RSS

El fantasma de Ted Bundy

Ted Bundy (1946 – 1989) fue uno de los más infames asesinos en serie de la historia y sin duda uno de los más conocidos en Estados Unidos y fuera de las fronteras del país norteamericano. Fue autor de la muerte de al menos 30 mujeres en siete estados durante 1974 – 1978 (crímenes confesados por él mismo antes de ser ejecutado en Florida), aunque se especula que la cifra de víctimas podría rondar las 100.

Bundy era considerado guapo y carismático, rasgos que explotó para ganarse la confianza de las víctimas y la sociedad. Por lo general, se acercaba a sus víctimas en lugares públicos, fingiendo lesiones o discapacidades, o personificando una figura de autoridad, antes de dejarlas inconscientes y llevarlas a lugares apartados para violarlas y estrangularlas. A veces volvía a visitar sus escenas secundarias del crimen, arreglando y realizando actos sexuales con los cadáveres en descomposición hasta que la putrefacción y la destrucción por parte de animales salvajes hacían que cualquier interacción adicional fuera imposible. Decapitó al menos 12 víctimas y mantuvo algunas de las cabezas cortadas como recuerdos en su apartamento. En algunas ocasiones, irrumpió en viviendas por la noche y golpeó a sus víctimas mientras dormían.

En 1975, Bundy fue encarcelado por primera vez cuando fue encarcelado en Utah por secuestro agravado e intento de asalto criminal. Luego se convirtió en sospechoso en una lista progresivamente más larga de homicidios sin resolver en varios estados. Enfrentando cargos de asesinato en Colorado, diseñó dos escapes dramáticos y cometió más asaltos en Florida, incluidos tres asesinatos, antes de su captura definitiva en 1978. Por los homicidios de Florida, recibió tres sentencias de muerte en dos juicios separados. Bundy fue ejecutado en la silla eléctrica en la prisión del estado de Florida en Raiford, el 24 de Enero de 1989.

No sólo cuando vivía destacó por su maldad y ausencia de escrúpulos, sino que muerto, hay quien dice que su espíritu sigue vagando por lugares que fueron importantes para él y que de una u otra manera, marcaron su carrera delictiva.

Ted Bundy.

¿El fantasma de Ted Bundy?

En 2001, un guardia de la Prisión Estatal de Florida, donde Bundy pasó sus últimos días, le dijo a un periodista que poco después de que Bundy fuera ejecutado, varios guardias vieron a su fantasma sentado casualmente en la misma silla eléctrica donde murió. El guardia describió la expresión de Bundy como una “sonrisa de complicidad”, como si supiera algo importante sobre la otra vida que ellos no sabían. Si un guardia intentaba acercarse a él, desaparecería.

El hombre que cuenta la historia dijo que hubo tantos avistamientos que llegó un punto en el que el alcaide no pudo encontrar a nadie dispuesto a entrar solo en la cámara de ejecución. Bundy también apareció alrededor de su celda en el corredor de la muerte. A algunos guardias les decía: “Bueno, les gané a todos, ¿no?” Presumiblemente, parece que quería decir que los había derrotado desde el “otro lado”.

En Mayo de 2013, se publicó un informe sobre el fantasma de Bundy había aparecido de nuevo. Esta vez, la historia vino de un recluso de la misma prisión de Florida donde Bundy fue ejecutado y que fue publicada en bastantes publicaciones. “Durante muchos años escuché los rumores de la aparición del fantasma de Ted Bundy y no lo creí. Ahora, mi mente ha cambiado. Yo y otros residentes (incluido el personal) hemos sido testigos del fantasma en muchas ocasiones. Definitivamente es Bundy. Llega temprano en la mañana antes del amanecer en nuestra unidad de vivienda y en diferentes celdas. Siempre está sonriendo. Es una niebla blanco-azulada pero muy detallada”. Algunos de los otros residentes también afirman haberlo escuchado hablar.

Sin embargo, su espíritu aparentemente viaja. Según los informes, se le ha visto alrededor de la casa de hermandad Chi Omega donde cometió un cuádruple asalto con dos víctimas mortales. Dichos asesinatos a la postre le valieron dos de sus penas de muerte. Además, también se afirma que se le vio en el porche del edificio en Tallahassee, donde había alquilado una habitación con un nombre falso.

Celda de aislamiento de Ted Bundy en la Prisión Estatal de Florida.

Algunos médiums afirman haberlo canalizado, y uno incluso aseguró que Bundy estaba interesado en redimirse ayudando desde el más allá a resolver asesinatos.

Luego están los incidentes paranormales en el estado de Washington. El año pasado, The Puget Sound Trail (el documento estudiantil de la Universidad de Puget Sound) informó que Ted Bundy aparece allí, donde una vez asistió a clase. En lo que parece más un engaño de mal gusto, la característica dice que los estudiantes lo llaman “Teddy the Friendly Ghost” (Ted el fantasma amistoso), así como “Best Dead Friend Forever (BDFF)” (Mejor amigo muerto para siempre). Supuestamente, los acompaña en diversas caminatas nocturnas.

Por el tablero de ouija, algunos investigadores afirman que también se ha manifestado el infame asesino. También deletreó varios mensajes espeluznantes: “I. C.A.N.N.O.T. T.O.U.C.H. T.H.E.M. S.O. M.A.N.Y. T.O. K.I.L.L. A.N.D. I. C.A.N.N.O.T. T.O.U.C.H. T.H.E.M. I.T. I.S. M.Y. H.E.L.L.” (No puedo tocarlas, tantas para matar, y no puedo tocarlas, ese es mi infierno).

Hay quien asegura que el propio Bundy, a través de la tabla ouija, parece hacer planes para unirse igualmente al siniestro asesino en serie Jeffrey Dahmer (autor de 17 asesinatos confirmados): “T.H.A.T.S. W.H.E.R.E. T.H.E. B.I.G. T.I.M.E. K.I.L.L.I.N.G. I.S.” (Ese es el gran momento de matar).

Las historias de los guardias son intrigantes porque, según los informes, Bundy fue bastante superado por la situación cuando lo llevaron a su ejecución. Un testigo describió sus pasos vacilantes, su mirada de desesperación y su palidez en la piel. ¿Por qué, entonces, aparecería en un lugar que lo había molestado tanto? ¿Para quizás mostrar a los guardias que había ganado, después de todo?

Los restos de Bundy fueron incinerados y, a petición suya, dispersados ​​en el desierto montañoso del estado de Washington (Cordillera de las Cascadas). Si su fantasma está en alguna parte, quizás probablemente esté allí, donde a menudo se sentaba y se regodeaba sobre los cuerpos en descomposición.

Cordillera de las Cascadas (Washington).

Fuentes: Wikipedia, Psichology Today, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Alberto Durero – Apocalipsis

El Apocalipis de Alberto Durero (Die heimlich offenbarung iohannis) es una famosa serie de quince xilografías de Alberto Durero de escenas del Libro del Apocalipsis, publicadas en 1498, que rápidamente le dio fama en toda Europa. La serie probablemente fue cortada en bloques de madera de pera y se basó en consejos teológicos, particularmente de Johannes Pirckheimer, el padre del amigo de Durero Willibald Pirckheimer. El trabajo en la serie comenzó durante el primer viaje de Durero a Italia (1494 – 1495), y el set se publicó simultáneamente en latín y alemán en Núremberg en 1498, en un momento en que gran parte de Europa anticipaba un posible Juicio Final en 1500. La impresión más famosa de la serie es Los cuatro jinetes del Apocalipsis (Circa 1497 – 1498), refiriéndose a Apocalipsis 6: 1-8. El diseño del ciclo con las ilustraciones en el anverso y el texto en el reverso sugiere el privilegio de las ilustraciones sobre el texto. La serie le dio a Durero fama y riqueza, así como cierta libertad del sistema de mecenazgo, lo que, a su vez, le permitió elegir sus propios temas y dedicar más tiempo al grabado. En 1511, Durero publicó la segunda edición del Apocalipsis en una edición combinada con su Vida de la Virgen y Gran Pasión. También se produjeron y vendieron impresiones individuales.

El Martirio de San Juan. 

La visión de los siete candelabros de San Juan.

San Juan arrodillado ante Cristo y los Veinticuatro Ancianos.

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.

La apertura del quinto y el sexto sello.

Cuatro ángeles deteniendo los vientos, y la marca del elegido.

El himno de adoración al Cordero.

La apertura del séptimo sello y el águila del dolor.

Los cuatro Ángeles de la Muerte.

San Juan comiendo el libro.

La mujer del Apocalipsis y el dragón de siete cabezas.

San Miguel luchando contra el Dragón.

La Ramera de Babilonia.

La bestia con cuernos de cordero y la bestia con siete cabezas.

El ángel con la llave del abismo sin fondo.

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 junio, 2020 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , ,

Foo Fighter

El término foo fighter fue utilizado por los pilotos aliados de aviones en la Segunda Guerra Mundial para describir el avistamiento de varios OVNIS o misteriosos fenómenos aéreos observados en los cielos sobre los principales teatros de operaciones de Europa y el Pacífico.

Aunque foo fighter inicialmente describió un tipo de OVNI reportado y nombrado por el Escuadrón de cazas nocturnos 415 de los Estados Unidos, el término también se usó comúnmente para referirse a cualquier avistamiento de OVNIS de ese período. Informado formalmente desde Noviembre de 1944 en adelante, los testigos a menudo asumieron que los combatientes foo eran armas secretas empleadas por el enemigo.

El Panel Robertson exploró posibles explicaciones, por ejemplo, que eran fenómenos electrostáticos similares al fuego de San Telmo, fenómenos electromagnéticos o simplemente reflejos de luz de los cristales de hielo.

La palabra sin sentido “foo” surgió en la cultura popular a principios de la década de 1930, siendo utilizada por primera vez por el dibujante Bill Holman en 1935, que salpicaba sus tiras de dibujos animados del bombero Smokey Stover con letreros y juegos de palabras “foo”. Smokey Stover, el protagonista, era un bombero que se llamaba a sí mismo un “foo fighter” en lugar de un “fire fighter” (bombero, en inglés). La palabra foo no tiene un significado concreto, ya que Holman acostumbraba repetir frases y palabras sin sentido en la historieta. Al volverse popular la tira, algunas de estas palabras comenzaron a ser usadas por el público y por otros personajes de historieta (“foo” fue usada incluso por el Pato Lucas). Los primeros pilotos en avistar el fenómeno también llamaron a las luces “Kraut fireballs” (bolas de fuego alemanas), ya que pensaban que era un arma de los nazis, pero la expresión “foo fighters” fue la que perduró. Es también posible que el nombre “foo” venga del francés “feu“, que significa fuego. Esto se explica si traducimos “foo fighters” como cazas de fuego, pues en un comienzo se creía que eran aviones.

En una reunión informativa de la misión en la noche del 27 de Noviembre de 1944, Fritz Ringwald, el Oficial de Inteligencia de la unidad S-2, declaró que Meiers y Ed Schleuter habían avistado una bola de fuego roja que parecía perseguirlos a través de una variedad de maniobras de alta velocidad. Fritz dijo que Meiers estaba extremadamente agitado y tenía una copia de la historieta Smokey Tover en su bolsillo trasero. Lo sacó y lo dejó caer sobre el escritorio de Fritz y dijo: “¡Era otro de esos malditos luchadores!” y salió de la sala de interrogatorios.

Según Ringwald, debido a la falta de un nombre mejor, se quedó. Y esto fue originalmente lo que los hombres del escuadrón 415 comenzaron a llamar a estos incidentes: “Malditos luchadores”. En Diciembre de 1944, un corresponsal de prensa de Associated Press en París, Bob Wilson, fue enviado al 415 en su base a las afueras de Dijon (Francia), para investigar esta historia. Fue en este momento que el término se limpió sólo para “foo fighters”. El comandante del escuadrón, el capitán Harold Augsperger, también decidió “desinfectar” el término a “foo fighters” en los datos históricos del escuadrón.

Imagen que muestra un supuesto foo fighter junto a un avión alemán en la región austriaca de Carintia (Mayo de 1944).

Fotografía que muestra a dos foo fighters junto a sendos cazas Stuka alemanes en una misión sobre el Monte Suzuka (1945).

Historia.

Los primeros avistamientos ocurrieron en Noviembre de 1944, cuando los pilotos sobrevolaban Europa occidental. Por la noche informaron haber visto objetos brillantes y redondos que se movían rápidamente siguiendo sus aviones. Los objetos se describieron de diversas maneras como ardientes y brillantes esferas de color rojo, blanco o naranja. Algunos pilotos los describieron como si se parecieran a luces de árboles de Navidad, e informaron que parecían jugar con el avión, haciendo giros salvajes antes de simplemente desaparecer. Los pilotos y la tripulación aérea informaron que los objetos volaron en formación con sus aviones y se comportaron como si estuvieran bajo un control inteligente, pero nunca mostraron un comportamiento hostil. Sin embargo, no podían ser superados o derribados.

El 13 de Diciembre de 1944, la Fuerza Expedicionaria Aliada del Cuartel General Supremo en París emitió un comunicado de prensa, que apareció en el New York Times al día siguiente, describiendo oficialmente el fenómeno como una “nueva arma alemana”. Las historias de dichos encuentros en el aire, usando el término “Foo Fighters”, aparecieron en el New York Herald Tribune y en el Daily Telegraph.

En su edición del 15 de Enero de 1945, la revista Time publicó una historia titulada “Foo-Fighter”, en la que informaba que las “bolas de fuego” habían estado siguiendo a los cazas nocturnos de la Fuerza Aérea Estadounidense durante más de un mes. Según Time, las descripciones de los fenómenos variaron, pero los pilotos acordaron que las luces misteriosas seguían a sus aviones de cerca y a gran velocidad.

El fenómeno de las “bolas de fuego” reportado desde el Teatro de Operaciones del Pacífico difería algo de los foo fighter reportados desde Europa; la “bola de fuego” se parecía a una gran esfera en llamas que “simplemente flotaba en el cielo”, aunque se informó que a veces seguía a los aviones. Se especuló que los fenómenos podrían estar relacionados con la campaña japonesa de globos de fuego. Al igual que con los foo fighters europeos, no se informó de que ningún avión fuese atacado por uno de estos objetos desconocidos.

El Panel Robertson de la posguerra citó informes de foo fighters, señalando que su comportamiento no parecía ser amenazante, y mencionó posibles explicaciones, por ejemplo, que eran fenómenos electrostáticos similares al fuego de San Telmo, fenómenos electromagnéticos o simplemente reflejos de luz de cristales de hielo. El informe sugirió que “si el término platillos voladores hubiera sido popular entre 1943 – 1945, estos objetos habrían sido etiquetados así”.

Recreación artística de un encuentro con foo fighters durante la Segunda Guerra Mundial.

Entre algunos de los avistamientos más destacados podemos señalar:

El avistamiento d Septiembre de 1941 en el Océano Índico fue similar a algunos informes posteriores al de los foo fighters en Europa. Desde la cubierta del SS Pułaski (un buque mercante polaco que transportaba tropas británicas), dos marineros informaron de la observación de un “extraño globo que brillaba con luz verdosa, aproximadamente la mitad del tamaño de la Luna llena”. Alertaron a un oficial británico, que observó los movimientos del objeto con ellos durante más de una hora.

Charles R. Bastien de la Octava Fuerza Aérea de los Estados Unidos informó sobre uno de los primeros encuentros con foo fighters en el área de Bélgica/Países Bajos; los describió como “dos luces antiniebla que vuelan a altas velocidades y que pueden cambiar de dirección rápidamente”. Durante el interrogatorio, su oficial de inteligencia le dijo que dos cazas nocturnos de la Real Fuerza Aérea Británica habían avisado lo mismo, y que más tarde se informó en los periódicos británicos.

El piloto de carrera de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Duane Adams, a menudo relató que había presenciado dos eventos de una luz brillante que recorría su avión durante aproximadamente media hora y luego ascendía rápidamente hacia el cielo. Ambos incidentes ocurrieron en la noche, ambos sobre el Pacífico Sur, y ambos fueron presenciados por toda la tripulación del avión. El primer avistamiento ocurrió poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando Adams pilotaba un bombardero B-25. El segundo avistamiento ocurrió a principios de la década de 1960 cuando Adams estaba a los mandos de un avión cisterna KC-135.

Explicación y teorías.

El autor Renato Vesco revivió la teoría de la guerra de que losfoo fighters eran un arma secreta nazi en su trabajo Intercept UFO  reimpreso en una edición revisada en inglés como OVNIs artificiales: 50 años de represión en 1994. Vesco afirma que los foo fighters eran de hecho, una forma de mina antiaérea impulsada por chorro, lanzada al suelo y guiada automáticamente llamada Feuerball (bola de fuego). Este dispositivo, supuestamente operado por unidades especiales de las SS, se parecía a un caparazón de tortuga y volaba por medio de chorros de gas que giraban como una rueda de Catherine alrededor del fuselaje. Los tubos dentro del dispositivo, en combinación con los chorros de gas, crearon la apariencia esferoide resplandeciente característica de los foo fighters. Una forma cruda de radar para evitar colisiones aseguraba que la nave no chocaría con otro objeto aerotransportado, y un mecanismo de sensor a bordo incluso instruiría a la máquina a escapar rápidamente si era objeto de fuego enemigo.

El propósito del Feuerball, según Vesco, era doble. La aparición de este dispositivo extraño dentro de una corriente de bombarderos tendría (y de hecho lo hizo) un efecto perturbador entre los pilotos de bombarderos. Además, Vesco alega que los dispositivos también estaban destinados a tener una capacidad “ofensiva”. Las descargas de los tubos de klystron interferirían, afirmó, con los sistemas de encendido de los motores de los bombarderos, causando que los aviones se estrellaran. Aunque no hay evidencia sólida que respalde la realidad de los Feuerball, esta teoría ha sido adoptada por otros autores de aviación y la ufología, e incluso algunos han sido citados como la explicación más probable para el fenómeno, al menos en un reciente “documental” de televisión sobre las armas secretas nazis.

Haunebu, supuesto OVNI de fabricación nazi.

Se ha sugerido cualquier tipo de descarga eléctrica desde las alas de los aviones como explicación, ya que se sabe que aparece en la punta de las alas de los aviones. También se ha señalado que algunas de las descripciones de los foo fighters se parecen mucho a las de los rayos en bola.

Durante Abril de 1945, la Marina de los Estados Unidos comenzó a experimentar con ilusiones visuales tal como las experimentaron los aviadores nocturnos. Este trabajo comenzó el proyecto X-148-AV-4-3 de la Oficina de Medicina de la Marina de los Estados Unidos. Este proyecto fue pionero en el estudio del vértigo de los aviadores y se inició porque los pilotos nocturnos informaron de una gran variedad de eventos anómalos.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Románico puro

Lo didáctico de la pintura en tiempos de tinieblas.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Ábside de la Iglesia de Santa María de Tahull, Siglo XII – MNAC de Barcelona).

 
 

Etiquetas: , , ,

Lux

De este atardecer se deduce que las llamas entre las que se consume el horizonte son ese fuego fatuo que, actuando a modo de presagio, predice la sangre que será entregada entre nuestros dedos. Como el susurro de un fantasma en la madrugada, mezclamos imprudentemente terror con el morbo a lo desconocido.

Con nuestro castillo en ruinas y el corazón en las catacumbas, la huida del Sol se hace precipitada. Agotados de tener la paciencia de soportar un instante más en el lado oscuro de la Luna, junto a todos esos espectros del pasado que yacen como juguetes rotos, paisaje de un recuerdo para no volver que siempre se expresa a gritos de rencor.

Aquí vienen ya, las constelaciones cargadas en lágrimas tan punzantes como estrellas inmersas en la noche. El único tatuaje que necesita la piel es el de los labios en la oscuridad, con el sabor tan inconfundible de los momentos que se debaten entre lo humano y lo divino. La única cicatriz sobre la piel que sea la del amor que nunca fue.

Postrados y sedientos de muerte, estos espíritus brillan con luz negra en la más profana de las noches. Es el paisaje que hemos creado entre momentos de indecisión y locura, cuando la valentía se desmoronaba, un resquicio de iluminación que volvía a poner el camino frente a nosotros, como oasis en el desierto.

Quedamos a la espera de que lo mejor está por llegar, del fulgor entre la niebla que se atreva a redirigir está esperanzadora deriva a un puerto seguro. Como dioses olvidados que se arremolinan en el torbellino de su viejo panteón, aguardando que alguien los rescate de su silenciosa irrelevancia, aguardamos, esperamos esa señal que lo cambie todo, una luz.

Andy Kehoe – Together in the Maelstrom (2017).

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 junio, 2020 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: