RSS

Fantasmas & Espectros

16 Feb

Historia y descripción.

En la creencia tradicional y en la ficción, un fantasma es el alma o espíritu de una persona fallecida, animal, planta o cosa, que puede mostrarse en forma visible (también invisible). Las descripciones de apariciones de fantasmas varían ampliamente desde una presencia invisible, a tenues formas translúcidas y apenas perceptibles, hasta a visiones muy realistas. La creencia en las manifestaciones de los espíritus de los muertos en el plano físico, está muy extendida en todo el mundo, en todas las culturas y a lo largo de la historia de la humanidad; dicha creencia data de tiempos tan antiguos como en los propios orígenes del animismo, o culto a los antepasados en culturas pre-alfabetizadas. Uno de los primeros testimonios escritos sobre fantasmas es de Plinio el Joven, el cual nos cuenta como se le apareció un fantasma al filósofo Atenodoro (44 a.C. – 7 d.C.), al cual le dijo que le siguiese, llevándole a un patio en el que posteriormente desapareció. El filósofo marcó el lugar y al día siguiente con el permiso de los magistrados de la ciudad, cavó la tierra en ese punto y encontró el esqueleto de una persona encadenada. Una vez que el esqueleto recibió una correcta sepultura, se dice que el fantasma no volvió a aparecer de nuevo en la casa. Ciertos actos religiosos, ritos funerarios, exorcismos, y algunas prácticas espiritistas y de magia ritual, están específicamente diseñados para apaciguar a los espíritus de los muertos. Estas apariciones son generalmente descritas como esencias solitarias que frecuentan determinados lugares, objetos o personas a las que se asocian con la vida, aunque las historias de los ejércitos de fantasmas, trenes fantasma, barcos fantasma e incluso animales, plantas y cosas, también se han contado y documentado. Son abundantes los testimonios de testigos que advierten de la presencia de un aire frío o bajada de temperatura generalizada poco antes de una de estas apariciones paranormales.

Edward Scriven - Brutus y el fantasma de César

Edward Scriven – Brutus y el fantasma de César.

Tsukioka Yoshitoshi – El espectro de Okiku (Siglo XIX).

Según René Sudré en su famoso Tratado de Parapsicología (1926), estas apariciones se relacionan con una porción de espacio determinada o aparentemente asociadas a ciertos objetos materiales, no parecen requerir la presencia de un sujeto como en los poltergeist, son persistentes aunque no necesariamente periódicas y son más frecuentes las apariciones que se relacionan con muertes o hechos trágicos. Los fantasmas y espectros estarían ambos por lo tanto encuadrados en el concepto más amplio de aparición. A lo largo de la historia, dichos conceptos (fantasma, espectro) han sido confundidos con mucha frecuencia, no mostrando en ocasiones distinción alguna entre la definición de un fantasma y la de un espectro, a pesar de estar ambas bien diferenciadas desde el punto de vista parapsicológico. El propio G.N.M. Tyrrell, autor del libro clásico Apparitions (Apariciones), publicado en 1943, identificaba cuatro grupos principales de apariciones en base a la conducta adoptada por los presuntos espíritus, más conocida que su propia naturaleza:

  • Aparición inducida o experimental: En estos casos, el fantasma no es el de una persona muerta o moribunda, sino el de alguien vivo, que intenta con deliberación hacer que su imagen se haga visible a otra persona; se habla entonces de bilocación (fantasmas de vivos), si se trata de santos, o en el folklore alemán de doppelgänger (fetch irlandés).

  • Apariciones en casos críticos: El aparecido es alguien que está viviendo una experiencia importante (a menudo desconocida por el testigo de la aparición), como un accidente, una enfermedad o, por supuesto, la muerte, y se muestra ante una persona o personas simultáneamente a esa experiencia, no después de la misma.

  • Apariciones post-mortem: Suelen tener lugar muy poco tiempo después de la muerte de la persona reaparecida, y no acostumbran a estar relacionadas con un lugar o acontecimiento concreto; parecen ser como despedidas.

  • Apariciones que frecuentan habitualmente un lugar determinado: Generalmente no suscitan miedo y a veces llegan a ser tratados como un miembro más de la familia.

Fantasma Cementerio Bachelor's Grove

Famosa instantánea del supuesto fantasma de una mujer en el cementerio Bachelor’s Grove del municipio de Bremen, en Illinois (Estados Unidos). La fotografía fue tomada en 1991 por Judy Huff Felz.

Fantasmas y espectros.

Fantasmas (fantasmogénesis): Suelen ser descritos como siluetas o sombras monocromas, por lo general oscuras o blanquecinas, más bien difuminadas, con forma de nebulosa o antropomórfica, de carácter inmaterial y trasparentes, que flotan y pueden no estar completas o no tener rasgos definidos ni rostro. También y más raramente, aparecen opacos, de cuerpo entero y con apariencia humana normal. Algunos parapsicólogos afirman que cuando se mueven, adoptan la apariencia de esferas de luz u orbes, que supuestamente han sido filmados (Palacio de Linares) saliendo o entrando a través de paredes, dichas imágenes generan mucha controversia ya que simples motas de polvo e insectos pueden generar dichos efectos de orbes, tanto en fotografías como en filmaciones. Los fantasmas por lo general y desde el punto de vista parapsicológico, interactúan con el/los testigos de su aparición, dicha interacción puede ir desde un simple gesto, mirada o incluso mediante comunicación telepática o mental (la auditiva es mucho más infrecuente). Es muy frecuente entre los testimonios de personas que supuestamente han sido testigos de una aparición fantasmal, el describirlos sin pies o piernas y desplazándose mediante un movimiento homogéneo de flotación. Supuestamente se producirían fantasmogénesis (entre otros fenómenos) en lugares como: Hospital del Tórax (Terrassa), Palacio de Linares (Madrid), Sanatorio Waverly Hills (Kentucky), Palacio Hampton Court (Londres), entre otros.

Espectros (espectrogénesis): Los espectros a diferencia de los fantasmas, se comportan de una manera muy distinta a estos últimos y parecen estar ajenos al entorno que les rodea. Nunca mirarán a los testigos (ni interactuarán con ellos), no les harán gestos, siempre aparecerán en el mismo punto, con idéntica indumentaria, realizarán las mismas acciones, harán el mismo recorrido y desaparecerán también en el mismo sitio, como una película que se repite una y otra vez. Parecen encerrados en sí mismos y por lo tanto dan la sensación de no ser conscientes de la realidad que les envuelve. Las supuestas apariciones paranormales en famosos campos de batalla como los de Edgehill, Shiloh, Gettysburg e incluso en playas de Normandía (Segunda Guerra Mundial), serían englobadas dentro de las espectrogénesis, ya que estas supuestas manifestaciones paranormales rememoran una y otra vez los mismos hechos, ente caso la batalla ocurrida hace años (en ocasiones siglos) en el mismo lugar en donde surgen. Son ejemplos típicos de espectrogénesis las famosas apariciones espectrales en castillos de todo el Reino Unido e Irlanda o el espectro de la dama de blanco en la Casa de las Siete Chimeneas (Madrid). Algunos investigadores de lo paranormal aseguran que los espectros y fantasmas a medida que pasan los años, pierden intensidad como aparición y progresivamente se hacen más tenues y menos visibles.

Dama de Marrón

Célebre fotografía de 1936 de la aparición conocida como “Dama de Marrón” de Raynham Hall, Norfolk (Inglaterra).

Espiritismo.

Según el espiritismo o “doctrina espírita”, como se decía en el Siglo XIX desde que este movimiento fue configurado por Allan Kardec y la teósofa Helena Petrovna Blavatsky, el alma sobrevive a la muerte del cuerpo material y asciende a un nivel superior de existencia. Sin embargo algunas almas se desvían de ese camino; no parecen tener una autoconsciencia completa de su ser; la tienen, pero sólo hasta cierto punto, porque no han logrado todavía resolver sus dudas existenciales. Se trata de fantasmas: entidades desencarnadas que se torturan y fustigan cruelmente con asuntos no resueltos en su vida anterior. Según esta doctrina los fantasmas pueden aparecerse por:

  • Que no acepten su propia muerte, que no quieran reconocer que han desencarnado.
  • Que se sientan culpables por no haber concluido correctamente algún asunto durante su vida humana.
  • Que se sientan atados o ligados afectivamente a alguna persona o lugar cuando estaban con vida.
  • Que sientan odio o rencor consigo mismos o con alguien de su entorno como humanos.
  • Que sientan que no merecen estar en ninguna parte y que ya no les queda esperanza.

Un fantasma se construye con algunas de las actitudes no resueltas de un humano mientras vivía encarnado en su cuerpo físico: padece carencias, obsesiones, sentimientos de culpabilidad, apegos, miedos o desesperanzas irresistibles. Por no cuidar esas actitudes, según el Espiritismo, uno se puede transformar en un posible candidato a fantasma el día de mañana. La labor del médium ha de consistir en orientar y aconsejar para poder cambiar esas actitudes. Debe ser capaz de sentir que está a tiempo de rectificar o de perdonar o ser perdonado, ser capaz de sentir que tiene una segunda oportunidad en la que podrá aprender de sus errores del pasado y convertirlos en un valioso conocimiento para el futuro. Este cambio de actitud para el fantasma, que no sería sino una entidad mendiga que pide afecto, comprensión, y oportunidad para un cambio, debe proporcionárselo el médium. Una vez el fantasma ha comprendido, espontáneamente sucede aquello largamente ignorado o no esperado por él, sabe que puede sentirse libre y continuar su camino de evolución en niveles superiores de conciencia y puede seguir su camino en paz creciendo existencialmente hacia otros planos, bien en una forma encarnada o bien en una forma espiritual. Ha comprendido que la capacidad de ordenar sus experiencias le permiten ser su mejor maestro y enseñar a otras entidades a no repetir su mismo error.

Parapsicología.

La parapsicología moderna, antaño denominada metapsíquica, investiga la psicología del engaño y del sesgo cognitivo, procura documentar físicamente cualquier testimonio de los llamados fantasmas y controlar rigurosamente las circunstancias en que se producen (fantasmogénesis), incluyendo los observadores, alejándose de cualquier prejuicio cognitivo. Frederic W. H. Myers, uno de los fundadores de la Society for Psychical Research (SPR), definió un fantasma como: “La manifestación de una persistente energía personal, o como una indicación de que alguna clase de fuerza es ejercida después de la muerte, la cual está de alguna forma conectada con la persona previamente conocida en vida (Human Personality and Its Survival of Bodily Death, 1903)“.

  • El fenómeno de los aparecidos tendría cuatro vertientes según la parapsicología:
  • Fantasmas residuales, o visiones que realizan actos repetitivos y carecen de actitud comunicativa o interacción con los observadores.
  • Fantasmas conscientes, que pueden comunicarse e interactuar con los observadores.
  • Encantamientos duraderos de lugares concretos donde se manifiesta uno o más fantasmas desde hace mucho tiempo.
  • Poltergeist o “espíritus burlones”, fenómenos de duración más reducida ligados a una persona, por lo general adolescente o joven (aunque no siempre), en la que se mueven objetos solos, se escuchan golpes repetitivos o ruidos y se encienden o apagan luces.

Ciencia.

En Psicología La creencia en fantasmas puede ser inducida como alucinación por trastornos como la parálisis del sueño, el efialtes y otras diversas parasomnias, así como por síntomas como la disociación y enfermedades mentales como los diversos tipos de esquizofrenia (oír voces, ver alucinaciones, sufrir delirios) o las distintas afecciones del lóbulo temporal del cerebro, por ejemplo la Epilepsia; por otra parte el escotoma obliga a veces al cerebro a crear delirios inconscientes: fantasea creando imágenes fantasmas en los huecos donde percibe falta de información visual, como han demostrado en otros casos experimentos empíricos sobre percepción; a veces también engaña el cerebro creando historias mediante el síndrome de Korsakov o en condiciones de hipnosis o, más corrientemente, el sueño, fabulando sobre bases reales (en condiciones de hipnosis, se produce un sensible aumento de memoria, se decuplica, o más, por lo cual se pueden recuperar datos que hacen la historia más verosímil). Igualmente, muchas drogas, los llamados alucinógenos, producen fantasías fantasmagóricas, como el LSD. La Comunicación después de la muerte inducida (CDMI en español, IADC en inglés) es una técnica terapéutica basada en la EMDR que ayuda a los deudos a procesar y superar el sufrimiento por la muerte de un ser querido por medio de la evocación de fantasmas. La CDMI fue descubierta y desarrollada en 1995 por el psicólogo estadounidense Allan Botkin, durante su trabajo con veteranos de la guerra de Vietnam. Se fundamenta en el demostrado valor curativo de las Experiencias cercanas a la muerte.

Se han realizado a lo largo de la historia multitud de investigaciones en relación al fenómeno de los fantasmas y espectros. En el año 2014, investigadores de la Escuela Politécnica de Lausana, Suiza, obtuvieron evidencia científica que sustenta una explicación biológica para la “sensación de una presencia sobrenatural”, a la vez que lograron replicarla en un laboratorio, al utilizar un robot para interferir con las entradas sensoriomotoras del cerebro de varios voluntarios. Algunos participantes, al ser confrontados con sensaciones sensoriomotrices contradictorias, reportaron “sentir la presencia hasta de cuatro fantasmas”. Cubriendo los ojos de los participantes, se les pidió que realizaran movimientos con sus manos frente al cuerpo, mientras un robot reproducía sus movimientos y al mismo tiempo tocaba sus espaldas. Al introducir un retraso entre el movimiento y el toque del robot, se creó una percepción espacial distorsionada, que fue percibida como una presencia fantasmal. Mediante una resonancia magnética nuclear, se pudo determinar que los cerebros de los sujetos estaban experimentando una interferencia en regiones asociadas a la autoconsciencia y la posición espacial. Los investigadores demostraron que la sensación de una presencia fantasmal es causada por lesiones en tres regiones ubicadas en el cerebro a nivel de la corteza frontoparietal, las cuales se pueden observar en pacientes esquizofrénicos, o en pacientes sanos expuestos a situaciones extraordinarias. De igual forma, el estudio explicó que la ilusión de percibir una presencia fantasmal es provocada por una propiocepción distorsionada, percibiendo al propio cuerpo como un “otro” en lugar de “sí mismo”.

Comentario final.

En el Siglo XIX, la creencia en fantasmas resurgió poderosamente merced a la tendencia irracionalista del Romanticismo y el desarrollo del Espiritismo, la Teosofía y la parapsicología. Todavía en el Siglo XX y XXI se sigue considerando a los fantasmas como almas en pena que no pueden encontrar descanso tras su muerte y quedan atrapados entre este mundo y el “más allá”. La creencia general común supone que el alma de un fallecido no encuentra descanso por una tarea que el difunto ha dejado pendiente o inconclusa (promesa), también puede tratarse de una víctima que reclama venganza o un criminal que por alguna causa, ve diferido su ingreso en el purgatorio o infierno, por lo que la creencia en los fantasmas refuerza para algunas personas la hipótesis trascendental que nos sugiere la existencia de “otra vida” más allá de la muerte. La ciencia ha explicado racionalmente y desenmascarado el fraude existente en muchos casos de apariciones pero estas se siguen sucediendo en nuestros días y algunas de ellas, al menos hasta la fecha, siguen sin una explicación racional.

Fantasma piano

Fotografía trucada de un fantasma (finales del siglo XIX – principios del XX) durante el auge de la metapsíquica y el espiritismo.

Fuentes: Tratado de Parapsicología (René Sudré), Apparitions (G.N.M. Tyrrell), elseip.com, Wikipedia, elaboración propia.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 16 febrero, 2013 en Fenómenos Paranormales

 

Etiquetas: , , ,

3 Respuestas a “Fantasmas & Espectros

  1. jorge rios

    6 febrero, 2017 at 19:10

    Me pongo en contacto con ustedes por que estamos en proceso de elaboración de un libro sobre la fenomenología paranormal y quería pedir permiso para poder utilizar algunas de las imágenes aquí expuestas, no hace falta decir que en la bibliografía del libro saldrá este bog asi como el propietario de las imágenes.
    Quedo a su disposición
    JRC

     
  2. laexuberanciadehades

    16 mayo, 2017 at 01:37

    Entrada actualizada y ampliada en Mayo de 2017.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: