RSS

Yeti y Bigfoot

24 Jun

El Yeti, también conocido como el abominable hombre de las nieves (apelativo dado en 1921), Almas (en Mongolia) o Migou – Migoi (en el Tíbet), es el nombre dado a una criatura similar a un simio gigante y que estaría emparentado con el Bigfoot de Norteamérica. La comunidad científica en general se refiere al Yeti como una leyenda, dada la falta de pruebas concluyentes, pero sigue siendo a fecha de hoy una de las criaturas más famosas de la criptozoología, cuya existencia se sigue sustentando con la gran cantidad de testigos que aseguran haber visto a este ser. La mayoría de los avistamientos de Yeti provienen de Nepal, Bután, China, Mongolia y la India. Suele ser descrito como un enorme simio, peludo, muy musculoso, con cara similar a la del chimpancé y que al igual que el Bigfoot, también se suceden los testimonios indicando el terrible olor que desprende esta criatura.

Quienes creen en su existencia lo consideran pariente lejano del orangután, descendiente del Rampapithecus o Gigantopithecus que habitó en esta cordillera hace millones de años y que por las características que presentaría, posiblemente esté emparentado con el Bigfoot y el Wendigo, otros dos seres criptozoológicos. Sin embargo, no existen pruebas concluyentes de la existencia de este primate. Incluso otras investigaciones relacionan al Yeti con diversas especies de osos. En algunos monasterios de Nepal (Khumjung, Pangboche y Namché Bazaar) se conservan restos supuestamente pertenecientes al Yeti, pero que posteriormente se ha demostrado que pertenecen a un tipo de cabra local. Quienes niegan la existencia de esta criatura, como el paleontólogo Juan Luis Arsuaga (Codirector de las excavaciones Atapuerca), afirman que los primates en general y los simios en particular sólo viven en lugares donde existen frutas todo el año, es decir, en las zonas tropicales. Además no hay primates conocidos en las estepas, ni en los pinares mediterráneos, ni en los bosques de coníferas.

Por otro lado, el montañero, periodista y jurista César Pérez de Tudela afirmó haber avistado a la bajada del Annapurna, en 1973, al Yeti. En el año 2008, un grupo de investigación japonés encabezado por el científico Yoshiteru Takashi, líder del proyecto Yeti nipón, recorrió durante 42 días la región de alta montaña Dhaulagiri IV dejando constancia de haber fotografiado presuntas huellas de unos 45 centímetros de longitud del escurridizo primate. Takashi asegura que volverá a Nepal y al Tíbet durante los próximos años y no dejará el proyecto hasta que su grupo obtenga pruebas fehacientes de la existencia del ser legendario más buscado del planeta. Más recientemente, el escalador y aventurero Jesús Calleja, realizó una expedición a Bután en donde pudo recoger una serie de pelos que supuestamente podrían ser del Yeti, además de haber encontrado huellas de este ser y haber escuchado y grabado lo que parecían ser sonidos emitidos por dicha criatura, todo ello fue emitido en uno de sus programas de Desafío Extremo.

Hay que destacar que en la mayoría de los relatos de avistamientos de Yeti, raramente se menciona más de un individuo. Por ello una objeción muy importante a su existencia, es el hecho que la supervivencia de toda especie requiere de una población de cierto tamaño, con individuos de diversas edades e incluyendo formas juveniles, que casi nunca se han referido, lo que hace muy difícil justificar un ocultamiento de tal población por un tiempo prolongado, como se asevera por los creyentes en la existencia del Yeti aunque dada la enorme cantidad de testimonios no se puede descartar la presencia real de esta enigmática criatura en el Himalaya. Se han llegado a registrar ataques de Yeti a humanos (alguno de ellos mortal) en la región de Bután. Para muchas de las personas que habitan el Himalaya, el Yeti es la encarnación de un espíritu de la naturaleza, el cual en contadas ocasiones puede tomar forma física.

Yeti

La creencia en el Yeti está muy prolongada en la historia:

Antes del Siglo XIX: El Yeti fue parte de las creencias pre-budistas de varios pueblos que habitaron el Himalaya.

Siglo XIX: En 1832 James Prinsep cuenta como varios de sus guías locales descubrieron una criatura alta, bípeda y cubierta de un pelo largo y oscuro. En 1899 se registraron la presencia de huellas de Yeti.

Siglo XX: La frecuencia de los informes aumentó durante el Siglo XX, cuando los occidentales comenzaron a hacer intentos decididos a ampliar las muchas montañas de la zona y de vez en cuando hablaban de criaturas extrañas y de huellas aparentemente inexplicables.

1925: N.A. Tombazi, fotógrafo y miembro de la Royal Geographical Society, escribe que vio a una criatura a unos 4.600 metros, cerca del Glaciar Zemu. Tombazi más tarde escribió que observó a la criatura por alrededor de un minuto. “Sin lugar a dudas, la figura como contorno era exactamente como un ser humano, caminar erguido y parar de vez en cuando a tirar de algún arbusto. Su figura apareció oscura contra la nieve, y por lo que pude ver, no llevaba ropa”.

1948: Peter Byrne informó haber encontrado una huella Yeti, en el norte de Sikkim, India, cerca del Glaciar Zemu.

1951: Eric Shipton tomó fotografías de una serie de impresiones de gran tamaño en la nieve, a unos 6.000 metros de altura.

1953: Sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay dijeron haber visto huellas grandes, mientras escala el Monte Everest En 1970, el montañista británico Don Whillans afirmó haber presenciado una criatura al escalar el Annapurna.

Siglo XXI: Se reactivan las expediciones hacia remotas zonas del Himalaya ya que crece la opinión en algunos sectores científicos de la posibilidad de la presencia de algún homínido desconocido en dicha zona del planeta.

A principios de Diciembre de 2007, la presentadora de televisión estadounidense Josué Gates y su equipo (Destination Truth) reportaron el hallazgo de una serie de huellas en la región nepalí del Everest, asemejándose a las descripciones de Yeti. Cada una de las huellas medía unos 33 centímetros.

El 25 de Julio de 2008, la BBC informó de que los pelos recogidos en el mando a distancia Garo Hillos, área del Nordeste de la India por Dipu Marak habían sido analizados en la Universidad Oxford Brookes en el Reino Unido por la primatóloga Anna Nekaris y el experto en microscopía Jon Wells. Estas pruebas iniciales no fueron concluyentes, y el experto en primates Ian Redmond dijo a la BBC que existía una similitud entre el patrón de cutícula de estos pelos y el de especímenes recogidos por Edmund Hillary durante las expediciones del Himalaya en la década de 1950.

El 20 de Octubre de 2008, un equipo de siete aventureros japoneses fotografió huellas que supuestamente podrían haber sido hechas por un Yeti.

Al igual que ocurre con el Bigfoot, se han elaborado diversas hipótesis sobre el Yeti, entre ellas cabría destacar la de errores de identificación con fauna silvestre del Himalaya como el oso negro tibetano (Ursus thibetanus), oso pardo del Himalaya (Ursus arctos isabellinus) o el oso azul del Himalaya (Ursus arctos pruinosus). Algunos también han sugerido el Yeti en realidad podría ser un humano ermitaño.

Yeti

Huella Yeti

Fotografía de una supuesta huella de Yeti tomada en 1951 por Eric Shipton en el Himalaya.

El Bigfoot o Sasquatch (hombre salvaje), es el nombre dado a una criatura de aspecto simiesco que algunas personas creen que habita en los bosques de la región Noroeste de América del Norte. Suele ser descrito como un animal bípedo de forma humanoide, gran tamaño y cubierto de pelo. A pesar de todo ello, el misterio ante la huidiza figura del “pie grande” sigue presente en la actualidad a falta de pruebas concluyentes, tanto a favor como en contra de su existencia.

La mayoría de los científicos dudan o rechazan la existencia del Bigfoot, por lo que su mito cae en ámbitos más cercanos a los de la criptozoología, desechando las pruebas existentes de su presencia al no considerarlas suficientemente convincentes. Muchos profesionales piensan que la mitología, el folklore y las identificaciones erróneas de algunos animales, han provocado en cierta manera la creencia en la existencia del Bigfoot en la actualidad. Algunos científicos como Jane Goodall, Grover Krantz y Jeffrey Meldrum han expresado su interés y cierto grado de creencia en la existencia del Sasquatch.

La descripción más habitual sobre el Bigfoot nos habla de una gran criatura simiesca bípeda, normalmente de una altura de 1,83 – 2,13 metros y de aproximadamente 160 kilogramos de peso, con amplios hombros y estructura robusta. La cabeza es pequeña, puntiaguda y baja; en ocasiones, se habla de una cresta en la parte superior del cráneo. Los ojos se describen generalmente como pequeños y ocultos bajo una frente pronunciada. A excepción de la cara, manos y pies, una fina capa de pelo cubre su cuerpo, de color normalmente marrón o negro, aunque tiende a ser rojizo, arenisco o con brillos plateados.

Las enormes huellas, similares a un pie humano, le dieron su nombre. El ecologista Robert Michael Pyle las describe así: “Las huellas normalmente miden de 38 a 45 centímetros de largo. Tienen cinco dedos, un músculo doble y un arco 18 ó 21 centímetros. de ancho”. Si bien la mayoría de los modelos tienen cinco dedos, como todos los primates conocidos, algunas de las supuestas huellas de Bigfoot tienen de dos a seis dedos. Algunos también contenían marcas de garras, por lo que es probable que una parte de dichas huellas procediese de animales conocidos como los osos, que tienen cinco dedos con garras. Los defensores de su existencia, afirman que el Bigfoot es omnívoro y principalmente nocturno. Su presencia suele ser asociada a un desagradable y fuerte olor, semejante al de heces, alcantarillado o fuerte sudor humano.

Algunos testigos afirman haber escuchado los ruidos que emite este supuesto ser, generalmente son descritos como agudos chillidos o silbidos o gruñidos graves, muy similares a los del Yeti, por lo que desde la criptozoología se piensa que ambas criaturas están relacionadas y quizá también con el mítico Wendigo.

Bigfoot

A lo largo de los últimos 100 años se han reportado diversos avistamientos asociados al Bigfoot:

1924: El prospector Albert Ostman afirmó haber sido secuestrado por una familia de Sasquatch y haber sido mantenido en cautiverio por dichas criaturas en la Columbia Británica (Canadá).

1924: Fred Beck afirmó que él y otros cuatro mineros fueron atacados una noche de Julio de 1924, por varios “hombres mono” que tiraban piedras a su cabaña en una zona que más tarde fue llamado Ape Canyon, Washington (Estados Unidos). Beck dijo que los mineros dispararon y mataron posiblemente al menos una de las criaturas, lo que precipitó un ataque del resto a su cabaña, en la que las criaturas les bombardearon con piedras e intentaron forzar la entrada. El incidente parece ser que fue dilatado en el tiempo. Beck escribió un libro sobre el caso del presunto ataque de los Bigfoot en 1967, en el que sostenía que las criaturas eran seres místicos de otra dimensión, alegando que él había experimentado premoniciones y visiones psíquicas toda su vida de los hombres-simios. El espeleólogo William Halliday argumentó en 1983 que la historia surgió de un incidente en el que los excursionistas de un campamento cercano habían tirado piedras al cañón. También hay rumores de que bromistas locales acosaron a los hombres y sembraron los terrenos aledaños a su cabaña huellas falsas de supuestos Bigfoot.

1941: Jeannie Chapman y sus hijos afirmaron haber escapado de su casa cuando una criatura de 2,3 metros de altura se acercó a su residencia de Ruby Creek en la Columbia Británica (Canadá).

1958: El operador de bulldozer Jerry Crew llevaron a la oficina de un periódico local, un elenco de enormes huellas que él y otros trabajadores habían visto en una zona de trabajo aislada en Bluff Creek, California (Estados Unidos). En 1958 se dijo que se habían utilizado una serie de pies de madera para realizar dichas huellas.

1967: Roger Patterson y Robert Gimlin informaron que el 20 de Octubre de 1967 habían filmado a un presunto Sasquatch en Bluff Creek, California (Estados Unidos). Esta filmación llegó a ser conocido como la película de Patterson-Gimlin. Muchos años más tarde, Bob Heironimus, un conocido de Patterson, dijo que él había usado un traje de mono para la realización de la película. Sin embargo, Patterson y Gimlin aseguraron que buscaron varios expertos para examinar la película y que llegaron a la conclusión de que estaba fuera de toda sospecha sobre el fraude de la misma.

2007: El cazador Rick Jacobs una imagen de una supuesto Sasquatch mediante el uso de una cámara con disparo automático y unida a un árbol. Una portavoz de la Comisión de Caza de Pennsylvania afirmó que era probablemente la imagen de ” un oso con un caso grave de sarna”. La foto fue tomada cerca de la localidad de Ridgway, Pennsylvania (Estados Unidos), en el Bosque Nacional de Allegheny.

Se han proporcionado diversas hipótesis y explicaciones a los avistamientos del Bigfoot:

Errores de identificación: Confusión con osos, muy abundantes en la mayoría de las zonas donde se han reportado avistamientos del Sasquatch.

Fraudes: Muchos científicos piensan que gran parte de los avistamientos de este mítico ser son burdas bromas y fraudes completamente demostrables. En 2012 en el estado de Montana, un hombre fue atropellado por un coche cuando pretendía realizar un montaje sobre el Bigfoot utilizando un traje Ghillie (traje de camuflaje).

Gigantophitecus: Algunos científicos e investigadores piensan que el Bigfoot podría ser una especie relicta (especies vivas con una distribución muy reducida por causas naturales o menos frecuentemente por causa del ser humano, comparada con la que anteriormente tuvieron) de Gigantophitecus. Las evidencias fósiles sugieren que el Gigantopithecus fue el primate más grande que habitó el planeta. Probablemente haya sido cuadrúpedo y herbívoro, con una dieta similar a la del panda gigante basada en el bambú, y posiblemente completada con diversas frutas estacionales. El Gigantophitecus vivió en la zona de China principalmente, no se han encontrado fósiles de esta especie en América del Norte por lo que esta hipótesis se sustenta muy difícilmente.

Homínidos extintos: El Paranthropus robustus fue sugerido por el primatólogo John Napier como especie posiblemente candidata a ser identificada con el Bigfoot, a pesar de sus fósiles solamente se han encontrado hasta la fecha en África.

En la actualidad, no se ha encontrado ningún cadáver, hueso, esqueleto, huellas (muchas de las supuestas huellas atribuibles al Bigfoot son claramente falsas o se ha encontrado incluso los moldes con que se hicieron), fragmentos de piel o pelo, excrementos, ninguna evidencia que pueda probar al 100% la existencia de un ser tan fantástico como el Bigfoot en los espesos bosques de América del Norte. Solamente contamos con algunas fotos borrosas, filmaciones muy cuestionadas y los testimonios de algunos testigos, los cuales sí que es cierto que son muy numerosos.

Bigfoot

Fotograma 352 de la filmación Patterson-Gimlin Bigfoot

Fotograma 352 de la polémica filmación Patterson-Gimlin que muestra a un supuesto Bigfoot en Bluff Creek (California).

Nota: El Chuchuna es una criatura humanoide de la mitología siberiana, que es para Rusia lo que el Yeti para el Himalaya o el Bigfoot para los bosques norteamericanos.

Programa de Desafío Extremo en donde Jesús Calleja marcha a Bután para encontrar huellas y pruebas sobre la existencia del Yeti.

http://www.mitele.es/programas-tv/desafio-extremo/57b79253c815dac2778b4be9/player

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

5 Respuestas a “Yeti y Bigfoot

  1. SEBAS TISALEMA

    11 febrero, 2014 at 22:22

    Si puede existir el yeti y sasquatch como simios… podrían venir pa qua… son malvados o que respondan rápido xfavor… qué pasaría o qué teníamos que hacer cuando nos encontramos uno de esos pzz??

     
    • laexuberanciadehades

      11 febrero, 2014 at 22:31

      No hay que vivir con miedo al respecto, seguramente hay las mismas posibilidades de ver un extraterrestre que de ver un Yeti o Bigfoot. Y en el remoto caso de encontrarse con uno, seguramente dicho ser tenga más miedo que nosotros y rehuya cualquier tipo de contacto tal y como han afirmado algunos testimonios.

       
  2. joau herrera

    11 febrero, 2014 at 22:27

    SI EXISTE DE VERDAD ……….. SI HAY EL NESS, SASQUACH, YETI, Y TODOS LOS MONSTRUOS QUE DICE DECIR .. EN SUS PAGINAS ..

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: