RSS

Tiempo perdido

24 Dic

Vivimos en un infierno de carne y hueso, con la destrucción cincelada en las retinas. Caos de polvo y hueso en un páramo desierto, muriendo de sed en mitad de la nada, sin esperanza, sin dolor para sentir el final de cada sorbo de mentira que nos rasga la garganta. Tras la desolación nos queda un poso de rabia que amenaza con desbordar el cielo al que queremos llegar, sin más remedio que la indiferencia y el encadenar nuestras manos para no estrangular el objeto de esta desesperación, de tantos segundos de agonía y silencios eternos, de nada.

Si un día me destrozaste, hoy aniquilaré los recuerdos en actos de venganza irracional. Decir basta es el primer paso, el último para ti, ya está bien; puesto que no quiero otra cosa más que las llamas marquen la distancia, llamas que desde el minuto uno jamás debí prender. Calla, no hay nada que decir, no más vómito con forma de palabras dulces que hoy me causan repulsión y la más profunda de las indiferencias. El silencio nos dice que todo acabó, me levanto para cerrar la puerta para dejar atrás esta mala actuación en el foso del tiempo perdido.

Reloj

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 diciembre, 2014 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: