RSS

Besar tu sonrisa

11 Sep

Disfruta ya de un brindis con vino de la gran reserva de mi sangre, que romperá el cristal en donde con cuidado, guardaste tu corazón. Aquella noche que tan bien recuerdas está marcada en ti porque deseabas que el presente, no fuese fruto de un pasado traidor, condenado a reencarnarse como una fatídica y chirriante rueda de la fortuna. Y el amor, rasgo de ira pintado en su cara, se vierte como un torrente por tus grises calles que son venas errantes fuera de control, vías muertas por las que jamás se llega a tu interior desolado y maltrecho.

Rosa de mi oscuridad, clava tus espinas en mi amor porque se ha perdido y le es imposible encontrarse en los suspiros de una pasión que nunca sintió y por ello grita, grita en silencio mientras sueña despierta, porque las cenizas que son hoy el manjar de su ayer. Pide ayuda al ocaso aunque no te oiga, y a pesar de que su latido vital no tenga el mismo ritmo que el tuyo, comprueba así, que las promesas son años luz de esperanza, cuando ya ha caído el velo de nuestras sombras.

El restaurante se vació de gentío y un gesto gélido que quiere ser soledad en tu alma, te arropa a escondidas… Dejas una mesa sin disfrutar, una cuenta sin pagar y mil besos que darme a la salida, en donde ya te espero con los labios amordazados, hasta que tú descorras la venda para comprobar que podemos besar nuestras sonrisas.


Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 11 septiembre, 2011 en Mis Relatos

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: