RSS

Félidos I

10 Dic

Familia Felidae.

Género Acinonyx.

Guepardo (Acinonyx jubatus).

Tamaño: Altura a la cruz (66 – 94 centímetros), longitud (110 – 150 centímetros), cola (60 – 84 centímetros).

Peso: Entre 21 – 72 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Relativamente aislada. Existen poblaciones de guepardo fragmentadas en zonas de unos 25 países del centro (excepto zonas selváticas), Este y Sureste de África. El mayor número de guepardos se encuentra en Namibia. Sobrevive una población minúscula de guepardo en Irán.

Reproducción: Las hembras suelen dar a luz entre 2 – 4 crías tras un período de gestación de alrededor de tres meses.

Estado de conservación: Vulnerable.

El guepardo o chita (Cheetah) es un félido de gran tamaño y el animal más veloz que existe sobre la Tierra, capaz de alcanzar a la carrera velocidades de entre 95 – 115 km/h en distancias cortas de no más de 500 metros. El guepardo posee una anatomía especializada para la carrera, destacando su cuerpo delgado y su estrecha cintura. Posee el mayor corazón en proporción a su tamaño de todos los felinos. Esto le permite bombear la sangre con más fuerza hacia todo su cuerpo. Sus pulmones y fosas nasales son muy amplias para absorber más oxígeno y su cola larga que puede alcanzar la mitad de la longitud de su cuerpo, le da estabilidad en la persecución. Sus garras no son retráctiles como las de los demás félidos, esta característica mejora su tracción en altas velocidades. El guepardo posee un pelaje corto y grueso de color marrón y con manchas negras de un diámetro en torno a los 2 – 3 centímetros, lo cual le permite camuflarse cuando caza. El vientre es blanco. Algunos guepardos sufren una mutación, la cual hace que las manchas de su pelaje confluyan en bandas longitudinales y curvas, esta mutación es producida por un gen recesivo, lo cual hace que sea extremadamente raro el encontrar guepardos con esta variación en su pelaje. Cabe destacar que durante algún tiempo, los científicos clasificaron erróneamente como guepardo real (Acinonyx rex) a todos aquellos ejemplares que poseían dicha mutación. Hace aproximadamente 10.000 años, este animal estuvo a punto de extinguirse, víctima de su propia incapacidad para defender las presas que obtiene, e incluso a sus propias crías. Según los estudios genéticos más recientes, su reproducción en aquella época se produjo desde un grupo muy reducido, lo que en la actualidad les concede a todos un mapa genético muy parecido. Acostumbrado a que los carroñeros de mayor envergadura o fuerza (como la hiena, el babuino o incluso el león y el leopardo) le roben las piezas que caza, el guepardo se ha habituado a cazar en las horas centrales del día, cuando los otros depredadores duermen. Su estructura física adaptada a la velocidad limita su capacidad de lucha y defensa, ya que su cuerpo esbelto y fino a expensas de la musculatura potente y la fuerza en sus zarpas lo limitan al momento de enfrentarse con un oponente con dotes más defensivas. Así, es probable que el guepardo sufra una fatal derrota. Por este motivo se retira antes de que suceda y de este modo evitar ser dañado. Se alimenta principalmente de gacelas, impalas, liebres y crías de otros mamíferos como el ñu y las cebras.  Escoge la táctica de caza en función del terreno y la situación. Si el terreno le permite acercarse sigilosamente, pondrá en práctica toda su habilidad de felino para atacar desde lo más cerca posible, y aprovechar luego la desbandada para lanzarse sobre la víctima más cercana ignorando al resto. Cuando el terreno es demasiado regular, estudiará la situación desde lejos esperando que algún adulto se retrase o buscando un ejemplar más vulnerable que el resto. Si no tiene más remedio, también puede comenzar la carrera desde lejos, manteniendo una carrera de fondo que separe del grupo a alguna hembra en gestación o a alguna cría a la que atacará enseguida. Aunque el guepardo no puede rugir, sí que es capaz de vocalizar una gran variedad de sonidos distintos y agudos muy parecidos al de algunas aves. Actualmente esta especie se encuentra en peligro de extinción y ha visto reducida su distribución territorial de una manera muy importante, ya que en la antigüedad se extendía por casi la totalidad de África, Península Arábiga e Irak, Irán, Pakistán y la India. Sus cachorros tienen una alta tasa de mortalidad y las poblaciones de guepardo en el último siglo se encuentran en un más que claro declive. Se piensa que existen unos 12.400 ejemplares en toda África y entre 50 – 60 individuos habitando en Irán, esta última población en concreto se encuentra en peligro crítico de extinción. En la actualidad existe un plan del gobierno indio para la reintroducción en la India del guepardo, el cual se extinguió por la caza alrededor del año 1940 del pasado siglo. Esta especie tiene una esperanza de vida de entre 10 -12 años.

Guepardo

Género Caracal.

Caracal (Caracal caracal).

Tamaño: Altura a la cruz (40 – 45 centímetros), longitud (69 – 105 centímetros), cola (23 – 34 centímetros).

Peso: Entre 8 – 20 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Extensa. Sabanas y semidesiertos de África, Oeste de Asia (desde Turquía hasta Kazajistán) y Noroeste de la India.

Reproducción: Las hembras suelen dar a luz entre 1 – 6 crías después de un período de gestación de entre 69 – 81 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El caracal es un félido de tamaño medio y de hábitos preferiblemente nocturnos del que se desconoce aún una gran parte de su biología y hábitos particulares. Al caracal se le llama en ocasiones “lince africano”, pero no está estrechamente emparentado con los linces, parece estar más relacionado evolutivamente con el serval, un pequeño y patilargo felino africano con el que en cautividad se puede cruzar, generando híbridos llamados “caravales” y “servicales”. Esta especie se caracteriza por la presencia de un largo mechón en la punta de cada una de sus orejas, dicho mechón tiene una longitud algo inferior o igual a la longitud de la oreja del animal. El caracal tiene aspecto básicamente de un gato delgado, de largas patas y cola relativamente corta. Su pelaje es principalmente tanto en el dorso como en los flancos del animal de un color rojizo uniforme con una tonalidad mate muy similar al de la arena. El vientre, pecho y la parte posterior de las patas son blanquecinas. El cráneo del caracal es alto, redondeado y posee algunas manchas faciales blancas, principalmente alrededor de los ojos y cerca del hocico. Los caracales adultos son solitarios, pero también se han observado yendo en parejas. Estos animales producen una gama habitual de sonidos característicos de los gatos, incluyendo gruñidos, silbidos, ronroneos y otros tipos de llamadas típicas de los gatos. Excepcionalmente, también emiten un sonido parecido al de los ladridos, el cual utilizan posiblemente como una advertencia. Los caracales marcan su territorio, dejan heces en lugares visibles y también rociando orina en los arbustos o troncos e incluso rastrillando en el suelo con sus patas traseras. El caracal se alimenta principalmente de pequeños mamíferos como liebres, roedores, damanes, crías de antílope y aves, las cuales pueden cazar incluso cuando alzan el vuelo gracias a la gran capacidad de salto del caracal. La destrucción del hábitat debido a la agricultura y la desertificación es una amenaza importante para la especie. En el centro, Oeste, Norte y Noreste de África, los caracales se encuentran escasamente distribuidos en grandes superficies de terreno. Es muy probable que los caracales que habitan en Asia también tengan como principal amenaza la agricultura y la desertificación de sus territorios. Estos animales además son capaces de cazar y dar muerte pequeños animales domésticos, por ello y a menudo son objeto de persecución, la severidad de la depredación de este tipo de caza parece ser dependiente de la disponibilidad de presas silvestres. Los caracales se domestican con facilidad, razón por la que su agilidad y velocidad han sido aprovechadas en distintas épocas en Egipto, Persia y la India para la caza. El caracal puede llegar a vivir 16 años en cautividad.

Caracal

Género Catopuma.

Gato Rojo de Borneo (Catopuma badia).

Tamaño: Altura a la cruz (28 – 30 centímetros), longitud (49,5 – 67 centímetros), cola (30 – 40, 3 centímetros).

Peso: Entre 3 – 4 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Endémico de la isla de Borneo.

Reproducción: Sus hábitos reproductores son desconocidos.

Estado de conservación: En peligro.

El gato rojo de Borneo es un pequeño félido del tamaño de un gato doméstico, con cabeza redondeada, y endémico de la Isla de Borneo. Se conoce muy poco de esta especie, incluso es relativamente desconocido para la población local de la isla aunque se cree que tiene hábitos nocturnos y es mucho más activo durante la madrugada. Nos encontramos ante un animal que suele presentar un color rojo principalmente aunque algunos individuos son grises. Poseen algunos rastros de manchas poco visibles por el pelaje de su cuerpo y destaca la marca blanca que tienen en la parte inferior de la cola, la cual se extiende desde la base de la misma hasta la punta. El vientre del gato rojo de Borneo es más claro que el resto del cuerpo y está ligeramente moteado. Este felino es considerado un animal feroz y de hábitos solitarios que habita en bosques primarios (bosque virgen) de Borneo, en zonas cercanas al agua y los ríos. Esta especie caza en tierra y se alimenta principalmente de pequeños mamíferos como roedores (ratas, ratones), monos, aves e incluso insectos y carroña. Los científicos piensan que está estrechamente emparentado con el gato dorado asiático. El gato rojo de Borneo se encuentra en importante peligro de extinción, es muy posible que su población en estado salvaje no supere los 2.500 ejemplares y se estima que su número de individuos puede llegar a descender un 20% en los próximos doce años debido a la caza furtiva y la deforestación de su hábitat. Se desconoce la esperanza de vida de esta especie.

Gato rojo de Borneo

Género Felis.

Gato Montés Euroasiático (Felis silvestris).

Tamaño: Altura a la cruz (60 – 70 centímetros), longitud (51 – 80 centímetros), cola (26 – 31 centímetros).

Peso: Entre 2,8 – 5,8 kilogramos aproximadamente.

Distribución: Muy amplia. Europa, gran parte de África, Oriente Medio, Sur y centro de Asia.

Reproducción: Las hembras suelen dar a luz entre 1 – 8 crías tras un período de gestación de entre 63 – 69 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El gato montés euroasiático, también conocido como gato salvaje, es un félido de pequeño tamaño, el cual se encuentra muy extendido por Eurasia y África y posee multitud de subespecies distintas. Se puede hibridar con los gatos domésticos (Felis silvestris catus) que han sido abandonados en la naturaleza o se han escapado del cautiverio. Los gatos salvajes generalmente son de constitución más robusta que sus parientes caseros. Suelen ser de color predominante pardo grisáceo atigrado, más claro y ocráceo en el vientre y partes inferiores, con cuatro rayas negras longitudinales en la frente, que van a converger en una línea que recorre toda la espina dorsal. Los ejemplares de la subespecie europea (Felis silvestris silvestris) tienen una capa de pelo más espesa y la cola más poblada y ancha que la del gato doméstico, con su punta negra y al menos dos franjas negras anchas junto a ella. El gato montés euroasiático a veces puede ser confundido con un gato doméstico asilvestrado de capa parda rayada pero, en el caso de la forma euroasiática, puede diferenciarse por su espesa cola, más robusta y ancha, con terminación roma y redondeada, y con al menos tres anillos negros completamente cerrados. El color general es gris oscuro con tonos amarillentos. Cuatro líneas negras recorren la parte dorsal del cuello, y el cuerpo tiene un esbozo de franjas transversales oscuras, que son las que le confieren aspecto de gato atigrado. En la cola se observan de dos a cuatro anillos negros (raramente cinco), más o menos bien definidos, y una franja ancha, también negra, en la punta. La garganta y el vientre son de color mucho más pálido, mientras que las plantas de los pies son negras. La única prueba morfológica indudable para distinguir al gato salvaje del doméstico es la medición de la capacidad craneana, ligeramente mayor en el primero. El gato montés euroasiático es un animal solitario sale a cazar preferentemente al crepúsculo y por la noche, aunque puede mantenerse activo durante veintidós horas del día. Se alimenta de pequeños roedores y otros micromamíferos, invertebrados, aves y anfibios. Su estado de conservación presenta ciertas dudas, en el paso el gato montés euroasiático fue prácticamente exterminado en zonas del centro de Europa y hoy en día solamente se le encuentra en gran número en los Cárpatos, en el resto de Europa se cree que está en franca recesión, a pesar de ello la IUCN clasifica a esta especie como “preocupación menor”, aunque con perspectiva negativa. El gato montés euroasiático puede llegar a vivir en libertad hasta 15 años en casos excepcionales, normalmente su esperanza de vida media es de 6 – 12 años de edad.

Gato montés euroasiático

Género Leopardus.

Ocelote (Leopardus pardalis).

Tamaño: Altura a la cruz (40 – 50 centímetros), longitud (68 – 100 centímetros), cola (26 – 45 centímetros).

Peso: Alrededor de 8 – 18 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Amplia. América Central y América del Sur (ausente en Chile y en el centro y Sur de Argentina).

Reproducción: Las hembras suelen dar a luz entre 1 -2 crías tras un período de gestación de entre 72 – 82 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El ocelote es un félido de mediano tamaño, ampliamente distribuido en Centroamérica y América del Sur, habiendo diversas subespecies. Los ocelotes poseen grandes orejas y gran sentido del oído, con unos ojos grandes y expresivos, también tienen un sentido del olfato muy desarrollado. Las extremidades anteriores tienen cinco dedos y las posteriores cuatro; las zarpas están provistas de almohadillas, que permiten al animal caminar sin hacer ruido, y con uñas largas, afiladas y completamente retráctiles, esto le resulta muy útil cuando no es necesario utilizarlas como, por ejemplo, al correr, y evitar, de este modo, su deterioro. Sus ojos están muy bien adaptados a los cambios de luminosidad: Las pupilas se contraen hasta formar una fina y negra línea vertical durante los días de mucha luz pero se abren y se redondean en situaciones de oscuridad. Presenta una gran versatilidad en el uso de hábitat pudiendo adaptarse a selvas húmedas, zonas montañosas y hasta semidesérticas, su hábitat se extiende desde el Sur de Texas hasta el Norte de Argentina. Los ocelotes son de hábitos nocturnos, pasando la mayor parte del día durmiendo en las ramas de los árboles o escondidos entre la vegetación. Son además animales solitarios que tienden a emboscar a sus presas. Un ocelote se alimenta principalmente de mamíferos de pequeño y mediano tamaño (zarigüeyas, monos, murciélagos), también reptiles (caimanes juveniles, lagartos y serpientes), huevos de tortugas y aves, incluso se han registrado varios casos de canibalismo en los ocelotes. Aunque son básicamente solitarios, los ocelotes pueden cazar también en grupo, utilizando diversas técnicas como la de acechar a sus presas y/o esperar escondido para lanzarse encima y por sorpresa sobre sus víctimas. Esta especie no se encuentra especialmente en peligro pero como muchos otros animales, la destrucción de su hábitat y la caza furtiva (para comercialización de su piel) se presentan como serias amenazas para su conservación en la actualidad y en los años venideros. El ocelote puede llegar a vivir algo más de 20 años en cautividad. Su esperanza de vida en estado salvaje se reduce ligeramente.

Ocelote

Género Leptailurus.

Serval (Leptailurus serval).

Tamaño: Altura a la cruz (54 – 66 centímetros), longitud (59 – 92 centímetros), cola (20 – 45 centímetros).

Peso: Entre 7 – 18 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Amplia. El serval es nativo de África y se le puede encontrar en la mayor parte del África Subsahariana, especialmente en zonas de sabana y selvas, no habita en desiertos o regiones muy secas. El serval se encuentra extinto en la mayor parte de Sudáfrica.

Reproducción: Las hembras dan a luz normalmente a dos crías después de un período de gestación de entre 66 – 77 días.

Estado de conservación: Preocupación menor.

El serval es un félido de tamaño medio y constitución esbelta, con cola no muy larga, cabeza pequeña en relación al resto del cuerpo y orejas grandes. Destacan sus largas patas, que le permiten ver mejor en las praderas de hierbas altas donde vive más frecuentemente, y su pelaje amarillento con motas negras. Son buenos corredores y aunque no suelen subirse a los árboles, pueden escalar bastante bien. En las zonas boscosas, sobre todo en las montañas, no son infrecuentes los individuos melánicos. Aunque abunda más en las zonas de matorral, se encuentra presente también en sabanas, selvas y semidesiertos, con lo que su distribución se extiende por todo el continente africano con la excepción de la zonas desérticas y buena parte de Sudáfrica, donde se extinguió la subespecie local (Leptailurus serval serval) debido a la caza excesiva. La subespecie que habita al norte del Sahara (Leptailurus serval constantinus) probablemente se encuentre extinguida, siendo sus últimas citas en Argelia de 1880 o quizá de 1930. Los servales presentes en Túnez proceden de reintroducciones hechas con ejemplares subsaharianos. Este félido es un buen depredador, de hábitos preferiblemente nocturnos y se alimenta básicamente de mamíferos de pequeño tamaño (roedores, liebres), aves, reptiles, anfibios y excepcionalmente también de antílopes. A pesar de estar en un puesto elevado de la cadena trófica, el serval es en ocasiones cazado por depredadores de mayor tamaño como los leopardos. El serval es un animal extremadamente inteligente y demuestra una notable capacidad de resolución de problemas, por lo que es conocido por hacer travesuras, así como por su facilidad de burlar a su presa y eludir otros depredadores. El serval a menudo juega con su presa capturada durante varios minutos antes de consumirla. En la mayoría de situaciones, el serval se mostrará muy fiero al defender su comida contra los intentos de robo por parte de otros animales. Los machos normalmente suelen ser más agresivos que las hembras. Cabe destacar que esta especie puede llegar a ser domesticada, especialmente individuos jóvenes, aunque es muy complicado ya que no suelen aceptar la jerarquía de su dueño. Aunque se considera que su estado de conservación no es malo, sus poblaciones se han visto reducidas de manera importante por la caza (su piel es muy valiosa) y también por la destrucción y modificación de su hábitat por parte del ser humano. El serval tiene una esperanza de vida de unos 10 años en estado salvaje y de 20 en cautividad.

Serval

Género Lynx.

Lince Ibérico (Lynx pardinus).

Tamaño: Altura a la cruz (60 – 70 centímetros), longitud (85 – 110 centímetros), cola (12 – 30 centímetros).

Peso: Entre 9,3 – 12, 8 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Muy fragmentada. El lince ibérico habita únicamente en varias regiones de la Península Ibérica como el Parque Natural de la Sierra de Andújar, Parque Nacional y Natural de Doñana, Montes de Toledo y Sur de Ciudad Real.

Reproducción: Las hembras dan a luz a 1 – 4 crías tras un período de gestación de entre 65 – 72 días.

Estado de conservación: En peligro.

El lince ibérico es un félido de aspecto grácil, con patas largas y una cola corta con una borla (grupo de hilos trenzados) negra en el extremo que suele mantener erguida batiéndola en momentos de peligro o excitación. En comparación con otras subespecies de lince, el ibérico es de pequeño tamaño, pesando únicamente la mitad que el lince boreal (Lynx lynx). Sus características orejas puntiagudas están terminadas en un pincel de pelos negros rígidos que favorece su camuflaje al descomponer la redonda silueta de su cabeza. También son características las patillas que cuelgan de sus mejillas. Aparecen a partir del año de vida, cuando apenas cuelgan por debajo de la barbilla y aumentan de tamaño con la edad. Los machos tienen las patillas y los pinceles negros más largos que las hembras y su coloración varía de pardo a grisáceo con los flancos moteados de negro. Existen tres patrones de pelaje en el lince ibérico:

  • Mota fina: Con numerosas manchas de pequeño tamaño, todas ellas repartidas uniformemente y de manera densa, que tienden a concentrarse en los flancos laterales.

  • Mota gruesa A: Las manchas son de mayor tamaño y tienen cierta tendencia a disponerse en líneas, apareciendo dos o más parejas de motas de mayor tamaño a nivel de los hombros.

  • Mota gruesa B: Las motas son del mismo tamaño que en la mota gruesa A, pero no se aprecia ninguna ordenación específica ni las manchas de los hombros.

El lince ibérico tiene como hábitat principal el bosque y matorral mediterráneo, en zonas muy restringidas de la Península Ibérica. En España se mantiene en muy pocas áreas (Doñana-Aljarafe y Sierra Morena, principalmente), bien conservadas y aisladas de la actividad humana, mientras que en Portugal parece que se ha extinguido. Este tipo de hábitat le proporciona refugio y pastos abiertos para cazar conejos, que suponen el 90 % de su dieta, además de ungulados, perdices, patos y otros pequeños mamíferos que complementan el resto de presas de las que se alimenta. En Portugal se están haciendo esfuerzos denodados para la recuperación del hábitat del lince, como en la Reserva Natural de la Sierra de Malcata. Las principales amenazas sobre la especie son la mortalidad inducida por el hombre, sobre todo por atropellos con vehículos de motor, pero también por caza furtiva directa, instalación de cepos y lazos dirigidos a otras especies, envenenamiento ilegal, etc. La población de lince ibérico (1.200 ejemplares, de los cuales únicamente 350 son hembras reproductoras) se ha reducido en un 50% en los últimos 10 años. De las 31 zonas en las que habitaba el lince en 1960, solamente quedan linces en 8 y sólo en puntos muy concretos parece que la especie se ha mantenido en buen estado. Únicamente la población del Sur de España, que consiste en tres subpoblaciones, se cree que es viable, estando compuesta por unos cientos de linces. Los individuos de las subpoblaciones restantes se reparten en pequeños núcleos, difícilmente viables, compuestas por unas decenas de individuos. Una especie cuyos ejemplares están distribuidos únicamente en poblaciones mínimas encuentra su principal amenaza en la fragmentación de su área de distribución por construcción de infraestructuras, lo que provoca que las poblaciones se separen paulatinamente unas de otras hasta llegar a estar totalmente incomunicadas, fragmentadas y aisladas por barreras de distintos tipos que impiden el intercambio genético entre poblaciones. Hay diversos programas (Pacto Ibérico 2007) de cría en cautividad de lince ibérico para posteriormente reintroducir dichos ejemplares en estado salvaje e ir recuperando poco a poco sus poblaciones originales, estos programas están obteniendo resultados positivos aunque con una especie tan amenazada como es el lince ibérico, es necesario mucho tiempo y redoblar esfuerzos para su paulatina recuperación. En la Sierra de Andújar (Jaén), la población de lince ibérico ha descendido un dramático 16% en el período comprendido entre los años 2011 – 2013 El lince ibérico. Actualmente no quedan en dicha zona más de unos 169 ejemplares. tiene una esperanza de vida de unos 13 años. En Junio de 2015 y debido a los grandes esfuerzos del programa Life+Iberlince, la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) decidió reclasificar al lince ibérico como especie “en peligro”, después de haber estado muchos años clasificado como “en peligro crítico”.

Lince Ibérico

Género Pardofelis.

Gato Jaspeado (Pardofelis marmorata).

Tamaño: Altura a la cruz (28 centímetros), longitud (45 – 62 centímetros), cola (35 – 55 centímetros).

Peso: Entre 2 – 5 kilogramos de peso aproximadamente.

Distribución: Amplia pero fragmentada. Desde el Noreste de la India hasta Malasia y Sumatra, incluyendo Borneo.

Reproducción: Las hembras dan a luz unos dos cachorros por camada tras un período de gestación de 66 – 82 días.

Estado de conservación: Vulnerable.

El gato jaspeado, único representante de su género, es un félido de pequeño tamaño (como un gato doméstico) y con una cola más larga y peluda, adaptación a su estilo de vida arbóreo, donde la usa como contrapeso. El pelaje presenta manchas y rayas que le confieren un aspecto marmóreo. En ocasiones se las compara con el una especia relacionada y de mayor tamaño, la pantera nebulosa (Neofelis nebulosa). El color de fondo de la piel varía de amarillo pálido a marrón grisáceo con zonas más claras. Tiene manchas oscuras sobre las piernas, vientre y frente, con bandas sobre la cola y rayas sobre la nuca, así como a lo largo del centro de la espalda. Adicionalmente, presenta bandas blancas sobre la parte posterior de las orejas. Aparte de su larga cola, la especie se distingue por sus grandes extremidades, característica que comparte con la pantera nebulosa. También posee unos caninos inusualmente largos, proporcionalmente similares a los grandes felinos. No se dispone de demasiada información respecto al comportamiento y hábitos del gato jaspeado pero se cree que caza en las copas de los árboles, capturando de esa manera aves, ardillas, roedores y reptiles aunque también hay algunos informes que señalan que puede cazar en el suelo. El gato jaspeado sería un félido con una actividad especialmente nocturna o crepuscular. Debido a la dificultad para observar esta especie en su hábitat selvático natural, motivo por la cual se han realizado pocas investigaciones. Su población se estima por debajo de 10.000 ejemplares, ello unido a la destrucción de los bosques selváticos debido a la tala indiscriminada, hace pensar a los científicos que el número de ejemplares de esta especie está disminuyendo por lo que está catalogada como vulnerable. En cautividad el gato jaspeado puede alcanzar los 12 años de edad.

Gato Jaspeado

Fuentes: Wikipedia, National Geographic, arkive.org, animalesextincion.es, Google (fotografías), elaboración propia.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 10 diciembre, 2013 en Naturaleza

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: