RSS

Archivos Mensuales: enero 2020

Karl Wilhelm Diefenbach

Hadamar (Alemania 🇩🇪), 21 de Febrero de 1851 – Capri (Italia 🇮🇹), 15 de Diciembre de 1913.

Diefenbach durante su vida estuvo involucrado en movimientos sociales pacifistas, con especial incidencia en la armonía con la naturaleza (objeto de muchas de sus pinturas), naturismo, vegetarianismo y el rechazo de la monogamia y la religión (aunque era seguidor de la Teosofía) en general. Desde el punto de vista pictórico, es un relativamente desconocido pero gran representante del Simbolismo alemán.

La aparición (Circa 1890).

Cristo en la Cruz (1891).

La despedida (1892).

Autorretrato (1895).

La danza de las hadas (1895).

Martirizado y crucificado, hijo Helios (1895).

Preguntando a las estrellas (1895).

Colosos de Memnón durante una tormenta de arena (1896).

Chica con una flor (1898).

Gaviota entre las cañas (1899).

Visión (1899).

La Esfinge con Ondina (1902).

La gruta azul en Capri (1902).

La Isla de los Muertos (Circa 1905).

Atardecer en Capri (1911).

Ciervo moribundo (1913).

El rescate (1913).

Esfinge (1913).

Soledad (1913).

Niño tocando el violín (Circa 1913).

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 enero, 2020 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , , ,

Glorificar

Miradas que ascienden para elevar el espíritu.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Catedral Vieja de Salamanca).

 
 

Etiquetas: , , , ,

Creencia o adivinación

Estos baños de sangre describen con precisión cada resquicio de cordura olvidada en un clímax cautivador, mientras opaco y sincero desciende el espíritu de la verdad con las alas plegadas y el horror en los labios más dulces que jamás hayamos probado.

La victoria no es óbice para el invierno más largo nunca ante experimentado en el corazón, aquel que juró tres veces a la escarcha que enterraría hasta el último remanente de libertad bajo su aliento gélido. Aun así, sin dudar, no tardamos en besar su perdición.

Una exagerada oda de exaltación a la confusión se muestra de perfil, de mirada perdida y sentimiento conciso, al tiempo que el río de su tristeza no deja de fluir por entre tus venas. El paisaje parece prometedor entre tanta soledad (no) compartida.

La esperanza, como el elixir abandonado, se muestra con toda su crudeza, vibrando al ritmo de sus caderas. Es la perversión la que desnuda la noche, dibujando con el dedo una colina de piel y estrellas sobre la que reposar el ansia mutua.

Soñamos a base de surrealismo y tiempo perdido y derretido entre los dedos, confesiones a la eternidad y huecos vacíos en el corazón, como un rompecabezas a medio hacer, intentamos rellenar esos huecos con intentos de creer en lo imposible.

No sé si veremos llegar antes la cordura o el abismo tras su ausencia, pero no es más seguro que nos debemos a un último intento de creer o adivinar que es posible.

John William Waterhouse – La bola de cristal (1902).

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 enero, 2020 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , ,

Iglesias de Madrid: Real Parroquia de Santiago y San Juan Bautista

Situada en la Plaza de Santiago de Madrid, la Real Parroquia de Santiago y San Juan Bautista se encuentra entre las calles de Santiago y Santa Clara, muy cerca del Palacio Real. El edificio actual data del Siglo XIX y fue proyectado por el arquitecto Juan Antonio Cuervo para unir dos parroquias con sus derribados durante el reinado de José Bonaparte. El enclave se corresponde con el viejo barrio medieval de Santiago que desapareció tras la Guerra de la Independencia. El nombre de Santiago se aplica a este barrio por el hecho de que Alfonso VI reúne, junto a la antigua muralla, a los caballeros de la Orden de Santiago que van a ayudarle a conquistar Toledo.

Portada con el relieve rectangular de Santiago en la Batalla de Clavijo.

Real Parroquia de Santiago y San Juan Bautista.

Historia y edificio.

Juan Antonio Cuervo, colaborador de Ventura Rodríguez, fue el arquitecto responsable del nuevo templo. El año 1811 proyectó la obra en austero estilo Neoclásico, construido en ladrillo y granito, materiales tradicionales de la arquitectura madrileña, con una gran cúpula central sin tambor. La fachada, muy plana, se anima por pilastras de orden toscano y un friso de triglifos con una cornisa muy saliente; el cuerpo superior presenta un ventanal en arco que ilumina el coro y se trasdosa en el remate.

El ingreso se enmarca por una sencilla portada arquitrabada, rematada por una cornisa apoyada en dos ménsulas. Por encima de la cornisa existe un relieve rectangular representando a Santiago en la batalla de Clavijo. El templo tiene planta de cruz griega irregular, con un gran espacio central coronado por una cúpula sin tambor y linterna superior. El presbiterio es semicircular y los distintos espacios se dividen por sencillas pilastras de orden jónico. La planta en cruz griega, se caracteriza por tener la nave y el crucero o transepto la misma medida y cruzarse a la mitad de su longitud. Es típica de la arquitectura bizantina, y fue retomada en Italia durante el Renacimiento por arquitectos de la categoría de Bruneleschi, los hermanos Sangallo, Bramante y Miguel Ángel.

Destaca en el altar mayor la pintura de Francisco Ricci, que presidía la iglesia anterior, representando al apóstol Santiago a caballo combatiendo en la Batalla de Clavijo (844 d. C.) contra los enemigos de la fe, en la que se percibe influjo de Rubens. Entre las columnas del retablo se situaron esculturas de los cuatro Padres de la Iglesia: San Agustín (356 – 430), obispo de Hipona y fundador de los agustinos; San Jerónimo (347 – 420), fundador de los jerónimos y traductor de la Biblia al latín; San Gregorio I Magno (540 – 604), creador del Canto Gregoriano; y San Ambrosio (340 – 397), arzobispo de Milán que ayudó a la conversión de San Agustín.

Altar Mayor.

Cúpula y lámpara isabelina.

Otras interesantes imágenes se exhiben en altares menores por toda la iglesia. Descuella un magnífico Bautismo de Cristo, gran cuadro de Juan Carreño de Miranda, situado a mano derecha del altar mayor, que puede ser identificado como el que describe Ponz en un colateral de la parroquia de san Juan Bautista. Es interesante también un San Juan niño, bella escultura barroca de escuela andaluza, atribuida a Pedro Roldán. Una Virgen de la Esperanza, de Francisco Bellver, con un gracioso trono de ángeles, una imagen de la beata Mariana de Jesús (que fue bautizada en la antigua parroquia de Santiago), del Siglo XVIII, un San Juan Nepomuceno, y una Virgen del Carmen, barroca, completan una valiosa colección escultórica.

En lo alto de los machones de la cúpula se contemplan varios cuadros, obras neoclásicas de Mariano Salvador Maella y Francisco Bayeu. La propia media naranja de la cúpula y las pechinas aparecen decoradas por interesantes frescos del Siglo XIX. Por último, es reseñable la gran lámpara isabelina que preside el espacio central del templo.

Nuestra Señora del Carmen.

Nuestra Señora de los Dolores.

Beata Mariana de Jesús.

Fotografías realizadas por La Exuberancia de Hades (Mayo – Noviembre 2019).

Fuentes: Wikipedia, Real Parroquia de Santiago y San Juan Bautista, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , , , ,

Mi Instagram 2019

Un nuevo año fotográfico en el que he descubierto multitud de lugares nuevos y a la vez he visitado otros que aunque ya vistos, nunca dejan de sorprender y maravillar al mismo tiempo. También, y no menos importante, la importante carga simbólica de algunas de las fotografías que he elegido para la selección personal.

Más votadas (Enlace).

Selección personal (Enlace).

Mi Instagram: Hades_Exuberante

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: