RSS

Titán

19 Ago

Lo sublime de la arquitectura del corazón, recuerdos teñidos de sangre, de desamor y desplantes que edifican piedra a piedra una bóveda para cubrir lo yermo de la soledad que me apresa. Capricho de musa al anochecer, soplo de inspiración tras la tormenta, como agua fresca que baña la cara y despereza lo abotargado de una mente colapsada en ínfulas inexistentes y deseos fugaces como punzadas breves de locura que juntos pintan un retrato simiesco de realidad.

La carne debe retirarse, dejar fluir lo que la mente esconde a base de bofetadas de arte con sabor a desdicha. Inspiración, te echo tanto de menos cuando no estás que me duele el alma de no poder escribir, de ser incapaz de retratarte desnuda y divina, tumbada sobre mármol blanco mientras juegas distraída con una mano en el agua de un pequeño estanque a tu lado. Sin saber que entre dichos dedos estrangulas paciente mis esperanzas, sin saber…

Estos anhelos resucitados, son no muertos buscando la cavernosa esencia de la perfección, efímera como nieve en el infierno, húmeda como excitación y fúnebre como campanas del Apocalipsis tañendo un final atronador. He de desembarazarme del corazón, de forma clandestina, entre niebla de cementerio y aleteo de murciélagos tapando mi crimen para que la razón termine saliendo victoriosa y sea quien amanezca poderosa entre rocío inmaculado.

Los rostros de los deseos son ahora máscaras mortuorias prestas a decorar el panteón del olvido. Un Titán amanece de la crisálida de la noche, héroe con un principio de identidad único y gnosis plena. Liberado, inalcanzable, el primero y el último, inmenso ante los desvaríos sin sentido vertidos como plomo ardiente en gargantas receptivas de seguir siendo masacradas con palabras salvajes y sentimientos que condenan al vulgar ostracismo de la pasión.

Nace un dogma, no volver a ser la misma persona, pero sí ser consciente de uno mismo. Saber sentir sobre la inmundicia y los deshechos de flores secas que perdieron su tiempo, su perfume y su juventud pretendiendo inundarnos la mente de cantos de sirena y mentiras que eran tomadas como sacramentos. En la inmensa cúpula de esta noche yo grito “¡no!”, exiliando mis demonios al Hades que bañado en desesperanza, aún intenta lamer mis estigmas sangrantes.

Finalmente, en el segundo círculo del infierno entierro mis miserias, ensoñaciones a ahogarse en Estigia. Amor, contempla la grandiosidad de esta obra, del renacer entre la fragancia prohibida de la noche, pócima secreta con sabor a una grandilocuente sonrisa que ponga un eco eterno a esta sinfonía que hace temblar hasta los muros más sagrados e imponentes. Se abre mi mente por fin a la claridad infinita de una mente libre y en paz. Veo la luz.

Titan

Seth Siro Anton – Titan (2014).

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 19 agosto, 2014 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

2 Respuestas a “Titán

  1. Gabriela

    19 agosto, 2014 at 20:23

    Excelente!!

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: