RSS

El Diablo de Jersey

19 Nov

El Diablo de Jersey o Demonio de Jersey, es una criatura criptozoológica muy famosa y conocida en Estados Unidos. Dicha criatura se describe a menudo como un ser bípedo volador y provisto de pezuñas pero hay muchas variaciones en las descripciones. La más común nos habla de una criatura similar al canguro, con la cara de un caballo, la cabeza de un perro, correosas alas de murciélago, cuernos sobre la cabeza, brazos pequeños terminados en manos con garras, pezuñas hendidas y una cola bifurcada. Se ha informado que puede moverse rápidamente para evitar el contacto humano, y a menudo se le describe como capaz de emitir un “espeluznante grito”. El Diablo de Jersey se ha ganado su lugar en la cultura pop de la zona, apareciendo en series (Expediente X) y programas de televisión (El Rey de las Tartas) e incluso a dado su nombre a un equipo de Nueva Jersey en la National Hockey League.

diablo-de-jersey

Representación artística del Diablo de Jersey.

Origen.

Hay muchas posibles orígenes de la leyenda del Demonio de Jersey. Las más antiguas se remontan al folklore nativo–americano. Las tribus Lenni Lenape llamaron el área alrededor de Pine Barrens “Popuessing”, que significa “lugar del dragón”. Exploradores suecos lo llamaron más tarde “Drake Kill”, siendo “Drake” la palabra sueca para dragón, y “Kill” canal o brazo de mar (río, arroyo, etc).

El origen más aceptado de la historia, en lo que se refiere a residentes de Nueva Jersey, se inició con la Madre Leeds y es el siguiente:

“Se dice que Madre Leeds tuvo 13 hijos, y después de dar a luz a su hijo numero 12, declaró que si tuviera otro, sería el Diablo. En 1735, Madre Leeds empezó a tener contracciones en una noche tormentosa. Reunidos en torno a ella estaban sus amigos. Madre Leeds era supuestamente una bruja y el padre del niño era el mismo Diablo. El niño nació normal, pero luego cambió de forma. Pasó de un bebé normal a una criatura con pezuñas, cabeza de caballo, alas de murciélago y una cola bifurcada. Gruñó y gritó, y luego mató a la parturienta antes de volar por la chimenea. Recorrió la aldea y después se dirigió hacia los pinos. En 1740 un clérigo exorcizó al demonio por 100 años y no fue visto de nuevo hasta 1890”.

“Madre Leeds” ha sido identificada por algunos como Deborah Leeds. Esta identificación puede haber ganado credibilidad por el hecho de que el marido de Deborah Leeds, Leeds Japhet, nombro a doce hijos en el testamento que escribió en 1736, que es compatible con la leyenda de que el Diablo de Jersey es el decimotercer hijo nacido de Madre Leeds. Deborah y Japhet Leeds vivieron en la sección de Point Leeds, lo que es ahora Atlantic County (New Jersey), que es el área donde comúnmente se dice se desarrolla la historia del Diablo de Jersey.

Avistamientos.

Ha habido muchos avistamientos y sucesos presuntamente relacionados con el Diablo de Jersey. Según la leyenda, durante una visita a la fábrica Hanover Mill Works para inspeccionar las balas de cañón que estaban siendo forjadas, el comodoro Stephen Decatur avistó una criatura voladora que batía sus alas. El comodoro disparó una bala de cañón directamente sobre ella que no le causó ningún efecto.

Se afirma que José Bonaparte, el hermano mayor de Napoleón, avistó al Diablo de Jersey mientras cazaba en Bordentown (New Jersey), en el año de 1820. En 1840, el Diablo fue culpado de los asesinatos de varios animales. Ataques similares se registraron en 1841, acompañado de rastros y gritos atribuidos al propio Demonio de jersey.

Los restos de un cadáver que aparentemente coincidían con la descripción del Diablo de Jersey aparecieron en Greenwich, en Diciembre de 1925. Un granjero local le disparó a un animal no identificado mientras éste intentaba robar sus pollos. Después, el granjero afirmó que ninguna de las 100 personas que lo vieron, lograron identificar a qué especie pertenecía. El 27 de Julio de 1937, un animal desconocido “con ojos rojos” que fue visto por los residentes de Downingtown (Pennsylvania), fue comparado con el Diablo de Jersey por un reportero del Pennsylvania Bulletin.

En 1951, un grupo de niños de Gibbstown (New Jersey), afirmaron haber visto un “monstruo” que coincidía con la apariencia del Diablo. Los restos de otro cadáver que supuestamente coincidía con la descripción del Diablo de Jersey aparecieron en 1957. En 1960, se encontraron rastros y se escucharon ruidos cerca de Mays Landing (New Jersey), que fueron también relacionados con el Diablo de Jersey. Durante el mismo año, los comerciantes de todo Camden ofrecieron una recompensa de 10.000 dólares por la captura del Diablo de Jersey, incluso prometieron construir un zoológico privado para albergar a la criatura si esta era capturada con vida.

Durante la semana del 16 – 23 de Enero de 1909, los periódicos de la época publicaron centenares de encuentros atribuidos al Diablo en todo el estado de Jersey. Entre los supuestos encuentros publicados esa semana estaba la afirmación de que la criatura había “atacado” un tranvía en Haddon Heights y un club social en Camden. La policía de Camden y Bristol (Pennsylvania), supuestamente dispararon contra la criatura sin causarle ningún efecto. Otros informes se referían inicialmente a huellas sin identificar en la nieve, pero pronto avistamientos de criaturas parecidas al Diablo de Jersey se reportaron al sur de Jersey y en sitios tan lejanos como Delaware. La cobertura periodística produjo pánico en todo el Valle de Delaware lo que provocó que varias escuelas cerraran y que los trabajadores decidieran quedarse en casa. Durante este período, surgió el rumor que el Zoológico de Philadelphia había ofrecido una recompensa de 10.000 dólares por la captura de la criatura. La supuesta oferta provocó una serie de bromas y fraudes, incluyendo un canguro con alas falsas.

Posibles explicaciones.

Los escépticos creen que el Diablo de Jersey no es más que una manifestación creativa de los colonos ingleses, historias de misterio, con variantes de el coco como protagonista, creadas y contadas a los por los aburridos residentes de Barren Pine como una forma de entretenimiento para los niños, y los rumores que surgen de la percepción negativa de la población local de “pueblerinos”

De acuerdo con Brian Dunning de Skeptoid, los cuentos populares del Diablo de Jersey anteriores a 1909 lo llamaban el “Diablo Leeds” y pudieron haber sido creados para desacreditar al político local Daniel Leeds, quien se desempeñó como diputado del gobernador colonial de Nueva York y Nueva Jersey en los años de 1700. El folclorista Jan Harold Brunvand, escribió que la difusión en la cultura pop contemporánea ha superado a las leyendas tradicionales del Diablo de Jersey.

Jeff Brunner de la Sociedad Protectora de Animales de Nueva Jersey cree que la grulla canadiense es la base de las historias del Diablo de Jersey, y agregó: “No hay fotografías ni huesos, no hay evidencia firme, y lo peor de todo, no hay explicación de sus orígenes que no requiera la creencia en lo sobrenatural”. Outdoorsman y el autor Tom Brown Jr., pasaron varias temporadas viviendo en el territorio salvaje de Pine Barrens. Brown recuerda las ocasiones en que los aterrorizados excursionistas lo confundieron con el Diablo de Jersey, después de haber cubierto todo su cuerpo con barro para repeler los mosquitos.

Los criptozoólogos creen que el Diablo de Jersey podría ser una muy rara especie no clasificada que instintivamente teme y trata de evitar a los humanos, añadiendo en apoyo a su hipótesis, que existen similitudes generales en la apariencia de la criatura (cabeza de caballo, cuello y cola largos, alas de piel, pezuñas hendidas, grito que hiela la sangre) según los testimonios de testigos, y que las únicas variables son la altura y el color, y que es más probable que una especie pueda subsistir durante un lapso de varios cientos de años, en vez de la existencia de un criatura que vive sola desde hace más de 500 años. Los criptozoólogos también afirman que la criatura es una especie de pterosaurio similar al Dimorphodon.

Un grupo de Nueva Jersey llamado los “Cazadores del Diablo” se refieren a sí mismos como “los investigadores oficiales del Diablo de Jersey” y dedican su tiempo a recolectar informes, visitar sitios históricos y realizar excursiones de caza nocturnas en Pine Barrens con el fin de “encontrar la prueba de que el Diablo de Jersey de hecho existe”.

Diablo de Jersey (1909)

El Diablo de Jersey según el Philadelphia Evening Bulletin (Enero 2009).

Stokes State Forest

Bosque de Stokes State en el municipio de Sandyston (New Jersey).

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: