RSS

Archivo de la etiqueta: Fantasmas

Poltergeist en la Calle Embajadores

Con el nombre de poltergeist en la Calle Embajadores se conoce a un extraño caso supuestamente paranormal producido en el interior de un domicilio del número 194 de dicha calle de Madrid.

“Dos días antes de los Santos de 1990”, según el propio testimonio del cabeza de familia, empezaron a suceder hechos extraños en el piso que compartía con su mujer, dos hijos, nuera y un nieto (bebé). Una lavadora funcionaba y cargaba agua sin estar enchufada, una colección de películas en VHS salieron disparadas de forma repentina, claveles volando de forma inexplicable hasta caer encima de una cama o incluso siendo encontrados debajo de las sábanas, cambios de temperatura (termogénesis), sensación de opresión en el pecho, golpes y otros ruidos, voces, e incluso la visión de sombras inexplicables en el interior de la casa. Quizá uno de los fenómenos más graves de los que habla la familia es la apertura de la llave de la bombona gas mientras dormían, con el consecuente peligro de explosión.

Según cuenta la propia familia, estos fenómenos se empezaron a producir tras la realización de una sesión de ouija. Decidieron, llegado un momento, acudir en auxilio a programas de radio especializados en temas paranormales y a videntes, pero nada de ello ayudó, es más, esto incluso empeoró los extraños sucesos que reportaban, llegando a hacer vida en el comedor por el terror que tenían principalmente por las noches. Los hechos aparentemente inexplicables acabaron sucediendo tanto de día como de noche, y con especial virulencia a partir de la 1:15 de la madrugada.

Tabla ouija.

Germán de Argumosa, célebre y clásico investigador de fenómenos paranormales estudió este caso y afirma haber clasificado buena parte de los hechos extraños que sucedían en la vivienda, en este caso nos habla de:

Fenómenos de agresividad: Según Argumosa, uno de los hijos (Javier) afirmó escuchar una voz que decía “voy a por ti y después a por los demás”. A partir de ese momento Javier fue objeto de una serie de agresiones como el lanzamiento de una bandeja de porcelana que salta de forma inexplicable golpeando el quicio de una puerta en donde se encontraba de espaldas él mismo. La apertura de la llave de la bombona de gas y la percepción por parte de la familia del mismo al olerlo con claridad. Un tablero de madera se eleva y se lanza hacia Javier, también sin explicación. El propio Javier aseguró que una mañana temprano al salir de casa para trabajar, cuando descendía por las escaleras observó como dos monjas (fantasmogénesis) bajaban las mismas como si se resbalasen por un plano inclinado, yendo unos dos metros por delante de él. Al salir a la calle se dio cuenta de que dichas “monjas” habían desaparecido de forma inexplicable. En la calle dijo ver un coche fúnebre de época que iba muy iluminado por dentro, observando que el chófer iba con un uniforme (también de época, gorra y cuello cerrado) hablando con una “persona” la cual sólo se podía discernir la mitad de la cara.

Fenómenos de fobia religiosa: En este grupo entraría el suceso en el que la colección de vídeos (propiedad de Javier) de temática religiosa salieron disparados de la estantería cayendo al suelo, no obstante, el resto de vídeos y películas que había permanecieron en su sitio normalmente. También un Niño Jesús pequeño ubicado en la repisa de uno de los dormitorios fue encontrado por la familia bocabajo en el suelo, esta misma figura fue días más tarde encontrada decapitada en el cuarto de estar de la vivienda. A su vez una figura de la Virgen sufrió una quemadura en la espalda. Un crucifijo del dormitorio de Javier y Pilar fue encontrado también sobre el suelo. Incluso el propio Javier aseguró que un crucifijo que llevaba al cuello se desató sin explicación mientras dormía y se lo encontró tirado en el suelo. En este punto y como nota explicativa, es interesante destacar que si nos fijamos bien, buena parte de los hechos que supuestamente ocurrieron a esta familia son con Javier o relacionados con él mismo, algo que podría ser compatible con un caso de poltergeist, y ser el propio Javier el que provocaba de forma inconsciente dichos fenómenos, el cual parece ser que había tenido un trauma importante de niño (contempló la muerte por ahogamiento de un amigo) que no había superado y al hacer la ouija se despertó ese recuerdo. 

Fenómenos sin justificación alguna: La lavadora que funcionaba sola estando desenchufada, golpes en puertas y otros ruidos en la casa. Germán de Argumosa logró obtener varias psicofonías en la casa, la más famosa de ellas decía lo siguiente “han conseguido contactar”. Esta parafonía es interesante porque nos encontramos en una vivienda en donde se han realizado sesiones espiritas como la ouija, en las que por regla general, se busca el “contacto” con otras entidades extraterrenas.

Germán de Argumosa.

Según el testimonio reciente del propio Javier, una noche sufrió una especie de parálisis del sueño, le costaba respirar, notaba una fuerte opresión en el pecho y no podía moverse. Durante este episodio, pudo observar una sombra que fue tornándose en una especie de silueta con capa y encapuchada de más de dos metros de alto que miraba fijamente a un inmóvil Javier. “No he visto persona humana como tú”, es lo que el testigo afirma que la extraña silueta le dijo con voz potente y firme. Finalmente, la mujer de Javier pudo despertarlo alertada, ya que parecía que su marido se estaba ahogando. Al levantarse y mirarse en el espejo del baño observó como en su pecho había un arañazo hecho con lo que parecía ser una garra con tres dedos. Este hecho es destacable ya que el amigo fallecido de Javier por un defecto de nacimiento carecía de varios dedos en una mano. El padre de la familia tenía la teoría de que quizás esa sombra extraña que acechó con nocturnidad a Javier era el espíritu de dicho amigo desgraciadamente muerto que se aparecía para intentar comunicar algo.

Los fenómenos fueron desvaneciéndose con el paso de los días, unos 6 – 8 meses después de su inicio. Javier aseguró que un ángel caído o demonio era el causante de dichos fenómenos. Como contrapartida, varios investigadores de lo paranormal que han estudiado este expediente, como Clara Tahoces, aseguran que el propio Javier fue seguramente el causante inconsciente de los extraños sucesos, entrando este caso en lo que se conoce como fenomenología poltergeist.

Javier asegura que hoy en día aún sigue viendo la “sombra”, pero que ha logrado vivir sin que ello le afecte en su vida, haciendo el menor caso posible a dicha visión.

Programa clásico de El Pentáculo presentado por Mitxel Casas en donde se trata este caso concreto, con la presencia del investigador Germán de Argumosa. (Gracias a Óscar Villabeitia por los vídeos).

Programa de Cuarto Milenio en donde algunos de los principales testigos del caso hablan de los hechos acaecidos.

Temporada 11 Programa 452

Fuentes: Cuarto Milenio, El Pentáculo, ABC, elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

Descabezados

Si prendes el fuego debes atener a las consecuencias, un incendio, un catástrofe desde el corazón hasta la piel. El terreno es yermo y está lleno de locuras por el camino, perderse es fácil si pones los labios entre los míos y el infierno.

La inspiración, agotada de gritar y no ser escuchada, es necesario dar un paso más para caer del todo o subir allá donde espera el éxtasis. Son decisiones al fin y al cabo, las que marcan la nada de la corona de laurel sobre tu cabeza.

Si estás aquí no hace falta más, si marchas será necesario todo para cubrir y malvivir, si es que esa posibilidad existe más allá de tu cuerpo y el mío. Sólo un retazo más con el que recordar que en un solo segundo podemos pasar de reyes a desterrados.

No hay coronas ni tronos que reclamar, el ambiente es glacial y la tormenta se aproxima con una navaja de hielo entre los dientes. Es el cielo el que se desploma sobre nosotros y todos los sueños que pudieron ser no son más que recuerdos a los que aferrarse hasta sangrar.

Directos y sinceros, no hay nada lejos de esas certezas, nada, para cuando llegue el momento saber distinguir si alguien más reza por nosotros y así seguir manteniendo la cabeza sobre el corazón y el corazón sobre los hombros. Sí, soñemos.

 
2 comentarios

Publicado por en 31 julio, 2019 en Libros, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , , ,

Leyenda de La Casa de las Siete Chimeneas

Historia.

La Casa de las Siete Chimeneas es un edificio de Madrid (España), ya existente antes de 1570. Aunque hay huecos documentales se ha atribuido la obra a Juan Bautista de Toledo y Antonio Sillero, y ampliada por Juan de Herrera (arquitecto del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial). Se encuentra situada en la Plaza del Rey esquina a la Calle de las Infantas.

Ha sido hogar del Marqués de Esquilache (célebre por el motín homónimo) en el Siglo XVIII, ministro de Carlos III, sede del Banco de Castilla, sede del Lyceum Club Femenino, sede del Banco de Urquijo para acabar perteneciendo al Ministerio de Educación y Cultura en la actualidad. Ha sido objeto de multitud de reformas a lo largo de su historia, las últimas en los siglos XIX y XX, la más reciente fue realizada por Fernando Chueca Goitia y José Antonio Domínguez Salazar en 1957. En 1995 es declarada Bien de Interés Cultural.

Durante las primeras obras de reforma acaecidas en el Siglo XIX para ser sede del Banco de Castilla, los obreros encontraron en el sótano un esqueleto de mujer con un montón de monedas de oro acuñadas en el Siglo XVI. Posteriormente, ya durante la reforma del Siglo XX, se halló el esqueleto de un hombre emparedado en un muro de la casa.

En la actualidad no han sido pocos los testigos que afirman haber vivido hechos extraños en la Casa de las Siete Chimeneas, muchos de los testimonios se refieren a supuestas apariciones espectrales, fuertes ruidos de procedencia no identificada, voces extrañas, sensación de presencias, bajadas de temperatura y malos olores localizados en lugares muy concretos de la casa, etc.

Leyendas.

En cuanto a las leyendas que rodean esta casa nos debemos remontar al Siglo XVI. Un capitán llamado Zapara y una joven de la corte de nombre Elena iban a casarse. Se dice que pocos días antes de la ceremonia, el capitán tuvo que partir a luchar en la Batalla de San Quintín, en la cual murió no sin antes recordar en voz alta el nombre de su esposa. Al enterarse del destino de su prometido, Elena se encerró en sus aposentos durante meses, la servidumbre la oía llorar y lamentarse pero nadie hizo nada hasta que una mañana apareció muerta sobre la cama con una sonrisa en los labios. Inexplicablemente, el cadáver desapareció y todos acusaron al padre del roo del mismo. El padre ahogado por las acusaciones, se ahorcó en una de las vigas de la casa.

Felipe II ordenó investigar los hechos pero nadie consiguió aclarar lo sucedido sin éxito. Tiempo después, empezó a correrse el rumor de que en algunas noches, tras el toque de ánimas, aparecía en el tejado de la casa la figura de una dama vestida de blanco cuyos ropajes alumbraban a modo de antorcha , caminando por las tejas con aparente seguridad, hasta situarse en la parte más cercada al Palacio Real. Allí se arrodillaba y se daba golpes en el pecho hasta desaparecer.

Una de las explicaciones a esta leyenda nos dice que la joven era amante del rey que se casó o iba a casarse con uno de sus capitanes, al que el monarca mandó asesinar por celos ya que ésta se negaba a corresponder los requerimientos de su majestad. Otros hablan de un celoso pare que no dudó en matar a su hija para ocultar un delito incestuoso que a la poste le llevaría al suicidio. Otra leyenda nos dice que la joven fantasmal no puede abandonar este mundo por la trágica muerte de su amado.

Otra de las historias “semilegendarias” que se cuentan sobre la Casa de las Siete Chimeneas nos habla de un rico hacendado de las Indias que decidió desposarse con una joven amiga del rey. Cuando terminó la boda, el hombre marchó a la alcoba y no encontró a su esposa, tras buscarla por toda la casa, finalmente la encontró muerta en el sótano, con un puñal clavado en el pecho y las arras de la ceremonia, regalo del mismísimo Rey, esparcidas por el suelo. Se creyó que fue un suicidio.

Se dice que la presencia de esas siete chimeneas en el tejado de la casa, hace referencia a una analogía sobre los siete pecados capitales.

La Casa de las Siete Chimeneas (Fotografía por La Exuberancia de Hades).

Fuentes: Wikipedia, Guía de la España Misteriosa (Pedro Amorós), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,

Palacio Ca’ Dario, Venecia maldita

Situado en el número 353 del sestiere de Dorsoduro, que da directamente hacia el Gran Canal de Venecia. El edificio es famoso por la presunta maldición que pesaría sobre él: Según la leyenda, sus propietarios están destinados a caer en bancarrota o a morir de manera violenta.

El edificio fue encargado al arquitecto Pietro Lombardo en 1479 por Giovanni Dario como dote nupcial para su hija Marietta, prometida de Vincenzo Barbaro, un rico comerciante de especias propietario del palacio homónimo en el Campo San Vio. Giovanni Dario, un burgués de orígenes dálmatas, ocupó cargos importantes para la República de Venecia: Fue comerciante, notario de la cancillería ducal, secretario ducal y se ganó el apelativo de “salvador de la patria” después de que, en 1479, consiguiera negociar un acuerdo de paz con los turcos.

En 1494, tras la muerte de Giovanni Dario, el palacio fue heredado por su hija Marietta y posteriormente pasó a manos de Vincenzo Barbaro. La familia Barbaro fue propietaria del palacio hasta principios del Siglo XIX, cuando Alessandro Barbaro (1764 – 1839), miembro del último Consejo de los Diez de la República de Venecia y consejero del Tribunal Supremo de Verona, vendió el edificio a Arbit Abdoll, un comerciante armeno de piedras preciosas.

La Ca’ Dario es descrita a menudo como uno de los palacios más característicos de Venecia y comparada frecuentemente con la Ca’ d’Oro. Su extraña belleza suscitó el interés de John Ruskin, que describió sus decoraciones de mármol con gran detalle. La parte trasera del edificio, pintada de rojo, da hacia el Campiello Barbaro.

En 1908 Claude Monet utilizó a la Ca’ Dario como sujeto para una serie de cuadros típicamente impresionistas, todos desde la misma perspectiva pero con diferentes condiciones de luz. Una de las últimas intervenciones de restauración y amueblado de los interiores del edificio fue realizada en 1977 por Giorgio Pes, el decorador de interiores de la película El gatopardo (1963).

Palacio Ca’ Dario.

Arquitectura.

La fachada esbelta y asimétrica hacia el Gran Canal, caracterizada por una anchura limitada de unos diez metros, está inclinada hacia un lado a causa de un hundimiento estructural y presenta elementos de clara inspiración renacentista, en contraste con las otras fachadas, que mantienen el estilo gótico entonces todavía extendido en Venecia. Está completamente decorada con mármoles policromos y piedra de Istria, alternados en ochenta medallones circulares. La planta baja presenta dos monóforas (aberturas o accesos) y un portal al agua, mientras que cada una de las plantas superiores está iluminada por una cuadrífora y una monófora.

Las chimeneas, de típico estilo veneciano, están entre los pocos ejemplares originales de la época que se han conservado hasta nuestros días. El balcón neogótico fue añadido en el Siglo XIX. En la base del edificio está la inscripción VRBIS GENIO IOANNES DARIVS (en latín, “Giovanni Dario, en honor al genio de la ciudad“).

El interior del edificio se caracteriza por un amplio atrio con brocal de pozo de mármol, por una escalera de mármol finamente decorada que conduce a los piani nobili y por una fuente interior de inspiración oriental, colocada en una habitación que sigue el estilo mudéjar en la decoración y en la forma de las ventanas. La fachada posterior, de aspecto claramente gótico remodelado, parece heterogénea: la característica pintura roja hace de pegamento para un conjunto de chimeneas, miradores, ventanas góticas y logias.

Grabado del Palacio Ca’ Dario.

Maldición.

La belleza arquitectónica de la Ca’ Dario contrasta con su fama de «edificio maldito», reputación adquirida debido al trágico destino que ha unido a muchos de sus propietarios. Según la presunta maldición que pesaría sobre la casa, sus propietarios estarían destinados a arruinarse o a morir de manera violenta.

Marietta, la hija de Giovanni Dario, se suicidó tras el colapso financiero de su marido Vincenzo Barbaro, que murió acuchillado. Trágico final también para su hijo Giacomo, que murió en una emboscada en Heraclión, en la isla de Creta. Estas tres muertes causaron sensación entre los venecianos, que hicieron un anagrama con la inscripción colocada en la fachada, transformándola de VRBIS GENIO IOANNES DARIVS a SVB RVINA INSIDIOSA GENERO (en latín, “Yo genero bajo una insidiosa ruina“).

Los descendientes de la familia Barbaro heredaron el palacio hasta principios del Siglo XIX, cuando Alessandro Barbaro lo vendió a Arbit Abdoll, un comerciante armeno de piedras preciosas, que cayó en bancarrota poco después de haber tomado posesión de su nueva residencia. En 1838, Abdoll se vio obligado a vender la Ca’ Dario por 480 libras al inglés Rawdon Brown, el cual, a su vez, la revendió cuatro años después por falta de dinero para reformarla. El edificio fue adquirido posteriormente por un conde húngaro y a continuación revendido a un rico irlandés, un tal señor Marshall, para ser comprado en 1896 por la condesa Isabelle Gontran de la Baume-Pluvinel, que lo hizo restaurar, y por su amiga Augustine Bulteau.

Alojó al poeta francés Henri de Régnier, invitado por la condesa de la Baume-Pluvinel, hasta que una grave enfermedad interrumpió sus estancias venecianas. En la posguerra la Ca’ Dario fue comprada por Charles Briggs, un multimillonario americano, que sin embargo tuvo que huir de Venecia a causa de los constantes rumores sobre su homosexualidad, refugiándose en México, donde su amante se suicidó.

Tras permanecer un largo tiempo sin propietario, en 1964, entre los posibles compradores dio un paso adelante el tenor Mario Del Monaco, que sin embargo rompió las negociaciones cuando, mientras iba a Venecia para ultimar los detalles del contrato, fue víctima de un grave accidente de tráfico que lo obligó a una larga rehabilitación y lo hizo desistir de la compra. Pocos años después la Ca’ Dario fue adquirida por el conde turinés Filippo Giordano delle Lanze, el cual fue asesinado en 1970 en el interior del palacio por un marinero croata de nombre Raul Blasich, con el cual mantenía una relación. Blasich, a continuación, huyó a Londres, donde fue asesinado.

El edificio fue adquirido posteriormente por Kit Lambert, mánager de la banda de rock The Who, enamorado de su aspecto romántico y melancólico. En este ambiente su dependencia de los estupefacientes se agravó hasta tal punto de minar, en 1974, sus relaciones con la banda, de causar su arresto por posesión de droga y de favorecer su colapso financiero. Pese a sostener que no creía en la «maldición», Lambert había confesado a algunos amigos que dormía en el quiosco de los gondoleros del cercano Hotel Gritti para “huir de los fantasmas que lo perseguían en el edificio”.

En 1978, tres años antes de su muerte, Kit Lambert vendió la Ca’ Dario a un hombre de negocios veneciano, Fabrizio Ferrari, que se trasladó allí con su hermana Nicoletta, la cual murió en un extraño accidente de tráfico sin testigos. Poco tiempo después, Fabrizio Ferrari estuvo involucrado en un crack financiero y también fue arrestado con la acusación de haber golpeado a una modelo. A finales de los años ochenta el palacio fue adquirido por el financiero Raul Gardini, con la intención de regalárselo a su hija. Tras una serie de dificultades económicas y su implicación en el escándalo de Tangentopoli, Gardini se suicidó en 1993 en circunstancias nunca aclaradas totalmente.

Tras la muerte de Gardini nadie quiso comprar la Ca’ Dario, hasta el punto de que la primera sociedad de intermediación que recibió el mandato para la venta renunció al encargo. A finales de los años noventa, el director y actor Woody Allen parecía interesado en la compra del edificio, pero desistió. En 2002, una semana después de haber alquilado la Ca’ Dario para unas vacaciones en Venecia, el bajista John Entwistle murió tras sufrir un infarto. En 2006 la propiedad del inmueble pasó a una sociedad americana en representación de un comprador desconocido y está actualmente en restauración.

Claude Monet – Palacio Ca’ Dario, Venecia (1908).

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Ancient Ram Inn, la posada encantada

La vieja posada Ancient Ram Inn se encuentra en la localidad de Wotton-under-Edge, en Gloucestershire (Reino Unido). Mucha gente cree que es uno de los edificios más embrujados de dicho país, sino el mundo. La posada fue una vez propiedad de la Iglesia de Santa María cuando se construyó por primera vez. Debido a los espectros reportados que se ven en la posada, ha sido investigado por varios investigadores paranormales. Ha aparecido en varios programas de televisión, como Most Haunted y en la serie estadounidense Buscadores de fantasmas (Ghost Adventures).

Historia.

Construida en 1145 sobre lo que parece que fue un cementerio pagando de más de 5.000 años, Ancient Ram Inn se encuentra en la intersección de líneas energéticas. Estos son lugares considerados con una alta energía espiritual. Curiosamente, cuando se utiliza un mapa, se puede trazar una línea recta que dirige directamente de la posada al centro de Stonehenge. Según la leyenda local, Stonehenge tiene una energía que viaja a través de las líneas energéticas para alimentar los poderes paranormales que se encuentra en la antigua Ram Inn. Algunos sacerdotes utilizaron la posada para albergar a esclavos y trabajadores que ayudaron a construir la iglesia St. Mary.

Según unos antiquísimos mapas que aparecieron en el lugar, todo apunta a  que la construcción era unas tres veces más grande de lo que es ahora, e incluso  se comprobó que existía un túnel que comunicaba la chimenea del bar de la casa con la Iglesia, y otro de ellos con Lacock Abbey. Se dice que estos túneles eran utilizados por malhechores que tras esconderse en el desván  conocido como “El de la Tejedora”, escapaban tras realizar sus fechorías  huyendo así de la justicia.

Diversos investigadores paranormales han descrito una historia de asesinatos en el lugar: La quema de una bruja residente, la hija de un posadero colgada en el ático, los huesos de niños asesinados ritualmente enterrados bajo el suelo, mientras que el reverendo John Yates, ex obispo de Gloucester, se dice que llamó al Antiguo Ram, “el lugar más malvado que he tenido la desgracia de visitar”, después de un intento fallido de exorcismo.

El terreno ha pasado por varias manos a lo largo de los años, en 1930 fue adquirido por Maurice de Bathe, convirtiéndose en la actual posada y pasando a ser de propiedad privada. Su último dueño, John Humphries salvó de la demolición el edificio cuando lo adquirió en 1968, siendo de su propiedad hasta el 12 de Diciembre de 2017 cuando falleció. El propio Hhumphries afirmó en diversas ocasiones que las entidades violentas que habitan el edificio (súcubos en este caso) lo sacaron de la cama y lo violaron rutinariamente en varias ocasiones.

Habitaciones y hechos paranormales.

La Cocina de los Hombres: En esta estancia se cuenta que se oye el llanto de un bebé, también se cuenta que aquí una mujer fue asesinada por bandoleros y su espíritu sigue vagando por los alrededores de Ancient Ram Inn. También se han reportado en esta sala el fallo de aparatos electrónicos cuyas baterías se descargan con suma rapidez.

El Granero Mayflower: En la planta baja, cerca de la carretera, hay un espacio grande formado por los antiguos establos de la propiedad. Aquí algunos visitantes han reportado violentos ataques por parte de entidades invisibles, personas arrojadas al suelo, inmovilizadas contra la pared, etc. En este mismo lugar un integrante del programa Most Haunted fue supuestamente golpeado y pateado por un atacante invisible.

La Habitación del Obispo: Se dice que en esta estancia el espíritu de un monje aparece habitualmente en ella. Otro de los fantasmas es el espíritu de un centurión a caballo, asegurándose que uno de los huéspedes tuvo un ataque de ansiedad porque lo vio pasar a través de la pared.

La Habitación de la Bruja: Según la leyenda, alrededor de 1500 una bruja fue quemada en la hoguera de la casa y muchos afirman haber visto su espectro en las habitaciones. Al parecer la hechicera buscó refugio en esta habitación en concreto de la casa antes de ser capturada y asesinada

El Ático de los Tejedores: a menudo escuchaban los sonidos de algo pesado siendo arrastrados por el piso. Los visitantes del edificio se hicieron eco de la misma historia, en particular los que duermen en la habitación del obispo directamente debajo del ático abierto. Se dice que en esta estancia habita el fantasma de la hija de un posadero asesinada aquí en el desván en algún momento del Siglo XVI y nombrada por un medio visitante como “Elizabeth”.

Conclusiones.

Nos encontramos ante un antiquísimo edificio donde las maderas viejas crujen y gimen, corrientes frías impregnan cada habitación. Mientras que el denso amontonamiento de artefactos religiosos, taxidermia animal, extrañas antigüedades y espeluznantes juguetes infantiles parecen haber sido recogidos y colocados deliberadamente, una obra de acumulación de toda una vida que solo realza el extraño paisaje del lugar. Para cualquier persona propensa a hacer volar de imaginación, el escenario se encuentra perfectamente dispuesto para las historias de fantasmas y demás hechos paranormales.

Las fotografías obtenidas en la posada son en su mayoría defectos de las lentes o extraños, insectos o polvo que se cruzan en el objetivo y caprichosos juegos de luces. Podríamos decir que a pesar del gran número de testimonios de hechos extraños en Ancient Ram Inn, debemos poner en cuarenta la paranormalidad del lugar, en donde la sugestión podría jugar malas pasadas, la cual pudo quizás afectar también al propio John Humphries, pero es algo que ya nunca sabremos.

Amplia galería de fotografías de Ancient Ram Inn aquí.

Fuentes: Wikipedia, TheBohemianBlog, The Sun, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Fantasmas en el restaurante

En el centro histórico de Sevilla se levanta el restaurante el Perro Viejo, anteriormente conocido como Viandas, un lugar que en la última década y media se ha convertido en un interesante foco de supuestos fenómenos paranormales en su interior.

Historia.

El emplazamiento donde se levantaba el restaurante Viandas tiene una serie de connotaciones que lo convierten en un sitio especial, un lugar con mucha historia negra. Parece ser que los primeros hechos recogidos datan del Siglo XIX cuando se produjo un incendio. Muchos años más tarde, en Julio de 1936 se produjo en las inmediaciones el asesinato de un sereno con el único pretexto de robarle el arma. En 1946 también ocurrió el atropello de un tranvía a varios transeúntes, provocando la muerte de dos de ellos; este accidente ocurrió justo en la esquina de donde años más tarde se alzaría el restaurante. También se dice que en los años 50 fue descubierta una caja con el cadáver de un niño o una niña justo en la misma puerta del actual restaurante. Desde el punto de vista del edificio en sí, una cripta almohade fue descubierta en los años 50, en 1956 se reedificó el inmueble, conservándose los restos de la cripta. En épocas más recientes, y más en concreto de 1988 – 1995 se alquilaban habitaciones en el edificio del restaurante, y ya corría el rumor de que se realizaban sesiones de ouija y otras y variadas prácticas espiritistas.

En 1995 el local fue traspasado y continuó su explotación como restaurante y lugar de hospedaje, siendo durante este período cuando se registró un hecho macabro: Una persona relacionada con los propietarios del establecimiento y muy vinculada al lugar se quitó la vida. Según los testigos, sería supuestamente el espíritu del suicida el que hoy deambularía por el local. Da la casualidad que hasta algunos clientes han asegurado también ser testigos de fenómenos paranormales en el restaurante, incluso una niña de sólo dos años afirmó que veía a un “ser” con sombrero en las escaleras que conducían a la última planta. Dicho “ser” la atraía llamándola hacia la última habitación, la niña anduvo por la planta guiada por unas “manos invisibles” como si conociese de siempre el lugar. La pequeña acabó comunicándole lo sucedido a su padre quien subió a la tercera planta acompañado por el gerente, pero allí no encontraron a nadie. Cabe mencionar que en 2003, se registró un caso de una monja Teresiana que vivió un episodio de shock, al asegurar haber visto al mismo demonio salir y entrar desde la pared del restaurante a su habitación.

A comienzos de 2003 en el desaparecido y exitoso Milenio 3, la gerente del restaurante comentaba experiencias vividas por casi todos los empleados del local. En los primeros meses de 2001, cuando el local fue traspasado y adquirido por Francisco Javier Pérez Parralo, se iniciaron unas obras de remodelación. Los albañiles ya detectaron entonces que algunas herramientas cambiaban de sitio o que desaparecían, escuchaban cómo se les llamaba por su nombre sin haber nadie, siseos y otras sensaciones extrañas. Uno de los momentos más extraños fue cuando una mañana el local apareció con las puertas de par en par pero no había evidencias de que alguien físico hubiese entrado en él. Incluso la Policia acudió a la llamada para inspeccionar el lugar pero solamente pudo clarificar que no hubo robo alguno, ya que la entrada no había sido forzada y no se había producido la sustracción de ningún objeto, aparte de que no se encontraron marcas ni huellas en el suelo fresco recién pavimentado.

A mediados de 2001 ya con las obras de remodelación terminadas, el restaurante abrió sus puertas, la planta baja se dedicó al bar, la primera a la restauración más propiamente dicha y la última quedó cerrada y sin finalidad concreta salvo la de servir de almacén y vestuario del personal. Al cabo de tres meses comenzaron a producirse los primeros fenómenos paranormales. Estas experiencias resultaron ser variadas y muy numerosas, e iban desde sentir presencias anómalas, movimiento o desaparición de objetos, sentir que alguien “toca” a los empleados y sombras paseando por la tercera planta. También era habitual escuchar pasos y carreras en la última planta sin haber nadie. El viejo piano restaurado tocaba notas sin que ningún dedo visible las tocase, además también se reportaron la audición de golpes fuertes. Fenómenos más radicales, por así decirlo, incluían el estallido de vasos, caída de cuadros, lavavajillas funcionando sin estar conectados a la red… Etc. Fenomenología impactante y en muchos casos similar a casos famosos de supuestos poltergeist.

Antiguo restaurante Viandas.

Piano del restaurante Viandas.

Hechos paranormales.

La gerente llegó a comentar: “Las sombras que se suelen ver en la escalera son muy impresionantes y ya casi nadie sube a cambiarse solo, por el miedo que provoca encontrarse con el fantasma. Yo misma fui testigo de la presencia de una sombra que parecía subir por las escaleras; me dejó sin aliento…” Dicha sombra fue bautizada con el nombre de “El viejo coronel”. Otro de los camareros explicaba: “Un día colocando una mesa para 16 comensales, bajé a por más servicios y al subir encontré la mes en otro orden… Las copas sobre las servilletas y sobre la copa el plato… todo en menos de dos minutos. He sentido como si alguien pasara junto a mí, me soplara, me tocara y he visto abrirse y cerrarse las ventanas”. Otro camarero afirmaba: “Estaba en la planta alta cambiándome y pude oír perfectamente cómo me llamaban lenta y pausadamente… Seeebaaasss. La voz surgía de la nada y la planta estaba vacía”.

El cocinero del restaurante, en un principio escéptico, acabó por convencerse de los extraños sucesos: “Estaba en la planta alta y sentí un cambio de temperatura fuerte. Pasamos del calor al frío, en pleno verano de Sevilla. Pero lo peor fue cuando por la puerta, delante de mí, pasó algo o la sombra de alguien pero sin proyectarse sobre la pared, en el aire. Me asusté mucho. Después de aquello quedé convencido de que algo habita allí arriba. Otra de las empleadas del restaurante aseguró: “Estaba cambiándome en la planta alta, justo cuando me agachaba a atarme el zapato, levanté la vista ya que me sentí observada. Por el pequeño espejo de la habitación vi perfectamente a alguien que me observaba, ¡allí había alguien que me estaba mirando! Me giré y sólo vi una sombra difusa pero ni rastro de nadie en el largo pasillo… era imposible. Desde entonces tengo la certeza de que en el edificio hay algo más”. Una compañera de esta empleada anterior también contó lo siguiente: “Aparte de sentir presencias y de sentirnos extrañamente acompañados hay algo que inquieta… Es terrorífico comprobar cómo en la habitación que usábamos de vestuario de la mujeres, la puerta se abre pese a tener echado el cerrojo… Es como si unas manos invisibles e inteligentes lo abrieran sin mayores problemas. Parece querer hacer notar su presencia y demostrarnos que puede con todos nosotros pese a los pestillos… Para mí la demostración de ese “ser” es más que suficiente para no estar tranquila”.

A tenor de todos los fenómenos y testimonios, la compañía Securitas instaló una serie de volumétricos y alarmas sonoras en el local que inesperadamente comenzaron a saltar y a evidenciar una presencia física en la lúgubre y desolada tercera planta. Dichos volumétricos indicaban que había “algo” de al menos 45 kilogramos y en movimiento. Después de estas averiguaciones, también decidió el dueño instalar un sistema de cámaras nocturnas conectadas también a la misma empresa de seguridad que consiguieron grabar extrañas “bolas” luminosas desplazándose por el local con total libertad.

El Caso Viandas es uno de los más destacados en la parapsicología española de principios del Siglo XXI, cuenta tanto como con personas a favor y con detractores. En la actualidad, en el nuevo restaurante conocido como el Perro Viejo, parece no suceder ningún fenómeno extraño, quizás el antiguo fantasma de Viandas, “El viejo coronel” descanse en paz, ¿para siempre?

Fuentes: Revista Más Allá (Monográfico Casas Encantadas), Rafael Cabello Herrero y José Manuel García Bautista, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Los fantasmas del Vuelo 401

Antecedentes.

El vuelo 401 de Eastern Air Lines era un vuelo doméstico de Nueva York a Miami, operado por un Lockheed L-1011 que se estrelló en los Everglades de Florida durante la noche del 29 de Diciembre de 1972, causando la muerte de 101 personas (hubo 77 sobrevivientes, dos de los cuales fallecieron poco después quedando solo 75). El accidente fue causado por un error humano de la tripulación de vuelo, cuyos miembros no se percataron de que el piloto automático había sido desactivado mientras intentaban solucionar un problema con el indicador del tren de aterrizaje delantero. Se cree que también contribuyeron al accidente la fatiga de los tripulantes y falta de conocimientos de CRM (Crew/Cockpit Resource Management – Gestión de recursos de cabina). Como resultado, el avión fue perdiendo altitud gradualmente sin que la tripulación lo notara y finalmente se estrelló. Fue el primer accidente de un avión de fuselaje ancho y, en su momento, el accidente más grave en 12 años en Estados Unidos (la colisión aérea en Nueva York de 1960 había dejado 134 muertos), hasta que fue superado por el vuelo 191 de American Airlines en 1979, con 273 muertos.

Lockheed L-1011 Tristar 1. N310EA (193A-1011). Identificado comúnmente como Vuelo 401 y fotografiado en San Luis (Estados Unidos) semanas antes del accidente.

Accidente.

El vuelo 401 de Eastern Air Lines, un Lockheed L-1011-1 Tristar de cuatro meses (el duodécimo entregado a la empresa) con 163 pasajeros y trece tripulantes a bordo, partió del Aeropuerto John F. Kennedy en Nueva York el Viernes 29 de Diciembre de 1972 a las 9:20 p.m., con destino al Aeropuerto Internacional de Miami. El comandante del vuelo era el Capitán Robert Loft, de 55 años de edad, un piloto veterano de Eastern, acompañado por el Primer Oficial Albert Stockstill, de 39 años y por el Segundo Oficial (ingeniero aeronáutico) Donald Repo, de 51. Un cuarto integrante, el técnico oficial de Eastern Angelo Donadeo (quien estaba regresando a Miami tras un encargo en Nueva York) acompañó a la tripulación durante el vuelo. Los diez tripulantes de cabina de pasajeros del vuelo 401 incluían a: Mercedes Ruiz, Sue Tebbs, Adrienne Hamilton (jefe de cabina), Trudy Smith, Dorothy Warnock, Pat Ghyssels, Beverly Raposa, Patty Georgia, Stephanie Stanich y Sharon Transue. Pat Ghyssels y Stephanie Stanich fallecieron en el accidente.

Azafatas del Vuelo 401 poco antes del accidente.

El vuelo fue rutinario hasta las 11:32 p.m., cuando comenzó a acercarse al Aeropuerto Internacional de Miami. Después de bajar el tren de aterrizaje, el Primer Oficial Stockstill notó que el indicador de que éste estaba bajo, una luz verde que debía encenderse cuando el tren estuviese asegurado correctamente, no estaba activa. La causa, descubierta después de mucha investigación, fue que el bombillo estaba quemado: el tren de aterrizaje podría haber sido utilizado normalmente. Los pilotos manipularon el indicador de la posición del tren de aterrizaje pero no consiguieron que la luz funcionara. Loft, quien se estaba comunicando por radio a esta altura del vuelo, comunicó que debían abortar el aterrizaje y pidió instrucciones para rodear el aeropuerto. Los controladores le dieron permiso para suspender el descenso, por lo que el avión se elevó a 610 m y luego voló hacia Occidente, sobre la oscura zona de los Everglades.

La tripulación de mando removió las partes que rodeaban el indicador de la posición del tren de aterrizaje y el Segundo Oficial Repo fue enviado debajo de la cabina para realizar comprobaciones, por una pequeña ventana, si el tren estaba bajo. Cincuenta segundos después de alcanzar la altitud asignada, el Capitán Loft le ordenó al Primer Oficial Stockstill que activara el piloto automático. Durante los siguientes ochenta segundos el avión mantuvo su nivel de vuelo. Luego, descendió treinta metros, mantuvo el nivel durante dos minutos más, y comenzó a descender tan gradualmente que los tripulantes no lo notaron. Durante los siguientes setenta segundos el avión perdió solo 76 metros, pero fue suficiente para que sonara la alarma de advertencia de altitud, ubicada debajo de la estación de trabajo del ingeniero. Éste se encontraba debajo de la cabina, y no hay indicaciones por los datos obtenidos en la caja negra de que el comandante haya oído el pitido. En los siguientes cincuenta segundos, el avión quedó a la mitad de su altitud asignada.

La aeronave se estrelló en los Everglades, al noreste de Miami, en las cercanías del aeropuerto. La velocidad era 365 kilómetros por hora cuando se precipitó a tierra. La punta del ala izquierda golpeó primera el suelo, después el motor izquierdo y el tren de aterrizaje del mismo lado, creando tres surcos en el suelo, cada uno de un metro y medio de ancho y más de treinta metros de largo. Cuando el cuerpo principal del fuselaje tocó tierra continuó moviéndose por el pasto y el agua, destrozándose a medida que avanzaba.

El informe final de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte reportó que la causa del accidente fue error del piloto, el cual movió accidentalmente los controles cuando giró para hablar con el ingeniero de vuelo, quien estaba sentado detrás y a la derecha de él. La leve presión sobre la palanca puede haber causado que la aeronave comenzase un descenso lento, mantenido por el sistema automático sin que la tripulación lo notara.

Imagen del siniestro del Vuelo 401.

Fenómenos paranormales.

Después del accidente y de la investigación, algunas partes intactas del avión siniestrado fueron reutilizadas en otros aviones L-1011 de la flota de Eastern. En los meses y años siguientes, los empleados de Eastern Air Lines que trabajaban en estos aviones comenzaron a reportar visiones de los tripulantes muertos circulando por los pasillos. Las visiones de los “espíritus” de Don Repo y Bob Loft circularon entre el personal de Eastern Air Lines hasta tal punto que los gerentes de la aerolínea les advirtieron a sus empleados que podrían ser despedidos si los sorprendían relatando historias de fantasmas.

De izquierda a derecha: Capitán Robert Loft, piloto Albert Stockstill e ingeniero aeronáutico Donald Repo.

Los informes comenzaron a adquirir un matiz mucho más siniestro, al menos a los ojos de los diversos testigos involucrados. En este caso concreto de una pasajera, describió a una persona de aspecto ceniciento sentada en uno de los asientos. Ella lo describió como aturdido e indiferente. Estaba tan preocupada por su apariencia que explicó la situación a un asistente de vuelo para investigar más. El hombre desapareció ante sus propios ojos y los de varios otros pasajeros. El testigo original estaba angustiado por lo que varios de los tripulantes de cabina tuvieron que contenerla por la fuerza. Tomó un tiempo, pero la pasajera finalmente se calmó. Le mostraron fotos de varios miembros del personal de vuelo y eligió a Don Repo. Este no fue el único avistamiento registrado. Otro vuelo fue sometido a controles previos cuando se vio a Bob Loft vagando por el tren de aterrizaje. Loft incluso habló con el equipo de tierra, insistiendo en que no se necesitaban controles ya que él los había realizado ya. El piloto de este vuelo estaba tan nervioso por todo ello que finalmente canceló el vuelo.

El Capitán Bob Loft a menudo se le señala como el tema notorio de esta inquietante historia de supuestos fantasmas, pero la verdad es que Don Repo es mucho más activo y más atestiguado en cuanto a avistamientos. En una ocasión, cierta azafata que trabajaba insistió en que vio a un ingeniero trabajando para reparar un horno. Cuando se supo de esto, el único ingeniero a bordo de ese vuelo en particular, negó haber arreglado el horno y llegó a decir que ni siquiera era necesario repararlo. Como en otros informes, la azafata seleccionó la foto de Repo de una elección que le ofrecieron. Otro comandante en un vuelo distinto estaba seriamente preocupado cuando oyó golpes provenientes de debajo de la cabina del piloto. Preocupado porque algo estaba mal con el avión o uno de sus sistemas, el piloto abrió la puerta de la trampa del compartimento. Para su sorpresa, se encontró cara a cara con Don Repo. La situación se convirtió en horror cuando Repo desapareció ante los ojos del testigo. Sin inmutarse, el piloto investigó más y encontró un problema que pudo haber causado un accidente grave si hubiese pasado desapercibido. Repo parecía tener la habilidad de aparecer en los lugares más extraños.

Un espacio debajo de la cabina es una cosa, un horno de cocina es otra muy diferente. Un asistente del Tri-Star 318 se sorprendió tanto al ver a Repo mirándola, que llamó a otros miembros del equipo de la cabina para confirmar el avistamiento. El ingeniero de vuelo de servicio durante este vuelo fue un amigo personal de Repo y reconoció al instante la cara como la de su amigo fallecido. De acuerdo con todos los presentes, Repo les advirtió posteriormente sobre un incendio a bordo. En ese momento, no se notó mucho, sin embargo, más tarde durante el vuelo, los problemas con el motor se debieron a un incendio que nadie conocía. El último tramo del vuelo fue cancelado como resultado de este incendio.

Los testigos incluyen pilotos, otros miembros del personal de Eastern Air Lines y sus pasajeros. Otro testigo también presentó una historia similar que agrega validez a los demás simplemente por quién era en ese momento. Bob Loft apareció ante el Vicepresidente de Eastern Air Lines en First Class. Ambos conversaron brevemente antes de que Loft desapareciera de la vista como en ocasiones anteriores. Al principio, el directivo simplemente asumió que este era el Capitán del vuelo en el que estaba. Cabe destacar que muchos de los reportes de los testigos comparten características similares. Cada vez que Loft o Repo hacen su aparición, tienden a ser realistas y se ven como un individuo normal más de carne y hueso. Más de una persona a menudo ha estado presente en el momento de la aparición. Un aspecto curioso de estos avistamientos es que las personas siempre vieron uno u otro pero Loft y Repo nunca han sido reportados en el mismo vuelo, por los mismos testigos, al mismo tiempo.

También no es menos importante añadir que el director ejecutivo de Eastern Air Lines, Frank Borman, declaró que las historias de fantasmas posteriores al accidente eran “basura” y consideró demandar a los productores de la película The Ghost of Flight 401 (1978) por calumnia y difamación. La compañía cerró en 1991 y tal vez aún sea más conocida por algunos de los encuentros paranormales más convincentes y creíbles hasta la fecha.

Anuncio para la película de TV The Ghost of Flight 401 (1978).

Programa de Cuarto Milenio en donde se trata el caso de las extrañas apariciones del Vuelo 401.

Temporada 13 Programa 519

Podcast clásico perteneciente al programa Turno de Noche en donde Juan Antonio Cebrián, Germán de Argumosa y César Cid, comentan en profundidad los pormenores del caso del Vuelo 401.

Ir a descargar

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 
2 comentarios

Publicado por en 11 abril, 2018 en Fenómenos Paranormales

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: