RSS

Crítica Moonspell – Alpha Noir/Omega White

15 May

Han pasado cuatro años desde que los portugueses Moonspell publicasen su sobresaliente Night Eternal, dicho trabajo contenía canciones que se han vuelto fijas en sus últimas giras y conciertos, como la gótica y atmosférica Scorpion Flower o la densa y atronadora Night Eternal. Desde entonces, la espera para tener nuevo material de estudio de la banda portuguesa se ha hecho larga pero ha merecido mucho la pena a tenor de lo escuchado en este Alpha Noir-Omega White. Cabe recordar que la edición limitada es la que contiene el segundo CD, por lo que merece mucho la pena adquirir esa y no la edición normal ya que con esta última, da la sensación que tenemos un álbum a medias. Con Alpha Noir-Omega White, tenemos ante nosotros el que es sin duda su álbum más maduro de Moonspell y no sería nada descabellado añadir que es su trabajo más completo y de mayor calidad hasta la fecha. Lo cual dice y mucho de una banda que lleva nada menos que 20 años al pie del cañón y con trabajos a sus espaldas que son ya clásicos dentro del metal como su álbum debut Wolfheart y su predecesor Irreligious.

En esta ocasión nos encontramos ante nada menos que un disco doble perfectamente diferenciado en sus dos partes, teniendo por un lado la fuerza, garra y agresividad que aflora de Alpha Noir y por otro, la sombría belleza atmosférica que surge de Omega White. Todo ello forma una amalgama que cubre lo que musicalmente ha sido Moonspell en sus dos décadas de carrera musical, aunando todos los elementos que les han hecho característicos a lo largo de todos estos años y potenciándolos a unos niveles compositivos mayores y más maduros. No le faltó razón a Fernando Ribeiro cuando aseguró en Julio del 2010 que Alpha Noir-Omega White iba a ser “el material más emocionante, sexy, oscuro, pesado y pegadizo que hemos escrito en siglos”.

Alpha Noir se inicia con un corte al que Moonspell nos tiene ya acostumbrados en sus últimos álbumes con canciones como Finisterra o At tragic heights, temas rápidos, directos y contundentes, así es Axis Mundi, al que le sigue una no menos brillante Lickanthrope, de la que se ha grabado el primer videoclip de este trabajo de los portugueses. Personalmente no es el tema que más me apasiona del disco, pero reconozco que en él se pueden encontrar elementos compositivos que Moonspell ya utilizó en su álbum debut Wolfheart. En Alpha Noir son una constante los growls por parte de Fernando Ribeiro, brillantemente ejecutados, olvidando casi total y deliberadamente (en mi opinión) las voces limpias y los complejos riffs de guitarra de Fernando Amorim y Pedro Paixão, llegando a un nivel compositivo realmente excelente e inspirado.

Versus y la propia Alpha Noir mantienen el nivel en un punto notable hasta la llegada de la que veo como una de las canciones clave de este disco, Em nome do medo. Tema cantado íntegramente en portugués, caracterizado por una gran melodía de guitarra que se desliza sobre una oscura atmósfera gótica de sintetizador y que culmina en un estribillo realmente pegadizo, donde además Ricardo Amorim nos deleita con uno de sus solos marca de la casa. No me cabe duda que Em nome do medo será un tema fijo en los próximos conciertos de Moonspell, grupo que normalmente en directo suena realmente bien.

Opera Carne, Love is blasphemy y Grandstand vuelven por la senda potente y con reminiscencias del black metal que Moonspell marcó en sus dos trabajos anteriores, Memorial y Night Eternal. De esas tres canciones destacaría Opera Carne por su dramatismo y crudeza en las voces de Fernando Ribeiro y Grandstand por la grandilocuencia de sus atmósferas oscuras. Alpha Noir termina con un tema instrumental, Sine Missione, el cual no desmerece en nada al resto del disco, mostrando una gran majestuosidad, elegancia y sirviendo en cierta medida de transición a Omega White.

En el segundo CD nos encontramos a unos Moonspell que nos recuerdan en gran medida a su época de Sin/Pecado y de Darkness and Hope. Suenan más “románticos”, con un sonido basado principalmente en la creación de atmósferas bellas y oscuras. La voz de Fernando Ribeiro se hace más grave y limpia, dejando atrás los growls de Alpha Noir y los teclados y samplers toman más protagonismo. Este segundo CD se inicia con Whiteomega, fantástico compendio de lo que es esta segunda parte, medios tiempos dark rock, cargados de melodías góticas que recuerdan a bandas clásicas del género como Sisters of Mercy o Type O Negative.

White Skies es la segunda canción del álbum del que se ha grabado un vídeo, siguiendo la tónica de lo que es Omega White, añadiendo voces femeninas por parte de Carmen Simões (Ava Inferi) y Silvia Guerreiro. Sigue la misteriosa Fireseason, con un Fernando Ribeiro susurrante en el estribillo y la emotiva New Tears Eve, canción homenaje al añorado Peter Steele (Type O Negative). El disco continúa con Herodisiac, personalmente, una de mis canciones favoritas de todo el doble álbum, canción al más puro estilo del mejor rock gótico, con una letra sobresaliente e incluyendo una vez más, voces femeninas y algunos riffs que recuerdan a Cradle of Filth en su etapa de Midian o Nymphetamine. Incantatrix da un toque positivo a tanta melancolía y el disco prosigue su senda con la ligeramente experimental Sacrificial. Omega White termina con A greater darkness, un tema emocionante con dedicatoria a Claudio Paixão que sublima y aglutina todo lo que ha sido hasta entonces este segundo CD.

No podría terminar sin destacar la siempre eficiente labor de Mike Gaspar a la batería y la inclusión (por fin) como miembro oficial de la banda de Aires Pereira, el cual después de nueve años como bajista de directo de Moonspell ha contribuido por fin también en el estudio para un disco de canciones nuevas e inéditas, ya que en el 2007 participó en el álbum Under Satanae, regrabación de su EP Under The Moonspell, su primera demo (Anno Satane), y el tema Serpent Angel.

Mención aparte es la gran labor en la producción, una vez más, del danés Tue Madsen, el cual ha logrado exprimir al máximo el sonido de Moonspell, dotándole de una claridad y equilibrio perfecto en todos los sentidos. Destaca a su vez el trabajo realizado en las imágenes e ilustraciones del siempre sorprendente Seth Siro Anton (Septic Flesh), el cual ha proporcionado a la portada y libreto del álbum de unas figuras tan hermosas como sobrecogedoras a la vez.

Resumiendo, estamos ante un disco completísimo ante al que hay que quitarse el sombrero por la gran labor realizada por Moonspell, sorprendiendo muy gratamente y demostrando que son uno de los grupos punteros del metal internacional y que después de veinte años de carrera, pueden seguir impresionándonos. Quizá el único punto negativo (por poner uno) puede ser que en Omega White podrían haber añadido un tema más, quizá uno instrumental a modo de outro como ocurre con Alpha Noir y terminar así de poner la guinda al pastel. No me cabe duda de que Alpha Noir-Omega White dará que hablar, mientras tanto, los lobos portugueses seguirán haciéndonos aullar con su música…

Que la Luna llena nunca nos deje de hechizar.

Moonspell es:

Fernando Ribeiro (Langsuyar): Voz.

Mike Gaspar (Nisroth): Batería y percusión.

Pedro Paixão (Passionis): Teclados y guitarras.

Ricardo Amorim (Morning Blade): Guitarras.

Aires Pereira (Ahriman): Bajo.

http://moonspell.com/

https://www.facebook.com/moonspellband

http://www.sethsiroanton.com/

http://www.napalmrecords.com/

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 15 mayo, 2012 en Entretenimiento, Música

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: