RSS

Archivo de la etiqueta: Fotografía

Órgano y nave central de la Catedral de la Almudena

La música que eleva el alma.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Madrid).

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 7 noviembre, 2018 en Arte, Cultura, Música, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , , ,

Luz en el Panteón de Agripa

Siglos de historia y luz, perfección.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Roma).

 
2 comentarios

Publicado por en 10 octubre, 2018 en Arqueología, Arte, Cultura, Historia

 

Etiquetas: , , ,

Madrid castizo

Retratos del Madrid más auténtico.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Madrid).

 
2 comentarios

Publicado por en 6 septiembre, 2018 en Arte, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , ,

A propósito del olvido

A propósito del olvido que obró el milagro de convertir las lágrimas en sangre y los recuerdos en efímeras efigies de éxtasis que se debaten entre lo trágico y lo divino.

A propósito de ti, que cincelaste el miedo en ganas de hundir el Infierno que guardamos todos en nuestro interior a un rincón todavía más profundo de la carne y el alma.

A propósito de mí, que clamé para derrotar la tempestad y con ella perdí la cordura y la pasión que un día juró que lo perfecto sería un juego terrible en el que ganar o perderlo todo.

La tormenta define el camino y este se bifurca para hacer de esta emoción un laberinto inabarcable de pretensiones que deambulan por suelos mojados y resbaladizos sentimientos.

De camino a casa, miras atrás por hallar un resquicio de esperanza que te obligue a recuperar un momento de ilusión que mantener vivo al caer a plomo sobre ti el amanecer.

Llega el momento en el que sólo quiero distinguir su rostro entre la niebla que se arremolina a mi alrededor como una musa insuflando su inspiración. Llegará el día, llegará el momento.

Y en un último gesto calculado de ira, como un relámpago degollando la noche, nos presentamos ambos observando paisajes nocturnos como en un déjà vu, levantamos un dedo al recordar al fin… A propósito del corazón entre las manos, a propósito del olvido (que ya no es más).

Brassaï (Gyula Halász) – Pareja bajo una farola (Circa 1932).

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 agosto, 2018 en Arte, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Los Siete Arcángeles

La referencia más notable a un grupo de Siete Arcángeles proviene de la Biblia en el libro apócrifo de Tobías cuando el Arcángel Rafael se revela a sí mismo, declarando: “Soy Rafael, uno de los siete ángeles que están en la gloriosa presencia del Señor, listo para servirlo”. (Tobías 12:15). Los otros dos arcángeles mencionados por nombre en la Biblia son Miguel y Gabriel. Los cuatro nombres de los otros arcángeles provienen de la tradición: Uriel, Sealtiel, Jeudiel, Barachiel.

Icono de la Iglesia Ortodoxa Rusa de la Asamblea del Arcángel Miguel (Siglo XIX). De izquierda a derecha Jehudiel, Gabriel, Sealtiel, Miguel, Uriel, Rafael y Barachiel. Querubines en azul y serafines en rojo aparecen bajo la mandorla de Cristo.

En todas las escrituras de las tradiciones judeo-cristianas, solo Judas el Apóstol llama a Miguel “Arcángel” (Μιχαὴλ ὁ χάρχάγγελος) en la epístola atribuida a su autoría. En el Libro de Enoc, las tradiciones judías lo convierten en “uno de los Arcángeles”, aunque ninguno de los otros se menciona por su nombre. En la mayoría de las tradiciones orales cristianas protestantes, solo se menciona a Michael y Gabriel como “arcángeles”, que se hace eco de la opinión musulmana dominante sobre el tema, mientras que en las tradiciones cristianas católicas se incluye a Rafael, que da como resultado un grupo de tres.

El pueblo judío tomó prestados los nombres de ángeles de la cultura babilónica, que bajo la influencia dualista del zoroastrismo, y como una adición a su propio desarrollo de los primeros sistemas de creencias de Mesopotamia, dio como resultado un folclore y una cosmología centrada en lo antropomórfico y representación zoomorfa de estrellas y planetas, en la que más tarde se introdujo el mismo concepto para las constelaciones de estrellas, cuyas características y nombres fueron importados por notables profetas judíos durante su exilio forzado conocido como el cautiverio de Babilonia comenzando en 605 a. C., primero con el profeta Daniel, luego con autores como Ezequiel, quien diseñó las constelaciones babilónicas (las formas abstractas de las constelaciones), que fueron consideradas como “hijos de los dioses” (los cuatro hijos del Padre Celestial), deidad en Babilonia que llevaba el Sol Alado, el trono de la Sabiduría), como ángeles del Señor de Israel, de hecho animales vivientes en el cielo que se conocían como querubines, y con eso reutilizó algunos de los caracteres encontrados en el sistema politeísta de creencias mesopotámicas como siervos angélicos del Señor de Israel, estableciendo así la prevalencia del Dios de Israel. El Libro de Parábolas del año 2 a. C., capítulo XL, hace eco de tales representaciones folclóricas y da el nombre de los cuatro ángeles con los que viene el Anciano de los Días, los que están ante el Señor de los Espíritus, “las voces de los que están sobre los cuatro lados”, magnificando al Señor de la Gloria “como: Miguel, Rafael, Gabriel y Fanuel.

En la Iglesia Católica son nombrados tres arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael. En la Iglesia Ortodoxa se añaden otros cuatro arcángeles: Uriel, Sealtiel, Jeudiel y Barachiel.

Varios sistemas dentro de las ciencias ocultas y el esoterismo asocian a cada arcángel con una de las “siete luminarias” tradicionales (los siete objetos que se mueven a simple vista en el cielo o siete planetas clásicos): Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno; pero hay desacuerdo en cuanto a qué arcángel corresponde a qué cuerpo.

En el Real Monasterio de la Encarnación de Madrid se conservan siete pinturas del artista barroco Batolomé Román (1587 – 1647) de los respectivos arcángeles con rótulos explicativos en cada uno de ellas que dicen así:

Miguel: “San Miguel recibe las ánimas de los que mueren bien favoreciéndolas en las agonías y batalla del Tránsito”.

Gabriel: “San Gabriel favorece para que obedezcan los hombres a las divinas inspiraciones. Alcanza la virtud de la obediencia”.

Rafael: “San Rafael favorece a los que quieren verdadera penitencia”.

Uriel: “San Uriel favorece en las batallas contra las tentaciones y para que amen a Dios”.

Sealtiel: “San Seatiel favorece para tener buena oración”.

Jeudiel: “San Jehudiel favorece para confesarse. Ayuda a los deseos de la mayor honra y gloria de Dios”.

Barachiel: “San Barachiel favorece para alcanzar los dones del Espíritu Santo”.

Massimo Stanzione – Los Siete Arcángeles (Finales de la década de 1620). De izquierda a derecha: Rafael, Uriel, Gabriel, Miguel, Jeudiel, Sealtiel y Barachiel.

Monasterio de las Descalzas Reales (Fotografía por La Exuberancia de Hades, Junio 2018).

Real Monasterio de la Encarnación. (Fotografía por La Exuberancia de Hades, Julio 2018).

Fuentes: Wikipedia, Patrimonio Nacional, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Pavo real

Belleza y elegancia sin paliativos.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Jardines del Campo del Moro, Madrid).

 
 

Etiquetas: , , ,

Ruinas del Convento do Carmo

Ni siquiera la destrucción acaba para siempre con la belleza de la piedra eterna.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Lisboa).

 

Etiquetas: , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: