RSS

Archivo de la etiqueta: Pintura

Carl Gustav Carus

Leipzig (Alemania 🇩🇪), 3 de Enero de 1789 – Dresde (Alemania 🇩🇪), 28 de Julio de 1869.

Pintor , psicólogo y naturalista, Carus destacó en el terreno del arte por su pintura paisajista bajo la tutela del gran Caspar David Friedrich, del cual se nota una gran influencia, sintiendo especial predilección por los paisajes románticos (ruinas, noches con Luna, arquitectura gótica, naturaleza). En el terreno puramente científico, originó el concepto de arquetipo de vertebrado, idea fundamental en el posterior desarrollo de la Teoría de la Evolución de Charles Darwin.

Ruinas de Eldena con cabaña en Greifswald a la luz de la Luna (1819 – 1820).

Montículo de la Edad de Piedra (Circa 1820).

Vista de Dresde al atardecer (1822).

Dos hombres ante una cascada al atardecer (1823).

El Castillo Imperial (1824).

Mujer en balcón (1824).

Pozo minero cubierto de maleza (Circa 1824).

La música (1826).

Ventanas góticas en las ruinas del Monasterio de Oybin (Circa 1828).

Habitación balconada con vistas a la Bahía de Nápoles (1829 – 1830).

Pescadores italianos en la Bahía de Nápoles (1828 – 1829).

Paisaje a la luz de la Luna (Circa 1830).

Plaza iluminada por la Luna frente a una iglesia gótica (Circa 1830).

Vista del Coliseo por la noche (Circa 1830).

Vista sobre Dresde desde la terraza de Brühl (Circa 1830 – 1831).

Noche de Luna frente al mar italiano con un lector ante una ventana gótica (1832).

Luna llena italiana (1833).

Castillo Milkel a la luz de la Luna (1833 – 1835).

Robles junto al mar (1834 – 1835).

Casa de Carus en Pillnitz (1835).

Iglesia gótica sobre copas de los árboles a la luz de la luna (Circa 1840).

Vista de Florencia (1841).

Puerto de Copenhague a la luz de la Luna (1846).

Fausto en su estudio (1851).

El sueño de Fausto (1852).

Abadía de Tintern (Desconocida).

Luna llena en Pillnitz (Desconocida).

Puerta de una iglesia gótica a la luz de la Luna (Desconocida).

 
2 comentarios

Publicado por en 20 noviembre, 2019 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , ,

Opaco, herido y decadente (Y tenía corazón)

El ritmo de una noche en picado desciende en barrena sobre el ánimo, siempre tan a medio camino entre la gloria y la inmolación. Es cruel pensar que nada tendría sentido sin estas llamas carbonizando cada resquicio de piel sin cicatrices, nada, salvo tu corazón.

Vacíos, a resguardo de la nada que tanto empatiza con aquellos que yacen acabados sin esperar el tren que nunca pasará. Nos aceleramos, creemos que podremos sobrellevar estas veinticuatro horas con sabor a infierno en las lenguas y a miedo en tu mirada.

El fantasma que deja su perfume de cripta en derredor, visita cada noche el bosque de ahorcados por amor, cuya espera desintegra la esperanza, sin más intención que la de acabar contigo, en silencio, a media noche y duermevela. Estamos implicados en una oda a la vorágine.

Esta deliciosa penumbra desnuda nuestros deseos, y en ninguno de ellos estás tú. Como un recuerdo remoto al que cuesta un océano trasladarse, es la memoria que niega la evidencia de la férrea sangre en las manos y el dulce carmín en los labios morados.

El otoño, opaco, herido y decadente arrastra el odio paso a paso hasta la abandonada tumba de la indiferencia, alegre por ser el centro de atención de un paraíso en llamas y un Hades aterido de la imposibilidad de remontar de semejante destrozo silente.

Ya viene, siempre solícita, la noche de lluvia que pregunta si ella tenía corazón, o solamente fue el recuerdo el que destapó por un evasivo instante el cofre de las esencias olvidadas y el consiguiente diluvio de lágrimas al descubrir la polvorienta verdad. Viene para quedarse.

Como un rito inacabado o una plegaria a la nada en el desierto, la verdad se antepuso a todo. ¿Ella tenía corazón?, sí, y tenía corazón, pero también el mío, y eso ya es para siempre.

Edvard Munch – El beso de la muerte (1898).

 
2 comentarios

Publicado por en 6 noviembre, 2019 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Carl Blechen

Cottbus (Alemania 🇩🇪), 29 de Julio de 1798 – Berlín (Alemania 🇩🇪), 23 de Julio de 1840.

Pintor alemán especializado en paisajes profundamente influenciados por el Romanticismo imperante en su época, pero con pinceladas a su vez de Realismo. No valorado en su época, hoy se le considera uno de los más importantes pintores paisajistas alemanes, junto a otras grandes figuras del movimiento como Caspar David Friedrich.

Fauno durmiendo (Circa 1820).

Paisaje romántico con ruinas (Circa 1820 – 1824).

Ruinas de Oybin (1822).

Estudio de monumento funerario (Circa 1824 – 1827).

Autorretrato (1825).

Cañón montañoso en invierno (1825).

Mar tormentoso con faro (1826).

Iglesia gótica en ruinas (Circa 1826).

Foro de Roma (1828).

Rocas de Tiberio en Capri (Circa 1828 – 1829).

La Bahía de Rapallo (1829 – 1830).

Iglesia gótica en ruinas (1829 – 1831).

El taller de laminación Neustadt-Eberswalde (1830).

En el parque de la Villa de Este (1830).

La torre en ruinas del castillo de Heidelberg (Circa 1830).

Garganta cerca de Amalfi (1831).

Construyendo el Puente del Diablo (1830 – 1832).

Interior de la Casa de las Palmeras (1832 – 1834).

Vista de Asís (1832 – 1835).

Galgenberg (1833).

Paso de los Alpes en invierno con monjes (1833).

Molino en un valle (Circa 1833).

Camino en el bosque cerca de Spandau (Circa 1835).

Vista de los tejados y jardines (Circa 1835).

Bañistas en el Parque de Terni (1836).

Paisaje invernal romántico con Luna llena (Circa 1836).

Interior del bosque con estanque (Desconocida).

Paisaje boscoso con castillo (Desconocida).

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2019 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Arnold Böcklin

Basilea (Suiza 🇨🇭), 16 de Octubre de 1827 – Fiesole (Italia 🇮🇹), 16 de Enero de 1901.

Böcklin fue uno de los pintores simbolistas más importantes y destacados de la historia del arte, el cual influyó con fuerza en el movimiento surrealista posterior. Trató durante su carrera tanto temas mitológicos, como diversos paisajes y retratos. Recibió fuertes influencias del Romanticismo, con gran interés por el mundo de la fantasía, usando además temática más propia de los prerrafaelitas, todo ello le convierte sin duda en un artista único.

Retrato de Alexander Michelis (1846).

Abetos (1849).

Paisaje a la luz de la Luna con ruinas (1849).

Campiña romana (1852).

Fauno silbando a un mirlo (1864 – 1865).

Amantes (1866).

El lamento del pastor, Amarilis (1866).

Fuego fatuo (1866).

Ruggiero liberando a Angélica (1873).

Villa junto al mar (1871 – 1874).

Autorretrato con la Muerte tocando el violín (1872).

Venus Anadiomena (1872).

Batalla de los centauros (1872 – 1873).

Vestal (1874).

El Descendimiento (1876).

Campos Elíseos (1877).

Medusa (Circa 1878).

Rompeolas, el sonido (1879).

Lápida (Circa 1880).

La Isla de los Muertos (1880).

Día de verano (1881).

Paisaje (1882).

El juego de las olas (1883).

La Isla de los Muertos (1883).

Santuario de Hércules (1884).

Autorretrato con vaso de vino (1885).

Arboleda sagrada (1886).

El juego de las Nereidas (1886).

Vuelta a casa (1887).

La isla de la vida (1888).

Batalla del puente (1889).

Odiseo y Polifemo (1896).

La Peste (1898).

Castillo en ruinas con dos águilas volando en círculos (Desconocida).

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 abril, 2019 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , ,

Nació del dolor

Nació del dolor, de mi último reducto de cordura atado con hilo de oro al desastre. Y ahora que mi verdadera cara quedó al aire, dame paz total, de negro y opaco luto, para que no vuelva más a contemplarme abriendo tus heridas.

Derrotado e inane, como un héroe que lo dio todo para al final ser víctima de las falsas expectativas. Así se vislumbra un futuro sin obstáculos, sin misterio, sin mí; por mucho que rece tus lágrimas no se pueden borrar, ni dejan de saber a mi nombre.

La verdad nunca será presuntuosa por mucho que desnude con cruel eficacia y exactitud cada centímetro de realidad. Así que respeta esta voluntad superior que hoy nos arranca del más cálido de los abrazos, aunque no queramos.

El pasado actúa como navaja roma, notas la presión, pero cuando llega el momento de derrumbarse, lo acoges simplemente con una sonrisa en los labios y el corazón roto. Y es que la sangre de estas manos no se limpia, igual que los recuerdos no indultan nuestra pena.

Perdona si en algún momento quise tocar la Luna y quedarme en ella teniendo al Sol a mi lado. Sobran palabras y hechos no tengo, deja que parta por si un día puedo volver a ser lo suficientemente bueno como para volver. Qué decir, (lo) Siento.

Léon Spilliaert – Autorretrato ante el espejo (1908).

 
2 comentarios

Publicado por en 27 marzo, 2019 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , , ,

Retablo de Doña María de Aragón (El Greco)

El Retablo de doña María de Aragón es la denominación historiográfica de un retablo encargado a El Greco para la iglesia del Colegio de la Encarnación de Madrid (llamado también Colegio de doña María de Aragón y actual sede del Senado). Fue realizado entre los años 1596 – 1599. Aunque se ha especulado mucho sobre los cuadros que componían este retablo, en la actualidad hay bastante consenso en que estaba formado por seis lienzos de gran tamaño y un séptimo desaparecido. Cinco de esos cuadros se conservan en el Museo del Prado y el sexto en el Museo Nacional de Arte de Bucarest (Rumanía).

En 1596 el Greco, se comprometió a realizar el retablo de la iglesia del colegio, un seminario de la orden agustina. El nombre popular alude a María de Córdoba y Aragón, la mecenas que pagó las obras, dama de la reina Ana de Austria e hija de don Álvaro de Córdoba, caballerizo mayor de Felipe II. El Greco recibió el encargo del Consejo de Castilla, que se había hecho cargo de las obras después de la muerte de doña María. Existen documentos que atestiguan que debía realizarse en tres años y se valoró el trabajo en algo más de sesenta y tres mil reales, el precio más alto que consiguió en su vida. Sin embargo no hay referencias del número de cuadros que lo formaban, ni de la estructura del retablo, ni de la temática tratada. Ceán Bermúdez, dos siglos después, dijo que las pinturas trataban el ciclo de la vida de Cristo.

El colegio se cerró en 1808 – 1809, pues según dos decretos de José Bonaparte en esas fechas se redujeron los conventos existentes y posteriormente se eliminaron las órdenes religiosas. El edificio se transformó en Salón de Cortes en 1814 y entre 1820 – 1823; periodo en el que el retablo permaneció desmontado. Aunque desde 1823 el local recuperó su función de iglesia, únicamente se debió montar el lienzo central de la Anunciación. En 1835 volvió a utilizarse como sede de una institución política: El Estamento de Próceres, posteriormente denominado Senado. Con diferentes vicisitudes, esa función se ha mantenido hasta la actualidad.

El conjunto de pinturas debió ser trasladado en 1813 al convento agustino de San Felipe el Real y a la Casa de la Inquisición. Posteriormente a la Real Academia de San Fernando, y de allí al Museo de la Trinidad, creado con obras de arte requisadas en virtud de la Ley de Desamortización. Dicho museo se fusionó con el Museo del Prado en 1872 y de esta forma cinco de los lienzos del retablo terminaron en esta institución. Durante estos traslados se perdería la mazonería del retablo; mientras que el sexto lienzo, la Adoración de los pastores, fue vendido y, después de varios cambios de propiedad, terminó en la colección real rumana en 1888, de donde pasó en 1948 al Museo Nacional de Arte de Rumanía de Bucarest.

La ausencia de documentos sobre el encargo que describan los cuadros han originado distintas hipótesis sobre el número de cuadros y los temas en ellos tratados. La estructura de este retablo estaría compuesta en el piso inferior por la Anunciación en el centro con el Bautismo y la Adoración de los pastores de Bucarest a cada lado. Mientras que en el piso superior en el centro se dispondría la Crucifixión y a sus lados la Resurrección y el Pentecostés. Según José Milicua esta organización tiene coherencia histórico-teológica subrayando el sentido redentorista del retablo, pues la Crucifixión (piso superior) sería el momento culminante de la redención iniciada en la encarnación de María (piso inferior). La Adoración y la Resurrección serían la aparición y despedida del Salvador entre los hombres, mientras que el Bautismo y Pentecostés ilustrarían el descenso del Espíritu Santo sobre Cristo y sobre la comunidad apostólica.

Fuentes: Wikipedia, Museo del Prado, elaboración propia.

 
2 comentarios

Publicado por en 6 marzo, 2019 en Arte, Cultura, Historia

 

Etiquetas: , , ,

In absentia

Sólo dos palabras surcaban la imaginación en el momento en que la certeza tomaba asiento. Ahí está, delante, innegable y precisa en el sentir, desmitificando el ruido ya probado por la desconexión entre el corazón y la mente.

La devoción, los dioses caídos huyen delante de ti, no son consuelo cuando el fuego nos rodea con avidez. Esta ausencia, el limbo, son el regalo más grande que puedes ofrecer, una rutina de silencio con la que calmar la falta de sensaciones de este tiempo.

Ya no tienes nada que dar, ni yo ganas de dar más, sin acritud, la piel se acostumbró al tacto perdido. Nadie echa tanto menos como aquel que no sabe separar el mero consuelo de la libertad, al fin, encontrada y adorada hasta la extenuación.

Eternamente, en aquel rincón donde destrozas la vajilla por simple desahogo, sin tiempo, puesto que mirar hacia delante  para no volver a caer ocupa ahora la mayor atención posible. No hay lluvia que borre lo vivido pero tampoco niebla que vuelva a devorar el juicio.

La alfombra, el viejo chester, la lámpara de luz amarillenta, las persianas bajadas, cerrados de par en par escenificamos esta tragicomedia con la mejor de las interpretaciones. Atrapados en espíritu, alejados en cuerpo, deshojando con mutismo día tras día.

Fluyendo en ríos opuestos, desembocando en mares remotos, la angustia se acaba con la última pesadilla al amanecer. Entre luces y sombras, entre tu realidad y la mía, un mundo separando, y entremedias, el quizá que lo determina todo.

El dulce sonido de la puerta al cerrar lo hace todo más personal. Ahora que sabes que somos fuego, llega el momento en donde apagas de un soplido los últimos rescoldos mientras susurras esas dos palabras tan evocadoras: In absentia.

Vilhelm Hammershøi – Interior con dos velas (1904).

 
2 comentarios

Publicado por en 20 febrero, 2019 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: