Etiqueta: Divagaciones

Devorado por el roble

Late con fuerza la vieja pared de piedra cubierta por musgo húmedo, goteando los dedos por ella como si se estuviera acariciando la entrada al paraíso, o como si nos estuviéramos aferrando a un último resquicio de esperanza. La lluvia ha llegado para quedarse, el otoño ya está asomando por la linde del bosque. Brillante calma, en paz, se expande como la luz de … Leer más Devorado por el roble

Mea Culpa (Nuestra)

Aquí es cuando esta dualidad queda mostrada sin discusión. El lado diestro se mantiene estoico entre el mar de calma, mientras que el siniestro, se hace ver frustrado y aburrido de sí mismo, creyendo que su cabeza está coronada por una tiara de cenizas hechas a base de olvido. Repetición, como modelo a seguir, por no ver que en derredor se derrumba cada pilar, … Leer más Mea Culpa (Nuestra)

Sol negro

La calma entona un Do sostenido en el tiempo, tan intenso que hace el absoluto silencio en derredor. Es como un círculo de protección que aísla del ruido intenso, del rechinar de dientes del pasado y sus terribles recuerdos, cada vez más difuminados. La inspiración ha mantenido demasiado tiempo la pluma en parálisis; entre medias, me perdí por multitud de calles desconocidas hasta entonces, … Leer más Sol negro

Plumas de sangre

Bajo cascadas de sangre, llega a ti un ángel de mármol y mirada muerta, con una ardiente flecha de oro con la que atravesar tu pecho…Un instante fugaz de dolor… Y en tu caída, mira al cielo que deja tras de sí el rastro del amor que ya vuela lejos de tus brazos. Plumas de cisne teñidas de rojo marcan el lugar donde al … Leer más Plumas de sangre

No es truculencia

No es truculencia, simplemente es regodearnos en la muerte del amor inmortal y gozar de la fría sensación de apoyar la cabeza sobre su pétreo sepulcro, al mismo tiempo que el aire se colma del perfume dulzón de una agonía que navega enquistada entre pétalos de rosa que el viento empuja silenciosamente por el cortante aire. Se escuchan en la lejanía gritos de silencio … Leer más No es truculencia

Principios antónimos

Ha caído la noche y el recuerdo sopesa las opciones de fluir como el río violento que trae la decepción a la cuna cargada sobre la Osa Mayor. No se ha dado cuenta del fin pintado en sus labios de terciopelo impermeable, en sus ojos reflejándose ya el perfil animal de sus restos entregados como sustento para los buitres. Los fantasmas han emigrado a … Leer más Principios antónimos

El final del camino (El comienzo de otro)

Ahora soy yo la vida sin vida. Morir bajo el agua me ha dado la perspectiva necesaria tras ignorar erróneamente ese río negro que bajaba tras nosotros. Mi mueca congelada no vio la inundación ni la inmersión infinita bajo su opacidad, y es que en el fondo soy ese orgulloso ciego en el país de la oscuridad que acoge con calor incondicional, ¿quizá ser … Leer más El final del camino (El comienzo de otro)

Sonríe

La primera persona cayó por el horizonte, el cielo teñido de sangre para los amantes es el que pinta la hora para dejar marchar. No ven el momento para sumergirse en sombras y olvidar cada uno de sus momentos, buenos o no, es la indiferencia de la memoria caduca. Desean, como un outro recitado en voz baja, declarar la muerte de sus medias verdades, … Leer más Sonríe

Apoteosis

Me alcé del abismo desde el momento en el que el fantasma dejó de pintar en mis labios palabras que no sentía, sólo para turbarme y empequeñecer mi mundo en una violenta vorágine de destrozos y silencios de seda y satén. Entender que los soñadores están perdidos si lo fían todo al mundo etéreo de sus sueños, tan simple como una inoperante realidad alimentada … Leer más Apoteosis

Sombras

Qué sensación la de los ojos cerrados, rodeado de tus fantasmas y las migajas que dejaron tras de sí tan de todo corazón. Con bola y cadena es esta sentencia, de luto viste el sombrío recuerdo, tu silueta, difuminada, presente. Qué sensación la de los ojos abiertos, a solas y en silencio con mi perspectiva de la realidad, tan retorcida hasta el extremo que … Leer más Sombras

Su corazón… (En bandeja de plata)

Dijo que no abandonaría. Dijeron que era inevitable. Dije que no caería. Así llegamos de madrugada, con su corazón en bandeja de plata y una media sonrisa hierática que determina que el final es el primer, y más importante, paso para el principio. Tal cual, goteando sangre, no como lágrimas, sino como resiliente impotencia contenida a duras penas. En el cementerio de otoño, el … Leer más Su corazón… (En bandeja de plata)

Espectros que deambulan en la noche

Los acólitos que bendicen con su sangre al caos en las ceremonias más ocultas deambulan ya por las ruinas góticas erguidas entre las sombras, convertidas en el testigo último de invocaciones prohibidas y silencios profanadores. Estos espectros que deambulan en la noche son el reflejo en un espejo desgastado que se aferra una vez más a la posibilidad de crear el miedo ante un … Leer más Espectros que deambulan en la noche

A %d blogueros les gusta esto: