RSS

Crítica Samael – Lux Mundi

20 Ago

Samael lo han vuelto a hacer, la banda suiza fundada en 1987 y liderada por los hermanos Vorph y Xy, han publicado el pasado 19 de Abril vía Nuclear Blast Records, su décimo álbum de estudio llamado Lux Mundi, y con él, un nuevo paso en la constante evolución musical del grupo. Atrás han dejado el black metal con tintes industriales con el que nos ametrallaron gustosamente en su anterior trabajo, “Above”, un disco concebido en principio como un proyecto paralelo pero que terminó formando parte de la discografía de Samael y con el que recordaron a sus fans y a ellos mismos, de donde proceden las raíces musicales de una banda que ha bebido de las influencias de clásicos del black metal como Mayhem o Hellhammer.

Lux Mundi es un paso más en su carrera, quizá no su mejor álbum, pero hay que destacar que un grupo que tiene discos memorables como Worship Him, Passage, Eternal o Reign of Light, es complicado elegir uno de ellos como el más importante pero personalmente, sí podemos hablar de que Lux Mundi es su trabajo más completo realizado hasta la fecha y que aúna multitud de elementos que han sido distintivos de Samael en sus ya casi 25 años de carrera musical.

La labor compositiva de este décimo disco de los suizos, ha quedado nuevamente en manos de Vorph y Xy. Los hermanos ya forman a estas alturas una amalgama perfecta a nivel de creación musical. El primero de ellos, ha compuesto una vez más las letras del álbum, letras que como en otras ocasiones, hablan de filosofía, paganismo, superación personal y de la propia naturaleza humana, refiriéndose a temas tan dispares como el dinero, la eternidad y su concepto universal o la religión.

Musicalmente, nos encontramos ante un trabajo oscuro, denso y con toques épicos, simulando en ocasiones a una banda sonora apocalíptica, en la que gana gran protagonismo la labor realizada por Xy a los teclados y samplers, llevando en multitud de ocasiones durante el álbum el peso melódico del disco y creado pesadas y complejas atmósferas de las que es muy complicado despegarse. Durante Lux Mundi, se suceden baterías convencionales y programadas, trabajo realizado también por el propio Xy, lo cual proporciona un poderoso colchón sonoro al resto de los instrumentos. Una percusión que sin ser tan veloz e incisiva como la de Above, sí que deja momentos en los que se percibe la rabia e influencia black metal por doquier. Las guitarras de Vorph y Mak (siempre acompañadas por el eficiente bajo de Mas) destacan en Lux Mundi, otorgando un punto complejo en ocasiones y similar al de trabajos anteriores como Reign of Light aunque con una mejor producción, hecho que se puede comprobar en canciones como The shadow of the sword. Sin duda han sacado buen partido de sus guitarras ESP, marca que es utilizada por multitud de grupos de metal como Dimmu Borgir, Amorphis, Deathstars, Behemoth, Children of Bodom o Rammstein. En cuanto a Vorph, hemos de decir que su voz suena igual de agresiva, sucia, potente y personal que siempre, aunque sí que es cierto que mantiene un gran nivel de homogeneidad en gran parte de Lux Mundi y sin excesivas variaciones, a pesar de ello, esto le sigue convirtiendo en el auténtico predicador y orador de Samael.

El disco tiene una producción sobresaliente, toda ella realizada en los estudios Cube, Roystone y Albertine de Suiza por el propio Xy y por el músico y productor polaco Waldemar Sorychta, el cual es bien conocido dentro del mundo del metal por ser entre otras cosas el productor de multitud de grupos como Therion, Tiamat, Lacuna Coil o Moonspell, de este último produjo álbumes que son ya clásicos como Wolfheart o Irreligious. Llama la atención a su vez el diseño gráfico del disco y su libreto, labor realizada por Patrick Pidoux, el cual ya hizo en el pasado el diseño de otros trabajos de Samael como Solar Soul y Above.

Canción por canción:

I- Luxferre: La primera canción es una declaración de intenciones, directa, con batería rápida y orquestaciones envolventes. Un compendio que resume las características y los derroteros por los que viaja el nuevo álbum de Samael. Sin duda, una de las mejores canciones del disco y sobre la que se ha realizado el primer videoclip de Lux Mundi.

II- Let my people be!: Tiene una intro basada en teclados y samplers que recuerda enormemente al estilo marcado en Passage y que se repite en casi toda la canción. Quizá uno de los temas menos destacados de Lux Mundi, un medio tiempo que rememora álbumes pasados de la banda.

III- Of war: Otra canción en la que los samplers con toque oscuro recorren todo el tema con un aire a banda sonora siniestra. Las guitarras y el bajo, suenan pesadas y distorsionadas, con la voz de Vorph navegando desgarradora por toda la canción.

IV- Antigod: Uno de los puntos álgidos de Lux Mundi. Antigod ya apareció hace unos meses en un EP del mismo nombre y sin lugar a dudas ha marcado el camino de cómo iba a ser el décimo álbum de los suizos. Uno de los temas más densos de todo el disco, teniendo un toque oscuro y épico impresionante, con una percusión casi monolítica que da a Antigod la sensación de ser una marcha militar de las tinieblas. Una vez más, gran labor de Xy a los samplers y teclados. Antigod puede convertirse en uno de los himnos de Samael.

V- For a thousand years: Tema que habla de la inmortalidad y el existencialismo y que alcanza uno su cénit durante el estribillo, gracias a una melodía de teclados realmente pegadiza. Una de mis canciones favoritas de Lux Mundi.

VI- The shadow of the sword: Corte directo desde el inicio, rápida y en la que las guitarras ganan algo más de protagonismo a pesar de los omnipresentes samplers y teclados. Puede ser un gran tema para tocar en vivo.

VII- In the deep: Una de las canciones más trabajadas y de mejor calidad del álbum y que puede convertirse en imprescindible en sus próximas giras. Guitarras pesadas sobre un denso colchón sintético para acelerarse en el estribillo con percusión típicamente black metal y en el que surgen orquestaciones realmente épicas, mientras que Vorph gruñe letras oscuras sobre existencialismo y tiempo.

VIII- Mother Night: Canción densa una vez más, con potentes guitarras que no terminan de explotar, convirtiéndose en un medio tiempo con orquestaciones que recuerdan en gran medida al álbum Eternal. Buen tema de transición.

IX- Pagan trance. Hace honor a su nombre, Vorph “susurra” su letanía para después alzar la voz aunque manteniendo lo agresivo de su peculiar tono en los niveles más bajos de Lux Mundi. Este tema se basa principalmente en los continuos cambios de las orquestaciones y samplers (cargadas de detalles, matices y variaciones) y en unas guitarras y bajo que suena realmente poderosas.

X- In gold we trust: Guitarras y batería rápidas (cuyo protagonismo no decae) para empezar al mejor estilo del metal moderno en un tema en el que Vorph usa en ciertas partes distorsión vocal, aunque sin abusar de ello como Shagrath de Dimmu Borgir. Canción de las más agresivas del disco para criticar la voracidad del hombre por el dinero.

XI- Soul Invictus: Según los propios Samael, esta es una de las canciones del nuevo álbum que más ganas tienen de tocar en directo en su próxima gira. 4:16 minutos de densidad sónica, manteniendo la línea de Lux Mundi con un toque apocalíptico y muy oscuro.

XII- The truth is marching on: Samael han acertado plenamente al incluir este corte como último de Lux Mundi. No cabe duda de que es la más rabiosa de todo el álbum, destilando oscuridad por los cuatro costados e incluyendo la batería más black metal de todo el disco en algunos de los pasajes de The truth is marching on. Las orquestaciones y samplers a su vez, dotan de incertidumbre a todo el tema. La mejor forma de terminar el disco.

Resumiendo, estamos ante un disco más que notable y en muchos sentidos se le podría calificar como redondo. En él prolifera la densidad del sonido, la creación de atmósferas oscuras y una música que a veces parece una auténtica muralla sónica. Todos los elementos están muy cuidados, evitando el efecto “bola de sonido” debido a la gran cantidad de complejas orquestaciones, y sin duda, recordará en ciertas partes a discos pasados de los suizos como son Passage o Eternal, pareciendo una versión actualizada de estos aunque dotándolos de mayor agresividad y fuerza.

Lo han vuelto a lograr y no debería de defraudar ni a los viejos, ni a los nuevos fans de los suizos. Lux Mundi es una nueva evolución en su carrera musical de Samael, banda de la que nunca se espera como va a ser su siguiente trabajo, simplemente uno se sorprende con él.

A estas alturas ya solo queda decir: Hail Samael!.

PD: Alguna vez he llegado a pensar que canciones como The cross o Together de Samael, deberían ser escuchadas por astronautas en sus viajes, ya que suenan como una auténtica banda sonora del universo.

Samael es:

Vorph (Vorphalack): Voz y guitarras.

Xy (Xytraguptor): Batería, programación, teclados.

Mas (Masmiseim): Bajo.

Mak (Makro): Guitarras.

http://www.samael.info/

http://www.facebook.com/OfficialSamael?ref=s

http://www.nuclearblast.de/en/

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 agosto, 2011 en Entretenimiento, Música

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: