RSS

Perdóname por asesinar la noche

14 Sep

Llegó el atardecer, disuelto entre rojo y dorado en el horizonte, para dar paso a la noche; traición vestida de negro y promesas tatuadas con palabras ávidas de condena y regocijo al mismo tiempo. He aquí el momento de exterminar sin vacilación tanta insatisfacción perdida en sus brazos sin fin y en su dialéctica sin igual.

Perdóname por asesinar la noche, es lo único que te puedo decir porque lo inevitable de este acto visceral se impone sobre el resto de cosas. Se acabó lo de perder la cabeza entre el espacio que hay entre las estrellas y yo, se acabó el regurgitar deseos a firmamentos ajenos y distantes, incapaces de sentir lo más mínimo por todo lo que queda debajo de ellos mismos.

Si mancho mis manos con sangre es para olvidar y romper con esta tónica demasiado amarga y sobrecargada de melancolía. Decir adiós a la oscuridad nunca fue tan difícil, rosas en su honor, culpabilidad en el corazón, nada nuevo; todo diferente cuando el telón es ya lo único que separa tu fría caricia de mi pecho conmocionado.

Mi reino por una madrugada tan aterradora como la que pintan mis deseos, y aquí, en mitad de un crimen metafórico, entrego mi alma al abismo de la irracionalidad, entre ángeles impertérritos y demonios sedientos de unas últimas gotas de desesperanza con amargo sabor a angustia y enquistada distancia.

Sentimientos crípticos, densos y húmedos como una noche tropical se acumulan a mi alrededor sin dar respiro, y es ahora cuando todo debe terminar para que la luz se abra paso entre este desgarro emocional y pueda levantarme en armas (de espinas y rosas), para así rasgar estos tupidos velos de terciopelo negro que separan mi locura de tu sensatez.

Una vez más te pido perdón por ajusticiar la noche pero es que ya pasamos demasiado tiempo bajo su sombra y yo solamente quería ver de nuevo tus ojos.

Noche oscura

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en 14 septiembre, 2016 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

4 Respuestas a “Perdóname por asesinar la noche

  1. Isa

    14 septiembre, 2016 at 14:01

    “…y yo solamente quería ver de nuevo tus ojos.” Qué bonito final para un precioso relato, gracias por compartirlo. 👏👏

     
  2. Lourdes

    15 septiembre, 2016 at 12:32

    Precioso

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: