RSS

Satélites Galileanos

05 Abr

Ío.

Diámetro: 3.643,2 km.

Masa: 8,93×1022 kg.

Densidad: 3,528 g/cm3.

Semieje mayor de la órbita: 421.800 km.

Período orbital: 1,769 días.

Inclinación: 0,050º (respecto al ecuador de Júpiter).

Excentricidad orbital: 0,0041.

Temperatura superficial: 90 – 130 K.

Fecha de descubrimiento: 8 de Enero de 1610 (Galileo Galilei).

Ío es la primera y más interna de los satélites galileanos de Júpiter, tiene un tamaño ligeramente superior al de nuestra Luna y recibe su nombre de una sacerdotisa de Hera que terminó convirtiéndose en amante de Zeus. Ío posee una atmósfera muy fina y más de 400 volcanes activos, lo que le convierte en el objeto más activo (a nivel geológico) de todo el Sistema Solar. Es tanta la actividad volcánica (con expulsión de dióxido de azufre) de Ío, que sobre su superficie (con aspecto y colorido similar al de un pizza debido al azufre y sus compuestos) no hay ni rastro de impactos de meteoritos como en otras lunas o planetas rocosos del resto de nuestro Sistema Solar, ello indica que Ío posee una superficie geológicamente joven y activa. Su intenso vulcanismo produce nubes de azufre, ríos de lava, pozos volcánicos y plumas de azufre y dióxido de azufre que son lanzadas a cientos de kilómetros de altura (+300 km), todo ello como consecuencia de la disipación del calor generado por los efectos de marea (terrestre) producidos por Júpiter, Europa y Ganímedes. Dichas mareas de roca sólida de Ío, son ocho veces más fuertes que las provocadas en los océanos terrestres por la interacción gravitacional de la Tierra con la Luna. Ío está compuesto principalmente en su superficie por silicatos, azufre (dióxido de azufre) y hierro, mientras que su interior por silicatos fundidos en su manto y un núcleo de sulfuro de hierro. Ío ha sido observado por diversas sondas a lo largo de la historia: Pioneer 10 y 11, Voyager 1 y 2, sonda Galileo.

Ío

Interior de Ío

Europa.

Diámetro: 3.121,6 km.

Masa: 4,80 x 1022 kg.

Densidad: 3,014 g/cm3.

Semieje mayor de la órbita: 671.100 km.

Período orbital: 3,551 días.

Inclinación: 0,471º (respecto al ecuador de Júpiter).

Excentricidad orbital: 0,0094.

Temperatura superficial: 50 – 125 K.

Fecha de descubrimiento: 7 de Enero de 1610 (Galileo Galilei y Simon Marius).

Europa es el segundo de los satélites galileanos de Júpiter y el más pequeño de todos ellos, con un tamaño ligeramente inferior al de la Luna. Recibe su nombre de una las numerosas conquistas amorosas de Zeus en la mitología griega. Europa posee una tenue atmósfera compuesta principalmente por oxígeno molecular (O2). Este satélite tiene un aspecto superficial geológicamente joven y prácticamente liso, con pocos accidentes geográficos que superen algunos cientos de metros de altura, salvo por las importantes marcas entrecruzadas (característica más llamativa) de su superficie, las cuales parecen estar causadas por las diferencias de albeldo (porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que incide sobre la misma) y que poseen escaso relieve vertical. También destacan sobre superficie una serie de pecas, quizá formadas por bloques de hielo más caliente que emergieron de la corteza más fría de Europa. Su composición principal es muy similar al de los planetas interiores, rocas silíceas y con una capa externa compuesta por agua y de un espesor de unos 100 km, parte de dicha agua está en forma de hielo en su corteza y como un océano líquido y salado bajo el hielo con un núcleo metálico. Europa se ha convertido en uno de los lugares del Sistema Solar mejores en términos de potencial habitabilidad y de vida extraterrestre (posiblemente microbiana), dicha vida podría existir en su bajo el hielo marino, subsistiendo quizá en un entorno similar a los respiraderos hidrotermales de la zona abisal de los océanos o al Lago Vostok en la Antártida. Europa ha sido “visitada” por diversas sondas: Pioneer 10 y 11, Voyager I y II, sonda Galileo y New Horizons, ésta última en 2007.

Europa

Interior de Europa

Ganímedes.

Diámetro: 5.262,4 km.

Masa: 1,48×1023 kg.

Densidad: 1,942 g/cm3.

Semieje mayor de la órbita: 1.070.400 km.

Período orbital: 7,155 días.

Inclinación: 0,204º (respecto al ecuador de Júpiter).

Excentricidad orbital: 0,0011.

Temperatura superficial: 70 – 152 K.

Fecha de descubrimiento: 7 de Enero de 1610 (Galileo Galilei).

Ganímedes es el tercer satélite galileano de Júpiter, posee un tamaño bastante superior al de la Luna y un 8% por encima de Mercurio aunque solamente alcanza el 45% de la masa de este último, siendo el satélite más grande de todo el Sistema Solar. Recibe su nombre de un príncipe troyano que según la mitología griega, fue amante de Zeus. Ganímedes posee una muy tenue atmósfera, compuesta principalmente de oxígeno, siendo de esa forma muy similar a la de Europa. También tiene magnetosfera, lo que convierte a Ganímedes en el único satélite del Sistema Solar con dicha característica, dicha magnetosfera está creada probablemente por convección en su núcleo de hierro líquido. La superficie de Ganímedes (con un albeldo del 43%) muestra una gran variedad, en ella podemos distinguir terrenos muy antiguos y cubiertos de cráteres y otros algo más jóvenes (aunque antiguos) y con una coloración oscura. Estas zonas más jóvenes están marcadas con una serie extensa de ranuras y anillos de origen claramente tectónico. La corteza de Ganímedes parece estar dividida en placas tectónicas, como la Tierra. Las placas tectónicas pueden moverse independientemente y actuar a lo largo de zonas de la fractura, produciendo la formación de cordilleras. La superficie de Ganímedes está compuesta de silicatos y una corteza de hielo, la cual podría descansar sobre una capa de agua líquida y debajo de ella, un manto de sílice rocoso y hielo más superficial rodeándolo y un núcleo, como hemos mencionado antes, de hierro fundido (con la posible presencia también de azufre). Varias sondas han sobrevolado u orbitado Ganímedes, como por ejemplo: Pioneer 10 y 11, Voyager I y II, sonda Galileo y New Horizons.

Ganímedes

Interior de Ganímedes

Calisto.

Diámetro: 4.820,6 km.

Masa: 1,08×1023 kg.

Densidad: 1,834 g/cm3.

Semieje mayor de la órbita: 1.882.700 km.

Período orbital: 16,69 días.

Inclinación: 0,205º (respecto al ecuador de Júpiter).

Excentricidad orbital: 0,0074.

Temperatura superficial: 80 – 165 K.

Fecha de descubrimiento: 7 de Enero de 1610 (Galileo Galilei).

Calisto es el cuatro satélite galileano de Júpiter y el tercero más grande de todo el Sistema Solar, teniendo aproximadamente el 99% del tamaño de Mercurio pero únicamente un tercio de su masa. Recibe su nombre de  una ninfa asociada a la diosa Artemisa en la mitología griega. Calisto al igual que los otros tres satélites galileanos, tiene una atmósfera muy fina y tenue, en este caso compuesta principalmente por dióxido de carbono y quizá también de oxígeno molecular. Superficialmente (albeldo del 22%), Calisto parece estar compuesto por silicatos, hielo y algunos elementos más volátiles como el amoníaco y otros de tipo orgánico, mostrando una superficie muy antigua y repleta de cráteres, ello nos hace indicar que su actividad tectónica dejó de producirse hace mucho tiempo. Los principales accidentes geográficos de Calisto incluyen múltiples estructuras, como cráteres de impacto, grandes cuencas con múltiples anillos concéntricos (con los escarpes, crestas y depósitos a ellas asociadas) y diversas cadenas de cráteres. La maltratada superficie de Calisto parece descansar sobre una fría y rígida litosfera de entre 80 – 150 km de espesor que flotaría sobre un océano salado de entre 50 – 200 km de profundidad, con posibilidad de vida microbiana en él, al igual que en Europa y Ganímedes. Según la sonda Galileo, el núcleo de Calisto estaría compuesto por silicatos y rocas heladas, no excediendo dicho núcleo los 600 km de diámetro. Este satélite está considerado el lugar más “acogedor” para una base humana en una futura exploración del sistema joviano. Calisto ha sido objeto de análisis por parte de diversas sondas: Pioneer 10 y 11, Voyager I y II, sonda Galileo y New Horizons.

Calisto

Interior de Calisto

Nota: Júpiter cuenta con alrededor de 67 satélites descubiertos hasta la fecha.

Fuentes: Wikipedia, Enciclopedia Cosmos, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: