RSS

Genios

Los genios o yinn (جن) son seres fantásticos de la mitología semítica, fundamentalmente árabe. No debe confundirse esta palabra con otra idéntica que procede del latín genius. En ocasiones en vez de genio se usa el término árabe, usualmente transcrito jinn o djinn, de acuerdo con la transcripción francesa o inglesa. Por lo general, estos seres son invisibles, aunque por momentos pueden adoptar diferentes formas (antropomorfas, plantas, o animales) y tienen la capacidad de influir espiritual y mentalmente en el ser humano (posesión psíquica), pero no necesariamente utilizan estos poderes.

En la mitología mesopotámica, están asociados al ámbito divino, aunque no pueden considerarse dioses, sino principalmente, guardianes o seres tutelares de lugares donde los hombres no debían tener acceso. Se piensa que su representación tendría un valor apotropaico (fenómeno cultural que se expresa como mecanismo de defensa mágico o sobrenatural evidenciado en determinados actos, rituales, objetos o frases formularias, consistente en alejar el mal o protegerse de él, de los malos espíritus o una acción mágica maligna en particular.). En las tradiciones más antiguas, los genios eran los espíritus de pueblos desaparecidos, que actuaban de noche y se escondían al despuntar el día. Otras tradiciones dicen que son seres de fuego. En todos los casos se trata de seres con características de duendes y otros seres mitológicos elementales de la naturaleza, que pueden, según su talante, atacar o ayudar al ser humano.

genio-con-flor-de-amapola

Genio con flor de amapola. Bajo relieve del palacio de Sargón II en Dur Sharrukin, Asiria (actual Khorsabad, Irak), 716 – 713 a. C.

genio-alado

Genio alado. Relieve del Palacio del Rey Sargón II en Dur Sharrukin, Asiria (actual Khorsabad, Irak), 716 – 713 a. C.

El islam incorporó parcialmente la antigua creencia en los genios, y de este modo son hoy personajes presentes en las tradiciones de todos los pueblos del área islámica. Es prácticamente seguro, sin embargo, que esos genios no responden únicamente a los genios semíticos originales, ya que la extensión del mensaje del Corán impuso un mismo nombre a muchas manifestaciones distintas propias de los países islamizados. Así, en lugares donde el mazdeísmo hizo mella antes que el islam los genios son protagonistas de diversas prácticas mágicas alejadas de la ortodoxia sunní; para los tuareg, son tentadores del desierto y ladrones nocturnos, así como para los musulmanes de la India pueden ser molestos invasores del hogar que deben ser expulsados usando ciertas suras del Corán, en una ceremonia no muy distinta del exorcismo católico (referencia).

El islam considera a los genios seres creados de fuego sin humo, dotados como el ser humano de libre albedrío y que pueden obedecer a Dios o bien a Iblís, el demonio, a quien a veces se describe como tal, es decir como ángel caído, y a veces es considerado genio:

Hemos creado al hombre de barro, de arcilla moldeable

Antes, del fuego ardiente habíamos creado a los genios.

(Corán, 15, 26-27).

ali-vence-a-los-yinn

Alí (Abu l-Hasan Ali Ibn Abi Tálib, أبو الحسن علي بن أبي طالب) vence a los yinn (Ahsan-ol-Kobar, 1568).

Los genios son, pues, la tercera clase de seres creada por Dios, junto a los hombres y los ángeles. La creencia en esta tercera raza marca una diferencia respecto a las otras dos religiones monoteístas (cristianismo y judaísmo).

Los genios, a diferencia de los ángeles, comparten el mundo físico con los seres humanos y son tangibles, aunque sean invisibles o adopten formas diversas. Los genios y los humanos pueden casarse y procrear. Por esta razón, la jurisprudencia islámica medieval llegó a regular las condiciones relativas a matrimonio, descendencia y herencia entre genios y humanos. Fueron muchos los pensadores musulmanes medievales que dudaron de la existencia de los genios (no así de la de los ángeles) o directamente la negaron, como Avicena, Al-Farabi o Ibn Jaldún.

La creencia popular en los genios sigue estando muy extendida en las áreas rurales de algunos países islámicos y es muy frecuente su aparición en la literatura popular. En occidente son conocidos sobre todo los genios malignos del tipo ifrit, a través de los cuentos de Las mil y una noches (ألف ليلة وليلة) y sus adaptaciones cinematográficas. Las mil y una noches es una célebre recopilación medieval en lengua árabe de cuentos tradicionales del Oriente Medio, que utiliza en estos la técnica del relato enmarcado. El núcleo de estas historias está formado por un antiguo libro persa llamado Hazâr afsâna (mil leyendas). El compilador y traductor de estas historias folclóricas al árabe es, supuestamente, el cuentista Abu Abd-Allah Muhammad el-Gahshigar, que vivió en el Siglo IX. La historia principal sobre Scheherezade (شهرزاد), que sirve de marco a los demás relatos, parece haber sido agregada en el Siglo XIV.

Una muestra a la vez de la creencia popular en los genios y de que pueden ser seres dignos de devoción e imitación la encontramos en Marruecos, donde, en el marco del muy popular culto a los morabitos o santones, se inscribe el culto a un personaje que no es humano sino genio. Se trata del morabito Sidi Shamharush, situado en la aldea del mismo nombre en el Atlas, y al cual acude la gente de la zona en peregrinación para ganarse la baraka o bendición divina por intercesión del santón. El culto es similar al que se prodiga a otros morabitos, salvo por el hecho de que en este caso no gira alrededor de una tumba, ya que Sidi Shamharush no está muerto: Vive de día bajo la forma de perro negro y por la noche adopta apariencia humana.

Los genios son una especie maliciosa, pero no necesariamente maligna. En sus más benignas formas de comportamiento, suelen ser bromistas y embaucadores. Tienen una miríada de atributos, debido al efecto aglutinante que tuvo la extensión del islam respecto a las leyendas y supersticiones locales de los pueblos islamizados. Pueden ser invisibles o cambiar a voluntad de forma, haciéndose pasar por animales o presentándose con la apariencia de una mujer hermosa para visitar a los hombres por la noche, hacerles el amor y robarles la energía, como si se tratara de súcubos. Pueden también ser dominados a través de un objeto (como la lámpara maravillosa de Aladino) y convertirse así en esclavos de quien posea dicho objeto.

Los genios pueden ser causantes de ciertas formas de locura. La palabra árabe que designa al “loco” es maynun, que etimológicamente significa poseído por los genios. Pueden atravesar sólidas paredes sin dejar de tocar lo material y a los vivos, desplazarse a grandes velocidades, transfigurarse en seres humanos y suplantar a familiares y conocidos. El estado normal de un genio es el de invisible para los humanos, ya que Dios les proporcionó muchas habilidades, pero dificultó de esta forma que pudiéramos relacionarnos normalmente con ellos. Cuenta la tradición que al final de los días esta situación se invertirá y seremos nosotros quienes podamos verlos, obteniendo la ventaja que desde el principio del mundo atesoraron.

al-malik-al-aswad

Al-Malik al-Aswad, el Rey Negro de los yinn. Ilustración perteneciente al Libro de las Maravillas (كتاب البلهان, Siglo XIV).

Los genios tienen dinastías y jerarquías, no desmereciendo de la misma demonología católica en este punto. En otras culturas, como en la Mitología guanche (Tenerife, Canarias, España), también existía la creencia en seres que calificaríamos como genios, como los llamados Dioses paredros o Maxios (genios domésticos y de la naturaleza), los Tibicenas (genios malignos) y también el demonio Guayota (dios o diablo del mal aborigen), al que, al igual que al Iblís árabe, se le identifica a veces con un genio. Se especula que la cultura guanche era de origen bereber, provenientes del norte de África, lo que reforzaría la hipótesis de un parentesco entre los genios africanos y este panteón isleño.

En la actualidad se define a un genio como una criatura mágica que suelen ser bromistas y de aspecto humano o casi humano que generalmente es más poderoso que cualquier brujo, hechicero, mago o hada. Son las únicas criaturas mágicas que pueden conceder tres deseos pero solo cuando no son libres, cuando están prisioneros de su lámpara mágica esperando a alguien que sea su amo para concederles tres deseos, en general una lámpara mágica se encuentra en lugares casi imposibles de acceder y únicamente un genio puede ser liberado si se lo pides de corazón como deseo. Cuando es libre te puedes hacer amigo de él, un genio libre ya no depende de su lámpara mágica y es completamente inmortal, conserva todo su poder pero pierde la capacidad de conceder tres deseos.

zulqarnayn

Zulqarnayn (ذو القرنين) con la ayuda de algunos yinn contruye el Muro de Hierro para proteger a los pueblos civilizados de los bárbaros Gog y Magog. Miniatura persa del Siglo XVI.

Dentro de los yinn hay un subgrupo conocido como ifrit (عفريت), estos ifrit son considerados un tipo de genios dotados de gran poder y capaces de realizar tanto acciones benignas como malignas, con lo que presentan un carácter dual que no comparten los otros genios.

Llamados “la semilla de Iblís” en Las mil y una noches, estos monstruosos genios reciben este nombre (que significa literalmente, “poderosos”) porque según la tradición árabe fueron los primeros en ser creados. Se consideran superiores a la raza humana porque, a diferencia del ser humano, creado de arcilla, ellos provenían “del mismísimo vaho de Dios”. El más emblemático entre todos ellos es Eblís o Iblís, “El Mentiroso” (después conocido como Shaitan), quien se negó a postrarse frente a Adán cuando lo ordenó Alá, porque consideraba al hombre ulterior e inferior, por haber sido creado de la tierra:

Entonces, cuando el Creador lo creó y le dio forma, Él ordenó a los ángeles postrarse ante Adán; y se postraron, pero no Iblís. (Allah) Dijo : “¿Qué te retiene de postrarte cuando te lo ordeno?” Él contestó: “No es mejor que yo: Tú me creaste del fuego, y a él de la arcilla”.

Corán, 7:10-12.

Los ifrit destacan por su fuerza y astucia. Un ifrit es una enorme criatura alada de fuego, ya sea hombre o mujer, que vive bajo tierra y frecuenta ruinas. Los ifrit viven en una sociedad estructurada entre las tribus árabes antiguos, completar con reyes, tribus y clanes. Por lo general, se casan entre sí, pero también pueden casarse con los seres humanos. Si bien las armas y las fuerzas ordinarias no tienen poder sobre ellos, son susceptibles a la magia, que los seres humanos pueden utilizar para matar o capturar y esclavizarlos. Al igual que con otros genios, un ifrit puede ser un creyente o un incrédulo, bueno o malo, pero más a menudo se representa como un ser malvado y despiadado.

ifrit-abrazando-a-majan

Maján, que se halla en un jardín encantado, es abrazada por un ifrit. Ilustración de 1648, obra de un artista de Bujará, para un manuscrito iluminado del poema Hamsa, de Nezamí Ganyaví.

arghan-div

Un ifrit llamado Arghan Div da a Hamza un cofre con armadura (1562 – 1577).

Más allá de la simple mitología, algunos investigadores de lo paranormal consideran que estos genios son entidades ocultas que desempeñan un papel importante en una variedad de sucesos extraños. Considerando que seres de una dimensión paralela a la nuestra, pero que tienen la capacidad de acceder a nuestra dimensión a través de portales dimensionales e interactuar con nosotros, incluso nos observan cuando no podemos verlos. Según estos creyentes en lo paranormal, los yinn se comunican con los humanos a través de diversas formas psíquicas, como en sueños, visiones, fuertes sentimientos, intuiciones. Las personas que han afirmado tener contacto con esto seres han afirmado escuchar susurros o encontrarse objetos de otros tiempos, y a medida que han ido aumentando los diferentes métodos de comunicación, algunas personas han podido llegar a ver su genio particular en forma humana. Pero también cabe decir que son casos extremos ya que normalmente son vistos en sueños, como manifestaciones brumosas, orbes, rayas de la luz, o incluso como una especie neblina.

En la cultura popular actual, los yinn aparecen con mucha frecuencia y casi siempre concediendo deseos a la gente, como en la película Aladdín (1992), y también en juegos de cartas como el famoso Magic The Gathering, en donde una de las características caprichosa de los djinn (como así son nombrados en el juego) es una de sus principales cualidades en el juego, tanto para bien como para favorecer al jugador como para perjudicarlo.

djinn-mahamoti

Carta de Djinn Mahamoti del juego Magic The Gathering (4ª Edición).

lampara-maravillosa

Fuentes: Wikipedia, mundoesotericoparanormal.com, elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

Trató de devolver su corazón a la vida

En páramos secos y pérfidas áreas de olvido, debate la soledad sobre el método más acertado de cercenar las esperanzas, siempre por supuesto a medio camino entre dialéctica vacía y recargada inspiración. Constantemente buscando el hueco por el que enviar la flor acertada que llegue hasta ella, la carta anónima por debajo de la puerta que haga estremecer.

Porque el tiempo se divide entre lo compartido y el tedio hasta volver a enterrar la espera entre sus brazos. Ciertamente es un crimen no guardar todos estos tesoros bajo llave y aunque vivir de recuerdos es una manera de revivir, llega un momento en el que los sentimientos se licuan y se deslizan como hiedra salvaje por ese muro impertérrito que se propuso separarnos.

No hay elixires de felicidad extrema, ni cenizas que se recompongan en lo que se ha perdido. Si el destino está entre las manos, ¿por qué tantas ansias por escapar? Ícaro ya demostró la gravedad de querer acercarse al Sol. Y es que la luz perpetua es una penitencia, porque en el fondo es preferible descubrir las imperfecciones en total oscuridad a cegarse de brillantez.

Sin más invenciones ni exquisitos despropósitos, la noche se hizo fuerte entre muebles viejos y recuerdos carcomidos, cada vez más presos tanto de la amnesia como del polvo. Revivir en paisajes desolados es por tanto un acto de misericordia que las tinieblas tienen a bien de degustar sin alardes, tan sólo sosteniendo un viejo cráneo entre las manos: Ser (por fin) o no ser, el uno para el otro.

Cerrando los ojos, escuchando el ulular del viento, estremeciéndose con la corriente que revoluciona las pesadas cortinas, la (fría) cena ya está servida para comensales de espectral naturaleza. Así es como la belleza se filtra en los huesos, con elegante penumbra y cadavérica quietud, alzando y hundiendo los brazos en la furiosa tormenta que se ha de desatar.

Finalmente la historia cuenta que trató de devolver su corazón a la vida de noche, cuando las poesías cobran más sentido, siempre de negras galas e impía voluntad. Cuando las tormentas insuflan vida a carne entumecida y mente congelada en tiempos marchitos destinados a florecer (en otoño) por fin. Ella, mis tinieblas favoritas.

 
2 comentarios

Publicado por en 13 septiembre, 2017 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Fantasmas en la Diputación de Granada

La antigua sede de la Diputación de Granada (donde hoy se ubica el Catastro) es uno de los edificios con historias fantasmales más conocidos en la historia de lo paranormal en España. Testigos de fenómenos extraños han reportado sombras por los pasillos, puertas que se abren y se cierran solas, objetos que cambian de lugar sin explicación, etc. Todo ello provocó la alerta y la angustia del personal administrativo, empleados de limpieza, conserjes y guardas de seguridad, lo que posteriormente desencadenó una investigación avalada por los responsables gubernativos de la época en 1986.

Catastro Granada

Actual edificio del Catastro de Granada, antigua Diputación.

En dicho año, la Asociación Parapsicológica Omega de Granada tuvo conocimiento de la existencia de fenómenos paranormales en el edificio que servía de sede a la Diputación de dicha ciudad, ubicada en la céntrica Calle Mesones. La investigación histórica que se realizó en el lugar permitió saber que dichos sucesos no eran precisamente una novedad, puesto que venían ocurriendo desde hace muchos años. En su origen, el edificio de la Diputación había sido un palacete árabe, posteriormente en dicho lugar se alzó la Iglesia de la Magdalena con su correspondiente cementerio. Dicho edificio religioso desapareció en el Siglo XX, y sobre sus cimientos se erigieron los almacenes Magdalena, establecimiento en el cual se produjeron varios extraños suicidios de empleados que en la época se aseguró en algunos medios de comunicación que estaban relacionados con los fenómenos extraños que ocurrían en el lugar y que angustiaban sobremanera a dichas personas.

Ya durante los años sesenta, los almacenes fueron demolidos para levantar un gran edificio para la marca Woolworth. En esta época es donde los fenómenos extraños comenzaron a cobrar una fuerza inusitada. Durante el levantamiento de esta tienda, los operarios descubrieron esqueletos en algunas de las estancias. El arquitecto jefe Antonio Rodríguez explica: “Aparecieron varios esqueletos de niños recién nacidos junto al de un adulto. Lo curioso es que antes de introducir los taladros, yo advertí que había ladrillos que no pertenecían a la construcción original. Los originales habían sido sustituidos por otros, que, a mi parecer, databan de principios de siglo”.

En dicho muro se encontraron restos humanos durante la rehabilitación del edificio.

En 1985 finalmente se ubicó en dicho lugar la sede de la Diputación de Granada. En esta época multitud de trabajadores de este centro oficial fueron testigos de hechos inexplicables. Las máquinas de escribir funcionaban solas, las puertas de los despachos de abrían y cerraban sin aparente explicación, los armarios se movían solos, los teléfonos no operaban correctamente y algunos empleados advertían de extrañas presencias en los pasillos y de luces en el patio del edificio, algo que les provocaba una profunda sensación de miedo en inseguridad. También algunas trabajadoras afirmaron haber recibido violentos tirones de pelo en los lavabos de la Diputación.

El investigador y director de la Asociación Parapsicológica Omega, Juan Burgos, tuvo acceso al testimonio directo de varios protagonistas como es el caso del jefe de mantenimiento del centro: “Me hallaba reclinado en un sofá de recepción, pasadas las doce de la noche, cuando un aura luminosa y chisporroteante se posó sobre mí. Intenté levantarme, pero aquello me lo impedía. Creí que había llegado mi fin. ¡Qué mal lo pasé! Por fin pude levantarme y aquello entonces desapareció. Salí del despacho a la calle y no regresé hasta que amaneció”.

La investigación.

El grupo Omega (hoy extinto), bajo estrictas medidas de seguridad y con el permiso y autorización del vicepresidente de la Diputación, pernoctó en el recinto durante las noches del 21, 22, y 23 de Diciembre de 1986. Ya durante la primera jornada de estudio, sus integrantes fueron testigos de diversos hechos: “Fuimos todos para arriba. Yo vi luces que iban y venían. Pensé que se trataba de las luces de los coches de la calle, pero era imposible porque no había ventanas. Tenía una pitillera a mis espaldas que salió volando por los aires y fue haciendo zigzag hasta que le dio en la cara a nuestro compañero Juan burgos”, relata Pilar Perri.

Uno de los resultados más destacados de las investigaciones fue la grabación de una psicofonía impactante y estremecedora por parte de Mariano Carmona. Un registro sonoro que ha sido tomado por los expertos en la materia como auténtico y que ha pasado a la historia de la TCI (Transcomunicación Instrumental).

Ir a descargar

“Necesito ayuda… Enviadla… En la primera… Tengo una lengua… Os arrepentiréis”, susurra una quejosa voz. Esta psicofonía, como otras tantas, admite un gran número de interpretaciones.

Al mismo tiempo que se registraba esa inclusión paranormal, el propio Juan Burgos sufría una especie de “agresión fantasmal” al percibir claramente dos pequeños mordiscos realizados por una fuerza invisible. En su piel quedaron además lar marcas de dos mandíbulas infantiles parece ser y según dictaminó un estudio médico posterior realizado por el doctor Juan Rodríguez Galindo.

Juan Burgos.

Encuentro espectral.

La noche del 23 de Diciembre el propio Juan Burgos se topó con un ser fantasmal que surgió de la pared en la cual años atrás se habían encontrado los mencionados esqueletos humanos. Burgos describió su “encuentro” de esta forma: “En esta última estancia en el edificio, dispusimos con rigor científico, como siempre, la colocación del material técnico, y éste ocupaba sólo las dependencias donde habíamos descubierto al posibilidad de detectar fenómenos extraños. Una vez puestos en marcha todos los aparatos, nos retiramos todos al salón de actos, con el resto de investigadores que ya estaban allí. Durante dos horas, de 1:15 a 3:15 (de la madrugada), los aparatos estuvieron a merced de lo que pudieran registrar. Pasado ese tiempo dispusimos su retirada precintándolos para otorgar la máxima garantía a las pruebas”. Concluida esta etapa de la investigación, Burgos se dispuso a realizar lecturas de fluctuaciones magnéticas con el medidor de campo en la abertura del citado muro. Ya varios metros antes de llegar al lugar “el medidor empezó a detectar alteraciones. Se disparó la señal acústica y el indicador magnético enloqueció”.

La sorpresa fue mayor poco después, a menos de dos metros del muro, algo impresionante sucedió: “Un inesperado arco voltaico salió de la pared, impactando contra el medidor de tal forma que lo arrancó de mis manos. No sé aún si por el sobresalto que experimenté o por la acción del propio rayo, el aparato cayó al suelo, quedando completamente roto. Lo recogí y le volví a colocar la tapa, que se había desprendido en la caída”. Unos segundos más tarde, ya con la serenidad algo más recobrada, Juan Burgos intentó proseguir la medición cuando “un dolor agudo, en el ángulo que forman los dedos índice y pulgar, me obligó a soltar el aparato, que, esta vez sí, quedó roto en el suelo. Miraba asombrado las señales punzantes que habían quedado en mi mano, cuando algo aún más increíble sucedió: Quedamos estupefactos al ver claramente algo como una figura luminosa”.

Según el propio Burgos, la citada figura surgió del muro y, pegada a la pared, se fue desplazando poco a poco hasta que finalmente alcanzó una pequeña habitación que servía de archivo. “Se trataba de un ser con aspecto de hombre, de unos cuarenta y cinco años de edad, con pelo canoso, ojos pequeños y hundidos, con nariz recta y labios finos. La distancia existente entre la nariz y el labio superior de la boca era mayor de lo habitual. La fisonomía daba al rostro una expresión de tristeza, aunque la imagen, en general, era plana”, según el relato y descripción de Juan Burgos.

Escaleras donde los testigos afirmaron que se apareció el espectro.

¿Quién era el fantasma?

El caso había cobrado una gran notoriedad y los periodistas Juan Jesús Hernández y Juan Enrique Gómez, del rotativo Ideal de Granada, comenzaron a realizar amplias crónicas del incidente. También los medios de comunicación nacionales se hicieron eco del suceso. Comenzó entonces a gestarse la “leyenda negra” del lugar. En base a las declaraciones de los testigos. Andrés Soria, dibujante del periódico Ideal, realizó un retrato robot del presunto fantasma, que fue publicado también en Tribuna y salió además en televisión. En ese momento surgió la sorpresa y según Enrique Gómez: “Una señora se puso en contacto con Juan Burgos y le afirmó que aquel rostro correspondía al de un familiar suyo ya fallecido. Aquel hombre era, ni más ni menos, que el padre Benito, el último párroco de la desaparecida Iglesia de la Magdalena”.

Artículo Diputación de Granada

Artículo que hace referencia a los fenómenos paranormales de la Diputación de Granada.

Padre Benito

Retrato Robot del supuesto fantasma del Padre Benito.

Fragmento de Cuarto Milenio en donde se repasa la historia del fantasma de la Diputación de Granada 30 años después de los hechos acaecidos.

http://www.cuatro.com/cuarto-milenio/arrepentireis-anos-fantasma-Diputacion-Granada_2_2271705046.html

Programa de Milenio 3 en donde se trata en profundidad el caso de la Diputación de Granada.

Ir a descargar

El caso de la Diputación de la Granada es uno de los más famosos y misteriosos de la historia de lo paranormal en España. Abarca un gran abanico de distintos fenómenos extraños que van desde hechos poltergeist (movimiento de objetos, apertura y cierre de puertas, mal funcionamiento de aparatos electrónicos), TCI (por la famosa psicofonía obtenida), espectrogénesis o fantasmogénesis (supuesta aparición del ente fantasmal del conocido como padre Benito) y otros fenómenos más propios de casas encantadas. 30 años después tampoco se han obtenido avances significativos en la investigación y por lo tanto tampoco hay respuestas ante unos hechos tan excepcionales y de los que dieron cuenta multitud de testigos.

Fuentes: Revista Más Allá (Monográfico Casas Encantadas), Francisco Contreras Gil, Cuarto Milenio, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

Tiziano

Pieve di Cadore (Italia 🇮🇹), Circa 1488 – 1490 – Venecia (Italia 🇮🇹), 27 de Agosto de 1576.

Tiziano Vecellio es sin duda uno de los grandes maestros de la pintura del Renacimiento y uno de los mayores exponentes de la conocida Escuela Veneciana. Su obra se caracteriza por un vívido uso del color y la luminosidad, dotado además de una pincelada ligera pero a la vez muy precisa en detalles. La capacidad de Tiziano de ejecutar temas mitológicos, retratos, paisajes o temática religiosa le convierten en uno de los artistas más versátiles de la historia de la pintura.

Ariosto (Circa 1510).

Retrato de mujer (La schiavona, 1510 – 1512).

Noli me tangere (Circa 1512).

Amor sagrado y amor profano (1515).

Flora (1515).

La Asunción de la Virgen de Santa María dei Frari (1516 – 1518).

La bacanal de los andrios (1518 – 1519).

Ofrenda a Venus (1518 – 1519).

Baco y Ariadna (1520 – 1523).

Andrea Gritti, Dux de Venecia (1523 – 1538).

Carlos V con un perro (1533).

Magdalena penitente (1533).

Venus de Urbino (1538).

Alocución del Marqués de Vastos a sus soldados (1540 – 1541).

Carlos V a caballo en Mühlberg (1548).

Emperatriz Isabel de Portugal (1548).

Sísifo (1548 – 1549).

El caballero del reloj (1550).

Salomé con la cabeza del Bautista (Circa 1550).

Felipe II (1551).

Dánae recibiendo la lluvia de oro (1553).

Venus y Adonis (1554).

Venus recreándose con el Amor y la Música (Circa 1555).

Entierro de Cristo (1559).

El rapto de Europa (1560 – 1562).

Oración en el huerto (1562).

Alegoría del Tiempo gobernado por la Prudencia (Circa 1565 – 1570).

Ecce Homo (1565 – 1570).

Autorretrato (1567).

La Piedad (1576).

 
2 comentarios

Publicado por en 29 agosto, 2017 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Vista de Ávila

La perspectiva desde la altura siempre es mejor.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Ávila).

 
2 comentarios

Publicado por en 23 agosto, 2017 en Mis Fotografías

 

Etiquetas: , ,

De negro y rojo

De nuevos propósitos se alimenta la esperanza, de esbozos con letra luminosa en los que plasmar pensamientos trágicos y grandilocuentes. Negro y hueco es ya la esquina en donde guardamos el corazón para no volver a acordarnos de él hasta el día que falte y la conciencia se despedace en miles de fragmentos hirientes como cristales rotos.

De negro y rojo son estas cicatrices despertadas a mayor gloria de la tragedia, tan vívida allí en mitad de la oscuridad donde necesitaríamos un guía para no hacernos uno con el soplo plomizo de la nada que tanto y tan bien susurra en aquellos oídos que desean ser salvados por un refugio que promete condenación tras el rescate.

Tanto miedo para en definitiva ser hoy víctimas de nuestra propia cobardía, tantas maquinaciones hacia horizontes anexos que no te diste cuenta de que tu palacio ya se iba desmoronando entre el peso del tiempo perdido y una insoportable falta de madurez regada en embriagadora autocompasión.

Si esto va de colores y sentimientos, elijamos el negro para no ver que más allá de la máscara de perfección se esconden pedazos de insensata penuria. No pequemos de ingenuidad, no caigamos en el desagravio de un recuerdo distorsionado por el tiempo y la distancia que nos alejan de esa cordura tan impuesta por la cordialidad.

Porque mientras la hiedra comienza a envolver con su frío abrazo el mármol desnudo de una tumba abandonada, nuestra integridad se resquebraja como hielo de glaciar, somos pues antiguos recuerdos congelados en un momento preciso del tiempo en el que toda la sangre parecía fluir hasta el corazón.

 
2 comentarios

Publicado por en 17 agosto, 2017 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Yūrei & Gaki, fantasmas japoneses

Yūrei y Gaki son figuras pertenecientes al folclore japonés y que guardan una importante analogía con las leyendas de fantasmas y malos espíritus occidentales.

sawaki-sushi-yurei

Sawaki Sūshi – Yūrei (1737).

Yūrei.

Los yūrei (幽霊) son fantasmas japoneses. Como sus similares occidentales, se piensa que son espíritus apartados de una pacífica vida tras la muerte debido a algo que les ocurrió en vida, falta de una ceremonia funeraria adecuada, o por cometer suicidio. Usualmente aparecen entre las dos de la madrugada y el amanecer, para asustar y atormentar a aquellos que les ofendieron en vida, pero sin causar daño físico.

Tradicionalmente, son femeninos, y están vestidos con una mortaja, un kimono funerario, blanco y abrochado al revés. Normalmente carecen de piernas y pies (en el teatro tradicional se simula esto con un kimono más largo de lo normal), y frecuentemente están acompañados por dos fuegos fatuos (hi-no-tama), de colores azul, verde o púrpura. Estas llamas fantasmales son partes separadas del fantasma más que espíritus independientes. Los yūrei también suelen tener un trozo triangular de papel o tela (hitaikakushi (額隠?), en su frente. La mayoría de estos fantasmas son representados con cabello largo y negro, siendo otra de sus características principales. Como muchos monstruos del folklore japonés, los yūrei pueden ser repelidos con ofuda (御札?), escrituras sintoístas santificadas.

Dentro de los yūrei hay varias categorías de fantasmas, dependiendo principalmente del modo en el murieron en vida o por su razón en volver a la tierra.

  • Onryō: Son fantasmas vengativos que vuelven del purgatorio por un mal hecho a ellos durante su vida.
  • Ubume: Es el fantasma de una madre que murió durante el parto, o murió dejando niños pequeños. Estos yūrei suelen regresar para cuidar de sus hijos y a menudo les traen dulces.
  • Goryō: Son fantasmas vengativos de la clase aristocrática, en especial aquellos que fueron martirizados.
  • Funayūrei: Son los fantasmas de los que fallecieron en el mar.
  • Zashiki-warashi: Son fantasmas de niños, más traviesos que peligrosos.
  • Fantasmas guerreros: Veteranos de las guerras Genpei que cayeron en batalla. Aparecen casi exclusivamente en el teatro Nō.
  • Fantasmas seductores: Es el fantasma de un hombre o una mujer quienes después de muertos inician un romance con un humano vivo.

maruyama-okyo-el-fantasma-de-oyuki

Maruyama Okyo – El fantasma de Oyuki (1750). Esta es la primera representación artística de un yūrei tradicional.

Algunas de las historias de yūrei más conocidas son:

  • Okiku: Se dice que se aparece en el Castillo de Himeji. La historia cuenta que hace doscientos años, vivía un jefe de policía llamado Aoyama Shuzen que se alojaba en la calle Bansho, en Tokio. Su trabajo consistía en capturar ladrones y pirómanos, y era hombre violento y cruel, sin atisbo de corazón o compasión. Shuzen tenía en su casa una sirviente llamada Okiku. Ella se había educado en su familia desde la infancia y conocía bien el temperamento de su amo. Un día, por accidente, rompió un plato de preciosa porcelana de un conjunto formado por diez. Sabía que pagaría por este descuido, pero pensó que si intentaba esconderlo el castigo sería mucho peor. Así que temblando de miedo, fue a ver a la mujer de su amo y le confesó lo que había hecho. Cuando Shuzen volvió y vio que uno de sus platos preferidos estaba roto, montó en cólera, la ató y la golpeó y cada día le cortaba un dedo. Okiku, agonizante, no podía hacer nada apenas, pero logró finalmente desatarse y escapar al jardín y se tiró a un pozo para ahogarse. Desde ese día, cada noche una voz sale del pozo y cuenta: “Un plato, dos platos, tres platos… hasta nueve, y luego se echa a llorar. Okiku pertenece a la leyenda Banchō Sarayashiki (番町皿屋敷).
  • Oiwa: Es un onryō, fantasma que busca venganza. Su fuerte pasión por la venganza le permite atravesar el puente de regreso al mundo de los vivos. Oiwa comparte las características más comunes del fantasma japonés, incluyendo el vestido blanco que representa el kimono que habría vestido, el cabello largo y desordenado y la cara blanca/violácea propia del fantasma en kabuki. Hay también rasgos específicos que la separan de otros onryō. El rasgo más famoso es su ojo derecho, que cuelga como resultado del veneno que le dio Iemon. Este rasgo es exagerado en kabuki para darle a Oiwa su apariencia particular. Oiwa es también parcialmente calva a consecuencia del veneno que tomó. En una escena espectacular de la obra de kabuki, la Oiwa de carne y hueso se sienta en frente del espejo y peina su cabello que se cae por efecto del veneno. Su cabello se acumula en montones de gran altura, efecto producido por alguien sentado debajo del escenario que empuja más y más cabello a través del suelo. Oiwa aparece en la obra Yotsuya Kaidan, la más famosa historia japonesa sobre fantasmas, escrita en 1825 por Tsuruya Nanboku IV.
  • El famoso Bosque de Aokigahara, situado en la falda Noroeste del Monte Fuji, es una localización popular para el suicidio en Japón y cuenta con numerosas leyendas de apariciones fantasmales y otros fenómenos extraños.  

La forma más fácil de exorcizar un yūrei es ayudar a cumplir su propósito. Cuando la razón de la fuerte unión del espíritu a la tierra y la emoción se ha ido, el yūrei está satisfecho y puede seguir adelante. Tradicionalmente esto se logra por miembros de la familia ejerciendo venganza sobre el yūrei acosador, o cuando el fantasma consuma su pasión/amor con su amante previsto, o cuando sus restos se descubren y se les da un entierro adecuado con todos los ritos necesarios realizados. Las emociones del onryō son particularmente fuertes, y ellos son los menos propensos a ser pacificado por estos métodos de “exorcismo”.

Monjes budistas y ascetas son en ocasiones contratados para llevar a cabo rituales en aquellas muertes inusuales o desgraciadas que pueden llevar a la aparición de un fantasma vengativo, de un modo similar a un exorcismo. En ocasiones estos fantasmas son deificados para aplacar sus espíritus.

tsukioka-yoshitoshi-shimobe-fudesuke-y-el-fantasma-de-la-mujer-en-la-cascada

Tsukioka Yoshitoshi – Shimobe Fudesuke y el fantasma de la mujer en la cascada (Circa 1865).

Tsukioka Yositoshi - Yūrei

Tsukioka Yositoshi – Yūrei (Desconocida).

Con el nombre de Yurei-zu (幽霊図) se conoce al género japonés que consiste en pinturas o grabados de fantasmas, demonios y otros seres sobrenaturales. Estas obras alcanzaron su cumbre de fama durante mediados y finales del Siglo XIX.

Los yūrei han sido protagonistas de multitud de películas japonesas de gran éxito dentro y fuera del país nipón. El Círculo (Ringu リング, 1998), Dark Water (仄暗い水の底から, 2002), Ju-on: The Grudge (呪怨, 2003), son algunas de las más destacadas, entre otras.

Gaki.

En el marco de las mitologías budista, hinduista y jaina, un preta es un tipo de espíritu atormentado (el alma de un fallecido) que soporta más sufrimientos que los humanos, particularmente del hambre y de la sed en un grado extremo. La palabra sánscrita preta deriva de pra-ita, literalmente “alguien que se ha ido”. Originalmente se refería a los espíritus de los muertos. Más tarde en la época puránica y budista, el término quedó confinado a un tipo de espíritu malvado e infeliz.

En la mitología budista, el reino de los pretas, también conocido como el “reino de los espíritus hambrientos”, se basa en el estado de ser posesivo y en el deseo. A partir del chino se traducen a menudo como ‘espíritus hambrientos’, lo que a su vez deriva de las fuentes indias tardías, generalmente seguidas por el budismo Mahāyāna. En textos más antiguos del budismo (como el Petavatthu), son mucho más variados. Las descripciones de abajo se aplican principalmente a su contexto restringido.

Se cree que un preta fue una persona envidiosa o avara durante su vida previa como ser humano. Como resultado de su karma, padece un hambre insaciable de una sustancia determinada o por un objeto (tradicionalmente, algo repugnante o humillante, como cadáveres humanos o materia fecal, aunque en historias más recientes puede ser cualquier cosa estrambótica). En las versiones tibetanas del texto Bhavacakra son dibujados con cuellos delgados para representar esta condición.

gaki

Representación treadicional de un Gaki.

En Japón, la palabra preta es traducida como gaki 餓鬼 (fantasma hambriento). Desde el año 657, algunos budistas japoneses guardan un día especial a mediados de Agosto para recordar a los gaki. Se cree que, a través de ofrendas y oraciones (segaki), los pretas pueden ser liberados de su tortura eterna. Considerados la reencarnación de aquellas personas que fueron codiciosas durante su vida que renacen como fantasmas famélicos con grandes vientres hinchados pero completamente vacíos, una joroba, una pequeña boca fruncida y un delgado cuello por el cual se hace imposible tragar. Invisibles al ojo humano en principio, merodean alrededor de las casa y buscan desechos en callejones y cementerios, devorando cosas repugnantes como cosas repugnantes como cuerpos en descomposición o heces de animales, también son notorias sus ansias por la sangre, pero por más que lo intenten no logran ingerir nada.

pergamino-fantasmas-hambrientos

Pergamino japonés que muestra a fantasmas hambrientos y la manera de aplacarlos (Museo Nacional de Kioto, Siglo XII).

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: