RSS

Dioses Egipcios I

Amón.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Tebas (Templos de Karnak y Luxor).

Símbolos: Dos plumas verticales, disco solar y esfinges con cabeza de carnero.

Padres:

Hermanos:

Consorte: Amonet, Usert y Mut.

Descendencia: Jonsu.

Rey de los dioses. Amón fue una deidad adorada localmente en Tebas (11ª Dinastía – Siglo XXI a.C.) hasta que se fusionó con el dios Sol Ra, tras la rebelión en Tebas contra los hicsos y el estado de Amosis I, adquiriendo entonces una importancia nacional como Amón-Ra. Amón representa un conjunto de conceptos abstractos asociados al aire, pues se encuentra en todo lugar y en todo momento, de ahí procede el título de “el oculto”.

Anubis.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Licópolis (actual Asiut), Cinópolis.

Símbolos: Fetiche Imiut y mayal.

Padres: Ra (en los cultos más antiguos). Neftis, Seth y Osiris (en cultos posteriores).

Hermanos: Horus (en algunos cultos).

Consorte: Anput.

Descendencia: Qebehut.

Protector de los muertos y el embalsamamiento. Anubis fue una deidad del Antiguo Egipto, muy conocida por su característica cabeza de chacal y por ser quien conducía a los muertos hacia el otro mundo, vigilando la balanza durante el pesaje del alma en el Juicio de Osiris. Anubis estaba relacionado no sólo con la muerte, también con la resurrección después de ella, y era pintado en color negro, color que representa la fertilidad.

Atón.

Nombre en jeroglíficos:

El disco solar. Atón era una deidad solar del Antiguo Egipto que representaba al disco solar en el firmamento. Se le consideraba el espíritu que alentaba la vida en la Tierra. Su principal templo estaba en la ciudad Ajetatón “El Horizonte de Atón”, en la actual Amarna. Se convirtió en un culto monoteísta o henoteísta, durante la reforma religiosa del faraón Amenhotep IV, el cual cambió su nombre por el de Akenatón.

Atum.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Heliópolis.

Símbolos: Hombre frecuentemente vestido con el tocado real o corona doble.

Padres: Ninguno.

Hermanos: Ninguno.

Consorte: Iusaaset.

Descendencia: Shu y Tefnut.

Dios de la creación. Atum era considerado como una deidad que se creó a sí misma, siendo la primera entidad en salir de la oscuridad y del abismo. También estaba relacionado con el dios Ra, siendo considerado al igual que este último, un dios solar, específicamente el dios del Sol de la tarde.

Bastet.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Bubastis.

Símbolos: Forma de gato o leona y sistro (instrumento musical).

Padres: Ra, Isis.

Hermanos:

Consorte: Atum o Mahes según algunos cultos.

Descendencia: Horhekenu según algunos cultos.

Diosa de los gatos. Bastet representaba el aspecto benéfico y pacífico de otras diosas con características más peligrosas como Sejmet. Al igual que el animal totémico que la representa, Bastet era una diosa impredecible que podía mostrarse tierna o feroz en cualquier momento. Se la identificaba con la estrella Sirio, de quien se la consideraba Señora y con la deidad sumeria Inanna.

Hathor.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Dendera.

Símbolos: Sistro, cetro uas y disco solar.

Padres: Ra o Ptah.

Hermanos:

Consorte: Ra, Horus.

Descendencia: Ihy, Horus.

Diosa del amor. Hathor fue una diosa egipcia asociada al amor, la maternidad, la alegría y las artes como la música, siendo una de las deidades más populares e importantes del Antiguo Egipto. Se la representaba también con la forma de una vaca con cuernos que sostiene un disco solar. Según la mitología egipcia, junto a Horus vengó la muerte del padre de éste, el dios Osiris.

Heh.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Hermópolis Magna, Bajo Egipto y en el oasis de Dajla.

Símbolos: Hombre arrodillado, símbolo del oro nub, dos hojas de palmera en cada mano, uraeus y Anj.

Padres: Ninguno.

Hermanos: Ninguno.

Consorte: Hauhet (como su parte femenina).

Descendencia: Ninguno.

Dios del espacio infinito y la eternidad. También conocido como Huh, fue la personificación de lo infinito en el Egipto Antiguo, aunque nunca fue considerado un demiurgo. Heh, a partir del Imperio Nuevo, es el resultado de la fusión de dos dioses egipcios, uno de la Ogdóada de Hermópolis Magna (asociación de ocho entidades divinas), que desempeña un papel esencial en la cosmología de Hermópolis Magna, y de otro dios, el del tiempo infinito y la eternidad.

Horus.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Hieracómpolis y Edfu.

Símbolos: Ojo de Horus, corona doble y disco solar.

Padres: Osiris e Isis en algunos mitos y Nut y Geb en otros.

Hermanos: Osiris, Isis, Seth y Neftis.

Consorte: Hathor.

Descendencia:

Dios de los reyes y la venganza. Horus fue uno de los dioses más antiguos en la mitología egipcia y se le considera el iniciador de la civilización del Nilo. Representado como un hombre con cabeza de halcón y corona doble, Horus era un dios vinculado a la realeza y se consideraba a los faraones la representación de dicho dios en la Tierra.

Isis.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: File y Abidos.

Símbolos: Disco solar con cuernos de vaca, trono y plátano occidental (árbol).

Padres: Geb y Nut.

Hermanos: Osiris, Seth y Neftis.

Consorte: Osiris.

Descendencia: Horus.

Diosa de la maternidad, la magia y la fertilidad. Isis era la esposa y hermana de Osiris, además de la madre de Horus. Se representaba normalmente con forma de mujer coronada por un trono. Su culto se extendió fuera de las fronteras de Egipto, llegando a tierras de Grecia y Roma. Isis reconstruyó el cuerpo de Osiris cuando éste fue despedazado por las tretas de Seth.

Jepri.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Heliópolis.

Símbolos: Escarabajo, loto azul y Anj.

Padres:

Hermanos: Atum, Ra.

Consorte:

Descendencia:

Dios del renacimiento y del amanecer. Jepri fue una deidad solar que representaba la creación y el renacimiento. Jepri estaba conectado con el escarabajo, porque el escarabajo lanza bolas de estiércol por el suelo, un acto que los egipcios veían como un símbolo de las fuerzas que mueven el Sol (de la mañana) a través del cielo. Parte de su culto fue subordinado al dios Ra.

Jnum.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Elefantina y Esna.

Símbolos: Torno de alfarero, Corona Atef, cetro uas y Anj.

Padres:

Hermanos:

Consorte: Satis o Neit. Heket (en Antinoe).

Descendencia: Anukis.

Dios de la creación y las aguas. Jnum fue una de las deidades más antiguas en el Antiguo Egipto, originalmente conocido como el dios del nacimiento del Río Nilo. También era considerado como el creador de los cuerpos de los humanos, algo que hizo en una rueda de alfarero. Se le representa con forma de hombre con cabeza de carnero.

Jonsu.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Tebas (Templo de Karnak).

Símbolos: Disco lunar, coleta lateral, Pilar Dyed y Anj.

Padres: Amón y Maat.

Hermanos:

Consorte:

Descendencia:

Dios de la juventud y la Luna. A Jonsu se le asociaba principalmente con la medicina, siendo protector de los enfermos y el que ahuyentaba a los malos espíritus. Se le ha representado de diversas maneras, desde un niño momiforme, hasta un hombre con cabeza de halcón y coronado con el disco lunar y la Luna en cuarto creciente. En los Textos de las Pirámides aparece como un dios agresivo y cruel, encargado de alimentar a los dioses y a ayudar al faraón en la caza.

Maat.

Nombre en jeroglíficos:

Mayor centro de culto: Todas las ciudades del Antiguo Egipto.

Símbolos: Pluma de avestruz, cetro uas y Anj.

Padres: Ra.

Hermanos:

Consorte: Thot (en algunos cultos).

Descendencia:

Diosa de la verdad y la justicia. Fundamentalmente se le consideraba como una deidad un tanto abstracta, siempre en el concepto de justicia universal, equilibrio cósmico y armonía que son necesarios conservar en el mundo. Maat era para los egipcios la fuerza benefactora de la que se nutrían los dioses a quienes ellos adoraban. A su vez, estaba estrechamente ligada a la figura del faraón, en un sentido religioso y moral.

Fuentes: Wikipedia (Ilustraciones por Jeff Dahl), elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 diciembre, 2012 en Cultura, Historia

 

Etiquetas: , ,

Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina fue construida entre 1471 – 1484 por el papa Sixto IV, del que toma su nombre. Se encuentra en el Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano, a la derecha de la Basílica de San Pedro, habiendo servido como capilla de la fortaleza vaticana en su época. Su arquitectura está inspirada en el Templo de Salomón y es mundialmente famosa por celebrarse en ella los cónclaves para la elección de los papas y por los frescos de grandes artistas que la decoran de Miguel Ángel, Rafael y Botticelli.

Exteriormente la Capilla Sixtina es un edificio alto, rectangular, de ladrillo y sobrio, ya que no tiene adornos arquitectónicos o escultóricos. Perfectamente al estilo de las iglesias italianas de la época del Renacimiento, no tiene entradas exteriores y solamente se puede acceder a ella por el Palacio Apostólico y su exterior sólo es visible desde las ventanas de alrededor y desde patios interiores del propio palacio. Los espacios internos están divididos en tres niveles, de los cuales el inferior es el más grande, con un sótano abovedado con varias ventanas utilitarias y un acceso al patio exterior. Encima está el espacio principal, la Capilla Sixtina.

Interiormente la Capilla Sixtina tiene unas medidas de 40,9 metros de largo por 13,4 metros de ancho y 20,7 metros de altura hasta el techo abovedado. El techo de la capilla es una bóveda de cañón rebajada que surge de una serie de lunetas que rodean las paredes donde surgen los arcos de las ventanas. Para mantener la proporción, había seis ventanas a cada lado y dos en cada extremo. La bóveda está cortada en sentido transversal por pequeñas bóvedas formadas sobre cada ventana, que la dividen en su nivel más bajo en una serie de grandes pechinas elevadas sobre pilastras poco profundas entre las ventanas.

En 1508 Miguel Ángel recibió el encargo de repintar la Capilla Sixtina por parte del papa Julio II, ya que originalmente su color era azul adornado con estrellas. El trabajo comenzó el 10 de Mayo de 1508 y finalizó el 31 de Octubre de 1512, trabajando solo y sin recurrir a ayudantes. Tres décadas más tarde, entre 1536, 1541, Miguel Ángel pintó el fresco de El Juicio Final (representación de la segunda venida de Cristo y el Apocalipsis) sobre la pared del altar, por encargo de Pablo III. Miguel Ángel pintó los frescos de la bóveda ayudado de un andamio especialmente creado por él y utilizando colores brillantes para que pudiesen ser claramente visibles desde el suelo. En la parte baja del techo pintó a los antepasados de Cristo. Sobre ellos, realizó alternados a los profetas y a las sibilas, con Jonás sobre el altar y Zacarías en el otro extremo. En la parte central, Miguel Ángel pintó nueve escenas del Génesis. También caben destacar una serie de Ignudi (desnudos), equivalentes a los ángeles en la tradición cristiana y que se encuentran “sujetando” los medallones con escenas bíblicas.

Bóveda Capilla Sixtina.

Pechina: David y Goliat.

Profeta Zacarías.

Pechina: Judit y Holofernes.

Profeta Joel.

Escena del Génesis: Embriaguez de Noé.

Sibila Délfica.

Ancestros de Cristo: Familia de Zorobadel.

Escena del Génesis: El Diluvio Universal.

Ancestros de Cristo: Familia de Jeconías.

Sibila Eritrea.

Escenas del Génesis: El Sacrificio de Noé.

Profeta Isaías.

Ancestros de Cristo: Familia de Azarías.

Escena del Génesis: Caída del Hombre, Pecado Original y Expulsión del Paraíso.

Ancestros de Cristo: Familia de Ezequías.

Profeta Ezequiel.

Escenas del Génesis: Creación de Eva.

Sibila Cumana.

Ancestros de Cristo: Familia de Roboam.

Escenas del Génesis: Creación de Adán.

Ancestros de Cristo: Familia de Asa (Asaph).

Sibila Pérsica.

Escenas del Génesis: Separación de las aguas y la tierra.

Profeta Daniel.

Ancestros de Cristo: Familia de Salomón.

Escenas del Génesis: Creación del Sol, la Luna y los planetas.

Ancestros de Cristo: Familia de José.

Profeta Jeremías.

Escenas del Génesis: Separación de la luz y la oscuridad.

Sibila Líbica.

Pechina: Castigo de Amán.

Profeta Jonás.

Pechina: La serpiente de bronce (el engaño de la serpiente).

capillla-sixtina

Vista general de la bóveda de la Capilla Sixtina.

El Juicio Final.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 noviembre, 2012 en Arte, Cultura, Historia

 

Etiquetas: , , ,

Esencia de magia

De pie, en la habitación de los silencios se deslizan por las mejillas gotas de esencia poética inspiradas por ti en la más cálida de las noches de verano, con mi Luna alumbrando tenue las letras que se enroscan en tu cuerpo. El elixir de la creación de magia y sentimiento nace de tu ser a cada instante en el que pienso en ti.

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 noviembre, 2012 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Mothman, el hombre polilla de Point Pleasant

Historia.

El Mothman es una criatura legendaria (criptozoológica) supuestamente vista en el pueblo estadounidense de Point Pleasant (West Virginia) desde el 15 de Noviembre de 1966 hasta el 15 de Diciembre de 1967. La leyenda del Mothman fue dada a conocer al gran público en 1970 por el escritor y ufólogo Gray Barker en 1970. Más tarde en 1975, el periodista John Keel, publicó un libro The Mothman Prophecies (1975) en el que relaciona esta criatura con supuestas profecías y hechos paranormales en la zona de Point Pleasant y con el derrumbamiento del puente Silver Bridge el 15 de Diciembre de 1967, produciendo la muerte de 46 personas. Mucha de la casuística del fenómeno conocido también con el nombre de “hombre polilla“, está relacionada con la ufología, ya que algunos de sus observaciones coincidieron con el avistamiento de OVNIS y con la presencia de supuestos hombres de negro.

Al Mothman se le describe a lo largo de la historia en varios relatos sueltos, aunque ganó popularidad en los años 60 del pasado Siglo XX y se han referido avistamientos de este ser en otros lugares lejos de los Estados Unidos como en México, Alemania, Rusia y China. Casi todas sus visiones sirven para anunciar la cercanía de un acontecimiento dramático que va a suceder en un breve espacio de tiempo. Casi unánimemente se le describe como una criatura humanoide de más de dos metros de altura, con grandes alas que pueden replegarse, cuerpo cubierto de pelo de un color gris oscuro, grandes garras y una de sus características principales más destacadas, sus dos grandes ojos rojos a los que se les atribuyen posibles supuestas facultades hipnóticas e incluso paranormales.

Los hechos se remontan a la noche del 14 al 15 de Noviembre de 1966 a las 23:30 aproximadamente. Dos parejas jóvenes, Roger y Linda Scarberry y Steve y Mary Mallette, circulan por una zona de la ciudad de Point Pleasant conocida con el nombre de “Área TNT”, un antiguo almacén de la Segunda Guerra Mundial. Todo parecía normal en una noche en la que caía una fina lluvia, hasta que las dos parejas distinguen en la oscuridad una extraña figura de unos dos metros de alto, color gris, alas y dos ojos rojos brillantes. Asustados, aceleraron el coche hasta alcanzar los 162 kilómetros por hora, pudiendo observar como dicha criatura les seguía por detrás y muy de cerca hasta que al llegar a la entrada del pueblo, el extraño ser extendió sus alas y desapareció. Estos hechos fueron denunciados al Sheriff local, George Jhonson, llegándose a convocar incluso una rueda de prensa en donde los cuatro testigos narraron los hechos vividos a los periodistas convocados.

Durante los siguientes días, diversas personas reportaron avistamientos similares, entre ellos dos bomberos voluntarios que avisaron de la aparición de un “gran pájaro de ojos rojos”. El Sheriff George Johnson comentó que pensaba que los reportes del Mothman podían ser fruto de la confusión con una garza de gran e inusual tamaño. El contratista Newell Partridge afirmó ver una extraña criatura en su granero, un ser al que le brillaban los ojos como si fuesen dos reflectores de bicicleta y culpó a dicha criatura de extraños ruidos e interferencias durante la noche en su televisor y de la desaparición de su perro pastor alemán.

Algunos periodistas que informaban sobre el caso llegaron incluso a ser acosados por las visitas de unos hombres vestidos de negro que les aconsejaban dejar de publicar artículos sobre el tema, tal fue el caso de la periodista Mary Hyre, según su propia declaración. Días después de los primeros hechos relacionados con las extrañas apariciones de este ser, se produjeron una serie de oleadas de avistamientos del Mothman y el miedo a lo desconocido se cebó con la ciudadanía de Point Pleasant.

  • La mañana del 25 de Noviembre Tom Ury, un vendedor de zapatos, circulaba por la Ruta 62 (cerca de la zona TNT) cuando pudo observar una figura grisácea que lo miraba a unos metros de su coche. El ser alzó sus alas y voló por encima de su descapotable. Tom Ury declaró, visiblemente conmocionado, que el extraño ser volaba a una altura de unos “tres postes telefónicos”.

  • La tarde del 27 de Noviembre Connie Carpenter salía de la iglesia y cogía el coche para dirigirse a su casa, cuando al pasar por el campo de golf cercano a Mason, vio una extraña figura con coloración grisácea que parecía mirarla fijamente y manteniéndose inmóvil en un principio. Después, la criatura alzó sus alas, las batió un par de veces y se dirigió al coche de Connie, sobrevolándola hasta desaparecer.

  • El 11 de Enero de 1967 Mabel McDaniel, madre de Linda Scarberry (testigo del primer avistamiento del Mothman) viajaba también con su coche por las afueras de la ciudad, cuando divisó algo que en principio confundió con un avión, pero más tarde se dio cuenta de que volaba demasiado bajo, tenía nuevamente un color gris y unas alas de una envergadura superior a dos metros.

No hubo informes de apariciones del Mothman en el período inmediatamente posterior al 15 de Diciembre 1967, cuando se produjo el colapso del puente Silver Bridge y como consecuencia de ello la muerte de 46 personas, dando lugar a leyendas que hablaban de que los avistamientos del Mothman y el hundimiento del puente estaban conectados y que de alguna forma, se habían profetizado dichos fatales hechos con las apariciones del “hombre polilla”. Algunos vecinos de Point Pleasant parece que habían tenido precogniciones y premoniciones respecto al colapso del Silver Bridge, aparte del avistamiento de OVNIS, lo que confiere un aura aún más misteriosa al caso.

El Silver Bridge tras su colapso del 15 de Diciembre de 1967.

Estatua del Mothman en Point Pleasant.

Teorías.

Se han vertido diversas hipótesis sobre el origen y la explicación de las apariciones del Mothman. Desde el punto de vista ufológico o meramente paranormal, se cree que el Mothman es un ser criptozoológico o incluso algún tipo de experimento por parte de seres extraterrestres. Sin embargo, las versiones escépticas sugieren que todo fue resultado de una serie de confusiones, bromas y avistamientos de búhos o incluso de lechuzas. Los famosos ojos rojos del Mothman serían producto del reflejo de linternas o faros de los coches en los ojos de dichos animales. No obstante es importante destacar que en el periodo comprendido entre 1966 – 1967, más de cien personas aseguraron haber visto al Mothman, muchas de ellas coincidiendo a la hora de proporcionar su testimonio, por lo que parece que existe una base real en este caso. Algunos de los testimonios además guardaban similitudes con cuentos populares relacionados con el folclore de la zona. 

Otros avistamientos.

  • Inglaterra: Entre 1976 – 1978 media docena de testigos, en su mayoría niños o adolescentes, afirmaron haber visto en la región de Cornualles (Inglaterra), concretamente en las cercanías de la localidad de Mawnan, una criatura prácticamente idéntica al Mothman que identificaron como “un búho peludo de tamaño monstruoso y ojos oblicuos y rojos”. Se da la circunstancia de que las apariciones del llamado “Hombre-búho de Cornualles” coincidieron con un aumento de la actividad ovni en la zona, acumulándose los testigos de extrañas luces en la noche.
  • México: En Marzo de 2009, en la ciudad de Chihuahua, en el estado del mismo nombre en México, fue visto por un joven y varias personas de la localidad. Narró que fue perseguido durante varios minutos mientras conducía su camioneta Liberty a gran velocidad. Describiendo estos hechos a su familia y las autoridades locales, lograron crear un retrato robot. Su aparición causó revuelo cuando casi un mes después en México estalló una epidemia de gripe A que causó la muerte de varias personas.
  • Chile: Desde septiembre de 2013, Mothman ha sido avistado por varias personas en forma separada en la ciudad de Santiago de Chile. El primero en dar su increíble testimonio fue Ignacio, un joven que se contactó con el matinal “Mañaneros” de La Red. Él, junto a sus amigos, observó el 29 de Septiembre del 2013, a eso de las 20:30 horas, a una enigmática criatura de dos metros y de largas alas, sobrevolando el Parque Bustamante, en la céntrica comuna de Providencia.

La película Mothman: La Última Profecía (2002) protagonizada por Richard Gere y dirigida por Mark Pellington, trata sobre este caso concreto. La película es una adaptación del libro del mismo nombre de John Keel. Point Pleasant celebró su primer Festival Anual de Mothman en 2002 y en el 2003 se inauguró una estatua metálica de 12 metros de altura de la criatura, creada por el artista y escultor Bob Roach. El Museo y Centro de Investigación Mothman fue inaugurado en el año 2005 y está dirigido por Jeff Wamsley.

Mothman: La Última Profecía (The Mothman Prophecies, 2002).

Fuentes: Wikipedia, ikerjimenez.com (Javier Pérez Campos), Espacio en Blanco, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,

Serpientes II

Familia Elapidae.

Víbora de la Muerte Común (Acanthophis antarcticus).

Tamaño: Entre 0,7 – 1 metros de longitud.

Peso: Sin datos.

Distribución: Bosques, selvas, pastizales y matorrales de la costa oriental de Australia.

Reproducción: Ovovivípara (de 3 – 20 crías por camada que miden al nacer entre 12 – 16 centímetros de largo).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La víbora de la muerte común es una especie de serpiente nativa de Australia y una de las más venenosas del mundo. Esta víbora tiene cuerpo robusto, grueso y aplanado y cabeza triangular bien distinguida del cuello. Sus colmillos son largos y flexibles, pudiendo alcanzar más de 6 mm de longitud, por lo que pueden penetrar profundamente en la piel de sus presas o víctimas. El color de su dorso es normalmente gris oscuro, aunque hay ejemplares que poseen una coloración marrón óxido y con bandas transversales. Su cola es corta y delgada, de color blanco o crema y terminando en una espina erecta. La víbora de la muerte es de hábitos nocturnos y pasa la mayor parte del día enterrada en suelo arenoso o escondida entre rocas y vegetación. Su dieta consiste básicamente en pequeños mamíferos, aves, reptiles, anfibios; estos animales son atraídos con movimientos de la cola por parte de la serpiente. El veneno de la víbora de la muerte es altamente neurotóxico y provoca un efecto de parálisis similar al del curare. Alrededor del 15% de las personas afectadas por la mordedura de esta serpiente mueren por afecciones respiratorias a consecuencia de su veneno. Existen una serie de antídotos muy eficaces para neutralizar el efecto del veneno de la víbora de la muerte.

Subfamilia Hydrophiinae.

Serpiente Marina Amarilla (Pelamis platura).

Tamaño: Hasta 114 centímetros aproximadamente.

Peso: Alrededor de 1 kilogramo aproximadamente.

Distribución: Pelágica, la serpiente marina amarilla habita en aguas cálidas del Océano Pacífico (6 – 15 metros de profundidad) dentro de los límites tropicales y subtropicales. En ocasiones puede encontrarse esta serpiente hasta 20 kilómetros de distancia de la costa más cercana.

Reproducción: Ovovivípara (de 1 – 10 crías que miden al nacer 22 – 26 centímetros de largo).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La serpiente marina amarilla tiene la cola comprimida lateralmente como un remo. La cabeza es elongada, angosta y comprimida. Presenta placas agrandadas en la parte superior de la cabeza. No presenta internasales. Las nasales hacen contacto con la superficie superior del hocico. Cada narina se cierra y abre en forma de válvula. Presenta de 7 a 11 supralabiales, de 11 – 13 infralabiales, de 44 – 67 filas de escamas a mitad del cuerpo, de 260 – 465 ventrales y de 39 – 66 subcaudales. Las escamas dorsales son pequeñas, yuxtapuestas y hexagonales o cuadrangulares. El patrón de coloración consiste en dorso de café a negro que contrasta con un vientre amarillo. Estas serpientes se alimentan durante el día y permanecen de noche en el fondo marino ascendiendo ocasionalmente para respirar. La serpiente marina amarilla se alimenta principalmente de peces a los que ataca mediante emboscadas y por sorpresa. El veneno de esta especie es muy potente aunque no es considerada una especie agresiva para el hombre.

Serpiente marina amarilla

Serpiente Marina de Pico (Enhydrina schistosa).

Tamaño: 1,4 metros aproximadamente.

Peso: Alrededor de 2 kilogramos de peso.

Distribución: Costas e islas del Océano Índico y parte occidental del Océano Pacífico (Omán, Emiratos Árabes Unidos, India, Bangladesh, Sur de China, Indonesia, Malasia, Australia, Nueva Guinea).

Reproducción: Ovovivípara (de 4 – 10 crías que miden al nacer de 21 – 24 centímetros de largo).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La serpiente marina de pico es una especie de ofidio marino altamente venenoso que puedo encontrarse en las zonas del Indo-Pacífico. Esta especie está implicada en más del 50% de mordeduras producidas al hombre por serpientes marinas, así como la mayoría de envenenamientos y muertes a consecuencia de dichas mordeduras. La serpiente marina de pico es de un color gris oscuro homogéneo por el dorso, pudiendo tener franjas azuladas, mientras que los flancos y el vientre son blancos. Estos ofidios no se diferencian físicamente de las serpientes de tierra salvo por su mayor adaptación al mar. Las serpientes marinas de pico suele encontrarse normalmente en islas costeras, siendo activas tanto de día como de noche, capaces de sumergirse a profundidades de hasta 100 metros y permanecer unas 5 horas sin respirar debajo del agua. Para la vida marina están equipadas con una serie de glándulas para eliminar el exceso de sal. Su alimento principal es el pescado. Esta especie es particularmente agresiva y además posee un potente veneno compuesto de neurotoxinas y miotoxinas que pueden causar la muerte en una persona dependiendo de la gravedad de la mordedura.

Serpiente Marina Rayada (Laticauda colubrina).

Tamaño: Entre 0,875 – 1,42 metros de longitud.

Peso: Alrededor de 1 kilogramo aproximadamente.

Distribución: Aguas tropicales poco profundas (hasta 10 m) del Indo-Pacífico, principalmente en pequeñas islas de coral, arrecifes de coral y manglares (desde la Bahía de Bengala hasta Nueva Guinea).

Reproducción: Ovípara (la hembra pone entre 2 – 40 huevos en cuevas cercanas al mar (a veces también debajo de la arena) pero siempre con un recurso cercano de agua dulce).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La serpiente marina rayada es una serpiente marina venenosa pero no agresiva con los buceadores. En estas serpientes son de color claro o gris oscuro azulado por encima y amarillento por debajo, con bandas de negro más o menos de ancho uniforme en todo o estrechamiento en el vientre. Hocico amarillo, el color se extiende hacia atrás a cada lado de la cabeza a cada lado de la cabeza por encima del ojo por lo que los escudos temporales, dejando una barra oscura en el medio. El resto de la cabeza es de color negro. La parte superior del cuerpo es de color gris, azul-grisáceo o azul; el vientre es de tonalidades más claras, de color blanco sucio o crema. Desde el cuello a la punta de la cola, la totalidad del cuerpo está rodeado de bandas negras (20 – 65) de contorno bien definido y algo más estrechas que el fondo. Su alimentación se realiza siempre en el agua, siendo la base de su dieta las anguilas y las morenas, que buscan activamente entre las oquedades y grietas de los arrecifes. Ocasionalmente, también se alimentan de peces pequeños. Esta serpiente es una muy buena nadadora, por lo que puede adentrarse sin ningún problema en alta mar, aunque siempre manteniéndose a profundidades no superiores a 10 metros.

Serpiente marina rayada

Familia Phytonidae.

Pitón Amatista (Morelia amethistina).

Tamaño: Hasta 8,5 metros de longitud como máximo pero normalmente oscilan en unos 5 metros.

Peso: Entre 11 – 30 kilogramos.

Distribución: Bosques, selvas y manglares de Australia, Nueva Guinea e Indonesia.

Reproducción: Ovípara (las hembras suelen poner unos 5 huevos que al eclosionar dar lugar a unas crías que miden unos 60 centímetros de largo).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La pitón amatista es la tercera serpiente más grande del mundo y debe su nombre a los reflejos del color de su piel. Si bien es la tercera del mundo, su masa corporal no supera la de una boa promedio, dado que es una serpiente que vive y descansa en las alturas. Las pitones amatistas son serpientes muy fuertes capaces de matar animales unas cuatro veces mayor a su cuerpo. Su dieta está complementada por peces, walabis, aves, pequeños mamíferos y hay casos conocidos de matar y tragar perros domésticos. Para cazar aves suelen subir a los arboles con excelente destreza hasta unos 30 metros de altura y descansar si no han capturado la presa. Estos animales han sido vistos descansando en las rocas muy cercanas a los ríos australianos. Se sabe poco de su biología debido a que si bien la población está distribuida muy ampliamente, se desconoce los lugares que frecuenta. Al principio de los años 80 del pasado Siglo XX, fue cazada por cazadores furtivos por su piel con valor muy alto en el mercado negro. Fue entonces cuando el gobierno de Australia decidió crear parques naturales y zonas boscosas para proteger esta especie única de su clase.

Pitón amatista

Pitón Birmana (Python molurus bivittatus).

Tamaño: Alrededor de 3,8 metros de longitud de media. Los mayores ejemplares oscilan entre 5 – 7 metros.

Peso: Hasta 90 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Áreas tropicales del Sur y Sudeste de Asia (Pakistán, India, Nepal, Bangladesh, Birmania, Tailandia, Laos, Camboya, Sur de China, Malasia, Indonesia, Java).

Reproducción: Ovípara (entre 12 – 36 huevos que son incubados en un período de dos a tres meses).

Estado de conservación: Vulnerable.

La pitón birmana es una de las serpientes más grandes que existen en la actualidad. Se trata de una constrictora robusta y fuerte que presenta un patrón de colores y manchas en la piel similar a hojas secas caídas en el suelo, lo que le sirve de perfecto camuflaje en las selvas. Existen además bellos ejemplares albinos de esta especie. Se le suele encontrar normalmente cerca del agua, siendo semiacuática pero también en los árboles (sobre todo en individuos jóvenes), presentando un comportamiento preferiblemente nocturno. Se alimentan principalmente de aves y mamíferos y debido a su cercanía en ocasiones con el ser humano, no desdeña el alimentarse también de ganado. Mata a todas sus presas por constricción y asfixia, rodeando con su cuerpo el de la presa y contrayendo sus poderosos músculos. Actualmente la pitón birmana presenta una amenaza en el territorio de los Everglades de Florida (Estados Unidos), donde se introdujo por vía del hombre, entrando en conflicto con muchas especies autóctonas que prácticamente han desaparecido como los mapaches, zarigüeyas y conejos, debido acción directa de la pitón, entrando además en competencia con el aligátor americano. Erróneamente vendida como mascota exótica gracias a lo atractivo de su color y comportamiento tranquilo, la pitón birmana tiene una tasa de crecimiento muy rápida y a pesar de su aparente docilidad, puede ocasionar mordeduras graves a una persona e incluso matarla por constricción gracias a su gran tamaño. Las poblaciones salvajes de esta serpiente se encuentran amenazadas en la actualidad, debido principalmente a la caza para obtener su piel y a la degradación de su hábitat.

Pitón de Seba (Python sebae).

Tamaño: Unos 5 metros de longitud, algunos ejemplares pueden llegar hasta los 7 metros.

Peso: Pueden alcanzar los 110 kilogramos aproximadamente en ejemplares de gran tamaño.

Distribución: Principalmente sabanas arboladas y con zonas de agua de casi todo el África subsahariana.

Reproducción: Ovípara (entre 20 – 100 huevos por camada que al eclosionar dar lugar a crías con un tamaño que ronda los 45 – 60 centímetros).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La pitón de Seba es una de las serpientes más grandes del mundo y la mayor de África. Por su aspecto físico, se la conoce como pitón roca o pitón jeroglífico. Se trata de una serpiente con la cabeza ancha y totalmente cubierta de escamas. El color de esta especie, es pardo pálido en su parte dorsal, con fajas oscuras transversales, bordeadas de negro. La parte superior de la cola tiene una raya clara entre dos franjas negras. En la parte inferior tiene manchas y punteados de color pardo oscuro. La pitón de Seba es una serpiente de hábitos terrestres, principalmente, aunque suele sumergirse en el agua para cazar. Habita en sabanas, sobre todo arboladas, cerca del agua. Se alimenta principalmente de roedores, aves terrícolas, antílopes y cerdos. Se tiene constancia de que pueden engullir impalas de hasta 60 kilogramos, incluso leopardos. Suele acechar a sus presas desde el agua. Esta serpiente, como toda constrictora, ataca la cabeza con sus dientes poderosos y aserrados hacia atrás, y luego se enrolla en la víctima hasta asfixiarla, enroscándose más en su presa cada vez que respira. Debido a que no está en peligro de extinción ni está amenazada, está permitida la comercialización de esta serpiente. Estiva en los períodos secos del año y depende mucho del agua. En general se alimenta bien y se vuelve bastante dócil, pero puede morder si está hambrienta. Aunque sus proporciones sean descomunales, increíblemente no representa una amenaza para el hombre en cautiverio.

Pitón de Seba

Pitón Reticulada (Python reticulatus).

Tamaño: Algunos ejemplares extraordinarios pueden llegar a los 7 metros de largo. A pesar de ciertas leyendas sobre su tamaño, individuos de 9 ó 10 metros no han llegado a ser comprobados científicamente.

Peso: Hasta 75 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Selvas, bosques húmedos y praderas de todo el Sudeste asiático.

Reproducción: Ovípara (entre 15 – 80 huevos que al eclosionar a una temperatura de 31 – 32 ºC dan lugar a crías de unos 61 centímetros de largo).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La pitón reticulada es la serpiente con los ejemplares de mayor longitud que existe en la actualidad. Se caracteriza por su cabeza alargada, hocico ancho y relativamente plano. Su boca es impresionante y contiene más de un centenar de dientes. Los ojos de la pitón reticulada destacan por su color amarillo anaranjado y pupila negra brillante. El cuerpo de esta serpiente es robusto, largo, muy fuerte y elástico, teniendo una coloración verdaderamente llamativa, con tonalidades amarillas, pardas y ocres en el dorso y costados, mientras que la zona ventral es mucho más clara o casi blanca. Esta pitón debe su nombre a una serie de manchas reticulares y hexagonales de color pardo oscuro que se ensanchan en los laterales de la serpiente y que están delimitadas por líneas negras. La pitón reticulada se alimenta principalmente de roedores, aves y reptiles aunque los individuos de mayor tamaño pueden dar caza a presas mucho mayores como ciervos, jabalíes, pavos, cocodrilos e incluso leopardos. Esta serpiente tiene hábitos nocturnos y a pesar de sus grandes dimensiones, es bastante ágil y rápida, lo que le permite trepar a los árboles para capturar monos y otras presas de costumbres arbóreas. La pitón reticulada puede ser muy peligrosa, en primer lugar porque su mordedura a pesar no ser venenosa, puede causar graves heridas e infectarse rápidamente debido a las bacterias que la serpiente tiene en su boca y en segundo lugar, porque su gran tamaño hace que pueda capturar, dar muerte por asfixia y engullir a un hombre adulto. Esta pitón es vendida en el mercado de mascotas exóticas, aunque nadie debería adquirirla sin tener experiencia previa en este tipo de reptiles y un lugar grande suficientemente acondicionado y seguro para el mantenimiento del animal.

Pitón reticulada

Familia Viperidae.

Crótalo Adamantino (Crotalus adamanteus).

Tamaño: Un máximo de 2,4 metros de longitud.

Peso: Entre 2,3 – 5 kilogramos aunque algunos ejemplares excepcionales pueden llegar a pesar 6,7 kilogramos.

Distribución: Bosques secos de pino, bosques pantanosos, zonas costeras y praderas húmedas. Esta especie es nativa del Sudeste de los Estados Unidos (Carolina del Norte, Florida, Mississippi, Luisiana).

Reproducción: Vivípara. (alrededor de 12 crías por camada que al nacer miden entre 30 – 36 centímetros de longitud).

Estado de conservación: Preocupación menor.

El crótalo adamantino o crótalo diamante del Este es una serpiente muy venenosa y la más larga de todas las de cascabel. El patrón de color consiste de un color de fondo marrón, pardo-amarillento, gris o verde oliva, cubierta con una serie de 24-35 manchas dorsales en forma de diamante, de color marrón oscuro a negro con centros ligeramente más claros. Cada una de estas manchas se detalla con un perímetro formado por una hilera de escamas de color crema o amarillento. En la parte trasera, las formas de los diamantes son más parecidas a bandas cruzadas y son seguidas de 5 – 10 bandas alrededor de la cola. El vientre es de color amarillento o crema, con manchas oscuras a lo largo de los lados. La cabeza tiene una raya postocular oscura que se extiende desde detrás del ojo hacia atrás y abajo hacia el labio. La parte trasera de la raya llega hasta el ángulo de la boca. Esta especie suele alimentarse de conejos y de diversos roedores a los que caza mediante la técnica de la emboscada, ocultándose gracias al camuflaje que le proporciona su piel y atacando a sus presas desprevenidas. Los individuos juveniles de crótalo adamantino pueden ser víctimas de halcones y águilas, los cuales son capaces de cazar estas serpientes. Aunque el crótalo adamantino no tiene fama de ser la serpiente de cascabel más agresiva, sí que es considerada la más peligrosa ya que sus colmillos son los más largos de todas las serpientes de cascabel y su veneno tiene un potente efecto hemorrágico en sus víctimas. La tasa de mortalidad después de una mordedura de crótalo adamantino está en torno al 10% – 30% en el ser humano según diversos estudios realizados al respecto. Esta especie puede alcanzar más de 20 años de edad, especialmente en cautividad.

Crótalo adamantino

Crótalo Diamante Occidental (Cotralus atrox).

Tamaño: Alrededor de 1,2 metros de longitud.

Peso: Unos 6,7 kilogramos.

Distribución: Territorios áridos, desiertos y praderas de Estados Unidos (de Arkansas a California) y México (Sinaloa, Hidalgo, Veracruz).

Reproducción: Vivípara (alrededor de 25 crías por camada que al nacer miden unos 30 centímetros de largo).

Estado de conservación: Preocupación menor.

El crótalo diamante occidental es un tipo de víbora que vive en el Sur de América del Norte. Se la suele conocer también con el nombre de cascabel diamantada del Oeste o víbora de cascabel ya que esta especie está altamente extendida en los territorios en donde habita. El crótalo diamante occidental es una serpiente corpulenta, teniendo la zona del dorso cubierta de manchas con forma de diamante, de ahí su nombre, terminando su cuerpo en el famoso cascabel, formado con segmentos que se van añadiendo en cada muda y que agita como señal de amenaza y alerta. Su color va desde gris a marrón o incluso rojizo, mientras que el vientre es blanquecino. Esta víbora es principalmente de hábitos nocturnos aunque estacionalmente puede desplazarse durante el día en los meses de primavera y otoño. El crótalo diamante occidental se alimenta principalmente de pequeños mamíferos como ratas, ratones, perros de las praderas, ardillas de tierra, conejos y aves. Los individuos jóvenes de esta especie también dan caza a lagartos de escaso tamaño. El crótalo diamante occidental puede subsistir hasta dos años sin alimentarse debido a su metabolismo especial. El veneno de esta víbora es hemotóxico, afectando principalmente a los vasos sanguíneos, células de la sangre y corazón. Entre el 10 – 20% de personas no tratadas clínicamente contra el veneno de esta serpiente, morirá a causa de la mordedura. El número de individuos en las distintas poblaciones de crótalo diamante occidental se mantiene estable, por lo que esta especie está clasificada dentro del grupo de Preocupación Menor en la Lista Roja de la UICN.

Víbora Áspid (Vipera aspis).

Tamaño: Entre 60 – 85 centímetros de longitud aproximadamente.

Peso: Unos 0,4 kilogramos.

Distribución: Áreas soleadas y de suelos secos con vegetación estructurada de Italia, Francia y Noreste de España. 

Reproducción: Vivípara (entre 2 – 15 crías que al nacer miden 12 – 24 centímetros).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La víbora áspid es una serpiente venenosa de pequeño tamaño. Los machos son un poco más delgados que las hembras. La cola es relativamente corta, un séptimo a un noveno de la longitud de cuerpo en las hembras, y un sexto a un octavo en los machos. La cabeza es ancha, triangular y bien diferenciada del cuello. Las escamas del cuerpo son grisáceas o amarillas, doradas o cúpreas, con manchas negras o verdosas con borde negro, en aparente zigzag sobre el lomo. se encuentra a menudo en áreas montañosas o en colinas, especialmente en regiones de piedra caliza, pero se presenta a veces en llanos bajos. Tiene una preferencia por áreas cubiertas de vegetación o por lo menos con alguna cubierta. Puede ser encontrado en cuestas soleadas sobre colinas, pantanos, prados en las montañas, claros del bosque, en los límites de bosques, en botes de basura y en las canteras. En Italia se encuentra en arboledas y a menudo cerca de fuentes. Aunque no es propia de zonas elevadas, en los Pirineos se ha encontrado sobre los 2.600, en la zona del Pico Mulleres. La víbora áspid se alimenta principalmente de roedores y pequeños lagartos y aves. Esta serpiente tiene hábitos principalmente diurnos aunque también puede encontrarse activa de noche y casi siempre fiel a un mismo lugar o territorio. Una mordedura de esta especie es muy dolorosa y tiene consecuencias severas. Según Stemmler, cerca de 4% de todas las mordeduras sin tratar son fatales. Las víboras áspid de la región de Suiza son las que poseen un veneno más potente según diversos estudios realizados.

Víbora áspid

Víbora Bufadora (Bitis arietans).

Tamaño: 1 metro aproximadamente.

Peso: Alrededor de 5 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Pastizales rocosos de todo el centro, Este y Sur de África (Mauritania, Senegal, Malí, Guinea, Costa de Marfil, Nigeria, Camerún, República Democrática del Congo, Uganda, Kenia, Somalia, Tanzania, Angola, Namibia, Sudáfrica, etc).

Reproducción: Ovovivípara (alrededor de 50 – 60 crías entre 12,5 – 17,5 centímetros de largo).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La víbora bufadora es una serpiente venenosa responsable del mayor número de muertes en África por mordedura, debido a diversos factores como su amplia distribución y cercanía a zonas altamente pobladas. Nos encontramos ante una serpiente muy gruesa, con la cabeza de forma triangular, bien diferenciada del cuello y un hocico romo y redondeado. Sus escamas tienen una destacada forma de quilla en el dorso de esta víbora, el cual suele ser de color variable dependiendo de la zona geográfica, yendo del marrón al amarillo oscuro (incluido anaranjado y marrón rojizo), mientras que el vientre es amarillento. La víbora bufadora además posee bandas negras que se extienden hasta la zona de la cola. Esta serpiente es lenta y basa su protección en el camuflaje que le proporciona su colorido, si se sienten amenazadas optarán por emitir un alto y continuo silbido y adoptando una postura defensiva colocando su cuerpo en forma de “S”. Aunque son principalmente terrestres y de hábitos nocturnos, la víbora bufadora también es buena nadadora e incluso puede trepar por los árboles. La víbora bufadora se alimenta principalmente de pequeños mamíferos, aves, anfibios y lagartos. La mordedura de esta serpiente es muy dolorosa e incluso mortal en algunos casos, ya que su veneno tiene efectos citotóxicos (mortalidad del 10% sin tratamiento) pudiendo producir hemorragias, necrosis, edemas, ampollas, hipotensión y mareos, entre otros. Esta serpiente tiene un carácter agresivo y no se aconseja tenerla como mascota en cautividad sin las correspondientes y estrictas medidas de seguridad, ya que algunos ejemplares nunca se acostumbran al cautiverio y están siempre emitiendo su particular silbido y en posición defensiva.

Víbora de Russell (Daboia russelii).

Tamaño: Alrededor de 1,2 metros de largo.

Peso: Sin datos.

Distribución: Colinas y costas del Sur y Sudeste asiático (Pakistán, India, Nepal, Bangladesh, Birmania, Tailandia, Camboya, China, Taiwan, Indonesia).

Reproducción: Ovovivípara (entre 20 – 40 crías que al nacer miden en torno a 21 – 26 centímetros).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La víbora de Russell o víbora de cadena es una serpiente venenosa responsable de la mayor parte de casos de mordeduras y muertes en el mundo, principalmente en la India, debido a su presencia cercana a núcleos urbanos y habitados. Físicamente es más delgada y menos pesada que la mayoría de las víboras, teniendo una cabeza aplanada y triangular, bien diferenciada del cuello. El hocico es embotado, doblado y levantado, con las fosas nasales grandes y la cola relativamente corta (14% de la longitud total del cuerpo). La corona de su cabeza está recubierta de escamas irregulares y fuertemente fragmentadas, mientras que las escamas de su dorso están fuertemente aquilladas, con las ventrales más lisas. Su color varía desde un fondo amarillento o marrón claro con tres series de manchas marrones oscuras que circulan a lo largo de su cuerpo y que están rodeadas por un anillo negro que se intensifica con un borde blanco o amarillo. El vientre de la víbora de Russell es de color blanco. Esta serpiente es principalmente nocturna y se alimenta de roedores, ardillas, musarañas, cangrejos de tierra, escorpiones y lagartos. Cuando se siente amenazada, eleva el primer tercio de su cuerpo y emite un silbido. Los individuos de mayor edad son más tranquilos y lentos que los jóvenes que pueden ser alterados con mayor facilidad. El veneno de la víbora de Russell es tóxico, sobre todo por la gran cantidad del mismo que puede inocular esta serpiente en una mordedura. Sus efectos van desde dolor en la zona afectada a hinchazón de la extremidad, hemorragia, ampollas, necrosis de los tejidos, vómitos, etc. Debido a que este veneno es efectivo para inducir trombocitopenia, ha sido incorporado en una prueba para diagnóstico in vitro de coagulación sanguínea que es ampliamente usada en los laboratorios de los hospitales.

Víbora del Gabón (Bitis gabonica).

Tamaño: Entre 1,2 – 1,5 metros de longitud.

Peso: Hasta 8,5 kilogramos de peso.

Distribución: Selvas y bosques del Oeste y centro de África (Gabón, Guinea, Ghana, Togo, Camerún, República Democrática del Congo, República Centroafricana, Sudán, Uganda, etc).

Reproducción: Ovovivípara (entre 8 – 43 que al nacer miden de 25 – 32 centímetros de largo).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La víbora del Gabón es una formidable serpiente con un cuerpo ancho, masivo y pesado en el que destaca de manera importante su gran cabeza triangular, muy diferenciada del cuello que es estrecho y mostrando abultamientos detrás de los ojos, dichos abultamientos corresponden a la localización de las glándulas venenosas de la serpiente. Sus ojos son ligeramente saltones, móviles, situados en posición anterior y con pupila vertical (hábitos nocturnos). En el hocico presenta dos pequeños cuernos que son mucho más grandes en la subespecie Bitis gabonica rhinoceros. Sus venenosos colmillos ostentan el récord de longitud entre todos los reptiles venenosos del mundo, pudiendo alcanzar hasta 55 mm. La coloración del fondo de esta serpiente, oscila del rosado al marrón, mientras que su dorso en toda su longitud está recorrido por una línea de manchas claras en forma de cartucho, conectada entre sí por motivos oscuros con apariencia de reloj de arena. Ambos flancos presentan también series de manchas geométricas en tonos ocres, más o menos oscuras, o casi negras. El vientre es claro con manchas irregulares de color marrón o negro. Es un patrón de colores perfecto para confundirse y camuflarse entre la hojarasca. La víbora del Gabón se alimenta principalmente de roedores, liebres, conejos, aves y pequeños monos. Su veneno (acción citotóxica y neurotóxica) no es particularmente potente pero debido a la gran cantidad del mismo que inocula en una mordedura, lo hace muy peligroso y necesario de tratamiento médico urgente. Las mordeduras de víboras del Gabón no son muy frecuentes, en parte por su hábitat, en parte por la naturaleza tranquila del animal.

Víbora hocicuda (Vipera latastei).

Tamaño: Hasta 72 centímetros de longitud aproximadamente.

Peso: Alrededor de 1 kilogramo aproximadamente.

Distribución: Presente en prácticamente toda la Península Ibérica y Norte (a excepción del extremo Norte peninsular y los Pirineos) del Magreb y en hábitats muy variables (desde zonas con cierto grado de humedad y vegetación variada hasta zonas pedregosas y semiáridas con poca o nula vegetación).

Reproducción: Ovovivípara (entre 2 – 13 crías que al Book Antiquanacer miden 16 – 20 centímetros).

Estado de conservación: Vulnerable.

La víbora hociduda o víbora de Lataste presenta el cuerpo relativamente grueso y la cola es proporcionalmente corta. Existen dos subespecies de esta serpiente: Vipera latastei, latastei y Vipera latastei gaditana. La cabeza es de aspecto triangular, está bien diferenciada del cuerpo y presenta un apéndice nasal dirigido hacia arriba. Presenta entre tres a siete escamas apicales, dos cantales, seis a nueve loreales, nueve a 11 perioculares, nueve a 10 labiales superiores y 11 a 13 labiales inferiores. Entre el ojo y las escamas labiales superiores presenta generalmente dos o tres hileras de pequeñas escamas. La coloración en Vipera latastei latastei puede ser bastante variable, incluso entre ejemplares de una misma población, no obstante, la coloración más común suele ser gris o gris parduzco, y generalmente se asemeja al color del sustrato del entorno, de esta manera logra pasar inadvertida cuando sale al exterior para solearse. El color de la cola en su extremo puede ser indistintamente negro o amarillo. Incluso las crías de un mismo parto pueden presentar colas de diferente color. No obstante, el caso de las poblaciones de Vipera latastei latastei de las sierras de Teruel resulta excepcional, ya que todos los ejemplares presentan de forma invariable un marcado color negro en el extremo de la cola. La víbora hocicuda es predominantemente diurna, aunque en los meses más calurosos puede volverse crepuscular o nocturna, incluso paralizando su actividad en los días más calurosos del verano. Se alimenta principalmente de otros reptiles como las lagartijas, lagartos, eslizones, culebrillas, así como de pequeños mamíferos como los ratones o musarañas, aves pequeñas y algunos insectos (escolopendras y escorpiones). Esta serpiente es esquiva y agresiva, además es la que cuenta con el veneno menos tóxico de las tres presentes en España y aunque su mordedura no es mortal, se precisa de asistencia sanitaria para un tratamiento adecuado, y si fuese realmente necesario, la aplicación de un suero antiofídico. En la actualidad la víbora hocicuda se encuentra en peligro de extinción ya que su población ha descendido considerablemente, siendo el hombre su principal amenaza junto a la pérdida de sus hábitats.

Víbora hocicuda

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, wesapiens.org, Google (fotografías), elaboración propia.

 
2 comentarios

Publicado por en 16 noviembre, 2012 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Serpientes I

Familia Boidae.

Anaconda Verde (Eunectes murinus).

Tamaño: Puede llegar a superar los 6,6 metros de largo.

Peso: Alrededor de los 100 kilogramos en los ejemplares más grande.

Distribución: Pantanos, ciénagas y arroyos lentos de las selvas de América del Sur (cuencas del Amazonas y Orinoco, Colombia, Venezuela, Guayanas, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil).

Reproducción: Ovovivípara (alrededor de 20 – 40 crías que al nacer pueden llegar a medir 70 – 80 centímetros de largo).

Estado de conservación: Casi amenazado.

La anaconda verde o anaconda común es una especie endémica de los ríos tropicales de Sudamérica. Está considerada como la segunda serpiente de mayor longitud existente en la actualidad y la más pesada de todas. Posee un cuerpo poderoso, largo, muy robusto y ancho, con una cabeza estrecha, con las narinas y ojos en posición elevada, hecho que demuestra los hábitos y preferencias acuáticas de la anaconda, aunque ocasionalmente puede trepar a los árboles. Tiene un color verde oscuro, con marcas ovaladas de color negro y ocre en sus flancos mientras que su vientre es más claro y la parte final de la cola presenta unos diseños amarillos y negros que son únicos en cada ejemplar. La anaconda acaba con sus presas mediante constricción, enrollando su musculoso cuerpo alrededor del de sus víctimas. Se alimenta principalmente de animales que se acercan al agua a beber, como por ejemplo carpinchos, tapires, caimanes (únicamente en casos de necesidad). También forman parte de su dieta los huevos de aves, roedores y otros reptiles de pequeño tamaño. Se han reportado casos de canibalismo en esta especie, normalmente de hembras devorando machos pequeños. La digestión de una presa grande puede demorar varias semanas, durante las cuales la serpiente se encuentra casi inactiva y dormita en una rama o junto al agua. Al igual que otras serpientes, su mayor amenaza es la destrucción de su hábitat y la caza ocasional, ya sea para obtener su piel o para proteger el ganado por quienes consideran a la anaconda una amenaza para sus animales o incluso para los niños. Debido a su gran tamaño y fuerza, la anaconda puede ser peligrosa para los seres humanos, habiéndose descrito varios ataques a personas, algunos de ellos con resultado fatal.

Boa Arcoiris (Epicrates cenchria).

Tamaño: Entre 1,6 – 2 metros de longitud de media, aunque algunos ejemplares pueden llegar a sobrepasar los 2 metros.

Peso: Alrededor de 5 – 6 kilogramos.

Distribución: Bosques y selvas del centro de América del Sur.

Reproducción: Ovovivípara (entre 10 – 25 crías que al nacer miden entre 40 – 50 centímetros).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La boa arcoiris es una boa principalmente terrestre y que tiene más actividad en horas nocturnas. Recibe dicho nombre a la extraordinaria coloración y resplandor multicolor de su piel cuando es iluminada por la luz del Sol. A partir de la escama rostral parten varias líneas de color negro: una línea sigue el eje sagital de la cabeza, y termina al comenzar el cuello. Otras dos líneas laterales van paralelas a las escamas supralabiales, y también se prolongan hasta el final de la cabeza. A partir de las escamas supraoculares surge otra línea de color negro, la cual también acaba al final de la región cefálica. Los ojos están bien desarrollados, y son de color oscuro (negros o marrones), con el típico iris en disposición vertical, signo típico del carácter predador de esta especie. El cuello esta bien diferenciado mediante un estrechamiento y es fácilmente diferenciable, extendiéndose detrás el resto del cuerpo de la boa. Comenzando por la región ventral, ésta presenta un color blanquecino o lechoso, a veces color crema, aunque en periodos de muda puede adquirir colores rojizos. La zona dorsal esta surcada por anillos negros u oscuros que se prolongan hasta el extremo final de la región caudal. Pueden estar separados o solaparse. Es frecuente encontrar estas serpientes tomando un baño o cerca del agua, donde pueden pasar horas e incluso días con el cuerpo sumergido, asomando tranquilamente la cabeza para poder respirar. Este comportamiento es muy frecuente en el periodo previo a la muda o ecdisis o cuando simplemente quieren refrescarse en los meses más calurosos del año (Junio – Septiembre). Normalmente cazan a sus presas (pequeños mamíferos) desplazándose a través de las riberas de los ríos o entre la hojarasca de la selva amazónica o entre las ramas de los árboles. La boa arcoiris puede alcanzar más de 25 años de edad.

Boa arcoiris

Boa Constrictor (Boa constrictor imperator).

Tamaño: Entre 1,3 – 2,5 metros de longitud de media, aunque algunos ejemplares pueden alcanzar 3,7 metros.

Peso: Alrededor de 6 kilogramos.

Distribución: Bosques y selvas de América Central (principalmente México, Honduras, El Salvador y Guatemala).

Reproducción: Ovovivípara (entre 10 – 65 crías que al nacer miden en torno a 38 – 51 centímetros).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

También conocida como boa común, es una de las subespecies más pequeñas de este género y al igual que otras boas, presenta un llamativo colorido que consiste en superficies dorsales de tonos rojizos que quedan dentro de un fondo que puede ser blanco, rosado, marrón o dorado, dependiendo de la subespecie o los cruces llevados a cabo en cautividad. Durante los días próximos a la muda, las serpientes adquieren una piel de color grisáceo poco vistosa y sus ojos se vuelven de color blanco cremoso. En la naturaleza es raro que vivan más de 20 años, aunque en cautividad pueden alcanzar los 30 con relativa facilidad. Normalmente son animales solitarios y nocturnos. Pasan el día escondidas entre las ramas de los árboles o en algún tronco hueco y salen a cazar al caer la noche, teniendo una mala visión por lo que esta serpiente depende de sus escamas termosensibles (fosetas loreales) para detectar a sus presas. Les gusta trepar a los árboles y tender desde allí emboscadas a sus presas. También baja al suelo con frecuencia en busca de agua, siendo buena nadadora. Se alimenta principalmente de lagartos, pájaros, murciélagos, ratas, ardillas, entre otros, a los que da muerte mediante constricción y estrangulamiento. Este tipo de serpientes han ganado mucha popularidad en los últimos años entre los amantes de las mascotas exóticas, siendo un animal no agresivo aunque debido a su tamaño y fuerza, puede resultar potencialmente peligroso, especialmente para los niños.

Boa constrictor imperator

Boa Esmeralda (Corallus caninus).

Tamaño: Alrededor de 1,8 metros de longitud.

Peso: Puede llegar a superar los 2 kilogramos de peso.

Distribución: Zonas boscosas y selvas de Sudamérica (Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Norte de Bolivia, Venezuela, Surinam).

Reproducción: Ovovivípara (entre 6 – 14 crías por camada).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La boa esmeralda es una especie de serpiente no venenosa que suele habitar en los árboles. Destaca principalmente por su llamativo color verde, con manchas dorsales blancas y otras ventrales de color amarillo. Su cuerpo es relativamente robusto y con forma ligeramente triangular. La cabeza es grande y con el morro más bien curvado hacia abajo, poseen además unos muy desarrollados colmillos en la parte frontal de su boca, proporcionalmente más grandes que las de otras especies de serpientes no venenosas. Este ofidio se alimenta principalmente de pequeños mamíferos aunque también pueden entrar dentro de su dieta algunas pequeñas aves, al igual que ranas y lagartos de escaso tamaño. Debido a su lento metabolismo, la boa esmeralda se alimenta con mucha menos frecuencia que otras serpientes que habitan en tierra, pudiendo pasar varios meses sin comer. Esta serpiente a veces es confundida con la pitón arborícola verde (Morelia viridis) aunque tienen distintos patrones de colores, manchas y escamas de la cabeza. La boa esmeralda está disponible en el mercado de animales exóticos.

Familia Colubridae.

Culebra de collar (Natrix natrix).

Tamaño: Alrededor de 1,2 metros.

Peso: 0,7 – 1 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Principalmente en zonas cercanas al agua como ríos, lagos y pozos de casi toda Europa, Asia central y Noreste de África.

Reproducción: Ovípara (entre 8 – 40 huevos que al eclosionar dan lugar a crías que miden en torno a los 18 centímetros).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La culebra de collar es una serpiente no venenosa de cuerpo grueso la cabeza redondeada y los ojos de pupilas redondas. El color es muy variable, lo más habitual es pardo o verde oscuro, aunque pueden aparecer desde color gris hasta negro; con la parte inferior del cuerpo más clara. Presenta manchas negras. Algunos individuos muestran un collar característico de color amarillento o anaranjado. Es una especie de vida diurna que se alimenta de anfibios (especialmente de ranas y sapos), y puede llegar a cazar pequeños mamíferos y peces. Las hembras son mayores que los machos. La culebra de collar hiberna durante el invierno y se aparea poco después de salir del estado de hibernación, en primavera durante Abril o Mayo. Al no ser venenosa, sus únicas defensas son producir un fluido de olor fétido desde las glándulas anales y fingir que está muerta. En ocasiones también fingen atacar, golpeando simplemente abriendo la boca y es raro que muerda para defenderse.

Serpiente de collar

Serpiente del Maíz (Elaphe gutatta).

Tamaño: Entre 70 – 130 centímetros aproximadamente.

Peso: Aproximadamente 0,9 kilogramos.

Distribución: Llanuras, praderas y bosques poco frondosos del Este y Sudeste Estados Unidos (Desde Maryland y Nueva Jersey hasta el Golfo de México).

Reproducción: Ovípara (entre 12 – 24 huevos).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La serpiente del maíz recibe su nombre porque porque es de pradera y los cultivos de maíz son su lugar preferido, pues es una serpiente solitaria y no vive en hoyos sino en la planicie, y los matorrales del maíz son las mejores áreas para encontrar su alimento, protección y escondite. Son populares en el mercado de mascotas, quizás por ser más pequeñas y dóciles que otras especies de serpientes y por no ser venenosas. Cuando son jóvenes se alimentan de grillos, escarabajos, gusanos; al llegar a la edad adulta consumen lagartijas, pájaros y roedores; son buenas escaladoras y trepan árboles buscando aves y murciélagos. Aunque en cautividad, desde su nacimiento se las puede alimentar a base de ratones de diferentes tamaños dependiendo de la longitud de la serpiente, en su juventud se les proporciona “pinkis” o ratones recién nacidos, luego pasando a “primer pelo”, “destetados”, jóvenes y adultos. Están más activas por la noche o durante las horas del amanecer y al anochecer. Sobre todo son serpientes terrestres pero algunas son semiarbóreas

Serpiente del maiz

Serpiente Verde de la Vid (Ahaetulla nasuta).

Tamaño: Entre 1,2 – 1,9 metros de longitud aproximadamente.

Peso: Sin datos.

Distribución: Bosques tropicales densos del Sudeste Asiático (Birmania, Camboya, Tailandia, Vietnam, Sri Lanka) y Noroeste de la India. Su presencia en Bangladesh no ha sido confirmada.

Reproducción: Ovovivípara (entre 5 – 15 crías).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La serpiente verde de la vid es un extraordinario animal con un aspecto bien característico, dando una apariencia de físico delicado y delgado, añadiendo a esto un prominente y agudo hocico. Su cabeza es cónica en el extremo y sus colmillos se encuentran en la parte posterior de su mandíbula. Toda la serpiente posee un color verde brillante que le ayuda a camuflarse perfectamente en las densas selvas en donde habita. La serpiente verde de la vid se alimenta principalmente de roedores, ranas, lagartijas y pequeñas aves. La serpiente verde de la vid es exclusivamente arborícola y pasa la mayor parte de su vida en los árboles. Tiene hábitos preferentemente diurnos y resulta ser bastante lenta de movimientos por lo que caza a sus presas manteniéndose oculta con su camuflaje y atacando a aquellos animales que entran dentro de su rango de acción. La serpiente verde de la vid es levemente venenosa, su mordedura causa principalmente una leve inflamación. Esta serpiente puede ampliar ligeramente su cuerpo cuando se siente amenazada para parecer más grande y amenazante. La serpiente verde de la vid es un animal realmente complicado de tener en cautividad ya que la mayoría de los ejemplares capturados en estado salvaje para tal fin nunca terminan de adaptarse y acaban falleciendo.

Serpiente verde de la vid

Víbora Ratonera (Panterophis obsoletus).

Tamaño: Entre 1,06 – 1,85 metros de longitud.

Peso: Entre 1,6 – 2,2 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Áreas densamente boscosas de Norteamérica.

Reproducción: Ovípara (entre 10 – 20 huevos que dan lugar a crías que miden 28 – 41 centímetros de longitud al nacer).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La víbora ratonera, víbora ratonera del Oeste o serpiente negra,  es una serpiente  zonas muy boscosas y es conocido por tener una excelente capacidad de escalada, incluyendo la posibilidad de subir el tronco de los árboles grandes maduros sin la ayuda de ramas. Esta serpiente es un nadador competente, pero por lo general, sólo utiliza esta capacidad de viajar a territorio de caza adicional. Durante el invierno, hiberna en las casas, a menudo con víboras y otras serpientes de cascabel. Esta asociación dio origen al nombre común, serpiente piloto negra, y la superstición de que esta especie no venenosa llevaba a las venenosos a la guarida. Los individuos juveniles están fuertemente modelados con manchas marrones sobre un fondo gris (como las serpientes zorro pero en miniatura). El oscurecimiento se produce rápidamente a medida que crecen. Los adultos son de color negro brillante arriba con los labios blancos, el mentón y la garganta. La víbora ratonera al carecer de veneno, caza a sus presas mediante el método de la constricción, sofocándolas hasta la muerte. Se alimenta principalmente de ratones, ratas y topillos, además de otras culebras, lagartos, ranas, ardillas y pequeñas aves. Cuando no se han desarrolado del todo, estas serpientes son objeto fácil de multitud de depredadores, incluyendo otras serpientes. Los individuos adultos tienen al hombre como su principal peligro.

Víbora ratonera

Familia Elapidae.

Cobra de Anteojos (Naja naja).

Tamaño: Entre 1,9 – 2,4 metros de largo.

Peso: Alrededor de 4 – 5 kilogramos.

Distribución: Llanuras, junglas del subcontinente Indio (India, Bangladesh, Sri Lanka, Nepal, Pakistán).

Reproducción: Ovípara (entre 10 – 30 huevos que al eclosionar dan lugar a crías que miden entre 20 – 30 centímetros).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La cobra de anteojos es una serpiente venerada, respetada y muy temida en la India y en su cultura, siendo vista con frecuencia con los famosos encantadores de serpientes. Posee un cuerpo delgado y debe su nombre a las dos manchas que posee detrás de su capucha, conectadas ambas por una línea curva, evocando así la imagen de unas gafas. La característica más distintiva e impresionante de la cobra India es sin duda su capucha, que se forma mediante el aumento de la parte anterior del cuerpo y la difusión de algunas de las costillas en su región de cuello cuando está amenazada. El patrón de manchas de dicha capucha varía en gran medida en cada individuo, al igual que el color general de la serpiente. Esta especie se alimenta normalmente de roedores, ranas, aves y otras serpientes. El veneno de la cobra de anteojos es muy potente, contiene una neurotoxina sináptica, cardiotoxina y la enzima Hialuronidasa, que paraliza los músculos y en mordeduras graves, puede ocasionar insuficiencia respiratoria y paro cardíaco. Esta es una de las cuatro serpientes que más muertes provocan en la India, aunque existe un suero como remedio para el veneno inyectado por su mordedura. Los encantadores de serpientes realizan espectáculos con esta especie, en donde la cobra (introducida en una cesta de mimbre) a pesar de ser sorda a la flauta, sigue su patrón de movimiento. Como es natural y por razones de seguridad, los encantadores de serpientes utilizan cobras de anteojos cuyo veneno o colmillos han sido retirados.

Cobra Real (Ophiophagus hannah).

Tamaño: Entre 3,5 – 4 metros de media de longitud. Algunos ejemplares pueden llegar a estar muy cerca de los 6 metros de largo como tamaño máximo para esta especie.

Peso: Entre 6 – 12 kilogramos.

Distribución: Bosques altos y densos con zonas de agua cercanas a lagos y arroyos del Sur y Sudeste asiático (India, China, Birmania, Camboya, Laos, Tailandia, Vietnam, Indonesia, Malasia, Filipinas, etc).

Reproducción: Ovípara (la hembra deposita entre 20 – 40 huevos que a una temperatura ideal de 28 ºC para su incubación, darán lugar en unos 2 – 3 meses a crías de 45 – 55 centímetros de largo).

Estado de conservación: Vulnerable.

La cobra real es la serpiente venenosa más grande que existe y la única que realiza la puesta de huevos dentro de una especie de nido, que la misma madre elabora arrastrando hierbas y ramas pequeñas con su cola. Su capucha, propia de las cobras, no es tan pronunciada como en la cobra de anteojos. Tiene una coloración parda o similar a la oliva, con parches ventrales más claros mientras las escamas de la cabeza tienen reflejos negros. Al igual que otras serpientes, su cráneo es de tipo diápsido, mucho más flexible que el de los otros reptiles, especialmente en el punto de unión de las dos mitades de la mandíbula inferior, lo que le permite tragar presas mucho mayores que el grosor normal de la cabeza. Lo ojos de la cobra real tienen pupilas redondeadas, lo que demuestra que esta especie es de hábitos diurnos aunque tiene una visión un tanto deficiente. Sus párpados están soldados entre sí. La cobra real se alimenta principalmente de otras serpientes, por lo que se ha ganado el nombre de “comedora de serpientes”, aunque también puede devorar otros lagartos, aves y pequeños mamíferos. Por lo general suele ser una serpiente muy agresiva, pero evita la presencia del hombre, huyendo de él cuando tenga oportunidad aunque a pesar de ello, la cobra real es muy peligrosa y posee un potente veneno compuesto principalmente de neurotoxinas y cardiotoxinas que afectan al sistema nervioso central. Los síntomas pueden incluir dolor agudo, visión borrosa, vértigo, somnolencia y parálisis. El envenenamiento avanza a un colapso cardiovascular, y la víctima cae en un coma. La muerte sigue debido a la insuficiencia respiratoria. La cobra real se encuentra en la actualidad en peligro de extinción, debido principalmente a la destrucción de su hábitat natural.

Mamba Negra (Dendroaspis polylepis).

Tamaño: Entre 2,5 – 4,5 metros de longitud.

Peso: Una media de 1,6 kilogramos.

Distribución: Normalmente por encima de 1000 metros sobre el nivel del mar en sabanas, colinas, bosques ribereños y zonas de cultivo del Este y Sur de África (Senegal, República Democrática del Congo, Sudán, Eritrea, Etiopía, Somalia, Kenia, Uganda, Tanzania, Angola).

Reproducción: Ovípara (entre 15 – 25 huevos que al ser eclosionados durante dos meses dan lugar a las crías que miden al nacer unos 50 centímetros de largo).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La mamba negra es una de las serpientes más rápidas del mundo (16 – 20 km/h) y potencialmente peligrosas. Nos encontramos ante un ofidio delgado, con un color que varía desde el verde amarillento hasta el gris metalizado, teniendo el interior de la boca negro, de ahí es donde debe su nombre. Estas serpientes residen en huecos hechos por insectos, madrigueras abandonadas y entre las grietas de las rocas, siendo de costumbres diurnas. Se alimentan principalmente de mamíferos pequeños, aves y lagartos. La mamba negra posee un carácter territorial y muy agresivo, especialmente si su amenaza se encuentra entre ella y su guarida. En esos momentos, la serpiente suele alzar la cabeza tanto como le es posible para dar una sensación de mayor tamaño y mostrando sus colmillos (inmóviles y fijos en la mandíbula superior), pudiendo mirar directamente a los ojos de una persona (dependiendo de su tamaño) y emitiendo un amenazador silbido. A pesar de que la mamba negra no posee el veneno más poderoso de todas las serpientes, es tal la cantidad del mismo que puede inyectar (100 mg), que la mordedura resulta fatal para otros animales y para una persona. El veneno de la mamba negra es una dendrotoxina (neurotoxina) que produce la muerte por sofocación, resultante de la parálisis de los músculos respiratorios. Esta especie no tiene amenazas concretas en la actualidad ni se ha comprobado un descenso significativo de su población.

Mamba Verde Oriental (Dendroaspis angusticeps).

Tamaño: 1,8 metros de longitud de media aunque puede alcanzar los 2,4 metros o incluso más pero de manera muy infrecuente.

Peso: Una media de 1,5 kilogramos.

Distribución: Selvas y bosques del Este y Sudeste de África (desde Kenia hasta Sudáfrica).

Reproducción: Ovípara (de 6 – 17 huevos que al eclosionar dan lugar a crías de entre 35 – 45 centímetros de longitud).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

La mamba verde oriental o mamba común es una serpiente arbórea altamente venenosa. Su color verde hace honor a su nombre, con escamas muy lisas y finas y una cabeza perfectamente distintiva gracias a su forma rectangular y larga. La cola de la mamba verde es delgada y bastante fina. Los largos colmillos de esta especie están fijados en la parte frontal de la boca, con los que puede inocular un poderosísimo veneno compuesto principalmente por neurotoxinas, cardiotoxinas y calcicludina entre otros. Respecto al comportamiento de esta serpiente cabría destacar que es activa principalmente durante el día y que raramente se la puede ver alejada de los árboles, no aventurándose en la superficie salvo para capturar alguna presa o calentarse al Sol. Su dienta se basa principalmente en pájaros, huevos y mamíferos pequeños, los individuos jóvenes también se alimentan ocasionalmente de pequeños reptiles. Debido a su potente veneno, es indudable el calificar esta especie como potencialmente muy peligrosa aunque al contrario que la mamba negra, la verde es más temerosa y mucho menos agresiva, atacando solamente si se siente amenazada, no obstante en un principio huirá como primera opción pero si la amenaza persiste, no dudará en morder. Esta especie está estrechamente emparentada con la mamba verde occidental (Dendroaspis viridis).

Serpiente de Coral Común (Micrurus fulvius).

Tamaño: Entre 51 – 76 centímetros de largo (un máximo de 121 centímetros).

Peso: Sin datos.

Distribución: Altiplanicies, bosques húmedos, zonas de arbustos o arenosas de todo el Sudeste de Estados Unidos (Florida, Georgia, Mississippi y Luisiana).

Reproducción: Ovípara (3 – 12 huevos que al eclosionar dan lugar a crías que miden entre 18 – 23 centímetros de longitud).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La serpiente de coral común o serpiente de coral oriental, es una serpiente venenosa que únicamente se encuentra en el Sudeste de Estados Unidos. No debe confundirse con una especie inofensiva que se mimetiza con ella, la serpiente escarlata (Cemophora coccinea) y la serpiente escarlata real (Lampropeltis triangulum elapsoides). Su cuerpo es delgado y fino y los machos tienen la cola más larga que las hembras, pero éstas alcanzan una longitud total mayor a la de los machos. El patrón de colores de la serpiente de coral consiste de una serie de anillos que circundan el cuerpo: anillos rojos anchos y negros separados por angostos anillos amarillos. La cabeza es negra desde el rostro hasta detrás de los ojos. Los anillos rojos usualmente están formados con puntos negros. Se alimenta de pequeñas serpientes y lagartos. Aunque es venenosa, solamente se han documentado muy pocos casos de muertes provocadas por la mordedura de esta serpiente, ya que normalmente es una especie que se muestra reacia a picar salvo en casos en los que se sienta altamente amenazada. Su veneno causa la muerte en entre el 10 – 20% de los casos no tratados y solamente en una o dos horas, siendo necesaria una terapia con antídotos para evitar posibles consecuencias fatales.

Serpiente Tigre Común (Notechis scutatus).

Tamaño: Alrededor de 2 metros.

Peso: Sin datos.

Distribución: Ambientes costeros, humedales, y cauces de Australia Occidental, Australia Meridional y Tasmania.

Reproducción: Ovovivípara (entre 20 – 30 crías).

Estado de conservación: Preocupación menor.

La serpiente tigre es un género de ofidios venenosos originarios de las zonas meridionales de Australia. Físicamente es de constitución fuerte y musculosa, cuerpo robusto y cola moderadamente corta. La cabeza es roma, aplanada, ligeramente diferenciada del cuello y los ojos son de tamaño medio, con las pupilas redondas. Su dorso es de coloración variable en gamas de amarillento, marrón, oliváceo, gris o negro. Por lo general (no siempre), existe una serie de bandas transversales (atigradas) de color amarillo o marrón oliváceo, formadas por escamas que presentan los bordes más claros. Por otro lado, la coloración del vientre es también muy variable; crema, amarillento, anaranjado, verdoso o gris;  frecuentemente de tonalidad más oscura debajo de la garganta y la cola. Se alimentan principalmente de ranas y ratones, además de otros pequeños lagartos e incluso peces, ya que este ofidio es un buen nadador. La serpiente tigre es de hábitos diurnos y por lo general no se muestran muy agresivas y huirán mientras sea posible. Cuando se ven amenazadas aplanan su cuerpo y levantan la cabeza sobre el suelo en una postura clásica previa al ataque. Se sabe de su presencia por sus múltiples silbidos ruidosos. Su veneno es muy potente y potencialmente fatal para el ser humano, contiene neurotoxinas (Notexina), coagulantes, hemolisinas y miotoxinas, sustancias que producen (entre otros síntomas) parálisis y dificultades respiratorias.

Taipán del Interior (Oxyuranus microlepidotus).

Tamaño: Entre 1,8 – 2,5 metros aproximadamente.

Peso: Alrededor de 600 gramos.

Distribución: Regiones áridas de la zona central de Australia.

Reproducción: Ovípara (entre 12 – 24 huevos por puesta).

Estado de conservación: Datos insuficientes.

El taipán del interior es considerada la serpiente más venenosa que existe. Tiene un cuerpo relativamente esbelto y de color marrón amarillento, color que varía dependiendo de la estación (en invierno es marrón), lo cual le sirve para calentarse mejor al Sol, mientras que en verano posee un color oliva amarillento. Algunos individuos pueden llegar a ser incluso rojos o anaranjados. En esta especie, las escamas laterales más bajas a menudo tienen el borde anterior amarillo, mientras que sus escamas dorsales son lisas y sin quillas. Su cabeza tiene forma ligeramente redondeada al igual que su hocico. El taipán del interior habita en agujeros de regiones áridas australianas y se alimenta principalmente de roedores y pájaros. Su veneno es tan letal, que una sola de sus mordeduras contiene tanto veneno (44 mg de media) como para matar a 100 personas adultas, siendo entre 200 – 400 veces más tóxico que el de las serpientes de cascabel. La acción neurotóxica de su veneno (Taipoxin y peptidasas) puede matar a una persona en unos 45 minutos. A pesar de lo mortal de su mordedura, el taipán del interior es una serpiente que tiene un comportamiento tímido y solitario y que en presencia del ser humano prefiere escapar y esconderse, usando únicamente su letal veneno, un recurso muy valioso, para defenderse y conseguir alimento.

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, wesapiens.org, Google (fotografías), elaboración propia.

 
2 comentarios

Publicado por en 12 noviembre, 2012 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Perfume de noche

Noche, reflejo difuso de la conciencia. Recostado en un sofá rojo observo las oquedades de mi hogar, guardan cucarachas, recuerdos, sueños desechados. A mí olfato atraca un inusual aire perfumado, al tiempo que la Luna se vislumbra semidesnuda a través de las nubes que tapan su blanca palidez pero no su negra intención de iluminar con luz trémula los horrores de este salón. Ya no me acuesto con lápidas de amor, ni despierto con cadáveres momificados a mi lado, rosas heridas que añoran besos de antaño ya no atormentan mi silencio.

¿De dónde viene ese extraño perfume?, detrás de la puerta de la biblioteca, allí donde descansan volúmenes de sabiduría que no me rescatan de la ignorancia cuando se trata de sentimiento. La ciencia del corazón consiste en rescatar tu amor antes de que se consuma envuelto en vendas y aroma a incensario de iglesia. No, no, no puede ser, si estoy loco es que el destino guarda chistes bajo miradas inquietas y miedo aterrador, sin saber lo que aguarda tras de sí una puerta cerrada y virgen.

¡Aléjate!, me he encerrado tanto en mí mismo que no puedo desenredarme de mi propia historia, esperando una mano maestra en las letras para que escriba un final digno de tan insigne interrogante. Descanso y sueño, sin distinguir el terror de su presencia, el ocaso de un suspiro enternecido en plegarias. Pregunto quién hay detrás de este malestar, posiblemente una angustia a la que rezar a su santo patrón para disipar su efecto embriagador, mitología de la desesperación para débiles de corazón que imploran una belleza arrebatadora pero muda.

Beatriz en el Purgatorio, el perfume del misterio es la respuesta de tu ausencia finalizada. Eres, estás detrás, sí, de una puerta de caoba que se retuerce y gime como poltergeist nocturno, a la manera de jadeos de pasión y Venus. Sopla tu aroma por la habitación, moviendo cortinas como vendaval desatado y efímera caricia de sedoso espectro de caminar discreto. Así has llegado, sin avisar, sin rencor, con rosas y espinas a partes iguales. El furor de la incertidumbre quema como el pomo de la puerta que nos separa. Ábrete a mí y cierra tu corazón para siempre.

La sobriedad es una manera barroca de renunciar a lo bello del sentimiento enzarzado en ovillos de interés. La puerta se abre y ante mí un pasillo oscuro, un corredor lúgubre, un camino sin retorno entre la oscuridad… Todo ello y nada más. Amor que te retratas en mi cara con ojeras de desesperación cuando no estás, descansa a mi lado, en nuestra habitación, allí donde la noche me asalta con pesadillas de ausencia e intriga. Amor que te atas a mí con seda y oro y me empapas la piel en carmín, regálame tu perfume al dormir sobre tus brazos y al despertar entre ellos. No quiero nada más.

Ilustración por Natalie Shau.

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 noviembre, 2012 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: