RSS

Desolación

29 Abr

Desolación y una caldera de sentimientos encerrados en el pecho. Llegará la erupción, vendrá el infierno anunciado, la explosión de toda la rabia acumulada que pugna por salir de una vez por todas. Demasiado duro hasta que llegó el momento, un día para amar, mil para olvidar. Todo lo que importa es acabar con esto pronto, estamos atrapados en una ventisca de lava y fuego para después quedar reducidos a cenizas penitentes, escoria sin reclamar.

Esta frustración no es más que un muro en donde reventar a nuestro empuje, porque sabemos está todo bien muerto y enterrado, sin desear remover más la basura del pasado. No hay consuelo en las fotos de ayer, simple indiferencia y allí donde debería haber un sentimiento, no queda más que la ausencia del mismo. Cuando todo queda reducido a cero y la nada impregna nuestras lenguas con el sabor más dulce de la ausencia, sabemos que está hecho, fin.

Corazones sangrantes como cascadas procedentes de una matanza irrefrenable, así hemos llegado hasta este punto sin retorno. Vacíos, desolados, perdidos en un purgatorio de desencuentros sin fin para tras tanto rugir, quedar huecos, inmóviles, apartados del mundo, en una falsa percepción de la realidad. Arder como última opción, arder como salida de un nivel brutal de desesperación que de la mano nos encierra en dementes catacumbas de tinieblas.

Las cicatrices están hechas para lucirlas, para enseñar allí donde la carne quedó marcada para siempre por lo irreparable de unas heridas que el corazón no olvidará. Y ahora que todo el mundo está mirando, no queda más que decirnos adiós, sin palabras, sujetando en las manos las pocas entrañas que nos quedan, impasibles, suicidas a lo bonzo. La llama de la cerilla sonríe antes de envolverlo todo con su inflamable caricia.

No queda nada después del incendio, y como las estrellas muy brillantes que se consumen antes, aquí solamente yacen los remanentes de tanta intensidad. Somos nebulosas en un espacio sin tiempo, carente de calor, en mitad de ningún sitio, sin importancia, esperando volver a la vida en brazos de un recuerdo que nos haga percibir que después de tanto sufrimiento, merece la pena contemplar esta aurora multicolor, sobre nuestras cenizas.

Cabaña en ruinas

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 abril, 2014 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: