RSS

Archivo de la etiqueta: Madrid

Descanso

Hay momentos en los que uno debe parar y descansar, a veces rodeado solamente de perfecta y salvaje belleza.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Madrid).

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 28 marzo, 2018 en Mis Fotografías, Naturaleza

 

Etiquetas: ,

Entre la bohemia de cuatro candiles

Sinceramente, no te miento y es que no pensaba encontrarme contigo esta noche entre luces cálidas y recuerdos que se desentierran a sí mismos como zombis. 17 de Noviembre, y ya sabemos que 1 más 7 son 8 y de lado infinito, como los besos que se derraman en este instante entre melodías desafinadas y lenguas tan afiladas como indómitas.

A medio camino entre lo romántico y lo trágico, tan de la mano siempre como el corazón que se niega a dejar de sentir y se agarra con todas su fuerzas al último amor correspondido. Y es que estamos jugando con fuego y además pretendemos quemarnos; de cenizas están hechos aquellos que fueron los más grandes sueños, lo sabemos perfectamente.

Como un sonámbulo, aquí, entre la bohemia de cuatro candiles y un sofá con estampado pasado que trae al presente tanto y tan caro precio para el corazón. Las miradas danzan de uno a otro y Sivert ya nos seduce saliendo y sabiendo a años 60 por la vieja radio de válvulas: “En tu habitación de luz agonizante, más allá del alcance de todo, en el santuario de la noche, prefiero ser un hombre sonámbulo…” Contigo.

No sé si es que nos estamos dejando llevar mucho o quizás al mundo ya no le importan las desdichas en las que nos envolvemos para combatir los reveses del invierno que ya viene con el cuchillo entre los labios asediados de carmín rojo. Tú sólo preocúpate de no apuñalarme con tu desazón a base de medias (en las piernas) sonrisas en los labios.

Aunque la corona de la noche ya pese mucho sobre nuestras cabezas, tenemos claro que solamente siendo sombras podremos destacar en esta habitación desnuda e impasible. Damos un último sorbo a la sinrazón que fluye como elixir de goteras encima de nosotros. Te noto más fría que en el pasado, será que mi mente se agarra a ayeres añorados y a la vez se pierde entre el laberíntico presente de tu pálida piel.

Si hay que poner un colofón que sea justo el preciso momento que estuvimos buscando y al final (nos) encontramos. Aquí se seguirá contando la misma historia en toda noche de niebla y luz de gas que se precie, con ganas de seducir con el pálpito de romances en penumbra pero que por dentro dejan quemadura perpetua.

Ree Morton – To each concrete man (1974).

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Museo Reina Sofía, Madrid).

 

Etiquetas: , , ,

Mi 2017 en Instagram

Ahora que acaba el año no es mal momento para recordar algunas de mis fotos más destacadas en Instagram en 2017, red social la cual no he mostrado mucho en este blog pero que no está de más enseñar en alguna ocasión, ya que la fotografía es sin duda una de mis aficiones favoritas.

instagram.com/hades_exuberante 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Poltergeist en el Baúl del Monje

El poltergeist del Baúl del Monje es uno de los casos paranormales más importantes y más y mejor investigados en nuestro país. El lugar de los hechos, ubicado en la Calle Marqués de Monasterio, Nº 10 de Madrid. El lugar donde sucedieron los hechos ya tenía de antes una historia negra ya que un abogado murió ahogado por el humo que provocó un cigarrillo mal apagado que prendió un colchón.

Tiempo más tarde el lugar se convirtió en una almoneda (venta particular y voluntaria de alhajas y trastos que se hace sin intervención de la justicia), negocio regentado por Noel y Ángela, que bautizaron el sitio como Baúl del Monje debido a un antiguo baúl que se encontraba en una de las habitaciones de la casa y en donde se realizaban restauraciones. El lugar en sí era muy anárquico en orden, ya que podían encontrarse multitud de objetos distintos colocados prácticamente sin ningún tipo de orden. Había: Cuadros, espejos, muebles, platería, esculturas, jarrones, muñecas de porcelana, medallas y hasta un fonógrafo; y otras antigüedades de todo tipo.

Lugar exacto donde se ubicaba el antiguo anticuario de El Baúl del Monje. (Fotografía por La Exuberancia de Hades).

Fenómenos extraños en el Baúl del Monje.

Todo era normal hasta que llegó la primavera de 1998, el lugar pareció cobrar vida propia y el famoso Grupo Hepta, capitaneado por el jesuita José María Pilón, fue testigo directo de los extraños y espectaculares sucesos. Todo comenzó parece ser con una llave que salió disparada de su cerradura sin ninguna justificación. También un vaso de agua que se encontraba sobre una mesa estalló repentinamente en mil pedazos. En un armario de tres cuerpos, podían distinguirse misteriosos golpes y se producían extrañas sacudidas. La cabeza de un carnero tallada en terracota, se “paseaba” con toda tranquilidad por el local, cambiando de ubicación de forma totalmente antinatural e inexplicable. Los dueños hartos de estos fenómenos y ya también con una importante carga de miedo encima, tiraron a la basura en la calle dicha escultura pero a la mañana siguiente, la cabeza apareció en mitad del pasillo del local. Cabe destacar también los hechos relacionados con las piezas de un ajedrez de jade que se colocaban solas en casillas imposibles indicando que no “sabían” las reglas del juego. Otras veces salían “volando” por las habitaciones asustando al personal. También las bombillas de ciertos apliques se desenroscaban solas y seguían los movimientos de los presentes.

Los fenómenos de aportes que sucedían eran espectaculares: Cenizas de madera quemada, chinchetas, monedas, botones y cristales se materializaban sin explicación en distintas habitaciones del Baúl del Monje. En varias ocasiones se materializó la cabeza quemada de una muñeca de plástico y en la que se habían introducido trozos de algún mineral negruzco y verdoso. Esta cabeza de muñeca sobresaltó en varias ocasiones  los integrantes del Grupo Hepta, tanto en sus apariciones como en sus desapariciones inexplicables.

Cabeza chamuscada de una muñeca que se materializó sin explicación delante de los investigadores (Imagen obtenida por el Grupo Hepta).

Los investigadores mientras realizaban una ouija durante sus investigaciones, fueron testigos de cómo se materializó un hierro dorado y retorcido bajo sus dedos, surgiendo de repente y que parecía que rayaría la madera del tablero. Un reloj sin cuerda, ni llave para dársela, empezó a girar sus manecillas recorriendo las 24 horas en un par de minutos. Las lámparas de arañas de cristal se movían de un lado para otro en intensos vaivenes, destacando el hecho de que en ciertas ocasiones, se movían los chupones de uno solo de los lados de la lámpara, mientras el resto permanecían inalterables. Entre otros fenómenos más que sucedían en el Baúl del Monje podemos destacar que los grifos del comercio se abrían solos, en ocasiones parecía como si se cayera una vajilla contra el suelo, muchas otras veces surgía un olor (clariesencia) a podrido que se transformaba en un aroma a rosas increíble. Relacionado con esto último, olía a pelo quemado en el interior de algunos de los armarios del local.

Pasillo del interior del Baúl del Monje (Imagen obtenida por el grupo Hepta).

Un Cristo “errante”.

Entre los mil y un objetos que parecían guardarse en dicha tienda, el que más llamó la atención a los integrantes del Grupo Hepta fue un Cristo de calamina clavado en una madera. En el transcurso de los meses en los que los investigadores estuvieron desplazados en la tienda, el Cristo fue resquebrajando la madera con sus continuos espasmos. Hasta que quedó libre de ella y entonces se dedicó a aparecer y desaparecer misteriosamente en las distintas estancias del loca. Para evitar dichos desplazamientos, el dueño decidió clavarlo directamente en la pared pero para susto de todos, una noche se arrancó de ella ante los ojos de los investigadores y después de recorrer una trayectoria absurda, terminó aterrizando a los pies de Piedad Cavero y Lorenzo Plaza (miembros del Grupo Hepta).

En otra ocasión, un cabecero de cama de madera muy pesado, se atravesó en el dintel de una de las habitaciones impidiendo el paso. Además de esto, desde el techo del cuarto que estaba cerrado al paso, surgió de la nada y se proyectó hacia abajo con mucha fuerza un cortapuros que terminó cayendo sobre la barra de un toallero que había sobre una mesa de cristal. Estas imágenes fueron filmadas en vídeo por el Grupo Hepta, así como también pudieron registrar el ruido que producía el cabecero de la cama al arrastrarse por el suelo sin explicación.

Imagen obtenida por el grupo Hepta en donde se puede observar el Cristo que se desclavó sólo de la pared en donde estaba, volando varios metros antes de caer al suelo.

Otros puntos de la investigación.

A pesar de la espectacularidad de algunos de los fenómenos acaecidos en el Baúl del Monje, los aparatos electrónicos usados durante la investigación en el lugar no captaron grandes anomalías como psicofonías o cambios bruscos de temperatura (termogénesis). Lo único destacable fue una medición de campo (realizada con magnetómetro) de 0,08 gauss en el rincón de una de las saletas del local, algo extraño (prácticamente imposible) puesto que las mediciones más bajas suelen ser de 0,2 gauss.

En cuanto a la investigación psíquica, la famosa sensitiva Paloma Navarrete dictaminó que efectivamente el abogado que tiempo atrás ocupaba lo que entonces era el Baúl del Monje, había fallecido por inhalación de humo pero que antes de su deceso, había protagonizado un altercado con alguien que pretendía la entrega de unos documentos, y que ante la negativa del letrado, le propinó un gran empujón. Navarrete también realizó varios ejercicios de psicometría con los objetos que se materializaron a lo largo de la investigación y que no pertenecían al local. A través de ellos “vio” un salón de principios del Siglo XX en el que dos niñas y un niño jugaban con una caja llena de cristales.

Conclusiones.

Después de muchos meses de investigaciones, el Grupo Hepta barajó varias hipótesis con las que intentar esclarecer los fenómenos extraños que se sucedían en el interior del Baúl del Monje. Barajaron la hipótesis de que el fantasma del abogado fue el artífice de los hechos que ocurrían en la tienda; también que un campo magnético inusual pudiese ser una puerta espacio-temporal que siguiendo los razonamientos de la teoría Rosen-Einstein, se hubiera convertido en un canal por el que transitasen los distintos objetos que aparecían y desparecían repentinamente del local. También se puso sobre la mesa la hipótesis de la impregnación, que podría haber justificado los fenómenos por el cúmulo de distintas experiencias que acumulaban los objetos depositados en el Baúl del Monje.

No obstante, todas estas hipótesis anteriores fueron finalmente descartadas y el Grupo Hepta elaboró una teoría después de saber que el dueño del local había protagonizado fenómenos poltergeist tanto en diversas reuniones como en su anterior puesto de trabajo. En una ocasión las luces del local se encendieron repentinamente cuando el dueño entró en el comercio, por lo que descartando la casualidad, parecía estar relacionado de alguna forma con los hechos misteriosos que ocurrían en su negocio. Los investigadores sin embargo no pudieron realizar un mayor seguimiento del “sospechoso” de provocar estos episodios paranormales por lo que el dueño parece que se llevó con él a otro lado el verdadero misterio de este famoso caso.

El Baúl del Monje desapareció finalmente tiempo después y ya no se encuentra en su antigua y céntrica ubicación de la Calle Marqués de Monasterio de Madrid.

El Grupo Hepta fue fundado en 1987 por el jesuita José María Pilón, licenciado en Filosofía y en Teología. Sol Blanco-Soler (licenciada en Ciencias de la Información), Paloma Navarrete (licenciada en Farmacia y Psicología), Piedad Cavero (experta en medios audiovisuales y empresaria), Lorenzo Plaza (licenciado en Ciencias Físicas y exdirector del Instituto de Óptica) y José Luis Ramos (licenciado en Ciencias Físicas y en Medicina) fueron junto con el padre Pilón sus miembros originales.

Miembros originales del Grupo Hepta.

Programa de Cuarto Milenio en donde se habla en profundidad del caso del Baúl del Monje con varios de los integrantes del Grupo Hepta que allí estuvieron investigando.

http://www.mitele.es/programas-tv/cuarto-milenio/57b0f36ac915da1a258b489c/player 

Fuentes: Revista Más Allá (Monográfico Casas Encantadas), Sol Blanco-Soler, Cuarto Milenio, Grupo Hepta,  elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

OVNI sobre Madrid de 1968

El avistamiento OVNI sobre Madrid del 5 de Septiembre de 1968 es el primer y más documentado caso de este calibre sobre la capital de España. Ese día el Sol estaba a punto de esconderse por el horizonte de la capital cuando un objeto volador no identificado se alza en el cielo. El extraño cuerpo tiene forma de un globo esférico, permanece estático e iluminado. Conforme el tiempo pasa, los conductores y transeúntes madrileños se aglomeran. Nadie sabe de qué se trata. La noche empieza a caer, pero parece imposible retirar la vista del firmamento y el asombro del gentío termina por provocar un gigantesco atasco paraliza Gran Vía.

Dos testigos notifican a las 20:05 horas y a las 20:30 horas al Jefe de Servicio del EMA la presencia “de un objeto muy brillante, con cambios de intensidad luminosa, al Suroeste de Madrid. No hacen referencia a movimiento apreciable, tamaño o forma”. La primera llamada procede del barrio de las Avenidas y en ella se comunica que a una altura de entre unos 40 – 50.000 pies (unos 15.000 metros de altura) hay un objeto muy brillante con cambios de intensidad luminosa. La segunda de las llamadas, realizada 30 minutos después, proviene de la Plaza de Cristo Rey por parte de una señora de la que se desconoce su identidad que asegura “hay un objeto muy brillante con destellos”.

Los vientos de la troposfera superior y la baja estratosfera soplaban del Este y del Sureste respectivamente, mientras que el objeto parecía desplazarse lentamente hasta el sureste. “Ello hace suponer que poseía un movimiento propio, se movía contra el viento o que su altura era mucho mayor”, explicaba el redactor del ABC en su crónica de aquel día. “Indudablemente se trata de un OVNI”, declaraba entonces un portavoz del Observatorio de Meteorología. Según su versión no se trataba de un globo meteorológico, ni ningún globo cautivo experimental, ya que los sondeos realizados desde el aeropuerto de Barajas no lo habían detectado. Tampoco dejó un rastro visible para los aparatos de la base de Torrejón de Ardoz. Ni desde Robledo de Chavela se había podido precisar la identidad del objeto. Lo más extraño de todo era que ni tan siquiera el radar de Paracuellos del Jarama había captado la señal de este OVNI.

Investigación y datos de J. J. Benítez.

El famoso escritor e investigador ufológico Juan José Benítez recabó información sobre este caso que no concuerda en algunos datos (principalmente en la forma del OVNI) con el expediente que el Ejército del Aire hizo a tenor de este caso y del que hablaremos más adelante en sus conclusiones. Según Benítez, el misterioso objeto permaneció sobre los cielos de la capital de España por espacio de 65 minutos. Tiempo más que suficiente como para que pudiera ser observado con prismáticos, telescopios de todo tipo y, por supuesto, fotografiado. Al cabo de ese tiempo, la “pirámide flotante” desapareció por detrás de una nube. También asegura Benítez que la Fuerza Aérea Española sacó a un caza F-104, que se dirigió hacia el objeto. Cuando el reactor había llegado a los 50.000 pies (unos 15.000 metros) de altura, el piloto comunicó que el ovni se hallaba mucho más arriba y que regresaba a la base puesto que se le agotaba el combustible. El informe del piloto militar fue ratificado por otro avión que volaba a 36.000 pies (unos 11.000 metros) de altura. Y según mis noticias, las pantallas de radar del Ejército del Aire llegaron a precisar que el OVNI se movía muy lentamente.

Lockheed F-104 Starfighter del Ejército del Aire español.

Según J. J. Benítez, el objeto pudo ser observado también desde el observatorio astronómico de Madrid. Allí, un periodista dio fe de la “luz cegadora” que emitía el ovni. “Su forma, afirmaron desde el observatorio, es triangular. A primera vista parece sólido por una de sus caras, aunque resulta traslúcido por otros lados”. Desde zonas próximas a Madrid, como fue el caso de la estación meteorológica de Cuenca, el objeto pudo ser observado también con claridad y por espacio de varias horas. Días después de este avistamiento se produjeron muchos más a lo largo de la geografía española, entre ellos el de un farmacéutico que en su regreso por carretera a Dueñas (Palencia) dijo haber sido seguido durante varios kilómetros por un objeto con forma ovoide, silencioso y que emitía distintos colores.

Fotografía realizada por un testigo del OVNI que surcó el cielo de Madrid el 5 de Septiembre de 1968.

Expediente oficial del Ejército del Aire.

En el expediente (681211A) desclasificado por el Ejército del Aire en relación a este caso concreto se afirma lo siguiente: “No se aprecian datos que introduzcan suficientes elementos de extrañeza en la observación como para descartar la hipótesis de que se trata de un astro brillante (Venus). El hecho de que una observación tan poco significativa sea comunicada a un organismo oficial podría indicar que la apreciación subjetiva del tamaño de la luz era inusualmente grande, aunque parece mucho más probable que se deba a la psicosis generalizada durante 1968 en torno a la aparición de OVNIS”.

El expediente se refiere a la “ola” de OVNIS sobre España de 1968, la cual fue tan intensa que en ese mismo otoño, la oficina de prensa del Ministerio del Aire Español hacía pública una nota en la que solicitaba a cuantos ciudadanos pudieran ser testigos de uno de estos objetos, lo comunicara al correspondiente Sector Aéreo. Aquella nota oficial iba a ser el primer “reconocimiento” indirecto por parte de las autoridades aeronáuticas hispanas de la existencia de los OVNIS. Cabe destacar que en otro informe oficial fechado el 3 de Junio de 1967, el Ejército del Aire explicaba el intento de interceptación de otro OVNI con forma de “pirámide” por parte de dos Sabres (F-86) españoles.

Según el diario La Vanguardia de 7 de Septiembre de 1968 el Ministerio del Aire dio en aquellas fechas la explicación de que el OVNI había sido en realidad una sonda meteorológica de forma tetraédrica: “Aunque se carece de datos fidedignos, parece ser que podría tratarse de una sonda meteorológica para el estudio de la baja mesosfera (capa de la atmósfera terrestre que se extiende entre los 50 y los 80 kilómetros de altitud aproximadamente), zona de interés para futuros vuelos supersónicos”. En este punto resulta llamativo que la explicación dada en su día por el Ministerio del Aire no coincide con las conclusiones plasmadas en el expediente correspondiente a este caso.

Este avistamiento OVNI permanece sin una explicación firme a fecha de hoy y sigue siendo uno de los grandes clásicos de la ufología española.

Varios testigos del OVNI visto en Madrid la tarde del 5 de Septiembre de 1968.

Fuentes: ABC, El Mundo, La Vanguardia, planetabenitez.com, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Río verde

Remanso de paz escondido entre luces y sombras (en verde).

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Aranjuez).

 
4 comentarios

Publicado por en 26 julio, 2017 en Mis Fotografías, Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

biblioteca-del-real-monasterio-de-san-lorenzo-de-el-escorial

Sabiduría y conocimiento de siglos en papel y tinta añeja.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial).

 

Etiquetas: , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: