RSS

Archivos diarios: 8 mayo, 2019

Ven, Las Vegas

Las luces de la ciudad agonizan en este horizonte extendido. Tras el cristal, la bruma exige su fantasmagoría nocturna, trayendo un recado de misterio incrustado en lo más hondo de la noche que se cree eterna pero tiene las horas contadas.

Como un sonámbulo intranquilo en mitad de la paz, la realidad desciende al más primitivo de los infiernos, el de la soledad. Perpetua en su significado, precisa en su sentir, se yergue como la némesis imbatible que todo lo puede y a todo coloso derriba.

Resistimos, en un sueño insalvable al despertar, tu recuerdo, el mío, derivados y aislados en el mismo momento y lugar. Creemos que nada nos haría más fuertes, hasta que vino el limbo a enseñarnos lo que es sentir sin paliativos, sin ignorante anestesia.

Se despliegan las estrellas, la nostalgia se vuelve eufórica ante el recuerdo de una noche lo entregó todo para quedarse después con las manos vacías y el sabor de un beso en los labios. No basta, no basta con añorar cuando el vacío es compañía.

Sé que la sombra que dibuja su ausencia es una oda a la perfección perdida, su voz, la reverberación de un silencio atronador que hace de la espera, un momento exhausto en el que lo superficial acaba perdido y sin rumbo. Es este el instante de iluminación buscado.

Paso a paso, la longitud aumenta, las luces se esfuman. La lluvia mientras, a raudales, apaga el fuego del deseo que una vez quiso eternizarse más allá de sus posibilidades, más allá de la insensatez de (al menos) intentarlo.

La esperanza se desnuda y es agridulce, no colma las expectativas, y ahora cuando todo está en su lugar y un mar de distancia separa tu océano del mío es cuando quizá podremos decir: Ven, Las Vegas, frívolos al despertar, entregados al anochecer, juntos.

“¿Qué tienes en el corazón? A ti”.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 mayo, 2019 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: