RSS

Milagro en llamas

12 Ago

La luz sólida de la gran ciudad se desparrama por el doquier de esta noche, no obstante, buscamos un lugar oscuro para escondernos al abrigo de un árbol seco. Huimos del frío, la mentira, buscando la caricia nocturna de la redención, la locura en cada callejón sin salida en donde hemos insertado nuestro corazón. Atrapados, encadenados, la llave tirada al fondo del río… Respiramos nuestra propia prisión, compartimos celda y natillas de vainilla espolvoreada en canela de postre, antes de hablar de amor y de todo lo que perdimos entre sombras y pasividad.

El Sol, lo he ocultado tras una cortina negra, mi ansiedad en aumento no se desgasta como una lápida centenaria ante las inclemencias del tiempo. Las voces en mi cabeza retumban y rebotan en estas cuatro densas paredes, eco amargo y abrasivo como amoniaco en tu garganta; no entiendo sus palabras pero sí el significado de abrir los ojos y no encontrarte aquí. Calles vacías, arquitectura de un comunismo derrocado y sin corona, ideal para cuando la princesa se ha perdido en barrancos de pasión extrema, haciendo de mi reino un grito rabioso a la soledad.

Infierno abisal con el que envolver nuestra fe segada; antes de estampar mi libertad en la arena, repaso cada circunstancia, cada posibilidad pero mientras tanto, el indicador de la intranquilidad alcanza límites de saturación plena y el alma intenta escapar, buscar la verdad que tanto cuesta conocer a la carne pétrea y a la sangre hirviente. Vapor rojizo para teñir de Apocalipsis a la Luna, son señales cristalinas así que desintegra tu última voluntad allá donde estés y concédeme así la magia de un milagro en llamas, el poder para domar el fuego de nuestros corazones y arder juntos de una vez por todas.

Pegajoso caramelo con sabor a cenizas recientes, rescoldos agonizantes, regalo del infierno, bendición de Hades al amor que dulcemente se derrite como pena en lágrimas. Líquido de la desolación, deja de fluir, no más mensajeros de la fatalidad sobre tu transparente superficie. Todos los sacrificios impíos se han realizado, “femme fatale” esperando en la esquina, sanguíneos labios rojos que vuelven a resaltar los besos sobre la piel que el tiempo un día borró. Pecador de tu pecado, taciturno cómplice de un romance al que gustosamente nos entregamos con dedicación, enganchándonos en la alevosía de la pasión plena.

Aparcaremos la tristeza en el fin del verano, la redención en Abril, que el diluvio de sus aguas limpie nuestras almas enamoradas al tiempo que las llamas prenden de nuevo bajo este océano de perdición. El sol se hunde con nosotros y el agua que en letargo nos cubría hasta los ojos, se ilumina con un color anaranjado brillante y cegador hasta hacer arder el mismo aire. De entre una nube de espeso vapor surgimos como un espectro de su sepultura, el Sol es ahora una piedra incandescente caída por el horizonte y nosotros el resultado de su flamígero milagro.

Calle niebla

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en 12 agosto, 2015 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

4 Respuestas a “Milagro en llamas

  1. Isa

    12 agosto, 2015 at 18:34

    Un relato muy hermoso, de luz tenue e intimista. Y siempre un milagroso placer que lo compartas con nosotr@s. Gracias.

     
  2. tris9669

    13 agosto, 2015 at 10:16

    Una auténtica maravilla. Gracias por compartir tu alma… Un abrazo

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: