RSS

El Triángulo de las Bermudas

18 Feb

Frente a la costa Sudeste de los Estados Unidos, en el Atlántico Occidental, existe una zona que forma lo que se ha denominado el Triángulo de las Bermudas o Triángulo del Diablo. Se extiende desde las Bermudas, por el Norte, hasta el sur de Florida; va hacia el Este, hasta un punto situado a través de las Bahamas, más allá de Puerto Rico, a unos 40 grados de longitud Oeste, y luego regresa hacia las Bermudas. Esta zona ocupa un lugar inquietante, casi increíble, en el catálogo de los misterios no resueltos del mundo. Habitualmente se le llama el Triángulo de las Bermudas, donde más de cien barcos y aviones han desaparecido en medio de una “atmósfera transparente”. La mayor parte de las desapariciones ha ocurrido desde 1945, y en los últimos 26 años se han perdido allí más de mil vidas humanas, sin que se haya podido recuperar ni un solo cuerpo, ni siquiera un trozo de los restos de los aviones o barcos desvanecidos. Pese a que hoy los viajes por mar y aire son mucho más frecuentes y las investigaciones son más exhaustivas y los registros más escrupulosamente llevados, las desapariciones se siguen produciendo en número aparentemente cada vez mayor.

Muchos de estos aviones se perdieron mientras estaban en contacto radial con sus bases o con sus lugares de destino, contacto que se mantuvo normalmente hasta el momento mismo de la desaparición. Otros enviaron los más extraordinarios mensajes de radio, dando a entender que no podían hacer funcionar sus instrumentos, que sus compases giraban locamente, que el cielo se había tornado amarillo y brumoso (en un día claro) y que el océano (sereno en los alrededores) “no parecía normal”, sin precisar mayormente que era lo anormal.

Triángulo de las Bermudas

Triángulo de las Bermudas.

El 5 de Diciembre de 1945 se produjo el famoso caso del “Vuelo 19”. Según Charles Berlitz, un grupo de cinco aviones que formaban una escuadrilla de Avengers TBM de la Marina de los Estados Unidos, y que viajaban en misión desde la base aeronaval de Fort Lauderdale, más el Martin Mariner enviado en su rescate, desaparecieron y fueron objeto de una de las operaciones de búsqueda marítimo-terrestre más intensivas jamás realizadas, pese a que nunca pudo localizarse algún bote salvavidas, o mancha de aceite o restos de naufragio. Mientras que algunos hechos de la versión de Berlitz son esencialmente exactos, no describe algunos detalles importantes. La visión de un experimentado escuadrón de aviadores de combate perdiéndose en una tarde soleada es inexacta. Para cuando se recibió la última transmisión de radio del Vuelo 19, había comenzado un tiempo tormentoso. Tan solo el líder de vuelo, el Teniente Charles Carroll Taylor, tenía experiencia de combate y un tiempo de vuelo significativo, pero al mismo tiempo tenía muy poca experiencia en esa área en particular, menor que la de los aprendices bajo su servicio, Taylor fue descrito como un líder calmado y confiado. En cambio, las transmisiones de radio del Vuelo 19 revelaron a un Taylor desorientado, con una carencia de confianza en sus decisiones, y completamente perdido.

Además, las afirmaciones exageradas establecían que todos los aviones tuvieron problemas con sus brújulas. Sin embargo, los informes navales y registros escritos de las conversaciones entre el Teniente Taylor y otros pilotos del Vuelo 19 no indicaban esto. En cuanto al informe de la Marina, se afirmó que el informe original atribuyó el accidente a la confusión del comandante de vuelo. El Teniente Taylor previamente había abandonado su nave en dos ocasiones en medio del Pacífico después de haberse perdido, para regresar al portaaviones. Sin embargo, el informe se alteró para retratar otra situación debido a los deseos de su familia. Sin embargo, el hecho de que hasta la fecha no se ha descubierto rastros o algún resto de las naves ha llevado al misterio, y, en sí mismo, es un caso bastante extraño.  En un documental sobre este evento del History Channel, se hizo notar que un piloto puede confundir fácilmente su ubicación si permite que su imaginación controle su razón. En este documental el escenario más probable fue que el líder de vuelo, el teniente Charles Taylor se confundiera y se desorientara. En 1991, los restos de cinco Avengers fueron descubiertos frente a las costas de la Florida, pero los números de serie del motor revelaron que no eran del Vuelo 19.

TBF-TBM Avengers

Grumman TBF-TBM Avengers, similares a los del Vuelo 19.

Otra pérdida muy conocida es la del avión de transporte DC-3 NC16002 (28 de Diciembre de 1948) mientras estaba en ruta desde San Juan, Puerto Rico a Miami, Florida. Muchos de los hechos de este caso tienen similitud con algunos de los registrados con otros casos asociados con el Triángulo de las Bermudas, tales como la incapacidad de escuchar las transmisiones por parte de torres cercanas a la nave, mientras que torres lejanas recibían las mismas muy claramente. Por parte de los defensores de las tesis paranormales, se cree que este accidente o pérdida puede ser repetida en cualquier momento.

Otra desaparición famosa es la de 2 aviones de transporte Tudor IV, llamados Star Tiger y Star Ariel. Las aeronaves operadas por la línea aérea British South American Airways Corporation volaban rutinariamente en la ruta de Sudamérica: Bermudas. El incidente tuvo lugar en las horas antes del amanecer del 31 de Enero de 1948. Cargando 29 pasajeros más la tripulación comandada por el capitán B. W. McMillan, el Star Tiger salió unas horas antes de Santa María (Islas Azores), unos de los numerosos puntos de escala para cargar combustible fijados en su ruta de Londres (Inglaterra) a La Habana (Cuba). Al aproximarse a las Bermudas, McMillan hizo el contacto esperado con Kindley Field, la siguiente parada, y pidió por radio que calibraran sus sistemas de navegación y que se aseguraran que se mantenía en curso. Al determinar que el avión estaba ligeramente fuera de curso, su posición fue corregida con respecto a las Bermudas a 72 grados de la isla. En este punto, cuando el Star Tiger estaba a menos de dos horas de vuelo de ahí, McMillan dio confirmación de un ETA de 05:00 horas, una hora más tarde debido a los fuertes vientos. Ninguna transmisión adicional del avión fue recibida desde entonces. Se enviaron las operaciones de rescate armadas con informes precisos de la última posición conocida del avión, después de que se determinó que se encontraba muy retrasado y no se tenía ningún rastro de este. En el informe emitido un poco después por el Ministerio Aéreo Civil (Civil Air Ministry), se hicieron numerosas hipótesis de lo que pudo haber ocurrido durante las dos horas finales, hasta que cada una fue subsecuentemente rechazada. El 17 de Enero de 1949, el Star Ariel también se perdió en un área cerca de las Bermudas sin dejar rastro alguno, con una carga de 17 pasajeros más la tripulación. Las últimas transmisiones no mostraron signos de alerta, y dictaban un vuelo normal. Esta segunda desaparición propició el cese en el uso de las naves Tudor IV. Lo que en realidad les haya ocurrido a ambos aviones se desconoce hasta este día.

Otros aviones, incluso de pasajeros, han desaparecido mientras recibían instrucciones para aterrizar. Como se ha señalado en los sumarios de la Junta de Investigación Naval, pareciera que se hubiesen ido volando por un agujero abierto en el cielo. Navíos grandes y pequeños se han perdido sin dejar rastros. Como si ellos y sus tripulaciones hubiesen sido arrastrados hacia otra dimensión. Algunos muy grandes, como el carguero Marine Sulphur Queen, de 129 metros de largo, o el Cyclops (4 de Marzo de 1918), de 19.000 toneladas, con 309 pasajeros a bordo, simplemente se desvanecieron. Otros barcos y lanchas han sido hallados a la deriva dentro del Triángulo, algunas veces con un animal como sobreviviente, un perro, o un canario, que no podían explicar lo ocurrido. Por cierto, hubo un caso en que un lorito hablador desapareció junto con la tripulación.

Charles Berlitz - El Triángulo de las Bermudas

Portada del famoso libro de Charles Berlitz, El Triángulo de las Bermudas.

A pesar de todos estos casos, las hipótesis de origen paranormal para la explicación de las desapariciones de aviones y barcos en el Triángulo de las Bermudas, han sido refutadas de manera importante. Muchos investigadores actuales hablan de ataques perpetrados por piratas y simples errores humanos. Se estima que en los últimos 100 años por esa zona han pasado unas 10 millones de naves (100.000 por año). Se cree que desde mediados del Siglo XIX han desaparecido un total de 50 barcos y 20 aviones. Las desapariciones dentro de la zona, ya que si bien la zona es una de las que más tráfico aéreo y marítimo registran, la frecuencia de los accidentes es proporcionalmente muy baja, en comparación con otros puntos del globo. La aseguradora marina Lloyd de Londres ha determinado que el triángulo no es más peligroso que cualquier otra área del océano, y no cobra tarifas adicionales por el paso a través de esta región. Los archivos de la Guardia Costera confirman esta conclusión. De hecho, el número de supuestas desapariciones es relativamente insignificante considerado el número de naves y aviones que pasan regularmente a través del triángulo. La ausencia de restos de las embarcaciones y los aviones, podría ser debida a las fuertes corrientes marinas de la zona y a las grandes profundidades de las aguas.

Varios de los barcos que Berlitz mencionó no se encontraban en ese enclave geográfico. Es el caso del Mary Celeste, que se hundió entre las Azores y la Península Ibérica. El Freya también lo sitúa en las Bermudas, pero desapareció en el Pacífico, así como el Raifuku Maru, que desapareció en el Atlántico Norte. A otros los nombra erróneamente, como el Atlanta, llamado realmente Atalanta. Además el Triángulo de las Bermudas es una de las zonas con más tráfico aéreo y naval de todo el mundo y con incidencias climáticas como tormentas y huracanes que hacen muy factible y explicable la cantidad de naves hundidas, sobre todo antes de la invención de los sistemas de navegación actuales.

Una explicación de algunas de las desapariciones apunta a la presencia de vastos yacimientos de hidratos de metano bajo las placas continentales. En 1981, el United States Geological Survey, informó la aparición de estos hidratos en el área de Blake Ridge. Las erupciones periódicas de metano podrían producir regiones de agua espumosa que podría no dar sustentación suficiente a los barcos. Si se formara un área de este tipo alrededor de un buque, éste se hundiría muy rápidamente sin aviso. Los experimentos en el laboratorio han probado que las burbujas pueden realmente hundir a un barco a escala, debido a que se disminuye la densidad del agua.

Hidratos de metano

Distribución confirmada de hidratos de metano en 1996.

Huracán Sandy

Fenómenos meteorológicos extremos como el Huracán Sandy (Categoría 3, 22 de Octubre del 2012 – 29 de Octubre del 2012) han afectado a la zona de las Bermudas y podrían estar detrás de alguna de las extrañas desapariciones que han acaecido en la zona.

Otros escritores e investigadores del Triángulo de las Bermudas han recurrido una serie de conceptos sobrenaturales para explicar los acontecimientos ocurridos en este lugar del planeta. Una explicación fija la culpa en la tecnología del mítico continente de la Atlántida. A veces conectando a la historia de la Atlántida con la formación rocosa sumergida conocida como el Camino de Bimini o Muro de Birmini de la Isla de Bimini, en las Bahamas, que se encuentra en el Triángulo de algunas definiciones. Los seguidores de la supuesta vidente Edgar Cayce, toman su predicción de que la evidencia de la Atlántida sería encontrada en 1968 como una referencia al descubrimiento del Camino de Bimini. Los creyentes en esta teoría, describen la formación como un camino, pared, u otra estructura, aunque los geólogos consideran que es de origen totalmente natural. Otros autores atribuyen los sucesos acaecidos en el Triángulo de las Bermudas a los OVNIS. Esta idea fue utilizada por Steven Spielberg para su película de ciencia ficción Encuentros en la tercera fase, que cuenta que los tripulantes del Vuelo 19 fueron abducidos por extraterrestres.

A pesar de la multitud de explicaciones de un lado y otro referentes al Triángulo de las Bermudas, ninguna de ellas explica de un modo total y satisfactorio los hechos sucedidos en esta curiosa y amplia zona del planeta.

Fuentes: Wikipedia, Charles Berlitz (El Triángulo de las Bermudas), elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

2 Respuestas a “El Triángulo de las Bermudas

  1. Dolli

    6 noviembre, 2014 at 19:27

    Cierto que es insignificante esas desapariciones, y que puede ser debido a hundimientos, pero el que haya aviones desaparecidos y el que, y más raro, hayan encontrado embarcaciones intactas pero sin ser vivo dentro, (a excepción del perro o canario) lo del loro, no lo sabía, es curioso…Pero es lo que da que pensar, ¿piratas? puede ser… raro es, pero puede ser.
    Un saludo

    Y qué buen blog tienes, te felicito de nuevo.

     
    • laexuberanciadehades

      6 noviembre, 2014 at 21:39

      Creo que se unen muchos factores al respecto en este caso en concreto. Yo personalmente no descarto entre dichos factores algún elemento realmente paranormal, aunque quizá sea aventurar mucho.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: