RSS

Archivos Mensuales: agosto 2019

De silencio (y otros amantes)

Noche de tragedias sin un amanecer a la vista para calmar a las pesadillas. Ya se desliza entre tus dedos el deseo de cambiar las huellas del pasado sobre la piel, sobre el corazón.

De silencio (y otros amantes) tratan estos requiebros sentimentales, de conversaciones a destiempo y caricias inesperadas que lo cambiaron todo para siempre.

Hablar, compartir la soledad de la tumba en un beso robado a la desesperación de esta agonía que impoluta quiebra nuestra espalda hasta derrumbarnos nos haría recordar, otra vez.

La memoria fallida de unos momentos basados en la aspiración de ser estrellas en un universo de agujeros negros, odiamos lo que somos, sin dejar de aspirar a aquello que no podemos ser.

En la vieja guarida de conejos ya no hay nada más que abandono y magia fallida, esas reminiscencias que espectralmente vuelven una y otra vez para dañarte allí donde más nos duele. Es el frío tan aterrador que nos separa, es ese veneno que nos empuja hasta el fin.

Si el amor es la única pregunta, ¿de dónde viene tanto destrozo? Fragmentos de corazón roto como respuesta al interrogante de qué filo será el que cortará nuestras venas.

Como zafiros sin pulir son estos ojos que claman al cielo una miserable oportunidad entre la ventisca arrolladora de su recuerdo, cada vez más diluido y sangrante.

Queremos que estos ecos dejen de retumbar a destiempo, arrítmicos, perdidos, como un metrónomo hipnótico de pupila y labios sabor ceniza al anochecer. Amor, nos encomendamos al fuego y no hay salida salvo la de acabar derrotado en tus brazos y en la paz de tu piedad.

Es una declaración de intenciones no perder más el tiempo en compañía de la nada que palidece en la esquina de su memoria perfecta, tan a medida de su indiferente mirada.

Querremos querer un día, sin percatarnos de nuevo de haber perdido la cabeza allí donde no la podremos encontrar rebuscando en arcones vacíos y romances sin fuego.

Estos instintos de pasión por sublimar, el decreto implacable que vende nuestra alma al mejor postor y los besos a la mayor gloria de la nada en su trono de dolor y alas rotas.

Y en este surrealismo con tintes de descontrol llega otro amanecer, aunque nosotros en realidad busquemos algo más exquisito y único, eclipsarnos (uno en el otro).

Franz von Stuck – El beso de la Esfinge (1895).

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en 28 agosto, 2019 en Arte, Cultura, Mis Relatos

 

Etiquetas: , , , , ,

Carl Blechen

Cottbus (Alemania 🇩🇪), 29 de Julio de 1798 – Berlín (Alemania 🇩🇪), 23 de Julio de 1840.

Pintor alemán especializado en paisajes profundamente influenciados por el Romanticismo imperante en su época, pero con pinceladas a su vez de Realismo. No valorado en su época, hoy se le considera uno de los más importantes pintores paisajistas alemanes, junto a otras grandes figuras del movimiento como Caspar David Friedrich.

Fauno durmiendo (Circa 1820).

Paisaje romántico con ruinas (Circa 1820 – 1824).

Ruinas de Oybin (1822).

Estudio de monumento funerario (Circa 1824 – 1827).

Autorretrato (1825).

Cañón montañoso en invierno (1825).

Mar tormentoso con faro (1826).

Iglesia gótica en ruinas (Circa 1826).

Foro de Roma (1828).

Rocas de Tiberio en Capri (Circa 1828 – 1829).

La Bahía de Rapallo (1829 – 1830).

Iglesia gótica en ruinas (1829 – 1831).

El taller de laminación Neustadt-Eberswalde (1830).

En el parque de la Villa de Este (1830).

La torre en ruinas del castillo de Heidelberg (Circa 1830).

Garganta cerca de Amalfi (1831).

Construyendo el Puente del Diablo (1830 – 1832).

Interior de la Casa de las Palmeras (1832 – 1834).

Vista de Asís (1832 – 1835).

Galgenberg (1833).

Paso de los Alpes en invierno con monjes (1833).

Molino en un valle (Circa 1833).

Camino en el bosque cerca de Spandau (Circa 1835).

Vista de los tejados y jardines (Circa 1835).

Bañistas en el Parque de Terni (1836).

Paisaje invernal romántico con Luna llena (Circa 1836).

Interior del bosque con estanque (Desconocida).

Paisaje boscoso con castillo (Desconocida).

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2019 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Morgawr, monstruo marino de Cornualles

En el folclore córnico (Cornualles), el Morgawr (que significa gigante de mar en idioma córnico) es una serpiente marina que supuestamente habita el mar cerca de Falmouth Bay, Cornualles, Inglaterra. Según la leyenda, la criatura apareció por primera vez cerca de Pendennis Point en 1975, describiéndose como un tronco con un cuello muy largo y una piel negra o marrón “como la del león marino”. Los pescadores de caballa locales culparon del mal tiempo y de la mala pesca a los supuestos avistamientos del monstruo. Algunas versiones de la historia dicen que el monstruo apareció después de que el submarino alemán U28 torpedeó un barco mercante británico durante la Primera Guerra Mundial, y lo describe de 18,29 metros largo, con forma de cocodrilo, con cuatro patas palmeadas y una poderosa cola.

Los folcloristas especulan que el autor de Cornualles, Tony “Doc” Shiels “inventó” la criatura como un bulo, acuñando el nombre de “Morgawr” después de afirmar haberlo visto en 1976. Según la historia, Shiels envió el periódico Falmouth Packet fotografías del monstruo atribuido a un individuo anónimo llamado “Mary F.”. El mismo año en Julio, los pescadores John Cock y George Vinnicombe afirmaron haber avistado a la criatura en las aguas de Lizard Point. También en 1976, Shiels afirmó haber fotografiado a la criatura que yacía bajo en el agua cerca de Mawnan. Según algunas anécdotas, la escritora británica Sheila Bird afirmó haber visto al monstruo mientras caminaba por los acantilados de Gerrans Bay en 1985.

En los años setenta del siglo pasado, el Morgawr fue visto cada mes. En 1999, un viejo empleado del Museo de Historia Natural de Londres, John Holmes, filmó un gran animal en la bahía de Gerrans, cerca de Cornualles, con la cámara. Para aquellos que creen en él, es Morgawr y algunos expertos incluso han declarado que el vídeo es auténtico y sin trucos. Las características más citadas del monstruo son las tres protuberancias en la espalda y el largo cuello de serpiente. El animal también tendría pequeños cuernos en sus ojos y cerdas o espinas en su cuello. Dado que algunos testigos creen que Morgawr se parece más a un mamífero que a una serpiente, se han formulado nuevas teorías de antemano. Para algunos sería un sello gigante con un cuello largo, desconocido para los científicos. Para otros sería un reptil acuático prehistórico, el Elasmosaurus. En 1976, una mujer de la que solo se conoce el nombre “Mary”, tomó dos fotos de Morgawr. El misterioso fotógrafo los envió al periódico local Falmouth Packet, que los publicó en la portada con el título “Morgawr-mania”.

Supuestas fotografías de Morgawr realizadas por Maria F.

Recorte de periódico hablando del supuesto avistamiento de Morgawr por John Holmes.

La leyenda continúa hasta el día de hoy con reclamos esporádicos de avistamientos de Morgawr en la franja costera entre Rosemullion Head y Toll Point conocida popularmente como “Milla de Morgawr”.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

Tocar la luz

Pensar que podemos tener la luz en la palma de la mano, poder.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid).

Pablo Gargallo – Gran Profeta (1933).

 
 

Etiquetas: , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: