileno de nombre Juan, al que se le amenaza de muerte directamente y el cual falleció unos tres meses después de esta grabación, debido a un paro cardíaco producido por causas no aclaradas. Hasta la fecha, no se ha podido identificar a dicho diplomático ni obtener más datos sobre su persona.

Se han vertido una gran cantidad de hipótesis sobre esta parafonía y se sigue debatiendo aún sobre su autenticidad. A fecha de hoy y sin lugar a dudas y en primer lugar podemos decir que la parafonía existe, no es un mito, tampoco una leyenda urbana y sí ha sido emitida de forma íntegra y única, como hemos comentado antes, en el programa La Otra Frontera de Radio Fortaleza. En este punto cabe destacar que no solo existe la psicofonía de diez minutos sino que días después de la obtención de esta primera, se grabó en el mismo lugar, una segunda de veinte minutos de duración, sobre la cual han trascendido muy poco (o ningún dato) aunque Argumosa la calificó en su entrevista en La Otra Frontera como “más interesante”.

Muchos investigadores de lo paranormal pero también escépticos, sugieren que la parafonía podría ser producto de un trucaje, teniendo explicación racional los diversos sonidos extraños que se escuchan, asociándolos a la matanza de cerdos y a ruidos propios de una estación de tren, todo ello mezclado y amplificado. En este punto tenemos que destacar las dificultades de realización de este tipo de trucaje en la década de los 80, en donde los medios tecnológicos para hacer algo así eran muy limitados y más al tratarse de grabaciones analógicas y en cinta magnética. Ninguna persona que haya conocido personalmente a Germán de Argumosa o que haya profundizado en su labor divulgativa del misterio, duda de su honestidad y profesionalidad. ¿Fue víctima entonces de algún tipo de broma?, parece complicado pero es una hipótesis más, igual que el resto. ¿Estamos ante un fenómeno paranormal y la psicofonía más importante de la historia?, ¿qué o quién se manifestó y quedó grabado en dicha grabación?, ¿realmente profetizó la muerte de dicho diplomático chileno?, ¿modificó Argumosa el status y nacionalidad de ese supuesto diplomático chileno para preservar su intimidad?. Como vemos, multitud de preguntas pero escasas respuestas. Cabe destacar que la inmensa mayoría de las parafonías son solamente palabras sueltas, ruidos de pocos segundos, por lo que diez minutos hacen de esta grabación algo extraordinario pero a la vez y de forma inevitable, también sospechoso.

Han habido ciertas personas (investigadores, periodistas) que han asegurado tener la psicofonía, siendo esto mentira y divulgando además una serie de datos que solamente han conseguido aumentar la confusión en torno a la historia y contenido real de la grabación. Mucha gente pierde también el tiempo buscando esta parafonía en diversas fuentes como Internet pero no encontrará nada porque solamente los herederos del inmenso legado de Germán de Argumosa la tienen y a fecha de hoy, no se ha hecho pública y no parece que esto vaya a cambiar, al menos en un futuro próximo. Los integrantes de La Otra Frontera evidentemente sí deben de poseer la grabación del programa en donde se emite la parafonía pero tampoco tienen la grabación original, ya que la psicofonía fue emitida íntegramente desde un magnetófono de Argumosa pegado a un micro del estudio por lo que calidad de sonido tampoco será la óptima para analizar. El que ellos no emitan dicha grabación se debe a que se cumple así la voluntad del propio Argumosa de no volver a radiar dicha grabación. En la actualidad, ninguna de las nueve personas que asistieron esa noche a la sesión psicofónica ha salido a la luz para aportar más datos sobre dicha parafonía.

A pesar de todas las hipótesis vertidas, la Psicofonía del Infierno sigue siendo en la actualidad un misterio en muchos aspectos, se puede creer en su autenticidad o no, lo que está claro es que nadie queda indiferente al escuchar los fragmentos que han salido a la luz en estos últimos años. Es posible que dicha grabación hoy se encuentre guardada en algún cajón, un cajón como recipiente de un impresionante Misterio que lleva más de 25 años sin ser resuelto.

Monográfico de Milenio 3 capitaneado por Iker Jiménez en donde se debate sobre multitud de aspectos relacionados con la Psicofonía del Infierno, emitiendo a su vez audios de Germán de Argumosa en el programa La Otra Frontera y fragmentos inéditos e impactantes de la misteriosa grabación.

Parte I.

Ir a descargar

Parte II.

Ir a descargar

Parte III.

Ir a descargar

Antiguo programa de Medianoche de Antonio José Alés en el que se escucha el famoso fragmento de la Psicofonía del Infierno que dice “te mataré” por tres veces (minuto 18:50).

Ir a descargar

Programa de Expediente FDM en donde gracias a Antonio Runa, se describen datos de primera mano sobre la Psicofonía del Infierno, tanto de la grabación de diez minutos como la de veinte.

Ir a descargar

Programa de más de 10 horas de duración de El Sótano Sellado sobre la Psicofonía del Infierno, añadiendo nuevos datos y elaborando multitud de hipótesis novedosas acerca de este caso.

Ir a descargar

Fuentes: Milenio 3, Más Allá de la Realidad, Expediente FDM, elaboración propia.

 
17 comentarios

Publicado por en 4 abril, 2012 en Fenómenos Paranormales

 

Etiquetas: ,

Sinesio Darnell (Homenaje)

El pasado 18 de Julio del 2011, falleció a los 82 años de edad el profesor Don Sinesio Darnell Huerta en el Hospital General de Barcelona, uno de los grandes pioneros y propulsor en España, junto a Don Germán de Argumosa, de la investigación en Transcomunicación Instrumental. Darnell era químico industrial, microbiólogo y diplomado en química oleícola, pero a raíz de leer una serie de artículos que hablaban sobre psicofonías, se decidió a investigar por su cuenta el fenómeno, llegando a ser un pionero del mismo a nivel europeo. Defendió que la hipótesis que señala que los fenómenos de transcomunicación, se deben al contacto que establecemos con otros planos de vida o existencia, en los cuales y al parecer, no es necesario el cuerpo físico.

Darnell participó a lo largo de su vida en multitud de programas de televisión y radio en los que exponía los resultados de sus investigaciones y diversas teorías para explicar las parafonías, el transradio y las psicoimágenes (con las cuales también experimentó en su laboratorio privado aunque en menor medida, a lo largo de su dilatada carrera), siendo a su vez, miembro de diversos congresos nacionales e internacionales de parapsicología. Fue además, ponente de conferencias sobre dichos temas en buena parte del mundo. También publicó artículos y varios libros, entre ellos cabe destacar “Voces sin rostro”, convertido ya en todo un clásico dentro del mundo de lo paranormal. Desde aquí un sincero recuerdo a tan grande investigador.

Más allá… De Décadas de sapiencia en amarillento pergamino marchito, magnéticas respuestas imprecisas a cuestiones insuficientes e infinidad de preguntas a un éter esquivo como una dama que se niega a ser cortejada. Y ahora cuando la tormenta se disipa por última vez, se vislumbra, lejos de aquí, en el final del embarcadero del lago, una solitaria silueta a modo de despedida. Sí, muy distante de nuestro lado y por fin, más allá…

Espacio en Blanco (9-5-1993). Entrevista a Sinesio Darnell por Miguel Blanco.

Ir a descargar

Más Allá de la Realidad. Entrevista a Sinesio Darnell por Santiago Vázquez.

Ir a descargar

 

Etiquetas: , ,

Transcomunicación Instrumental I (Psicofonías)

Historia.

Las psicofonías son sin duda uno de los fenómenos paranormales más conocidos y estudiados a lo largo de la historia reciente. Su importancia respecto a otros sucesos o hechos inexplicables es que las parafonías son demostrables bajo estrictas condiciones de estudio y medición, se graban aunque su origen y causa son aún totalmente desconocidos. Las parafonías, como también se las denomina por algunos investigadores, consisten en voces, ruidos (incluidos de animales) e incluso acordes musicales de origen desconocido que el oído no percibe, pero que en cambio sí pueden ser registradas en grabadoras de sonido, tanto analógicas como digitales. Las psicofonías llevan obteniéndose oficialmente desde 1959, aunque se tiene constancia que algunos años antes, el científico Thomas Alva Edison ya intentó pero sin éxito la invención de un aparato para comunicarse con los muertos y que dos sacerdotes italianos, Ernetti y Gemelli, ya obtuvieron psicofonías en 1952, tema que interesó sobremanera a Pío XII. Como hemos dicho antes, en el año 1959 el cineasta y documentalista sueco Friedrich Jürgensson, se introdujo solo en un bosque en Suecia para sonorizar uno de sus documentales con la grabación del canto de los pinzones. Fue después, al escuchar las cintas que había grabado que se encontró no solo con el canto de los pájaros sino con diversas voces humanas que discutían sobre el trino nocturno de las aves. Jürgenson al principio creyó que había sintonizado sin querer alguna emisión de radio por lo que más tarde repitió el experimento y captando en esta ocasión más voces que se dirigían personalmente a él e identificándose como familiares y amigos ya fallecidos. Jürgenson reconoció en una de las psicofonías la voz de su difunta madre que le llamaba por un cariñoso nombre de la infancia: “Friedel, mi pequeño Friedel, ¿puedes oírme?”.

Entre las conclusiones a las que llegó Jürgenson podemos destacar lo siguiente: “En diferentes condiciones y circunstancias, una cinta virgen, colocada en un grabador corriente y en un ambiente silencioso, registrará voces humanas que pronuncian palabras inteligibles; que el origen de esas voces es aparentemente inexplicable a la luz de la ciencia actual, y que las voces son objetivas, en la medida en que dejan en la cinta huellas iguales a las de las voces normales y quedan registradas como impulsos oscilográficos visibles en grabaciones de videotape”.

Friedrich Jürgenson.

Otro de los grandes precursores a nivel internacional del fenómeno psicófónico fue el doctor letón Konstantin Raudive, el cual desde 1965 hasta 1974 (fecha de su fallecimiento) logró grabar más de 100 000 inclusiones parafónicas bajo estrictas condiciones de laboratorio y con la ayuda de Alex Schneider (Médico), Theodor Rudolph (Ingeniero electrónico) y Hans Bender (Médico y Psicólogo). A finales de los años 60 se publicó en Alemania un trabajo denominado “Lo inaudible se vuelve audible”, en el que resumía gran parte de sus descubrimientos, dicho trabajo fue más tarde traducido al inglés. A las psicofonías se las ha llegado a llamar “Voces de Raudive”, debido a la gran cantidad de resultados que obtuvo este investigador.

En España el pionero de este fenómeno fue el investigador y filósofo Don Germán de Argumosa y Valdés (ya nombrado con anterioridad en este blog), el cual introdujo el conocimiento sobre las psicofonías en nuestro país con su ya legendaria conferencia “Extrañas voces de origen desconocido”, la cual pronunció en el hoy desaparecido Club Yelmo de Madrid, el 10 de Noviembre de 1971. Germán de Argumosa es a su vez el autor de la grabación denominada como “Psicofonía del Infierno”, obtenida en un chalet a las fueras de Madrid en la década de los años 80. Dicha inserción psicofónica resulta espectacular, dado a la gran cantidad de voces (gritos de dolor, rugidos, lamentos, amenazas precognitivas, etc) y sonidos variados (golpes metálicos, rugidos, campanas, cuerdas tensándose, entre otros) que se suceden a lo largo de los diez minutos que dura la grabación. Dicha parafonía sigue siendo en la actualidad objeto de multitud de debates y polémicas, ya que por un lado, más de siete minutos de grabación siguen sin haber visto la luz pública y por otro que supuestamente se profetizó en esta psicofonía la muerte de uno los asistentes a la sesión parafónica realizada chalet, el cual falleció meses después, cosa que afirmó Germán de Argumosa en multitud de entrevistas concedidas por él posteriormente.

Hasta el 18 de Julio del pasado 2011 (fecha de su fallecimiento), el máximo exponente de la transcomunicación instrumental en España era el químico industrial, técnico en microbiología e investigador Sinesio Darnell, el cual dedicó varias décadas de su vida a indagaciones y análisis sobre este fenómeno, habiendo obtenido cientos de psicofonías y docenas de psicoimágenes en su laboratorio privado, siendo un investigador muy estricto y riguroso en sus experimentaciones. Sinesio Darnell fue también el creador de una teoría en la que expone la existencia de un área llamada interfase o zona gris en la que residen las entidades que se comunican con nosotros a través de psicofonía y que son también los culpables de ciertas acciones a nivel físico, tales como las fantasmogénesis, luminografías, etc. Sinesio Darnell fue también el autor de “Voces sin rostro (1979), el primer libro en España en el que se hablaba de psicofonías, siendo un compendio sobre las investigaciones de Darnell en transcomunicación y cuyos análisis y conclusiones son aún mayoritariamente válidos en la actualidad.

Sinesio Darnell.

Método de obtención.

La manera habitual de realizar psicofonías es la de formular una pregunta (cabe destacar que se han obtenido multitud de grabaciones psicofónicas sin pregunta previa), dejando un espacio de aproximadamente 30 segundos entre una y otra para dejar tiempo a que se inserten posibles inclusiones. En cuanto al aparataje se puede utilizar desde un antiguo magnetófono (Nagra), hasta las modernas grabadoras en Minidisc, teléfonos móviles, reproductores de MP3/4, etc. La calidad de las grabaciones suele ser mejor si el aparato posee un micrófono exterior y no interno. El lugar para realizar la experimentación es importante pero más aún que cuando realicemos la prueba haya el menos ruido ambiente posible, para que no confundamos sonidos naturales con posibles parafonías a la hora de escuchar posteriormente lo que hemos grabado. No resulta necesario ir a hacer investigaciones psicofónicas a lugares lúgubres como los cementerios para la obtención de estas voces de origen desconocido, prácticamente cualquier sitio es válido siempre y cuando se den las condiciones necesarias de silencio, muchos experimentadores hacen sus pruebas entre las 2 y las 5 de la mañana. Llama la atención poner énfasis el destacar que en sitios donde han sucedido hechos con fuerte carácter emocional (asesinatos, accidentes, guerras, etc) parecen más propicios a la hora de grabar y obtener buenos resultados.

Para mayor seguridad, se puede introducir el grabador (con el micrófono incluido) en una cámara anecoica (Jaula de Faraday) de esa manera aislándola totalmente de ruidos e interferencias del exterior, habiéndose obtenido resultados extraordinariamente positivos de esta forma. Muchos investigadores aseguran que determinadas fuentes de sonido pueden actuar en beneficio de la aparición de las parafonías, a dichas fuentes se les denomina como portadoras (ruido blanco, notas musicales, generadores de audio, incluso el sonido de una cremallera al abrirse o cerrarse). De esta manera, quién o qué produce las voces sería capaz de modificar y modular la energía transmitida por esas portadoras y crear a partir de ella sonido de voz, articulando palabras sueltas o frases, de ahí en parte la entonación y cadencia tan características que tienen todas las verdaderas psicofonías.

Magnetófono Nagra.

Transradio: Consiste básicamente en la grabación de psicofonías mediante el uso de un receptor de radio, el cual es sintonizado entre dos emisoras para que capte únicamente el sonido de fondo o ruido blanco. Al igual que sucede como en la psicoimagen, se hace imprescindible un aporte energético, que en el caso específico del sistema de transradio será el propio ruido del receptor radiofónico, el cual será recogido por un micrófono y conectado al soporte de grabación. Los experimentadores suelen usar para sus investigaciones en transradio la onda media y la frecuencia modulada por igual, obteniendo resultados positivos en ambos casos. Quizá lo más destacable de este método de transcomunicación sea que podemos interactuar en tiempo real con la causa paranormal que produce estas voces, sin tener que esperar a escuchar detenidamente lo obtenido como en el caso de la grabación convencional de psicofonías. Como dato importante, podemos decir que sorprendentemente se han obtenido psicofonías en radios (de modelos antiguos) carentes de válvulas y por lo tanto y a priori, inservibles. Uno de los investigadores más importantes de transradio es el italiano Marcello Bacci, experimentador que ha logrado mantener conversaciones en tiempo real con las voces paranormales, llegando a hacer demostraciones en público con resultados afirmativos. En la Península Ibérica contamos con dos investigadores de transradio de primer nivel como son la portuguesa Anabela Cardoso y el español Modesto Mendiola.

Las voces.

Una peculiaridad en las voces psicofónicas es la imposibilidad de poder imitarlas por garganta humana ya que no tienen golpe de glotis, hecho probado gracias a programas que nos señalan gráficamente en el espectro cromático del sonograma cómo en las psicofonías no existe dicho golpe de glotis. Esta es una manera que no deja lugar a dudas a la hora de poder diferenciar parafonías reales de falsas como las obtenidas por Carmen Sánchez de Castro en el Palacio de Linares (actual Casa de América) de Madrid (realizadas por una actriz de doblaje). Dichas grabaciones no tenían ni el tono ni el timbre (como decía Don Germán de Argumosa) de las verdaderas voces paranormales, quedando demostrada su falsedad.

En muchas inserciones psicofónicas llama la atención la aparición de un chasquido justo antes de cuando surge la voz paranormal y como muchas otras cosas dentro del fenómeno de transcomunicación instrumental, desconocemos el origen y la razón por la que surge ese chasquido metálico. Estas voces aunque tengan una característica tonalidad robotizada, pueden llegar a expresar diferentes estados de ánimo (alegría, ira, pena), pudiendo en ocasiones distinguirse incluso si se trata de la voz de un hombre, una mujer o de niños. Cabe destacar que las parafonías dan respuestas esquivas y muy poco concretas cuando se las pregunta sobre la existencia de Dios o se las cuestiona sobre circunstancias trascendentales en la vida y creencias de las personas. Recientemente, algunos investigadores han asegurado que las psicofonías son capaces de imitar la voz de personas vivas.

En algunas ocasiones, familiares de individuos fallecidos han llegado a identificar las voces de algunos de sus seres queridos ya muertos en grabaciones psicofónicas que a su vez han sido comparadas mediante programas informáticos con registros de esas personas en vida, dando sorprendentes resultados positivos de similitud de la voz que aparece en la parafonía y la de la persona cuando vivía. Otro punto a señalar es que muchos investigadores de este fenómeno se han percatado que a lo largo de los años de investigación, algunas de las voces se repiten mucho más que otras, a este grupo pertenece a lo que se denomina como “voz acompañante”, la cual aparece y se graba repetidas veces, esté donde esté el investigador. Hay otras voces que podríamos llamar “territoriales”, las cuales parecen ancladas a un sitio y solo se obtienen al grabar allí. La mayoría de los experimentadores señalan como dato importante que las psicofonías mienten en bastantes ocasiones, proporcionando datos falsos, por lo que sus mensajes deben ponerse siempre en cuarentena, siendo muy cautos ante ellos.

Dentro de las parafonías podemos distinguir dos tipos diferenciados:

  • Primer tipo: Voces que con o sin pregunta previa se obtienen, siendo una sola palabra o una frase sin sentido aparente. Da la sensación en este caso y siempre hablando en hipótesis, que son sonidos anclados en el espacio y el tiempo. En este punto en concreto podríamos poner de ejemplo las psicofonías obtenidas por Carlos Bogdanich en el pueblo zaragozano de Belchite (arrasado durante la Guerra Civil) que hacen referencia a la contienda producida en aquellos años, con sonido de aviones u bombas incluidos. A este grupo podríamos añadir las denominadas “voces interrelacionadas”, aquellas que da la sensación que ignoran al experimentador y hablan entre ellas con cierta coherencia, diferenciándose al menos dos voces paranormales distintas.

  • Segundo tipo: Este otro punto es quizá el más interesante dentro del mundo de la TCI porque en él podemos hablar de las psicofonías dialogantes, que son aquellas que responden de forma inteligente y coherente a las preguntas del experimentador, llamándole incluso por su nombre y refiriéndole diversas cuestiones. Germán de Argumosa, Sinesio Darnell, Pedro Amorós y muchos más han obtenido grabaciones de este tipo durante sus investigaciones.

Teorías.

Dentro del mundo de las psicofonías hay multitud de teorías e hipótesis aunque a fecha de hoy ninguna de ellas puede ser probada al 100%.

  • Pareidolia: El ruido natural de una grabación podría ser interpretado como si de voces o palabras se tratase. Puede ser la explicación más plausible de una parte de supuestas psicofonías.

  • Interferencias radioeléctricas: Algunas supuestas psicofonías pueden ser producto de la captación de ondas de radio, incluso en grabadoras introducidas dentro de jaulas de Faraday, ya que estas no proporcionan un blindaje perfecto ante las ondas de radio. Esta teoría queda desmontada en los casos en que las voces paranormales responder coherentemente a las preguntas del investigador.

  • Ventriloquía subliminal-inconsciente: Esta teoría expone que las parafonías serían producto del movimiento involuntario de las cuerdas vocales y la laringe, produciendo sonidos imperceptibles que la grabadora registra. Esta hipótesis ha quedado prácticamente descartada con el paso del tiempo.

  • Extraterrestres: Algunos investigadores creen que las parafonías son producto del contacto humano con entidades extraterrestres. Es una hipótesis que cuenta con escasos seguidores.

  • Voces en el aire: Según esta teoría, al realizar psicofonías lo que grabaríamos en nuestros aparatos serían las ondas sonoras almacenadas en el aire.

  • Mente del investigador: El experimentador emanaría de forma inconsciente una energía que sería captada y registrada por los aparatos de grabación. Se desconoce la manera y el mecanismo en el cual se realizaría esta acción.

  • Otras dimensiones: Según esta teoría, las parafonías serían el resultado del contacto con seres pertenecientes a otras dimensiones o mundos paralelos. Según la “Teoría de las cuerdas”, el espacio cuenta con muchas más dimensiones que las conocidas, en concreto entre 10 y 26 diferentes.

  • Voces de los muertos: Es la denominada como “Teoría Trascendental” y una de las más difundidas y conocidas en nuestros días. Establece que las parafonías serían las voces de personas ya fallecidas y que mediante diversos aparatos de grabación podrían ponerse en contacto con nosotros. Cabe aquí señalar que algunas de dichas psicofonías se identifican como personas muertas tiempo atrás.

Peligros de las psicofonías.

Las parafonías, al igual que la práctica de la ouija, guardan una serie de peligros. El principal de ellos es la obsesión o dependencia por realizar estas prácticas y el abuso de las mismas, hecho que puede llegar a ser verdaderamente peligroso ya que en muchas ocasiones las voces paranormales han respondido de forma agresiva, incluso haciendo precogniciones de muerte sobre el investigador o familiares y amigos suyos. Por lo tanto, si uno es sugestionable o no está suficientemente preparado en el ámbito psicológico, pueden estas prácticas desencadenar en la persona serios trastornos mentales. A diferencia de la ouija, no es frecuente la aparición de fenómenos de efectos físicos con la práctica de las psicofonías. Resulta importante destacar que nunca se debe de escuchar lo grabado en el lugar en donde se ha efectuado la sesión parafónica ya que dependiendo de los resultados obtenidos, uno puede llegar a sugestionarse de forma realmente muy peligrosa y tampoco es recomendable realizar psicofonías estando solo y más aún si es en lugares apartados, 2-3 personas sería lo ideal. Por regla general, JAMÁS deberíamos practicar con las parafonías si no tenemos una intención de investigar de forma seria, rigurosa, concienzuda y segura.

Audios.

Entrevista perteneciente a la fonoteca del misterio de Más Allá de la Realidad y realizada por Santiago Vázquez en Radio Getafe (9-11-2000) al profesor Sinesio Darnell. Se pusieron sobre la mesa multitud de cuestiones relacionadas con el tema de las psicofonías, incluyendo una audición de varias de ellas al final del programa.

Ir a descargar

Sección de misterio que tenía Iker Jiménez en el ya desaparecido programa de la Ser “Si amanece nos vamos”. El tema a tratar en esta ocasión son las voces del más allá, con la audición de multitud de ellas.

Parte I.
Ir a descargar

Parte II.
Ir a descargar

Fuentes: Wikipedia, Cuarto Milenio, Más Allá de la Realidad, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: