RSS

Félidos II

17 Dic

Familia Felidae.

Género Prionailurus.

Gato Pescador (Prionailurus viverrinus).

Tamaño: Altura a la cruz (38 – 41 centímetros), longitud (57 – 78 centímetros), cola (25 – 30 centímetros).

Peso: Entre 5 – 16 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Fragmentada. Habita exclusivamente en el Sudeste Asiático (Sur de la India, Bali, Bangladesh, Sri Lanka, Camboya, Tailandia, Laos, Vietnam, Java y Malasia).

Reproducción: Las hembras dan a luz a 2 – 3 crías tras un período de gestación de entre 63 – 70 días.

Estado de conservación: En peligro.

El gato pescador es un félido mediano y oriundo del Sur y Sudeste Asiático. Con un tamaño dos veces superior al del gato doméstico y una constitución robusta y musculosa, el gato pescador debe su nombre a sus hábitos alimentarios. Su gruesa piel tiene un color oliváceo gris con manchas oscuras más o menos dispuestas en rayas longitudinales. El rostro del gato pescador es alargado, con una nariz plana y oídos claramente establecido más atrás en la cabeza. La parte inferior de la testa es de color blanco y la parte posterior de las orejas son de color negro con manchas blancas centrales. Hay un par de rayas oscuras alrededor de la garganta y una serie de anillos negros en la cola. Los gatos pescadores son achaparrados, poseen patas cortas y una cola corta y musculosa de mitad a un tercio de la longitud de cuerpo del animal. Sus pies están menos “palmeados” que los de los gatos leopardo (Prionailurus bengalensis). El gato pescador está fuertemente asociado con los humedales, encontrándose por lo general en pantanos, zonas pantanosas, lagos, meandros cañaverales, arroyos de marea y zonas de manglares. Al igual que otros muchos félidos, el gato pescador tiene hábitos solitarios y se encuentran mucho más activos durante la noche, además es un gran nadador, por lo que pueden recorrer largas distancias de esta manera. Como hemos mencionado con anterioridad, la dieta del gato pescador se compone principalmente de varios tipos de peces, el resto de sus presas está compuesto por pequeños mamíferos, reptiles (serpientes incluidas), anfibios, moluscos, insectos y carroña. Los ejemplares de mayor tamaño pueden dar caza incluso a cabezas de ganado. El gato pescador por regla general captura a sus presas en los bordes de los cursos de agua pero no duda en bucear para atrapar a sus presas más lejos de la orilla. Este félido se encuentra en peligro de extinción, la razón principal de ello es su dependencia de los humedales, los cuales cada vez más utilizados para uso agrícola y también debido a la sobreexplotación de las poblaciones autóctonas de peces de los que se alimenta. Todo ello hace que el área de distribución del gato pescador se haya visto reducida drásticamente, habiendo desaparecido ya de ciertas regiones en donde hace años habitaba como Afganistán e incluso en Malasia y China, habiéndose vuelto una especie rara de observar en el resto de su área de distribución. El gato pescador tiene una esperanza de vida de algo más de 12 años en cautividad, no se tienen datos de su esperanza de vida en estado salvaje.

Gato Pescador

Género Puma.

Puma (Puma concolor).

Tamaño: Altura a la cruz (60 – 90 centímetros), longitud (1,5 – 2,75 metros, cola incluida), cola (63 – 95 centímetros).

Peso: Entre 34 – 72 kilogramos de peso aproximadamente. Algunos ejemplares macho de excepcional tamaño pueden llegar a los 100 kilogramos de peso e incluso más.

Distribución: Muy amplia. América del Norte, Centroamérica y América del Sur.

Reproducción: Las hembras dan a luz 1 – 6 cachorros tras un período de gestación de unos 91 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El puma o león de montaña es un félido de gran tamaño nativo de América. Esta especie vive en más lugares que cualquier otro mamífero salvaje terrestre del continente ya que se extiende desde el Yukón, en Canadá, hasta el Sur de los Andes en América del Sur. El puma es adaptable y generalista, por lo que se encuentra en los principales biomas (bosques, tierras bajas, desiertos montañosos, etc) de toda América. Es el segundo mayor felino en el Nuevo Mundo, después del jaguar, y el cuarto más grande del mundo, junto con el leopardo y después del tigre, el león y el jaguar. Los pumas son felinos esbeltos y ágiles. La cabeza del puma es redonda y las orejas están erguidas, posee poderosas patas delanteras, cuello, mandíbula y colmillos que le sirven para atrapar y matar grandes presas. Tiene cinco garras retráctiles en las patas delanteras, útiles para aferrarse a la presa, y cuatro de las patas posteriores La coloración del puma es uniforme (de ahí el nombre latino concolor), pero puede variar mucho entre los individuos e incluso entre hermanos. El pelaje es generalmente dorado, pero puede ser de color gris plateado o rojizo, con ligeros parches en el cuerpo, incluidas cerca de las mandíbulas, la barbilla y el cuello. Las crías nacen con ojos azules y anillos en la cola, los cachorros son más pálidos, y las manchas siguen en sus flancos. En contra de algunas afirmaciones, no se ha documentado la existencia de pumas completamente negros. Los pumas tienen grandes patas, proporcionalmente las mayores patas traseras en la familia de los felinos. Esta característica les permite un gran salto y una gran capacidad de carrera corta. Tienen una excepcional capacidad de salto vertical, se han registrado saltos de hasta 5,4 metros. En saltos horizontales parece que el rango es de 6 – 12 metros. El puma puede alcanzar los 72 km/h, pero está mejor adaptado a la carrera corta que a las persecuciones. Es un experto escalador, lo que le permite eludir competidores cánidos y aunque no está muy asociado con el agua, puede nadar. El puma se alimenta principalmente de cualquier animal que pueda capturar, desde insectos hasta grande ungulados, pasando por diversas especies de venados, los cuales conforman la mayor parte de su dieta. En Centroamérica y América del Sur, el puma prefiere dar caza a pequeños y medianos mamíferos. Este félido es por regla general un depredador de emboscada, Se esconde entre los árboles y en repisas, donde aguarda antes de dar un poderoso salto hacia la parte trasera de su presa y asfixiarla con una mordedura en el cuello (se estima que mata un ungulado cada dos semanas). El puma arrastra su víctima a un lugar preferido, lo cubre con pasto, y retorna para alimentarse de nuevo al cabo de algunos días. Respecto a su comportamiento y al igual que casi todos los felinos, el puma es un animal solitario. Sólo las madres y sus cachorros viven en grupos. Este animal es discreto y crepuscular (es más activo en torno a amanecer y al anochecer). Para marcar el territorio y atraer al sexo opuesto utilizan marcas de arañazos, orina y heces. Los machos pueden utilizar juntos una pequeña pila de hojas y hierbas y luego orinar sobre ella como una forma de marcar territorio. El puma está clasificado en preocupación menor pero no cabe duda que su población está viéndose disminuida de forma gradual en los últimos años, por lo que la IUCN deja abierta la posibilidad de que pueda ser clasificado como vulnerable cuando se disponga de más datos sobre su distribución. Amenazas a la conservación de la especie incluyen la persecución por considerarlo una amenaza para el ganado, la degradación y fragmentación de su hábitat y el agotamiento de sus presas. Debido al crecimiento de las zonas urbanas, las poblaciones de pumas se superponen cada vez más con las zonas habitadas por el hombre. Los ataques contra humanos son raros; para el puma el reconocimiento de las presas es un comportamiento aprendido y en general, no reconocen a los seres humanos como víctimas. Los ataques contra las personas, el ganado y los animales domésticos pueden ocurrir cuando el puma se habitúa a los humanos. Se han registrado 108 ataques confirmados a personas con una veintena de muertes en América del Norte desde 1890, cincuenta de los cuales se han producido desde 1991 y una gran parte de ellos en California. Al igual que ocurre con muchos depredadores, un puma puede atacar si es acorralado, si huyen de un ser humano, si se estimula su instinto para cazar, o si una persona se hace la muerta. Puede ahuyentarse si se los mira directamente a los ojos o gritando en voz alta, pero la calma y cualquier otra acción que haga parecer a la persona más grande y más amenazadora, puede hacer también que los pumas se retiren. La lucha contra pumas con palos y piedras, o incluso manos desnudas, a menudo es eficaz para desactivar el estímulo de ataque de un puma. El puma tiene una esperanza de vida de unos 13 años en estado salvaje y de unos 20 en cautividad.

Puma

Género Neofelis.

Pantera Nebulosa (Neofelis nebulosa).

Tamaño: Altura a la cruz (50 – 55 centímetros), longitud (68 – 108 centímetros), cola (61 – 91 centímetros).

Peso: Alrededor de 23 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Fragmentada. Habita en bosques tropicales y subtropicales del Este de la India, Sur de China, Birmania, Indochina, Sumatra y Borneo.

Reproducción: Las hembras dan a luz 1 – 5 crías tras un período de gestación de unos 93 días aproximadamente.

Estado de conservación: Vulnerable.

La pantera nebulosa, habitante de bosques tropicales y subtropicales del Sudeste Asiático, es un félido de medio tamaño que cuenta con la rareza de ser el felino con los caninos más largos en relación al resto del cuerpo de cuantos existen actualmente. La arquitectura craneal difiere en varias características de la del resto de felinos, por lo que se clasifica a este animal en un género biespecífico, Neofelis. Esta especie posee un pelaje está cubierto de grandes manchas irregulares de borde negro e interior pardo, lo que ayuda a la pantera nebulosa a confundirse entre las hojas. Su nombre procede precisamente de estas manchas, de forma parecida a una nube. En China se le conoce como leopardo de la menta, ya que las manchas también recuerdan a las hojas de esta planta. La pantera nebulosa es de hábitos principalmente arborícolas por lo que rara vez caza en el suelo, además utiliza su larga cola a modo de contrapeso y balancín. Gracias a sus particulares adaptaciones al medio arbóreo, la pantera nebulosa puede cazar multitud de tipos de primates como los gibones, macacos, monos násicos y también roedores, aves, cérvidos de pequeño tamaño e incluso puercoespines. Llegado el caso puede acercarse a zonas habitadas para alimentarse de animales de granja como gallinas. La pantera nebulosa puede saltar de una rama a otra con increíble precisión, desplazarse a lo largo de estas incluso cabeza abajo y descender a lo largo de los troncos con la cabeza por delante. Sólo el gato tigre (Leopardus wiedii) o margay de Sudamérica, puede compararse con él en agilidad dentro de los felinos. Cuando caza animales terrestres suele hacerlo abalanzándose sobre ellos desde las ramas de un árbol. El hecho de que la pantera nebulosa sea un animal nocturno ha dificultado enormemente su estudio en la naturaleza, y todavía se puede decir que esconde muchos interrogantes en su comportamiento. El número total de panteras nebulosas en la naturaleza se ignora, ya que resulta imposible hacer un censo (aunque sea aproximado) debido a sus hábitos nocturnos y su preferencia por la selva más impenetrable. Sin embargo, se puede dar por seguro que la especie está en declive principalmente por la pérdida de su hábitat fruto de la deforestación masiva causada por el hombre en el sudeste asiático, así como a la caza furtiva, debida entre otras cosas a supuestas propiedades suyas explotadas por la medicina china tradicional. La pantera nebulosa tiene una esperanza de vida de unos 17 años en cautividad, desconociéndose datos respecto a su longevidad en estado salvaje.

Pantera Nebulosa

Género Panthera.

Jaguar (Panthera onca).

Tamaño: Altura a la cruz (63 – 76 centímetros), longitud (1,2 – 1,95 metros), cola (45 – 75 centímetros).

Peso: Entre 56 – 96 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Muy amplia en el continente americano. Habita desde el Sur de Estados Unidos hasta el Norte de Argentina.

Reproducción: Las hembras dan a luz entre 2 – 4 crías tras un período de gestación de 93 – 105 días.

Estado de conservación: Casi amenazado.

El jaguar es el mayor félido de América y el tercero más grande del mundo, solamente por detrás del tigre y el león. Se encuentra emparentado y se asemeja mucho en apariencia física al leopardo (Panthera pardus), pero generalmente es de mayor tamaño, cuenta con una constitución más robusta y su comportamiento y hábitat son más acordes a los del tigre (Panthera tigris). Si bien prefiere las selvas densas y húmedas, puede acomodarse a una gran variedad de terrenos boscosos o abiertos. Está estrechamente asociado a la presencia de agua y destaca, junto con el tigre, por ser un félido al que le gusta nadar. El jaguar es fundamentalmente solitario. Caza tendiendo emboscadas, siendo oportunista a la hora de elegir las presas. Es una especie clave para la estabilización de los ecosistemas en los que habita; al ser un superdepredador, regula las poblaciones de las especies que captura. Los ejemplares adultos tienen una mordedura excepcionalmente potente, incluso en comparación con otros grandes félidos, lo que les permite perforar los caparazones de reptiles acorazados como las tortugas y utilizar un método poco habitual para matar: Ataca directamente la cabeza de la presa entre las orejas para proferir un mordisco fatal que atraviesa el cráneo con sus colmillos alcanzando al cerebro. La estructura corta y robusta de sus miembros hace que sea muy hábil a la hora de escalar, arrastrarse y nadar. La cabeza es robusta y la mandíbula, como se ha mencionado anteriormente, extremamente potente. La base de su pelaje suele ser de un color entre amarillo pálido y castaño rojizo. El pelaje del jaguar está cubierto de unas manchas en forma de rosa para camuflarse en su hábitat selvático. Las manchas pueden variar en la piel de un mismo animal y entre diferentes ejemplares: Las rosetas pueden incluir una o más manchas y la forma de las manchas varía. Las de la cabeza y el cuello son generalmente sólidas, igual que las de la cola, donde se pueden unir para formar una banda. La región ventral, el cuello y la superficie exterior de las patas y los flancos inferiores son blancos. En la especie se produce con relativa frecuencia un exceso de pigmentación conocido como melanismo y afecta al 6% de los ejemplares, a los que se conoce como panteras negras. Se han observado variaciones en su tamaño en diferentes regiones y hábitats, mostrando un incremento de tamaño cuanto más al sur se localicen, además los ejemplares que habitan en forestas a menudo son más oscuros y bastante más pequeños que los que viven en áreas abiertas. El jaguar se alimenta de numerosas presas, fundamentalmente mamíferos diurnos (capibaras, tapires, pecaríes, ciervos), armadillos, pacas, de reptiles como caimanes e incluso anacondas adultas, también da buena cuenta de aves, peces y ranas. De hábitos solitarios como la mayoría de los félidos, a menudo se describe al jaguar como un animal nocturno, pero más específicamente es crepuscular (su mayor actividad se desarrolla al amanecer y a la puesta del sol). Las poblaciones de este gran félido se encuentran actualmente en declive, o que quiere decir que podría estar amenazado de extinción en un futuro próximo. La pérdida de parte de su ámbito de distribución, incluida su práctica eliminación de sus áreas históricas en el Norte, así como la creciente fragmentación de las zonas restantes, caza furtiva y diversas interacciones con el hombre han contribuido a que su estatus actual esté clasificado como casi amenazado y con previsión negativa. Esta especie ha sido objeto de culto por gran parte de las culturas indígenas de México, Centroamérica y Sudamérica. El jaguar tiene una esperanza de vida de 8 – 13 años en estado salvaje y de unos 20 años en cautividad.

Jaguar

Pantera Jaguar

León (Panthera leo).

Tamaño: Altura a la cruz (91 – 125 centímetros), longitud (1,4 – 2,5 metros), cola (70 – 105 centímetros).

Peso: Entre 120 – 250 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Muy fragmentada. Habitan en África subsahariana y en el Noroeste de la India.

Reproducción: Las hembras dan a luz 1 – 4 crías tras un período de gestación medio de 110 días.

Estado de conservación: Vulnerable.

El león es el segundo felino viviente más grande después del tigre. Con unas extremidades potentes, una fuerte mandíbula y unos dientes caninos de ocho centímetros, el león puede matar grandes presas. La coloración de los leones va desde un color crema claro hasta un marrón amarillento, rojizo u ocre oscuro. La parte inferior suele ser más clarasy el pelo del extremo final de la cola es negro. Las crías de león poseen un dibujo manchado que se va perdiendo con la edad, aunque a veces puede apreciarse en las patas y el vientre, sobre todo de las leonas. Los leones son los únicos félidos que presentan un dimorfismo sexual evidente, es decir, los machos y las hembras tienen un aspecto notablemente diferente como consecuencia de los roles especializados que desempeñan dentro del grupo. Por ejemplo, la leona, como cazadora, carece de la densa melena del macho, que perjudicaría su capacidad de camuflarse al preparar emboscadas. El color de la melena va del rubio al negro y suele oscurecerse a medida que el león envejece. Tanto en los machos como en las hembras, el final de la cola tiene una mata de pelos a modo de brocha. En algunos leones, la mata oculta una “espina” o “espuela” de unos 5 milímetros de largo, formada por la fusión de las secciones finales del hueso de la cola. El león es el único félido que tiene una cola con una mata de pelos (se desconoce la función de la mata y la espuela). La mata está ausente en el momento del nacimiento, pero se desarrolla a partir de los 165 días de vida y ya es fácilmente observable a los 7 meses. La melena del león macho, única entre los félidos, es uno de los rasgos más característicos de la especie. Hace que el león parezca más grande, causando una excelente intimidación, lo que ayuda al león en los combates contra otros leones y contra la principal especie competidora de los leones en África, la hiena manchada. La presencia, ausencia, color y tamaño de la melena están asociadas con las condiciones genéticas, la madurez sexual, el clima y la producción de testosterona; como regla general, cuanto más oscura y densa sea la melena, más sano es el león. El león blanco no es una subespecie distinta, sino una forma especial con un trastorno genético, el leucismo, que provoca una coloración de la piel más pálida, parecida a la de los tigres blancos; el trastorno es similar al melanismo, que causa la coloración de las panteras negras.  Los leones pasan gran parte del tiempo descansando y están inactivos durante unas 20 horas al día. Aunque pueden ser activos a cualquier hora, su actividad suele tener su punto álgido en el ocaso, con un periodo de socialización, lamida y defecación. Se producen periodos intermitentes de actividad durante las horas nocturnas hasta el amanecer, que es cuando los leones cazan con más frecuencia. Pasan una media de dos horas al día caminando y 50 minutos comiendo. Los leones son predadores carnívoros con dos tipos de organización social. Algunos son residentes que viven en grupos llamados manadas. El grupo suele consistir en aproximadamente cinco o seis hembras emparentadas, sus crías de ambos sexos y uno o dos machos conocidos como la “coalición”, que se aparean con las hembras adultas (aunque se han observado grupos extremadamente grandes de hasta treinta individuos). La coalición de machos de un grupo suele consistir en dos machos, pero puede aumentar hasta cuatro y después volver a bajar. Los machos son expulsados de su grupo materno cuando alcanzan la madurez. El otro tipo de organización social es el de los “nómadas”, que se mueven por grandes territorios bien solos o bien en parejas. Las parejas son más frecuentes entre machos emparentados. Hay que remarcar que un león puede cambiar de estilo de vida; los nómadas se pueden convertir en residentes y viceversa. Los machos tienen que pasar por este estilo de vida y algunos nunca son capaces de unirse a otro grupo. Una hembra que se convierte en nómada tiene muchas más dificultades a la hora de unirse a un nuevo grupo, ya que las hembras de un grupo están emparentadas y rechazan la mayoría de los intentos de otras hembras no emparentadas de unirse a su grupo familiar. Los leones son animales potentes que suelen cazar en grupos coordinados y sitian la presa elegida. El ataque es corto y poderoso, intentando atrapar a la víctima con una aceleración rápida y un salto final. La presa suele morir por estrangulación o por asfixia, en la que el león tapa la boca y la nariz de su presa, aunque las presas más pequeñas pueden matarlas con un simple golpe dado con las patas. Las presas de los leones son principalmente mamíferos grandes, con una preferencia por ñúes, impalas, cebras, búfalos y facóqueros en África y nilgós, jabalíes y diversas especies de ciervos en la India. Los leones también cazan muchas otras especies según la disponibilidad, algo que atañe principalmente a los ungulados con un peso de entre 50 y 300 kilogramos. Muchas estadísticas recogidas en diversos estudios demuestran que los leones se alimentan normalmente de mamíferos de entre 190 y 550 kilogramos. Los ñúes son su presa preferida (representando casi la mitad de las presas de los leones en el Serengeti), seguido por las cebras. Aunque los leones adultos no tienen depredadores naturales, los indicios sugieren que la mayoría sufren una muerte violenta causada por humanos o por otros leones. Esto es particularmente cierto en el caso de los machos, que como principales defensores de la manada, tienen más probabilidades de interactuar agresivamente con machos rivales. De hecho, pese a que un león macho puede lograr una edad de quince o dieciséis años si consigue no ser expulsado por otros machos, la mayoría de machos adultos no viven más de diez años. Este es el motivo por el cual en estado salvaje la longevidad media de los leones tiende a ser significativamente inferior a la de las leonas. Sin embargo, los miembros de ambos sexos pueden resultar heridos o incluso muertos por otros leones cuando entran en conflicto dos manadas con territorios concurrentes. Se conocen casos en que leones se han apareado con tigres (habitualmente las subespecies siberiana y bengala), creando híbridos denominados ligres y tigones. La mayoría de leones viven actualmente al este y al sur de África y sus poblaciones se están reduciendo rápidamente, con un declive estimado del 30 – 50% a lo largo de las dos últimas décadas. Actualmente, las estimaciones de la población total de leones africanos varían entre 16.500 y 47.000 ejemplares salvajes en 2002 – 2004, una cifra inferior a las estimaciones de principios de la década del 1990, (100.000 ejemplares) y muy inferior a las del 1950 (quizás 400.000). Las causas del declive no son del todo entendidas y podrían ser irreversibles. Actualmente, la pérdida de su hábitat y los conflictos con humanos se consideran las amenazas más graves para la especie. Las poblaciones restantes a menudo están aisladas geográficamente entre sí, cosa que puede provocar consanguinidad y, como consecuencia, una carencia de diversidad genética. Por lo tanto, el león es considerado una especie vulnerable por asiática especie. Tras el descubrimiento del declive de las poblaciones de leones en África, se han organizado varios esfuerzos coordinados de conservación de los leones en un intento de frenar este declive. El plan para los leones africanos empezó en 1993, concentrándose especialmente en la subespecie sudafricana, aunque hay dificultades a la hora de valorar la diversidad genética de los leones en cautiverio, ya que la mayoría de ejemplares son de origen desconocido, haciendo que sea problemático mantener la diversidad genética. Aunque los leones no suelen cazar personas, algunos (habitualmente machos) parecen buscar presas humanas; casos bien conocidos como el de los devoradores de hombres de Tsavo, cuando 28 trabajadores del ferrocarril que construían el ferrocarril Kenia – Uganda fueron matados por leones durante un periodo de nueve meses, mientras construían un puente sobre el Río Tsavo en Kenia en 1898; o el devorador de hombres de Mfuwe, que en 1991 mató a seis personas en el valle del Río Laungwa, en Zambia. Los leones tienen una esperanza de vida de unos 10 – 16 años en estado salvaje y de más de 20 años en cautividad.

León

Leona

Leones Blancos

Leopardo (Panthera pardus).

Tamaño: Altura a la cruz (45 – 80 centímetros), longitud (90 – 165 centímetros), cola (60 – 110 centímetros).

Peso: Entre 23 – 91 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Amplia. El leopardo habita principalmente en el centro y el Este de África y de Oriente Medio a China, en todo tipo de hábitats excepto desiertos. Las poblaciones asiáticas de leopardo se encuentran cada vez más fragmentadas.

Reproducción: Las hembras dan a luz a unas 2 – 4 crías tras un período de gestación de entre 90 – 105 días.

Estado de conservación: Casi amenazado.

El leopardo es uno de los grandes félidos y el cuarto en tamaño, por detrás del tigre, el león y el jaguar. El color básico del leopardo es el amarillo rojizo en su pelaje, variando la tonalidad de un individuo a otro, con manchas oscuras que forman patrones circulares, rosetas, en el cuerpo; muy similar al pelaje del jaguar americano, lo que en el leopardo las rosetas, usualmente, son más pequeñas. En el leopardo la forma melánica, la pantera negra, es común en las poblaciones de Asia y relativamente rara en las de África. Se ha documentado un individuo de pelaje muy claro, donde el amarillo era color crema y las rosetas ligeramente más oscuras. También existe documentación de individuos albinos, aunque son muy raros. En comparación con otros miembros de la familia Felidae, el leopardo tiene unas patas relativamente cortas y un cuerpo largo en el que destaca su gran cráneo. Los leopardos por regla general muestran un comportamiento solitario y nocturno y muestran una gran habilidad para trepar a los árboles, incluso cargando en su boca presas más grandes que ellos y depositándolas en las ramas de los árboles para después comérselas sin prisa. Muestran además una gran capacidad para correr (58 km/h), saltar (6 metros en horizontal – 3 metros en vertical) y para nadar, aunque no se muestran tan dispuestos a esto último como el tigre. El éxito de esta especie se debe a su gran adaptabilidad al territorio (desde selva tropical a terrenos desérticos), velocidad y agilidad, todo ello hace que tenga la mayor distribución geográfica de un “gato salvaje” en la actualidad. Los leopardos son cazadores nocturnos, versátiles y oportunistas, alimentándose principalmente de monos, ungulados, cerdos, chacales, antílopes, impalas aves (principalmente terrestres), etc. En muchas ocasiones los leopardos tiene que luchar por mantener a sus presas ante el acoso de otros depredadores por robar sus capturas como los leones, las hienas e incluso los babuinos. Para el leopardo, el árbol es a la vez donde descansa, desde donde visualiza y caza a su presa y donde almacena su comida. Desde lo alto del árbol, el leopardo puede tender una emboscada a sus presas y también dejar la comida fuera del alcance de algunos carroñeros. Las poblaciones de leopardo han sufrido un descenso importante en los últimos años, debido básicamente a la caza furtiva para hacerse con su piel, el agotamiento y escasez de presas y a los conflictos con los ganaderos. Existen casos verificados de ataque de leopardos a personas con resultados fatales, dos de estos casos extremos son muy famosos y ambos ocurrieron en la India: Leopardo de Rudraprayag (más de 125 víctimas mortales) y el Leopardo de Panar (unas 400 víctimas mortales). En la Antigüedad, el leopardo era considerado un híbrido de un león y una pantera, como queda reflejado en su nombre, el cual se compone de las palabras griegas de λέων leōn (león) y πάρδος pardos (pantera macho). Está además relacionado con el Sánscrito पृदाकु pṛdāku (serpiente, tigre, pantera) y probablemente se deriva de la lengua mediterránea, así como del egipcio. El leopardo tiene una esperanza de vida en estado salvaje de 12 – 17 años y de unos 20 años en cautividad.

Leopardo

Pantera Leopardo

Leopardo de las Nieves (Panthera uncia).

Tamaño: Altura a la cruz (60 centímetros), longitud (75 – 130 centímetros), cola (80 – 100 centímetros).

Peso: Entre 27 – 55 kilogramos aproximadamente. Hay informes de machos que alcanzan los 75 kilogramos de peso.

Distribución: Concentrada en Asia Central (China, Mongolia, India, Nepal, Kirguistán, Pakistán, Tayikistán, etc).

Reproducción: Las hembras dan a luz normalmente a dos crías tras un período de gestación de unos 100 días.

Estado de conservación: En peligro.

El leopardo de las nieves es un félido de gran tamaño que habita principalmente en praderas montañosas y zonas rocosas y remotas a unos 2.700 – 6.00 metros de altura, motivo por el cual se desconoce gran parte de su comportamiento, hábitos, etc. Su pelo es gris, suave y excepcionalmente denso, moteado con una serie de manchas negras, tiene además una cola también de longitud excepcional que enrolla alrededor del cuerpo para abrigarse. El cuerpo del leopardo de las nieves es robusto y muestra diversas adaptaciones para la supervivencia en climas fríos y montañosos como son sus orejas pequeñas y redondeadas, piel gruesa y patas anchas para distribuir mejor el peso cuando camina el animal por la nieve. El leopardo de las nieves tiene un hocico corto y la frente abombada, además de unas grandes fosas nasales para respirar aire frío de su entorno montañoso. Este felino solitario se alimenta de un gran número de presas dependiendo de la época del año: Liebres, conejos, ardillas, cabras, yaks, marmotas, íbices, aves y también de carroña por lo que muestra comportamientos de depredador oportunista. El leopardo de las nieves es la única especie de su género que no ruge, sin embargo, su aparato fonador posee casi todas las características que permiten rugir. La limitación al rugido parece estar condicionada por unas cuerdas vocales más pequeñas y por la ausencia de un tejido fibroso y elástico desarrollado en las mismas, que es el que permite la vibración en bajas frecuencias de los rugidos. Se estima que en la actualidad pueden vivir unos 4.000 – 7.000 ejemplares de esta especie en libertad, además de unos 600 individuos en cautividad. El leopardo de las nieves por lo general se considera una especie en peligro de extinción y está siendo objeto de seguimiento y trabajo por parte de diversas agencias para conservar y mantener tanto su especie como los ecosistemas en los que habita. El leopardo de las nieves tiene una esperanza de vida de unos 21 años.

Leopardo de las nieves

Tigre (Panthera tigris).

Tigre de Bengala (Panthera tigris tigris).

Tigre de Indochina (Panthera tigris corbetti).

Tigre de Malasia (Panthera tigris jacksoni).

Tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae).

Tigre Siberiano (Panthera tigris altaica).

Tigre del Sur de China (Panthera tigris amoyensis).

Tigre de Bali (Panthera tigris balica).

Tigre de Java (Panthera tigris sondaica).

Tigre del Caspio (Panthera tigris virgata).

Tamaño:

Tigre de Bengala: Altura a la cruz (90 – 110 centímetros), longitud (2,7 – 3,1 metros incluyendo la cola), cola (85 – 100 centímetros).

Tigre de Indochina: Altura a la cruz (80 – 100 centímetros), longitud (2,55 – 2,85 metros incluyendo la cola), cola (60 – 90 centímetros).

Tigre de Malasia: Altura a la cruz (58 – 110 centímetros), longitud (1,9 – 2,8 metros incluyendo la cola), cola (60 – 100 centímetros).

Tigre de Sumatra: Altura a la cruz (60 – 100 centímetros), longitud (2,15 – 2,30 metros incluyendo la cola), cola (60 – 100 centímetros).

Tigre Siberiano: Altura a la cruz (99 – 107 centímetros), longitud (2,75 – 3,3 metros incluyendo la cola), cola (90 – 100 centímetros).

Tigre del Sur de China: Altura a la cruz (80 – 100 centímetros), longitud (2,2 – 2,65 metros), cola (60 – 90 centímetros).

Tigre de Bali: Entre 1,9 – 2,20 metros de longitud incluyendo la cola.

Tigre de Java: Entre 2 – 2,45 metros de longitud incluyendo la cola.

Tigre del Caspio: Entre 2,4 – 2,9 metros de longitud incluyendo la cola.

Peso:

Tigre de Bengala: 139 – 221 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Indochina: 100 – 195 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Malasia: 120 – 190 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Sumatra: 75 – 140 kilogramos aproximadamente.

Tigre Siberiano: 167 – 320 kilogramos aproximadamente.

Tigre del Sur de China: 110 – 175 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Bali: 65 – 100 kilogramos aproximadamente.

Tigre de Java: 75 – 140 kilogramos aproximadamente.

Tigre del Caspio: 135 – 240 kilogramos aproximadamente.

Distribución:

Tigre de Bengala: India, Bangladesh y Nepal.

Tigre de Indochina: Sureste de China, Camboya Birmania (Myanmar), Tailandia, Laos, Vietnam, Norte de Malasia.

Tigre de Malasia: Península de Malaca (Malasia), Tailandia.

Tigre de Sumatra: Isla de Sumatra.

Tigre Siberiano: Sureste de Rusia (región del Río Amur y frontera entre Rusia y China).

Tigre del Sur de China: Sureste de China.

Tigre de Bali: Habitaba en la Isla de Bali.

Tigre de Java: Habitaba en la Isla de Java (Indonesia).

Tigre del Caspio: Península de Anatolia, Cáucaso, Kurdistán, Norte de Irak e Irán, Afganistán, Mongolia.

Reproducción: Las hembras dan a luz 1 – 6 crías tras un período de gestación aproximado de unos 103 días.

Estado de conservación:

Tigre de Bengala: En peligro.

Tigre de Indochina: En peligro.

Tigre de Malasia: En peligro.

Tigre de Sumatra: En peligro crítico.

Tigre Siberiano: En peligro.

Tigre del Sur de China: En peligro crítico.

Tigre de Bali: Extinto (desde 1937).

Tigre de Java: Extinto (desde 1979).

Tigre del Caspio: Extinto (desde 1970¿?).

El tigre es el felino más grande del mundo, comparable en tamaño con los grandes félidos fósiles. La mayoría de los tigres tienen un pelaje naranja o leonado, un área intermedia y ventral blanquecina y las rayas varían en tono desde marrón oscuro hasta el negro. La forma y cantidad de las rayas varían según su sexo (si es hembra la cantidad de rayas es menor), aunque la mayoría de los tigres suelen tener menos de 100 rayas. El patrón de rayas es único en cada ejemplar y es posible utilizar esto para identificar a un individuo, de la misma forma que las huellas dactilares se utilizan para identificar a una persona. Sin embargo, debido a lo difícil que es registrar el patrón de rayas en un tigre salvaje, este no es el método más usado para la identificación de un tigre. Probablemente, la función de las rayas es el camuflaje, siendo útil para ocultarse de sus posibles presas. El patrón de rayas también se encuentra en la piel del tigre, por lo que, si es afeitado, sus rayas distintivas pueden ser observadas. Al igual que los otros miembros de su género, el tigre tiene la capacidad de rugir. A diferencia de otros felinos, aunque a semejanza del jaguar, el tigre es un excelente nadador y puede sorprender y cazar presas en el agua. En libertad, los tigres se alimentan sobre todo de ungulados de gran tamaño, aunque, como muchos otros depredadores, los tigres son oportunistas y no desprecian presas más pequeñas como monos, pavos reales, liebres e incluso peces. Los tigres prefieren cazar presas grandes como el sambar, el gaur o el búfalo acuático, ya que proporcionan más carne, por lo que dura varios días, evitando la necesidad de otra caza. En todas sus poblaciones, el tigre es el máximo depredador y no compite con otros carnívoros, con excepción de osos que le superen en tamaño y peso, y del perro salvaje asiático, que compensa su carencia de fuerza con su gran número. En ocasiones, pueden llegar a dar muerte a otros grandes depredadores, como cánidos, leopardos, pitones u osos. Un tigre hambriento y desesperado puede atacar a cualquier cosa que considere como alimento potencial. Este felino usa su tamaño y fuerza para golpear a su posible presa y abatirla. A pesar de su gran tamaño, los tigres son ágiles y rápidos, pudiendo alcanzar velocidades de hasta 90 km/h. Los tigres adultos son capaces de dar saltos de hasta 5 metros de altura, o de 9 – 10 metros de longitud, lo que lo convierte en uno de los mamíferos que más alto pueden saltar (sólo detrás del puma en cuanto a la capacidad de salto). Las garras del tigre (que suelen medir alrededor de 7,5 centímetros de largo), combinadas con la fuerza que puede utilizar para golpear, lo hacen capaz de matar a un rumiante adulto con un sólo golpe. Se sabe que los tigres viejos o heridos son los más propensos a atacar al ganado doméstico o a seres humanos. Los casos de tigres que han incluido al hombre en su dieta no son infrecuentes, aunque posiblemente éstos hayan sido muy exagerados. Las razones que llevan a un tigre a adoptar esta conducta son las mismas que la de los leones en África, y pueden ser la senectud del depredador, la superposición del territorio antropogénico con el de caza del felino, la defensa de cachorros durante la época de cría o simplemente la comodidad por presas “fáciles” y abundantes, como son los niños y jóvenes de las aldeas. En la actualidad, el mayor enemigo para el tigre es el ser humano. Los huesos y prácticamente todas las partes del cuerpo del tigre han sido usados en la medicina tradicional china, aunque en la actualidad esta práctica ha sido prohibida. La caza ilegal para la obtención de la piel y la destrucción de su hábitat han reducido de forma considerable la población salvaje del tigre. Se estima que en el año 1900 existían alrededor de 100.000 tigres en estado salvaje, distribuidos desde la península de Anatolia hasta la isla de Bali. Recientemente se calcula que la población salvaje del tigre consta de unos 3.000 ejemplares, mientras que en cautividad se estima que existen aproximadamente 20.000. Los tigres tienen una esperanza de vida es de hasta unos 26 años en cautividad. En estado salvaje no suelen superar los 10 – 15 años.

Tigre Blanco

Nueve subespecies de tigre han habitado Asia en tiempos recientes, en la actualidad sobreviven (aunque con muchas dificultades en estado salvaje) seis de ellas y tres están ya oficialmente extintas. Su distribución histórica también se ha visto muy reducida y fragmentada.

Tigre de Bengala: Es la subespecie más numerosa y conocida de tigre, y se encuentra en una gran variedad de hábitats, incluyendo sabanas y bosques tropicales y subtropicales. Su piel es generalmente de color naranja o leonado, aunque existe una mutación genética que produce que la piel naranja del tigre sea sustituida por el color blanco, a estos tigres se les conoce como tigres blancos. Existe una mutación aún más rara (de la que existen menos de 100 ejemplares, todos en cautiverio), conocida como tigre dorado. Como todos los tigres, son animales solitarios y generalmente no viven en grupos, a excepción de las hembras, que viajan con sus crías en grupos de 3 – 4.

Tigre de Bengala

Tigre de Indochina: Es una subespecie de tigre de aspecto muy similar al de bengala pero de menor tamaño. Su pelaje un poco más oscuro y sus rayas más finas y apretadas. Las estimaciones sobre su población varían entre 700 – 1.300 ejemplares en estado salvaje. Es relativamente abundante en Malasia, donde vive también otra subespecie de tigre, el tigre malayo (Panthera tigris jacksoni), ya que ese país es el que controla de forma más efectiva la caza furtiva de estos animales para comerciar luego con sus pieles.

Tigre de Indochina

Tigre de Malasia: Es una subespecie de tigre de la que solamente quedan unos 500 ejemplares en libertad. Hasta 2004 se consideró que estas poblaciones pertenecían a la subespecie indochina Panthera tigris corbetti, pero un estudio realizado por científicos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, dirigidos por el investigador Stephen J. O’Brien, demostró que pese al fuerte parecido anatómico entre ambos animales, los tigres de Malasia tenían la suficiente diferenciación genética como para considerarse una subespecie por derecho propio.

Tigre de Malasia

Tigre de Sumatra: Es la subespecie más pequeña de tigre de las que existen en la actualidad y de ella solamente quedan unos 400 – 500 ejemplares agrupados en la mayoría de los parques nacionales de la Isla de Sumatra. Sus rayas son más delgadas que las de otras subespecies de tigres, y tienen una barba o melena más desarrollada, sobre todo en el caso de los machos. Los últimos análisis de ADN revelan la existencia de ciertas características genéticas únicas, indicando que el tigre de Sumatra está en el límite entre la subespecie y su separación como nueva especie diferente del resto de tigres, si no se extingue antes.

Tigre de Sumatra

Tigre Siberiano: También conocido como tigre de Amur, es la subespecie de tigre de mayor tamaño junto a la de Bengala y posiblemente el felino más grande del mundo. Tiene la particularidad que en los meses de invierno le crece el pelo y se torna más espeso para proteger al animal del intenso frío de la región en donde habita. En la actualidad existen unos 500 ejemplares de tigre siberiano, su población había estado relativamente indemne hasta alrededor de 1990, tras la caída de la U.R.S.S. se produjo un aumento alarmante de la caza furtiva. Afortunadamente en la actualidad, el tigre siberiano se encuentra sometido a un intenso plan de protección y recuperación de su población.

Tigre Siberiano

Tigre del Sur de China: Es la subespecie de tigre más amenazada de todas, se estima que en la actualidad sobreviven únicamente unos 69 ejemplares en cautividad, descendientes todos de 6 individuos originales. Una diversidad genética demasiado pequeña para que una población de felinos pueda recuperarse, por lo que es probable que esta subespecie acabe extinguiéndose a corto o medio plazo. Por ello en el zoo de Cantón se ha empezado ya a preservar células de esta subespecie de tigre para evitar su definitiva desaparición. El tigre del sur de China alberga una serie de características primitivas en comparación con el resto de subespecies de tigres vivientes, que lo asemejan al antepasado común que todas las subespecies actuales tuvieron a finales del Pleistoceno en el Sur de Siberia. Tamaño modesto, pelaje anaranjado con menos zonas blancas que otras subespecies y rayas negras más escasas y separadas entre sí son sus características físicas principales.

Tigre del Sur de China

Tigre de Bali: Fue una subespecie de tigre de pequeño tamaño (similar al de un jaguar). Dada la escasa extensión de Bali, esta isla no podía sostener una alta población de tigres, que necesitan amplios territorios de caza, por lo que la subespecie nativa nunca fue abundante. Con la llegada del Siglo XX la población humana aumentó y se aclararon cada vez más zonas de bosque tropical para destinarlas al cultivo; también se persiguió duramente a los tigres por el miedo que inspiraban. Tras la Primera Guerra Mundial, varios cazadores occidentales llegaron a la parte oeste de la isla (única zona donde habitaba para entonces) y abatieron animales por deporte. El 27 de Septiembre de 1937 se cazó el último ejemplar, una hembra, en esta zona. Se han producido desde entonces avistamientos no confirmados de tigres en Bali pero ninguno de ellos ha podido ser confirmado.

Tigre de Bali

Tigre de Java: Fue una subespecie de tigre extinta en la actualidad y que tenía un parecido muy importante con el tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae) pero se diferenciaba de éste por su pelaje más oscuro y rayas negras más finas, abundantes y apretadas. La pérdida de su hábitat y la caza furtiva por su piel hizo que pasase de ser considerado un animal muy numeroso a una especie en peligro. El último lugar donde persistieron los tigres fue una remota área montañosa del Sureste de Java llamada Meru – Betiri, que fue protegida en 1972 (aunque eso no le salvó de padecer la tala y roturación ilegal). Ese año se produjo el último avistamiento confirmado en la zona, y en 1979 se localizaron por última vez unas huellas que podrían corresponder a tres ejemplares diferentes. Desde entonces no hay evidencias fiables de la existencia del tigre de Java, a pesar de que se han realizado algunos supuestos avistamientos en el intervalo 2008 – 2010, que probablemente corresponden en realidad a leopardos.

Tigre de Java

Tigre del Caspio: Fue una subespecie de tigre, también conocida como tigre persa que se encuentra extinta en la actualidad. Era la tercera en tamaño, únicamente por detrás del tigre siberiano y el de Bengala. El pelaje de esta subespecie era amarillo dorado, un poco más apagado que el del tigre de Bengala y con más zonas blancas en costados y cara. Las rayas, en lugar de ser negras, tenían un color marrón de distintas tonalidades e incluso se volvían amarillentas en las zonas blancas cercanas al vientre. En invierno, el pelo crecía bastante para soportar el frío clima que se adueñaba entonces de las montañas de Asia Central y Occidental, especialmente en el vientre y la característica barba o pequeña melena de la zona de las mejillas y garganta. El cuerpo era bastante robusto, y algo alargado, con patas fuertes y bien desarrolladas rematadas por unas garras excepcionalmente largas, más grandes que las de cualquier otro tigre. Las largas a la par que robustas patas les permitían recorrer largas distancias, de hecho, esta subespecie de tigre, al contrario que las otras, emigraba cada año siguiendo las manadas de saigas, asnos salvajes, ciervos y camellos de los que se alimentaba. Con el progresivo aumento de la población y presión humana, el tigre del Caspio redujo lentamente su área de ocupación, hasta que a principios del Siglo XX los zares ordenaron al ejército ruso su exterminio, misión que completaron en poco tiempo. Desde entonces se han producido supuestos avistamientos no confirmados de tigre del Caspio en Kirguistán, Tayikistán, China, Irán y Turquía principalmente.

Tigre del Caspio

En el año 2015 varios investigadores han sugerido en un estudio publicado en Science Advances que únicamente existen dos subespecies de tigre: La Continental y la de Sonda. La primera incluiría todos los tigres que viven el Continente Asiático, mientras que la segunda incluye a los que habitan en las islas.

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, arkive.org, animalesextincion.es, Google (fotografías), elaboración propia.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 17 diciembre, 2013 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: