RSS

Osos

25 Nov

Familia Ursidae.

Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus).

Tamaño: Entre 1,2 – 2 metros de largo.

Peso: Entre 100 – 200 kilogramos para los machos y 35 – 82 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita principalmente en los bosques húmedos de la Cordillera de los Andes (Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela) aunque a veces desciende a zonas más desérticas y bosques secos.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 3 crías después de un periodo de gestación que oscila entre los 5,5 – 8,5 meses. Los oseznos recién nacidos no suelen pesar mucho más de 300 gramos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El oso de anteojos, también conocido como oso andino es la única especie de su género y uno de los mamíferos de mayor tamaño de América del Sur. Lo que más caracteriza a esta especie es la presencia de manchas blancas o amarillentas en torno a los ojos, que en ocasiones llegan a la zona de la garganta y pecho, aunque en algunos especímenes pueden faltar totalmente las manchas claras en el rostro. El patrón del dibujo de tales manchas varía de un individuo a otro. El color de pelaje más común es el negro, aunque se encuentran ejemplares de color marrón y, con mucha menor eventualidad, de color rojizo. Sus garras, muy adaptadas para trepar a los árboles, poseen afiladas uñas. Su cuerpo en ocasiones recuerda en gran medida al de los primates, de ahí que en muchos lugares dieran lugar a mitos y leyendas referidas a “hombres salvajes peludos que viven en las selvas”. Como casi todos los osos, el de anteojos es omnívoro, aunque parece que siente predilección por lo vegetal: Hojas, frutos, bayas, raíces, hongos, etc. Insectos, pequeños reptiles, peces, roedores y algunas aves también entran dentro de su dieta aunque en menor proporción. El oso de anteojos es un animal solitario y preferiblemente de hábitos diurnos, además, en áreas boscosas establecen senderos que permiten un desplazamiento rápido entre áreas alejadas, así como la comunicación intraespecífica a través de marcaje por medio de rasguños y olor por medio de feromonas. En la actualidad este oso se encuentra amenazado ya que en el pasado fue objetivo de una caza muy intensa que ha prevalecido hasta nuestros días, ya que en algunas culturas se le considera un peligro aunque en otros es visto como un animal totémico y se le protege.

Oso de anteojos

Oso Grizzly (Ursus arctos horribilis).

Tamaño: Poseen una longitud media de 2 metros. Algunos especímenes excepcionales (machos) pueden alcanzar más de 3 metros de largo.

Peso: Entre 180 – 360 kilogramos para los machos y 130 – 180 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita principalmente en tierras altas del Noroeste de Norteamérica (Estados Unidos y Canadá), con una mayor densidad de población en el estado de Alaska y muy presente en los estados de Idaho, Montana, Washington y Wyoming. Parece ser que también están presentes en la siberiana Península de Kamchatka.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 4 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 8 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 500 gramos.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El oso grizzly es el tercer oso en tamaño, solamente por detrás del polar y del kodiak, convirtiéndolo así en una animal extraordinariamente poderoso y que ocupa uno de los primeros puestos en la cadena alimentaria en América del Norte. Nos encontramos pues ante un oso de color marrón, subespecie del oso pardo (Ursus arctos), diferenciándose de este en que sus garras son proporcionalmente más grandes, además de una porción de pelo color plateado que poseen en la espalda y al que debe este animal su nombre. El grizzly posee una “joroba” característica formada por masa muscular que potencia las patas delanteras del animal y lo ayuda a excavar guaridas rápidamente, sin embargo, las patas traseras siguen siendo más potentes que las delanteras, ya que los músculos de sus cuartos traseros son lo suficientemente fuertes como para que el oso pueda apoyarse únicamente sobre ellas, y hasta le permiten caminar cortas distancias en forma bípeda. Puede alcanzar la nada despreciable cifra 55 kilómetros por hora al correr. Este oso se alimenta principalmente de frutos, corteza de árboles, pastos, insectos y además caza presas de gran tamaño como son los caribúes, renos, venados e incluso crías de bisonte. Los salmones y truchas también entran dentro de su dieta habitual. Antes de entrar en hibernación, el grizzly pasa por un periodo de hiperfagia durante el cual puede aumentar unos 180 kilogramos El grizzly es un mamífero muy agresivo, territorial y competitivo que a pesar de su tamaño puede escalar árboles sin dificultad y suele enfrentarse a otras especies de oso para acceder al alimento. Las hembras por su parte, son mucho más agresivas cuando tienen crías, y aunque el ser humano no forma parte de su dieta cotidiana, la presencia del hombre puede ser peligrosa, ya que las madres suelen matar e incluso devorar a quienes representan un peligro para sus pequeños oseznos. El 70% de los ataques a humanos ocurridos han sido por parte de los osos grizzly aunque estos normalmente suelen evitar todo contacto con las personas. El 5 de Octubre de 2003, se produjo una tragedia cuando un oso mató y devoró al ecologista Timothy Treadwell y a su novia Amie Huguenard. En el documental Grizzly Man, el director alemán Werner Herzog trazó una semblanza de la relación de Treadwell con los osos, basándose en el extenso material audiovisual que fue autorizado a consultar. En el año 2011, un turista fue muerto por un grizzly en el Parque Nacional de Yellowstone, hecho excepcional que no se había repetido desde 1986. Los incendios forestales, la tala masiva de pinos, el cambio climático, su baja tasa de natalidad y las matanzas realizadas por representar un peligro para los humanos, han puesto en amenaza a esta especie, la cual se encuentra actualmente protegida.

Oso grizzly

Oso Kodiak (Ursus arctos middendorffi).

Tamaño: Los mayores individuos pueden superar los 2,44 metros de longitud.

Peso: Entre 360 – 635 kilogramos para los machos y 225 – 315 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita en regiones frías del Sur de Alaska e islas adyacentes (Archipiélago Kodiak).

Reproducción: Las hembras suelen parir 2 – 3 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 8 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 450 gramos. La tasa de mortalidad de estos cachorros es mayor que en otras especies de osos, algunos machos adultos atacan a las crías para poder aparearse con las madres, ya que las hembras solamente lo hacen cada 4 – 5 años.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El oso kodiak, también conocido como oso gigante de Alaska, es una subespecie de oso pardo de gran tamaño, solamente por detrás o prácticamente igualado al oso polar. Este oso en particular es de color marrón, con un pelaje más largo y especie que otras subespecies de oso pardo. Sin embargo, puede tener cualquier coloración de marrón, algunos de ellos son de color marrón claro y otros son de color muy oscuro. La coloración general en la cara será más ligera que en el resto del cuerpo. Esta es la manera de distinguirlos del oso grizzly (Ursus arctos horribilis). De cuerpo robusto y enorme cabeza, el oso kodiak posee una mandíbula muy poderosa y unas garras retráctiles muy agudas y largas. Compensan su deficiente vista con un sentido del olfato extraordinariamente desarrollado. Son excelentes nadadores y corriendo pueden alcanzar velocidades de hasta 56 kilómetros por hora. El oso kodiak se separó del oso grizzly hace unos 10.000 – 12.000 años atrás durante la última edad de hielo. Estos osos en particular fueron capaces de convertirse en un tamaño mucho mayor debido al hecho de que no tienen depredadores naturales en la zona, y el vasto suministro de alimentos les permitió prosperar. Debido al clima más frío en el que viven, la hibernación se convirtió en una parte necesaria de sus habilidades de supervivencia. Es un animal solitario que solo forma grupos cuando se trata de una hembra y sus crías, además cabe destacar que sus hábitos son principalmente diurnos, aunque pueden llegar a ser nocturnos cuando se enfrentan a competencia. Se alimentan principalmente de raíces, frutos, pastos, salmón (Mayo – Septiembre), focas, ciervos y alces, una dieta plenamente omnívora como la gran mayoría de los osos. Se les considera animales inteligentes. Estudios recientes han señalado que presentan actitudes similares a los perros. Son tranquilos mientras no sientan amenaza o peligro. Cuando están en cautiverio son sumisos y evitan tener contacto con la gente. Debido a su reducida área de distribución, esta especie no tiene una gran cantidad de población y se han mostrado ya algunos signos de endogamia. Se cree que la limitada región en la que viven es la razón principal por la que son más propensos a tener problemas con enfermedades y parásitos que cualquier otra especie de oso. En años anteriores, la caza se practicaba de manera desmedida, argumentando que representaban un peligro para el ser humano. En la actualidad se estima que existen unos 3.500 ejemplares en libertad. Su esperanza de vida en el medio salvaje es de unos 20 años.

Oso kodiak

Oso Malayo (Helarctos malayanus).

Tamaño: Entre 1,2 – 1,5 metros de longitud. Los machos son entre un 10% y un 20% más grandes que las hembras.

Peso: Entre 27 – 80 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Habita en los bosques tropicales del Sudeste Asiático (Birmania, Tailandia, Camboya, Laos, Vietnam Indochina, Malasia, Malaca, Sumatra y Borneo, en menor medida en India y Bangladesh).

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 3 – 6 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 280 – 325 gramos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El oso malayo es la especie más pequeña de úrsido que existe en la actualidad. Además de su tamaño, el oso malayo se diferencia fácilmente de otras especies de osos por su forma alargada, orejas pequeñas, cola prácticamente inexistente (con sólo 3 centímetros, resulta difícil verla a cierta distancia) y patas y cuello proporcionalmente más largos. El manto de pelo es corto y negro, excepto en el hocico, ojos y pecho, donde varía entre el amarillo blanquecino y el anaranjado. Presenta en el pecho una mancha, generalmente en forma de U muy abierta. Las plantas de los pies están desnudas, y por delante de ellas destacan las fuertes, largas y ganchudas zarpas de sus dedos, especialmente los anteriores. Esta característica permite a los osos malayos trepar a árboles altos hasta su copa, donde se alimentan de frutos, sobre todo de cocos que parte sin dificultad con sus poderosas mandíbulas. De hábitos preferentemente nocturnos, el oso malayo usa preferentemente el sentido del olfato para encontrar comida, mientras que su vista es pobre. Además de cocos, el oso malayo se alimenta principalmente de insectos, lagartos, pequeñas aves, mamíferos y materia vegetal. Debido al benigno clima de su ecosistema, los osos malayos no hibernan, esto permite a las hembras tener una camada de dos oseznos cada año. Esta especie se encuentra actualmente en peligro de extinción debido a la caza ilegal (sobre todo para obtener su bilis, la cual es usada como remedio en la medicina china tradicional) y a la deforestación de su hábitat.

Oso malayo

Oso Negro (Ursus americanus).

Tamaño: Entre 1,4 – 2 metros de longitud.

Peso: Entre 60 – 275 kilogramos para los machos y 40 – 180 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita en bosques y montañas desde el Norte de Alaska y Canadá hasta la Sierra Gorda de México, estando presente a su vez tanto en la costa atlántica como la pacífica de América del Norte. También parece adaptarse con facilidad a zonas de arbustos, ciénagas y bosques subtropicales.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 7 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 350 gramos.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El oso negro es el más común y extendido en América del Norte. El color de su pelaje varía del negro al blanco, pasando por numerosos matices: Chocolate, marrón, canela y rubios son colores bastante más frecuentes en los bosques del oeste de Estados Unidos y en Canadá que en las regiones del Este. En algunas regiones del Sur de Alaska hay una subespecie de oso negro cuyo pelaje es de un color blanco mate. Algunos individuos tienen una o más manchas blancas sobre el cuello o en el pecho. El oso negro muda y su gruesa piel le protege contra las picaduras de los insectos y contra los rigores del invierno. El oso negro posee ojos pequeños, orejas redondeadas, un largo morro puntiagudo de color marrón, y una cola relativamente corta (8–14 cm). Sus ojos son marrones, teniendo una visión no es especialmente buena pero la experiencia pone de manifiesto que le permite distinguir los colores. En cambio, su oído y su olfato están muy desarrollados; su lengua ágil y sus labios móviles le permiten comer pequeñas bayas y hormigas. Los osos negros son capaces de tenerse de pie y de andar sobre sus patas traseras: Éstas son ligeramente más largas (13 – 18 centímetros) que las patas delanteras. Cada pata está dotada con cinco dedos con garras no retráctiles utilizadas para rasgar, cavar y subir a los árboles. A pesar de su tamaño y su peso, los osos negros son asombrosamente ágiles en sus movimientos. Se desplazan en función de la temporada para buscar su comida y pueden subir fácilmente a los árboles para escapar al peligro, gracias a sus músculos dorsales potentes y a sus garras. Son capaces de correr a una velocidad que ronda los 55 kilómetros por hora. La materia vegetal forma el 75% del total de la dieta del oso negro, el otro 25% lo componen la carroña, insectos, roedores, cervatillos, peces, cangrejos y miel. El oso negro es un animal, la mayor parte del tiempo, solitario, excepto durante el período de celo y en la relación que mantiene la madre con sus oseznos. Los osos pueden reunirse de vez en cuando en las zonas de abundancia de alimento. Salen generalmente de día, excepto en los sectores donde hay mucha población humana: Prefieren entonces la noche, para evitar los encuentros con el hombre. Los ataques de osos negros contra los hombres son raros, se contabilizaron menos de 36 ataques mortales a lo largo del Siglo XX. Sus principales causas de mortalidad son la caza o el choque contra automóviles, se estima que en la actualidad hay entre 500.000 – 750.000 osos negros en libertad, una cifra más pequeña comparada a siglos anteriores, lo que unido a su baja tasa de fecundidad, constituye un peligro para la subsistencia de la especie, estando protegido en la mayoría de estados de Estados Unidos.

Oso negro

Oso Panda Gigante (Ailuropoda melanoleuca).

Tamaño: Entre 1,2 – 1,9 metros de longitud.

Peso: Entre 70 – 160 kilogramos aproximadamente con una media de 100 – 115 kilogramos. Las hembras son entre un 10% y un 20% menores que los machos.

Distribución: Habita en zonas montañosas del centro de China (Sichuan) de donde es nativo.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 3 – 6 meses. Si nacen dos crías, la madre seleccionará a una de ellas, la que cree que es la más fuerte, desechando a la otra la cual morirá. Los oseznos recién nacidos suelen pesar entre 90 – 130 gramos.

Estado de conservación: En peligro.

El oso panda gigante posee un cuerpo muy similar al de otros individuos de la familia Ursidae, destaca de forma importante su coloración del pelaje que produce mucho contraste. El panda de Sichuan presenta el reconocido pelaje negro y blanco, mientras la subespecie de Qingling tiene un pelaje de dos tonos marronáceos. Las orejas, nariz, los pelos alrededor de los ojos, los hombros y los miembros son oscuros. La cara, vientre y el lomo son blancos. Las orejas son ovales y erectas. La pata del panda, con cinco dedos, presenta un “sexto dedo” a manera de un pulgar. Sus patas delanteras son fuertes y aptas para escalar y más largas y musculosas que las traseras. Sus ojos son pequeños, y mientras las pupilas de los demás osos son redondas, las del panda son como las de los gatos, lo que les da el nombre en chino de “oso-gato”. A diferencia de otros osos, el panda gigante es principalmente herbívoro, alimentándose casi en exclusividad de 30 especies diferentes de caña de bambú, lo cual representa el 99% del total de su dieta. Se sabe que el panda también utiliza insectos y huevos como fuente de proteínas. Es posible que incluya, además roedores y crías de ciervo musk. Como herencia de sus antepasados carnívoros su sistema digestivo no está plenamente adaptado para asimilar las moléculas de celulosa, contenidas en el bambú, por eso necesitan consumir hasta 40 kilogramos de bambú por día (de los que 23 kilogramos de media son defecaciones) tarea que puede ocuparle hasta 14 horas. Sus fuertes dientes y mandíbulas están adaptados para triturar los troncos del bambú y llegar a su pulpa. Los pandas son animales normalmente solitarios, aunque periódicamente se juntan entre ellos fuera de la temporada de reproducción, por amistad entre ellos. Su mayor actividad se desarrolla durante la salida y la puesta del sol pasando la mayor parte del tiempo restante durmiendo en bosques de bambú. Marcan su territorio con una combinación de olores que producen con su glándula anal, orina y marcas con las garras, de este modo, evitan conflicto al no usar áreas compartidas del territorio. Al ser un animal subtropical, el panda ha perdido el hábito de la hibernación. La baja natalidad, la alta mortalidad infantil y la destrucción de su ambiente natural, lo colocan bajo la amenaza de la extinción. La ley china es muy rígida en cuanto a su caza, lo que ha disminuido esta problemática. En 1995, un terrateniente fue sentenciado a cadena perpetua por haberle disparado a un panda. Al año siguiente, dos hombres fueron condenados a pena capital después de ser capturados portando pieles de panda y mono dorado. A partir de 1997 la pena para los infractores pasó a ser de 20 años de prisión. Se estima que el número de pandas en China es de unos 1.600 individuos en la actualidad.

Oso panda gigante

Oso Pardo Europeo (Ursus arctos arctos).

Tamaño: Entre 1,6 – 2 metros de longitud. Algunos individuos extraordinarios pueden alcanzar los 2,5 metros de largo.

Peso: Entre 250 – 300 kilogramos para los machos y 150 – 250 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita en zonas montañosas y boscosas (robledales, hayedos, abedulares) desde la Península Ibérica (Cordillera Cantábrica y Pirineos) hasta Escandinavia y Rusia. Sin embargo, cabe destacar que únicamente tienen poblaciones viables en el área de distribución de su línea genética oriental: Rusia, Estonia, Letonia, Polonia, Eslovaquia, Rumanía y Ucrania (estas cuatro últimas localizadas en los Cárpatos) y en la península escandinava en Suecia, Finlandia y Rusia. De las poblaciones de la línea genética occidental solo la del refugio balcánico tiene viabilidad a largo plazo y se localiza en Serbia y zonas fronterizas de Austria e Italia.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 3 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 8 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 350 gramos.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El oso pardo europeo es un úrsido robusto y de gran tamaño característico por su pelaje pardo amarillento y marrón oscuro. La visión no la tiene muy desarrollada comparada con otros sentidos, aunque sí puede ver en color durante la noche. A larga distancia reconocen formas pero no detalles, y detectan mucho mejor animales u objetos en movimiento que inmóviles. En algunas situaciones desfavorables pueden erguirse sobre sus patas traseras para aumentar su campo de visión. Su oído es extremadamente agudo y desarrollado al igual que el olfato que es excelente, finísimo y, sin duda, su sentido más desarrollado y el que más les ayuda en su vida cotidiana. Gracias a él pueden detectar a larga distancia muchas de sus fuentes de alimento y también el estado sexual de otros ejemplares durante la época de celo. Esta especie de oso se alimenta principalmente de materia vegetal y carroña aunque su comida predilecta son los panales de miel. Además cazan pequeños vertebrados e insectos y, en el momento de remonte de los salmones en los ríos, se hacen pescadores, concentrándose cerca de las orillas. Únicamente algunos individuos se especializan en la captura de grandes presas, sobre todo animales domésticos y de caza. Los osos pasan el invierno en sus oseras, en las que duermen con un sueño entrecortado, sin variaciones en su temperatura corporal. Es también en este período cuando los osos paren (Diciembre – Enero) y comienzan a criar sus oseznos. Las amenazas a las que se enfrentan son variadas y todas provocadas directa o indirectamente por el hombre: cambio climático, destrucción del hábitat, caza furtiva, caza accidental (con lazos), aumento de presión sobre el hábitat. Su esperanza de vida suele ser de unos 25 años.

Oso pardo europeo

Oso Perezoso (Melursus ursinus).

Tamaño: Entre 1,4 – 1,9 metros de longitud.

Peso: Entre 80 – 192 kilogramos para los machos y 55 – 124 kilogramos para las hembras.

Distribución: Habita en praderas y bosques de llanura de la India, Bangladesh y Sri Lanka. Se cree que también puede estar presente en Bután.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 3 – 6 meses.

Estado de conservación: Vulnerable.

El oso perezoso, el cual posee hábitos preferentemente nocturnos, es un úrsido que presenta un conjunto de características poco comunes que lo diferencian fácilmente de otras especies de osos, entre las que se encuentra una amplia capa de pelo largo, lacio y negro (con la excepción de una banda de pelo blanco en forma de “V” en el pecho), un hocico elongado con una nariz y labios muy prominentes y móviles, y unos pies curvados hacia dentro, rematados por largas uñas más útiles para cavar que para atrapar y desgarrar animales. Estos elementos son tan raros que cuando los zoólogos europeos recogieron las primeras descripciones y pieles de manos de los hindúes, pensaron inicialmente que se encontraban ante algún tipo de perezoso u otro insectívoro emparentado. Este oso también es extremadamente lento cuando se desplaza (puede ser alcanzado por un hombre a pie) y puede trepar a los árboles. Sus huellas, debido a la peculiar forma de sus pies, son bastante parecidas a las humanas, aunque obviamente de mayor tamaño y provistas de garras. Al igual que otros osos, el perezoso es omnívoro, alimentándose de miel, flores, frutos, pequeños animales e insectos (hormigas y termitas). Los adultos suelen estar a salvo de los depredadores, aunque los jóvenes pueden caer víctimas de lobos, tigres, leopardos y otros grandes depredadores de la región en donde habitan. El mayor peligro para el oso perezoso es nuevamente el hombre y sus interacciones con el medio ambiente, principalmente la deforestación. Al igual que el oso malayo, el perezoso también es capturado para obtener su piel y vesícula biliar. Se han producido ataques de oso perezoso a personas con resultado de muerte, por lo que está considerado una especie potencialmente peligrosa.

Oso perezoso

Oso Polar (Ursus maritimus).

Tamaño: Entre 2,4 – 3 metros de longitud para los machos y 1,8 – 2,4 metros de largo para las hembras.

Peso: Entre 350 – 700 kilogramos para los machos y 150 – 250 kilogramos para las hembras.

Distribución: Zonas heladas del Hemisferio Norte (Alaska, Norte de Canadá, Groenlandia, Svalbard, Tierra de Francisco José, Norte de Siberia), incluyendo el Polo Norte.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 2 crías después de un periodo de gestación que ronda los 6 – 9 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 700 gramos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El oso polar es el úrsido de mayor tamaño junto al oso kodiak y uno de los canívoros mayores de la Tierra. Presenta un perfil más alargado que el de otros osos y las patas más desarrolladas, tanto para caminar como para nadar largas distancias. Las orejas y la cola son muy reducidas, para mantener mejor el calor corporal, al igual que en muchos otros mamíferos árticos. En esto también colaboran una gruesa capa de grasa subcutánea y un denso pelaje, que en realidad no es blanco, sino translúcido, formado por miles de pelos huecos (que al estar llenos de aire, son un buen aislante térmico). Bajo el pelaje se encuentra la piel, que es negra para atraer mejor la radiación solar y aumentar así el calor corporal. La luz ordinaria se refleja sobre el pelaje, generando normalmente la falsa sensación de blancura. No obstante, en determinados momentos y lugares puede verse amarillenta o incluso parda clara. La pérdida del calor corporal se encuentra muy reducida, tanto por el pelaje y el color de la dermis como por el espeso panículo adiposo que se encuentra bajo la piel y que sólo se adelgaza en la cabeza, especialmente en la nariz. El oso polar es el más carnívoro de todos los úrsidos, ya que los vegetales no se encuentran precisamente presentes en las regiones heladas en las que habitan. Nadan con facilidad y capturan a sus presas tanto en el mar como sobre el hielo, siendo el depredador dominante de su entorno. Se alimentan de focas y otros mamíferos marinos como la beluga (Delphinapterus leucas) que  son capturadas cuando abren agujeros en el hielo para respirar. También se alimentan de renos, que son una de sus presas favoritas junto a las crías de foca. No hibernan, y durante estos meses fríos suelen ser seguidos por decenas de zorros árticos que devoran las carroñas que deja a su paso, pero nunca los atacan. Los hábitos de estos animales son casi siempre solitarios, y son frecuentes las peleas entre machos para aparearse con las hembras y las peleas entre individuos de cualquier sexo para apoderarse de la comida. Por lo general las peleas se resuelven por horripilación, es decir, cuando un ejemplar disuade o intimida a otro haciendo notar su potencial fortaleza evidenciando su corpulencia. Tampoco parecen tener problemas con los lobos, siendo su único enemigo pluricelular importante los humanos. Algunos ejemplares se acercan a áreas habitadas, donde roban pescado puesto a secar o rebuscan en la basura. En Manitoba (Canadá) se ha llegado a ver individuos alimentándose de aceite de motor y grasa abandonada. Tradicionalmente, los osos polares fueron cazados por los esquimales y otros pueblos árticos, por su carne y piel, evitando ingerir el hígado, que por contener niveles extremadamente altos de Retinol (forma de Vitamina A encontrada en miembros del reino animal) consumirlo resulta peligroso para el ser humano. Los colonos europeos comenzaron a matarlos también por deporte y para evitar sus incursiones en los poblados, donde podían robar comida o atacar a los animales domésticos. En raras ocasiones se dieron ataques contra humanos, aunque la gran mayoría de éstos fue obra de animales heridos previamente por los propios hombres. Debido a todo ello, se cree que su población se ha visto disminuida un 35% en los últimos 45 años, por lo que es probable que en la actualidad no existan más de 20.000 – 25.000 individuos. Aparte del ser humano, el calentamiento global está afectando en gran medida al ecosistema del oso polar, viendo drásticamente el descenso de hielo polar en el Ártico, obligando al oso a retirarse a tierra firme sin haber completado sus reservas de grasa (además de hacer que los osos polares tengan que nadar muchas más distancia por la mayor fragmentación del hielo polar), que pierden durante el verano y el otoño en forma tan crítica que afecta la capacidad de las hembras para quedar preñadas y minan su capacidad de producir leche para alimentar a sus crías. Esto ha provocado una caída del 15% en la tasa de nacimientos. Se estima que el oso polar puede llegar a vivir unos 30 años.

Oso polar

Familia Ailuridae.

Panda Rojo (Ailurus fulgens).

Tamaño: Entre 50 – 64 centímetros de longitud a lo que hay que añadir una cola que ronda los 28 – 59 centímetros de largo.

Peso: Entre 3 – 6,2 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Habita en bosques templados y zonas montañosas del Sudeste Asiático (Nordeste de la India, Bután, Sur del Tíbet). En China está presente en las provincias de Yunnan y Sichuan.

Reproducción: Las hembras suelen parir 1 – 4 crías después de un periodo de gestación que ronda los 4 – 5 meses. Los oseznos recién nacidos suelen pesar unos 110 – 130 gramos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El panda rojo fue considerado durante años un miembro más de la familia Ursidae, aunque en la actualidad peternece a la familia Ailuridae. Posee un pelo de color marrón rojizo largo y suave en la parte superior, que se vuelve oscuro en la inferior. En el rostro tiene manchas de color blanco similares a las de un mapache, pero cada individuo tiene diferentes marcas faciales. Su cabeza es redondeada con orejas rectas de mediano tamaño, nariz negra, y los ojos muy oscuros, casi negros. Su cola, larga y felpuda con seis anillos de color ocre o rojo, le proporciona un equilibrio y una excelente habilidad sobre los resbaladizos musgos y líquenes que cubren los árboles. Las patas son cortas y de color negro. También tiene garras retráctiles y, como el panda gigante, un “falso pulgar”, que es en realidad una extensión de los huesos de la muñeca. Posee un pelaje grueso en la planta de los pies que ofrecen protección contra el frío y oculta los genitales. Los pandas son más activos al amanecer y la madrugada. Son principalmente sedentarios y durante el día descansan en las ramas de los árboles y los huecos de los árboles, aumentando su actividad sólo por la tarde y/o la mañana. Son sensibles al calor, con una temperatura “de bienestar” entre 10 – 25 °C, no pudiendo tolerar temperaturas superiores a 25 °C. Los pandas rojos deben dormir por lo tanto durante el mediodía en las partes superiores sombreadas de los árboles, a menudo, con los brazos estirados, o enrollado en cuevas; con su cola se puede cubrir su rostro. Los pandas rojos son animales muy habilidosos y acrobáticos que viven principalmente en los árboles. Viven en territorios, a menudo solos, y sólo rara vez viven en parejas o en grupos de familias. Son muy tranquilos y se comunican mediante gritos estridentes. Se alimentan principalmente de bambú pero también de diversas frutas, bayas, hongos y líquenes. En cautividad se ha observado que el panda rojo se alimenta también de carne. Hay dos subespecies de panda rojo, la que habita en la zona occidental (Ailurus fulgens fulgens), con un pelaje más claro en la cara, y el que habita en la zona oriental (Ailurus fulgens styani), con algunas facciones en su pelaje más marcadas. El panda rojo se encuentra en la actualidad en peligro de extinción ya que se ha observado un descenso de su población, calculada aproximadamente en unos 10.000 individuos por lo que está protegido en todo su rango de distribución y su caza está totalmente prohibida.

Panda rojo

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, bioenciclopedia.com, osopedia.com, Google (Fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 noviembre, 2015 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: