RSS

Archivo del Autor: laexuberanciadehades

Henri Matisse

Le Cateau-Cambrésis (Francia 🇫🇷), 31 de Diciembre de 1869 – Niza (Francia 🇫🇷), 3 de Noviembre de 1954.

Henri Matisse es uno de los artistas más destacados del Siglo XX junto a Pablo Picasso. Pintor, grabador, escultor; destacó por su dibujo alegre y un intenso uso del color, aunando influencias muy dispares a lo largo de su obra. Nos encontramos por lo tanto ante una de las figuras centrales del Arte Moderno.

Mujer leyendo (1894).

Olla azul y limón (1897).

Jarrón con girasoles (1898).

Estudio de un desnudo (1899).

Vajilla sobre una mesa (1900).

Jardines de Luxemburgo (1901).

Notre-Dame al final de la tarde (1902).

Carmelita (1904).

Lujo, calma y voluptuosidad (1904).

Plaza des Lices, Saint-Tropez (1904).

Los tejados de Collioure (1905).

Mujer con sombrero (1905).

Naturaleza muerta con tulipanes (1905).

Retrato de Madame Matisse, la raya verde (1905).

Ventana abierta, Collioure (1905).

La alegría de vivir (1905 – 1906).

Autorretrato con camiseta de manga corta (1906).

Jarrón, botella y fruta (1906).

Desnudo azul (1907).

Armonía en rojo (1908).

Juego de bolos (1908).

La conversación (1908 – 1912).

La danza (1909).

Naturaleza muerta con la danza (1909).

Música (1910).

Naturaleza muerta sevillana (1910 – 1911).

El estudio rojo (1911).

Estudio rosa (1911).

Paisaje marroquí (1913).

Retrato de la mujer del artista (1913).

El pintor con su modelo (1916 – 1917).

Autorretrato (1918).

El torso de yeso (1919).

Mujer ante una pecera (1922).

Retrato de mujer joven, Delectorskaya (1935).

Mujer joven con blusa azul, retrato de Lydia Delectorskaya (1936).

Como si ella nunca me hubiese visto (1943).

Polinesia, el cielo y el mar (1946).

Icarus (1947).

Retrato de Lydia Delectorskaya (1947).

Autorretrato (1948 – 1952).

El periquito y la sirena (1952).

La tristeza del rey (1952).

El caracol (1952 – 1953).

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 13 diciembre, 2017 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , ,

Leyendas del Pájaro del Trueno & Ruc

Con “pájaro del trueno” se refiere la criptozoología a unas aves gigantescas pertenecientes a la mitología de los nativos de América del Norte.

Cabe destacar que la extinta familia Teratornithidae englobaba a aves cuya envergadura alar podía superar los 6 metros de longitud en el caso de Argentavis magnificens, algunas de estas aves pudieron ser contemporáneas de los primeros seres humanos, no obstante, hay reportes acaecidos en los últimos 200 años haciendo referencia al avistamiento de pájaros de tamaño gigantesco, aunque la mayoría de científicos en la actualidad no dan por válidos ni veraces estos testimonios.

Fotografía que muestra el tamaño de la extinta Argentavis magnificens con una persona.

Algunos expertos en criptozoología y creyentes del avistamiento de enormes aves del trueno afirman que dichos animales tienen un aspecto reptiliano, similar al del también extinto Pteranodon.

Representación artística de un Thunderbird.

Avistamientos.

En 1890 dos vaqueros de Arizona acabaron con la vida de una enorme ave. Se decía que tenía piel suave, alas sin plumas como un murciélago y rostro parecido al de un caimán. Esta descripción tiene cierta similitud con la de un Pteranodon prehistórico, tal y como hemos mencionado anteriormente, un animal cuya existencia ya era conocida en ese momento. Supuestamente los vaqueros arrastraron el cadáver del animal de vuelta a la ciudad, donde fue clavado con alas extendidas a lo largo de toda la longitud de un granero. De acuerdo con Mark Hall, el Tombstone Epitaph realmente publicó una historia sobre la captura de una criatura alada grande e inusual el 26 de Abril de 1890. Más allá de este relato, nadie hasta la fecha ha hecho corroboración histórica de que este evento ocurriera y por lo general se considera una leyenda urbana.

Nadie ha obtenido nunca una copia de la fotografía de dicho supuesto “Thunderbird”, aunque numerosas personas, Ivan T. Sanderson, siendo una de las más conocidas, han hecho afirmaciones sobre su existencia. Sanderson aseguró haber poseído una vez una copia de la foto, que desapareció después de que él la prestara a un conocido en los años 60. El programa de televisión Freaky Links elaboró una foto similar, dando nueva vida a la leyenda de la fotografía del pájaro del trueno.

En la década de los 40 del pasado Siglo XX, se informaron del avistamiento de pájaros del trueno en Overland y en Alton (Illinois), en ambas ocasiones los testigos confundieron en un principio al supuesto pájaro con un avión planeando. En San Luis (Missouri), también hubo reportes similares que obligaron al alcalde a colocar trampas para atrapar al enorme ave, no obstante, el resultado de dichas trampas fue la captura de varias garzas azuladas (Ardea herodias).

Falsa fotografía que muestra a varias hombres con lo que se asemeja a un ave prehistórica similar al Pteranodon.

El 25 de Julio de 1977 se produjo uno de los avistamientos más polémicos. En Lawndale (Illinois), tres chicos que jugaban en un patio trasero aseguraron ver dos enormes aves que les persiguieron, dos de ellos escaparon ilesos pero un tercero (Marlon Lowe) sufrió heridas de garra en su hombro cuando uno de los pájaros le agarró y le alzó del suelo unos 60 centímetros. El muchacho se defendió hasta que el animal lo terminó soltando. Las descripciones dadas por los chicos coinciden con las del cóndor de los Andes (Vultur gryphus), un ave que alcanza una envergadura de hasta 3 metros de longitud. No obstante las garras de un cóndor andino no son los suficientemente fuertes como para levantar objetos pesados, por lo que este caso todavía es objeto de dudas acerca de lo sucedido realmente.

En 2002, se informó de una gran criatura parecida a un pájaro con una envergadura de unos 4 metros en Alaska. El Anchorage Daily News informó que los testigos describieron a la criatura como algo fuera de la película Jurassic Park. Los científicos sugirieron que el pájaro gigante pudo haber sido simplemente un pigargo gigante (Haliaeetus pelagicus), que tiene una envergadura de 1,8 – 2,4 metros. También hubo informes previos de criaturas similares en la misma área alrededor de esos días. También se ha reportado el avistamiento de aves de gran tamaño San Antonio (Texas) en 2007.

Explicaciones.

Algunos investigadores afirman que los avistamientos de estos animales pueden ser perfectamente reales pero que los testigos no son precisos a la hora de identificar al animal, provocando así falsas interpretaciones y errores de identificación. El famoso investigador de fenómenos paranormales John Keel aseguró sin embargo que había registrado avistamientos de Thunderbird en Estados Unidos que correspondía geográfica y cronológicamente con tormentas que se movían a través del país. No obstante, otros expertos como el ornitólogo Angelo P. Capparella afirman que la existencia de animales tan extraordinarios en Estados Unidos es francamente improbable, sobre todo por la falta de alimento para sustentar a un ave de un tamaño tan excepcional.

Representación moderna del Thunderbird.

Ruc.

No solamente en las leyendas de América hay historias sobre pájaros gigantes, también son muy conocidas las leyendas persas que hablan del Ruc (rukh رخ), una gigantesca ave de rapiña. El Ruc es mencionado en obras y tradiciones orales de ciertas civilizaciones de Oriente Medio, el tamaño del Ruc es pretendidamente tan gigantesco que la tradición le atribuye la capacidad de levantar un elefante con sus garras. También se dice que puede ser un único individuo existente, aunque no es así en todas las fuentes, al igual que su color, en algunos textos y leyendas se le describe como de color blanco pero no siempre es así.

El Ruc tuvo su origen, según Rudolph Wittkower, en la lucha entre el ave solar india Garudá y la serpiente Naga, una palabra que A. de Gubernatis afirmó que significa “elefante”, así como “serpiente”. El mito de Garuda llevándose a un elefante que estaba luchando con una tortuga aparece en dos epopeyas en sánscrito, el Mahábharata (I.1353) y el Ramayana (III.39). El Ruc aparece en obras árabes de geografía y de historia natural, popularizado en los cuentos de hadas de Arabia y en los relatos de marineros. Ibn Battuta (explorador y viajero) habla de una montaña suspendida en el aire sobre los Mares de China, que resultaba ser en realidad el Ruc.

Otros autores sugieren explicaciones alternativas: El mito podría haberlo originado el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), la rapaz de mayor envergadura de Eurasia, de donde tomaría su coloración blanca y la leyenda de arrojar los elefantes desde las alturas (presumiblemente basada en la costumbre del quebrantahuesos de elevarse con los huesos para después soltarlos desde gran altura). Otras aves que pueden en parte haber originado el mito del Ruc son el águila real (Aquila chrysaetos) y la familia Aepyornithidae o aves elefante.

Representación moderna de varios Ruc.

Marco Polo en el Siglo XIII afirmó: “Es para todo el mundo como un águila, pero en realidad de un tamaño enorme, tan grande que sus huevos son de doce pasos de largo y grueso en proporción. Y es tan fuerte que puede tomar un elefante en sus garras y llevarlo alto en el aire y soltarlo para que se rompa en pedazos; luego de matarlo, el pájaro baja y se lo come”.

El Ruc es mencionado en el segundo viaje de Simbad (Las mil y una noches), el cual alimentaba a sus crías con elefantes y comía, además de elefantes, unas serpientes del tamaño de una palmera y rinocerontes. Simbad escapa de una isla atado a la pata de este ser y cuenta que midió un huevo de Ruc en 50 pasos de circunferencia. Igualmente, en el cuento de Aladino y la lámpara maravillosa, el hermano del derviche magrebí (disfrazado de curandera) pide a la esposa de Aladino un huevo de Ruc para curarla. Esta, a su vez, se lo pide a Aladino, y Aladino a su vez se lo solicita al Genio de la lámpara. Sin embargo, el Genio se enfurece al escuchar esta petición, y arroja a Aladino con ira de un poderoso golpe, explicándole después que el poderoso Ruc es el “Amo” de algunos genios e ifrits, entre ellos los de la lámpara mágica y el anillo encantado.

Edward Julius Detmold – Ruc (1924).

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 
4 comentarios

Publicado por en 6 diciembre, 2017 en Criptozoología, Naturaleza

 

Etiquetas: , , , , ,

Poltergeist en el Baúl del Monje

El poltergeist del Baúl del Monje es uno de los casos paranormales más importantes y más y mejor investigados en nuestro país. El lugar de los hechos, ubicado en la Calle Marqués de Monasterio, Nº 10 de Madrid. El lugar donde sucedieron los hechos ya tenía de antes una historia negra ya que un abogado murió ahogado por el humo que provocó un cigarrillo mal apagado que prendió un colchón.

Tiempo más tarde el lugar se convirtió en una almoneda (venta particular y voluntaria de alhajas y trastos que se hace sin intervención de la justicia), negocio regentado por Noel y Ángela, que bautizaron el sitio como Baúl del Monje debido a un antiguo baúl que se encontraba en una de las habitaciones de la casa y en donde se realizaban restauraciones. El lugar en sí era muy anárquico en orden, ya que podían encontrarse multitud de objetos distintos colocados prácticamente sin ningún tipo de orden. Había: Cuadros, espejos, muebles, platería, esculturas, jarrones, muñecas de porcelana, medallas y hasta un fonógrafo; y otras antigüedades de todo tipo.

Lugar exacto donde se ubicaba el antiguo anticuario de El Baúl del Monje. (Fotografía por La Exuberancia de Hades).

Fenómenos extraños en el Baúl del Monje.

Todo era normal hasta que llegó la primavera de 1998, el lugar pareció cobrar vida propia y el famoso Grupo Hepta, capitaneado por el jesuita José María Pilón, fue testigo directo de los extraños y espectaculares sucesos. Todo comenzó parece ser con una llave que salió disparada de su cerradura sin ninguna justificación. También un vaso de agua que se encontraba sobre una mesa estalló repentinamente en mil pedazos. En un armario de tres cuerpos, podían distinguirse misteriosos golpes y se producían extrañas sacudidas. La cabeza de un carnero tallada en terracota, se “paseaba” con toda tranquilidad por el local, cambiando de ubicación de forma totalmente antinatural e inexplicable. Los dueños hartos de estos fenómenos y ya también con una importante carga de miedo encima, tiraron a la basura en la calle dicha escultura pero a la mañana siguiente, la cabeza apareció en mitad del pasillo del local. Cabe destacar también los hechos relacionados con las piezas de un ajedrez de jade que se colocaban solas en casillas imposibles indicando que no “sabían” las reglas del juego. Otras veces salían “volando” por las habitaciones asustando al personal. También las bombillas de ciertos apliques se desenroscaban solas y seguían los movimientos de los presentes.

Los fenómenos de aportes que sucedían eran espectaculares: Cenizas de madera quemada, chinchetas, monedas, botones y cristales se materializaban sin explicación en distintas habitaciones del Baúl del Monje. En varias ocasiones se materializó la cabeza quemada de una muñeca de plástico y en la que se habían introducido trozos de algún mineral negruzco y verdoso. Esta cabeza de muñeca sobresaltó en varias ocasiones  los integrantes del Grupo Hepta, tanto en sus apariciones como en sus desapariciones inexplicables.

Cabeza chamuscada de una muñeca que se materializó sin explicación delante de los investigadores (Imagen obtenida por el Grupo Hepta).

Los investigadores mientras realizaban una ouija durante sus investigaciones, fueron testigos de cómo se materializó un hierro dorado y retorcido bajo sus dedos, surgiendo de repente y que parecía que rayaría la madera del tablero. Un reloj sin cuerda, ni llave para dársela, empezó a girar sus manecillas recorriendo las 24 horas en un par de minutos. Las lámparas de arañas de cristal se movían de un lado para otro en intensos vaivenes, destacando el hecho de que en ciertas ocasiones, se movían los chupones de uno solo de los lados de la lámpara, mientras el resto permanecían inalterables. Entre otros fenómenos más que sucedían en el Baúl del Monje podemos destacar que los grifos del comercio se abrían solos, en ocasiones parecía como si se cayera una vajilla contra el suelo, muchas otras veces surgía un olor (clariesencia) a podrido que se transformaba en un aroma a rosas increíble. Relacionado con esto último, olía a pelo quemado en el interior de algunos de los armarios del local.

Pasillo del interior del Baúl del Monje (Imagen obtenida por el grupo Hepta).

Un Cristo “errante”.

Entre los mil y un objetos que parecían guardarse en dicha tienda, el que más llamó la atención a los integrantes del Grupo Hepta fue un Cristo de calamina clavado en una madera. En el transcurso de los meses en los que los investigadores estuvieron desplazados en la tienda, el Cristo fue resquebrajando la madera con sus continuos espasmos. Hasta que quedó libre de ella y entonces se dedicó a aparecer y desaparecer misteriosamente en las distintas estancias del loca. Para evitar dichos desplazamientos, el dueño decidió clavarlo directamente en la pared pero para susto de todos, una noche se arrancó de ella ante los ojos de los investigadores y después de recorrer una trayectoria absurda, terminó aterrizando a los pies de Piedad Cavero y Lorenzo Plaza (miembros del Grupo Hepta).

En otra ocasión, un cabecero de cama de madera muy pesado, se atravesó en el dintel de una de las habitaciones impidiendo el paso. Además de esto, desde el techo del cuarto que estaba cerrado al paso, surgió de la nada y se proyectó hacia abajo con mucha fuerza un cortapuros que terminó cayendo sobre la barra de un toallero que había sobre una mesa de cristal. Estas imágenes fueron filmadas en vídeo por el Grupo Hepta, así como también pudieron registrar el ruido que producía el cabecero de la cama al arrastrarse por el suelo sin explicación.

Imagen obtenida por el grupo Hepta en donde se puede observar el Cristo que se desclavó sólo de la pared en donde estaba, volando varios metros antes de caer al suelo.

Otros puntos de la investigación.

A pesar de la espectacularidad de algunos de los fenómenos acaecidos en el Baúl del Monje, los aparatos electrónicos usados durante la investigación en el lugar no captaron grandes anomalías como psicofonías o cambios bruscos de temperatura (termogénesis). Lo único destacable fue una medición de campo (realizada con magnetómetro) de 0,08 gauss en el rincón de una de las saletas del local, algo extraño (prácticamente imposible) puesto que las mediciones más bajas suelen ser de 0,2 gauss.

En cuanto a la investigación psíquica, la famosa sensitiva Paloma Navarrete dictaminó que efectivamente el abogado que tiempo atrás ocupaba lo que entonces era el Baúl del Monje, había fallecido por inhalación de humo pero que antes de su deceso, había protagonizado un altercado con alguien que pretendía la entrega de unos documentos, y que ante la negativa del letrado, le propinó un gran empujón. Navarrete también realizó varios ejercicios de psicometría con los objetos que se materializaron a lo largo de la investigación y que no pertenecían al local. A través de ellos “vio” un salón de principios del Siglo XX en el que dos niñas y un niño jugaban con una caja llena de cristales.

Conclusiones.

Después de muchos meses de investigaciones, el Grupo Hepta barajó varias hipótesis con las que intentar esclarecer los fenómenos extraños que se sucedían en el interior del Baúl del Monje. Barajaron la hipótesis de que el fantasma del abogado fue el artífice de los hechos que ocurrían en la tienda; también que un campo magnético inusual pudiese ser una puerta espacio-temporal que siguiendo los razonamientos de la teoría Rosen-Einstein, se hubiera convertido en un canal por el que transitasen los distintos objetos que aparecían y desparecían repentinamente del local. También se puso sobre la mesa la hipótesis de la impregnación, que podría haber justificado los fenómenos por el cúmulo de distintas experiencias que acumulaban los objetos depositados en el Baúl del Monje.

No obstante, todas estas hipótesis anteriores fueron finalmente descartadas y el Grupo Hepta elaboró una teoría después de saber que el dueño del local había protagonizado fenómenos poltergeist tanto en diversas reuniones como en su anterior puesto de trabajo. En una ocasión las luces del local se encendieron repentinamente cuando el dueño entró en el comercio, por lo que descartando la casualidad, parecía estar relacionado de alguna forma con los hechos misteriosos que ocurrían en su negocio. Los investigadores sin embargo no pudieron realizar un mayor seguimiento del “sospechoso” de provocar estos episodios paranormales por lo que el dueño parece que se llevó con él a otro lado el verdadero misterio de este famoso caso.

El Baúl del Monje desapareció finalmente tiempo después y ya no se encuentra en su antigua y céntrica ubicación de la Calle Marqués de Monasterio de Madrid.

El Grupo Hepta fue fundado en 1987 por el jesuita José María Pilón, licenciado en Filosofía y en Teología. Sol Blanco-Soler (licenciada en Ciencias de la Información), Paloma Navarrete (licenciada en Farmacia y Psicología), Piedad Cavero (experta en medios audiovisuales y empresaria), Lorenzo Plaza (licenciado en Ciencias Físicas y exdirector del Instituto de Óptica) y José Luis Ramos (licenciado en Ciencias Físicas y en Medicina) fueron junto con el padre Pilón sus miembros originales.

Miembros originales del Grupo Hepta.

Programa de Cuarto Milenio en donde se habla en profundidad del caso del Baúl del Monje con varios de los integrantes del Grupo Hepta que allí estuvieron investigando.

http://www.mitele.es/programas-tv/cuarto-milenio/57b0f36ac915da1a258b489c/player 

Fuentes: Revista Más Allá (Monográfico Casas Encantadas), Sol Blanco-Soler, Cuarto Milenio, Grupo Hepta,  elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Fenrir

Su susurro retumba entre salones de nácar, su voluntad desfallece en ríos de tinta volátil sin ánimo de plasmar en papel un último gesto de egolatría al caer el Sol. No es que vaya a llover, es que el cielo se va a derrumbar sobre todos nosotros, a plomo, haciendo de la cripta un lago de sueños difuntos y mentiras ahogadas en suspiros de verdad.

Vida, entregada a lomos de la volatilidad más extrema; si hemos entregado nuestra postrera voluntad a merced de las olas, solamente nos espera la esperanza de una expectativa difusa. Irredentos testimonios de vileza entre metáforas sin sentido, esta enorme leona de oro y piedra es destinataria de un corazón partido entre su monumentalidad y mi locura.

Éxtasis de naturaleza impregnada de lluvia y cánticos paganos que nos entrega el viento a modo de cuchicheos prácticamente inaudibles. Los tambores azotan la mente, distorsionan la imaginación de paisajes vírgenes sin la mácula de caricias artificiales y senderos prefijados, no hay caminos que seguir sino inmensidad en la que perderse entre audacia e insensatez.

Son recuerdos devastados los que nos han traído hasta este sueño de majestad perdida y miradas arcanas. Si mis runas marcan el destino de mi corazón, que sea entre tus manos palpitantes, que la sangre nos muestre el nexo entre la tierra húmeda y el alma que te es entregada en un gesto de abnegación.

Y al anochecer, los aullidos de los lobos marcarán con su sonido inquietante el devenir de nuestros sueños. Buscamos un despertar de Sol entre la escarcha, un otoño cristalino de más allá de la espesa niebla. Buscamos, buscamos y buscamos una razón para no perder el Norte y ser uno y trino: Pasado, presente y futuro (en tus brazos).

 
5 comentarios

Publicado por en 22 noviembre, 2017 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Alberto Durero

Núremberg (Alemania 🇩🇪), 21 de Mayo de 1471 – Núremberg (Alemania 🇩🇪), 6 de Abril de 1528.

Alberto Durero es unánimemente considerado uno de los artistas más completos del Renacimiento europeo y sin duda el más destacado en Alemania. Dotado de una gran habilidad, se prodigó en diversas ramas del arte como la pintura, el grabado, el dibujo e incluso escritos sobre arte en general; siempre con éxito y además influyendo a otros artistas muy posteriores a él. Su legado artístico es por lo tanto indudable.

Autorretrato a la edad de trece años (1484).

Autorretrato (1493).

Patio del Castillo de Innsbruck (1494).

San Jerónimo (1495).

Autorretrato (1498).

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis (1498).

Lamentación por Cristo (1498 – 1500).

Madonna Haller (Circa 1498).

Retrato de Oswolt Krel (1499).

Autorretrato (1500).

Némesis (Circa 1501).

Liebre joven (1502).

La gran mata de hierba (1503).

Adán y Eva (1504).

Retrato de una joven veneciana (1505).

Salvator Mundi (Circa 1505).

Fiesta del Rosario (1506).

Jesús entre los doctores (1506).

Adán y Eva (1507).

Anciana con monedero (1507).

Manos que oran (1508).

La Expulsión del Paraíso (1510).

Adoración de la Trinidad (1511).

Caballero, la Muerte y el Diablo (1513).

Melancolía I (1514).

San Jerónimo en su estudio (1514).

Rinoceronte (1515).

La Virgen con el Niño (1516).

Retrato de Jakob Fugger (Circa 1519).

Retrato de Maximiliano I (1519).

Retrato de un hombre (1521).

Los Cuatro Apóstoles (1526).

 
4 comentarios

Publicado por en 15 noviembre, 2017 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Monstruos de la Prehistoria

Algunos de los animales más excepcionales e impresionantes que se han paseado por la faz de la Tierra pertenecen a la Prehistoria. Estos antiguos seres vivos han fomentado multitud de leyendas, manteniéndose en el imaginario de la gente y fascinando a los científicos y amantes de la paleontología por encontrarnos ante verdaderos y fascinantes monstruos de la Prehistoria.

Jaekelopterus (Ala de Jaekel).

Periodo: Devónico Medio (Givetiense). Hace 390 millones de años.

Tamaño: Unos 2,5 metros de longitud.

Peso: Más de 100 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Otto Jaekel en 1914. Se han encontrado restos en Alemania y Estados Unidos (Wyoming).

El Jaekelopterus es un género de artrópodos con quelíceros, el más grande conocido. La forma del cuerpo era similar a la de euriptéridos (“escorpiones” marinos) de la misma familia, un cuerpo alargado con el telson (la cola) expandido (más aplanado que alto), cuatro pares de patas para caminar, un par de patas aplanadas usadas para nadar y un par de quelíceros grandes y alargados. La forma de las quelas y el telson son característicos del género, lo que permite diferenciarlo de otros euriptéridos. Los Jaekelopterus eran unos animales acuáticos principalmente pero el hábitat varía según la especie: Jaekelopterus rhenaniae vivía en ambientes de agua dulce, como ríos y lagos, mientras que Jaekelopterus howelli habitaba en estuarios. Al igual que otros miembros de su familia, Jaekelopterus no habría podido caminar en tierra firme debido a su anatomía. Dado su tamaño, es posible que Jaekelopterus fuera un superdepredador en su ecosistema, alimentándose de peces, otros euriptéridos, trilobites y demás invertebrados.

Dunkleosteus (Huesos de Dunkle).

Periodo: Devónico (Frasniense – Fameniense). Hace 380 – 360 millones de años.

Tamaño: Hasta unos 6 metros de longitud.

Peso: Más de una tonelada de peso.

Localización fósiles: Descrito por John Strong Newberry en 1873. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Ohio, California, Pensilvania, Tennessee), Bélgica, Polonia y Marruecos.

El Dunkleosteus fue un género de peces primitivos con placas óseas. Se caracterizaba principalmente por su cabeza acorazada y su mandíbula repleta de cuchillas dentales hechas de hueso (el resto de su cuerpo era escamoso), lo que le convertía en un depredador extraordinario, probablemente en la cima de la cadena trófica en la época en que vivió. El cráneo, más el escudo torácico, medía 1,3 metros a su punto más amplio, y las placas de su armadura 5 centímetros de grosor. Algunos fósiles del cráneo y escudo torácico demuestran que Dunkleosteus presentaba tendencias caníbales, ya que se hallaron marcas de mordidas que coinciden con su misma “dentadura” y que posteriormente no se curaron, algo que demuestra el carácter extremadamente feroz y agresivo de este depredador. Es frecuente encontrar fósiles de Dunkleosteus junto a huesos semidigeridos y poco masticados de otros peces, de los que se especula que rutinariamente los “vomitaba”, en vez de digerirlos. A partir de varios especímenes, se desarrolló un modelo en computadora con el que se comprobó que Dunkleosteus poseía una mordida realmente poderosa, que fue quizás la más mortífera de todos los peces, solamente sobrepasada por grandes cocodrilos y dinosaurios como el Tyrannosaurus Rex. Los científicos creen que el Dunkleosteus habitaba en regiones costeras y poco profundas, en donde cazaba tiburones, otros peces acorazados, moluscos, artrópodos y acantodios.

Liopleurodon (Dientes de lados lisos).

Periodo: Jurásico Medio (Calloviano). Hace 160 – 155 millones de años.

Tamaño: Entre 7 – 10 metros de longitud según varias estimaciones.

Peso: Alrededor de 2,5 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Henry Émile Sauvage en 1873. Se han encontrado restos en Inglaterra, Francia, Alemania y Rusia.

El Liopleurodon fue uno de los superdepredadores de los mares del Jurásico en Europa. Este poderoso reptil marino del suborden Pliosauroidea (clado de plesiosaurios de cuello corto), ocupaba uno de los puestos más altos en la cadena alimentaria marina. Era un animal feroz que se alimentaba de peces, plesiosaurios de menor tamaño, ictiosaurios y tiburones (es posible que atacase a sus víctimas surgiendo desde aguas más profundas). Su alargado cráneo alcanzaba el metro y medio de longitud, y a él se le sujetaban los músculos que le permitían morder con tal fuerza que seguramente podría triturar los huesos de cualquier animal con sus dientes largos y cónicos. El Liopleurodon podría haber nadado con sus mandíbulas abiertas, permitiendo que el agua entrase en las aberturas de sus fosas nasales (narinas), situadas ambas en la parte superior de su boca, de esa forma, el Liopleurodon podría haber detectado el aroma de sus presas en el agua. Cuatro enormes aletas impulsaban su cuerpo por el medio acuático, aportándole la potencia necesaria para acelerar rápidamente cuando acechaba a sus potenciales víctimas. Un estudio que utilizó un robot nadador ha demostrado que aunque de esta forma de propulsión no es especialmente eficiente, provee una muy buena aceleración.

Pliosaurus (Más cercano al lagarto).

Periodo: Jurásico Superior (Kimeridgiano). Hace 150 millones de años.

Tamaño: Entre 12 – 15 metros de largo (algunas estimaciones hablan de hasta 20 metros de longitud).

Peso: Entre 10 – 45 toneladas de peso aproximadamente según diversos estudios.

Localización fósiles: Descrito por Richard Owen en 1841. Se han encontrado restos en gran parte de Europa (Desde Inglaterra hasta Rusia).

El Pliosaurus fue sin una de los mayores depredadores que han existido en nuestro planeta. Se trataba de un gigantesco reptil marino emparentado con el Liopleurodon y el Kronosaurus. Su alimentación consistiría en peces, calamares y otros reptiles marinos. El Pliosaurus tenía la forma básica de todos los pliosaurios consistente en: Una cabeza grande, cuello corto y un tronco muy grueso (en comparación con los plesiosaurios, que en su mayoría tenían cuerpos elegantes, cabezas pequeñas y cuellos largos). El Pliosaurus resultaría un animal temible para casi cualquier otro ser que habitase el océano, este enorme reptil marino contaba además con una serie de dientes con aspecto triangular en corte transversal a diferencia de otros pliosaurios. El Pliosaurus y el resto de congéneres de su familia del período Jurásico, dieron paso millones de años más tarde a los mosasaurios, más rápidos, más ágiles y simplemente unos reptiles marinos mejor equipados que prosperaron ampliamente durante finales del periodo Cretácico.

Aves del Terror.

Periodo: Paleoceno – Plioceno. Hace 62 – 2 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 1 – 2,5 metros de altura.

Peso: Podían alcanzar los 150 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Florentino Ameghino en 1887. Se han encontrado restos en América y África.

Con el nombre de Aves del Terror se conoce a la familia extinta de Phorusrhacidae, aves de gran tamaño, carnívoras y no voladoras, siendo los depredadores dominantes y más temibles en América del Sur durante el Cenozoico. Se caracterizaban por tener unas patas muy largas que les permitían correr a gran velocidad. Dichas patas delanteras eran más largas que las de las demás aves terrestres, y algunas formas bastante tardías como el Titanis walleri desarrollaron unos cortos “brazos” en vez de alas. Sus cuellos eran largos para resistir los impactos que realizaban con sus enormes y potentes picos curvados, algunos de los cuales podían alcanzar los 40 centímetros de longitud. Las aves del terror eran principalmente depredadores de sabana que vieron como la competencia en la caza de presas aumentó tras el surgimiento del Istmo de Panamá, algo que parece estar relacionado directamente con su extinción.

Titanoboa (Boa titánica).

Periodo: Paleoceno. Hace 60 – 58 millones de años.

Tamaño: Unos 12,8 metros de longitud.

Peso: Alrededor de 1.135 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierta por una expedición internacional de científicos en 2009. Se han encontrado restos en la Formación Cerrejón (Colombia).

La Titanoboa es la serpiente más grande encontrada hasta la actualidad. A pesar de su enorme tamaño, se cree que esta boa tenía hábitos principalmente piscívoros, aunque otros científicos aseguran que su comportamiento (al igual que su aspecto) era similar al de serpientes actuales, como la boa constrictor, que cazan enrollándose en el cuerpo de sus presas, provocando su asfixia y luego tragándolas enteras. La Titanoboa habitaba en junglas tropicales y húmedas de la actual Colombia. La mayor parte de los restos fósiles encontrados de Titanoboa pertenecen a sus vértebras.

Basilosaurus (Repil rey).

Periodo: Eoceno tardío. Hace 40 – 34 millones de años.

Tamaño: Entre 15 – 18 metros de longitud.

Peso: Unas 20 toneladas de peso aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Richard Harlan en 1834. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Alabama, Luisiana, Mississippi), Egipto, Jordania y Pakistán.

El Basilosaurus es un género extinto de grandes cetáceos, con una difusión amplia y pieza fundamental en la evolución de estos mamíferos marinos. Dos de sus rasgos más interesantes son el grado de elongación de su cuerpo en comparación con el de las ballenas actuales y las dos patas posteriores vestigiales que poseían, las cuales medían 60 centímetros y con tres dedos. Se extinguieron debido a un importante cambio climático producido hace 36 millones de años conocido como Grande Coupure. Los Basilosaurus destacan, como se ha mencionado anteriormente, por su extremadamente alargado cuerpo, siendo producto de un proceso de elongación de sus vértebras, que parecen haber estado llenas de un fluido. Esto implicaría que el Basilosaurus sólo podría haber funcionado en dos dimensiones a la superficie del mar, en contraste con el funcionamiento tridimensional de la mayoría del resto de cetáceos. A partir de la musculatura axial y los huesos gruesos de las patas, se puede inferir que el Basilosaurus no era capaz de nadar o sumergirse durante periodos largos de tiempo. También se piensa que no tenía ningún tipo de capacidad de desplazarse a tierra firme. Estos grandes cetáceos se encontraban en la cima de la cadena trófica de su tiempo, alimentándose de  sirenios, tortugas y otros cetáceos más pequeños, además de peces y tiburones. Su mordida era realmente impresionante (una de las más fuertes de los mamíferos conocidos), unido a una mandíbula con forma de cono y equipada con más de cuarenta dientes triangulares y afilados. De hábitos costeros de mares tropicales y subtropicales, este animal parece que era solitario y solamente se reunía con otros individuos de su especie para aparearse o cuidar de sus crías.

Megalodón (Carcharodon megalodon o Carcharocles megalodon).

Periodo: Cenozoico (Mioceno – Plioceno). Hace 23 – 2,6 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Debido a lo fragmentado de sus restos y a que la mayoría de ellos son dientes, es complicada la estimación de su tamaño. Originalmente pensaron que podría estar cerca de los 30 metros de longitud, un tamaño muy similar al de la actual ballena azul, sin embargo en la actualidad hay un consenso científico que nos dice que el Megalodón alcanzaba una longitud total de más de 16 metros, con un máximo quizá de unos 20,3 metros.

Peso: Según el modelo de Gottfried, un Megalodón de 15,9 metros habría tenido un peso de 47 toneladas, uno de 17 metros pesaría 59 toneladas y uno de 20,3 metros llegaría a las 103 toneladas. Todo ello le convertiría de largo en el mayor escualo que jamás haya habitado el planeta y uno de los peces más grandes que han existido.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de prácticamente todo el mundo, dependiendo de su etapa vital. Los ejemplares jóvenes seguramente preferirían aguas pocos profundas (zonas costeras), mientras que los individuos adultos se moverían principalmente en aguas profundas y oceánicas. Sus áreas de cría estarían en regiones de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1835. Se han encontrado restos fósiles en numerosas partes del mundo pero principalmente en: Europa, América del Norte y del Sur, zona del Caribe, África, India, Japón. Ello nos indica que este animal tuvo una distribución cosmopolita.

Más información sobre el Megalodón en el enlace.

Argentavis magnificens (Ave Argentina Magnífica).

Periodo: Mioceno Superior. Hace 8 – 6 millones de años.

Tamaño: Hasta 8 metros de longitud de envergadura alar. Recientemente se estima que su envergadura media sería de 5 – 6 metros, con 1,5 – 2 metros de longitud.

Peso: Unos 70 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Campbell & Tonni en 1980. Se han encontrado restos en Argentina.

Argentavis es una especie extinta de ave, posiblemente una de las mayores que ha habitado la Tierra a lo largo de su historia. Argentavis parece estar emparentada con los actuales buitres americanos y al igual que ellos, sus hábitos alimenticios estaban enfocados a la carroña y al oportunismo, devorando presas anteriormente cazadas por otros depredadores a los que ahuyentaría con su enorme tamaño. Según los modelos computarizados a partir del estudio de los fósiles, la enorme ave podía levantar el vuelo de modo semejante a los actuales planeadores y, sobre todo, de modo semejante a las actuales alas delta y parapentes; en el primero de los casos efectuaría cortas carreras contra el viento y con las alas extendidas, en el segundo de los casos se lanzaría desde lomas y colinas, una vez en el aire, de un modo semejante a los actuales cóndores aprovecharía las columnas de corrientes térmicas ascendentes con las cuales seguiría planeando fácilmente hasta los 2.000 metros sin necesidad de batir sus alas, luego efectuaría un vuelo libre en grandes círculos. Se cree que Argentavis ponía 1 – 2 huevos cada dos años, huevos los cuales serían muy similares a los de las avestruces actuales y pesarían alrededor un kilogramo de peso.

Megalania (Gran errante).

Periodo: Pleistoceno. Hace 40.000 – 30.000 años.

Tamaño: Unos 5,5 metros de longitud. Otras estimaciones aumentan hasta los 7 metros de largo.

Peso: En torno a 330 – 575 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Sir Richard Owen en 1859. Se han encontrado restos en Australia.

Megalania es una especie extinta de lagarto gigante, el mayor conocido que jamás haya existido. Al juzgar por su tamaño, Megalania pudo haberse alimentado mayormente de animales de talla media a grande, incluyendo a algunos marsupiales gigantes como Diprotodon junto con otros reptiles, pequeños mamíferos, y aves y sus huevos y polluelos. Su cuerpo y extremidades eran de constitución robusta y tenía un gran cráneo con una cresta pequeña entre los ojos, y una mandíbula llena de dientes aserrados en forma de cuchillo. Los estudios han mostrado que otros miembros del género Varanus, como el Dragón de Komodo y el varano arborícola, poseen glándulas venenosas a lo largo de la línea mandibular. Se ha sugerido que es posible que otros varánidos, incluyendo a Megalania, probablemente posean glándulas similares, sí esto fuera así, Megalania habría sido el mayor vertebrado venenoso conocido. A pesar de algunos reportes relativamente recientes acerca de su supervivencia en la actualidad, no existe evidencia científica creíble de la existencia de una población sobreviviente.

Fuentes: Wikipedia, Prehistoria Wiki, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , , , , ,

Fotografía espírita

La fotografía espírita o fotografía de espíritus es un tipo de fotografía cuyo intento principal es el de capturar imágenes de fantasmas y otras entidades espirituales. Tiene una larga historia que se remonta a finales del Siglo XIX, principalmente con el auge de las sesiones espiritistas o séances en reuniones de sociedad. Estaba practicada esencialmente por pseudocientíficos agrupados en asociaciones, y en algunos casos por meros aficionados.

La fotografía de espíritus fue utilizada por primera vez por William H. Mumler en la década de 1860. Mumler descubrió la técnica por accidente, después de observar un efecto de doble exposición en una foto. Al ver que había un mercado para ello, Mumler comenzó a trabajar como un médium, tomando fotografías de personas y adulterando los negativos para añadir a perdidos a seres queridos en ellos (en su mayoría utilizando otras fotografías como base). El fraude de Mumler fue descubierto después de que puso como espíritus en sus fotografías falsas a residentes de Boston perfectamente identificables.

Otros fotógrafos espírita también comenzaron a vender las fotografías, como por ejemplo Fred A. Hudson, que tomó muchas fotografías de espíritus para espiritistas en 1872. Desde la década de 1880 hasta principios del Siglo XX, la fotografía espírita siguió siendo popular, con defensores notables de este método como Arthur Conan Doyle y William Crookes. William Stainton Moses, otro espiritualista, afirmó que la fotografía de espíritus operaba por medio de una sustancia líquida viscosa llamada ectoplasma, en el que los espíritus toman forma. Algunos autores espiritualistas escribieron libros apoyando este tipo de fotografía como es el caso de Georgiana Houghton y su Chronicles of the Photographs of Spiritual Beings and Phenomena Invisible to the Material Eye (1892) y James Coates con Photographing the Invisible (1911).

Uno de los fotógrafos espírita más tardíos fue William Hope (1863 – 1933). El célebre investigador psíquico Harry Price reveló que las fotografías de Hope eran fraudes. El investigador examinó las placas fotográficas que William Hope iba a utilizar (marcadas a pedido con la insignia del Dry Plate Co.), y secretamente imprimió doce puntos con una aguja. Harry Price examinó los movimientos del fotógrafo, asunto para nada sencillo en un cuarto apenas iluminado por una luz roja. Creyó detectar un pequeño acto de ilusionismo, por el cual William Hope cambiaba las placas colocando unas de su propia cosecha. Finalmente cuando las fotografías fueron reveladas mostraron la presencia asombrosa de un espíritu, y una placa sin los puntos marcados con la aguja.

Hope todavía tuvo cierto reconocimiento de otros espiritualistas como Charles Lakeman Tweedale autor de Man’s Survival After Death (1920), así como del autor y espiritualista Arthur Conan Doyle, que se negaron a aceptar ninguna evidencia de que las fotografías de Hope eran productor un fraude, tomándose un gran esfuerzo a limpiar su nombre, incluyendo la redacción de un libro de apoyo a su fotografía espírita, The Case for Fotografía Spirit (1922).  En su libro Cincuenta años de investigación psíquica, Price elaboró un listado de muchos fotógrafos espírita que habían realizado fraudes. Price, el cual había pasado la mayor parte de su vida al estudio de los fenómenos psíquicos escribió que “No hay ninguna evidencia de que una fotografía espíritu nunca se ha producido”. Lo que es también la opinión de la mayoría de los investigadores psíquicos”.

Harry Price.

Otros fotógrafos espírita desenmascarados por Price como farsantes son David Duguid y Edward Wyllie. Ronald Pearsall expuso los trucos de la fotografía espírita en su libro The Table-Rappers (1972).

Fotografía realizada por William Hope en la que aparece el supuesto fantasma flotante de una mujer entre una pareja mayor.

Fotografía realizada por William Hope en el que una mesa levita por la acción de un brazo fantasmal.

Famosa fotografía de William H. Mumler en la que aparece Mary Todd Lincoln con el supuesto fantasma de su marido, Abraham Lincoln.

Fotografía realizada con doble exposición por G. Maerkl en la que un supuesto fantasma ataca con una espada a un hombre.

Fotografía realizada por Eugène Thiébault de Henri Robin atacado por un fantasma.

Fotografía de David Duguid en el que aparece Mora Duguid acompañada de un supuesto fantasma flotante.

Fotografía de Edward Wylie en el que aparece Miss Bentley y el supuesto espíritu de su hermana fallecida.

Helen Duncan en trance con “fantasmas” y un supuesto ectoplasma fluyendo de ella.

Otras fotos.

*Las dos primeras fotos de esta galería pertenecen también a William Hope.

Fuentes: Wikipedia, Google (fotografías), Daily News, London Stereoscopic Company, Museo de Orsay, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: