RSS

Archivo de la etiqueta: Prerrafaelismo

Sobre pociones de amor y olvido

Aquí no tenemos pociones para corazones rotos;  y es que podríamos pasar la vida buscando los ingredientes, la mezcla perfecta para dejar de caer en tromba hacia el suelo y no la encontraríamos. Conocer esta verdad destroza desde la férrea voluntad marcada por oídos sordos y palabras engoladas de miseria lúgubre y falsa sonrisa.

Ríe aunque vas a morir en la orilla, sin remedio, tienes un objetivo pero tu propósito ni te necesita ni te espera. Entiéndelo porque aunque no haya nada personal en esto, la última estocada que recibirás vendrá con placer en la ejecución y el desenlace, principio y fin para que el olvido acabe agrandándose ante tus ojos.

¿Y ahora qué?, la voluntad y lo inamovible se besan, eso sí que es amor (por la destrucción). Nada más lejos de la propia nada, recolectando limbo, precipicio, caída infinita… Vértigo y soberbia unidos en un baile de cadáveres sin tumba ni reposo en este caos desencadenado por una idea y una fogosidad tan intensa y breve como la llama de una cerilla.

La única certeza llegados a este punto, es rezar a lo prohibido, anhelando lo que tanto y tan firmemente te han negado. Más allá del bosque, donde las ruinas góticas ocultan altares profanados de sangre para los infiernos e ira para los cielos; sí, aquí. Reposa tu enajenación y deja que los espectros olvidados susurren su dulce calvario en tus oídos.

Y serás un ciego hablando para sordos, atesorando tiempo perdido y frustración, ambas alzándose como una plaga bíblica. Un día más sin ver más allá de tu orgullo herido, mientras tu derredor es un erial de corazones rotos; a cada uno de ellos le regalaste un agravio y ahora te van a pagar con (su) dolor y una sonrisa en tu caída.

Al final todo se centra en saber (querer) olvidar a tiempo.

Evelyn de Morgan – La poción de amor (1903).

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 18 octubre, 2017 en Arte, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Prerrafaelismo y Pintura Victoriana

A mitades del Siglo XIX, al inicio del reinado de la reina Victoria, la pintura inglesa está estancada en las convenciones académicas y se encuentra en un callejón sin salida creativo. En reacción, tres jóvenes estudiantes de la Royal Academy, Hunt, Millais y Rossetti, fundan la cofradía prerrafaelita. Ambicionan crear una nueva pintura, refiriéndose ya no al Renacimiento, sino al arte medieval; aquel anterior a Rafael, libre y auténtico, siguiendo, para ello, los preceptos del influyente teórico victoriano, John Ruskin. Sus cuadros son coloridos, conllevan múltiples símbolos y referencias literarias, sensibles a la naturaleza y a las cuestiones sociales.

La cofradía se disuelverápidamente, pero sus ideas siguen nutriendo la vanguardia inglesa, durante cerca de cincuenta años. La segunda generación, dominada por Edward Burne-Jones y William Morris, aplica los principios prerrafaelitas a la decoración, al mobiliario y a la ilustración de libros. Más allá de Inglaterra, en particular el universo de Burne-Jones, tendrá una profunda influencia en la corriente simbolista.

Historia del movimiento prerrafaelita.

Movimiento artístico, exclusivamente británico, el prerrafaelismo nació en Londres, en la sociedad victoriana de finales de los años 1840. Tres jóvenes estudiantes de la Royal Academy, son sus iniciadores. Se llaman William Holman Hunt (1827 – 1910), John Everett Millais (1829 – 1896) y Dante Gabriel Rossetti (1828 – 1882).

En dicha época, la pintura británica se encuentra en un callejón sin salida, presa de las convenciones estrictas, y sometida a los gustos de una clientela con afán de costumbrismo, que conlleve a menudo una moral o un sentimentalismo cursi. Arte vulgar para los tres estudiantes, en rebeldía, que desean “hacer renacer, en la mente de la gente, una buena reflexión”, decía Millais, mediante cuadros que eleven al espectador.

Según ellos, la enseñanza académica, incapaz de liberarse de las normas estéticas procedentes del Renacimiento, es directamente responsable de esta esclerosis creativa. Su grupo se amplia rápidamente, con cuatro nuevos miembros, de perfiles muy distintos: Thomas Woolner (1825 – 1892), escultor y poeta; James Collinson (1825 – 1881), estudiante de la Royal Academy; William Michael Rossetti (1829 – 1919), el hermano de Dante Gabriel y funcionario de hacienda de la época; Frederick Georges Stephens (1828 – 1907), estudiante en pintura, de poco talento, que se orientará posteriormente hacia la escritura y la crítica de arte.

Nacimiento de la cofradía prerrafaelita.

Juntos fundan, en 1848 la Pre-Raphaelite Brotherhood (cofradía prerrafaelita). La elección de este nombre recuerda que el grupo focaliza su crítica en torno a un cuadro de Rafael (1483 – 1520), La Transfiguración (1518 – 1520, museos del Vaticano), del que Hunt decía que “debería ser condenado por su inmenso desprecio de la sencillez de la verdad, la pose pomposa de los apóstoles y la actitud, poco espiritual del Salvador”. Querían volver a una forma de arte, acorde con la que existía antes de Rafael, libre de cualquier amaneramiento académico. El arte medieval, y en particular aquel de los primitivos italianos, es el que designan como modelo de pureza y de libertad.

Más allá de una mera reacción a la enseñanza académica, los orígenes del prerrafaelismo solo se pueden comprender situándolos en el contexto político e intelectual de la época. En 1848, toda Europa está atravesada por movimientos revolucionarios; la ola del Gothic Revival conoce en la Inglaterra del Siglo XIX, una amplitud sin parangón; el crítico de arte y teórico John Ruskin (1819 – 1900) ejerce una influencia preponderante, en la sociedad victoriana. Ruskin preconiza una visión profundamente moral del arte, al que otorga un protagonismo social. Sitúa la práctica artesanal por encima de cualquier reacción a la industrialización floreciente, y propone un concepto poético y místico de la naturaleza, ésta teniendo que ser representada de manera directa y sincera. Cuantas teorías a las que se adhieren Hunt, Millais y Rossetti, sin reservas.

P.R.B. (Pre-Raphaelite Brotherhood).

Dejándose llevar por el entusiasmo de sus veinte años, los jóvenes prerrafaelitas logran superar el carácter confuso y a veces ingenuo, de su programa, así como sus diferencias de temperamento y de estilo. Sus primeras obras, radicadas bajo el sello del prerrafaelismo, desvelan al público la existencia y el espíritu del movimiento cuya influencia va a demostrarse ser inmensa.

A partir de 1849, aparecen en algunas exposiciones londinenses, cuadros que llevan, bajo la firma del autor, el monograma P.R.B. (Pre-Raphaelite Brotherhood), del que no se desvela el significado. Rossetti presenta en primer lugar La infancia de la Virgen durante la Free Exhibition, de Hyde Park Corner, y posteriormente, lo expone de nuevo, en la Royal Academy durante el verano, junto a Isabella de Millais y Rienzi de Hunt.

En cuanto a la técnica, estos cuadros coinciden por la gran vivacidad de los coloridos, un realismo exacerbado que pretende ser una reproducción exacta de la naturaleza y una gran libertad, otorgada a las poses de los personajes. Todo ello acompañado por sabias referencias religiosas, literarias y poéticas. Los tres cuadros mostrados en la Royal Academy encuentran compradores, y la crítica se muestra más bien benevolente.

Alentados por estos comienzos, los miembros de la cofradía publican una revista, The Germ, cuyo objetivo es de “enunciar las ideas de aquellos que apoyan una estricta adhesión a la sencillez de la Naturaleza en el Arte o en la Poesía”. Solo se tiran cuatro números, entre enero y abril de 1850, pero The Germ procura sin embargo a la cofradía una visibilidad pública más importante y fragiliza el secreto, con el que los miembros quieren rodearse. Se desvela, además, el significado de las tres enigmáticas letras, P.R.B., en un artículo del Illustrated London News el 4 de Mayo de 1850.

Del rechazo al reconocimiento.

Posteriormente, la acogida reservada a los prerrafaelitas es hostil. Son el objeto de virulentos ataques, con motivo de las exposiciones de 1850 y de 1851: Se les reprocha su tratamiento trivial de los temas sacros (en particular El Cristo en casa de sus padres de Millais) ) y al final, no se les perdona su rechazo de la idealización. Sin embargo, algunas simpatías se manifiestan. Reciben en particular el apoyo de Ruskin y el refuerzo de nuevos miembros como Charles Allston Collins (1828 – 1873), Arthur Hugues (? – ?) o Walter Deverell (1827 – 1854).

En 1852, empiezan a aparecer en la pintura prerrafaelita, temas contemporáneos de dimensión social, lo que también, corresponde a una de las principales preocupaciones de Ruskin. Pero son los temas literarios que, dicho año, van a proporcionar un verdadero reconocimiento. Nutriendo su inspiración en la obra de Keats, Tennyson o Shakespeare, los prerrafaelitas se enmarcan en una tradición cultural nacional y logran hacer aceptar sus atrevimientos estéticos. Una vez más, es un cuadro de Millais que simboliza la nueva consideración de la que disfruta el grupo. Con su Ofelia, realiza una obra totalmente prerrafaelita (naturalismo meticuloso, colores tornasolados, símbolos complejos, tema literario que rompe con las representaciones clásicas). En cuanto aparece, tanto la crítica como el público ensalzan Ofelia.

La segunda generación.

Pero el éxito llega cuando la unidad de la cofradía se quebranta, cada miembro siguiendo un camino distinto: Woolner se embarca para Australia en 1852, Millais fue elegido en la Royal Academy en 1853, Hunt parte para Tierra Santa en 1854… A partir de noviembre de 1853, D. G. Rossetti escribía a su hermana: “La Mesa Redonda está ahora totalmente disuelta”. Sin embargo, aunque la cofradía desaparezca, los ideales prerrafaelitas empiezan a tener émulos, en todo Reino Unido y traspasan el marco de la pintura.

Esta “segunda generación prerrafaelita” está simbolizada por los trabajos de Edward Burne-Jones (1833 – 1898) y de William Morris (1834 – 1896). Unidos por una misma pasión por la cultura medieval, ambos hombres habían estrechado vínculos de amistad en los bancos del Exeter College de Oxford, a comienzos de la década de 1850. Unos cuantos años más tarde, Morris se orienta hacia una carrera de arquitecto y le presentan a D. G. Rossetti., convertido en el profesor de pintura de Burne-Jones. El trío Realiza varios proyectos decorativos en común (Red House de Bexley, Oxford Union, etc.) que dan un nuevo impulso y una nueva dirección al prerrafaelismo.

Paulatinamente, se abandona la vena medieval; el propio Ruskin estaba inquieto de ver como esta obsesión por la Edad Media, alejaba a los artistas de la naturaleza. Fue hacia el arte italiano, y Boticelli en particular, hacia el que se giran de ahora en adelante Burne-Jones y Rossetti. Por fin, Jane Burden (1839 – 1914) y Elizabeth Siddal (1829 – 1862), quienes se casarán respectivamente con Morris y Rossetti, se convierten en las verdaderas musas del movimiento, proporcionándole una dimensión más sensual.

Posteridad.

Bien arraigado en el paisaje artístico inglés, el prerrafaelismo extiende su influencia hasta finales del Siglo XIX. Lo encontramos en fotografía, con las obras de Julia Margaret Cameron (1815 – 1879) o Roger Fenton (1819 – 1869) y es una de las principales fuentes del arte de la ilustración en Reino Unido. Preside también el desarrollo del Aesthetic Movement, en los años 1870. Y se confunde con algunas corrientes del simbolismo. Gracias a William Morris, jefe de fila del movimiento Arts and Crafts, el prerrafaelismo se encarna de un modo preponderante en las artes decorativas, hasta retumbar en la exaltación de las líneas femeninas y vegetales del Art Nouveau.

Aunque Burne-Jones no forme parte de los miembros fundadores de la cofradía, y que desatienda la dimensión social, militante y realista, deseada por Hunt, Millais y Rossetti, se convierte, a lo largo del tiempo, en la figura más destacada del movimiento. Su obra realizando el vínculo, entre las ambiciones de los orígenes, y todas las evoluciones posteriores. El movimiento se extingue poco a poco, junto con su siglo: D. G. Rossetti muere en 1882, Millais y Morris en 1896, Burne-Jones en 1898. Hasta el final, habrán podido ver sus ideas reutilizadas y adaptadas, por artistas más jóvenes, como el pintor John William Waterhouse (1849 – 1917) y el ilustrador Aubrey Beardsley (1872 – 1898).

Obras selectas.

james-collinson-madre-e-hija-con-el-acantilado-de-culver-y-la-isla-de-wight-a-lo-lejos

James Collinson – Madre e hija con el acantilado de Culver y la Isla de Wight a lo lejos (1849 – 1850).

john-everett-millais-mariana

John Everett Millais – Mariana (1851).

william-holman-hunt-el-pastor-distraido

William Holman Hunt – El pastor distraído (1851).

james-collinson-el-plan-de-emigracion

James Collinson – El plan de emigración (1852).

john-everett-millais-ofelia

John Everett Millais – Ofelia (1852).

arthur-hughes-amor-de-abril

Arthur Hughes – Amor de Abril (Circa 1855).

John William Inchbold – Un estudio, Marzo (1855).

henry-wallis-la-muerte-de-chatterton

Henry Wallis – La muerte de Chatterton (1856).

john-brett-valle-de-aosta

John Brett – Valle de Aosta (1858).

ford-madox-brown-la-chica-irlandesa

Ford Madox Brown – La chica irlandesa (1860).

Dante Gabriel Rossetti – Venus Verticordia (1863 – 1868).

frederick-sandys-morgana-le-fay

Frederick Sandys – Morgana Le Fay (1864).

frederick-william-burton-encuentro-en-las-escaleras-de-la-torre

Frederick William Burton – Encuentro en las escaleras de la torre (1864).

John Everett Millais – Juana de Arco (1865).

simeon-solomon-amor-en-otono

Simeon Solomon – Amor en otoño (1866).

La Ghirlandata

Dante Gabriel Rossetti – La Ghirlandata (1871 – 1874).

Proserpina

Dante Gabriel Rossetti – Proserpina (1874).

emma-sandys-fiammetta

Emma Sandys – Fiammetta (1876).

edward-burne-jones-la-seduccion-de-merlin

Edward Burne-Jones – La seducción de Merlín (1878).

evelyn-de-morgan-noche-y-sueno

Evelyn de Morgan – Noche y sueño (1878).

William Holman Hunt – Amaryllis (1884).

marie-spartali-stillman-mensajero-del-amor

Marie Spartali Stillman – Mensajero del amor (1885).

lawrence-alma-tadema-las-rosas-de-heliogabalo

Lawrence Alma-Tadema  – Las rosas de Heliogábalo (1888).

valentine-cameron-prinsep-ante-la-primera-caricia-del-invierno-el-verano-se-desvanece

Valentine Cameron Prinsep – Ante la primera caricia del invierno, el verano se desvanece (1897).

Lady Godiva

John Maler Collier – Lady Godiva (Circa 1897).

Herbert James Draper - El lamento de Ícaro

Herbert James Draper – El lamento de Ícaro (1898).

Ariadne

John William Waterhouse – Ariadna (1898).

Gruta de las Ninfas de la Tempestad

Edward John Poynter – Gruta de las Ninfas de la Tempestad (1903).

Eleanor Fortescue-Brickdale - El pequeño pie de página

Eleanor Fortescue-Brickdale – El pequeño pie de página (1905).

william-holman-hunt-la-dama-de-shalott

William Holman Hunt – La Dama de Shalott (1905).

edward-robert-hughes-noche-con-su-sequito-de-estrellas

Edward Robert Hughes – Noche con su séquito de estrellas (1912).

frank-cadogan-cowper-vanidad

Frank Cadogan Cowper – Vanidad (Desconocida).

Galerías:

Dante Gabriel Rossetti

Sir Edward John Poynter

John William Waterhouse

John Maler Collier

Fuentes: Museo d’Orsay (Historia de la pintura prerrafaelista), elaboración propia.

 
4 comentarios

Publicado por en 5 abril, 2017 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , ,

Naufragios en la niebla

En la noche, intentamos rescatar naufragios en la niebla por obra y gracia de lo imposible. Con serenidad, prestos a levar anclas entre bosquejos de tinieblas y retratos de amantes colgados de la pared del gran salón. Así, pasando las horas entre antiguos recuerdos que se resisten a caer por su propio peso y por las íntimas ansias de ser olvidados de una vez para siempre.

No importa cuán larga sea la espera cuando tratamos de temas delicados entre sombras nerviosas y llamas de velas sonámbulas y desorientadas en la noche. Sin miedo, sin presión habrá que decir que esta obra roza la locura y que por eso hoy estamos aquí, partiéndonos la cara a besos prófugos y caricias insensatas, hasta extinguir nuestro último aliento.

Es una realidad, que luz y oscuridad convivan en esta casa de los muertos, vieja antigualla, como nosotros, sin más misión que intentar recuperar el tiempo perdido en mitad del caprichoso circo de la condena. Y al mirar por la ventana, alas de cuervo tapan la Luna fría que invita a compartir sábanas congeladas, para así transformar en afilada escarcha el tacto de toda piel prófuga.

No podemos hacer más que permanecer en silencio y resucitar a los muertos para que nos acompañen a la hora de cenar y hacer de nuestra reunión una vorágine paralítica de miradas vacías y labios de hueso polvoriento. Degustar este plato en tan decepcionante compañía no favorece a desencallar nuestra demencia, sino que refuerza los pecados ya cometidos, sonrisas de soslayo así lo confirman.

Respiramos el perfume a olvido, nunca antes tan embriagador y arrebatador como ahora; de abrazos conocidos, amarguras pasajeras. Somos una hipérbole exagerada, un problema imposible con resolución automática si nuestro corazón llega a un acuerdo el uno con el otro. Niebla, oculta nuestro rastro, hemos naufragado el uno en el otro y echado anclas.

Miranda - La Tempestad

John William Waterhouse – Miranda – La Tempestad (1916).

 
2 comentarios

Publicado por en 2 marzo, 2016 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , , ,

Belle Époque Europea

Las últimas décadas del Siglo XIX y las primeras del Siglo XX constituyeron en Europa un período de características culturales muy determinadas que se conoce generalmente con el nombre francés de Belle Époque (Época Bella). Término de difícil traducción, pues no se trataba de una época bella, ni amable, ni elegante o placentera, aunque sí un poco de todo, urbana, un tanto frívola, pero, en especial, elegante a su manera.

Esta designación respondía en parte a una realidad recién descubierta que imponía nuevos valores a las sociedades europeas (expansión del imperialismo, fomento del capitalismo, enorme fe en la ciencia y el progreso como benefactores de la humanidad); también describe una época en que las transformaciones económicas y culturales que generaba la tecnología influían en todas las capas de la población (desde la aristocracia hasta el proletariado), y también este nombre responde en parte a una visión nostálgica que tendía a embellecer el pasado europeo anterior a 1914 como un paraíso perdido tras el salvaje trauma de la Primera Guerra Mundial.

El periodo comienza aproximadamente entre el año 1860 y 1870, una década de importantes acontecimientos, al parecer estrictamente políticos: en el sur, el movimiento “La Joven Italia”, dirigido por Garibaldi (1807 – 1882) inicia con su marcha de las Mil Camisas Rojas el proceso de unificación de Italia con el rey Víctor Manuel II y en Francia tras un memorable reinado de Napoleón III y su trágica derrota en la guerra franco prusiana, en el año 1870, se legaliza la expansión de Reino de Prusia y el nacimiento de la Alemania moderna. El periodo durará hasta la movilización general de la Primera Guerra Mundial (1914 – 1918).

Mientras dura este mundo elegante, un tanto artificial y refinado, las artes todas, literatura, poesía, teatro, pintura, escultura, encontraron un suelo fértil y, con nuevas expresiones, recibían gran atención en la vida social de la burguesía.

En pintura cabe destacar la aparición durante dichos años de muy variados movimientos pictóricos: Impresionismo (incluido el Puntillismo), Prerrafaelismo, Modernismo (Art Noveau en Bélgica y Francia), Simbolismo, Fauvismo, Expresionismo, Cubismo (en sus orígenes), etc.

Galería de pinturas características de la Belle Époque.

Durante esta época, el modernismo se extendió de manera muy profusa en las artes gráficas, tanto en la ilustración de libros y revistas (incluyendo la encuadernación, las cubiertas y los ex-libris) como en el cartelismo (carteles, pósteres o affiches publicitarios) y todo tipo de soportes: Postales, paneles decorativos, papel pintado, estampados textiles, etc; así como en el diseño de tipos de imprenta. Algunos ejemplos de carteles y pósteres de la época a continuación.

Galerías de pinturas de varios artistas cuya carrera pictórica discurrió en buena parte durante esta época:

Gustave Caillebotte 

Henri de Toulouse-Lautrec 

Alfons Maria Mucha  

John Maler Collier 

Sir Edward John Poynter 

Dante Gabriel Rossetti 

John William Waterhouse 

Pierre-Auguste Renoir 

Eugène Henri Paul Gauguin 

Paul Cézanne 

Oscar-Claude Monet 

Vincent William van Gogh 

Fuentes: Wikipedia, Belle Époque Europe, elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 agosto, 2013 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , , , , , ,

John Maler Collier

Londres (Reino Unido 🇬🇧), 28 de Enero de 1850 – Londres (Reino Unido 🇬🇧), 11 de Abril de 1934.

El Honorable John Maler Collier fue uno de los grandes retratistas de su época. Pintor versátil, colorista y siempre dentro de la esfera prerrafaelita, abordó multitud de temas en su carrera pictórica llena de éxitos.

El último viaje de Henry Hudson

El último viaje de Henry Hudson (1881).

Retrato de Charles Robert Darwin

Retrato de Charles Robert Darwin (1881 – 1883).

Clytemnestra

Clytemnestra (1882).

Retrato de Marion Collier

Retrato de Marion Collier (1883).

Siervas del Faraón

Siervas del Faraón (1883).

Sacerdotisa de Baco

Sacerdotisa de Baco (1885 – 1889).

Niña en el agua

Niña en el agua (1890).

Retrato de Thomas Henry Huxley

Retrato de Thomas Henry Huxley (1891).

sacerdotisa-de-delfos

Sacerdotisa de Delfos (1891).

En el bosque de Arden

En el bosque de Arden (1892).

Lilith

Lilith (1892).

Una copa de vino con César Borgia

Una copa de vino con César Borgia (1893).

El Laboratorio

El laboratio (1895).

Copyright Glasgow Museums / Supplied by The Public Catalogue Foundation

La muerte de Albina (1895).

Retrato de Sir Edward Augustus Inglefield

Retrato de Sir Edward Augustus Inglefield (1897).

Lady Godiva

Lady Godiva (Circa 1897).

El bebé de la tierra

El bebé de la tierra (1899).

Reina Ginebra

Reina Ginebra (1900).

Tannhäuser

Tannhäuser (1901).

La hija pródiga

La hija pr´doiga (1903).

El Demonio Blanco

El Demonio Blanco (1904).

La pecadora

La pecadora (1904).

La muerte de Cleopatra

La muerte de Cleopatra (1910).

Eva

Eva (1911).

Primavera en Cadenabbia

Primavera en Cadenabbia (1911).

Angela McInnes

Angela McInnes (1914).

Pompas y vanidades

Pompas y variedades (1917).

La Gran Dama

La Gran Dama (1920).

Ninfa de agua

Ninfa de agua (1923).

Horacio y Lydia

Horacio y Lydia (1924).

La Bella Durmiente

La Bella Durmiente (1929).

Artemisa

Artemisa (Desconocida).

El bosque en primavera

El bosque en primavera (Desconocida).

El Encantamiento

El encantamiento (Desconocida).

Fuego

Fuego (Desconocida).

La Mariposa, Retrato de Mabel

La Mariposa, Retrato de Mabel (Desconocida).

Mujer recostadaMujer recostada (Desconocida).

Primavera, melodía para los corderos

Primavera, melodía para los corderos (Desconocida).

Retrato de Mrs Osborne

Retrato de Mrs Osborne (Desconocida).

Retrato de Sir William Huggings

Retrato de Sir William Huggins (Desconocida).

 
6 comentarios

Publicado por en 1 abril, 2013 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Sir Edward John Poynter

París (Francia 🇫🇷), 20 de Marzo de 1836 – Kensington (Reino Unido 🇬🇧), 26 de Julio de 1919.

Poynter es uno de los escasos exponentes del neoclasicismo victoriano, mostrando un gran gusto y atracción por mostrar en pintura y con el máximo detalle posible, lo que fue el mundo antiguo y la mitología (a la que dio hermosa forma), fuentes de las que bebió a lo largo de su exitosa carrera pictórica.

Orfeo y Eurídice

Orfeo y Eurídice (1862).

La sirena

La sirena (1864).

Retrato de Eliza Eastlake

Retrato de Eliza Eastlake (1864).

Retrato de Agnes McDonald

Retrato de Agnes McDonald (1866).

Adoración a Ra

Adoración a Ra (1867).

Israel en Egipto

Israel en Egipto (1867).

La catapulta

La catapulta (1868).

Andrómeda

Andrómeda (1869).

El retorno del hijo pródigo

El retorno del hijo pródigo (1869).

Erato, Musa de la Poesía

Erato, Musa de la Poesía (1870).

Retrato de Georgiana Burne-Jones

Retrato de Georgiana Burnes-Jones (1870).

Alimentando a los ibis en los sagrados pasillos de Karnak

Alimentando a los ibis en los sagrados pasillos de Karnak (1871).

La adivina

La adivina (1877).

Retrato de Lillie Langtry

Retrato de Lillie Langtry (1877).

Flores silvestres

Flores silvestres (1880).

Elena

Elena (1881).

Psique en el Templo del Amor

Psique en el Templo del Amor (1882).

Diadumenè

Diadumenè (1883).

Tate; (c) Tate; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Visita a Esculapio (1883).

En la ventana

En la ventana (1884).

Esquina del mercado

Esquina del mercado (1887).

Cressida

Cressida (1888).

Noche en casa

Noche en casa (1888).

En la terraza

En la terraza (1889).

Una esquina de la villa

Una esquina de la villa (1889).

Flores de guisante

Flores de guisante (1890).

Visita de la Reina de Saba al Rey Salomón

Visita de la Reina de Saba al Rey Salomón (1890).

La violinista

La violinista (1891).

Chloe

Chloe (1893).

Chicas en el agua

Chicas en el agua (1900).

Paisaje boscoso

Paisaje boscoso (1900).

Gruta de las Ninfas de la Tempestad

Gruta de las Ninfas de la Tempestad (1903).

Asterié

Asterié (1904).

Ninfa en el arroyo

Ninfa en el arroyo (1906).

Lesbia y su gorrión

Lesbia y su gorrión (1907).

Casa con flores

Casa con flores (1909).

En la marea baja

En la marea baja (1913).

Visión de Endimión

Visión de Endimión (1913).

Muros de la Vieja Inglaterra

Muros de la Vieja Inglaterra (1914).

Las maravillas de las profundidades

Las maravillas de las profundidades (Desconocida).

 
5 comentarios

Publicado por en 4 marzo, 2013 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , , ,

Dante Gabriel Rossetti

Londres (Reino Unido 🇬🇧), 12 de Mayo de 1828 – Birchington-on-Sea (Reino Unido 🇬🇧), 9 de Abril de 1882.

Rossetti se caracteriza por ser abanderado de un arte cargado de sensualidad, haciendo resurgir el gusto por lo medieval, el simbolismo y el movimiento estético. Sus musas y modelos moldearon la pintura de Rossetti para convertirse en imponentes diosas y retratos de arte inmortal.

Autorretrato

Autorretrato (1847).

The Girlhood of Mary Virgin 1848-9 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

La infancia de la Virgen María (1848 – 1849).

Ecce Ancilla Domini! (The Annunciation) 1849-50 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

La Anunciación (1849 – 1850).

Elizabeth Siddal leyendo

Elizabeth Siddal leyendo (1854).

Dante's Vision of Rachel and Leah 1855 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

Visión de Dante de Raquel y Leah(1855).

The Wedding of St George and Princess Sabra 1857 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

Boda de San Jorge y la Princesa Sabra (1857).

La melodía de las siete torres

La melodía de las siete torres (1857).

Mary Nazarene 1857 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

María Nazarena (1857).

Hamlet y Ofelia

Hamlet y Ofelia (1858).

Bocca Baciata

Bocca Baciata (1859).

Dantis Amor

Dantis Amor (1860).

Arthur's Tomb 1860 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

Tumba de Arturo (1860).

St George and Princess Sabra 1862 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

San Jorge y la Princesa Sabra (1862).

Venus Verticordia

Venus Verticordia (1863 – 1868).

Aurelia (Fazio's Mistress) 1863-1873 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

Aurelia Fazio (1863 – 1873).

Juana de Arco

Juana de Arco (1864).

Monna Pomona 1864 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

Monna Pomona (1864).

Beata Beatrix

Beata Beatrix (1864 – 1870).

La amada

La amada (1865 – 1866).

Monna Vanna

Monna Vanna (1865 – 1866).

Regina Cordium

Regina Cordium (1866).

Retrato de Annie Miller

Retrato de Annie Miller (1866).

Sibila Palmífera

Sibila Palmífera (1866 – 1870).

La Pia de' Tolomei

La Pia de’ Tolomei (1868).

El saludo de Beatriz

El saludo de Beatriz (1869).

Marie Spartali Stillman

Marie Spartali Stillman (1869).

Sauce de agua

Sauce de agua (1871).

Sueño de Dante en el instante de la muerte de Beatriz

Sueño de Dante en el instante de la muerte de Beatriz(1871).

La Ghirlandata

La Ghirlandata (1871 – 1874).

Estudio para chicas bailando

Estudio para chicas bailando (1872).

La casa de campo

La casa de campo (1872).

Verónica Veronese

Verónica Veronese (1872).

Lady Lilith (1872 – 1873).

El Santo Grial

La Dama del Santo Grial (1874).

Proserpina

Proserpina (1874).

Viuda romana

Viuda romana (1874).

Astarté Siríaca

Astarté Siríaca (1875 – 1877).

La doncella bienaventurada

La doncella bienaventurada (1875 – 1878).

Visión de Fiammetta

Visión de Fiammetta (1878).

El ensueño

El ensueño (1880).

 
4 comentarios

Publicado por en 4 febrero, 2013 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: