RSS

(In)Felices Años (20)

28 Sep

Crisis, palabra mítica, ocaso de luz que cae en barrena y descontrolada sobre nosotros. Onda expansiva, aturdimiento de todos los géneros, sumergidos en lodo del que surgir después apretando los dientes como animales rabiosos para retener el pegajoso barro en nuestros pulmones y así no guardar más la esperanza por la que respirar en un nuevo día. Siente como el mundo se desmorona en cenizas sin amor que son repudiadas por el propio suelo, que cubierto por estos aún incandescentes despojos, susurrando de forma ininteligible.

La realidad se trastoca por el poder, se difuminan las imágenes y la verdad se esconde, maquillándose como furcia del viejo Hell’s Kitchen neoyorquino, sin más ánimo que olvidar la degradación máxima escondida en los puntos ciegos de cualquier esquina. Siempre para verter sangre, supurar sudor, derramar lágrimas en la inconsistencia del mundo en constante temblor y agonía. Rosas perfumadas en angustia, última voluntad en un testamento arrojado al mar como desesperado mensaje en una botella.

Matrimonios sin futuro, devorados por sus propias ansias de supervivencia, platos de nada, cama frígida, días nublados y vestimentas negras para un luto exterior y del alma, luto siempre presente y bendito, porque cuando el horizonte de luz queda demasiado lejos, amarramos para nosotros la miseria que queda como el remanente de un bienestar pasado. Esta noche, el riesgo sería salir afuera y combatir la espesa niebla que nos envuelve, por temor quizá a que los corazones ardan debido a nuestra propia estupidez.

El descontento no hace Revolución, la falsa costumbre a un pesimismo perpetuo sí. No hay héroes pero sí muchos villanos… Hoy Saturno consume a sus hijos en un obsceno horario de máxima audiencia, Calígula hace gala de su enferma demencia ante un mundo corrompido y podrido como una manzana invadida por gusanos hambrientos y crueles. Miradas que sin decir nada, hablan a gritos y hay muchas que no quieren ver o se enredan demasiado en espejos que solamente ofrecen imágenes distorsionadas para mentes débiles y narcisistas, mientras a sus pies, alguien muere de pura y dura indiferencia.

El pesimismo por este paraíso perdido se hace patente en cada palabra, en cada vibración pesada saliendo de cuerdas vocales cansadas, haciendo que el miedo retumbe en toda pared, todo hogar. Una muerte honesta que se expande como hiedra por los viejos muros de una mansión abandonada, reflejo fiel de estas carencias que (mal)vivimos, de la falta de verdaderos visionarios y de una sordera general que se empecina en el desorden establecido o en la demagogia barata de una charlatanería lamentable, ciega y sin valor.

Vuelven tiempos de miseria y carbón para tiznar rostros cadavéricos que deambulan sin rumbo por calles laberínticas, sin más empleo que el de enterrar con vida sus propios sueños. Un mal sueño, una exótica pesadilla que pueda dar esperanza en la tragedia de una moral indecente ante la ausencia de todo y el exceso de nada. Falta aire puro que respirar y escasea la soledad para recapacitar entre templos expoliados, pensar que la mano que destruye, hoy debe crear e insuflar vida en un territorio hastiado por el descontento y asfixiado de promesas incumplidas.

Somos imagen de una foto antigua, un retrato cíclico de los abismos de la humanidad… Pero a pesar de todo, mantenemos la dignidad que nadie puede arrancar.

Imagen realizada por Seth Siro Anton para el libreto del álbum Sumerian Daemons de Septicflesh.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 28 septiembre, 2012 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: