RSS

Archivo de la etiqueta: Prehistoria

Carcharocles megalodon

Megalodón (Carcharocles megalodon).

Periodo: Cenozoico (Mioceno – Plioceno). Hace 23 – 2,6 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Debido a lo fragmentado de sus restos y a que la mayoría de ellos son dientes, es complicada la estimación de su tamaño. Originalmente pensaron que podría estar cerca de los 30 metros de longitud, un tamaño muy similar al de la actual ballena azul, sin embargo en la actualidad hay un consenso científico que nos dice que el Megalodón alcanzaba una longitud total de más de 16 metros, con un máximo quizá de unos 20,3 metros.

Peso: Según el modelo de Gottfried, un Megalodón de 15,9 metros habría tenido un peso de 47 toneladas, uno de 17 metros pesaría 59 toneladas y uno de 20,3 metros llegaría a las 103 toneladas. Todo ello le convertiría de largo en el mayor escualo que jamás haya habitado el planeta y uno de los peces más grandes que han existido.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de prácticamente todo el mundo, dependiendo de su etapa vital. Los ejemplares jóvenes seguramente preferirían aguas pocos profundas (zonas costeras), mientras que los individuos adultos se moverían principalmente en aguas profundas y oceánicas. Sus áreas de cría estarían en regiones de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1835. Se han encontrado restos fósiles en numerosas partes del mundo pero principalmente en: Europa, América del Norte y del Sur, zona del Caribe, África, India, Japón. Ello nos indica que este animal tuvo una distribución cosmopolita.

El Megalodón (diente grande), es una especie extinta de tiburón que vivió durante el periodo Cenozoico. Es considerado uno de los mayores y más poderosos depredadores vertebrados que nunca hayan existido en el planeta. Se cree que tenía una aspecto muy parecido al del actual tiburón blanco (Carcharodon carcharias), ya que la carencia de esqueletos completos de Megalodón han obligado a los científicos a basarse en la morfología de su actual pariente para su reconstrucción.

Carcharodon megalodon

El condrocráneo de C. megalodon debió de tener una apariencia más compacta y robusta que el del gran tiburón blanco, para así reflejar funcionalmente sus mandíbulas y dentadura más macizas en comparación. Los dientes de este tiburón (principal evidencia fósil del mismo) son excepcionalmente robustos y serrados, la mayoría de ellos de unos 18 centímetros de largo. Su fuerza de mordida (108 – 180 Newton) según varios estudios, era 10 veces mayor que la del actual tiburón blanco y unas 5 veces superior que la del Tyrannosaurus Rex. Sus aletas también debieron haber sido muy probablemente proporcionalmente más grandes y gruesas comparadas con las del gran tiburón blanco debido a que las aletas relativamente grandes son necesarias para la propulsión y control de movimientos en un tiburón mayor. A través del escrutinio de las vértebras parcialmente preservadas de un espécimen de C. megalodon hallado en Bélgica, parece ser que éste tenía un número mayor de vértebras que los hallados en cualquier espécimen grande de los tiburones conocidos. Sólo el número de vértebras del gran tiburón blanco se aproxima en cantidad, simbolizando los cercanos vínculos anatómicos entre las dos especies. Sobre la base de las características mencionadas antes, Gottfried y colaboradores (1996) reconstruyeron un esqueleto completo de un individuo juvenil de Megalodón de 11,5 metros de longitud, el cual se exhibe en el Museo Marino Calvert en la isla Solomons (Maryland, Estados Unidos). El equipo hizo hincapié en que las diferentes proporciones al compararlo con el esqueleto de un gran tiburón blanco están basadas en los mismos patrones ontogenéticos de crecimiento del propio gran tiburón blanco actual.

Mandíbulas Megalodón

Mandíbulas reconstruidas de Carcharodon megalodon en el Museo Nacional de Baltimore (Estados Unidos).

Esqueleto Carcharodon megalodon

Reconstrucción de un esqueleto de un Carcharodon megalodon en el Museo Marino Calvert de Solomons (Maryland, Estados Unidos).

La mayoría de los científicos proponen al megalodón como el carnívoro más formidable que jamás haya existido. Su gran tamaño, capacidad de nado y poderosas mandíbulas, le habrían colocado en la cúspide de la pirámide alimenticia de su tiempo. Diversas evidencias fósiles nos indican que se habría alimentado principalmente de cetáceos como delfines, marsopas y ballenas, además de pinípedos (focas, morsas) y grandes tortugas marinas. Muchos huesos de ballenas contemporáneas al megalodón se han encontrado con profundas marcas de mordidas hechas por este tiburón. Incluso se han encontrado dientes de megalodón en yacimientos de restos masticados de ballenas. Es posible que este enorme escualo también fuese piscívoro y es muy creíble a su vez que tuviese también cierta tendencia al canibalismo.

Los paleontólogos han realizado un estudio de los fósiles para determinar los patrones de ataque de C. megalodon en sus presas. los restos de una ballena de 9 metros de largo (de un taxón sin identificar), proporcionó la primera oportunidad de analizar cuantitativamente el comportamiento predatorio de C. megalodon. Este cazador se enfocaba principalmente en atacar las partes con más hueso (por ejemplo, hombros, aletas, costillas y la columna vertebral) de la presa, las cuales los grandes tiburones blancos generalmente evitan. El Megalodón trataba de destrozar los huesos y dañar los delicados órganos (el corazón y los pulmones) alojados en la caja torácica de las presas. Con un ataque pudo haber inmovilizado a la presa, la cual moriría rápidamente debido a las heridas en estos órganos vitales. Estos hallazgos también hacen claro por qué este tiburón prehistórico necesitaba unos dientes más robustos que los de los grandes tiburones blancos. Su fuerza de mordida estaría en torno a los 108.514 newton para un ejemplar de cerca de 16 metros, lo que le convierte en uno de los seres con una mayor potencia al respecto que han existido jamás en la Tierra.

La evidencia fósil sugiere que las áreas de cría preferidas por C. megalodon eran ambientes de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes. Se han identificado algunos sitios de cría por fósiles encontrados en la Formación Gatún de Panamá, la Formación Calvert en Maryland, el Banco de Concepción en las Islas Canarias y la Formación Bone Valley de Florida. Como en el caso de muchos tiburones, C. megalodon probablemente también daba a luz crías vivas. El tamaño de los dientes de C. megalodon neonatos indica que las crías medían entre 2 – 3 metros de largo al nacer. Sus preferencias dietarias exhibían un cambio ontogenético. Los jóvenes C. megalodon comúnmente cazaban peces, tortugas marinas, dugones y pequeños cetáceos; los C. megalodon maduros se desplazaban mar adentro en áreas frecuentadas por grandes cetáceos, que eran su fuente principal de alimento. Sin embargo, hay un caso excepcional de un supuesto C. megalodon joven que trató de atacar a una ballena grande, un rorcual. Este incidente ocurrió en el Plioceno, hace 3  – 4 millones de años, en Carolina del Norte (Estados Unidos).

Diente de Megalodón

Diente de Megalodón en comparación con dos dientes de tiburón blanco actual.

No se sabe muy bien aún las causas de la extinción del Megalodón aunque se especula con diversas teorías, principalmente:

  • Enfriamiento oceánico y caída de los niveles del mar: El cierre del Istmo de Panamá cambió fundamentalmente la circulación oceánica global. Este evento permitió el inicio a una glaciación en el Hemisferio Norte, y más tarde, también facilitó el enfriamiento del planeta entero. Adicionalmente, la expansión de la glaciación durante el Plioceno retuvo grandes volúmenes de agua en forma de capas de hielo, lo que resultó en una significativa caída en los niveles del mar. A consecuencia de esto, durante el Plioceno tardío y el Pleistoceno hubo varias edades del hielo, que enfriaron los océanos significativamente. La principal razón citada para la extinción del C. megalodon es el declive en las temperaturas de los océanos a escala global durante el Plioceno. Esta tendencia al enfriamiento impactó de forma adversa a C. megalodon, ya que prefería aguas cálidas y como resultado, se volvió una especie extremadamente rara hasta su extinción final durante el Pleistoceno. No hay evidencia fósil de C. megalodon en regiones alrededor del mundo en las que la temperatura del agua había caído significativamente durante el Plioceno. Más aun, estos cambios oceanográficos pueden haber limitado muchos de los sitios de aguas cálidas que servían de área de cría para C. megalodon, obstaculizando el mantenimiento de su población. Las áreas de cría son esenciales para el mantenimiento de una especie.
  • Declive de las fuentes de alimentos: Los cetáceos alcanzaron su mayor diversidad durante el Mioceno, con cerca de 20 géneros reconocidos en comparación a los seis géneros vivientes. Dicha diversidad representaba el marco ideal para mantener a un superdepredador como C. megalodon. Después del cierre del Istmo de Panamá, muchas especies de cetáceos se extinguieron y muchas especies sobrevivientes desaparecieron de los trópicos. Los patrones de migración de las ballenas del Plioceno se han reconstruido a partir del registro fósil, sugiriendo que muchas especies sobrevivientes mostraron una tendencia a dirigirse hacia las regiones polares. Las temperaturas del agua más fría durante el Plioceno impidieron a C. megalodon llegar a las regiones polares, y las mayores presas ya no estaban “dentro del rango” del Megalodón después de dichas migraciones. Estos sucesos disminuyeron la fuentes de alimentos de C. megalodon en las regiones que éste habitaba en el Plioceno, principalmente el latitudes medias a bajas. El Megalodón estaba adaptado a un estilo de vida especializado, el cual fue perturbado como resultado de estos cambios. Además, la escasez de presas en los trópicos durante los tiempos del Plio-Pleistoceno puede haber impulsado el canibalismo en los C. megalodon. Los individuos jóvenes estarían en un creciente riesgo de ataques de los adultos durante las épocas de hambruna.
  • Competencia ecológica de nuevas especies: La aparición y amplia distribución de los grandes delfínidos depredadores del género Orcinus durante el Plioceno, llenó probablemente el vacío ecológico dejado a fines del Mioceno por la desaparición de los cachalotes superdepredadores. Una interpretación minoritaria indica que estos delfínidos pudieron haber superado la competencia ecológica con los últimos representantes de C. megalodon en el nicho de depredador superior. Sin embargo, muchos expertos han inferido que factores como la tendencia al enfriamiento en los océanos y la disminución de presas durante el Plioceno pueden haber jugado un papel muy significativo en el declive y extinción de C.megalodon. Otros depredadores superiores también parecen haberse beneficiado de la desaparición de esta especie. El registro fósil indica que estos delfínidos aparecen comúnmente en latitudes altas durante el Plioceno, indicando que pudieron hacer frente a las condiciones de aguas frías que se estaban volviendo predominantes, aunque también se han encontrado en los trópicos (como Orcinus sp. en Sudáfrica). Grandes marcas de mordidas en restos fósiles de delfínidos indican que C. megalodon los cazaba. Sin embargo, el paleontólogo Albert Sanders sugiere que C. megalodon se había vuelto demasiado grande como para sustentarse de las fuentes de alimentación disponibles en los trópicos.

Comparación Carcharodon megalodon

Comparación de tamaño entre el Carcharodon Megalodon, tiburón ballena (Rhincodon typus), tiburón blanco (Carcharodon carcharias) y hombre.

Carcharodon megalodon vs Tiburón blanco

Reconstrucción de un Megalodón junto a un tiburón blanco actual.

Supuesta foto de la presencia de un megalodón en aguas de Sudáfrica (1942).

Aunque los expertos consideran que no hay ninguna evidencia disponible que indique que el megalodón no está extinto, la idea de que una población superviviente pudiese seguir existiendo en la actualidad parece haberse asentado en el imaginario público aunque sin pruebas concluyentes acerca de su veracidad. A este respecto podríamos destacar una foto aparecida en un documental de Discovery Channel, en la que aparecen dos submarinos nazis en aguas de Sudáfrica, y también una enorme aleta dorsal seguida de la punta de la aleta caudal. Dicha foto aparentemente fechada en 1942, es para el citado documental de Discovery Channel una muestra de la posible existencia del megalodón en la actualidad. No obstante, la instantánea resulta cuanto menos problemática por varias razones:

  • Los nazis no solían colocar una marca de agua con esvástica en sus fotografías.
  • El tono sepia tampoco se utilizaba salvo para fotos de familia y más antiguas, siendo el blanco y negro el color predominante en la época.
  • Las aletas no crean oleaje a su alrededor en dicha imagen.
  • 64 pies (19,5 metros) es un tamaño ligeramente superior a la mayoría de estimaciones actuales sobre la longitud del megalodón, estimaciones las cuales están en torno a algo más de 16 – 18 metros de largo.

Documental de National Geographic sobre el Megalodón (Gracias a pococteam por el vídeo).

Fuentes: Wikipedia, Canal de Historia, elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

Reptiles Voladores Prehistóricos

Dimorphodon (Dientes de dos formas).

Periodo: Jurásico Inferior. Hace 200 – 180 millones de años.

Tamaño: Envergadura de 1,45 metros y longitud total de 1 metro aproximadamente.

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Descrito por Richard Owen en 1859. Se han encontrado restos en Lyme Regis (Inglaterra).

El Dimorphodon fue un reptil volador  y un eficiente depredador. Su cuello corto y flexible, debía ser a la vez resistente para soportar su enorme cabeza (con relación a su cuerpo) de unos 22 centímetros de largo. Se especula con que el cuello del Dimorphodon pudiese tener una bolsa membranosa en su parte inferior. La cabeza de este reptil volador poseía aberturas en el hueso que disminuían considerablemente el peso de su testa, la cual contenía un pequeño cerebro, perfecto ejemplo de uno de sus caracteres primitivos. El pico era fuerte y flexible y pudo tener una bolsa membranosa inferior. No se sabe demasiado de este animal pero se cree que el Dimorphodon posiblemente habitase en regiones costeras, ya que se alimentaba de peces, calamares y pequeños reptiles, aunque también se especula con que podría llegar a alimentarse de insectos ya que a pesar de que su mandíbula podía cerrarse rápidamente, también lo hacía con poca fuerza y escasa penetración de sus dientes. Todo esto, junto con el cráneo corto y alargado, puede sugerir que el Dimorphodon era un insectívoro, aunque en ocasiones también podría devorar pequeños vertebrados y carroña. Su cola terminaba en un apéndice con forma de diamante, esto probablemente habría ayudado al Dimorphodon a la hora de estabilizarse durante el vuelo. Hay muchas dudas acerca de la forma de moverse del Dimorphodon en tierra, se ha sugerido que era bípedo, a pesar de que huellas fósiles de otros pterosaurios indican que eran cuadrúpedos cuando andaban por el suelo pero los modelos de computadora de Sarah Sangster nos confirman esta última hipótesis, por lo que el Dimorphodon se desplazaría en tierra de forma cuadrúpeda.

Dimorphodon

Pterodactylus (Dedo alado).

Periodo: Cretácico Superior (Titoniano). 150,8 – 148, 5 millones de años.

Tamaño: Envergadura de 1,5 metros y una longitud total de 1 metro.

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Descrito por Cosimo Alessandro Collini en 1784. Se han encontrado restos en la Caliza de Solnhofen de Baviera (Alemania).

El Pterodactylus es un género de pequeño pterosaurio muy conocido cuyos miembros son conocidos como pterodáctilos. Fue además el primero en ser nombrado y clasificado como reptil volador. Pterodactylus es conocido a partir de cerca de 27 especímenes fósiles, y aunque muchos de estos son juveniles, muchos preservan esqueletos completos. Los cráneos de los Pterodactylus adultos eran largos y estrechos con cerca de 90 grandes dientes cónicos. Los dientes se extendían desde la punta de ambas mandíbulas, y se volvían más pequeños a medida que se alejaban de las puntas de las mandíbulas (a diferencia de algunos de sus parientes, en los cuales los dientes estaban ausentes en la punta de la mandíbula superior y eran relativamente uniformes en tamaño). El cuello era largo, y cubierto de largas picnofibras parecidas a cerdas. Un saco gular se extendía desde la mitad de la mandíbula inferior hasta la parte superior del cuello. Pterodactylus, como otros pterosaurios, tenía una cresta sobre su cráneo compuesta mayormente de tejidos blandos. En el Pterodactylus adulto, esta cresta se extendía entre el borde posterior de la fenestra anteorbital (la gran abertura en el cráneo) y la parte posterior del cráneo. La parte posterior de la cresta se extendía hacía arriba en una estructura cónica curva vuelta hacia atrás. La cresta estaba compuesta mayormente de largas fibras endurecidas (dobladas juntas en un patrón de espiral dentro de la parte cónica de la cresta), y cubierta de escamas. Las alas era largas, y las membranas alares parecen haber carecido de la cubierta pilosa de picnofibras presente en algunos otros pterosaurios (como Pterorhynchus y Jeholopterus). La membrana del ala se extendía entre los dedos de manos y pies a modo de membrana interdigital, y poseía un uropatagio (una membrana secundaria extendida entre los pies y la cola), así como un propatagio (membrana entre la muñeca y el hombro). Tanto las garras de las manos como de los pies tenían cubiertas de queratina que se extendían y curvaban en afilados garfios más allá de sus núcleos óseos. Como otros pterosaurios (Rhamphorhynchus), los especímenes de Pterodactylus pueden variar considerablemente basándose en su edad o nivel de madurez. Tanto las proporciones de los huesos de las extremidades, el tamaño y forma del cráneo, como el tamaño y número de dientes cambiaban a medida que los animales crecían. Históricamente, esto ha llevado a que varios estadios de crecimiento (incluyendo los estadios de crecimiento de pterosaurios relacionados) hayan sido tomados como nuevas especies de Pterodactylus. El Pterodactylus era carnívoro y probablemente cazaba peces y otros animales pequeños.

Pterodactylus

Ctenochasma (Mandíbula de peine).

Periodo: Jurásico Superior (Titoniano). Hace 150 millones de años.

Tamaño: Envergadura de entre 25 centímetros – 1,2 metros, dependiendo de la subespecie (elegans, roemeri, taqueti).

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Nombrado inicialmente por Christian Erich Hermann von Meyer en 1852 (Ctenochasma roemeri). Se han encontrado restos en la Caliza de Solnhofen de Baviera (Alemania).

El Ctenochasma es un pequeño pterosaurio que se distingue principalmente por sus largos y delgados numerosos dientes (cerca de 400 en los adultos), agrupados muy cerca unos de otros, los cuales se alineaban en un hocico alargado y estrecho. Los dientes estaban tan agrupados que formaban un peine, y en los adultos estos se proyectaban por fuera de las mandíbulas, formando un cesto, el cual era probablemente usado para poder comer por filtración, filtrando agua para poder capturar y comer pequeños invertebrados. El hocico se curvaba levemente hacia arriba y era redondeado en la punta, y los dientes se limitaban a la mitad anterior de las mandíbulas. La especie más pequeña, Ctenochasma elegans, tenía una envergadura de únicamente 25 centímetros. Ctenochasma se distingue por su boca con hasta 260 dientes. Los Ctenochasma adultos tenían una cresta ósea a lo largo de su cráneo, pero esta no se halla en los juveniles. Las comparaciones entre los anillos escleróticos de tanto Ctenochasma elegans como Ctenochasma taqueti con aves y reptiles modernos sugieren que estos taxones pudieron haber sido nocturnos, y pueden haber tenido patrones de actividad similares a los de las actuales aves marinas nocturnas. Esto puede indicar una división de nicho ecológico con pterosaurios contemporáneos que se cree que eran diurnos, como Pterodactylus y Scaphognathus.

Ctenochasma

Rhamphorhynchus (Hocico con pico).

Periodo: Jurásico Superior (Titoniano). Hace 150 – 148 millones de años.

Tamaño: Envergadura de 1,26 metros y una longitud de 1,81 metros.

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Descrito por Richard Owen en 1861. Se han encontrado restos en España, Inglaterra y Tanzania. Los ejemplares mejor preservados proceden de la Caliza de Solnhofen de Baviera (Alemania).

El Rhamphorhynchus es un género extinto de pterosaurio ranforrincoideo que vivió en algunas zonas de Europa y África a finales del Jurásico. Contrariamente a un reporte de 1927 del investigador de pterosaurios Ferdinand Broili, el Rhamphorhynchus carecía de cresta, tanto ósea como de tejido blando, como las vistas en varias especies de pterosaurios pterodactiloides contemporáneos. Broili afirmó haber hallado una cresta de dos milímetros de alto compuesta de hueso delgado que corría a lo largo de la mayor parte de la longitud craneana de un ejemplar de Rhamphorhynchus, evidenciado por una impresión en la roca circundante y unos pocos fragmentos de de la propia cresta. Sin embargo, exámenes subsecuentes de esta espécimen hechos por Wellnhofer en 1975 y Bennett en 2002, usando tanto luz visible como ultravioleta lo hallaron rastro de la cresta, y ambos concluyeron que Broili se equivocó. La supuesta cresta, según concluyeron, era simplemente un artefacto de preservación. Los dientes de Rhamphorhynchus se entrelazan cuando se cierra la mandíbula y sugieren que tenía una dieta piscívora. Había veinte dientes en la mandíbula superior y catorce en la inferior. Menos especializados que sus contemporáneos, los pterodactiloides de cola corta como Pterodactylus, poseía una cola larga, que era rígida gracias a una serie de ligamentos, y acababa en un timón en forma de diamante. Las mandíbulas de Rhamphorhynchus alojaban dientes similares a alfileres, dirigidos hacia adelante, con una punta acabada en un pico curvado y afilado carente de dientes, indicando una dienta consistente sobre todo de peces e insectos, tal y como se ha mencionado anteriormente. Las comparaciones entre los anillos escleróticos de Rhamphorhynchus y las aves y reptiles modernos sugieren que este pudo haber sido nocturno y que pudo haber tenido patrones de actividad similares a los de las actuales aves marinas nocturnas. Esto también podría indicar una división de nicho ecológico con los pterosaurios coétaneos que se cree que eran diurnos, como Scaphognathus y el Pterodactylus. Los Rhamphorhynchus jóvenes tenían cráneos relativamente cortos con grandes ojos, y la punta sin dientes de las mandíbulas eran más cortas que en los adultos, con puntas redondeadas sin filo que eventualmente se volvían más delgadas y aguzadas cuando el animal crecía. Los Rhamphorhynchus adultos también desarrollaban un fuerte “gancho” al final de la mandíbula inferior. El número de dientes permanecía constante a través de la vida del animal, aunque los dientes se volvían relativamente más cortos y robustos en la adultez, posiblemente para capturar presas más grandes y poderosas. La pelvis y la cintura escapular se fusionaban con la edad, siendo obtenida la fusión pectoral total al año de vida La forma del timón de la cola también cambiaba entre los varios grupos por edad de Rhamphorhynchus. En los jóvenes, el timón era relativamente bajo respecto a la cola y más o menos oval, o en “forma de escalpelo”. Según maduraba, el timón de la cola se volvía más en forma de diamante, y finalmente triangular en los mayores individuos. El género Rhamphorhynchus da nombre al grupo de pterosaurios de cola larga, conocidos como ranforrincoideos (Rhamphorhynchoidea).

Rhamphorhynchus

Germanodactylus (Dedo alemán).

Periodo: Jurásico Superior (Titoniano). Hace 148 millones de años.

Tamaño: Envergadura de entre 0,98 – 1,08 metros (dependiendo de la subespecie).

Peso: Poco más de 1 kilogramo aproximadamente (similar a un cuervo actual).

Localización fósiles: Descrito por Plieninger en 1901. Se han encontrado restos en la Caliza de Solnhofen de Baviera (Alemania).

El Germanodactylus fue un pequeño pterosaurio conocido por su cresta de la cabeza, la cual tenía una porción ósea (un borde bajo que corría a lo largo del medio del cráneo, que empezaba desde dos centímetros de la parte trasera de la cabeza hasta casi la mitad del pico) y un recubrimiento de tejido blando que doblaba su altura. La parte ósea no se alzaba tanto sobre la cabeza en Germanodactylus cristatus como en Germanodactylus rhamphastinus. La parte de tejido blando no fue conocida al principio, siendo descrita por primera vez en 2002 por S. Christopher Bennett. Probablemente estaba compuesta de una epidermis córnea. Germanodactylus es el primer género para el cual se reportó un componente de tejido blando de la cresta, pero estructuras similares probablemente eran comunes entre los pterosaurios. El pico era largo y estrecho con pocos o sin dientes; de sus dientes eran cortos en forma de clavija, pero en el extremo del pico no tenía; en lugar de ellos tenía un extremo córneo. Sus especímenes fueron considerados durante mucho tiempo como pertenecientes a Pterodactylus.

Germanodactylus

Tupandactylus (Dedo de Tupan).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano – Albiano). Hace 112 millones de años.

Tamaño: Envergadura de unos 5 metros aproximadamente.

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Descrito por Kellner & Campos en 2007. Se han encontrado restos en la Formación Santana (Brasil).

El Tupandactylus se basa en el material MCT 1622-R, un cráneo casi completo, encontrado en la Formación Santana. Fue descrito inicialmente como una especie de Tapejara, pero la investigación posterior indicó que era un género aparte. El cráneo era desdentado y tenía una cresta sagital prominente, el frente de la cresta tenía una barra huesuda alta que se extendía para arriba y atrás, la parte posterior de la cresta tenía un hueso proyectado hacia atrás. El bulto de la cresta estaba compuesto de tejido blando similar a la queratina, apoyado por los dos puntales huesudos. Se le describe generalmente como pterosaurio piscívoro. Se suele decir que estos reptiles voladores tomaron lo mejor de los murciélagos y de las aves. Ellos tenían la maniobrabilidad de un murciélago, pero podían planear como un albatros. Nada vivo actualmente se compara con el desempeño y la agilidad de estos animales. Ellos vivieron durante 160 millones de años, por tanto no eran animales tontos. Los cielos eran oscurecidos por bandadas de ellos. Fueron los animales voladores dominantes de su tiempo. Se cree que pudieron realmente “navegar” sobre el viento por muy largos períodos así como volar sobre los océanos. Al alzar sus alas como las velas de un bote, pudieron usar la más leve brisa de la misma manera en que un catamarán se mueve por el agua, de la misma forma, podían despegar rápidamente y volar largas distancias con poco esfuerzo.

Tupandactylus

Pteranodon (Con alas y sin dientes).

Periodo: Cretácico Superior (Santoniano – Campaniano). Hace 86 – 84,5 millones de años.

Tamaño: Más de 6 metros de envergadura y una longitud de unos 2,5 metros.

Peso: Entre 20 – 93 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Othniel Charles Marsh en 1876. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Kansas, Alabama, Nebraska, Wyoming y Dakota del Sur).

El Pteranodon es uno de los mayores pterosaurios (y también de los últimos) o reptiles voladores que jamás hayan existido. Fue considerado en su día como la criatura voladora más grande de todos los tiempos. Sin tener en cuenta su enorme tamaño, el aspecto del Pteranodon era parecido al de los pájaros actuales, dado que su pico no tenía dientes, y sus huesos estaban huecos. Su gran envergadura es equivalente a la de un avión pequeño, lo que le convertía en un verdadero gigante del aire. Su largo y puntiagudo pico era idóneo para zambullirlo en el mar y capturar los peces de los que se alimentaba. Dicho pico y al contrario que el del Pterodactylus, con el que se confundió en su día, no tenía dientes. El Pteranodon tenía dos características destacables: La primera de ellas es que su cola era muy corta (a diferencia de los pterosaurios más antiguos, que poseían largas colas con función de timón), y la segunda es que portaba una cresta ósea muy larga que, en algunos de estos reptiles voladores, duplicaba la longitud de su cabeza. En conjunto, la cabeza y la cresta del Pteranodon medían alrededor de 1,8 metros. Nadie sabe a ciencia cierta la utilidad de dicha cresta, aunque se han formulado diversas hipótesis. Una de ellas nos dice que la cresta del Pteranodon servía de contrapeso de su largo pico, otra asegura que la resta era utilizada a modo de timón y como ayuda para el aterrizaje. Algunos ejemplares de Pteranodon no portaban cresta por lo que podría haber sido una característica exclusiva de los machos, posiblemente para exhibirla en los rituales de apareamiento o simplemente como forma de identificación. El Pteranodon estaba físicamente bien equipado para volar, aunque probablemente pasara la mayor parte del tiempo planeando por los cielos prehistóricos, en vez de moviendo sus enormes alas para impulsarse por el aire. Los huesos huecos del Pteranodon reducían su peso corporal, y las vértebras de su lomo se encontraban unidas a sus costillas, consiguiendo un buen soporte para sus músculos asociados al vuelo. Es probable que, como otros animales polígamos (en los cuales los machos compiten por hacerse con harenes de hembras), Pteranodon viviera principalmente en costa rocosas, donde podían anidar lejos de los depredadores terrestres y alimentarse lejos desde la costa; muchos fósiles de Pteranodon se han hallado en lugares que en esa época, estaban a cientos de kilómetros de la línea costera. Los huesos de peces fosilizados descubiertos en los estómagos de distintos ejemplares de Pteranodon han demostrado que estos eran piscívoros.

Pteranodon

Quetzalcoatlus (Serpiente emplumada).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 68 – 65, 5 millones de años. 

Tamaño: Unos 11 metros de envergadura y 7 metros de longitud.

Peso: Alrededor de 100 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Lawson en 1975. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Texas) y Canadá (Alberta).

El Quetzalcoatlus, llamado así por la deidad azteca Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, es un género de pterosaurios pterodactiloideos del Cretácico Superior en Norteamérica, y uno de los mayores animales voladores conocidos de todos los tiempos. Era un miembro de los azdárquidos, una familia de avanzados pterosaurios sin dientes con cuellos rígidos e inusualmente largos. Fue uno de los animales voladores de mayor tamaño que haya visto el mundo, se calcula que solamente su cuello medía 2,4 metros de longitud y que se mantenía rígido mediante fuertes tendones y músculos, permitiendo de esa forma mantener una posición aerodinámica durante el vuelo al Quetzalcoatlus. La cabeza de este reptil volador estaba coronada por una pequeña cresta ósea. Sus alas estaban cubiertas por una membrana coriácea que se extendía hasta su pequeño cuerpo, la parte superior de sus patas y sus alargados cuatro dedos. Es muy probable que el Quetzalcoatlus caminara sobre sus cuatro patas, pero su cuerpo estaba más adaptado para el vuelo, desplegando sus enormes alas para planear sobre corrientes y brisas de aire caliente. Sus huesos huecos y extremadamente ligeros y finos, sostenían su cuerpo, el cual era liviano y aerodinámico. Se cree que vivió en tierras continentales interiores (planicies semiáridas) y probablemente pescara en lagos y ríos aunque se piensa que también podía alimentarse de animales muertos y carroña.

Quetzalcoatlus

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Dinosaurios (Edimat), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Reptiles Marinos Prehistóricos II

Pliosaurus (Más cercano al lagarto).

Periodo: Jurásico Superior (Kimeridgiano). Hace 150 millones de años.

Tamaño: Entre 12 – 15 metros de largo (algunas estimaciones hablan de hasta 20 metros de longitud).

Peso: Entre 10 – 45 toneladas de peso aproximadamente según diversos estudios.

Localización fósiles: Descrito por Richard Owen en 1841. Se han encontrado restos en gran parte de Europa (Desde Inglaterra hasta Rusia).

El Pliosaurus fue sin una de lo mayores depredadores que han existido en nuestro planeta. Se trataba de un gigantesco reptil marino emparentado con el Liopleurodon y el Kronosaurus. Su alimentación consistiría en peces, calamares y otros reptiles marinos. El Pliosaurus tenía la forma básica de todos los pliosaurios consistente en: Una cabeza grande, cuello corto y un tronco muy grueso (en comparación con los plesiosaurios, que en su mayoría tenían cuerpos elegantes, cabezas pequeñas y cuellos largos). El Pliosaurus resultaría un animal temible para casi cualquier otro ser que habitase el océano, este enorme reptil marino contaba además con una serie de dientes con aspecto triangular en corte transversal a diferencia de otros pliosaurios. El Pliosaurus y el resto de congéneres de su familia del período Jurásico, dieron paso millones de años más tarde a los mosasaurios, más rápidos, más ágiles y simplemente unos reptiles marinos mejor equipados que prosperaron ampliamente durante finales del periodo Cretácico.

Pliosaurus

Dakosaurus (Lagarto mordedor).

Periodo: Jurásico Superior – Cretácico Inferior (Titoniano – Barremiano). Hace 150 – 130 millones de años.

Tamaño: Entre 4 – 5 metros.

Peso: Entre 450 – 900 kilogramos de peso aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Friedrich August von Quenstedt en 1856. Se han encontrado fósiles en Inglaterra, Francia, Suiza, Polonia, Rusia, México y Argentina.

El Dakosaurus era técnicamente un cocodrilo prehistórico. Su cuerpo hidrodinámico servía para mayor eficiencia en su desplazamiento por el agua, lo que junto a su cola con aleta, lo hacía un nadador mucho más eficiente que los actuales cocodrilos aunque no excesivamente rápido. El Dakosaurus parecía que estaba montado de las partes y piezas de otros animales: su cabeza se parecía a la de un dinosaurio terópodo, mientras que su largo cuerpo y “piernas” torpes como aletas posteriores revelan una criatura sólo parcialmente evolucionada más allá de sus orígenes terrestres. Los cráneos incompletos recuperados de la especie mexicana de Dakosaurus preservan una cámara en la que posiblemente se alojaba una desarrollada glándula salina. Desafortunadamente, no hay ninguna evidencia preservada de dichas glándulas. El Dakosaurus fue el único crocodiliforme marino que evolucionó con dientes tanto comprimidos lateralmente como aserrados; no sólo eso, sino que eran mucho más grandes que los de cualquier otro tipo de metriorrínquido. Estas características, las cuales son análogas a los dientes de la moderna orca, junto a su morfología, lo incluyen en el grupo de “cortadores” . Las fenestreas supratemporales de los cráneos de Dakosaurus debieron tener anclados grandes músculos abductores (que se encargan del cierre de las mandíbulas), asegurando así una poderosa mordida. Con sus cráneos de perfil triangular, dientes aserrados de profundas raíces y una bulbosa sínfisis mandibular (como la de los pliosaurios), los dakosaurios debieron haber sido capaces de alimentarse mediante la técnica de giro (desgarrando pedazos de carne de sus presas potenciales después de morderlas), algo muy similar a lo que hacen los cocodrilos actuales.

Dakosaurus

Plesiosaurus (Cercano al lagarto).

Periodo: Cretácico Inferior (Hauteriviano – Aptiano). Hace 135 – 120 millones de años.

Tamaño: Entre 3 – 5 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Más de 90 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por William Conybeare en 1821. Se han encontrado restos en Inglaterra y Alemania.

El Plesiosaurus fue un gran reptil marino, bien conocido gracias a que se han encontrado varios esqueletos casi completos de esta especie en Inglaterra. Se distingue por su pequeña cabeza, su cuello largo (con aproximadamente 40 vértebras cervicales) y delgado, un cuerpo ancho como el de una tortuga, una cola corta, y dos pares de grandes aletas alargadas con forma de remo. Este animal dio nombre al orden Plesiosauria, de la cual es un miembro primitivo, pero típico. El Plesiosaurus se alimentaba principalmente de belemnites, peces y otras presas. Sus mandíbulas en forma de U y dientes agudos pudieron haber sido como una trampa mortal para los peces. Esta especie se propulsaba con sus aletas, ya que su cola era demasiado corta como para ser un órgano locomotor eficaz. Su largo cuello pudo haberse usado como un timón cuando navegaba durante una persecución. Según estudios recientes, el Plesiosaurus seguramente daba a luz a sus crías en el agua como las serpientes marinas actuales. Los individuos jóvenes pudieron haber vivido en estuarios antes de irse a mar abierto. Algunas impresiones de piel fosilizada descubiertas en diversos hallazgos, sugieren que era lisa y no escamosa. La leyenda del Monstruo del Lago Ness (Escocia) nos habla de la presencia de un animal o varios con las características físicas del Plesiosaurus en dicho lago.

Plesiosaurus

Kronosaurus (Lagarto de Cronos).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano – Albiano). Hace 125 – 99 millones de años.

Tamaño: Entre 9 – 10 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Hasta 24 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Longman en 1924. Se han encontrado restos en Australia y Colombia.

El Kronosaurus fue un enorme reptil marino carnívoro que vivía en mares interiores y poco profundos, el cual pertenecía al suborden Pliosauroidea. Esta especie seguramente se alimentaba de peces, tiburones, moluscos y otros reptiles como tortugas y plesiosaurios. A lo largo de la historia se han descubierto varios esqueletos de Kronosaurus, alguno de ellos mostraba un cráneo de casi 3 metros de longitud, prácticamente un tercio de la totalidad de la longitud del animal. El más completo de los esqueletos de Kronosaurus se encontró en la localidad de Villa de Leyva (Colombia). Muchos de estos hallazgos fósiles se encuentran en un deficiente estado de conservación dado a haber sido extraídos de la roca usando dinamita y a una posterior y errónea reconstrucción con yeso (esqueleto expuesto en la Universidad de Harvard). El Kronosaurus tenía una cabeza alargada, un cuello corto, un cuerpo rígido propulsado por cuatro aletas y una cola relativamente corta. Las aletas posteriores eran más grandes que las anteriores. El Kronosaurus a su vez poseía unos dientes cónicos y robustos aunque sin bordes aserrados y que excedían en gran medida los 7 cm (algunos de ellos de hasta 30 cm) de longitud. Se han encontrado marcas de dientes de Krnosaurus en el cráneo de un Tuarangisaurus (un elasmosáurido). Algunos científicos piensan que le habría sido posible salir fuera del agua al modo de las focas actuales.

Kronosaurus

Thalassomedon (Señor de los mares).

Periodo: Cretácico Superior (Cenomiano). Hace 95 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 12 metros de longitud.

Peso: Entre 1 – 2 toneladas de peso aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Welles en 1943. Se han encontrado restos en Estados Unidos y Japón.

Con una longitud corporal de 12 metros, su cuello abarca 62 vértebras que representan la mitad de la longitud del Thalassomedon (6 metros). El cráneo medía unos 47 centímetros de largo, con prominentes dientes de hasta 5 centímetros de longitud. Sus aletas medían entre 1.5 a 2 metros de largo. Se han hallado rocas en el área de su estómago, lo que ha llevado a pensar que las ingerían para que sirvieran de lastre o para su digestión al igual que el Elasmosaurus. Los movimientos del estómago harían que las piedras ayudaran a desmenuzar la comida ingerida con mayor facilidad. Su pariente más cercano es el Elasmosaurus, estando ambos incluidos dentro de la familia Elasmosauridae. Se conocen seis especímenes de esta especie, todas ellas en un variado estado de conservación, exhibiéndose en varios museos de Estados Unidos.

Thalassomedon

Elasmosaurus (Lagarto de placa delgada).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 80,5 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 14 metros de longitud.

Peso: Unas 2 toneladas de peso aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Edward Drinker Cope en 1868. Se han encontrado restos en Estados Unidos.

El Elasmosaurus fue un reptil marino con un cuello extremadamente largo (con gran fortaleza y flexibilidad) y uno de los plesiosaurios más pesados y de mayor tamaño que se conocen hasta la fecha. El cráneo era relativamente delgado y aplanado, apenas más voluminoso que el propio cuello. El apuntado hocico le proporcionaba una silueta hidrodinámica, que le permitía desplazarse a mayor velocidad a través del agua, con varios dientes aguzados, que no podían aplastar conchas de los moluscos, pero si atraparlos en la boca para luego engullirlos. El Elasmosaurus puede ser distinguido por sus seis dientes premaxilares y sus 71 vértebras cervicales. Los plesiosaurios primitivos y muchos elasmosáuridos tenían cinco dientes en el premaxilar. El Elasmosaurus sólo podía elevar su cabeza y cuello sobre el agua si estuviera en aguas someras, donde podría descansar su cuerpo sobre el fondo. El peso del cuello, la limitada musculatura y el reducido movimiento entre las vértebras cervicales habrían evitado que Elasmosaurus subiera su cabeza y cuello muy alto. Este reptil marino era un lento nadador y pudo haber acechado a los cardúmenes de peces, también podría alimentarse de belemnites y ammonites, también engullía pequeñas piedras para facilitar la digestión. Las aletas del Elasmosaurus y otros plesiosaurios eran muy rígidas y estaban especializadas para nadar, por lo que no pudieron haberles permitido llegar a tierra para depositar sus huevos. Por lo tanto, lo más probable es que dieran a luz crías vivas como las actuales serpientes marinas aunque aún no se conoce una evidencia directa de la reproducción de los Elasmosaurus.

Elasmosaurus

Archelon (Tortuga soberana).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 75 – 65 millones de años.

Tamaño: Más de 4 metros de longitud y unos 4,9 metros de ancho de una aleta a otra.

Peso: Unas 2 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Wieland en 1896. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Dakota del Sur).

Archelon es un género extinto de tortugas marinas de gran tamaño. Estas grandes tortugas carecían del pesado caparazón de varias placas (que sólo tienen las tortugas terrestres y las de agua dulce), pero tenían un caparazón compuesto por una estructura de puntales transversales, constituidos por las costillas óseas que se situaban a partir de su columna vertebral. Otras características distintivas incluyen una cola aguzada, un cráneo estrecho, un caparazón relativamente delgado con una bóveda alta, y una pronunciada sobremordida (mal alineamiento de los dientes o a la forma en que los dientes superiores e inferiores encajan entre sí). Probablemente tenían una fuerte mordida, pudiendo alimentarse de moluscos pelágicos como los calamares. Se estima que el espécimen exhibido en el Naturhistorisches Museum en Viena habría vivido por cerca de un siglo, y puede haber muerto mientras estaba en brumación (similar a la hibernación pero en reptiles) en el fondo del océano. Estos grandes reptiles eran omnívoros, tenían un pico con el cual atrapaban peces, gusanos y otros pequeños animales. Eran objetivo de grandes depredadores como los mosasaurios y primitivos tiburones como el Hybodus. Archelon se movía lentamente y se paseaba por las aguas poco profundas de antiguos mares como el que cubría lo que hoy es centro de América del Norte. Cuando las hembras tenían que poner sus huevos, se desplazaban a las orillas y cavaban un hoyo donde los depositaban como lo hacen las tortugas marinas en la actualidad.

Archelon

Mosasaurus (Lagarto del Río Mosa).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 70 – 65 millones de años.

Tamaño: Entre 15 – 17 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Unas 20 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por William Conybeare en 1822. Se han encontrado restos en Estados Unidos y Holanda.

El Mosasaurus se encuentra entre los mayores depredadores marinos de todos los tiempos, era un enorme animal que desarrolló miembros con forma de pala y colas aplanadas para nadar, después de que sus antepasados terrestres abandonasen la tierra para pasar a vivir en el mar. El Mosasaurus estuvo entre los últimos y mayores géneros de mosasaurios. Su cráneo estaba más fuertemente constituido que en otros mosasaurios, ya que la mandíbula se articulaba muy apretadamente contra el cráneo. Tenía un cuerpo amplio en forma de barril (mucho más robusto que los tilosaurinos de tamaño similar), y con sus grandes ojos, pobre visión binocular y bulbos olfatorios mal desarrollados, los expertos creen que el Mosasaurus vivía cerca de la superficie del océano, donde se alimentaba de peces, tortugas, amonitas, y posiblemente también de otros mosasaurios más pequeños. El animal permanecía cerca de la superficie y aunque era capaz de bucear, evidentemente prefería no aventurarse en aguas más profundas. El cráneo de Mosasaurus culminaba en un morro corto y cónico. Como muchos mosasaurios, sus patas estaban modificadas en aletas hidrodinámicas, siendo las delanteras más grandes que las posteriores. Dichas aletas tenían los huesos de sus dedos situados en el interior de las mismas y dichos huesos, eran mucho más numerosos que los de las manos de los seres humanos. El Mosasaurus era carnívoro y tenía la boca repleta de grandes dientes cónicos afilados que iban reemplazando a lo largo de sus vidas. Se sabe mucho acerca de esta especie ya que se han encontrado varios esqueletos prácticamente completos, esto se debe a que los animales marinos muertos tienen muchas más posibilidades de quedar enterrados y conservarse en buen estado que los animales terrestres. También influye el hecho que el Mosasaurus aún viviendo exclusivamente durante el Cretácico Superior, se diversificó y extendió a lo largo de todo el planeta.

Mosasaurus

Tylosaurus (Lagarto con protuberancia).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 70 – 65 millones de años.

Tamaño: Unos 15 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Alrededor de 10 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Othniel Charles Marsh en 1872. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Kansas) y Nueva Zelanda.

El Tylosaurus fue uno de los grandes depredadores marinos de su época y el mayor mosasaurio de su entorno. Una característica distintiva del Tylosaurus es su alargado y cilíndrico premaxilar (el hocico) del cual toma su nombre y el cual pudo haber usado para para embestir y aturdir a sus presas y también pudo haberlo usado en combates intraespecíficos. Contenidos estomacales asociados con especímenes de Tylosaurus proriger indican que este feroz mosasaurio tenía una dieta variada, incluyendo peces, tiburones, mosasaurios menores, plesiosaurios y aves marinas no voladoras como Hesperornis (quizá también se alimentase de calamares gigantes). También sabemos que los dientes de Tylosaurus eran reemplazados según fuese necesario a lo largo de la vida del animal. En algunos paleoambientes, Tylosaurus parece haber preferido aguas someras, cercanas a las costas (como en la Formación Eutaw y la Formación Mooreville Chalk de Alabama), mientras favorecía aguas profundas muy alejadas de las costas en otros ambientes (como en la creta de Niobrara del oeste de EE UU). Los fósiles completos de Tylosaurus son muy comunes y muestran que el animal era enterrado en el fondo marino antes de que otros animales carroñeros se hiciesen cargo de sus restos. El Tylosaurus (al igual que el Mosasaurus) pertenece al orden Squamata por lo que estaba emparentado con las actuales serpientes, iguanas, camaleones y lagartos.

Tylosaurus

Hainosaurus (Lagarto Haino).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 70 – 65 millones de años.

Tamaño: Entre 12,2 – 15 metros de longitud.

Peso: Alrededor de 10 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Dollo en 1885. Se han encontrado restos en Canadá, Inglaterra, Francia, Polonia y Suecia.

El Hainosaurus (perteneciente a la familia de los mosasaurios) fue uno de los mayores depredadores que surcaron los mares y océanos del Cretácico. su tamaño ha sido revisado más de una vez, en la primera estimación se determinó que medía unos 17 metros de largo, siendo de esa forma el mayor mosasáurido. En la década de 1990, la revisión de su tamaño lo redujo a 15 metros de largo. Más recientemente, Johan Lindgren estimó que alcanzaba longitudes de algo más de 12.2 metros de largo. El Hainosaurus se alimentaría principalmente de tortugas, otros mosasaurios, plesiosaurios, cefalópodos, tiburones, peces y pterosaurios que se acercasen demasiado a la superficie del agua. El Hainosaurus pertenece a la subfamilia Tylosaurinae, por lo que está relacionado en gran parte con el Tylosaurus norteamericano. Ambas especies se diferenciaban entre sí en que la cola de Hainosaurus tenía menos vértebras con cheurones (huesos ubicados en la superficie inferior de la cola de los reptiles), haciéndola más corta que la del Tylosaurus.

Hainosaurus

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Dinosaurios (Edimat), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Reptiles Marinos Prehistóricos I

Askeptosaurus (Lagarto impensable).

Periodo: Triásico Medio (Anisiano – Noriano). Hace 245 – 208 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de longitud.

Peso: Entre 22 – 34 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Franz Nopcsa en 1925. Se han encontrado restos en Italia y Suiza.

El Askeptosaurus es uno de los primeros reptiles marinos descubiertos y un precursor de especies posteriores como los plesiosaurios. Este animal estaba perfectamente adaptado a la vida marina, poseía un cuerpo delgado, cola larga y pies anchos y palmeados. Se cree que nadaba ondulando su cuerpo al estilo de los actuales cocodrilos marinos y que para alcanzar mayor velocidad, utilizaba sus patas a modo de remo. El Askeptosaurus tenía una mandíbula alargada con multitud de finos y agudos dientes, ideales para capturar peces que formarían principalmente su dieta. El Askeptosaurus poseía anillos escleróticos alrededor de los ojos para protegerlos de la presión de agua, un indicador de que este reptil seguramente podría sumergirse a profundidades importantes en busca de presas.

Askeptosaurus

Placodus (Diente plano).

Periodo: Triásico Medio (Anisiano). Hace 240 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de longitud.

Peso: Entre 45 – 90 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1833. Se han encontrado restos en Francia, Alemania, Polonia y China.

El Placodus es uno de los reptiles marinos más representativos del orden de los placodontes, con cierto parecido al de las iguanas marinas actuales. El Placodus nadaba en mares poco profundos de la mitad del Triásico y posiblemente se alimentase de moluscos como los bivalvos, braquiópodos y crustáceos del fondo marino, gracias a sus dientes especialmente adaptados para ellos, con incisivos (con forma de cincel) que sobresalían del margen anterior de sus hocicos. Los dientes posteriores eran aplanados, para así aplastar sin problema a sus presas. El Placodus poseía un cuerpo robusto, cuello corto y un cráneo pesado. Este reptil no estaba tan bien adaptado a la vida marina como otros de sus parientes estrechamente relacionados, los plesiosaurios, utilizarían sus pies palmeados como medio principal de propulsión en el agua. El Placodus poseía una serie de protuberancias óseas por encima de su columna vertebral y con huesos densos y pesados por la zona abdominal. Esta armadura habría ofrecido protección contra los depredadores pero le habría hecho ser especialmente lento y torpe fuera del agua.

Placodus

Nothosaurus (Falso lagarto).

Periodo: Triásico Medio y Triásico Superior (Anisiano – Noriano). Hace 240 – 210 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 metros de longitud.

Peso: Unos 80 kg de peso.

Localización fósiles: Descrito por Hunter en 1834. Se han encontrado restos en lugares muy dispares como Holanda, Israel, Norte de África y China.

Este reptil con una configuración similar a la de las focas actuales y su grupo, fueron uno de los grupos de vertebrados con mayor éxito de su época. Es probable que cazase en aguas superficiales de mares tropicales de todo el mundo, impulsando su cuerpo hidrodinámico hacia bancos de peces de los que se alimentaría, ayudado con docenas de afilados dientes. Seguramente el Nothosaurus regresase a las orillas para descansar y para la puesta de los huevos. Poseía un cráneo amplio y plano y sus dientes delanteros eran mayor que los traseros, al igual que el resto de notosaurios, mientras que sus fosas nasales se encontraban situadas en el extremo superior de su morro, para poder aspirar aire lo más rápido posible al subir a la superficie. Sus extremidades en forma de palas con cinco dedos palmeados, le convertían en un buen nadador pero la anatomía de sus patas indica que probablemente también estaba adaptado para la tierra firme.

Nothosaurus

Cyamodus (-).

Periodo: Triásico Medio (Anisiano – Ladiniano) Hace 235 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Alrededor de 1,3 metros de longitud.

Peso: Unos 90 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1839 y descrito por en Christian Erich Hermann von Meyer en 1863. Se han encontrado restos en Alemania.

El Cyamodus era un extraño animal similar a una tortuga perteneciente al orden de los placodontes. Este animal poseía un cráneo de tamaño medio y con una forma triangular bastante marcada. Tenía grandes dientes incisivos con los que partía el exoesqueleto de los moluscos, que luego trituraba con sus grandes y fuertes muelas. Se cree que podía morder con una fuerza de unos 400 kilogramos (una fuerza muy elevada para un animal de su tamaño). Sus patas delanteras y traseras eran algo cortas y tenían una membrana interdigital que le ayudaba a moverse por el agua. Su larga cola era muy dura y estaba formada por muchas vértebras unidas fuertemente entre sí. Además, tenía una hilera de pequeñas espinas a cada lado. El Cyamodus había desarrollado un fuerte caparazón formado por huesos recubiertos de una capa córnea y por bultos óseos que sobresalían. A ambos lados del escudo tenía hileras de grandes púas que actuaban como defensa ante el ataque lateral de un carnívoro como el Cymbospondylus. Algo extraño de su caparazón es que estaba dividido en dos partes, una en las patas delanteras y el pecho y otra en las traseras.

Cyamodus

Shonisaurus (Lagarto de las montañas Soshone).

Periodo: Triásico Superior (Carniano). Hace 215 millones de años.

Tamaño: Hasta 21 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Alrededor de 30 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1920 y descrito por Charles Camp y Samuel Welles en 1976. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Nevada) y Canadá (Columbia Británica).

El Shonisaurus es con diferencia el mayor ictiosaurio y reptil marino conocido hasta la fecha, probablemente superara en longitud y volumen al actual cachalote. Los fósiles de Shonisaurus fueron descubiertos por primera vez en la formación triásica Luning de Nevada (Estados Unidos). Se hallaron docenas de esqueletos juntos, dando lugar al nombre de la especie Shonisaurus popularis, que alcanzaba los 15 metros de largo. El Shonisaurus sikanniensis de 21 metros de longitud fue descubierto en 1991 en la formación triásica Pardonet, en la Columbia Británica (Canadá). El Shonisaurus tenía un hocico similar al de un delfín, y sus aletas eran mucho más largas y estrechas que las de otros ictiosaurios. Aunque tradicionalmente se le ha reconstruido con un cuerpo grueso, similar al de una ballena, estudios recientes hechos desde principios de los años 1990 indican que su perfil corporal era mucho más delgado de lo que tradicionalmente se había supuesto. De la misma forma, la gran aleta caudal con que se ha reconstruido habitualmente probablemente no estaba tan desarrollada como las de especies de ictiosaurios posteriores, que tenían un perfil más similar a la de los tiburones actuales. Los ejemplares jóvenes de Shonisaurus poseían finos dientes en sus mandíbulas que aparentemente perdían a medida que transcurría su ciclo vital, este hecho probablemente esté relacionado con cambios en su alimentación.

Shonisaurus

Ichthyosaurus (Lagarto pez).

Periodo: Jurásico Inferior (Hettangiano – Sinemuriano). Hace 200 – 190  millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de longitud.

Peso: Unos 90 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por William Conybeare en 1822 (Ichtyosaurus communis). Se han encontrado restos en Inglaterra, Bélgica, Alemania y Suiza.

El Ichthyosaurus es un género extinto de ictiosaurio que habitó principalmente en lo que hoy es Europa y que muestra una gran semejanza con los delfines actuales, aunque estos son mamíferos y los ictiosaurios eran reptiles. El Ichthyosaurus fue el primer fósil completo descubierto a principios del Siglo XIX por Mary Anning en Inglaterra. Esta especie en concreto era bastante más pequeña que la mayoría de sus parientes como el Shonisaurus y se tiene mucha información sobre ella ya que se han encontrado una enorme cantidad de restos fosilizados, incluyendo esqueletos articulados, algunos de ellos incluso con crías dentro del vientre de sus madres por lo que los científicos creen que el Ichthyosaurus era un animal vivíparo (en un principio llegó a especularse que ponía huevos en tierra firme pero en la actualidad esta hipótesis está completamente descartada). Los fósiles alemanes también muestran el contorno de la piel de Ichthyosaurus, revelando que poseía una aleta dorsal carnosa en su espalda y una gran aleta caudal. Poseía a su vez enormes ojos sensibles, protegidos por placas óseas. El Ichthyosaurus tenía hábitos exclusivamente pelágicos y datos de sus coprolitos revelan que su dieta consistía principalmente en peces y calamares.

Ichthyosaurus

Pelagosaurus (Lagarto de mar abierto).

Periodo: Jurásico Inferior (Toarciano). Hace 183 – 175 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 metros de longitud.

Peso: Unos 450 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Heinrich Georg Bronn en 1841. Se han encontrado restos en Inglaterra, Francia y Alemania.

El Pelagosaurus es un género extinguido de cocodrilomorfo talatosuquio que habitó en mares poco profundos  que cubrieron en buena parte lo que hoy es el occidente de Europa. El Pelagosaurus en general era parecido a lo que hoy es el gavial, por lo que ambas especies comparten adaptaciones y hábitos alimentarios. Este reptil marino estaba bien adaptado para la vida acuática, había desarrollado un hocico largo y esbelto, una cola similar a una aleta y patas más parecidas a aletas para nadar en las aguas cálidas y poco profundas de su tiempo. El Pelagosaurus tenía 30 dientes capaces de cazar y ensartar peces, crustáceos y moluscos. Sus ojos en posición delantera y su cuerpo hidrodinámico sugieren que el Pelagosaurus era un depredador de persecución, más que un carroñero o un cazador de emboscadas. Físicamente era bastante similar a los cocodrilos modernos y pudo haber andado y nadado de manera similar a ellos, agitando su cola de lado a lado, aunque su estructura vertebral es más ágil, probablemente para permitir mayor movimiento en el agua que sus parientes modernos. El Pelagosaurus probablemente sólo emergía del agua para depositar sus huevos o descansar en las riberas, pasando el resto del día en el agua a la que se había adaptado perfectamente.

Pelagosaurus

Metriorhynchus (Hocico moderado).

Periodo: Jurásico Medio y Jurásico Superior (Aleniano – Titoniano). Hace 175 – 150 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 metros de longitud.

Peso: Unos 227 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Christian Erich Hermann von Meyer en 1830. Se han encontrado restos en Inglaterra, Francia y Alemania.

El Metriorhynchus pertenece a un género extinto de cocodrilomorfos, animales que vivieron la mayor parte de su vida (quizá toda) en los mares del Jurásico Medio y Superior. A diferencia de otros grandes reptiles marinos de los que se sabía que parían crías vivas, se desconocen los hábitos reproductivos del Metriorhynchus, ya que no se han encontrado restos fósiles de huevos o posibles nidos de esta especie en concreto. El Metriorhynchus era similar a los cocodrilos actuales en tamaño pero poseía un cuerpo mucho más estilizado y ahusado, además de una cola provista de una fina aleta al final de la misma, lo que le convertía en un nadador mucho más eficiente, ágil y rápido que los cocodrilos actuales. Un examen reciente de los especímenes fósiles de la especie Metriorhynchus superciliosus han mostrado que los adultos tenían glándulas bien desarrolladas para eliminar el exceso de sal de sus cuerpos. El Metriorhynchus era un depredador muy efectivo y se alimentaba principalmente de belemnites, peces e incluso de pterosaurios que se acercasen demasiado a la superficie del agua. A pesar de ser un poderoso y eficiente cazador, el Metriorhynchus era vulnerable a otras especies mayores como el Liopleurodon.

Metriorhynchus

Ophthalmosaurus (Lagarto ojo).

Periodo: Jurásico Medio y Jurásico Superior (Batoniano – Titoniano). Hace 165 – 145 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 6 metros de largo.

Peso: Unas 3 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Harry Seeley en 1874. Se han encontrado restos en Europa, América del Norte y Argentina.

El Ophthalmosaurus es una especie de ictiosaurio de gran tamaño y en el que destaca sobremanera el enorme diámetro de sus ojos. Al igual que otros ictiosaurios, tenía un grácil cuerpo con forma de delfín, surcando mares cálidos del Jurásico en busca de peces y moluscos que formaban parte principal de su dieta. Sus con mandíbulas casi desdentadas estaban bien adaptadas para atrapar calamares, a pesar de poseer pocos dientes, el Ophthalmosaurus tenía unas mandíbulas muy fuertes, capaces de cerrarse con gran fuerza alrededor de sus presas. Cuanto mayor fueran los ojos de uno de estos animales, mejor podría haber visto en aguas turbias. Dichos ojos poseían una serie de anillos escleróticos que los protegerían contra la presión del agua al efectuar inmersiones, todo ello sugiere que cazaba en las profundidades donde no hay mucha luz solar o bien haber cazado de noche cuando sus presas eran más activas. Los cálculos sugieren que este animal podría haber efectuado inmersiones de unos 20 minutos de duración, alcanzando así los 600 metros de profundidad. Las aletas frontales del Ophthalmosaurus eran de mayor tamaño y más fuertes que las traseras. Este ictiosaurio utilizaba las aletas frontales como sistema de dirección y la cola como propulsión.

Ophthalmosaurus

Liopleurodon (Dientes de lados lisos).

Periodo: Jurásico Medio (Calloviano). Hace 160 – 155 millones de años.

Tamaño: Entre 7 – 10 metros de longitud según varias estimaciones.

Peso: Alrededor de 2,5 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Henry Émile Sauvage en 1873. Se han encontrado restos en Inglaterra, Francia, Alemania y Rusia.

El Liopleurodon fue uno de los superdepredadores de los mares del Jurásico en Europa. Este poderoso reptil marino del suborden Pliosauroidea (clado de plesiosaurios de cuello corto), ocupaba uno de los puestos más altos en la cadena alimentaria marina. Era un animal feroz que se alimentaba de peces, plesiosaurios de menor tamaño, ictiosaurios y tiburones (es posible que atacase a sus víctimas surgiendo desde aguas más profundas). Su alargado cráneo alcanzaba el metro y medio de longitud, y a él se le sujetaban los músculos que le permitían morder con tal fuerza que seguramente podría triturar los huesos de cualquier animal con sus dientes largos y cónicos. El Liopleurodon podría haber nadado con sus mandíbulas abiertas, permitiendo que el agua entrase en las aberturas de sus fosas nasales (narinas), situadas ambas en la parte superior de su boca, de esa forma, el Liopleurodon podría haber detectado el aroma de sus presas en el agua. Cuatro enormes aletas impulsaban su cuerpo por el medio acuático, aportándole la potencia necesaria para acelerar rápidamente cuando acechaba a sus potenciales víctimas. Un estudio que utilizó un robot nadador ha demostrado que aunque de esta forma de propulsión no es especialmente eficiente, provee una muy buena aceleración.

Liopleurodon

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Dinosaurios (Edimat), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Pequeños Dinosaurios II

Protoceratops (Primera cara con cuernos).

Periodo: Cretácico Superior (Santoniano – Campaniano). Hace 85 – 71 millones de años.

Tamaño: Entre 1,5 – 2 metros de longitud y 60 centímetros de altura.

Peso: Aproximadamente 60 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1892 por Roy Chapman Andrews. Se han encontrado restos en Mongolia y China.

El Protoceratops presentaba un gran volante óseo alrededor de su cuello, prácticamente igual al de otros ceratópsidos como el Triceratops. A menudo se ha afirmado que el objeto de este volante era proteger el cuello del Protoceratops y reforzar los músculos de la mandíbula, pero su frágil estructura podría descartar estas funciones, sirviendo únicamente como rasgo identificativo de la especie entre machos y hembras y desempeñando un papel importante durante la época de celo. Sus músculos debían efectuar un gran trabajo debido a que, al igual que la mayoría de los herbívoros, el Protoceratops consumía grandes cantidades de vegetación. Su cuerpo con forma de barril y cola corta, era relativamente largo para lo poco que se elevaba respecto al nivel del suelo. El hocico de este dinosaurio herbívoro terminaba en un poderoso pico similar al de los loros. El Protoceratops poseía unas patas cortas con pies de cinco dedos cada una y caderas parecidas a las de las aves actuales. Se tiene constancia de que este dinosaurio era un animal que vivía en manadas, refiriéndose los paleontólogos a él como la “oveja del Cretácico”, debido a los abundantes fósiles encontrados de Protoceratops en el Desierto de Gobi (Mongolia). En 1971 tuvo lugar un espectacular descubrimiento de un fósil doble  que presentaba a un Protoceratops y un Velociraptor luchando, parece que ambos murieron al mismo tiempo, posiblemente por una avalancha de lodo o tormenta de arena mientras se encontraban peleando.

Protoceratops

Struthiosaurus (Lagarto avestruz).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano – Maastrichtiano). Hace 83 – 65 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de largo y 0,7 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 100 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1870 por Emanuel Bunzel. Se han encontrado restos en Rumanía.

El Struthiosaurus era un nodosáurido joven y de pequeño tamaño emparentado con el Ankylosaurus. El Struthiosaurus evolucionó en una cadena de islas que posteriormente formarían parte del continente europeo, Debido a que los recursos disponibles para sobrevivir en cada una de las islas, posiblemente eran limitados, los dinosaurios no evolucionaron ni crecieron hasta alcanzar grandes dimensiones,, que habrían hecho que tuvieran que consumir enormes cantidades de vegetación para sobrevivir. El Struthiosaurus poseía distintos tipos de coraza en su lomo y cola, entre los que se incluían grandes placas espinosas y largas púas en los hombros. Sus patas eran relativamente largas y poco robustas para tratarse de un anquilosaurio, ya que no tendrían que soportar un peso tan grande como en el caso del Ankylosaurus o el Euoplocephalus. Su nombre que significa “lagarto avestruz”, se refiere a que la parte trasera de su cabeza se parece al cráneo de un ave. El Struthiosaurus tendría una alimentación herbívora.

Struthiosaurus

Stegoceras (Techo córneo).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 80 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de largo y 1,2 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 78 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto y nombrado por Lawrence Lambe en 1902. Se han encontrado restos en Estados Unidos y Canadá.

El Stegoceras es un pequeño paquicefalosáurido  que poseía un reborde formado por protuberancias óseas alrededor de la parte trasera de su cráneo. Existen relativamente pocos fósiles de Stegoceras, eso podría ser indicativo de que vivía en tierras altas, en las que pocos restos óseos de cualquier tipo se han conservado hasta nuestros días. Cuando se descubrió el Stegoceras, se le confundió con el Troodon, error que fue corregido cuando se encontraron ejemplares en mejor estado de conservación. El Stegoceras es uno de los pocos paquicefalosáuridos en los que ha encontrado más de un cráneo por lo que se ha convertido en la especie en la que los paleontólogos han basado sus suposiciones sobre otros dinosaurios similares de la misma familia. El cráneo abovedado del Stegoceras tenía un grosor de unos 8 centímetros y se volvía más grueso con la edad, pudiendo crecer de forma que sobrepasase el reborde que presenta el dinosaurio alrededor de su propio cráneo. El Stegoceras se alimentaba principalmente de vegetación baja y podría haber vivido en manadas, las cuales se dispersarían cuando eran atacadas por posibles depredadores. Los dientes de este dinosaurio tenían bordes serrados por lo que no eran idóneos para procesar plantas duras y fibrosas por lo que seguramente las hojas y frutos serían la base principal de su dieta.

Stegoceras

Struthiomimus (Imitador de avestruz).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 76 – 70 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 – 4 metros de longitud y entre 1,4 – 2 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 150 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Othniel Charles Marsh en 1892. Se han encontrado restos en Estados Unidos y Canadá.

El Struthiomimus fue probablemente un gran corredor, pudiendo alcanzar grandes velocidades (50 – 80 km/h) para tratarse de un dinosaurio. Huir a la carrera probablemente fuera su mejor defensa, aunque podría haber hecho frente a sus atacantes con las afiladas garras de sus pies. El Struthiomimus tenía largas patas (espinillas de mayor longitud que sus muslos y huesos de los pies alargados también) un largo cuello, una pequeña cabeza con grandes ojos, por lo que su aspecto se asemejaría en buena parte con el de las avestruces actuales. Es muy posible que este dinosaurio hubiese estado recubierto de plumas. Las evidencias fósiles que se tienen del Struthiomimus no permiten en la actualidad decir a ciencia cierta cuál era su alimentación. Su segundo y tercer dedo tenían la misma longitud y por ello, no podían funcionar de forma independiente, así que parece que el Struthiomimus únicamente podría haber utilizado sus manos como ganchos para sujetar las ramas. Sin embargo, se han hallado un número tan alto de ejemplares en el yacimiento de Reed Deer River de Alberta (Canadá) que todo apunta a que no podría haber sobrevivido basándose sólo en una dieta especializada y podría haber sido un dinosaurio omnívoro.

Struthiomimus

Oviraptor (Ladrón de huevos).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 75 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de largo y 1 metro de altura.

Peso: Aproximadamente 11 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1924 por una expedición del Museo Americano de Historia Natural. Se han encontrado restos en Mongolia y China.

El Oviraptor era un dinosaurio no aviar a pesar de su extraordinario parecido con las aves y que es probable que su cuerpo estuviese recubierto de plumas. Poseía una llamativa cresta en su cabeza y un pico sin dientes. Probablemente utilizara su cresta en las exhibiciones rituales de apareamiento. Existen muchas teorías al respecto de la cresta del Oviraptor, la cual estaba hueca y recubierta por una delgada lámina de hueso. Es posible que también tuviese alguna función fisiológica que se desconoce en la actualidad. El Oviraptor tres dedos con afiladas garras que superaban los 7 centímetros de longitud tanto en manos como en pies. Su cola era larga y rígida y sus mandíbulas carecían de dientes, desconociéndose en la actualidad la dieta de este dinosaurio aunque a lo largo de la historia se ha hablado que sería principalmente carnívoro y que tendría predilección por devorar huevos de otras especies de dinosaurios pero esta teoría se mantiene muy en duda en la actualidad ya que según la teoría de H.F. Osborn, nos sugiere que el Oviraptor se alimentaba de bivalvos gracias a sus mandíbulas aplastadoras. A pesar de no poseer dientes en su boca terminada en pico, el Oviraptor tenía dos protuberancias similares a dientes en la parte posterior de su boca. Sus largas y grandes garras delanteras le habrían servido para sujetar a sus presas o echar arena sobre los huevos en los nidos, ya que se sabe que los ejemplares adultos de Oviraptor protegían sus huevos sentándose sobre ellos cuando estaban situados en el nido, de forma prácticamente idéntica a las aves actuales.

Oviraptor

Troodon (Diente que hiere).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano – Maastrichtiano). Hace 75 – 70 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de largo y 1 metro de altura.

Peso: Entre 27 – 45 kilogramos de peso aproximadamente.

Localización fósiles: Descubierto en 1855 y nombrado por Joseph Leidy en 1856. Se han encontrado restos en Estados Unidos, Canadá y México.

El Troodon es uno de los primeros dinosaurios de los que se descubrieron restos en América del Norte. Su tamaño era pequeño y a juzgar por sus largos y estrechos miembros, era una criatura capaz de moverse con mucha rapidez. Algunos paleontólogos piensan que el Troodon era omnívoro, alimentándose tanto de plantas como de insectos y otras criaturas de mayor tamaño que él, como los lagartos. Sus dientes estaban equipados tanto como para cortar y triturar plantas como para arrancar y despedazar carne. El Troodon ha sido clasificado como uno de los dinosaurios no aviares más inteligentes, debido a que la relación entre el tamaño de su cerebro y su masa corporal se encuentra entre las mayores que existieron entre los dinosaurios. El Troodon era un dinosaurio parecido a las aves y su cabeza se asemejaba en cierta medida a la de las avestruces actuales. Además, poseía grandes garras curvas tanto en manos como en pies, todo ello le convertía en un depredador muy peligroso para sus potencias presas y posiblemente también le servirían para sujetar y acercar a él ramas de árboles. El Troodon tenía visión binocular, mejor que la que tenían otras criaturas contemporáneas, por lo que podía ver en profundidad.

Troodon

Velociraptor (Ladrón veloz).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 75 – 71 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 1,8 metros de largo y 0,5 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 15 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1922 por una expedición del Museo Americano de Historia Natural y nombrado por Henry Fairfiel Osborn. Se han encontrado restos en Mongolia y China.

El Velociraptor era un pequeño y veloz dinosaurio carnívoro cuyo cuerpo seguramente estaba cubierto de plumas muy similares a las de las aves actuales. Era bípedo, poseía una larga y rígida cola y garras curvas en todos los dedos de sus manos (tres) y pies (cuatro). Destacaba principalmente la enorme garra en forma de hoz de sus pies, dicha garra de hasta 6,5 centímetros, fue probablemente una herramienta utilizada para la caza y capaz de causar heridas fatales en las presas. Los músculos pateadores de la pierna y los flexores de los dedos de las patas estaban bien desarrollados y hacían funcionar la garra como una navaja automática mortal. Los dientes del Velociraptor (con bordes aserrados) estaban perfectamente diseñados para cortar la carne, poseía hasta 28 piezas dentales a cada lado de la mandíbula. Al igual que otros miembros de la familia de los dromeosáuridos, el Velociraptor sería capaz de correr a grandes velocidades con buena estabilidad, lo que le permitiría perseguir de forma eficaz a sus presas en el entorno árido y seco en el que habitaba. En Septiembre del 2007 se descubrieron los restos fósiles de los huesos de un antebrazo de Velociraptor que desveló hileras de pequeñas protuberancias, éstas fueron identificadas poco después como los puntos de anclaje para las plumas que recubrían su cuerpo.

Velociraptor

Telmatosaurus (Lagarto de pantano).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 68 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 4 – 5 metros de longitud y entre 1,6 – 2 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 500 kilogramos.

Localización fósiles: Descubierto en 1895 por unos campesinos rumanos. Se han encontrado restos en Rumanía y posiblemente también en España, Francia y Alemania.

El Telmatosaurus es un hadrosáurido relativamente pequeño, de unos cinco metros de longitud, encontrado en Rumanía, donde los primeros restos de este dinosaurio fueron encontrados. Posteriormente material fragmentario perteneciente a hadrosáurido de España, Francia y Alemania, que se incluía en Orthomerus, es ahora asignado como Telmatosaurus, pero es difícil probar que realmente este material pertenezca a este género, al igual que ocurre con algunos fragmentos de huevo encontrados en Rumanía. El tamaño relativamente pequeño de Telmatosaurus con una longitud de cinco metros y un peso medio de una tonelada, se ha explicado como un ejemplo de enanismo insular. El hocico alargado del Telmatosaurus culminaba en un pico córneo sin dientes, pero en la parte trasera de la mandíbula poseía una batería de dientes muy juntos. Su cuerpo, del tamaño de un rinoceronte, era transportado por cuatro patas largas y finas, que le permitían correr sobre dos patas, sin embargo su húmero era más largo que su tibia, por lo que no era un corredor veloz. Este dinosaurio vivía en pequeñas manadas cerca de los pantanos, de ahí su nombre.

Telmatosaurus

Más información sobre dinosaurios en:

Clasificación de los dinosaurios 

Grandes dinosaurios carnívoros Parte IParte II

Grandes dinosaurios herbívoros Parte I & Parte II

Grandes dinosaurios Parte I & Parte II

Pequeños dinosaurios Parte I & Parte III

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Dinosaurios (Edimat), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Pequeños Dinosaurios I

Eoraptor (Ladrón del amanecer).

Periodo: Triásico Medio – Superior. Hace 230 – 225 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 1 metro de longitud y 30 centímetros de altura.

Peso: Aproximadamente 10 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1991 por Ricardo Martínez. Se han encontrado restos en Argentina.

El Eoraptor es uno de los dinosaurios más antiguos que se han descubierto hasta la fecha y de los pocos dinosaurios primitivos de los que se ha hallado un esqueleto completo. El Eoraptor poseía unos huesos ligeros y huecos, con largas y delgadas patas que terminaban en pies con tres dedos. Este dinosaurio de cuerpo liviano, conseguía estabilidad manteniendo su cola estirada, limitándose a alcanzar a sus presas con su gran velocidad y atrapándolas con la ayuda de sus patas delanteras que poseían cinco dedos, aunque solamente tres de ellos terminaban en garras, los otros dos eran más cortos. Los dientes afilados del Eoraptor denotaban claramente sus hábitos carnívoros (reptiles y mamíferos pequeños e insectos) aunque se ha sugerido que fuera omnívoro debido a su dentición heterodonta y con gran variedad de piezas dentales. Este dinosaurio primitivo mantenía la postura erguida sobre sus dos largas patas traseras, debido a la resistencia estructural que le proporcionaban las vértebras fusionadas de la zona de su cadera.

Eoraptor

Coloradisaurus (Lagarto de Los Colorados).

Periodo: Triásico Superior (Noriano). Hace 218 – 210 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 4 metros de longitud y 2 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 100 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto por José F. Bonaparte en 1978. Se han encontrado restos en Argentina.

El Coloradisaurus es uno de los prosaurópodos más pequeños de los que se tiene constancia y se piensa que puede ser la versión adulta del Mussaurus, debido a que ambos vivieron en la misma época y región y que los restos de Coloradisaurus se encontraban en la misma zona donde se hallaron el nido de crías de Mussaurus pero desafortunadamente, las pruebas para poder demostrar a ciencia cierta este respecto son muy escasas. El Coloradisaurus era un dinosaurio vegetariano de cabeza pequeña, ojos grandes y cuerpo robusto y cuello relativamente largo. Sus dientes poseían bordes irregulares muy adecuados a la hora de arrancar hojas y masticarlas. Sus patas traseras eran seguramente lo suficientemente fuertes como para permitir al Coloradisaurus erguirse sobre ellas, apoyándose en su cola para conseguir estabilidad y alcanzar así la vegetación de mayor altura. Es posible que el mantenerse sobre sus patas traseras también le sirviera para disuadir a posibles depredadores. El Coloradisaurus poseía garras afiladas en sus patas delanteras, las cuales podrían ser utilizadas para alcanzar el alimento y también como método de defensa ante depredadores. Este dinosaurio recibió en principio el nombre de Coloradia, pero se cambió debido a que este nombre ya se había asignado a una polilla.

Coloradisaurus

Coelophysis (Huesos huecos).

Periodo: Triásico Superior (Noriano). Hace 216,5 – 203,6 millones de años.

Tamaño: Entre 2,5 – 3 metros de longitud y 1 metro de altura.

Peso: Aproximadamente 28 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Edward Drinker Cope en 1879. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Arizona y Nuevo México).

El Coelophysis fue uno de los primeros dinosaurios. Podría haber sido carroñero pero era ciertamente un eficaz depredador, dotado de unas potentes patas traseras y un cuerpo delgado y largo que estaba diseñado para ser ágil y rápido. Los huesos de sus patas estaban huecos prácticamente en su totalidad, de ahí debe su nombre, y su cráneo, que presentaba grandes aberturas, hacía que se redujese su peso corporal de esa manera. El Coelophysis poseía un cuello largo y flexible que le ayudaba a sujetar a las presas entre sus mandíbulas. Es muy posible que este dinosaurio cazase en manada, lo que le habría permitido capturar presas de mayor tamaño. La cola del Coelophysis, al igual que en otros dinosaurios pequeños y bípedos, servía como contrapeso y le permitía mantener su cuerpo prácticamente en posición horizontal respecto al sueño mientras corría. Poseía manos con tres garras afiladas (y una cuarta garra inútil) que le habrían sido útiles para sacar a presas de sus madrigueras. Hace tiempo se pensaba que el Coelophysis era caníbal ya que se había encontrado huesos de ejemplares pequeños en los abdómenes de individuos adultos pero tras nuevos análisis, se demostró que dichos huesos eran de otros lagartos y no de Coelophysis juveniles. Este dinosaurio es rico en yacimientos, se han descubierto cientos de ejemplares acumulados en Ghost Ranch (Nuevo México), posiblemente víctimas de una súbita inundación (algo muy común en la época en la que vivió el Coelophysis).

Coelophysis

Huayangosaurus (Lagarto de Huayang).

Periodo: Jurásico Medio (Batoniano). Hace 165 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 4,5 metros de longitud y 1,5 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 450 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto por Dong, Tang y Zhou en 1982. Se han encontrado restos en China.

El Huayangosaurus es un pequeño y primitivo estegosáurido con un cráneo más alto y corto que el del resto de sus parientes posteriores. Vivió en áreas que actualmente forman parte de China, 20 millones antes de que surgiera el Stegosaurus en América del Norte. Los descendientes del Huayangosaurus conservaron las placas de su espina dorsal y las púas de su cola, pero no así las enormes púas que se proyectaban desde la zona de sus hombros. La forma en la que sus placas de la espalda se van aproximando hacia la cola, sugiere que dichas placas evolucionaron hasta convertirse en púas. Las placas de los estegosáuridos posteriores son menos puntiagudas que las del Huayangosaurus. Respecto a las grandes púas que sobresalían de sus hombros, se desconoce su utilidad pero le habrían dado a este dinosaurio un aspecto realmente amenazante, también podrían haberlas usado como armas frente a los depredadores o incluso otros rivales de la misma especie y también para atraer a posibles parejas. El Huayangosaurus era herbívoro y tenía 14 pequeños dientes en la parte delantera de la mandíbula superior para arrancar la vegetación baja, los estegosáuridos más avanzados poseían picos sin dientes. Sus patas delanteras eran bastante más cortas que las traseras, aproximadamente tres cuartas partes de éstas, quizás para ayudarle a alcanzar las plantas más altas. La doble hilera de afiladas placas triangulares que recorrían longitudinalmente su espalda arqueada, presenta ventajas defensivas, haciendo difícil encontrar una buena superficie para morder. Las cavidades o venas en estas placas, apuntan a que pudieran haberlas utilizado para controlar la temperatura corporal  calentando o refrigerando la sangre, también podrían haber ayudado a la hora de atraer a posibles parejas por lo que quizá cambiarían de color. El Huayangosaurus al igual que otros estegosáuridos, no tenía un cerebro secundario en la zona de las caderas para controlar las partes traseras, simplemente se trataba de un amplio conjunto de nervios pélvicos común a muchos saurópsidos.

Huayangosaurus

Coelurus (Cola hueca).

Periodo: Jurásico Superior (Kimeridgiano – Titoniano). Hace 152 – 145 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2,4 metros de largo y 0,7 metros de altura.

Peso: Entre 13 – 20 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito en 1870 por Othniel Charles Marsh. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Wyoming).

El Coelurus fue un dinosaurio bípedo carnívoro con largas patas y un esqueleto ligero, lo que le convertía en un ágil corredor. Su velocidad le ayudaba tanto a la hora de capturar a sus presas como para huir de los depredadores de mayor tamaño. Las vértebras huecas de la cola del Coelurus reducían el peso de este apéndice. Con su larga y ligera cola, que utilizaba tanto como para mantener el equilibrio como de improvisado “timón” para dirigirse, el Coelurus podía efectuar giros bruscos en carrera para cambiar de dirección. Sus patas largas y delgadas eran muy fuertes y le permitían saltar de forma potente a este dinosaurio. Los dientes del Coelurus eran pequeños pero afilados por lo que muy probablemente se alimentara de lagartos y pequeños mamíferos sobre los que se abalanzaba y capturaba por sorpresa. Las manos del Coelurus presentaban tres dedos que terminaba en unas garras curvadas, lo que le permitía sujetar con fuerza a sus víctimas y clavarlas en el cuerpo del animal que se debatía. El Coelurus se conoce por la mayor parte del esqueleto de un solo individuo, incluyendo las numerosas vértebras, partes de la pelvis y cintura escapular, y mucho de los miembros superior e inferior, almacenado en el Museo Peabody de Historia Natural de New Haven (Estados Unidos). Estudios actuales nos indican que el Coelurus habría estado recubierto de plumas.

Coelurus

Compsognathus (Mandíbula delicada).

Periodo: Jurásico Superior (Titoniano). Hace 150 millones de años.

Tamaño: Entre 0,7 – 1,4 metros de largo y alrededor de 26 centímetros de altura.

Peso: Aproximadamente 3 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto por Joseph Oberndorfer durante la década de 1850. Se han encontrado restos en Francia y Alemania.

El Compsognathus es uno de los dinosaurios no aviares de menor tamaño que se conocen. Sus fósiles son tan delicados y similares a los de los pájaros, que se utilizó como argumento en el debate de si los dinosaurios son los antepasados de las aves actuales. Este dinosaurio del tamaño de un pollo,, saltaba sobre sus pequeñas presas con la ayuda de sus largas patas. A su vez poseía tres garras en cada pata que eran idóneas para capturar a sus escurridizas presas, principalmente lagartos de veloces movimientos. La larga cola del Compsognathus actuaba como contrapeso cuando este rápido dinosaurio perseguía a sus presas, ayudándole además a realizar rápidos giros y movimientos cuando él mismo huía de depredadores de mayor tamaño. Sus dientes eran pequeños y afilados, señalando una dieta basada principalmente en lagartos como mencionamos anteriormente y también en insectos, peces y pequeños mamíferos. El cuello relativamente largo y flexible del Compsognathus le habría ayudado a vigilar sus alrededores o a rastrear la zona en busca de posibles presas. Recientes descubrimientos fósiles nos indican que el cuerpo de este dinosaurio estaba recubierto de plumas de pequeño tamaño similares a los plumones, posiblemente desempeñarían una función aislante.

Compsognathus

Ornitholestes (Cazador de aves).

Periodo: Jurásico Superior (Titoniano). Hace 145 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de largo y 0,8 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 13 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1900 y descrito por Henry Fairfield Osborn en 1903. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Wyoming).

El Orntiholestes fue un depredador bípedo ágil, que corría con gran rapidez para capturar a sus presas en los hábitats boscosos en los que subsistía. Al ser un pequeño depredador que vivió en la época dominada por los enormes terópodos, vigilaría constantemente la presencia de posibles peligros utilizando para ello sus grandes ojos. La estructura ligera del Ornitholestes y sus patas ligeras y fuertes le convertían en un dinosaurio rápido que utilizaba su cola como contrapeso, la cual le ayudaría a maniobrar mientras corría. Posiblemente se alimentaría de presas pequeñas como mamíferos, lagartos o crías desatendidas de otros dinosaurios. Su estrecha cabeza poseía unas mandíbulas que estaban equipadas con afilados dientes cónicos, siendo los de mayor tamaño los que se encontraban en la parte delantera de su boca para poder morder y aferrar mejor a sus presas. El tercer dedo de sus patas delanteras podía actuar como un pulgar, por lo que permitía al Ornitholestes aplicar una presa mortal sobre sus víctimas. Es muy posible que el cuerpo de este dinosaurio estuviese recubierto de una especie de plumón muy similar al de las aves actuales.

Ornitholestes

Hypsilophodon (Dientes protuberantes).

Periodo: Cretácico Inferior (Barremiano). Hace 124 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de longitud y 1,2 metros de altura.

Peso: Aproximadamente 70 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1849 y nombrado en 1870 por Thomas H. Huxley. Se han encontrado restos en Inglaterra, Portugal y España.

El Hypsilophodon fue un dinosaurio relativamente primitivo, que apenas cambió entre los periodos Jurásico Superior y Cretácico Inferior. Poseía cinco dedos en cada “mano” y dientes en la parte delantera de su mandíbula, unos rasgos que desaparecieron en sus contemporáneos más evolucionados. El Hypsilophodon se descubrió en los albores de la paleontología y ha sufrido constantes casos de identificación errónea. Sus restos encontrados en 1849 se confundieron con los del Iguanodon, un error que no se solventó hasta 1870. También se creó la suposición en 1882 de que era un dinosaurio que podía trepar por los árboles, y esto no fue corregido hasta 1974. En 1979 se creyó por error el haber descubierto el primer hueso de Hypsilophodon fuera de Europa, en concreto en Dakota del Sur (Estados Unidos) pero este hallazgo también se descartó. El descubrimiento de delgadas placas mineralizadas apuntó hacia la posibilidad de que este animal estuviese cubierto por una coraza, pero actualmente se cree que simplemente se trata de una huella de cartílago. El Hypsilophondon tenía largas espinillas y sus cortos y robustos muslos convertían a este dinosaurio en un rápido corredor, capaz de escapar de la mayoría de los depredadores. Los dientes del Hypsilophodon se encontraban en su mayoría situados en la parte posterior de su mandíbula, lo que apunta a que poseía carrillos en sus mejillas, estos carrillos hacían que masticar el alimento le resultase más sencillo, principalmente vegetación baja. Se cree que el Hypsilophodon vivía en manadas.

Hypsilophodon

Más información sobre dinosaurios en:

Clasificación de los dinosaurios 

Grandes dinosaurios carnívoros Parte IParte II

Grandes dinosaurios herbívoros Parte I & Parte II

Grandes dinosaurios Parte I & Parte II

Pequeños dinosaurios Parte II & Parte III

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Dinosaurios (Edimat), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Clasificación de los Dinosaurios

Los dinosaurios (Dinosauria, del griego δεινός σαῦρος, deinos sauros, “lagarto terrible”) es un superorden de vertebradosaurópsidos que dominaron los ecosistemas terrestres del Mesozoico durante unos 160 millones de años (aproximadamente en un intervalo que abarca desde hace 230 millones de años, hasta hace 66 millones de años), alcanzando una gran diversidad y, algunos, tamaños gigantescos. Una de las principales características de los dinosaurios es la propiedad de tener las patas situadas en posición vertical por debajo del cuerpo, como los mamíferos, y no hacia los costados, como la mayor parte de los reptiles.

La clasificación de los dinosaurios comenzó en 1842 cuando Richard Owen agregó al Iguanodon, Megalosaurus e Hylaeosaurus al superorden Dinosauria. Entre 1887 y 1888, Harry Seeley dividió el superorden en dos órdenes: Saurischia y Ornitischia. Todos los dinosaurios eran animales terrestres y arcosaurios (grupo de reptiles diápsidos que evolucionaron de los Archosauriformes durante el período Olenekiano, en el Triásico Inferior). Los reptiles diápsidos se caracterizan por presentar, originariamente, dos fosas temporales o fenestras a cada lado del cráneo tras la órbita ocular.

Los dinosaurios, como hemos comentado anteriormente, están divididos en dos órdenes, Saurischia y Ornitischia, los cuales se basan en la estructura de la cadera:

Saurischia: Se distinguen por presentar caderas con una forma similar a la de los lagartos, en la que el hueso púbico apunta hacia delante, es decir que la pelvis, vista de perfil, tiene forma triangular. Dicho hueso púbico evoluciona apuntando hacia atrás en el grupo que dio origen a las aves, el grupo llamado Eumaniraptora. Los saurisquios se diversificaron en dos linajes principales, los terópodos y los saurópodos. Los terópodos fueron los carnívoros dominantes durante la mayor parte del Jurásico y del Cretácico, esta línea la línea originó los mayores carnívoros que jamás hayan pisado la Tierra (Tyrannosaurus Rex, Giganotosaurus). La línea de los saurópodos, que se inició en saurisquios carnívoros y bípedos del Triásico, produjo formas que adoptaron un régimen herbívoro y que regresaron a la locomoción cuadrúpeda. Esta línea culminó en las gigantescas formas del Jurásico (Apatosaurus, Diplodocus, Brachiosaurus), los mayores vertebrados terrestres de todos los tiempos, caracterizados también por su cuello extraordinariamente largo y su cabeza muy pequeña

Ornitischia: Se distinguen porque el pubis señala hacia abajo y hacia atrás (hacia la cola), paralelo al isquion, con un proceso prepúbico delantero para apoyar el abdomen. Esto hace una estructura pélvica de cuatro extremos, y una pelvis más ancha y estable. En contraste con esto, los extremos del pubis en los saurisquios eran hacia abajo y hacia la cabeza (hacia adelante), como en los lagartos anteriores. El arreglo del pubis, paralelo a columna vertebral, como en las aves, se desarrolló independientemente tres veces durante la evolución de los dinosaurios, en los ornitisquios, tericinosáuridos y en los dromeosáuridos, estos últimos hoy son considerados los más probables ancestros de las aves. Los ornitisquios también tenían agujeros más pequeños por delante de sus órbitas oculares (ventanas anteorbitales) con el hueso palpebral en la órbita. Otras características de los ornitisquios son dientes malares con las coronas bajas, subtriangular; dientes foliares con las raíces estrechas, 3 a 5 vértebras sacras, tendones osificados sobre el sacro, el quinto dedo del pie reducido sin falange. Todos tenían mejillas, picos córneos y eran herbívoros. Algunos también poseían una gran variedad de ornamentación defensiva. Este grupo abarca dinosaurios tan variados como Triceratops, Ankylosaurus, StegosaurusParasaurolophusPachycephalosaurus, entre otros.

La siguiente clasificación de los dinosaurios es una versión simplificada basada en sus relaciones evolutivas y organizada por Holtz en el 2008. Una versión más detallada puede encontrarse aquí:

Taxonomía:

Dinosauria (Superorden).

Saurisquia (“Caderas de lagarto”, este orden incluye los subórdenes Theropoda y Sauropodomorpha).

Theropoda (Bípedos en su totalidad y carnívoros en su mayoría).

Herrerasauria (Carnívoros bípedos primitivos).

Coelophysoidea (Pequeños terópodos primitivos, incluye al Coelophysis).

Dilophosauridae (Carnívoros bípedos con cresta y terópodos).

Ceratosauria (Carnívoros dominantes del Hemisferio Sur, generalmente con cuernos elaborados).

Abelisauridae (Familia de carnívoros terópodos ceratosaurianos).

Tetanurae (“Colas rígidas”, incluye a la mayoría de los terópodos).

Megalosauroidea (Grandes carnívoros primitivos, este grupo incluye a la familia Spinosauridae).

Carnosauria (Grandes carnívoros, incluye al Allosaurus y sus parientes cercanos como el Carcharodontosaurus).

Coelurosauria (Terópodos con plumas, tiene un gran número de tamaños y nichos).

Compsognathidae (Primitivos y muy comunes coelurosaurios con reducidas extremidades superiores).

Dromaeosauridae (Terópodos carnívoros y con plumas de tamaño pequeño a medio). 

Tyrannosauridae (Tryrannosaurus Rex y sus parientes cercanos, todos con reducidas extremidades superiores).

Ornithomimosauria (“Imitadores de avestruz”, la mayoría de ellos sin dientes, no está muy claro si eran carnívoros, podían ser también herbívoros e incluso omnívoros).

Alvarezsauroidea (Insectívoros pequeños con reducidas extremidades anteriores, cada una de ellas con una gran garra).

Maniraptora (“ladrones de mano”, con grandes brazos y largos dedos).

Therizinosauria (Herbívoros bípedos con largas manos con garras y cabezas pequeñas).

Oviraptorosauria (La mayoría de ellos sin dientes, sus hábitos alimentarios son inciertos).

Archeopterygidae (Pequeños terópodos alados o aves primitivas).

Deinonychosauria (De pequeño y mediano tamaño, con aspecto similar al de las aves y una gran garra curvada en cada pie).

Avialae (Aves modernas y parientes cercanos extintos).

Scansoriopterygidae (Pequeñas y primitivas aves con tres largos dedos).

Omnivoropterygidae (Primitivas ves con cola corta).

Confuciosornithidae (Aves con pequeños dientes).

Enantiornithes (Aves voladoras, muchas de ellas habitaban en árboles).

Euornithes (Aves voladoras avanzadas).

Yanornithiformes (Aves dentadas del Cretácico, habitaron principalmente en China).

Hesperornithes (Aves especializadas en inmersión acuática).

Aves (Aves actuales y sus parientas extintos).

Sauropodomorpha (Herbívoros con pequeñas cabezas y largos cuellos y colas).

Guaibasauridae (Pequeños, primitivos o omnívoros dinosaurios con aspecto de saurópodo).

Plateosauridae (Pequeños y estrictamente bípedos prosaurópodos).

Riojasauridae (Pequeños y primitivos dinosaurios con aspecto saurópodo).

Massopondylidae (Pequeños y primitivos dinosaurios con aspecto saurópodo).

Sauropoda (Dinosaurios muy largos (normalmente más de 15 metros) y pesados, cuadrúpedos).

Vulcanodontidae (Primitivos saurópodos con extremidades similares a pilares en su forma).

Eusauropoda (“Verdaderos saurópodos”).

Cetiosauridae (“Dinosaurios ballena”).

•Mamenchisauridae (Con cráneo alto, dientes espatulados, cuello muy largo).

Turiasauria (Grupo europeo de saurópodos del Jurásico y Cretácico).

Neosauropoda (“Nuevos saurópodos”).

Diplodocoidea (Con cráneos y colas muy alargados, sus dientes eran estrechos y con forma de lápiz).

Macronaria (Poseían cola corta y la nariz situada en lo alto de la frente y entre los ojos, los dientes tenían forma de cuchara o de lápiz).

Brachiosauridae (Poseían cuellos de gran longitud y largas patas delanteras).

•Titanosauria (Grupo diverso, saurópodos robustos, grandes, con caderas anchas, algunos de ellos presentaban placas dorsales. Fueron muy comunes en el Cretácico Superior, principalmente en el Hemisferio Sur).

Ornithischia (“Caderas de ave”, orden diverso de herbívoros bípedos y cuadrúpedos).

Heterodontosauridae (Pequeños ornitópodos basales, tanto herbívoros como omnívoros y con prominentes caninos).

Thyreophora (Dinosaurios acorazados, la mayoría de ellos cuadrúpedos).

•Ankylosauria (Con escudos óseos como armadura principal, algunos de ellos tenían también colas a semejanza de mazas).

•Ankylosauridae (presentaban una gruesa armadura, sumada a una variedad de espinas y nódulos y algunos incluso con una pesada maza al final de sus colas).

•Nodosauridae (presentaban una compleja armadura. A menudo los nódulos de esta se fundían en grandes placas. Su cabeza era proporcionalmente pequeña, el hocico y el pico era relativamente estrecho y alargado y con pequeños dientes en forma de lápiz).

Stegosauria (Con púas y placas como arma principal).

Neornithischia (“Nuevos ornitisquios”).

Ornithopoda (Dinosaurios herbívoros de varios tamaños y formas, tanto bípedos como cuadrúpedos, desarrollaron un método de mascar usando la flexibilidad de su cráneo y sus numerosos dientes).

Marginocephalia (Caracterizados por su mayor crecimiento craneal).

Pachycephalosauria (Bípedos, sus cráneos tienen forma de cúpula o con crecimiento nudoso).

Ceratopsia (Cuadrúpedos con volantes y algunos de ellos también con cuernos).

Galerías de Dinosaurios.

Saurischia.

•Theropoda (De izquierda a derecha: Abelisaurus, Allosaurus, Alvarezsaurus, Baryonyx, Becklespinax, Carnotaurus, Ceratosaurus, Coelophysis. Coelurus, Compsognathus, Dilophosaurus, Eustreptospondylus, Gallimimus, Herrerasaurus, Megalosaurus, Oviraptor, Spinosaurus, Therizinosaurus).

Carcharodontosauridae (De izquierda a derecha: Acrocanthosaurus, Carcharodontosaurus, Concavenator, [Giganotosaurus (Giganotosaurinae], Mapusaurus [Giganotosaurinae], Tyrannotitan).

Tyrannosauridae (De izquierda a derecha: Albertosaurus, Alioramus, Daspletosaurus, Dryptosaurus [Tyrannosauroidea], Gorgosaurus, Proceratosaurus [Tyrannosauroidea], Tarbosaurus, Tyrannosaurus Rex, Yutyrannus [Tyrannosauroidea]).

Deinonychosauria (De izquierda a derecha: Byronosaurus, Deinonychus, Dromaeosaurus, Microraptor, Saurornithoides, Troodon, Unenlagia, Utahraptor, Velociraptor).

Sauropodomorpha (De izquierda a derecha: Barapasaurus, Camarasaurus, Cetiosaurus, Guaibasaurus, Mamenchisaurus, Massospondylus, Plateosaurus, Riojasaurus, Vulcanodon).

Diplodocoidea (De izquierda a derecha: Amargasaurus, Apatosaurus, Barosaurus, Dicraeosaurus, Diplodocus, Supersaurus).

•Brachiosauridae (de izquierda a derecha: Abydosaurus, Brachiosaurus, Giraffatitan).

Titanosauria (De izquierda a derecha: Alamosaurus, Ampelosaurus, Antarctosaurus, Argentinosaurus, Paralititan, Saltasaurus).

Ornithischia.

•Heterodontosauridae (De izquierda a derecha: Abrictosaurus, Fruitadens, Heterodontosaurus).

Ankylosauridae (De izquierda a derecha: Ankylosaurus, Euoplocephalus, Pinacosaurus).

Nodosauridae (De izquierda a derecha: Edmontonia, Polacanthus, Sauropelta).

Stegosauria (De izquierda a derecha: Dacentrurus, Kentrosaurus, Lexovisaurus, Stegosaurus, Tuojiangosaurus, Wuerhosaurus).

Ornithopoda (De izquierda a derecha: Anatotitan, Camptosaurus, Corythosaurus, Dryosaurus, Hypsilophodon, Iguanodon, Lambeosaurus, Maiasaura Muttaburrasaurus, Parkosaurus, Ouranosaurus, Parasaurolophus, Saurolophus, Tenontosaurus, Tsintaosaurus).

Pachycephalosauria (De izquierda a derecha: Pachycephalosaurus, Prenocephale, Stygimoloch).

Ceratopsia (De izquierda a derecha: Bagaceratops, Centrosaurus, Chasmosaurus, Eotriceratops, Montanoceratops, Pentaceratops, Protoceratops, Pssitacosaurus, Styracosaurus, Titanoceratops, Torosaurus, Triceratops).

Anexo: Era Mesozoica.

El Mesozoico o Era Secundaria, conocida zoológicamente como la Era de los Dinosaurios o botánicamente como la Era de las Cícadas, es una división de la escala temporal geológica que se inició hace 252,2 ± 0,4 millones de años y finalizó hace 65,5 ± 0,3 millones de años.

Durante estos 186 millones de años no se produjeron grandes movimientos orogénicos. Los continentes gradualmente van adquiriendo su configuración actual. El clima fue excepcionalmente cálido durante todo el período, desempeñando un papel importante en la evolución y la diversificación de nuevas especies animales.

En esta era desaparecieron grandes grupos de animales como los trilobites, graptolites y peces acorazados. Los invertebrados característicos de este período fueron los amonites, de caparazón con forma de caracol, y los belemnites, más pequeños y con el caparazón alargado y puntiagudo, entre otros equinodermos, braquiópodos y cefalópodos. Se desarrollaron ampliamente los vertebrados, sobre todo los reptiles, por lo que a la Era Secundaria se le llama también la Era de los reptiles o Era de los Dinosaurios. En esta era aparecen también los mamíferos, las aves, y las angiospermas o plantas con flores.

Triásico (252,2 ± 0,5 a 201,3 ± 0,2 millones de años).

Superior.

Raetiano: ~208,5 – 201.3 ± 0,2 millones de años.

Noriano: ~228 – ~208,5 millones de años.

Carniano: ~235 – ~228 millones de años.

Medio.

Ladiniano: ~242 – ~235 millones de años.

Anisiano: 247,2 – ~242 millones de años.

Inferior.

Olenekiano: 251,2 – 247,2 millones de años.

Induano: 252,2 ± 0.5 – 251,2 millones de años.

Jurásico (201,3 ± 0,6 a 145 ± 4 millones de años).

Superior.

Titoniano: 152,1 ± 4,0 – 145,5 ± 4,0 millones de años.

Kimeridgiano: 155,7 ± 4,0 – 150,8 ± 4,0 millones de años.

Oxfordiano: 161,2 ± 4,0 – 155,7 ± 4,0 millones de años.

Medio.

Calloviano: 164,7 ± 4,0 – 161,2 ± 4,0 millones de años.

Batoniano: 167,7 ± 3,5 – 164,7 ± 4,0 millones de años.

Bajociano: 171,6 ± 3,0 – 167,7 ± 3,5 millones de años.

Aleniano: 175,6 ± 2,0 – 171,6 ± 3,0 millones de años.

Inferior.

Toarciano:  183,0 ± 1,5 – 175,6 ± 2,0 millones de años.

Pliensbachiano:  189,6 ± 1,5 – 183,0 ± 1,5 millones de años.

Sinemuriano:  196,5 ± 1,0 – 189,6 ± 1,5 millones de años.

Hetangiano:  201,3 ± 0,6 – 196,5 ± 1,0 millones de años.

Cretácico (145 ± 4 a 65,5 ± 0,3 millones de años).

Superior.

Maastrichtiano: 70,6 ± 0,6 – 65,5 ± 0,3 millones de años.

Campaniano: 83,5 ± 0,7 – 70,6 ± 0,6 millones de años.

Santoniano: 85,8 ± 0,7 – 83,5 ± 0,7 millones de años.

Coniaciano: 89,3 ± 1 – 85,8 ± 0,7 millones de años.

Turoniano: 93,5 ± 0,8 – 89,3 ± 1 millones de años.

Cenomaniano: 99,6 ± 0,9 – 93,5 ± 0,8 millones de años.

Inferior.

Albiano: 112,0 ± 1,0 – 99,6 ± 0,9 millones de años.

Aptiano: 125,0 ± 1,0 – 112,0 ± 1,0 millones de años.

Barremiano: 130,0 ± 1,5 – 125,0 ± 1,0 millones de años.

Hauteriviano: 136,4 ± 2 – 130 ± 1,5 millones de años.

Valanginiano: 140,2 ± 3,0 – 136,4 ± 2,0 millones de años.

Berriasiano: 145,5 ± 4,0 – 140,2 ± 3,0 millones de años.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: