RSS

Archivo de la categoría: Paleontología

Vestigios del pasado

Una vez fueron gigantes.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Torvosaurus – Museo de Ciencias Naturales, Madrid).

 

Etiquetas: , ,

Grandes tiburones prehistóricos

Otodus obliquus.

Periodo: Cenozoico (Paleoceno – Mioceno). Hace 45 – 55 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Entre 9,1 – 12,2 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Sin datos.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de todo el mundo.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1843. Se han encontrado restos fósiles en América del Norte, Europa, África y Asia.

El Otodus es una especie de grandes tiburones reconocidos por el hallazgo de sus dientes triangulares (de hasta 10 centímetros de largo) y vértebras (sobre todo centrales). En su época sería uno de los mayores depredadores del océano, por lo que su dieta consistiría en otros peces y tiburones y mamíferos marinos. Muchos científicos creen que esta especie es la principal antecesora y ancestro original del gran Megalodon.

Carcharocles auriculatus.

Periodo: Cenozoico (Eoceno – Oligoceno). Hace 35 – 25 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Hasta 9 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Sin datos.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por David Starr Jordan en 1923. Se han encontrado restos fósiles en Carolina del Norte y del Sur (Estados Unidos) y en Marruecos.

El Carcharocles auriculatus fue un enorme tiburón prehistórico emparentado con el más famoso Megalodon y el más primitivo del género Carcharocles. Destaca por el gran tamaño de sus dientes de 2,5 – 11,4 centímetros, lo que le habría convertido en uno de los mayores depredadores oceánicos de su tiempo y de la historia.

Carcharocles angustidens.

Periodo: Cenozoico (Oligoceno – Mioceno). Hace 33 – 22 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Más de 9,3 metros de longitud.

Peso: Sin datos.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de todo el mundo.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1843. Se han encontrado restos fósiles en Nueva Zelanda (dientes bien conservados y vértebras), Europa, América, África y Japón.

El Carcharocles angustidens fue un enorme tiburón prehistórico megadentado. Al igual que los otros tiburones del género Carcharocles, este animal era bastante mayor que el actual tiburón blanco (Carcharodon carcharias). Sus dientes (de 9,87 centímetros de largo en longitud diagonal) son notables por sus coronas triangulares y sus pequeñas cúspides laterales que están totalmente aserradas, además de muy afilados y pronunciados. Como el superdepredador que era, probablemente se alimentaba de pingüinos, peces, delfines y ballenas.

Carcharocles chubutensis.

Periodo: Cenozoico (Oligoceno – Plioceno). Hace 28 – 5 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Las estimaciones indican más de 12,2 metros de longitud.

Peso: Sin datos.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de todo el mundo.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1843. Se han encontrado restos fósiles en América, Europa y África.

El Carcharocles chubutensis fue un enorme tiburón prehistórico megadentado y el más cercano en tamaño al gran Megalodon, además de estar estrechamente relacionado con él. Los dientes de esta especie se aproximaban a los 13 centímetros de longitud diagonal. La investigación paleontológica sugiere que esta especie puede haber cambiado sus preferencias de hábitat a través del tiempo, o que pudo haber tenido la suficiente flexiblilidad en su comportamiento para ocupar distintos ambientes en distintas épocas.. Se cree que se alimentaba de peces, tortugas marinas, mamíferos marinos y sirénidos.

Entrada exclusiva sobre el Megalodon aquí.

Fuentes: Wikipedia, Prehistoric Wildlife, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

Morgawr, monstruo marino de Cornualles

En el folclore córnico (Cornualles), el Morgawr (que significa gigante de mar en idioma córnico) es una serpiente marina que supuestamente habita el mar cerca de Falmouth Bay, Cornualles, Inglaterra. Según la leyenda, la criatura apareció por primera vez cerca de Pendennis Point en 1975, describiéndose como un tronco con un cuello muy largo y una piel negra o marrón “como la del león marino”. Los pescadores de caballa locales culparon del mal tiempo y de la mala pesca a los supuestos avistamientos del monstruo. Algunas versiones de la historia dicen que el monstruo apareció después de que el submarino alemán U28 torpedeó un barco mercante británico durante la Primera Guerra Mundial, y lo describe de 18,29 metros largo, con forma de cocodrilo, con cuatro patas palmeadas y una poderosa cola.

Los folcloristas especulan que el autor de Cornualles, Tony “Doc” Shiels “inventó” la criatura como un bulo, acuñando el nombre de “Morgawr” después de afirmar haberlo visto en 1976. Según la historia, Shiels envió el periódico Falmouth Packet fotografías del monstruo atribuido a un individuo anónimo llamado “Mary F.”. El mismo año en Julio, los pescadores John Cock y George Vinnicombe afirmaron haber avistado a la criatura en las aguas de Lizard Point. También en 1976, Shiels afirmó haber fotografiado a la criatura que yacía bajo en el agua cerca de Mawnan. Según algunas anécdotas, la escritora británica Sheila Bird afirmó haber visto al monstruo mientras caminaba por los acantilados de Gerrans Bay en 1985.

En los años setenta del siglo pasado, el Morgawr fue visto cada mes. En 1999, un viejo empleado del Museo de Historia Natural de Londres, John Holmes, filmó un gran animal en la bahía de Gerrans, cerca de Cornualles, con la cámara. Para aquellos que creen en él, es Morgawr y algunos expertos incluso han declarado que el vídeo es auténtico y sin trucos. Las características más citadas del monstruo son las tres protuberancias en la espalda y el largo cuello de serpiente. El animal también tendría pequeños cuernos en sus ojos y cerdas o espinas en su cuello. Dado que algunos testigos creen que Morgawr se parece más a un mamífero que a una serpiente, se han formulado nuevas teorías de antemano. Para algunos sería un sello gigante con un cuello largo, desconocido para los científicos. Para otros sería un reptil acuático prehistórico, el Elasmosaurus. En 1976, una mujer de la que solo se conoce el nombre “Mary”, tomó dos fotos de Morgawr. El misterioso fotógrafo los envió al periódico local Falmouth Packet, que los publicó en la portada con el título “Morgawr-mania”.

Supuestas fotografías de Morgawr realizadas por Maria F.

Recorte de periódico hablando del supuesto avistamiento de Morgawr por John Holmes.

La leyenda continúa hasta el día de hoy con reclamos esporádicos de avistamientos de Morgawr en la franja costera entre Rosemullion Head y Toll Point conocida popularmente como “Milla de Morgawr”.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

Monstruos de la Prehistoria

Algunos de los animales más excepcionales e impresionantes que se han paseado por la faz de la Tierra pertenecen a la Prehistoria. Estos antiguos seres vivos han fomentado multitud de leyendas, manteniéndose en el imaginario de la gente y fascinando a los científicos y amantes de la paleontología por encontrarnos ante verdaderos y fascinantes monstruos de la Prehistoria.

Jaekelopterus (Ala de Jaekel).

Periodo: Devónico Medio (Givetiense). Hace 390 millones de años.

Tamaño: Unos 2,5 metros de longitud.

Peso: Más de 100 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Otto Jaekel en 1914. Se han encontrado restos en Alemania y Estados Unidos (Wyoming).

El Jaekelopterus es un género de artrópodos con quelíceros, el más grande conocido. La forma del cuerpo era similar a la de euriptéridos (“escorpiones” marinos) de la misma familia, un cuerpo alargado con el telson (la cola) expandido (más aplanado que alto), cuatro pares de patas para caminar, un par de patas aplanadas usadas para nadar y un par de quelíceros grandes y alargados. La forma de las quelas y el telson son característicos del género, lo que permite diferenciarlo de otros euriptéridos. Los Jaekelopterus eran unos animales acuáticos principalmente pero el hábitat varía según la especie: Jaekelopterus rhenaniae vivía en ambientes de agua dulce, como ríos y lagos, mientras que Jaekelopterus howelli habitaba en estuarios. Al igual que otros miembros de su familia, Jaekelopterus no habría podido caminar en tierra firme debido a su anatomía. Dado su tamaño, es posible que Jaekelopterus fuera un superdepredador en su ecosistema, alimentándose de peces, otros euriptéridos, trilobites y demás invertebrados.

Dunkleosteus (Huesos de Dunkle).

Periodo: Devónico (Frasniense – Fameniense). Hace 380 – 360 millones de años.

Tamaño: Hasta unos 6 metros de longitud.

Peso: Más de una tonelada de peso.

Localización fósiles: Descrito por John Strong Newberry en 1873. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Ohio, California, Pensilvania, Tennessee), Bélgica, Polonia y Marruecos.

El Dunkleosteus fue un género de peces primitivos con placas óseas. Se caracterizaba principalmente por su cabeza acorazada y su mandíbula repleta de cuchillas dentales hechas de hueso (el resto de su cuerpo era escamoso), lo que le convertía en un depredador extraordinario, probablemente en la cima de la cadena trófica en la época en que vivió. El cráneo, más el escudo torácico, medía 1,3 metros a su punto más amplio, y las placas de su armadura 5 centímetros de grosor. Algunos fósiles del cráneo y escudo torácico demuestran que Dunkleosteus presentaba tendencias caníbales, ya que se hallaron marcas de mordidas que coinciden con su misma “dentadura” y que posteriormente no se curaron, algo que demuestra el carácter extremadamente feroz y agresivo de este depredador. Es frecuente encontrar fósiles de Dunkleosteus junto a huesos semidigeridos y poco masticados de otros peces, de los que se especula que rutinariamente los “vomitaba”, en vez de digerirlos. A partir de varios especímenes, se desarrolló un modelo en computadora con el que se comprobó que Dunkleosteus poseía una mordida realmente poderosa, que fue quizás la más mortífera de todos los peces, solamente sobrepasada por grandes cocodrilos y dinosaurios como el Tyrannosaurus Rex. Los científicos creen que el Dunkleosteus habitaba en regiones costeras y poco profundas, en donde cazaba tiburones, otros peces acorazados, moluscos, artrópodos y acantodios.

Liopleurodon (Dientes de lados lisos).

Periodo: Jurásico Medio (Calloviano). Hace 160 – 155 millones de años.

Tamaño: Entre 7 – 10 metros de longitud según varias estimaciones.

Peso: Alrededor de 2,5 toneladas de peso.

Localización fósiles: Descrito por Henry Émile Sauvage en 1873. Se han encontrado restos en Inglaterra, Francia, Alemania y Rusia.

El Liopleurodon fue uno de los superdepredadores de los mares del Jurásico en Europa. Este poderoso reptil marino del suborden Pliosauroidea (clado de plesiosaurios de cuello corto), ocupaba uno de los puestos más altos en la cadena alimentaria marina. Era un animal feroz que se alimentaba de peces, plesiosaurios de menor tamaño, ictiosaurios y tiburones (es posible que atacase a sus víctimas surgiendo desde aguas más profundas). Su alargado cráneo alcanzaba el metro y medio de longitud, y a él se le sujetaban los músculos que le permitían morder con tal fuerza que seguramente podría triturar los huesos de cualquier animal con sus dientes largos y cónicos. El Liopleurodon podría haber nadado con sus mandíbulas abiertas, permitiendo que el agua entrase en las aberturas de sus fosas nasales (narinas), situadas ambas en la parte superior de su boca, de esa forma, el Liopleurodon podría haber detectado el aroma de sus presas en el agua. Cuatro enormes aletas impulsaban su cuerpo por el medio acuático, aportándole la potencia necesaria para acelerar rápidamente cuando acechaba a sus potenciales víctimas. Un estudio que utilizó un robot nadador ha demostrado que aunque de esta forma de propulsión no es especialmente eficiente, provee una muy buena aceleración.

Pliosaurus (Más cercano al lagarto).

Periodo: Jurásico Superior (Kimeridgiano). Hace 150 millones de años.

Tamaño: Entre 12 – 15 metros de largo (algunas estimaciones hablan de hasta 20 metros de longitud).

Peso: Entre 10 – 45 toneladas de peso aproximadamente según diversos estudios.

Localización fósiles: Descrito por Richard Owen en 1841. Se han encontrado restos en gran parte de Europa (Desde Inglaterra hasta Rusia).

El Pliosaurus fue sin una de los mayores depredadores que han existido en nuestro planeta. Se trataba de un gigantesco reptil marino emparentado con el Liopleurodon y el Kronosaurus. Su alimentación consistiría en peces, calamares y otros reptiles marinos. El Pliosaurus tenía la forma básica de todos los pliosaurios consistente en: Una cabeza grande, cuello corto y un tronco muy grueso (en comparación con los plesiosaurios, que en su mayoría tenían cuerpos elegantes, cabezas pequeñas y cuellos largos). El Pliosaurus resultaría un animal temible para casi cualquier otro ser que habitase el océano, este enorme reptil marino contaba además con una serie de dientes con aspecto triangular en corte transversal a diferencia de otros pliosaurios. El Pliosaurus y el resto de congéneres de su familia del período Jurásico, dieron paso millones de años más tarde a los mosasaurios, más rápidos, más ágiles y simplemente unos reptiles marinos mejor equipados que prosperaron ampliamente durante finales del periodo Cretácico.

Aves del Terror.

Periodo: Paleoceno – Plioceno. Hace 62 – 2 millones de años.

Tamaño: Alrededor de 1 – 2,5 metros de altura.

Peso: Podían alcanzar los 150 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Florentino Ameghino en 1887. Se han encontrado restos en América y África.

Con el nombre de Aves del Terror se conoce a la familia extinta de Phorusrhacidae, aves de gran tamaño, carnívoras y no voladoras, siendo los depredadores dominantes y más temibles en América del Sur durante el Cenozoico. Se caracterizaban por tener unas patas muy largas que les permitían correr a gran velocidad. Dichas patas delanteras eran más largas que las de las demás aves terrestres, y algunas formas bastante tardías como el Titanis walleri desarrollaron unos cortos “brazos” en vez de alas. Sus cuellos eran largos para resistir los impactos que realizaban con sus enormes y potentes picos curvados, algunos de los cuales podían alcanzar los 40 centímetros de longitud. Las aves del terror eran principalmente depredadores de sabana que vieron como la competencia en la caza de presas aumentó tras el surgimiento del Istmo de Panamá, algo que parece estar relacionado directamente con su extinción.

Titanoboa (Boa titánica).

Periodo: Paleoceno. Hace 60 – 58 millones de años.

Tamaño: Unos 12,8 metros de longitud.

Peso: Alrededor de 1.135 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descubierta por una expedición internacional de científicos en 2009. Se han encontrado restos en la Formación Cerrejón (Colombia).

La Titanoboa es la serpiente más grande encontrada hasta la actualidad. A pesar de su enorme tamaño, se cree que esta boa tenía hábitos principalmente piscívoros, aunque otros científicos aseguran que su comportamiento (al igual que su aspecto) era similar al de serpientes actuales, como la boa constrictor, que cazan enrollándose en el cuerpo de sus presas, provocando su asfixia y luego tragándolas enteras. La Titanoboa habitaba en junglas tropicales y húmedas de la actual Colombia. La mayor parte de los restos fósiles encontrados de Titanoboa pertenecen a sus vértebras.

Basilosaurus (Repil rey).

Periodo: Eoceno tardío. Hace 40 – 34 millones de años.

Tamaño: Entre 15 – 18 metros de longitud.

Peso: Unas 20 toneladas de peso aproximadamente.

Localización fósiles: Descrito por Richard Harlan en 1834. Se han encontrado restos en Estados Unidos (Alabama, Luisiana, Mississippi), Egipto, Jordania y Pakistán.

El Basilosaurus es un género extinto de grandes cetáceos, con una difusión amplia y pieza fundamental en la evolución de estos mamíferos marinos. Dos de sus rasgos más interesantes son el grado de elongación de su cuerpo en comparación con el de las ballenas actuales y las dos patas posteriores vestigiales que poseían, las cuales medían 60 centímetros y con tres dedos. Se extinguieron debido a un importante cambio climático producido hace 36 millones de años conocido como Grande Coupure. Los Basilosaurus destacan, como se ha mencionado anteriormente, por su extremadamente alargado cuerpo, siendo producto de un proceso de elongación de sus vértebras, que parecen haber estado llenas de un fluido. Esto implicaría que el Basilosaurus sólo podría haber funcionado en dos dimensiones a la superficie del mar, en contraste con el funcionamiento tridimensional de la mayoría del resto de cetáceos. A partir de la musculatura axial y los huesos gruesos de las patas, se puede inferir que el Basilosaurus no era capaz de nadar o sumergirse durante periodos largos de tiempo. También se piensa que no tenía ningún tipo de capacidad de desplazarse a tierra firme. Estos grandes cetáceos se encontraban en la cima de la cadena trófica de su tiempo, alimentándose de  sirenios, tortugas y otros cetáceos más pequeños, además de peces y tiburones. Su mordida era realmente impresionante (una de las más fuertes de los mamíferos conocidos), unido a una mandíbula con forma de cono y equipada con más de cuarenta dientes triangulares y afilados. De hábitos costeros de mares tropicales y subtropicales, este animal parece que era solitario y solamente se reunía con otros individuos de su especie para aparearse o cuidar de sus crías.

Megalodón (Carcharodon megalodon o Carcharocles megalodon).

Periodo: Cenozoico (Mioceno – Plioceno). Hace 23 – 2,6 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Debido a lo fragmentado de sus restos y a que la mayoría de ellos son dientes, es complicada la estimación de su tamaño. Originalmente pensaron que podría estar cerca de los 30 metros de longitud, un tamaño muy similar al de la actual ballena azul, sin embargo en la actualidad hay un consenso científico que nos dice que el Megalodón alcanzaba una longitud total de más de 16 metros, con un máximo quizá de unos 20,3 metros.

Peso: Según el modelo de Gottfried, un Megalodón de 15,9 metros habría tenido un peso de 47 toneladas, uno de 17 metros pesaría 59 toneladas y uno de 20,3 metros llegaría a las 103 toneladas. Todo ello le convertiría de largo en el mayor escualo que jamás haya habitado el planeta y uno de los peces más grandes que han existido.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de prácticamente todo el mundo, dependiendo de su etapa vital. Los ejemplares jóvenes seguramente preferirían aguas pocos profundas (zonas costeras), mientras que los individuos adultos se moverían principalmente en aguas profundas y oceánicas. Sus áreas de cría estarían en regiones de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1835. Se han encontrado restos fósiles en numerosas partes del mundo pero principalmente en: Europa, América del Norte y del Sur, zona del Caribe, África, India, Japón. Ello nos indica que este animal tuvo una distribución cosmopolita.

Más información sobre el Megalodón en el enlace.

Argentavis magnificens (Ave Argentina Magnífica).

Periodo: Mioceno Superior. Hace 8 – 6 millones de años.

Tamaño: Hasta 8 metros de longitud de envergadura alar. Recientemente se estima que su envergadura media sería de 5 – 6 metros, con 1,5 – 2 metros de longitud.

Peso: Unos 70 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Campbell & Tonni en 1980. Se han encontrado restos en Argentina.

Argentavis es una especie extinta de ave, posiblemente una de las mayores que ha habitado la Tierra a lo largo de su historia. Argentavis parece estar emparentada con los actuales buitres americanos y al igual que ellos, sus hábitos alimenticios estaban enfocados a la carroña y al oportunismo, devorando presas anteriormente cazadas por otros depredadores a los que ahuyentaría con su enorme tamaño. Según los modelos computarizados a partir del estudio de los fósiles, la enorme ave podía levantar el vuelo de modo semejante a los actuales planeadores y, sobre todo, de modo semejante a las actuales alas delta y parapentes; en el primero de los casos efectuaría cortas carreras contra el viento y con las alas extendidas, en el segundo de los casos se lanzaría desde lomas y colinas, una vez en el aire, de un modo semejante a los actuales cóndores aprovecharía las columnas de corrientes térmicas ascendentes con las cuales seguiría planeando fácilmente hasta los 2.000 metros sin necesidad de batir sus alas, luego efectuaría un vuelo libre en grandes círculos. Se cree que Argentavis ponía 1 – 2 huevos cada dos años, huevos los cuales serían muy similares a los de las avestruces actuales y pesarían alrededor un kilogramo de peso.

Megalania (Gran errante).

Periodo: Pleistoceno. Hace 40.000 – 30.000 años.

Tamaño: Unos 5,5 metros de longitud. Otras estimaciones aumentan hasta los 7 metros de largo.

Peso: En torno a 330 – 575 kilogramos de peso.

Localización fósiles: Descrito por Sir Richard Owen en 1859. Se han encontrado restos en Australia.

Megalania es una especie extinta de lagarto gigante, el mayor conocido que jamás haya existido. Al juzgar por su tamaño, Megalania pudo haberse alimentado mayormente de animales de talla media a grande, incluyendo a algunos marsupiales gigantes como Diprotodon junto con otros reptiles, pequeños mamíferos, y aves y sus huevos y polluelos. Su cuerpo y extremidades eran de constitución robusta y tenía un gran cráneo con una cresta pequeña entre los ojos, y una mandíbula llena de dientes aserrados en forma de cuchillo. Los estudios han mostrado que otros miembros del género Varanus, como el Dragón de Komodo y el varano arborícola, poseen glándulas venenosas a lo largo de la línea mandibular. Se ha sugerido que es posible que otros varánidos, incluyendo a Megalania, probablemente posean glándulas similares, sí esto fuera así, Megalania habría sido el mayor vertebrado venenoso conocido. A pesar de algunos reportes relativamente recientes acerca de su supervivencia en la actualidad, no existe evidencia científica creíble de la existencia de una población sobreviviente.

 

Fuentes: Wikipedia, Prehistoria Wiki, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , , , , ,

Monstruos lacustres

La denominación “monstruos lacustres” se refiere a criaturas criptozoológicas que aparecen recurrentemente en el folclore local y en la mitología pero de las que no hay pruebas tangibles de su existencia a pesar de que a lo largo de la historia, e incluso en fechas recientes, multitud de personas afirman haber sido testigos de la aparición de estos (supuestos) extraordinarios animales. Muchos de ellos son descritos como criaturas serpentiformes, con una fisonomía que recuerda mucho a la de los prehistóricos y extintos Plesiosaurus y Elasmosaurus.

plesiosaurus

Plesiosaurus.

Muchos escépticos consideran que los monstruos de lago son puramente exageraciones o malinterpretaciones de fenómenos sabidos y naturales, o más fabricaciones y farsas. La mayoría de monstruos de lago no han dejado ninguna evidencia de su existencia fuera de alegó avistamientos y fotografías polémicas, y una gran parte se creen inexistentes para los zoólogos convencionales y otros científicos. Identificaciones erróneas de focas, nutrias, ciervos, aves acuáticas, peces grandes como esturiones gigantes o siluros, troncos, espejismos, distorsiones de luz, estelas de barcos, o los patrones ondulatorios inusuales tienen todo a ser propuestos para explicar informes concretos. Los sociólogos añaden que las descripciones de estas criaturas varían con el tiempo y las culturas locales, siguiendo el patrón de creencias folclóricas y no lo qué se esperaría de encuentros con animales reales.

En el programa River Monsters, el biólogo y pescador profesional Jeremy Wade llegó a la conclusión de que es muy probable que lo que realmente se aparece en el Monstruo del Lago Ness es un tiburón boreal (Somniosus microcephalus), el cual llegaría periódicamente al lago desde el mar por medio de grutas y cuevas subterráneas que comunican tanto el océano como el lago. El tiburón boreal es un escualo de gran tamaño (puede alcanzar o incluso superar, en especímenes excepcionales, los 7 metros de longitud) y posee un color oscuro, compatible con muchos de los testimonios del famoso monstruo. Otra característica de este extraordinario tiburón es su enorme longevidad, está demostrado que algunos individuos han llegado a los 500 años de edad, aunque su esperanza de vida media está en torno a 120 – 392 años, convirtiéndose así en el vertebrado conocido más longevo de la Tierra.

tiburon-boreal

Tiburón boreal.

Acotado por el autor y naturalista sueco Bengt Sjögren (1980), los monstruos de lago de la actualidad son variaciones de leyendas antiguas de kelpies. Sjögren afirma que las historias de monstruos de lago han cambiado durante historia. Reportes más viejos a menudo hablan sobre criaturas parecidas a caballos, pero los más modernos a menudo son de criaturas  reptilianas y con aspecto de dinosaurio, y Sjögren concluye que los legendarios kelpies evolucionaron en los modernos monstruos con aspecto de saurio desde el descubrimiento de dinosaurios y reptiles acuáticos gigantes y su popularización en los ensayos  científicos y en la cultura.

Otras teorías variadas han sido presentadas por creyentes en el fenómeno, incluyendo una especie desconocida de anguilas de agua dulce gigantes o de reptiles acuáticos prehistóricos supervivientes, como el plesiosauro. La única teoría que soporta los avistamientos de monstruos es una especie de anfibio que generalmente se queda en etapa juvenil toda su vida como el ajolote (Ambystoma mexicanum). El criptozoólogo Bernard Heuvelmans mantuvo durante su vida que el monstruo tipo plesiosauro era de hecho una especie desconocida de foca de cuello largo, el cual también acuña para los avistamientos de serpientes marinas.

En muchas zonas donde supuestamente se aparecen estos monstruos se ha creado una importante industria turística.

Algunos ejemplos de monstruos lacustres son los siguientes:

  • Monstruo del Lago Ness, más conocido como Nessie y el más famoso de los monstruos lacustres. Su primer avistamiento data del 565 y se han ido repitiendo reportes de sus apariciones hasta nuestros días, con especial hincapié desde el Siglo XIX al XX. Más información sobre el Monstruo del Lago Ness.

nessie

Icónica representación del monstruo del Lago Ness.

  • Bunyip: Perteneciente al folclore australiano y que supuestamente habita el Lago Modewarre. Algunas características de descripciones comunes incluyen una cola de caballo, aletas, colmillos de morsa o cuerno y algunos dicen que pelaje negro. De acuerdo con la leyenda, se dice que rondan en pantanos, billabongs, arroyos y ríos. En las noches pueden escucharse sus llamados, mientras devoran cualquier animal que se acerque a sus guaridas.

bunyip-1890

Ilustración de un Bunyip (1890).

  • Champ: Monstruo que supuestamente habita en el Lago Champlain, ubicado entre los estados de Nueva York, Vermont y parte de Québec en Canadá. Ya desde 1609 hay diversos reportes de su presencia, los avistamientos se extienden hasta nuestros días. Dos tribus de nativos americanos que viven en la zona, cerca del lago Champlain, los Iroqueses y los Abenaki, ya tenían leyendas sobre una criatura semejante que es descrita con forma serpentiforme. El primer avistamiento reportado por los medios se produjo en 1883 cuando el sheriff Nathan H. Mooney dijo que había visto una “… gigantesca serpiente de agua a unos 45 metros” de donde él estaba en la orilla.

champ

Fotografía realizada en 1977 por Sandra Mansi del supuesto monstruo del Lago Champlain.

  • Emela-ntouka: Animal mítico en la cultura de las tribus pigmeas del África Central y principalmente de Zambia. Del tamaño de un elefante y color verde pálido, su descripción general recuerda superficialmente a la de un rinoceronte, incluyendo un cuerno (de marfil) de unos dos metros de largo. Su enorme cuerpo está sostenido por cuatro gruesas patas cortas y posee una cola similar a la de los cocodrilos. Sus mandíbulas están armadas con largos y afilados dientes de forma triangular. Los mitos coinciden en situar al animal en los vastos terrenos pantanosos que conforman la cuenca del Río Congo. Es, por lo tanto, de naturaleza anfibia. Las historias coinciden al afirmar que rara vez se lo encuentra reunido en grupos: se lo considera un cazador solitario.

emela-ntouka

Representación artística de Emela-ntouka.

  • Gusano de Lagarfljót: Es un monstruo de lago islandés Lagarfljót en Egilsstaðir. Los avistamientos han sido registrados desde 1345 y continúan en Siglo XXI incluyendo un vídeo en 2012 presuntamente mostrando a la criatura nadando. El origen de su leyenda para situarse en la colección de cuentos folclóricos y leyendas islandesas de Jón Árnason publicada en 1862 y 1864. Es descrito con forma serpentiforme y una longitud de unos 12 metros, habiendo sido avistado no solamente en el lago sino también enrollado o deslizándose entre los árboles circundantes.

Vídeo en el que parece observarse una extraña criatura similar a una serpiente de gran tamaño en el agua del Lago Lagarfljót.

  • Issie: Monstruo lacustre japonés que se dice que habita en el Lago Ikeda, en la Isla Kyūshū. Según la mitología, Issie era una yegua blanca que había tenido un potro, y vivían juntos en la orilla del lago Ikeda. Pero cuando el potro fue secuestrado por un samurái e Issie fue incapaz de encontrarlo, saltó al lago y, en su desesperación, se transformó en una gigante, bestia reptil, la cual desde entonces frecuenta la superficie, intentando encontrar su hijo perdido. La criatura fue fotografiada en 1978, hubo unos veinte testigos del avistamiento, el ser fue descrito como un saurio de color negro y 5 metros de longitud que nadaba en el lago.

issie

Representación artística de Issie.

  • Manipogo: Es el nombre con el que se conoce a un monstruo lacustre que habitaría el Lago Manitoba (Canadá). Los primeros avistamientos de este ser se remontan a 1908 y el último conocido data del año 2009.

manipogo

Representación artística del avistamiento de una “joroba”, hecho muy característico en los reportes del Manipogo y de otros monstruos lacustres.

  • Memphré: Monstruo lacustre del Lago Memphremagog en Québec (Canadá). Reportado inicialmente en 1816, su último avistamiento se produjo en 2006. Memphré es descrito de una manera muy similar a la del Monstruo del Lago Ness.

memphre

La similitud del Memphré con el Monstruo del Lago Ness se refleja también en diversas ilustraciones.

  • Mokèle-mbèmbé: Bestia común de la mitología de diversos países de África Central, en cuya creencia están especialmente convencidos los pigmeos de la zona. En este caso nos no encontraríamos ante una criatura principalmente acuática sino ante una bestia que habitaría en los pantanos de las remotas junglas de la República Popular del Congo, pero también en República Centroafricana, Camerún y Gabón. El Mokèle-mbèmbé es una de las criaturas más famosas dentro de la criptozoología y cuya existencia no es absolutamente descartada por algunos científicos. Los relatos y la tradición oral de varias tribus africanas lo describen como un animal de color gris parduzco y de tamaño superior al de un elefante, de unos 4 – 6 metros de alto y 5 – 10 metros de largo. Tiene el cuello largo y flexible y un solo diente, aunque muy grande; otros relatos aseguran que se trata de un cuerno. Unos pocos hablan de una cola musculosa como la de un caimán. Vive en los ríos y trepa a las orillas en pleno día para buscar alimento. Sus huellas se parecen a las del hipopótamo, aunque son mayores y palmeadas; según algunos exploradores, son circulares, del tamaño de una sartén, con tres dedos. Su dieta estaría compuesta mayormente por vegetales, aunque hay reportes de que cazarían humanos e hipopótamos. Es interesante notar que hay una pequeña población de estos últimos en los pantanos del Río Likouala. Ya desde finales del Siglo XVIII (1776) se tiene constancia de leyendas sobre este ser, principalmente conocidas a partir de multitud de sucesivas expediciones (como la de Bonaventure de 1776) a las junglas de África Central y cuenca del Río Congo. Algunas teorías intentan identificar a esta criatura con confusiones producidas al observar un rinoceronte (aunque la jungla no es su hábitat). Científicos más atrevidos exploran la hipótesis de que nos encontremos ante un dinosaurio saurópodo (similar al Apatosaurus, descrito así también en la expedición de Paul Gratz de 1909) que habría sobrevivido hasta nuestros días a la masiva extinción del Cretácico. Ruidos no pertenecientes a ningún animal conocido, huellas extrañas con tres dedos, siluetas de un enorme animal vistas a través de la selva, oscilaciones extrañas en el agua, son algunos de los hechos que han reportado tanto los nativos como los exploradores y científicos que ha visitado la región.

mokele-mbembe

Ilustración representando al Mokèle-mbèmbé siendo atacado por pigmeos.

  • Monstruo del Gran Lago: Conocido como Storsjöodjuret, se dice que este monstruo habita en las profundidades del Lago Storsjön en Suecia. Ya desde 1635 hay diversos reportes de su presencia. Es descrito como si fuera una serpiente o reptil acuático con aletas por la parte de atrás y con cabeza de perro; puede poseer grandes crestas según otras descripciones. Se dice que mide unos 6 metros de largo. En el año 1986, la junta administrativa de la provincia de Jämtland declaró al monstruo del gran lago como una especie en peligro de extinción y se le otorgó un estado de protección.

storsjoodjuret

Representación artística de Storsjöodjuret.

  • Monstruo del Lago de Bañolas: Ubicado en Gerona (España), una leyenda cuenta que fueron primero las tropas de Carlomagno quienes, aprovechando su estancia en la ciudad de Gerona, se acercaron a Bañolas para intentar reducir y matar al dragón (conocido como Draga) que habitaba en el lago. El Emperador tuvo que pedir ayuda a San Emeterio, un monje francés que llegó a tierras gerundenses con él para combatir a los moros. Cuando la bestia salió de su refugio se quedó mirando a aquel hombrecillo que no paraba de rezar y, como si de un cachorrillo se tratara, le siguió hasta la plaza. Después de este suceso, el santo milagrero fundó el monasterio de San Esteban de Bañolas, antes de irse a vivir a una cueva en medio de un espeso bosque donde no era posible adivinar si era de día o de noche. El monstruo regresó al lago, donde dicen que aún vive hoy, pero al que nadie ha vuelto a ver. Algunos autores aseguran que hay testimonios de la aparición del monstruo a finales del Siglo XIX y principios del XX, como el ataque a una diligencia que hacía el trayecto Olot – Bañolas. Se ha intentado culpabilizar al supuesto monstruo de varios naufragios con muchas víctimas, desastres ocurridos en el lago en 1913 y 1998. Otra leyenda cuenta que en el fondo del lago habitan las ondinas en un palacio de cristal. Estos seres, también llamados mujeres de agua, salen a la superficie los días de luna llena, y al igual que las sirenas, las ondinas utilizan sus cánticos para atraer a los hombres de la zona y llevárselos a su palacio de cristal.

monstruo-del-lago-de-banolas

Representación artística del Monstruo de Lago de Bañolas.

  • Monstruo del Lago Iliamna: Localizado en Alaska, se dice que un monstruo con cabeza y cola similar a la de los lobos y cuerpo de orca habita en el Lago Iliamna. Los primeros avistamientos datan de 1942 y se han extendido en el tiempo hasta 1988. La escasez de más ha hecho que muchos empiecen a dudar, todavía más, de la existencia real de esta criatura Una vez más el biológo y pescador profesional Jeremy Wade, determinó que es muy posible que este monstruo fuese en realidad un esturión blanco (Acipenser transmontanus), el pez más grande de Norteamérica y que puede alcanzar los 6,1 metros de longitud.

esturion-blanco

Esturión blanco (Acipenser transmontanus).

  • Monstruo del Lago Labynkyr: Este lago ubicado en la República de Sajá, al Este de Rusia, es el hogar de un monstruo pavoroso según las leyendas del lugar que se remontan al Siglo XIX. Medio de comunicación rusos aseguraron que tenían evidencias de la presencia de dicho monstruo en el lago, habiéndose encontrado diversos restos esqueléticos; incluso se realizó una expedición en 1999 para buscar más pruebas de su presencia en este remoto y de muy difícil acceso lugar del mundo.

labynkyr

Fotografiada realizada en el Lago Labynkyr en la que se observa un cuerpo extraño aflorando de las aguas.

  • Monstruo del Lago Tianchi: Ubicado en la cumbre del Monte Paektu, entre China y Corea del Norte, se dice que este lago es la morada de un monstruo o monstruos cuyos avistamientos se remontan a 1903 y prosiguen hasta nuestros días. Ha sido descrito como una especie de búfalo que surge del agua. Reportes más recientes describen al monstruo como teniendo una cabeza humanoide unida a un cuello de 1,5 metros. Se dice que tiene un anillo blanco en la base del cuello y el resto se su piel es gris y lisa. En 2007, un reportero de televisión chino aseguró haber filmado en este lago a unas seis extrañas criaturas con forma de foca.

tianchi

Fotografía tomada el 21 de Julio de 2005 de un cuerpo extraño asomando en la superficie del Lago Tianchi.

  • Monstruo del Lago Tortuga: El Lago Tortuga ubicado Saskátchewan (Canadá) es el supuesto hogar de un monstruo que es descrito generalmente como una criatura de entre 3 – 9 metros de longitud, piel cubierta de escamas, sin aleta dorsal, cabeza similar a la de los caballitos de mar, a un perro o incluso un cerdo. Sus primeros avistamientos se reportan con anterioridad a las leyendas de los nativos indios de la zona. Se ha intentado explicar la presencia de este monstruo con una confusión de los testigos, los cuales seguramente habrían visto un esturión de gran tamaño, algo que podría casar con algunas de las descripciones.

rastro-lago-tortuga

Fotografía tomada entre 2011 – 2012 del supuesto rastro dejado por el Monstruo del Lago Tortuga.

  • Morag: Es el apodo dado al monstruo lacustre del Lago Morag (Escocia). Después de Nessie está entre las criaturas (supuestamente) fantásticas más conocidas de Escocia. El avistamiento más conocido tuvo lugar en 1969, donde estuvieron involucrados dos hombres locales, Duncan McDonnel y William Simpson. Afirmaron haber golpeado accidentalmente a la criatura con su barco, haciendo que los atacara. McDonnel se defendió con un remo, y Simpson abrió fuego con su rifle, lo que causó que la criatura se sumergiera hasta desaparecer. Lo describieron de color marrón, de 7,5 – 9 metros de largo, con piel áspera, tres jorobas dorsales de medio metro cada una que sobresalían por encima de la superficie, y una cabeza de unos 30 centímetros. Se han realizado varias expediciones para localizar al monstruo pero todas han vuelto sin evidencias destacables.

morag

Representación artística de Morag.

  • Nahuelito: Supuesta criatura desconocida que habitaría en el Lago Nahuel Huapi en la Patagonia (Argentina). Su primer reporte se remonta a 1910 aunque ya existían relatos al respecto previos a la Conquista de América. George Garret aseguró en 1910 que luego de navegar por el lago y a punto de desembarcar, pudo avistar a unos 400 metros de distancia una criatura cuya parte visible medía entre 5 – 7 metros de largo y sobresalía otros 2 metros por encima del agua. En 1988 se publicaron fotos del Nahuelito en una revista del diario Río Negro. Los avistamientos de Nahuelito parece que se suceden hasta nuestros días.

nahuelito

Supuesta fotografía de Nahuelito tomada en 1988.

  • Ogopogo: Nombre con el que se conoce a un monstruo de lago que supuestamente vive en el Lago Okanagan, en la Columbia Británica (Canadá). En este lugar se ha visto el típico fenómeno de las “jorobas” que se desplazan sobre la superficie del agua, e interpretadas como los emergentes del cuerpo de un gran animal por las teorías que afirman la existencia de estas supuestas criaturas críptidas. Su descripción más común es la de una serpiente marina de 15 – 20 metros de largo. Los primeros avistamientos del Ogopogo datan del Siglo XIX y se extienden hasta nuestros días, siendo uno de los monstruos lacustres más conocidos en el mundo. Es muy posible que algunos de los avistamientos de este monstruo lacustre hayan sido confusiones de los testigos con troncos u otros objetos flotantes e incluso resultado de divisar nutrias y anguilas.

ogopogo

Estatua de Ogopogo en Kelowna, Columbia Británica (Canadá).

  • Shuswaggi: Nombre con el que se conoce al supuesto monstruo que habita el Lago Shuswap de la Columbia Británica (Canadá). El primer avistamiento es relativamente reciente, el 3 de Junio de 1984, Linda Griffiths que navegaba con sus hijos por el lago dijo haber visto una mancha en el agua. Al cabo de un rato, el agua comenzó a agitarse violentamente y vio que afloraban unas siete jorobas de color marrón grisáceo por encima de la superficie y moviéndose en línea recta. El monstruo que poseía forma serpentina, cruzó por delante de su embarcación antes de sumergirse definitivamente.

basilosaurus

Representación artística de un Basilosaurus, animal extinto pariente cercano de las ballenas actuales que algunos criptozoólogos creen que podría ser el culpable de los avistamientos del Shuswaggi.

  • Tahoe Tessie: Entre Nevada y California se ubica el Lago Tahoe, hogar supuestamente de un monstruo lacustre cuya leyenda se remonta a las historia de tribus indias del Siglo XIX y que se extiende hasta nuestros días. Con una longitud que oscila de los 3 – 24 metros, Tessie es descrito como una criatura serpentiforme, de cuerpo ancho y que habita en túneles y cuevas de las profundidades del Lago Tahoe. A pesar de tener características de reptil, su piel de color negro azabache o turquesa, parece ser de aspecto suave. En la década de 1950, dos agentes de policía fuera de servicio informaron que habían visto un aumento joroba grande en el agua del lago y que se desplazaba a gran velocidad. Avistamientos similares se han ido sucediendo hasta fechas recientes.

tahoe-tessie

Representación artística de Tahoe Tessie.

A pesar de que muchos de los casos de avistamientos y reportes de monstruos lacustres son debido a confusiones o directamente fraudulentos, no se puede descartar la presencia de criaturas desconocidas en muchos de estos lugares. Se conoce más de la Luna que de las profundidades del océano, y todos los años se descubren nuevas especies animales desconocidas hasta la fecha, ¿por qué no dejar volar un poco la imaginación?, quizá en lo profundo de estos lagos no se escondan únicamente especies ya conocidas y troncos viejos.

lago-ness-urquhart

Lago Ness y Castillo de Urquhart (Escocia).

Información sobre serpientes marinas.

Información sobre reptiles marinos prehistóricos:

Parte I

Parte II

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: