RSS

Archivo de la etiqueta: Extraterrestres

Caso OVNI de McMinnville

El 11 de Mayo de 1950, entre las 7:30 – 7:45 de la tarde (hora local), la señora Trent daba de comer a sus conejos. La granja de Paul Trent se levanta a cosa de 18 kilómetros al Suroeste de la ciudad de McMinnville (Daytona), en el estado norteamericano de Oregón (Estados Unidos).

Se trata de una región principalmente agrícola, elevada a 70 metros sobre el nivel del mar y con viviendas alejadas entre sí varios centenares de metros. Aquella tarde de frío el tiempo se presentaba húmedo, con una capa de nubes a unos 1.500 metros de altura. La señora Trent se encontraba en el patio trasero de la granja cuando vio “aquello”. Su marido, según declaró, estaba en el interior de la casa.

“Comencé a gritar a mi marido”, cuenta la señora Trent, “pero no me oía. Así que corrí hasta la casa. Paul hacía no sé qué en la cocina. Salimos al exterior y el objeto seguía allí, hacia el Noreste”. Paul finalmente tomó su máquina cargada con un rollo de película pancromática de la que únicamente quedaban disponibles cuatro disparos más. “Rebobiné el film tan rápido como pude y al intentar la segunda toma me di cuenta de que el OVNI había cambiado su posición. Ahora se movía hacia el Norte, aumentando su velocidad. Así que no tuve más remedio que girar hacia la derecha”, según contó el propio Trent. Tras la segunda fotografía, no hubo tiempo para más, el OVNI se alejó despareciendo en el horizonte.

paul-trent

Paul Trent, autor de las fotografías.

Los testigos describieron el objeto como un “paracaídas” de gran tamaño al que le hubieran sacado las cuerdas. Era de color plateado y bronce, muy brillante, con ese toque ligero como bronceado en la parte inferior-. El matrimonio insistió mucho en esta diferenciación de tonalidades: Plateada en la parte superior y dorada o bronce en la inferior.

Entre uno y otro disparo transcurrieron unos 30 segundos, según estimación del fotógrafo. En ese lapso de tiempo, el OVNI siguió moviéndose muy lentamente, sobrevolando el lugar, para luego cambiar su curso y orientación de forma algo compleja. Modificó su dirección, ladeándose justo antes de alejarse. La señora describió ese movimiento como un “ondulación y no como una rotación”. El propio Paul Trent aseguró sentir una ligera brisa proveniente del OVNI en el momento en que realizó el primer disparo, la brisa desapareció cuando el objeto quedó estabilizado.

Ninguno de los testigos vio humo, fuego o escapes de gas, ni siquiera escucharon ruido alguno. Según la señora Trent, el OVNI debía de medir unos diez metros de diámetro, pero ninguno de los testigos se arriesgó a pronunciarse en cuanto a la velocidad del mismo y tampoco a la distancia a la que se encontraba el mismo de la casa.

mcminnville-ovni1

mcminnville-ovni2

Fotografías del OVNI de McMinnville.

Una vez reveladas las fotos días después, los Trent prefirieron no darle excesiva publicidad al caso, a excepción de un reducido grupo de familiares. El propio Trent llegó a comentar que “temía las molestias con el Gobierno y los posibles disgustos con los periodistas”. El caso pareció quedar oculto hasta que un periodista del Telephone Register, Bill Powell, supo de las fotografías a través de dos banqueros (Ralph y Frank Wortman) de la ciudad de McMinnville. Powell fue a hablar con los testigos del caso y también para solicitar los negativos. Finalmente el 8 de Junio de 1950 se publicó la historia en el Telephone Register, fotos incluidas.

telephone-register-ovni

Artículo del Telephone Register sobre el OVNI de McMinnville.

A raíz de dicha publicación, el caso alcanzó fama mundial, apareciendo en numerosos periódicos más, agencias de noticias e incluso en la revista Life.

Años más tarde la conocida como Comisión Condon perteneciente a las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y encargada principalmente del esclarecimiento del fenómeno OVNI, lanzó un informe en el que aseguraba que los negativos obtenidos por Paul Trent no habían sido manipulados. El brillo del cielo era el correcto según las coordenadas y orientación que Paul Trent había dicho y también quedó descartada la hipótesis del lanzamiento de una maqueta. La Comisión Condon puntualizó: “Es uno de los pocos informes sobre OVNIS en el cual todos los factores estudiados, ya sean geométricos, psicológicos y físicos, están en perfecto acuerdo con la hipótesis según la cual un extraordinario objeto volante plateado, metálico, en forma de disco, de unos diez metros de diámetro y evidentemente artificial, fue observado por dos testigos”. Después de otros análisis más, la Comisión Condon afirmó que el objeto debió de estar a unos 400 metros de distancia de los testigos, descartando totalmente el mencionado anteriormente lanzamiento de una maqueta o un objeto sujeto por una cuerda.

mcminnville-ovni-ampliacion

Ampliación de las dos fotografías del OVNI de McMinnville.

El caso ya clásico del OVNI de McMinnville es a fecha de hoy uno de los más conocidos y emblemáticos de la ufología y a la vez uno de los más misteriosos y difíciles de desprestigiar por los escépticos. A día de hoy la incógnita de un avistamiento excepcional prosigue.

Fuentes: Los Visitantes (JJ Benítez), elaboración propia.

 

 

Etiquetas: , ,

El caso de los suicidas de Terrassa

El caso de los suicidas de Terrassa conmocionó a España a principios de los años 70. Los protagonistas de tan extraña y triste historia son José Félix Rodríguez Montero (de 47 años, nacido en 1925 en Sevilla) y Juan Turú Vallés (de 21 años, nacido en 1951 en Terrassa). Rodríguez Montero, muy interesado por lo paranormal y más en concreto por el fenómeno OVNI y vinculado al grupo UMM de Madrid, había creado una filosofía mística de contactismo con alienígenas que a la larga le llevaría a su fatídico final. Además, el investigador Josep Guijarro afirma que José Félix Rodríguez había sido receptor de algunas cartas directamente relacionadas con el controvertido caso UMMO (Caso de la Mano Cortada). Turu Vallés era un joven amante del fenómeno OVNI el cual ya había realizado investigaciones de casos importantes ufológicos de la región como el OVNI de Matadepera el 29 de Enero de 1969, en donde una supuesta nave alienígena dejó huellas de su aterrizaje. Además había formado el grupo IONI (Investigación de Objetos No Identificados) y también formó parte del CEI (Centro de Estudios Interplanetarios). Ambos hombres se habían conocido a través de un recorte publicado en la revista Algo en Mayo de 1972, poco menos de un mes antes de que sus cuerpos fuesen hallados en las cercanías de las vías de tren del kilómetro 335 del ferrocarril que une Terrassa con Barcelona, más concretamente en el apeadero de Torrebonica, hoy en desuso.

Suicidas de Tarrasa

José Félix Rodríguez Montero y Juan Turú Vallés.

En efecto, el 20 de Junio de 1972 los cuerpos sin vida de José Félix Rodríguez y el Juan Turú fueron encontrados por la policía con las cabezas separadas del tronco, las ruedas de un tren las había seccionado sin más dificultad. Sobre el pecho de Turú se halló una nota que rezaba lo siguiente: “Los extraterrestres nos llaman. Pertenecemos al infinito. WKTS 88”. ¿Cómo es posible que a pesar del impacto que debieron recibir ambos hombres por parte del tren, uno de ellos conservase sobre su cuerpo dicha nota solamente sujeta por el peso de sus manos?. Nota la cual además se encontró sin ningún rastro de sangre. Investigadores policiales afirmaron años más tarde que lo más posible es que otras personas hubiesen participado de alguna manera de dicho “ritual”. A este respecto, investigadores como Manuel Carballal aseguran que los suicidas habrían estado “al menos” acompañados de otras tres personas más; el psicólogo, periodista y escritor Sebastià d’Arbó aseguró que ambos hombres estuvieron acompañados de otras siete personas más. En el mismo lugar del suceso se halló un algodón en la mano de José Félix Rodríguez, algodón que algunos investigadores afirman que podía haber contenido cloroformo o éter con el que ambos hombres habrían quedado adormecidos mientras el tren se aproximaba hacia ellos.

Así pues parece ser que ambos suicidas una vez en el lugar habrían colocado su cabeza sobre la vía del tren, puestos en paralelo y mirando al cielo hacia Júpiter, el cual era perfectamente visible esa noche. Los dos hombres debieron escuchar al menos durante dos minutos acercarse el tren hacia el apeadero de Torrebonica, lugar donde José Félix Rodríguez y Juan Turú decidieron poner fin a sus vidas. Según el investigador Manuel Carballal, las terribles heridas en el cuerpo de Juan Turú harían suponer que quizá debió arrepentirse en el último momento y haberse incorporado, pero sin tiempo a esquivar el tren, siendo golpeado por el mismo y despedido a varios metros de distancia. Esta teoría refuerza el hecho de que alguien más habría estado acompañando a ambos suicidas en el apeadero de Torrebonica, alguien que además habría colocado la famosa nota sobre el cuerpo Juan Turú.

Cabe destacar en este punto que el propio José Félix Rodríguez, apodado “El Venusino”, creó en su persona la idea de un enviado extraterrestre (WKTS), capaz de viajar astralmente hasta Júpiter y de convencer a sus amistades para que lo acompañasen. En dicho apeadero de Torrebonica y en sus alrededores se suicidaron de una manera similar varias personas más (se llega a decir que unas 18), la mayoría de ellas de un perfil similar, por lo que la policía llegó a pensar que en dicha zona existía (aunque nunca pudo probarse) algún tipo de secta ufológica de carácter destructivo, algo parecido a lo que posteriormente sucedió en la tristemente célebre secta Heaven’s Gate.

Lo que parece probado a fecha de hoy por las cartas póstumas manuscritas por los propios José Félix y Juan Turú y que recibieron familiares y amigos, es que ambos hombres creían que la vida en la Tierra iba a extinguirse en poco tiempo por acción de entidades alienígenas que provocarían un apocalipsis mundial. Esta creencia tiene su origen principalmente en José Félix, el cual estaba convencido de recibir mensajes de extraterrestres provenientes de Júpiter anunciando el fin del mundo.

Apeadero de Torrebonica

Apeadero de Torrebonica.

Noticia suicidas de Tarrasa

La expectación por estas muertes creció cuando se tuvo conocimiento de que antes de su partida “galáctica”, los dos hombres remitieron una serie de cartas tal y como se ha mencionado anteriormente. Los destinatarios de dichos escritos fueron el ufólogo Marius Lleget, la ONU y dos amigos de Zaragoza, apasionados como ellos a los OVNIS. Lleget se mostraría profundamente dolido al sentirse en parte responsable por la trágica muerte de aquellas dos personas. Marius Lleguet posteriormente intento suicidarse dos veces, acabando en un psiquiátrico por espacio de un año para recibir tratamiento.

El escrito que recibió Lleget rezaba así:

Señor. Hace ya algún tiempo que tenemos contacto directo con esos seres que, de una forma u otra, usted y todos los terrícolas han estudiado: los extraterrestres. Nos han ido mutando lentamente, aunque no en las mismas fechas; empero, ahora entienden, como nosotros, que somos unos extraños en este planeta. De ahí que nos LLAMAN, y que nosotros, identificados hace tiempo como amigos suyos, PARTAMOS con la alegría más inmensa que jamás soñáramos. Nos dirigimos al CENTRO GALÁCTICO.

En nuestro domicilio encontrará usted algunos apuntes, datos y notas que le servirán para enseñar al terrícola incrédulo (usted no lo es) que la VIDA PENSANTE se expande por todo el INFINITO UNIVERSO DEL INDEFINIBLE DIOS (…)

SABEMOS que nos creerá usted al instante de leernos, ya que si lo que nos hubiera apasionado hubiese sido la popularidad, hace ya tiempo que la tendríamos.

Un saludo kósmico.

W.K.T.S. 88.

Carta a la ONU:

Señores: Estamos estudiando vuestro planeta desde tiempos remotos, y con nuestro grado de cerebración, incomparable al del terrícola, no concebimos el estadio estancado en que se halla el hombre. La comedia que observamos continuamente en ese planeta, cuando ya algunos terrícolas han llegado a otro mundo, es inconcebible. Nuestra intervención en la historia terrícola no ocurrirá hasta que la Humanidad presente se haya autodestruido, lo que no tardará trescientos años; será entonces cuando intervendremos en la historia del plantea, para que surja el nuevo hombre cósmico. De ahí que no tengamos ningún mensaje espacial para la solución de vuestros graves problemas. Inevitablemente iréis a la autodestrucción; de ahí que sigáis hasta entonces con vuestra comedia, con vuestra hipocresía, con vuestra tiranía.

W.K.D.K. por medio de W.K.T.S. 88.

Es para que se entregue en la ONU. Nos han encomendado que lo efectúe usted.

Carta a sus amigos de Zaragoza:

Terrassa, 19 de Junio de 1972.

Amadeo Romanos y Labay.

Zaragoza.

Amigos: Sabéis que el tema de los OVNIS nos apasiona como a vosotros. Y esto desde hace mucho tiempo. Lo que no sabéis es el CONTACTO DIRECTO que desde el año 1970 tenemos con ELLOS.

Al recibir esta carta, seguramente que por algún medio de información sabréis que estamos con ELLOS, pues nos han llamado, ya que nuestra MUTACIÓN ES TOTAL y nos encontramos en la Tierra como dos Seres Extraños.

Sabemos que os hubiera gustado conocer todo esto, pero la popularidad no nos cae bien. Si ELLOS pensaran de la misma forma que los terrícolas, ¿no creéis que serían los más populares de nuestro Sistema Solar? De la misma forma teníamos que proceder nosotros.

Nos dirigimos al Centro Galáctico.

En nuestra biblioteca existen una serie de libros de literatura kósmica que os cedemos con el mayor placer, a fin de que estudiéis e investiguéis al máximo y, ¿quién sabe? Si algún día también os llamaremos.

Un saludo kósmico.

W.K.T.S. 88.

Recorte Suicidas Tarrasa

Algunos investigadores han querido conectar este suicidio con otro protagonizado por Juan José Gómez Vargas de 18 años y Francisco Saureu Prim de 16. Ambos jóvenes se suicidaron el 2 de Abril de 1978 en Lleida de una forma muy similar en las vías del tren, agarrándose de las manos y esperando el fatal desenlace. Nunca se supo las verdaderas razones que llevaron a estos jóvenes a tan desgraciado final pero se especuló en que sus motivaciones podrían haber sido similares a las de José Félix y Juan Turú. Los cuatro suicidas habían frecuentado tiempo antes de morir la relativamente aislada población de Tivissa (Tarragona), lugar en donde eran frecuentes los avistamientos de OVNIS (principalmente extrañas luces en el cielo), y en donde existía la creencia de la existencia de una especie de puerta dimensional, por lo que este municipio se convirtió en un punto de encuentro clave de creyentes de la ufología y de supuestos contactados de la época.

En este caso como en otros tantos de fenomenología extraña o paranormal, algunas fuentes difieren de otras, habiéndose expandido multitud de bulos, leyendas o informaciones sesgadas. También se lanzaron al aire muchas hipótesis respecto a este caso: Suicidio, asesinato, hombres de negro implicados, incluso un crimen cometido por extraterrestres… Teorías para todos los gustos, muchas de ellas sin ningún tipo de fundamento. El primo del mayor de los suicidas llegó a decir que existen grabaciones del propio José Félix Rodríguez entrando en trance y hablando supuestamente por boca de los extraterrestres, llegando incluso a levitar en dichos trances. La policía parece que encontró notas escritas por Juan Turú en las que se podían leer: “Llegados a Júpiter nos reciben varios seres. Nos dan la bienvenida y paseando por una ciudad veo un autotren que va lo mismo por el aire que por la tierra”.

El cineasta catalán Óscar Aibar en el año 2003 realizó una película donde se recrea este caso, titulada Platillos volantes. Los actores Ángel de Andrés y Jordi Vilches dan vida a los dos suicidas.

Platillos Volantes

Programa de Milenio 3 en donde se trata el caso de los suicidas de Terrassa.

Ir a descargar

Programa de La Sombra del Espejo en donde se habla en profundidad del caso de los suicidas de Terrassa.

Ir a descargar

Fuentes: Milenio 3, El Ojo Crítico, Contacto con la Creación, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , ,

Kenneth Arnold, primer avistamiento OVNI en Estados Unidos

Kenneth A. Arnold (29 de Marzo de 1915, Sebeka (Minnesota) – 16 de Enero de 1984, Bellevue (Washington)) fue un piloto privado de Boise, Idaho. El conocido como “avistamiento OVNI de Kenneth Arnold” ocurrió el 24 de Junio de 1947, cuando el piloto privado Kenneth Arnold volando en su avioneta afirmó ver una cadena de nueve brillantes objetos voladores no identificados volando más allá de Mount Rainier (Monte Rainier) a velocidades que Arnold estimó en un mínimo de 1.200 millas por hora (1.932 kilómetros/hora). Este fue el primer avistamiento de post-guerra en los Estados Unidos, obtuvo además la cobertura de noticias en todo el país y se le atribuye ser el primero de la era moderna de avistamientos de OVNIS, incluyendo numerosos reportes en las siguientes dos a tres semanas. La descripción de los objetos de Arnold también condujo a la prensa a acuñar rápidamente los términos platillo volante y el disco volador, términos descriptivos como populares y ya clásicos para el fenómeno OVNI.

Kenneth Arnold

Avistamiento.

El 24 de Junio de 1947, Arnold volaba de Chehalis (Washington) a Yakima (Washington) en un CallAir A-2 en viaje de negocios. Hizo un breve desvío después de enterarse de una recompensa de $5,000 por el descubrimiento de los restos de un avión de carga C-46 que se había estrellado cerca del Monte Rainier. El cielo estaba completamente despejado y había un viento suave.

Unos minutos antes de las 3:00 p.m. a aproximadamente 2.800 metros de altura y cerca de Mineral (Washington), renunció a la búsqueda del C-46 y empezó a dirigirse hacia el Este, hacia Yakima. Entonces vio una luz intermitente brillante, similar a la luz solar reflejada desde un espejo. Con temor de que pudiera estar acercándose peligrosamente a otra aeronave, Arnold escaneó el cielo a su alrededor, pero todo lo que pudo ver era un DC-4 a su izquierda y otro detrás de él, a unos 24 kilómetros de distancia.

Unos 30 segundos después de ver el primer brillo de luz, Arnold vio una serie de destellos brillantes en la distancia a su izquierda, al Norte del Monte Rainier, que estaba entonces a 40 kilómetros de distancia. Pensó que podrían ser unos reflejos sobre las ventanas de su avión pero descartó esta posibilidad. Los reflejos provenían de objetos voladores. Volaban en una formación en cadena larga, y Arnold por un momento consideró que podría tratarse de una bandada de gansos, pero rápidamente descartó esta posibilidad por una serie de razones, incluyendo la altitud, destello brillante, y, obviamente, una velocidad muy rápida. Entonces pensó que podría ser un nuevo tipo de avión y comenzó a buscar fijamente una cola y se sorprendió de que no podía encontrar ninguna.

Las luces se acercaron rápidamente a Rainier y luego pasaron por delante, por lo general se veían muy oscuras de perfil en contraste con la nieve blanca y brillante que cubría la montaña, pero de vez en cuando los objetos todavía emitían destellos de luz brillante mientras volaban de forma errática. Arnold comentó que a veces al ver su borde, parecían tan delgados y planos que eran prácticamente invisibles. Según Jerome Clark, Arnold los describió como una serie de objetos con formas convexas, delgados y planos, redondeados en el frente pero cortados por atrás, más o menos como un plato, un disco o un bumerán; aunque más tarde se reveló que uno de los objetos se diferenciaba del resto por tener forma de media Luna. Varios años más tarde, Arnold comparó su movimiento con el de platillos saltando sobre el agua, sin comparar sus formas reales de platillos, pero las frases iniciales de él, comparó su forma con la de un “platillo”, “disco”, “tarta de pan”, o “media Luna”, generalmente convexa y delgada. En un momento dado, Arnold dijo que voló detrás de un pequeño pico de Rainier y brevemente desaparecieron. Conociendo su posición y la posición del pico (no especificado), Arnold colocó su distancia mientras volaban pasando Rainier en alrededor de 37 kilómetros.

Arnold se dio cuenta de que los objetos tendrían que ser bastante grandes para ser vistos sus detalles a esa distancia y, más tarde, después de comparar notas con una tripulación de United Airlines que tenía un avistamiento similar 10 días más tarde, se coloca el tamaño absoluto como más grande que un avión de pasajeros DC-4 (superior a 30 metros de longitud). Los analistas de la Fuerza Aérea serían más tarde estimarían el tamaño en unos 85 metros, basado en el análisis de los recursos humanos de la agudeza visual y otros detalles de puntería (como distancia estimada).

Arnold dijo que los objetos se agrupaban, “en una diagonal escalonada hacia abajo”. Arnold dijo que los objetos también se balanceaban de lado a lado, “como la cola de una cometa china”, como él mismo indicó más adelante, lanzándose a través de los valles y alrededor de los picos de las montañas más pequeñas, dejando a su paso destellos cegadores al reflejar la luz del Sol. El encuentro le dio una “sensación extraña”, pero Arnold sospechó que había visto los vuelos de prueba de un nuevo avión militar de Estados Unidos.

A medida que pasaban los objetos por el Monte Rainer, Arnold volvió su avión hacia el Sur en un curso más o menos paralelo. Fue en este punto que abrió la ventanilla de su lado y comenzó a observar los objetos sin la posible obstrucción y los reflejos del cristal. Los objetos no desaparecieron y continuaron moviéndose muy rápidamente hacia el Sur, de forma continua hacia adelante de su posición. Curioso acerca de su velocidad, aseguró que los objetos volaron desde el Monte Rainer al Monte Adams (separados por 80 kilómetros) en el que desaparecieron de la vista, en un minuto y cuarenta y dos segundos, de acuerdo con el reloj en su tablero de instrumentos. Cuando más tarde tuvo tiempo para hacer el cálculo, la velocidad de dichos objetos sería entonces de unos 2.700 kilómetros por hora. Esto era alrededor de tres veces más rápido que cualquier aeronave tripulada en 1947. Sin saber exactamente a la distancia donde los objetos desaparecieron de la vista, Arnold redondeó de forma conservadora y arbitrariamente esto a 1.900 kilómetros/hora, siendo más rápido que cualquier aeronave que se sepa, además tuvo que romper la barrera del sonido. Fue esta supersónica velocidad, además de la forma inusual de platillo o disco que pareció captar la atención del público.

Localización Kenneth Arnold OVNI

Localización de la avioneta de Kenneth Arnold y los objetos avistados por él.

Kenneth Arnold recreación

Recreación del avistamiento de Kenneth Arnold.

Arnold comparte la historia.

Arnold aterrizó en Yakima aproximadamente 4:00 p.m. y rápidamente le dijo a su amigo y gerente general del aeropuerto de Al Baxter la historia increíble de la que había sido testigo, y en poco tiempo, todo el personal del aeropuerto supo lo que había cotado Arnold. Se refirió a la historia con el personal, y más tarde escribió que Baxter no le había creído.

Arnold voló a un espectáculo aéreo en Pendleton (Oregón), sin saber que alguien en Yakima había telefoneado para decir que Arnold había visto unos nuevos y extraños. Fue en este momento que Arnold estudió sus mapas, determinó la distancia entre el Monte Rainier y Monte Adams, y calculó la velocidad bastante sorprendente de los objetos. Les contó la historia a varios amigos pilotos, y escribió a la inteligencia de las Fuerzas Aéreas de que no se burlasen o rieran de él. Se sugirió que tal vez había visto misiles guiados o algún prototipo nuevo, aunque Arnold sintió que esta explicación era inadecuada. También escribió que algunos ex pilotos del Ejército le dijeron que habían sido informados antes de entrar en combate de que “podían ver objetos de forma y diseño similares a los que he descrito y se me aseguró que no estaba soñando y no me había vuelto loco”.

Arnold no fue entrevistado por la prensa hasta el día siguiente (25 de Junio), cuando fue a la oficina del East Oregonian de Pendleton. Cualquier escepticismo de los reporteros se evaporó cuando fue entrevistado largamente Arnold. El historiador Mike Dash afirmó: “Arnold tenía los ingredientes de un testigo fiable. Era un hombre de negocios respetado y experimentado piloto… y parecía contar sin exagerar lo que había visto, ni añadió detalles sensacionales a su informe. También dio la impresión de ser un observador cuidadoso… Estos detalles impresionaron a los periodistas que lo entrevistaron y dieron credibilidad a su informe”.

Chicago Sun Kenneth Arnold

Chicago Sun del 26 de Junio de 1947 en donde se da la noticia del avistamiento de “objetos supersónicos” por parte de Kenneth Arnold. Es posible que en esta noticia apareciese por primera vez la palabra “platillo volador”.

Arnold pronto se quejó de los efectos de la publicidad en su vida privada. El 27 de Junio fue entrevistado diciendo: “No he tenido un momento de paz desde la primera vez conté la historia”. Luego afirmó que un predicador le había llamado y le dijo que los objetos que veía eran “precursores del fin del mundo” y que el predicador estaba preparando a su congregación “para el fin del mundo”. En otro encuentro, Arnold estremecido comentó que una mujer en un café de Pendleton se fijó en él y salió gritando: “Ahí está el hombre que vio a los hombres de Marte.” Ella se quedó sollozando, diciendo que tendría que hacer algo por los niños.

Luego agregó que: “Todo esto se ha ido de las manos. Quiero hablar con el FBI o alguien. La mitad de las personas que me miran lo hacen una combinación de Einstein, Flash Gordon y excéntrica. Me pregunto lo que mi esposa piensa cuando vuelva desde Idaho”.

Si analizamos lo descrito por Kenneth Arnold, veremos que tenía claro aparentemente lo que vio. Empezaron por llamarle la atención con un reflejo producido en una superficie metálica, de tal modo que se pensó que tendría otra aeronave muy cerca y la intentó divisar. “Volaban como un platillo si usted lo lanza a la superficie del agua”. Volaron en una formación definida, pero irregularmente. Como los describí por aquel entonces, su vuelo era como los barcos en un agua brava o similar a la cola de una cometa china y le considero como si planearan contra el viento. O sería quizás la mejor descripción de sus características de vuelo como muy similares a una formación de gansos, algo como en una línea diagonal, como si fueran unidos. Como lo puse a los periodistas en Pendleton, Oregón, volaron como un platillo si usted lo lanza a la superficie del agua”. Pero el periodista confundió la característica de su vuelo, con la forma de los objetos. Este error, sumió a Kenneth Arnold en una gran frustración durante toda su vida y no se cansó nunca de intentar enmendar el error literario del periodista.

Montreal Gazette Kenneth Arnold

Montreal Gazette del 16 de Junio de 1947.

Arnold habla de posible origen no terrestre.

El 7 de Julio de 1947, en un artículo de la Associated Press, Arnold dijo que había recibido cantidades de cartas de admiradores con ganas de ayudar a resolver el misterio, en ninguna de ellas se le llamaba “excéntrico”. Al igual que el predicador del fin del mundo que habló con anterioridad con Arnold, muchos de los escritores de cartas hablaron una interpretación religiosa de su avistamiento. Pero otros, dijo, “sugieren que los discos eran los visitantes de otros planetas”. Arnold añadió que había comprado una cámara de cine, que ahora llevaría con él en cada vuelo, con la esperanza de obtener una prueba fotográfica de lo que había visto.

Arnold fue entrevistado por el Chicago Times: “… Kenneth Luis Arnold Luis… no está tan seguro que esos extraños artilugios estén hechos en este planeta. Arnold… dijo que esperaba que los dispositivos fueran realmente el trabajo del Ejército de Estados Unidos. Pero le dijo al Times en una conversación telefónica: “Si nuestro gobierno no sabe nada acerca de estos dispositivos, a la gente se le debe decir. Hay una gran cantidad de personas aquí que están muy perturbadas. Algunos piensan que estas cosas pueden ser de otro planeta pero no están perjudicando a nadie. Creo que sería lo peor el disparar a uno de ellos, en caso de poderlo hacer. su alta velocidad lo arruinaría por completo…” “Arnold, que apunta a la posibilidad que estos discos son de otro mundo, dijo, independientemente de su origen, que al parecer se dirigían a algún destino en concreto. El que los controlaba, dijo, obviamente no estaba tratando de hacer daño a nadie. Dichos discos estaban dando vueltas de manera tan abrupta y rodeando los picos que habría sido imposible para los pilotos humanos en el interior de sus aviones de haber sobrevivido a la presión. Por lo tanto, él también piensa que son controlados desde otro lugar, sin importar si es de Marte, Venus, o nuestro propio planeta”.

En un artículo de la Associated Press del 19 de Julio, Arnold reiteró su creencia de que si no fueran Ejército, entonces los objetos eran de procedencia extraterrestre: “El ex nadador y futbolista de la Universidad de Minnesota nos dice sus creencias:

1. Los discos no son de ningún país extranjero.

2. El Ejército podría dar la respuesta si quisieran, “si no tienen la explicación ahora, sin duda podrían hacer algo para averiguarla.

3. Si el Ejército no tiene ninguna explicación para estos discos puede ser, y sé que esto suena loco, porque son de otro planeta.

Arnold haría declaraciones similares cuando fue entrevistado por el periodista Edward R. Murrow en 1950.

En Abril de 1949, en un artículo escéptico en el Saturday Evening Post titulado “Lo que usted puede creer sobre platillos volantes”, Arnold fue asimismo citado: “Desde mis primeras observaciones y el informe de los llamados discos voladores, he gastado una gran cantidad de dinero y tiempo a investigar a fondo el tema… No hay duda en mi mente, de que estos objetos son aviones de un diseño extraño y de un material que es desconocido para la civilización de esta tierra”.

El artículo continúa diciendo: “Arnold mismo ha estado llevando a cabo una campaña en solitario para demostrar que vio algo fuera de lo normal ese día sobre el Monte Rainier… Arnold ha escrito otros artículos para Fate, uno de ellos titulado Luces fantasma sobre Nevada, y otro Están los Visitantes Aquí. En este último, se discute sobre el informe de un pescador que vio unas esferas de color púrpura extrañas con ojos de buey y que maniobraban sobre el río Corona, en Ontario, Arnold escribió: “Una vez más, podemos estar seguros de que estos globos de color azul-verde-morado canadienses no son meteoros, ni son fragmentos de un cometa o Venus. Entonces, ¿qué son?, ¿naves espaciales de otro mundo?”.

Es evidente que Arnold se inclinaba fuertemente desde el principio a la hipótesis extraterrestre para explicar lo que él y otros habían visto.

Kenneth Arnold con una ilustración de uno de los objetos que observó sobre Monte Rainier.

Kenneth Arnold informe FA

Informe de Kenneth Arnold a la inteligencia de las Fuerza Aérea con fecha 12 de Julio de 1947.

Corroboración.

El avistamiento de Arnold fue corroborado en parte por un prospector llamado Fred Johnson en el Monte Adams, que escribió a la inteligencia de la Fuerza Aérea que había visto a seis de los objetos el 24 de Junio más o menos al mismo tiempo que Arnold, había visto dichos objetos a través de un pequeño telescopio. Dijo que eran “redondos y cónicos”, “bruscamente en la parte frontal y con forma oval.” También señaló que los objetos parecían alterar su compás. Una evaluación del testigo por inteligencia de las Fuerzas Aéreas aseguró que creíble. Irónicamente, el informe de Johnson fue catalogado como el primer informe inexplicable OVNI en los archivos de la Fuerza Aérea, mientras que el de Arnold fue desechado como un espejismo, sin embargo, Johnson parecía estar describiendo una continuación del mismo evento que Arnold.

El Portland Oregon Diario informó el 4 de Julio que recibió una carta de un tal L.G. Bernier de Richland (Washington), 180 kilómetros al Este del Monte Adams y 230 kilómetros al Sureste de Monte Rainier. Bernier escribió que vio a tres de los más extraños objetos volar “casi de canto” hacia el Monte Rainier aproximadamente una media hora antes de Arnold. Bernier cree que los tres eran parte de una formación más grande. Indicó que viajaban a alta velocidad: “He visto a un P-38. Aparece aparentemente en un horizonte y luego desapareció en el horizonte opuesto en poco tiempo, pero estos discos sin duda viajaban más rápido que cualquier P-38. Sin duda, el Sr. Arnold los vio a pocos minutos o segundos más tarde, en función de su velocidad”. El día anterior, Bernier también habían hablado con su periódico local, el Richland Washington Villager, y fue uno de los primeros testigos en sugerir orígenes extraterrestres: “Creo que pueden ser visitantes de otro planeta”.

A unos 97 kilómetros al Oeste-Noroeste de Richland en Yakima (Washington), una mujer llamada Ethel Wheelhouse asimismo reportó el avistamiento de varios discos voladores que se movían a velocidades fantásticas al mismo tiempo que sucedía el avistamiento de Arnold.

Cuando la inteligencia militar comenzó a investigar el caso de Arnold a principios de Julio, encontraron a otro testigo en la zona. Un miembro del servicio forestal del estado de Washington que había estado de guardia contra incendios en una torre en Diamond Gap, a 32 kilómetros al Sur de Yakima, dijo haber visto “flashes” a las 3:00 p.m. el día 24 sobre el Monte Rainier (exactamente al mismo tiempo del avistamiento de Arnold), que parecían moverse en una línea recta. Del mismo modo, a las 3:00 p.m. Sidney B. Gallagher en el estado de Washington (posición exacta no especificada) informó haber visto nueve discos de destello brillante por el Norte.

Un periódico de Seattle también menciona a una mujer cerca de Tacoma que dijo que vio una cadena de nueve objetos brillantes volando a gran velocidad cerca del Monte Rainier. Por desgracia, esta breve noticia no era precisa en cuanto a tiempo o fecha, pero indicó que fue alrededor de la misma fecha que el famoso avistamiento de Kenneth Arnold.

Sin embargo, un piloto de un DC-4 alrededor de 24 kilómetros al Norte de Arnold en el camino a Seattle informó no haber visto nada inusual. (Este fue el mismo DC-4 visto por Arnold y que se utiliza para la comparación de tamaño).

Otros periódicos del área de Seattle también informaron de más avistamientos de destellos, se movieron rápidamente objetos de origen desconocido en el mismo día, pero no al mismo tiempo, como el avistamiento de Arnold. La mayoría de estos avistamientos fueron sobre Seattle o al Oeste de Seattle, en la ciudad de Bremerton, ya sea por la mañana o por la noche. En total, hubo al menos otros 16 registros de avistamientos OVNI el mismo día de Arnold en la zona del estado de Washington.

La alerta continúa.

El principal avistamiento que corroboraba de alguna forma lo vivido por Kennet Arnorld se produjo diez días más tarde (4 de Julio) cuando la tripulación de un avión de United Airlines sobre Idaho camino a Seattle también vio de cinco a nueve objetos en forma de disco que seguían su avión durante 10 – 15 minutos antes de desaparecer repentinamente. Al día siguiente, en Seattle, Arnold se reunió con el piloto, Capitán Emil J. Smith, y el copiloto y comparó los detalles del avistamiento. La principal diferencia era que el equipo de United Airlines pensó que los objetos aparecieron en bruto en la parte superior de su aparato. Este fue uno de los pocos avistamientos que Arnold sintió que era fiable, la mayor parte del resto pensaba que era el público el que quería ver otras cosas y dejar correr su imaginación. Arnold y Smith se convirtieron en amigos, se reunieron de nuevo con oficiales de inteligencia de la Fuerza Aérea el 12 de Julio y presentó varios informes de avistamientos, a continuación, se unió a finales del mes de Jului al equipo de investigación del extraño incidente de la Isla de Maury.

Un avistamiento similar de ocho objetos también se produjo en Tulsa (Oklahoma), el 12 de Julio de 1947. En este caso, una foto fue tomada y publicada en el Tulsa Daily World al día siguiente. Curiosamente, el fotógrafo, Enlo Gilmore, dijo que en ampliaciones de la foto, los objetos se parecían béisbol guantes de béisbol. Él era de la opinión de que los militares tenían una flota secreta de aviones. Había sido un oficial de artillería en la Marina durante la guerra, y gracias al uso de información de otro testigo, también un veterano, que realizó una triangulación y llegó a la estimación de que la velocidad del objeto era 2.700 kilómetros por hora, esencialmente las misma estimación que hizo Arnold. Uno de los objetos, dijo, parecía tener un agujero en el medio.

OVNI Tulsa 12 Julio 1947

Fotografía de una formación de objetos similares a los que observó Kenneth Arnold sobrevolando Tulsa el 12 de Julio de 1947 aparecida en el diario Darly World.

Dos o tres fotos de un objeto similar, solitario, fueron tomadas por William Rhodes sobre Phoenix, Arizona, el 7 de Julio de 1947, y apareció en un periódico local de Phoenix y en algunos otros periódicos. El objeto era redondeado en el frente con una media luna trasera. Estas fotos también parecen mostrar algo parecido a un agujero en el centro, aunque Rhodes pensó que era una especie de toldo. Los negativos y copias de Rodhes fueron posteriormente confiscados por el FBI. Sin embargo, las fotos se muestran en posteriores informes de inteligencia de la Fuerza Aérea.

Arnold pronto vio una muestra de las fotos de Rhodes cuando se reunió con dos oficiales de inteligencia de la Fuerza Aérea. Él comentó: “Fue un disco casi idéntico al platillo volante tan peculiar que me ha estado preocupando desde mi observación original. El que se veía diferente del resto y que nunca había mencionado a nadie”. Como resultado, Arnold sintió que las fotos Rhodes eran auténticas.

William Rhodes OVNI

OVNI fotografiado por William Rhodes el 7 de Julio de 1947.

Publicidad y orígenes del término “platillo volante”.

El caso de Arnold fue presentado por primera vez en un par de ediciones de periódicos de la tarde el 25 de Junio, y el 26 de Junio apareció en numerosos diarios de Estados Unidos, Canadá y también extranjeros. Sin excepción, de acuerdo con Bloecher, la historia de Arnold fue inicialmente relacionada con un tono serio, ecuánime. Los primeros reporteros enviados para entrevistar a Arnold fueron Nolan Skiff y Bill Bequette del East Oregonian de Pendleton (Oregón), el 25 de Junio, y la primera historia del avistamiento de Arnold fue escrita por Bequette, apareciendo en el periódico el mismo día. El término “platillo volante” realmente apareció el 26 y 27 de Junio en varios periódicos para describir a los objetos citados por Kenneth Arnold. En un informe del 12 de Julio de las Fuerzas Aéreas se describe a los objetos con “forma de platillo”.

Para complicar aún más las descripciones de formas, un mes después de su avistamiento, Arnold fue a participar en la investigación del extraño incidente de la Isla de Maury. Arnold fue enviado por un editor de revistas de Tacoma para investigarlo, aunque finalmente recayó el esclarecimiento de los hechos en las Fuerzas Aéreas. En una reunión con dos oficiales de inteligencia de dicho cuerpo (los mismos que lo entrevistaron el 12 de Julio y para quien escribió su informe), Arnold reveló por primera vez que uno de los nueve objetos era diferente, siendo más grande y con más forma de media Luna. Fue en este momento que Arnold también se le mostraron las fotos de Rhodes en las que se observa un objeto en forma de media Luna sobre Phoenix, que Arnold consideró auténticos debido a la forma inusual.

Kenneth Arnold OVNI

Kenneth Arnold mostrando la ilustración de uno de los OVNIS que pudo observar sobre Monte Rainier.

Informes generalizados de avistamientos OVNI tras el de Arnold.

En las semanas que siguieron al avistamiento de Arnold, alrededor de cien casos OVNI tuvieron lugar en Estados Unidos y en todo el mundo, muchos de ellos descritos como objetos con forma de platillo. Uno de los avistamientos fue reportado por la tripulación de un avión de United Airlines que divisó nueve objetos discoidales sobre Idaho el 4 de Julio. Este caso generó probablemente muchas más hojas de periódico y cobertura informativa que el del propio Arnold.

En total llegaron a contabilizarse ese año unos 853 avistamientos de platillos volantes de los que se hicieron eco tanto periódicos de Estados Unidos como de Canadá. Para añadir más intriga a estos hechos, el ejército de Estados Unidos señaló que no tenía ningún tipo de aeronave sobre el Monte Rainier en el momento de los hechos que Arnold describió. Sin duda el caso más famoso sucedido en 1947 y uno de los más célebres de la historia de la ufología fue el conocido como Caso Roswell.

En una entrevista de 1950 con el periodista Edward R. Murrow, Arnold informó haber visto objetos similares en otras tres ocasiones, y dijo que otros pilotos que vuelan en el Noroeste de los Estados Unidos habían avistado objetos similares como unas ocho veces. Los pilotos sintieron inicialmente el deber informar de los objetos a pesar de las burlas, dijo, porque pensaban que el gobierno de Estados Unidos no sabía lo que eran. Arnold no afirmó que los objetos eran naves extraterrestres, aunque sí dijo: “Siendo nacido en América, si no es hecha por nuestra ciencia o nuestras Fuerzas Aéreas, me inclino a creer que es de un origen extraterrestre”. Luego añadió que él pensaba que todo el mundo debería estar algo preocupado, pero “yo no creo que sea algo que la gente deba volver histérica”.

Investigación militar de la historia de Arnold.

La conclusión formal pública de la Fuerza Aérea del Ejército era que Arnold había visto un espejismo, a pesar que en el informe realizado por el teniente Frank Brown y el capitán William Davidson se decía que Arnold realmente había visto lo que afirmaba. Avistamientos de OVNIS producidos en esas mismas fechas y posteriores fueron considerados como identificaciones erróneos de globos meteorológicos. El Mayor Edward J. Ruppelt aseguró que una vieja teoría sobre el caso Arnold es que éste confundió la nieve levantada por el viento en los picos del Monte Rainier y alrededores con objetos voladores no identificados.

Explicaciones de escépticos.

La mayoría de las explicaciones de escépticos sugieren a equivocaciones o falsas identificaciones que pudo tener Arnold. El científico Steuart Campbell cree que lo que vio Arnold fue un espejismo, la misma conclusión a la que llegó la investigación militar. Philip J. Klass, ingeniero, periodista e investigador piensa que Arnold pudo haber identificado de forma errónea un grupo de meteoros. James Easton sin embargo fue de los primeros en sugerir que dichos platillos volantes no eran más que una bandada de pelícanos. El historiador Richard Carrier da una versión similar a la de Easton, asegurando que un grupo de gaviotas podría haber confundido a Arnold. Sin embargo, todas estas teorías escépticas pueden ser fácilmente rebatidas según el físico Bruce Maccabee, el grupo de meteoros requeriría una velocidad más lenta y una duración excesivamente mayor, algo no compatible con los avistamientos habituales de meteoritos chocando contra nuestra atmósfera. Igualmente, ningún pájaro puede reflejar la luz del Sol de una manera tan brillante como la que describió Arnold pormenorizadamente.

Bruce Maccabee

Bruce Maccabee en 1993.

El astrónomo y astrofísico Donald Menzel realizó una serie de teorías acerca de lo que Arnold pude observar aquel día sobre Monte Rainier.

En 1953 Menzel sugirió que Arnold nubes de nieve producidas por el viento que soplaba desde las montañas al Sur del Monte Rainier. Según Maccabee, tales nubes tienen un brillo brumoso, no se concuerdan con el potente brillo de espejo descrito por Kenneth Arnold.

En 1963 Menzel propuso que Arnold había visto nubes orográficas u ondas de nubes, algo con no demasiada base ya que el propio Arnold afirmó tajantemente que el cielo estaba completamente despejado aquel día. Además de esto, ninguna nube puede brillar de esa forma o moverse a la altísima velocidad descrita.

En 1971 Menzel dijo que Arnold vio gotas de agua sobre las ventanillas de su avioneta pero esto se contradice con el testimonio del propio Arnold según Maccabee.

El caso Arnold es sin duda uno de los más apasionantes en la historia de la ufología y el que comenzó una era de avistamientos de lo desconocido que, quizá con menor intensidad o publicidad, prosigue hasta nuestros días. Un misterio de difícil explicación pero igualmente apasionante.

Kenneth Arnold

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: ,

El Demonio de Dover

El conocido como Demonio de Dover (llamado así por la escritora Loren Coleman) es una criatura criptozoológica perteneciente a la cultura popular estadounidense. Se le describe como un monstruoso ser enano, con aspecto humanoide aunque de piel grisácea, cabeza gigante, largos dedos, ojos amarillos o verdes y sin boca, nariz u oídos visibles. Aunque en el último avistamiento se describo como ojos anaranjados y andaba a cuatro patas. Fue investigado por criptozoólogos y ufólogos por primera vez tras supuestamente ser visto por seis jóvenes entre el 21 y el 22 de Abril de 1977 en la localidad de Dover, Massachusetts (Estados Unidos). Hay que destacar que una criatura similar, denominada Mannegishi (humanoides de cabeza redonda sin nariz, de piernas largas y flacas y manos con seis dedos que según la leyenda viven entre rocas en los rápidos de ríos y torrentes) existe en la mitología de los indígenas canadienses, y otra también similar denominada Backoo aparece en la mitología de nativos africanos.

demonio-de-dover

El primer avistamiento como tal del Demonio de Dover se produjo en la noche del 21 de Abril de 1977. Bill Bartlett de 17 años conducía su coche junto a dos amigos más a eso de las 22:30 cuando de repente vio un extraño ser escalando un montículo de piedras a un lado de la carretera. Inicialmente pensaron que se trataba de un perro hasta que los faros del vehículo iluminaron a la criatura y pudo ver como la criatura giró la cabeza mirándolo con sus brillantes ojos de color naranja. Efectivamente, su cabeza era de un gran tamaño, con forma de sandía y desproporcionada con el resto del cuerpo el cual era pequeño y con largas y finas extremidades y dedos. El ser además aparentemente carecía de oídos, boca y nariz; tampoco presentaba pelo aunque su piel parecía ser áspera. No rebasaba el metro de altura y solo fue visto por Bill, ya que sus amigos miraban a otra parte del sendero en ese momento.

En concreto Bill Bartlett describió así a la criatura: “Parecía tener el cuerpo de un bebé, con las extremidades exageradamente largas. Su cabeza era desproporcionada en relación con su tamaño, era grande y con una extraña forma como de sandía. Su color, además, era muy pálido, casi blanquecino, y su piel parecía papel de lija mojado. Los dedos de sus manos eran largos y finos, y al ser deslumbrada la criatura se quedó mirando con unos penetrantes, grandes y vidriosos ojos de color anaranjado, que además era lo único que podía distinguirse en su rostro”.

El segundo avistamiento se produjo cuando John Baxter de 15 años se topó frente a frente con la criatura cuando volvía por un camino a su casa. Pensó en principio que era un conocido, entonces lo llamó y no obtuvo respuesta, mientras se iban acercando hasta que se detuvieron ambos a unos metros. El joven preguntó quién era y la criatura semioculta en unos arbustos echó a correr, el joven Baxter siguió al ser por un prado hasta un barranco. La criatura se detuvo mientras lo miraba con sus ojos anaranjados hasta que el joven se dio cuenta que no era bueno quedarse allí y echó a correr. Baxter una vez en casa realizó un dibujo que coincidía con la descripción realizada por Bill Bartlett del monstruo.

demonio-de-dover-google-earth

Vista desde Google Earth del posible lugar de encuentro de John Baxter con el Demonio de Dover.

john-baxter

John Baxter mostrando el dibujó que realizó del Demonio de Dover.

demonio-de-dover-dibujo-john-baxter

Dibujo del Demonio de Dover realizado por John Baxter.

Al día siguiente el Demonio de Dover fue de nuevo visto por Abby Brabham de 15 años y Will Taintor de 18, quien lo acompañaba de vuelta a casa, los cuales se asustaron mucho cuando vieron a la criatura. Taintor era amigo de Bartlett y sabía lo que había visto este la noche anterior. La descripción dada por ambos muchachos coincidía con las dos anteriores, a excepción de que en este caso el ser parecía tener los ojos de color verde.

Cuando los investigadores interrogaron a los testigos, se sintieron impresionados por la conformidad entre sus declaraciones. También se impresionaron cuando el jefe de policía, el director del instituto, los profesores y los padres de los jóvenes dijeron que éstos eran veraces y dignos de toda confianza. Como observó uno de los investigadores, Walter Webb, al terminar su estudio del caso: “Ninguno de los cuatro había tomado drogas ni bebido cuando habían visto aquello, por lo que pudimos saber… Ninguno de los personajes de este asunto hizo el menor intento de acudir a los periódicos o a la policía para dar publicidad a sus afirmaciones. Antes al contrario, sus visiones trascendieron gradualmente. En cuanto a la idea de que los testigos fueron víctimas de alguna broma, esto resulta bastante improbable”.

Estos tres han sido hasta la fecha los únicos avistamientos del Demonio de Dover, nadie lo ha vuelto a ver desde entonces y no se ha podido aclarar si realmente los jóvenes (sin olvidar la posible invención) se toparon con algún animal o con algo mucho más extraño, ya que las descripciones dadas parecen hacer referencia a un ser con características similares y ya conocidas dentro de la ufología cuando se habla de los extraterrestres conocidos como “grises”.

La escritora y experta en criptozoología Loren Coleman, investigó el caso profundamente pocos días después de los avistamientos de 1977 y entrevistó a los testigos. Coleman asegura que este es un caso extraordinario y único, sin conexiones aparentes con otros fenómenos extraordinarios. “Nada como el Demonio de Dover ha sido reportado antes o después de los sucesos de 1977, la criatura no entra en las descripciones del Chupacabras, extraterrestres de Roswell o los duendes que atacaron a una familia en Hopkinsville en 1955”, afirma Coleman.

Cabe destacar que en la zona en donde se produjeron los avistamientos del Demonio de Dover, otras personas aseguran haber visto extrañas criaturas en los bosques aledaños. Mark Sennott y sus amigos afirmaron ver un “demonio” en el estanque del Parque Channing en las afueras de Dover en 1972. Sennott dijo: “No estoy seguro si realmente vimos algo. Pensamos que sí… Vimos una figura pequeña en la profundo del bosque, moviéndose hasta el borde del estanque. Quizá fue un animal pero no lo sabemos”. La policía aseguró a Sennott que lo investigaría pero al final no hubo más noticias de las supuestas averiguaciones policiales al respecto.

En Diciembre del año 2010 circularon de forma viral una serie de imágenes en Internet de una extraña criatura con semejanzas al Demonio de Dover que parecía haber sido captada por un cazador de ciervos en la reserva de Berwick (Louisiana, Estados Unidos). Se dijo que podrían ser campañas publicitarias virales de la película Super 8 o del videojuego Resistance 3 pero nunca llegó a confirmarse este respecto. En la actualidad todo parece indicar que fue un fraude obra de un cazador con talento para los efectos digitales.

monstruo-berwick

Supuesta criatura captada en la reserva de Berwick.

A fecha de hoy prosigue el misterio sobre los tres avistamientos del Demonio de Dover producidos el 21 y 22 de Abril de 1977.

demonio-de-dover

Fuentes: Wikipedia, leyendadeterror.com, todomisterio.com, granmisterio.org, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

Incidente OVNI de Mantell

El Incidente OVNI de Mantell fue uno de los primeros y más publicitados informes OVNI. Rresultó en el accidente y muerte de los 25 años de edad, del piloto de la Guardia Aérea Nacional de Kentucky, capitán Thomas F. Mantell Jr., el 7 de Enero de 1948, mientras se encontraba en su avión persiguiendo un OVNI.

El historiador David M. Jacobs argumenta que el caso Mantell marcó un fuerte cambio en las percepciones públicas y gubernamentales de los OVNIS. Anteriormente, los medios de comunicación trataron a menudo la temática OVNI con una actitud caprichosa o simplista reservado para la noticia tonta de la temporada. Sin embargo, tras la muerte de Mantell, Jacobs señala “el hecho de que una persona había muerto en un encuentro con un presunto platillo volador aumentó dramáticamente la preocupación pública sobre el fenómeno. Ahora una nueva perspectiva trágica entró en el pensamiento acerca de los OVNIS: Podrían ser no sólo extraterrestres, sino potencialmente hostiles también”. Sin embargo, más tarde una investigación por parte del Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, indicó que Mantell pudo haber muerto persiguiendo un globo Skyhook, que en el año 1948 era un proyecto de alto secreto que Mantell desconocía.

Thomas Mantell

Thomas F. Mantell Jr.

Incidente.

Mantell era un piloto experimentado, su historial de vuelos constaba de 2.167 horas en el aire, habiendo sido honrado por su participación en la batalla de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial.

El 7 de Enero de 1948, en el Aeródromo de Godman en Fort Knox, Kentucky, se recibió un informe de la Patrulla de Caminos de Kentucky acerca de un objeto aéreo inusual cerca de Maysville, Kentucky. Informes de un objeto circular en dirección Oeste, de unos 80 – 90 metros de diámetro, fueron recibidos de Owensboro e Irvington.

A eso de las 13:45, el sargento Quinton Blackwell vio un objeto desde su posición en la torre de control de Fort Knox. Otros dos testigos en la torre también informaron de un objeto blanco en la distancia. El Coronel Guy Hix, comandante de la base, informó de un objeto que describió como “muy blanco”, y “cerca de una cuarta parte del tamaño de la Luna llena… A través de los prismáticos que parecían tener un borde rojo en la parte inferior… Permaneció estacionario, hora, aparentemente, por media o una hora”. Observadores del Aeródromo del Condado de Clinton en Ohio describieron el objeto: “Tenía la apariencia de un cono rojo llameante arrastrando, tras de sí una niebla verde gaseosa”, estos testigos observaron el objeto durante unos 35 minutos. Otro observador en el Aeródromo de Lockbourne en Ohio señaló: “Justo antes de desaparecer, estuvo muy cerca del suelo, permaneciendo así durante unos diez segundos, y luego subiendo a un ritmo muy rápido de nuevo a su altura original, de unos 3.000 metros, nivelándose y desapareciendo entre las nubes en dirección 120 grados. Su velocidad era superior a los 800 km/h”.

Cuatro P-51 Mustang del Vuelo C, 165º Escuadrón de Cazas de la Guardia Aérea Nacional de Kentucky, ya en el aire, y uno de ellos pilotado por Mantell, les fue ordenado a acercarse al objeto. Blackwell estaba en comunicación por radio con los pilotos durante todo el suceso.

P-51 Mustang

North American P-51 Mustang.

Uno de los pilotos del P-51 tenía poco combustible, y rápidamente abandonó sus esfuerzos de interceptación. El Capitán Edward J. Ruppelt de la Fuerza Aérea (primer jefe de Proyecto Libro Azul) señala que hay cierto desacuerdo entre los controladores aéreos de cómo Mantell se comunicó con la torre y cuáles fueron sus palabras exactas: Algunas fuentes reportaron que Mantell había descrito un objeto “(que) parece metálico y de gran tamaño”, pero de acuerdo a Ruppelt, otros cuestionaron si Mantell realmente dijo esto.

Los otros dos pilotos que acompañaban a Mantell en la búsqueda del objeto, informaron más tarde de que vieron algo, pero lo describieron como tan pequeño y confuso que no podían identificarlo. Mantell ignoró las sugerencias de que los pilotos debían nivelar su altitud y tratar de ver con más claridad el supuesto objeto.

El teniente Albert Clemmons (uno de los compañeros de búsqueda de Mantell), tenía una máscara de oxígeno, y su oxígeno estaba bajo. Clemmons y el tercer piloto, el teniente Hammond, suspendieron su búsqueda a 6.900 metros de altitud. Sin embargo, Mantell siguió subiendo. Según la Fuerza Aérea, una vez Mantell pasó los 7.600 metros se desmayó debido a la falta de oxígeno (hipoxia), y su avión comenzó a caer en espiral de nuevo hacia el suelo. Un testigo informó más tarde del P-51 de Mantell en un descendiendo de forma brusca, dando vueltas sobre sí mismo. Su avión se estrelló en una granja al Sur de Franklin, Kentucky, en la frontera del estado de Kentucky con el de Tennessee.

Más tarde, los bomberos sacaron el cuerpo de Mantell de los restos del Mustang P-51. Su cinturón de seguridad estaba destrozado, y su reloj se había detenido a las 3:18 de la tarde, el momento de su accidente. Mientras tanto, por las 3:50 pm el OVNI ya no era visible para los observadores de Godman. El incidente Mantell fue reportado por los periódicos de todo el país, y recibió la atención de importantes medios de comunicación. Una serie de rumores sensacionalistas también surgieron sobre el accidente de Mantell. Según el historiador y experto en fenómenos OVNI Curtis Peebles, entre los rumores, aparecieron afirmaciones de que “el platillo volante era un misil soviético, también que la nave extraterrestre había derribado el avión cuando éste se acercó demasiado, que el cuerpo del capitán Mantell fue encontrado acribillado a balazos, que el cuerpo había desaparecido, que el avión había sido completamente desintegrado en el aire o que sus restos era radiactivos”Sin embargo, no hay evidencia alguna para justificar cualquiera de estas afirmaciones, y la investigación de la Fuerza Aérea refutó específicamente algunos de esos bulos, tales como que los restos del aparato estaban radiactivos. El capitán Ruppelt escribió que “yo siempre había oído hablar mucho de la especulación salvaje sobre la condición en la que Mantell se estrelló con su P-51, así que solicité una copia del informe del accidente. Se dijo que… el cuerpo de Mantell no se había quemado, no se desintegró, y no estaba llena de agujeros, los restos del accidente no era radiactivos, ni estaban magnetizados”. Mantell fue el primer miembro de la Guardia Nacional Aérea de Kentucky en morir en vuelo. De acuerdo con John Trowbridge, historiador de la Guardia Nacional de Kentucky: “Hay un verdadero Expediente X en este caso. Mantell vivió casi toda su vida en Louisville, pero nació en un hospital en Franklin, a sólo unas millas de donde fue asesinado”.

Periódico Incidente Mantell

Algunos periódicos de la época informaron de que un disco volador había derribado el avión de Mantell, acabando de esa forma con su vida.

En 1956, Ruppelt escribió que el Incidente Mantell era uno de los tres casos “clásicos” de OVNIS en 1948 que ayudarían a definir el fenómeno OVNI en la mente del público, y ayudaría a convencer a algunos especialistas de inteligencia de la Fuerza Aérea que dichos fenómenos eran un “verdadero”, fenómeno físico. Los otros dos avistamientos “clásicos” en 1948 fueron el Encuentro OVNI Chiles-Whitted y el Incidente de George Gorman.

Accidente Mantell

Restos del avión de Mantell tras el accidente.

Hipótesis de Venus y desestimación de la misma.

El Incidente Mantell fue investigado por el Proyecto Signo, el primer grupo de investigación de la Fuerza Aérea asignado para investigar los informes OVNI. Un escritor señaló que “La gente de Signo trabajaron rápido en el incidente Mantell. Contemplando una avalancha de consultas de la prensa tan pronto como se enteraron del suceso, se dieron cuenta de que tenían que obtener una respuesta rápida. Venus había sido el blanco de una persecución por un F-51 de la Fuerza Aérea varias semanas antes y había similitudes entre dichas observaciones y el Incidente Mantell. Así que… la palabra “Venus” cesó. Mantell lamentablemente había muerto tratando de llegar al planeta Venus”. Un importante mayor de la Fuerza Aérea importante que fue entrevistado por varios reporteros siguientes accidente de Mantell “declaró rotundamente que era Venus”.

En 1952 el capitán Edward Ruppelt de la Fuerza Aérea, supervisor del Proyecto Libro Azul, sucesor del Proyecto Signo, le fue ordenado volver a investigar el incidente Mantell. Ruppelt habló con el Dr. J. Allen Hynek, astrónomo de la Universidad Estatal de Ohio y consultor científico al Proyecto Signo y Libro Azul. Hynek había proporcionado la explicación de Venus en 1948, principalmente debido a Venus había estado en el mismo lugar en el cielo en el que se había observado el OVNI de Mantell. Sin embargo, en 1952 el Dr. Hynek había llegado a la conclusión de que la explicación de Venus era incorrecta, ya que “Venus no era lo suficientemente brillante para ser visto” por Mantell y los otros testigos, y debido a una neblina considerable que estuvo presente ese día, habría oscurecido aún más el planeta en el cielo. Ruppelt señaló también la declaración del Dr. Hynek de que Venus, incluso si es visible, habría sido un “punto de luz”, porque los testigos ofrecieron “descripciones claramente indicado un objeto grande. Ninguna de las descripciones señalaba ni siquiera vagamente a un punto de luz”.

Explicación de globo Skyhook.

Habiendo rechazado la explicación Venus, el capitán Ruppelt comenzó a buscar más explicaciones para el incidente. Estaba particularmente interesado en una sugerencia del Dr. Hynek de que Mantell podría haber identificado erróneamente un globo meteorológico Skyhook. Otros cuestionaron esta idea, señalando que ningún globo Skyhook en particular podría ser identificado de manera concluyente estando en el área en cuestión durante la persecución de Mantell. A pesar de esta objeción, Ruppelt creyó que la explicación Skyhook era plausible: Los globos eran un proyecto secreto Armada en el momento del accidente de Mantell, estaban hechos de aluminio reflectante, y tenían unos 30 metros de diámetro, en consonancia con la descripción de Mantell de un gran objeto metálico. Ya que los globos Skyhook eran secretos en el momento, ni Mantell ni los otros observadores en la torre de control de aire habrían sido capaces de identificar el OVNI como un globo Skyhook. Por otra parte, la investigación posterior por el Proyecto Libro Azul  reveló que varios globos Skyhook se habían puesto en marcha el 7 de Enero de 1948 en el Condado de Clinton, Ohio, aproximadamente a 240 kilómetros al Noreste de Fort Knox. El escéptico Philip Klass argumentó que las corrientes de viento en el momento hubieran volado los globos cerca de la zona del incidente Mantell. Además, cuando el capitán Ruppelt investigó el caso en 1952, encontró que por lo menos dos observadores en lugares separados habían informado de ver el objeto Mantell perseguido a través de un telescopio, y ambos observadores afirmaron que era un gran globo.

El Proyecto Skyhook fue legalmente vinculado con General Mills, la compañía de cereales, Jean Piccard, químico e ingeniero, y Otto C. Winzen de Winzen Research. Los investigadores también han observado que mientras Mantell era un piloto experimentado, en cambio era bastante nuevo en el pilotaje P-51, y que esta relativa falta de experiencia podría haber sido un factor en el accidente.

Globo Skyhook

Globo Skyhook.

Antes del accidente, el capitán Mantell describió el objeto: “De tremendo tamaño, hecho de metal, con superficie reflectante, moviéndose a unos 580 kilómetros por hora”. Es indudable que a pesar de todos los intentos por dar respuestas cristalinas a este incidente, el misterio prosigue a fecha de hoy.

Memorial Thomas Mantell

Memorial dedicado a Thomas F. Mantell Jr., fue inaugurado el 29 de Septiembre de 2001 por la Sociedad Histórica del Condado de Simpson (Franklin, Kentucky).

OVNI Mantell

Representación del supuesto encuentro de Mantell con el OVNI descrito por él y otros testigos.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , ,

Luces de Phoenix

Con el nombre de Luces de Phoenix se conoce un famoso avistamiento OVNI que tuvo lugar en Phoenix (Arizona, Estados Unidos), y Sonora (México), el Jueves 13 de Marzo de 1997.

Extrañas luces de diferentes descripciones fueron reportadas por miles de personas entre las 19:30 – 22:30 MST, en un espacio de cerca de 480 kilómetros, desde la línea de Nevada, a través de Phoenix, hasta las afueras de Tucson (Arizona).

Hay supuestamente dos eventos distintos involucrados en este incidente: Una formación triangular de luces vistas pasar por encima del estado, y una serie de luces estacionarias observadas en el área de Phoenix. La fuerza aérea de Estados Unidos más adelante identificó al segundo grupo de luces como bengalas lanzadas por aeronaves A-10 Warthog que estaban realizando ejercicios de entrenamiento en Barry Goldwater Range, al Suroeste de Arizona.

Los testigos afirmaron haber observado un enorme objeto con forma de V (de varios campos de fútbol de tamaño), moviéndose de forma coherente y haciendo que las estrellas desaparecieran detrás de sí mismo para reaparecer tras su paso, sin producir sonido alguno, y con cinco luces esféricas, identificadas posiblemente como la iluminación de los motores. Fife Symington, el gobernador en ese momento, fue uno de los testigos de este incidente. Como gobernador ridiculizó la idea del supuesto origen extraterrestre del objeto, pero varios años después aseguró que las luces que había visto eran de “otro mundo”, tras admitir que tiempo después había visto un OVNI similar.

Dibujo Luces de Phoenix

Dibujo aparecido en el USA TODAY del objeto visto sobre Phoenix según la descripción de los propios testigos.

Reportes iniciales.

A eso de las 18:55 PST (19:55 MST), un hombre dijo haber visto un objeto en forma de V por encima de Henderson, Nevada. Dijo que era del “tamaño de un 747”, y que emitía un sonido similar al “viento soplando”, tenía seis luces en su borde. Los informes decían que las luces atravesaron el cielo de Noroeste a Sureste.

Un ex oficial de policía no identificado de Paulden (Arizona), afirmó haber sido la siguiente persona en informar de un avistamiento después de salir de su casa a eso de 20:15 MST. Mientras conducía hacia el Norte, vio un racimo de luces de color rojo y anaranjado en el cielo, el “racimo” comprendía cuatro luces juntas y una quinta luz detrás de las demás. Cada una de las luces individuales en la formación apareció al testigo a constar de dos fuentes puntuales separadas de luz naranja. El oficial regresó a su casa y ya través de los prismáticos vio las luces hasta que desaparecieron por el horizonte hacia el Sur.

Prescott y Prescott Valley.

Las luces también habrían sido vistas en las áreas de Prescott y Prescott Valley. Aproximadamente a las 20:17 MST, los testigos comenzaron informar que el objeto era definitivamente sólido, ya que bloqueaba la mayor parte del cielo estrellado al sobrevolarles por encima.

John Kaiser estaba fuera con su esposa e hijos en Prescott Valley, cuando ambos se dieron cuenta de que había un conjunto de luces hacia el Oeste-Noroeste de su posición. Las luces forman un patrón triangular, pero todas ellas parecían ser rojas, excepto la luz en la punta del objeto, que era claramente blanca. El objeto u objetos, que se habían observado durante aproximadamente 2 – 3 minutos con binoculares, a continuación, pasaron directamente sobre la cabeza de los observadores, se les vio a “girando a la derecha”, y luego desaparecieron en el cielo nocturno al Sureste de Prescott Valley. La altitud no se pudo determinar, sin embargo, era bastante baja y no emitió sonido alguno.

El National UFO Reporting Center recibió el siguiente informe del área de Prescott: “Al hacer astrofotografía observé cinco luces de color amarillo-blanco en una formación de “V” que se movían lentamente desde el Noroeste, a través del cielo hacia el Noreste, a continuación, variaron a un rumbo Sur y continuaron así hasta perderse de vista. El punto de la “V” estaba en la dirección del movimiento. Las tres primeras luces formaban una marcada “V”, mientras que dos de las luces estaban más atrás situadas en la línea de las “piernas de la V”. Durante el tránsito Noroeste-Noreste, una de las luces de cola se movió y se unieron a las otras tres y luego se desplazó de nuevo a la posición final. Calculé que las tres luces de la “V” cubrían alrededor de 0,5 grados de cielo y todo el grupo de cinco luces podría cubrir alrededor de 1 grado de cielo”.

Dewey.

Dewey, a 16 kilómetros al Este de Prescott (Arizona), seis personas vieron a un gran grupo de luces mientras conducían hacia el Norte por la autopista 69.

Primer avistamiento desde Phoenix.

Tim Ley, su esposa Bobbi, su hijo Hal, y su nieto Damien Turnidge, vieron por primera vez las luces cuando estaban por encima de Prescott Valley a unos 100 kilómetros de distancia de ellos. Al principio se les aparecieron como cinco luces separadas y distintas en una forma de arco como si estuvieran en la parte superior de un globo, pero pronto se dieron cuenta de que las luces parecían estar avanzando hacia ellos. Durante los siguientes diez minutos más o menos, parecían estar cada vez más cerca y la distancia entre las luces aumentó, tomando la forma de una V invertida. Finalmente, cuando las luces parecían estar a un par de millas de distancia de los testigos, pudieron distinguir una forma que parecía una escuadra de carpintero de 60 grados, con las cinco luces fijas en él, una en la parte delantera y dos en cada lado. Pronto el objeto con las luces incrustadas parecía estar acercándose a la derecha por la calle donde vivían alrededor de 30 – 45 metros sobre ellos, viajaba tan despacio que parecía flotar y además iba en completo silencio. El objeto luego pasó por encima de sus cabezas y marchó a través de una abertura en forma de V en las cumbres de la cordillera hacia Squaw Peak de montaña y hacia la dirección del aeropuerto internacional Phoenix Sky Harbor. Los testigos en Glendale, un suburbio al noroeste de Phoenix, vieron sobrevolar el objeto a una altura lo suficientemente alta como para ser oscurecido por nubes delgadas; esto fue aproximadamente a las 20:30 -20:45 MST.

Luces de Phoenix

Las Luces de Phoenix tal y como fueron captadas en vídeo durante la noche de los sucesos.

Llegada a Phoenix.

Cuando la formación triangular entró en el área de Phoenix, Bill Greiner, un conductor de hormigonera que transportaba una carga en una montaña al Norte de Phoenix, describió el segundo grupo de luces: “Nunca voy a ser el mismo después de esto, si alguien me dice si he visto un OVNI, contestaré: Sí, y creo también en el Ratoncito Pérez. Ahora tengo una visión completamente nueva y puedo ser sólo un camionero mudo, pero he visto algo que no es de aquí”. Greiner aseguró que las luces se cernieron sobre la zona durante más de dos horas.

Después de Phoenix.

Llegó el reporte de un muchacho del área de Kingman, que detuvo su coche junto a un teléfono público para reportar el incidente. El joven, en ruta a Los Ángeles, llamó desde una cabina telefónica para informar de haber visto un grupo grande y extraño de “estrellas” que se movían lentamente en el cielo al Norte.

Reaparición en 2007.

Una repetición similar de estos hechos se produjo 6 de Febrero del 2007, y fue grabado por el canal de televisión Fox News local. De acuerdo con funcionarios militares y de la Administración Federal de Aviación, éstos objetos fueron bengalas que cayeron de aviones F-16 procedentes de la base de la Fuerza Aérea de Luke Air.

Vídeo de las luces de Phoenix captadas en televisión en el año 2007 (Gracias a justa4t por el vídeo).

Reaparición en 2008.

El 21 de Abril de 2008, las luces se registraron de nuevo sobre el Norte de Phoenix por los residentes locales. De acuerdo con los testigos, las luces formaban una línea vertical, luego se variaron de posición hasta tener forma de diamante. Las luces también formaron una U a la vez. El videoaficionado Tony Toporek dijo: “Estaba hablando con los vecinos a las ocho de la tarde cuando las luces aparecieron”. Él agarró su cámara para captar en vídeo los hechos. Un residente de Valley informó que poco después de que las luces aparecieran, se observaron tres aviones hacia el Oeste en dirección hacia las mismas. Un funcionario de la base de la Fuerza Aérea de Luke Air negó cualquier actividad de aviones militares de Estados Unidos en la zona de actividad de las luces. El 22 de Abril de 2008, un residente de Phoenix dijo a un diario que las luces no eran más que globos de helio con bengalas atadas soltados por su vecino. Al día siguiente, otro residente de Phoenix que no quiso ser identificado en informes de prensa, afirmó que había unido bengalas a globos de helio, liberándolos de su patio trasero. Sin embargo, ningún nombre o fotos del fraude fueron reportados o vieron la luz nunca, ni se citó a nadie, multado o acusado de la supuesta liberación de bengalas sobre un área residencial que en ese momento estaba sufriendo una sequía récord.

Documentación fotográfica.

Las imágenes de las Luces de Phoenix se dividen en dos categorías: Las imágenes de la formación triangular vista antes de 22:00 MST en Prescott y Dewey, y las imágenes del evento de las 22:00 MST en Phoenix. Casi todas las imágenes conocidas son del segundo evento. Todas ellas se obtuvieron con una gran variedad de videocámaras y cámaras.

Primer evento.

Hay pocas imágenes conocidas de las luces de Prescott/Dewey. El canal de televisión KSAZ informó que un individuo llamado Richard Curtis grabó un video detallado que supuestamente mostraba el contorno de una nave espacial, pero que el vídeo se había perdido. La única filmación conocida es de mala calidad y muestra un grupo de luces sin una nave visible.

Segundo evento.

Durante el evento de Phoenix, se hicieron numerosas fotografías fijas y grabaciones en cintas de vídeo, que muestran claramente una serie de luces que aparecen en un intervalo regular, quedando iluminadas por unos momentos para luego desaparecer. Estas imágenes se han emitido en varias ocasiones por canales de televisión de documentales como el Discovery Channel y el Canal de Historia como parte de su programación documental sobre el fenómeno OVNI.

La secuencia más frecuentemente vista muestra lo que parece ser un arco de luces que aparecen una por una. Los defensores del fenómeno OVNI afirman que estas imágenes muestran que las luces eran algún tipo de “luz de marcha o posición” u otra iluminación de la supuesta nave a lo largo de su fuselaje, con un tamaño estimado de 1,6 kilómetros de diámetro, objeto el cual se cernía sobre la ciudad de Phoenix. Otras secuencias similares según los informes y tomadas durante un período de media hora, muestran diferentes números de luces en forma de V o la matriz de punta de flecha. Miles de testigos a través de Arizona también reportaron una nave silenciosa de un enorme tamaño y con forma de V o boomerang, la cual poseía un número variable de enormes orbes. Una ingente cantidad de testigos informaron a su vez de que la nave se deslizaba silenciosamente directamente sobre sus cabezas a baja altura. Los testigos de primera mano reportaron consistentemente que las luces aparecieron como “luces de piscina”, mientras que el “vientre” de la nave era ondulante “como mirar a través del agua”. Sin embargo, los escépticos afirman que el vídeo es una prueba de que las montañas no son visibles en la noche, parcialmente obstruidas las vistas desde ciertos ángulos, reforzando así la afirmación de que las luces estaban más distantes que lo que los defensores OVNI afirmaron.

Vídeo que muestra la aparición de un enorme OVNI sobre el cielo de Phoenix (Gracias a Alexander Gottfridsson por el vídeo).

El defensor de la teoría OVNI Jim Dilettoso, afirmó haber realizado “un análisis espectral” de las fotografías e imágenes de vídeo que probaron que las luces no podrían haber sido producidas por una fuente artificial. Dilettoso afirmó haber utilizado un software llamado “Image Pro Plus” (versión exacta desconocida) para determinar la cantidad de rojo, verde y azul en las diversas imágenes fotográficas y de vídeo, para construir histogramas de los datos, que luego se compararon con varias fotografías conocidas de bengalas. Varias fuentes han señalado, sin embargo, que es imposible determinar la firma espectral de una fuente de luz basada únicamente en imágenes fotográficas o de vídeo, como el cine y la electrónica altera inherentemente la firma espectral de una fuente de luz al cambiar la tonalidad en el espectro visible, expertos en espectroscopía han desestimado sus pretensiones de ser científicamente válidas. El equipo fotográfico normal también elimina la luz fuera del espectro visible, por ejemplo, de infrarrojos y ultravioleta, que serían necesarios para un análisis espectral completo. El fabricante de “Image Pro Plus”, Media Cybernetic, ha declarado que su software es incapaz de llevar a cabo dicho análisis espectroscópico.

Cognitech, un laboratorio de vídeo independiente, superpuso imágenes de vídeo tomadas de las Luces de Phoenix en las imágenes que se captaron durante el día desde la misma ubicación. En la imagen compuesta, se ven cómo se extinguen las luces en el momento en que llegan a la Cordillera de Estrella, que es visible durante el día, pero invisible en el material filmado por la noche. Una transmisión local de Fox Broadcasting Company afiliado KSAZ-TV afirmó haber realizado una prueba similar que mostró cómo las luces estaban delante de la cordillera, y sugirió que los datos Cognitech podrían haber sido alterados. El Doctor Paul Scowen, profesor visitante de Astronomía en la Universidad Estatal de Arizona, realizó un tercer análisis utilizando imágenes diurnas superpuestas con el vídeo que se captó de las luces y sus hallazgos fueron consistentes con Cognitech. El Phoenix New Times informó posteriormente que la estación de televisión, simplemente había superpuesto dos pistas de vídeo en un equipo de edición sin necesidad de utilizar un ordenador para que coincidiera con el zoom y la escala de las dos imágenes.

OVNI Phoenix

Reconstrucción digital del OVNI que sobrevoló Phoenix.

Explicaciones.

Existe cierta controversia en cuanto a la mejor manera de clasificar los informes sobre la noche en cuestión. Algunos son de la opinión de que la distinta naturaleza de los informes de testigos indica que varios objetos no identificados se encontraban en la zona, cada uno de los cuales era su propio “caso” por separado. Esto se desestimó en gran medida por los escépticos como un exceso de la extrapolación de la clase de desviación común en relatos de testigos necesariamente subjetivos. Los investigadores de medios de comunicación y más escépticos han mayormente preferido dividir los avistamientos en dos clases distintas, una primera y segunda de eventos, para los que se ofrecieron dos explicaciones distintas.

Primer evento.

El primer evento, la “V” que apareció en el Norte de Arizona y viajó gradualmente hacia el Sur sobrevolando casi toda la longitud del estado, pasando eventualmente al Sur de Tucson, un objeto aparentemente con “forma de cuña”, reportado por el entonces Gobernador Symington y muchos otros testigos. Este evento empezó a las 20:15 MST sobre el área de Prescott, y fue visto al Sur de Tucson en alrededor de 20:45 MST.

Los defensores de dos eventos separados proponen que el primer evento todavía no tiene explicación comprobable, pero que existe alguna evidencia de que las luces procedían de aviones. Según un artículo publicado por la periodista Janet Gonzales que apareció en el Phoenix New Times, en una cinta de vídeo la V muestra sus luces en movimiento como entidades separadas, no como un solo objeto; un fenómeno conocido como contornos ilusorios que puede hacer que el ojo humano vea líneas o puntos inconexos creando una sola forma.

Mitch Stanley, un astrónomo aficionado, observó las luces a gran altitud volando en formación utilizando un telescopio Dobsonian dando 43× de magnificación. Después de observar las luces, le dijo a su madre, que estaba presente en el momento, que las luces eran aviones. De acuerdo con Stanley, las luces eran claramente aviones. Un compañero que estaba con él, preguntó a Stanley en el momento de ver las luces, y él también le contestó que eran aviones. Cuando Stanley primero dio cuenta de su observación en el Discovery Channel Town Hall Meeting con otros testigos de las luces, su argumento fue echado abajo por muchos de los asistentes los cuales aseguraron que lo que Stanley había observado no coincidía con lo que ellos habían visto. Algunos aseguraron que Stanley estaba viendo los jets de la Guardia Nacional de Maryland volando en formación durante una misión de entrenamiento de rutina en el campo de tiro Barry M. Goldwater al Sur de Phoenix. Es posible que las Luces de Phoenix fuesen realidad un grupo de aviones, algo que daría explicación a un avistamiento similar ocurrido al Sur de California.

Segundo evento.

El segundo evento fue el conjunto de nueve luces que parecían “flotar” sobre la ciudad de Phoenix en torno a las 22:00. El segundo evento se ha cubierto más a fondo por los medios de comunicación, debido en parte a las numerosas imágenes de vídeo tomadas de las luces. Esto también fue observado por numerosas personas que pueden haber pensado que estaban viendo las mismas luces como las que se habían informado anteriormente.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos, explicó el segundo evento como el lento caer de bengalas LUU-2B/B lanzadas por el vuelto de cuatro A-10 Warthog, en un ejercicio de entrenamiento en el Campo de Goldwater Barry de la Base de Luke Air. De acuerdo con esta explicación, las erupciones habrían sido visibles en Phoenix y parecían flotar debido al aumento de calor de las bengalas encendidas creando un efecto “globo” en sus paracaídas, que frenaron el descenso. Las luces entonces parecían parpadear mientras caían detrás de la Sierra Estrella, una cadena montañosa al Suroeste de Phoenix.

Un piloto de la Guardia Nacional de Maryland, el teniente coronel Ed Jones, en respuesta a una consulta de los medios de comunicación en Marzo de 2007, confirmó que había volado en uno de los aviones de la formación que arrojó bengalas en la noche en cuestión. El escuadrón al que pertenecía era de hecho el Davis-Monthan AFB, realizando un ejercicio de entrenamiento en Arizona en el momento de observación de las luces y que voló en misiones de entrenamiento en Barry Goldwater Range en la noche en cuestión, de acuerdo con la Guardia Nacional Aérea de Maryland. Una historia publicada por esta misma organización en el año 2000, afirmaba que el escuadrón de cazas 104, fue el responsable del incidente. Los primeros informes de que miembros de la Guardia Nacional Aérea de Maryland eran los causantes del incidente fueron publicados en el periódico Arizona Republic en Julio de 1997.

Bengalas militares como estas se pueden ver desde varios kilómetros dadas las condiciones ambientales ideales. Comparaciones posteriores con conocidos ataques militares registrados en las estaciones locales de televisión, mostraron similitudes entre las bengalas lanzadas de ataques militares conocidos y las Luces de Phoenix. Un análisis de la luminosidad de las bengalas LUU-2B / B, del tipo que habría estado en uso en aeronaves A-10, determinó que la luminosidad de dichas bengalas en un rango de aproximadamente un 80 – 110 kilómetros caería dentro del rango de las luces vistas desde Phoenix. Las bengalas LUU-2 pueden arder aproximadamente 5 minutos en el aire estando suspendidas de un paracaídas.

A-10 Warthog

Fairchild-Republic A-10 Thunderbolt II.

A-10 Bengalas

A-10 arrojando bengalas.

Noticias.

Hubo una cobertura mínima de noticias en el momento del incidente. En Phoenix, un pequeño número de medios de prensa locales informaron sobre los hechos, pero recibieron poca atención más allá de eso. Pero todo cambió el 18 de Junio de 1997, el USA Today publicó un artículo de primera plana que trajo la atención nacional al caso. Esto fue seguido por cobertura de noticias en las cadenas de televisión ABC y NBC. El caso llamó rápidamente la imaginación popular y se ha convertido en un elemento básico de la televisión documental relacionado con los OVNIS, incluyendo especiales producidos por el Canal de Historia y también por Discovery Channel.

Gobernador.

Poco después del avistamiento de las luces, el gobernador de Arizona, Fife Symington III, llevó a cabo una rueda de prensa, afirmando que “habían encontrado quién era el responsable”. Entonces apareció su ayudante en el escenario vestido con un traje alienígena. Todo fue una broma pero en Marzo del año 2007, Symington dijo que él había sido testigo de “naves de origen desconocido” durante el evento de 1997, aunque no hizo pública dicha información en el momento. En una entrevista con The Daily Courier en Prescott, Arizona, Symington dijo: “Soy un piloto y conozco casi todas las máquinas capaces de volar. Era más grande que cualquier cosa que he visto en mi vida. Sigue siendo un gran misterio. Otras personas lo vieron, personas responsables. Yo no sé por qué la gente lo ha ridiculizado”. Symington había dicho antes:” Fue enorme e inexplicable. ¿Quién sabe de dónde vino?. Mucha gente lo vio, y yo también lo vi. Fue espectacular. Y no podrían haber sido bengalas porque era demasiado simétrico. Tenía un esquema geométrico, una forma constante”.

Symington también señaló que él mismo solicitó información al comandante de la Base de Luke, el general de la Guardia Nacional, y jefe del Departamento de Seguridad Pública de Arizona. Pero ninguno de los funcionarios con los que contactó tenía una respuesta para lo que había pasado, y también estaban perplejos. Más tarde, respondió a una explicación de la Fuerza Aérea de que las luces eran bengalas: “Como piloto y ex oficial de la Fuerza Aérea, definitivamente se puede decir que esa nave no se parecía a cualquier objeto hecho por el hombre que jamás haya visto. Y ciertamente no era llamaradas de gran altitud porque las llamaradas no vuelan en formación”. En un episodio del programa de televisión UFO Hunters denominado “Las Luces de Arizona”, Symington afirmó que se puso en contacto con los militares preguntando qué eran las luces. La respuesta fue “sin comentarios”. Señaló que él era el gobernador de Arizona en el momento, no un simple civil pero no obtuvo respuesta.

Fyfe Symington

John Fyfe Symington III (Gobernador de Arizona entre 1991 – 1997).

Frances Barwood, concejal de la ciudad de Phoenix en 1997, puso en marcha una investigación sobre el caso, dijo que de los más de 700 testigos que entrevistó: “El gobierno nunca entrevistó siquiera a uno de ellos”.

Extraterrestre

Representación moderna de una supuesto alienígena.

A fecha de hoy, las Luces de Phoenix es uno de los casos más importantes y destacados de la ufología reciente, y como en todo, hay opiniones a favor y en contra del mismo. Quizá el tiempo termine un día dictando sentencia sobre la verdad o no de este misterioso y apasionante hecho. 

Fuentes: Wikipedia, ufoevidence.org, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , ,

Incidente OVNI sobre Washington de 1952

El “incidente OVNI sobre Washington” o la “flotilla OVNI sobre Washington”, fue una serie de avistamientos e informes OVNI durante el 12 y el 29 de Julio de 1952 sobre Washington D.C. Los avistamientos más publicitados ocurrieron durante los fines de semana de 19 al 20 de Julio y del 26 al 27 de Julio.

Aeropuerto Nacional de Washington

Vista Aérea del Aeropuerto Nacional de Washington.

Sucesos de 19 – 20 de Julio.

En el Sábado 19 de Julio de 1952 a las 23:40, Edward Nugent, un controlador de tránsito aéreo en el Aeropuerto Nacional de Washington (hoy Aeropuerto Nacional Ronald Reagan de Washington), vio siete objetos en su radar. Los objetos se encontraban a 24 kilómetros al Sur-Suroeste de la ciudad; no había ningún avión conocido en la zona y los objetos no estaban siguiendo las trayectorias de vuelo establecidas. El superior de Nugent, Harry Barnes, un controlador de alto nivel de tráfico aéreo del aeropuerto, vio los objetos en la pantalla de radar de Nugent. Más tarde escribió: “Supimos de inmediato que existía una situación muy extraña… Sus movimientos eran completamente radicales en comparación con las de los aviones ordinarios”.

Barnes envió a dos controladores más a comprobar el radar de Nugent, estos reportaron que estaba funcionando normalmente. Barnes llamó entonces a otro centro de radar del aeropuerto, el controlador de allí, Howard Cocklin, dijo a Barnes que él también tenía los objetos en su pantalla de radar. Además, Cocklin afirmó que al mirar por la ventana de la torre de control podía ver uno de los objetos, y más en concreto: “Una luz de color naranja brillante. No puedo decir lo que está detrás de ella”.

En este punto de la noche, otros objetos aparecieron en todos los sectores de la pantalla del radar; cuando se movieron sobre la Casa Blanca y el Capitolio de Estados Unidos, Barnes llamó a la base Andrews de la Fuerza Aérea, ubicada a 16 kilómetros del Aeropuerto Nacional. Aunque Andrews informó que no tenían objetos inusuales en su radar, un aviador pronto llamó a la torre de control de la base para informar del avistamiento de un objeto extraño. Airman William Brady, que estaba en la torre, vio un “objeto que parecía ser como una bola naranja de fuego, arrastrando una cola o estela… Se diferencia de cualquier cosa que yo había visto nunca antes.” Cuando Brady intentó alertar a los otros miembros del personal en la torre, el extraño objeto “despegó a una velocidad increíble.” Mientras tanto, otra persona en la torre de control del aeropuerto nacional informó haber visto “un disco de color naranja cerca a unos 900 metros de altura.” En uno de las pistas del aeropuerto, S. C. Pierman, un piloto de Capital Airlines, estaba esperando el permiso para despegar en la cabina de su DC-4. Después de divisar lo que él cree que es un meteorito, se le dijo que en el radar de la torre de control se habían detectado objetos desconocidos cerca de su posición. Pierman observó seis objetos: “Blanco, sin cola, con luces de rápido movimiento”. A lo largo de un período de 14 minutos, Pierman estuvo en contacto por radio con Barnes durante su avistamiento, este último relató más tarde que “cada avistamiento coincidió con una luz que se podía ver cerca de su avión. Cuando él informó que la luz desaparecía a una velocidad muy alta, también lo hizo de nuestro radar”.

Por su parte en la base de la Fuerza Aérea de Andrews, el personal de la torre de control estaba rastreando en el radar lo que creían que eran objetos desconocidos, pero otros sospechaban, y en un caso fueron capaces de demostrar, que eran simplemente estrellas y meteoros. Sin embargo, el sargento Charles Davenport observó una luz de color rojo anaranjado hacia el Sur: “La luz parece haberse detenido, y luego ha realizado un cambio brusco en la dirección y la altitud… esto sucedió varias veces.” En un momento dado, los dos centros de radar del Aeropuerto Nacional y el de la Base de la Fuerza Aérea de Andrews estaban siguiendo un objeto flotando sobre una radiobaliza. El objeto desapareció en los tres centros de radar al mismo tiempo. A las 3 de la mañana, poco antes que dos cazas F-94 Starfire de la Fuerza Aérea de la Base de New Castle en Delaware llegaran a Washington, todos los objetos desaparecieron del radar del aeropuerto nacional. Sin embargo, cuando los aviones tuvieron que volver a repostar, los objetos volvieron, lo que convenció a Barnes de que “los OVNIS estaban monitorizando el tráfico aéreo y comportándose en consecuencia.” Los objetos fueron detectados por última vez en el radar a las 5:30. Cerca del amanecer, E. W. Chambers, un ingeniero de radio civil de los suburbios de Washington, observó “cinco discos enormes dando vueltas en una formación suelta. Se inclinaban hacia arriba y hacia la izquierda en un ascenso empinado”.

OVNIS radar

OVNIS radar

OVNIS radar

Señales en el radar de los OVNIS sobre Washington de 1952.

OVNIS 19 Julio 1952 Capitolio Washington

Fotografía realizada el 19 de Julio de 1952 en la que se pueden avistar varias luces en formación sobre el Capitolio. La autenticidad de esta foto es bastante discutida, ICUFOn señala que dicha foto fue realizada en 1965 y no 1952.

Publicidad y reacción de la Fuerza Aérea.

Los avistamientos de 19 al 20 de Julio de 1952 fueron noticia de primera plana en los periódicos de todo el país. Un ejemplo típico fue el titular de Cedar Rapids Gazette, en Iowa, el cual decía: “Enjambre de platillos sobre la capital”, en letras grandes de color negro. Por coincidencia, el capitán Edward J. Ruppelt, supervisor de la Fuerza Aérea del Proyecto Libro Azul sobre investigación de avistamientos de OVNI, se encontraba en Washington en esos días. Sin embargo, no supo nada acerca de los avistamientos hasta el Lunes 21 de Julio cuando leyó los titulares de un periódico en el área de Washington. Después de hablar con los oficiales de inteligencia del Pentágono sobre los avistamientos, Ruppelt pasó varias horas tratando de obtener una coche oficial para que pudiera viajar por Washington para investigar los avistamientos, pero fue rechazado, ya que sólo los generales y coroneles de alto nivel podían utilizar los coches del personal. Se le dijo que podía alquilar un taxi con su propio dinero; en dicho momento, Ruppelt estaba tan frustrado que dejó Washington y voló de regreso a la sede del Proyecto Libro Azul, la Base de Wright-Patterson, en Ohio. Antes de salir de Washington, Ruppelt habló con un especialista de radar de la Fuerza Aérea, el capitán Roy James, quien consideró que ciertas condiciones climáticas inusuales podrían haber causado la aparición de dichos objetivos en las pantallas de radar.

Sucesos de 26 – 27 de Julio.

A las 20:15 del Sábado 26 de Julio de 1952, un piloto y una azafata de un vuelo de National Airlines rumbo Washington observaron algunas extrañas luces por encima de su avión. En cuestión de minutos, los dos centros de radar del Aeropuerto Nacional, y el radar de la Base de Andrews, ya estaban rastreando dichos objetos desconocidos. Un sargento de Andrews pudo observar visualmente los objetos, tiempo más tarde dijo que “estas luces no tienen las características de las estrellas fugaces. No hubo estelas… viajaban más rápido que cualquier estrella fugaz que haya visto en mi vida.”

Mientras tanto, Albert M. Chop, el portavoz de prensa del Proyecto Libro Azul, llegó al Aeropuerto Nacional y, por razones de seguridad, negó las solicitudes de varios periodistas de fotografiar las pantallas de radar. Luego él mismo se unió al personal del centro de radar. En dicho momento (21:30), el centro del radar estaba recogiendo objetos desconocidos en todos los sectores. En ocasiones, los misteriosos objetos volaban lentamente, otras veces inviertían la dirección y se movían a través de la pantalla de radar a velocidades calculadas de algo más de 11.000 kilómetros por hora. A las 23:30 de la tarde, dos aviones de combate de la fuerza aérea F-94 Starfire de la Base de New Castle en Delaware, llegaron sobre Washington. El capitán John McHugo, jefe del vuelo, voló hacia las señales que aparecían en el radar pero no vio nada a pesar de sus repetidos intentos. Sin embargo, su compañero de ala, el teniente William Patterson, si pudo observar cuatro objetos blancos brillantes y los persiguió. De pronto, los “brillos” parecieronn girar y rodear su caza. Patterson preguntó a la torre de control del Aeropuerto Nacional qué debía hacer; según Chop, la respuesta de la torre fue un “silencio de asombro”. Según Patterson, los cuatro “objetos brillantes” se alejaron de su caza y desaparecieron.

Después de la medianoche del 27 de Julio, el mayor Dewey Fournet, enlace del Proyecto Libro Azul en el Pentágono, y el teniente John Holcomb, especialista de radar de la Marina de los Estados Unidos, llegaron al centro de radar del Aeropuerto Nacional de la capital. Durante la noche, el teniente Holcomb recibió una llamada desde la estación Meteorológica Nacional de Washington. Le dijeron que una ligera inversión de la temperatura estaba presente sobre la ciudad, pero Holcomb sintió que la inversión no era “lo suficiente fuerte como para explicar los extraños retornos en las pantallas de radar”. Fournet transmitió que todos los presentes en la sala de radar estaban convencidos de que los objetivos fueron muy probablemente causados por objetos metálicos sólidos. Había objetivos en las pantallas de radar producidas por el tiempo, pero esto era algo que ocurría de forma cotidiana y los controladores no los prestaron atención. Otros dos F-94 de la Base de New Castle despegaron durante la noche en misión de interceptación. Uno de los pilotos no vio nada inusual, el otro piloto se dirigió hacia una luz blanca, que “desapareció” cuando estaba cerca de ella. Un vuelo Capital Airlines que despegó de Washington observó “luces extrañas” que permanecieron visibles durante unos doce minutos. Al igual que el 20 de Julio, los avistamientos y los ecos de radar desconocidos terminaron al amanecer.

Ilustración OVNI Washington

Historieta ilustrada representando algunos de los hechos sucedidos en el mes de Julio sobre avistamientos OVNI en Washington.

Preocupación de la Casa Blanca y “orden de derribo”.

Los avistamientos del 26 – 27 de Julio también fueron noticia de primera plana, e incluso llevaron al presidente Harry Truman a llamar personalmente al capitán Ruppelt para pedir una explicación de dichos sucesos. Ruppelt, recordando la conversación que tuvo con el capitán James, le dijo al presidente que los avistamientos podrían haber sido causados por una inversión de temperatura, en la que una capa de aire cálido y húmedo cubre una capa de aire frío y seco más cerca del suelo. Esta condición puede causar que las señales de radar se doblen y den falsos retornos. Sin embargo, Ruppelt aún no había entrevistado a ninguno de los testigos o llevado a cabo una investigación formal sobre el caso.

El historiador de la CIA, Gerald Haines, en su historia 1997 de la participación de la CIA con los OVNIS, también menciona la preocupación de Truman. “Una acumulación masiva de avistamientos en los Estados Unidos en 1952, sobre todo en Julio, alarmó a la administración Truman. El 19 y 20 de Julio, los radares del Aeropuerto Nacional de Washington y de la Base Andrews de la Fuerza Aérea rastrearon una serie señales misteriosas. El 27 de Julio, las extrañas señales reaparecieron.

La preocupación de la Casa Blanca posiblemente pudo dar lugar a la orden de derribar los OVNIS, publicado por International News Service el 29 de Julio de 1952. Por ejemplo, una de esas historias informó que “los pilotos de combate estaban bajo una alerta roja de 24 horas”, con órdenes de derribarlos si estos ignoran las órdenes de aterrizar”. Un oficial de información pública de la Fuerza Aérea, el teniente coronel Moncel Monte, confirmó dicha directiva declarando: “Los pilotos de combate están, y han estado bajo órdenes de investigar objetos no identificados y derribarlos si no se preparan para aterrizar”.

Sin embargo, el cuartel general de la Fuerza Aérea también acalló las declaraciones que aseguraban que los objetos voladores no identificados suponían alguna amenaza para los Estados Unidos y no que no estaban controlados por “mentes racionales”.

Harry S. Truman

Harry S. Truman, 33º Presidente de los Estados Unidos.

Washington orden derribo OVNIS

Nota de prensa en la que se especifica la orden dada a los pilotos de derribar a los OVNIS.

Explicación de la Fuerza Aérea.

En respuesta a las historias del International News Service acerca de derribar los objetos y para calmar el aumento de la ansiedad pública, además de responder a preguntas de los medios de comunicación acerca de los avistamientos y, con suerte, para frenar el número de informes sobre OVNIS enviados al Proyecto Libro Azul, que estaban saturando los canales de inteligencia normales, el mayor de la Fuerza Aérea, los generales John Samford, Director de Inteligencia de la Fuerza Aérea, y Roger Ramey, Director de Operaciones de la Fuerza Aérea, celebraron una conferencia de prensa muy concurrida en el Pentágono el 29 de Julio de 1952. Fue la mayor conferencia de prensa en el Pentágono desde la Segunda Guerra Mundial. La prensa calificó a Samford y Ramey como los dos mayores expertos en OVNIS de la Fuerza Aérea.

Samford fue fuertemente influenciado por el capitán. Roy James, que había discutido los avistamientos con él al principio del día y que también habló en la conferencia. Samford declaró que las observaciones visuales sobre Washington podrían ser explicadas como fenómenos aéreos identificado erróneamente (estrellas o meteoros). Samford también declaró que los objetivos desconocidos en el radar podrían explicarse debido a la inversión térmica, que estaba presente en el aire sobre Washington en ambas noches y de la que también informaron los ecos de radar.

Además, Samford argumentó que los contactos de radar no fueron causados por objetivos materiales sólidos, y por lo tanto, no representaban una amenaza para la seguridad nacional. En respuesta a una pregunta sobre si la Fuerza Aérea había obtenido contactos de radar de OVNIS similares previos al incidente Washington, Samford admitió que había habido “cientos” de este tipo de contactos, donde interceptores de combate de la Fuerza Aérea habían despegado a su encuentro, pero declaró que dichas intercepciones resultaron finalmente “infructuosas”. La conferencia resultó ser un éxito “en conseguir alejar a la prensa de nuestras espaldas”, escribió Ruppelt más tarde.

Entre los testigos que apoyaron la explicación de Samford estaba la tripulación de un bombardero B-25, que había estado volando sobre Washington durante los avistamientos del 26 al 27 de Julio. El artillero fue alertado en varias ocasiones por el Aeropuerto Nacional sobre objetivos desconocidos en las pantallas de radar, pero la tripulación no pudo ver nada inusual. Por último, tal como relató un miembro de la tripulación, “el radar tenía un objetivo, que resultó ser el barco de vapor Wilson Lines navegando hacia Mount Vernon… el radar estaba seguro totalmente de que era el barco de vapor”. El capitán de la Fuerza Aérea Harold May estaba en el centro de radar de la Base de Andrews durante los avistamientos del 19 al 20 de Julio. Al enterarse de que el radar del Aeropuerto Nacional había recogido un objeto desconocido partió en su dirección, May pudo observar “una luz que estaba cambiando de rojo a naranja a verde a rojo otra vez… a veces descendía repentinamente y parecía perder altura”. Sin embargo, pudo llegar a la conclusión de que simplemente estaba viendo una estrella que era distorsionada por la atmósfera, y que su “movimiento” era una ilusión. A las 3 de la mañana del 27 de Julio, un vuelo de Eastern Airlines sobre Washington fue avisado de que un objeto desconocido estaba en sus proximidades, pero la tripulación no pudo ver nada inusual. Cuando se les dijo que el objeto se había trasladado directamente detrás de su avión, comenzaron un giro brusco para tratar de ver el objeto, pero se les dijo por el centro de radar del Aeropuerto Nacional de que el objeto había “desaparecido” cuando empezaron el giro. A petición de la Fuerza Aérea, el Centro de Evaluación y Desarrollo Técnico de la Autoridad Civil Aeronáutica realizó un análisis de las observaciones por radar. Su conclusión fue que “se había indicado una inversión de temperatura en casi todos los casos en que se había informado de objetivos de radar no identificados u objetos visuales”. El Proyecto Libro Azul eventualmente etiquetó los objetivos de radar de Washington como “efectos de espejismo causados por doble inversión” y las señales visuales como “meteoros acoplados a la normal excitación de los testigos”. En los últimos años, dos prominentes escépticos en temas OVNI, el doctor Donald Menzel, un astrónomo de la Universidad de Harvard y Philip Klass, un editor senior de la revista Aviation Week, argumentaron también a favor de la hipótesis de inversión de temperatura y espejismo.

F-94

F-94 Starfire.

Críticas a la explicación de la Fuerza Aérea.

Casi desde el momento de la conferencia de prensa del general Samford, los testigos, los investigadores sobre OVNIS y el personal de la Fuerza Aérea, se adelantaron a criticar la explicación de la inversión y del espejismo. El capitán Ruppelt señaló que el mayor Fournet y el Teniente Holcomb, quien no estuvo de acuerdo con la explicación de la Fuerza Aérea, no estuvieron presentes en la conferencia de prensa de Samford. El propio Ruppelt descubrió que “difícilmente hubo una noche en Junio, Julio y Agosto en 1952 en la que no sucediera una inversión de temperatura en Washington, sin embargo, los objetivos sólidos y de movimiento lento en el radar aparecieron únicamente en un par de noches”.

Según un artículo impreso por el International News Service, el Servicio Meteorológico de Estados Unidos también estuvo en desacuerdo con la hipótesis de la inversión de temperatura, un funcionario aseguró que “una inversión de tales magnitudes normalmente aparecería en una pantalla de radar como una línea continua, en lugar de objetos individuales, tal y como fueron avistados en la pantalla de radar del aeropuerto”.

También, según Ruppelt, cuando fue capaz de entrevistar a los operadores de radar y al personal de control de la torre en el Aeropuerto Nacional de Washington, ni una sola persona estaba de acuerdo con la explicación de la Fuerza Aérea. Michael Wertheimer, un investigador del Comité Condon investigó el caso en 1966. Encontró que los testigos de radar aún discrepaban de la explicación dada por la Fuerza Aérea, pero eso no impidió que el informe de acuerdo con la explicación de inversión de temperatura/espejismo quedara como oficial. Ruppelt relató que el 27 de Julio, la torre de control del Aeropuerto Nacional había llamado a la torre de control de la Base de Andrews y les notificó que tenía en su radar un objeto desconocido, justo al Sur de la torre de Andrews, directamente sobre la estación de radio rango de la misma. Según Ruppelt, cuando el personal de la torre de control de Andrews miraron en aquella dirección, todos ellos vieron “una enorme esfera de fuego-naranja” que se cernía sobre la estación de rango. Cuando Ruppelt entrevistó al personal de la torre varios días más tarde, se insistió en que se habían equivocado y lo que habían visto era simplemente una estrella brillante. Sin embargo, cuando Ruppelt comprobó una carta astronómica, se encontró con que no había estrellas brillantes sobre la estación en esa noche, y que había “oído de buena fuente que los hombres de la torre habían sido ligeramente persuadidos por los oficiales superiores para afirmar que su avistamiento fue meramente una estrella”.

También hubo testigos que afirmaron ver naves perfectamente estructuradas y no meros “brillos” o luces brillantes. El 19 de Julio un oficial de artillería del Ejército, José Gigandet, estaba sentado en el porche de su casa en Alexandria, Virginia, al otro lado del Río Potomac de Washington. A las 21:30 afirmó ver “un objeto rojo en forma de cigarro”, que sobrevolaba lentamente por encima de su casa. Gigandet estima el tamaño del objeto como comparable a un avión DC-7 y que volaba a unos 3 kilómetros de altitud, también afirmó que el objeto tenía un “set de luces muy juntas unas de las otras” en sus laterales. El objeto con el tiempo voló por encima de su casa por segunda vez, lo que llevó a Gigandet asumir que estaba rodeando la zona. Cuando el objeto sobrevoló por segunda vez, se volvió de un color rojo más profundo y se trasladó entonces a la ciudad de Washington; esto ocurrió menos de dos horas antes de que Edward Nugent viera por primera vez los objetos desconocidos en su radar de Washington. Gigandet afirmó que su vecino, un agente del FBI, también vio el objeto. El doctor James E. McDonald, un físico de la Universidad de Arizona y un prominente ufólogo en la década de 1960, hizo su propio análisis de los avistamientos de Washington. Después de entrevistar a cuatro testigos piloto y cinco miembros del personal de radar, McDonald argumentó que la explicación de la Fuerza Aérea era “físicamente imposible.” Harry Barnes comentó a McDonald que los objetivos de radar “no eran manchas informes como el que se obtiene de los retornos de tierra bajo propagación anómala”, y que estaba seguro de que los repuntes desconocidos en el radar eran blancos sólidos; Howard Cocklin estuvo también de acuerdo con Barnes.

Wahington Post

Washington Post del 28 de Julio de 1952.

El Grupo Robertson.

El extremadamente elevado números de informes OVNI en 1952 perturbaron tanto a la Fuerza Aérea como a la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Ambos grupos consideraron que una nación enemiga podría inundar deliberadamente los Estados Unidos con falso informes OVNI, provocando el pánico en masa, lo que les permitiría lanzar un ataque sorpresa. El 24 de Septiembre de 1952, la Oficina de Inteligencia Científica (OSI) de la CIA envió un memorando a Walter B. Smith, director de la propia CIA. En la nota se indica que “la situación platillo volador… Tiene implicaciones de seguridad nacional… La preocupación del público por los fenómenos… aumenta la posibilidad de ataques de histeria colectiva y de pánico”. El resultado de este memorándum fue la creación en Enero de 1953 del denominado “Grupo Robertson”. El doctor Howard P. Robertson, físico, presidió el grupo, el cual consistía en científicos prominentes y que pasó cuatro días examinando los “mejores” casos de OVNIS recogidos por el Proyecto Libro Azul. El comité rechazó casi todos los casos de OVNIS que examinó, los que no representaban nada inusual o amenazante para la seguridad nacional. El grupo consideró, no sin cierta polémica, que la Fuerza Aérea y el Proyecto Libro Azul necesitaban gastar menos tiempo en el analizar y estudiar informes de OVNIS y más tiempo en desacreditarlos públicamente. El comité recomendó que la Fuerza Aérea y el Proyecto Libro Azul debían tomar medidas para “despojar a los objetos voladores no identificados de la situación especial que se les ha dado y el aura de misterio que por desgracia habían adquirido”. A raíz de la recomendación del comité, el Proyecto Libro Azul raramente volvió a dar a conocer algún caso OVNI que no hubiese sido etiquetado como “resuelto”; de la misma forma, casos no explicados fueron raramente mencionados por la Fuerza Aérea.

A fecha de hoy podemos considerar los avistamientos OVNI de Julio de 1952 como uno de los casos más importantes de la historia de la ufología. Caso el cual es bastante complicado darle una respuesta racional, mostrando una vez más como el fenómeno de los objetos voladores no identificados es tan fascinante como misterioso.

Fuentes: Wikipedia, planetabenitez.com, Nicap.org, Los Visitantes (JJ Benítez), elaboración propia.

 
3 comentarios

Publicado por en 9 diciembre, 2015 en Fenómenos Paranormales, Ufología

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: