RSS

Archivos Mensuales: abril 2018

Catedral Nueva de Salamanca

La perfección de las formas, la armonía de las medidas.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Salamanca).

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 25 abril, 2018 en Arte, Cultura, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , , , ,

Pieter Brueghel el Viejo

Breda (Holanda 🇳🇱), Hacia 1525/1530 – Bruselas (Bélgica 🇧🇪), 9 de Septiembre de 1569.

Pieter Brueghel el Viejo, primero de un linaje destacado de artistas flamencos, es considerado acertadamente en la actualidad como uno de los pintores más importantes de la historia del arte. Su importancia radica principalmente en su gran habilidad pictórica y en la variedad de los temas tratados, desde paisajes y naturaleza hasta temas apocalípticos, pasando por los aspectos más cotidianos en la vida de las clases populares, no sin atisbos importantes de crítica social. Estamos sin duda ante uno de los grandes maestros del prolífico Siglo XVI.

Paisaje con la caída de Ícaro (1554 – 1555).

El pez grande se come al pez pequeño (1556).

El combate entre Don Carnal y Doña Cuaresma (1559).

Los proverbios flamencos (1559).

Juego de niños (1560).

Caída de los ángeles rebeldes (1562).

El triunfo de la Muerte (1562).

La Torre de Babel (1563).

Paisaje con la huida a Egipto (Circa 1563).

Camino del Calvario (1564).

(Posible) Autorretrato (Circa 1565).

Cazadores en la nieve (1565).

La cosecha (1565).

Primavera (1565).

Masacre de los Inocentes (Circa 1565 – 1567).

El vino en la fiesta de San Martín (1565 -1568).

Censo en Belén (1566).

La boda campesina (Circa 1566 – 1569).

La danza campesina (Circa 1568).

La parábola de los ciegos (1568).

 
2 comentarios

Publicado por en 18 abril, 2018 en Arte, Cultura

 

Etiquetas: , , ,

Los fantasmas del Vuelo 401

Antecedentes.

El vuelo 401 de Eastern Air Lines era un vuelo doméstico de Nueva York a Miami, operado por un Lockheed L-1011 que se estrelló en los Everglades de Florida durante la noche del 29 de Diciembre de 1972, causando la muerte de 101 personas (hubo 77 sobrevivientes, dos de los cuales fallecieron poco después quedando solo 75). El accidente fue causado por un error humano de la tripulación de vuelo, cuyos miembros no se percataron de que el piloto automático había sido desactivado mientras intentaban solucionar un problema con el indicador del tren de aterrizaje delantero. Se cree que también contribuyeron al accidente la fatiga de los tripulantes y falta de conocimientos de CRM (Crew/Cockpit Resource Management – Gestión de recursos de cabina). Como resultado, el avión fue perdiendo altitud gradualmente sin que la tripulación lo notara y finalmente se estrelló. Fue el primer accidente de un avión de fuselaje ancho y, en su momento, el accidente más grave en 12 años en Estados Unidos (la colisión aérea en Nueva York de 1960 había dejado 134 muertos), hasta que fue superado por el vuelo 191 de American Airlines en 1979, con 273 muertos.

Lockheed L-1011 Tristar 1. N310EA (193A-1011). Identificado comúnmente como Vuelo 401 y fotografiado en San Luis (Estados Unidos) semanas antes del accidente.

Accidente.

El vuelo 401 de Eastern Air Lines, un Lockheed L-1011-1 Tristar de cuatro meses (el duodécimo entregado a la empresa) con 163 pasajeros y trece tripulantes a bordo, partió del Aeropuerto John F. Kennedy en Nueva York el Viernes 29 de Diciembre de 1972 a las 9:20 p.m., con destino al Aeropuerto Internacional de Miami. El comandante del vuelo era el Capitán Robert Loft, de 55 años de edad, un piloto veterano de Eastern, acompañado por el Primer Oficial Albert Stockstill, de 39 años y por el Segundo Oficial (ingeniero aeronáutico) Donald Repo, de 51. Un cuarto integrante, el técnico oficial de Eastern Angelo Donadeo (quien estaba regresando a Miami tras un encargo en Nueva York) acompañó a la tripulación durante el vuelo. Los diez tripulantes de cabina de pasajeros del vuelo 401 incluían a: Mercedes Ruiz, Sue Tebbs, Adrienne Hamilton (jefe de cabina), Trudy Smith, Dorothy Warnock, Pat Ghyssels, Beverly Raposa, Patty Georgia, Stephanie Stanich y Sharon Transue. Pat Ghyssels y Stephanie Stanich fallecieron en el accidente.

Azafatas del Vuelo 401 poco antes del accidente.

El vuelo fue rutinario hasta las 11:32 p.m., cuando comenzó a acercarse al Aeropuerto Internacional de Miami. Después de bajar el tren de aterrizaje, el Primer Oficial Stockstill notó que el indicador de que éste estaba bajo, una luz verde que debía encenderse cuando el tren estuviese asegurado correctamente, no estaba activa. La causa, descubierta después de mucha investigación, fue que el bombillo estaba quemado: el tren de aterrizaje podría haber sido utilizado normalmente. Los pilotos manipularon el indicador de la posición del tren de aterrizaje pero no consiguieron que la luz funcionara. Loft, quien se estaba comunicando por radio a esta altura del vuelo, comunicó que debían abortar el aterrizaje y pidió instrucciones para rodear el aeropuerto. Los controladores le dieron permiso para suspender el descenso, por lo que el avión se elevó a 610 m y luego voló hacia Occidente, sobre la oscura zona de los Everglades.

La tripulación de mando removió las partes que rodeaban el indicador de la posición del tren de aterrizaje y el Segundo Oficial Repo fue enviado debajo de la cabina para realizar comprobaciones, por una pequeña ventana, si el tren estaba bajo. Cincuenta segundos después de alcanzar la altitud asignada, el Capitán Loft le ordenó al Primer Oficial Stockstill que activara el piloto automático. Durante los siguientes ochenta segundos el avión mantuvo su nivel de vuelo. Luego, descendió treinta metros, mantuvo el nivel durante dos minutos más, y comenzó a descender tan gradualmente que los tripulantes no lo notaron. Durante los siguientes setenta segundos el avión perdió solo 76 metros, pero fue suficiente para que sonara la alarma de advertencia de altitud, ubicada debajo de la estación de trabajo del ingeniero. Éste se encontraba debajo de la cabina, y no hay indicaciones por los datos obtenidos en la caja negra de que el comandante haya oído el pitido. En los siguientes cincuenta segundos, el avión quedó a la mitad de su altitud asignada.

La aeronave se estrelló en los Everglades, al noreste de Miami, en las cercanías del aeropuerto. La velocidad era 365 kilómetros por hora cuando se precipitó a tierra. La punta del ala izquierda golpeó primera el suelo, después el motor izquierdo y el tren de aterrizaje del mismo lado, creando tres surcos en el suelo, cada uno de un metro y medio de ancho y más de treinta metros de largo. Cuando el cuerpo principal del fuselaje tocó tierra continuó moviéndose por el pasto y el agua, destrozándose a medida que avanzaba.

El informe final de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte reportó que la causa del accidente fue error del piloto, el cual movió accidentalmente los controles cuando giró para hablar con el ingeniero de vuelo, quien estaba sentado detrás y a la derecha de él. La leve presión sobre la palanca puede haber causado que la aeronave comenzase un descenso lento, mantenido por el sistema automático sin que la tripulación lo notara.

Imagen del siniestro del Vuelo 401.

Fenómenos paranormales.

Después del accidente y de la investigación, algunas partes intactas del avión siniestrado fueron reutilizadas en otros aviones L-1011 de la flota de Eastern. En los meses y años siguientes, los empleados de Eastern Air Lines que trabajaban en estos aviones comenzaron a reportar visiones de los tripulantes muertos circulando por los pasillos. Las visiones de los “espíritus” de Don Repo y Bob Loft circularon entre el personal de Eastern Air Lines hasta tal punto que los gerentes de la aerolínea les advirtieron a sus empleados que podrían ser despedidos si los sorprendían relatando historias de fantasmas.

De izquierda a derecha: Capitán Robert Loft, piloto Albert Stockstill e ingeniero aeronáutico Donald Repo.

Los informes comenzaron a adquirir un matiz mucho más siniestro, al menos a los ojos de los diversos testigos involucrados. En este caso concreto de una pasajera, describió a una persona de aspecto ceniciento sentada en uno de los asientos. Ella lo describió como aturdido e indiferente. Estaba tan preocupada por su apariencia que explicó la situación a un asistente de vuelo para investigar más. El hombre desapareció ante sus propios ojos y los de varios otros pasajeros. El testigo original estaba angustiado por lo que varios de los tripulantes de cabina tuvieron que contenerla por la fuerza. Tomó un tiempo, pero la pasajera finalmente se calmó. Le mostraron fotos de varios miembros del personal de vuelo y eligió a Don Repo. Este no fue el único avistamiento registrado. Otro vuelo fue sometido a controles previos cuando se vio a Bob Loft vagando por el tren de aterrizaje. Loft incluso habló con el equipo de tierra, insistiendo en que no se necesitaban controles ya que él los había realizado ya. El piloto de este vuelo estaba tan nervioso por todo ello que finalmente canceló el vuelo.

El Capitán Bob Loft a menudo se le señala como el tema notorio de esta inquietante historia de supuestos fantasmas, pero la verdad es que Don Repo es mucho más activo y más atestiguado en cuanto a avistamientos. En una ocasión, cierta azafata que trabajaba insistió en que vio a un ingeniero trabajando para reparar un horno. Cuando se supo de esto, el único ingeniero a bordo de ese vuelo en particular, negó haber arreglado el horno y llegó a decir que ni siquiera era necesario repararlo. Como en otros informes, la azafata seleccionó la foto de Repo de una elección que le ofrecieron. Otro comandante en un vuelo distinto estaba seriamente preocupado cuando oyó golpes provenientes de debajo de la cabina del piloto. Preocupado porque algo estaba mal con el avión o uno de sus sistemas, el piloto abrió la puerta de la trampa del compartimento. Para su sorpresa, se encontró cara a cara con Don Repo. La situación se convirtió en horror cuando Repo desapareció ante los ojos del testigo. Sin inmutarse, el piloto investigó más y encontró un problema que pudo haber causado un accidente grave si hubiese pasado desapercibido. Repo parecía tener la habilidad de aparecer en los lugares más extraños.

Un espacio debajo de la cabina es una cosa, un horno de cocina es otra muy diferente. Un asistente del Tri-Star 318 se sorprendió tanto al ver a Repo mirándola, que llamó a otros miembros del equipo de la cabina para confirmar el avistamiento. El ingeniero de vuelo de servicio durante este vuelo fue un amigo personal de Repo y reconoció al instante la cara como la de su amigo fallecido. De acuerdo con todos los presentes, Repo les advirtió posteriormente sobre un incendio a bordo. En ese momento, no se notó mucho, sin embargo, más tarde durante el vuelo, los problemas con el motor se debieron a un incendio que nadie conocía. El último tramo del vuelo fue cancelado como resultado de este incendio.

Los testigos incluyen pilotos, otros miembros del personal de Eastern Air Lines y sus pasajeros. Otro testigo también presentó una historia similar que agrega validez a los demás simplemente por quién era en ese momento. Bob Loft apareció ante el Vicepresidente de Eastern Air Lines en First Class. Ambos conversaron brevemente antes de que Loft desapareciera de la vista como en ocasiones anteriores. Al principio, el directivo simplemente asumió que este era el Capitán del vuelo en el que estaba. Cabe destacar que muchos de los reportes de los testigos comparten características similares. Cada vez que Loft o Repo hacen su aparición, tienden a ser realistas y se ven como un individuo normal más de carne y hueso. Más de una persona a menudo ha estado presente en el momento de la aparición. Un aspecto curioso de estos avistamientos es que las personas siempre vieron uno u otro pero Loft y Repo nunca han sido reportados en el mismo vuelo, por los mismos testigos, al mismo tiempo.

También no es menos importante añadir que el director ejecutivo de Eastern Air Lines, Frank Borman, declaró que las historias de fantasmas posteriores al accidente eran “basura” y consideró demandar a los productores de la película The Ghost of Flight 401 (1978) por calumnia y difamación. La compañía cerró en 1991 y tal vez aún sea más conocida por algunos de los encuentros paranormales más convincentes y creíbles hasta la fecha.

Anuncio para la película de TV The Ghost of Flight 401 (1978).

Podcast clásico perteneciente al programa Turno de Noche en donde Juan Antonio Cebrián, Germán de Argumosa y César Cid, comentan en profundidad los pormenores del caso del Vuelo 401.

Ir a descargar

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 
2 comentarios

Publicado por en 11 abril, 2018 en Fenómenos Paranormales

 

Etiquetas: ,

La revancha es el vivero del que nacen todos los desapegos

Y en el momento preciso, la conciencia toma por fin posesión de la realidad, enfocándose con sabio interés en el mar de dudas. Despejar las ecuaciones más siniestras y enrevesadas se convierte entonces en fácil y sano ejercicio para la mente y el corazón.

Es innecesario fingir más, las evasivas se convierten en artillería pesada y fuego implacable, y es que no hay que esperar más de donde no hubo, de donde parecía y en verdad no. Proporcionar la dosis correcta de olvido será el único y necesario acto de misericordia a practicar.

A base de gotas, una tras otra, el tsunami se hizo imparable; a base de ausencias se creó un espacio en donde colocar odio primero, impasibilidad después. Mantengámonos a la espera del momento preciso para ejecutar un acto de fe que acabe con tanta falsa incertidumbre.

Somos gladiadores del tedio por la espera eterna al hecho que nunca llega. Y es que dos mundos distintos no tienen por qué estar destinados a conocerse, sino quizá a destruirse entre ellos entre reproches que ya sólo arrancan muecas de indiferencia.

Esta decadencia haría las delicias de cualquier romántico con ínfulas de poeta embriagado de pesadillas y absenta, con una pluma tan ligera como afilada. Ya veo que Eros acertó, tu costado sangra como Venus profanada a la espera de un nuevo renacer.

Nada que temer, la revancha es el vivero del que nacen todos los desapegos, incluidos los míos. Permite marchar a lo que nunca llegó y deja un trono vacío para otro que quiera arriesgar su tiempo en volátiles deseos y esperanzas discutibles. He ahí la bendición del olvido.

Nathalia Suellen – Earth.

 
Deja un comentario

Publicado por en 4 abril, 2018 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: