RSS

Loftus Hall

Loftus Hall es el nombre que recibe una gran mansión ubicada en la Península de Hook, en el Condado de Wexford (Irlanda). Está edificada en el mismo lugar donde se alzó una casa conocida como Redmond Hall. Se dice que la mansión está encantada por el Diablo y el fantasma de una mujer joven.

Loftus Hall fue a mediados del Siglo XVII conocida como Redmond Hall, ya que era propiedad de Sir Alexander Redmond, inglés que llegó a Irlanda y edificó su mansión sobre los cimientos de un antiguo castillo que ya existía en esa misma ubicación. a mediados de 1650 cuando los avatares políticos llegaron hasta este pequeño rincón de Irlanda, obligando a su dueño, al señor Redmond, a coger las armas para proteger su propiedad, atrincherándose con su familia en sus propiedades ante el avance de la conquista de Irlanda por parte de Cromwell. Finalmente, le arrebataron sus posesiones que fueron entregadas a la familia Loftus.

Redmond Hall

Redmond Hall, edificación sobre la que se construyó el actual Loftus Hall.

Reformada alrededor de 1870 sobre el antiguo Redmond Hall y bautizada con su nombre actual por el cuarto Marqués de Ely, Loftus Hall volvió a ser residencia privada hasta que en 1917 fue transformado en un convento por las Hermanas de la Providencia. En 1983 fue convertida en hotel la mansión por Michael Devereau, aunque con escaso éxito, ya que tuvo que cerrar sus puertas en la década de los 90 del pasado Siglo XX. El edificio permaneció cerrado hasta 2011 cuando fue rehabilitado para recibir visitas históricas. Sus actuales dueños son la familia Quigley que explotan el atractivo de realizar visitas en una casa que supuestamente está encantada.

Loftus Hall

Loftus Hall.

La leyenda cuenta que alrededor de 1780 la familia Loftus dejó que los Tottenham cuidaran de la mansión en su ausencia ya que tuvieron que partir en viaje de negocios. Una noche de tormenta, un barco arribó de forma inesperada en la Península de Hook, muy cerca de Loftus Hall. De forma extraña, solamente un hombre joven iba a bordo de dicho barco. Fue recibido por Charles Tottenham, su segunda mujer y por su hija Anne, fruto del primer matrimonio del señor Tottenham. Parece ser que Anne se sintió atraída por el desconocido y tuvieron relaciones íntimas según cuenta la leyenda. Noches después, mientras la familia y el desconocido jugaban a las cartas, Anne se agachó para recoger un naipe que parecía haberse caído, al hacerlo observó como el joven huésped poseía patas de cabra y no piernas humanas. El invitado entonces dio un poderoso salto y atravesó el techo de la casa, desapareciendo en el acto y dejando un agujero en el techo que parecía no poder repararse y que aún hoy, se dice que parte del techo es ligeramente distinto del resto. También se dice que la casa posee un extraño túnel subterráneo.

Parece ser que tiempo después la salud mental de Anne se deterioró hasta tal punto que tuvieron que encerrarla en una habitación (su favorita) de la mansión que era conocida con el nombre de Sala de los Tapices. Anne se negó a comer y beber, sentándose bajo la barbilla y mirando por la ventana de la habitación en dirección al mar y a Dunmore East con la esperanza de ver volver el barco de su amado por el horizonte. Finalmente Anne murió en dicha habitación, cuando la encontraron tenía el cuerpo tan rígido que tuvieron que enterrarla en la misma posición en que se había quedado muerta.

Desde entonces se dice que el Diablo volvió a Loftus Hall y generó gran y persistente actividad poltergeist. Tal es así que varios clérigos protestantes y un sacerdote católico, tuvieron que exorcizar la casa debido a los fenómenos paranormales que se producían en ella. El sacerdote católico, padre Thomas Broaders parece que tuvo un éxito parcial a la hora de realizar el exorcismo pero ello no evitó que durante años posteriores y en la actualidad, se hayan reportado los avistamientos del supuesto fantasma de una mujer, identificado como el de Lady Anne Tottenham, la cual parece deambular por los pasillos de Loftus Hall, y especialmente en la sala de tapices en donde murió. También se dice que algunos trabajadores del servicio de Loftus Hall vieron el fantasma de Anne al pie de las escaleras de la casa, además de haber escuchado el ruido de caballos “invisibles” en los exteriores de la mansión.

Algunas de las experiencias paranormales mejor documentadas sobre Loftus Hall son las siguientes:

  • Alrededor de 1790 el padre de George Reade aseguró que después de una fiesta se quedó a dormir en la sala de los tapices y que “algo pesado saltó sobre su cama gruñendo como un perro. Las cortinas habían sido rasgadas y le habían despojado de la ropa de la cama”. Al principio pensando que era una broma, investigó un poco pero no encontró nada, además la puerta de la habitación seguía cerrada con llave tal y como él la había dejado al acostarse.
  • Años más tarde, Shannon, el ayudante de cámara del segundo marqués de Ely estando en la sala de los tapices despertó a todo el mundo en mitad de la noche. Las cortinas de la cama habían sido violentamente arrancadas y pudo ver a una mujer alta que lucía un vestía con tieso brocado. Cayó en pánico.
  • Tiempo después, George Reade y su padre siguieron habitando Loftus Hall. George nunca supo de la experiencia que había tenido años antes su padre y tomó la Sala de los Tapices como su habitación personal. Una noche de brillante Luna, estaba sentado en la cama leyendo un artículo de BlackWood’s Magazine cuando pudo observó que se había abierto la puerta de la habitación y una mujer alta vestida con ropas como las que había descrito su padre años antes, pasaba sin hacer ruido a través de la habitación hasta un closet en una esquina donde desapareció. A pesar de la sorpresa inicial, a George Reade no le entró en la cabeza que lo que había visto era un fantasma, por lo que se acostó y se quedó dormido. La experiencia sin embargo se repitió a la noche siguiente. En esta ocasión salió corriendo hacia la dama y con su brazo derecho intentó rodearla mientras exclamaba: “¡Ya te tengo ahora!”. Su brazo pasó a través de ella y se golpeó contra la cama. A pesar de sus experiencias, siguió durmiendo en la misma habitación y nunca habló del tema con su padre. Años más tarde, Shannon le contó a Reade acerca de la historia de Anne Tottenham
  • En 1858 el cuarto Marqués de Ely, el cual había heredado el título en 1857 a la edad de 8 años, se encontraba en la mansión junto a su madre y su tutor el reverendo Charles Dale. El tutor se puso en la Sala de Tapices y bajó a desayunar una mañana en un estado obviamente alterado, pero se negó a decir nada. Tiempo después hacia el otoño, Lord Henry Loftus, tío del marqués, escribió a George Reade, le habló de Charles Dale, y ha añadió que un tal señor Derringey había dormido en la habitación y que tenía “un vestidor espléndidamente equipado” que había sido saqueado durante la noche. Él le preguntó cuál había sido propia experiencia. Entonces Reade escribió a Dale, el cual se encontraba en una parroquia de Kent, y este último escribió una larga carta, en la que dijo que había dormido en la Sala de Tapices durante tres semanas sin molestias, y sin saber nada de Anne Tottenham. Entonces, una noche de Luna que había tenido la misma experiencia que el padre de Reade, algo pesado saltando en la cama, gruñendo, y arrancando la ropa de cama. Saltó de la misma, encendió una vela, pero no encontró nada. Sin embargo, hizo averiguaciones y habló con una mujer mayor llamada Haggard, quien vivió hasta la edad de 106. Ella le contó toda la historia, recordando lo que el Padre Broders había mencionado con anterioridad.
  • Finalmente en 1868, Reade visitó una vez más Loftus Hall, y observó que la Sala de los Tapices se había convertido en un billar. Ante dicha visión, preguntó a la guardesa cómo se lo había tomado Anne Tottenham el cambio y la mujer respondió: “¡Oh, Maestro George, no me hable de ella. La última noche hizo unos ruidos horribles haciendo golpear las bolas de billar unas contra otras”.

Loftus Hall

Loftus Hall en la actualidad.

Loftus Hall has sido objeto de diversas apariciones en los medios de comunicación, además de haberse realizado varios documentales sobre su historia y leyenda e incluso una película. A finales de Agosto del 2014, Thomas Beavis que estaba de visita en Loftus Hall con su familia y amigos, realizó una extraña fotografía en la que se puede observar la figura fantasmagórica de una mujer: http://metro.co.uk/2014/08/27/ghost-of-little-girl-photographed-in-notorious-haunted-mansion-loftus-hall-4848380/

También en Agosto de 2014, el grupo estadounidense de televisión e investigación paranormal conocido como Buscadores de Fantasmas (Ghost Adventures), estuvieron realizando estuvieron realizando un encierro en Loftus Hall para su especial de Halloween sobre demonios celtas y otras leyendas. El episodio vio la luz en Octubre de 2014.

Loftus Hall Escaleras

Loftus Hall Habitación

Escaleras y habitación de Loftus Hall.

Fuentes: Wikipedia, Travel Channel, loftushall.ie, información propia.

 

Etiquetas: , , ,

El Beso de la Muerte

Beso de la Muerte

Beso con sabor a última despedida.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Cementerio de Poblenou, Barcelona).

 
2 comentarios

Publicado por en 21 agosto, 2016 en Arte, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , ,

Cuando la oscuridad es lo más bello

Cae la noche lentamente sobre el cementerio, todos en silencio… A estas horas ya hay muchas penas por contar que se pierden por calles interminables y opacas ventanas sin cristales. Estamos anclados en el abismo de las plegarias no dichas para recordar lo que nunca se dijo. Es siniestramente retorcido regodearse en el último aliento de un affaire de niebla y anonimato que incluso duele y además llueve, porque no para de llover, hasta ahogar el último rastro de esperanza de estos ojos al tiempo que una mano acaricia su mejilla fría y húmeda. Lo sé, labios morados que saben a muerte de un amor extinto serán besados esta noche sin temor.

Ciudad de silencio, mentiras a miles vertidas en desagües repletos de agua verde y pútrida como el corazón que late al ritmo del viejo afilador. No es la solución guardar un cuchillo debajo de la almohada y un demonio tras la puerta del armario para poder matar algo cuando la desesperación hace mella en nosotros como la erosión en la piedra. Deberíamos exorcizar el amor, pues es el demonio que posee hasta el último resquicio de nuestro contorsionado interior, ya que encantadoramente hemos vendido el alma al corazón para jamás volver a recuperar el pasado y aquello que fuimos.

¿Recordamos?, ¿sí?, fantasmas, delirios de rosas secas y anillos consagrados a la bendición de morir entre brazos del amante, que se aferra como irrompibles lazos en la caja de un regalo que nunca se abrirá, porque dentro de él tenemos nuestro corazón ensangrentado y de cuerpo presente. Memorias de una gloria digna de una ópera magna, sin sueños que romper porque ya han estallado todos, con suavidad, pero que hoy se clavan en nuestros pies al caminar por un sendero desconocido que conduce a la negación, al impedimento y a la confusión de una indecisión tremendamente temblorosa.

Cuando la oscuridad es lo bello, lo único presente, es que hemos perdido la esperanza en una luz que no enardece, ni despierta el color de tus labios encogidos de frío al anochecer. Despierta ya, estoy haciendo ruido, cada golpe de mi puño en mi pecho debe retumbar en tus oídos porque el dolor y la apatía me inflaman. Aquí no hay musas lánguidas, no lo permito, las mejillas deben ser cálidas y los labios arder a cada beso para que la reputación del infierno se consuma de envidia. ¿Romántico?, ¿dime qué puede haber más romántico que vivir por amor y ser un maldito loco del corazón?.

Maldiciendo la divinidad de cada beso y la salvación en cada mirada aunque estemos rodeados de las más profundas y densas sombras… Hay que entender y no olvidar que cuando la oscuridad es lo más bello, nosotros lo somos más aún.

Cráneo rosas

 
4 comentarios

Publicado por en 17 agosto, 2016 en Mis Relatos

 

Etiquetas:

Kraken

El Kraken es una criatura marina de la mitología escandinava descrita comúnmente como un tipo de pulpo o calamar gigante que, emergiendo de las profundidades, atacaba barcos y devoraba a los marineros. La leyenda puede realmente haberse originado de avistamientos de calamares gigantes reales que de forma estimada tendrían de 13 – 15 metros de largo, incluyendo los tentáculos. Se dice que esta criatura emergía de las profundidades para atacar a toda embarcación que se le cruzara y luego devorar a los marinos que caían al mar. Los pocos sobrevivientes de estos trágicos naufragios, relataban que este monstruo marino solía aparecer junto a las costas de Noruega e Islandia. Incluso, algunas versiones señalaban que el monstruo era tan grande que parecía una isla cuando dormía, debido a que tenía una inmensa joroba en su espina dorsal y a que sus tentáculos flotaban como flecos de algas. Los marinos que desembarcaban por error sobre su cuerpo, encontraban una terrible muerte.

Pierre Dénys de Montfort - Calamar gigante

Pierre Dénys de Montfort – Pulpo colosal atacando una nave mercante (1810).

Kraken es la forma en artículo definitivo de krake, una palabra escandinava que designa un animal enfermizo, o algo retorcido. En el alemán moderno, Krake (plural y declinado en singular: Kraken) significa pulpo, pero puede también referirse al legendario Kraken. El nombre de Kraken suele asociarse popularmente a la especie de calamar gigante Architeuthis dux, de la cual hoy en día poco se sabe, debido a la gran profundidad a la que habita.

Los primeros indicios históricos de la existencia del Kraken, datan del siglo XII, refiriéndose a una criatura del tamaño de una isla avistada en Noruega, en ellas también se encuentran descripciones de un calamar gigante. En 1555, Olaus Magnus escribió sobre unos peces monstruosos, que sin ser el Kraken, tenían formas terribles, de cabezas cuadradas y cubiertas de espinas, y con cuernos filosos y largos.

Aunque el nombre Kraken nunca aparece en las sagas noruegas, hay monstruos marinos similares, el hafgufa y lyngbakr, ambos descritos en la saga Örvar-Oddr y en los textos noruegos de 1250, Konungs skuggsjá. Carlos Linneo incluyó al Kraken como cefalópodo con el nombre científico de Microcosmus marinus en la primera edición de su Systema Naturae (1735), una clasificación taxonómica de organismos vivos, pero excluyó al animal en ediciones posteriores. El Kraken también es extensivamente descrito por Erik Ludvigsen Pontoppidan, obispo de Bergen, en su Historia Natural de Noruega (Copenhague, 1752 – 1753).

Cuentos antiguos, incluyendo los de Pontoppidan, describen al Kraken como un animal “del tamaño de una isla flotante” (se decía que el dorso de un Kraken adulto tenía una longitud de 2,4 kilómetros), cuyo verdadero peligro para los marineros no es la criatura misma, sino el remolino que crea después de sumergirse rápidamente en el océano. Sin embargo, Pontoppidan también describe el potencial destructivo de la gran bestia: “Se dice que si se aferra al mayor buque de guerra, podría tirar de él hasta el fondo del océano” (Sjögren, 1980). El Kraken fue siempre distinto de las serpientes marinas, también comunes en la tradición escandinava (Jörmungandr por ejemplo).

Más información sobre serpientes marinas en:

https://laexuberanciadehades.wordpress.com/2014/01/21/serpientes-marinas/

Según Pontoppidan, los pescadores noruegos a menudo corrían el riesgo de atrapar a los peces sobre el Kraken, cuando la pesca era tan buena. Si un pescador tenía una inusualmente buena pesca, uno le decía al otro, “debes haber pescado sobre un Kraken”. Si, por otra parte, el fruto de la pesca eran, en lugar de peces, los así llamados gigantopólipos resplandecientes, el fin de su vida estaba próximo, pues según la leyenda los mencionados pólipos habitan por toda la eternidad sobre el lomo del Kraken, siendo su función la de crear un espejismo celestial, una farsa destinada a las criaturas más torturadas del abismo las cuales, según la leyenda popular, tienen el rango suficiente de inteligencia como para sufrir el existencialismo: “Hartos del vagabundeo eterno por el inmenso tedio de la fauce marina, deseosos de la salvación y de la Himmelslicht, acuden como lanzas hacia la propia perdición” (Panorama Cultural, 1962). Así, todo pescador que ose interrumpir esta sentencia del determinismo caería en desgracia, siendo éste el aspecto más negativo de pescar sobre un Kraken. Pontoppidan también alegó que el monstruo a veces es confundido con una isla, y que en algunos mapas se incluyen islas que sólo a veces eran visibles e indicaban un Kraken. Pontoppidan también propone que un joven espécimen de un monstruo fue hallado muerto en tierra en Alstahaug.

La mayoría de historias difundidas entre los más veteranos marineros de esta región, señalan que en ciertos puntos de altamar, al mirar hacia abajo desde la superficie, se pueden observar los enormes ojos del Kraken, rojos como si de un incendio se tratara. Estas historias también mencionan que los excrementos de este monstruo emanan un olor agradable y van formando pequeños islotes flotantes alrededor del monstruo, lo cual atrae a gran cantidad de peces. Cuando hay una suficiente cantidad de peces, la criatura comienza a alimentarse de ellos.

Pulpo gigante atacando una nave mercante

Pierre Dénys de Montfort – Pulpo colosal atacando una nave mercante (1810).

El autor Jacob Wallenberg describió al kraken en la obra de 1781 Min son pá galejan (Mi hijo en el galera): “Kraken, también llamado pez-cangrejo, que no es tan grande, en cabezas y colas contadas, no es más grande que ancho es nuestro Oland (es decir, menos de 16 kilómetros) permanece en el fondo marino, constantemente rodeado por innumerables peces pequeños, que le sirven como comida y son alimentados por él a cambio: Para su comida, (si recuerdo correctamente lo que escribe E. Pontoppidan) no dura más de tres meses, y necesita otros tres para digerirla. Sus excrementos crían posteriormente a un ejército de peces menores, y por esta razón, los pescadores pescan en su lugar de descanso… Gradualmente, el Kraken asciende a la superficie, y cuando se encuentra a diez a doce brazas, es mejor que los barcos se muevan de su vecindad, ya que en breve estallará, como una isla flotante, expulsando agua de sus terribles orificios nasales y haciendo olas circulares a su alrededor que pueden alcanzar muchas millas. ¿Podría alguien dudar que este es el Leviatán de Job?”.

Kraken atacando un barco

Kraken atacando y levantando un barco.

Desde fines del Siglo XVIII, el Kraken se ha representado en varias formas, principalmente como grandes criaturas similares a pulpos, y a menudo se ha afirmado que el Kraken de Pontoppidan podría haberse basado en observaciones de marineros de calamares gigantes. En las primeras descripciones, sin embargo, las criaturas eran más similares a cangrejos parecidos a pulpos y, en general, poseen rasgos que se asocian con las grandes ballenas en lugar de con los calamares gigantes. Algunos rasgos del Kraken se asemejan a las actividades volcánicas submarinas que ocurren en la región de Islandia, incluida el agua burbujeante, las corrientes peligrosas y la aparición de nuevos islotes.

En 1802, el francés malacologista Pierre Dénys de Montfort reconoce la existencia de dos tipos de pulpos gigantes en Histoire Naturelle Générale et Particulière des Mollusques, una descripción enciclopédica de moluscos. Montfort afirma que el primer tipo, el pulpo kraken, ha sido descrito por los marineros noruegos y balleneros de América, así como antiguos escritores como Plinio el Viejo. Sobre la segunda categoría más grande, el pulpo colosal, se informó acerca de un ataque a un buque velero de Saint-Malo, frente a las costas de Angola.

Montfort luego se atrevió a hacer más afirmaciones. Él propuso que diez barcos de guerra británicos (incluyendo el navío de línea Ville de Paris) que misteriosamente desaparecieron una noche en 1782 debieron ser atacados y hundidos por pulpos gigantes. Desafortunadamente para Montfort, los británicos fueron hundidos por un huracán cerca de la costa de la isla de Terranova tal y como se supo a través del relatteuthis duxo de los supervivientes del Ville de París. La carrera de Pierre Dénys de Montfort nunca se recobró y murió hambriento y pobre en París alrededor de 1820 (Sjögren, 1980). En defensa de Pierre Dénys de Montfort, cabe señalar que muchas de sus fuentes, para el “pulpo kraken” probablemente describen al verdadero calamar gigante, cuya existencia se probó en 1857.

En 1830, posiblemente influido por el trabajo de Pierre Denys de Montfort, Alfred Tennyson publicó su popular poema El Kraken (esencialmente un soneto irregular), que difundió al Kraken en el idioma inglés con su posición superflua de the. El poema, en sus tres últimas líneas, también tiene similitudes con la leyenda del Leviatán, un monstruo marino, que subiría a la superficie en el final de los días.

La descripción de Tennyson aparentemente influyó en Julio Verne que imaginó al famoso calamar gigante en Veinte mil leguas de viaje submarino de 1870. Verne también hace numerosas referencias al Kraken y al obispo Pontoppidan en la novela.

Kraken

Representación moderna del Kraken.

Hoy en día se han encontrado varias pruebas de existencia de calamares gigantes en las profundidades del mar, de aproximadamente 15 – 20 metros. Se han encontrado picos de calamares gigantes en estómagos de cachalotes y cicatrices de ventosas en la piel de dichos cetáceos que indican que cefalópodos de más de 20 metros de largo podrían habitar las profundidades de los océanos. Según la cultura popular sabemos más de Marte que de lo que hay en el fondo del mar. Bernard Heuvelmans, un zoólogo, piensa que el mundo está lleno de criaturas aún no descubiertas.

Todo parece indicar pues que la mayoría de los avistamientos del Kraken podrían estar relacionados directamente con calamares gigantes, calamares colosales o pulpos gigantes de un extraordinario tamaño.

Información sobre calamar gigante (Architeuthis dux) y calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni):

https://laexuberanciadehades.wordpress.com/2013/01/31/calamar-colosal-calamar-gigante/

Calamar gigante

Calamar gigante captado por el zoólogo Tsunemi Kubodera en 2006.

Fuentes: Wikipedia, republica.com.

 
2 comentarios

Publicado por en 10 agosto, 2016 en Criptozoología, Historia, Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Incidente OVNI de Mantell

El Incidente OVNI de Mantell fue uno de los primeros y más publicitados informes OVNI. Rresultó en el accidente y muerte de los 25 años de edad, del piloto de la Guardia Aérea Nacional de Kentucky, capitán Thomas F. Mantell Jr., el 7 de Enero de 1948, mientras se encontraba en su avión persiguiendo un OVNI.

El historiador David M. Jacobs argumenta que el caso Mantell marcó un fuerte cambio en las percepciones públicas y gubernamentales de los OVNIS. Anteriormente, los medios de comunicación trataron a menudo la temática OVNI con una actitud caprichosa o simplista reservado para la noticia tonta de la temporada. Sin embargo, tras la muerte de Mantell, Jacobs señala “el hecho de que una persona había muerto en un encuentro con un presunto platillo volador aumentó dramáticamente la preocupación pública sobre el fenómeno. Ahora una nueva perspectiva trágica entró en el pensamiento acerca de los OVNIS: Podrían ser no sólo extraterrestres, sino potencialmente hostiles también”. Sin embargo, más tarde una investigación por parte del Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, indicó que Mantell pudo haber muerto persiguiendo un globo Skyhook, que en el año 1948 era un proyecto de alto secreto que Mantell desconocía.

Thomas Mantell

Thomas F. Mantell Jr.

Incidente.

Mantell era un piloto experimentado, su historial de vuelos constaba de 2.167 horas en el aire, habiendo sido honrado por su participación en la batalla de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial.

El 7 de Enero de 1948, en el Aeródromo de Godman en Fort Knox, Kentucky, se recibió un informe de la Patrulla de Caminos de Kentucky acerca de un objeto aéreo inusual cerca de Maysville, Kentucky. Informes de un objeto circular en dirección Oeste, de unos 80 – 90 metros de diámetro, fueron recibidos de Owensboro e Irvington.

A eso de las 13:45, el sargento Quinton Blackwell vio un objeto desde su posición en la torre de control de Fort Knox. Otros dos testigos en la torre también informaron de un objeto blanco en la distancia. El Coronel Guy Hix, comandante de la base, informó de un objeto que describió como “muy blanco”, y “cerca de una cuarta parte del tamaño de la Luna llena… A través de los prismáticos que parecían tener un borde rojo en la parte inferior… Permaneció estacionario, hora, aparentemente, por media o una hora”. Observadores del Aeródromo del Condado de Clinton en Ohio describieron el objeto: “Tenía la apariencia de un cono rojo llameante arrastrando, tras de sí una niebla verde gaseosa”, estos testigos observaron el objeto durante unos 35 minutos. Otro observador en el Aeródromo de Lockbourne en Ohio señaló: “Justo antes de desaparecer, estuvo muy cerca del suelo, permaneciendo así durante unos diez segundos, y luego subiendo a un ritmo muy rápido de nuevo a su altura original, de unos 3.000 metros, nivelándose y desapareciendo entre las nubes en dirección 120 grados. Su velocidad era superior a los 800 km/h”.

Cuatro P-51 Mustang del Vuelo C, 165º Escuadrón de Cazas de la Guardia Aérea Nacional de Kentucky, ya en el aire, y uno de ellos pilotado por Mantell, les fue ordenado a acercarse al objeto. Blackwell estaba en comunicación por radio con los pilotos durante todo el suceso.

P-51 Mustang

North American P-51 Mustang.

Uno de los pilotos del P-51 tenía poco combustible, y rápidamente abandonó sus esfuerzos de interceptación. El Capitán Edward J. Ruppelt de la Fuerza Aérea (primer jefe de Proyecto Libro Azul) señala que hay cierto desacuerdo entre los controladores aéreos de cómo Mantell se comunicó con la torre y cuáles fueron sus palabras exactas: Algunas fuentes reportaron que Mantell había descrito un objeto “(que) parece metálico y de gran tamaño”, pero de acuerdo a Ruppelt, otros cuestionaron si Mantell realmente dijo esto.

Los otros dos pilotos que acompañaban a Mantell en la búsqueda del objeto, informaron más tarde de que vieron algo, pero lo describieron como tan pequeño y confuso que no podían identificarlo. Mantell ignoró las sugerencias de que los pilotos debían nivelar su altitud y tratar de ver con más claridad el supuesto objeto.

El teniente Albert Clemmons (uno de los compañeros de búsqueda de Mantell), tenía una máscara de oxígeno, y su oxígeno estaba bajo. Clemmons y el tercer piloto, el teniente Hammond, suspendieron su búsqueda a 6.900 metros de altitud. Sin embargo, Mantell siguió subiendo. Según la Fuerza Aérea, una vez Mantell pasó los 7.600 metros se desmayó debido a la falta de oxígeno (hipoxia), y su avión comenzó a caer en espiral de nuevo hacia el suelo. Un testigo informó más tarde del P-51 de Mantell en un descendiendo de forma brusca, dando vueltas sobre sí mismo. Su avión se estrelló en una granja al Sur de Franklin, Kentucky, en la frontera del estado de Kentucky con el de Tennessee.

Más tarde, los bomberos sacaron el cuerpo de Mantell de los restos del Mustang P-51. Su cinturón de seguridad estaba destrozado, y su reloj se había detenido a las 3:18 de la tarde, el momento de su accidente. Mientras tanto, por las 3:50 pm el OVNI ya no era visible para los observadores de Godman. El incidente Mantell fue reportado por los periódicos de todo el país, y recibió la atención de importantes medios de comunicación. Una serie de rumores sensacionalistas también surgieron sobre el accidente de Mantell. Según el historiador y experto en fenómenos OVNI Curtis Peebles, entre los rumores, aparecieron afirmaciones de que “el platillo volante era un misil soviético, también que la nave extraterrestre había derribado el avión cuando éste se acercó demasiado, que el cuerpo del capitán Mantell fue encontrado acribillado a balazos, que el cuerpo había desaparecido, que el avión había sido completamente desintegrado en el aire o que sus restos era radiactivos”Sin embargo, no hay evidencia alguna para justificar cualquiera de estas afirmaciones, y la investigación de la Fuerza Aérea refutó específicamente algunos de esos bulos, tales como que los restos del aparato estaban radiactivos. El capitán Ruppelt escribió que “yo siempre había oído hablar mucho de la especulación salvaje sobre la condición en la que Mantell se estrelló con su P-51, así que solicité una copia del informe del accidente. Se dijo que… el cuerpo de Mantell no se había quemado, no se desintegró, y no estaba llena de agujeros, los restos del accidente no era radiactivos, ni estaban magnetizados”. Mantell fue el primer miembro de la Guardia Nacional Aérea de Kentucky en morir en vuelo. De acuerdo con John Trowbridge, historiador de la Guardia Nacional de Kentucky: “Hay un verdadero Expediente X en este caso. Mantell vivió casi toda su vida en Louisville, pero nació en un hospital en Franklin, a sólo unas millas de donde fue asesinado”.

Periódico Incidente Mantell

Algunos periódicos de la época informaron de que un disco volador había derribado el avión de Mantell, acabando de esa forma con su vida.

En 1956, Ruppelt escribió que el Incidente Mantell era uno de los tres casos “clásicos” de OVNIS en 1948 que ayudarían a definir el fenómeno OVNI en la mente del público, y ayudaría a convencer a algunos especialistas de inteligencia de la Fuerza Aérea que dichos fenómenos eran un “verdadero”, fenómeno físico. Los otros dos avistamientos “clásicos” en 1948 fueron el Encuentro OVNI Chiles-Whitted y el Incidente de George Gorman.

Accidente Mantell

Restos del avión de Mantell tras el accidente.

Hipótesis de Venus y desestimación de la misma.

El Incidente Mantell fue investigado por el Proyecto Signo, el primer grupo de investigación de la Fuerza Aérea asignado para investigar los informes OVNI. Un escritor señaló que “La gente de Signo trabajaron rápido en el incidente Mantell. Contemplando una avalancha de consultas de la prensa tan pronto como se enteraron del suceso, se dieron cuenta de que tenían que obtener una respuesta rápida. Venus había sido el blanco de una persecución por un F-51 de la Fuerza Aérea varias semanas antes y había similitudes entre dichas observaciones y el Incidente Mantell. Así que… la palabra “Venus” cesó. Mantell lamentablemente había muerto tratando de llegar al planeta Venus”. Un importante mayor de la Fuerza Aérea importante que fue entrevistado por varios reporteros siguientes accidente de Mantell “declaró rotundamente que era Venus”.

En 1952 el capitán Edward Ruppelt de la Fuerza Aérea, supervisor del Proyecto Libro Azul, sucesor del Proyecto Signo, le fue ordenado volver a investigar el incidente Mantell. Ruppelt habló con el Dr. J. Allen Hynek, astrónomo de la Universidad Estatal de Ohio y consultor científico al Proyecto Signo y Libro Azul. Hynek había proporcionado la explicación de Venus en 1948, principalmente debido a Venus había estado en el mismo lugar en el cielo en el que se había observado el OVNI de Mantell. Sin embargo, en 1952 el Dr. Hynek había llegado a la conclusión de que la explicación de Venus era incorrecta, ya que “Venus no era lo suficientemente brillante para ser visto” por Mantell y los otros testigos, y debido a una neblina considerable que estuvo presente ese día, habría oscurecido aún más el planeta en el cielo. Ruppelt señaló también la declaración del Dr. Hynek de que Venus, incluso si es visible, habría sido un “punto de luz”, porque los testigos ofrecieron “descripciones claramente indicado un objeto grande. Ninguna de las descripciones señalaba ni siquiera vagamente a un punto de luz”.

Explicación de globo Skyhook.

Habiendo rechazado la explicación Venus, el capitán Ruppelt comenzó a buscar más explicaciones para el incidente. Estaba particularmente interesado en una sugerencia del Dr. Hynek de que Mantell podría haber identificado erróneamente un globo meteorológico Skyhook. Otros cuestionaron esta idea, señalando que ningún globo Skyhook en particular podría ser identificado de manera concluyente estando en el área en cuestión durante la persecución de Mantell. A pesar de esta objeción, Ruppelt creyó que la explicación Skyhook era plausible: Los globos eran un proyecto secreto Armada en el momento del accidente de Mantell, estaban hechos de aluminio reflectante, y tenían unos 30 metros de diámetro, en consonancia con la descripción de Mantell de un gran objeto metálico. Ya que los globos Skyhook eran secretos en el momento, ni Mantell ni los otros observadores en la torre de control de aire habrían sido capaces de identificar el OVNI como un globo Skyhook. Por otra parte, la investigación posterior por el Proyecto Libro Azul  reveló que varios globos Skyhook se habían puesto en marcha el 7 de Enero de 1948 en el Condado de Clinton, Ohio, aproximadamente a 240 kilómetros al Noreste de Fort Knox. El escéptico Philip Klass argumentó que las corrientes de viento en el momento hubieran volado los globos cerca de la zona del incidente Mantell. Además, cuando el capitán Ruppelt investigó el caso en 1952, encontró que por lo menos dos observadores en lugares separados habían informado de ver el objeto Mantell perseguido a través de un telescopio, y ambos observadores afirmaron que era un gran globo.

El Proyecto Skyhook fue legalmente vinculado con General Mills, la compañía de cereales, Jean Piccard, químico e ingeniero, y Otto C. Winzen de Winzen Research. Los investigadores también han observado que mientras Mantell era un piloto experimentado, en cambio era bastante nuevo en el pilotaje P-51, y que esta relativa falta de experiencia podría haber sido un factor en el accidente.

Globo Skyhook

Globo Skyhook.

Antes del accidente, el capitán Mantell describió el objeto: “De tremendo tamaño, hecho de metal, con superficie reflectante, moviéndose a unos 580 kilómetros por hora”. Es indudable que a pesar de todos los intentos por dar respuestas cristalinas a este incidente, el misterio prosigue a fecha de hoy.

Memorial Thomas Mantell

Memorial dedicado a Thomas F. Mantell Jr., fue inaugurado el 29 de Septiembre de 2001 por la Sociedad Histórica del Condado de Simpson (Franklin, Kentucky).

OVNI Mantell

Representación del supuesto encuentro de Mantell con el OVNI descrito por él y otros testigos.

Fuentes: Wikipedia, información propia.

 
 

Etiquetas: , ,

Pintura de Japón

La pintura japonesa es una de las más antiguas y refinadas artes niponas, abarcando una amplia variedad de géneros y estilos. La historia en general del arte japonés, al igual que la historia de la pintura de Japón es una síntesis extensa y una competición constante entre la estética japonesa y la adaptación de ideas importadas del extranjero.

Taikō Josetsu - Hombre cogiendo pez gato

Taikō Josetsu – Hombre cogiendo pez gato (Circa 1415).

Sesshū Tōyō - Vista de Ama-no-Hashidate

Sesshū Tōyō – Vista de Ama-no-Hashidate (1502 – 1505).

Kanō Eitoku - El gran ciprés

Kanō Eitoku – El gran ciprés (Circa 1590).

Kanō Hideyori - Espectadores del arce

Kanō Hideyori – Espectadores del arce (Siglo XVI).

Tawaraya Sōtatsu - Olas en Matsushima

Tawaraya Sōtatsu – Olas en Matsushima (Circa 1600 – 1640).

Kano Sanraku - Ciruelo

Kanō Sanraku – Ciruelo (Principios Siglo XVI).

Ogata Kōrin - Dios del Viento, Dios del Trueno

Ogata Kōrin – Dios del Viento, Dios del Trueno (Siglo XVII).

Maruyama Ōkyo - Tigre y dragón

Maruyama Ōkyo – Tigre y dragón (1781).

Kitagawa Utamaro - Mujer secándose el sudor

Kitagawa Utamaro – Mujer secándose el sudor (1798).

Itō Jakuchū - Gallo y gallina con hortensias

Itō Jakuchū – Gallo y gallina con hortensias (Siglo XVIII).

Yosa Buson - Halcón negro y dos cuervos

Yosa Buson – Halcón negro y dos cuervos (Siglo XVIII).

Katsushika Hokusai - La gran ola de Kanagawa

Katsushika Hokusai – La gran ola de Kanagawa (1830 – 1833).

Utagawa Kunisada II - Nakamura Tamasuke I como Moriguchi Kurô (1852)

Utagawa Kunisada II – Nakamura Tamasuke I como Moriguchi Kurô(1852).

Utagawa Hiroshige - Jardín de ciruelos en Kameido

Utagawa Hiroshige – Jardín de ciruelos en Kameido (1857).

Kuroda Seiki - Al lado del lago

Kuroda Seiki – Al lado del lago (1897).

Utagawa Kunisada - Tai Shin sobre un dragón blanco

Utagawa Kunisada – Tai Shin sobre un dragón blanco (Siglo XIX).

Tomioka Tessai - Gisazu

Tomioka Tessai – Gisazu (1924).

Hiroaki Takahashi - Casa del lago

Hiroaki Takahashi – Casa del lago (Circa 1936).

Uemura Shōen - Preludio de danza Noh

Uemura Shōen – Preludio de Danza Noh (1936).

Hisashi Yamamoto - Samurái

Hisashi Yamamoto – Samurái (Siglo XX).

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 julio, 2016 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Esfinge

Esfinge

La supina elegancia de una vigilante tan bella como mortal.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Museo Arqueológico Nacional, Madrid).

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 julio, 2016 en Arte, Mis Fotografías

 

Etiquetas: ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 319 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: