RSS

Archivo de la etiqueta: Prehistoria

Celacanto, fósil viviente

Los celacantimorfos (Coelacanthimorpha) son peces de aletas lobuladas (sarcopterigios) que se creían extintos (se trata también, por tanto, de un relicto) desde el período Cretácico hasta que en 1938 un ejemplar vivo fue capturado en la costa oriental de Sudáfrica. En 1998 se localizó otro ejemplar en la isla de Célebes (Indonesia). Junto con los peces pulmonados son los seres vivos marinos más cercanos de los vertebrados terrestres. Aparecieron en el período Devónico (hace 400 millones de años), aunque la mayor cantidad de restos fosilizados pertenecen al período Carbonífero (hace 350 millones de años). El celacanto presenta unas similitudes morfológicas prácticamente idénticas con su ancestro fósil, por este motivo se le conoce, actualmente, como “fósil viviente”. Este fenómeno es tan sólo una consecuencia de la evolución lenta a la que ha estado sometido, comparado con otros vertebrados.

En la actualidad se han identificado dos especies, la descubierta en 1938: El Celacanto de las Comores (Latimeria chalumnae); y la de 1998: El Celacanto Indonesio (Latimeria menadoensis). Ambas son poblaciones consideradas muy vulnerables. A pesar de ser parientes de los antiguos celacantos, tienen un modo de vida muy diferente de estos, y se han adaptado a vivir a grandes profundidades, en nichos ecológicos que les han dado una oportunidad frente a los modernos teleósteos. No se conoce con exactitud su comportamiento reproductivo. Se cree que la madurez sexual no ocurre antes de los 20 años. La forma de reproducción es ovovivípara, con fecundación interna, y huevos que llegan a medir 10 centímetros de largo y pesar hasta 300 gramos. El período de gestación es de alrededor de 13 meses tras el cual la hembra da a luz entre 5 – 25 crías bastante desarrolladas, capaces de sobrevivir, sobre las cuales no se realiza ningún tipo de cuidado parental. Son peces depredadores. Durante el día habitan en cuevas situadas en zonas profundas (de 150 – 300 metros), subiendo por las noches a la superficie, donde se alimentan de peces de arrecife.

celacanto

Celacanto de las Comores (Latimeria chalumnae).

Tamaño: Entre 1,5 – 1,8 metros, aunque algunos ejemplares pueden superar los 2 metros de largo.

Peso: Una media de 80 kilogramos aproximadamente. Algunos ejemplares alcanzan los 95 kilogramos de peso.

Distribución: Océano Índico, principalmente en las Islas Comores y Sudáfrica, también parece estar presente en aguas de Madagascar y Mozambique.

Reproducción: A pesar de una gran falta de datos al respecto, se sabe que el celacanto es ovovivíparo. Sus huevos son grandes, de hasta 9 centímetros, y las crías al nacer miden entre 35 – 38 centímetros y al igual que los tiburones, son réplicas idénticas a sus padres pero en miniatura.

Estado de conservación: En peligro crítico.

El celacanto de las Comores presenta una coloración negra, un poco azulada, con manchas blancas y ligeramente rosas. Tiene una complexión de depredador al acecho, ya que no está adaptado a la velocidad, siendo un animal bastante lento de movimientos. A pesar de ser un pez sarcopterigio, con una base muscular de las aletas, no se arrastra por el fondo marino, sino que nada lentamente. Su cola es trilobulada, una característica insólita. Sus escamas son duras, grandes y gruesas. Posee una segunda aleta dorsal cercana a la cola. Su cabeza es grande, con una boca ancha y ojos grandes y negros. El cráneo posee bisagras y su cerebro es extraordinariamente pequeño, sólo ocupa el 1% de la cavidad craneal. La vejiga natatoria no es funcional y está llena de grasa. Es un pez que pare a sus crías, tras un largo período de gestación, aunque su reproducción sigue siendo un misterio. Las hembras son más grandes que los machos (dimorfismo sexual). Este celacanto habita en cuevas rocosas y fondos volcánicos, entre 70 – 700 metros de profundidad. De hábitos carnívoros, parece que sus presas predilectas son otros peces y los calamares, aunque también caza anguilas y tiburones pequeños. Es probable que en la actualidad la población total de celacanto de las Comores sea inferior a 500 ejemplares, un número escaso que pone en peligro el futuro y la sostenibilidad de esta extraordinaria especie.

celacanto-de-las-comores

Debido a que no se había encontrado un fósil de este pez en todo el Cenozoico (aunque sí en el Mesozoico), se creía a principios del Siglo XX que este pez estaba extinto. Sin embargo, en verano de 1938 se telefoneó a Marjorie Courtenay-Latimer, directora del Museo de East London (Sudáfrica). Se le comunicaba que se había capturado un extraño pez azul nunca antes visto. Tras observarlo, el espécimen se llevó a museo, donde se envolvió en formalina, aunque el pez no se conservó bien. James Leonard Brierley Smith, ictiólogo de la universidad Rhodes, en Grahamstown, consiguió llegar al museo, tras varios meses, y le dio al pez su nombre científico. Tras 14 años de exhaustiva búsqueda, en invierno de 1952, se encontró el segundo espécimen de celacanto en las islas Comores. Si por una parte el hallazgo conmocionó a la comunidad científica, por otra los habitantes del archipiélago ya estaban familiarizados con la existencia de esta especie. Varias capturas más se hicieron en aguas de Comores a lo largo del Siglo XX. En Octubre del año 2000, en Sudáfrica se encontró una nueva población de esta especie. Estos hallazgos sugieren que el celacanto pudiera estar más extendido en el Índico de lo que se pensaba.

Celacanto Indonesio (Latimeria menadoensis).

Tamaño: Se cree que su tamaño medio se sitúa en torno a 1,4 – 1,5 metros de longitud.

Peso: Supera los 30 kilogramos.

Distribución: Aguas de la Isla de Célebes (Indonesia).

Reproducción: Sin datos. Es de suponer que guarde semejanzas con la de su pariente el celacanto de las Comores.

Estado de conservación: Vulnerable.

Descrita en 1999, esta especie de reciente descubrimiento. El 18 de Septiembre de 1997 fue observado un pez de apariencia extraña en un mercado de Manado Tua, en la Isla de Célebes, Indonesia, del cual se pensó se trataba de un celacanto de Comores; sin embargo, difería de este por su coloración marrón a nivel del dorso. Un segundo ejemplar, de 1,2 metros de longitud y 29 kilogramos de peso, fue capturado con vida el 30 de Julio de 1998. Permaneció vivo durante seis horas permitiendo que se lo fotografiara y se documentara su color, movimiento de las aletas y comportamiento en general. El espécimen fue preservado y donado al Museo de Zoología de Bogor. Las pruebas de ADN revelaron que el espécimen difería genéticamente de la población de Comores. Se cree que esta especie habita en aguas cálidas entre 150 – 200 metros de profundidad, entrando en ocasiones en cuevas submarinas. En su apariencia, los celacantos indonesios, llamados localmente raja laut (rey del mar), son similares a los celacantos de las Comores, excepto por la coloración del dorso de tono marrón-grisáceo en lugar de azulado. En 2005, un estudio de ADN mitocondrial estimó la separación de las dos especies entre hace 30 y 40 millones de años.

celacanto-indonesio

Fuentes: Wikipedia, FishBase, Laurent Ballesta & Google (fotografías), elaboración propia.

 
2 comentarios

Publicado por en 18 enero, 2017 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

Mamíferos Prehistóricos II

Glyptodon (Diente tallado).

Periodo: Pleistoceno (Hace 2 millones de años- 10 000 años.).

Tamaño: Unos 3,3 metros de largo y 1,5 metros de altura.

Peso: Alrededor de 1,4 toneladas.

Localización fósiles: Estados Unidos, Uruguay, Argentina y Brasil.

El Glyptodon era un animal estrechamente emparentado con los armadillos actuales, y al igual que ellos, poseía un caparazón rígido en la espalda que le servía a modo de defensa contra los depredadores. Tenía también una protección en las patas y en el cuello para aumentar aún más su defensa, unas garras en las patas parecidas a cascos y una cola acorazada con pequeñas espinas. Es muy posible que su cuerpo estuviese recubierto de pelo. El Glyptodon era herbívoro, se alimentaba de hierba, plantas duras y plantas acuáticas y, por su constitución, se supone que no fue muy ágil sino más bien lento de movimientos. Las diferentes especies se distinguen por los patrones y tipos de caparazones. Durante milenios, muchos de esos caparazones vacíos permanecieron diseminados a lo largo de las planicies de Uruguay, Río Grande del Sur y de Argentina, probablemente sirviendo de refugio para los humanos primitivos de la región. El Glyptodon formaba pequeños grupos con las crías, los machos eran animales muy agresivos que no dudan en atacar y defenderse ante los depredadores.

Glyptodon

Megatherium (Gran bestia).

Periodo: Plioceno y Plesitoceno (Hace 2 millones de años – 8 000 años).

Tamaño: Hasta 8 metros de longitud y 6 metros de altura.

Peso: Un máximo de unas 6 toneladas aproximadamente.

Localización fósiles: Sudamérica (Argentina principalmente).

El Megatherium es uno de los mayores mamíferos terrestres que han existido y el más grande perezoso del que se tiene constancia, con un tamaño muy similar al de los elefantes actuales. Poseía un esqueleto robusto con una gran cintura pélvica y una ancha y musculosa cola. Su enorme tamaño le permitía alimentarse a alturas a las que no tenían acceso otros herbívoros contemporáneos. Elevándose sobre sus poderosas patas traseras y usando su cola para formar un trípode, Megatherium podía soportar su enorme peso corporal mientras usaba sus garras curvas de sus largos brazos para acercarse las ramas de los árboles. Este perezoso, al igual que los actuales osos hormigueros, caminaba sobre los lados de sus pies y manos, debido a que sus garras evitaban que pudiera poner las palmas y plantas de los mismos sobre el suelo. Aunque era principalmente cuadrúpedo, sus huellas fosilizadas muestran que tenía cierta capacidad de realizar una marcha bípeda. Los análisis biomecánicos también sugieren que tenían adaptaciones para el bipedalismo. Algunos expertos creen que su mandíbula puede haber alojado una larga lengua, la cual hubiera usado para llevarse las hojas a su boca, de manera similar a los perezosos arborícolas actuales, aunque otros científicos descartan esta posibilidad. Aunque se cree que era principalmente herbívoro, no se descarta que fuese omnívoro, debido a la forma de algunos de sus dientes, lo que podría sugerir que el Megatherium se alimentaría de carne en algunas ocasiones para completar su dieta. Este animal habitó en zonas de praderas con árboles y regiones selváticas del actual Amazonas.

Megatherium

Dripotodon (Dos dientes delanteros).

Periodo: (Hace 1,6 millones de años – 46 000 años).

Tamaño: 3 metros de largo y 2 metros de altura.

Peso: Unas 2,8 toneladas aproximadamente.

Localización fósiles: Australia.

El Dripotodon es un género de marsupiales, los más grandes que jamás hayan existido, con un tamaño similar al de los más grandes rinocerontes de la actualidad. Este animal vivió en Australia y eran parientes de los modernos koalas y wombats. Sus hábitos eran más parecidos a los de estos últimos. Con un aspecto parecido a los osos o a los osos panda, con cuerpos bastante musculados y dentadura de roedor, eran animales que se alimentaban de sustancias vegetales blandas. Posiblemente, tuvieron un metabolismo bajo y unos movimientos lentos, que les ayudarían a necesitar pocos recursos pero que a la llegada del ser humano harían de ellos una presa fácil. Se desplazaba en grandes rebaños en búsqueda de alimento. A pesar de tener unas fuertes mandíbulas y un cráneo enorme, tenía el cerebro de un tamaño muy reducido. Habitaban en zonas boscosas y montañosas, el bosque abierto, áreas arboladas y los pastizales, en zonas abiertas cerca del agua, lagos y ríos Manteniéndose cerca del agua y comiendo hojas, arbustos y pastos.

Diprotodon

Gigantopithecus (Mono gigante).

Periodo: Pleistoceno (Hace 1 millón de años – 100 000 años).

Tamaño: 3 metros de altura.

Peso: 600 kilogramos.

Localización fósiles: Asia (India, China, Vietnam).

Las evidencias fósiles sugieren que el Gigantopithecus fue el primate más grande que habitó el planeta. Probablemente haya sido cuadrúpedo y herbívoro, con una dieta similar a la del panda gigante basada en el bambú, y posiblemente suplementada con frutas de estación. Se cree que su pariente más cercano es el moderno orangután, pero Gigantopithecus era demasiado grande para vivir en los árboles, por lo que seguramente se comportaba como un gorila. Aunque se desconoce el porqué de la extinción de Gigantopithecus, se supone que las razones principales fueron los cambios climáticos y la competencia por los recursos con especies mejor adaptadas (pandas u hombres primitivos). Durante años, la medicina china ha trabajado con fósiles de Gigantophitecus, conocidos como “huesos de dragón”. El valor económico que poseen ha llevado a que los habitantes de estas regiones los recolecten produciendo su desaparición de muchos sitios donde podrían haberse encontrado.

Gigantopithecus

Rinoceronte Lanudo (Coelodonta antiquitatis).

Periodo: Pleistoceno hasta el último periodo glacial (Hace 550 000 – 12 000 años).

Tamaño: Entre 3 – 3,8 metros de longitud y 2 metros de altura.

Peso: Entre 2.700 – 3.200 kilogramos.

Localización fósiles: Eurasia (Desde España hasta Mongolia y Sur de Siberia, Islas Británicas incluidas).

Siendo el último y más especializado miembro del linaje evolutivo de los rinocerontes del Pleistoceno, el rinoceronte lanudo estaba bien adaptado a su ambiente. Los miembros cortos y su grueso pelaje lanudo le permitían vivir al ambiente de estepa-tundra que prevalecía a través de la ecozona paleárctica durante las glaciaciones del Pleistoceno. La apariencia externa de los rinocerontes lanudos es conocida a partir de individuos momificados de Siberia así como de pinturas rupestres, siendo más parecido al rinoceronte blanco actual, aunque análisis de ADN han demostrado que este animal está más emparentado con el actual rinoceronte de Sumatra. Tenía dos cuernos compuestos de queratina, con el cuerno anterior sobre la nariz alcanzando los 61 centímetros de longitud, y un cuerno posterior más pequeño entre sus ojos. Los cuernos eran excepcionalmente largos y lateralmente aplanados, sobre todo el primero, que podía alcanzar un metro de longitud, y aplanados, tan diferentes de los de otros rinocerontes que cuando se descubrieron los primeros cuernos aislados y congelados en Siberia en el Siglo XIX, fueron clasificados inicialmente como zarpas de aves gigantescas. Tenía pelo largo y grueso, orejas pequeñas, patas cortas y gruesas, y un cuerpo robusto. Las pinturas rupestres sugieren que tenían una banda oscura ancha de pelaje entre sus patas delanteras y traseras, pero la representación de este rasgo no es universal, y la identificación de los rinocerontes ilustrados como rinocerontes lanudos es incierta. Sus premolares anteriores eran de pequeño tamaño y los molares tenían la corona alta, además carecía de incisivos y tenía el septo nasal osificado. El rinoceronte lanudo usaba sus cuernos para propósitos defensivos y para atraer parejas en la época de celo, y además servían para apartar la nieve durante el invierno y acceder así a la hierba oculta bajo ella. Gracias a esta característica, los rinocerontes lanudos no tenían que emigrar a otras regiones para conseguir alimento en los periodos invernales como sí debían hacer otros animales de su entorno. La evidencia más reciente sugiere que los rinocerontes lanudos vivían en el Ártico durante el último máximo glacial consumiendo volúmenes aproximadamente iguales de herbáceas tales como Artemisia y gramíneas.

Rinoceronte lanudo

León de las Cavernas (Panthera leo spelaea).

Periodo: Pleistoceno hasta la última glaciación (Hace (370 000 – 10 000 años).

Tamaño: 2,1 metros de largo (sin la cola) y 1,2 metros de altura.

Peso: Hasta unos 360 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Eurasia y América del Norte.

El león de las cavernas es una subespecie extinta de león conocida a partir de restos fósiles y muchos ejemplos de arte prehistórico. Los científicos creen que sería un 8% – 10 más grande que los leones actuales, convirtiéndolo en su época en el depredador más de dominante. Recibe su nombre común del hecho de que grandes cantidades de sus restos han sido hallados en cavernas, pero es dudoso que hayan vivido en estas. Tenía una amplia tolerancia ambiental, pero probablemente prefería bosques de coníferas y praderas, en los que aparecían herbívoros medianos y grandes. Huellas fósiles de leones, las cuales han sido halladas junto a las de renos, demuestran que los leones alguna vez habitaron incluso en climas subpolares. La presencia de esqueletos adultos de leones totalmente articulados, en lo profundo de madrigueras del oso de las cavernas, indica que los leones pudieron haberse adentrado en estas para cazar osos cavernarios en hibernación, muriendo algunos de ellos en el intento. Otros restos de leones pudieron haber sido llevados a las cuevas por hienas de las cavernas que llevaban los cadáveres a sus cubiles para devorarlos. Estos carnívoros activos probablemente cazaban a los mayores animales herbívoros de su tiempo, incluyendo caballos, ciervos, renos, bisontes e incluso mamuts viejos, heridos o jóvenes. Las presas pequeñas eran por lo general derribadas con un golpe de la pata delantera y mantenidas así con las dos patas delanteras. El animal era finalmente muerto con una mordida con sus colmillos, en la nuca, en la región de la garganta o incluso en el pecho. Un león de las cavernas usualmente no correría tan rápido como sus presas, pero podría abalanzarse sobre estas por detrás o correr junto a ella y derribarlas con las patas. De esta manera podría muy fácilmente hacer perder el equilibrio de un animal corriendo. En Octubre de 2015 se hallaron dos cachorros de león de las cavernas congelados en Yakutia, Siberia en el permafrost; se estima su edad en 10.000 años. La investigación preliminar de estos especímenes, nombrados Uyan y Dina, indica que los cachorros probablemente tenían apenas una semana de edad al momento de sus muertes, ya que sus dientes de leche aún no habían erupcionado completamente. Evidencia adicional muestra que los cachorros, como los de los leones modernos, se ocultaban en una madriguera hasta que tuvieran edad suficiente para unirse al grupo. Los investigadores también creen que los cachorros quedaron atrapados y fueron muertos por un deslizamiento de tierra, y sin aire, estos fueron preservados en buenas condiciones. Se planea una segunda expedición al sitio en donde se produjo el hallazgo de estos especímenes para 2016, con el fin de encontrar los restos de otro cachorro o inclusive la madre de los mismos.

León de las cavernas

Oso de las Cavernas (Ursus spelaeus).

Periodo: Plesitoceno hasta la última glaciación (Hace 250 000 – 10 000 años).

Tamaño: Cerca de los 3 metros de largo y 1,3 metros de alto a la cruz.

Peso: Entre 440 – 600 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Bosques de Europa.

Es una de las especies de osos prehistóricos más conocida del mundo y uno de los más grandes que ha existido. Los osos de las cavernas evolucionaron a partir de la especie Ursus deningeri, hallada en muchos yacimientos del Pleistoceno Medio europeo, y de la que también derivan los osos pardos actuales. Los osos cavernarios son fáciles de diferenciar de los osos pardos (con quienes convivieron durante casi toda su existencia) por su morro menos pronunciado y su frente abrupta y hundida. Los caninos, aunque bien desarrollados, no lo están tanto en comparación con sus poderosos molares, evidencia de una dieta fundamentalmente herbívora y con menor aporte cárnico que en la mayoría de los osos. Las extremidades delanteras son más largas y robustas que las traseras. Como los osos pardos, los osos cavernarios eran animales solitarios. Despertaban en primavera del largo letargo invernal y pasaban el buen tiempo alimentándose, fundamentalmente de hierbas, frutos y hojas que machacaban con sus potentes molares. El acoplamiento debía producirse en verano, pues los hallazgos fósiles indican que los oseznos también nacían durante el invierno, como en las demás especies de osos actuales. A finales del otoño, los osos buscaban cuevas en las que pasar el invierno. Si el año había sido malo, no era raro que el oso muriera de hambre durante la hibernación al estar bajo de reservas. Es precisamente en el fondo de las cuevas donde se han encontrado la mayoría de los restos de osos cavernarios, razón por la que han recibido su nombre popular. Los osos cavernarios debían combatir con multitud de animales para hacerse con un refugio donde pasar el invierno, entre ellos grandes carnívoros como osos pardos, hienas gigantes y leones. Las cuevas también les eran disputadas por los hombres primitivos, tanto neandertales como los de nuestra propia especie. De todos los homínidos que los conocieron, los neandertales parecen haber sido quienes tuvieron una relación más estrecha con los osos cavernarios. En yacimientos como, por ejemplo, la cueva de Regordou (Departamento de la Dordoña, Francia), se han encontrado unas extrañas estructuras de piedra a modo de “sarcófagos” excavados en la pared, que albergaban en su interior uno o varios cráneos de osos de las cavernas, convenientemente alineados. Los paleoantropólogos todavía discuten cuál podrían ser el significado de tales construcciones, y algunos han sugerido que se trataba de una posible muestra de culto de los neandertales a este animal.

Oso de las cavernas

Bisonte Gigante (Bison latifrons).

Periodo: Pleistoceno (Hace 240.000 – 21.000 años).

Tamaño: Hasta ,6 metros de largo y 2,5 metros de altura a la cruz.

Peso: Unas 2,7 toneladas.

Localización fósiles: América del Norte.

El Bison latifrons o bisonte gigante, es una especie extinta de la familia de los bóvidos, que vivió en Norteamérica durante el Pleistoceno. También conocido como el bisonte gigante, o bisonte de la era de hielo, y alcanzaba unas dimensiones superiores a las de los bisontes moderno; su cráneo era más corto, por lo que tenía un mejor olfato para detectar a los grandes depredadores. Se cree que este gran herbívoro vivía en pequeños grupos familiares, paciendo en las Grandes Llanuras y también devorando hojas en los bosques de Norteamérica. Sus patas eran algo cortas pero eran fuertes, aunque su gran peso le impedía correr demasiado rápido, por lo que se defendía con los cuernos. Al igual que al actual bisonte, tenía una joroba en la que almacenaba grasa para el frío invierno glacial. Vivían en grupos más pequeños que los modernos bisontes porque eran más agresivos y grandes, por lo que no necesitaban tanta protección. Su grueso pelaje les protegía del frío. Los grandes y gruesos cuernos de los machos pueden haber sido empleados como un elemento disuasorio contra los grandes carnívoros como el felino dientes de sable Smilodon, el oso de cara corta, y también para establecer la jerarquía en peleas con otros machos por el derecho a aparearse.

Bisonte gigante

Mamut Lanudo (Mammuthus primigenius).

Periodo: Pleistoceno (Hace 150.000 – 1.700 años).

Tamaño: Unos 5 metros de largo y entre 2,8 – 3,4 metros de altura.

Peso: 6 toneladas de peso.

Localización fósiles: Eurasia y América del Norte.

El mamut lanudo es una especie de mamífero proboscídeo de la familia de los elefántidos que habitaba principalmente en zonas de praderas. Con su cubierta de largo pelo enmarañado, era una especie adaptada al clima extremo de la edad de hielo. Su nombre proviene de su gruesa capa de pelo lanudo de hasta 90 centímetros de largo, dispuesto en forma similar al pelambre del actual buey almizclero. Bajo la piel poseía una capa de grasa de 8 – 10 centímetros de espesor que fortalecía su adaptación al frío. Sus orejas de 30 cm de longitud, eran mucho más pequeñas que las de los elefantes actuales (las de un elefante africano alcanzan 180 centímetros). Presentaban un abombamiento en forma de cúpula sobre el cráneo y una alta joroba sobre los hombros. Los machos adultos alcanzaban 2,80 – 3,40 metros de alzada y 6 toneladas de peso. Los colmillos encontrados alcanzan hasta 4,2 metros de longitud y 84 kilogramos de peso, pero en promedio tienen 2,5 metros y 45 kilogramos. Sus dientes estaban adaptados a las plantas de la tundra, pero habitaba también la estepa herbosa, musgo y la presencia de ramas de árboles en los estómagos de los ejemplares encontrados, indica que también recorrían los bosques. Al igual que los elefantes modernos, los mamuts lanudos eran probablemente muy sociales, permaneciendo en grupos matriarcales, hechos que los fósiles encontrados avalan. La mayoría de especies extintas se conoce por medio de restos fosilizados o huesos conservados en circunstancias particulares. En el caso del mamut lanudo, se han encontrado además restos congelados, debido a la persistencia por milenios de climas con temperaturas muy bajas y glaciares o áreas congeladas y además, al gran tamaño de los especímenes. Aunque los casos de congelamiento de cuerpos fueran inusuales, ocurrieron durante miles de años. Para que un evento de este tipo se presentara, se requería que el animal quedara atrapado o sepultado rápidamente en un líquido helado, comúnmente el agua o en semi-sólidos tales como fango o légamo, que desde entonces se congelaron. Los restos así preservados han permitido estudiar la piel, pelo, músculos y multitud de tejidos y órganos del animal. Los seres humanos modernos coexistieron con los mamuts lanudos durante el Paleolítico Superior período en que los seres humanos entraron en Europa de África entre hace 30.000 y 40.000 años. Antes de esto, los neandertales habían coexistido con los mamuts durante el Paleolítico Medio, y estos humanos ya utilizado huesos de mamut para la fabricación de herramientas y materiales de construcción. Los mamuts lanudos fueron muy importantes para los seres humanos en la Edad de Hielo, y la supervivencia humana pueden haber dependido de mamut en algunas áreas.

Mamut lanudo

Fuentes: Wikipedia, Prehistoria Wiki, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

Mamíferos Prehistóricos I

Arsinoitherium (Bestia de Arsínoe).

Periodo: Oligoceno (Hace 36 – 27 millones de años).

Tamaño: 3 metros de largo y 1,75 metros de altura.

Peso: 2,5 toneladas.

Localización fósiles: Norte de África y Etiopía.

El Arsinotherium se asemejaba a un rinoceronte, su rasgo más distinguible era un par de enormes cuernos similares (posiblemente cumplían una función reproductora, para atraer a las hembras) a conos con núcleos óseos que se proyectaban desde la parte superior de la nariz, inmediatamente seguidos de otro par de cuernos más pequeños, a modo de protuberancias. El esqueleto es muy robusto pero muestra que descendía de un ancestro cursorial, y el animal puede haber sido capaz de correr si necesitaba hacerlo, como los elefantes o rinocerontes modernos. El Arsinoitherium era un animal anfibio, debido a que donde vivía era una gran zona de islas con vegetación, también con mangles, este animal los comía, además de otros tipos de algas y vegetación.

Arsinoitherium

Paraceratherium (Bestia casi cornuda).

Periodo: Oligoceno y Mioceno (30 – 16,6 millones de años).

Tamaño: 8 metros de largo y 7 metros de altura (hasta la cabeza).

Peso: 15 toneladas aproximadamente.

Localización fósiles: India, Pakistán, Kazajistán, Mongolia y China.

Los paraceraterios son los mamíferos terrestres mayores conocidos. Se diferencian de otros ceratomorfos de su tiempo en la forma y posición inusuales de sus dos incisivos superiores, que tienen el aspecto de pequeños colmillos inclinados hacia abajo. Por otro lado, los incisivos inferiores se inclinaban hacia adelante. Esta adaptación de los incisivos era muy útil para arrancar hojas de los árboles. Sus patas y su cuello eran largos y, habiéndose adaptado para llegar a las hojas más altas de los árboles. Además de permitirles llegar a la vegetación más alta, sus robustas patas les podrían haber servido para defenderse de los depredadores. Debido a su gran tamaño y, por consecuente, menor relación superficie-volumen, es muy probable que tuvieran muy poco pelo y una piel clara como la de los rinocerontes actuales, para facilitar la pérdida de calor y evitar sobrecalentarse. El Paraceratherium era un animal totalmente herbívoro, como demuestran sus dientes aplanados. Se alimentaba de las hojas más tiernas de los árboles, situadas en las copas, pero también comía matorrales bajos y las hierbas, que hacía poco que habían aparecido. Se cree que estos animales eran solitarios, y solo se reunían en la época de celo mediante unas feromonas que producía la hembra. Estas informaban a los machos de su disponibilidad y le indicaba la dirección a donde habían ido, de forma que los machos se reunían con las hembras al poco tiempo de entrar en celo. El Paraceratherium solía vivir en entornos áridos y semiáridos con poca vegetación, lo que obligaba a un animal tan grande a realizar grandes migraciones en busca de alimentos. El clima era muy seco, con poca precipitación concentrada en los meses de verano.

Paraceratherium

Daeodon (Diente hostil).

Periodo: Oligoceno y Mioceno (Hace 29 – 19 millones de años).

Tamaño: 3,6 metros de largo y 1,8 metros de altura aproximadamente.

Peso: Alrededor de 780 kilogramos.

Localización fósiles: Estados Unidos.

Daeodon shoshonensis es el entelodóntido más grande conocido. Se diferencia de otros entelodóntidos por un conjunto único de características dentales, la forma y el relativamente pequeño tamaño de las proyecciones óseas de sus mejillas comparadas a las de Archaeotherium, el pequeño tamaño de la “verruga” ósea en su barbilla (varía de pequeña a ausente en los individuos conocidos) así como características de su carpo y tarso y la fusión de los huesos de su pierna inferior. Como todos los entelodóntidos, sus extremidades eran largas y delgadas y los huesos del antebrazo estaban fusionados en uno solo y sólo tenía dos dedos en cada pata; su cuello era relativamente grácil comparado con el tamaño de su cabeza, la cual era sostenida mayormente por músculos y tendones anclados a las altas espinas de las vértebras torácicas, las cuales semejaban aquellas de los bisontes y el rinoceronte blanco. Existe una controversia sobre su dieta, pues se han hallado restos de rinocerontes como el Aphelops con las marcas de dientes de este animal, pero sus dientes caninos estaban bastante desgastados, quizás porque comía raíces o porque rompía los huesos para acceder al tuétano, que es muy nutritivo.

Daeodon

Zygolophodon.

Periodo: Mioceno Y plioceno (28 – 2,2 millones de años).

Tamaño: Hasta 4,1 metros de altura y 7 metros de longitud

Peso: Alrededor de 14 – 16 toneladas.

Localización fósiles: Global (Eurasia, África y América).

El Zygolophodon era un animal emparentado lejanamente con el mamut, y de hecho, antes se creyó que era una especie de mamut, el Mammut borsoni, pero luego se supo que era un Zygolophodon con unos enormes colmillos, de 3,5 metros de largo, lo que sugiere que al menos ese ejemplar, andaba con la cabeza horizontal. Como no se han encontrado más restos aparte del cráneo y los colmillos, se sabe poco de este animal, salvo que vivió entre el Oligoceno tardío y el Plioceno tardío.

Zygolophodon

Megistotherium (Gran bestia quebrantahuesos).

Periodo: Mioceno (Hace 23 millones de años).

Tamaño: Alrededor de los 3 metros de largo y 1,5 metros de altura.

Peso: Hasta 500 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: África (Kenia, Egipto, Libia, Namibia y Uganda).

El Megistotherium es el mayor mamífero carnívoro terrestre que ha existido nunca. tenía un tamaño incluso mayor que Andrewsarchus. Era más alto que un oso gris actual y tenía el cráneo mucho más grande que el de un tigre. Es bastante probable que atacara a los aimales más grandes, como proboscídeos. Los dientes carnasiales de Megistotherium (como los de otros Creodonta) eran los primeros molares superiores, superponiéndose a sus contrapartes de la mandíbula inferior a modo de tijeras, formando una formidable y poderosa acción de corte. La tierra que es ahora el desierto del Sahara era mucho más fértil en el Mioceno. Había una considerable abundancia de pastos y lluvias. Lagos y estanques proveían agua para la fauna mayor, de cuya abundancia y diversidad vivían Megistotherium y otros depredadores. Hienodóntidos gigantes como éste pudieron haber evolucionado tanto como depredadores especializados como carroñeros de los grandes herbívoros africanos. Huesos de mastodontes han sido hallados con sus fósiles, indicando que Megistotherium pudo haberlos cazado para alimentarse.

Megistotherium

Deinotherium (Bestia terrible).

Periodo: Mioceno y Pleistoiceno (Hace 8 – 2 millones de años).

Tamaño: 9 metros de largo y entre 4 – 4,5 metros de altura.

Peso: Entre 12 – 14 toneladas.

Localización fósiles: Europa, Asia y África.

En vida se asemejó probablemente a los elefantes modernos, salvo que su trompa no era probablemente igual de larga, y tenía colmillos curvados hacia abajo en la mandíbula inferior. Este animal ha sido el segundo mamífero terrestre más grande, solamente superado por el Paraceratherium. Se ha sugerido que los fósiles de dinoterios encontrados en las épocas griegas y romanas ayudaron a generar mitos de seres gigantes arcaicos. Un diente de un dinoterio encontrado en la isla de Creta, en sedimentos marinos bajos, induce a pensar que o bien Creta estuvo conectada al continente durante ese tiempo, o bien que el dinoterio compartió la capacidad natatoria que tienen los elefantes modernos. La manera que Deinotherium utilizó sus colmillos (curvados hacia atrás) se ha discutido mucho. Pudo haber arrancado con ellos raíces y tubérculos del suelo, tirar hacia abajo las ramas para alcanzar las hojas, o pelar la corteza blanda de troncos de árboles. El Deinotherium. al igual que los elefantes actuales, formaba grandes manadas en jerarquía social . Las crías se juntaban con las hembras y el grupo lo lideraba una matriarca que conocía mejor el terreno mientras que los machos vivían en solitario. Cuando llegaba la época de apareamiento del Deinotherium, los machos formaban pequeños grupos cerca de los de hembras y peleaban entre sí usando sus más que destacables colmillos.

Deinotherium

Josephoartigasia monesi.

Periodo: Plioceno y Pleistoceno (Hace 4 – 2 millones de años).

Tamaño: 2,5 metros de largo y 1,2 metros de altura.

Peso: Alrededor de una tonelada.

Localización fósiles: Uruguay.

Tenía el aspecto de un conejillo de indias con el tamaño de un búfalo y usaba sus incisivos como colmillos de elefante, para buscar comida y defenderse. Fue un gigantesco roedor prehistórico del Plioceno, el mayor conocido hasta la fecha. No se tienen muchos datos al respecto de este animal pero se cree que habitaba en zonas húmedas como alrededores de deltas o estuarios, donde se alimentaba principalmente de vegetación blanda. Recientes estudios indican que el Josephoartigasia monesi tenía una potencia en la mordedura tres veces superior a la de los tigres actuales, lo que le convertía en un animal magnífico y peligroso si se veía amenazado.

Josephoartigasia

Smilodon (Diente de cuchillo).

Periodo: Plioceno y Pleistoceno (Hace 2,5 millones de años – 5.000 años).

Tamaño: Entre 1,90 – 3 metros de largo y 1,35 metros de altura, dependiendo de la subespecie.

Peso: Entre 55 – 420 kilogramos dependiendo de la subespecie.

Localización fósiles: Estados Unidos (Oklahoma y Nuevo México), América Central y Sudamérica.

El Smilodon, también conocido como “tigre dientes de sable”, fue un gran felino cuyo signo más destacado era el enorme tamaño de sus colmillos. Los felinos suelen matar a las presas mordiéndolas en la nuca, fracturándoles la columna cervical. Para hacerlo, los grandes felinos utilizan colmillos especialmente adaptados para romper huesos. En cambio, la finalidad de los dientes de sable no era esta, ya que por su longitud eran relativamente frágiles y susceptibles de romperse si el animal los utilizaba para partir huesos. Es mucho más probable que tuviesen una utilidad letal doble; Smilodon los utilizaría para morder el cuello de las presas, bloqueándoles el flujo respiratorio por la tráquea y cortándoles las principales arterias que irrigan el cerebro. Para que esta operación no supusiera un riesgo para los dientes de sable, el animal debía mantener inmovilizada a la presa. Se alimentaba de una gran variedad de presas, en las que se encontraban bisontes, alces, ciervos, camellos americanos, perezosos gigantes, crías de mamuts y mastodontes. A pesar que tenía una constitución más fuerte comparado con los otros grandes felinos, la mordedura de Smilodon era más débil. El comportamiento social de este felino es incierto. Según algunos paleontólogos, el hallazgo de fósiles con heridas graves es una prueba de que Smilodon vivía en grupos, ya que el análisis de los huesos muestra que éstos se encontraban curando. Esto resultaría imposible si se tratara de un cazador solitario, pues habría muerto mucho antes. Esto evidencia que los Smilodon cuidaban de los compañeros heridos o, como mínimo, que compartían el alimento con ellos. Además, vivir en grupos también habría ayudado a competir contra los leones americanos, Homotherium serum, osos de cara corta, osos pardos, negros y los lobos Canis dirus y grises. El Smilodon vivía en las grandes planicies que existían tanto en Norteamérica como en Sudamérica. La abundancia y la calidad de los alimentos vegetales permitía que prosperaran especies de mamíferos grandes; la flora del Pleistoceno era especialmente nutritiva debido a que el clima severo obligaba a las plantas a acumular fibras y carbohidratos para poder sobrevivir. El Smilodon dependía de estos grandes mamíferos para alimentarse, pues su fisiología y su método de caza estaban especializados para atrapar presas de gran tamaño.

Smilodon

Megaloceros giganteus (Cuerno grande).

Periodo: Plioceno y Pleistoceno (Hace 2,4 millones de años – 5.200 años).

Tamaño: 3 metros de largo y 2,2 metros de altura.

Peso: 730 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Europa y Asia.

El Megaloceros fue uno de los géneros de ciervos más grandes que han existido. Destaca especialmente por el enorme tamaño de sus cuernos, que, de punta a punta, medían más que un hombre adulto. De todos ellos, el Megaloceros giganteus era el mayor y más grande, semejante a un gamo de gran tamaño. Los ciervos gigantes eran animales pastadores que se nutrían de abundante hierba y plantas arbustivas en las grandes y frías llanuras que cubrían Eurasia durante gran parte del Pleistoceno. Es probable que en los periodos más fríos del invierno se retirasen ligeramente hacia las zonas más australes de su área de distribución. Los individuos adultos sólo contaban con el león de las cavernas, el hombre de Neandertal y el hombre moderno como depredadores habituales. Los individuos jóvenes o enfermos también podían caer víctimas de lobos, hienas y osos. Como demuestra su fuerte dimorfismo sexual, los ciervos gigantes eran polígamos. Al igual que otros cérvidos, es probable que los machos reuniesen harenes de hembras en la época de celo tras luchar cabeza contra cabeza con otros machos rivales, y que al final del invierno estos grupos se disolviesen, siendo la hembra la única cuidadora de su única cría. El arte rupestre muestra posibles evidencias de cambios en la coloración y longitud del pelo según la época del año. Parece que en verano el pelo era más corto y de color pardo, rojizo o leonado; en invierno, con la cornamenta plenamente desarrollada, se volvía pardo oscuro en cuello, patas y lomo, siendo blanco o amarillento en cara, garganta y vientre. En los hombros se extendía una zona más oscura que se extendía dibujando dos líneas laterales hacia el cuello, que se cruzaban formando un “collar” oscuro en medio del mismo, y otras dos hacia los costados.

Megaloceros

Fuentes: Wikipedia, Prehistoria Wiki, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

Pequeños Dinosaurios III

Ohmdenosaurus (Lagarto de Ohmden).

Periodo: Jurásico Inferior (Toarciano). Hace 185 millones de años.

Tamaño: Unos 4 metros de largo aunque se cree que los restos encontrados son de un individuo juvenil, por lo que en la adultez su tamaño podría alcanzar los 15 metros.

Peso: Unos 226 kilogramos para el individuo original descubierto de 4 metros de largo.

Localización fósiles: Descrito por Wild en 1978. Se han encontrado restos en Alemania.

El Ohmdenosaurus fue un vulcanodóntido primitivo del que únicamente se conoce su existencia por el descubrimiento de los restos de un ejemplar juvenil y en concreto de dos huesos de las patas, de los cuales se llegó a pensar inicialmente que era un plesiosaurio.

Ohmdenosaurus

Epidexipteryx (Pluma desplegada).

Periodo: Jurásico Medio – Jurásico Superior (Batoniano Titoniano). Hace 167 – 151 millones de años.

Tamaño: 44,5 centímetros de largo.

Peso: Unos 164 gramos.

Localización fósiles: Descrito por Zhang en 2008. Se han encontrado restos en la región de Mongolia Interior (China).

El Epidexipteryx fue uno de los géneros de dinosaurios más extraños. Tenía un pico córneo con dientes muy largos pero poco afilados, por lo que quizás fuera insectívoro. Sus brazos eran muy largos y el tercer dedo de la mano era muy largo, y servía para escalar árboles. Las patas traseras eran largas y nos dicen que podía correr a gran velocidad. La cola había desaparecido casi completamente, y tenía cuatro plumas muy largas en la cola que servían para identificar a los individuos y como medio de atracción sexual, como las plumas de los pavos reales modernos. A pesar de su relación estrecha con las aves, Epidexipteryx parece haber carecido de rémiges (plumas del ala), y probablemente no podría haber volado. Seguramente se alimentaría de insectos.

Epidexipteryx

Eosinopteryx (Pluma china del amanecer).

Periodo: Jurásico Superior (Oxfordiano). Hace 160 millones de años.

Tamaño: Unos 30 centímetros de largo.

Peso: Sin datos.

Localización fósiles: Descrito por Godefroit en 2013. Se han encontrado restos en Lianoning (China).

El Eosinopteryx fue un muy pequeño dinosaurio no avialano. A diferencia de los trodóntidos, el hocico era muy corto, más corto que el diámetro de la órbita ocular. Las alas son casi del mismo tamaño que las de su pariente Anchiornis huxleyi, con las plumas primarias del alas siendo más largas que el húmero. Una disposición inusual de los huesos del ala pudieron haber evitado cualquier movimiento de aleteo. La cola es muy corta comparada a la de muchos trodóntidos y dromeosáuridos y a diferencia de los miembros de estos grupos, el pie y los dedos de los pies eran muy delgados, careciendo de las garras sumamente curvadas para depredación o escalar. De manera inusual, la cola del único fósil conocido no muestra signos de la presencia de plumas complejas (rectrices), y los tarsos inferiores y los pies parecen haber sido desplumados, a diferencia de muchas especies relacionadas con “alas posteriores” en las patas.

Eosinopteryx

Archaeoceratops (Cara con cuernos antigua).

Periodo: Cretácico Inferior (Valanginiano – Hauteriviano). Hace 140 – 130 millones de años.

Tamaño: 1 metro de longitud aproximadamente.

Peso: Sin datos.

Localización fósiles: Descubierto en 1992 y descrito por Zong y Azuma en 1997. Se han encontrado restos en China.

El Archaeoceratops era un ceratópsido primitivo, no evolucionado al nivel que alcanzaron descendientes suyos como el Triceratops. Los pocos restos que se han encontrado demuestran que carecía de cuernos, que podía adoptar la configuración bípeda y cuadrúpeda, que su pico y gola eran pequeños y que su cuerpo era liviano, adaptado para caminar rápido. El Archaeoceratops, como todos los ceratopsianos, fue un herbívoro. Durante el Cretácico, las plantas con flores geográficamente estaban “limitadas sobre el paisaje”, por lo que es probable que este dinosaurio se alimentara de las plantas predominantes de la era: Helechos, cicádeas y coníferas, utilizando su pico afilado para romper las hojas y agujas.

Archaeoceratops

Propanoplosaurus (Anterior a Panoplosaurus).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano). Hace 112 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 30 centímetros de longitud.

Peso: Un par de kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Stanford, Weishampel y DeLeon en 2011. Se han encontrado restos en Maryland (Estados Unidos).

El Propanoplosaurus fue un nodosáurido herbívoro diminuto del Cretácico. Fue hallado en la formación Patuxent, consistiendo en las impresiones de la espalda y la cabeza junto con un molde natural de la caja torácica, algunas vértebras, la pata delantera, el fémur derecho y un pie derecho. El animal se muestra yaciendo sobre su espalda. Los autores rechazaron la posibilidad de que espécimen representara un pseudofósil o un embrión. El espécimen es el primer esqueleto de nodosáurido conocido de la Costa Este de los Estados Unidos de la cual antes sólo se conocía anteriormente un diente de nodosáurido denominado como Priconodon, y es el primer dinosaurio neonato encontrado en la región.

Propanoplosaurus

Leaellynasaura (Lagarto de Leaellyn).

Periodo: Cretácico Inferior (Albiano). Hace 110 – 108 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 metros de largo.

Peso: Unos 28 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Rich en 1989. Se han encontrado restos en la provincia de Victoria (Australia).

El Leaellynasaurua es un género de ornitópodo que se halló en Australia. Este animal destaca por tener una cola muy larga, pero su rasgo más extraño es el hecho de vivir dentro del círculo polar antártico, lo que sugiere que este animal podía sobrevivir a un largo y gélido invierno de 4 meses. Las largas patas del Leaellynasaura le permitían correr a gran velocidad para escapar de los grandes depredadores cretácicos, tales como el Australovenator, pero para verlo, tenían ojos enormes, que le ayudaban a ver en la oscuridad. Tenía un pico bastante afilado que cortaban las hojas de las plantas para luego triturarlas con sus anchos y planos molares. Para coger las hojas se ayudaba de sus brazos. Se sabe que la extinción de Leaellynasaura coincidió con un periodo de enfriamiento global, que seguramente causó las primeras grandes heladas en la Antártida, llegando a congelar toda la Antártida. Se cree que las heladas impidieron a los herbívoros migrar estacionalmente a la Antártida, ya que algunas plantas dejaron de crecer, entre ellas, las que alimentaban al Leaellynasaura.

Leaellynasaura

Yamaceratops (Cara con cuerno de Yama).

Periodo: Cretácico Inferior (Albiano). Hace 100 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 1 metro de largo y 30 centímetros de altura.

Peso: Entre 22 – 45 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Descubierto entre 2002 y 2003 y descrito por Makovicky y Norell en 2006. Se han encontrado restos en el Desierto de Gobi (Mongolia).

El Yamaceratops fue un ceratópsido (neoceratópsido) herbívoro bípedo de diminuto tamaño. Su cráneo, ancho y grueso, terminaba en un pico similar al de los loros, con el cual cortaba los helechos, cicádeas y coníferas de la que se alimentaba, para luego masticarlos con los dientes posteriores.

Yamaceratops

Colepiocephale (Cabeza de nudillos).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 83 millones de años.

Tamaño: 1 metro de longitud aproximadamente.

Peso: Entre 4,5 – 6,8 kilogramos.

Localización fósiles: Descubierto originalmente en 1945 (Stegoceras) y descrito por Sullivan en 2003. Se han encontrado restos en Alberta (Canadá).

El Colepiocephale fue un paquicefalosáurido herbívoro con cabeza en cúpula caracterizado principalmente por la falta de la parte lateral del occipital y el borde posterior del escamoso, y la presencia de dos incipientes nodos debajo del borde posterior del margen parieto-escamoso. El Colepiocephale tiene la distinción de ser considerado como el más antiguo miembro de la familia Pachycephalosauridae, encontrándose a mediados del Campaniano, todos los demás miembros de esta pertenecen al Mastrichtiano o a finales del Campaniano.

Colepiocephale

Gasparinisaura (Lagarto de Gasparini).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 83 millones de años.

Tamaño: 1,5 metros de largo aproximadamente y 60 centímetros de altura.

Peso: Alrededor de 18 kilogramos.

Localización fósiles: Descrito por Rodolfo Coria y Leonardo Salgado en 1996. Se han encontrado restos en Argentina.

El Gasparinisaura fue un ornitópodo herbívoro de pequeño tamaño, el cual presentaba una pequeña cabeza con una hilera de apretados dientes especializados para triturar. El hallazgo de varios ejemplares en un área reducida, sugiere que formaban grupos con fuertes lazos sociales. Originalmente fue clasificado como un iguanodóntido, pero estudios posteriores lo establecieron como un hipsilofodóntido. Se pensaba que todos los ornitópodos de Sudamérica eran resultado de una migración desde Norteamérica hace 70 millones de años. Pero el descubrimiento del anabisetio en el Cenomaniano patagónico, demuestra que en Sudamérica existió un linaje de ornitópodos propios de la región y que siguieron un camino evolutivo distinto al seguido en el Norte, como lo propusieran Rodolfo Coria y Leonardo Salgado

Gasparinisaura

Lirainosaurus (Lagarto esbelto).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 80 millones de años.

Tamaño: Entre 8 – 10 metros como máximo.

Peso: Sin datos.

Localización fósiles: Descrito por Sanz en 1999. Se han encontrado restos en el Condado de Treviño y Chera (España).

El Lirainosaurus fue un titanosáurido herbívoro, definido a partir de un fragmento de cráneo, dientes y huesos postcraneales procedentes del Cretácico Superior. Se han descubierto vértebras de la cola (holotipo MCNA 7458) y el lomo, la parte occipital del cráneo, dientes sueltos,esternón, húmero, fragmentos del ilion y pubis, fémur, tibia y osteodermos. En 2013 se describieron varias vértebras (cervicales, dorsales y caudales), así como costillas dorsales El Lirainosaurus fue grácil y de pequeño tamaño en comparación con otros titanosáuridos muchos más grandes.

Lirainosaurus

Más información sobre dinosaurios en:

Clasificación de los dinosaurios 

Grandes dinosaurios carnívoros Parte IParte II

Grandes dinosaurios herbívoros Parte I & Parte II

Grandes dinosaurios Parte I & Parte II

Pequeños dinosaurios Parte I & Parte II

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Edimat, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , ,

Grandes Dinosaurios III (Parte II)

Oxalaia (Referente a una deidad de la religión Yoruba, Oxalá – Obatalá).

Periodo: Cretácico Superior (Cenomaniano). Hace 98 millones de años.

Tamaño: Entre 12 – 14 metros de longitud y 5 metros de altura.

Peso: Unas 5 – 7 toneladas.

Localización fósiles: Nombrado por Alexander Wilhelm Armin Kellner, Sergio A.K. Azevedeo, Elaine B. Machado, Luciana B. Carvalho y Deise D.R. Henriques en 2011. Se han encontrado restos en Isla Cajual (Brasil).

El Oxalaia fue un gran dinosaurio terópodo de la familia Spinosauridae, conocido hoy en día por varios restos muy fragmentados  encontrados en 2004 en la localidad Laje do Coringa de la formacion Alcântara, en el Grupo Itapecuru de la cuenca São Luís. Aparte de estos fragmentos óseos, numerosos dientes de espinosáurido habían sido anteriormente reportados en este sitio. Las estimaciones de tamaño sugieren que media de 14 metros de largo y entre 4 – 6 toneladas de peso, lo que le convierte en el mayor terópodo encontrado en Brasil y la octava especie de terópodo no aviano nombrada oficialmente en el país. Debido a la escasez de restos de Oxalaia, se desconocen una gran cantidad de datos y características concretas de este dinosaurio, el cual parece estar estrechamente emparentado con el Spinosaurus africano.

Oxalaia

Futalognkosaurus (Lagarto jefe gigante).

Periodo: Cretácico Superior (Coniaciano). Hace 87 millones de años.

Tamaño: 35 metros de longitud y 15 metros de altura (a cuatro patas).

Peso: Alrededor de 80 toneladas.

Localización fósiles: Descrito por Calvo, Porfiri, González-Riga y Kellner en 2007. Se han encontrado restos en Argentina.

El Futalognkosaurus fue un enorme dinosaurio saurópodo, perteneciente al clado Titanosauria. Probablemente, como todos los saurópodos, tenía algún comportamiento del tipo gregario que les permitía tener una mayor seguridad ante los depredadores de su ecosistema. Se cree que estos titanosauroides vivieron hace unos 87 millones de años en un ambiente húmedo en el que abundaban lagos y lagunas con una gran variedad biológica. Al contrario de lo que ocurre con otros dinosaurios, del Futalgnkosaurus se conocen muchos aspectos debido a que se han encontrado los esqueletos prácticamente completos de tres ejemplares (dos de ellos juveniles). Al igual que otros saurópodos de tamaño gigante, el Futalognkosaurus se alimentaría de ingentes cantidas de marteria vegetal para nutrir su enorme cuerpo.

Futalognkosaurus

Edmontonia (De Edmonton).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano – Maastrichtiano). Hace 83 – 65 millones de años.

Tamaño: 7 metros de longitud y 2,3 de altura.

Peso: Alrededor de 4 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 1924 por George Paterson. Se han encontrado restos en Texas (Estados Unidos) y Alberta (Canadá).

El Edmontonia fue un voluminoso dinosaurio acorazado, el cual poseía pequeñas placas crestadas en su espalda y cabeza y muchas afiladas púas encima de los hombros en cada uno de los costados, dos de los cuales estaban incrustadas en las subespinas de algunos especímenes. Su cráneo tenía forma de pera cuando se veía por arriba. Sus largas espinas eran probablemente usadas entre machos para demostraciones de fuerza y para defender el territoro o conseguir pareja. Las espinas pudieron usarse también para intimidar a sus posibles depredadores o manadas rivales, protección o auto-defensa. Para protegerse de los depredadores, los Edmontonia pudieron agacharse en grupo para minimizar la posibilidad de ataque a su indefenso vientre.  Además, la cola del Edmontonia tenía pequeñas espinas en los lados, que el animal utilizaba como un látigo para alejar a los depredadores. Este dinosaurio herbívoro se alimentaba principalmente de vegetación baja.

Edmontonia

Magnapaulia (Combinación entre “magnus” y paulia debido a Paul G. Haaga, Jr.).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 75 millones de años.

Tamaño: Entre 12,5 – 16,5 metros de longitud según diversas estimaciones.

Peso: Unas 23 toneladas.

Localización fósiles: Descrito en 1981 por William J. Morris. Se han encontrado restos en Baja California (México).

El Magnapaulia fue un gran dinosaurio herbívoro con pico de pato, descrito originalmente como una especie posible de Lambeosaurus. Se caracteriza por su gran tamaño y por el alto perfil de su cola, la cual tenía cheurones alargados y espinas vertebrales como las de Hypacrosaurus. El Magnapaulia está entre los hadrosáuridos que conservan impresiones fosilizadas de su piel, la cola de un espécimen tenía algunos pequeños huesos encajados entre grandes escamas hexagonales y otras escamas redondeadas más pequeñas. Poco más se conoce de este dinosaurio ya que únicamente se han encontrado restos fosilizados muy fragmentados del mismo.

Magnapaulia

Titanoceratops (Cara con cuernos titánica).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 74 – 73 millones de años.

Tamaño: 9 metros de longitud y entre 3 – 4 metros de altura.

Peso: Unas 6 toneladas.

Localización fósiles: Nombrado por Nicholas R. Longrich en el año 2011. Se han encontrado restos en Nuevo México (Estados Unidos).

El Titanoceratops fue un casmosaurio gigantesco que durante el periodo Cretácico Superior en lo que es ahora Nuevo México, y es el mas antiguo triceratopsino conocido, sus fósiles fueron recuperados de una zona que podría ser la parte superior de la Formacion Fruitland o la Formacion Kirtland inferior. Con anterioridad, sus fósiles habían sido asignados a Pentaceratops. Se estima que su cráneo llegaba a los 2,65 metros de longitud estando completo, lo cual lo convierte en un candidato al mayor cráneo entre los vertebrados terrestres. Al igual que otros ceratópsidos, el Titanoceratops era herbívoro, se alimentaba de plantas y vegetación baja.

Titanoceratops

Edmontosaurus (Lagarto de Edmonton).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 73 – 65,5 millones de años.

Tamaño: 13 metros de longitud y 3 metros de altura.

Peso: Alrededor de 6,2 toneladas.

Localización fósiles: Nombrado por Lawrence Morris Lambe en 1917. Se han encontrado restos en Alberta (Canadá).

El Edmontosaurus fue un dinosaurio del que se han encontrado numerosos registros fósiles. Al igual que otros hadrosaurios, las patas delanteras eran menos fuertes que las traseras, por lo que su posición bípeda o tetrápoda variaba con la velocidad a la que deseaba desplazarse o si estaba detenido. Poseía una larga cola aplanada lateralmente y en su gran cabeza tenía un amplio pico semiesférico en su boca lleno de pequeños dientes con los que trituraba su alimento. Las proporciones de los Edmontosaurus varían considerablemente según la especie e individuo, presentando tamaños que van desde los 10 metros con especímenes de 13 metros, hasta los 14 metros de largo. Esto sumado a un peso estimado de aproximadamente 4 toneladas, por lo que exhibían una de las mayores dimensiones entre los hadrosáuridos. Del Edmontosaurus se han descubierto impresiones fosilizadas de su piel en 1908, por estas impresiones sabemos que la piel era escamosa y coriácea, y el músculo del muslo estaba debajo de la piel del cuerpo. También se sabe que este dinosaurio vivía en grupos, mostrando un comportamiento gregario.

Edmontosaurus

Eotriceratops (Primer cara con tres cuernos).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 67,6 millones de años.

Tamaño: Entre 9 – 12 metros de longitud según diversas estimaciones y unos 3 metros de altura como mínimo.

Peso: Posiblemente superior a 6 toneladas de peso.

Localización fósiles: Nombrado por Wu, Brinkman, Eberth & Braman en 2007. Se han encontrado restos en Alberta (Canadá).

El Eotriceratops fue un gran dinosaurio herbívoro ceratópsido, que difiere de otros de su grupo en un arreglo único en el premaxilar, base nasal del cuerno, el escamoso en el volante, y epiyugal, es el primer esqueleto vertebrado asociado encontrado dentro de los primeros 20 metros de la Formación Cañón de la Herradura. Aparte del tamaño, la edad y el peso, tiene otras características que le diferencian del Triceratops como: Una fosa nasal muy superior (por eso se piensa que pudo permanecer sumergido en agua largos periodos del día) y unos cuernos más grandes y cerca de los ojos. Este dinosaurio poseía unos de los cuernos más largos (80 centímetros) que se han encontrado hasta ahora en este tipo de ceratópsidos. Los restos fósiles de Eotriceratops son muy incompletos, a pesar de ello, se sabe que solamente su cráneo medía unos 3 metros de longitud.

Eotriceratops

Torosaurus (Lagarto perforado).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 66,8 – 65 millones de años.

Tamaño: 7,5 – 8,8 metros de longitud y 2 metros de altura.

Peso: Unas 4 – 6 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 1891 por Othniel Charles Marsh. Se han encontrado restos principalmente en Wyoming, Montana, Dakota del Sur, Dakota del Norte y Utah (Estados Unidos) y en Saskatchewan (Canadá).

El Torosaurus fue un gran ceratópsido, el cual poseía uno de los cráneos más grandes encontrados en un animal terrestre, su gola medía 2,6 metros. Se caracterizaba por una placa huesuda grande, llamada volante o gola, que se proyecta en la parte posterior de su cráneo. Un cuerno corto sobre su pico de loro y dos cuernos más largos sobre sus ojos que le proporciona la protección contra depredadores. Los cuernos también fueron utilizados posiblemente en rivalidad durante el cortejo. Torosaurus fue el animal con el segundo cranéo más grande que caminó por la tierra, el que tenía el cráneo más grande fue el Pentaceratops. Los estudios han indicado que Torosaurus es el pariente más cercano a Triceratops, incluso que ambas especies forman un único género, aunque dicha teoría carece de escasos apoyos a fecha de hoy.

Torosaurus

Stygimoloch (Diablo espinoso del Río Estigia) y Dracorex (Rey dragón).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 65,5 millones de años. Cretácico Superior (Campaniano – Maastrichtiano). Hace 83 – 65 millones de años.

Tamaño: 3 metros de longitud y 2 metros de altura. 3 metros de longitud y 1,7 metros de altura.

Peso: Unos 120 kilogramos. Alrededor de 100 kilogramos.

Localización fósiles: Descrito por Peter Galton y Hans-Dieter Sues en 1983. Se han encontrado restos en las formaciones Hell Creek y Lance de Estados Unidos. Descrito por Bakker en 2006. Se han encontrado restos en Iowa (Estados Unidos).

El Stygimoloch era un dinosaurio perteneciente a la familia Pachycephalosauria, herbívoro, relativamente grande, que tenía las patas delanteras cortas y las traseras largas, y una cola larga para mantener el equilibrio. Poseía en la cabeza unos cuernos que le servían para impresionar. Su cráneo tenía un espesor de unos 25 centímetros. Mientras que la bóveda se reduce en tamaño, la ornamentación en el cráneo es más elaborada que en cualquier otro paquicefalosáurido. Cuernos cortos y cónicos cubrieron la nariz, y en las esquinas traseras del cráneo tenían un par de enormes y masivos cuernos, apuntando hacia atrás, de hasta 5 centímetros de diámetro y 15 centímetros de largo, rodeados por dos o tres puntos más pequeños. La función de esta ornamentación inusual es desconocida. Incluso si otros paquicefalosáuridos se golpeaban las cabezas, un tema de discusión continua, la pequeña bóveda de Stygimoloch sugiere que este comportamiento no era importante. En su lugar, el ornamento del cráneo pudo haber actuado durante la exhibición, ser utilizado para la autodefensa, o quizás se trababan y se empujaban en combates intraespecificos, como los cuernos de los ciervos. Sin embargo, es más probable que los cuernos escamosos fueran utilizados para infligir dolor durante el combate golpeándose los flancos.

Stygimoloch

El Dracorex exhibía un cráneo que formaba una domo de aproximadamente unos 25 centímetros de espesor, lo cual se sumaba a la presencia de hileras de espinas y nódulos sobre el hocico. El Dracorex poseía un considerable número de osteodermos los cuales presentaban un configuración irregular. Esta suma de patrones son morfológicamente similares a los de Stygimoloch, por lo que muchos científicos los consideran ambos como la misma especie, incluso como individuos juveniles de Pachycephalosaurus, teoría que apoya Jack Horner de la Universidad Estatal de Montana. Aparte de tener un cráneo plano, con nódulos, la característica más prominente de Dracorex es el par de enormes aberturas temporales superiores sin restricción.

Dracorex

Más información sobre dinosaurios en:

Clasificación de los dinosaurios 

Grandes dinosaurios carnívoros Parte IParte II

Grandes dinosaurios herbívoros Parte I & Parte II

Grandes dinosaurios Parte I

Pequeños dinosaurios Parte I, Parte II & Parte III

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Edimat, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

Grandes Dinosaurios III (Parte I)

Tuojiangosaurus (Lagarto de Tuojiang).

Periodo: Jurásico Superior (Oxfordiano – Kimerigdiano). Hace 157 – 152 millones de años.

Tamaño: 7 metros de longitud y 2 metros de altura.

Peso: Unas 4 toneladas.

Localización fósiles: Nombrado en 1977 por Dong, Li, Zhou y Zhang. Se han encontrado restos en Sichuan (China).

El Tuojiangosaurus era bastante semejante al Stegosaurus en su aspecto y en sus hábitos alimenticios, siendo considerado el mayor estegosaurio descubierto en Asia. Tenía quince pares de placas puntiagudas y estrechas a lo largo del dorso, desde el cuello hasta el extremo superior de la cola. Las placas más largas crecían sobre sus caderas. En el extremo de su corta cola tenía dos pares de afiladas y largas espinas; una característica también del Stegosaurus. También poseía dos púas a cada lado del extremo de la cola, insertadas aproximadamente a 45 grados. Este dinosaurio se alimentaba principalmente de vegetación baja (helechos, follaje, plantas bajas) gracias a su pico calloso y sin dientes. Su aspecto afilado le habría servido claramente para disuadir de un ataque a los posibles depredadores con los que compartían su hábitat.

Tuojiangosaurus

Saurophaganax (Supremo entre los lagartos asesinos).

Periodo: Jurásico Superior (Kimerigdiano – Titoniano). Hace 153 – 150 millones de años.

Tamaño: Entre 9 – 11 metros de longitud y 3,5 metros de altura.

Peso: Hasta 3,2 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto entre 1931 – 1932 por John Willis Stovall. Se han encontrado restos en Nuevo México y Oklahoma (Estados Unidos).

El Saurophaganax fue el mayor depredador del Jusásico Superior en América del Norte. Los fósiles atribuidos a Saurophaganax junto con el posible material de Nuevo México y Oklahoma son conocidos de gran parte de la Formación Morrison, sugiriendo que era raro o que ha aparecido muy recientemente en el registro fósil. Saurophaganax es el más largo de los alosáuridos y mayor que sus contemporáneos Torvosaurus tanneri y Allosaurus fragilis. Al ser más raro que estos, siendo solo el uno por ciento o aun menos de la fauna de Morrison, no es mucho lo que se sabe sobre su forma de vida. Incluso se ha llegado a sugerir que este dinosaurio es una subespecie de Allosaurus, aunque en la actualidad dicha teoría se encuentra prácticamente descartada. El Saurophaganax se alimentaba de un gran número de presas con las que compartía nicho ecológico, entre ellas, grandes dinosaurios herbívoros.

Saurophaganax

Supersaurus (Súper lagarto).

Periodo: Jurásico Superior (Kimerigdiano – Titoniano). Hace 150 – 147 millones de años.

Tamaño: Entre 33 – 34 metros de longitud y 8 metros de altura (a cuatro patas).

Peso: Entre 35 – 40 toneladas.

Localización fósiles: Descrito originalmente en 1985 por James A. Jensen. Se han encontrado restos en Wyoming y Colorado (Estados Unidos).

El Supersaurus es uno de los dinosaurios más grandes de los que se tienen constancia, nos encontramos ante un típico diplodócido, con un pequeño cráneo, patas macizas y largos cuello y cola. En muchos aspectos, era similar al Apatosaurus, pero menos robusto que éste último. El Supersaurus se alimentaba de enormes cantidades de plantas, por lo que era un herbívoro, se cree que comía alrededor de unos 2,500 kilos de plantas al día.  Por su gran peso se cree que solamente vivía en tierra firme, porque de otra manera pudo haberse hundido en zonas pantanosas o con tierra movediza.  Se cree que tragaba hojas completas sin siquiera masticarlas, por lo que tal como otros dinosaurios seguramente tenía gastrolitos (piedras en el estómago) que les permitía digerir mejor la comida. En 1979 se descubrieron en Utah una serie de huesos que dieron lugar a un dinosaurio llamado Ultrasauros, más tarde se descubrió que dicho dinosaurio estaba compuesto por huesos de Supersaurus y de un gran Brachiosaurus.

Supersaurus

Turiasaurus (Lagarto del Turia).

Periodo: Jurásico Superior – Cretácico Inferior (Titoniano – Berriasiano). Hace 147 – 143 millones de años.

Tamaño: Entre 36 – 38 metros de longitud y 10 metros de altura (a cuatro patas).

Peso: Entre 39,9 – 47,36 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 2003 y descrito por Royo-Torres, Cobos & Alcala. Se han encontrado restos en la provincia de Teruel (España).

El Turiasaurus es un gran dinosaurio herbívoro del que se han encontrado restos fragmentarios de su esqueleto, entre los que se incluyen: Seis vértebras cervicales, tres vértebras dorsales, dos vértebras de la cola, restos de la cintura escapular, una pata delantera izquierda completa y articulada (holotipo), formada por un húmero (de 1,79 metros de longitud), un radio, la ulna (cúbito), un carpal, cinco metacarpos y falanges de la mano, así como restos de las patas traseras, consistentes en una fíbula (peroné), dos astrágalos, varios metatarsos y algunas falanges de los pies. De manera más fragmentaria se recogieron un sacro, parte de un fémur y una tibia, que fueron encontrados en los depósitos de la Formación Riodeva. En 2012 se ha descrito el cráneo. Se piensa que el Turiasaurus es el dinosaurio más grande encontrado en Europa hasta la fecha y uno de los más grandes del mundo, además da nombre a un nuevo clado de dinosaurios saurópodos conocido como Turiasauria.

Turiasaurus

Wuerhosaurus (Lagarto de Wuerho).

Periodo: Cretácico Inferior (Valanginiano – Albiano). Hace 135 – 99 millones de años.

Tamaño: Unos 6 metros de longitud y 2,2 metros de altura.

Peso: Alrededor de 3 toneladas.

Localización fósiles: Descrito por Dong Zhiming en 1973. Se han encontrado restos en China y Mongolia.

El Wuerhosaurus, de menor tamaño que otros estegosaurios, posiblemente pastase entre la vegetación baja del Cretácico Inferior. Debido a la longitud corta de sus patas delanteras y a la anchura de sus caderas, se piensa que podría haberse erguido sobre sus patas traseras para alcanzar follaje ubicado a mayor altura. El Wuerhosaurus presentaba unas placas óseas rectangulares en su lomo y su cola, pero sus costados muy probablemente carecían de protección. Hasta el descubrimiento de este dinosaurio, se pensaba que los estegosaurios se habían extinguido a finales del periodo Jurásico, por lo que el Wuerhosaurus representa muy seguramente uno de los últimos dinosaurios de dicho suborden que existieron. Se han encontrado pocos fósiles, por lo que muchos datos acerca del Wuerhosaurus se desconocen a fecha de hoy.

Wuerhosaurus

Tyrannotitan (Titán tirano).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano). Hace 116 millones de años.

Tamaño: Entre 12,2 – 13,5 metros de longitud.

Peso: Unas 7 toneladas.

Localización fósiles: Descrito en 2005 por Fernando Novas, Silvina de Valais, Pat Vickers-Rich, y Tom Rich. Se han encontrado restos en Argentina.

El Tyrannotitan fue un gran terópodo bípedo de hábitos carnívoros, estrechamente emparentado con otros depredadores gigantes como Carcharodontosaurus y especialmente Giganotosaurus así como Mapusaurus. Se tiene constancia de este dinosaurio por restos muy fragmentarios: Dientes, costillas, húmeros, fémur, etc., presenta algunos rasgos diferenciales considerables en sus dientes, los cuales son, al parecer, menos laminares que los de sus parientes, presentando dentículos de estructura poco común, donde se puede distinguir un surco en el centro, dividiendo cada dentículo en dos porciones. A diferencia de otros carcarodontosáuridos sus vértebras carecen de bolsas neumáticas extendidas desde el sacro al centro de la cola. Las vértebras caudales proximales tiene una espina dorsal excepcionalmente alta, unas dos veces el tamaño del centro vertebral. Esto hace una cola profunda muy similar a la de los ceratosaurios. Se cree que el Tyrannotitan se alimentaba de grandes dinosaurios herbívoros.

Tyrannotitan

Cedarpelta (Escudo de la Montaña Cedar).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano – Albiano). Hace 110 – 100 millones de años.

Tamaño: 10 metros de largo y 2,5 metros de altura.

Peso: Unas 2 toneladas.

Localización fósiles: Descrito por Carpenter en 2001. Se han encontrado restos en Utah (Estados Unidos).

El Cedarpelta fue un gran dinosaurio acorazado basal, de hábitos herbívoros. Su cráneo, sin mucha ornamentación, media 60 centímetros de largo. Un cráneo de esta especie se encontró desarticulado lo que le dio a los paleontólogos la oportunidad única de estudiar los huesos por separado, cosa que no se había podido hacer anteriormente ya que la osificación entre los huesos solo permitían estudiarlos como un todo. Se conoce por dos cráneos, un moderada variedad de restos postcraneales desarticulados, incluyendo elementos de la mayoría de las áreas del esqueleto y partes de la armadura. Los restos pertenecieron a un ejemplar adulto y a un juvenil, ambos de la misma zona (Price River, Utah). Aunque muchos científicos lo catalogaron como un miembro de la familia Nodosauridae, hoy en día el Cedarpelta está clasificado dentro de la familia Ankylosauridae, siendo un miembro primitivo de este grupo.

Cedarpelta

Sauroposeidon (Lagarto dios de los terremotos).

Periodo: Cretácico Inferior (Albiano). Hace 110 – 100 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 38 metros de longitud y 17 – 18 metros de altura (a cuatro patas).

Peso: Unas 60 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 2000 por Weder, Cifelli y Sanders. Se han encontrado restos en Oklahoma (Estados Unidos).

El Sauroposeidon es un enorme saurópodo perteneciente a la familia Brachiosauridae. Conocido únicamente por cuatro vértebras del cuello procedentes del sudoeste del estado norteamericano de Oklahoma. Los fósiles fueron encontrados en rocas del Cretácico Inferior, un período en el que los saurópodos estaban disminuyendo de tamaño y número en Norteamérica, siendo el último de los gigantes de este continente. El Sauroposeidon era un herbívoro cuadrúpedo con sus miembros delanteros más largos que los posteriores, un diseño del cuerpo similar al de la jirafa moderna, con un cuerpo corto y un cuello extremadamente largo, siendo uno de los dinosauriosde mayor altura que se han descubierto.  El paleoambiente de Sauroposeidon consistía de bosques tropicales o subtropicales, deltas fluviales, pantanos costeros, bayous y lagunas, probablemente similares a los de la actual Luisiana. Había pocos depredadores que pudieran intentar atacar a un Sauroposeidonadulto, pero los juveniles era probablemente cazados por el terópodo contemporáneo Acrocanthosaurus.

Sauroposeidon

Huaxiaosaurus (Lagarto de Huaxiao).

Periodo: Cretácico Inferior (Albiano). Hace 100 millones de años.

Tamaño: 18 metros de longitud y 11 de altura.

Peso: Unas 16 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 2008 y descrito en 2011 por Zhao, Wang y Li. Se han encontrado restos en  Zhucheng y Shandong (China).

El Huaxiaosaurus fue un gran dinosaurio herbívoro con pico de pato (Hadrosauridae) que habitó Asia en el Cretácico Inferior, posiblemente el de mayor tamaño y altura conocido hasta la fecha. Este animal fue descrito gracias al descubrimiento de un esqueleto casi completo, en el que destaca su cráneo muy alargado, estrecho y aplanado. La mandíbula inferior es alta y los dientes son una aglomeración de altas baterías dentales. Fue encontrado en la misma zona que el Shantungosaurus y el Zhuchengosaurus,por lo que muchos científicos opinan que es muy probable que se trate que el mismo animal que el Shantungosaurus.

Huaxiaosaurus

Más información sobre dinosaurios en:

Clasificación de los dinosaurios 

Grandes dinosaurios carnívoros Parte IParte II

Grandes dinosaurios herbívoros Parte I & Parte II

Grandes dinosaurios Parte II

Pequeños dinosaurios Parte I, Parte II & Parte III

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Edimat, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

Carcharodon megalodon

Megalodón (Carcharodon megalodon o Carcharocles megalodon).

Periodo: Cenozoico (Mioceno – Plioceno). Hace 23 – 2,6 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Debido a lo fragmentado de sus restos y a que la mayoría de ellos son dientes, es complicada la estimación de su tamaño. Originalmente pensaron que podría estar cerca de los 30 metros de longitud, un tamaño muy similar al de la actual ballena azul, sin embargo en la actualidad hay un consenso científico que nos dice que el Megalodón alcanzaba una longitud total de más de 16 metros, con un máximo quizá de unos 20,3 metros.

Peso: Según el modelo de Gottfried, un Megalodón de 15,9 metros habría tenido un peso de 47 toneladas, uno de 17 metros pesaría 59 toneladas y uno de 20,3 metros llegaría a las 103 toneladas. Todo ello le convertiría de largo en el mayor escualo que jamás haya habitado el planeta y uno de los peces más grandes que han existido.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas, dependiendo de su etapa vital. Los ejemplares jóvenes seguramente preferirían aguas pocos profundas (zonas costeras), mientras que los individuos adultos se moverían principalmente en aguas profundas y oceánicas. Sus áreas de cría estarían en regiones de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1835. Se han encontrado restos fósiles en numerosas partes del mundo pero principalmente en: Europa, América del Norte y del Sur, zona del Caribe, África, India, Japón. Ello nos indica que este animal tuvo una distribución cosmopolita.

El Megalodón (diente grande), es una especie extinta de tiburón que vivió durante el periodo Cenozoico. Es considerado uno de los mayores y más poderosos depredadores vertebrados que nunca hayan existido en el planeta. Se cree que tenía una aspecto muy parecido al del actual tiburón blanco (Carcharodon carcharias), ya que la carencia de esqueletos completos de Megalodón han obligado a los científicos a basarse en la morfología de su actual pariente para su reconstrucción.

Carcharodon megalodon

El condrocráneo de C. megalodon debió de tener una apariencia más compacta y robusta que el del gran tiburón blanco, para así reflejar funcionalmente sus mandíbulas y dentadura más macizas en comparación. Los dientes de este tiburón (principal evidencia fósil del mismo) son excepcionalmente robustos y serrados, la mayoría de ellos de unos 18 centímetros de largo. Su fuerza de mordida (108 – 180 Newton) según varios estudios, era 10 veces mayor que la del actual tiburón blanco y unas 5 veces superior que la del Tyrannosaurus Rex. Sus aletas también debieron haber sido muy probablemente proporcionalmente más grandes y gruesas comparadas con las del gran tiburón blanco debido a que las aletas relativamente grandes son necesarias para la propulsión y control de movimientos en un tiburón mayor. A través del escrutinio de las vértebras parcialmente preservadas de un espécimen de C. megalodon hallado en Bélgica, parece ser que éste tenía un número mayor de vértebras que los hallados en cualquier espécimen grande de los tiburones conocidos. Sólo el número de vértebras del gran tiburón blanco se aproxima en cantidad, simbolizando los cercanos vínculos anatómicos entre las dos especies. Sobre la base de las características mencionadas antes, Gottfried y colaboradores (1996) reconstruyeron un esqueleto completo de un individuo juvenil de Megalodón de 11,5 metros de longitud, el cual se exhibe en el Museo Marino Calvert en la isla Solomons (Maryland, Estados Unidos). El equipo hizo hincapié en que las diferentes proporciones al compararlo con el esqueleto de un gran tiburón blanco están basadas en los mismos patrones ontogenéticos de crecimiento del propio gran tiburón blanco actual.

Mandíbulas Megalodón

Mandíbulas reconstruidas de Carcharodon megalodon en el Museo Nacional de Baltimore (Estados Unidos).

Esqueleto Carcharodon megalodon

Reconstrucción de un esqueleto de un Carcharodon megalodon en el Museo Marino Calvert de Solomons (Maryland, Estados Unidos).

La mayoría de los científicos proponen al Megalodón como el carnívoro más formidable que jamás haya existido. Su gran tamaño, capacidad de nado y poderosas mandíbulas, le habrían colocado en la cúspide de la pirámide alimenticia de su tiempo. Diversas evidencias fósiles nos indican que se habría alimentado principalmente de cetáceos como delfines, marsopas y ballenas, además de pinípedos (focas, morsas) y grandes tortugas marinas. Muchos huesos de ballenas contemporáneas al Megalodón se han encontrado con profundas marcas de mordidas hechas por este tiburón. Incluso se han encontrado dientes de Megalodón en yacimientos de restos masticados de ballenas. Es posible que este enorme escualo también fuese piscívoro y es muy creíble a su vez que tuviese también cierta tendencia al canibalismo.

Los paleontólogos han realizado un estudio de los fósiles para determinar los patrones de ataque de C. megalodon en sus presas. los restos de una ballena de 9 metros de largo (de un taxón sin identificar), proporcionó la primera oportunidad de analizar cuantitativamente el comportamiento predatorio de C. megalodon. Este cazador se enfocaba principalmente en atacar las partes con más hueso (por ejemplo, hombros, aletas, costillas y la columna vertebral) de la presa, las cuales los grandes tiburones blancos generalmente evitan. El Megalodón trataba de destrozar los huesos y dañar los delicados órganos (el corazón y los pulmones) alojados en la caja torácica de las presas. Con un ataque pudo haber inmovilizado a la presa, la cual moriría rápidamente debido a las heridas en estos órganos vitales. Estos hallazgos también hacen claro por qué este tiburón prehistórico necesitaba unos dientes más robustos que los de los grandes tiburones blancos.

Diente de Megalodón

Diente de Megalodón en comparación con dos dientes de tiburón blanco actual.

No se sabe muy bien aún las causas de la extinción del Megalodón aunque se especula con diversas teorías, principalmente:

  • Enfriamiento oceánico y caída de los niveles del mar: El cierre del Istmo de Panamá cambió fundamentalmente la circulación oceánica global. Este evento permitió el inicio a una glaciación en el Hemisferio Norte, y más tarde, también facilitó el enfriamiento del planeta entero. Adicionalmente, la expansión de la glaciación durante el Plioceno retuvo grandes volúmenes de agua en forma de capas de hielo, lo que resultó en una significativa caída en los niveles del mar. A consecuencia de esto, durante el Plioceno tardío y el Pleistoceno hubo varias edades del hielo, que enfriaron los océanos significativamente. La principal razón citada para la extinción del C. megalodon es el declive en las temperaturas de los océanos a escala global durante el Plioceno. Esta tendencia al enfriamiento impactó de forma adversa a C. megalodon, ya que prefería aguas cálidas y como resultado, se volvió una especie extremadamente rara hasta su extinción final durante el Pleistoceno. No hay evidencia fósil de C. megalodon en regiones alrededor del mundo en las que la temperatura del agua había caído significativamente durante el Plioceno. Más aun, estos cambios oceanográficos pueden haber limitado muchos de los sitios de aguas cálidas que servían de área de cría para C. megalodon, obstaculizando el mantenimiento de su población. Las áreas de cría son esenciales para el mantenimiento de una especie.
  • Declive de las fuentes de alimentos: Los cetáceos alcanzaron su mayor diversidad durante el Mioceno, con cerca de 20 géneros reconocidos en comparación a los seis géneros vivientes. Dicha diversidad representaba el marco ideal para mantener a un superdepredador como C. megalodon. Después del cierre del Istmo de Panamá, muchas especies de cetáceos se extinguieron y muchas especies sobrevivientes desaparecieron de los trópicos. Los patrones de migración de las ballenas del Plioceno se han reconstruido a partir del registro fósil, sugiriendo que muchas especies sobrevivientes mostraron una tendencia a dirigirse hacia las regiones polares. Las temperaturas del agua más fría durante el Plioceno impidieron a C. megalodon llegar a las regiones polares, y las mayores presas ya no estaban “dentro del rango” del Megalodón después de dichas migraciones. Estos sucesos disminuyeron la fuentes de alimentos de C. megalodon en las regiones que éste habitaba en el Plioceno, principalmente el latitudes medias a bajas. El Megalodón estaba adaptado a un estilo de vida especializado, el cual fue perturbado como resultado de estos cambios. Además, la escasez de presas en los trópicos durante los tiempos del Plio-Pleistoceno puede haber impulsado el canibalismo en los C. megalodon. Los individuos jóvenes estarían en un creciente riesgo de ataques de los adultos durante las épocas de hambruna.
  • Competencia ecológica de nuevas especies: La aparición y amplia distribución de los grandes delfínidos depredadores del género Orcinus durante el Plioceno, llenó probablemente el vacío ecológico dejado a fines del Mioceno por la desaparición de los cachalotes superdepredadores. Una interpretación minoritaria indica que estos delfínidos pudieron haber superado la competencia ecológica con los últimos representantes de C. megalodon en el nicho de depredador superior. Sin embargo, muchos expertos han inferido que factores como la tendencia al enfriamiento en los océanos y la disminución de presas durante el Plioceno pueden haber jugado un papel muy significativo en el declive y extinción de C.megalodon. Otros depredadores superiores también parecen haberse beneficiado de la desaparición de esta especie. El registro fósil indica que estos delfínidos aparecen comúnmente en latitudes altas durante el Plioceno, indicando que pudieron hacer frente a las condiciones de aguas frías que se estaban volviendo predominantes, aunque también se han encontrado en los trópicos (como Orcinus sp. en Sudáfrica). Grandes marcas de mordidas en restos fósiles de delfínidos indican que C. megalodon los cazaba. Sin embargo, el paleontólogo Albert Sanders sugiere que C. megalodon se había vuelto demasiado grande como para sustentarse de las fuentes de alimentación disponibles en los trópicos.

Comparación Carcharodon megalodon

Comparación de tamaño entre el Carcharodon Megalodon, tiburón ballena (Rhincodon typus), tiburón blanco (Carcharodon carcharias) y hombre.

Carcharodon megalodon vs Tiburón blanco

Reconstrucción de un Megalodón junto a un tiburón blanco actual.

Aunque los expertos consideran que no hay ninguna evidencia disponible que indique que el megalodón no está extinto, la idea de que una población superviviente pudiese seguir existiendo en la actualidad parece haberse asentado en el imaginario público aunque sin pruebas concluyentes acerca de su veracidad.

Documental de National Geographic sobre el Megalodón (Gracias a pococteam por el vídeo).

Fuentes: Wikipedia, Canal de Historia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: