RSS

Cetáceos II

23 May

Familia Delphinidae.

Delfín Mular (Tursiops truncatus).

Tamaño: Entre 2 – 4 metros de longitud. Los machos son mayores que las hembras.

Peso: Entre 150 – 650 kilogramos.

Distribución: Aguas cálidas y templadas de todo el mundo. Suelen habitar cerca de la superficie, no llegando a sumergirse a más de 30 metros de profundidad.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El delfín mular o delfín nariz de botella, es una de las treinta especies de delfines que existen y entre todas ellas, la más común y conocida de la familia. Con frecuencia se tiene en cautiverio, pues su naturaleza sociable y su gran inteligencia (siendo el segundo animal más inteligente del planeta, solamente por detrás del ser humano) lo convierten en la estrella de muchos espectáculos en acuarios y zoos de todo el mundo. Los delfines mulares son de color gris metalizado por el dorso y algo más claro en su zona ventral. Destaca su hocico corto y bien definido y al contrario que otras especies de delfines, su cuello tiene mayor flexibilidad debido a que cinco de sus siete vértebras no se encuentran fusionadas entre sí. Se alimenta principalmente de una gran variedad de peces e invertebrados de las zonas litorales y sublitorales, mientras que los peces mesopelágicos y los calamares oceánicos se encuentran comúnmente en la dieta de aquellos delfines más alejados de la costa. En cuanto a sus hábitos reproductores, paren cada 2 – 3 años y la gestación de los delfines mulares dura unos 11 – 12 meses; habitualmente, tienen una cría, que suele medir 1 – 1,5 metros y pesar entre 30 – 40 kilogramos. El período de amamantamiento dura unos 12 – 18 meses. Los delfines mulares viven normalmente en grupos llamados vainas, conteniendo hasta 12 animales; se trata pues de unidades sociales a largo plazo. Los delfines mulares pueden llegar a vivir 40 años, aunque la esperanza de vida en los machos es sensiblemente menor, hasta 30 años de media. Como otros delfines, se sirven de un sistema de ecolocalización para localizar su alimento y, a menudo, cooperan entre ellos para acorralar a sus presas. Frecuentemente surcan la estela dejada por los barcos y a veces, se acercan a los nadadores y los dejan jugar con ellos. Algunas poblaciones (Mar del Norte, Mar Báltico, Mar Mediterráneo y Mar Negro) de delfín mular tienen previsiones desfavorables en cuanto a su conservación, a pesar de ello, su estado es mucho más positivo que el de otros mamíferos marinos. Los delfines mulares pueden llegar a efectuar migraciones de hasta 4.200 km.

Orca (Orcinus orca).

Tamaño: Entre 6 – 9 metros de longitud.

Peso: Entre 4 – 5,5 toneladas de peso.

Distribución: Cosmopolita, puede encontrarse en todos los océanos del mundo e incluso en mares tropicales aunque prefiere aguas templadas y frías cercanas a las costas.

Estado de conservación: Datos insuficientes.

También conocida como ballena asesina, la orca es un cetáceo perteneciente a la familia de los delfínidos y el más grande de todos ellos. Físicamente posee una complexión robusta e hidrodinámica, además de su característico dorso negro con el vientre blanco y algunas manchas también blancas localizadas en partes muy concretas de la orca como su pecho y flancos. Llama la atención el gran tamaño de su aleta dorsal, la cual puede alcanzar hasta 1,8 metros en algunos ejemplares machos, señal clara del dimorfismo sexual tan marcado en esta especie. Las orcas tienen una gran cabeza sin pico u hocico identificable y unos poderosos músculos que accionan sus mandíbulas, las cuales tienen entre 40 – 56 dientes con puntas romas, ligeramente curvadas hacia dentro y de unos 13 centímetros de longitud. Las orcas son animales dotados de gran inteligencia, buen a visión tanto dentro como fuera del agua y un sofisticado sistema de ecolocalización, capaz de detectar la ubicación y las características de las presas y otros objetos de su ambiente gracias a la emisión de sonidos y posterior interpretación de los ecos que reciben. La orca es junto al tiburón blanco, el mayor depredador existente en el océano, consumiendo una gran diversidad de presas, principalmente peces (salmones, bacalao, arenques, varios tipos de tiburones) y otros mamíferos marinos (ballenas, marsopas, focas, leones marinos) a los que cazan de forma individual o en grupo, dependiendo de la región en la que habitan. También se alimentan de calamares y tortugas marinas. Las orcas suelen formar grupos de unos pocos ejemplares hasta cuarenta individuos, formando así auténticas manadas capaces de dar caza a grandes ballenas. Estos grandes cetáceos pueden nadar a velocidades cercanas a los 40 km/h y realizan inmersiones cortas en el tiempo (un par de minutos de media) y a no mucha profundidad. La reproducción de estos cetáceos se conoce sobre todo gracias a los individuos que subsisten en cautiverio, su madurez sexual llega entre los 6 – 13 años y el período de gestación se prolonga por 15 – 18 meses, dando a luz posteriormente y como la mayoría de cetáceos, a una sola cría. Su estado de conservación actual es difícil de determinar por lo que se cuenta de datos insuficientes, a pesar de ello, hay que señalar que es una especie que puede resultar amenazada y muy afectada por la contaminación de las aguas, incluida la acústica, capturas accidentales y muertes deliberadas, choques con barcos y diversas enfermedades. En grandes acuarios del mundo pueden verse orcas en cautividad, las cuales son presa de varias patologías debidas a su confinamiento como el estrés y la pérdida de rigidez de su aleta dorsal por falta de ejercicio físico.

Basándose en su morfología y comportamiento se han descrito varios tipos de orca, alguno de los cuales ha llegado a ser propuesto como especie o raza distinta:

Residentes: Son las orcas observadas con mayor frecuencia en las zonas costeras al este del Océano Pacífico Norte en aguas de Canadá y Estados Unidos; habitan esta zona todo el año y emigran a menos distancia que las transeúntes. De este tipo se conocen cuatro comunidades en el área: La del Sur, la del Norte, la del Sur de Alaska y la del occidente de Alaska. Se alimentan principalmente de peces, especialmente de salmón, y en ocasiones de calamares. Viven en grupos familiares complejos (denominados en inglés pods) compuestos por entre seis y sesenta individuos. Se diferencian de los otros tipos, las transeúntes y las marítimas, por la forma de la aleta dorsal que describe una curva y se redondea en la punta, y en los patrones de vocalización. Las comunidades que hacen parte de este tipo de orca son altamente endogámicas, es decir, que el apareamiento solo ocurre entre individuos dentro de su comunidad.

Transeúntes: Este tipo de orca se asocia en manadas más pequeñas que las residentes, movilizándose con mayor frecuencia en grupos menores a diez ejemplares. Muestran una organización social menos rígida que las residentes y no se alimentan de peces; su dieta está basada principalmente en mamíferos marinos. Tiene un rango de distribución más amplio que las residentes y migran a mayores distancias que estas. Poseen vocalizaciones menos variadas, dialectos menos complejos y emiten sonidos solo el 5% del tiempo. También muestran diferencias morfológicas con respecto a las residentes y marítimas, ya que a diferencia de estas, tienen una aleta dorsal de forma triangular terminada en punta

Marítimas: Este grupo fue descrito en 1988, cuando fueron observadas en mar abierto. Se localizan usualmente a más de 15 km de la costa, aunque en ocasiones se aproximan a esta. Se agrupan en manadas de veinte a setenta y cinco animales. Hasta hace poco se creía que su dieta estaba compuesta principalmente de peces y se pensaba que debido a la presencia de cicatrices y melladuras en las aletas dorsales similares a las observadas en las transeúntes, también se alimentaban de mamíferos marinos y posiblemente tiburones. Sin embargo, de acuerdo a un estudio publicado en 2011, su dieta parece basarse principalmente en tiburones y lo hacen con frecuencia de especies del género Somniosus (tiburón boreal, tiburón dormilón del pacífico).Este tipo de orca es ligeramente más pequeña que los otros dos tipos y las puntas de su aleta dorsal, al igual que en las residentes, son redondeadas.

En la Antártida se han descrito cuatro tipos de orca:

Tipo A: Tiene el tamaño de una orca promedio con un patrón de color blanco y negro, y un parche ocular de tamaño medio. Vive en aguas abiertas y se alimenta casi exclusivamente de ballenas minke antárticas.

Tipo B: Es de menor tamaño que la de tipo A, el parche blanco de la región ocular es grande, las partes blancas tienen un tinte amarillento y las zonas oscuras en lugar de ser negras tienen un tono grisáceo. Posee una gran mancha gris claro que se distribuye desde la cabeza hasta la aleta dorsal. Su dieta está constituida principalmente por focas.

Tipo C: La orca de este tipo es la más pequeña y la que vive en grupos de mayor tamaño. El parche blanco en la región ocular se orienta en forma oblicua y hacia adelante, en lugar de ser paralelo al eje del cuerpo. Al igual que las de tipo B tiene una gran mancha gris en el dorso y las zonas blancas poseen un tinte amarillento. Se les ha observado alimentarse de bacalao antártico.

Tipo D: Fue descrita basada en el análisis fotográfico de un varamiento masivo en 1955 en Nueva Zelanda y observaciones realizadas a partir de 2004. Es el tipo más diferente de orca en su apariencia y puede reconocerse de inmediato por su parche ocular muy pequeño. Su área de distribución parece ser circumpolar sobre las aguas antárticas. Se sospecha que su dieta se compone de pescado.

Familia Eschrichtiidae.

Ballena Gris (Eschrichtius robustus).

Tamaño: Hasta 15 metros de longitud.

Peso: Hasta 20 toneladas de peso.

Distribución: Hay dos poblaciones en el Océano Pacífico (Este y Oeste). Una de ellas viaja desde Alaska hasta Baja California Sur y la otra (más pequeña), se desplaza desde el Mar de Ojotsk hasta Corea meridional.

Estado de conservación: En peligro crítico.

Haciendo honor a su nombre, tiene el cuerpo de color gris, con manchas irregulares y particulares en cada individuo lo que hace que de esa manera, sean más fáciles de identificar entre ellos. Otras características corporales son la ausencia de aleta dorsal verdadera, en lugar de ello poseen varias protuberancias que terminan antes de la cola. Su cuerpo se suele presentar cubierto de percebes y otros crustáceos parásitos, por lo que algunos ejemplares adultos han perdido casi totalmente su color gris original debido a la gran cantidad de rémoras y cicatrices blanquecinas que tienen sobre la piel. A diferencia de otras ballenas, la gris tiene una cabeza no demasiado grande en comparación con el resto de su cuerpo. Su boca es curvada hacia arriba y parece partir la cabeza en dos. La ballena gris se alimenta en mayor medida de krill y otros crustáceos que viven en fondos marinos, los cuales remueven gracias a la utilización de su hocico, absorbiendo alimento y fango que filtran gracias a sus barbas de no más de 50 centímetros de longitud, expulsando posteriormente el agua lodosa. Al emerger tras una inmersión para alimentarse, la ballena arroja grandes cantidades de lodo y restos de crustáceos que sirven de alimento a las aves marinas. Las hembras de ballena gris se reproducen una vez cada dos años, dando a luz generalmente a una sola cría después de algo más de 12 meses de gestación. La mayoría de las ballenas grises tienen como zona de cría las lagunas de Baja California. Este cetáceo es uno de los mamíferos que realiza una migración más larga, ya que se desplaza miles de kilómetros desde el norte de México en donde da a luz a sus crías en invierno, hasta el norte del Mar de Bering, en donde se alimenta en verano. Debido a su lentitud y a que suelen vivir cerca de la costa, esta ballena sufrió caza indiscriminada, haciendo que desapareciera la especie del Océano Atlántico Norte y casi también del Oeste del Océano Pacífico, en donde en la actualidad, subsiste una población muy reducida. En cambio, las ballenas grises en el Este del Océano Pacífico han visto como su número ha ido aumentando de forma importante en los últimos años. Las ballenas grises son atracción turística en los meses de Noviembre a Abril en varios estados del Oeste de Estados Unidos y en la Baja California (México).

Familia Monodontidae.

Beluga (Delphinapterus leucas).

Tamaño: Entre 3 – 5,5 metros de longitud (los machos son mayores que las hembras).

Peso: Entre 700 – 1.600 kilogramos de peso.

Distribución: Habita principalmente las aguas frías del Océano Glacial Ártico y mares y costas adyacentes (Alaska, Canadá, Groenlandia, Rusia).

Estado de conservación: Casi amenazado.

La beluga es un cetáceo dentado adaptado perfectamente a la vida en las aguas del Ártico y con una serie de características que la hacen ser claramente distinguible de otras especies. Físicamente cabe destacar su color blanco que le sirve de camuflaje ante posibles depredadores como las orcas y la ausencia de aleta dorsal, además de una protuberancia frontal distintiva en su cabeza que guarda un órgano llamado melón. Dicho melón forma parte del aparato nasal del cetáceo y aunque su función no está del todo clara en la actualidad, se piensa que puede servir como medio de enfocar los sonidos usados en la ecolocalización y adaptador de impedancia. Todo esto se une a su sentido del oído, el cual está muy desarrollado en esta especie, teniendo un rango de audición muy superior al del ser humano. Sus aletas pectorales son pequeñas en comparación con el resto del cuerpo, redondeadas y con forma de remo. La aleta caudal de las belugas es gruesa, fibrosa y formada por dos lóbulos. La beluga se alimenta de peces como el bacalao, fletán, lenguados, arenques, salmones, además de invertebrados como los calamares, pulpos y cangrejos. Socialmente son animales gregarios que suelen permanecer en grupos de unos diez individuos aunque en verano suelen reunirse en formaciones mucho mayores. Por lo general, son animales lentos pero perfectamente adaptados al buceo ya que pueden realizar inmersiones de hasta 700 metros de profundidad. Las hembras tienen crías cada 2 – 3 años de promedio con un período de gestación muy elevado que puede rondar los 12 – 14 meses, incluso 15 según algunos estudios. Alcanzan la madurez sexual una vez que sobrepasan los 4 años, tanto en machos como en hembras. Al igual que otros cetáceos, la beluga es un animal migratorio y estacional, permaneciendo en invierno en zonas de mar abierto que rodean las capas de hielo, mientras que en verano se trasladan a aguas costeras (ensenadas, fiordos, canales, bahías) de poca profundidad. En algunas ocasiones también migran a zonas más profundas (de alrededor de 800 metros bajo la superficie). Las belugas han sido cazadas durante siglos, esto unido a la contaminación de las aguas y diversas enfermedades víricas y bacterianas, han hecho que la especie esté amenazada, ya que algunas de sus subpoblaciones han visto un descenso crítico de su número de especímenes que a pesar de de la detención de su caza, no han dado aún signos de recuperación. Este tipo de cetáceos puede encontrarse en cautividad en grandes acuarios de todo el mundo.

Narval (Monodon monoceros).

Tamaño: Entre 4 – 4,5 metros de longitud.

Peso: Entre 1.000 – 1.600 kilogramos de peso.

Distribución: Aguas frías del Océano Glacial Ártico (Rusia) y Norte del Océano Atlántico (Canadá, Groenlandia).

Estado de conservación: Casi amenazado.

El narval es un cetáceo fácilmente reconocible gracias a su colmillo extremadamente largo, de forma helicoidal y con un gran parecido al cuerno de los unicornios mitológicos. Los narvales suelen presentar un patrón moteado de color gris en su piel (que se acentúa en individuos adultos), el cual les cubre todo su dorso y flancos, el vientre sin embargo es de color blanco. El espesor de su piel alcanza un promedio de 7 – 8 centímetros, lo cual le sirve de capa protectora al nadar en las aguas frías del Ártico que son su hábitat. Sus aletas pectorales son pequeñas, la dorsal muy corta (5 cm de alto) aunque larga y la caudal mide entre 1 – 1,2 metros y tiene una marcada forma convexa. Su característica física principal es sin duda su largo colmillo, solo presente en los machos y que puede llegar a medir algo más de 2 metros y alcanzando un peso de hasta 10 kilogramos. Estos dientes están formados por una capa externa de cemento dental y una interna más dura llamada dentina. La función de estos dientes no está del todo clara aunque se piensa que puede proporcionar información vital al narval, ya que podría tener una conexión con el sistema nervioso del animal y ser utilizado de esta manera como un sensor de presión, temperatura y movimiento por parte del cetáceo. Los narvales se alimentan preferiblemente durante el invierno de bacalao, fletán, calamares y algunos crustáceos. Para ello realizan inmersiones de hasta 800 metros de profundidad (aunque en algunos casos han sobrepasado los 1.000 metros), las cuales pueden prolongarse por más de 30 minutos. Las hembras de narval suelen dar a luz a sus crías cada 3 años, en un período de gestación que puede llegar a los 15 meses, no alcanzando la madurez sexual hasta pasados los 6 años para las hembras y los 9 para los machos. Los narvales son capaces de emitir una gran variedad de sonidos, algunos sirven para comunicarse con individuos de su propia especie y otros para la ecolocalización a modo de sonar. Al igual que algunas otras especies distintas de cetáceos, el narval es un animal migratorio, acercándose en verano hacia las costas en grupos de entre 10 – 100 ejemplares, mientras que en invierno se desplazan lejos de la costa en grupos más pequeños, hasta zonas de grandes placas de hielo polar. En la actualidad no existe certeza exacta sobre el número total de ejemplares de narval pero sí se tiene constancia del descenso de algunas de sus subpoblaciones por lo que la especie está catalogada como casi amenazada debido a ciertos factores como la caza intensiva, depredadores naturales, contaminantes, trampas de hielo y cambio climático. Los colmillos de narval fueron utilizados durante la Edad Media como cuernos de unicornio y comercializados como tales por los vikingos.

Familia Phocoenidae.

Marsopa Común (Phocoena phocoena).

Tamaño: Entre 1,4 – 1,9 metros de longitud.

Peso: Unos 60 kilogramos.

Distribución: Aguas costeras frías del Hemisferio Norte (fiordos, bahías, estuarios y puertos). Pueden descender hasta unos 200 metros de profundidad.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La marsopa común es uno de los mamíferos marinos más pequeños y una de las seis especies de marsopa existentes. Está muy extendida y normalmente habita cerca de las zonas costeras o estuarios fluviales, aunque a menudo sube por los ríos, y se le ha visto a cientos de kilómetros del mar. La marsopa común es un poco más pequeña que las otras marsopas. Su cuerpo es robusto, y el cuerpo del animal se redondea y curva justo encima de su triangular aleta dorsal. El pico está mal delimitado y es corto. Las aletas pectorales, aleta dorsal y aleta caudal son de un gris oscuro, mientras que los laterales son ligeramente moteados o gris claro. La parte inferior de la marsopa es mucho más blanca, aunque tiene rayas grises que normalmente le surcan a lo largo de la garganta por el cuerpo del animal. Se alimenta principalmente de peces pelágicos como el arenque, capelán y de calamares y crustáceos. Se comportan normalmente como solitarios cazadores aunque también se les ha visto en manadas y por lo general sus hábitos son sedentarios, no abandonando una región durante bastante tiempo. Las hembras, entran en la madurez sexual a los tres o cuatro años y pueden parir cada año durante varios años consecutivos, estando embarazada y en período de lactancia al mismo tiempo. La gestación de la marsopa dura normalmente 10 – 11 meses. La mayoría de los nacimientos ocurren en primavera y verano. La marsopa común tiene en grandes tiburones (tiburón blanco, tiburón mako) y orcas a sus principales depredadores naturales. Las marsopas fueron cazadas tradicionalmente para la obtención de su carne, así como por su grasa, que se utiliza para la iluminación y como combustible. En la actualidad, la población total de marsopa común se cree que alcanza algunos cientos de miles de individuos y no se encuentra en peligro de extinción, aunque se piensa que su número ha descendido en el Mar Negro y Mar Báltico. Hay sin embargo, una serie de amenazas que afectan directamente a esta especie, como la mayor contaminación acústica y química del mar, el descenso de las fuentes de comida que sirven de alimento a la marsopa y el cambio climático. Este cetáceo muestra con el ser humano un comportamiento dócil y muy curioso.

Familia Physeteridae.

Cachalote (Physeter macrocephalus).

Tamaño: Hasta 20,5 metros de longitud (los machos son mayores que las hembras).

Peso: Hasta 57 toneladas de peso.

Distribución: Cosmopolita, se le puede encontrar en mares y océanos de todo el mundo, prefiriendo aguas profundas en alta mar y a una profundidad de entre 300 – 1.000 metros. No habita  en el Mar Negro ni en aguas congeladas de los polos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El cachalote es un gran cetáceo dentado, el mayor animal con dientes que habita el planeta. En su cuerpo cabe destacar el tamaño de su enorme cabeza, frecuentemente ocupa un tercio de la longitud total del cetáceo. Dicha cabeza está coronado por un único espiráculo con forma de “S” por el que respiran los cachalotes, el cual se encuentra muy próximo al extremo frontal izquierdo de su gran testa, la cual guarda en su interior el cerebro animal más grande de cualquier otro ser vivo actual o extinto, alcanzando los 8 kilogramos de peso. En la frente de los cachalotes existe un órgano llamado espermaceti, una voluminosa cavidad llena de una especie de cera o aceite que ayuda al animal para mejorar su flotabilidad. Sus aletas son gruesas y la caudal tiene forma triangular, levantándola fuera del agua cada vez que va a iniciar una de sus prolongadas inmersiones que pueden demorarse por alrededor de unos 90 minutos, llegando a alcanzar profundidades cercanas a los 3 km. Dichas inmersiones pueden provocar a la larga, lesiones en los órganos y huesos del cachalote, debido a los bruscos cambios de presión soportados. La piel de los cachalotes es normalmente de un color gris uniforme aunque se sabe de la existencia de ejemplares albinos. A diferencia de otras ballenas, la piel de los cachalotes no es lisa y suele tener una textura nudosa, sobre todo en la zona de su espalda y mostrando a su vez en ocasiones diversas cicatrices, algunas de ellas pueden ser producto de las ventosas y picos de grandes calamares gigantes de los que los cachalotes suelen alimentarse. Sus grandes dientes cónicos de hasta casi 1 kg de peso le ayudan a cazar distintas presas que forman parte de su dienta alimentaria como son los calamares gigantes, mencionados con anterioridad, los calamares colosales, pulpos, rayas y principalmente otros calamares de mediano tamaño. En cuanto a la reproducción de los cachalotes, no se sabe mucho de ella salvo que las hembras dan a luz a una sola cría tras un período prolongado de gestación de entre 14 – 16 meses. Esta especie alcanza la madurez sexual (algo lenta respecto a otros cetáceos) a los 7 – 13 años en el caso de las hembras y a los 18 en los machos, siendo un animal longevo y capaz de llegar a los 70 años de edad. Los cachalotes suelen ir en grupos de una docena de individuos con crías en el caso de las hembras, mientras que los machos adultos prefieren ir en solitario o en pequeños grupos. A pesar de haber sido cazada esta especie durante varias décadas para la obtención principalmente de su espermaceti, grasa y dientes que eran posteriormente tallados, su futuro parece más claro que el de otros tipos de ballenas pero a pesar de ello, su estado de conservación permanece como vulnerable ya que la recuperación de sus poblaciones es lenta, principalmente en el Sur del Océano Pacífico.

Familia Ziphiidae.

Zifio Calderón.

Zifio Calderón Boreal (Hyperoodon ampullatus).

Zifio Calderón Austral (Hyperoodon planifrons).

Tamaño:

Zifio Calderón Boreal: Hasta 9,8 metros de longitud.

Zifio Calderón Austral: Hasta 7,5 metros de longitud.

Peso:

Zifio Calderón Boreal: Son complicadas sus estimaciones, entre 5.800 – 17.000 kilogramos, dependiendo del individuo.

Zifio Calderón Austral: Entre 6 – 8 toneladas de peso.

Distribución:

Zifio Calderón Boreal: Endémico del Océano Atlántico Norte y Océano Glacial Ártico (Gran Bretaña, Noruega, Islandia, Groenlandia), prefiriendo aguas frías (-2 – 17 °C) y profundas (hasta 1.453 metros).

Zifio Calderón Austral: Circumpolar del Océano Glacial Antártico (Sudáfrica, Nueva Zelanda, Sur de Brasil), prefiriendo aguas frías y profundas (más de 1.000 metros).

Estado de conservación:

Zifio Calderón Boreal: Preocupación menor.

Zifio Calderón Austral: Preocupación menor.

El zifio calderón boreal es uno de los dos miembros de la familia Hyperoodon. Esta especie en particular es bastante voluminosa, tiene una abultada cabeza, destacando además su pico largo y negro en los machos, mientras que el de las hembras es gris. Su aleta dorsal es relativamente pequeña (con forma de media Luna) y está desplazada bastante atrás en el cuerpo de este cetáceo. Su piel tiene una coloración gris oscura, mientras que el vientre es algo más claro. Su alimentación principal se basa en peces, calamares y estrellas de mar. El zifio calderón boreal suele vivir en grupos, las hembras paren (una cría de hasta 3,5 metros de largo) principalmente en verano o principios de primavera, después de un período de gestación de hasta 12 meses. Este cetáceo puede permanecer sumergido entre 14 – 70 minutos. El zifio calderón boreal fue cazado profusamente por Noruega y Gran Bretaña durante los siglos XIX y XX, por lo que su población actual es posible que sea muy reducida en comparación con la que habría en la época anterior a su caza. A pesar de ello, en la actualidad esta especie presenta un nivel de “preocupación menor” aunque con perspectiva desfavorable en cuanto su población, ya que sigue siendo cazada en algunos pueblos de las Islas Feroe. Las prospecciones e instalación de plataformas petrolíferas en su hábitat natural también representan una amenaza para la subsistencia futura de este cetáceo.

El zifio calderón austral es un cetáceo bastante corpulento, el otro integrante de la familia Hyperoodon. Se caracterizan por su hocico corto y su abombada cabeza o melón, que es especialmente pronunciada en los machos más desarrollados. Su aleta dorsal tiene forma de hoz y está ubicada en el último tercio del animal. El color del zifio calderón austral es gris-marrón, mientras que el vientre y los flancos son algo más claros. Su piel suele estar cubierta de una serie de cicatrices, principalmente en individuos adultos. Este cetáceo se alimenta principalmente de peces y calamares, pero muchos de los datos referentes a esta especie se desconocen en la actualidad ya que el zifio calderón austral está poco estudiado, sobre todo por ser una especie reticente a acercarse a los barcos y difícil de observar. Viven en grupos y en cuanto a su reproducción, tampoco se sabe mucho, sus crías deben de nacer seguramente en primavera, los recién nacidos alcanzan los 3 metros de longitud. A diferencia de sus parientes del Norte, el zifio calderón austral nunca fue cazado a gran escala con fines comerciales y a pesar de ser una especie poco conocida y rara vez vista, se piensa que su número puede alcanzar los 500.000 ejemplares, siendo de esta forma la ballena antártica más abundante y común.

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, Google (fotografías), elaboración propia.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 mayo, 2012 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: