RSS

Archivo de la etiqueta: Oceanografía

Celacanto, fósil viviente

Los celacantimorfos (Coelacanthimorpha) son peces de aletas lobuladas (sarcopterigios) que se creían extintos (se trata también, por tanto, de un relicto) desde el período Cretácico hasta que en 1938 un ejemplar vivo fue capturado en la costa oriental de Sudáfrica. En 1998 se localizó otro ejemplar en la isla de Célebes (Indonesia). Junto con los peces pulmonados son los seres vivos marinos más cercanos de los vertebrados terrestres. Aparecieron en el período Devónico (hace 400 millones de años), aunque la mayor cantidad de restos fosilizados pertenecen al período Carbonífero (hace 350 millones de años). El celacanto presenta unas similitudes morfológicas prácticamente idénticas con su ancestro fósil, por este motivo se le conoce, actualmente, como “fósil viviente”. Este fenómeno es tan sólo una consecuencia de la evolución lenta a la que ha estado sometido, comparado con otros vertebrados.

En la actualidad se han identificado dos especies, la descubierta en 1938: El Celacanto de las Comores (Latimeria chalumnae); y la de 1998: El Celacanto Indonesio (Latimeria menadoensis). Ambas son poblaciones consideradas muy vulnerables. A pesar de ser parientes de los antiguos celacantos, tienen un modo de vida muy diferente de estos, y se han adaptado a vivir a grandes profundidades, en nichos ecológicos que les han dado una oportunidad frente a los modernos teleósteos. No se conoce con exactitud su comportamiento reproductivo. Se cree que la madurez sexual no ocurre antes de los 20 años. La forma de reproducción es ovovivípara, con fecundación interna, y huevos que llegan a medir 10 centímetros de largo y pesar hasta 300 gramos. El período de gestación es de alrededor de 13 meses tras el cual la hembra da a luz entre 5 – 25 crías bastante desarrolladas, capaces de sobrevivir, sobre las cuales no se realiza ningún tipo de cuidado parental. Son peces depredadores. Durante el día habitan en cuevas situadas en zonas profundas (de 150 – 300 metros), subiendo por las noches a la superficie, donde se alimentan de peces de arrecife.

celacanto

Celacanto de las Comores (Latimeria chalumnae).

Tamaño: Entre 1,5 – 1,8 metros, aunque algunos ejemplares pueden superar los 2 metros de largo.

Peso: Una media de 80 kilogramos aproximadamente. Algunos ejemplares alcanzan los 95 kilogramos de peso.

Distribución: Océano Índico, principalmente en las Islas Comores y Sudáfrica, también parece estar presente en aguas de Madagascar y Mozambique.

Reproducción: A pesar de una gran falta de datos al respecto, se sabe que el celacanto es ovovivíparo. Sus huevos son grandes, de hasta 9 centímetros, y las crías al nacer miden entre 35 – 38 centímetros y al igual que los tiburones, son réplicas idénticas a sus padres pero en miniatura.

Estado de conservación: En peligro crítico.

El celacanto de las Comores presenta una coloración negra, un poco azulada, con manchas blancas y ligeramente rosas. Tiene una complexión de depredador al acecho, ya que no está adaptado a la velocidad, siendo un animal bastante lento de movimientos. A pesar de ser un pez sarcopterigio, con una base muscular de las aletas, no se arrastra por el fondo marino, sino que nada lentamente. Su cola es trilobulada, una característica insólita. Sus escamas son duras, grandes y gruesas. Posee una segunda aleta dorsal cercana a la cola. Su cabeza es grande, con una boca ancha y ojos grandes y negros. El cráneo posee bisagras y su cerebro es extraordinariamente pequeño, sólo ocupa el 1% de la cavidad craneal. La vejiga natatoria no es funcional y está llena de grasa. Es un pez que pare a sus crías, tras un largo período de gestación, aunque su reproducción sigue siendo un misterio. Las hembras son más grandes que los machos (dimorfismo sexual). Este celacanto habita en cuevas rocosas y fondos volcánicos, entre 70 – 700 metros de profundidad. De hábitos carnívoros, parece que sus presas predilectas son otros peces y los calamares, aunque también caza anguilas y tiburones pequeños. Es probable que en la actualidad la población total de celacanto de las Comores sea inferior a 500 ejemplares, un número escaso que pone en peligro el futuro y la sostenibilidad de esta extraordinaria especie.

celacanto-de-las-comores

Debido a que no se había encontrado un fósil de este pez en todo el Cenozoico (aunque sí en el Mesozoico), se creía a principios del Siglo XX que este pez estaba extinto. Sin embargo, en verano de 1938 se telefoneó a Marjorie Courtenay-Latimer, directora del Museo de East London (Sudáfrica). Se le comunicaba que se había capturado un extraño pez azul nunca antes visto. Tras observarlo, el espécimen se llevó a museo, donde se envolvió en formalina, aunque el pez no se conservó bien. James Leonard Brierley Smith, ictiólogo de la universidad Rhodes, en Grahamstown, consiguió llegar al museo, tras varios meses, y le dio al pez su nombre científico. Tras 14 años de exhaustiva búsqueda, en invierno de 1952, se encontró el segundo espécimen de celacanto en las islas Comores. Si por una parte el hallazgo conmocionó a la comunidad científica, por otra los habitantes del archipiélago ya estaban familiarizados con la existencia de esta especie. Varias capturas más se hicieron en aguas de Comores a lo largo del Siglo XX. En Octubre del año 2000, en Sudáfrica se encontró una nueva población de esta especie. Estos hallazgos sugieren que el celacanto pudiera estar más extendido en el Índico de lo que se pensaba.

Celacanto Indonesio (Latimeria menadoensis).

Tamaño: Se cree que su tamaño medio se sitúa en torno a 1,4 – 1,5 metros de longitud.

Peso: Supera los 30 kilogramos.

Distribución: Aguas de la Isla de Célebes (Indonesia).

Reproducción: Sin datos. Es de suponer que guarde semejanzas con la de su pariente el celacanto de las Comores.

Estado de conservación: Vulnerable.

Descrita en 1999, esta especie de reciente descubrimiento. El 18 de Septiembre de 1997 fue observado un pez de apariencia extraña en un mercado de Manado Tua, en la Isla de Célebes, Indonesia, del cual se pensó se trataba de un celacanto de Comores; sin embargo, difería de este por su coloración marrón a nivel del dorso. Un segundo ejemplar, de 1,2 metros de longitud y 29 kilogramos de peso, fue capturado con vida el 30 de Julio de 1998. Permaneció vivo durante seis horas permitiendo que se lo fotografiara y se documentara su color, movimiento de las aletas y comportamiento en general. El espécimen fue preservado y donado al Museo de Zoología de Bogor. Las pruebas de ADN revelaron que el espécimen difería genéticamente de la población de Comores. Se cree que esta especie habita en aguas cálidas entre 150 – 200 metros de profundidad, entrando en ocasiones en cuevas submarinas. En su apariencia, los celacantos indonesios, llamados localmente raja laut (rey del mar), son similares a los celacantos de las Comores, excepto por la coloración del dorso de tono marrón-grisáceo en lugar de azulado. En 2005, un estudio de ADN mitocondrial estimó la separación de las dos especies entre hace 30 y 40 millones de años.

celacanto-indonesio

Fuentes: Wikipedia, FishBase, Laurent Ballesta & Google (fotografías), elaboración propia.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 18 enero, 2017 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , , ,

Fauna Abisal

La zona abisal o zona abisopelágica es uno de los niveles en los que está dividido el océano según su profundidad, está por debajo de la zona batipelágica y por encima de la hadopelágica y corresponde al espacio oceánico entre 3.000 – 6.000 metros de profundidad. Es una zona oscura donde la luz solar no llega. Esta región se caracteriza por un ambiente frío, presión hidrostática extremadamente elevada, escasez de nutrientes y ausencia total de luz. Una fosa abisal se forma cuando la corteza oceánica subduce bajo la corteza continental con un leve ángulo de inclinación lo que produce ruptura de la litosfera y la formación de una fosa. En el fondo del océano no existe vegetación que realice la fotosíntesis, es decir no existen algas verdes. Esta zona depende en gran parte del particulado de detritos que cae desde la superficie, excepto en las zonas donde se presentan las fuentes hidrotermales, que depende de la energía volcánica, en donde la producción primaria, depende de la quimiosíntesis que es desarrollada por especies bacterianas, presentes sobre el sustrato o en los organismos presentes. Esta zona morfológica de la geografía del fondo marino ocupa más del 70 % del área total de los océanos. No se conoce actualmente cuántas especies distintas habitan estos fondos marinos, pero aquellas que han sido avistadas tienen, generalmente, formas “monstruosas” en relación a los estándares de peces de lugares más superficiales. Además, según los científicos, estos peces son descendientes de los peces superficiales y son así debido a las condiciones en los que ellos viven. Estos tipos de peces tienden al gigantismo debido a las condiciones extremas en las que viven. Crecen muy lentamente, por lo tanto, su metabolismo es también muy lento y viven muchos años. Para salvar la falta de alimento y luz, presentan cambios evolutivos tales como grandes bocas, estómagos deformables, órganos bioluminiscentes, dientes desproporcionados, etc. Desde la superficie apenas llega alimento. Sólo el 5% del movimiento que se produce en la zona iluminada llega hasta su hábitat, y sólo entre el 2% – 7% de la luz solar alcanza esas profundidades, de modo que estos predadores esperan inmóviles a que sus detectores de movimiento les comuniquen la llegada de algo comestible.

Niveles del océano

Cabe destacar que a pesar de la utilización de basticafos modernos (principalmente a partir de 1977) y otros métodos de rastreo e investigación de los fondos marinos, aún se desconocen a un gran número de especies que habitan en esta región de la Tierra y las que se conocidas son un gran misterio para la ciencia ya que su comportamiento y costumbres son elementos prácticamente desconocidos.

Invertebrados.

Calamares de aleta grande (Magnapinnidae).

Los calamares de aleta grande, brazo largo o magnapínidos son un grupo de cefalópodos muy ratos y poco conocidos, los cuales poseen una morfología distintiva. Se han avistado muy pocos ejemplares de esta familia, principalmente en el Océano Atlántico (Golfo de México, costas de Senegal, Ghana y Brasil) y Pacífico (Hawái), a profundidades de más de 2.000 metros, hecho que avala lo difícil de avistarlos y de saber más de ellos. Se cree que la mayoría de los ejemplares vistos son individuos inmaduros, a pesar de ello, muchos científicos creen que estos calamares pueden llegar a medir 7 metros de longitud total. Se sabe muy poco también de sus hábitos alimentarios, cabe la posibilidad de que estos cefalópodos capturen a sus presas arrastrando sus brazos y tentáculos por el fondo del mar.

Magnapinnidae

Calamares de cristal (Cranchiidae).

Los calamares de cristal o cránquidos, son una familia de cefalópodos que comprende 60 especies conocidas. Los cránquidos iluminan parcialmente aguas oscuras donde su transparencia les provee de camuflaje. Se caracterizan por un cuerpo redondeado y de cortas extremidades, con dos filas de ventosas. El tercer par de brazos es alargado. Muchas especies tienen bioluminiscencia con órganos productores de luz a los lados de los ojos, usados para amortiguar su sombra en el piso marino. El tamaño ocular varía ampliamente, desde largos y circulares a telescópicos y saltones. Usan una cámara llena de solución de amonio para ayudar a la flotación. Frecuentemente el único órgano visible a través de los tejidos transparentes es la glándula digestiva semejante a un cigarro, que en los cefalópodos equivale al hígado de los mamíferos. Los cránquidos juveniles viven en aguas superficiales, descendiendo más profundamente al ir madurando. Algunas especies pueden vivir a más de 2.000 m de profundidad. La forma corporal de muchas especies cambia drásticamente entre los estadios fenológicos y muchos especímenes juveniles se confunden entre especies.

Cranchiidae

Calamar vampiro (Vampyroteuthis infernalis).

El calamar vampiro es un cefalópodo de pequeño tamaño (hasta 30 centímetros de largo en total) y de profundidad (900 metros o más) que puede encontrarse en aguas templadas y tropicales de todo el mundo. Su cuerpo gelatinoso varía entre el negro intenso y el rojizo pálido, dependiendo del lugar y las condiciones de luz. Una capa de piel conecta sus ocho brazos, cada uno de ellos forrado con hileras de espinas carnosas o cirros; el interior de esta “capa” es negro. Únicamente la mitad distal de sus brazos (la más alejada del cuerpo) poseen ventosas. Los ojos son límpidos y globulares, y de color rojo o azul, también en función de la iluminación; son proporcionalmente los más grandes del Reino Animal con 2,5 centímetros de diámetro. El calamar vampiro está cubierto enteramente de órganos productores de luz llamados fotóforos. El animal tiene un gran control sobre los órganos, y es capaz de producir flashes de luz que desoriente desde fracciones de segundo a varios minutos de duración. Al igual que muchos cefalópodos de aguas profundas, el calamar vampiro carece de depósitos de tinta. Si se ve amenazado, en lugar de tinta, una pegajosa nube de moco bioluminiscente formada por innumerables bolitas se expulsará desde la punta de sus brazos. Los cromatóforos (órganos pigmentados) comunes en la mayoría de los cefalópodos están pobremente desarrollados en el calamar vampiro, si bien esto significa que el animal no es capaz de cambiar el color de su piel de forma brusca como el resto de los cefalópodos, tal estrategia no es necesaria en las oscuras profundidades en las que vive. El calamar vampiro se alimenta preferiblemente de copépodos, gambas y cnidarios a los que depreda gracias sus tentáculos y tritura con su poderoso pico.

Calamar vampiro

Esponja globo verde (Latrunculia apicalis).

La esponja globo verde ha sido redescubierta y descrita recientemente. Este invertebrado mide alrededor de 12 centímetros de alto y puede ser encontrada a profundidades de hasta 1.200 metros en el Océano Antártico (Mar de Ross, Islas Kerguelen y costa de la Tierra de Wilkes oriental).

Latrunculia apicalis

Gusano de tubo gigante (Riftia pachyptila).

El gusano de tubo gigante es un invertebrado marino que se aloja (como su nombre indica) en el interior de un gran tubo quitinoso blanco. De su extremo superior, emergiendo del tubo, nace una gran pluma branquial roja. También posee un órgano especial en forma de saco llamado trofosoma. Éste alberga miles de millones de bacterias simbióticas que pueden constituir más de la mitad del peso del gusano y que le ayudan a sintetizar su alimento. Puede crecer hasta una altura de 2.7 metros, pero en general es más pequeño, en torno a 1,5 metros y con 4 centímetros de diámetro. Como todos los gusanos de tubo, carece de ojos y de aparato digestivo (boca, estómago, ano). Los gusanos de tubo gigantes viven en grandes grupos en el fondo del Océano Pacífico, a profundidades de 2.000 – 4.000 metros, cerca de fumarolas negras. Toleran condiciones extremas de altas temperaturas y grandes concentraciones de sulfuro. Como otras formas de vida que prosperan alrededor de las fumarolas, los gusanos tubícolas gigantes han desarrollado adaptaciones bioquímicas gracias a las cuales pueden vivir sin luz solar. Se cree que puede vivir hasta 250 años. Fue descubierto en 1977 por el sumergible estadounidense Alvin que surcaba la dorsal de las Galápagos.

Gusano de tubo gigante

Paromola cuvieri.

También conocido como centollo de fondo, es un cangrejo de gran tamaño de la familia Homolidae. De coloración anaranjada, patas rojizas y con un caparazón cubierto de espinas, habita principalmente en el Este del Océano Atlántico (desde Angola a Noruega, Islandia incluida) y en el Mar Mediterráneo, en profundidades que pueden alcanzar los 1.000 metros. Sus ojos son móviles, con pendúnculos estrechos en la base peron ensanchándose en la parte distal. Esta especie posee un dimorfismo sexual bastante acentuado, ya que los machos tienen unas garras más largas y en general un cuerpo de mayor tamaño que el de las hembras. Estos cangrejos rondan los 20 centímetros de largo en su caparazón, mientras que los brazos de las tenazas pueden alcanzar y extenderse hasta 1,2 metros.

Paromola curvieri

Phronima.

Es un género de crustáceos anfípodos de la familia Phronimidae, conocidos vulgarmente como anfípodos pram. Son pequeños y traslúcidos, de mar profundo. Su aspecto físico recuerda al de un camarón con cabeza, ojos, mandíbulas y patas con pinzas. Tal y como se ha mencionado anteriormente, estos crustáceos vive en el mar a grandes profundidades, y usualmente solamente son visto por la tripulación de los submarinos. No suelen medir más de 25 milímetros de largo y son principalmente carnívoros, comiendo plancton. Phronima sedentaria habita frecuentemente en sálpidos muertos, utilizando sus cuerpos con forma de barril como refugio.

Phronima

Grimpoteuthis.

Es un género de pulpos pertenecientes a la familia Opisthoteuthidae y conocidos vulgarmente como “pulpos Dumbo” por sus aletas, parecidas a orejas, que se proyectan sobre su “cabeza” (cuerpo), pareciendo las orejas voladoras del elefante de Walt Disney. Estos pulpos tienen un cuerpo suave o gelatinoso para soportar las altas presiones de las profundidades. Poseen ocho tentáculos fuertemente palmeadas con 60 – 70 ventosas cada uno. Los patrones en ellos distinguen los machos de las hembras por lo que muestran dimorfismo sexual. Aunque la mayoría de los Dumbos alcanzan longitudes de sólo 20 centímetros, ha habido avistamientos de pulpos de este género que superaban el metro de largo. Estos cefalópodos se alimentan principalmente de caracoles, gusanos, bivalvos, crustáceos y copépodos. Cabe destacar que este género de pulpos engulle a su presa de golpe y no la va picoteando como hacen otros octópodos menos raros de avistar. La mayoría de especímenes de pulpo Dumbo han sido encontrados a profundidades extremas que oscilan los 3.000 – 4.000 metros y en aguas de casi todo el mundo.

Grimpoteuthis

Pulpo luminoso (Stauroteuthis syrtensis).

El pulpo luminoso es un cefalópodo abisal que habita a profundidades de entre 1.500 – 2.500 metros, siendo bastante común sobre la plataforma continental de la costa Este de Estados Unidos e Islas Británicas. Este pulpo tiene una textura general gelatinosa, siendo además de color marrón rojizo translúcido, con los órganos internos visibles a simple vista. Presentar una cáscara pequeña e interna y dos aletas en su cabeza. Esta especie tiene un tamaño medio que ronda los 28 – 50 centímetros de largo en total con los tentáculos (todos ellos de distinto tamaño) extendidos. Este animal es bioluminiscente, ya que ciertas células que controlan sus ventosas han sido reemplazadas por fotóforos, órganos que emiten luz de color verdosa. Aunque los científicos no saben exactamente la utilidad de estos órganos, sospechan que la bioluminiscencia podría ayudarles a atraer a sus presas (pequeños crustáceos relacionados con el plancton principalmente) o parejas (hipótesis improbable ya que ambos sexos son capaces de desplegar ese tipo de luz, además de individuos inmaduros) e incluso confundir a sus depredadores.

Pulpo luminoso

Pulpo telescopio (Amphitretus pelagicus).

El pulpo telescopio es un cefalópodo de pequeño tamaño (hasta 9 centímetros de longitud) que se puede encontrar en aguas tropicales del Océano Índico y Pacífico, se cree que puede alcanzar al menos los 2.540 metros de profundidad. Posee ocho brazos y es semitransparente, hecho que hace aún más difícil la posibilidad de avistarlo. Su cuerpo es redondeando, corto y de consistencia gelatinosa. A diferencia de otros pulpos, en esta especie el manto se adhiere a ambos lados del sifón, el cual es muy largo y estrecho.

Pulpo telescopio

Tiburonia granrojo.

La tiburonia granrojo es el nombre de una especie de medusa descubierta hace relativamente poco (2003). Se sabe muy poco de especie del cual solamente se han encontrado 23 individuos, el ejemplar de mayor tamaño encontrado medía unos 15 centímetros de largo. Los científicos creen que habita principalmente en las profundidades (600 – 1.500 metros) del Océano Pacífico (Hawái, Golfo de California, Bahía de Monterrey y Japón). Esta especie alcanza entre los 60 – 90 centímetros de diámetro, siendo muy carnosa y robusta, además posee de cuatro a siete brazos urticantes en la boca que le sirven para obtener sus alimentos, posiblemente otras medusas. Su cuerpo presenta un intenso color rojo oscuro y de ahí debe su nombre.

Tiburonia granrojo

El calamar gigante (Architeuthis dux) y el calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni) también habitan en esta región del océano. Para más información: Calamar colosal y calamar gigante.

Vertebrados.

Chauliodus.

Chauliodus es el nombre de un género de peces abisales de la familia Stomiidae y que reciben el nombre común de peces víbora que habitan en aguas templadas y tropicales de casi todo el mundo y a profundidades de hasta unos 1.500 metros. Los peces víbora alcanzan tamaños de 30 – 60 centímetros de largo y varían en color, verde, plata e incluso negro. Como otros peces abisales, los víbora capturan a sus presas atrayéndolas gracias a órganos bioluminiscentes o fotóforos localizadas principalmente en el vientre y parte final de sus aletas y espina dorsal, este último es utilizado a modo de caña de pescar. De cuerpo alargado, los peces víbora poseen unos dientes largos y curvados hacia dentro con los que atrapan e inmovilizan a sus presas (otros peces principalmente), siendo capaces además de estar tiempo prolongado sin ingerir alimento alguno. Se cree que pueden llegar a vivir entre 30 – 40 años en estado salvaje.

Chauliodus

Himantolophidae.

Los peces balón son un género único dentro de la familia Himantolophidae, del que se conocen 19 especies. Se trata de peces marinos distribuidos en el Océano Atlántico, Índico y Pacífico que suelen mantenerse a profundidades de hasta 1.000 metros. El cuerpo de estos animales tiene forma muy redondeada, de ahí el nombre común de esta familia, con un dimorfismo sexual muy grande, pues la hembra mide unos 46 centímetros de longitud máxima mientras que el macho mide 39 centímetros. En ambos sexos faltan los parietales durante toda la vida; el cuerpo de las hembras presenta placas óseas, cada una de ellas con una espina mediana, las hembras difieren de otros ceratícidos (rapes abisales) por tener un hocico corto y romo. Cazan sus presas (peces pelágicos, cefalópodos, camarones) atrayéndolas moviendo el apéndice largo similar a una caña de pesca ubicado en su dorso. Al igual que en otras familias de ceratoideos, los pequeños machos adultos viven unidos a las grandes hembras, que tras su maduración sexual, las buscan y adhieren su cabeza dentro de ella, perdiendo las aletas y convirtiéndose en un órgano seminífero.

Himantolophidae

Idiacanthus antrostomus.

También conocido como dragón negro del Pacífico (Pacific Blackdragon) es un pez de cuerpo alargado y serpentiforme que vive en aguas profundas a más de 1.000 metros de profundidad en aguas del Este del Océano Pacífico, desde California hasta Chile. Presenta un dimorfismo sexual pronunciado ya que las hembras son mucho mayores que los machos (hasta cuatro veces más), pudiendo alcanzar los 60 centímetros de largo. De este pez cabe destacar sus grandes y desarrollados ojos y su poderosa mandíbula, equipada con dientes afilados y largos los cuales le sirven para capturar a sus presas (otros peces principalmente y crustáceos). El cuerpo del Idiacanthus antrostmus es de color muy oscuro y está recubierto de varias hileras de fotóforos que probablemente le sirvan para atraer a su pareja. También cabe destacar que en la mandíbula posee otra serie de fotóforos, en este caso para ayudarle a dar caza a otros peces, mostrando un comportamiento claro de depredador de emboscada. Los machos de esta especie, son mucho más pequeños que las hembras, no pueden alimentarse por sí mismos y nunca abandonan el estado de larva, por lo que únicamente viven el tiempo suficiente para aparearse, ya que poco después mueren.

Idiacanthus antrostomus1

Idiacanthus antrostomus2

Melanocetus johnsonii.

El Melanocetus johnsonii es un pez de aguas tropicales que habita a profundidades que pueden llegar a sobrepasar los 2.000 metros. Se caracteriza por su cuerpo grueso y redondeado de color rojizo oscuro, algo que le hace virtualmente invisible en las aguas en donde vive. Tiene una especie de antena sobre su cabeza que brota de su nariz en forma de caña repleta de bacterias bioluminiscentes que se ilumina como señuelo para atraer a otros peces que confunden este órgano con gusanos u otro organismo siendo al final sus presas, agarrándola con sus grandes dientes para evitar que la presa se escape. Su gran boca que puede tragar ejemplares de más del doble de su propia longitud, siendo una forma ideal de aprovechar la falta de comida en estas zonas. Esta especie muestra un dimorfismo sexual pronunciado, ya que las hembras pueden alcanzar los 20 centímetros de longitud mientras que los machos tienen un máximo conocido de 2,8 centímetros. Para aparearse, el macho muerde el vientre de la hembra y, al cabo de un tiempo, se funde con ella y se convierte en un apéndice de su cuerpo. La hembra le proporciona al macho riego sanguíneo y nutrientes, y el macho le proporciona esperma de forma continua. Las larvas aparecen a una profundidad de 100 metros y descienden con la madurez. Los machos son muy nadadores, al contrario que las hembras que pasan la mayor parte inmóviles, esperando a que se acerque algún animal a su señuelo.

Melanocetus johnsonii

Pez caracol.

Los peces caracol son un género de peces babosos de los que se conoce muy poco al igual que otros animales que habitan en las profundidades abisales. En este caso nos encontramos ante un género de peces (114 especies reconocidas) de la familia Liparidae que se pueden encontrar en el Océano Atlántico y Pacífico oriental a profundidades que pueden llegar a ser superiores a 7.000 metros, de ahí lo complicado de su observación, aunque se cree que normalmente se mantiene en un radio de 1.900 – 3.300 metros. Estos peces muestran dimorfismo sexual, ya que los machos rondan los 12,6 centímetros de largo y las hembras 16,2 centímetros. Los peces caracol se alimentan principalmente de crustáceos, moluscos, gusanos y otros pequeños invertebrados. Recientemente se han descubierto peces caracol en la Fosa de las Marianas (Océano Pacífico), a 8.100 metros de profundidad.

Pez caracol

Pez con colmillos cortos y cortos largos (Anoplogaster brachycera & Anoplogaster cornuta).

El pez con colmillos cortos posee un aspecto terrorífico y es uno de los dos integrantes del género Anoplogaster, perteneciente a la familia Anoplogastiridae. Es de aguas profundas y tropicales, distribuyéndose en gran profundidad (hasta 1.500 metros) en zonas del ecuador del Océano Atlántico y Pacífico. La cabeza es grande, con fauces amplias, plagado de moco con cavidades trazadas por bordes serrados y cubierto por una fina piel. Los ojos son relativamente pequeños en comparación con el tamaño del pez. El cuerpo entero es de un color marrón oscuro a negro y está muy comprimido lateralmente, en el fondo anterior y progresivamente más delgado hacia la cola. Las aletas son pequeñas y simples, las escamas están incrustadas en la piel y adoptan la forma de placas delgadas. Como compensación por la reducción de los ojos, la línea lateral está bien desarrollada y se presenta como un surco a lo largo de los flancos. Esta especie crece hasta unos 6 centímetros de longitud. Sus grandes dientes están curvados hacia dentro por lo que hace que sea prácticamente imposible escapar a sus presas.

Anoplogaster brachycera

El pez con colmillos largos es la otra especie del género Anoplogaster, el cual se encuentra en aguas tropicales y templadas de todo el mundo, a profundidades que pueden rondar los 5.000 metros como máximo, aunque su radió de acción normalmente está en torno a 500 – 2.000 metros. Esta especie crece hasta unos 18 centímetros de longitud, siendo físicamente muy parecido (aunque más grande) a su pariente de colmillos cortos. La larva de este pez, esta cubierta de excrecencias espinosas (crecimientos que están en la superficie de un cuerpo animal o vegetal, como pequeñas espinas, similares a las de un cactus). La reproducción de estos peces, generalmente es similar a los de otras especies. Se cree que los individuos jóvenes se alimentan de crustáceos mientras que los adultos tienen una dieta casi exclusiva de peces. Se tiene constancia de que esta especie puede formar pequeños grupos de varios individuos aunque también puede ir en solitario.

Anoplogaster cornuta

Pez dragón (Stomias boa boa).

El pez dragón es un pez abisal de mediano tamaño que se encuentra a grandes profundidades (más de 1.000 metros) en aguas tropicales y templadas de casi todo el mundo (ausente en el Norte del Océano Pacífico y Noroeste del Océano Atlántico). Posee ojos grandes y transparentes y un cuerpo alargado y serpentiforme, con una cabeza pequeña, la boca destaca porque su mandíbula inferior es predominantemente más grande y está equipada con unos dientes muy largos y puntiagudos, tal es el tamaño de dichos dientes que el pez a veces es incapaz de cerrar la boca. El pez dragón tiene un apéndice carnoso que sobresale de la barbilla al estilo de un tallo largo y pálido, terminado en una especie de “bombilla” que utiliza como anzuelo para capturar a sus presas. La piel del pez dragón está cubierta de pequeñas escamas hexagonales de color plateado y machas iridiscentes. La longitud máxima de este animal es de aproximadamente 32 centímetros. Se alimenta principalmente de otros peces y posiblmente también de crustáceos. El pez dragón posee además grandes órganos fotóforos detrás de los ojos y otros más pequeños repartidos por el resto de su cuerpo, sobre todo en la superficie ventral.

Pez dragón1

Pez dragón2

Pez pelícano (Eurypharynx pelecanoides).

El pez pelícano es un pez abisal que muy raramente ha sido avistado aunque en ocasiones queda atrapado en las redes de los pescadores. El rasgo más distintivo del pez pelícano es su enorme boca, mucho más grande que su cuerpo. La boca está sin apretar mediante una articulación y puede abrirse bastante para engullir a un pez de mayor tamaño que él mismo. La mandíbula inferior, parecida a una bolsa, recuerda a la mandíbula de un pelícano, de ahí su nombre. El estómago puede estirarse y expandirse para alojar comidas grandes. El pez pelícano utiliza una larga cola, con forma de látigo, para moverse; al final de la misma posee un órgano luminoso cuya finalidad es atraer a las presas y que brilla con un color rosáceo, aunque en ocasiones es capaz de emitir destellos de un rojo brillante. El tamaño de este pez ronda los 0,75 metros de longitud. Su estómago puede estirarse y expandirse para acomodar grandes comidas, aunque el análisis de los contenidos estomacales sugiere que comen principalmente pequeños crustáceos, plancton y peces. A pesar del gran tamaño de las mandíbulas, que ocupan alrededor de un cuarto de la longitud total del animal, que sólo tiene pequeños dientes, lo que no sería compatible con una dieta regular de grandes peces. Se le puede encontrar en aguas tropicales y templadas de todo el mundo, a profundidades que rondan los 500 – 3.000 metros.

Pez pelícano1

Pez pelícano2

Regaleco (Regalecus glesne).

También conocido como pez remo gigante o rey de los arenques, es el pez óseo más grande el mundo, pudiendo alcanzar los 11 metros de longitud. Se han reportado especímenes no confirmados de hasta 17 metros pero comúnmente mide en torno a los 3 metros. Su peso máximo registrado para un pez remo gigante es de 272 kilogramos. En su forma es parecido a una cinta, con una aleta dorsal a lo largo de toda su longitud de entre los ojos hasta la punta de su cola. Los radios de las aletas son pequeños y pueden contar hasta 400 o más. El regaleco destaca por su distintiva y llamativa cresta roja. Su aletas pectorales y pélvicas son casi adyacentes, las pectorales son regordetas, mientras que las aletas pélvicas son largas, de una sola raya, algo que recuerda a un remo en forma, con ampliación en la punta. Su cabeza es pequeña, con la mandíbula (sin dientes) protusible (puede extenderse fuera de la boca) típico de los Lampriformes. El regaleco posee entre 40 – 58 branquiespinas. El regaleco tiene una distibución global (en parte debido sus hábitos migratorios), por lo tanto se le puede encontrar en todo el mundo y a profundidades que pueden alcanzar los 1.000 metros. Se alimenta de krill y otros crustáceos pequeños, así como de peces pequeños y calamares. Debido a que no se ven a menudo y a su gran tamaño, cuerpos alargados y apariencia, se presume que el pez remo gigante es el responsable de algunos avistamientos de serpientes de mar. A pesar de no ser divisado con frecuencia, los científicos piensan en la actualidad que es una especie bastante común en los océanos aunque los avistamientos de ejemplares sanos en su hábitat natural siguen siendo extremadamente raros.

Regaleco1

Regaleco2

Saccopharynx.

Saccopharynx es el nombre dado a un género de peces abisales pertenecientes a la familia Saccopharyngidae y que destacan por poseer cuerpos sin escamas y parecidos a los de las anguilas y también por sus grandes bocas, además de estómagos extensibles. Son generalmente de color negro y pueden alcanzar los 2 metros de longitud, aunque la especie de mayor tamaño Saccopharynx ampullaceus, normalmente no supera los 1,61 metros de largo. Se han encontrado a profundidades de 1.800 metros en el Océano Atlántico y Pacífico pero se cree que pueden habitar incluso a 3.000 metros de profundidad. El cerebro y los ojos son muy pequeños y se sitúan en la parte frontal de la cabeza, presentando además órganos olfatorios muy desarrollados. Sus colas acaban en un órgano luminoso con forma de bulbo. El propósito exacto de este órgano es desconocido, aunque es probable que sea utilizado como señuelo para capturar a sus presas, principalmente otros peces que pueden ser incluso mayores en tamaño que el propio Saccopharynx.

Saccopharynx1

Saccopharynx2

Sternoptychidae.

La familia Sternoptychidae engloba a los vulgarmente conocidos como peces-hacha, los cuales están distribuidos ampliamente por aguas abisales del Océano Atlántico, Pacífico e Índico, a profundidades de 200 – 600 metros de media. Tienen el cuerpo muy comprimido lateralmente, con un desproporcionado tamaño del pecho que le da el aspecto de hacha por el que se les da el nombre común que tienen, pecho que está equipado con grandes placas replegadas que pueden estirar mucho para tragar presas hasta más grandes que ellos. Tienen ojos en forma de tubo que todo el tiempo están viendo hacia arriba, esta característica les es útil para poder ver y buscar toda la comida que cae desde arriba. El color de este pez, casi siempre es verde o violeta en tonos muy brillantes, desde su opérculo, mientras que es pálida en la parte superior y oscura en la parte inferior. En su vientre, tiene unas bandas que atraviesan el cuerpo de forma irregular y que son de color café oscuro. El dorso es del mismo color y su zona pectoral es de color amarillo, las aletas son transparentes. Normalmente son peces de pequeño tamaño que rondan los 2,8 – 12 centímetros de longitud, dependiendo de la especie. Al igual que otros animales de las profundidades, los peces.hacha también poseen órganos bioluminiscentes. Sus presas son principalmente pequeños crustáceos (anfípodos, copépodos, krill, etc).

Sternoptychidae

En esta zona también habitan diversas especies de tiburones de profundidad como la cañabota (Hexanchus grisus), el tiburón anguila (Chlamydoselachus anguineus) o el tiburón duende (Mitsukurina owstoni).

Para más información:

Tiburones I

Tiburones II

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, Wikifaunia, FishBase, Google (Fotografías), elaboración propia.

 
7 comentarios

Publicado por en 18 febrero, 2015 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

Carcharodon megalodon

Megalodón (Carcharodon megalodon o Carcharocles megalodon).

Periodo: Cenozoico (Mioceno – Plioceno). Hace 23 – 2,6 millones de años aproximadamente.

Tamaño: Debido a lo fragmentado de sus restos y a que la mayoría de ellos son dientes, es complicada la estimación de su tamaño. Originalmente pensaron que podría estar cerca de los 30 metros de longitud, un tamaño muy similar al de la actual ballena azul, sin embargo en la actualidad hay un consenso científico que nos dice que el Megalodón alcanzaba una longitud total de más de 16 metros, con un máximo quizá de unos 20,3 metros.

Peso: Según el modelo de Gottfried, un Megalodón de 15,9 metros habría tenido un peso de 47 toneladas, uno de 17 metros pesaría 59 toneladas y uno de 20,3 metros llegaría a las 103 toneladas. Todo ello le convertiría de largo en el mayor escualo que jamás haya habitado el planeta y uno de los peces más grandes que han existido.

Distribución: Aguas costeras y oceánicas de prácticamente todo el mundo, dependiendo de su etapa vital. Los ejemplares jóvenes seguramente preferirían aguas pocos profundas (zonas costeras), mientras que los individuos adultos se moverían principalmente en aguas profundas y oceánicas. Sus áreas de cría estarían en regiones de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes.

Estado de conservación: Extinto.

Localización de los fósiles: Descrito por Louis Agassiz en 1835. Se han encontrado restos fósiles en numerosas partes del mundo pero principalmente en: Europa, América del Norte y del Sur, zona del Caribe, África, India, Japón. Ello nos indica que este animal tuvo una distribución cosmopolita.

El Megalodón (diente grande), es una especie extinta de tiburón que vivió durante el periodo Cenozoico. Es considerado uno de los mayores y más poderosos depredadores vertebrados que nunca hayan existido en el planeta. Se cree que tenía una aspecto muy parecido al del actual tiburón blanco (Carcharodon carcharias), ya que la carencia de esqueletos completos de Megalodón han obligado a los científicos a basarse en la morfología de su actual pariente para su reconstrucción.

Carcharodon megalodon

El condrocráneo de C. megalodon debió de tener una apariencia más compacta y robusta que el del gran tiburón blanco, para así reflejar funcionalmente sus mandíbulas y dentadura más macizas en comparación. Los dientes de este tiburón (principal evidencia fósil del mismo) son excepcionalmente robustos y serrados, la mayoría de ellos de unos 18 centímetros de largo. Su fuerza de mordida (108 – 180 Newton) según varios estudios, era 10 veces mayor que la del actual tiburón blanco y unas 5 veces superior que la del Tyrannosaurus Rex. Sus aletas también debieron haber sido muy probablemente proporcionalmente más grandes y gruesas comparadas con las del gran tiburón blanco debido a que las aletas relativamente grandes son necesarias para la propulsión y control de movimientos en un tiburón mayor. A través del escrutinio de las vértebras parcialmente preservadas de un espécimen de C. megalodon hallado en Bélgica, parece ser que éste tenía un número mayor de vértebras que los hallados en cualquier espécimen grande de los tiburones conocidos. Sólo el número de vértebras del gran tiburón blanco se aproxima en cantidad, simbolizando los cercanos vínculos anatómicos entre las dos especies. Sobre la base de las características mencionadas antes, Gottfried y colaboradores (1996) reconstruyeron un esqueleto completo de un individuo juvenil de Megalodón de 11,5 metros de longitud, el cual se exhibe en el Museo Marino Calvert en la isla Solomons (Maryland, Estados Unidos). El equipo hizo hincapié en que las diferentes proporciones al compararlo con el esqueleto de un gran tiburón blanco están basadas en los mismos patrones ontogenéticos de crecimiento del propio gran tiburón blanco actual.

Mandíbulas Megalodón

Mandíbulas reconstruidas de Carcharodon megalodon en el Museo Nacional de Baltimore (Estados Unidos).

Esqueleto Carcharodon megalodon

Reconstrucción de un esqueleto de un Carcharodon megalodon en el Museo Marino Calvert de Solomons (Maryland, Estados Unidos).

La mayoría de los científicos proponen al megalodón como el carnívoro más formidable que jamás haya existido. Su gran tamaño, capacidad de nado y poderosas mandíbulas, le habrían colocado en la cúspide de la pirámide alimenticia de su tiempo. Diversas evidencias fósiles nos indican que se habría alimentado principalmente de cetáceos como delfines, marsopas y ballenas, además de pinípedos (focas, morsas) y grandes tortugas marinas. Muchos huesos de ballenas contemporáneas al megalodón se han encontrado con profundas marcas de mordidas hechas por este tiburón. Incluso se han encontrado dientes de megalodón en yacimientos de restos masticados de ballenas. Es posible que este enorme escualo también fuese piscívoro y es muy creíble a su vez que tuviese también cierta tendencia al canibalismo.

Los paleontólogos han realizado un estudio de los fósiles para determinar los patrones de ataque de C. megalodon en sus presas. los restos de una ballena de 9 metros de largo (de un taxón sin identificar), proporcionó la primera oportunidad de analizar cuantitativamente el comportamiento predatorio de C. megalodon. Este cazador se enfocaba principalmente en atacar las partes con más hueso (por ejemplo, hombros, aletas, costillas y la columna vertebral) de la presa, las cuales los grandes tiburones blancos generalmente evitan. El Megalodón trataba de destrozar los huesos y dañar los delicados órganos (el corazón y los pulmones) alojados en la caja torácica de las presas. Con un ataque pudo haber inmovilizado a la presa, la cual moriría rápidamente debido a las heridas en estos órganos vitales. Estos hallazgos también hacen claro por qué este tiburón prehistórico necesitaba unos dientes más robustos que los de los grandes tiburones blancos. Su fuerza de mordida estaría en torno a los 108.514 newton para un ejemplar de cerca de 16 metros, lo que le convierte en uno de los seres con una mayor potencia al respecto que han existido jamás en la Tierra.

La evidencia fósil sugiere que las áreas de cría preferidas por C. megalodon eran ambientes de aguas costeras cálidas, donde los peligros potenciales eran menores y las fuentes de alimento abundantes. Se han identificado algunos sitios de cría por fósiles encontrados en la Formación Gatún de Panamá, la Formación Calvert en Maryland, el Banco de Concepción en las Islas Canarias y la Formación Bone Valley de Florida. Como en el caso de muchos tiburones, C. megalodon probablemente también daba a luz crías vivas. El tamaño de los dientes de C. megalodon neonatos indica que las crías medían entre 2 – 3 metros de largo al nacer. Sus preferencias dietarias exhibían un cambio ontogenético. Los jóvenes C. megalodon comúnmente cazaban peces, tortugas marinas, dugones y pequeños cetáceos; los C. megalodon maduros se desplazaban mar adentro en áreas frecuentadas por grandes cetáceos, que eran su fuente principal de alimento. Sin embargo, hay un caso excepcional de un supuesto C. megalodon joven que trató de atacar a una ballena grande, un rorcual. Este incidente ocurrió en el Plioceno, hace 3  – 4 millones de años, en Carolina del Norte (Estados Unidos).

Diente de Megalodón

Diente de Megalodón en comparación con dos dientes de tiburón blanco actual.

No se sabe muy bien aún las causas de la extinción del Megalodón aunque se especula con diversas teorías, principalmente:

  • Enfriamiento oceánico y caída de los niveles del mar: El cierre del Istmo de Panamá cambió fundamentalmente la circulación oceánica global. Este evento permitió el inicio a una glaciación en el Hemisferio Norte, y más tarde, también facilitó el enfriamiento del planeta entero. Adicionalmente, la expansión de la glaciación durante el Plioceno retuvo grandes volúmenes de agua en forma de capas de hielo, lo que resultó en una significativa caída en los niveles del mar. A consecuencia de esto, durante el Plioceno tardío y el Pleistoceno hubo varias edades del hielo, que enfriaron los océanos significativamente. La principal razón citada para la extinción del C. megalodon es el declive en las temperaturas de los océanos a escala global durante el Plioceno. Esta tendencia al enfriamiento impactó de forma adversa a C. megalodon, ya que prefería aguas cálidas y como resultado, se volvió una especie extremadamente rara hasta su extinción final durante el Pleistoceno. No hay evidencia fósil de C. megalodon en regiones alrededor del mundo en las que la temperatura del agua había caído significativamente durante el Plioceno. Más aun, estos cambios oceanográficos pueden haber limitado muchos de los sitios de aguas cálidas que servían de área de cría para C. megalodon, obstaculizando el mantenimiento de su población. Las áreas de cría son esenciales para el mantenimiento de una especie.
  • Declive de las fuentes de alimentos: Los cetáceos alcanzaron su mayor diversidad durante el Mioceno, con cerca de 20 géneros reconocidos en comparación a los seis géneros vivientes. Dicha diversidad representaba el marco ideal para mantener a un superdepredador como C. megalodon. Después del cierre del Istmo de Panamá, muchas especies de cetáceos se extinguieron y muchas especies sobrevivientes desaparecieron de los trópicos. Los patrones de migración de las ballenas del Plioceno se han reconstruido a partir del registro fósil, sugiriendo que muchas especies sobrevivientes mostraron una tendencia a dirigirse hacia las regiones polares. Las temperaturas del agua más fría durante el Plioceno impidieron a C. megalodon llegar a las regiones polares, y las mayores presas ya no estaban “dentro del rango” del Megalodón después de dichas migraciones. Estos sucesos disminuyeron la fuentes de alimentos de C. megalodon en las regiones que éste habitaba en el Plioceno, principalmente el latitudes medias a bajas. El Megalodón estaba adaptado a un estilo de vida especializado, el cual fue perturbado como resultado de estos cambios. Además, la escasez de presas en los trópicos durante los tiempos del Plio-Pleistoceno puede haber impulsado el canibalismo en los C. megalodon. Los individuos jóvenes estarían en un creciente riesgo de ataques de los adultos durante las épocas de hambruna.
  • Competencia ecológica de nuevas especies: La aparición y amplia distribución de los grandes delfínidos depredadores del género Orcinus durante el Plioceno, llenó probablemente el vacío ecológico dejado a fines del Mioceno por la desaparición de los cachalotes superdepredadores. Una interpretación minoritaria indica que estos delfínidos pudieron haber superado la competencia ecológica con los últimos representantes de C. megalodon en el nicho de depredador superior. Sin embargo, muchos expertos han inferido que factores como la tendencia al enfriamiento en los océanos y la disminución de presas durante el Plioceno pueden haber jugado un papel muy significativo en el declive y extinción de C.megalodon. Otros depredadores superiores también parecen haberse beneficiado de la desaparición de esta especie. El registro fósil indica que estos delfínidos aparecen comúnmente en latitudes altas durante el Plioceno, indicando que pudieron hacer frente a las condiciones de aguas frías que se estaban volviendo predominantes, aunque también se han encontrado en los trópicos (como Orcinus sp. en Sudáfrica). Grandes marcas de mordidas en restos fósiles de delfínidos indican que C. megalodon los cazaba. Sin embargo, el paleontólogo Albert Sanders sugiere que C. megalodon se había vuelto demasiado grande como para sustentarse de las fuentes de alimentación disponibles en los trópicos.

Comparación Carcharodon megalodon

Comparación de tamaño entre el Carcharodon Megalodon, tiburón ballena (Rhincodon typus), tiburón blanco (Carcharodon carcharias) y hombre.

Carcharodon megalodon vs Tiburón blanco

Reconstrucción de un Megalodón junto a un tiburón blanco actual.

Supuesta foto de la presencia de un megalodón en aguas de Sudáfrica (1942).

Aunque los expertos consideran que no hay ninguna evidencia disponible que indique que el megalodón no está extinto, la idea de que una población superviviente pudiese seguir existiendo en la actualidad parece haberse asentado en el imaginario público aunque sin pruebas concluyentes acerca de su veracidad. A este respecto podríamos destacar una foto aparecida en un documental de Discovery Channel, en la que aparecen dos submarinos nazis en aguas de Sudáfrica, y también una enorme aleta dorsal seguida de la punta de la aleta caudal. Dicha foto aparentemente fechada en 1942, es para el citado documental de Discovery Channel una muestra de la posible existencia del megalodón en la actualidad. No obstante, la instantánea resulta cuanto menos problemática por varias razones:

  • Los nazis no solían colocar una marca de agua con esvástica en sus fotografías.
  • El tono sepia tampoco se utilizaba salvo para fotos de familia y más antiguas, siendo el blanco y negro el color predominante en la época.
  • Las aletas no crean oleaje a su alrededor en dicha imagen.
  • 64 pies (19,5 metros) es un tamaño ligeramente superior a la mayoría de estimaciones actuales sobre la longitud del megalodón, estimaciones las cuales están en torno a algo más de 16 – 18 metros de largo.

Documental de National Geographic sobre el Megalodón (Gracias a pococteam por el vídeo).

Fuentes: Wikipedia, Canal de Historia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Atunes

Los atunes (Thunnus) son un género de peces óseos y de agua salada que viven en el océano. El atún nada a velocidades de crucero de 3 – 7 km/h, pero puede alcanzar los 70 km/h y excepcionalmente, es capaz de superar los 110 km/h en recorridos cortos. Como es un animal oceánico y principalmente pelágico, viaja grandes distancias durante sus migraciones (recorriendo de 14 – 50 kilómetros diarios), que duran hasta 60 días. Ciertas especies de atunes pueden sumergirse hasta los 400 metros (e incluso más) de profundidad y algunas de ellas (atún rojo), son capaces de elevar su temperatura corporal por encima de la del agua que los rodea gracias a su actividad muscular, aunque esto no significa que sean de sangre caliente, ello les permite vivir en aguas más frías y sobrevivir en una más amplia variedad de entornos que otras especies de peces. Los atunes permanecen a la familia de los escómbridos (Scombridae), igual que los bonitos, caballa, etc.

Algunas de las características comunes a los atunes son la presencia de dos aletas dorsales, generalmente bien separadas, la primera soportada por espinas y la segunda por rayas blandas, cuerpo rechoncho y enteramente cubierto de escamas, mayores en la parte anterior que en el resto de su cuerpo. Poseen un dorso azul oscuro y vientre plateado, sin manchas que le permite mimetizarse con el medio acuático. En los ejemplares jóvenes se presentan líneas verticales y puntos claros en la parte baja del cuerpo. Las aletas son de color gris azuladas. Su talla oscila entre 50 centímetros y 5 metros y su peso puede variar entre 400 y 900 kilogramos. Son unos peces emigrantes y pelágicos, que nadan cerca de la superficie formando pequeños bancos. Buscan aguas con temperaturas superiores a los 10 °C (17 – 33 °C). Alcanzan la madurez sexual a los 4 ó 5 años, cuando miden de 1 a 1,2 metros (pesando entre 16 – 27 kilogramos) y las hembras desovan millones de huevos. Se estima que su vida media es de 15 años aunque cada especie tiene sus particularidades y características específicas. Suelen alimentarse principalmente de otros peces óseos, cefalópodos, crustáceos, salpas y otros animales marinos, mostrándose por lo general como depredadores oportunistas.

Los atunes son peces que admiten una gran diversidad de preparaciones culinarias, ya sea en fresco o en conserva (atún en conserva). Las tajadas o que se extraen de los mismos son variadas y pueden ir desde: rodajas, ventresca (vientre), ijada, etc. Para su consumo en fresco se suelen preparan asados o cocinados como parte de platos populares de diversos países y regiones de casi todo el mundo. Cuando se someten a tratamiento de conservación mediante la salazón, se obtiene otro producto típico llamado mojama.

La composición media del atún, referida a 100 gramos de producto fresco, es: Agua (60,0 gramos), proteínas (29,0 gramos), grasas (8,0 gramos), carbohidratos (0 gramos). Los atunes pueden ser una gran fuente de ácidos grasos omega-3, aunque dichos niveles pueden variar en gran medida dependiendo de los métodos de elaboración de la carne del atún. Desde el punto de vista de la inocuidad alimentaria hay que destacar que el atún puede contener altos niveles de histamina (≥ 50 miligramos/100 gramos de producto) y de mercurio acumulado (en forma de metilmercurio).

Como consecuencia de la pesca excesiva y su sobreexplotación, las poblaciones de algunas especies de atunes, como el atún rojo del Sur, se han reducido peligrosamente hasta estar muy cerca del punto de extinción. Debido a ello, algunos países (Japón, Australia, Estados Unidos) están fomentando la acuicultura del atún, criándose los animales en jaulas y siendo alimentados mediante cebos. En Japón, el mayor consumidor de estos peces de todo el mundo, un atún de aleta azul de 222 kilogramos fue subastado por un precio récord de 1,34 millones de euros.

Atún Blanco (Thunnus alalunga).

Tamaño: 1 – 1,4 metros de longitud.

Peso: Hasta 60,3 kilogramos.

Distribución: Océanos y mares templados y tropicales de todo el mundo. Suele encontrarse en aguas con temperatura entre 13,5 – 25,2 °C y a una profundidad de hasta 600 metros.

Reproducción: Ovíparo. Alcanza la madurez sexual al superar los 90 centímetros de largo. Las hembras producen entre 2 – 3 millones de huevos por desove.

Estado de conservación: Casi amenazado.

También conocido como bonito del Norte en la zona del Mar Cantábrico, es un atún muy preciado como alimento, siendo pescado utilizando diversos métodos de captura como cañas, palangres, redes de arrastre y de cerco. También es muy buscado en pesca deportiva. El atún blanco posee unas aletas pectorales muy largas, llegando a medir el 50% de la longitud total. Las espinas dorsales son de 8 – 10 en número, y están colocados a partir de la aleta dorsal. Las espinas anteriores son mucho más largas, dando un contorno cóncavo de la parte espinosa de la aleta dorsal. En algunas regiones del mundo (especialmente en el Atlántico Norte), el atún blanco está comenzando a sufrir sobrepesca según el National Marine Fisheries Service (Servicio Nacional de Pesca Marina – NMFS). Se estima que esta especie puede llegar a vivir entre 9 – 13 años.

Atún Blanco

Atún de Aleta Azul del Sur (Thunnus maccoyii).

Tamaño: 1,6 – 2,45 metros de longitud.

Peso: Hasta 260 kilogramos.

Distribución: Océano Atlántico Sur, Océano Índico y Océano Pacífico Sur. Suele encontrarse en aguas templadas e incluso frías (5 – 20 °C) a profundidades de entre 50 – 2.700 metros.

Reproducción: Ovíparo. Alcanza la madurez sexual cuando su tamaño ronda entre 120 – 130 centímetros. Las hembras producen entre 14 – 15 millones de huevos por desove.

Estado de conservación: En peligro crítico.

También conocido como atún rojo del Sur, es uno de los más grandes peces óseos en el mundo. Su cuerpo es increíblemente aerodinámico, estrechándose hasta un morro puntiagudo. La mitad inferior del cuerpo es de color blanco plateado y el dorso azul-negro, mientras que la aleta anal es de un color amarillo oscuro. Posee un largo y delgado pedúnculo caudal, relativamente cortas aletas dorsales, pectorales y anal. El cuerpo a su vez está completamente cubierto de pequeñas escamas, la cola tiene forma de media Luna. El atún de aleta azul del Sur ha sido muy explotado en los últimos años y se ha pescado al borde de la extinción. Durante la década de 1960, la captura anual fue de alrededor de 80.000 toneladas en todo el mundo. La carne de esta especie tiene un contenido de grasa particularmente alto y es muy apreciado en Japón especialmente para sashimi. En los mercados, uno de estos peces puede alcanzar un valor de hasta 10.000 dólares. Se estima que su esperanza de vida ronda 20 – 40 años.

Atún de Aleta Azul del Sur

Atún de Ojo Grande (Thunnus obesus).

Tamaño: 1,8 – 2,5 metros de longitud.

Peso: Hasta 210 kilogramos.

Distribución: Mares y océanos templados y tropicales de todo el mundo con la excepción del Mar Mediterráneo en donde no está presente. Suele encontrarse en aguas con temperatura entre 13 – 29 °C y a profundidades que oscilan los 50 – 250 metros.

Reproducción: Ovíparo. Alcanza la madurez sexual cuando su tamaño ronda 80 – 130 centímetros. Las hembras producen entre 2,9 – 6,3 millones de huevos por desove.

Estado de conservación: Vulnerable.

El atún de ojo grande o patudo, está estrechamente relacionado con el atún de aleta amarilla, aunque se puede diferenciar de este por la longitud de la aleta anal y el mayor tamaño de sus ojos. Esta tiene cuerpo hidrodinámico y es de color azul metálico oscuro en el dorso, blanco en la parte inferior, y posee unas largas aletas pectorales, que utiliza para equilibrar su natación. La primera aleta dorsal es de color amarillo oscuro, mientras que la segunda aleta dorsal y la aleta anal son de color amarillo pálido, también tiene pequeñas aletas justo detrás de la dorsal y anal, llamadas pínulas, dichas pínulas son de color amarillo brillante con bordes negro. El patudo se encuentran entre las especies de túnidos más amenazados por la sobrepesca y principalmente los individuos juveniles, los cuales son muy susceptibles de ser capturados mediante las redes de cerco. La eliminación de grandes cantidades de patudo juvenil, antes de que alcancen la edad reproductiva, es una gran preocupación para los administradores pesqueros, científicos y pescadores deportivos. Se estima que su esperanza de vida ronda 5 – 16 años.

Atún de Ojo Grande

Atún de Aleta Azul del Pacífico (Thunnus orientalis).

Tamaño: 2 – 3 metros de longitud.

Peso: Hasta 450 kilogramos.

Distribución: Aguas templadas y tropicales del Océano Pacífico, aunque es bastante más abundante en la zona Norte de dicho océano. Suele encontrarse a profundidades de entre 0 – 500 metros.

Reproducción: Ovíparo. Alcanza la madurez sexual al alcanzar los 150 centímetros. Las hembras producen entre 5 – 25 millones de huevos por desove.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El atún de aleta azul del Pacífico fue en el pasado incluido en la especie Thunnus thynnus aunque investigaciones genéticas demuestran que aunque relacionadas, son dos especies distintas de atún. Posee aletas dorsales muy juntas, la primera con las espinas anteriores alargadas. La primera aleta dorsal tiene 11 – 14 espinas, la segunda aleta dorsal y la aleta anal son falcadas, cada una seguidas por 7 – 10 espinas. Sus aletas pectorales son muy cortas, no sobrepasando en longitud la primera aleta dorsal (16 – 21%). Posee pequeñas escamas en el cuerpo, con un corsé desarrollado de escamas más grandes pero indistinto. Esta especie es de un color azul oscuro metálico en el dorso, con la parte inferior de los costados y el vientre blancos, la primera aleta dorsal es amarillenta o azulada, su segunda dorsal café rojiza y la aleta anal y espinas de un amarillo ceniza, con bordes negros. El atún de aleta azul del Pacífico, no sufre sobrepesca en la actualidad como otras especies de atún, por lo que mantiene el estado de preocupación menor. Se estima que su esperanza de vida ronda 15 – 26 años.

Atún de Aleta Azul del Pacífico

Atún Rojo (Thunnus thynnus).

Tamaño: 2 – 4,6 metros de longitud.

Peso: Hasta 684 kilogramos.

Distribución: Aguas templadas y subtropicales del Océano Atlántico, también está presente en el Mar Mediterráneo (3 – 30 °C). Suele encontrarse a profundidades de entre 100 – 985 metros.

Reproducción: Ovíparo. Alcanza la madurez sexual cuando su tamaño ronda 97 – 110 centímetros. Las hembras producen alrededor de 10 millones de huevos por desove.

Estado de conservación: En peligro.

El atún rojo es posiblemente la especie más grande conocida de atún en el mundo. Su cuerpo, brillante y de un profundo azul metálico en la parte superior y plateado y blanco en la zona ventral. Su fisionomía se adapta bien a la vida errante de los vastos océanos. Su cuerpo es ancho, pero plano de lado a lado, y se estrecha a un punto antes de llegar a la aleta caudal que tiene forma de hoz, que puede impulsar perfectamente al animal por el agua. Tiene líneas incoloras e hileras de puntos visibles en sus laterales y abdomen. El atún rojo del Atlántico tiene dos aletas dorsales, la primera puede ser de color amarillo o azul, mientras que la segunda, más alta, es de color marrón rojizo. La segunda aleta dorsal es seguido por siete hasta diez pínulas o espinas de color amarillo y bordes negros que se extienden por la parte posterior hacia la cola. El atún rojo está en grave peligro (principalmente las poblaciones del Oeste del Océano Atlántico) por el exceso de sobrepesca al ser una muy preciada captura, tanto desde el punto de vista comercial como deportivo. Se estima que su esperanza de vida ronda 35 – 50 años.

Atún Rojo

Atún de Aleta Negra (Thunnus atlanticus).

Tamaño: 0,7 – 1,1 metros de longitud.

Peso: Hasta 22,4 kilogramos.

Distribución: Aguas templadas y tropicales del Oeste del Océano Atlántico, prefiriendo temperaturas de superiores a los 20 ºC. Suele encontrarse a unos 50 metros de profundidad.

Reproducción: Ovíparo. Alcanza la madurez sexual a los dos años, cuando su tamaño roda los 50 centímetros. Las hembras producen alrededor de 1,5 millones de huevos por desove.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El atún de aleta negra es el más pequeño de todas las especies de atún. Esta especie tiene unos moldeados cuerpos ligeramente ovalados, su parte posterior es de color negro y posee una ligera coloración amarilla en las pínulas. Los laterales del cuerpo del atún de aleta negra son de color amarillo. Lo que les falta en tamaño, lo compensan con su gran número y voracidad con sus las presas de las que se alimentan. A diferencia de otras especies de atún, el de aleta negra no está considerada en la actualidad como una especie en peligro de extinción y es bastante común en las regiones en donde habita. Se estima que su esperanza de vida ronda los 5 años.

Atún de Aleta Negra

Atún de Cola Larga (Thunnus tonggol).

Tamaño: 0,7 – 1,45 metros de longitud.

Peso: Hasta 35,9 kilogramos.

Distribución: Aguas templadas y costeras del Océano Índico y Oeste del Océano Pacífico. Suele encontrarse a unos 10 metros de profundidad.

Reproducción: Ovíparo. Alcanza la madurez sexual cuando su tamaño ronda 43,8 – 49,1 centímetros. Las hembras producen entre 1,2 – 1,9 millones de huevos por desove.

Estado de conservación: Datos insuficientes.

El atún de cola larga o atún tongol es la segunda especie más pequeña de atún. Es único entre los “verdaderos” atunes, siendo la única especie que no tienen una vejiga natatoria (un saco lleno de aire que ayuda a los peces para mantener la flotabilidad). Posee un cuerpo delgado y una cola bifurcada, su color es blanco plateado, con manchas ovaladas alargadas dispuestas en filas horizontales a lo largo de su cuerpo. Las dos aletas dorsales están situadas en la parte posterior son de color negruzco, la segunda aleta dorsal (de mayor tamaño) está “teñida” de amarillo. La aleta anal es plateada, con un tinte amarillo, las pectorales y las pélvicas son negras y la aleta caudal negruzca con rayas de color amarillo-verde. La carne del atún de cola larga no es tan apreciada como el de otras especies de atún (atún rojo, atún de aleta azul del sur, atún de aleta amarilla) y el colapso de la población de dichas especies económicamente más importantes, puede en el futuro aumentar la presión sobre el atún de cola larga, convirtiéndolo en una alternativa atractiva para satisfacer la altísima demanda de los consumidores. Se estima que su esperanza de vida ronda los 18 años.

Atún de Cola Larga

Atún de Aleta Amarilla (Thunnus albacares).

Tamaño: 1,5 – 2,4 metros de longitud.

Peso: Hasta 200 kilogramos.

Distribución: Océanos y mares templados y tropicales de todo el mundo pero ausente en el Mar Mediterráneo. Suele encontrarse en un rango de temperatura entre 18 – 31 °C y a profundidades que oscilan 1 – 100 metros.

Reproducción: Ovíparo. Alcanza la madurez sexual cuando su tamaño ronda 69 – 101 centímetros. Las hembras producen alrededor de 8 millones de huevos por desove. 

Estado de conservación: Casi amenazado.

El atún de aleta amarilla o rabil, es una de las especies de gran tamaño de atún. Debe su nombre a la coloración amarilla brillante de  su segunda aleta dorsal (la cual puede ser muy larga en individuos maduros, dando aspecto de hoz o cimitarra), anal, caudal, así como las pínulas que posee entre dichas aletas. Su cuerpo posee una coloración azul metálica oscura en el dorso y plateada en el vientre. Las aletas pectorales, que se encuentran a cada lado del cuerpo, son también largas, alcanzando a menudo más allá del espacio entre las dos aletas dorsales. Esta especie forma grandes bancos y tiene una fuerte tendencia a agregarse con otros peces del mismo tamaño, en lugar de estar solamente con otros individuos de atunes de aleta amarilla. Este túnido es un objetivo popular e importante para la pesca comercial ya que cerca de 35 países tienen pesquerías de este atún, con Japón y los EE.UU. obteniendo las mayores cuotas de capturas. La UICN reclasificó el atún aleta amarilla como Casi Amenazada (NT) en 2011. La reducción de las capturas en ciertas áreas sugieren que algunas poblaciones de atún de aleta amarilla puede estar disminuyendo peligrosamente. Al igual que las otras especies de atún, la pesca de atún aleta amarilla está gestionada por organismos internacionales. Se estima que su esperanza de vida ronda 5 – 9 años.

Atún de Aleta Amarilla

Fuentes: Wikipedia, FishBase, arkive.org, Instituto Español de Oceanografía, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 marzo, 2013 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

Calamar Colosal & Calamar Gigante

El calamar colosal y el calamar gigante son los dos mayores invertebrados conocidos hasta la fecha. Realmente son unas criaturas marinas extraordinarias y aún bastante poco conocidas.

Comparación Calamar Colosal y Calamar Gigante

Comparación entre calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni) y calamar gigante (Architeuthis).

Calamar Colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni).

Tamaño: Entre 12 – 14 metros de longitud. Las hembras son mayores que los machos.

Peso: Un máximo de unos 500 kilogramos.

Distribución: Circumpolar de aguas frías del Océano Glacial Antártico, manteniéndose a profundidades que oscilan en un kilómetro en ejemplares juveniles, y los 2,2 kilométros en individuos adultos. Esta especie habita entre los 1.000 – 2.200 metros de profundidad.

Reproducción: No se ha observado aún la manera de reproducirse del calamar colosal aunque se cree que el macho utiliza un pene para introducir su esperma directamente en el cuerpo de la hembra.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El calamar colosal es considerado la especie de calamar de mayor tamaño y peso conocida hasta la fecha y el único miembro del género Mesonychoteuthis. Fue descubierta en 1925, cuando se hallaron restos de sus tentáculos en el interior del estómago de un cachalote y casi un siglo después es aún una especie muy desconocida para los científicos. Sus grandes medidas lo convierten posiblemente en el mayor invertebrado del que se tiene constancia de su existencia. A fecha de hoy solamente se han descubierto seis ejemplares de calamar colosal, todos ellos en zonas cercanas a la Antártida. A diferencia de otras especies de calamar, el colosal posee ocho brazos y dos tentáculos más largos con una combinación de ventosas y garfios capaces de rotar 360º grados. Su cuerpo es más ancho, robusto y pesado que el de otros calamares gigantes como el Architeuthis dux, no siendo además un pariente cercano de éste último. Su manto también es mayor pero en cambio, sus tentáculos son algo más cortos. Los ojos (con visión binocular) del calamar colosal son de los más grandes del reino animal, rondando los 27 centímetros de diámetro, al igual que su pico que es el mayor de todos los conocidos. Para respirar, el calamar gigante expande su manto, el agua es succionada y a continuación, pasa a través del par de branquias, que transfiere el oxígeno a la sangre. Después, el manto se contrae y el agua es expulsada a través de su sifón. La sangre del calamar colosal es azul porque contiene cobre en forma de hemocianina. Los calamares tienen tres corazones: dos corazones branquiales y un corazón sistémico. Los dos corazones branquiales propulsar la sangre a las branquias para que se cargue en oxígeno, mientras que el corazón sistémico distribuye la sangre oxigenada al cuerpo. El cerebro del calamar colosal tiene forma de rosquilla y está ubicado alrededor del esófago. Dicho cerebro es muy pequeño en proporción al tamaño total de la masa de esta especie, por lo que un calamar de 300 kilogramos tiene un cerebro que pesa menos de 100 gramos. Así mismo posee enormes lóbulos ópticos que controlan la visión, lo que facilita la observación en las oscuras profundidades abisales en las que habita. Esta especie posee además un fotóforo bioluminiscente encima de cada uno de sus ojos, lo cual le sirve para atraer a posibles presas de las que se alimenta, como son la merluza negra y otros calamares de tamaño más pequeño. El calamar colosal tiene varios depredadores, entre ellos está el tiburón dormilón del Pacífico (Somniosus pacificus), las ballenas piloto (Globicephala) y sobre todo el cachalote (Physeter macrocephalus), el único capaz de dar caza a los individuos de calamar colosal más grandes. Muchos cachalotes llevan heridas en sus lomos que se creen que han sido causadas por los garfios del calamar colosal, el cual compone la mayor parte de la biomasa consumida por estos cetáceos. El último ejemplar capturado de calamar colosal data del 2007, en aguas cercanas a la Antártida, su tamaño rondaba los 4,2 metros de largo. El mayor ejemplar capturado del que tiene constancia medía unos 6 metros de longitud y se le encontró en el Mar de Ross, año 2003. A fecha de hoy no se ha descubierto aún ningún ejemplar de calamar colosal del sexo masculino por lo que se desconocen las características específicas de su anatomía.

Distribución Calamar colosal

Calamar Colosal1

Calamar Colosal2

Calamar colosal3

Calamar Gigante (Architeuthis – Architeuthis dux).

Tamaño: Pueden llegar a alcanzar los 14 metros de longitud (las hembras son mayores que los machos). Ejemplares de 20 metros o más no han sido aún probados científicamente.

Peso: Un máximo estimado en 275 kilogramos.

Distribución: Cosmopolita, mares y océanos de todo el mundo aunque son muy raros en aguas polares y tropicales. Normalmente suele encontrarse en zonas de taludes continentales e insulares (Océano Atlántico Norte y Sur, Norte y Suroeste del Océano Pacífico), a profundidades de entre 300 – 1.000 metros. En aguas españolas también se han encontrado calamares gigantes y se sabe de su existencia, principalmente en el Mar Cantábrico y más en concreto en el Caladero de Carrandi (Noreste de Asturias) e Islas Canarias.

Reproducción: Se desconoce gran parte del ciclo reproductivo de los calamares gigantes pero se sabe que las hembras producen una gran cantidad de huevos, hasta 5 kilogramos, que se mantienen unidos a un material gelatinoso que los envuelve, producido por las glándulas nidamentales de la hembra.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El calamar gigante fue considerado durante siglos como una criatura mítica, relacionada con el mismo Kraken de Escandinavia que supuestamente atacaba y hundía barcos a placer. La realidad es que estamos ante un tipo de calamar que alcanza dimensiones verdaderamente extraordinarias, solamente superado por el calamar colosal, el cual es mucho más pesado. Físicamente es prácticamente igual a la mayoría de los calamares, posee un manto (de unos 2 metros), ocho brazos o tentáculos y otros dos tentáculos mucho más largos, los de mayor longitud de cualquier cefalópodo conocido. Los tentáculos poseen ventosas y están ubicados sobre la cabeza, dichos apéndices llegan a medir entre 2,5 – 6 veces más que el manto y componen la mayor parte de la longitud corporal del calamar. Los tentáculos de esta especie están recubiertos de centenares de ventosas de succión que pueden llegar a medir entre 2 – 5 centímetros de diámetro. Los calamares gigantes poseen unas pequeñas aletas en la parte posterior de su manto, las cuales les sirven para estabilizar su natación que al igual que otros cefalópodos, se impulsan por el agua gracias a la expulsión de la misma por su sifón (propulsión a chorro), en impulsos suaves y rítmicos. Los ojos del calamar gigante miden unos 27 centímetros de diámetro y son considerados los de mayor tamaño de todo el reino animal junto con los del calamar colosal, dichos ojos poseen pupila, iris y retina. Los calamares gigantes respiran mediante dos branquias dentro de su manto y también tienen también un sistema nervioso muy desarrollado y un cerebro muy complejo que despierta el interés entre los científicos. Los calamares gigantes y otras especies de grandes calamares, mantienen su flotabilidad en el agua de mar a través de cloruro de amonio, solución que se encuentra en todo su cuerpo y es más ligera que el agua de mar. Esto difiere del método de flotación utilizado por la mayoría de los peces, que consiste en un relleno de gas en su vejiga natatoria. El calamar gigante se alimenta principalmente de peces óseos como los bacaladillos y otras especies de calamares, a todas sus presas las captura con sus dos tentáculos de mayor tamaño, equipados con ventosas de bordes dentados, y posteriormente las lleva a su boca, la cual está equipada con un poderoso pico, muy similar al de los loros y con el cual trocea su alimento. Los calamares gigantes tienen varios depredadores, entre ellos están los cachalotes (Physeter macrocephalus), los cuales a veces muestran en su piel marcas de ventosas de estos grandes cefalópodos y también las ballenas piloto (Globicephala), tiburones, aunque estos últimos son únicamente capaces de dar caza a individuos juveniles de Architeuthis. La taxonomía del calamar gigante, como con muchos géneros de cefalópodos, no se ha resuelto completamente por lo que existe bastante controversia aunque algunos científicos han propuesto estas ocho especies, entre ellas la de Architeuthis dux o calamar gigante del Atlántico. Aunque ha habido multitud de avistamientos de estos cefalópodos a lo largo de la historia, incluso con individuos muertos o moribundos que se han encontrado varados en playas, no fue hasta el año 2002 cuando pudo filmarse por primera vez con vida uno de estos invertebrados cerca de una playa de Goshiki en Kyoto (Japón). El 30 de Septiembre del 2004 se obtuvieron las primeras imágenes de un calamar gigante vivo en su hábitat natural, fueron obtenidas por Tsunemi Kubodera y Kyoichi Mori en aguas del Sur de Tokyo. El 13 de Enero de 2013 se emitieron las primeras imágenes de un calamar gigante en las profundidades marinas (a 630 metros de profundidad y a unos 15 kilómetros al Este de la isla nipona de Chichijima), dichas imágenes fueron obtenidas por la cadena japonesa NHK y la estadounidense Discovery Channel. El número de especímenes conocidos calamar gigante se ha estableció en unos 600 individuos en el año 2004.

Nota: Un calamar gigante vivo de casi cuatro metros de largo y en aparente buen estado fue filmado recientemente en un puerto de la Bahía de Toyama (Norte de Japón): http://www.elmundo.es/ciencia/2015/12/30/5683b13ae2704e596d8b461f.html

Distribución Calamar gigante

Calamar Gigante1

Calamar Gigante2

Calamar gigante3

Calamar gigante4

Anexo:

Pulpo Gigante (Enteroctopus dofleini).

Tamaño: Un máximo de 9 metros de longitud total aunque la mayoría de los especímenes se sitúan en torno a los 4,3 metros.

Peso: Un máximo de unos 272 kilogramos aunque su peso habitual en ejemplares de tamaño medio oscila entre los 15 – 50 kilogramos.

Distribución: Aguas templadas y frías del Océano Pacífico Norte (desde California hasta Alaska y desde las Islas Aleutianas hasta el Norte de Japón). Suele habitar en zonas de grandes rocas con grietas y arrecifes, a profundidades que oscilan entre 5 – 1.500 metros.

Reproducción: El pulpo gigante puede poner hasta 100.000 huevos que son protegidos por las hembras. Las crías al nacer miden lo mismo que un grano de arroz y pocas de ellas consiguen llegar a adultos.

Estado de conservación: Datos insuficientes.

El pulpo gigante es un gran cefalópodo del cual podría decirse que es la mayor especie (por un margen considerable) conocida de pulpo basado en registros científicos comprobados. Físicamente es muy similar a otras especies de pulpos, teniendo ocho brazos con sensibles ventosas, un manto esférico y la capacidad de cambiar de color para camuflarse en su entorno gracias a una serie de pigmentaciones que posee en su piel. El pulpo gigante es un activo depredador y se alimenta principalmente de noche y de una amplia gama de presas: Camarones, cangrejos, otros pulpos, peces óseos e incluso pequeños tiburones como la mielga (Squalus acanthias) y aves. A pesar de su gran tamaño, el pulpo gigante posee algunos depredadores como las focas, nutrias de mar, tiburón dormilón del Pacífico (Somniosus pacificus) y los cachalotes. Su esperanza de vida es muy corta, tiene un promedio vital de tan solo 3 – 5 años en estado salvaje, algo que compensa gracias a la enorme cantidad de huevos que ponen las hembras. Esta especie de pulpo es el invertebrado de mayor inteligencia conocido. Se ha comprobado en diversos ensayos de laboratorio que puede aprender por observación a destapar frascos para conseguir alimento y a salir de laberintos creados por humanos. Muy poco se sabe acerca del estado de conservación de esta solitaria especie.

Distribución Pulpo Gigante

Pulpo Gigante1

Pulpo Gigante2

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, CEPESMA, arkive.org, Alexander Semenov (fotografías del pulpo gigante), elaboración propia.

 
3 comentarios

Publicado por en 31 enero, 2013 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Cetáceos II

Familia Delphinidae.

Delfín Mular (Tursiops truncatus).

Tamaño: Entre 2 – 4 metros de longitud. Los machos son mayores que las hembras.

Peso: Entre 150 – 650 kilogramos.

Distribución: Aguas cálidas y templadas de todo el mundo. Suelen habitar cerca de la superficie, no llegando a sumergirse a más de 30 metros de profundidad.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El delfín mular o delfín nariz de botella, es una de las treinta especies de delfines que existen y entre todas ellas, la más común y conocida de la familia. Con frecuencia se tiene en cautiverio, pues su naturaleza sociable y su gran inteligencia (siendo el segundo animal más inteligente del planeta, solamente por detrás del ser humano) lo convierten en la estrella de muchos espectáculos en acuarios y zoos de todo el mundo. Los delfines mulares son de color gris metalizado por el dorso y algo más claro en su zona ventral. Destaca su hocico corto y bien definido y al contrario que otras especies de delfines, su cuello tiene mayor flexibilidad debido a que cinco de sus siete vértebras no se encuentran fusionadas entre sí. Se alimenta principalmente de una gran variedad de peces e invertebrados de las zonas litorales y sublitorales, mientras que los peces mesopelágicos y los calamares oceánicos se encuentran comúnmente en la dieta de aquellos delfines más alejados de la costa. En cuanto a sus hábitos reproductores, paren cada 2 – 3 años y la gestación de los delfines mulares dura unos 11 – 12 meses; habitualmente, tienen una cría, que suele medir 1 – 1,5 metros y pesar entre 30 – 40 kilogramos. El período de amamantamiento dura unos 12 – 18 meses. Los delfines mulares viven normalmente en grupos llamados vainas, conteniendo hasta 12 animales; se trata pues de unidades sociales a largo plazo. Los delfines mulares pueden llegar a vivir 40 años, aunque la esperanza de vida en los machos es sensiblemente menor, hasta 30 años de media. Como otros delfines, se sirven de un sistema de ecolocalización para localizar su alimento y, a menudo, cooperan entre ellos para acorralar a sus presas. Frecuentemente surcan la estela dejada por los barcos y a veces, se acercan a los nadadores y los dejan jugar con ellos. Algunas poblaciones (Mar del Norte, Mar Báltico, Mar Mediterráneo y Mar Negro) de delfín mular tienen previsiones desfavorables en cuanto a su conservación, a pesar de ello, su estado es mucho más positivo que el de otros mamíferos marinos. Los delfines mulares pueden llegar a efectuar migraciones de hasta 4.200 km.

Orca (Orcinus orca).

Tamaño: Entre 6 – 9 metros de longitud.

Peso: Entre 4 – 5,5 toneladas de peso.

Distribución: Cosmopolita, puede encontrarse en todos los océanos del mundo e incluso en mares tropicales aunque prefiere aguas templadas y frías cercanas a las costas.

Estado de conservación: Datos insuficientes.

También conocida como ballena asesina, la orca es un cetáceo perteneciente a la familia de los delfínidos y el más grande de todos ellos. Físicamente posee una complexión robusta e hidrodinámica, además de su característico dorso negro con el vientre blanco y algunas manchas también blancas localizadas en partes muy concretas de la orca como su pecho y flancos. Llama la atención el gran tamaño de su aleta dorsal, la cual puede alcanzar hasta 1,8 metros en algunos ejemplares machos, señal clara del dimorfismo sexual tan marcado en esta especie. Las orcas tienen una gran cabeza sin pico u hocico identificable y unos poderosos músculos que accionan sus mandíbulas, las cuales tienen entre 40 – 56 dientes con puntas romas, ligeramente curvadas hacia dentro y de unos 13 centímetros de longitud. Las orcas son animales dotados de gran inteligencia, buen a visión tanto dentro como fuera del agua y un sofisticado sistema de ecolocalización, capaz de detectar la ubicación y las características de las presas y otros objetos de su ambiente gracias a la emisión de sonidos y posterior interpretación de los ecos que reciben. La orca es junto al tiburón blanco, el mayor depredador existente en el océano, consumiendo una gran diversidad de presas, principalmente peces (salmones, bacalao, arenques, varios tipos de tiburones) y otros mamíferos marinos (ballenas, marsopas, focas, leones marinos) a los que cazan de forma individual o en grupo, dependiendo de la región en la que habitan. También se alimentan de calamares y tortugas marinas. Las orcas suelen formar grupos de unos pocos ejemplares hasta cuarenta individuos, formando así auténticas manadas capaces de dar caza a grandes ballenas. Estos grandes cetáceos pueden nadar a velocidades cercanas a los 40 km/h y realizan inmersiones cortas en el tiempo (un par de minutos de media) y a no mucha profundidad. La reproducción de estos cetáceos se conoce sobre todo gracias a los individuos que subsisten en cautiverio, su madurez sexual llega entre los 6 – 13 años y el período de gestación se prolonga por 15 – 18 meses, dando a luz posteriormente y como la mayoría de cetáceos, a una sola cría. Su estado de conservación actual es difícil de determinar por lo que se cuenta de datos insuficientes, a pesar de ello, hay que señalar que es una especie que puede resultar amenazada y muy afectada por la contaminación de las aguas, incluida la acústica, capturas accidentales y muertes deliberadas, choques con barcos y diversas enfermedades. En grandes acuarios del mundo pueden verse orcas en cautividad, las cuales son presa de varias patologías debidas a su confinamiento como el estrés y la pérdida de rigidez de su aleta dorsal por falta de ejercicio físico.

Basándose en su morfología y comportamiento se han descrito varios tipos de orca, alguno de los cuales ha llegado a ser propuesto como especie o raza distinta:

Residentes: Son las orcas observadas con mayor frecuencia en las zonas costeras al este del Océano Pacífico Norte en aguas de Canadá y Estados Unidos; habitan esta zona todo el año y emigran a menos distancia que las transeúntes. De este tipo se conocen cuatro comunidades en el área: La del Sur, la del Norte, la del Sur de Alaska y la del occidente de Alaska. Se alimentan principalmente de peces, especialmente de salmón, y en ocasiones de calamares. Viven en grupos familiares complejos (denominados en inglés pods) compuestos por entre seis y sesenta individuos. Se diferencian de los otros tipos, las transeúntes y las marítimas, por la forma de la aleta dorsal que describe una curva y se redondea en la punta, y en los patrones de vocalización. Las comunidades que hacen parte de este tipo de orca son altamente endogámicas, es decir, que el apareamiento solo ocurre entre individuos dentro de su comunidad.

Transeúntes: Este tipo de orca se asocia en manadas más pequeñas que las residentes, movilizándose con mayor frecuencia en grupos menores a diez ejemplares. Muestran una organización social menos rígida que las residentes y no se alimentan de peces; su dieta está basada principalmente en mamíferos marinos. Tiene un rango de distribución más amplio que las residentes y migran a mayores distancias que estas. Poseen vocalizaciones menos variadas, dialectos menos complejos y emiten sonidos solo el 5% del tiempo. También muestran diferencias morfológicas con respecto a las residentes y marítimas, ya que a diferencia de estas, tienen una aleta dorsal de forma triangular terminada en punta

Marítimas: Este grupo fue descrito en 1988, cuando fueron observadas en mar abierto. Se localizan usualmente a más de 15 km de la costa, aunque en ocasiones se aproximan a esta. Se agrupan en manadas de veinte a setenta y cinco animales. Hasta hace poco se creía que su dieta estaba compuesta principalmente de peces y se pensaba que debido a la presencia de cicatrices y melladuras en las aletas dorsales similares a las observadas en las transeúntes, también se alimentaban de mamíferos marinos y posiblemente tiburones. Sin embargo, de acuerdo a un estudio publicado en 2011, su dieta parece basarse principalmente en tiburones y lo hacen con frecuencia de especies del género Somniosus (tiburón boreal, tiburón dormilón del pacífico).Este tipo de orca es ligeramente más pequeña que los otros dos tipos y las puntas de su aleta dorsal, al igual que en las residentes, son redondeadas.

En la Antártida se han descrito cuatro tipos de orca:

Tipo A: Tiene el tamaño de una orca promedio con un patrón de color blanco y negro, y un parche ocular de tamaño medio. Vive en aguas abiertas y se alimenta casi exclusivamente de ballenas minke antárticas.

Tipo B: Es de menor tamaño que la de tipo A, el parche blanco de la región ocular es grande, las partes blancas tienen un tinte amarillento y las zonas oscuras en lugar de ser negras tienen un tono grisáceo. Posee una gran mancha gris claro que se distribuye desde la cabeza hasta la aleta dorsal. Su dieta está constituida principalmente por focas.

Tipo C: La orca de este tipo es la más pequeña y la que vive en grupos de mayor tamaño. El parche blanco en la región ocular se orienta en forma oblicua y hacia adelante, en lugar de ser paralelo al eje del cuerpo. Al igual que las de tipo B tiene una gran mancha gris en el dorso y las zonas blancas poseen un tinte amarillento. Se les ha observado alimentarse de bacalao antártico.

Tipo D: Fue descrita basada en el análisis fotográfico de un varamiento masivo en 1955 en Nueva Zelanda y observaciones realizadas a partir de 2004. Es el tipo más diferente de orca en su apariencia y puede reconocerse de inmediato por su parche ocular muy pequeño. Su área de distribución parece ser circumpolar sobre las aguas antárticas. Se sospecha que su dieta se compone de pescado.

Familia Eschrichtiidae.

Ballena Gris (Eschrichtius robustus).

Tamaño: Hasta 15 metros de longitud.

Peso: Hasta 20 toneladas de peso.

Distribución: Hay dos poblaciones en el Océano Pacífico (Este y Oeste). Una de ellas viaja desde Alaska hasta Baja California Sur y la otra (más pequeña), se desplaza desde el Mar de Ojotsk hasta Corea meridional.

Estado de conservación: En peligro crítico.

Haciendo honor a su nombre, tiene el cuerpo de color gris, con manchas irregulares y particulares en cada individuo lo que hace que de esa manera, sean más fáciles de identificar entre ellos. Otras características corporales son la ausencia de aleta dorsal verdadera, en lugar de ello poseen varias protuberancias que terminan antes de la cola. Su cuerpo se suele presentar cubierto de percebes y otros crustáceos parásitos, por lo que algunos ejemplares adultos han perdido casi totalmente su color gris original debido a la gran cantidad de rémoras y cicatrices blanquecinas que tienen sobre la piel. A diferencia de otras ballenas, la gris tiene una cabeza no demasiado grande en comparación con el resto de su cuerpo. Su boca es curvada hacia arriba y parece partir la cabeza en dos. La ballena gris se alimenta en mayor medida de krill y otros crustáceos que viven en fondos marinos, los cuales remueven gracias a la utilización de su hocico, absorbiendo alimento y fango que filtran gracias a sus barbas de no más de 50 centímetros de longitud, expulsando posteriormente el agua lodosa. Al emerger tras una inmersión para alimentarse, la ballena arroja grandes cantidades de lodo y restos de crustáceos que sirven de alimento a las aves marinas. Las hembras de ballena gris se reproducen una vez cada dos años, dando a luz generalmente a una sola cría después de algo más de 12 meses de gestación. La mayoría de las ballenas grises tienen como zona de cría las lagunas de Baja California. Este cetáceo es uno de los mamíferos que realiza una migración más larga, ya que se desplaza miles de kilómetros desde el norte de México en donde da a luz a sus crías en invierno, hasta el norte del Mar de Bering, en donde se alimenta en verano. Debido a su lentitud y a que suelen vivir cerca de la costa, esta ballena sufrió caza indiscriminada, haciendo que desapareciera la especie del Océano Atlántico Norte y casi también del Oeste del Océano Pacífico, en donde en la actualidad, subsiste una población muy reducida. En cambio, las ballenas grises en el Este del Océano Pacífico han visto como su número ha ido aumentando de forma importante en los últimos años. Las ballenas grises son atracción turística en los meses de Noviembre a Abril en varios estados del Oeste de Estados Unidos y en la Baja California (México).

Familia Monodontidae.

Beluga (Delphinapterus leucas).

Tamaño: Entre 3 – 5,5 metros de longitud (los machos son mayores que las hembras).

Peso: Entre 700 – 1.600 kilogramos de peso.

Distribución: Habita principalmente las aguas frías del Océano Glacial Ártico y mares y costas adyacentes (Alaska, Canadá, Groenlandia, Rusia).

Estado de conservación: Casi amenazado.

La beluga es un cetáceo dentado adaptado perfectamente a la vida en las aguas del Ártico y con una serie de características que la hacen ser claramente distinguible de otras especies. Físicamente cabe destacar su color blanco que le sirve de camuflaje ante posibles depredadores como las orcas y la ausencia de aleta dorsal, además de una protuberancia frontal distintiva en su cabeza que guarda un órgano llamado melón. Dicho melón forma parte del aparato nasal del cetáceo y aunque su función no está del todo clara en la actualidad, se piensa que puede servir como medio de enfocar los sonidos usados en la ecolocalización y adaptador de impedancia. Todo esto se une a su sentido del oído, el cual está muy desarrollado en esta especie, teniendo un rango de audición muy superior al del ser humano. Sus aletas pectorales son pequeñas en comparación con el resto del cuerpo, redondeadas y con forma de remo. La aleta caudal de las belugas es gruesa, fibrosa y formada por dos lóbulos. La beluga se alimenta de peces como el bacalao, fletán, lenguados, arenques, salmones, además de invertebrados como los calamares, pulpos y cangrejos. Socialmente son animales gregarios que suelen permanecer en grupos de unos diez individuos aunque en verano suelen reunirse en formaciones mucho mayores. Por lo general, son animales lentos pero perfectamente adaptados al buceo ya que pueden realizar inmersiones de hasta 700 metros de profundidad. Las hembras tienen crías cada 2 – 3 años de promedio con un período de gestación muy elevado que puede rondar los 12 – 14 meses, incluso 15 según algunos estudios. Alcanzan la madurez sexual una vez que sobrepasan los 4 años, tanto en machos como en hembras. Al igual que otros cetáceos, la beluga es un animal migratorio y estacional, permaneciendo en invierno en zonas de mar abierto que rodean las capas de hielo, mientras que en verano se trasladan a aguas costeras (ensenadas, fiordos, canales, bahías) de poca profundidad. En algunas ocasiones también migran a zonas más profundas (de alrededor de 800 metros bajo la superficie). Las belugas han sido cazadas durante siglos, esto unido a la contaminación de las aguas y diversas enfermedades víricas y bacterianas, han hecho que la especie esté amenazada, ya que algunas de sus subpoblaciones han visto un descenso crítico de su número de especímenes que a pesar de de la detención de su caza, no han dado aún signos de recuperación. Este tipo de cetáceos puede encontrarse en cautividad en grandes acuarios de todo el mundo.

Narval (Monodon monoceros).

Tamaño: Entre 4 – 4,5 metros de longitud.

Peso: Entre 1.000 – 1.600 kilogramos de peso.

Distribución: Aguas frías del Océano Glacial Ártico (Rusia) y Norte del Océano Atlántico (Canadá, Groenlandia).

Estado de conservación: Casi amenazado.

El narval es un cetáceo fácilmente reconocible gracias a su colmillo extremadamente largo, de forma helicoidal y con un gran parecido al cuerno de los unicornios mitológicos. Los narvales suelen presentar un patrón moteado de color gris en su piel (que se acentúa en individuos adultos), el cual les cubre todo su dorso y flancos, el vientre sin embargo es de color blanco. El espesor de su piel alcanza un promedio de 7 – 8 centímetros, lo cual le sirve de capa protectora al nadar en las aguas frías del Ártico que son su hábitat. Sus aletas pectorales son pequeñas, la dorsal muy corta (5 cm de alto) aunque larga y la caudal mide entre 1 – 1,2 metros y tiene una marcada forma convexa. Su característica física principal es sin duda su largo colmillo, solo presente en los machos y que puede llegar a medir algo más de 2 metros y alcanzando un peso de hasta 10 kilogramos. Estos dientes están formados por una capa externa de cemento dental y una interna más dura llamada dentina. La función de estos dientes no está del todo clara aunque se piensa que puede proporcionar información vital al narval, ya que podría tener una conexión con el sistema nervioso del animal y ser utilizado de esta manera como un sensor de presión, temperatura y movimiento por parte del cetáceo. Los narvales se alimentan preferiblemente durante el invierno de bacalao, fletán, calamares y algunos crustáceos. Para ello realizan inmersiones de hasta 800 metros de profundidad (aunque en algunos casos han sobrepasado los 1.000 metros), las cuales pueden prolongarse por más de 30 minutos. Las hembras de narval suelen dar a luz a sus crías cada 3 años, en un período de gestación que puede llegar a los 15 meses, no alcanzando la madurez sexual hasta pasados los 6 años para las hembras y los 9 para los machos. Los narvales son capaces de emitir una gran variedad de sonidos, algunos sirven para comunicarse con individuos de su propia especie y otros para la ecolocalización a modo de sonar. Al igual que algunas otras especies distintas de cetáceos, el narval es un animal migratorio, acercándose en verano hacia las costas en grupos de entre 10 – 100 ejemplares, mientras que en invierno se desplazan lejos de la costa en grupos más pequeños, hasta zonas de grandes placas de hielo polar. En la actualidad no existe certeza exacta sobre el número total de ejemplares de narval pero sí se tiene constancia del descenso de algunas de sus subpoblaciones por lo que la especie está catalogada como casi amenazada debido a ciertos factores como la caza intensiva, depredadores naturales, contaminantes, trampas de hielo y cambio climático. Los colmillos de narval fueron utilizados durante la Edad Media como cuernos de unicornio y comercializados como tales por los vikingos.

Familia Phocoenidae.

Marsopa Común (Phocoena phocoena).

Tamaño: Entre 1,4 – 1,9 metros de longitud.

Peso: Unos 60 kilogramos.

Distribución: Aguas costeras frías del Hemisferio Norte (fiordos, bahías, estuarios y puertos). Pueden descender hasta unos 200 metros de profundidad.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La marsopa común es uno de los mamíferos marinos más pequeños y una de las seis especies de marsopa existentes. Está muy extendida y normalmente habita cerca de las zonas costeras o estuarios fluviales, aunque a menudo sube por los ríos, y se le ha visto a cientos de kilómetros del mar. La marsopa común es un poco más pequeña que las otras marsopas. Su cuerpo es robusto, y el cuerpo del animal se redondea y curva justo encima de su triangular aleta dorsal. El pico está mal delimitado y es corto. Las aletas pectorales, aleta dorsal y aleta caudal son de un gris oscuro, mientras que los laterales son ligeramente moteados o gris claro. La parte inferior de la marsopa es mucho más blanca, aunque tiene rayas grises que normalmente le surcan a lo largo de la garganta por el cuerpo del animal. Se alimenta principalmente de peces pelágicos como el arenque, capelán y de calamares y crustáceos. Se comportan normalmente como solitarios cazadores aunque también se les ha visto en manadas y por lo general sus hábitos son sedentarios, no abandonando una región durante bastante tiempo. Las hembras, entran en la madurez sexual a los tres o cuatro años y pueden parir cada año durante varios años consecutivos, estando embarazada y en período de lactancia al mismo tiempo. La gestación de la marsopa dura normalmente 10 – 11 meses. La mayoría de los nacimientos ocurren en primavera y verano. La marsopa común tiene en grandes tiburones (tiburón blanco, tiburón mako) y orcas a sus principales depredadores naturales. Las marsopas fueron cazadas tradicionalmente para la obtención de su carne, así como por su grasa, que se utiliza para la iluminación y como combustible. En la actualidad, la población total de marsopa común se cree que alcanza algunos cientos de miles de individuos y no se encuentra en peligro de extinción, aunque se piensa que su número ha descendido en el Mar Negro y Mar Báltico. Hay sin embargo, una serie de amenazas que afectan directamente a esta especie, como la mayor contaminación acústica y química del mar, el descenso de las fuentes de comida que sirven de alimento a la marsopa y el cambio climático. Este cetáceo muestra con el ser humano un comportamiento dócil y muy curioso.

Familia Physeteridae.

Cachalote (Physeter macrocephalus).

Tamaño: Hasta 20,5 metros de longitud (los machos son mayores que las hembras).

Peso: Hasta 57 toneladas de peso.

Distribución: Cosmopolita, se le puede encontrar en mares y océanos de todo el mundo, prefiriendo aguas profundas en alta mar y a una profundidad de entre 300 – 1.000 metros. No habita  en el Mar Negro ni en aguas congeladas de los polos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El cachalote es un gran cetáceo dentado, el mayor animal con dientes que habita el planeta. En su cuerpo cabe destacar el tamaño de su enorme cabeza, frecuentemente ocupa un tercio de la longitud total del cetáceo. Dicha cabeza está coronado por un único espiráculo con forma de “S” por el que respiran los cachalotes, el cual se encuentra muy próximo al extremo frontal izquierdo de su gran testa, la cual guarda en su interior el cerebro animal más grande de cualquier otro ser vivo actual o extinto, alcanzando los 8 kilogramos de peso. En la frente de los cachalotes existe un órgano llamado espermaceti, una voluminosa cavidad llena de una especie de cera o aceite que ayuda al animal para mejorar su flotabilidad. Sus aletas son gruesas y la caudal tiene forma triangular, levantándola fuera del agua cada vez que va a iniciar una de sus prolongadas inmersiones que pueden demorarse por alrededor de unos 90 minutos, llegando a alcanzar profundidades cercanas a los 3 km. Dichas inmersiones pueden provocar a la larga, lesiones en los órganos y huesos del cachalote, debido a los bruscos cambios de presión soportados. La piel de los cachalotes es normalmente de un color gris uniforme aunque se sabe de la existencia de ejemplares albinos. A diferencia de otras ballenas, la piel de los cachalotes no es lisa y suele tener una textura nudosa, sobre todo en la zona de su espalda y mostrando a su vez en ocasiones diversas cicatrices, algunas de ellas pueden ser producto de las ventosas y picos de grandes calamares gigantes de los que los cachalotes suelen alimentarse. Sus grandes dientes cónicos de hasta casi 1 kg de peso le ayudan a cazar distintas presas que forman parte de su dienta alimentaria como son los calamares gigantes, mencionados con anterioridad, los calamares colosales, pulpos, rayas y principalmente otros calamares de mediano tamaño. En cuanto a la reproducción de los cachalotes, no se sabe mucho de ella salvo que las hembras dan a luz a una sola cría tras un período prolongado de gestación de entre 14 – 16 meses. Esta especie alcanza la madurez sexual (algo lenta respecto a otros cetáceos) a los 7 – 13 años en el caso de las hembras y a los 18 en los machos, siendo un animal longevo y capaz de llegar a los 70 años de edad. Los cachalotes suelen ir en grupos de una docena de individuos con crías en el caso de las hembras, mientras que los machos adultos prefieren ir en solitario o en pequeños grupos. A pesar de haber sido cazada esta especie durante varias décadas para la obtención principalmente de su espermaceti, grasa y dientes que eran posteriormente tallados, su futuro parece más claro que el de otros tipos de ballenas pero a pesar de ello, su estado de conservación permanece como vulnerable ya que la recuperación de sus poblaciones es lenta, principalmente en el Sur del Océano Pacífico.

Familia Ziphiidae.

Zifio Calderón.

Zifio Calderón Boreal (Hyperoodon ampullatus).

Zifio Calderón Austral (Hyperoodon planifrons).

Tamaño:

Zifio Calderón Boreal: Hasta 9,8 metros de longitud.

Zifio Calderón Austral: Hasta 7,5 metros de longitud.

Peso:

Zifio Calderón Boreal: Son complicadas sus estimaciones, entre 5.800 – 17.000 kilogramos, dependiendo del individuo.

Zifio Calderón Austral: Entre 6 – 8 toneladas de peso.

Distribución:

Zifio Calderón Boreal: Endémico del Océano Atlántico Norte y Océano Glacial Ártico (Gran Bretaña, Noruega, Islandia, Groenlandia), prefiriendo aguas frías (-2 – 17 °C) y profundas (hasta 1.453 metros).

Zifio Calderón Austral: Circumpolar del Océano Glacial Antártico (Sudáfrica, Nueva Zelanda, Sur de Brasil), prefiriendo aguas frías y profundas (más de 1.000 metros).

Estado de conservación:

Zifio Calderón Boreal: Preocupación menor.

Zifio Calderón Austral: Preocupación menor.

El zifio calderón boreal es uno de los dos miembros de la familia Hyperoodon. Esta especie en particular es bastante voluminosa, tiene una abultada cabeza, destacando además su pico largo y negro en los machos, mientras que el de las hembras es gris. Su aleta dorsal es relativamente pequeña (con forma de media Luna) y está desplazada bastante atrás en el cuerpo de este cetáceo. Su piel tiene una coloración gris oscura, mientras que el vientre es algo más claro. Su alimentación principal se basa en peces, calamares y estrellas de mar. El zifio calderón boreal suele vivir en grupos, las hembras paren (una cría de hasta 3,5 metros de largo) principalmente en verano o principios de primavera, después de un período de gestación de hasta 12 meses. Este cetáceo puede permanecer sumergido entre 14 – 70 minutos. El zifio calderón boreal fue cazado profusamente por Noruega y Gran Bretaña durante los siglos XIX y XX, por lo que su población actual es posible que sea muy reducida en comparación con la que habría en la época anterior a su caza. A pesar de ello, en la actualidad esta especie presenta un nivel de “preocupación menor” aunque con perspectiva desfavorable en cuanto su población, ya que sigue siendo cazada en algunos pueblos de las Islas Feroe. Las prospecciones e instalación de plataformas petrolíferas en su hábitat natural también representan una amenaza para la subsistencia futura de este cetáceo.

El zifio calderón austral es un cetáceo bastante corpulento, el otro integrante de la familia Hyperoodon. Se caracterizan por su hocico corto y su abombada cabeza o melón, que es especialmente pronunciada en los machos más desarrollados. Su aleta dorsal tiene forma de hoz y está ubicada en el último tercio del animal. El color del zifio calderón austral es gris-marrón, mientras que el vientre y los flancos son algo más claros. Su piel suele estar cubierta de una serie de cicatrices, principalmente en individuos adultos. Este cetáceo se alimenta principalmente de peces y calamares, pero muchos de los datos referentes a esta especie se desconocen en la actualidad ya que el zifio calderón austral está poco estudiado, sobre todo por ser una especie reticente a acercarse a los barcos y difícil de observar. Viven en grupos y en cuanto a su reproducción, tampoco se sabe mucho, sus crías deben de nacer seguramente en primavera, los recién nacidos alcanzan los 3 metros de longitud. A diferencia de sus parientes del Norte, el zifio calderón austral nunca fue cazado a gran escala con fines comerciales y a pesar de ser una especie poco conocida y rara vez vista, se piensa que su número puede alcanzar los 500.000 ejemplares, siendo de esta forma la ballena antártica más abundante y común.

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 mayo, 2012 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

Cetáceos I

Familia Balaenidae.

Ballena de Groenlandia (Balaena mysticetus).

Tamaño: Entre 14 – 18 metros de longitud.

Peso: Entre 55 – 100 toneladas de peso.

Distribución: Zonas circumpolares norteñas y de aguas poco profundas, desde Groenlandia hasta la Bahía de Hudson en el Océano Atlántico Norte y el Mar de Bering, Chukotka y Alaska en el Océano Pacífico Norte.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La ballena de Groenlandia es un robusto cetáceo cuya cabeza ocupa aproximadamente un tercio de la longitud total del animal y coronada por un doble espiráculo por el cual respira y puede emitir un chorro de aire y agua de hasta 7 metros de altura. Otra de sus características principales es la ausencia de aleta dorsal y su color de piel que varía del negro al gris oscuro o parduzco, dependiendo de los especímenes y con manchas blancas en la mandíbula inferior y también en ocasiones en torno a la base de la cola. Debido a que habita en zonas de aguas frías, la ballena de Groenlandia posee una espesa capa de grasa que puede llegar a medir unos 70 centímetros de longitud, la cual la protege de las gélidas aguas árticas donde habita. Su boca es enorme y contiene alrededor de unas 600 barbas, las cuales pueden llegar a longitudes extraordinarias de más de 3 metros de largo y con las que se alimenta principalmente de krill y otros crustáceos. La reproducción de la ballena de Groenlandia es lenta, las hembras dan a luz a una sola cría (de más de 4 metros de largo y una tonelada de peso) cada tres o cuatro años después de una gestación que dura algo más un año. Se piensa que este tipo de ballena puede ser el mamífero más longevo, ya que se han encontrado puntas de arpones de marfil en algunos individuos vivos durante la década de los 90 del pasado Siglo XX, pudiendo ser ésta una prueba fiable de que algunos especímenes han llegado a alcanzar los 150 – 200 años de edad. La ballena de Groenlandia es una especie migratoria (en primavera y otoño) y suele formar grupos de unos catorce individuos, nadando en formación de “V”. La caza abusiva de esta especie durante el siglo XIX sobre todo, redujo considerablemente su población aunque gracias a la protección actual y a la ley internacional que prohíbe su caza, ha hecho que el número de individuos de ballena de Groenlandia haya aumentado de forma importante en los últimos años aunque siguen existiendo algunos riesgos para esta especie como la contaminación de los mares, explotaciones marinas de gas, petróleo, la caza por parte de indígenas y el exceso de tráfico marítimo, entre otros.

Ballena Franca.

Ballena Franca Glacial (Eubalaena glacialis).

Ballena Franca Austral (Eubalaena australis).

Ballena Franca del Pacífico Norte (Eubalaena japonica).

Tamaño:

Ballena Franca Glacial: Entre 14 – 18 metros de longitud (algunos ejemplares excepcionales pueden superar los 20 metros de largo).

Ballena Franca Austral: Entre 13 – 16 metros de longitud.

Ballena Franca del Pacífico Norte: Hasta 18 metros de longitud.

Peso:

Ballena Franca Glacial: Entre 36 – 72 toneladas de peso.

Ballena Franca Austral: Alrededor de 40 toneladas de peso.

Ballena Franca del Pacífico Norte: Alrededor de 70 toneladas de peso.

Distribución:

Ballena Franca Glacial: Zonas poco profundas en bahías y penínsulas de Canadá (Nueva Escocia), Este de Estados Unidos, Golfo de Vizcaya, Islas Británicas, Noruega.

Ballena Franca Austral: Extendida a lo largo del Hemisferio Sur (Argentina, Brasil, Madagascar, Sudáfrica, Nueva Zelanda y zonas cercanas a la Antártida).

Ballena Franca del Pacífico Norte: Una subpoblación se encontraría en el Suroeste del Mar de Bering y Golfo de Alaska. La otra se extendería por el Mar de Ojotsk, Islas Kuriles y Península de Kamchatka.

Estado de conservación:

Ballena Franca Glacial: En peligro.

Ballena Franca Austral: Preocupación menor.

Ballena Franca del Pacífico Norte: En peligro.

La ballena franca glacial tiene un cuerpo robusto (alrededor del 40% del mismo es grasa) y de color negro, sin aleta dorsal, mandíbula curvada con el pico hacia abajo y con los típicos engrosamientos o callosidades de esta especie, únicos en cada individuo. A veces en la zona ventral, suelen poseer alguna mancha de color blanco aunque siempre en especímenes adultos. Su gran cabeza alberga a su vez una enorme boca de la que cuelgan de su interior unas 300 barbas de hasta 3 metros de longitud con las que filtra su alimento, principalmente krill y copépodos, al igual que otras muchas especies de ballenas barbadas. La ballena franca glacial se reproduce cada 3 – 6 años (este intervalo se ha visto incrementado en los últimos años), después de un período de gestación cercano al año, las hembras dan a luz a una cría de algo más de 4 metros de largo y 3 toneladas de peso. Esta ballena también tiene hábitos migratorios, desplazándose del Golfo de Maine a Georgia y Florida en invierno. Debido una vez más a la caza, la población de ballena franca glacial se ha visto reducida enormemente, sobre todo el de la subpoblación del Noreste del Atlántico. La especie parece ir recuperándose en la parte Noroccidental del Atlántico y muy poco a poco también en el Noreste Atlántico, si bien el número de individuos resulta aún escaso por lo que la ballena franca glacial se sigue encontrando en la actualidad en peligro de extinción.

La ballena franca austral es un gran cetáceo, siendo las hembras de mayor tamaño que los machos. De cuerpo robusto, sin aleta dorsal, tiene al igual que las otras dos especies de ballena franca, callosidades de consistencia córnea a lo largo de su piel y que pueden llegar a tener más de 5 cm de grosor, presentando densas poblaciones de crustáceos anfípodos o también llamados, “piojos de las ballenas”. Dichos callos varían de una ballena a otra, por lo que funcionan como huellas dactilares y diferencian entre sí a los distintos individuos. La mandíbula de la ballena franca austral contiene unas 260 barbas de hasta 2,5 metros de longitud que le sirven para filtrar el alimento y su comida principal que es el krill. Se reproducen una vez cada tres años y tienen hábitos migratorios, en verano habitan aguas cercanas a la Antártida y en verano se desplazan más hacia el Norte (Argentina, Brasil, Nueva Zelanda, Sudáfrica, etc). En la actualidad, su población vuelve a repuntar, recuperándose de la caza por parte de los balleneros, dicha caza llegó a reducir la población de ballena franca austral en un 90%, debido a que es un animal lento y en teoría, fácil de cazar y perseguir.

La ballena franca del Pacífico Norte se parece mucho a la ballena franca glacial, por lo que ambas especies son prácticamente imposibles de distinguir a simple vista aunque la primera suele ser algo mayor que la segunda. Entre sus características físicas, cabe destacar su enorme cabeza, la ausencia por completo de aleta dorsal y las callosidades típicas de la especie que se le forman alrededor de la boca y que están formadas por crustáceos parásitos. La ballena franca del Pacífico Norte se alimenta principalmente de copépodos y krill que filtran gracias a sus barbas. Esta especie cuenta en la actualidad con tan solo unos cuantos cientos de individuos, en el caso de la subpoblación del Nordeste del Pacífico su número puede estar reducido a unas escasas decenas de cetáceos, lo que le convierte en la ballena en mayor peligro de extinción de todas las especies existentes. La viabilidad de sus poblaciones está en la actualidad bastante comprometida, todo ello debido a la cruel sobreexplotación por parte de la industria ballenera durante el Siglo XIX y parte del XX, donde se dieron caza a decenas de miles de ejemplares de esta especie.

Familia Balaenopteridae.

Ballena Azul (Balaenoptera musculus).

Tamaño: Entre 24 – 27 metros de longitud aunque se han descrito ejemplares de algo más de 30 metros de largo.

Peso: Entre 100 – 120 toneladas de peso. Los ejemplares de más de 30 metros podrían llegar a pesar unas 190 toneladas aproximadamente.

Distribución: Hay poblaciones de ballena azul en el Océano Atlántico Norte (Groenlandia, Nueva Escocia, Islandia), Océano Pacífico Norte (de Alaska a Costa Rica), Océano Pacífico Sur, Océano Índico y Océano Glacial Antártico.

Estado de conservación: En peligro.

La ballena azul o también conocida como rorcual azul, es el animal vivo conocido más grande que existe en la actualidad. Su cuerpo es largo, bastante esbelto en comparación con otras ballenas y rorcuales, teniendo un color gris azulado en el dorso y siendo más claro en la zona ventral. Su cabeza, que es ligeramente plana, abarca una cuarta parte del tamaño total del cuerpo de la ballena azul y tiene forma de “U”. Su aleta dorsal es pequeña y está situada en el último cuarto del cuerpo, solamente es visible en la secuencia de inmersión y no destaca tanto como sus aletas pectorales que tienen forma puntiaguda y pueden llegar a medir entre 3 – 4 metros de longitud. La ballena azul respira mediante un espiráculo doble sobre su cabeza, el cual está perfectamente protegido, teniendo así una capacidad pulmonar de unos 5.000 litros, pudiendo tener inmersiones de más de 20 minutos de duración y emitiendo al salir a respirar, un denso chorro de agua de unos 9 metros de alto de media. Tanto la forma de iniciar la inmersión como la salida a la superficie para respirar, varía dependiendo de las especies de cetáceos, en el caso de la ballena azul, saca su espalda al salir a respirar en mayor medida que otras especies y al sumergirse a gran profundidad, hace aflorar su aleta caudal. Los rorcuales azules se alimentan casi exclusivamente de krill, pudiendo llegar a consumir unas 4 toneladas al día de este crustáceo, el cual filtran gracias a las inmensas barbas de hasta un metro de largo que tiene en su boca esta ballena. Cuando se sienten amenazadas, pueden llegar a nadar a una velocidad cercana a las 50 km/h, más del doble de su velocidad natural de desplazamiento aunque cuando se alimentan, no suelen superar los 6,5 km/h. En cuanto al ciclo vital de la ballena azul, se conoce poco aunque se tiene constancia de que las hembras suelen dar a luz una vez cada dos o tres años a principios del invierno (después de diez o doce meses de gestación). La cría mide al nacer unos 7 metros de largo y pesa las nada despreciables 3 toneladas de peso, alcanzando la madurez a los cinco años de edad, cuando ya miden algo más de 20 metros de longitud. Se estima que las ballenas azules pueden llegar a vivir unos 80 años de edad. Esta especie suele encontrarse como individuos solitarios o en parejas y no suelen agruparse en grandes grupos como otros misticetos (Mysticeti). Después de décadas de caza indiscriminada, las poblaciones de rorcual azul han sido reducidas hasta casi su extinción. A pesar de que la promulgación de diversas leyes de protección y conservación de esta especie parece que ha comenzado a dar algunos resultados positivos, su población actual está alrededor del 1% de la anterior a los tiempos de caza y por lo tanto, en peligro.

Rorcual Común (Balaenoptera physalus).

Tamaño: Hasta 27 metros de longitud (las hembras suelen ser mayores que los machos).

Peso: Alrededor de las 70 toneladas de peso.

Distribución: Principalmente cosmopolita, se le puede encontrar en mares y océanos de todo el mundo (polares y tropicales) a excepción de aguas próximas a zonas con bloques de hielo de ambos polos. Existen tres poblaciones diferenciadas, la del Océano Atlántico Norte, Océano Pacífico Norte y la del Océano Glacial Antártico.

Estado de conservación: En peligro.

El rorcual común es el segundo animal más grande que existe, solamente superado por la ballena azul. Se caracteriza principalmente por su esbelto cuerpo y su gran tamaño, siendo la subespecie del Atlántico Norte, algo menor que la del Antártico, la cual alcanza mayores dimensiones. El dorso y los laterales del rorcual común son de color grisáceo mientras que el vientre es blanquecino. Entre otras de sus características físicas cabe destacar su hocico puntiagudo de varios metros de largo, su morro achatado y la presencia de pliegues gulares que van desde la parte inferior de la barbilla hasta el ombligo, hecho el cual le permite dilatar enormemente su garganta al alimentarse. Otras características físicas del rorcual común son su aleta dorsal curva, pectorales pequeñas y afiladas y una aleta caudal amplia, puntiaguda y con una muesca en el centro de la misma. El espiráculo de esta especie es doble y tiene forma de “V”. El rorcual común cuando alcanza la superficie para respirar, muestra su aleta dorsal y hocico casi al mismo tiempo, para después volver a sumergirse a profundidades de hasta 250 metros (durante 10 – 15 minutos) y sin mostrar su aleta caudal fuera del agua durante el proceso. El rorcual común se alimenta de peces pequeños, calamares, crustáceos y principalmente de krill, los cuales filtra gracias a sus barbas, expulsando el agua y manteniendo el alimento dentro de su boca. Esta especie de ballena puede llegar a necesitar unos 1.800 kilogramos de alimento al día. El rorcual común está entre las especies más rápidas de cetáceos, ya que puede superar los 40 km/h, velocidad que le permite saltar completamente fuera del agua al igual que la ballena jorobada o yubarta. De la misma forma que la ballena azul, las hembras de rorcual común suelen tener una cría cada dos o tres años, después de alrededor de un año de gestación y no alcanzando la madurez sexual en esta especie hasta los 6 – 12 años en el caso de las hembras. Debido a su amplia distribución, es difícil determinar sus hábitos migratorios aunque sin duda, se conoce que pasa el verano en latitudes altas y en bajas cuando llega el invierno, época en la cual se reproduce esta especie. Al igual que otros tipos de ballenas, el rorcual común fue cazado sin contemplaciones durante décadas, dejando a la especie en peligro de extinción y muy mermada en todas sus poblaciones, estando en la actualidad protegida por la moratoria de la caza de ballenas, aunque Islandia, Noruega y Japón no están afectadas por dicha moratoria. Actualmente, una de las grandes amenazas para el rorcual común son las colisiones con barcos, siendo una de sus principales causas de mortalidad adicionales a la caza por parte de ciertos países ya mencionados anteriormente.

Ballena Minke.

Ballena Minke Común (Balaenoptera acutorostrata).

Ballena Minke Antártica (Balaenoptera bonaerensis).

Tamaño:

Ballena Minke Común: Entre 6,7 – 10,7 metros de longitud.

Ballena Minke Antártica: Entre 7,2 – 11 metros de longitud.

Peso:

Ballena Minke Común: Entre 5 – 10 toneladas de peso.

Ballena Minke Antártica: Entre 5,8 – 11 toneladas de peso.

Distribución:

Ballena Minke Común: Habita principalmente en el Océano Atlántico Norte y el Océano Pacífico Norte.

Ballena Minke Antártica: Habita en aguas de todo el Hemisferio Sur, migrando en verano hacia la Antártida.

Estado de conservación:

Ballena Minke Común: Preocupación menor.

Ballena Minke Antártica: Datos insuficientes.

La ballena minke común, también conocida como rorcual aliblanco o ballena enana, es la especie más pequeña de todos los rorcuales y la más abundante y rápida. Por lo general, tienen el dorso gris y el vientre blanco, además de tener en las aletas pectorales (delgadas y puntiagudas), con una marca blanca que cubre la mayor parte de las mismas. Su aleta dorsal es alta y falcada, ubicada en el tercio posterior de su dorso y la caudal está dividida en lóbulos distales largos y finos. El cuerpo de la ballena minke común es compacto, con la cabeza con forma puntiaguda y de forma triangular, presentando pliegues gulares desde el inicio de su barbilla hasta el final de las aletas pectorales. Las hembras de ballena minke común suelen ser medio metro más grande que los machos. Al igual que otras ballenas barbadas, se alimenta principalmente de krill, copépodos y una gran variedad de peces como la caballa, cazón, arenques, salmones, anchoas, etc. Parece ser que las hembras tienen crías cada dos años, después de una gestación que varía de los 10 – 11 meses, no alcanzando la madurez sexual en esta especie hasta los 6 años. La ballena minke común se encuentra en la lista roja de la UICN como especie “casi amenazada” y actualmente está protegida por diversas leyes y memorandos para favorecer y proteger su conservación.

La ballena minke antártica o rorcual austral es la segunda especie más pequeña de rorcual, tan solo supera en tamaño a la ballena minke común. En este caso nos encontramos ante un cetáceo con el dorso gris y el vientre blanco, teniendo las aletas de color oscuro pero con los bordes blanquecinos. Su cabeza es puntiaguda y su cuerpo compacto, alargado y aerodinámico, con aletas alargadas, en el caso de la dorsal, tiene forma de media Luna. Las hembras suelen ser un metro mayores que los machos en esta especie. Se alimenta principalmente de Myctophidae (peces linterna) y krill que filtran gracias a sus barbas. Se cree que la ballena minke antártica puede reproducirse todos los años, dando a luz a una sola cría después de un período de gestación de hasta 10 meses, alcanzando la madurez sexual en torno a los 7 años. Aunque habita todo el Hemisferio Sur, en el verano suele encontrarse principalmente en la zona de la Antártida y en invierno migra hacia latitudes más altas. No hay demasiados datos en relación al estado de conservación actual de la ballena minke antártica ya que por el momento, no es posible proporcionar estimaciones fiables al número de individuos de sus poblaciones. A pesar de ello, este rorcual está protegido por diversas leyes internaciones para favorecer su conservación.

Ballena Sei (Balaenoptera borealis).

Tamaño: Entre 12 – 16 metros de longitud (algunos ejemplares pueden sobrepasar los 20 metros de largo).

Peso: Entre 20 – 30 toneladas de peso (unas 45 toneladas en los mayores individuos).

Distribución: Aguas poco profundas de todo el mundo aunque rara vez se adentran en zonas polares o tropicales. Hay poblaciones en el Océano Atlántico Norte (Islandia, Noruega, Groenlandia, Bahía de Hudson), Océano Pacífico Norte y Hemisferio Sur.

Estado de conservación: En peligro.

La ballena sei, rorcual norteño o rorcual Rudolphi es una especie de cetáceo de gran tamaño. Su cuerpo es delgado y de color gris en el dorso y más claro o blanco en el vientre, teniendo un gran parecido físico con el rorcual de Bryde. La aleta dorsal está localizada algo más adelante que la mayoría de los rorcuales, pero como la mayoría de ellos, no más adelante de la parte posterior de su dorso. La cola de la ballena sei es gruesa y su aleta caudal algo más pequeña en comparación con el resto de su cuerpo. Dicha cola ayuda a que este cetáceo sea uno de los más rápidos del océano ya que puede llegar a alcanzar velocidades de hasta 50km/h en distancias cortas. La piel de este rorcual a menudo suele tener una serie de cicatrices blancas, resultado de la acción de ectoparásitos, lampreas en incluso tiburones (tiburón cigarro). La ballena sei tiene al igual que otros rorcuales, una serie de pliegues gulares (32 – 60) bajo su garganta que le permiten ampliar en gran medida su garganta al alimentarse de krill, copépodos y arenques que son sus principales fuentes de alimento (900 kilogramos al día) y que filtra gracias a sus barbas (300 – 380 en individuos adultos). La ballena sei suele viajar sola o en grupos de hasta 6 especímenes cuando hay zonas de alimento particularmente abundantes. En cuanto a la reproducción, no se conoce mucho sobre ella salvo que para realizarla, van a zonas templadas o subtropicales y que el período de gestación alcanza desde los 10 hasta los 11 meses, no llegando la madurez sexual para machos y hembras hasta los 8 – 10 años. Al igual que otros tipos de ballenas, esta especie migra de forma estacional, en verano viaja a zonas frías y subpolares y en invierno a aguas más templadas en donde el alimento se puede encontrar en mayor abundancia. A pesar de estos datos, sus rutas migratorias exactas aún se desconocen. Este rorcual también emite largos y fuertes sonidos de baja frecuencia para comunicarse entre ellos, hecho que se ha podido comprobar en especímenes de la zona Antártica. En cuanto a su estado de conservación, cabe señalar que es una especie que en la actualidad se encuentra en peligro de extinción ya que fue en el pasado profusamente cazada, sobre todo en la zona de la Antártida, llegando a exterminar de esta manera a prácticamente el 80% del total de población existente de ballena sei.

Rorcual de Bryde (Balaenoptera brydei).

Tamaño: Hasta 15 metros de longitud.

Peso: Hasta 26 toneladas.

Distribución: Océanos y mares tropicales y subtropicales de todo el mundo, alcanzando los 300 metros de profundidad, prefiriendo zonas costeras.

Estado de conservación: Datos insuficientes.

El rorcual de Bryde es una ballena de tamaño medio y muy similar en apariencia a la ballena sei. En general, el rorcual de Bryde es un cetáceo esbelto y alargado, con una cabeza ancha y corta, 40 a 70 pliegues gulares, y ojos relativamente grandes. Puede ser reconocido por las tres crestas longitudinales en la cabeza, desde el morro hasta el orificio de respiración. Al exhalar, su surtidor es vertical, y puede alcanzar los 3 – 4 metros de altura. Cuando el animal nada en superficie, es muy visible la aleta dorsal, prominente y curvada, tal aleta puede alcanzar los 46 centímetros de altura. Las aletas ventrales son pequeñas y esbeltas, y la caudal, muy ancha, nunca corta la superficie. El dorso es generalmente negro oscuro o negro azulado y el vientre color crema, difuminándose a rojo grisáceo hacia el centro. Algunos ejemplares tienen manchas de un color gris blancuzco, que pueden ser costras producidas por los parásitos o cicatrices de ataques de tiburones. Al igual que otros rorcuales, no posee dientes pero sí dos hileras de barbas. Esta especie se sumerge regularmente en tiempos que van de 5 – 15 minutos y puede alcanzar una velocidad de natación entre 19 – 24 km/h. El rorcual de Bryde se alimenta principalmente de peces (anchoas, arenques, sardinas, caballa), crustáceos, plancton y copépodos. El período de gestación para el rorcual de Bryde se estima en doce meses, los recién nacidos miden entre 3,4 – 4 metros de largo y llegan a pesar una tonelada. Por lo general, el rorcual de Bryde aparece de forma individual o en parejas y ocasionalmente en grupos sueltos de hasta veinte animales en torno a áreas de alimentación. Se calcula que su población ronda los 90.000 – 100.000 ejemplares, dos de las terceras partes de los mismos habitan en el Hemisferio Norte. Este rorcual nunca fue objeto de caza intensiva por parte de la industria ballenera y aunque no hay suficientes datos para valorar su estado de conservación, se estima que su evolución puede ser desfavorable, ya que este cetáceo es objeto de captura científica por parte de países como Japón pero además de ello, algunos individuos mueren al chocar con barcos y otros son afectados por el ruido antropogénico del mar. Hasta 1993 y gracias a estudios genéticos, se dejó de considerar al rorcual tropical (de menor tamaño) como una subespecie del rorcual de Bryde. Este cetáceo debe su nombre a Johan Bryde, el cual ayudó a construir la primera estación ballenera en Durban (Sudáfrica), en 1908.

Yubarta (Megaptera novaeangliae).

Tamaño: Entre 12 – 16 metros de longitud (las hembras son más grandes que los machos).

Peso: Unas 3,6 toneladas de peso.

Distribución: Cosmopolita, mares y océanos de todo el mundo a excepción del Mar Báltico, Este del Mar Mediterráneo y Océano Glacial Ártico. Hay tres poblaciones de yubartas distribuidas en el Océano Atlántico Norte, Océano Pacífico Norte y en el Hemisferio Sur.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La yubarta o ballena jorobada, es uno de los rorcuales más grandes, la cual posee además una forma corporal distintiva gracias a sus largas aletas pectorales (de hasta una tercera parte del tamaño del animal), cuerpo robusto, aleta dorsal achaparrada y muy variable dependiendo del individuo y cabeza nudosa. El color de la ballena jorobada es principalmente negro aunque tienen algunas manchas blancas o moteadas localizadas en el vientre y en las aletas. Al igual que el rorcual común, la yubarta posee pliegues gulares que pueden dilatarse enormemente cuando se alimenta el animal de krill y de peces pequeños como los arenques y caballas. Sus inmersiones no suelen superar los quince minutos de duración. La alimentación de la yubarta transcurre principalmente en verano y gracias a ella, estas ballenas desarrollan una gruesa capa de grasa para el invierno. La yubarta tiene un curioso método de caza conocido como “red de burbujas”, en el cual varios individuos nadan en círculos concéntricos soltando burbujas por los espiráculos bajo los cardúmenes de peces. El anillo de burbujas rodea el cardumen de peces, cerrándose progresivamente, confinándolos en un cilindro cada vez más pequeño. Entonces, de forma súbita se lanzan sobre ellos tomando un gran bocado y deglutir miles de peces de un trago. La yubarta es un animal migratorio, pudiendo llegar a recorrer hasta 25.000 km en dichas migraciones (a una velocidad entre 8 – 15 km/h y un máximo de 27 km/h), en verano se alimentan en zonas polares y migra después a aguas tropicales y subtropicales para reproducirse y dar a luz a sus crías. La gestación de la yubarta dura alrededor de once meses, apareándose esta especie una vez cada dos años aproximadamente. Este cetáceo es muy conocido por sus impresionantes saltos fuera del agua y por el canto largo, fuerte y complejo que emiten principalmente los machos de yubarta y que puede prolongarse por más de diez minutos, el cual seguramente tenga un función de comunicación general. A pesar de haber sufrido la caza durante muchos años, las poblaciones de ballena jorobada parece que se han recuperado con mayor facilidad que las de otras especies de ballena y su número crece en la actualidad a buen ritmo. Desde la década de los 90 del pasado siglo, se ha extendido el turismo de avistamiento de este cetáceo ya que su naturaleza curiosa, le hace acercarse a los barcos y nadar a su alrededor.

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 mayo, 2012 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: