RSS

La Tumba de Nerón

22 Ene

Nerón (15 de Diciembre del 37 d.C – 9 de Junio del 68 d.C.) y cuyo nombre completo era Nerón Claudio César Augusto Germánico, ha pasado a la historia como uno de los gobernantes más famosos e infames del Imperio Romano y de toda la historia. Su personalidad profundamente cruel, rayando en la psicosis y repleta de un exacerbado egocentrismo, le hizo ser temido y odiado a partes iguales a lo largo de su reinado. Lego de su siniestra semblanza, Nerón a su vez, fue un gran aficionado al teatro y a la música, participando como actor en diversas representaciones de la época.

Si bien es cierto que algunos de sus actos pudieron ser exagerados o directamente inventados por historiadores posteriores a su gobierno, otros muchos hechos que definen su crueldad han podido ser confirmados por diversas fuentes fiables de la época. Nerón durante su reinado, eliminó sistemáticamente a cualquiera que estuviese en su contra y a todo aquel que cayese en desgracia, perdiendo su favor. De esta manera intentó minimizar el riesgo de ser asesinado, al igual que le ocurrió a su predecesor y padre adoptivo, el Emperador Claudio, supuestamente asesinado por orden de Agripina, su propia esposa y madre de Nerón.

Entre sus muchos actos de crueldad caben destacar: El envenenamiento (posiblemente con cicuta) de Británico, su hermanastro e hijo natural del Emperador Claudio, el asesinato por parte de la Guardia Pretoriana de su propia madre (Agripina la Menor), marcar a hierro candente a senadores no conformes con el gobierno de Nerón, persecución implacable de los cristianos, asesinar de una paliza a Popea Sabina, su segunda mujer y embarazada en el momento de ser agredida. La primera esposa de Nerón, Claudia Octavia fue repudiada y exiliada por el Emperador a la isla de Pandataria, después de que éste la intentara estrangular sin éxito en varias ocasiones.

De Nerón se cuenta (según los historiadores Suetonio y Dión Casio) que tocó el arpa y cantó durante la noche del 19 de Julio del 64 d.C. cuando se produjo el gran incendio de Roma que destruyó gran parte de la ciudad. Hecho que le sirvió para culpar a los cristianos de dicho suceso e iniciar una de las persecuciones más sangrientas contra este colectivo, cuyos integrantes fueron sacrificados en el Circo Romano, devorados por bestias, torturados, azotados y quemados d noche después de haberlos cubierto de brea, convirtiendo a los infortunados cristianos en antorchas humanas. En dichas persecuciones fueron asesinados San Pedro y San Pablo, todos estos hechos hicieron expandir la idea entro los cristianos que Nerón era el Anticristo y que el número 666 es un código relativo al Emperador, al sumar las letras del nombre de Nerón en hebreo.

Aparentemente, todo terminó cuando Nerón fue declarado “enemigo público” por el Senado en Junio del año 68 d.C., proclamando a su vez a Galba como Emperador. Nerón huyó de Roma perseguido por la Guardia Pretoriana pero a pesar de escapar con éxito, cometió suicidio, siendo ayudado por su secretario Epafrodito, el cual lo apuñaló. A su muerte, se le aplicó la Damnatio Memoriae para eliminar cualquier resto de su existencia, en escritos, en escultura, etc, viviendo Roma un período posterior muy turbulento e inestable que se conoce como El Año de los Cuatro Emperadores (Galba, Otón, Vitelio, Vespasiano).

Años después de la muerte de Nerón, se extendió la leyenda de que no había muerto, sobre todo en las provincias orientales del Imperio Romano. Tal es así que tres impostores que se hacían pasar por él surgieron tras su muerte, dos de ellos fueron ejecutados (69 d.C. 79 – 81 d.C.) y  y un tercero estuvo a punto de causar una guerra entre el Imperio Parto que le apoyaba y Roma. Incluso tras su suicidio, la popularidad y leyenda de Nerón no habían desaparecido, tal es así que su tumba seguía siendo adornada, a la vez que muchos seguidores recitaban versos escritos por el difunto Emperador.

La leyenda más sorprendente en referencia a la tumba de Nerón nos cuenta que su fantasma se aparecía en el lugar donde estaba enterrado, la actual Piazza di Poppolo (Plaza del Pueblo) de Roma y que un número importante de personas se reunían y practicaban magia negra alrededor de su sepultura. Una leyenda negra fue extendiéndose por ese lugar en donde además había crecido un nogal que marcaba el punto exacto en donde estaba la tumba del Emperador, a dicho nogal se le consideró maldito y se pensaba que atraía multitud de demonios a su alrededor. En el año 1099, el Papa Pascual II decidió realizar un exorcismo a la tumba de Nerón, ya que había tenido una visión de la Virgen María que le indicaba que debía talar dicho nogal, desenterrar los restos del Emperador y quemarlo todo antes de arrojar dichas cenizas al Tíber. Se impuso en Roma tres días de ayuno y después, el exorcismo fue realizado con éxito, dando así un poco de paz a la infame leyenda e historia de Nerón. Las brujas y hechiceros que se reunían ante dicha sepultura, abandonaron el lugar y trasladaron sus celebraciones y rituales al Monte Sacro. Aunque se construyó una capilla consagrada a la Virgen María en donde estuvo enterrado Nerón para agradecer sus instrucciones en el exorcismo, no fue hasta el año 1472 en el que el Papa Sixto IV mandó edificar en el mismo lugar donde había estado la tumba, la Basílica de Santa María del Pueblo que se conserva en la actualidad.

Fuentes: Wikipedia, elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: