RSS

La Persistencia de la Memoria

Una mirada recluida en suave ámbar se incrusta en tus ojos arrojados a la eternidad de un mar estático que amenaza con asolar la tranquilidad incontrolable de la misma calma. El tiempo, dulce como el néctar, ya se desliza entre tus manos como espesas lágrimas de terciopelo y gozo, mostrando la manera en que la realidad escapa del alcance limitado de tus pensamientos ablandados con el paso de amargos días, tan pesados como bloques de granito carcomido. La amordazada extravagancia se viste hoy de multicolor arlequín y nos indica con el dedo que la paranoia y la ternura pueden hallarse en el vuelo de una (no tan simple) impertérrita mosca.

La persistencia de la memoria

Salvador Dalí – La persistencia de la memoria (1931).

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 16 junio, 2012 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Promesas & Deseos

Dime, ¿qué se siente cuando la Luna susurra mentiras bajo tu puerta y el principal objetivo parece tan inalcanzable como el agua en mitad del desierto de tu alma?. No temas a deshacerte en mitad del Edén de tu odio porque la catedral de mentiras que has edificado, es frágil como un castillo de naipes y temblorosa como un corazón ardiendo por el último suspiro de amor. Medianoche clavada en el reloj, lo gótico se desparrama por tu madrugada sedienta de redención, surgiendo monstruos para curar y enterrar los miedos que te aterran, mientras el desprecio se dibuja en tu cara y lo inevitable se hace patente a cada desilusión.

No hay más etéreo que la espiral de tus falsas intenciones, si tu última decisión es ahorcarte… hazlo, simplemente hazlo y yo mismo cuidaré del negro y retorcido patíbulo de tu adiós, el cual cubriré con ásperos pétalos de rosa. Las promesas del cielo han caído en el olvido, se desgastan y consumen con el paso de un tiempo desgarrador y ácido que consume las perdidas intenciones del corazón. Carta blanca para evolucionar más allá de tu abrazo mortal y una promesa de resurrección después de infinitos días de penitencia, porque muy adentro de la cripta del pesar, he visto que hay luz y no solo amaneceres tintados de gris desesperación.

Hoy hay un cráter humeante en el lugar de un corazón y la sangre se hace ya el alimento de los depredadores de sueños. Echo de menos el cálido abrazo de la noche, la soledad de sus caricias, el silencio de sus palabras, ese sabor que dan los besos que jamás saldrán de unos labios inexistentes. Te quedaste atrás y yo en un limbo que nunca olvidé, en la inmovilidad de una queridísima pesadilla que osa invadir mis noches con su pertinaz recuerdo, ahí estás y te veré entre las manchas negras de una soledad encantadora a la que me sujeto entre tinieblas. Quiero destilar los susurros de este piano, hacerlos música para ti y apresar la parálisis de un instante de tiempo perdido entre los labios de la crueldad.

Miseria y oprobio, haz de ello el dulce vino (ponzoña onírica) que deba beber cuando las estrellas se viertan del cielo hacia un océano devorador de deseos y tragedia a partes iguales. Prometiendo un infierno en donde arder cuando el clímax rasgue los muros de la paciencia, sé que nos desborda lo elevado de una memoria encerrada en el interior de este otoño húmedo y frío. Hojas secas, esqueletos alrededor, la guarida del dragón en lo profundo de lo impenetrable de este bosque con aire a soledad, tu corazón se maquilla con pinturas de victoria y prostitución barata, ¡mentiras!, es el veneno de tus labios, el retrato de una biografía maldita que abre los ojos a la consciencia en el clímax de una noche para olvidar.

El espectro que cena con la muerte a la luz de una agónica vela, comparte la fragilidad de un deseo por realizar y una promesa por cumplir. Respirando la fragancia de hojas de menta secas y gozando con el vacío de un pasillo, en donde ya nadie pasea sus pensamientos bajo el peso de la conciencia. Ruge la noche un grito ahogado que nadie oye salvo la soledad de tu silencio, el alba está aún demasiado lejos para rescatarnos de esta deliciosa atmósfera de decadencia, es un ocaso digno del propio Lord Byron. Promesas & Deseos para quien deseé escuchar, antes de que la puerta se cierre a mis espaldas y nuestra bienaventuranza pase una noche más, en brazos de la más tierna ausencia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 junio, 2012 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Círculos en las cosechas (Crop circles)

Los círculos en las cosechas son figuras geométricas creadas por el aplanamiento de diversos cultivos como el trigo, maíz, centeno, cebada, colza, etc. Los primeros informes acerca de estas formaciones datan de la década de los 70 del pasado Siglo XX en el Sur de Inglaterra aunque a lo largo de los años, se ha ido extendiendo a otros países aunque la mayoría de estas figuras, aparecen en el Reino Unido, cerca de monumentos antiguos como Stonehenge. A pesar de ser un fenómeno extendido en los últimos años, los primeros casos se reportan hace varios siglos, un folleto publicado el 22 de Agosto de 1678, con el nombre de The Mowing-Devil (El Diablo Segador) que muestra a un demonio cortando un gran círculo en el cultivo, es considerado como el primer precedente de un agroglifo, por otra parte el investigador Jim Schnabel no lo considera como un antecedente histórico ya que el texto describe a los tallos como cortados y no doblados. Ha habido informes de círculos en las cosechas en épocas más lejanas como en 1686 (Robert Plot), o en 1880 (John Rand Capron), este último describe como una tormenta había creado varios círculos aplanados en el campo.

el-diablo-segador

El Diablo Segador.

Los reportes del fenómeno tal como se conoce popularmente datan de la década de los sesenta, donde en Queensland un granjero afirmó haber visto un OVNI que emergía de un pantano, cuando este fue a revisar el área se encontró con una forma circular de 9,7 metros de largo por 7,6 metros de ancho aproximadamente. La policía local, la Real Fuerza Aérea Australiana, junto a la Universidad de Queensland, concluyeron que lo más probable es que el fenómeno se debió a causas naturales. Según Bower y Chorey, este caso fue la inspiración para crear los agroglifos tal cómo se conocen hoy en día.

También en la década de 1960, hubo una oleada de ufólogos en la localidad Wiltshire, con rumores de “formaciones circulares con forma de platillo” que aparecieron en la zona, pero nunca fueron fotografiadas. Hubo otros informes previos a los años setenta de formaciones circulares, especialmente en Australia y Canadá, pero siempre fueron círculos simples, que podrían haber sido causados por torbellinos. En la revista Fortean Times, David Wood informó que en 1940 ya había hecho círculos de cosecha cerca de Gloucestershire utilizando cuerdas. En 1997, el Oxford English Dictionary registró el primer uso del término “crop circles” en un número de 1988 del Journal of Meteorology, refiriéndose a una película de la BBC. La acuñación del término “crop circle” se atribuye a Colin Andrews a finales de los años setenta o principios de los ochenta.

En 1991, dos falsificadores (Doug Bower y Dave Chorley) pretendieron su autoría con el uso de herramientas simples que consisten en una tabla de madera, cuerda y una gorra de béisbol equipado con un aro de alambre de ayudarlos a caminar en línea recta. Desde entonces, el nuevo de formaciones nuevas se ha multiplicado y extendido a otros países, algunas de ellas hechas por imitadores de Bower y Chorley. Sin embargo, existen múltiples indicios que desacreditan completamente la autoadjudicación de autoría por parte de Bower y Chorley. Entre los argumentos citados, destacan la imposibilidad de que ambos ancianos pudieran ser responsables de diseños de hasta una hectárea de extensión, máxime cuando consta que algunos de estos han sido realizados el transcurso de una sola noche.

crop-circle-detalle

Detalle en tierra de un crop circle aparecido en Suiza.

Las formaciones por lo general aparecen durante la noche, aunque algunos se informa, han aparecido durante el día. Varias teorías se han propuesto que van desde fenómenos naturales y bromas hechas por el hombre, a los animales, fenómenos meteorológicos (rayos en bola, tornados) e incluso paranormales y ufológicas. A pesar de que no se sabe cómo todos los círculos de las cosechas se forman, la teoría más probable es que todos ellos (o al menos la gran mayoría) han sido hechos por bromistas aunque la gran dificultad en la creación de algunos de ellos, plantea serias dudas acerca de su origen.

Respecto a la hipótesis paranormal y ufológica, la más extendida habla de que seres extraterrestres o divinos, son los autores de dichos círculos y figuras por medio de algún tipo de energía desconocida. De esa forma, los cultivos como el trigo suelen poseer ciertas características:

  • Anomalías eléctricas y magnéticas en las plantas.
  • Anomalías morfológicas como el alargamiento y/o expansión de los nudillos del trigo a causa de alguna fuente calor
  • Modificación de la clorofila de las plantas.
  • Los tallos están doblados y no partidos.
  • Las plantas supervivientes en el seno del círculo presentan un crecimiento anormal.
  • Las plantas quebradas emite radiación residual.
  • Se han notificado por testigos, el avistamiento aparentemente inexplicable de bolas de luz en campos donde horas después aparecen estas extrañas figuras.

Extrañas bolas de luz filmadas sobrevolando varios crop circles.

A lo largo de los años, la complejidad del diseño de estas formaciones ha ido incrementándose en gran medida, inicialmente empezaron como dos o tres formas geométricas básicas, pero ahora han llegado a dar respuesta a mensajes en código binario o dibujos relacionados con el Calendario Maya e incluso fractales. Además las estructuras alcanzan hasta una hectárea de extensión, lo que haría necesario utilizar instrumental topográfico. Desde los años 90, algunas de las figuras representan la Proporción Áurea, el Conjunto de Mandelbrot o el Copo de Nieve de Koch.

La película Señales (Signs, 2002) del famoso director M. Night Shyamalan trata en buena parte del tema de los círculos en las cosechas, con una teoría ufológica al respecto.

Podcast perteneciente al programa La Rueda del Misterio en donde se aborda en profundidad y de forma rigurosa el tema de los círculos de las cosechas.

Ir a descargar

crop-circle17

crop-circle18

Fuentes: Wikipedia, Google (fotografías), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

¿Y si Dios quiere morir?

El Sol burla la superficie de un océano infinito, emergiendo en afiladas llamas de horror, espejo de los caprichos de un ser superior iracundo y cansado a partes iguales. ¿Y si Dios quiere morir?, creación del hombre, hambriento caníbal del ser humano, devorando a sus hijos como Cronos, agotado, atormentado en los entresijos de un oculto Nirvana. La fecha de caducidad cae como una losa empapada en sangre… Señor, arránquese el corazón y láncelo al abismo con ánimo imperturbable porque ya no está bajo el dominio de los sentimientos, sino de un sentido de la supervivencia que poco a poco se marchita y arruga como flores vírgenes en el desierto, presa de su más amada creación, el hombre mortal.

El hambre de nuevos acólitos cuando nadie cree, seca los labios, agrieta la piel y resquebraja hasta las entrañas que dan un último servicio a algo llamado vida y que hoy se aleja despacio y en silencio, a tenor de la fugaz ilusión que oculta sensaciones de venganza y desamparo. Dios acribilla en clavos oxidados a su hijo, vierte su sangre en tierra por siempre maldita, el mayor sacrificio realizado aniquila el orden del cosmos y entierra la dignidad en los brazos de ónix de Anubis. Ahora su alma se degrada y perece poco a poco, inclinando la balanza que pesa su pureza hacia el lado más tenebroso de las sombras y el miedo.

La sangre de Dios gotea en Trinidad, cada una de esas gotas es como un meteoro arrasando el universo, haciendo temblar la realidad y la materia oscura que como el peligro, se esconde tras esquinas afiladas y misteriosas, esperando a clavar su cruda verdad en santísima carne inocente. Te desmoronas entre viento y niebla espesa, sangrando sagrada hemoglobina, creadora de mundos florecientes que por obra y gracia tuya, vivirán y crecerán huérfanos de Padre, sin la luz al final del túnel que dé razón de existir a la negrura de estos tiempos que corren deprisa y hieren con la rabia de Titanes hambrientos tras milenios de prisión y cadenas.

Es un mundo creado por el más loco de los arquitectos, un apocalipsis descorazonador que se cierne con paso firme y colmillos afilados ávidos de santidad hecha carne mortal. Nosotros, los Dioses de la Antigüedad, hombres inmortales que han trascendido el velo de la razón somos ahora los guardianes de ese secreto guardado en papiros, en amargo y reseco desierto Sumerio que erosiona nuestra piel momificada, esqueletos andantes en Comunión perpetua con Dios y con el conocimiento de algo capaz de colocar las estrellas (de cinco puntas) en el firmamento y apagarlas con la misma velocidad, es la muerte de Dios, ergo de la esperanza.

Dame la inspiración para edificarte un templo, poséeme con la fuerza de la roca y la piedra inmortal y llena mis venas con la suficiente sangre como para derramar en la construcción de una Torre de Babel hacia los cielos. Paso a paso la prisa se hace una obsesión, la inmolación una solución precipitada, un huerto de los olivos donde recibir un beso de unos labios con la cruz invertida tatuada en ellos y despedir así todo aquello, ante el atenta brisa de un Oriente que aquí empieza a germinar. Dios, en nuestros brazos encomienda tu alma, en mi boca la realeza de tu ardiente sangre coagulada y en el Hades la grandeza de tu Reino.

Será como una estatua de mármol a punto de volver a vida, pudiendo ver las venas rojizas bajo la fría y blanca piel de la marmolea piedra, como una pose de ballet perfecta y congelada en éxtasis hasta que pueda resucitar algún día. Las trompetas sonarán al igual que en Jericó, para derribar las murallas de la ciudad, hoy retumbarán con rabia imperturbable para hacer de nuestros corazones un lugar más inseguro a ojos de la fe… Y si no deseamos que el sacrificio de este suicidio divino vuelva a ser en vano, volveremos entonces a creer en Dios y ascender así a los cielos un ánimo menos cubierto de infectado óxido que en el pasado y una esperanza flamígera. Si la llama se consume o no, solo está en nuestra mano.

Seth Siro Anton – A God that wants to die II (2011).

 
3 comentarios

Publicado por en 31 mayo, 2012 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Frío (No) poema de lo inmaterial

Hoy asistimos a esa reconciliación en la que el amor besa a la muerte con el ponzoñoso emblema de la traición tatuado en sus secos labios, sin saber, que nos estamos evaporando en el umbral de este eclipse irracional del sentimiento. La conspiración por una mentira, desangra la tumba de los recuerdos que en su último estertor rememoran el calor irradiado por una lágrima de rubí. Cierra los ojos, el cielo cae sobre el paradisíaco suspiro de los amantes. Filosofía del olvido, bebo sin descanso cada día su regusto amargo, manipulando la divinidad de unos versos sin sentido que brillan en tu mundo oscuro, vibrando de ansiedad porque el amor llama temeroso a la puerta de tu amnesia.

Lo inmaterial es frío, nación de necios que creen que el amor resucita a los muertos de desesperación. Una última mentira quizá para admitir la verdad de que tu piel se cae a pedazos por esa culpa que carcome tu interior reseco y abotagado por el odio, mientras tanto, yo doy la última oportunidad al corazón para renacer de entre los despojos de tu miseria. Todo transcurre como en una película de cine mudo, no hace falta hablar, lo intangible es silencioso como esa serpiente que solo te percatas de su presencia, cuando el veneno ya fluye por tus venas y los nervios se saturan con el ahogo de la más dulce de las frustraciones, bien sabes que es tiempo de caer deliciosamente en el Olvido.

La esperanza no puede haberse derramado solamente sobre el viejo retrato de Oscar Wilde, en aquel cochambroso pub irlandés cuya ubicación ya hemos olvidado entre trago y trago de triste e inútil distracción. ¿Lágrimas?, no gracias, el deseo prefiere beber de su boca rosada, a la vez que la rabia pasional, se aferra en la aterciopelada melena negra de la camarera. Frío, ese sentimiento es frío como el hielo puesto y no queda nada que sentir, perdido está el último suspiro entre obstinadas promesas vacuas de un destino mejor para las dos caras de esta misma moneda que se hunde en lo más profundo del océano de los susurros. Deja que por una vez capte el oleaje del infinito en el parpadeo de tus ojos, regálame todo lo que te quité.

Ánimas del purgatorio tatuando mi piel con el calor del limbo y la ira del infierno, el cementerio se rebela contra el desamor y la Necrópolis aúlla de odio porque la vida no deja descansar en paz a su propio y exquisito suplicio. No seamos imagen de “El Grito”, por favor, no nos perdamos en el terror de una nocturnidad insolente que toma de nosotros todo cuanto desea, dejando a nuestro paso, unos corazones asolados cubiertos con esas grises cenizas, producto de la incineración de nuestras propias almas. No es un poema lo que estoy escribiendo hoy para ti, mi deplorable técnica solamente te obsequia con una explicación de que a mi lado todo parece distinto, lo macabro se hace belleza y lo bello se eleva como alada divinidad sobre nosotros.

Habrá tiempos mejores pero hoy el día es frío y gris e invita a embalsamar la preciosidad del ayer, con el cariño que irradia un artista que a los pies de su obra maestra, contempla su verdad creativa. El faro de Harmaja no brillará esta noche y el recuerdo difuminado de esos labios, será aparición espectral constante en tus noches de soledad, nada que pensar, todo por olvidar y un rincón para llorar, lejos del calor, muy cerca de lo gélido de la muda soledad. Besa la lluvia que azota hoy tu cama y rememora ese último paseo de su mano por las eternas galerías del Louvre, la Ciudad de la Luz no oscurece el fulgor de su resplandeciente mirar.

Toma este “frío” relato que arde con el calor de la verdadera franqueza, guárdalo bajo tu suave almohada y sueña con que nuestros besos son un hecho, cruel verdad, acérrimo destino, “helada” realidad que amar entre las líneas de un poema aún por escribir.

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 mayo, 2012 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Cetáceos II

Familia Delphinidae.

Delfín Mular (Tursiops truncatus).

Tamaño: Entre 2 – 4 metros de longitud. Los machos son mayores que las hembras.

Peso: Entre 150 – 650 kilogramos.

Distribución: Aguas cálidas y templadas de todo el mundo. Suelen habitar cerca de la superficie, no llegando a sumergirse a más de 30 metros de profundidad.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El delfín mular o delfín nariz de botella, es una de las treinta especies de delfines que existen y entre todas ellas, la más común y conocida de la familia. Con frecuencia se tiene en cautiverio, pues su naturaleza sociable y su gran inteligencia (siendo el segundo animal más inteligente del planeta, solamente por detrás del ser humano) lo convierten en la estrella de muchos espectáculos en acuarios y zoos de todo el mundo. Los delfines mulares son de color gris metalizado por el dorso y algo más claro en su zona ventral. Destaca su hocico corto y bien definido y al contrario que otras especies de delfines, su cuello tiene mayor flexibilidad debido a que cinco de sus siete vértebras no se encuentran fusionadas entre sí. Se alimenta principalmente de una gran variedad de peces e invertebrados de las zonas litorales y sublitorales, mientras que los peces mesopelágicos y los calamares oceánicos se encuentran comúnmente en la dieta de aquellos delfines más alejados de la costa. En cuanto a sus hábitos reproductores, paren cada 2 – 3 años y la gestación de los delfines mulares dura unos 11 – 12 meses; habitualmente, tienen una cría, que suele medir 1 – 1,5 metros y pesar entre 30 – 40 kilogramos. El período de amamantamiento dura unos 12 – 18 meses. Los delfines mulares viven normalmente en grupos llamados vainas, conteniendo hasta 12 animales; se trata pues de unidades sociales a largo plazo. Los delfines mulares pueden llegar a vivir 40 años, aunque la esperanza de vida en los machos es sensiblemente menor, hasta 30 años de media. Como otros delfines, se sirven de un sistema de ecolocalización para localizar su alimento y, a menudo, cooperan entre ellos para acorralar a sus presas. Frecuentemente surcan la estela dejada por los barcos y a veces, se acercan a los nadadores y los dejan jugar con ellos. Algunas poblaciones (Mar del Norte, Mar Báltico, Mar Mediterráneo y Mar Negro) de delfín mular tienen previsiones desfavorables en cuanto a su conservación, a pesar de ello, su estado es mucho más positivo que el de otros mamíferos marinos. Los delfines mulares pueden llegar a efectuar migraciones de hasta 4.200 km.

Orca (Orcinus orca).

Tamaño: Entre 6 – 9 metros de longitud.

Peso: Entre 4 – 5,5 toneladas de peso.

Distribución: Cosmopolita, puede encontrarse en todos los océanos del mundo e incluso en mares tropicales aunque prefiere aguas templadas y frías cercanas a las costas.

Estado de conservación: Datos insuficientes.

También conocida como ballena asesina, la orca es un cetáceo perteneciente a la familia de los delfínidos y el más grande de todos ellos. Físicamente posee una complexión robusta e hidrodinámica, además de su característico dorso negro con el vientre blanco y algunas manchas también blancas localizadas en partes muy concretas de la orca como su pecho y flancos. Llama la atención el gran tamaño de su aleta dorsal, la cual puede alcanzar hasta 1,8 metros en algunos ejemplares machos, señal clara del dimorfismo sexual tan marcado en esta especie. Las orcas tienen una gran cabeza sin pico u hocico identificable y unos poderosos músculos que accionan sus mandíbulas, las cuales tienen entre 40 – 56 dientes con puntas romas, ligeramente curvadas hacia dentro y de unos 13 centímetros de longitud. Las orcas son animales dotados de gran inteligencia, buen a visión tanto dentro como fuera del agua y un sofisticado sistema de ecolocalización, capaz de detectar la ubicación y las características de las presas y otros objetos de su ambiente gracias a la emisión de sonidos y posterior interpretación de los ecos que reciben. La orca es junto al tiburón blanco, el mayor depredador existente en el océano, consumiendo una gran diversidad de presas, principalmente peces (salmones, bacalao, arenques, varios tipos de tiburones) y otros mamíferos marinos (ballenas, marsopas, focas, leones marinos) a los que cazan de forma individual o en grupo, dependiendo de la región en la que habitan. También se alimentan de calamares y tortugas marinas. Las orcas suelen formar grupos de unos pocos ejemplares hasta cuarenta individuos, formando así auténticas manadas capaces de dar caza a grandes ballenas. Estos grandes cetáceos pueden nadar a velocidades cercanas a los 40 km/h y realizan inmersiones cortas en el tiempo (un par de minutos de media) y a no mucha profundidad. La reproducción de estos cetáceos se conoce sobre todo gracias a los individuos que subsisten en cautiverio, su madurez sexual llega entre los 6 – 13 años y el período de gestación se prolonga por 15 – 18 meses, dando a luz posteriormente y como la mayoría de cetáceos, a una sola cría. Su estado de conservación actual es difícil de determinar por lo que se cuenta de datos insuficientes, a pesar de ello, hay que señalar que es una especie que puede resultar amenazada y muy afectada por la contaminación de las aguas, incluida la acústica, capturas accidentales y muertes deliberadas, choques con barcos y diversas enfermedades. En grandes acuarios del mundo pueden verse orcas en cautividad, las cuales son presa de varias patologías debidas a su confinamiento como el estrés y la pérdida de rigidez de su aleta dorsal por falta de ejercicio físico.

Basándose en su morfología y comportamiento se han descrito varios tipos de orca, alguno de los cuales ha llegado a ser propuesto como especie o raza distinta:

Residentes: Son las orcas observadas con mayor frecuencia en las zonas costeras al este del Océano Pacífico Norte en aguas de Canadá y Estados Unidos; habitan esta zona todo el año y emigran a menos distancia que las transeúntes. De este tipo se conocen cuatro comunidades en el área: La del Sur, la del Norte, la del Sur de Alaska y la del occidente de Alaska. Se alimentan principalmente de peces, especialmente de salmón, y en ocasiones de calamares. Viven en grupos familiares complejos (denominados en inglés pods) compuestos por entre seis y sesenta individuos. Se diferencian de los otros tipos, las transeúntes y las marítimas, por la forma de la aleta dorsal que describe una curva y se redondea en la punta, y en los patrones de vocalización. Las comunidades que hacen parte de este tipo de orca son altamente endogámicas, es decir, que el apareamiento solo ocurre entre individuos dentro de su comunidad.

Transeúntes: Este tipo de orca se asocia en manadas más pequeñas que las residentes, movilizándose con mayor frecuencia en grupos menores a diez ejemplares. Muestran una organización social menos rígida que las residentes y no se alimentan de peces; su dieta está basada principalmente en mamíferos marinos. Tiene un rango de distribución más amplio que las residentes y migran a mayores distancias que estas. Poseen vocalizaciones menos variadas, dialectos menos complejos y emiten sonidos solo el 5% del tiempo. También muestran diferencias morfológicas con respecto a las residentes y marítimas, ya que a diferencia de estas, tienen una aleta dorsal de forma triangular terminada en punta

Marítimas: Este grupo fue descrito en 1988, cuando fueron observadas en mar abierto. Se localizan usualmente a más de 15 km de la costa, aunque en ocasiones se aproximan a esta. Se agrupan en manadas de veinte a setenta y cinco animales. Hasta hace poco se creía que su dieta estaba compuesta principalmente de peces y se pensaba que debido a la presencia de cicatrices y melladuras en las aletas dorsales similares a las observadas en las transeúntes, también se alimentaban de mamíferos marinos y posiblemente tiburones. Sin embargo, de acuerdo a un estudio publicado en 2011, su dieta parece basarse principalmente en tiburones y lo hacen con frecuencia de especies del género Somniosus (tiburón boreal, tiburón dormilón del pacífico).Este tipo de orca es ligeramente más pequeña que los otros dos tipos y las puntas de su aleta dorsal, al igual que en las residentes, son redondeadas.

En la Antártida se han descrito cuatro tipos de orca:

Tipo A: Tiene el tamaño de una orca promedio con un patrón de color blanco y negro, y un parche ocular de tamaño medio. Vive en aguas abiertas y se alimenta casi exclusivamente de ballenas minke antárticas.

Tipo B: Es de menor tamaño que la de tipo A, el parche blanco de la región ocular es grande, las partes blancas tienen un tinte amarillento y las zonas oscuras en lugar de ser negras tienen un tono grisáceo. Posee una gran mancha gris claro que se distribuye desde la cabeza hasta la aleta dorsal. Su dieta está constituida principalmente por focas.

Tipo C: La orca de este tipo es la más pequeña y la que vive en grupos de mayor tamaño. El parche blanco en la región ocular se orienta en forma oblicua y hacia adelante, en lugar de ser paralelo al eje del cuerpo. Al igual que las de tipo B tiene una gran mancha gris en el dorso y las zonas blancas poseen un tinte amarillento. Se les ha observado alimentarse de bacalao antártico.

Tipo D: Fue descrita basada en el análisis fotográfico de un varamiento masivo en 1955 en Nueva Zelanda y observaciones realizadas a partir de 2004. Es el tipo más diferente de orca en su apariencia y puede reconocerse de inmediato por su parche ocular muy pequeño. Su área de distribución parece ser circumpolar sobre las aguas antárticas. Se sospecha que su dieta se compone de pescado.

Familia Eschrichtiidae.

Ballena Gris (Eschrichtius robustus).

Tamaño: Hasta 15 metros de longitud.

Peso: Hasta 20 toneladas de peso.

Distribución: Hay dos poblaciones en el Océano Pacífico (Este y Oeste). Una de ellas viaja desde Alaska hasta Baja California Sur y la otra (más pequeña), se desplaza desde el Mar de Ojotsk hasta Corea meridional.

Estado de conservación: En peligro crítico.

Haciendo honor a su nombre, tiene el cuerpo de color gris, con manchas irregulares y particulares en cada individuo lo que hace que de esa manera, sean más fáciles de identificar entre ellos. Otras características corporales son la ausencia de aleta dorsal verdadera, en lugar de ello poseen varias protuberancias que terminan antes de la cola. Su cuerpo se suele presentar cubierto de percebes y otros crustáceos parásitos, por lo que algunos ejemplares adultos han perdido casi totalmente su color gris original debido a la gran cantidad de rémoras y cicatrices blanquecinas que tienen sobre la piel. A diferencia de otras ballenas, la gris tiene una cabeza no demasiado grande en comparación con el resto de su cuerpo. Su boca es curvada hacia arriba y parece partir la cabeza en dos. La ballena gris se alimenta en mayor medida de krill y otros crustáceos que viven en fondos marinos, los cuales remueven gracias a la utilización de su hocico, absorbiendo alimento y fango que filtran gracias a sus barbas de no más de 50 centímetros de longitud, expulsando posteriormente el agua lodosa. Al emerger tras una inmersión para alimentarse, la ballena arroja grandes cantidades de lodo y restos de crustáceos que sirven de alimento a las aves marinas. Las hembras de ballena gris se reproducen una vez cada dos años, dando a luz generalmente a una sola cría después de algo más de 12 meses de gestación. La mayoría de las ballenas grises tienen como zona de cría las lagunas de Baja California. Este cetáceo es uno de los mamíferos que realiza una migración más larga, ya que se desplaza miles de kilómetros desde el norte de México en donde da a luz a sus crías en invierno, hasta el norte del Mar de Bering, en donde se alimenta en verano. Debido a su lentitud y a que suelen vivir cerca de la costa, esta ballena sufrió caza indiscriminada, haciendo que desapareciera la especie del Océano Atlántico Norte y casi también del Oeste del Océano Pacífico, en donde en la actualidad, subsiste una población muy reducida. En cambio, las ballenas grises en el Este del Océano Pacífico han visto como su número ha ido aumentando de forma importante en los últimos años. Las ballenas grises son atracción turística en los meses de Noviembre a Abril en varios estados del Oeste de Estados Unidos y en la Baja California (México).

Familia Monodontidae.

Beluga (Delphinapterus leucas).

Tamaño: Entre 3 – 5,5 metros de longitud (los machos son mayores que las hembras).

Peso: Entre 700 – 1.600 kilogramos de peso.

Distribución: Habita principalmente las aguas frías del Océano Glacial Ártico y mares y costas adyacentes (Alaska, Canadá, Groenlandia, Rusia).

Estado de conservación: Casi amenazado.

La beluga es un cetáceo dentado adaptado perfectamente a la vida en las aguas del Ártico y con una serie de características que la hacen ser claramente distinguible de otras especies. Físicamente cabe destacar su color blanco que le sirve de camuflaje ante posibles depredadores como las orcas y la ausencia de aleta dorsal, además de una protuberancia frontal distintiva en su cabeza que guarda un órgano llamado melón. Dicho melón forma parte del aparato nasal del cetáceo y aunque su función no está del todo clara en la actualidad, se piensa que puede servir como medio de enfocar los sonidos usados en la ecolocalización y adaptador de impedancia. Todo esto se une a su sentido del oído, el cual está muy desarrollado en esta especie, teniendo un rango de audición muy superior al del ser humano. Sus aletas pectorales son pequeñas en comparación con el resto del cuerpo, redondeadas y con forma de remo. La aleta caudal de las belugas es gruesa, fibrosa y formada por dos lóbulos. La beluga se alimenta de peces como el bacalao, fletán, lenguados, arenques, salmones, además de invertebrados como los calamares, pulpos y cangrejos. Socialmente son animales gregarios que suelen permanecer en grupos de unos diez individuos aunque en verano suelen reunirse en formaciones mucho mayores. Por lo general, son animales lentos pero perfectamente adaptados al buceo ya que pueden realizar inmersiones de hasta 700 metros de profundidad. Las hembras tienen crías cada 2 – 3 años de promedio con un período de gestación muy elevado que puede rondar los 12 – 14 meses, incluso 15 según algunos estudios. Alcanzan la madurez sexual una vez que sobrepasan los 4 años, tanto en machos como en hembras. Al igual que otros cetáceos, la beluga es un animal migratorio y estacional, permaneciendo en invierno en zonas de mar abierto que rodean las capas de hielo, mientras que en verano se trasladan a aguas costeras (ensenadas, fiordos, canales, bahías) de poca profundidad. En algunas ocasiones también migran a zonas más profundas (de alrededor de 800 metros bajo la superficie). Las belugas han sido cazadas durante siglos, esto unido a la contaminación de las aguas y diversas enfermedades víricas y bacterianas, han hecho que la especie esté amenazada, ya que algunas de sus subpoblaciones han visto un descenso crítico de su número de especímenes que a pesar de de la detención de su caza, no han dado aún signos de recuperación. Este tipo de cetáceos puede encontrarse en cautividad en grandes acuarios de todo el mundo.

Narval (Monodon monoceros).

Tamaño: Entre 4 – 4,5 metros de longitud.

Peso: Entre 1.000 – 1.600 kilogramos de peso.

Distribución: Aguas frías del Océano Glacial Ártico (Rusia) y Norte del Océano Atlántico (Canadá, Groenlandia).

Estado de conservación: Casi amenazado.

El narval es un cetáceo fácilmente reconocible gracias a su colmillo extremadamente largo, de forma helicoidal y con un gran parecido al cuerno de los unicornios mitológicos. Los narvales suelen presentar un patrón moteado de color gris en su piel (que se acentúa en individuos adultos), el cual les cubre todo su dorso y flancos, el vientre sin embargo es de color blanco. El espesor de su piel alcanza un promedio de 7 – 8 centímetros, lo cual le sirve de capa protectora al nadar en las aguas frías del Ártico que son su hábitat. Sus aletas pectorales son pequeñas, la dorsal muy corta (5 cm de alto) aunque larga y la caudal mide entre 1 – 1,2 metros y tiene una marcada forma convexa. Su característica física principal es sin duda su largo colmillo, solo presente en los machos y que puede llegar a medir algo más de 2 metros y alcanzando un peso de hasta 10 kilogramos. Estos dientes están formados por una capa externa de cemento dental y una interna más dura llamada dentina. La función de estos dientes no está del todo clara aunque se piensa que puede proporcionar información vital al narval, ya que podría tener una conexión con el sistema nervioso del animal y ser utilizado de esta manera como un sensor de presión, temperatura y movimiento por parte del cetáceo. Los narvales se alimentan preferiblemente durante el invierno de bacalao, fletán, calamares y algunos crustáceos. Para ello realizan inmersiones de hasta 800 metros de profundidad (aunque en algunos casos han sobrepasado los 1.000 metros), las cuales pueden prolongarse por más de 30 minutos. Las hembras de narval suelen dar a luz a sus crías cada 3 años, en un período de gestación que puede llegar a los 15 meses, no alcanzando la madurez sexual hasta pasados los 6 años para las hembras y los 9 para los machos. Los narvales son capaces de emitir una gran variedad de sonidos, algunos sirven para comunicarse con individuos de su propia especie y otros para la ecolocalización a modo de sonar. Al igual que algunas otras especies distintas de cetáceos, el narval es un animal migratorio, acercándose en verano hacia las costas en grupos de entre 10 – 100 ejemplares, mientras que en invierno se desplazan lejos de la costa en grupos más pequeños, hasta zonas de grandes placas de hielo polar. En la actualidad no existe certeza exacta sobre el número total de ejemplares de narval pero sí se tiene constancia del descenso de algunas de sus subpoblaciones por lo que la especie está catalogada como casi amenazada debido a ciertos factores como la caza intensiva, depredadores naturales, contaminantes, trampas de hielo y cambio climático. Los colmillos de narval fueron utilizados durante la Edad Media como cuernos de unicornio y comercializados como tales por los vikingos.

Familia Phocoenidae.

Marsopa Común (Phocoena phocoena).

Tamaño: Entre 1,4 – 1,9 metros de longitud.

Peso: Unos 60 kilogramos.

Distribución: Aguas costeras frías del Hemisferio Norte (fiordos, bahías, estuarios y puertos). Pueden descender hasta unos 200 metros de profundidad.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La marsopa común es uno de los mamíferos marinos más pequeños y una de las seis especies de marsopa existentes. Está muy extendida y normalmente habita cerca de las zonas costeras o estuarios fluviales, aunque a menudo sube por los ríos, y se le ha visto a cientos de kilómetros del mar. La marsopa común es un poco más pequeña que las otras marsopas. Su cuerpo es robusto, y el cuerpo del animal se redondea y curva justo encima de su triangular aleta dorsal. El pico está mal delimitado y es corto. Las aletas pectorales, aleta dorsal y aleta caudal son de un gris oscuro, mientras que los laterales son ligeramente moteados o gris claro. La parte inferior de la marsopa es mucho más blanca, aunque tiene rayas grises que normalmente le surcan a lo largo de la garganta por el cuerpo del animal. Se alimenta principalmente de peces pelágicos como el arenque, capelán y de calamares y crustáceos. Se comportan normalmente como solitarios cazadores aunque también se les ha visto en manadas y por lo general sus hábitos son sedentarios, no abandonando una región durante bastante tiempo. Las hembras, entran en la madurez sexual a los tres o cuatro años y pueden parir cada año durante varios años consecutivos, estando embarazada y en período de lactancia al mismo tiempo. La gestación de la marsopa dura normalmente 10 – 11 meses. La mayoría de los nacimientos ocurren en primavera y verano. La marsopa común tiene en grandes tiburones (tiburón blanco, tiburón mako) y orcas a sus principales depredadores naturales. Las marsopas fueron cazadas tradicionalmente para la obtención de su carne, así como por su grasa, que se utiliza para la iluminación y como combustible. En la actualidad, la población total de marsopa común se cree que alcanza algunos cientos de miles de individuos y no se encuentra en peligro de extinción, aunque se piensa que su número ha descendido en el Mar Negro y Mar Báltico. Hay sin embargo, una serie de amenazas que afectan directamente a esta especie, como la mayor contaminación acústica y química del mar, el descenso de las fuentes de comida que sirven de alimento a la marsopa y el cambio climático. Este cetáceo muestra con el ser humano un comportamiento dócil y muy curioso.

Familia Physeteridae.

Cachalote (Physeter macrocephalus).

Tamaño: Hasta 20,5 metros de longitud (los machos son mayores que las hembras).

Peso: Hasta 57 toneladas de peso.

Distribución: Cosmopolita, se le puede encontrar en mares y océanos de todo el mundo, prefiriendo aguas profundas en alta mar y a una profundidad de entre 300 – 1.000 metros. No habita  en el Mar Negro ni en aguas congeladas de los polos.

Estado de conservación: Vulnerable.

El cachalote es un gran cetáceo dentado, el mayor animal con dientes que habita el planeta. En su cuerpo cabe destacar el tamaño de su enorme cabeza, frecuentemente ocupa un tercio de la longitud total del cetáceo. Dicha cabeza está coronado por un único espiráculo con forma de “S” por el que respiran los cachalotes, el cual se encuentra muy próximo al extremo frontal izquierdo de su gran testa, la cual guarda en su interior el cerebro animal más grande de cualquier otro ser vivo actual o extinto, alcanzando los 8 kilogramos de peso. En la frente de los cachalotes existe un órgano llamado espermaceti, una voluminosa cavidad llena de una especie de cera o aceite que ayuda al animal para mejorar su flotabilidad. Sus aletas son gruesas y la caudal tiene forma triangular, levantándola fuera del agua cada vez que va a iniciar una de sus prolongadas inmersiones que pueden demorarse por alrededor de unos 90 minutos, llegando a alcanzar profundidades cercanas a los 3 km. Dichas inmersiones pueden provocar a la larga, lesiones en los órganos y huesos del cachalote, debido a los bruscos cambios de presión soportados. La piel de los cachalotes es normalmente de un color gris uniforme aunque se sabe de la existencia de ejemplares albinos. A diferencia de otras ballenas, la piel de los cachalotes no es lisa y suele tener una textura nudosa, sobre todo en la zona de su espalda y mostrando a su vez en ocasiones diversas cicatrices, algunas de ellas pueden ser producto de las ventosas y picos de grandes calamares gigantes de los que los cachalotes suelen alimentarse. Sus grandes dientes cónicos de hasta casi 1 kg de peso le ayudan a cazar distintas presas que forman parte de su dienta alimentaria como son los calamares gigantes, mencionados con anterioridad, los calamares colosales, pulpos, rayas y principalmente otros calamares de mediano tamaño. En cuanto a la reproducción de los cachalotes, no se sabe mucho de ella salvo que las hembras dan a luz a una sola cría tras un período prolongado de gestación de entre 14 – 16 meses. Esta especie alcanza la madurez sexual (algo lenta respecto a otros cetáceos) a los 7 – 13 años en el caso de las hembras y a los 18 en los machos, siendo un animal longevo y capaz de llegar a los 70 años de edad. Los cachalotes suelen ir en grupos de una docena de individuos con crías en el caso de las hembras, mientras que los machos adultos prefieren ir en solitario o en pequeños grupos. A pesar de haber sido cazada esta especie durante varias décadas para la obtención principalmente de su espermaceti, grasa y dientes que eran posteriormente tallados, su futuro parece más claro que el de otros tipos de ballenas pero a pesar de ello, su estado de conservación permanece como vulnerable ya que la recuperación de sus poblaciones es lenta, principalmente en el Sur del Océano Pacífico.

Familia Ziphiidae.

Zifio Calderón.

Zifio Calderón Boreal (Hyperoodon ampullatus).

Zifio Calderón Austral (Hyperoodon planifrons).

Tamaño:

Zifio Calderón Boreal: Hasta 9,8 metros de longitud.

Zifio Calderón Austral: Hasta 7,5 metros de longitud.

Peso:

Zifio Calderón Boreal: Son complicadas sus estimaciones, entre 5.800 – 17.000 kilogramos, dependiendo del individuo.

Zifio Calderón Austral: Entre 6 – 8 toneladas de peso.

Distribución:

Zifio Calderón Boreal: Endémico del Océano Atlántico Norte y Océano Glacial Ártico (Gran Bretaña, Noruega, Islandia, Groenlandia), prefiriendo aguas frías (-2 – 17 °C) y profundas (hasta 1.453 metros).

Zifio Calderón Austral: Circumpolar del Océano Glacial Antártico (Sudáfrica, Nueva Zelanda, Sur de Brasil), prefiriendo aguas frías y profundas (más de 1.000 metros).

Estado de conservación:

Zifio Calderón Boreal: Preocupación menor.

Zifio Calderón Austral: Preocupación menor.

El zifio calderón boreal es uno de los dos miembros de la familia Hyperoodon. Esta especie en particular es bastante voluminosa, tiene una abultada cabeza, destacando además su pico largo y negro en los machos, mientras que el de las hembras es gris. Su aleta dorsal es relativamente pequeña (con forma de media Luna) y está desplazada bastante atrás en el cuerpo de este cetáceo. Su piel tiene una coloración gris oscura, mientras que el vientre es algo más claro. Su alimentación principal se basa en peces, calamares y estrellas de mar. El zifio calderón boreal suele vivir en grupos, las hembras paren (una cría de hasta 3,5 metros de largo) principalmente en verano o principios de primavera, después de un período de gestación de hasta 12 meses. Este cetáceo puede permanecer sumergido entre 14 – 70 minutos. El zifio calderón boreal fue cazado profusamente por Noruega y Gran Bretaña durante los siglos XIX y XX, por lo que su población actual es posible que sea muy reducida en comparación con la que habría en la época anterior a su caza. A pesar de ello, en la actualidad esta especie presenta un nivel de “preocupación menor” aunque con perspectiva desfavorable en cuanto su población, ya que sigue siendo cazada en algunos pueblos de las Islas Feroe. Las prospecciones e instalación de plataformas petrolíferas en su hábitat natural también representan una amenaza para la subsistencia futura de este cetáceo.

El zifio calderón austral es un cetáceo bastante corpulento, el otro integrante de la familia Hyperoodon. Se caracterizan por su hocico corto y su abombada cabeza o melón, que es especialmente pronunciada en los machos más desarrollados. Su aleta dorsal tiene forma de hoz y está ubicada en el último tercio del animal. El color del zifio calderón austral es gris-marrón, mientras que el vientre y los flancos son algo más claros. Su piel suele estar cubierta de una serie de cicatrices, principalmente en individuos adultos. Este cetáceo se alimenta principalmente de peces y calamares, pero muchos de los datos referentes a esta especie se desconocen en la actualidad ya que el zifio calderón austral está poco estudiado, sobre todo por ser una especie reticente a acercarse a los barcos y difícil de observar. Viven en grupos y en cuanto a su reproducción, tampoco se sabe mucho, sus crías deben de nacer seguramente en primavera, los recién nacidos alcanzan los 3 metros de longitud. A diferencia de sus parientes del Norte, el zifio calderón austral nunca fue cazado a gran escala con fines comerciales y a pesar de ser una especie poco conocida y rara vez vista, se piensa que su número puede alcanzar los 500.000 ejemplares, siendo de esta forma la ballena antártica más abundante y común.

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 mayo, 2012 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

Cetáceos I

Familia Balaenidae.

Ballena de Groenlandia (Balaena mysticetus).

Tamaño: Entre 14 – 18 metros de longitud.

Peso: Entre 55 – 100 toneladas de peso.

Distribución: Zonas circumpolares norteñas y de aguas poco profundas, desde Groenlandia hasta la Bahía de Hudson en el Océano Atlántico Norte y el Mar de Bering, Chukotka y Alaska en el Océano Pacífico Norte.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La ballena de Groenlandia es un robusto cetáceo cuya cabeza ocupa aproximadamente un tercio de la longitud total del animal y coronada por un doble espiráculo por el cual respira y puede emitir un chorro de aire y agua de hasta 7 metros de altura. Otra de sus características principales es la ausencia de aleta dorsal y su color de piel que varía del negro al gris oscuro o parduzco, dependiendo de los especímenes y con manchas blancas en la mandíbula inferior y también en ocasiones en torno a la base de la cola. Debido a que habita en zonas de aguas frías, la ballena de Groenlandia posee una espesa capa de grasa que puede llegar a medir unos 70 centímetros de longitud, la cual la protege de las gélidas aguas árticas donde habita. Su boca es enorme y contiene alrededor de unas 600 barbas, las cuales pueden llegar a longitudes extraordinarias de más de 3 metros de largo y con las que se alimenta principalmente de krill y otros crustáceos. La reproducción de la ballena de Groenlandia es lenta, las hembras dan a luz a una sola cría (de más de 4 metros de largo y una tonelada de peso) cada tres o cuatro años después de una gestación que dura algo más un año. Se piensa que este tipo de ballena puede ser el mamífero más longevo, ya que se han encontrado puntas de arpones de marfil en algunos individuos vivos durante la década de los 90 del pasado Siglo XX, pudiendo ser ésta una prueba fiable de que algunos especímenes han llegado a alcanzar los 150 – 200 años de edad. La ballena de Groenlandia es una especie migratoria (en primavera y otoño) y suele formar grupos de unos catorce individuos, nadando en formación de “V”. La caza abusiva de esta especie durante el siglo XIX sobre todo, redujo considerablemente su población aunque gracias a la protección actual y a la ley internacional que prohíbe su caza, ha hecho que el número de individuos de ballena de Groenlandia haya aumentado de forma importante en los últimos años aunque siguen existiendo algunos riesgos para esta especie como la contaminación de los mares, explotaciones marinas de gas, petróleo, la caza por parte de indígenas y el exceso de tráfico marítimo, entre otros.

Ballena Franca.

Ballena Franca Glacial (Eubalaena glacialis).

Ballena Franca Austral (Eubalaena australis).

Ballena Franca del Pacífico Norte (Eubalaena japonica).

Tamaño:

Ballena Franca Glacial: Entre 14 – 18 metros de longitud (algunos ejemplares excepcionales pueden superar los 20 metros de largo).

Ballena Franca Austral: Entre 13 – 16 metros de longitud.

Ballena Franca del Pacífico Norte: Hasta 18 metros de longitud.

Peso:

Ballena Franca Glacial: Entre 36 – 72 toneladas de peso.

Ballena Franca Austral: Alrededor de 40 toneladas de peso.

Ballena Franca del Pacífico Norte: Alrededor de 70 toneladas de peso.

Distribución:

Ballena Franca Glacial: Zonas poco profundas en bahías y penínsulas de Canadá (Nueva Escocia), Este de Estados Unidos, Golfo de Vizcaya, Islas Británicas, Noruega.

Ballena Franca Austral: Extendida a lo largo del Hemisferio Sur (Argentina, Brasil, Madagascar, Sudáfrica, Nueva Zelanda y zonas cercanas a la Antártida).

Ballena Franca del Pacífico Norte: Una subpoblación se encontraría en el Suroeste del Mar de Bering y Golfo de Alaska. La otra se extendería por el Mar de Ojotsk, Islas Kuriles y Península de Kamchatka.

Estado de conservación:

Ballena Franca Glacial: En peligro.

Ballena Franca Austral: Preocupación menor.

Ballena Franca del Pacífico Norte: En peligro.

La ballena franca glacial tiene un cuerpo robusto (alrededor del 40% del mismo es grasa) y de color negro, sin aleta dorsal, mandíbula curvada con el pico hacia abajo y con los típicos engrosamientos o callosidades de esta especie, únicos en cada individuo. A veces en la zona ventral, suelen poseer alguna mancha de color blanco aunque siempre en especímenes adultos. Su gran cabeza alberga a su vez una enorme boca de la que cuelgan de su interior unas 300 barbas de hasta 3 metros de longitud con las que filtra su alimento, principalmente krill y copépodos, al igual que otras muchas especies de ballenas barbadas. La ballena franca glacial se reproduce cada 3 – 6 años (este intervalo se ha visto incrementado en los últimos años), después de un período de gestación cercano al año, las hembras dan a luz a una cría de algo más de 4 metros de largo y 3 toneladas de peso. Esta ballena también tiene hábitos migratorios, desplazándose del Golfo de Maine a Georgia y Florida en invierno. Debido una vez más a la caza, la población de ballena franca glacial se ha visto reducida enormemente, sobre todo el de la subpoblación del Noreste del Atlántico. La especie parece ir recuperándose en la parte Noroccidental del Atlántico y muy poco a poco también en el Noreste Atlántico, si bien el número de individuos resulta aún escaso por lo que la ballena franca glacial se sigue encontrando en la actualidad en peligro de extinción.

La ballena franca austral es un gran cetáceo, siendo las hembras de mayor tamaño que los machos. De cuerpo robusto, sin aleta dorsal, tiene al igual que las otras dos especies de ballena franca, callosidades de consistencia córnea a lo largo de su piel y que pueden llegar a tener más de 5 cm de grosor, presentando densas poblaciones de crustáceos anfípodos o también llamados, “piojos de las ballenas”. Dichos callos varían de una ballena a otra, por lo que funcionan como huellas dactilares y diferencian entre sí a los distintos individuos. La mandíbula de la ballena franca austral contiene unas 260 barbas de hasta 2,5 metros de longitud que le sirven para filtrar el alimento y su comida principal que es el krill. Se reproducen una vez cada tres años y tienen hábitos migratorios, en verano habitan aguas cercanas a la Antártida y en verano se desplazan más hacia el Norte (Argentina, Brasil, Nueva Zelanda, Sudáfrica, etc). En la actualidad, su población vuelve a repuntar, recuperándose de la caza por parte de los balleneros, dicha caza llegó a reducir la población de ballena franca austral en un 90%, debido a que es un animal lento y en teoría, fácil de cazar y perseguir.

La ballena franca del Pacífico Norte se parece mucho a la ballena franca glacial, por lo que ambas especies son prácticamente imposibles de distinguir a simple vista aunque la primera suele ser algo mayor que la segunda. Entre sus características físicas, cabe destacar su enorme cabeza, la ausencia por completo de aleta dorsal y las callosidades típicas de la especie que se le forman alrededor de la boca y que están formadas por crustáceos parásitos. La ballena franca del Pacífico Norte se alimenta principalmente de copépodos y krill que filtran gracias a sus barbas. Esta especie cuenta en la actualidad con tan solo unos cuantos cientos de individuos, en el caso de la subpoblación del Nordeste del Pacífico su número puede estar reducido a unas escasas decenas de cetáceos, lo que le convierte en la ballena en mayor peligro de extinción de todas las especies existentes. La viabilidad de sus poblaciones está en la actualidad bastante comprometida, todo ello debido a la cruel sobreexplotación por parte de la industria ballenera durante el Siglo XIX y parte del XX, donde se dieron caza a decenas de miles de ejemplares de esta especie.

Familia Balaenopteridae.

Ballena Azul (Balaenoptera musculus).

Tamaño: Entre 24 – 27 metros de longitud aunque se han descrito ejemplares de algo más de 30 metros de largo.

Peso: Entre 100 – 120 toneladas de peso. Los ejemplares de más de 30 metros podrían llegar a pesar unas 190 toneladas aproximadamente.

Distribución: Hay poblaciones de ballena azul en el Océano Atlántico Norte (Groenlandia, Nueva Escocia, Islandia), Océano Pacífico Norte (de Alaska a Costa Rica), Océano Pacífico Sur, Océano Índico y Océano Glacial Antártico.

Estado de conservación: En peligro.

La ballena azul o también conocida como rorcual azul, es el animal vivo conocido más grande que existe en la actualidad. Su cuerpo es largo, bastante esbelto en comparación con otras ballenas y rorcuales, teniendo un color gris azulado en el dorso y siendo más claro en la zona ventral. Su cabeza, que es ligeramente plana, abarca una cuarta parte del tamaño total del cuerpo de la ballena azul y tiene forma de “U”. Su aleta dorsal es pequeña y está situada en el último cuarto del cuerpo, solamente es visible en la secuencia de inmersión y no destaca tanto como sus aletas pectorales que tienen forma puntiaguda y pueden llegar a medir entre 3 – 4 metros de longitud. La ballena azul respira mediante un espiráculo doble sobre su cabeza, el cual está perfectamente protegido, teniendo así una capacidad pulmonar de unos 5.000 litros, pudiendo tener inmersiones de más de 20 minutos de duración y emitiendo al salir a respirar, un denso chorro de agua de unos 9 metros de alto de media. Tanto la forma de iniciar la inmersión como la salida a la superficie para respirar, varía dependiendo de las especies de cetáceos, en el caso de la ballena azul, saca su espalda al salir a respirar en mayor medida que otras especies y al sumergirse a gran profundidad, hace aflorar su aleta caudal. Los rorcuales azules se alimentan casi exclusivamente de krill, pudiendo llegar a consumir unas 4 toneladas al día de este crustáceo, el cual filtran gracias a las inmensas barbas de hasta un metro de largo que tiene en su boca esta ballena. Cuando se sienten amenazadas, pueden llegar a nadar a una velocidad cercana a las 50 km/h, más del doble de su velocidad natural de desplazamiento aunque cuando se alimentan, no suelen superar los 6,5 km/h. En cuanto al ciclo vital de la ballena azul, se conoce poco aunque se tiene constancia de que las hembras suelen dar a luz una vez cada dos o tres años a principios del invierno (después de diez o doce meses de gestación). La cría mide al nacer unos 7 metros de largo y pesa las nada despreciables 3 toneladas de peso, alcanzando la madurez a los cinco años de edad, cuando ya miden algo más de 20 metros de longitud. Se estima que las ballenas azules pueden llegar a vivir unos 80 años de edad. Esta especie suele encontrarse como individuos solitarios o en parejas y no suelen agruparse en grandes grupos como otros misticetos (Mysticeti). Después de décadas de caza indiscriminada, las poblaciones de rorcual azul han sido reducidas hasta casi su extinción. A pesar de que la promulgación de diversas leyes de protección y conservación de esta especie parece que ha comenzado a dar algunos resultados positivos, su población actual está alrededor del 1% de la anterior a los tiempos de caza y por lo tanto, en peligro.

Rorcual Común (Balaenoptera physalus).

Tamaño: Hasta 27 metros de longitud (las hembras suelen ser mayores que los machos).

Peso: Alrededor de las 70 toneladas de peso.

Distribución: Principalmente cosmopolita, se le puede encontrar en mares y océanos de todo el mundo (polares y tropicales) a excepción de aguas próximas a zonas con bloques de hielo de ambos polos. Existen tres poblaciones diferenciadas, la del Océano Atlántico Norte, Océano Pacífico Norte y la del Océano Glacial Antártico.

Estado de conservación: En peligro.

El rorcual común es el segundo animal más grande que existe, solamente superado por la ballena azul. Se caracteriza principalmente por su esbelto cuerpo y su gran tamaño, siendo la subespecie del Atlántico Norte, algo menor que la del Antártico, la cual alcanza mayores dimensiones. El dorso y los laterales del rorcual común son de color grisáceo mientras que el vientre es blanquecino. Entre otras de sus características físicas cabe destacar su hocico puntiagudo de varios metros de largo, su morro achatado y la presencia de pliegues gulares que van desde la parte inferior de la barbilla hasta el ombligo, hecho el cual le permite dilatar enormemente su garganta al alimentarse. Otras características físicas del rorcual común son su aleta dorsal curva, pectorales pequeñas y afiladas y una aleta caudal amplia, puntiaguda y con una muesca en el centro de la misma. El espiráculo de esta especie es doble y tiene forma de “V”. El rorcual común cuando alcanza la superficie para respirar, muestra su aleta dorsal y hocico casi al mismo tiempo, para después volver a sumergirse a profundidades de hasta 250 metros (durante 10 – 15 minutos) y sin mostrar su aleta caudal fuera del agua durante el proceso. El rorcual común se alimenta de peces pequeños, calamares, crustáceos y principalmente de krill, los cuales filtra gracias a sus barbas, expulsando el agua y manteniendo el alimento dentro de su boca. Esta especie de ballena puede llegar a necesitar unos 1.800 kilogramos de alimento al día. El rorcual común está entre las especies más rápidas de cetáceos, ya que puede superar los 40 km/h, velocidad que le permite saltar completamente fuera del agua al igual que la ballena jorobada o yubarta. De la misma forma que la ballena azul, las hembras de rorcual común suelen tener una cría cada dos o tres años, después de alrededor de un año de gestación y no alcanzando la madurez sexual en esta especie hasta los 6 – 12 años en el caso de las hembras. Debido a su amplia distribución, es difícil determinar sus hábitos migratorios aunque sin duda, se conoce que pasa el verano en latitudes altas y en bajas cuando llega el invierno, época en la cual se reproduce esta especie. Al igual que otros tipos de ballenas, el rorcual común fue cazado sin contemplaciones durante décadas, dejando a la especie en peligro de extinción y muy mermada en todas sus poblaciones, estando en la actualidad protegida por la moratoria de la caza de ballenas, aunque Islandia, Noruega y Japón no están afectadas por dicha moratoria. Actualmente, una de las grandes amenazas para el rorcual común son las colisiones con barcos, siendo una de sus principales causas de mortalidad adicionales a la caza por parte de ciertos países ya mencionados anteriormente.

Ballena Minke.

Ballena Minke Común (Balaenoptera acutorostrata).

Ballena Minke Antártica (Balaenoptera bonaerensis).

Tamaño:

Ballena Minke Común: Entre 6,7 – 10,7 metros de longitud.

Ballena Minke Antártica: Entre 7,2 – 11 metros de longitud.

Peso:

Ballena Minke Común: Entre 5 – 10 toneladas de peso.

Ballena Minke Antártica: Entre 5,8 – 11 toneladas de peso.

Distribución:

Ballena Minke Común: Habita principalmente en el Océano Atlántico Norte y el Océano Pacífico Norte.

Ballena Minke Antártica: Habita en aguas de todo el Hemisferio Sur, migrando en verano hacia la Antártida.

Estado de conservación:

Ballena Minke Común: Preocupación menor.

Ballena Minke Antártica: Datos insuficientes.

La ballena minke común, también conocida como rorcual aliblanco o ballena enana, es la especie más pequeña de todos los rorcuales y la más abundante y rápida. Por lo general, tienen el dorso gris y el vientre blanco, además de tener en las aletas pectorales (delgadas y puntiagudas), con una marca blanca que cubre la mayor parte de las mismas. Su aleta dorsal es alta y falcada, ubicada en el tercio posterior de su dorso y la caudal está dividida en lóbulos distales largos y finos. El cuerpo de la ballena minke común es compacto, con la cabeza con forma puntiaguda y de forma triangular, presentando pliegues gulares desde el inicio de su barbilla hasta el final de las aletas pectorales. Las hembras de ballena minke común suelen ser medio metro más grande que los machos. Al igual que otras ballenas barbadas, se alimenta principalmente de krill, copépodos y una gran variedad de peces como la caballa, cazón, arenques, salmones, anchoas, etc. Parece ser que las hembras tienen crías cada dos años, después de una gestación que varía de los 10 – 11 meses, no alcanzando la madurez sexual en esta especie hasta los 6 años. La ballena minke común se encuentra en la lista roja de la UICN como especie “casi amenazada” y actualmente está protegida por diversas leyes y memorandos para favorecer y proteger su conservación.

La ballena minke antártica o rorcual austral es la segunda especie más pequeña de rorcual, tan solo supera en tamaño a la ballena minke común. En este caso nos encontramos ante un cetáceo con el dorso gris y el vientre blanco, teniendo las aletas de color oscuro pero con los bordes blanquecinos. Su cabeza es puntiaguda y su cuerpo compacto, alargado y aerodinámico, con aletas alargadas, en el caso de la dorsal, tiene forma de media Luna. Las hembras suelen ser un metro mayores que los machos en esta especie. Se alimenta principalmente de Myctophidae (peces linterna) y krill que filtran gracias a sus barbas. Se cree que la ballena minke antártica puede reproducirse todos los años, dando a luz a una sola cría después de un período de gestación de hasta 10 meses, alcanzando la madurez sexual en torno a los 7 años. Aunque habita todo el Hemisferio Sur, en el verano suele encontrarse principalmente en la zona de la Antártida y en invierno migra hacia latitudes más altas. No hay demasiados datos en relación al estado de conservación actual de la ballena minke antártica ya que por el momento, no es posible proporcionar estimaciones fiables al número de individuos de sus poblaciones. A pesar de ello, este rorcual está protegido por diversas leyes internaciones para favorecer su conservación.

Ballena Sei (Balaenoptera borealis).

Tamaño: Entre 12 – 16 metros de longitud (algunos ejemplares pueden sobrepasar los 20 metros de largo).

Peso: Entre 20 – 30 toneladas de peso (unas 45 toneladas en los mayores individuos).

Distribución: Aguas poco profundas de todo el mundo aunque rara vez se adentran en zonas polares o tropicales. Hay poblaciones en el Océano Atlántico Norte (Islandia, Noruega, Groenlandia, Bahía de Hudson), Océano Pacífico Norte y Hemisferio Sur.

Estado de conservación: En peligro.

La ballena sei, rorcual norteño o rorcual Rudolphi es una especie de cetáceo de gran tamaño. Su cuerpo es delgado y de color gris en el dorso y más claro o blanco en el vientre, teniendo un gran parecido físico con el rorcual de Bryde. La aleta dorsal está localizada algo más adelante que la mayoría de los rorcuales, pero como la mayoría de ellos, no más adelante de la parte posterior de su dorso. La cola de la ballena sei es gruesa y su aleta caudal algo más pequeña en comparación con el resto de su cuerpo. Dicha cola ayuda a que este cetáceo sea uno de los más rápidos del océano ya que puede llegar a alcanzar velocidades de hasta 50km/h en distancias cortas. La piel de este rorcual a menudo suele tener una serie de cicatrices blancas, resultado de la acción de ectoparásitos, lampreas en incluso tiburones (tiburón cigarro). La ballena sei tiene al igual que otros rorcuales, una serie de pliegues gulares (32 – 60) bajo su garganta que le permiten ampliar en gran medida su garganta al alimentarse de krill, copépodos y arenques que son sus principales fuentes de alimento (900 kilogramos al día) y que filtra gracias a sus barbas (300 – 380 en individuos adultos). La ballena sei suele viajar sola o en grupos de hasta 6 especímenes cuando hay zonas de alimento particularmente abundantes. En cuanto a la reproducción, no se conoce mucho sobre ella salvo que para realizarla, van a zonas templadas o subtropicales y que el período de gestación alcanza desde los 10 hasta los 11 meses, no llegando la madurez sexual para machos y hembras hasta los 8 – 10 años. Al igual que otros tipos de ballenas, esta especie migra de forma estacional, en verano viaja a zonas frías y subpolares y en invierno a aguas más templadas en donde el alimento se puede encontrar en mayor abundancia. A pesar de estos datos, sus rutas migratorias exactas aún se desconocen. Este rorcual también emite largos y fuertes sonidos de baja frecuencia para comunicarse entre ellos, hecho que se ha podido comprobar en especímenes de la zona Antártica. En cuanto a su estado de conservación, cabe señalar que es una especie que en la actualidad se encuentra en peligro de extinción ya que fue en el pasado profusamente cazada, sobre todo en la zona de la Antártida, llegando a exterminar de esta manera a prácticamente el 80% del total de población existente de ballena sei.

Rorcual de Bryde (Balaenoptera brydei).

Tamaño: Hasta 15 metros de longitud.

Peso: Hasta 26 toneladas.

Distribución: Océanos y mares tropicales y subtropicales de todo el mundo, alcanzando los 300 metros de profundidad, prefiriendo zonas costeras.

Estado de conservación: Datos insuficientes.

El rorcual de Bryde es una ballena de tamaño medio y muy similar en apariencia a la ballena sei. En general, el rorcual de Bryde es un cetáceo esbelto y alargado, con una cabeza ancha y corta, 40 a 70 pliegues gulares, y ojos relativamente grandes. Puede ser reconocido por las tres crestas longitudinales en la cabeza, desde el morro hasta el orificio de respiración. Al exhalar, su surtidor es vertical, y puede alcanzar los 3 – 4 metros de altura. Cuando el animal nada en superficie, es muy visible la aleta dorsal, prominente y curvada, tal aleta puede alcanzar los 46 centímetros de altura. Las aletas ventrales son pequeñas y esbeltas, y la caudal, muy ancha, nunca corta la superficie. El dorso es generalmente negro oscuro o negro azulado y el vientre color crema, difuminándose a rojo grisáceo hacia el centro. Algunos ejemplares tienen manchas de un color gris blancuzco, que pueden ser costras producidas por los parásitos o cicatrices de ataques de tiburones. Al igual que otros rorcuales, no posee dientes pero sí dos hileras de barbas. Esta especie se sumerge regularmente en tiempos que van de 5 – 15 minutos y puede alcanzar una velocidad de natación entre 19 – 24 km/h. El rorcual de Bryde se alimenta principalmente de peces (anchoas, arenques, sardinas, caballa), crustáceos, plancton y copépodos. El período de gestación para el rorcual de Bryde se estima en doce meses, los recién nacidos miden entre 3,4 – 4 metros de largo y llegan a pesar una tonelada. Por lo general, el rorcual de Bryde aparece de forma individual o en parejas y ocasionalmente en grupos sueltos de hasta veinte animales en torno a áreas de alimentación. Se calcula que su población ronda los 90.000 – 100.000 ejemplares, dos de las terceras partes de los mismos habitan en el Hemisferio Norte. Este rorcual nunca fue objeto de caza intensiva por parte de la industria ballenera y aunque no hay suficientes datos para valorar su estado de conservación, se estima que su evolución puede ser desfavorable, ya que este cetáceo es objeto de captura científica por parte de países como Japón pero además de ello, algunos individuos mueren al chocar con barcos y otros son afectados por el ruido antropogénico del mar. Hasta 1993 y gracias a estudios genéticos, se dejó de considerar al rorcual tropical (de menor tamaño) como una subespecie del rorcual de Bryde. Este cetáceo debe su nombre a Johan Bryde, el cual ayudó a construir la primera estación ballenera en Durban (Sudáfrica), en 1908.

Yubarta (Megaptera novaeangliae).

Tamaño: Entre 12 – 16 metros de longitud (las hembras son más grandes que los machos).

Peso: Unas 3,6 toneladas de peso.

Distribución: Cosmopolita, mares y océanos de todo el mundo a excepción del Mar Báltico, Este del Mar Mediterráneo y Océano Glacial Ártico. Hay tres poblaciones de yubartas distribuidas en el Océano Atlántico Norte, Océano Pacífico Norte y en el Hemisferio Sur.

Estado de conservación: Preocupación menor.

La yubarta o ballena jorobada, es uno de los rorcuales más grandes, la cual posee además una forma corporal distintiva gracias a sus largas aletas pectorales (de hasta una tercera parte del tamaño del animal), cuerpo robusto, aleta dorsal achaparrada y muy variable dependiendo del individuo y cabeza nudosa. El color de la ballena jorobada es principalmente negro aunque tienen algunas manchas blancas o moteadas localizadas en el vientre y en las aletas. Al igual que el rorcual común, la yubarta posee pliegues gulares que pueden dilatarse enormemente cuando se alimenta el animal de krill y de peces pequeños como los arenques y caballas. Sus inmersiones no suelen superar los quince minutos de duración. La alimentación de la yubarta transcurre principalmente en verano y gracias a ella, estas ballenas desarrollan una gruesa capa de grasa para el invierno. La yubarta tiene un curioso método de caza conocido como “red de burbujas”, en el cual varios individuos nadan en círculos concéntricos soltando burbujas por los espiráculos bajo los cardúmenes de peces. El anillo de burbujas rodea el cardumen de peces, cerrándose progresivamente, confinándolos en un cilindro cada vez más pequeño. Entonces, de forma súbita se lanzan sobre ellos tomando un gran bocado y deglutir miles de peces de un trago. La yubarta es un animal migratorio, pudiendo llegar a recorrer hasta 25.000 km en dichas migraciones (a una velocidad entre 8 – 15 km/h y un máximo de 27 km/h), en verano se alimentan en zonas polares y migra después a aguas tropicales y subtropicales para reproducirse y dar a luz a sus crías. La gestación de la yubarta dura alrededor de once meses, apareándose esta especie una vez cada dos años aproximadamente. Este cetáceo es muy conocido por sus impresionantes saltos fuera del agua y por el canto largo, fuerte y complejo que emiten principalmente los machos de yubarta y que puede prolongarse por más de diez minutos, el cual seguramente tenga un función de comunicación general. A pesar de haber sufrido la caza durante muchos años, las poblaciones de ballena jorobada parece que se han recuperado con mayor facilidad que las de otras especies de ballena y su número crece en la actualidad a buen ritmo. Desde la década de los 90 del pasado siglo, se ha extendido el turismo de avistamiento de este cetáceo ya que su naturaleza curiosa, le hace acercarse a los barcos y nadar a su alrededor.

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, Google (fotografías), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 mayo, 2012 en Naturaleza

 

Etiquetas: , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: