RSS

Fauna Abisal

18 Feb

La zona abisal o zona abisopelágica es uno de los niveles en los que está dividido el océano según su profundidad, está por debajo de la zona batipelágica y por encima de la hadopelágica y corresponde al espacio oceánico entre 3.000 – 6.000 metros de profundidad. Es una zona oscura donde la luz solar no llega. Esta región se caracteriza por un ambiente frío, presión hidrostática extremadamente elevada, escasez de nutrientes y ausencia total de luz. Una fosa abisal se forma cuando la corteza oceánica subduce bajo la corteza continental con un leve ángulo de inclinación lo que produce ruptura de la litosfera y la formación de una fosa. En el fondo del océano no existe vegetación que realice la fotosíntesis, es decir no existen algas verdes. Esta zona depende en gran parte del particulado de detritos que cae desde la superficie, excepto en las zonas donde se presentan las fuentes hidrotermales, que depende de la energía volcánica, en donde la producción primaria, depende de la quimiosíntesis que es desarrollada por especies bacterianas, presentes sobre el sustrato o en los organismos presentes. Esta zona morfológica de la geografía del fondo marino ocupa más del 70 % del área total de los océanos. No se conoce actualmente cuántas especies distintas habitan estos fondos marinos, pero aquellas que han sido avistadas tienen, generalmente, formas “monstruosas” en relación a los estándares de peces de lugares más superficiales. Además, según los científicos, estos peces son descendientes de los peces superficiales y son así debido a las condiciones en los que ellos viven. Estos tipos de peces tienden al gigantismo debido a las condiciones extremas en las que viven. Crecen muy lentamente, por lo tanto, su metabolismo es también muy lento y viven muchos años. Para salvar la falta de alimento y luz, presentan cambios evolutivos tales como grandes bocas, estómagos deformables, órganos bioluminiscentes, dientes desproporcionados, etc. Desde la superficie apenas llega alimento. Sólo el 5% del movimiento que se produce en la zona iluminada llega hasta su hábitat, y sólo entre el 2% – 7% de la luz solar alcanza esas profundidades, de modo que estos predadores esperan inmóviles a que sus detectores de movimiento les comuniquen la llegada de algo comestible.

Niveles del océano

Cabe destacar que a pesar de la utilización de basticafos modernos (principalmente a partir de 1977) y otros métodos de rastreo e investigación de los fondos marinos, aún se desconocen a un gran número de especies que habitan en esta región de la Tierra y las que se conocidas son un gran misterio para la ciencia ya que su comportamiento y costumbres son elementos prácticamente desconocidos.

Invertebrados.

Calamares de aleta grande (Magnapinnidae).

Los calamares de aleta grande, brazo largo o magnapínidos son un grupo de cefalópodos muy ratos y poco conocidos, los cuales poseen una morfología distintiva. Se han avistado muy pocos ejemplares de esta familia, principalmente en el Océano Atlántico (Golfo de México, costas de Senegal, Ghana y Brasil) y Pacífico (Hawái), a profundidades de más de 2.000 metros, hecho que avala lo difícil de avistarlos y de saber más de ellos. Se cree que la mayoría de los ejemplares vistos son individuos inmaduros, a pesar de ello, muchos científicos creen que estos calamares pueden llegar a medir 7 metros de longitud total. Se sabe muy poco también de sus hábitos alimentarios, cabe la posibilidad de que estos cefalópodos capturen a sus presas arrastrando sus brazos y tentáculos por el fondo del mar.

Magnapinnidae

Calamares de cristal (Cranchiidae).

Los calamares de cristal o cránquidos, son una familia de cefalópodos que comprende 60 especies conocidas. Los cránquidos iluminan parcialmente aguas oscuras donde su transparencia les provee de camuflaje. Se caracterizan por un cuerpo redondeado y de cortas extremidades, con dos filas de ventosas. El tercer par de brazos es alargado. Muchas especies tienen bioluminiscencia con órganos productores de luz a los lados de los ojos, usados para amortiguar su sombra en el piso marino. El tamaño ocular varía ampliamente, desde largos y circulares a telescópicos y saltones. Usan una cámara llena de solución de amonio para ayudar a la flotación. Frecuentemente el único órgano visible a través de los tejidos transparentes es la glándula digestiva semejante a un cigarro, que en los cefalópodos equivale al hígado de los mamíferos. Los cránquidos juveniles viven en aguas superficiales, descendiendo más profundamente al ir madurando. Algunas especies pueden vivir a más de 2.000 m de profundidad. La forma corporal de muchas especies cambia drásticamente entre los estadios fenológicos y muchos especímenes juveniles se confunden entre especies.

Cranchiidae

Calamar vampiro (Vampyroteuthis infernalis).

El calamar vampiro es un cefalópodo de pequeño tamaño (hasta 30 centímetros de largo en total) y de profundidad (900 metros o más) que puede encontrarse en aguas templadas y tropicales de todo el mundo. Su cuerpo gelatinoso varía entre el negro intenso y el rojizo pálido, dependiendo del lugar y las condiciones de luz. Una capa de piel conecta sus ocho brazos, cada uno de ellos forrado con hileras de espinas carnosas o cirros; el interior de esta “capa” es negro. Únicamente la mitad distal de sus brazos (la más alejada del cuerpo) poseen ventosas. Los ojos son límpidos y globulares, y de color rojo o azul, también en función de la iluminación; son proporcionalmente los más grandes del Reino Animal con 2,5 centímetros de diámetro. El calamar vampiro está cubierto enteramente de órganos productores de luz llamados fotóforos. El animal tiene un gran control sobre los órganos, y es capaz de producir flashes de luz que desoriente desde fracciones de segundo a varios minutos de duración. Al igual que muchos cefalópodos de aguas profundas, el calamar vampiro carece de depósitos de tinta. Si se ve amenazado, en lugar de tinta, una pegajosa nube de moco bioluminiscente formada por innumerables bolitas se expulsará desde la punta de sus brazos. Los cromatóforos (órganos pigmentados) comunes en la mayoría de los cefalópodos están pobremente desarrollados en el calamar vampiro, si bien esto significa que el animal no es capaz de cambiar el color de su piel de forma brusca como el resto de los cefalópodos, tal estrategia no es necesaria en las oscuras profundidades en las que vive. El calamar vampiro se alimenta preferiblemente de copépodos, gambas y cnidarios a los que depreda gracias sus tentáculos y tritura con su poderoso pico.

Calamar vampiro

Esponja globo verde (Latrunculia apicalis).

La esponja globo verde ha sido redescubierta y descrita recientemente. Este invertebrado mide alrededor de 12 centímetros de alto y puede ser encontrada a profundidades de hasta 1.200 metros en el Océano Antártico (Mar de Ross, Islas Kerguelen y costa de la Tierra de Wilkes oriental).

Latrunculia apicalis

Gusano de tubo gigante (Riftia pachyptila).

El gusano de tubo gigante es un invertebrado marino que se aloja (como su nombre indica) en el interior de un gran tubo quitinoso blanco. De su extremo superior, emergiendo del tubo, nace una gran pluma branquial roja. También posee un órgano especial en forma de saco llamado trofosoma. Éste alberga miles de millones de bacterias simbióticas que pueden constituir más de la mitad del peso del gusano y que le ayudan a sintetizar su alimento. Puede crecer hasta una altura de 2.7 metros, pero en general es más pequeño, en torno a 1,5 metros y con 4 centímetros de diámetro. Como todos los gusanos de tubo, carece de ojos y de aparato digestivo (boca, estómago, ano). Los gusanos de tubo gigantes viven en grandes grupos en el fondo del Océano Pacífico, a profundidades de 2.000 – 4.000 metros, cerca de fumarolas negras. Toleran condiciones extremas de altas temperaturas y grandes concentraciones de sulfuro. Como otras formas de vida que prosperan alrededor de las fumarolas, los gusanos tubícolas gigantes han desarrollado adaptaciones bioquímicas gracias a las cuales pueden vivir sin luz solar. Se cree que puede vivir hasta 250 años. Fue descubierto en 1977 por el sumergible estadounidense Alvin que surcaba la dorsal de las Galápagos.

Gusano de tubo gigante

Paromola cuvieri.

También conocido como centollo de fondo, es un cangrejo de gran tamaño de la familia Homolidae. De coloración anaranjada, patas rojizas y con un caparazón cubierto de espinas, habita principalmente en el Este del Océano Atlántico (desde Angola a Noruega, Islandia incluida) y en el Mar Mediterráneo, en profundidades que pueden alcanzar los 1.000 metros. Sus ojos son móviles, con pendúnculos estrechos en la base peron ensanchándose en la parte distal. Esta especie posee un dimorfismo sexual bastante acentuado, ya que los machos tienen unas garras más largas y en general un cuerpo de mayor tamaño que el de las hembras. Estos cangrejos rondan los 20 centímetros de largo en su caparazón, mientras que los brazos de las tenazas pueden alcanzar y extenderse hasta 1,2 metros.

Paromola curvieri

Phronima.

Es un género de crustáceos anfípodos de la familia Phronimidae, conocidos vulgarmente como anfípodos pram. Son pequeños y traslúcidos, de mar profundo. Su aspecto físico recuerda al de un camarón con cabeza, ojos, mandíbulas y patas con pinzas. Tal y como se ha mencionado anteriormente, estos crustáceos vive en el mar a grandes profundidades, y usualmente solamente son visto por la tripulación de los submarinos. No suelen medir más de 25 milímetros de largo y son principalmente carnívoros, comiendo plancton. Phronima sedentaria habita frecuentemente en sálpidos muertos, utilizando sus cuerpos con forma de barril como refugio.

Phronima

Grimpoteuthis.

Es un género de pulpos pertenecientes a la familia Opisthoteuthidae y conocidos vulgarmente como “pulpos Dumbo” por sus aletas, parecidas a orejas, que se proyectan sobre su “cabeza” (cuerpo), pareciendo las orejas voladoras del elefante de Walt Disney. Estos pulpos tienen un cuerpo suave o gelatinoso para soportar las altas presiones de las profundidades. Poseen ocho tentáculos fuertemente palmeadas con 60 – 70 ventosas cada uno. Los patrones en ellos distinguen los machos de las hembras por lo que muestran dimorfismo sexual. Aunque la mayoría de los Dumbos alcanzan longitudes de sólo 20 centímetros, ha habido avistamientos de pulpos de este género que superaban el metro de largo. Estos cefalópodos se alimentan principalmente de caracoles, gusanos, bivalvos, crustáceos y copépodos. Cabe destacar que este género de pulpos engulle a su presa de golpe y no la va picoteando como hacen otros octópodos menos raros de avistar. La mayoría de especímenes de pulpo Dumbo han sido encontrados a profundidades extremas que oscilan los 3.000 – 4.000 metros y en aguas de casi todo el mundo.

Grimpoteuthis

Pulpo luminoso (Stauroteuthis syrtensis).

El pulpo luminoso es un cefalópodo abisal que habita a profundidades de entre 1.500 – 2.500 metros, siendo bastante común sobre la plataforma continental de la costa Este de Estados Unidos e Islas Británicas. Este pulpo tiene una textura general gelatinosa, siendo además de color marrón rojizo translúcido, con los órganos internos visibles a simple vista. Presentar una cáscara pequeña e interna y dos aletas en su cabeza. Esta especie tiene un tamaño medio que ronda los 28 – 50 centímetros de largo en total con los tentáculos (todos ellos de distinto tamaño) extendidos. Este animal es bioluminiscente, ya que ciertas células que controlan sus ventosas han sido reemplazadas por fotóforos, órganos que emiten luz de color verdosa. Aunque los científicos no saben exactamente la utilidad de estos órganos, sospechan que la bioluminiscencia podría ayudarles a atraer a sus presas (pequeños crustáceos relacionados con el plancton principalmente) o parejas (hipótesis improbable ya que ambos sexos son capaces de desplegar ese tipo de luz, además de individuos inmaduros) e incluso confundir a sus depredadores.

Pulpo luminoso

Pulpo telescopio (Amphitretus pelagicus).

El pulpo telescopio es un cefalópodo de pequeño tamaño (hasta 9 centímetros de longitud) que se puede encontrar en aguas tropicales del Océano Índico y Pacífico, se cree que puede alcanzar al menos los 2.540 metros de profundidad. Posee ocho brazos y es semitransparente, hecho que hace aún más difícil la posibilidad de avistarlo. Su cuerpo es redondeando, corto y de consistencia gelatinosa. A diferencia de otros pulpos, en esta especie el manto se adhiere a ambos lados del sifón, el cual es muy largo y estrecho.

Pulpo telescopio

Tiburonia granrojo.

La tiburonia granrojo es el nombre de una especie de medusa descubierta hace relativamente poco (2003). Se sabe muy poco de especie del cual solamente se han encontrado 23 individuos, el ejemplar de mayor tamaño encontrado medía unos 15 centímetros de largo. Los científicos creen que habita principalmente en las profundidades (600 – 1.500 metros) del Océano Pacífico (Hawái, Golfo de California, Bahía de Monterrey y Japón). Esta especie alcanza entre los 60 – 90 centímetros de diámetro, siendo muy carnosa y robusta, además posee de cuatro a siete brazos urticantes en la boca que le sirven para obtener sus alimentos, posiblemente otras medusas. Su cuerpo presenta un intenso color rojo oscuro y de ahí debe su nombre.

Tiburonia granrojo

El calamar gigante (Architeuthis dux) y el calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni) también habitan en esta región del océano. Para más información: Calamar colosal y calamar gigante.

Vertebrados.

Chauliodus.

Chauliodus es el nombre de un género de peces abisales de la familia Stomiidae y que reciben el nombre común de peces víbora que habitan en aguas templadas y tropicales de casi todo el mundo y a profundidades de hasta unos 1.500 metros. Los peces víbora alcanzan tamaños de 30 – 60 centímetros de largo y varían en color, verde, plata e incluso negro. Como otros peces abisales, los víbora capturan a sus presas atrayéndolas gracias a órganos bioluminiscentes o fotóforos localizadas principalmente en el vientre y parte final de sus aletas y espina dorsal, este último es utilizado a modo de caña de pescar. De cuerpo alargado, los peces víbora poseen unos dientes largos y curvados hacia dentro con los que atrapan e inmovilizan a sus presas (otros peces principalmente), siendo capaces además de estar tiempo prolongado sin ingerir alimento alguno. Se cree que pueden llegar a vivir entre 30 – 40 años en estado salvaje.

Chauliodus

Himantolophidae.

Los peces balón son un género único dentro de la familia Himantolophidae, del que se conocen 19 especies. Se trata de peces marinos distribuidos en el Océano Atlántico, Índico y Pacífico que suelen mantenerse a profundidades de hasta 1.000 metros. El cuerpo de estos animales tiene forma muy redondeada, de ahí el nombre común de esta familia, con un dimorfismo sexual muy grande, pues la hembra mide unos 46 centímetros de longitud máxima mientras que el macho mide 39 centímetros. En ambos sexos faltan los parietales durante toda la vida; el cuerpo de las hembras presenta placas óseas, cada una de ellas con una espina mediana, las hembras difieren de otros ceratícidos (rapes abisales) por tener un hocico corto y romo. Cazan sus presas (peces pelágicos, cefalópodos, camarones) atrayéndolas moviendo el apéndice largo similar a una caña de pesca ubicado en su dorso. Al igual que en otras familias de ceratoideos, los pequeños machos adultos viven unidos a las grandes hembras, que tras su maduración sexual, las buscan y adhieren su cabeza dentro de ella, perdiendo las aletas y convirtiéndose en un órgano seminífero.

Himantolophidae

Idiacanthus antrostomus.

También conocido como dragón negro del Pacífico (Pacific Blackdragon) es un pez de cuerpo alargado y serpentiforme que vive en aguas profundas a más de 1.000 metros de profundidad en aguas del Este del Océano Pacífico, desde California hasta Chile. Presenta un dimorfismo sexual pronunciado ya que las hembras son mucho mayores que los machos (hasta cuatro veces más), pudiendo alcanzar los 60 centímetros de largo. De este pez cabe destacar sus grandes y desarrollados ojos y su poderosa mandíbula, equipada con dientes afilados y largos los cuales le sirven para capturar a sus presas (otros peces principalmente y crustáceos). El cuerpo del Idiacanthus antrostmus es de color muy oscuro y está recubierto de varias hileras de fotóforos que probablemente le sirvan para atraer a su pareja. También cabe destacar que en la mandíbula posee otra serie de fotóforos, en este caso para ayudarle a dar caza a otros peces, mostrando un comportamiento claro de depredador de emboscada. Los machos de esta especie, son mucho más pequeños que las hembras, no pueden alimentarse por sí mismos y nunca abandonan el estado de larva, por lo que únicamente viven el tiempo suficiente para aparearse, ya que poco después mueren.

Idiacanthus antrostomus1

Idiacanthus antrostomus2

Melanocetus johnsonii.

El Melanocetus johnsonii es un pez de aguas tropicales que habita a profundidades que pueden llegar a sobrepasar los 2.000 metros. Se caracteriza por su cuerpo grueso y redondeado de color rojizo oscuro, algo que le hace virtualmente invisible en las aguas en donde vive. Tiene una especie de antena sobre su cabeza que brota de su nariz en forma de caña repleta de bacterias bioluminiscentes que se ilumina como señuelo para atraer a otros peces que confunden este órgano con gusanos u otro organismo siendo al final sus presas, agarrándola con sus grandes dientes para evitar que la presa se escape. Su gran boca que puede tragar ejemplares de más del doble de su propia longitud, siendo una forma ideal de aprovechar la falta de comida en estas zonas. Esta especie muestra un dimorfismo sexual pronunciado, ya que las hembras pueden alcanzar los 20 centímetros de longitud mientras que los machos tienen un máximo conocido de 2,8 centímetros. Para aparearse, el macho muerde el vientre de la hembra y, al cabo de un tiempo, se funde con ella y se convierte en un apéndice de su cuerpo. La hembra le proporciona al macho riego sanguíneo y nutrientes, y el macho le proporciona esperma de forma continua. Las larvas aparecen a una profundidad de 100 metros y descienden con la madurez. Los machos son muy nadadores, al contrario que las hembras que pasan la mayor parte inmóviles, esperando a que se acerque algún animal a su señuelo.

Melanocetus johnsonii

Pez caracol.

Los peces caracol son un género de peces babosos de los que se conoce muy poco al igual que otros animales que habitan en las profundidades abisales. En este caso nos encontramos ante un género de peces (114 especies reconocidas) de la familia Liparidae que se pueden encontrar en el Océano Atlántico y Pacífico oriental a profundidades que pueden llegar a ser superiores a 7.000 metros, de ahí lo complicado de su observación, aunque se cree que normalmente se mantiene en un radio de 1.900 – 3.300 metros. Estos peces muestran dimorfismo sexual, ya que los machos rondan los 12,6 centímetros de largo y las hembras 16,2 centímetros. Los peces caracol se alimentan principalmente de crustáceos, moluscos, gusanos y otros pequeños invertebrados. Recientemente se han descubierto peces caracol en la Fosa de las Marianas (Océano Pacífico), a 8.100 metros de profundidad.

Pez caracol

Pez con colmillos cortos y cortos largos (Anoplogaster brachycera & Anoplogaster cornuta).

El pez con colmillos cortos posee un aspecto terrorífico y es uno de los dos integrantes del género Anoplogaster, perteneciente a la familia Anoplogastiridae. Es de aguas profundas y tropicales, distribuyéndose en gran profundidad (hasta 1.500 metros) en zonas del ecuador del Océano Atlántico y Pacífico. La cabeza es grande, con fauces amplias, plagado de moco con cavidades trazadas por bordes serrados y cubierto por una fina piel. Los ojos son relativamente pequeños en comparación con el tamaño del pez. El cuerpo entero es de un color marrón oscuro a negro y está muy comprimido lateralmente, en el fondo anterior y progresivamente más delgado hacia la cola. Las aletas son pequeñas y simples, las escamas están incrustadas en la piel y adoptan la forma de placas delgadas. Como compensación por la reducción de los ojos, la línea lateral está bien desarrollada y se presenta como un surco a lo largo de los flancos. Esta especie crece hasta unos 6 centímetros de longitud. Sus grandes dientes están curvados hacia dentro por lo que hace que sea prácticamente imposible escapar a sus presas.

Anoplogaster brachycera

El pez con colmillos largos es la otra especie del género Anoplogaster, el cual se encuentra en aguas tropicales y templadas de todo el mundo, a profundidades que pueden rondar los 5.000 metros como máximo, aunque su radió de acción normalmente está en torno a 500 – 2.000 metros. Esta especie crece hasta unos 18 centímetros de longitud, siendo físicamente muy parecido (aunque más grande) a su pariente de colmillos cortos. La larva de este pez, esta cubierta de excrecencias espinosas (crecimientos que están en la superficie de un cuerpo animal o vegetal, como pequeñas espinas, similares a las de un cactus). La reproducción de estos peces, generalmente es similar a los de otras especies. Se cree que los individuos jóvenes se alimentan de crustáceos mientras que los adultos tienen una dieta casi exclusiva de peces. Se tiene constancia de que esta especie puede formar pequeños grupos de varios individuos aunque también puede ir en solitario.

Anoplogaster cornuta

Pez dragón (Stomias boa boa).

El pez dragón es un pez abisal de mediano tamaño que se encuentra a grandes profundidades (más de 1.000 metros) en aguas tropicales y templadas de casi todo el mundo (ausente en el Norte del Océano Pacífico y Noroeste del Océano Atlántico). Posee ojos grandes y transparentes y un cuerpo alargado y serpentiforme, con una cabeza pequeña, la boca destaca porque su mandíbula inferior es predominantemente más grande y está equipada con unos dientes muy largos y puntiagudos, tal es el tamaño de dichos dientes que el pez a veces es incapaz de cerrar la boca. El pez dragón tiene un apéndice carnoso que sobresale de la barbilla al estilo de un tallo largo y pálido, terminado en una especie de “bombilla” que utiliza como anzuelo para capturar a sus presas. La piel del pez dragón está cubierta de pequeñas escamas hexagonales de color plateado y machas iridiscentes. La longitud máxima de este animal es de aproximadamente 32 centímetros. Se alimenta principalmente de otros peces y posiblmente también de crustáceos. El pez dragón posee además grandes órganos fotóforos detrás de los ojos y otros más pequeños repartidos por el resto de su cuerpo, sobre todo en la superficie ventral.

Pez dragón1

Pez dragón2

Pez pelícano (Eurypharynx pelecanoides).

El pez pelícano es un pez abisal que muy raramente ha sido avistado aunque en ocasiones queda atrapado en las redes de los pescadores. El rasgo más distintivo del pez pelícano es su enorme boca, mucho más grande que su cuerpo. La boca está sin apretar mediante una articulación y puede abrirse bastante para engullir a un pez de mayor tamaño que él mismo. La mandíbula inferior, parecida a una bolsa, recuerda a la mandíbula de un pelícano, de ahí su nombre. El estómago puede estirarse y expandirse para alojar comidas grandes. El pez pelícano utiliza una larga cola, con forma de látigo, para moverse; al final de la misma posee un órgano luminoso cuya finalidad es atraer a las presas y que brilla con un color rosáceo, aunque en ocasiones es capaz de emitir destellos de un rojo brillante. El tamaño de este pez ronda los 0,75 metros de longitud. Su estómago puede estirarse y expandirse para acomodar grandes comidas, aunque el análisis de los contenidos estomacales sugiere que comen principalmente pequeños crustáceos, plancton y peces. A pesar del gran tamaño de las mandíbulas, que ocupan alrededor de un cuarto de la longitud total del animal, que sólo tiene pequeños dientes, lo que no sería compatible con una dieta regular de grandes peces. Se le puede encontrar en aguas tropicales y templadas de todo el mundo, a profundidades que rondan los 500 – 3.000 metros.

Pez pelícano1

Pez pelícano2

Regaleco (Regalecus glesne).

También conocido como pez remo gigante o rey de los arenques, es el pez óseo más grande el mundo, pudiendo alcanzar los 11 metros de longitud. Se han reportado especímenes no confirmados de hasta 17 metros pero comúnmente mide en torno a los 3 metros. Su peso máximo registrado para un pez remo gigante es de 272 kilogramos. En su forma es parecido a una cinta, con una aleta dorsal a lo largo de toda su longitud de entre los ojos hasta la punta de su cola. Los radios de las aletas son pequeños y pueden contar hasta 400 o más. El regaleco destaca por su distintiva y llamativa cresta roja. Su aletas pectorales y pélvicas son casi adyacentes, las pectorales son regordetas, mientras que las aletas pélvicas son largas, de una sola raya, algo que recuerda a un remo en forma, con ampliación en la punta. Su cabeza es pequeña, con la mandíbula (sin dientes) protusible (puede extenderse fuera de la boca) típico de los Lampriformes. El regaleco posee entre 40 – 58 branquiespinas. El regaleco tiene una distibución global (en parte debido sus hábitos migratorios), por lo tanto se le puede encontrar en todo el mundo y a profundidades que pueden alcanzar los 1.000 metros. Se alimenta de krill y otros crustáceos pequeños, así como de peces pequeños y calamares. Debido a que no se ven a menudo y a su gran tamaño, cuerpos alargados y apariencia, se presume que el pez remo gigante es el responsable de algunos avistamientos de serpientes de mar. A pesar de no ser divisado con frecuencia, los científicos piensan en la actualidad que es una especie bastante común en los océanos aunque los avistamientos de ejemplares sanos en su hábitat natural siguen siendo extremadamente raros.

Regaleco1

Regaleco2

Saccopharynx.

Saccopharynx es el nombre dado a un género de peces abisales pertenecientes a la familia Saccopharyngidae y que destacan por poseer cuerpos sin escamas y parecidos a los de las anguilas y también por sus grandes bocas, además de estómagos extensibles. Son generalmente de color negro y pueden alcanzar los 2 metros de longitud, aunque la especie de mayor tamaño Saccopharynx ampullaceus, normalmente no supera los 1,61 metros de largo. Se han encontrado a profundidades de 1.800 metros en el Océano Atlántico y Pacífico pero se cree que pueden habitar incluso a 3.000 metros de profundidad. El cerebro y los ojos son muy pequeños y se sitúan en la parte frontal de la cabeza, presentando además órganos olfatorios muy desarrollados. Sus colas acaban en un órgano luminoso con forma de bulbo. El propósito exacto de este órgano es desconocido, aunque es probable que sea utilizado como señuelo para capturar a sus presas, principalmente otros peces que pueden ser incluso mayores en tamaño que el propio Saccopharynx.

Saccopharynx1

Saccopharynx2

Sternoptychidae.

La familia Sternoptychidae engloba a los vulgarmente conocidos como peces-hacha, los cuales están distribuidos ampliamente por aguas abisales del Océano Atlántico, Pacífico e Índico, a profundidades de 200 – 600 metros de media. Tienen el cuerpo muy comprimido lateralmente, con un desproporcionado tamaño del pecho que le da el aspecto de hacha por el que se les da el nombre común que tienen, pecho que está equipado con grandes placas replegadas que pueden estirar mucho para tragar presas hasta más grandes que ellos. Tienen ojos en forma de tubo que todo el tiempo están viendo hacia arriba, esta característica les es útil para poder ver y buscar toda la comida que cae desde arriba. El color de este pez, casi siempre es verde o violeta en tonos muy brillantes, desde su opérculo, mientras que es pálida en la parte superior y oscura en la parte inferior. En su vientre, tiene unas bandas que atraviesan el cuerpo de forma irregular y que son de color café oscuro. El dorso es del mismo color y su zona pectoral es de color amarillo, las aletas son transparentes. Normalmente son peces de pequeño tamaño que rondan los 2,8 – 12 centímetros de longitud, dependiendo de la especie. Al igual que otros animales de las profundidades, los peces.hacha también poseen órganos bioluminiscentes. Sus presas son principalmente pequeños crustáceos (anfípodos, copépodos, krill, etc).

Sternoptychidae

En esta zona también habitan diversas especies de tiburones de profundidad como la cañabota (Hexanchus grisus), el tiburón anguila (Chlamydoselachus anguineus) o el tiburón duende (Mitsukurina owstoni).

Para más información:

Tiburones I

Tiburones II

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, Wikifaunia, FishBase, Google (Fotografías), elaboración propia.

Anuncios
 
7 comentarios

Publicado por en 18 febrero, 2015 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

7 Respuestas a “Fauna Abisal

  1. claudialocree

    19 febrero, 2015 at 09:54

    Son bastante asquerosetes todos, ¿no? ¿Dónde te has documentado? Es todo un trabajazo! Y muy interesante!

     
    • laexuberanciadehades

      19 febrero, 2015 at 10:38

      A mí me parecen bastante majos. Pues desde Wikipedia a otras páginas en español e inglés especializadas en fauna marina, y también algún que otro libro sobre el tema que guardo en casa desde hace años.

       
  2. Aquileana

    20 febrero, 2015 at 23:10

    Excelente post… y muy interesante saber sobre estas variedades abisales… Genial…
    Un muy buen fin de semana para vos…. Aquileana 😀

     
  3. Patricia Espinosa

    23 marzo, 2015 at 22:34

    Hola interesante, me gustaria saber que aplicaciones medicas se han logrado con alguno de los abisales antes mencionados, me interesa saberlo. Gracias.

     
    • laexuberanciadehades

      23 marzo, 2015 at 22:55

      Únicamente conozco, y no en profundidad, la utilización de bioluminiscencia de algunos peces abisales como método para detectar ciertas enfermedades y también bacterias dañinas en productos alimenticios. Todo ello en fase de investigación.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: