RSS

Reptiles Marinos Prehistóricos I

09 Jul

Askeptosaurus (Lagarto impensable).

Periodo: Triásico Medio (Anisiano – Noriano). Hace 245 – 208 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de longitud.

Peso: Entre 22 – 34 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Franz Nopcsa en 1925. Se han encontrado restos en Italia y Suiza.

El Askeptosaurus es uno de los primeros reptiles marinos descubiertos y un precursor de especies posteriores como los plesiosaurios. Este animal estaba perfectamente adaptado a la vida marina, poseía un cuerpo delgado, cola larga y pies anchos y palmeados. Se cree que nadaba ondulando su cuerpo al estilo de los actuales cocodrilos marinos y que para alcanzar mayor velocidad, utilizaba sus patas a modo de remo. El Askeptosaurus tenía una mandíbula alargada con multitud de finos y agudos dientes, ideales para capturar peces que formarían principalmente su dieta. El Askeptosaurus poseía anillos escleróticos alrededor de los ojos para protegerlos de la presión de agua, un indicador de que este reptil seguramente podría sumergirse a profundidades importantes en busca de presas.

Askeptosaurus

Placodus (Diente plano).

Periodo: Triásico Medio (Anisiano). Hace 240 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de longitud.

Peso: Entre 45 – 90 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1833. Se han encontrado restos en Francia, Alemania, Polonia y China.

El Placodus es uno de los reptiles marinos más representativos del orden de los placodontes, con cierto parecido al de las iguanas marinas actuales. El Placodus nadaba en mares poco profundos de la mitad del Triásico y posiblemente se alimentase de moluscos como los bivalvos, braquiópodos y crustáceos del fondo marino, gracias a sus dientes especialmente adaptados para ellos, con incisivos (con forma de cincel) que sobresalían del margen anterior de sus hocicos. Los dientes posteriores eran aplanados, para así aplastar sin problema a sus presas. El Placodus poseía un cuerpo robusto, cuello corto y un cráneo pesado. Este reptil no estaba tan bien adaptado a la vida marina como otros de sus parientes estrechamente relacionados, los plesiosaurios, utilizarían sus pies palmeados como medio principal de propulsión en el agua. El Placodus poseía una serie de protuberancias óseas por encima de su columna vertebral y con huesos densos y pesados por la zona abdominal. Esta armadura habría ofrecido protección contra los depredadores pero le habría hecho ser especialmente lento y torpe fuera del agua.

Placodus

Nothosaurus (Falso lagarto).

Periodo: Triásico Medio y Triásico Superior (Anisiano – Noriano). Hace 240 – 210 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 metros de longitud.

Peso: Unos 80 kg de peso.

Localización fósiles: Descrito por Hunter en 1834. Se han encontrado restos en lugares muy dispares como Holanda, Israel, Norte de África y China.

Este reptil con una configuración similar a la de las focas actuales y su grupo, fueron uno de los grupos de vertebrados con mayor éxito de su época. Es probable que cazase en aguas superficiales de mares tropicales de todo el mundo, impulsando su cuerpo hidrodinámico hacia bancos de peces de los que se alimentaría, ayudado con docenas de afilados dientes. Seguramente el Nothosaurus regresase a las orillas para descansar y para la puesta de los huevos. Poseía un cráneo amplio y plano y sus dientes delanteros eran mayor que los traseros, al igual que el resto de notosaurios, mientras que sus fosas nasales se encontraban situadas en el extremo superior de su morro, para poder aspirar aire lo más rápido posible al subir a la superficie. Sus extremidades en forma de palas con cinco dedos palmeados, le convertían en un buen nadador pero la anatomía de sus patas indica que probablemente también estaba adaptado para la tierra firme.

Nothosaurus

Cyamodus (-).

Periodo: Triásico Medio (Anisiano – Ladiniano) Hace 235 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Alrededor de 1,3 metros de longitud.

Peso: Unos 90 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1839 y descrito por en Christian Erich Hermann von Meyer en 1863. Se han encontrado restos en Alemania.

El Cyamodus era un extraño animal similar a una tortuga perteneciente al orden de los placodontes. Este animal poseía un cráneo de tamaño medio y con una forma triangular bastante marcada. Tenía grandes dientes incisivos con los que partía el exoesqueleto de los moluscos, que luego trituraba con sus grandes y fuertes muelas. Se cree que podía morder con una fuerza de unos 400 kilogramos (una fuerza muy elevada para un animal de su tamaño). Sus patas delanteras y traseras eran algo cortas y tenían una membrana interdigital que le ayudaba a moverse por el agua. Su larga cola era muy dura y estaba formada por muchas vértebras unidas fuertemente entre sí. Además, tenía una hilera de pequeñas espinas a cada lado. El Cyamodus había desarrollado un fuerte caparazón formado por huesos recubiertos de una capa córnea y por bultos óseos que sobresalían. A ambos lados del escudo tenía hileras de grandes púas que actuaban como defensa ante el ataque lateral de un carnívoro como el Cymbospondylus. Algo extraño de su caparazón es que estaba dividido en dos partes, una en las patas delanteras y el pecho y otra en las traseras.

Cyamodus

Shonisaurus (Lagarto de las montañas Soshone).

Periodo: Triásico Superior (Carniano). Hace 215 millones de años.

Tamaño: Hasta 21 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Alrededor de 30 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descubierto en 1920 y descrito por Charles Camp y Samuel Welles en 1976. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Nevada) y Canadá (Columbia Británica).

El Shonisaurus es con diferencia el mayor ictiosaurio y reptil marino conocido hasta la fecha, probablemente superara en longitud y volumen al actual cachalote. Los fósiles de Shonisaurus fueron descubiertos por primera vez en la formación triásica Luning de Nevada (Estados Unidos). Se hallaron docenas de esqueletos juntos, dando lugar al nombre de la especie Shonisaurus popularis, que alcanzaba los 15 metros de largo. El Shonisaurus sikanniensis de 21 metros de longitud fue descubierto en 1991 en la formación triásica Pardonet, en la Columbia Británica (Canadá). El Shonisaurus tenía un hocico similar al de un delfín, y sus aletas eran mucho más largas y estrechas que las de otros ictiosaurios. Aunque tradicionalmente se le ha reconstruido con un cuerpo grueso, similar al de una ballena, estudios recientes hechos desde principios de los años 1990 indican que su perfil corporal era mucho más delgado de lo que tradicionalmente se había supuesto. De la misma forma, la gran aleta caudal con que se ha reconstruido habitualmente probablemente no estaba tan desarrollada como las de especies de ictiosaurios posteriores, que tenían un perfil más similar a la de los tiburones actuales. Los ejemplares jóvenes de Shonisaurus poseían finos dientes en sus mandíbulas que aparentemente perdían a medida que transcurría su ciclo vital, este hecho probablemente esté relacionado con cambios en su alimentación.

Shonisaurus

Ichthyosaurus (Lagarto pez).

Periodo: Jurásico Inferior (Hettangiano – Sinemuriano). Hace 200 – 190  millones de años.

Tamaño: Alrededor de 2 metros de longitud.

Peso: Unos 90 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por William Conybeare en 1822 (Ichtyosaurus communis). Se han encontrado restos en Inglaterra, Bélgica, Alemania y Suiza.

El Ichthyosaurus es un género extinto de ictiosaurio que habitó principalmente en lo que hoy es Europa y que muestra una gran semejanza con los delfines actuales, aunque estos son mamíferos y los ictiosaurios eran reptiles. El Ichthyosaurus fue el primer fósil completo descubierto a principios del Siglo XIX por Mary Anning en Inglaterra. Esta especie en concreto era bastante más pequeña que la mayoría de sus parientes como el Shonisaurus y se tiene mucha información sobre ella ya que se han encontrado una enorme cantidad de restos fosilizados, incluyendo esqueletos articulados, algunos de ellos incluso con crías dentro del vientre de sus madres por lo que los científicos creen que el Ichthyosaurus era un animal vivíparo (en un principio llegó a especularse que ponía huevos en tierra firme pero en la actualidad esta hipótesis está completamente descartada). Los fósiles alemanes también muestran el contorno de la piel de Ichthyosaurus, revelando que poseía una aleta dorsal carnosa en su espalda y una gran aleta caudal. Poseía a su vez enormes ojos sensibles, protegidos por placas óseas. El Ichthyosaurus tenía hábitos exclusivamente pelágicos y datos de sus coprolitos revelan que su dieta consistía principalmente en peces y calamares.

Ichthyosaurus

Pelagosaurus (Lagarto de mar abierto).

Periodo: Jurásico Inferior (Toarciano). Hace 183 – 175 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 metros de longitud.

Peso: Unos 450 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Heinrich Georg Bronn en 1841. Se han encontrado restos en Inglaterra, Francia y Alemania.

El Pelagosaurus es un género extinguido de cocodrilomorfo talatosuquio que habitó en mares poco profundos  que cubrieron en buena parte lo que hoy es el occidente de Europa. El Pelagosaurus en general era parecido a lo que hoy es el gavial, por lo que ambas especies comparten adaptaciones y hábitos alimentarios. Este reptil marino estaba bien adaptado para la vida acuática, había desarrollado un hocico largo y esbelto, una cola similar a una aleta y patas más parecidas a aletas para nadar en las aguas cálidas y poco profundas de su tiempo. El Pelagosaurus tenía 30 dientes capaces de cazar y ensartar peces, crustáceos y moluscos. Sus ojos en posición delantera y su cuerpo hidrodinámico sugieren que el Pelagosaurus era un depredador de persecución, más que un carroñero o un cazador de emboscadas. Físicamente era bastante similar a los cocodrilos modernos y pudo haber andado y nadado de manera similar a ellos, agitando su cola de lado a lado, aunque su estructura vertebral es más ágil, probablemente para permitir mayor movimiento en el agua que sus parientes modernos. El Pelagosaurus probablemente sólo emergía del agua para depositar sus huevos o descansar en las riberas, pasando el resto del día en el agua a la que se había adaptado perfectamente.

Pelagosaurus

Metriorhynchus (Hocico moderado).

Periodo: Jurásico Medio y Jurásico Superior (Aleniano – Titoniano). Hace 175 – 150 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 3 metros de longitud.

Peso: Unos 227 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Christian Erich Hermann von Meyer en 1830. Se han encontrado restos en Inglaterra, Francia y Alemania.

El Metriorhynchus pertenece a un género extinto de cocodrilomorfos, animales que vivieron la mayor parte de su vida (quizá toda) en los mares del Jurásico Medio y Superior. A diferencia de otros grandes reptiles marinos de los que se sabía que parían crías vivas, se desconocen los hábitos reproductivos del Metriorhynchus, ya que no se han encontrado restos fósiles de huevos o posibles nidos de esta especie en concreto. El Metriorhynchus era similar a los cocodrilos actuales en tamaño pero poseía un cuerpo mucho más estilizado y ahusado, además de una cola provista de una fina aleta al final de la misma, lo que le convertía en un nadador mucho más eficiente, ágil y rápido que los cocodrilos actuales. Un examen reciente de los especímenes fósiles de la especie Metriorhynchus superciliosus han mostrado que los adultos tenían glándulas bien desarrolladas para eliminar el exceso de sal de sus cuerpos. El Metriorhynchus era un depredador muy efectivo y se alimentaba principalmente de belemnites, peces e incluso de pterosaurios que se acercasen demasiado a la superficie del agua. A pesar de ser un poderoso y eficiente cazador, el Metriorhynchus era vulnerable a otras especies mayores como el Liopleurodon.

Metriorhynchus

Ophthalmosaurus (Lagarto ojo).

Periodo: Jurásico Medio y Jurásico Superior (Batoniano – Titoniano). Hace 165 – 145 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 6 metros de largo.

Peso: Unas 3 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Harry Seeley en 1874. Se han encontrado restos en Europa, América del Norte y Argentina.

El Ophthalmosaurus es una especie de ictiosaurio de gran tamaño y en el que destaca sobremanera el enorme diámetro de sus ojos. Al igual que otros ictiosaurios, tenía un grácil cuerpo con forma de delfín, surcando mares cálidos del Jurásico en busca de peces y moluscos que formaban parte principal de su dieta. Sus con mandíbulas casi desdentadas estaban bien adaptadas para atrapar calamares, a pesar de poseer pocos dientes, el Ophthalmosaurus tenía unas mandíbulas muy fuertes, capaces de cerrarse con gran fuerza alrededor de sus presas. Cuanto mayor fueran los ojos de uno de estos animales, mejor podría haber visto en aguas turbias. Dichos ojos poseían una serie de anillos escleróticos que los protegerían contra la presión del agua al efectuar inmersiones, todo ello sugiere que cazaba en las profundidades donde no hay mucha luz solar o bien haber cazado de noche cuando sus presas eran más activas. Los cálculos sugieren que este animal podría haber efectuado inmersiones de unos 20 minutos de duración, alcanzando así los 600 metros de profundidad. Las aletas frontales del Ophthalmosaurus eran de mayor tamaño y más fuertes que las traseras. Este ictiosaurio utilizaba las aletas frontales como sistema de dirección y la cola como propulsión.

Ophthalmosaurus

Liopleurodon (Dientes de lados lisos).

Periodo: Jurásico Medio (Calloviano). Hace 160 – 155 millones de años.

Tamaño: Entre 7 – 10 metros de longitud según varias estimaciones.

Peso: Alrededor de 2,5 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Henry Émile Sauvage en 1873. Se han encontrado restos en Inglaterra, Francia, Alemania y Rusia.

El Liopleurodon fue uno de los superdepredadores de los mares del Jurásico en Europa. Este poderoso reptil marino del suborden Pliosauroidea (clado de plesiosaurios de cuello corto), ocupaba uno de los puestos más altos en la cadena alimentaria marina. Era un animal feroz que se alimentaba de peces, plesiosaurios de menor tamaño, ictiosaurios y tiburones (es posible que atacase a sus víctimas surgiendo desde aguas más profundas). Su alargado cráneo alcanzaba el metro y medio de longitud, y a él se le sujetaban los músculos que le permitían morder con tal fuerza que seguramente podría triturar los huesos de cualquier animal con sus dientes largos y cónicos. El Liopleurodon podría haber nadado con sus mandíbulas abiertas, permitiendo que el agua entrase en las aberturas de sus fosas nasales (narinas), situadas ambas en la parte superior de su boca, de esa forma, el Liopleurodon podría haber detectado el aroma de sus presas en el agua. Cuatro enormes aletas impulsaban su cuerpo por el medio acuático, aportándole la potencia necesaria para acelerar rápidamente cuando acechaba a sus potenciales víctimas. Un estudio que utilizó un robot nadador ha demostrado que aunque de esta forma de propulsión no es especialmente eficiente, provee una muy buena aceleración.

Liopleurodon

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Dinosaurios (Edimat), elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

Una respuesta a “Reptiles Marinos Prehistóricos I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: