RSS

La avaricia de una habitación a oscuras

29 Oct

Desechado por tener corazón aunque tan sólo está presente para servir a los perros de tus intereses, así es como vivimos una mentira en el corazón que francamente, nadie desearía experimentar. Mi frustración es pues el hambre que será alimentada por el resentimiento hacia a ti… Y cuando la Luna llena se apague, surgirá la avaricia de una habitación a oscuras que servirá en bandeja de plata mi adiós, tu réplica que no llegará, mi último gesto de desaprobación que ni siquiera verás.

Nada importa, realmente nunca lo hizo, porque cuando el sentimiento comienza a morir, la soledad ocupa el lugar allí donde una vez hubo un corazón que palpitaba con la inocencia de los buenos deseos, hoy masacrados en una guerra silenciosa y cruel. Así estamos, prestos a perder ambos y a no arrepentirnos después de la aniquilación de lo que una vez unió y hoy está demasiado lejos como para siquiera poder rozarlo con las ya insensibles yemas de los dedos.

Detrás de las promesas no hay más que ceniza y una inquina brutal por falsear la realidad. Abrimos de par en par el pecho para ocuparlo con lluvia y melancolía nuestros pechos huecos por la carcoma del no entendimiento. Nunca más, todo cambia con estas heridas hondas como fosas comunes, abismos donde arrojar unas aquellas palabras que podrían dar un “elegante” y definitivo descabello a esta ilusión que ya se derrumba como una montaña de naipes.

El silencio se apodera del otoño, de la indiferencia que destilan las paredes de esta siniestra prisión, bebiendo ávidamente de la ambrosía de una muerte (romántica) anunciada. Nada más que aquí es en donde podemos comprobar lo que es la máxima soledad, aún estando uno contra el otro pero no, yo ya no deseo escuchar más cantos de sirena, cuando tu voz no es más que el ruidoso sonido de monedas malditas cayendo sobre un suelo de mármol y tragedia consagrado al máximo desastre.

No hay más, no se puede poner un impactante epílogo a este relato, un gran final, porque simplemente no queda otra cosa que la avaricia de una habitación a oscuras para el (des)amor, para los dos y debemos vivir con ello o perdernos para siempre.

Habitación a oscuras

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 octubre, 2013 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: