RSS

Fantasma perfumado en niebla

21 Dic

Aroma a canela en el aire, aderezando la noche con el aliento de una espesura que no somos capaces de traspasar. Pared nocturna que nos bloquea el paso y nos tumba para por fin hundirnos en lo profundo. El techo se hace suelo y caemos hondo en esta profundidad, abismo sin fondo para disfrutar. Locura adimensional, mi deseo por los bosques espectrales se está haciendo enfermedad, encantado con su soledad, con la negrura de la maleza que tapa el camino y cubre de (des)esperanza la otra mitad de mi corazón. No temas aunque me pierda entre la arboleda y el rastro se disperse a través de una multitud de robles y pinos retorcidos como mis pensamientos.

La Luna es el fantasma al que creo perseguir esta noche, vistiendo de plata vieja, huyendo entre ramas secas y árboles muertos con el semblante de un último rictus que buscaba un solo segundo de redención en el final. Pordiosero paisaje, cubierto de hojas de Otoño y de malos recuerdos a los que han exiliado en este lugar, como deseos ocultos a los que exorcizar de una vez por todas. Paseo morboso entre tinieblas, la irlandesa yace enterrada aquí… Lilith asfixiada por la propia serpiente del Paraíso, nunca más volverá a tentar, ni a gritar al aire el veneno de sus promesas y el infierno de sus anhelos, ya perdió el aliento que hechizaba la pasión de los hombres que un día la amaron.

Y si la niebla es la lucidez de mi mente, ¿por qué sigo desenterrando cadáveres?… ¿Quizá para comprobar que siguen muertos y fríos como mi olvido?. Cuando el tiempo termina, comienza el dolor y ahora que los asesinos han desaparecido en el limbo de lo abominable, no queda más que susurrar a las estrellas que nos dé la calma que tanto obsesionamos y la sangre para arrastrarla de nuevo por nuestras secas venas. Suplica porque el amor no “descanse” en una fosa común otra vez y el miedo atenace nuestra intención con trepidantes ansias de indiferencia. Ayúdame, cava una y otra vez con tus propias y etéreas manos, encuentra huesos arrebatados al mundo, los despojos y las mentiras que han conducido a esta tragedia y recompone cada pedazo de su corazón, dando así paz al terror.

Uñas ensangrentadas por un bien mayor, el rostro tiznado de arena pútrida, nunca la belleza ha sido tan irónica, ni tan amarga para la noche, incapaz de contener un llanto silencioso. Su fantasma perfumado en niebla me ha ayudado a desenterrar cada una de sus memorias y el recuerdo de su adiós, hecho en esta tierna tenebrosidad, huesos e irreconocible sensación. Ya no hay pensamientos, solo pálidas sonrisas de fe y los vestigios de una vieja abadía gótica en donde enterrar aquello que un día fue en lo sagrado de su ruina, lo inmortal de nuestro perecedero vínculo. Aunque mi corazón arde con intensidad, sus cenizas resultantes serán frías y sé perfectamente que cuando el ocaso te murmura un adiós, ya no se piensa más, no se cae en los remordimientos y la fúnebre misión, continuará en un próximo anochecer.

Y en madrugada dormirán las ánimas perdidas, soñarán en la mansión del silencio con la reminiscencia de su pasado, suspirando por unas manos en la tierra que las extraigan de un abandono cruel e intemporal. Olor a canela y lirios portado por ángeles en el viento, ¿lo percibes?, un ánima ha pasado por tu lado y descansó por un instante, su perpetuo agotamiento y pena sobre tu hombro, hasta desaparecer entre una explosión de perfume y esperanza.


Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 diciembre, 2011 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: