RSS

Archivo de la etiqueta: Prehistoria

Pequeños Dinosaurios III

Ohmdenosaurus (Lagarto de Ohmden).

Periodo: Jurásico Inferior (Toarciano). Hace 185 millones de años.

Tamaño: Unos 4 metros de largo aunque se cree que los restos encontrados son de un individuo juvenil, por lo que en la adultez su tamaño podría alcanzar los 15 metros.

Peso: Unos 226 kilogramos para el individuo original descubierto de 4 metros de largo.

Localización fósiles: Descrito por Wild en 1978. Se han encontrado restos en Alemania.

El Ohmdenosaurus fue un vulcanodóntido primitivo del que únicamente se conoce su existencia por el descubrimiento de los restos de un ejemplar juvenil y en concreto de dos huesos de las patas, de los cuales se llegó a pensar inicialmente que era un plesiosaurio.

Ohmdenosaurus

Epidexipteryx (Pluma desplegada).

Periodo: Jurásico Medio – Jurásico Superior (Batoniano Titoniano). Hace 167 – 151 millones de años.

Tamaño: 44,5 centímetros de largo.

Peso: Unos 164 gramos.

Localización fósiles: Descrito por Zhang en 2008. Se han encontrado restos en la región de Mongolia Interior (China).

El Epidexipteryx fue uno de los géneros de dinosaurios más extraños. Tenía un pico córneo con dientes muy largos pero poco afilados, por lo que quizás fuera insectívoro. Sus brazos eran muy largos y el tercer dedo de la mano era muy largo, y servía para escalar árboles. Las patas traseras eran largas y nos dicen que podía correr a gran velocidad. La cola había desaparecido casi completamente, y tenía cuatro plumas muy largas en la cola que servían para identificar a los individuos y como medio de atracción sexual, como las plumas de los pavos reales modernos. A pesar de su relación estrecha con las aves, Epidexipteryx parece haber carecido de rémiges (plumas del ala), y probablemente no podría haber volado. Seguramente se alimentaría de insectos.

Epidexipteryx

Eosinopteryx (Pluma china del amanecer).

Periodo: Jurásico Superior (Oxfordiano). Hace 160 millones de años.

Tamaño: Unos 30 centímetros de largo.

Peso: Sin datos.

Localización fósiles: Descrito por Godefroit en 2013. Se han encontrado restos en Lianoning (China).

El Eosinopteryx fue un muy pequeño dinosaurio no avialano. A diferencia de los trodóntidos, el hocico era muy corto, más corto que el diámetro de la órbita ocular. Las alas son casi del mismo tamaño que las de su pariente Anchiornis huxleyi, con las plumas primarias del alas siendo más largas que el húmero. Una disposición inusual de los huesos del ala pudieron haber evitado cualquier movimiento de aleteo. La cola es muy corta comparada a la de muchos trodóntidos y dromeosáuridos y a diferencia de los miembros de estos grupos, el pie y los dedos de los pies eran muy delgados, careciendo de las garras sumamente curvadas para depredación o escalar. De manera inusual, la cola del único fósil conocido no muestra signos de la presencia de plumas complejas (rectrices), y los tarsos inferiores y los pies parecen haber sido desplumados, a diferencia de muchas especies relacionadas con “alas posteriores” en las patas.

Eosinopteryx

Archaeoceratops (Cara con cuernos antigua).

Periodo: Cretácico Inferior (Valanginiano – Hauteriviano). Hace 140 – 130 millones de años.

Tamaño: 1 metro de longitud aproximadamente.

Peso: Sin datos.

Localización fósiles: Descubierto en 1992 y descrito por Zong y Azuma en 1997. Se han encontrado restos en China.

El Archaeoceratops era un ceratópsido primitivo, no evolucionado al nivel que alcanzaron descendientes suyos como el Triceratops. Los pocos restos que se han encontrado demuestran que carecía de cuernos, que podía adoptar la configuración bípeda y cuadrúpeda, que su pico y gola eran pequeños y que su cuerpo era liviano, adaptado para caminar rápido. El Archaeoceratops, como todos los ceratopsianos, fue un herbívoro. Durante el Cretácico, las plantas con flores geográficamente estaban “limitadas sobre el paisaje”, por lo que es probable que este dinosaurio se alimentara de las plantas predominantes de la era: Helechos, cicádeas y coníferas, utilizando su pico afilado para romper las hojas y agujas.

Archaeoceratops

Propanoplosaurus (Anterior a Panoplosaurus).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano). Hace 112 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 30 centímetros de longitud.

Peso: Un par de kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Stanford, Weishampel y DeLeon en 2011. Se han encontrado restos en Maryland (Estados Unidos).

El Propanoplosaurus fue un nodosáurido herbívoro diminuto del Cretácico. Fue hallado en la formación Patuxent, consistiendo en las impresiones de la espalda y la cabeza junto con un molde natural de la caja torácica, algunas vértebras, la pata delantera, el fémur derecho y un pie derecho. El animal se muestra yaciendo sobre su espalda. Los autores rechazaron la posibilidad de que espécimen representara un pseudofósil o un embrión. El espécimen es el primer esqueleto de nodosáurido conocido de la Costa Este de los Estados Unidos de la cual antes sólo se conocía anteriormente un diente de nodosáurido denominado como Priconodon, y es el primer dinosaurio neonato encontrado en la región.

Propanoplosaurus

Leaellynasaura (Lagarto de Leaellyn).

Periodo: Cretácico Inferior (Albiano). Hace 110 – 108 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 metros de largo.

Peso: Unos 28 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Rich en 1989. Se han encontrado restos en la provincia de Victoria (Australia).

El Leaellynasaurua es un género de ornitópodo que se halló en Australia. Este animal destaca por tener una cola muy larga, pero su rasgo más extraño es el hecho de vivir dentro del círculo polar antártico, lo que sugiere que este animal podía sobrevivir a un largo y gélido invierno de 4 meses. Las largas patas del Leaellynasaura le permitían correr a gran velocidad para escapar de los grandes depredadores cretácicos, tales como el Australovenator, pero para verlo, tenían ojos enormes, que le ayudaban a ver en la oscuridad. Tenía un pico bastante afilado que cortaban las hojas de las plantas para luego triturarlas con sus anchos y planos molares. Para coger las hojas se ayudaba de sus brazos. Se sabe que la extinción de Leaellynasaura coincidió con un periodo de enfriamiento global, que seguramente causó las primeras grandes heladas en la Antártida, llegando a congelar toda la Antártida. Se cree que las heladas impidieron a los herbívoros migrar estacionalmente a la Antártida, ya que algunas plantas dejaron de crecer, entre ellas, las que alimentaban al Leaellynasaura.

Leaellynasaura

Yamaceratops (Cara con cuerno de Yama).

Periodo: Cretácico Inferior (Albiano). Hace 100 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 1 metro de largo y 30 centímetros de altura.

Peso: Entre 22 – 45 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Descubierto entre 2002 y 2003 y descrito por Makovicky y Norell en 2006. Se han encontrado restos en el Desierto de Gobi (Mongolia).

El Yamaceratops fue un ceratópsido (neoceratópsido) herbívoro bípedo de diminuto tamaño. Su cráneo, ancho y grueso, terminaba en un pico similar al de los loros, con el cual cortaba los helechos, cicádeas y coníferas de la que se alimentaba, para luego masticarlos con los dientes posteriores.

Yamaceratops

Colepiocephale (Cabeza de nudillos).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 83 millones de años.

Tamaño: 1 metro de longitud aproximadamente.

Peso: Entre 4,5 – 6,8 kilogramos.

Localización fósiles: Descubierto originalmente en 1945 (Stegoceras) y descrito por Sullivan en 2003. Se han encontrado restos en Alberta (Canadá).

El Colepiocephale fue un paquicefalosáurido herbívoro con cabeza en cúpula caracterizado principalmente por la falta de la parte lateral del occipital y el borde posterior del escamoso, y la presencia de dos incipientes nodos debajo del borde posterior del margen parieto-escamoso. El Colepiocephale tiene la distinción de ser considerado como el más antiguo miembro de la familia Pachycephalosauridae, encontrándose a mediados del Campaniano, todos los demás miembros de esta pertenecen al Mastrichtiano o a finales del Campaniano.

Colepiocephale

Gasparinisaura (Lagarto de Gasparini).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 83 millones de años.

Tamaño: 1,5 metros de largo aproximadamente y 60 centímetros de altura.

Peso: Alrededor de 18 kilogramos.

Localización fósiles: Descrito por Rodolfo Coria y Leonardo Salgado en 1996. Se han encontrado restos en Argentina.

El Gasparinisaura fue un ornitópodo herbívoro de pequeño tamaño, el cual presentaba una pequeña cabeza con una hilera de apretados dientes especializados para triturar. El hallazgo de varios ejemplares en un área reducida, sugiere que formaban grupos con fuertes lazos sociales. Originalmente fue clasificado como un iguanodóntido, pero estudios posteriores lo establecieron como un hipsilofodóntido. Se pensaba que todos los ornitópodos de Sudamérica eran resultado de una migración desde Norteamérica hace 70 millones de años. Pero el descubrimiento del anabisetio en el Cenomaniano patagónico, demuestra que en Sudamérica existió un linaje de ornitópodos propios de la región y que siguieron un camino evolutivo distinto al seguido en el Norte, como lo propusieran Rodolfo Coria y Leonardo Salgado

Gasparinisaura

Lirainosaurus (Lagarto esbelto).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 80 millones de años.

Tamaño: Entre 8 – 10 metros como máximo.

Peso: Sin datos.

Localización fósiles: Descrito por Sanz en 1999. Se han encontrado restos en el Condado de Treviño y Chera (España).

El Lirainosaurus fue un titanosáurido herbívoro, definido a partir de un fragmento de cráneo, dientes y huesos postcraneales procedentes del Cretácico Superior. Se han descubierto vértebras de la cola (holotipo MCNA 7458) y el lomo, la parte occipital del cráneo, dientes sueltos,esternón, húmero, fragmentos del ilion y pubis, fémur, tibia y osteodermos. En 2013 se describieron varias vértebras (cervicales, dorsales y caudales), así como costillas dorsales El Lirainosaurus fue grácil y de pequeño tamaño en comparación con otros titanosáuridos muchos más grandes.

Lirainosaurus

Más información sobre dinosaurios en:

Clasificación de los dinosaurios 

Grandes dinosaurios carnívoros Parte IParte II

Grandes dinosaurios herbívoros Parte I & Parte II

Grandes dinosaurios Parte I & Parte II

Pequeños dinosaurios Parte I & Parte II

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Edimat, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , , ,

Grandes Dinosaurios III (Parte II)

Oxalaia (Referente a una deidad de la religión Yoruba, Oxalá – Obatalá).

Periodo: Cretácico Superior (Cenomaniano). Hace 98 millones de años.

Tamaño: Entre 12 – 14 metros de longitud y 5 metros de altura.

Peso: Unas 5 – 7 toneladas.

Localización fósiles: Nombrado por Alexander Wilhelm Armin Kellner, Sergio A.K. Azevedeo, Elaine B. Machado, Luciana B. Carvalho y Deise D.R. Henriques en 2011. Se han encontrado restos en Isla Cajual (Brasil).

El Oxalaia fue un gran dinosaurio terópodo de la familia Spinosauridae, conocido hoy en día por varios restos muy fragmentados  encontrados en 2004 en la localidad Laje do Coringa de la formacion Alcântara, en el Grupo Itapecuru de la cuenca São Luís. Aparte de estos fragmentos óseos, numerosos dientes de espinosáurido habían sido anteriormente reportados en este sitio. Las estimaciones de tamaño sugieren que media de 14 metros de largo y entre 4 – 6 toneladas de peso, lo que le convierte en el mayor terópodo encontrado en Brasil y la octava especie de terópodo no aviano nombrada oficialmente en el país. Debido a la escasez de restos de Oxalaia, se desconocen una gran cantidad de datos y características concretas de este dinosaurio, el cual parece estar estrechamente emparentado con el Spinosaurus africano.

Oxalaia

Futalognkosaurus (Lagarto jefe gigante).

Periodo: Cretácico Superior (Coniaciano). Hace 87 millones de años.

Tamaño: 35 metros de longitud y 15 metros de altura (a cuatro patas).

Peso: Alrededor de 80 toneladas.

Localización fósiles: Descrito por Calvo, Porfiri, González-Riga y Kellner en 2007. Se han encontrado restos en Argentina.

El Futalognkosaurus fue un enorme dinosaurio saurópodo, perteneciente al clado Titanosauria. Probablemente, como todos los saurópodos, tenía algún comportamiento del tipo gregario que les permitía tener una mayor seguridad ante los depredadores de su ecosistema. Se cree que estos titanosauroides vivieron hace unos 87 millones de años en un ambiente húmedo en el que abundaban lagos y lagunas con una gran variedad biológica. Al contrario de lo que ocurre con otros dinosaurios, del Futalgnkosaurus se conocen muchos aspectos debido a que se han encontrado los esqueletos prácticamente completos de tres ejemplares (dos de ellos juveniles). Al igual que otros saurópodos de tamaño gigante, el Futalognkosaurus se alimentaría de ingentes cantidas de marteria vegetal para nutrir su enorme cuerpo.

Futalognkosaurus

Edmontonia (De Edmonton).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano – Maastrichtiano). Hace 83 – 65 millones de años.

Tamaño: 7 metros de longitud y 2,3 de altura.

Peso: Alrededor de 4 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 1924 por George Paterson. Se han encontrado restos en Texas (Estados Unidos) y Alberta (Canadá).

El Edmontonia fue un voluminoso dinosaurio acorazado, el cual poseía pequeñas placas crestadas en su espalda y cabeza y muchas afiladas púas encima de los hombros en cada uno de los costados, dos de los cuales estaban incrustadas en las subespinas de algunos especímenes. Su cráneo tenía forma de pera cuando se veía por arriba. Sus largas espinas eran probablemente usadas entre machos para demostraciones de fuerza y para defender el territoro o conseguir pareja. Las espinas pudieron usarse también para intimidar a sus posibles depredadores o manadas rivales, protección o auto-defensa. Para protegerse de los depredadores, los Edmontonia pudieron agacharse en grupo para minimizar la posibilidad de ataque a su indefenso vientre.  Además, la cola del Edmontonia tenía pequeñas espinas en los lados, que el animal utilizaba como un látigo para alejar a los depredadores. Este dinosaurio herbívoro se alimentaba principalmente de vegetación baja.

Edmontonia

Magnapaulia (Combinación entre “magnus” y paulia debido a Paul G. Haaga, Jr.).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 75 millones de años.

Tamaño: Entre 12,5 – 16,5 metros de longitud según diversas estimaciones.

Peso: Unas 23 toneladas.

Localización fósiles: Descrito en 1981 por William J. Morris. Se han encontrado restos en Baja California (México).

El Magnapaulia fue un gran dinosaurio herbívoro con pico de pato, descrito originalmente como una especie posible de Lambeosaurus. Se caracteriza por su gran tamaño y por el alto perfil de su cola, la cual tenía cheurones alargados y espinas vertebrales como las de Hypacrosaurus. El Magnapaulia está entre los hadrosáuridos que conservan impresiones fosilizadas de su piel, la cola de un espécimen tenía algunos pequeños huesos encajados entre grandes escamas hexagonales y otras escamas redondeadas más pequeñas. Poco más se conoce de este dinosaurio ya que únicamente se han encontrado restos fosilizados muy fragmentados del mismo.

Magnapaulia

Titanoceratops (Cara con cuernos titánica).

Periodo: Cretácico Superior (Campaniano). Hace 74 – 73 millones de años.

Tamaño: 9 metros de longitud y entre 3 – 4 metros de altura.

Peso: Unas 6 toneladas.

Localización fósiles: Nombrado por Nicholas R. Longrich en el año 2011. Se han encontrado restos en Nuevo México (Estados Unidos).

El Titanoceratops fue un casmosaurio gigantesco que durante el periodo Cretácico Superior en lo que es ahora Nuevo México, y es el mas antiguo triceratopsino conocido, sus fósiles fueron recuperados de una zona que podría ser la parte superior de la Formacion Fruitland o la Formacion Kirtland inferior. Con anterioridad, sus fósiles habían sido asignados a Pentaceratops. Se estima que su cráneo llegaba a los 2,65 metros de longitud estando completo, lo cual lo convierte en un candidato al mayor cráneo entre los vertebrados terrestres. Al igual que otros ceratópsidos, el Titanoceratops era herbívoro, se alimentaba de plantas y vegetación baja.

Titanoceratops

Edmontosaurus (Lagarto de Edmonton).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 73 – 65,5 millones de años.

Tamaño: 13 metros de longitud y 3 metros de altura.

Peso: Alrededor de 6,2 toneladas.

Localización fósiles: Nombrado por Lawrence Morris Lambe en 1917. Se han encontrado restos en Alberta (Canadá).

El Edmontosaurus fue un dinosaurio del que se han encontrado numerosos registros fósiles. Al igual que otros hadrosaurios, las patas delanteras eran menos fuertes que las traseras, por lo que su posición bípeda o tetrápoda variaba con la velocidad a la que deseaba desplazarse o si estaba detenido. Poseía una larga cola aplanada lateralmente y en su gran cabeza tenía un amplio pico semiesférico en su boca lleno de pequeños dientes con los que trituraba su alimento. Las proporciones de los Edmontosaurus varían considerablemente según la especie e individuo, presentando tamaños que van desde los 10 metros con especímenes de 13 metros, hasta los 14 metros de largo. Esto sumado a un peso estimado de aproximadamente 4 toneladas, por lo que exhibían una de las mayores dimensiones entre los hadrosáuridos. Del Edmontosaurus se han descubierto impresiones fosilizadas de su piel en 1908, por estas impresiones sabemos que la piel era escamosa y coriácea, y el músculo del muslo estaba debajo de la piel del cuerpo. También se sabe que este dinosaurio vivía en grupos, mostrando un comportamiento gregario.

Edmontosaurus

Eotriceratops (Primer cara con tres cuernos).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 67,6 millones de años.

Tamaño: Entre 9 – 12 metros de longitud según diversas estimaciones y unos 3 metros de altura como mínimo.

Peso: Posiblemente superior a 6 toneladas de peso.

Localización fósiles: Nombrado por Wu, Brinkman, Eberth & Braman en 2007. Se han encontrado restos en Alberta (Canadá).

El Eotriceratops fue un gran dinosaurio herbívoro ceratópsido, que difiere de otros de su grupo en un arreglo único en el premaxilar, base nasal del cuerno, el escamoso en el volante, y epiyugal, es el primer esqueleto vertebrado asociado encontrado dentro de los primeros 20 metros de la Formación Cañón de la Herradura. Aparte del tamaño, la edad y el peso, tiene otras características que le diferencian del Triceratops como: Una fosa nasal muy superior (por eso se piensa que pudo permanecer sumergido en agua largos periodos del día) y unos cuernos más grandes y cerca de los ojos. Este dinosaurio poseía unos de los cuernos más largos (80 centímetros) que se han encontrado hasta ahora en este tipo de ceratópsidos. Los restos fósiles de Eotriceratops son muy incompletos, a pesar de ello, se sabe que solamente su cráneo medía unos 3 metros de longitud.

Eotriceratops

Torosaurus (Lagarto perforado).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 66,8 – 65 millones de años.

Tamaño: 7,5 – 8,8 metros de longitud y 2 metros de altura.

Peso: Unas 4 – 6 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 1891 por Othniel Charles Marsh. Se han encontrado restos principalmente en Wyoming, Montana, Dakota del Sur, Dakota del Norte y Utah (Estados Unidos) y en Saskatchewan (Canadá).

El Torosaurus fue un gran ceratópsido, el cual poseía uno de los cráneos más grandes encontrados en un animal terrestre, su gola medía 2,6 metros. Se caracterizaba por una placa huesuda grande, llamada volante o gola, que se proyecta en la parte posterior de su cráneo. Un cuerno corto sobre su pico de loro y dos cuernos más largos sobre sus ojos que le proporciona la protección contra depredadores. Los cuernos también fueron utilizados posiblemente en rivalidad durante el cortejo. Torosaurus fue el animal con el segundo cranéo más grande que caminó por la tierra, el que tenía el cráneo más grande fue el Pentaceratops. Los estudios han indicado que Torosaurus es el pariente más cercano a Triceratops, incluso que ambas especies forman un único género, aunque dicha teoría carece de escasos apoyos a fecha de hoy.

Stygimoloch (Diablo espinoso del Río Estigia) y Dracorex (Rey dragón).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 65,5 millones de años. Cretácico Superior (Campaniano – Maastrichtiano). Hace 83 – 65 millones de años.

Tamaño: 3 metros de longitud y 2 metros de altura. 3 metros de longitud y 1,7 metros de altura.

Peso: Unos 120 kilogramos. Alrededor de 100 kilogramos.

Localización fósiles: Descrito por Peter Galton y Hans-Dieter Sues en 1983. Se han encontrado restos en las formaciones Hell Creek y Lance de Estados Unidos. Descrito por Bakker en 2006. Se han encontrado restos en Iowa (Estados Unidos).

El Stygimoloch era un dinosaurio perteneciente a la familia Pachycephalosauria, herbívoro, relativamente grande, que tenía las patas delanteras cortas y las traseras largas, y una cola larga para mantener el equilibrio. Poseía en la cabeza unos cuernos que le servían para impresionar. Su cráneo tenía un espesor de unos 25 centímetros. Mientras que la bóveda se reduce en tamaño, la ornamentación en el cráneo es más elaborada que en cualquier otro paquicefalosáurido. Cuernos cortos y cónicos cubrieron la nariz, y en las esquinas traseras del cráneo tenían un par de enormes y masivos cuernos, apuntando hacia atrás, de hasta 5 centímetros de diámetro y 15 centímetros de largo, rodeados por dos o tres puntos más pequeños. La función de esta ornamentación inusual es desconocida. Incluso si otros paquicefalosáuridos se golpeaban las cabezas, un tema de discusión continua, la pequeña bóveda de Stygimoloch sugiere que este comportamiento no era importante. En su lugar, el ornamento del cráneo pudo haber actuado durante la exhibición, ser utilizado para la autodefensa, o quizás se trababan y se empujaban en combates intraespecificos, como los cuernos de los ciervos. Sin embargo, es más probable que los cuernos escamosos fueran utilizados para infligir dolor durante el combate golpeándose los flancos.

Stygimoloch

El Dracorex exhibía un cráneo que formaba una domo de aproximadamente unos 25 centímetros de espesor, lo cual se sumaba a la presencia de hileras de espinas y nódulos sobre el hocico. El Dracorex poseía un considerable número de osteodermos los cuales presentaban un configuración irregular. Esta suma de patrones son morfológicamente similares a los de Stygimoloch, por lo que muchos científicos los consideran ambos como la misma especie, incluso como individuos juveniles de Pachycephalosaurus, teoría que apoya Jack Horner de la Universidad Estatal de Montana. Aparte de tener un cráneo plano, con nódulos, la característica más prominente de Dracorex es el par de enormes aberturas temporales superiores sin restricción.

Dracorex

Más información sobre dinosaurios en:

Clasificación de los dinosaurios 

Grandes dinosaurios carnívoros Parte IParte II

Grandes dinosaurios herbívoros Parte I & Parte II

Grandes dinosaurios Parte I

Pequeños dinosaurios Parte I, Parte II & Parte III

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Edimat, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Grandes Dinosaurios III (Parte I)

Tuojiangosaurus (Lagarto de Tuojiang).

Periodo: Jurásico Superior (Oxfordiano – Kimerigdiano). Hace 157 – 152 millones de años.

Tamaño: 7 metros de longitud y 2 metros de altura.

Peso: Unas 4 toneladas.

Localización fósiles: Nombrado en 1977 por Dong, Li, Zhou y Zhang. Se han encontrado restos en Sichuan (China).

El Tuojiangosaurus era bastante semejante al Stegosaurus en su aspecto y en sus hábitos alimenticios, siendo considerado el mayor estegosaurio descubierto en Asia. Tenía quince pares de placas puntiagudas y estrechas a lo largo del dorso, desde el cuello hasta el extremo superior de la cola. Las placas más largas crecían sobre sus caderas. En el extremo de su corta cola tenía dos pares de afiladas y largas espinas; una característica también del Stegosaurus. También poseía dos púas a cada lado del extremo de la cola, insertadas aproximadamente a 45 grados. Este dinosaurio se alimentaba principalmente de vegetación baja (helechos, follaje, plantas bajas) gracias a su pico calloso y sin dientes. Su aspecto afilado le habría servido claramente para disuadir de un ataque a los posibles depredadores con los que compartían su hábitat.

Tuojiangosaurus

Saurophaganax (Supremo entre los lagartos asesinos).

Periodo: Jurásico Superior (Kimerigdiano – Titoniano). Hace 153 – 150 millones de años.

Tamaño: Entre 9 – 11 metros de longitud y 3,5 metros de altura.

Peso: Hasta 3,2 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto entre 1931 – 1932 por John Willis Stovall. Se han encontrado restos en Nuevo México y Oklahoma (Estados Unidos).

El Saurophaganax fue el mayor depredador del Jusásico Superior en América del Norte. Los fósiles atribuidos a Saurophaganax junto con el posible material de Nuevo México y Oklahoma son conocidos de gran parte de la Formación Morrison, sugiriendo que era raro o que ha aparecido muy recientemente en el registro fósil. Saurophaganax es el más largo de los alosáuridos y mayor que sus contemporáneos Torvosaurus tanneri y Allosaurus fragilis. Al ser más raro que estos, siendo solo el uno por ciento o aun menos de la fauna de Morrison, no es mucho lo que se sabe sobre su forma de vida. Incluso se ha llegado a sugerir que este dinosaurio es una subespecie de Allosaurus, aunque en la actualidad dicha teoría se encuentra prácticamente descartada. El Saurophaganax se alimentaba de un gran número de presas con las que compartía nicho ecológico, entre ellas, grandes dinosaurios herbívoros.

Saurophaganax

Supersaurus (Súper lagarto).

Periodo: Jurásico Superior (Kimerigdiano – Titoniano). Hace 150 – 147 millones de años.

Tamaño: Entre 33 – 34 metros de longitud y 8 metros de altura (a cuatro patas).

Peso: Entre 35 – 40 toneladas.

Localización fósiles: Descrito originalmente en 1985 por James A. Jensen. Se han encontrado restos en Wyoming y Colorado (Estados Unidos).

El Supersaurus es uno de los dinosaurios más grandes de los que se tienen constancia, nos encontramos ante un típico diplodócido, con un pequeño cráneo, patas macizas y largos cuello y cola. En muchos aspectos, era similar al Apatosaurus, pero menos robusto que éste último. El Supersaurus se alimentaba de enormes cantidades de plantas, por lo que era un herbívoro, se cree que comía alrededor de unos 2,500 kilos de plantas al día.  Por su gran peso se cree que solamente vivía en tierra firme, porque de otra manera pudo haberse hundido en zonas pantanosas o con tierra movediza.  Se cree que tragaba hojas completas sin siquiera masticarlas, por lo que tal como otros dinosaurios seguramente tenía gastrolitos (piedras en el estómago) que les permitía digerir mejor la comida. En 1979 se descubrieron en Utah una serie de huesos que dieron lugar a un dinosaurio llamado Ultrasauros, más tarde se descubrió que dicho dinosaurio estaba compuesto por huesos de Supersaurus y de un gran Brachiosaurus.

Supersaurus

Turiasaurus (Lagarto del Turia).

Periodo: Jurásico Superior – Cretácico Inferior (Titoniano – Berriasiano). Hace 147 – 143 millones de años.

Tamaño: Entre 36 – 38 metros de longitud y 10 metros de altura (a cuatro patas).

Peso: Entre 39,9 – 47,36 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 2003 y descrito por Royo-Torres, Cobos & Alcala. Se han encontrado restos en la provincia de Teruel (España).

El Turiasaurus es un gran dinosaurio herbívoro del que se han encontrado restos fragmentarios de su esqueleto, entre los que se incluyen: Seis vértebras cervicales, tres vértebras dorsales, dos vértebras de la cola, restos de la cintura escapular, una pata delantera izquierda completa y articulada (holotipo), formada por un húmero (de 1,79 metros de longitud), un radio, la ulna (cúbito), un carpal, cinco metacarpos y falanges de la mano, así como restos de las patas traseras, consistentes en una fíbula (peroné), dos astrágalos, varios metatarsos y algunas falanges de los pies. De manera más fragmentaria se recogieron un sacro, parte de un fémur y una tibia, que fueron encontrados en los depósitos de la Formación Riodeva. En 2012 se ha descrito el cráneo. Se piensa que el Turiasaurus es el dinosaurio más grande encontrado en Europa hasta la fecha y uno de los más grandes del mundo, además da nombre a un nuevo clado de dinosaurios saurópodos conocido como Turiasauria.

Turiasaurus

Wuerhosaurus (Lagarto de Wuerho).

Periodo: Cretácico Inferior (Valanginiano – Albiano). Hace 135 – 99 millones de años.

Tamaño: Unos 6 metros de longitud y 2,2 metros de altura.

Peso: Alrededor de 3 toneladas.

Localización fósiles: Descrito por Dong Zhiming en 1973. Se han encontrado restos en China y Mongolia.

El Wuerhosaurus, de menor tamaño que otros estegosaurios, posiblemente pastase entre la vegetación baja del Cretácico Inferior. Debido a la longitud corta de sus patas delanteras y a la anchura de sus caderas, se piensa que podría haberse erguido sobre sus patas traseras para alcanzar follaje ubicado a mayor altura. El Wuerhosaurus presentaba unas placas óseas rectangulares en su lomo y su cola, pero sus costados muy probablemente carecían de protección. Hasta el descubrimiento de este dinosaurio, se pensaba que los estegosaurios se habían extinguido a finales del periodo Jurásico, por lo que el Wuerhosaurus representa muy seguramente uno de los últimos dinosaurios de dicho suborden que existieron. Se han encontrado pocos fósiles, por lo que muchos datos acerca del Wuerhosaurus se desconocen a fecha de hoy.

Wuerhosaurus

Tyrannotitan (Titán tirano).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano). Hace 116 millones de años.

Tamaño: Entre 12,2 – 13,5 metros de longitud.

Peso: Unas 7 toneladas.

Localización fósiles: Descrito en 2005 por Fernando Novas, Silvina de Valais, Pat Vickers-Rich, y Tom Rich. Se han encontrado restos en Argentina.

El Tyrannotitan fue un gran terópodo bípedo de hábitos carnívoros, estrechamente emparentado con otros depredadores gigantes como Carcharodontosaurus y especialmente Giganotosaurus así como Mapusaurus. Se tiene constancia de este dinosaurio por restos muy fragmentarios: Dientes, costillas, húmeros, fémur, etc., presenta algunos rasgos diferenciales considerables en sus dientes, los cuales son, al parecer, menos laminares que los de sus parientes, presentando dentículos de estructura poco común, donde se puede distinguir un surco en el centro, dividiendo cada dentículo en dos porciones. A diferencia de otros carcarodontosáuridos sus vértebras carecen de bolsas neumáticas extendidas desde el sacro al centro de la cola. Las vértebras caudales proximales tiene una espina dorsal excepcionalmente alta, unas dos veces el tamaño del centro vertebral. Esto hace una cola profunda muy similar a la de los ceratosaurios. Se cree que el Tyrannotitan se alimentaba de grandes dinosaurios herbívoros.

Tyrannotitan

Cedarpelta (Escudo de la Montaña Cedar).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano – Albiano). Hace 110 – 100 millones de años.

Tamaño: 10 metros de largo y 2,5 metros de altura.

Peso: Unas 2 toneladas.

Localización fósiles: Descrito por Carpenter en 2001. Se han encontrado restos en Utah (Estados Unidos).

El Cedarpelta fue un gran dinosaurio acorazado basal, de hábitos herbívoros. Su cráneo, sin mucha ornamentación, media 60 centímetros de largo. Un cráneo de esta especie se encontró desarticulado lo que le dio a los paleontólogos la oportunidad única de estudiar los huesos por separado, cosa que no se había podido hacer anteriormente ya que la osificación entre los huesos solo permitían estudiarlos como un todo. Se conoce por dos cráneos, un moderada variedad de restos postcraneales desarticulados, incluyendo elementos de la mayoría de las áreas del esqueleto y partes de la armadura. Los restos pertenecieron a un ejemplar adulto y a un juvenil, ambos de la misma zona (Price River, Utah). Aunque muchos científicos lo catalogaron como un miembro de la familia Nodosauridae, hoy en día el Cedarpelta está clasificado dentro de la familia Ankylosauridae, siendo un miembro primitivo de este grupo.

Cedarpelta

Sauroposeidon (Lagarto dios de los terremotos).

Periodo: Cretácico Inferior (Albiano). Hace 110 – 100 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 38 metros de longitud y 17 – 18 metros de altura (a cuatro patas).

Peso: Unas 60 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 2000 por Weder, Cifelli y Sanders. Se han encontrado restos en Oklahoma (Estados Unidos).

El Sauroposeidon es un enorme saurópodo perteneciente a la familia Brachiosauridae. Conocido únicamente por cuatro vértebras del cuello procedentes del sudoeste del estado norteamericano de Oklahoma. Los fósiles fueron encontrados en rocas del Cretácico Inferior, un período en el que los saurópodos estaban disminuyendo de tamaño y número en Norteamérica, siendo el último de los gigantes de este continente. El Sauroposeidon era un herbívoro cuadrúpedo con sus miembros delanteros más largos que los posteriores, un diseño del cuerpo similar al de la jirafa moderna, con un cuerpo corto y un cuello extremadamente largo, siendo uno de los dinosauriosde mayor altura que se han descubierto.  El paleoambiente de Sauroposeidon consistía de bosques tropicales o subtropicales, deltas fluviales, pantanos costeros, bayous y lagunas, probablemente similares a los de la actual Luisiana. Había pocos depredadores que pudieran intentar atacar a un Sauroposeidonadulto, pero los juveniles era probablemente cazados por el terópodo contemporáneo Acrocanthosaurus.

Sauroposeidon

Huaxiaosaurus (Lagarto de Huaxiao).

Periodo: Cretácico Inferior (Albiano). Hace 100 millones de años.

Tamaño: 18 metros de longitud y 11 de altura.

Peso: Unas 16 toneladas.

Localización fósiles: Descubierto en 2008 y descrito en 2011 por Zhao, Wang y Li. Se han encontrado restos en  Zhucheng y Shandong (China).

El Huaxiaosaurus fue un gran dinosaurio herbívoro con pico de pato (Hadrosauridae) que habitó Asia en el Cretácico Inferior, posiblemente el de mayor tamaño y altura conocido hasta la fecha. Este animal fue descrito gracias al descubrimiento de un esqueleto casi completo, en el que destaca su cráneo muy alargado, estrecho y aplanado. La mandíbula inferior es alta y los dientes son una aglomeración de altas baterías dentales. Fue encontrado en la misma zona que el Shantungosaurus y el Zhuchengosaurus,por lo que muchos científicos opinan que es muy probable que se trate que el mismo animal que el Shantungosaurus.

Huaxiaosaurus

Más información sobre dinosaurios en:

Clasificación de los dinosaurios 

Grandes dinosaurios carnívoros Parte IParte II

Grandes dinosaurios herbívoros Parte I & Parte II

Grandes dinosaurios Parte II

Pequeños dinosaurios Parte I, Parte II & Parte III

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Edimat, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Carcharocles megalodon

Megalodón (Carcharocles megalodon).

Periodo: Cenozoico (Mioceno – Plioceno). Hace 23 – 2,6 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Debido a lo fragmentado de sus restos y a que la mayoría de ellos son dientes, es complicada la estimación de su tamaño. Originalmente pensaron que podría estar cerca de los 30 metros de longitud, un tamaño muy similar al de la actual ballena azul, sin embargo en la actualidad hay un consenso científico que nos dice que el Megalodón alcanzaba una longitud total de más de 16 metros, con un máximo quizá de unos 20,3 metros.

Peso: Según el modelo de Gottfried, un Megalodón de 15,9 metros habría tenido un peso de 47 toneladas, uno de 17 metros pesaría 59 toneladas y uno de 20,3 metros llegaría a las 103 toneladas. Todo ello le convertiría de largo en el mayor escualo que jamás haya habitado el planeta y uno de los peces más grandes que han existido.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de prácticamente todo el mundo, dependiendo de su etapa vital. Los ejemplares jóvenes seguramente preferirían aguas pocos profundas (zonas costeras), mientras que los individuos adultos se moverían principalmente en aguas profundas y oceánicas. Sus áreas de cría estarían en regiones de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1835. Se han encontrado restos fósiles en numerosas partes del mundo pero principalmente en: Europa, América del Norte y del Sur, zona del Caribe, África, India, Japón. Ello nos indica que este animal tuvo una distribución cosmopolita.

El Megalodón (diente grande), es una especie extinta de tiburón que vivió durante el periodo Cenozoico. Es considerado uno de los mayores y más poderosos depredadores vertebrados que nunca hayan existido en el planeta. Se cree que tenía una aspecto muy parecido al del actual tiburón blanco (Carcharodon carcharias), ya que la carencia de esqueletos completos de Megalodón han obligado a los científicos a basarse en la morfología de su actual pariente para su reconstrucción.

Carcharodon megalodon

El condrocráneo de C. megalodon debió de tener una apariencia más compacta y robusta que el del gran tiburón blanco, para así reflejar funcionalmente sus mandíbulas y dentadura más macizas en comparación. Los dientes de este tiburón (principal evidencia fósil del mismo) son excepcionalmente robustos y serrados, la mayoría de ellos de unos 18 centímetros de largo. Su fuerza de mordida (108 – 180 Newton) según varios estudios, era 10 veces mayor que la del actual tiburón blanco y unas 5 veces superior que la del Tyrannosaurus Rex. Sus aletas también debieron haber sido muy probablemente proporcionalmente más grandes y gruesas comparadas con las del gran tiburón blanco debido a que las aletas relativamente grandes son necesarias para la propulsión y control de movimientos en un tiburón mayor. A través del escrutinio de las vértebras parcialmente preservadas de un espécimen de C. megalodon hallado en Bélgica, parece ser que éste tenía un número mayor de vértebras que los hallados en cualquier espécimen grande de los tiburones conocidos. Sólo el número de vértebras del gran tiburón blanco se aproxima en cantidad, simbolizando los cercanos vínculos anatómicos entre las dos especies. Sobre la base de las características mencionadas antes, Gottfried y colaboradores (1996) reconstruyeron un esqueleto completo de un individuo juvenil de Megalodón de 11,5 metros de longitud, el cual se exhibe en el Museo Marino Calvert en la isla Solomons (Maryland, Estados Unidos). El equipo hizo hincapié en que las diferentes proporciones al compararlo con el esqueleto de un gran tiburón blanco están basadas en los mismos patrones ontogenéticos de crecimiento del propio gran tiburón blanco actual.

Mandíbulas Megalodón

Mandíbulas reconstruidas de Carcharodon megalodon en el Museo Nacional de Baltimore (Estados Unidos).

Esqueleto Carcharodon megalodon

Reconstrucción de un esqueleto de un Carcharodon megalodon en el Museo Marino Calvert de Solomons (Maryland, Estados Unidos).

La mayoría de los científicos proponen al megalodón como el carnívoro más formidable que jamás haya existido. Su gran tamaño, capacidad de nado y poderosas mandíbulas, le habrían colocado en la cúspide de la pirámide alimenticia de su tiempo. Diversas evidencias fósiles nos indican que se habría alimentado principalmente de cetáceos como delfines, marsopas y ballenas, además de pinípedos (focas, morsas) y grandes tortugas marinas. Muchos huesos de ballenas contemporáneas al megalodón se han encontrado con profundas marcas de mordidas hechas por este tiburón. Incluso se han encontrado dientes de megalodón en yacimientos de restos masticados de ballenas. Es posible que este enorme escualo también fuese piscívoro y es muy creíble a su vez que tuviese también cierta tendencia al canibalismo.

Los paleontólogos han realizado un estudio de los fósiles para determinar los patrones de ataque de C. megalodon en sus presas. los restos de una ballena de 9 metros de largo (de un taxón sin identificar), proporcionó la primera oportunidad de analizar cuantitativamente el comportamiento predatorio de C. megalodon. Este cazador se enfocaba principalmente en atacar las partes con más hueso (por ejemplo, hombros, aletas, costillas y la columna vertebral) de la presa, las cuales los grandes tiburones blancos generalmente evitan. El Megalodón trataba de destrozar los huesos y dañar los delicados órganos (el corazón y los pulmones) alojados en la caja torácica de las presas. Con un ataque pudo haber inmovilizado a la presa, la cual moriría rápidamente debido a las heridas en estos órganos vitales. Estos hallazgos también hacen claro por qué este tiburón prehistórico necesitaba unos dientes más robustos que los de los grandes tiburones blancos. Su fuerza de mordida estaría en torno a los 108.514 newton para un ejemplar de cerca de 16 metros, lo que le convierte en uno de los seres con una mayor potencia al respecto que han existido jamás en la Tierra.

La evidencia fósil sugiere que las áreas de cría preferidas por C. megalodon eran ambientes de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes. Se han identificado algunos sitios de cría por fósiles encontrados en la Formación Gatún de Panamá, la Formación Calvert en Maryland, el Banco de Concepción en las Islas Canarias y la Formación Bone Valley de Florida. Como en el caso de muchos tiburones, C. megalodon probablemente también daba a luz crías vivas. El tamaño de los dientes de C. megalodon neonatos indica que las crías medían entre 2 – 3 metros de largo al nacer. Sus preferencias dietarias exhibían un cambio ontogenético. Los jóvenes C. megalodon comúnmente cazaban peces, tortugas marinas, dugones y pequeños cetáceos; los C. megalodon maduros se desplazaban mar adentro en áreas frecuentadas por grandes cetáceos, que eran su fuente principal de alimento. Sin embargo, hay un caso excepcional de un supuesto C. megalodon joven que trató de atacar a una ballena grande, un rorcual. Este incidente ocurrió en el Plioceno, hace 3  – 4 millones de años, en Carolina del Norte (Estados Unidos).

Diente de Megalodón

Diente de Megalodón en comparación con dos dientes de tiburón blanco actual.

No se sabe muy bien aún las causas de la extinción del Megalodón aunque se especula con diversas teorías, principalmente:

  • Enfriamiento oceánico y caída de los niveles del mar: El cierre del Istmo de Panamá cambió fundamentalmente la circulación oceánica global. Este evento permitió el inicio a una glaciación en el Hemisferio Norte, y más tarde, también facilitó el enfriamiento del planeta entero. Adicionalmente, la expansión de la glaciación durante el Plioceno retuvo grandes volúmenes de agua en forma de capas de hielo, lo que resultó en una significativa caída en los niveles del mar. A consecuencia de esto, durante el Plioceno tardío y el Pleistoceno hubo varias edades del hielo, que enfriaron los océanos significativamente. La principal razón citada para la extinción del C. megalodon es el declive en las temperaturas de los océanos a escala global durante el Plioceno. Esta tendencia al enfriamiento impactó de forma adversa a C. megalodon, ya que prefería aguas cálidas y como resultado, se volvió una especie extremadamente rara hasta su extinción final durante el Pleistoceno. No hay evidencia fósil de C. megalodon en regiones alrededor del mundo en las que la temperatura del agua había caído significativamente durante el Plioceno. Más aun, estos cambios oceanográficos pueden haber limitado muchos de los sitios de aguas cálidas que servían de área de cría para C. megalodon, obstaculizando el mantenimiento de su población. Las áreas de cría son esenciales para el mantenimiento de una especie.
  • Declive de las fuentes de alimentos: Los cetáceos alcanzaron su mayor diversidad durante el Mioceno, con cerca de 20 géneros reconocidos en comparación a los seis géneros vivientes. Dicha diversidad representaba el marco ideal para mantener a un superdepredador como C. megalodon. Después del cierre del Istmo de Panamá, muchas especies de cetáceos se extinguieron y muchas especies sobrevivientes desaparecieron de los trópicos. Los patrones de migración de las ballenas del Plioceno se han reconstruido a partir del registro fósil, sugiriendo que muchas especies sobrevivientes mostraron una tendencia a dirigirse hacia las regiones polares. Las temperaturas del agua más fría durante el Plioceno impidieron a C. megalodon llegar a las regiones polares, y las mayores presas ya no estaban “dentro del rango” del Megalodón después de dichas migraciones. Estos sucesos disminuyeron la fuentes de alimentos de C. megalodon en las regiones que éste habitaba en el Plioceno, principalmente el latitudes medias a bajas. El Megalodón estaba adaptado a un estilo de vida especializado, el cual fue perturbado como resultado de estos cambios. Además, la escasez de presas en los trópicos durante los tiempos del Plio-Pleistoceno puede haber impulsado el canibalismo en los C. megalodon. Los individuos jóvenes estarían en un creciente riesgo de ataques de los adultos durante las épocas de hambruna.
  • Competencia ecológica de nuevas especies: La aparición y amplia distribución de los grandes delfínidos depredadores del género Orcinus durante el Plioceno, llenó probablemente el vacío ecológico dejado a fines del Mioceno por la desaparición de los cachalotes superdepredadores. Una interpretación minoritaria indica que estos delfínidos pudieron haber superado la competencia ecológica con los últimos representantes de C. megalodon en el nicho de depredador superior. Sin embargo, muchos expertos han inferido que factores como la tendencia al enfriamiento en los océanos y la disminución de presas durante el Plioceno pueden haber jugado un papel muy significativo en el declive y extinción de C.megalodon. Otros depredadores superiores también parecen haberse beneficiado de la desaparición de esta especie. El registro fósil indica que estos delfínidos aparecen comúnmente en latitudes altas durante el Plioceno, indicando que pudieron hacer frente a las condiciones de aguas frías que se estaban volviendo predominantes, aunque también se han encontrado en los trópicos (como Orcinus sp. en Sudáfrica). Grandes marcas de mordidas en restos fósiles de delfínidos indican que C. megalodon los cazaba. Sin embargo, el paleontólogo Albert Sanders sugiere que C. megalodon se había vuelto demasiado grande como para sustentarse de las fuentes de alimentación disponibles en los trópicos.

Comparación Carcharodon megalodon

Comparación de tamaño entre el Carcharodon Megalodon, tiburón ballena (Rhincodon typus), tiburón blanco (Carcharodon carcharias) y hombre.

Carcharodon megalodon vs Tiburón blanco

Reconstrucción de un Megalodón junto a un tiburón blanco actual.

Supuesta foto de la presencia de un megalodón en aguas de Sudáfrica (1942).

Aunque los expertos consideran que no hay ninguna evidencia disponible que indique que el megalodón no está extinto, la idea de que una población superviviente pudiese seguir existiendo en la actualidad parece haberse asentado en el imaginario público aunque sin pruebas concluyentes acerca de su veracidad. A este respecto podríamos destacar una foto aparecida en un documental de Discovery Channel, en la que aparecen dos submarinos nazis en aguas de Sudáfrica, y también una enorme aleta dorsal seguida de la punta de la aleta caudal. Dicha foto aparentemente fechada en 1942, es para el citado documental de Discovery Channel una muestra de la posible existencia del megalodón en la actualidad. No obstante, la instantánea resulta cuanto menos problemática por varias razones:

  • Los nazis no solían colocar una marca de agua con esvástica en sus fotografías.
  • El tono sepia tampoco se utilizaba salvo para fotos de familia y más antiguas, siendo el blanco y negro el color predominante en la época.
  • Las aletas no crean oleaje a su alrededor en dicha imagen.
  • 64 pies (19,5 metros) es un tamaño ligeramente superior a la mayoría de estimaciones actuales sobre la longitud del megalodón, estimaciones las cuales están en torno a algo más de 16 – 18 metros de largo.

Documental de National Geographic sobre el Megalodón (Gracias a pococteam por el vídeo).

Fuentes: Wikipedia, Canal de Historia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Reptiles Voladores Prehistóricos

Dimorphodon (Dientes de dos formas).

Periodo: Jurásico Inferior. Hace 200 – 180 millones de años.

Tamaño: Envergadura de 1,45 metros y longitud total de 1 metro aproximadamente.

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Descrito por Richard Owen en 1859. Se han encontrado restos en Lyme Regis (Inglaterra).

El Dimorphodon fue un reptil volador  y un eficiente depredador. Su cuello corto y flexible, debía ser a la vez resistente para soportar su enorme cabeza (con relación a su cuerpo) de unos 22 centímetros de largo. Se especula con que el cuello del Dimorphodon pudiese tener una bolsa membranosa en su parte inferior. La cabeza de este reptil volador poseía aberturas en el hueso que disminuían considerablemente el peso de su testa, la cual contenía un pequeño cerebro, perfecto ejemplo de uno de sus caracteres primitivos. El pico era fuerte y flexible y pudo tener una bolsa membranosa inferior. No se sabe demasiado de este animal pero se cree que el Dimorphodon posiblemente habitase en regiones costeras, ya que se alimentaba de peces, calamares y pequeños reptiles, aunque también se especula con que podría llegar a alimentarse de insectos ya que a pesar de que su mandíbula podía cerrarse rápidamente, también lo hacía con poca fuerza y escasa penetración de sus dientes. Todo esto, junto con el cráneo corto y alargado, puede sugerir que el Dimorphodon era un insectívoro, aunque en ocasiones también podría devorar pequeños vertebrados y carroña. Su cola terminaba en un apéndice con forma de diamante, esto probablemente habría ayudado al Dimorphodon a la hora de estabilizarse durante el vuelo. Hay muchas dudas acerca de la forma de moverse del Dimorphodon en tierra, se ha sugerido que era bípedo, a pesar de que huellas fósiles de otros pterosaurios indican que eran cuadrúpedos cuando andaban por el suelo pero los modelos de computadora de Sarah Sangster nos confirman esta última hipótesis, por lo que el Dimorphodon se desplazaría en tierra de forma cuadrúpeda.

Dimorphodon

Pterodactylus (Dedo alado).

Periodo: Cretácico Superior (Titoniano). 150,8 – 148, 5 millones de años.

Tamaño: Envergadura de 1,5 metros y una longitud total de 1 metro.

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Descrito por Cosimo Alessandro Collini en 1784. Se han encontrado restos en la Caliza de Solnhofen de Baviera (Alemania).

El Pterodactylus es un género de pequeño pterosaurio muy conocido cuyos miembros son conocidos como pterodáctilos. Fue además el primero en ser nombrado y clasificado como reptil volador. Pterodactylus es conocido a partir de cerca de 27 especímenes fósiles, y aunque muchos de estos son juveniles, muchos preservan esqueletos completos. Los cráneos de los Pterodactylus adultos eran largos y estrechos con cerca de 90 grandes dientes cónicos. Los dientes se extendían desde la punta de ambas mandíbulas, y se volvían más pequeños a medida que se alejaban de las puntas de las mandíbulas (a diferencia de algunos de sus parientes, en los cuales los dientes estaban ausentes en la punta de la mandíbula superior y eran relativamente uniformes en tamaño). El cuello era largo, y cubierto de largas picnofibras parecidas a cerdas. Un saco gular se extendía desde la mitad de la mandíbula inferior hasta la parte superior del cuello. Pterodactylus, como otros pterosaurios, tenía una cresta sobre su cráneo compuesta mayormente de tejidos blandos. En el Pterodactylus adulto, esta cresta se extendía entre el borde posterior de la fenestra anteorbital (la gran abertura en el cráneo) y la parte posterior del cráneo. La parte posterior de la cresta se extendía hacía arriba en una estructura cónica curva vuelta hacia atrás. La cresta estaba compuesta mayormente de largas fibras endurecidas (dobladas juntas en un patrón de espiral dentro de la parte cónica de la cresta), y cubierta de escamas. Las alas era largas, y las membranas alares parecen haber carecido de la cubierta pilosa de picnofibras presente en algunos otros pterosaurios (como Pterorhynchus y Jeholopterus). La membrana del ala se extendía entre los dedos de manos y pies a modo de membrana interdigital, y poseía un uropatagio (una membrana secundaria extendida entre los pies y la cola), así como un propatagio (membrana entre la muñeca y el hombro). Tanto las garras de las manos como de los pies tenían cubiertas de queratina que se extendían y curvaban en afilados garfios más allá de sus núcleos óseos. Como otros pterosaurios (Rhamphorhynchus), los especímenes de Pterodactylus pueden variar considerablemente basándose en su edad o nivel de madurez. Tanto las proporciones de los huesos de las extremidades, el tamaño y forma del cráneo, como el tamaño y número de dientes cambiaban a medida que los animales crecían. Históricamente, esto ha llevado a que varios estadios de crecimiento (incluyendo los estadios de crecimiento de pterosaurios relacionados) hayan sido tomados como nuevas especies de Pterodactylus. El Pterodactylus era carnívoro y probablemente cazaba peces y otros animales pequeños.

Pterodactylus

Ctenochasma (Mandíbula de peine).

Periodo: Jurásico Superior (Titoniano). Hace 150 millones de años.

Tamaño: Envergadura de entre 25 centímetros – 1,2 metros, dependiendo de la subespecie (elegans, roemeri, taqueti).

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Nombrado inicialmente por Christian Erich Hermann von Meyer en 1852 (Ctenochasma roemeri). Se han encontrado restos en la Caliza de Solnhofen de Baviera (Alemania).

El Ctenochasma es un pequeño pterosaurio que se distingue principalmente por sus largos y delgados numerosos dientes (cerca de 400 en los adultos), agrupados muy cerca unos de otros, los cuales se alineaban en un hocico alargado y estrecho. Los dientes estaban tan agrupados que formaban un peine, y en los adultos estos se proyectaban por fuera de las mandíbulas, formando un cesto, el cual era probablemente usado para poder comer por filtración, filtrando agua para poder capturar y comer pequeños invertebrados. El hocico se curvaba levemente hacia arriba y era redondeado en la punta, y los dientes se limitaban a la mitad anterior de las mandíbulas. La especie más pequeña, Ctenochasma elegans, tenía una envergadura de únicamente 25 centímetros. Ctenochasma se distingue por su boca con hasta 260 dientes. Los Ctenochasma adultos tenían una cresta ósea a lo largo de su cráneo, pero esta no se halla en los juveniles. Las comparaciones entre los anillos escleróticos de tanto Ctenochasma elegans como Ctenochasma taqueti con aves y reptiles modernos sugieren que estos taxones pudieron haber sido nocturnos, y pueden haber tenido patrones de actividad similares a los de las actuales aves marinas nocturnas. Esto puede indicar una división de nicho ecológico con pterosaurios contemporáneos que se cree que eran diurnos, como Pterodactylus y Scaphognathus.

Ctenochasma

Rhamphorhynchus (Hocico con pico).

Periodo: Jurásico Superior (Titoniano). Hace 150 – 148 millones de años.

Tamaño: Envergadura de 1,26 metros y una longitud de 1,81 metros.

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Descrito por Richard Owen en 1861. Se han encontrado restos en España, Inglaterra y Tanzania. Los ejemplares mejor preservados proceden de la Caliza de Solnhofen de Baviera (Alemania).

El Rhamphorhynchus es un género extinto de pterosaurio ranforrincoideo que vivió en algunas zonas de Europa y África a finales del Jurásico. Contrariamente a un reporte de 1927 del investigador de pterosaurios Ferdinand Broili, el Rhamphorhynchus carecía de cresta, tanto ósea como de tejido blando, como las vistas en varias especies de pterosaurios pterodactiloides contemporáneos. Broili afirmó haber hallado una cresta de dos milímetros de alto compuesta de hueso delgado que corría a lo largo de la mayor parte de la longitud craneana de un ejemplar de Rhamphorhynchus, evidenciado por una impresión en la roca circundante y unos pocos fragmentos de de la propia cresta. Sin embargo, exámenes subsecuentes de esta espécimen hechos por Wellnhofer en 1975 y Bennett en 2002, usando tanto luz visible como ultravioleta lo hallaron rastro de la cresta, y ambos concluyeron que Broili se equivocó. La supuesta cresta, según concluyeron, era simplemente un artefacto de preservación. Los dientes de Rhamphorhynchus se entrelazan cuando se cierra la mandíbula y sugieren que tenía una dieta piscívora. Había veinte dientes en la mandíbula superior y catorce en la inferior. Menos especializados que sus contemporáneos, los pterodactiloides de cola corta como Pterodactylus, poseía una cola larga, que era rígida gracias a una serie de ligamentos, y acababa en un timón en forma de diamante. Las mandíbulas de Rhamphorhynchus alojaban dientes similares a alfileres, dirigidos hacia adelante, con una punta acabada en un pico curvado y afilado carente de dientes, indicando una dienta consistente sobre todo de peces e insectos, tal y como se ha mencionado anteriormente. Las comparaciones entre los anillos escleróticos de Rhamphorhynchus y las aves y reptiles modernos sugieren que este pudo haber sido nocturno y que pudo haber tenido patrones de actividad similares a los de las actuales aves marinas nocturnas. Esto también podría indicar una división de nicho ecológico con los pterosaurios coétaneos que se cree que eran diurnos, como Scaphognathus y el Pterodactylus. Los Rhamphorhynchus jóvenes tenían cráneos relativamente cortos con grandes ojos, y la punta sin dientes de las mandíbulas eran más cortas que en los adultos, con puntas redondeadas sin filo que eventualmente se volvían más delgadas y aguzadas cuando el animal crecía. Los Rhamphorhynchus adultos también desarrollaban un fuerte “gancho” al final de la mandíbula inferior. El número de dientes permanecía constante a través de la vida del animal, aunque los dientes se volvían relativamente más cortos y robustos en la adultez, posiblemente para capturar presas más grandes y poderosas. La pelvis y la cintura escapular se fusionaban con la edad, siendo obtenida la fusión pectoral total al año de vida La forma del timón de la cola también cambiaba entre los varios grupos por edad de Rhamphorhynchus. En los jóvenes, el timón era relativamente bajo respecto a la cola y más o menos oval, o en “forma de escalpelo”. Según maduraba, el timón de la cola se volvía más en forma de diamante, y finalmente triangular en los mayores individuos. El género Rhamphorhynchus da nombre al grupo de pterosaurios de cola larga, conocidos como ranforrincoideos (Rhamphorhynchoidea).

Rhamphorhynchus

Germanodactylus (Dedo alemán).

Periodo: Jurásico Superior (Titoniano). Hace 148 millones de años.

Tamaño: Envergadura de entre 0,98 – 1,08 metros (dependiendo de la subespecie).

Peso: Poco más de 1 kilogramo aproximadamente (similar a un cuervo actual).

Localización fósiles: Descrito por Plieninger en 1901. Se han encontrado restos en la Caliza de Solnhofen de Baviera (Alemania).

El Germanodactylus fue un pequeño pterosaurio conocido por su cresta de la cabeza, la cual tenía una porción ósea (un borde bajo que corría a lo largo del medio del cráneo, que empezaba desde dos centímetros de la parte trasera de la cabeza hasta casi la mitad del pico) y un recubrimiento de tejido blando que doblaba su altura. La parte ósea no se alzaba tanto sobre la cabeza en Germanodactylus cristatus como en Germanodactylus rhamphastinus. La parte de tejido blando no fue conocida al principio, siendo descrita por primera vez en 2002 por S. Christopher Bennett. Probablemente estaba compuesta de una epidermis córnea. Germanodactylus es el primer género para el cual se reportó un componente de tejido blando de la cresta, pero estructuras similares probablemente eran comunes entre los pterosaurios. El pico era largo y estrecho con pocos o sin dientes; de sus dientes eran cortos en forma de clavija, pero en el extremo del pico no tenía; en lugar de ellos tenía un extremo córneo. Sus especímenes fueron considerados durante mucho tiempo como pertenecientes a Pterodactylus.

Germanodactylus

Tupandactylus (Dedo de Tupan).

Periodo: Cretácico Inferior (Aptiano – Albiano). Hace 112 millones de años.

Tamaño: Envergadura de unos 5 metros aproximadamente.

Peso: Desconocido.

Localización fósiles: Descrito por Kellner & Campos en 2007. Se han encontrado restos en la Formación Santana (Brasil).

El Tupandactylus se basa en el material MCT 1622-R, un cráneo casi completo, encontrado en la Formación Santana. Fue descrito inicialmente como una especie de Tapejara, pero la investigación posterior indicó que era un género aparte. El cráneo era desdentado y tenía una cresta sagital prominente, el frente de la cresta tenía una barra huesuda alta que se extendía para arriba y atrás, la parte posterior de la cresta tenía un hueso proyectado hacia atrás. El bulto de la cresta estaba compuesto de tejido blando similar a la queratina, apoyado por los dos puntales huesudos. Se le describe generalmente como pterosaurio piscívoro. Se suele decir que estos reptiles voladores tomaron lo mejor de los murciélagos y de las aves. Ellos tenían la maniobrabilidad de un murciélago, pero podían planear como un albatros. Nada vivo actualmente se compara con el desempeño y la agilidad de estos animales. Ellos vivieron durante 160 millones de años, por tanto no eran animales tontos. Los cielos eran oscurecidos por bandadas de ellos. Fueron los animales voladores dominantes de su tiempo. Se cree que pudieron realmente “navegar” sobre el viento por muy largos períodos así como volar sobre los océanos. Al alzar sus alas como las velas de un bote, pudieron usar la más leve brisa de la misma manera en que un catamarán se mueve por el agua, de la misma forma, podían despegar rápidamente y volar largas distancias con poco esfuerzo.

Tupandactylus

Pteranodon (Con alas y sin dientes).

Periodo: Cretácico Superior (Santoniano – Campaniano). Hace 86 – 84,5 millones de años.

Tamaño: Más de 6 metros de envergadura y una longitud de unos 2,5 metros.

Peso: Entre 20 – 93 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Othniel Charles Marsh en 1876. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Kansas, Alabama, Nebraska, Wyoming y Dakota del Sur).

El Pteranodon es uno de los mayores pterosaurios (y también de los últimos) o reptiles voladores que jamás hayan existido. Fue considerado en su día como la criatura voladora más grande de todos los tiempos. Sin tener en cuenta su enorme tamaño, el aspecto del Pteranodon era parecido al de los pájaros actuales, dado que su pico no tenía dientes, y sus huesos estaban huecos. Su gran envergadura es equivalente a la de un avión pequeño, lo que le convertía en un verdadero gigante del aire. Su largo y puntiagudo pico era idóneo para zambullirlo en el mar y capturar los peces de los que se alimentaba. Dicho pico y al contrario que el del Pterodactylus, con el que se confundió en su día, no tenía dientes. El Pteranodon tenía dos características destacables: La primera de ellas es que su cola era muy corta (a diferencia de los pterosaurios más antiguos, que poseían largas colas con función de timón), y la segunda es que portaba una cresta ósea muy larga que, en algunos de estos reptiles voladores, duplicaba la longitud de su cabeza. En conjunto, la cabeza y la cresta del Pteranodon medían alrededor de 1,8 metros. Nadie sabe a ciencia cierta la utilidad de dicha cresta, aunque se han formulado diversas hipótesis. Una de ellas nos dice que la cresta del Pteranodon servía de contrapeso de su largo pico, otra asegura que la resta era utilizada a modo de timón y como ayuda para el aterrizaje. Algunos ejemplares de Pteranodon no portaban cresta por lo que podría haber sido una característica exclusiva de los machos, posiblemente para exhibirla en los rituales de apareamiento o simplemente como forma de identificación. El Pteranodon estaba físicamente bien equipado para volar, aunque probablemente pasara la mayor parte del tiempo planeando por los cielos prehistóricos, en vez de moviendo sus enormes alas para impulsarse por el aire. Los huesos huecos del Pteranodon reducían su peso corporal, y las vértebras de su lomo se encontraban unidas a sus costillas, consiguiendo un buen soporte para sus músculos asociados al vuelo. Es probable que, como otros animales polígamos (en los cuales los machos compiten por hacerse con harenes de hembras), Pteranodon viviera principalmente en costa rocosas, donde podían anidar lejos de los depredadores terrestres y alimentarse lejos desde la costa; muchos fósiles de Pteranodon se han hallado en lugares que en esa época, estaban a cientos de kilómetros de la línea costera. Los huesos de peces fosilizados descubiertos en los estómagos de distintos ejemplares de Pteranodon han demostrado que estos eran piscívoros.

Pteranodon

Quetzalcoatlus (Serpiente emplumada).

Periodo: Cretácico Superior (Maastrichtiano). Hace 68 – 65, 5 millones de años. 

Tamaño: Unos 11 metros de envergadura y 7 metros de longitud.

Peso: Alrededor de 100 kilogramos aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Lawson en 1975. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Texas) y Canadá (Alberta).

El Quetzalcoatlus, llamado así por la deidad azteca Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, es un género de pterosaurios pterodactiloideos del Cretácico Superior en Norteamérica, y uno de los mayores animales voladores conocidos de todos los tiempos. Era un miembro de los azdárquidos, una familia de avanzados pterosaurios sin dientes con cuellos rígidos e inusualmente largos. Fue uno de los animales voladores de mayor tamaño que haya visto el mundo, se calcula que solamente su cuello medía 2,4 metros de longitud y que se mantenía rígido mediante fuertes tendones y músculos, permitiendo de esa forma mantener una posición aerodinámica durante el vuelo al Quetzalcoatlus. La cabeza de este reptil volador estaba coronada por una pequeña cresta ósea. Sus alas estaban cubiertas por una membrana coriácea que se extendía hasta su pequeño cuerpo, la parte superior de sus patas y sus alargados cuatro dedos. Es muy probable que el Quetzalcoatlus caminara sobre sus cuatro patas, pero su cuerpo estaba más adaptado para el vuelo, desplegando sus enormes alas para planear sobre corrientes y brisas de aire caliente. Sus huesos huecos y extremadamente ligeros y finos, sostenían su cuerpo, el cual era liviano y aerodinámico. Se cree que vivió en tierras continentales interiores (planicies semiáridas) y probablemente pescara en lagos y ríos aunque se piensa que también podía alimentarse de animales muertos y carroña.

Quetzalcoatlus

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Dinosaurios (Edimat), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: