Su corazón… (En bandeja de plata)

Dijo que no abandonaría.

Dijeron que era inevitable.

Dije que no caería.

Así llegamos de madrugada, con su corazón en bandeja de plata y una media sonrisa hierática que determina que el final es el primer, y más importante, paso para el principio. Tal cual, goteando sangre, no como lágrimas, sino como resiliente impotencia contenida a duras penas.

En el cementerio de otoño, el tono ocre difumina el dolor, el perfume del silencio conocido abruma los sentidos hasta el éxtasis. La piel de gallina, el dedo acusador, tan frío, de mármol pálido y firme, indicando el camino a las catacumbas de los sueños a medio camino.

Disfruto de cada segundo, de cada momento a oscuras con Casiopea, ¿no me ves? (Ya) No quiero. El camino nunca fue tan funesto y a la vez tan maravillosamente sentido. El amor, ese gran enemigo de la cordura (de mí), navega en aguas turbulentas de negros y ahogados propósitos.

Mi paisaje, nunca jamás será el tuyo, ni mi penitencia volverá a definirse congelada por los fríos grados de tu angustia. Esto es lo que deseo, puro Kerepesi, majestad y decadencia insuflando su hálito de vida, regalando ese beso sin querer nada a cambio, salvo una eternidad en compartida soledad.

René Magritte - El golpe al corazón

René Magritte – El golpe al corazón (1952).

El misterioso mono mofeta

El mono mofeta, también conocido como el simio del pantano o Florida Bigfoot (en el folclore estadounidense), es una criatura parecida a un simio que supuestamente habita los bosques y pantanos del Sureste de los Estados Unidos, más notablemente en el estado Florida. La supuesta evidencia de la existencia de la criatura se basa en una serie de avistamientos anecdóticos, así como fotografías en disputa en cuanto a su autenticidad, grabaciones de audio y vídeo, huellas, etc. La mayoría de los científicos tradicionales han descartado históricamente la existencia del simio mofeta, considerándolo el resultado de una combinación de folclore, identificación errónea y engaño, en lugar de un animal vivo real. 

Se dice que el mono mofeta se parece al Bigfoot del Noroeste del Pacífico, a menudo descrito como una criatura bípeda parecida a un simio, de aproximadamente 1,5 – 2,1 metros de altura y cubierta de pelo moteado de color marrón rojizo. Se llama así por su mal olor, que a menudo se describe como similar a un zorrillo.

Mono mofeta

Representación artística del mono mofeta basada en la descripción dada tras un supuesto avistamiento en 2009.

El simio mofeta ha sido parte del folclore de Florida, Georgia y Alabama desde el período de los colonos europeos. El mito de los semínolas (tribu indígena de Norteamérica) habla de una criatura secreta, físicamente poderosa y maloliente similar, llamada Esti Capcaki, un nombre que se traduce aproximadamente como “gigante caníbal”. Uno de los primeros informes de una gran criatura parecida a un simio en Florida se remonta a 1818, cuando un reporte en lo que ahora es Apalachicola (Florida), habla de un mono del tamaño de un hombre o un simio, asaltando tiendas de alimentos y acechando a los pescadores.

Los informes sobre el mono mofeta fueron particularmente comunes en las décadas de 1960 y 1970. En 1974, se informó de avistamientos de una criatura grande, maloliente, peluda, parecida a un simio, que corría erguida sobre dos patas en vecindarios suburbanos del Condado de Dade, Florida. En 1977, después de una serie de avistamientos de decenas de testigos presenciales en varios condados de Florida, se propuso a la legislatura estatal un proyecto de ley que no se aprobó para declarar ilegal “tomar, poseer, dañar o molestar a antropoides o animales humanoides”. En el año 2000, el Departamento del Sheriff de Sarasota recibió dos fotos anónimas que mostraban lo que parece ser una criatura grande y peluda parecida a un simio cerca del Parque Estatal del Río Myakka. Las fotografías escrutadas, apodado el “mono Myakka Skunk”, siguen siendo un tema polarizador en cuanto a su autenticidad.

Myakka Skunk

Fotografía del supuesto Myakka Skunk (29 de Diciembre del 2000).

Mono mofeta periódico

Breve reportaje publicado en Tampa Tribune en 1974 acerca del mono mofeta y sus supuestas características.

El investigador escéptico Joe Nickell ha escrito que algunos de los informes pueden representar avistamientos del oso negro (Ursus americanus) y es probable que otros avistamientos sean engaños o identificación errónea de la vida silvestre. El Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos considera que el mono mofeta es un engaño y su existencia real está descartada.

Vídeo del supuesto avistamiento del mono mofeta por Dave Shealy en el año 2000.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

Los esqueletos de Jacques Gamelin

Jacques Gamelin (1738 – 1803) fue un artista francés célebre por su estudio Nouveau recueil d’ostéologie et de myologie dessiné après nature: pour l’utilité des sciences et des arts (1779), obra conocida por su exhibición de talento e imaginación, con escenas impactantes de la Resurrección, la Crucifixión y esqueletos en audaces y simbólicas situaciones.

Aquí se muestran algunas de esas obras con diversos esqueletos como protagonistas.

Jacques Gamelin1

Jacques Gamelin2

Jacques Gamelin3

Jacques Gamelin4

Jacques Gamelin5

Jacques Gamelin6

Jacques Gamelin7

Jacques Gamelin8

Jacques Gamelin9

Tumba de la guerrera vikinga de Birka

Esta famosa tumba datada en el Siglo IX fue descubierta en la década de 1870. El arqueólogo y etnógrafo Hjalmar Stolpe (1841 – 1905) excavó una cámara funeraria como parte de su investigación arqueológica en el yacimiento de la época vikinga de Birka, en la isla de Björkö, actual Suecia. En 1889 documentó y enumeró la tumba como Bj 581. El sitio de Birka fue una de las ciudades vikingas más grandes, activa desde 750 hasta el 950 de nuestra era.

Mapa del asentamiento de Birka

Mapa del asentamiento de Birka.

Dibujo de la tumba de la guerrera de Birka

Dibujo de la tumba de la guerrera de Birka (1889).

Ha sido considerada “una de las tumbas más emblemáticas de la época vikinga”. El enterramiento estaba señalado por una gran roca de piedra, encontrándose en una terraza elevada donde estaba en contacto directo con la guarnición. La cámara funeraria era de madera y tenía 3,45 metros de largo y 1,75 metros de ancho. El cuerpo fue hallado en posición sentada con prendas de seda y adornos de hilo de plata. Los bienes encontrados en la tumba eran muy numerosos e incluían una espada, un hacha, una lanza, flechas perforadoras, un cuchillo de batalla, dos escudos y dos caballos, una yegua y un semental. Durante los siguientes 128 años, se asumió que el esqueleto era el de un “hombre endurecido en la batalla”. El guerrero llegó a ser comparado con “un personaje de la Cabalgata de las valquirias, de Richard Wagner”.

Guerrera de Birka

Estudios de la década de 1970 habían cuestionado la suposición de que el esqueleto era masculino. Un análisis osteológico de los huesos pélvicos y la mandíbula del esqueleto realizado en 2014 por la bioarqueóloga Anna Kjellström de la Universidad de Estocolmo demostró que se trataba de la tumba de una mujer. Algunos arqueólogos se mostraron escépticos, citando la probabilidad de que los huesos hubieran sido mal etiquetados en el último siglo, o quizás mezclados con huesos de otras tumbas cercanas.​

No obstante, un estudio dirigido por Charlotte Hedenstierna-Jonson, publicado en septiembre de 2017, señaló que el “análisis osteológico de Kjellström suscitó preguntas sobre sexo, género e identidad entre los guerreros vikingos”. El equipo de Hedenstierna-Jonson extrajo ADN de muestras tomadas de un diente y un hueso del brazo de la persona enterrada en Bj 581. Según Maja Krezwinska, se demostró concluyentemente que el esqueleto era el de una mujer, con cromosomas X, pero sin cromosomas Y.​

El mismo estudio también analizó los isótopos de estroncio en el esqueleto para determinar el perfil genético del individuo. Esto estableció que el cadáver tenía marcadores genéticos similares a la gente actual que vive en áreas que estaban bajo la esfera de influencia de los vikingos. Esto ha planteado la cuestión de si la persona era o no originaria de Birka, o si se había establecido allí posteriormente.

La conclusión del estudio fue que “el individuo en la tumba Bj 581 es la primera mujer guerrera vikinga de alto rango confirmada”. Los autores respondieron a las críticas hacia su estudio original en un segundo artículo publicado en Antiquity, que proporcionó información adicional sobre su metodología y reafirmó su conclusión.

Moderna reconstrucción de la tumba de la guerrera de Birka

Moderna reconstrucción de la tumba de la guerrera de Birka.

El análisis del contenido de la tumba mostró que contenía un juego con un tablero y piezas, lo que se consideró como evidencia de su pensamiento estratégico e indicaba “que era una oficial que podía guiar a las tropas a la batalla”. The Guardian informó: “Las piezas de juego, quizás de hnefatafl (una especie de precursor del ajedrez) sugieren que la guerrera de la tumba de Bj 581 era una estratega de batalla”. Según Kjellström: “Sólo unos pocos guerreros son enterrados con piezas de juego, y señalan el pensamiento estratégico”. Las pruebas también apuntan a la persona enterrada como miembro de la casta militar. The Washington Post informó: “El guerrero era, de hecho, una mujer. Y no cualquier mujer, sino una guerrera vikinga, una doncella escudera, como Brienne de Tarth de Game of Thrones“. El arqueólogo David Zori señaló que “numerosas sagas vikingas, como la Saga völsunga del Siglo XIII, hablan de las escuderas luchando junto a los guerreros masculinos”.

Reconstrucción de la tumba de la guerrera de Birka

Reconstrucción de la tumba de la guerrera de Birka.

Armas tumba guerrera de BirkaArmas encontradas en la tumba Bj 581.

En la mitología nórdica son ampliamente famosas las valquirias, entidades divinas menores que servían a Odín y cuyo cometido era el de llevar al Valhalla a los más valerosos guerreros caídos en combate los cuales allí se convertirían en einherjer (espíritus de guerreros muertos en batalla). Rara vez se las representa en combate, pero es frecuente su imagen empuñando lanzas.

Peter Nicolai Arbo - ValquiriaPeter Nicolai Arbo – Valquiria (1865).

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

Bélmez face

Espectros que deambulan en la noche

Los acólitos que bendicen con su sangre al caos en las ceremonias más ocultas deambulan ya por las ruinas góticas erguidas entre las sombras, convertidas en el testigo último de invocaciones prohibidas y silencios profanadores.

Estos espectros que deambulan en la noche son el reflejo en un espejo desgastado que se aferra una vez más a la posibilidad de crear el miedo ante un silencio desconocido que atraviesa la oscuridad como un cuchillo afilado lo hace en la carne desnuda.

Es el fuego de las velas el que, como un halo solar, ciega las pupilas que en algún momento serán bendecidas con la postrera visión del Rey de la noche. Su retrato presidiendo la impía hoguera será el eterno crepúsculo para las almas aquí reunidas y condenadas.

El horror, es solemne e impertérrito como una escultura cubierta de telarañas alzada en un lugar de olvido, y aun así, incapaz de perder un instante de dignidad a sabiendas de la certeza de ser un nombre olvidado en los fríos ecos del invierno infinito.

Magia negra en las entrañas del bosque, este paganismo se aferra a la raíz misma de la esencia de cada uno de los imperfectos practicantes de sus bondades. El don recibido es el de la marca de la Luna en la piel, en efecto, ya se escucha al lobo aullar su maldición entre la glacial ventisca.

Así es como el mundo antiguo se adivina entre runas y conjuros que llaman ya al carruaje fantasmal de muertos camino presto al oráculo de los dioses del inframundo. En la más oscura de las noches su voluntad será satisfecha hasta el último y gélido aliento.

Y cuando todo acabe, la nada eterna, de los espíritus que ya aguardan hasta la próxima madrugada.

La Carreta Fantasma

La Carreta Fantasma (1921).

Escila, monstruo marino griego

Escila (Σκύλλα) es un legendario monstruo marino que vivía en un lado de un estrecho canal marítimo, frente a su contraparte Caribdis. Los dos lados del estrecho están dentro del alcance de una flecha el uno del otro, tan cerca que los marineros que intentaran evitar Caribdis pasarían peligrosamente cerca de Escila y viceversa.

Escila en sus orígenes era una hermosa náyade reclamada por Poseidón, pero la celosa nereida Anfítrite la convirtió en un terrible monstruo al envenenar el agua del manantial donde la propia Escila se bañaba. Su mito aparece por primera vez en La Odisea de Homero, donde Circe aconseja a Odiseo que navegue más cerca de Escila que de Caribdis, ya que Escila devoraría a seis de sus hombres, pero su contrapartida succionaría el barco entero. Odiseo logró navegar entre Escila y Caribdis, aunque las seis cabezas de la primera devoraron seis miembros de su tripulación.

Otras fuentes (La Metamorfosis de Ovidio) afirman que el dios marino Glauco amaba a Escila, pero Glauco mismo también era amado por la diosa hechicera Circe. Mientras Escila se bañaba en el mar, la celosa Circe vertió una poción funesta en el agua del mar, lo que provocó que Escila se transformara en un monstruo espantoso.

Bartholomeus Spranger - Glauco y Escila

Bartholomeus Spranger – Glauco y Escila (Circa 1581).

Según los escritos, la originalmente bella náyade acabó convertida en un funesto ser con torso de mujer y cola de pez, así como con seis perros partiendo de su cintura con dos patas cada uno, haciendo un total de doce; según otras versiones, sería un ser con seis largos y serpentinos cuellos con cabezas grotescas, mientras que sus doce patas serían de otra naturaleza. Finalmente, según otras fuentes, compartiría algo de ambas descripciones. Sin embargo, se dice siempre que poseía en cada cabeza tres apretadas hileras de afilados dientes, así como que emitía un aullido estridente similar al de un perro.

Con el tiempo Escila fue transformada por los dioses en una roca (Roca de Scilla), aún existente, que suponía graves peligros para los navegantes. De su nombre proviene la ciudad italiana de Scilla (Calabria), ubicada al otro lado del Estrecho de Mesina, con la isla de Sicilia visible desde la ciudad. Por lo tanto, el monstruo habitaría a cada lado de dicho estrecho según Virgilio en su obra La Eneida.

Johann Heinrich Füssli  - Odiseo ante Escila y Caribdis

Johann Heinrich Füssli  – Odiseo ante Escila y Caribdis (1794 – 1796).

Por la otra parte, Caribdis (Χάρυβδις) era un horrible monstruo marino, hijo de Poseidón y Gea, que tragaba enormes cantidades de agua tres veces al día y las devolvía otras tantas veces, adoptando así la forma de un remolino que devoraba todo lo que se ponía a su alcance. Originalmente había sido una ninfa marina que inundó la tierra para ampliar el reino submarino de su padre Poseidón, hasta que su tío paterno Zeus la transformó en un monstruo. Tradicionalmente, la ubicación de Caribdis en el estrecho de Mesina hace que se la asocie con el remolino que forman las corrientes que se encuentran en la zona, aunque rara vez esto es peligroso.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

El Joyel Rico de los Austrias

El Joyel Rico de los Austrias es una de las joyas más famosas de la historia, que tiene su origen en la Casa Real Española, la Casa de Austria, del Siglo XVI. Estaba formada por el diamante El Estanque y por la perla La Peregrina y perteneció en primer lugar a Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II, aunque existen pruebas pictóricas de que pudo haber sido ofrecido por Felipe II anteriormente a su segunda esposa, la Reina de Inglaterra, María Tudor, lo que contradice las fuentes históricas sobre el Joyel.

Historia.

En 1559 se produce el matrimonio entre Felipe II e Isabel de Valois, entrando en juego la diferencia entre poca suntuosidad de la Corte de España con respecto a la de Francia. El mismo año, Felipe II, aún sin haber conocido personalmente a Isabel de Valois, que sería su tercera esposa, pide tallar un diamante que había sido adquirido por él en Amberes como regalo a su futura esposa. El diamante fue tallado en Sevilla, era de gran tamaño, de color oscuro y tenía la forma de un cuadrado perfecto. Al ser la superficie del aspecto de un espejo azul oscuro, el diamante fue llamado El Estanque. Este diamante se unió en una misma joya con una gran perla con forma de lágrima encontrada en el Siglo XVI en el Archipiélago de las Perlas, en Panamá. La perla fue llamada La Peregrina. El Joyel fue regalado a Isabel de Valois, sin embargo hay indicios de que fue regalado anteriormente a María Tudor, la Reina de Inglaterra, y segunda esposa de Felipe II, como el retrato pintado por Antonio Moro en 1554, lo que contradice la cronología establecida y comúnmente aceptada.

En 1570 Felipe II contrae matrimonio con Ana de Austria, que era su sobrina carnal. Ella posa en tres cuadros; el realizados por Sánchez Coello, donde aparece con el joyel, y los realizados por Antonio Moro y Bartolomé González con el diamante El Estanque montado sobre un águila bicéfala bajo la que cuelga La Peregrina, como un homenaje hacia su origen austríaco.

Felipe III contrae matrimonio en 1599 con Margarita de Austria-Estiria. Ella utilizaría el joyel como adorno, y está retratada con él en un cuadro realizado post mortem a petición de Felipe III para colocarlo haciendo pareja con un retrato ecuestre del Rey en el Salón de los Reinos del Palacio del Buen Retiro. También sería pintada con el joyel por Juan Pantoja de la Cruz y en otro retrato anónimo.

En 1615 el Príncipe Felipe, futuro Felipe IV, contrajo matrimonio con Isabel de Borbón. Al cumplir 17 años su suegro Felipe III le hace entrega de las joyas de la Corona de España, entre las que se encuentra el Joyel. Con él es retratado por Rodrigo de Villadrando y Gabriel Bocángel y en un retrato ecuestre por Velázquez.

El heredero al trono, hijo de Felipe IV e Isabel de Borbón, estuvo comprometido desde niño con Mariana de Austria, pero al morir este antes que su padre, Felipe IV se casó en 1649 con Mariana de Austria. Velázquez la pintó portando la peregrina sobre su extravagante peinado. En 1679 Carlos II contrae matrimonio con María Luisa de Orleans, la cual fue retratada con el Joyel por el pintor Jose García Hidalgo.

Existen varios sucesos que marcan la posible desaparición del Joyel. Durante la Guerra de Sucesión el Rey Felipe V ordena a María Luisa de Saboya a enviar sus joyas a Francia para empeñarlas o venderlas. Sin embargo, en las memorias del Duque de Saint Simón, se explica que Felipe V visitó el Palacio de Versalles portando La Peregrina en su sombrero. Además, en 1734 se produce un incendio devastador en el Alcázar de Madrid que destruyó cuadros, joyas y patrimonio real. Sin embargo, existe constancia por inventarios realizados de que la perla La Peregrina se conservaría hasta 1808 cuando España es invadida por Francia y el rey colocado en España por Napoleón, su hermano José Bonaparte, envía las joyas de la Corona de España a Francia, en el contexto del expolio francés del patrimonio español.

El Estanque.

El Estanque es un brillante de 100 quilates que adquirió Felipe II en Amberes por un precio de 80.000 escudos de oro a un flamenco llamado Carlo Affetato. Fue tallado en Madrid (otras fuentes indican que en Sevilla) y ofrecido a Isabel de Valois con motivo de su matrimonio con el rey Felipe. Fue llamado desde entonces El Estanque y pasó a formar parte de las joyas de la Corona de España, montado junto a la perla La Peregrina en el llamado Joyel Rico de los Austrias.

El reconocido orfebre leonés Juan de Arfe llegó a decir de él que se trataba de un diamante perfecto, labrado de tal manera, que toda su área era cuadrada, con cuatro lados perfectos e iguales en ángulo recto, dando lugar a ángulos completos y enteros y a esquinas muy agudas, en resumen: “Un espejo limpio y transparente”.

Durante el expolio que llevó a cabo Francia en la invasión de España en 1808 fue inventariado y valorado en 1.500.000 reales, siendo sacado del Palacio Real de Madrid por orden del rey impuesto por Napoleón, su hermano José Bonaparte. Finalizada la Guerra de Independencia fue recobrado por Fernando VII, quien se lo regaló, engastado en la empuñadura de una espada, a Francisco I de Nápoles con motivo de su matrimonio con María Cristina de Borbón, hija de éste.

Se desconoce el paradero actual El Estanque, unas versiones la situarían en tierras italianas mientras que otras la relacionarían con la familia imperial rusa, los Romanov.

La Peregrina.

La perla La Peregrina fue descubierta por un esclavo africano (a quien por el descubrimiento se le otorgó su libertad) en aguas del Archipiélago de las Perlas en Panamá en el Siglo XVI, según algunas fuentes en 1515, en la Isla Santa Margarita. Fue ofrecida décadas después al Rey de España Felipe II por el alguacil mayor de Panamá, Diego de Tebes, quien la había llevado a Sevilla. Según un documento de la época, pesaba 58,5 quilates, siendo finalmente adquirida tras el pago de 9.000 ducados.

Su apodo Peregrina no se debe a su historial viajero, sino a su peculiar forma. En siglos anteriores, el adjetivo peregrino significaba “raro, caprichoso, especial”. Las perlas en forma de lágrima son muy apreciadas por su belleza y escasez, y es por ello que La Peregrina se convirtió en objeto de deseo de la realeza de la época, como Margarita de Austria-Estiria, Isabel de Borbón o María Luisa de Parma, reinas de España que la lucieron a lo largo de los siglos.

La Peregrina, prendida de un broche o joyel junto con el diamante El Estanque, fue lucida por las sucesivas reinas que ocuparon el trono español. Durante mucho tiempo se supuso que la primera reina que la poseyó fue la británica María Tudor, fugaz esposa de Felipe II, pues una perla similar aparece en su famoso retrato pintado por Antonio Moro (Museo del Prado); pero investigaciones recientes aclaran que son gemas distintas: Felipe II adquirió La Peregrina mucho después, y la perla del retrato sería una que consta en inventarios de los Tudor.

Con la llegada de las tropas invasoras francesas a España n el Siglo XIX se produce la desaparición de la perla. El Rey José I encarga un inventario de las joyas situadas en los reales sitios de España para ponerlas a disposición del Ministro de Hacienda galo, el Conde de Cabarrús (1752 – 1810). Ya en París las joyas, entre ellas por supuesto la valiosísima Peregrina, fueron entregadas a Julia Clary (1771 – 1845), esposa de José I. La reina Julia disfrutó poco de las alhajas, habida cuenta de que su matrimonio se desmoronó poco después. Mientras ella marchaba a Alemania, su marido, pertrechado con las joyas que de derecho pertenecían a la Casa Real española, ponía rumbo a los Estados Unidos a emprender una nueva vida.

Todo apunta a que José Bonaparte no se desprendió de las joyas españolas en su periplo americano. Está atestiguado que en su regreso a Europa, el antiguo Rey de España portaba aún La Peregrina y que tras su muerte pasó a manos de Hortensia de Beauharnais (1783 – 1837), Reina de Holanda y madre de Napoleón III (1808 – 1873). Éste, ávido de fondos para sufragar sus ambiciones políticas, se habría desprendido de ella vendiéndola a James Hamilton (1811 – 1885), Primer Duque de Abercorn. Sería la esposa de éste la que presumiría de esta pieza única.

Mientras en España, los diferentes monarcas que habían ocupado el trono intentaron recuperar la perla mítica. El caso más persistente fue el del rey Alfonso XIII quien llegó a negociar con una joyería londinense, R.G. Hennell & Sons, la adquisición de la pieza, si bien nunca llegaron a un acuerdo en cuanto al precio a pagar. Finalmente La Peregrina llegó a manos de un potentado americano. Décadas después, en 1969 más concretamente, la pieza volvió a ocupar los titulares de los periódicos cuando fue subastada en Nueva York el 23 de Enero de dicho año. En esta puja participó también un representante de la Casa Real española, Alfonso de Borbón (1936 – 1989), pero sería el actor británico Richard Burton (1925 – 1984) el que acabaría ofreciendo la mejor oferta. El célebre intérprete regalaría la joya a su esposa, la también actriz Elizabeth Taylor (1932 – 2011), por su 37º cumpleaños.

El Duque de Alba, Luis Martínez de Irujo (1919 – 1972), en nombre de la reina Victoria Eugenia de Battenberg (1887 – 1969), afirmó que la joya por la que se había pujado en la urbe norteamericana era falsa, una vez que la verdadera estaba en su posesión desde que casara con el Rey. Esta joya sigue a día de hoy perteneciendo a la Casa Real española, habiendo sido lucida por, por ejemplo, la Reina Sofía en señaladas ocasiones. Mientras, la diva norteamericana aparecería en no pocas películas con la alhaja. En 2011, año del fallecimiento de Elizabeth Taylor, la perla fue de nuevo subastada por una cifra aproximada de 9 millones de euros por la sala de subastas Christie’s.

Galería.

Antonio Moro – Retrato de María Tudor (1554).

Juan Pantoja de la Cruz – Isabel de Valois (1605). La Peregrina cuelga del tocado de la Reina.

Juan Pantoja de la Cruz – Margarita de Austria (1606).

Bartolomé González y Serrano (Copia de Antonio Moro) – Ana de Austria (Circa 1616). En este caso el Joyel se encuentra dentro de un broche con el águila bicéfala imperial.

Diego Velázquez – Felipe III a caballo (1634 – 1635). La Peregrina cuelga del sombrero del Rey.

Diego Velázquez – Margarita de Austria a caballo (1634 – 1635).

Diego Velázquez – Isabel de Borbón (1635 – 1636).

José García Hidalgo – María Luisa de Orleans (1679).

Fuentes: Wikipedia, ¡Hola!, elaboración propia.

La Spooklight

La conocida como “Spooklight”, Luz de Hollis o Luz Espectral de Joplin, es una luz fantasma que aparece en un área pequeña conocida localmente como el “Paseo del Diablo (Devil’s Promenade)” en la frontera entre el Suroeste de Missouri y el Noreste de Oklahoma, al Oeste de la pequeña ciudad de Hornet (Missouri).

Aunque lleva el nombre de una pequeña comunidad no incorporada en Missouri, y es más fácil llegar a ella desde allí, la luz se describe más comúnmente como visible desde el interior de la frontera de Oklahoma mirando hacia el Oeste. La Spooklight generalmente se describe como una sola bola de luz o un grupo compacto de luces que se dice que aparecen en el área con regularidad, generalmente de noche. Aunque la descripción de la luz es similar a la de otros fenómenos visuales presenciados en todo el mundo, el término “Spooklight”, cuando está solo, generalmente se refiere a este caso específico. Existen numerosas leyendas que explican el origen de Spooklight, una de las cuales involucra a los fantasmas de dos jóvenes amantes nativos americanos que se buscan.

Spooklight fotografiada (Circa 1900).

Historia.

Según la mayoría de los relatos, este fenómeno ha sucedido continuamente desde finales del Siglo XIX, aunque en general no era muy conocido por nadie más que por los lugareños hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Algunos fechan los primeros encuentros con la luz en el Sendero de Lágrimas en la década de 1830. Se acepta generalmente que el primer avistamiento documentado ocurrió en 1881, aunque algunos reportan avistamientos desde 1866. El primer informe publicado data de 1936 en el Kansas City Star.

En 1946, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos estudió la conocida como “Hornet Light”, pero no pudo encontrar una causa. En sus palabras, se trataba de una “luz misteriosa de origen desconocido”. Los primeros residentes del área informaron haber visto luces en el bosque, sobre su tierra o incluso en sus patios.

Durante la década de 1960, una tienda general en Hornet proporcionó información sobre la luz a los turistas, incluyendo un “Museo Spooklight”. Varios establecimientos a lo largo de la frontera entre el estado de Missouri y Oklahoma han cumplido una función similar, pero desde entonces han cerrado. Durante las décadas de 1960 y 1970, las carreteras donde suele aparecer la Spooklight a menudo estaban llenas de vehículos estacionados y personas que esperaban vislumbrar la misteriosa luz.

*Sendero de Lágrimas (Trail of Tears): Es el nombre que recibió el destierro al oeste de los Estados Unidos de los choctaw en 1831 y de los cheroquis en 1838 por imposición de los estadounidenses. Como consecuencia de esta migración, se calcula que murieron unos cuatro mil nativos cheroquis. En el idioma cheroqui, este acontecimiento se denomina “Nunna daul Isunyi”, que en español podría traducirse como: “El camino donde nosotros lloramos”.

Museo Spooklight.

Apariencia.

Los aficionados dicen que las mejores posibilidades de ver el fenómeno ocurren después del anochecer cuando se estaciona en Oklahoma East 50 Road, cuatro millas al Sur del cruce de tres estados (Kansas, Missouri y Oklahoma) en el Condado de Ottawa (Oklahoma), y mirando hacia el Oeste. La luz se ha visto en los patios traseros del área y se ha vislumbrado tanto cerca como lejos de los turistas. Su color también es inconsistente: Algunos testigos informan un brillo verdoso, mientras que otros lo describen como naranja, rojo, amarillo o incluso azul. Casi siempre se dice que tiene la forma de una bola, aunque algunos dicen que se parece más a una linterna de campamento que viaja a medio metro del suelo.

La bola de fuego, descrita como variable del tamaño de una pelota de béisbol a una pelota de baloncesto, baila y gira por el centro de la carretera a altas velocidades, elevándose y flotando sobre las copas de los árboles, antes de retirarse y desaparecer. Otros han dicho que se balancea de un lado a otro, como una linterna transportada por una fuerza invisible. En cualquier caso, la bola naranja con forma de fuego ha estado apareciendo todas las noches durante más de 100 años. Según los lugareños, el mejor momento para ver la luz fantasma es entre las 10:00 p.m. y la medianoche y tiende a alejarse de los grupos grandes y los sonidos fuertes.

Personas observando la aparición de la Spooklight.

Leyendas.

La más antigua es la historia de una doncella india Quapaw que se enamoró de un joven valiente. Sin embargo, su padre no le permitió casarse con el hombre porque no tenía una dote lo suficientemente grande. La pareja se fugó, pero pronto fue perseguida por un grupo de guerreros. Según la leyenda, cuando la pareja estaba a punto de ser detenida, se unieron sobre el río Spring y saltaron a la muerte. Fue poco después de este hecho, que la luz comenzó a aparecer y se atribuyó a los espíritus de los jóvenes enamorados.

Otra leyenda habla de un minero cuya cabaña fue atacada por indios mientras estaba fuera. A su regreso, encontró a su esposa e hijos desaparecidos y se dice que continúa buscándolos por el camino viejo, buscando con su linterna. También se dice que la Spooklight es el fantasma de un jefe indio Osage que fue decapitado en el área y continúa buscando su cabeza perdida, con una linterna en alto en su mano.

Posibles explicaciones.

Las explicaciones de la apariencia de la luz varían ampliamente, desde lo extraordinario hasta lo mundano. El área de Oklahoma en la que se ve la luz es muy montañosa y boscosa. La carretera interestatal 44 corre hacia el Oeste de donde se ve la luz. Se ha sugerido que los faros de los automóviles que se ven sobre las colinas explican la apariencia de la luminaria, que a veces se dice que se balancea hacia arriba y hacia abajo, baila o incluso se divide en múltiples glóbulos de luz. En el libro de 2008 de William Least Heat-Moon, Roads to Quoz, el autor sugiere que las luces que se ven al final de E 50 se explican perfectamente por el hecho de que la carretera se alinea directamente con la Ruta 66 a través de la interestatal y el valle del río, a unas diez millas de distancia. También afirma que los avistamientos anteriores de la luz de E 40 Road, un kilómetro y medio al Norte, se explican por una alineación anterior de la Ruta 66 al Norte de la ciudad de Quapaw (Oklahoma), también alineada con E 40 Road. El autor sugiere que no hay avistamientos confiables de la luz en ningún lugar, sino directamente al Oeste a lo largo de la carretera y, por lo tanto, explicable por la conexión de la Ruta 66. Robert Gannon, que escribe para la revista Popular Mechanics, también afirma que la Spooklight son faros de la Ruta 66, citando una prueba en la que encendió sus faros en la Ruta 66 en un momento determinado y se informó que la Spooklight también parpadeaba.

También se habla de escape de gas, común en áreas pantanosas, pero la Spookight aparentemente no se ve afectada por el viento o la lluvia, además sin explicarse cómo se autoinflama la luz en dichas circunstancias. Se descarta la idea de que podría ser un fuego fatuo, ya que este fenómeno biológico no muestra la intensidad de la bola de luz que se ve a lo largo del Paseo del Diablo. Las explicaciones de los faros o vallas publicitarias se descartan fácilmente, ya que la luz se vio años antes de que se fabricaran los automóviles o las vallas publicitarias, y antes de que existiera una carretera en el área.

Otra posible explicación que no se descarta tan fácilmente, pero que aún no se ha probado de manera concluyente, es que las luces son cargas atmosféricas eléctricas. En áreas donde las rocas, muy por debajo de la superficie de la tierra, se mueven y muelen, se puede crear una carga eléctrica. Esta área, que se encuentra en una falla que corre hacia el este desde New Madrid, Missouri, hacia el Oeste hasta Oklahoma, fue el lugar de cuatro terremotos durante el Siglo XVIII. Estos tipos de campos eléctricos se asocian más comúnmente con terremotos.

Otras explicaciones para la apariencia de la luz incluyen los gases atmosféricos que se ven afectados por campos eléctricos. Un profesor de la Universidad de Arkansas estudió la luz en la década de 1960 y sugirió que provenía de un objeto fijo. En 2014, el profesor Allen Rice de la Universidad de Oklahoma Central investigó el Spooklight con un equipo de investigadores llamado Boomers y descubrió su origen en los faros delanteros y traseros de los automóviles a unos 14 kilómetros al Oeste del lugar de observación. Realizó un experimento con los Boomers y pudo recrear una luz con los faros de un automóvil desde el cruce de la E 50 y la State Highway 137, ubicada al Sur de Quapaw.

Fuentes: Wikipedia, Legends of America, elaboración propia.

Floración

(Re)Formación

El frágil castillo de naipes del que estoy hecho cayó finalmente por su propia ligereza, sumiendo la habitación en el silencio de la ausencia total. Así, la falla que yacía bajo el corazón colapsó partiendo a este en dos, mientras que por el camino, las fotos del pasado se deslizan como pétalos en primavera.

Este caso crónico de desazón continuada expira ya. La fuente de los desdenes de la que me saciaba cada día baja seca e inoperante. Edifiqué mi esperanza en el punto más frágil de la esperanza y ahora caigo sin remedio, atrapado entre los engranajes de lo que unos días entiendo como traición y otros como acto de fe.

En este estado de privación me siento más acompañado por tus fantasmas, sus sombras son el reflejo de una mirada que se ha oscurecido como el plumaje de Hugin y Munin. Tantas líneas inconclusas, hilos de los que tirar para sólo dar con el cadáver que esconden en su final, ¿en vano?

No es que fuese todo un fraude con tintes de vodevil, pero la realidad nos cuenta que el palacio en ruinas que queda atrás está impregnado de la misma desidia que incomprensión; su soledad es el camino que jamás habría deseado explorar y que me obliga ya a andar sin pausa.

Mi altar caído y destruido yace en el suelo, es la mía la culpa de un feligrés que ha perdido la fe, por creer demasiado en unas palabras que prometían salvación eterna, hasta que un día (sin más) dejaron de sonar, y con ellas queda el hueco irremplazable que dejan.

La ventaja de que nadie me lea es que puedo desangrar cada letra y el significado que ello conlleva, sin más problema que el de ser rehén de mis propias palabras, un cara a cara con uno mismo en el que el objetivo final es abandonar el círculo vicioso que me ha devorado.

Guardo mis armas, esos besos atrapados en el cargador y disparados como si de una cerbatana se tratase. Quedamos pues a la espera de lo que nunca llegará, de la melodía en el viento que tinte de recuerdos el atardecer, porque cuando escribo con dolor soy reflejo de lo peor de mí, pero también de lo más sincero.

Reformarse o morir, y la deriva nunca ha sido la opción por la que rezaba cada día. Así podría seguir infinitamente, me muevo en el ecosistema de la decadencia, con la melancolía como único combustible con el que arder entre la oscuridad hasta los cimientos.

Acércate, como en los viejos tiempos, así solos tú yo, entre secretos deslizados en voz baja. ¿Sabes? (mi retahíla conocida), y es que ayer bla, bla, bla…

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades.

Torre de Belém

A %d blogueros les gusta esto: