RSS

El Caso de los Duendes de Hopkinsville

23 Feb

Introducción.

El Caso de los Duendes de Hopkinsville o también conocido como el Encuentro Kelly-Hopkinsville (Kelly–Hopkinsville Encounter), son los nombres dados a una serie de incidentes (encuentros en 3ª fase) presuntamente relacionados y vinculados con el avistamiento de supuestos seres extraterrestres en 1955 en el entorno rural de la granja de la familia Sutton. La diversa fenomenología y los numerosos testigos, convierten a este caso en uno de los más ricos y conocidos dentro del mundo de la ufología. Entre las docenas de testigos, en su mayoría civiles, también había varios policías locales y uno estatal, si bien estos últimos solamente escucharon sonidos extraños y observaron diversas luces inexplicables en el cielo la misma noche de los sucesos.

La familia Sutton (5 adultos y 7 niños) y Billy Ray Taylor (amigo de la familia) presentes en la granja, relataron como durante la noche del 21 de Agosto de 1955, fueron aterrorizados por entre 12 – 15 criaturas parecidas a gremlins o duendes. Dichos extraños seres medían unos tres pies de altura (aproximadamente 90 centímetros), tenían tiesas orejas puntiagudas, grandes ojos ovalados, brazos y manos largas que terminaban en garras y piernas muy delgadas (casi atrofiadas). Según los testigos, el color de las criaturas era plateado, aunque esto podría ser posible también debido a que dichos seres vistieran algún tipo de mono metálico. Algo que llamó poderosamente la atención fue la manera de moverse de los supuestos extraterrestres, ya que parecía que flotaban sobre el suelo, realizando movimientos a modo de vaivén que desafiaban las leyes de la gravedad.

Una semana antes de este caso, se produjo un encuentro muy similar al caer la tarde del 14 de Agosto de 1955 en el río Ohio, cerca de Evansville, Indiana. Se avistaron varios objetos brillantes en el cielo y una profesora de natación, la Señora Darwin Johnson fue atacada mientras nadaba por lo que identificó como unas finas manos peludas y con garras que la produjeron numerosos y profundos cortes en el cuerpo, llegado a ser arrastrada debajo del agua dos veces hasta ser rescatada finalmente por varios miembros del grupo de natación. La Señora Johnson afirmaría una semana después tras ver un boceto en un periódico de las criaturas descritas por la familia Sutton que “ese es el pequeño diablo que tiró de mí”.

testigos-duendes-de-hopkinsville

Tres de los testigos del caso de los Duendes de Hopkinsville. En el medio Elmer “Lucky” Sutton describe cómo aterrizó el OVNI.

Detalles del caso.

El Caso de los Duendes de Hopkinsville comienza como hemos mencionado anteriormente, en la noche del 21 de Agosto de 1955 en una casa de campo-granja situada cerca de las ciudades de Kelly y Hopkinsville, en el Condado de Christian en Kentucky. Dicha casa aún se conserva en pie aunque ambas familias se mudaron poco después del incidente, una vez que este empezó a tener cierta repercusión local. En dicha casa había esa noche 12 personas (hay variaciones según la fuente consultada pero todas aseguran que en dicha casa se encontraban esa noche los miembros de dos familias), incluyendo los hijos de la familia Sutton.

Alrededor de las 19:00 y debido al calor, Billy Ray Taylor se dirigió a sacar agua utilizando una bomba de agua que había fuera de la casa, ya que esta no tenía agua corriente. Es entonces cuando Taylor observó por primera vez una serie de luces (con los colores del arco iris) en el cielo realizando maniobras extrañas e inusuales, llegando a identificar en los objetos una forma aplatanada y de disco. Al llegar a casa contó lo sucedido pero nadie le creyó.

Sobre las 20:00, ambas familias comienzan a escuchar una serie de ruidos extraños en el exterior de la casa. El mismo perro de la familia Sutton se muestra tremendamente excitado y nervioso, ladrando con intensidad primero y después escondiéndose bajo la casa, en donde permaneció hasta el día siguiente. Es entonces cuando Billy Ray Taylor y Elmer “Lucky” Sutton (el cabeza de familia) deciden salir fuera portando sus armas, afirman ver en ese momento como una criatura extraña surgía de entre los árboles cercanos. La describieron como un ser de poco más de metro y medio de altura, cabeza grande, orejas largas y puntiagudas, ojos brillantes y manos con garras, además de ir vestido con una especie de mono plateado y estar rodeado por un resplandor verdoso.

Cuando la criatura comenzó a correr hacia la casa con las manos en alto, ambos hombres lo tomaron como una grave amenaza y dispararon repetidas veces con una escopeta y un rifle del 22. Aparentemente varios de los disparos alcanzaron su objetivo ya que se escuchó un vibrante ruido metálico y la criatura dio la vuelta acto seguido huyendo de nuevo hacia los árboles de donde había surgido, pareciendo inmune a los impactos de bala. Tanto “Lucky” como otro de los habitantes de la casa, Solomon, fueron a buscar al huidizo ser pero cuando ambos hombres salían del porche de la casa, una mano con garras venida desde arriba, sujetó del pelo a “Lucky” que tras forcejear, consiguió zafarse. Había otra criatura sobre un toldo del porche a la que nuevamente dispararon haciendo huir y dejando tras de sí nuevamente ese extraño sonido, como un cubo metálico al ser alcanzado por un disparo. Alguno de los familiares llegó a decir en entrevistas posteriores, que dichos seres eran capaces de reptar pegados a la pared de la casa, de la misma manera que lo haría una araña.

Una vez dentro de la casa, tanto “Lucky” como Solomon dispararon a otra criatura que se asomaba a una de las ventanas, escapando después. Durante las horas posteriores, las personas de la casa describieron como los supuestos extraterrestres se acercaban una y otra vez a la granja, de forma casi lúdica, asomándose a las ventanas, puertas y oyéndose perfectamente como rascaban el tejado y caminaban sobre él. A las 23:00 los Taylor y Sutton decidieron huir de la casa en sus respectivos automóviles, llegando 30 minutos después a la comisaría de Hopkinsville donde el jefe de policía Russell Greenwell consideró que “estas no son la clase de personas que normalmente acuden a la policía… Algo les asusta más allá de su comprensión”.

Varios agentes de la policía y un fotógrafo acompañaron a los Sutton de vuelta a casa donde evaluaron diversos daños producidos en la granja y considerando sanos a los testigos y sin estar bajo la influencia del alcohol o las drogas pero sí con un intenso estado de terror y sin dudar de que lo que habían visto estaba más allá de su comprensión. Sin embargo, no todos los Sutton vieron a los supuestos alienígenas, cuatro de ellos estaban tan asustados que no se atrevieron a mirar aunque todos fueron testigos de luces y ruidos extraños, algunos de ellos realizados por las criaturas.

La policía entrevistó a los habitantes de varias granjas vecinas, igualmente sus residentes informaron de luces en el cielo, sonidos extraños y el ruido de los disparos producido durante el tiroteo en la casa de los Sutton. La policía también encontró marcas de disparos en la casa y multitud de casquillos por el suelo, además de un parche con extraña luminosidad en una cerca en donde una de las criaturas fue disparada y en el interior del bosque, donde brillaba una luz verde cuyo origen no pudo ser determinado. El parche que se recogió desapareció misteriosamente al día siguiente.

La policía abandonó el lugar alrededor de las 2:15 de la mañana pero los testigos afirmaron que las criaturas volvieron después. Billy Ray disparó a una de ellas de nuevo, la última fue vista hacia las 4:45 del 22 de Agosto, justo antes del amanecer y desapareciendo alrededor de media hora antes del alba. En 1977, quince niños y tres empleados de la escuela de Dyfed, en West Wales, Reino Unido, afirmaron haber visto varios pequeños “hombres” de color plateado, con orejas puntiagudas y cascos en torno a un OVNI, mostrando grandes similitudes en sus descripciones con la del Caso de los Duendes de Hopkinsville, 22 años antes.

ataque-duendes-de-hopkinsville

Sucesos posteriores, posibles explicaciones.

Poco tiempo después, el caso tuvo una gran repercusión en la prensa local y en la radio donde Andrew Ledwith entrevistó a los adultos testigos del caso y esbozó una serie de dibujos gracias a las descripciones dadas. La finca se convirtió en una especie de atracción turística, no mucho tiempo después ambas familias se mudaron y los testigos del caso pocas veces han vuelto a hablar de lo sucedido en la noche del 21 de Agosto de 1955.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) investigó el caso sin encontrar una explicación válida. Gary F. Hodson de la 101 División Aerotransportada, realizó un nuevo esbozo de las criaturas en base a las descripciones dadas por los testigos presenciales. El astrofísico y ufólogo Allen Hynek también entrevistó con dos personas directamente relacionadas con el caso un año después de dichos sucesos. El caso fue también investigado por la ufólogo Isabel Davis y apareció en El Proyecto Libro Azul (estudio sobre casos OVNI por parte de la USAF entre 1952 – 1970) con la etiqueta de “sin explicación”. Los escépticos argumentan la total falta de evidencias físicas de que el suceso ocurriese, no había huellas (el terreno era muy duro), sin marcas en el techo de la casa, ni sangre, etc.

Se han propuesto varias explicaciones para el caso, incluso el de una broma familiar o el de un gorila pintado de plata que pudo escaparse de algún circo. Otra de las explicaciones más recientes del caso ha sido propuesta por el ufólogo francés Renaud Leclet. Explica el caso como la posible identificación errónea de varios búhos cornudos, aves nocturnas de ojos amarillos y que defienden de forma muy agresiva sus nidos. A pesar de todo ello, se han realizado numerosos libros, documentales y debates referentes a los incidentes, que permanece hasta nuestros días sin explicación y sin haber llegado a conclusiones firmes.

Representación artística del OVNI avistado en Hopkinsville según la descripción de Billy Ray Taylor.

Bocetos de los seres vistos la noche del 21 de Agosto de 1955 en la granja de los Sutton.

Escenas supuestamente acontecidas en la noche del 21 de Agosto de 1955 según los hechos relatados por los propios testigos del caso.

A pesar de algunos intentos (con poco éxito) por desacreditar este caso, a fecha de hoy podemos seguir considerándolo como uno de los “expedientes X” más importantes de la historia de la ufología.

Fuentes: Wikipedia, NICAP, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , ,

2 Respuestas a “El Caso de los Duendes de Hopkinsville

  1. TheImperial Inquisitor

    3 febrero, 2015 at 22:42

    Wow es increíble el caso, y existe documentación oficial del caso, eso es lo intrigante, quizas muchos avistamientos de duendes son en realidad extraterrestres, quien sabe, a lo mejor no eran hostiles pero obviamente el terror de ver algo tan inusual hace pensar que es peligroso, este caso es muy bueno en comparación a los demás ya que hay informes oficiales del encuentro cercano

     
    • laexuberanciadehades

      4 febrero, 2015 at 00:14

      Sí, es uno de los casos más interesantes y clásicos dentro de la ufología mundial.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: