RSS

¿Y si Dios quiere morir?

31 May

El Sol burla la superficie de un océano infinito, emergiendo en afiladas llamas de horror, espejo de los caprichos de un ser superior iracundo y cansado a partes iguales. ¿Y si Dios quiere morir?, creación del hombre, hambriento caníbal del ser humano, devorando a sus hijos como Cronos, agotado, atormentado en los entresijos de un oculto Nirvana. La fecha de caducidad cae como una losa empapada en sangre… Señor, arránquese el corazón y láncelo al abismo con ánimo imperturbable porque ya no está bajo el dominio de los sentimientos, sino de un sentido de la supervivencia que poco a poco se marchita y arruga como flores vírgenes en el desierto, presa de su más amada creación, el hombre mortal.

El hambre de nuevos acólitos cuando nadie cree, seca los labios, agrieta la piel y resquebraja hasta las entrañas que dan un último servicio a algo llamado vida y que hoy se aleja despacio y en silencio, a tenor de la fugaz ilusión que oculta sensaciones de venganza y desamparo. Dios acribilla en clavos oxidados a su hijo, vierte su sangre en tierra por siempre maldita, el mayor sacrificio realizado aniquila el orden del cosmos y entierra la dignidad en los brazos de ónix de Anubis. Ahora su alma se degrada y perece poco a poco, inclinando la balanza que pesa su pureza hacia el lado más tenebroso de las sombras y el miedo.

La sangre de Dios gotea en Trinidad, cada una de esas gotas es como un meteoro arrasando el universo, haciendo temblar la realidad y la materia oscura que como el peligro, se esconde tras esquinas afiladas y misteriosas, esperando a clavar su cruda verdad en santísima carne inocente. Te desmoronas entre viento y niebla espesa, sangrando sagrada hemoglobina, creadora de mundos florecientes que por obra y gracia tuya, vivirán y crecerán huérfanos de Padre, sin la luz al final del túnel que dé razón de existir a la negrura de estos tiempos que corren deprisa y hieren con la rabia de Titanes hambrientos tras milenios de prisión y cadenas.

Es un mundo creado por el más loco de los arquitectos, un apocalipsis descorazonador que se cierne con paso firme y colmillos afilados ávidos de santidad hecha carne mortal. Nosotros, los Dioses de la Antigüedad, hombres inmortales que han trascendido el velo de la razón somos ahora los guardianes de ese secreto guardado en papiros, en amargo y reseco desierto Sumerio que erosiona nuestra piel momificada, esqueletos andantes en Comunión perpetua con Dios y con el conocimiento de algo capaz de colocar las estrellas (de cinco puntas) en el firmamento y apagarlas con la misma velocidad, es la muerte de Dios, ergo de la esperanza.

Dame la inspiración para edificarte un templo, poséeme con la fuerza de la roca y la piedra inmortal y llena mis venas con la suficiente sangre como para derramar en la construcción de una Torre de Babel hacia los cielos. Paso a paso la prisa se hace una obsesión, la inmolación una solución precipitada, un huerto de los olivos donde recibir un beso de unos labios con la cruz invertida tatuada en ellos y despedir así todo aquello, ante el atenta brisa de un Oriente que aquí empieza a germinar. Dios, en nuestros brazos encomienda tu alma, en mi boca la realeza de tu ardiente sangre coagulada y en el Hades la grandeza de tu Reino.

Será como una estatua de mármol a punto de volver a vida, pudiendo ver las venas rojizas bajo la fría y blanca piel de la marmolea piedra, como una pose de ballet perfecta y congelada en éxtasis hasta que pueda resucitar algún día. Las trompetas sonarán al igual que en Jericó, para derribar las murallas de la ciudad, hoy retumbarán con rabia imperturbable para hacer de nuestros corazones un lugar más inseguro a ojos de la fe… Y si no deseamos que el sacrificio de este suicidio divino vuelva a ser en vano, volveremos entonces a creer en Dios y ascender así a los cielos un ánimo menos cubierto de infectado óxido que en el pasado y una esperanza flamígera. Si la llama se consume o no, solo está en nuestra mano.

Seth Siro Anton – A God that wants to die II (2011).

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 31 mayo, 2012 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

3 Respuestas a “¿Y si Dios quiere morir?

  1. long live to sixx

    22 octubre, 2012 at 03:15

    Impresionate. Enhorabuena. Que sensibilidad y que gusto para escribir.
    Quizá este vídeo pueda interesarte, viendo la temática del relato.

    http://vimeo.com/m/44583147

     
    • laexuberanciadehades

      22 octubre, 2012 at 15:24

      Gracias por tus palabras y por supuesto por la recomendación, la cual me parece bastante interesante.

       
  2. long live to sixx

    23 octubre, 2012 at 02:26

    míralo explicado…. muy interesante

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: